Está en la página 1de 132

INSTITUTO MARX - ENGELS - LENIN

S T A L I N
(Esbozo B i o g r á f i c o )

P r ó l o g o d e
GEORGE DIMITROF

EDICIONES SOCIALES
La Habana
1940
STALIN
Y EL PROLETARIADO INTERNACIONAL

Millones de hombres de todos los ámbitos del mundo ca-


pitalista, junto con los pueblos del inmenso País del Socia-
lismo, celebran con un sentimiento de alegría emocionante,
de profundo respeto y de cariño inmenso el día del sexagé-
simo aniversario del camarada STALIN.
Millones de obreros y trabajadores de los países capita-
listas consideran a Stalin como a su amigo más cercano, su
maestro esclarecido y su gran jefe. No hay otro hombre que,
en las filas del movimiento obrero, entre los trabajadores de
todos los países, goce de confianza y de autoridad tan firmes
como la que goza NUESTRO STALIN, EL GENIAL CONTI-
NUADOR DE LA OBRA DE MARX, ENGELS Y LENIN.
Cada uno de los discursos del camarada Stalin son aco-
gidos y estudiados ávidamente por millones y millones de
personas, quienes se inspiran en sus palabras para realizar
hazañas heroicas y que encuentran en ellas una nueva con-
firmación de que el socialismo triunfará en el mundo entero.
¿Cómo se explica la fuerza inconmensurable de la influen-
cia de Stalin? ¿Por qué lo respetan y quieren tanto los tra-
bajadores? Porque saben que Stalin no tiene otros intereses
que la defensa de los intereses de la humanidad oprimida y
doliente; que no tiene otra vida que la que entrega para el
bienestar de los trabajadores. Porque saben que Stalin, todas

1
STALIN por George Dimitrof

sus actividades teóricas y prácticas, toda su vida son insepa-


rables del socialismo; saben que, bajo su dirección el pueblo
soviético ha construido la sociedad socialista, convirtiendo
así los sueños seculares de los mejores cerebros de la huma-
nidad en la realidad maravillosa de nuestros días. Porque
ven en la Unión Soviética el poderoso baluarte en ayuda de
su lucha de liberación y, en Stalin el sabio timonel del País
del Socialismo triunfante, patria de los trabajadores del mun-
do entero. Porque saben que Stalin y el pueblo soviético tie-
nen una idea común, una voluntad común, puestas al servicio
de los intereses de todos los oprimidos, de todos los explota-
dos y desheredados.
La fuerza de la influencia de Stalin estriba en su gran doc-
trina, comprobada por la experiencia de millones de perso-
nas; en su justicia, confirmada por obras inmortales. Durante
decenas de años, los sabios burgueses han venido afirmando
que el socialismo no era más que una utopía. Stalin ha mos-
trado a millones de hombres el socialismo encarnado en la
realidad. Durante decenas de años, los ideólogos de la bur-
guesía han venido afirmando que el campesino posee una
"mentalidad anticolectivista", que jamás se adaptaría al so-
cialismo. Stalin ha demostrado que los campesinos, dirigidos
por la clase obrera, dueña del Poder, van echando anclas
para siempre en las costas del socialismo. Los embaucadores
socialdemócratas han venido sosteniendo que se podía lle-
gar al socialismo a través de la democracia burguesa. Stalin
ha demostrado que los pueblos llegan al socialismo a través
de la dictadura del proletariado, mientras que la democracia
burguesa abre el camino a la reacción capitalista y desenca-
dena las guerras imperialistas. Ellos han venido afirmando
que la humanidad entrará, a través de la estabilización del
capitalismo, en la fase del "capitalismo organizado". Stalin
ha demostrado que el capitalismo va rodando al abismo de

2
STALIN por George Dimitrof

calamidades enormes. Y es Stalin el que estaba en lo cierto.


Las masas populares, ven ahora que mientras el capita-
lismo las condena a la miseria, al hambre, al paro forzoso y
las lanza al torbellino sangriento de las guerras de extermi-
nio, la Unión Soviética, bajo la dirección de Stalin, no sólo
preserva a su pueblo de 183 millones de habitantes del peli-
gro de ser arrastrado a la guerra imperialista, sino que crea
una barrera poderosa contra la transformación de esta guerra
en una carnicería mundial.
En Stalin, en su doctrina y en su dirección, millones de tra-
bajadores del mundo entero ven LA ENCARNACIÓN DEL
PODER TRIUNFANTE DEL PARTIDO BOLCHEVIQUE Y DE LA
TEORÍA REVOLUCIONARIA DEL MARXISMO - LENINISMO,
LA ENCARNACIÓN DE LAS FUERZAS VICTORIOSAS DE LA
CLASE OBRERA. De ahí el profundo convencimiento ideoló-
gico que impulsa a los ejércitos de luchadores revoluciona-
rios en el campo del capitalismo, y cuyo avance no será ca-
paz de contener ningún obstáculo puesto en su camino.

II
La clase obrera de los países capitalistas APRENDE Y CON-
TINUARA APRENDIENDO DE STALIN EL ARTE BOLCHEVI-
QUE DE LUCHAR Y VENCER AL ENEMIGO DE CLASE. Su
teoría, comprobada y confirmada por la inmensa experiencia
de la lucha victoriosa por el socialismo, representa un arsenal
inagotable de armas ideológicas para todo el proletariado in-
ternacional.
Los proletarios avanzados aprenden de Stalin, ante todo,
a comprender el papel excepcional de la teoría revolucionaria
para la lucha libertadora de la clase obrera.
"Sin teoría revolucionaria no puede haber movimiento re-
volucionario". Esta célebre tesis de Lenin, el camarada Stalin

3
STALIN por George Dimitrof

la aplica de un modo invariablemente consecuente, en el


curso de toda su actividad revolucionaria.
Dos ejemplos muy característicos testimonian quizá con
mayor evidencia que muchos argumentos, la enorme impor-
tancia que el camarada Stalin atribuye a la teoría. En víspe-
ras de la primera revolución rusa, al luchar por la creación
del Partido bolchevique y al defender la doctrina de Lenin
contra la ofensiva de los oportunistas, Stalin sienta los fun-
damentos de la necesidad vital de fusionar el movimiento
obrero con la teoría socialista. En su folleto "A propósito de
las discrepancias en el Partido", escribió:
"El movimiento obrero ESPONTANEO, movimiento SIN SO-
CIALISMO, se desperdiga inevitablemente y adquiere un matiz
tradeunionista, subordinándose a la ideología burguesa... Por
otra parte, el socialismo AL MARGEN DEL MOVIMIENTO
OBRERO sigue siendo nada más que una frase y pierde su sig-
nificado, cualquiera que sea el terreno científico en que se sitúe...
¿Cuál es la conclusión? El movimiento obrero debe fusionarse
con el socialismo, la actividad práctica debe ir unida estrechamen-
te a la teoría y dar así al movimiento obrero espontáneo un sen-
tido y una fisonomía socialdemócratas. . . "

Otro ejemplo de los días recientes. El camarada Stalin,


a pesar de estar sumamente recargado del trabajo que su-
pone la dirección del Estado socialista, se ocupa en redactar
el compendio de la "Historia del P. C. (b) de la URSS" y es-
cribe para esta obra el capítulo sobre el materialismo dia-
léctico e histórico, que constituye la cúspide de la ciencia fi-
losófica marxista. Gracias a este trabajo del camarada Stalin,
se ha creado la mejor obra teórica de nuestros días, una en-
ciclopedia de conocimientos fundamentales de la teoría mar-
xista-leninista, la brújula segura del proletariado internacional
en su lucha por el derrocamiento del capitalismo, en su lucha
por el socialismo.
Durante decenas de años, el camarada Stalin ha desarro-

4
STALIN por George Dimitrof

llado, completado y enriquecido la teoría marxista-leninista


Toda esta labor gigantesca del camarada Stalin representa
LA ENCARNACIÓN DEL MARXISMO CREADOR. Es enemigo
irreconciliable de todo dogmatismo. No admite la aplicación
de modelos hechos ni de esquemas inalterables, al tener que
resolver los problemas concretos de la lucha del proletariado.
Dando ejemplos magníficos de fidelidad a los principios
bolcheviques unida a la flexibilidad más grande, aplicando
de una manera magistral la dialéctica marxista, Stalin pone
infatigablemente en guardia contra la aplicación mecánica
de la experiencia de unos países al movimiento obrero de
otros que se encuentran en condiciones distintas. Exige que
sea profundamente analizada cada situación histórica con-
creta, que se analice la relación de fuerzas de clase, que se
tome en consideración lo nacionalmente específico y las par-
ticularidades de cada país. Enseña a los comunistas a basar
su estrategia y táctica en la realidad viva; A NO VER EN LA
TEORÍA UNA RECOPILACIÓN DE DOGMAS ABSTRACTOS,
SINO UN GUIA PARA LA ACCIÓN.
En el artículo dedicado al quincuagésimo aniversario de
Lenin, el camarada Stalin ha dado una brillante definición de
la diferencia que hay entre el marxismo creador y el marxis-
mo dogmático. Al comparar la actitud hacia el marxismo
adoptado por los oportunistas de la II Internacional, en la
época anterior a la guerra, con la de los bolcheviques, diri-
gidos por Lenin, el camarada Stalin escribía:
"El segundo grupo (esto es, los bolcheviques.—G. D.), por el
contrario, traslada el centro de gravedad del problema de este re-
conocimiento únicamente externo del marxismo a su aplicación, a
su realización práctica. Determinar de acuerdo con la situación
los caminos y los medios para realizar el marxismo, modificar es-
tos caminos y estos medios cuando la situación cambia, esto es lo
que merece principalmente la atención de este grupo. No es de
las analogías y de los paralelos históricos de donde este grupo de-

5
STALIN por George Dimitrof

duce las directivas e indicaciones, sino del estudio de las condi-


ciones circundantes. Sus actividades no se basan en citas y sen-
tencias, sino en la experiencia práctica, por medio de la cual com-
prueba cada uno de sus pasos, aprendiendo de sus errores y ense-
ñando a los demás a edificar la nueva vida. Esto y no otra cosa
es lo que explica que en las actividades de este grupo los hechos
no estén en desacuerdo con las palabras y que la doctrina de Marx
conserve enteramente su fuerza revolucionaria viva. A este grupo
son plenamente aplicables las palabras de Marx, según las cuales
los marxistas no pueden conformarse con interpretar él mundo,
sino que, además, deben transformarlo. Este grupo se llama bol-
chevismo, comunismo."

