Está en la página 1de 3

Clase Dominical 04-26-09

Tema: Celebrando la Justicia de Dios


Texto: Salmo 68

Intro: Cuando hablamos de la justicia ninguna palabra en castellano nos podría dar una definición equivalente a la
justicia desde el punto de vista bíblico, los diferentes términos hebreos expresan lo que es derecho, recto y de
acuerdo con una norma ética, las diferentes civilizaciones en sus diferentes épocas tenían una concepción de la
justicia como el bien común de la sociedad, era un valor determinado por la sociedad, el cual se regia en base a
reglas normas y leyes que establecían un marco adecuado para las relaciones entre los humanos, en el concepto
bíblico la justicia tiene su expresión mayormente en la relación, la relación entre Dios y los hombres, la relación entre
Dios y su pueblo, y la relación entre los hombres. Cuando hablamos de la justicia de Dios entendemos que Dios es
Justo y el hombre injusto, que Dios es justicia y juicio, y que el es el que justifica por medio de la fe en Cristo, y que
como justo nos demanda el hacer justicia.

Salmo 68:1-2
1
Levántese Dios, sean esparcidos sus enemigos, y huyan de su presencia los que le aborrecen. 2Como es
lanzado el humo, los lanzarás; Como se derrite la cera delante del fuego, así perecerán los impíos delante de Dios.

El salmo 68 es un himno de alabanza a Dios salvador de su pueblo, en el se describe la intervención de Dios cuando
condujo a su pueblo victoriosamente desde el monte Sinaí hasta la tierra prometida, y como eligió como morada la
humilde colina de Sión prefiriéndola entre otros montes mas elevados.

Se considera que este salmo los escribió David cuando condujo el arca de Dios de regreso a su ciudad, en el
segundo libro de Samuel (6:12-15) e inicia el salmista recordando las palabras que Moisés pronunciaba cada vez que
el arca del pacto era movida (Nm. 10:35), la expresión denota que cuando Dios acciona contra su enemigos los que
le aborrecen estos tienen que huir delante de El.

Ahora el salmista describe el fin de todos aquellos que aborrecen a Dios, los impíos, que serán como el humo que se
dispersa y como la cera que se derrite delante del fuego, así perecerán aquellos que menosprecian y aborrecen a
Dios, este es el otro lado de Dios, si lo podemos decir de esta manera, el cual al ser humano no le gusta escuchar ni
darse por enterado, sin embargo la biblia hace mención del juicio de Dios.

Dios es amor, misericordia y manifiesta su gracia a un mundo condenado por el pecado, trayendo salvación al
hombre por medio de Jesús, su Hijo, quien dio su vida para redención por el pecado, sin embargo la biblia declara
que también es un Dios justo y que dentro de su justicia ejecutara un día su juicio sobre todos aquellos que le
aborrecen rechazándole.

Deuteronomio 7:9-11
9
Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y
guardan sus mandamientos, hasta mil generaciones; 10y que da el pago en persona al que le aborrece,
destruyéndolo; y no se demora con el que le odia, en persona le dará el pago. 11Guarda, por tanto, los
mandamientos, estatutos y decretos que yo te mando hoy que cumplas.

Dios es fiel guardando su pacto y promesas y hace misericordia a aquellos que le aman, y le obedecen, hasta mil
generaciones, esta expresión denota que no hay un limite, por el contrario Dios les retribuirá el pago a los que le
aborrecen, en su cara les dará el pago, este pasaje expresa el juicio que vendrá sobre aquellos que odian a Dios.

Deuteronomio 32:40-41
40
Porque yo alzaré a los cielos mi mano, y diré: Vivo yo para siempre, 41Si afilare mi reluciente espada, y
echare mano del juicio, yo tomaré venganza de mis enemigos, y daré la retribución a los que me aborrecen.

Estas son las ultimas palabras de Moisés al pueblo de Israel describe el juramento de Dios, la expresión levantar la
mano al cielo es señal de juramento, que tomara su espada que representa aquí el juicio de Dios, para tomar
venganza de su enemigos y dar retribución a los que le aborrecen.

Juan 7:7
7
No puede el mundo aborreceros a vosotros; mas a mí me aborrece, porque yo testifico de él, que sus obras son
malas.

1
El Señor dio testimonio a sus hermanos que el mundo le aborrecía, el mundo no aborrecía a sus hermanos pues
ellos pertenecían al mundo, pues ellos no creían en el, y el mundo ama lo suyo. El mundo bajo el sistema maligno de
satanás aborrece al Verbo de Dios, que tomo forma humana y habito entre nosotros y vimos su gloria como el
unigénito Hijo de Dios, el mundo le aborrece por que les daba testimonio que sus acciones son malas.

Juan 15:18-19
18
Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros. 19Si fuerais del mundo, el
mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece

Una verdad expresada por el Señor es que todos aquellos que confían en Cristo experimentan este odio de parte del
sistema del mundo, por el contrario todos aquellos que pertenecen al mundo y a su sistema son aceptados por el
mundo, la biblia declara que “todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo padecerán persecución” (2 Tim
3:12)

Juan 15:22-25
22
Si yo no hubiera venido, ni les hubiera hablado, no tendrían pecado; pero ahora no tienen excusa por su pecado.
23
El que me aborrece a mí, también a mi Padre aborrece. 24Si yo no hubiese hecho entre ellos obras que ningún otro
ha hecho, no tendrían pecado; pero ahora han visto y han aborrecido a mí y a mi Padre. 25Pero esto es para que se
cumpla la palabra que está escrita en su ley: Sin causa me aborrecieron.

