Está en la página 1de 194
P Reena terete es INICIACION A LA JARDINERIA La lectura del presente volumen hay que acometerla pensando que en él se parte de la base de que la jardineria es un arte. Esta afirmacion, tan manifiesta para cualquier experto en este campo, quiz resulte inalcanzable para aquellas personas cuya sensibilidad les ha hecho interesarse por el mundo vegetal sdlo recientemente. Y es, precisamente, a estos «principiantes» a quienes va dirigido el volumen. Paso a paso y sin grandes dificultades, se les hace adentrarse en esa experiencia que puede resultar no sdlo agradable y divertida, sino terapéutica y relajante, como podrén comprobar por sf mismos, Lo més gratificante es que, a diferencia de los clésicos manuales incomprensibles, donde se dan por supuestos conocimientos que uno no posee, alo largo de estas paginas podremos aprender las técnicas basicas de jardineria; desde el disefio y mejor aprovechamiento del espacio del que disponemos hasta el mantenimiento del jardin en si, pasando por los métodos ms apropiados para regar las diferentes especies, su fertilzacién, las posibles enfermedades, etcétera, Incluso proporciona un calendario para organizar los cuidados y actividades necesarias por meses. Ahora bien: no todo esté contemplado desde el punto de vista estético. También se atienden los deseos de aquellas personas més précticas, que quieren aprovechar su jardin para plantar productos comestibles o hacerlo productivo dentro de sus posibilidades. Y todo ello se hace més facil, agradable y vivo gracias a las mas de doscientas fotografias a ‘todo color y las doscientas cincuenta ilustraciones que acomparian a los textos. Una guia que agradecerdn los que aman los entornos naturales y un excelente umbral para lo que sin duda se convertiré en una pasién. INICIACION A LA JARDINERIA © Stefan Buczacki © 1995, Editorial UBSA MADRID © Conran Octopus Ltd. Edtores: Sarah Bevan Diana Mansour Editor artitico: Prue Bucknall Documentalsta: Nadine Bazar lstradores: Dawid Ashby Vanessa Luft Coral Mula Traductor: Miguel Angel Valadares Composcin: VERSAL Composiciin, SL Sumario Parte 1, POR DONDE EMPEZAR Mirando a su jardin Qué quiere de su jardin Herramientas esenciales Tipos de suelo Tratamiento del suelo ‘Acondicionamiento del suelo Técnicas de cultivo Parte 2. COMO PLANIFICAR LA ESTRUCTURA, Planficacién del jardin CCreacin de la estructura: protecciones Setos Colocacién y formacisn de lechos Senderos y pavimentos Bordes y lechos elevados Césped Soportes estructurales Invemaderos Estanques Recipientes Jardines delanteros Parte 3. PLANTAS Y PLANTACION Anatomia de las plantas {De dénde proceden sus plantas? Siembra de semillas Bulbos, cormos y tubérculos Esquejes y divisién lo 14 6 18 20 n 4 2% 28 32 4 36 38 42 44 48 50 52 54 56 58 co 62 64 68 70 Parte 4. ESQUEMAS DE PLANTACION 74 Arriates mixtos Plantas ormamentales y anvales ‘Arbustos Rosas Prantas trepadoras Jardineras y muros huecos Plantas para recipientes Bulbos Arboles 7% 82 84 86 2 94 96. 98, 102 Parte 5. ALIMENTOS DE SU JARDIN ‘Cémo planificar un jardin para su cocina Tomates y pimientos Lechugas, espinacas y cebollas Zanahorias, remolachas y rébanos La familia de las cucurbitéceas Judias pintas, judias verdes y guisantes Hortalizas para grandes superficies Hierbas Manzanas y peras Girvelas Melocotones y cerezas Higos Uvas Frambuesas| Zarzamoras y bayas hibridas Arbustos frutales Fresas Parte 6. MANTENIMIENTO DEL JARDIN Riego Fertlizantes y nutricién Poda Mantenimiento del césped Malas hierbas Plagas, enfermedades y trastomnos Parte 7. EL JARDIN, MES ‘AMES Plantas recomendadas Glosario Indice Agradecimientos lo# 106 Ho. 12 14 16 118 120 122 126 132 134 136 138 140 142. 144 148, 150 152 154 156 160 162 164 170 12. 