Impulsando la teoría marxista-leninista, el camarada Sta-


lin ha luchado y lucha, al mismo tiempo, de un modo intran-
sigente contra todos los intentos de tergiversación y deforma-
ción oportunistas del leninismo.

La traición en política comienza, generalmente, con la re-


visión de la teoría. Así sucedió con los oportunistas de la
II Internacional. Así sucedió también con los mencheviques,
con los trotskistas, bujarinistas, zinovievistas y otros enemigos
del Partido y de la clase obrera. La lucha por la pureza de Ja
teoría revolucionaria, la intransigencia frente al envilecimien-
to y deformación de la misma, son inseparables del bolche-
vismo. Los jefes y teóricos del bolchevismo, Lenin y Stalin,
han concedido una importancia decisiva a esta lucha y la
han llevado a cabo de un modo infatigable.

En toda su actividad, el camarada Stalin da un ejemplo


insuperable de cómo hay que defender el marxismo-leninismo.
De la misma manera que Lenin ha sabido defender el mar-
xismo a lo largo de muchos años de lucha contra toda una
legión de "teóricos" del revisionismo, sin permitirles castrar
la esencia revolucionaria del marxismo, así ha defendido
Stalin el marxismo-leninismo contra los miserables intentos

6
STALIN por George Dimitrof

hechos por los agentes enemigos, para deformar esta doctrina


y debilitar de este modo las fuerzas del proletariado.
La preocupación constante de Stalin por mantener la pu-
reza de la teoría de vanguardia de la clase obrera y por des-
arrollarla tiene, en las condiciones actuales, una importancia
particular. Contra esta teoría se ponen ahora en pie de gue-
rra los enemigos de la clase obrera en todos los países capi-
talistas. Allí, en relación con la guerra imperialista y la ofen-
siva de la reacción mundial, se ha desencadenado una cam-
paña furiosa contra el marxismo revolucionario, contra el
comunismo. Los enemigos odian a muerte la teoría marxista-
leninista, porque se dan cuenta de que esta teoría se pose-
siona de las masas y se transforma en una fuerza material,
porque esta teoría indica a los trabajadores el camino certero
de lucha contra la guerra imperialista, contra la reacción bur-
guesa y la esclavitud capitalista.
La burguesía ha puesto todo en juego para desarmar ideo-
lógicamente a la clase obrera. La iglesia declara una cru-
zada contra el marxismo, cruzada en la que la acompañan
los sabios lacayos de la burguesía y les hacen coro los agen-
tes del imperialismo de la II Internacional. Los ministerios de
propaganda especialmente creados desarrollan una burda y
vocinglera campaña contra el marxismo. Las salvajes falan-
ges de choque de la reacción saquean y queman las obras de
Lenin y Stalin.
Pero son inútiles todos los intentos de la burguesía, que
emplea en su campaña antimarxista el engaño astuto en com-
binación con la represión brutal de la policía, las seducciones
y las amenazas, el soborno y los tribunales de guerra. Sus
intentos son vanos porque los obreros avanzados aprenden
del camarada Stalin la teoría marxista-leninista, la capacidad
de defenderla contra los atentados de los enemigos, de lle-
varla a las grandes masas trabajadoras, de hacerla coinci-

7
STALIN por George Dimitrof

dir con la práctica de la lucha de clases y de asegurar su


dominio absoluto en el movimiento obrero internacional.

III
Los obreros de los países capitalistas aprenden, además,
del camarada Stalin a COMPRENDER LA GRAN IMPORTAN-
CIA DEL PARTIDO DE LA CLASE OBRERA, el arte de crearlo
y consolidarlo, de aumentar por todos los medios su capaci-
dad de lucha y de maniobra, de ampliar sus lazos de unión
con las masas obreras. Aprenden el arte bolchevique de rea-
lizar el papel dirigente de la clase obrera con relación a to-
dos los trabajadores. El notable compendio stalinista de la
gloriosa y heroica Historia del P. C. (b) de la URSS contiene
una caracterización magistral de la importancia del Partido
para la causa de la clase obrera:
"La historia del Partido bolchevique nos enseña, ante todo,
que el triunfo de la revolución proletaria, el triunfo de la dicta-
dura del proletariado es imposible sin un partido revolucionario
del proletariado, libre de oportunismo, intransigente frente a los
oportunistas y capituladores y revolucionario frente a la burguesía
y al Poder de su Estado".—("Historia del P. C. (b) de la URSS",
pág. 412.)

La construcción, consolidación y amplio desarrollo de este


Partido, cuyo igual no conoce la historia, ha sido y es la preo-
cupación principal del camarada Stalin.
Día tras día, durante decenios anteriores a la Revolución
de Octubre, en las durísimas condiciones de la ilegalidad
bajo los zares y, más tarde, en nuevas circunstancias, ya du-
rante los Soviets, Stalin, juntamente con Lenin, forja y con-
solida el Partido bolchevique. Ni las represiones policiacas
del zarismo, ni las persecusiones del gobierno provisional, ni
las numerosas maquinaciones de la burguesía y el trabajo de
zapa de los mencheviques, trotskistas y demás agentes del

8
STALIN por George Dimitrof

enemigo de clase fueron capaces de paralizar esta lucha por


el Partido.
Lenin y Stalin salvaron todos los obstáculos, quebrantaron
la resistencia de todas las fuerzas del viejo mundo, porque
los jefes del bolchevismo se apoyaban a lo largo de esta lu-
cha en las fuerzas de la clase obrera, de cuya misión histó-
rica eran encarnación. Tampoco pudieron paralizar la obra
de fortalecimiento y desarrollo del Partido bolchevique las
ignominiosas actividades saboteadoras de los trotskistas, zino-
vievístas y bujarinistas que con furor redoblado emprendie-
ron, después de la muerte de Lenin, una cruzada contra el
Partido y contra las bases del espíritu bolchevique de par-
tido.
Stalin ha aniquilado todas las maquinaciones de los ene-
miqos, arrojándolos del camino victorioso de la clase obrera,
y ha salvado al Partido, cimentando la unidad férrea de sus
filas y llevándolo a la cúspide más alta del triunfo. Ha reu-
nido toda la grandiosa experiencia histórica de la formación
del Partido bolchevique, en la época de la revolución demo-
crático-burquesa y en la revolución socialista, pertrechando
con esta experiencia generalizada al proletariado interna-
cional. En la "Conclusión" con la que termina el compendio
de la "Historia del P. C. (b) de Ja URSS" está manifestado, con
máxima claridad, profundidad y precisión, lo que era y lo
que es el Partido bolchevique, que sirve de modelo para los
partidos proletarios de los países capitalistas.
En la aurora del surgimiento del bolchevismo, Lenin des-
tacó su famosa tesis sobre la importancia de la organización
para la clase obrera: "El proletariado, en la lucha por el Po-
der—decía—, no tiene más arma que su organización". Esta
organización del proletariado está representada, ante todo,
por SU PARTIDO. Este constituye su destacamento de van-
guardia, su Estado Mayor de guerra, sin el cual no es posible

9
STALIN por George Dimitrof

agrupar las fuerzas del proletariado, crear sus poderosas or-


ganizaciones de clase, asegurar la alianza de la clase obrera
con los trabajadores de la ciudad y del campo para obtener
la victoria. Por lo tanto, Ja tarea principal, la fundamental,
tarea de la mayor importancia para la clase obrera de los
países capitalistas, es la de forjar verdaderos partidos revolu-
cionarios, partidos de nuevo tipo.
¿Qué hace falta para forjar semejantes partidos? Hace
taita luchar con tenacidad por la bolchevización de los Par-
tidos Comunistas. El camarada Stalin, partiendo de Ja expe-
riencia histórica del Partido bolchevique, por una parte, y
tomando en consideración todas las condiciones peculiares
en las que se desenvuelve el movimiento comunista de los
países capitalistas, por otra parte, señala EN QUE CONSISTE
LA ESENCIA DE LA BOLCHEVIZACIÓN Y COMO HAY QUE
REALIZARLA.
"Para, realizar la bolchevización —decía el camarada Stalin
en 1925—, es necesario reunir, por lo menos, ciertas condiciones
esenciales sin las cuales en general, no es posible la bolcheviza-
ción de los Partido Comunistas:
1) Es necesario que el Partido no se considere como apéndice
del mecanismo electoral parlamentario, que es como en resumidas
cuentas se consideran los partidos socialdemócratas; ni como su-
plemento gratuito de los sindicatos obreros, que es lo que preten-
den a veces algunos elementos anarcosindicalistas, sino como la
forma SUPREMA de la unidad de clase del proletariado, llamada
A DIRIGIR todas las otras formas de las organizaciones prole-
tarias, desde los sindicatos hasta las fracciones parlamentarias.
2) Es necesario que el Partido, sobre todo sus elementos di-
rigentes, asimilen por completo la teoría revolucionaria del mar-
xismo, unida indisolublemente con la práctica revolucionaria.
3) Es necesario que el Partido lance consignas y directivas,
no basándose en fórmulas aprendidas de memoria y en paralelos
históricos, sino en un análisis concienzudo de las condiciones con-
cretas del movimiento revolucionario, de las condiciones interiores

