Está en la página 1de 1

Sobre el tema

del V Festival Internacional de Educación para la Vida

En días recientes hemos estado comentando al interior del Colectivo No’j acerca del tema para el V Festival Internacional
de Educación para la Vida, a realizarse del 3 al 7 de agosto de 2009 en Quetzaltenango y durante la semana anterior en San
Cristóbal de Las Casas Chiapas, y hemos llegado a los siguientes acuerdos y propuestas para la parte guatemalteca.
1. Coincidimos en que los temas que han orientado los festivales anteriores son tan importantes y vitales que no nos
interesa cambiarlos por otros año con año. Al contrario, nos interesa mantenerlos y enriquecerlos con nuevos enfoques
enriquecedores. Por tanto, Multiculturalidad y Medio Ambiente, temas de los festivales recientes, se han de ver
enriquecidos con el enfoque y reflexión sobre un nuevo tema, si parece pertinente, para este nuevo festival.
2. El tema que hemos visto como articulador para este V Festival es el tema del Territorio. Es decir que con ello
pretendemos que dentro del Festival se aborde ahora el reto de pensar la multiculturalidad y el medio ambiente desde la
problemática del territorio.
3. De la misma forma en que en los festivales anteriores buscamos que los temas elegidos dieran un enfoque particular a
cada uno de los talleres formativos y a los contenidos y formas de los eventos culturales, e incluso a la ambientación
del conjunto del festival, este año pretendemos también que el tema del territorio sea abordado desde los diferentes
talleres, desde las actividades culturales y desde la ambientación.
4. ¿Pero por qué el territorio?
a. El territorio evoca relaciones de pertenencia e identidad de pueblos y personas, en el sentido de ser o
pertenecer a un determinado lugar (Soy europeo, soy americano, vengo de Asia. Pero más profundamente,
afirmando que lo que soy (biológica y culturalmente) está determinado por el lugar de donde provengo y de
donde provienen mis ancestros...
b. El territorio nos habla de lo que somos original y finalmente: somos tierra, y lo que le afecte a ella nos afecta
también a nosotros, es nuestra ecología cercana, profunda. Nos coloca en plan de humildad (de humus, tierra,
de donde también proviene la palabra humano..., curioso, verdad)
c. Por lo mismo, el territorio evoca también las más ricas alegorías. La tierra es madre en todas las culturas, es
mujer que alimenta, tiene venas subterráneas, venas abiertas. Un territorio puede ser virgen y puede ser
también asediado, profanado, violado, explotado, vendido, cedido. Pero también un cuerpo puede ser un
territorio trabajado con cuidado, compartido, habitado, lugar de encuentro. Un cuerpo puede ser un paisaje que
invita o que repele. ¿El hombre es territorio, la mujer es territorio, la familia es territorio?
d. Pensar en términos de territorio nos abre a espacios como los de la imaginación y la creatividad. El espacio del
juego. Los espacios en donde conviven las artes y los que reclaman cada una de ellas como propios.
e. Territorio y política están claramente vinculados en la historia, desde los inmensos territorios compartidos por
los pueblos nómadas, hasta el imperio del capital que pretende hacer del planeta su exclusivo territorio.
Territorio y guerra, territorio y paz.
f. El territorio es espacio de encuentro con lo sagrado. ¿Todo espacio, sólo algunos, cuáles más, cuáles menos?
¿Espacio sagrado-espacio profano?
g. Pensar en términos de territorio nos pone al encuentro de los pueblos que defienden sus territorios ancestrales
y sus recursos de la depredación del capital, nos pone en sintonía con las comunidades despojadas de la tierra
y que han tenido que ganarse la vida labrando en tierra ajena.
h. Pensar el territorio nos pone en plan de utopía construyendo la terra sem males, la tierra nueva, la tierra
prometida...
i. Pensar el territorio nos puede hacer ver la historia como el paso incesante de las generaciones por una tierra
única, un sólo país, donde el hecho de ser humano (ser de humus) te da derecho para transitarlo todo, sin
fronteras ni limitaciones, como fue desde el inicio de la historia.