187 189 192. Introduccion Este es un libro de jardineria para principiantes, escrito para las personas que han adquirido hace poco un jardin y que tienen poca 0 ninguna experiencia anterior en jardineria. La jardinerfa me proporciona un regocijo interminable, excita- cién y divertimiento y constantemente me asombro de que un asunto tan estimulante y cautivante pueda transformarse a veces en algo tan enredado y monétono y en poco mas que una tarea rutinaria. Espero que este libro sea diferente: demasiados jardineros potencialmente entusiastas se des- conciertan cuando se les pregunta constantemente cémo y cudndo realizar una tarea determinada, sin preguntar nunca por qué, a pesar de que el entendimiento es con frecuencia la clave tanto del éxito como del gozo. Armado con este libro podra, si aslo desea, comenzar in- mediatamente a colocar su césped, plantar sus érboles y ar- bustos 0 sembrar sus semillas. Puede hacer esto acudiendo directamente a las correspondientes secciones especializa- das, pero espero que pueda disponer de un poco mas de tiempo y lea las secciones anteriores, que le muestran cémo sacar el mejor partido de la mayor parte de su jardin, qué herramientas y equipo elegir y, creo que lo més importante, cémo planear su jardin de manera que se adapte bien a us- ted y a su familia, Soy muy consciente de que las necesidades y capacidades del principiante con una familia joven 0 con impetu son muy diferentes de las personas que han empezado la jardineria mds tarde en su vida o incluso después de jubilarse. ‘Gualquiera que sea el momento de su vida en el que em- piece con la jardinerfa, espero que le proporcione muchos momentos de placer y satisfacci6n y que pase répidamente de ser un principiante inexperto a un seguro entusiasta. Parte | POR DONDE _ EMPEZAR La jardinerfa es una de las artes creativas més agradables y ac- cesibles, Puede ser al mismo tiempo relajante, terapéutica, re- confortante y muy satisfactoria o tediosa, exasperante y total- mente decepcionante. Asi que, si usted tiene desde hace po: co tiempo un jardin y quiere sacarle el mejor provecho, ;por dénde debe empezar? Puede actuar de forma precipitada, ir corriendo al vivero més cercano, comprar una gama de herramientas y plantas, regresar répidamente a su jardin y empezar a plantar: O pue- de organizar una pequefia biblioteca de libros de jardineris acudir a conferencias y escuchar atentamente los consejos de los programas de radio y televisién, hasta que sienta que ha llegado a un punto en el que el éxito est asegurado, Creo que ninguna de estas opciones es la correcta. Precipitindose cometeri inevitablemente grandes errores y casi seguro que gastaré una gran cantidad de tiempo y dinero. Persistiendo hasta que considere que domina el tema, puede engafiarse a s{ mismo al pensar que hay formas totalmente correctas 0 erréneas de realizar cada una de las tareas de jardiner‘a; y des- de luego, su jardin y sus plantas, sean cultivadas o silvestres, no esperarin mientras usted reflexiona. Este libro sigue un camino intermedio: le dice lo suficiente para permitirle empezar a trabajar con su jardin de forma sig- nificativa, pero no prédigamente, y también le intenta hacer ver que no hay nada que sustituya a la experiencia: su expe- riencia. Los expertos pueden sugerir qué plantar y dénde, pe- ro esto son solamente pautas generales que pueden ser inva- lidadas fécilmente por determinadas condiciones locales y por las plantas existentes, tal como los drboles de sombra Teniendo esto en cuenta, lo primero que hay que hacer es sa- lir y mirar el lugar en sf mismo. Poder crear un jardin maravilloso tanto para admirarto como para vivirlo, depende de ta habitidad de enda jardinero, ¥ no es necesario consumir mucho tiempo ni que sea caro o dificil POR DONDE EMPEZAR Mirando a su jardin En primer lugar, piense en qué parte del pals vive y en las caracteristicas fsicas de su localidad, {Esta situada en el norte, sur, este