10
STALIN por George Dimitrof

e Internacionales, tomando sin falta en consideración la experien-


cia de las revoluciones de todos los países.
4) Es necesario que el Partido compruebe el acierto de estas
consignas y directivas en el fuego de la lucha revolucionaria de
las masas.
5) Es necesario que todo el trabajo del Partido, especialmente
si no ha superado aún las tradiciones socialdemócratas, se estruc-
ture de un modo nuevo, revolucionario, que calcula cada paso y
cada intervención del Partido con el fin de llegar de un modo
natural a revolucionar a las masas, a preparar y educar a las gran-
des masas de la clase obrera en el espíritu revolucionario.
6) Es necesario que el Partido sepa hacer coincidir en su ac-
tividad la fidelidad más firmo a los principios (¡no confundirlo con
el sectarismo!) con el máximo de relación y contacto con las ma-
sas (¡no confundirlo con el seguidismo!), sjn lo cual le es impo-
sible al Partido no sólo enseñar a las masas, sino aprender de
«Has, no sólo dirigirlas y elevarlas al nivel del Partido, sino es-
cuchar atentamente su voz y prever sus necesidades más urgentes.
7) Es necesario que el Partido sepa hacer coincidir en sus
Actividades el espíritu revolucionario intransigente (¡no confun-
dirlo con el aventurerismo revolucionario!) con la máxima flexi-
bilidad y capacidad de maniobra (¡no confundirlo con el espíritu
de adaptación), sin lo cual es imposible que el Partido asimile
todas las formas de lucha y de organización, que sepa vincular
los intereses cotidianos del proletariado con los intereses vitales
de la revolución proletaria y combinar en su labor la lucha legal
-con la ilegal.
8) Es necesario que el Partido no oculte sus errores, que no
tema a la crítica, que sepa desarrollar y educar a sus cuadros en
la experiencia de sus propios errores.
9) Es necesario que el Partido sepa seleccionar en el grupo
principal, dirigente, a los mejores elementos entre los luchadores
de vanguardia, lo suficientemente leales para ser los verdaderos
intérpretes de los anhelos del proletariado revolucionario y lo su-
ficientemente expertos para ser verdaderos jefes de la revolución
proletaria, capaces de aplicar la táctica y estrategia del leninismo.
10) Es necesario que el Partido mejore sistemáticamente la
composición social de sus organizaciones, depurándose de los ele-

11
STALIN por George Dimitrof

mentos oportunistas en descomposición, a fin de conseguir la má-


xima cohesión.
11) Es necesario que el Partido elabore una disciplina prole-
taria de hierro, basada en la fusión ideológica, en la claridad de
los objetivos del movimiento, en la unidad de la acción práctica,
y en la actitud consciente de las grandes masas del Partido hacia
éste.
12) Es necesario que el Partido controle sistemáticamente el
cumplimiento de sus propias resoluciones y directivas, sin lo cual
éstas corren el riesgo de convertirse en vanas promesas, que sólo
servirán para socavar la confianza de las grandes masas prole-
tarias en el Partido.
Sin estas condiciones y otras análogas, la bolchevización no
es más que ruido inútil." ("Pravda", 3 de febrero de 1925.)
Estas condiciones stalinistas de bolchevización han des-
empeñado y desempeñan un papel importantísimo en el des-
arrollo y fortalecimiento del movimiento comunista interna-
cional. Su importancia puede compararse con la de las cé-
lebres obras de Lenin "¿Qué hacer?" y "Un paso adelante,
dos pasos atrás".
La importancia de estas notables tesis del camarada Stalin
aumenta inconmensurablemente en las circunstancias actua-
les. Aumenta porque, en las condiciones de la guerra impe-
rialista desencadenada y de la reacción mundial enfurecida,
se producen cambios profundos en el movimiento obrero in-
ternacional, los cuales imponen nuevas y complejas tareas a
los Partidos Comunistas. Aumenta porque, a consecuencia de
la traición de los líderes socialdemócratas, millones de obre-
ros socialdemócratas no saben a punto fijo qué camino tomar
los mejores de entre ellos llegan cada vez más a la concien-
cia de la necesidad de luchar juntamente con los comunistas,
y la realización rápida de esta unidad combativa de la clase
obrera depende, en gran parte, de la capacidad bolchevique
de los comunistas. La importancia de las tesis stalinistas au-
menta porque los Partidos Comunistas tienen ante sí, con es-

12
STALIN por George Dimitrof

pedal urgencia la tarea inaplazable de arrojar de las filas


del movimiento obrero a los agentes de la burguesía, a fin
de dirigirlo resueltamente por el camino de la verdadera polí-
tica proletaria.
Aprendiendo del camarada Stalin, los Partidos Comunis-
tas de los países capitalistas han obtenido no pocos éxitos en
su bolchevización. Han crecido en el sentido ideológico, po-
lítico y de organización; han realizado una gran labor por
depurar sus filas de elementos ajenos, oportunistas, fortale-
ciendo su carácter monolítico y, como lo demuestran los acon-
tecimientos últimos, han sabido resistir las duras pruebas, sin
desviarse del camino certero. Pero sienten; tienen concien-
cia de que aún les falta mucho, mucho para ser verdaderos
Partidos bolcheviques.
Y los comunistas trabajarán aún más, infatigablemente,
PARA REALIZAR EN LA PRACTICA DEL MOVIMIENTO CO-
MUNISTA LOS PRINCIPIOS STALINIANOS DE BOLCHEVI-
ZACION, sin los cuales es imposible asegurar el triunfo de la
clase obrera.
IV 
Los obreros avanzados de los países capitalistas han
aprendido y continúan aprendiendo del camarada Stalin
COMO HAY QUE LUCHAR DE UN MODO BOLCHEVIQUE
CONTRA LA INFLUENCIA DE LA BURGUESÍA Y DE SUS
AGENTES EN LAS FILAS DE LA CLASE OBRERA. Descubrir
a tiempo a los portadores de esta influencia, descubrir las
vías de su penetración, quitar la careta a los que se cubren
con la capa de "amigos" del proletariado, desenmascarándo-
los implacablemente y paralizando las consecuencias funes-
tas de sus actividades disolventes; en esto es en lo que está
vitalmente interesada la clase obrera.
La historia del movimiento obrero de todos los países tes-
timonia que la burguesía, paralelamente a la aplicación de

13
STALIN por George Dimitrof

la violencia abierta, aprovecha con abundancia los métodos


llamados a descomponer las filas del movimiento obrero des-
de su interior. Domestica, soborna y pervierte por los medios
más variados a los militantes del movimiento obrero que se
dejan captar por la lisonja, por la popularidad barata, por
toda clase de dádivas materiales; los admite en sus antesalas,
los sienta a su mesa, excita su vanidad, los mima y elogia
por cada ignominia que cometen. Alimenta a la aristocracia
obrera, criada a expensas de las superganancias obtenidas
en las colonias. Simultáneamente, la burguesía envía, por
medio de sus órganos del Estado, espías y provocadores a los
que procura destacar a los puestos de dirección, encargán-
doles de la tarea de desorganizar sistemáticamente el movi-
miento obrero y mantenerlo siempre dividido e impotente.
Además, la clase obrera, como se sabe, no está separada por
murallas de las demás capas de la población y en sus filas
ingresan constantemente gente salida de las capas de la pe-
queña burguesía.
A consecuencia de todo ello, en el movimiento obrero pe-
netra la influencia no proletaria. Esto encuentra su expresión
en la ideología y en la política de las organizaciones y parti-
dos que actúan entre la clase obrera. Sin luchar contra la in-
fluencia burguesa y los agentes de la burguesía en el movi-
miento obrero, es imposible defender las reivindicaciones co-
tidianas y los intereses del proletariado, ni lograr los objetivos
finales de su movimiento.
La vía principal de penetración de la influencia burguesa
entre la clase obrera de los países capitalistas ha sido y si-
gue siendo el SOCIALDEMOCRATISMO.
El socialdemocratismo, en el terreno teórico, es el envileci-
miento, la tergiversación del marxismo o su negación franca
y cínica, el abandono del marxismo y el paso a las posiciones
ideológicas de la burguesía. El socialdemocratismo, en el te-

14
STALIN por George Dimitrof

rreno de la práctica, es la política de conciliación de las con-


tradicciones de clase entre la burguesía y el proletariado, la
política de colaboración de clases y de subordinación de los
intereses del proletariado a los de la burguesía. El socialde-
mocratismo es la negación de la necesidad de un Partido pro-
letario fuerte y aglutinado, capaz de llevar a la clase obrera
a la lucha decisiva contra el capitalismo. El socialdemocra-
tismo es la dispersión en las filas de las organizaciones pro-
letarias, es la escisión del movimiento obrero. El socialdemo-
cratismo es la negación del internacionalismo proletario, la
careta para encubrir el chovinismo burgués en las filas de la
clase obrera. El socialdemocratismo es el arma infame y ve-
nenosa del imperialismo en sus campañas de calumnias con-
tra el País del Socialismo.
Con ayuda del socialdemocratismo, la burguesía trata de
desarmar ideológicamente a la clase obrera, de socavar su
fe en las fuerzas propias, de envenenar su espíritu con dudas
y desconfianza, de paralizar su voluntad, de desorganizar sus
filas, oponiendo unos destacamentos obreros contra oíros, pro-
curando de este modo, a fin de conservar su dominación de
clase, mantener a la clase obrera bajo su dominio ideológico
y político.
Toda la experiencia del movimiento obrero internacional
ilustra con claridad meridiana este papel funesto del social-
democratismo. En el actual momento histórico, el socialdemo-
cratismo y sus agentes constituyen el arma que, en manos de
la burguesía, le sirve para desviar a la clase obrera del ca-
mino revolucionario, para poner sus organizaciones al servi-
cio de la criminal guerra imperialista y de la cruzada contra-
revolucionaria contra el gran País del Socialismo.
Mientras la Unión Soviética trata de lograr que cese la
criminal matanza imperialista; mientras los proletarios avan-
zados luchan contra ella, levantando en lo alto la bandera del