La expresión del Señor en la cual dice que no tendrían pecado si el no hubiera venido ni les hubiera hablado, no es
una referencia a que estarían libres de pecado, sino mas bien que ahora estaban en una condición peor de la que se
encontraban antes de que el Señor viniera, pues le estaban voluntariamente rechazando.

El Señor dio testimonio con sus palabras y milagros de quien El era, lo que El hizo nadie jamás lo había hecho, por lo
cual El testificaba que era el Mesías prometido el redentor y salvador del mundo. Pero en su pecaminosidad el
mundo le rechazo y al rechazarle a El rechazan al Padre, nadie puede decir amara a Dios y aborrecer al Hijo, cuando
se aborrece a uno se aborrece al otro, pues los dos son uno en esencia, así que quien aborrece a uno
necesariamente aborrece al otro.

Juan 3:18-20
18
El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el
nombre del unigénito Hijo de Dios. 19Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron
más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. 20Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y
no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas.

La biblia declara que todo aquel que cree en Cristo no es juzgado, es decir aquel que permanece en Cristo por la fe
no es juzgado, por el contrario el que rechaza a Cristo y no cree en el como el Hijo unigénito de Dios no tiene que
esperar al juicio final, como si el veredicto se aplazara hasta aquel día. Por el hecho mismo de una obstinada
incredulidad, ya ha sido condenado, y por lo tanto permanece en ese estado de condenacion.

Romanos 1:32
32
quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las
hacen, sino que también se complacen con los que las practican.

El capitulo primero de la carta a los romanos describe la culpabilidad del hombre a causa de su conducta
pecaminosa, quien teniendo una revelación general de Dios por medio de las cosas hechas, no glorifica a Dios.
Sino que se envanece en su corazón, rindiendo adoración a las criaturas antes que al Creador, por lo cual Dios lo
entrega a pasiones vergonzosas las cuales son allí descritas, y a una mente reprobada, describiéndolos como
aborrecedores de Dios,

Finaliza diciendo que el hombre es conciente de que tales prácticas le traerán consecuencia, cada ser humano tiene
una conciencia, por naturaleza puede diferenciar entre lo bueno y lo malo, y esta conciente que ciertas practicas son
pecaminosas y acarrean el juicio de Dios, y aun a sabiendas de esto las hace y aprueba a los que las practican.

Romanos 2:14-16
14
Porque cuando los gentiles que no tienen ley, hacen por naturaleza lo que es de la ley, éstos, aunque no tengan
ley, son ley para sí mismos, 15mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su

2
conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos, 16en el día en que Dios juzgará por Jesucristo los
secretos de los hombres, conforme a mi evangelio.

Aun cuando el hombre tiene en su corazón por naturaleza, un instinto moral y su conciencia testifica y el
razonamiento algunas veces les acusa y otras les defiende. El apóstol concluye que tanto judíos como gentiles serán
juzgados, al judío por cuanto se justifica por tener la ley como justicia delante de Dios, así como al gentil, que aun
cuando no tiene la Ley, tiene conciencia de lo prescrito en la Ley de Dios, así Dios juzga sin acepción de personas
dejando a todos bajo el juicio de Dios.

Romanos 3:19-20
19
Pero sabemos que todo lo que la ley dice, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre y todo el
mundo quede bajo el juicio de Dios; 20ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de
él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado.

Salmo 68:3-4
3
Más los justos se alegrarán; se gozarán delante de Dios, y saltarán de alegría. 4Cantad a Dios, cantad salmos a su
nombre; Exaltad al que cabalga sobre los cielos. JAH es su nombre; alegraos delante de él.

La Biblia hace mención de los justos, el termino hebreo utilizado en este salmo es “tsaddeq” que se deriva de otra
palabra hebrea “tsadaq” es un termino jurídico en el cual se declara exonerado de todos los cargos a un individuo,
declarándole inocente o justo.

Salmo 32:1-2
1
Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada, y cubierto su pecado. 2Bienaventurado el hombre a
quien Jehová no culpa de iniquidad, Y en cuyo espíritu no hay engaño.

El salmista David declara que nada podría darle mayor felicidad o dicha a un ser humano que hallar el favor de Dios,
David declara esta bienaventuranza para aquel que alcanza la gracia de Dios, cuando es perdonado de sus
transgresiones, cuando sus transgresiones son quitadas, o removidas.

Romanos 4:6-8
6
Como también David habla de la bienaventuranza del hombre a quien Dios atribuye justicia sin obras, 7diciendo:
Bienaventurados aquellos cuyas iniquidades son perdonadas, Y cuyos pecados son cubiertos. 8Bienaventurado el
varón a quien el Señor no inculpa de pecado.

El apóstol Pablo en este capitulo define que el ser declarado justo delante de Dios no es por obra que el hombre
pueda realizar, antes cualquier justicia humana es considerada por Dios como un trapo de inmundicia (Is. 64:6), es
Dios quien perdona los pecados del ser humano, atribuyéndole justicia y no tomándole en cuanta su pecado.

Romanos 3:21-26
21
Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas; 22la
justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia, 23por
cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, 24siendo justificados gratuitamente por su gracia,
mediante la redención que es en Cristo Jesús, 25a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su
sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, 26con la
mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús.

Aquí nos vamos a detener, la siguiente clase estudiaremos mas a fondo la doctrina de la justificación, que es parte de
la justicia de Dios.