u oeste 0 en algin lugar del centro? jEstd en una poblacién o gran Ciudad, en las afuieras, en un pueblo o tna comunidad aislada? (Esta su jardin cen una ladera inclinada, en un fondo de valle lano, cerca de una carretera prin- cipal 0 rodeado de tierras de cultive? Puede estar infivido por vientos salinos cerca de la costa, rodeado de monta fas, cerca de un rfo 0 en un bosque? Las respuestas indicarén ciertas limi- taciones que restringiran su actividad de jardineria y le sugerirén qué plantas po- drfan crecer en su drea, puesto que hay dos caracterssticas climaticas que confi- guran, més que cualquier otra, los jardi- nes y la jarcineria, La primera es la tem- peratura anual minima, ya que es la ‘temperatura mds baja a la cual pueden sobrevivir las plantas sin estar proteg’- das, lo que define su resistencia. Ac tualmente est siendo una préctica aceptada en los mejores libros de jardi- neria el hecho de otorgar a las plantas un cédigo de resistencia que, analizado en conjunto mediante un mapa de re- sistencia, indica la zona de! pais en la que cada planta puede sobrevivir con mayor seguridad. No se pare a pensar fen esto de forma académica: los princ= Piantes en jardineria (y en este tema, también los jardineros expertos) come- ten no pocos errores y pierden mucho dinero al comprar plantas que les gus- tan, pero que no son apropiadas para las temperaturas invemales. Usted pue- de hacer algo més himedo un jardin se- co, pero no puede hacer mds caliente un jardin que es fro, El factor viento La segunda caracteristica que le serd de gran importancia es la exposicién del lugar, un aspecto que més que ningdn otro determinard como puede afectar el viento en una zona. El viento es una fuerza inmensamente paderosa, pero su importancia va ms allé de la probabil dad de que se caigan sus vallas 0 de que se rompan los cristales de su invernade- lo ro, También es una fuerza desecante y puede impedir el crecimiento de la plan- ‘ta hasta limites bastante sorprendentes. Estar rodeado de los altos edificios de una gran ciudad puede tener sus incon- venientes, pero puede compensar al proporcionar a su jardin una proteccién permanente contra los vientos fuertes. Mas all, en el campo, muchas plantas (especialmente muchos frutales y cult vos de hortalizas) fracasardin de forma estrepitasa en muchos jardines, a menos que sus propietarios tomen algunas me- didas para dsminuir la fuerza del viento e inviertan en abrigos contra el viento de una u otra forma, lo que puede aho- ‘rar muchos gastos, esfuerzos y angus- tias ante la pérdida de plantas. Con un pequeito cambio en ta estructura beisica del lugar, se puede dar un aspecto totalmente diferente a su jardin, Los cambios de nivel son especialmente tiiles, como en el jardin inferior, en el que un descenso de nivel de poco mas de medio metro ha aftadido un gran interés. Estos pequerias cambios de nivel pueden producirse artificiatmente en jardines que sean Uanos. ‘Al jardin de la derecha, aunque Uano, se le ha dado un aspecto tridimensional mediante La plantacién de arbustos alios y drboles y el uso de plantas ‘relativamente alias en macetas. WaLasysetos SSCs MIRANDO A SU JARDIN SOPORTES ESTRUCTURATES POR DONDE EMPEZAR COMO PLANIFICAR UN JARDIN PARA SU COCINA, 106 Ningtin jardén es imposible, La atractiva casa de verano y la sorprendente conifeva dorada (ixquierda) hace olvidar al visitante que este Sarin esté al lado de wna ‘Tinea de foroearnil importante, Las sitios pequerios tampoco pmsentan ninguna dificultad: sender de predvas (arriba) dinige la mivada ror un jardin estrecho con la ‘expertativa de que hay algo interesante més alld, mientras que el diminuto patio (derecha) ha sido hermasamente adiornaddo con color de las rosas y plantas ‘arnamentates de verano de una forma que falsen totalmente el camaro, MIRANDO A SU JARDIN Sol y sombra