15
STALIN por George Dimitrof

internacionalismo proletario, los apóstoles del socialdemocra-


tismo, los líderes de la II Internacional, todos estos Blum,
Citrin, Tanner y Sandler, son los incendiarios más furibundos
de la guerra y los más rabiosos promotores de la campaña
anticomunista y antisoviética. Juntamente con su burguesía
imperialista, en compañía de los guardias blancos finlande-
ses y del sangriento verdugo Mannerheim, luchan contra el
pueblo finlandés, contra su República democrática y contra
la Unión Soviética. En cuerpo y alma al servicio de sus amos
imperialistas, desencadenan toda su furia contra el comu-
nismo, insistiendo en la prohibición de los Partidos Comunis-
tas y de la prensa comunista, organizando asaltos de la poli-
cía y exigiendo recluir en las cárceles y en los campos de
concentración a los militantes comunistas. No hay crimen ni
bajeza que los cabecillas de la socialdemocracia, podridos
hasta la médula de los huesos, no cometan contra el movi-
miento revolucionario, contra el País del Socialismo.
El socialdemocratismo, que ha comenzado con la revisión
del marxismo y ha llegado a su completa negación; que, du-
rante decenios, ha servido de instrumento de desmoralización
y desorganización del movimiento obrero, SE HA TRANS-
FORMADO AHORA EN INSTRUMENTO DE REPRESIÓN DE
LA CLASE OBRERA, EN ARMA DE LA REACCIÓN, DE LA
GUERRA IMPERIALISTA Y DE LA CRUZADA CONTRARRE-
VOLUCIONARIA CONTRA EL PAÍS DEL SOCIALISMO.
El proletariado internacional debe al camarada Stalin el
haber luchado durante decenas de años de un modo intransi-
gente contra el socialdemocratismo, el haber descubierto sus
raíces sociales, las causas de su influencia, el haber señalado
el camino y los medios para superarlo y extirparlo. En el dé-
cimo aniversario de la Revolución de Octubre, el camarada
Stalin escribió:
"El socialdemocratismo de nuestros días constituye el APOYO

16
STALIN por George Dimitrof

IDEOLÓGICO del capitalismo.. . ES IMPOSIBLE ACABAR CON


EL CAPITALISMO, SIN ACABAR CON EL SOCIALDEMOCRA-
TISMO EN EL MOVIMIENTO OBRERO."
La exactitud de esta profunda conclusión hecha por el ca-
marada Stalin es confirmada por toda la experiencia del mo-
vimiento obrero de los países capitalistas. Esta conclusión
es también comprendida actualmente por los obreros social-
demócratas, entre los que va creciendo la indignación contra
la política traidora de sus líderes.
La lucha por liberar de la influencia perversa del social-
democratismo a los obreros engañados, la lucha por atraer-
los a la acción común con Jos obreros comunistas, la lucha
por extirpar definitivamente de las filas de la clase obrera el
socialdemocratismo, constituye una de las tareas más impor-
tantes de los Partidos Comunistas. Y el arte de poder cumplir
con éxito esta tarea lo aprenden y lo seguirán aprendiendo
del camarada Stalin.

Para la clase obrera internacional, el camarada Stalin es
EL JEFE PROLETARIO que personifica de un modo ideal los
mejores rasgos, propiedades y cualidades propios de la clase
llamada por Ja historia a transformar el mundo.
Stalin es la mejor expresión del internacionalismo prole-
tario. Toda la actividad y la doctrina de Stalin, como las ac-
tividades y doctrinas de Marx, Engels y Lenin, están pene-
tradas enteramente de internacionalismo proletario. Las pro-
fundas raíces de este internacionalismo yacen en la natura-
leza misma de la clase obrera.
Stalin es internacional, como lo es la clase obrera. Stalin
es internacional, como lo es el bolchevismo. Stalin es inter-
nacional, como lo es la doctrina marxista-leninista, que señala
el camino de la liberación a todos los explotados y oprimidos
del mundo. Los trabajos teóricos y prácticos de Stalin com-

17
STALIN por George Dimitrof

prenden los intereses de los obreros de todos los países, de


todos los pueblos, de todas las razas.
El camarada Stalin lucha de un modo intransigente con-
tra el nacionalismo y contra el chovinismo que la burguesía
y sus ideólogos se empeñan con todas sus fuerzas en atizar.
Como Lenin, Stalin educa al proletariado internacional y a
los trabajadores de la Unión Soviética en el espíritu del in-
ternacionalismo proletario. Enseña que la victoria del socia-
lismo en la URSS sirve de poderoso sostén para el movimiento
libertador de los trabajadores de los países capitalistas. En-
seña al pueblo soviético que este triunfo no sería posible sin
el apoyo de la clase obrera internacional. Enseña que las
conquistas de los pueblos de la URSS fortalecen las posicio-
nes de los trabajadores de los países capitalistas en su lucha
contra los explotadores. Enseña que la lucha de los traba-
jadores de los países capitalistas facilita el avance del país
soviético en el camino hacia el comunismo. Este profundo
internacionalismo proletario de Stalin lo sienten a diario los
obreros de los países capitalistas. Ven en Stalin no sólo al
jefe de los pueblos del País de los Soviets, sino también al
jefe de todo el proletariado mundial, a aquel que ha consa-
grado su vida entera a la realización de las mejores esperan-
zas y anhelos del proletariado.
La causa del movimiento comunista internacional está in-
disolublemente vinculada al nombre de Stalin. Con su tra-
bajo infatigable para crear el Partido bolchevique, con su lu-
cha intransigente de principios contra el oportunismo en Ru-
sia y en escala internacional, desarrollando el marxismo con
arreglo a las nuevas condiciones de la lucha de clases, ase-
gurando el triunfo de la Gran Revolución Socialista en la
URSS, Lenin y Stalin han echado los cimientos de la Interna-
cional Comunista. La Internacional Comunista se creó, en-
tabló la lucha y sigue luchando basándose en sus grandes

18
STALIN por George Dimitrof

doctrinas. En todas sus actividades se guía por el ejemplo de


la lucha del glorioso Partido bolchevique forjado por Lenin y
Stalin. LA INTERNACIONAL COMUNISTA ES LA INTERNA-
CIONAL DE LENIN Y STALIN, lo mismo que la I Internacional
ha sido la Internacional de Marx y Engels.
Los lacayos socialdemócratas, tratando de mofarse de los
comunistas, nos tildan muchas veces de "stalinistas". Pero
nosotros, los comunistas, nos enorgullecemos de este título dé
honor, como nos enorgullecemos de llamarnos leninistas.
Para una revolucionario proletario no hay honor más grande
que el de ser un verdadero LENINISTA, un verdadero STA-
LINISTA, ser hasta el fin partidario fiel de Lenin y Stalin.
Y no existe mayor felicidad para un comunista que lucha»
bajo la dirección del gran Stalin por el triunfo de la justa
causa del proletariado internacional.
No todos son capaces de ser stalinistas. El título de honor
de leninista-stalinista hay que merecerlo por la lucha y la
firmeza bolchevique, por la lealtad abnegada a la causa de la
clase obrera. Diariamente va creciendo, ampliándose y al-
zándose en todos los confines de la tierra LA GUARDIA LENI-
NISTA-STALINISTA DE LUCHADORES DEL PROLETARIADO,
QUE FORMAN LA RESERVA DE ORO DEL MOVIMIENTO
OBRERO INTERNACIONAL. Sólo esta guardia, y no los mi-
serables lacayos socialdemócratas del imperialismo, interpre-
ta los intereses y necesidades de la clase obrera, esta guardia
gloriosa será la que lleve al proletariado internacional, bajo
la bandera de Marx, Engels, Lenin y Stalin, al triunfo sobre
las fuerzas del viejo mundo.
Pero Jos bolcheviques saben que la victoria jamás llega
sola, que es necesario prepararla y conquistarla. Aprender de
Stalin el marxismo creador; aprender de Stalin el arte de or-
ganizar un Partido Bolchevique; aprender de Stalin a conso-
lidar los lazos de unión con las masas, cualesquiera que sean

19
STALIN por George Dimitrof

las circunstancias; aprender de Stalin a luchar contra el so-


cial-democratismo; aprender de Stalin la audacia revoluciona-
ria y el realismo revolucionario; aprender de Stalin a ser in-
trépido en la lucha e implacable con el enemigo de clase;
aprender de Stalin a vencer, con voluntad inquebrantable, to-
das las dificultades para derrotar al enemigo; aprender de Sta-
lin a ser fiel hasta el fin a la causa del internacionalismo pro-
letario, constituye la condición más importante para preparar
y conquistar la victoria de la clase obrera.

GEORGE DIMITROF.

20
IOSIF VISARIONOVICH STALIN
( E s b o z o B i o g r á f i c o )

I
Iosif Visarionovich Stalin (Dzhugashvili) nació el 21 de
diciembre de 1879 en la ciudad de Gori, provincia de Tiflís.
Su padre, Visarión Ivanovich Dzhugashvili, de nacionalidad
georgiana, era de origen campesino, oriundo del pueblo Didi-
Lilo, provincia de Tiflís, de profesión zapatero, más tarde
obrero de la fábrica de calzado de Adeljánov, en Tiflís. Su
madre, Ekaterina Gueorguievna Dzhugashvili, era hija del
siervo Geladse, del pueblo Gambareuli.
En el otoño de 1888, Stalin ingresó en el seminario ecle-
siástico de Gori. En 1894, Stalin terminó los estudios en dicho
colegio y en el mismo año ingresó en el seminario de Tiflís.
En Rusia, en virtud del desarrollo del capitalismo indus-
trial y del incremento del movimiento obrero, comenzó a di-
fundirse ampliamente en aquellos años el marxismo. La
"Unión de lucha por la emancipación de la clase obrera", de
Petersburgo, creada y dirigida por Lenin, dió gran impulso
al desarrollo del movimiento socialdemócrata en todo el país.
La ola del movimiento obrero llegó hasta Transcaucasia, don-
de ya había penetrado el capitalismo y donde era fuerte la
opresión nacional y colonial. Transcaucasia era una colonia
típica del zarismo ruso, un país económicamente atrasado,
agrario, con fuertes restos de feudalismo, poblado por nume-
rosas nacionalidades que vivían entrecruzadas. En los últimos
veinticinco años del siglo XIX, el capitalismo comenzó a des-

21
STALIN. Esbozo Biográfico.

arrollarse rápidamente en Transcaucasia, sometiendo a los


obreros y campesinos a una explotación feroz, agudizando la
opresión nacional y colonial. Con particular celeridad des-
arrollábase la industria minera, la extracción y destilación
del petróleo, en la que el capital extranjero se había apode-
rado de las posiciones básicas.
"El capitalismo ruso —escribía Lenin— enrolaba, de ese
modo, al Cáucaso en el intercambio mundial, nivelaba sus
peculiaridades locales —reminiscencias del antiguo encasti-
llamiento patriarcal—, creándose un mercado para sus fábri-
cas. El país, escasamente poblado a comienzos del período
que sigue a la reforma, o poblado por los montañeses, que se
hallaban al margen de la economía mundial e incluso al mar-
gen de la historia, convertíase en un país de industriales pe-
trolíferos, negociantes en vinos y fabricantes de trigo y taba-
co..." (Lenin: Obras completas, t. III, pág. 464, ed. rusa.) Con
la aparición de los ferrocarriles y de las primeras fábricas y
talleres en el Cáucaso, aparece también la clase obrera. Un
desarrollo particularmente acelerado adquiere el Bakú petro-
lífero, importante centro industrial y obrero del Cáucaso.
El desarrollo del capitalismo industrial iba acompañado
por el incremento del movimiento obrero. En los años de 1890
a 1900 desarrollaron una labor revolucionaria en Transcau-
casia los marxistas rusos allí desterrados. Comenzó a pro-
pagarse el marxismo. El seminario de Tiflís era entonces un
foco de todo género de ideas de liberación, tanto populistas-
nacionalistas como marxistas-internacionalistas, que se difun-
dían entre la juventud; estaba repleto de diferentes círculos
secretos. El régimen jesuítico que imperaba en el seminario
despertó en Stalin una viva protesta, alimentó y fortaleció
su espíritu revolucionario. A los quince años, Stalin se con-
vierte en un revolucionario.
"En el movimiento revolucionario —dice Stalin— ingresé

22
STALIN. Esbozo Biográfico.

a la edad de quince años, cuando me hube relacionado con


los grupos ilegales de los marxistas rusos que vivían enton-
ces en Transcaucasia. Estos grupos influyeron grandemente
en mí y me inculcaron el amor a la literatura ilegal marxis-
ta." (Stalin: Entrevista con el escritor alemán Emil Ludwiq,
pág. 9, ed. rusa.)
En 1896-97, Stalin se pone al frente de los círculos mar-
xistas del seminario. En agosto de 1898, ya ingresa formal-
mente en la organización de Tiflís del Partido Obrero Social-
demócrata de Rusia. Stalin se hace miembro del grupo "Me-
same-dasi", primera organización socialdemócrata georgiana,
que de 1893 a 1898 desempeñó cierto papel positivo en cuanto
a la difusión de las ideas marxistas. "Mesame-dasi" no era
una organización políticamente homogénea, pues la mayoría
de sus afiliados abrazaban las posiciones del "marxismo le-
gal" y se inclinaban hacia el nacionalismo burgués. Stalin,
Ketsjoveli y Tsulukidse constituyeron el núcleo dirigente de
la minoría marxista revolucionaria de "Mesame-dasi", que se
había convertido en el germen de la socialdemocracia revo-
lucionaria de Georgia.
Stalin trabaja mucho y tenazmente para aumentar sus co-
nocimientos. Estudia el "Capital" de Marx, el "Manifiesto del
Partido Comunista" y otras obras de Marx y Engels; lee las
obras de Lenin dirigidas contra los populistas, el "marxismo
legal" y el "economismo". El círculo de las exigencias teóri-
cas de Stalin es amplio en extremo: estudia filosofía, econo-
mía política, historia, ciencias naturales, lee a los clásicos de
la literatura. Stalin se convierte en un marxista culto. Ya en-
tonces las obras de Lenin habían impresionado profundamen-
te a Stalin.
"Cueste lo que cueste, tengo que verle", dijo Stalin, des-
pués de leer el trabajo de Tulin (Lenin)—recuerda uno de los
compañeros, que conocía muy bien a Stalin en aquella épo-

23
STALIN. Esbozo Biográfico.

ca—. ("Relatos de viejos obreros de Transcaucasia sobre el


gran Stalin. Memorias del camarada P. Kapanadse", ed. rusa.)
En aquel período, Stalin realiza una intensa labor de pro-
paganda en los círculos obreros, participa en las reuniones
ilegales de los trabajadores, escribe octavillas, organiza huel-
gas. Era ésta la primera escuela de trabajo revolucionario
práctico, cursada por Stalin entre los obreros avanzados de
Tiflís.
"Recuerdo el año 1898 —decía Stalin—, cuando por vez
primera me enviaron a dirigir un círculo obrero de los talle-
res ferroviarios... Aquí, en medio de estos camaradas, recibí
entonces mi primer bautismo de fuego revolucionario... Mis
primeros maestros fueron los obreros de Tiflís." ("Pravda",
núm. 136, 16 junio 1926.)
En el seminario, donde estaba organizada una severa vi-
gilancia de los "sospechosos", empiezan a darse cuenta de la
labor revolucionaria ilegal de Stalin. El 29 de mayo de 1899,
le expulsan por hacer propaganda marxista. Durante algún
tiempo, Stalin se ocupa en dar clases particulares y luego en-
tra a trabajar en el Observatorio geofísico de Tiflís, en cali-
dad de calculador-observador, sin cesar ni por un instante
en su labor revolucionaria.
Ya en aquel período, Stalin es uno de los más destacados
y enérgicos militantes de la organización socialdemócrata de
Tiflís. "Durante el período de 1898 a 1900, se había formado
y había cristalizado el grupo dirigente central de la organi-
zación socialdemócrata de Tiflís... Este grupo llevó a cabo
una enorme labor revolucionaria de propaganda y de organi-
zación para crear una organización ilegal del Partido social-
demócrata." (L. Beria: Sobre las cuestiones de la historia de
las organizaciones bolcheviques en Transcaucasia", ed. rusa.)
Stalin se encuentra a la cabeza de este grupo. La "Unión de
lucha por la emancipación de la clase obrera", creada por

24
STALIN. Esbozo Biográfico.

Lenin, servía de modelo por el que se guiaban fielmente en


su labor los socialdemócratas revolucionarios de Tiflís. El
movimiento obrero de Tiflís, dirigido por la minoría revolu-
cionaria de "Mesame-dasi" (Stalin, Ketsjoveli, Tsulukidse),
comienza en este período a rebasar los viejos marcos de la
mera labor de propaganda individual entre los obreros des-,
tacados. La agitación entre las masas mediante la publica-
ción de octavillas sobre temas de actualidad, mediante mítines,
relámpago y manifestaciones políticas contra el zarismo, es
puesta en primer plano por la vida misma. La nueva táctica
es recibida con bayoneta calada por la mayoría oportunista
de "Mesame-dasi", que se inclinaba hacia el "economismo",
temía los métodos revolucionarios, era contraria a la lucha
política "callejera" contra la autocracia. Stalin y la minoría
revolucionaria de "Mesame-dasi" sostienen una lucha encar-
nizada e intransigente contra los oportunistas, en favor de la
nueva táctica, la táctica de la agitación política de masas y
encuentra un cálido apoyo entre los obreros avanzados de
Tiflís.
En el paso de los socialdemócratas de Tiflís a los nuevos
métodos de trabajo, desempeñó un papel notable Víctor Kur-
natovski, marxista erudito, fiel discípulo y compañero de lu-
cha más cercano a Lenin, sembrador de las ideas leninistas
en Transcaucasia. A su llegada a Tiflís, en el otoño de 1900
establece relaciones estrechas con Stalin y con la minoría de
"Mesame-dasi", se convierte en el amigo y colaborador más
íntimo de Stalin.
Cuando, en diciembre de 1900, empezó a aparecer la "Is-
kra" leninista, Stalin adoptó íntegramente sus posiciones. Sta-
lin inmediatamente reconoció en Lenin al verdadero creador
del Partido marxista, al jefe y maestro.
"Al conocer la actuación revolucionaria de Lenin, en los
últimos años del siglo XIX y, sobre todo, después, de 1901,

25
STALIN. Esbozo Biográfico.

después de la publicación de "Iskra", me convencí de que


teníamos en Lenin un hombre extraordinario. No era entonces,
a mis ojos, un simple jefe del Partido; era su verdadero crea-
dor, porque sólo él comprendía la naturaleza misma y las ne-
cesidades urgentes de nuestro Partido. Cuando lo comparaba
con los otros jefes de nuestro Partido, me parecía siempre que
los compañeros de lucha de Lenin (Plejánov, Mártov, Axelrod
y otros) estaban a cien codos por debajo de él; que Lenin, en
comparación con ellos, no era simplemente uno de los jefes
del Partido, sino un jefe de tipo superior, un águila de las
montañas, sin miedo en la lucha y conduciendo audazmente
al Partido hacia adelante, por el camino todavía inexplorado
del movimiento revolucionario ruso." (I. Stalin: "Lenin", ed es-
pañola, 1939, pág. 35.)
En Stalin se había hecho carne la fe sin límites en el genio
Revolucionario de Lenin. Se encaminó por la senda de Lenin.
Jamás se ha desviado de este camino, y después de la muer-
te de Lenin continúa intrépido y seguro su obra.
En el comienzo de la crisis económica, bajo la influencia
del movimiento obrero en Rusia y como resultado de la acti-
vidad de los socialdemócratas de Tiflís, crece en 1900-1901
la ola de las huelgas económicas, que invaden una empresa
tras otra. En agosto de 1900, se desarrolla una huelga gran-
diosa de los obreros de los talleres y parques ferroviarios. En
esta huelga, toma parte activa M. I. Kalinin, que, desterrado
de Petersburgo, hallábase en el Cáucaso. El 22 de abril de
1901, organizase en el centro de Tiflis una manifestación con
motivo del próximo Primero de Mayo. Stalin es su organizador
y dirigente. La "Iskra" leninista consideró esta manifestación
como un suceso de significación histórica para todo el Cáu-
caso; su influencia sobre todo el movimiento obrero posterior
en el Cáucaso fué excepcionalmente grande.
Así, en estos años, bajo la dirección de la minoría revolu-