Cada tipo de planta tiene sus propias ne- cesidades especiales en términos de sol y sombra: si se cultiva en un sitio equivo- cado, la planta nunca medrard, Pero aun- que se pueden elegir arbustos y, en me: noc medida, perennes ¢ incluso algunos rmacizos de flores ornamentales que sean muy tolerantes a la sombra las frutas y hortaizas son bastante diferentes. Casi sin excepcién, éstas deben situarse en posiciones soleadas para crecer y madu: rar, de forma que la ubicacion de frutales y huertos es un asunto sobre el que ten: cri poca eleccién. Su microclima La orientacién de su jardin (vista desde la casa), la cantidad relativa de protec cién que tiene y, como ya se ha co: mentado, su localizacién geogrdfica ge- rreral, contribuyen a formar e! microcii- ma de su jardin. Cualquiera que sea el clima general en su area, ya sea bastan te frio, moderadamente clide o apro- ximadamente como la media del pa, cada jardin, no sdlo tiene sus zonas de solana y umbria, sino también zonas li geramente més cdlidas o frlas y otras al- go mas himedas o mas secas. Des. Cubrir todas estas pequefias variaciones le llevaré una o dos estaciones, pero los. efectos pueden ser notables. Las razo- Ties por las que un determinado arbus- to no medra tan bien como sus con: géneres, podria ser debido ni mas ni menos a que esté protegide de la lr via por un gran drbol © una valla situa- aa cierta distancia, Tanto expertos co- mo principiantes pueden sorprenderse del efecto de trasladar una triste planta un sitio mejor, dentro de! mismo jar- clin: es inmensamente grato observar cémo una planta que no crecia y esta ba en mal estado, empieza de repen- fe a florecer y mejorar de forma nota be. Por lo tanto, es importante estudiar las principales caracteristicas de su jar din. Una vez que tenga al menos una idea general de lo que puede o no cul var con éxito, puede empezar a pen sar en usted y su familia POR DONDE EMPEZAR Qué quiere de su jardin Todos los jardines son diferentes, como sus duefios. No todo el mundo quiere necesita 0 espera lo mismo de un sitio, ‘Quiere solamente un jardin ornamen- tal o quiere que su jardin le proporcio- ne alimento? ;Desea cultivar hortalzasy si es as, quiere cultivars hasta el pun- to de hacerse autosuficiente? :Quiere obtener frutas? y, en este caso, jcuales son sus prioridades? Ninguna de estas preguntas puede considerarse de forma aislada al asunto igualmente importante del tiempo que tiene disponible. La jardineria deberia ser un placer 19 un trabajo rutinari. Incluso los fand- ticos de la jardineria no quieren segura- mente pasar la mayor parte de su tiem- po escardando, regando, nutiendo las 4 plantas © arreglando senderos. Pero, euinto tiempo puede decicar a estas actividades bisicas? (Podré dedicarle tiempo a su jardin sdlo durante el fin de semana (como la mayoria de nosotros)? {std normalmente fuera de casa duran. te la semana y no puede ni atender al rnecesario riego en pleno verano? {Su trabajo hace que se encuente lejos de su casa, quizds fuera del pais, durante semanas enteras! Sélo respondiendo a estas preguntas con detalle poded considerar qué as ppectos de a jardineria pueden serie més ifcies en su situacién particular. Las plantas que necesitan cuidado y ater cidn més constante son las plantas or- ramentales de crecimiento anual y las hortalizas, que pasan momentos muy actives y productives en un espacio de pocos meses. Las plantas con raices po- co profundas necesitarin alimento y ‘agua durante la mayor parte del verano. Hay formas en las que se puede optimi- zar el uso de agua disponible, pero a menos que pueda atenderlas como mi- imo dos veces por semana, €l uso €x tensivo de plantas omamentales anuales es probable que le desilusione. Y a me- nos que las hortalizas puedan tener un aporte regular de agua durante el vera- po, un gran huerto no es una propues- ta