26
STALIN. Esbozo Biográfico.

cionaria de "Mesame-dasi", encabezada por Stalin, se efec-


tuó en el movimiento obrero de Georgia el paso de la propa-
ganda en círculos estrechos a la agitación política de masas.
Con ello, comienza también en el Cáucaso a realizarse la fu-
sión del socialismo con el movimiento obrero, como lo había
logrado brillantemente unos años antes la "Unión de lucha"
de Petersburgo, dirigida por Lenin.
Alarmado por el incremento de la lucha revolucionaria
del proletariado en Transcaucasia, el gobierno zarista acen-
túa las represiones, calculando frenar por este medio el movi-
miento. En la noche del 22 de marzo de 1901, la Policía hace
un registro en el Observatorio, donde vivía y trabajaba Sta-
lin. Este registro y la orden de arresto dada por la Ojrana,
como se supo más tarde, obligan a Stalin a pasar a la ilega-
lidad. Desde este momento, comienza su vida agitada y he-
roica de revolucionario profesional de tipo leninista, actuan-
do en la clandestinidad rusa hasta la misma revolución de
febrero de 1917.
Los sátrapas zaristas se veían impotentes ante la marcha
ascendente del movimiento revolucionario. Desde septiembre
de 1901, a iniciativa de Stalin y Ketsjoveli, empezó a apare-
cer el periódico "Brdsola" ("La Lucha"), el primer periódico
socialdemócrata ilegal georgiano, que aplicaba de un modo
consecuente la idea de la "Iskra" leninista, declarando una
guerra sin cuartel a todo el círculo de ideas oportunistas.
"Brdsola" era, en Rusia, el mejor periódico marxista después
de "Iskra". La publicación de octavillas en los distintos idio-
mas de la multinacional Transcaucasia adquiere también am-
plias proporciones. "Magníficamente escritas, aparecían pro-
clamas en ruso, georgiano y armenio, y eran ampliamente di-
fundidas en todas las barriadas de Tiflís", escribió la "Iskra"
leninista refiriéndose a la actividad de los socialdemócratas
en Tiflís. ("Iskra", núm. 25, 15 de septiembre de 1902.) Lado

27
STALIN. Esbozo Biográfico.

Ketsjoveli, el compañero de lucha más próximo de Stalin, con


el que mantenía un contacto constante, creó en Bakú un Co-
mité de orientación leninista-iskrista y organizó una imprenta
clandestina. El 11 de noviembre de 1901, se celebró la Confe-
rencia de la organización socialdemócrata de Tiflís, eligién-
dose el Comité del P. O. S. D. R. de aquella ciudad. Stalin en-
tró a formar parte del mismo. Pero permanece poco tiempo
en Tiflís. A fines de noviembre, por encargo del Comité de
Tiflís, Stalin se traslada a Batum, el tercer centro proletario
por su importancia (después de Bakú y Tiflís) en el Cáucaso.
En Batum, Stalin desarrolla una tenaz labor revoluciona-
ria: se pone en contacto con los obreros avanzados, crea círcu-
los, dirige personalmente una serie de éstos, organiza
una imprenta clandestina, escribe octavillas, llenas de
fuego, las imprime y difunde, dirige la lucha de los obre-
ros en los talleres de Rotchild y Mantachev, organiza la pro-
paganda revolucionaria en el campo. Stalin crea en Batum
una organización socialdemócrata, funda el Comité P. O.
S. D. R. en esta ciudad, dirige las huelgas en las fábricas y
talleres. El 9 de marzo de 1902, Stalin organiza la célebre
manifestación política de los obreros de Batum, que dirigió
yendo a la cabeza. Aquí puso en práctica Stalin la fusión de
la huelga con la manifestación política.
Así es como, en aquel período, en lucha decidida e intran-
sigente contra el oportunismo, se formó y creció la organiza-
ción leninista-iskrista en Transcaucasia. Su organizador y
dirigente más destacado fué Stalin, a quien los obreros de
Batum ya llamaban entonces maestros de los obreros. La or-
ganización leninista-iskrista, en Transcaucasia, se estructuró
sobre las bases sólidas del internacionalismo proletario, unien-
do en sus filas a los proletarios avanzados de las diversas
nacionalidades: georgianos, armenios, azerbaidzhanos, rusos.
Lenin citó más tarde reiteradas veces el ejemplo de la orga-

28
STALIN. Esbozo Biográfico.

nización del Partido en Transcaucasia, como modelo de in-


ternacionalismo proletario.
El crecimiento de la lucha de los obreros de Batum cau-
só serio desasosiego al gobierno. Los esbirros policíacos bus-
caban con empeño a los "promotores". El 5 de abril de 1902,
Stalin es detenido. Pero, en la cárcel (primero, en la de Batum;
más tarde, desde el 19 de abril de 1903, en la de Kutaís, fa-
mosa por su régimen duro; luego, otra vez, en la de Batum),
Stalin no rompe el lazo de unión con la labor revolucionaria.
Hallándose en la cárcel, Stalin se entera, por los camaradas
que habían vuelto del II Congreso, de las serias divergencias
entre los bolcheviques y los mencheviques. Stalin adopta re-
sueltamente la posición de Lenin, de los bolcheviques.
A fines de noviembre de 1903, Stalin es deportado por
tres años a la Siberia oriental, al distrito de Balagán, provin-
cia de Irkutsk, a la aldea de Nóvaia Udá. Hallándose en el
destierro, Stalin recibe una carta de Lenin.
"Conocí a Lenin por primera vez en 1903 —dice Stalin—.
Por cierto, esto ocurrió sin que yo lo viese, por corresponden-
cia. Pero este conocimiento dejó en mí una impresión indele-
ble, que continuó durante todo el tiempo de mi trabajo en el
Partido. Me encontraba entonces en Siberia, deportado... La
esquela de Lenin era relativamente corta, pero contenía una
crítica audaz y valiente de las actividades prácticas de nues-
tro Partido, así como una exposición extraordinariamente cla-
ra y concisa de todo el plan de trabajo del Partido para un
porvenir próximo." (Stalin: "Lenin", págs. 35-36, ed. española.)
Stalin permaneció poco tiempo en la deportación. Ardía en
deseos de poner manos a la obra para realizar el plan leni-
nista de organización del Partido bolchevique. El 5 de enero
de 1904, Stalin se evade del lugar de la deportación. En fe-
brero de 1904, Stalin se encuentra nuevamente en el Cáucaso,
primero en Batum y más tarde en Tiflís.

29
STALIN. Esbozo Biográfico.

II

Stalin pasó casi dos años en la cárcel y en el destierro.


Fueron éstos años en que proseguía el ascenso revoluciona-
rio en el país. Durante ellos, se celebró el II Congreso del P.
O. S. D. R., el cual consolida el triunfo del marxismo sobre el
"economismo". Pero a los viejos oportunistas, los "economis-
tas", deshechos por el Partido, les sustituyeron los nuevos
oportunistas, los mencheviques. Después del Congreso se des-
encadenó una lucha encarnizada entre los bolcheviques, con
Lenin a su frente, y los mencheviques, contra las ideas opor-
tunistas de éstos, contra su obra de escisión y desorganiza-
ción. La guerra rusojaponesa, que se inició entonces, y la re-
volución que iba madurando agudizaron más aún esta lucha.
Lenin entendía que la convocatoria del III Congreso daría
una salida de la crisis del Partido, y la lucha por el Congreso
pasó a ser la tarea central de todos los bolcheviques.
El apoyo seguro de Lenin en esta lucha, en el Cáucaso,
era Stalin, quien se hallaba al frente de los bolcheviques de
Transcaucasia. En aquel período, Stalin desarrolló su labor
bajo la bandera de lucha sin cuartel contra el menchevismo.
Stalin era miembro del Comité federal del P. O. S. D. R., en
el Cáucaso, dirigiendo su trabajo. Stalin era infatigable: de
un modo sistemático recorría las regiones de Transcaucasia
(Batum, Chitauri, Kutaís, Tiflís, Bakú, las regiones campesi-
nas de la Georgia occidental), reforzaba las antiguas orga-
nizaciones del Partido y fundaba otras nuevas; luchando du-
ramente contra los mencheviques y demás enemigos del mar-
xismo, organizó numerosas controversias, defendiendo enér-

30
STALIN. Esbozo Biográfico.

gicamente las posiciones bolcheviques, denunciando la poli-


tiquería y el oportunismo de los mencheviques y de los con-
ciliadores con éstos.
"Bajo la dirección del camarada Stalin, en diciembre de
1904, estalló en Bakú una gran huelga, que duró del 13 al 31
de dicho mes, terminando con la firma de un contrato colectivo
de trabajo entre los obreros y los patronos de la industria
petrolera, el primer contrato de este tipo que registra la his-
toria del movimiento obrero de Rusia.
La huelga de Bakú fué el comienzo del auge revoluciona-
rio en Transcaucasia.
La huelga de Bakú "fué la señal para las gloriosas ac-
ciones de enero y febrero en toda Rusia". ("Stalin", L. Beria,
"Sobre las cuestiones de la historia de las organizaciones bol-
cheviques en Transcaucasia", ed rusa.)
Esta huelga —dice el Compendio de Historia del P. C. (b)
de la U. R. S. S.— fué, en vísperas de la gran tempestad revo-
lucionaria, como el rayo que precede a la tormenta.
Stalin llevaba a la práctica con perseverancia las direc-
tivas de Lenin, desarrollaba y defendía las ideas bolcheviques
ante las masas, organizaba la lucha por el III Congreso. Le-
nin mantenía un contacto estrecho y constante con el Comité
federal del Cáucaso.
Durante los años de la primera revolución rusa, Stalin se
hallaba al frente de toda la lucha ideológica y política de los
bolcheviques del Cáucaso contra los mencheviques, los social-
revolucionarios, los nacionalistas, los anarquistas. Las publi-
caciones del Partido eran el arma más poderosa en esta lu-
cha. Stalin fué el organizador y el iniciador de casi todas
las publicaciones del Cáucaso, dando una amplitud sin pre-
cedentes, en las condiciones de la Rusia zarista, a la edición
de libros, periódicos, folletos y proclamas ilegales. Una em-

31
STALIN. Esbozo Biográfico.

presa de notable audacia de la Federación del Cáucaso y un


ejemplo destacado de la técnica clandestina bolchevique fué
la imprenta ilegal de Avlabar, que funcionó en Tiflís desde
principios de 1904 hasta abril de 1906. Esta imprenta publicó
los trabajos de Lenin "La dictadura revolucionaria democrá-
tica del proletariado y de los campesinos", "A los campesi-
nos pobres", los folletos de Stalin "A propósito de las discre-
pancias en el Partido", "Dos choques" y otros; el programa y
los estatutos del Partido; decenas de octavillas, una parte
considerable de las cuales fueron escritas por Stalin. Esta
imprenta publicaba los periódicos "Borbá Proletariata" ("La
Lucha del proletariado") y "Listok Proletarskoi Borbí" ("La
Hoja de la lucha del proletariado"). Los libros, los folletos y
los periódicos eran publicados en tres idiomas, con una tirada
de varios millares de ejemplares.
Un papel fundamental en cuanto a la defensa de las posi-
ciones del bolchevismo en el Cáucaso, a la propaganda y al
desarrollo de las ideas de Lenin desempeñó "Borbá Proletaria-
ta", órgano de la Federación del Cáucaso del P. O. S. D. R.,
redactado por Stalin, órgano que era un sucesor digno de
"Brdsola", "Borbá Proletariata" era, después de "Proletari"
("El Proletario"), el órgano central del Partido, el mejor y ma-
yor periódico bolchevique. En casi todos los números, apare-
cían artículos de Lenin, reproducidos del "Proletari". Nume-
rosos artículos de la mayor importancia fueron escritos por
Stalin, el cual aparece en ellos como un polemista de talento,
como una de las mayores fuerzas literarias y teóricas del Par-
tido, como jefe político del proletariado, como el partidario fiel
de Lenin. En sus artículos y folletos, Stalin examina y estu-
dia una serie de problemas teóricos y políticos, Stalin descu-
bre con pleno acierto la falsedad ideológica de las corrientes
y fracciones antibolcheviques, su oportunismo y su traición.
Los golpes que descargaba sobre los enemigos daban certe-

32
STALIN. Esbozo Biográfico.

ramente en el blanco. Lenin expresó su admiración por "Bor-


bá Proletariata", por su firmeza marxista, por sus excelentes
cualidades literarias.
Stalin, el discípulo más profundo y consecuente de Lenin,
su compañero de armas, desempeñó en el Cáucaso un papel
destacado en cuanto al aplastamiento ideológico del menche-
vismo y a la defensa de las bases ideológicas, orgánicas y
tácticas del Partido marxista. Las obras de Stalin que datan
de aquel período son un modelo de defensa consecuente de
las posiciones del leninismo y se distinguen por su profundi-
dad teórica, por su intransigencia con el oportunismo.
En su notable folleto "A propósito de las discrepancias en
el Partido" y en el artículo "Respuesta al Socialdemócrata",
Stalin defendió enérgica y resueltamente las bases ideológicas
del Partido marxista. El folleto que acabamos de citar (fué
escrito a principios de 1905 y vio la luz en edición ileqal en
el verano del mismo año) pertenece a las obras de mayor
relieve del pensamiento bolchevique. Este trabajo de Stalin
guarda relación directa con la obra histórica de Lenin "¿Qué
hacer?" y defiende resueltamente las geniales ideas de Lenin.
En este folleto, Stalin destruye con su crítica demoledora la
teoría oportunista de la espontaneidad y fundamenta el valor
y la significación que para la clase obrera tienen el partido
revolucionario y la teoría revolucionaria.
"El movimiento obrero —escribía el camarada Stalin —
debe fundirse con el socialismo; su actividad práctica debe ir
en relación estrecha con la teoría, dando así al movimiento
obrero espontáneo un sentido socialdemócrata y una fisono-
mía propia... Nosotros, los socialdemócratas, debemos impe-
dir que el movimiento obrero espontáneo siga la senda del
tradeunionismo, debemos dirigirlo por el cauce socialdemó-
crata, inculcar la conciencia socialista a este movimiento y
agrupar las fuerzas avanzadas de la clase obrera en un Par-

33
STALIN. Esbozo Biográfico.

tido centralizado. Nuestro deber es el de dirigir siempre y en


todas partes este movimiento, luchando enérgicamente con-
tra todos —enemigos o "amigos"— los que se cruzan en el
camino hacia la realización de nuestros objetivos sagrados."
La intervención de Stalin fué aprobada plenamente por
Lenin. Al enjuiciar el artículo de Stalin "Respuesta al Social-
demócrata", publicado en "Borbá Proletariata" en agosto de
1905, Lenin señaló en "Proletari" (núm. 22), el órgano central
del Partido, "la manera notable de plantear la célebre cues-
tión de la «inculcación de la conciencia desde fuera»".
En una serie de artículos, Stalin fundamenta la teoría pro-
pugnada por Lenin en el II Congreso y después de éste. En el
artículo "La clase proletaria y el partido del proletariado"
(publicado en el núm. 8 de "Borbá Proletariata", 1 enero de
1905), consagrado al artículo primero de los Estatutos del Par-
tido, Stalin defendió las bases orgánicas del Partido, abrazan-
do enteramente las posiciones de la doctrina de Lenin acerca
del Partido, desarrollando y fundamentando las ideas leninis-
tas. Este artículo defiende las ideas del bolchevismo en el te-
rreno de la organización, expuestas por Lenin en su conocido
libro "Un paso adelante, dos pasos atrás".
"Hasta el día de hoy —escribía Stalin— nuestro Partido
se parecía a una familia patriarcal hospitalaria, dispuesta a
acoger a todos los que simpaticen con él. Pero después de
que nuestro Partido se hubo transformado en una organización
centralizada, se ha despojado de sus hábitos patriarcales y se
parece totalmente a una fortaleza cuyas puertas se han de
abrir solamente ante quienes merezcan pasar por ellas. Y esto
tiene para nosotros una gran importancia. Mientras la auto-
cracia trata de corromper la conciencia de clase del proleta-
riado por medio del "tradeunionismo", del nacionalismo, del
clericalismo, etc.; cuando, por otra parte, los intelectuales li-
berales tratan obstinadamente de matar la independencia

34
STALIN. Esbozo Biográfico.

política del proletariado y de conseguir la tutela sobre él, en


este momento debemos nosotros dar muestras de vigilancia
extrema y no olvidar que nuestro Partido es una fortaleza
cuyas puertas se abren únicamente ante los que lo merez-
can". El artículo "Cómo comprende la socialdemocracia el
problema nacional" (publicado en el núm. 7 de "Borbá Prole-
tariata" de 1 septiembre 1904) es un notable comentario al
programa nacional del P. O. S. D. R. En este artículo, Stalin
fundamenta y esclarece el programa del Partido en cuanto al
problema nacional, somete a una crítica demoledora el prin-
cipio oportunista del deslindamiento nacional del proletaria-
do, defiende de un modo consecuente la estructura interna-
cionalista de las organizaciones proletarias de clase. En este
artículo, Stalin interviene como un gran teórico del problema
nacional, que domina magistralmente el método dialéctico
marxista, presentando en forma embrionaria las ideas que
más tarde había de desarrollar Stalin en su trabajo "El mar-
xismo y el problema nacional".
Desde los pasos iniciales de la primera revolución rusa,
Stalin defendió y aplicó con toda energía la estrategia y la
táctica leninistas en la revolución, la idea leninista de la he-
gemonía del proletariado en la revolución, la idea leninista de
la transformación de la revolución democráticoburguesa en
revolución socialista. La proclama del Comité de la Federa-
ción del Cáucaso del P. O. S. D. R., en Tiflís, con ocasión de la
campaña de banquetes sostenida por los liberales de aquella
ciudad, decía:
"No es la palabra cobarde de los liberales, sino la nuestra,
franca y audaz, la que debe extenderse a través de toda Ru-
sia. No son los liberales, sino nosotros los que debemos mar-
car la pauta a todo el movimiento revolucionario. Debemos
reclamar la República democrática a base del sufragio uni-

35
STALIN. Esbozo Biográfico.

versal, debemos luchar tanto contra la autocracia como con-


tra la burguesía."
El Comité federal del Cáucaso, dirigido por Stalin, propa-
gaba infatigablemente los acuerdos del III Congreso del Par-
tido, exhortando a los obreros y campesinos a la insurrección
armada. Las octavillas stalinianas de 1905 constituyen un
modelo de la propaganda de las ideas bolcheviques entre las
masas. En sus artículos "La insurrección armada y nuestra
táctica", "La reacción se recrudece" y otros, Stalin rebate y
aniquila a los líderes mencheviques, defendiendo y propa-
gando con toda consecuencia la necesidad de la insurrección
armada.
La huelga general de octubre, que demostró la fuerza, la
potencia del movimiento obrero, forzó al zar, muerto de miedo,
a lanzar su mensaje del 17 de octubre, prometiendo al pueblo
toda clase de libertades. Pero esto no fué más que un engaño
a las masas populares, un subterfugio zarista, una especie de
tregua que el zar necesitaba para adormecer a los crédulos,
ganar tiempo, reunir las fuerzas para luego descargar un gol-
pe sobre la revolución. Los bolcheviques aclaraban a las ma-
sas que el mensaje del 17 de octubre era una celada. El "Men-
saje de octubre" encuentra a Stalin en Tiflís, en el fragor de la
lucha por el plan táctico de Lenin, por las consignas bolche-
viques de la revolución, y aquel mismo día, al intervenir en
un mitin obrero, Stalin dijo:
"¿Qué necesitamos para conseguir un verdadero triunfo?
Necesitamos tres cosas: armamento, armamento y más arma-
mento." (Compendio de Historia del P. C. (b) de la U. R. S. S.,
Página 94.)
Al defender la idea de la necesidad de la insurrección
armada de todo el pueblo para conseguir el triunfo de la re-
volución, Stalin, en la proclama escrita en noviembre de 1905