realista, Esto no significa que si usted es muy exigente tenga que abandonar la idea de saborear los propios produc- tos que cultive en casa: los frutales le TECHOS ELEVADOS ‘ofrecen uno de los medios mas senci- llos, menos exigentes y mas gratificantes ppara proporcionarie al menos parte de sus necesidades culinarias, Necesidades especiales Hay otros factores a considerar antes de comenzar a dsefiar su jardin y em» pezar a trabajar. Los nifos en el jardin pueden ser angelitos en un momento dado y poco después algo diferente Pero ellos son los jardineros de la pré xima generacién y el mayor error que podrfan cometer los padres es exclu los totalmente de las actividades de jar- dineria, aun cuando tengan que estar alejados de ciertas partes de él. Los mds pequefios tienen una necesidad casi apremiante de arrancar todo lo que se va plantando, pero no hay un mejor an. tidoto que proporcionarles su propia Pequefia parcela y sus propias plantas. No es necesario recordar a las per- sonas de mas edad o a los jardineros débiles que los trabajos que requieren flexionarse son los que causan mas mo- lestias, El césped y algunos lechos de flores pueden marcar la diferencia para que un jardin sea una pesada tarea ru tinaria 0 un regocio. Actualmente exis ‘ten organizaciones que ayudan a los jardineros discapacitados y, en algunas regions, hay grupos de trabajadores voluntarios que ayudardn a construir le chos elevados 0 crear otro tipo de fa cilidades. (QUE QUIERE DE SU JARDIN El tiempo que se tiene disponible seré el factor principal que determine el tipo de jardén realmente posible. EL delicioso refugio (izquuierda) det banco rodeado de tiestos de fucsias podria ser una bienvenida de fin de semana para un jardinero que esti lejos de casa con frecuencia las fuesias en grandes recipientes y con sombra parcial deberian durar cinco dias entre el riego y la nutricion—. Sin embargo, el jardén superior requeriria més alencién constante, ya que tiene recipientes mucho mais pequenns que necesitan regarse diariamente y plantas pequenias en los arriates. POR DONDE EMPEZAR Herramientas esenciales Todos necesitamos algunas herramientas de jarineriay para la primera ocasion el Viejo dicho de que es mas barato com: prarlo mejor, no es necesariamente cier to, Una pala de acero inoxidable de la mejor calidad, por ejemplo, le puede costar cinco 0 seis veces més que una al temativa més sencilla y las ventas, ex- cepto para los jardineros,profesionales, ro justifcan el gasto. Sin embargo, unas podaderas malas y baratas no tienen ca- Si utlidad y pueden afar las plantas. ‘Una pala y una horca son fundamen- tales, pero ano ser que tenga un gran jar din o planee cultivar un huerto a gran es- cala las versiones mds pequefias, normal mente lamadas herramientas de bordes, son adecuadas al principio. Necesitard un desplantador y una horca de mano para plantar y escardar. En este caso, el preco de las mejores, las de acero inoxidabie, est todavia al aleance de la mayoria de las personas. Pero hay herramientas in- cduso més pequefias y menos caras que, una vez que las utilce, las considerard in ispensables. Bl trasplantador, una herra- rrienta recta de metal de unos 15 cm de longitud que tiene una muesca poco pro- funda. es espléndido para trasladar las pe- uefa plintulas de sus cajas 0 bandas, mientras que el desyerbador en forma de Y, utilzado para arrancar determinadas malas hierbas, puede ahorvarie el uso de cantidades excesivas de herbicda. Un excardilo es indspensable para es- cardary relativamente poco caro. Los ras tills son también herrarientas indspen- sables, pero si slo puede tener uno, elja Un rastrilo con muelle para el césped, el cual se puede doblar en el suelo. EI sacho es muy util para mantener un bord ni do Sise tine un gran césped, pero en un drea peauefia se puede utiizar una pe. uefa pala ‘Algunos fabricantes le pueden ofrecer ultivadores de cabeza desmontabie. En efecto, usted compra un mango y puede afadir dstntas cabezas (azadas,rasrilos, etc) segin las vaya necestando. La idea es acertada en teora, pero puede ser in. cémodo en ta préctica cuando necesite Utlizar dos o més herramientas al mismo tiempo. le HERRAMIENTAS ESENCIALES Pala modelo americano Pala con mango en D. Sacho en forma de media luna. Azadila escardadora Horeca con mango en D FGADORAS 52 HERRAMIENTAS ESENCIALES Podadera de mango largo Podadera ajustable La regadera es una necesidad basica, pero compruebe antes de comprar una de gran capacidad (e! modelo tradicional de 10 ltros) que puede levar con faci- dad una de este tamafio cuando esté le- ra: una mas pequefia le puede dar me ros trabajo en la practica Hay dos tipos fundamentales de po- daderas. EI modelo sencillo tiene una ho- ja cortante sobre un borde liso. Estas son herramientas muy fuertes y excelentes para cortar madera dura y vieja. pero puede magullar tallos més delicados, co- mo los de las rosas, que serdin la principal reocupacién de muchas personas. La al- ‘emativa es utilzar tieras © podaderas ue tienen dos hojas y son mas suaves paara las plantas, aunque menos robustas. La mayoria de los jarcines tienen al menos algo de césped y setos. Con un paar de tjeras grandes se puede cortar el seto y también, si tienen un gran dngulo de flexién, el borde del césped. Si fuera posible, compre unas teras con surco que le permitirin cortar talos igeramen- te mis gruesos, pero siempre obsérvelas detalladamente antes de comprarias ‘Algunas tieras son muy pesads, lo que lt mitaré a sesién de trabajo a unos diez minutos. Mas adelante y con un césped ‘mas grande, las treras para igualar bordes (para e! frente del borde) le ahorrarén ‘tempo y esfuerzo, pero unas buenas tie- ras pueden ser caras y las baratas no son tuna opcién porque sus mangos pueden doblarse. Més tarde atin puede comprar unas podaderas de mango largo (para el extrem liso del borde del césped), aun- que éstas también son caras. Maquinas Después de las segadoras, mi siguiente eleccién de una herramienta mecdnica es tuna recortadora de setos. Las modemas, especialmente las versiones mds caras con dos hojas alternas, offecen un aca- bado casi tan bueno como las tijeras de mano y en muy poco tiempo. Sin em- bargo, tenga cuidado al comprar recorta- doras con hojas muy largas: es muy féci desfigurar con ellas un pequefio seto de- bido a la cantidad que se corta de una vez. ‘Una longitud de unos 35 om es ideal para la. mayoria de los jardines. Algunas recor- HERRAMIENTAS ESENCIALES tadoras son recargables| pero no es con- veniente usar este tipo en setos grandes, puesto que ofrecen s6lo unos 45 minutos de tiempo de corte en cada carga. Después de la recortadora de setos, recomendaria la recortadora de mango largo para quienes tienen que tratar con reas de hierba vasta. La mayoria de é- tas cortan la hierba mediante una cuerda de nylon que da vueltas y esté amenta- da por un motor eléctrico, Las maquinas mis poderosas pueden ser muy pesadas para cargar, asi que compruebe que ten- an un soporte para su transporte. Donde quiera que vaya a utiizar los principales aparatos elécticos en el jar asegurese de que su instalacidn eéctrica 0 el aparato en sf mismo tiene un cortaco- rTientes de seguridad para protegerle en «aso de que se rompa el cable. Este con- sejo puede parecer simplista, pero la sala de urgencias de cualquier hospital confir maré que una elevada proporcion de ac- ‘identes tienen lugar en el jardin, donde hay tantas dstracciones agradables, Carretillas Hay algunas herramientas que parecen tan comunes y familiares que no es nece- sario ninggin comentario sobre ells, Pero incluso en lo cotdiano existe variedad Ningtin jardin de buen tamaio, por ejem- plo, esté completo sin una caretila, pero si tiene que segar grandes areas de cés- ped, merece considerarse una caretila (que tenga paredes aftas u offezca la op- (ixquierda) pertenezcan todas al mismo género, Y las posibles combinaciones en los esquemas de plantacion son también ‘enormes, variando desde el jardin de la casa de campo mexclado com clavellinas (arriba izquierda) hasta la mexela exquisita de dos variedades trepadoras con una clematide (pagina anterior) ESQUEMAS DE PLANTACION PODA DE ROSAS HIBRIDA DE TE FLORIBUNDA Cuan cual mas Rosales viejos Los rosales viejos son muy diferentes a los modemos. Se denominan viejos por- que la mayoria de las variedades se org)- naron antes del siglo actual y algunas proceden realmente de la Edad Media Al igual que otros arbustos omamenta: les, hay que dejar que alcancen su tame fio natural en lugar de restringirio me- dante la poda Sus flores son norma mente blancas © gloriosas sombras de rojo y rosa. Con frecuencia son plantas aitas —dos metros y medio 0 tres no es inusval— pero el propietario de un jar din pequefio no deberia desconcertarse por elo, puesto que también hay algunas pequetas y compactas A ciferencia de los rosales modemos, pero al igual que otros arbustos, no ne- Cesitan podarse mucho; poco mas que para arreglarias un poco. Aunque yo he identiicado rosales viejos con variedades realmente viejas, debo afiadir que hay también algunos rosalesexcelentes més modemos Pero todos ellos se diferen- Can de los modemnos en que tienen una poca de floracién mucho més limitada, Muchas de estas rosas vijas florecen s6lo una vez en junio, pero de forma mag: fica, e inundan el aire crcundante con una fuerte y evocativa fragancia. Algunas tienen una segunda floracion posterior en verano si escogen cuidadosamente sus variedades es posible tener al menos al gunos rosales en flor desde principios de verano hasta finales de oto. Los rosales viejos tienen otras virtudes, incluyendo el agradable hecho de que re quieren muy poca poda, aparte de una elminacién anual de madera muerta o muy vieja Muchos de ellos producen también escaramyjos muy atractivos. y coloridos, lo cual mantiene su interés después de que las flores se han marchi tado. Algunos, especialmente los del gru po «Rugosa, tienen también un foliaje de delciosos colores Muchas variedades de vosas pueden comprarse injertadas en un iallo. Pode los capittlos como si se tratara de darhustos, ROSAS ROSALES VIEJOS 1 En priniay ‘de fa floracion, corte Tos ex gos muertos o enfermos y una te uevas ramas que sean parte de otros vastagos largos hasta la muy largas y elistieas, pero deje los ca mitad. Pode también los extremos da tulos florales en las variedades que fhados por las heladas. ngan escaramujos atractivos ESQUEMAS DE PLANTACION ‘Trepadoras Las rosas trepadoras forman quizds el surtido mas muttcolor, puesto que casi todos os grupos de rosasincuyen al me nos algunas formas trepadoras. Por lo tanto existen rosastrepadoras modemas grandes y en racino, al gual que hay o- sas trepadoras viejas de varios tipos. La época de floracién de una trepadora re- fej generaimente el grupo al que perte- rece, de manera que ls versiones trepa- doras de las rosas modernas florecen normimerte curant= mucho. tempo, mientras que las de la viejas tienen un menor periado de foracén,Y la poda de las trepadoras modemas necesita un po- co mis de cuidado y atencidn que fa po- da de las viejas, Sn embargo, hay un gaupo conereto de rosas trepadoras que no tienen igual erie los arbustos. Son las deicosas © ireguares sas trepadoras tpicas de ls casas de campo de las postales. Muchas tienen flores verdaderamente hemnosas y perfumes divinos, pero tienen dos gran des inconvenientes: casi todas florecen solamente prncpice de verano y nece stan una poda anval cuidadosa que pue- de ser semejante a una carriceria El wgor es otro punto importante a considerar en las rosas trepadoras, pues to.que la repadoras de crecimiento mis ripido son plantat de una enorme det treza, capaces de akanzar 15 metros © ands y de producir vistagos indhvduales de ses metros de longtud en una tnica estacién. Por supuesto estas plantas no son apropadas mis que para los jardines ands grandes, ungue en el otro extreme del expectro esti ls trepadoras de cre cimiento lento que a veces se denominan rosas plares, porque pueden ponerse contra un plar gande © poste y tardar varios afos para alcarzar dos metros. ‘Miniaturas Finalmente estén las miniaturas, un grupo de exquisitas rosas de tan solo 40 om de attura Son poco exigertes, pueden crecer fe tiestos © alrededor de terrazas, como bordes para lechos © casi en cualquier si- tio donde quiera ponerlas. Tritelas como deberiatratar a todas las rosas, con fertii= 90 zante de rosas dos veces al aio (una vez cuando empiezan a crecer en marzo y otra vez después de la floracién en junio), y adomarn su jardin afo tras afio. Los jardineros se preguntan con fre- cuencia si existe alguna planta que puedan poner debajo de las rosas en un lecho de rosas —algo que cubra la fea tierra des rruda que producen las rasas cuando no estan en flor— El problema de esto es que cualquier planta situada por debajo interfer con alguna de las operaciones requeridas para el cuidado de las rosas —especiaimente la nutricién y acolcha do— Sino le gusta k tiera desnuda, po- dria preferir colocar sus rasas con otros arbustos y perennes en un arate mixto. A menudo se pasa por alto que algunos de los rosales viejos, como Rosa rugosa alba (arriba), tienen més de un rasgo ‘atractivn: una vez que han pasado las flores tempranas de verano, queda la ‘expectativa de esperar los preciosos escaramujos en otomo. Aungue las rosas trepadoras como Albertine» (arriba), tienen un periodo de floraciam bastante breve a principios de verano y necesitan una poda completa si queremos que ofrezcan el mejor aspecto, son ampliamente _gratificantes por la combinacién de sus rmarauillosas flores su perfume encaniador. ROSAS ROSAS TREPADORAS ESQUEMAS DE PLANTACION Plantas trepadoras Las plantas trepadoras no son intinseca mente muy diferentes de sus parientes autoestabes, a excepcién de que sus ta- los son demasiada débiles para aguantar las, Por lo tanto, cuando lia trepadoras para su jardin, muchos citeros son los mmismos que cuando elja los arbustos poca de floracion si son caducos o siem- pre verdes, cémo son de resistentes, unto cuidado y atencién necestan La inca cuestién acicional importante a responder es sila planta se agarra o no por g misma, puesto que las trepadoras Aue se agarran por sf mismas, como lahie- dra o la enredadera de Virgina, se ergan- chan tan frmemente en la pared que no reecestan ayuda en forma de alambres 0 espalderas. Esto ahorra la necesidad de so- portes, aunque la hiecra puede dafiar un enlacrilado Viejo © una mezcla desmoro: rada.y las siempre verdes pueden provo- caruna acumulacin de humedad. Para los rmuros de la casa es mucho més seguro clegir una planta que no se agarre, prefer blemente una trepadora caduca,utlizardo ‘omillos inoxichbles para asegura la espal Gera 0 estructura de manera que se pue- da balar cuando se quiera decorar Las trepadoras proporcionan una ina- preciable cimensién vertical y siempre hay Sitio para ells en todos los jardines. De hecho, cuando veo los murs de as casas y las vallas desrudas me parecen prolon- gaciones del suelo desnudo —como un espacio desperdiciado—. Suponiendo ue elja una planta con un vigor de cre rmiento proportional al espacio disponibe, puede escoger desde rosas trepadoras, lematides, hiedras, madreselvas, enreda- deras de Vira, hasta trepacoras anuales semiresstentes como Eccremacarpus sca- ber sino le importa tener ef muro descu- bierto en invierno, Una precaucion es leer