36
STALIN. Esbozo Biográfico.

para el Comité de Tiflís de la Federación del Cáucaso del


P. O. S. D. R., decía lo siguiente:
"La huelga política general, que acaba de desencadenar-
se, huelga poco común, sin par, por su grandiosidad, no sólo
en la historia de Rusia, sino en el mundo entero, puede quizá
terminar hoy sin revestir la forma de insurrección de todo el
pueblo, pero esto será tan sólo para volver mañana a con-
mocionar al país con fuerza redoblada y adquirir la forma
de una grandiosa insurrección armada, que dirima el pleito
secular entre el pueblo y la autocracia zarista y aplaste a
este monstruo abominable... La insurrección armada de todo
el pueblo: ¡he aquí el gran problema que se plantea ante el
proletariado de Rusia en estos instantes y que reclama im-
periosamente solución!"
En aquel tiempo, Stalin realizaba una gran labor revolu-
cionaria en Transcaucasia. Bajo la dirección de Stalin, la
IV Conferencia bolchevique de la Federación del Cáucaso
del P. O. S. D. R. (noviembre de 1905) tomó el acuerdo de re-
forzar la lucha por la preparación y realización de la insu-
rrección armada, por el boicot de la Duma zarista, por el des-
envolvimiento y refuerzo de las organizaciones revoluciona-
rias obreras y campesinas, esto es, de los Soviets de diputa-
dos obreros, de los comités de huelga, de los comités revolu-
cionarios campesinos. Stalin desenmascaró y rebatió a los
mencheviques, como adversarios de la revolución y de la
insurrección armada. Stalin preparó incesantemente a los obre-
ros para la lucha final contra la autocracia. Por toda Trans-
caucasia se propagó la llama del incendio revolucionario.
Ya el III Congreso del Partido, en la resolución propuesta por
Lenin, "A propósito de los acontecimientos en el Cáucaso",
destacó especialmente la actividad de las organizaciones bol-
cheviques de Transcaucasia, como "las organizaciones más

37
STALIN. Esbozo Biográfico.

combativas de nuestro Partido", e invitó a todo el Partido a


prestarles toda clase de apoyo.
En diciembre de 1905, Stalin va como delegado de los bol-
cheviques de Transcaucasia a la primera Conferencia bolche-
vique de toda Rusia, celebrada en Tammerfors (Finlandia),
donde por primera vez se encuentran personalmente Lenin
y Stalin.
En esta Conferencia, el camarada Stalin fué elegido miem-
bro de la Comisión política encargada de redactar las reso-
luciones, y en ella trabajó junto con Lenin, como uno de los
dirigentes destacados del Partido.
Después de la derrota de la insurrección de diciembre,
comienza un viraje hacia el retroceso paulatino de la revolu-
ción. El Partido prepara el IV Congreso del P. O. S. D. R. La
lucha entre los bolcheviques y los mencheviques se reanuda
con nuevo vigor. Aparecen en la escena los elementos anarco-
sindicalistas, que alborotan particularmente en Tiflís. Stalin
se encuentra en el centro de la lucha de todas las corrientes
antiproletarias en Transcaucasia.
Stalin toma parte activa en el IV Congreso del P. O. S. D. R.
(de Estocolmo. en abril de 1906), en el que, junto con Lenin,
defendió contra los mencheviques la línea bolchevique en la
revolución. Al contestar a los mencheviques, Stalin planteó
el problema en términos tajantes:
"O hegemonía del proletariado o hegemonía de la burgue-
sía democrática: así es como está planteado el problema den-
tro del Partido y en esto es en lo que estriban nuestras dis-
crepancias."
Poco después del Congreso, Stalin escribió el folleto "El
momento actual y el Congreso de unificación del Partido
obrero", en el que Stalin analizó las enseñanzas de la insurrec-
ción armada de diciembre, estableciendo los fundamentos de

38
STALIN. Esbozo Biográfico.

la línea bolchevique en la revolución, e hizo el balance de la


labor del IV Congreso del P. O. S. D. R.
Después del Congreso, Stalin vuelve a Transcaucasia,
donde desarrolla una lucha intransigente contra el menche-
vismo y otras tendencias antiproletarias. Stalin dirige los pe-
riódicos bolcheviques legales que aparecían en Tiflís en geor-
giano: "Ajali Zjovreba" ("Vida Nueva"), "Ajali Droeba"
("Tiempos Nuevos"), "Chveni Zjovreba" ("Nuestra Vida"),
"Dro" ("El Tiempo").
De aquella época data la serie de notables artículos de
Stalin: "Anarquismo o socialismo", escritos con motivo de las
actividades de los anarquistas-kropotkinistas en Transcauca-
sia. En medio del declive de la oleada revolucionaria y del
comienzo de la reacción, pasó al orden del día, como tarea in-
mediata para el Partido, la defensa de las bases teóricas del
bolchevismo. En aquellos años, Lenin escribió su trabajo ge-
nial "Materialismo y empiriocriticismo". Stalin también in-
tervino en defensa de las bases teóricas del marxismo. En sus
artículos, Stalin sostuvo y desarrolló las bases teóricas del
Partido marxista: el materialismo dialéctico y el materialismo
histórico. Estos artículos fueron publicados en 1906-1907, en
los periódicos bolcheviques de Transcaucasia. En una forma
popular, Stalin explica en ellos qué son el materialismo y la
dialéctica, qué es el materialismo histórico. Con una profun-
didad excepcional fueron planteados y resueltos en este tra-
bajo los problemas cardinales de la teoría marxista-leninista:
la ineluctabilidad e inevitabilidad de la revolución socialista
y de la dictadura del proletariado, la necesidad de un partido
combativo del proletariado, de un partido de nuevo tipo, dis-
tinto de todos los partidos viejos, reformistas de la II Interna-
cional; fueron expuestas las bases de la estrategia y de la
táctica del Partido. Estos artículo de Stalin forman parte del
tesoro ideológico de nuestro partido Partido, como una valió-

39
STALIN. Esbozo Biográfico.

sa aportación a la teoría del marxismo-leninismo. Son un mo-


delo de análisis profundo de la teoría del marxismo-leninismo,
en relación inseparable con las tareas vitales de la lucha re-
volucionaria de clase del proletariado.
En abril-mayo de 1907, se celebró el V Congreso (de Lon-
dres) del P. O. S. D. R., que consolidó el triunfo de los bolche-
viques, sobre los mencheviques. Stalin tomó parte activa en el
Congreso. De vuelta, publicó el informe sobre sus trabajos:
"Apuntes de un delegado", en el cual enjuició los acuerdos
y el balance del Congreso, defendió las posiciones ideológi-
cas y tácticas bolcheviques, denunció la línea liberal-burgue-
sa de los mencheviques en la resolución y su tendencia liqui-
dadora con respecto al Partido, demostrando la naturaleza de
clase del menchevismo, como una corriente política pequeño-
burguesa.

40
STALIN. Esbozo Biográfico.

III

La primera revolución rusa terminó por una derrota. Des-


de entonces hasta que empezó la segunda, pasaron diez años,
en el transcurso de los cuales los bolcheviques organizaron
a las masas, heroica, abnegada e infatigablemente, educán-
dolas en el espíritu revolucionario, orientando su lucha, for-
jando la futura victoria de la revolución.
Para Lenin y Stalin, fueron años de lucha inflexible por
conservar y fortalecer el Partido revolucionario ilegal, por
aplicar la línea bolchevique en circunstancias nuevas; años de
intenso trabajo de organización y educación de las masas
obreras, años de lucha particularmente encarnizada con la Po-
licía zarista. El zarismo veía en la persona de Stalin un diri-
gente revolucionario de primera fila y hacía todo lo imagina-
ble por impedir su labor revolucionaria. Se sucedían las de-
tenciones, los encarcelamientos y los destierros. De 1902 a
1913, Stalin fué detenido ocho veces, siete deportados y se
evadió otras seis del lugar de confinamiento. Apenas habían
acabado los esbirros zaristas de llevarlo al nuevo punto de
destierro, cuando ya había huido y, nuevamente "en liber-
tad", forjaba la energía revolucionaria de las masas. La re-
volución de febrero de 1917 lo liberó de su último confina-
miento.
En 1907, comienza en la actividad revolucionaria de Sta-
lin el período de Bakú. Al regresar del V Congreso (de Lon-
dres) del P. O. S. D. R., Stalin abandona Tiflís y, por acuerdo
del Partido, se establece en Bakú, principal centro industrial
de Transcaucasia y centro muy importante del movimiento

41
STALIN. Esbozo Biográfico.

obrero de Rusia. Realiza allí una intensísima labor para agru-


par la organización de Bakú alrededor de las consignas de
Lenin, bajo la bandera del bolchevismo. Organiza una cam-
paña para desalojar a los mencheviques de los barrios obre-
ros de Bakú (Balajany, Bibi-Eibat, la Ciudad Negra, la Ciudad
Blanca). Dirige los órganos bolcheviques, clandestinos y le-
gales, "Bakinsi Proletari" ("El Proletario de Bakú"), "Gudok"
("La Sirena"), "Bakinski Rabochi" ("El Obrero de Bakú"), y
orienta la lucha de los obreros de Bakú. La forma en que di-
rigió la campaña en torno a la conferencia de obreros y pa-
tronos de la industria del petróleo para estipular un contrato
colectivo, es un brillante ejemplo de hábil aplicación de la lí-
nea leninista flexible, combinando el trabajo legal y el clan-
destino. Siguiendo de un modo inteligente la táctica leninista
de movilizar a los obreros, mediante la lucha directa por sus
reivindicaciones económicas cotidianas, hacia la lucha polí-
tica contra la monarquía zarista, Stalin consiguió que los bol-
cheviques salieran vencedores en aquella campaña. En la ne-
gra noche de la reacción stolypiniana, el Bakú proletario pre-
senta un espectáculo inaudito: se extiende la lucha proletaria,
resuena por toda Rusia la voz de los periódicos legales bol-
cheviques, creación de Stalin. "¡Los últimos mohicanos de la
huelga política de masas!" (Lenin: Obras completas, t. XV,
pág. 33, ed. rusa.): con estas palabras caracteriza Lenin la
heroica lucha de los obreros de Bakú en 1908.
Stalin agrupa a su alrededor un apretado núcleo de pro-
bados bolcheviques leninistas: Ordzhonikidse, Voroshilov,
Dshaparidse, Shaumián, Spandarián, etc. Acaba por conse-
guir una victoria completa del bolchevismo en la organiza-
ción de Bakú, que se convierte en una verdadera fortaleza.
Dirigido por Stalin, el proletariado de Bakú lucha heroicamen-
te, en las primeras filas del movimiento revolucionario de to-
da Rusia.

42
STALIN. Esbozo Biográfico.

El período de Bakú tiene grandísima importancia para


la vida y la actividad de Stalin. El mismo dice de este
período:
"Dos años de actividad revolucionaria entre los obreros
de la industria petrolífera me templaron como luchador prác-
tico y como uno de los dirigentes prácticos. Puesto en rela-
ción con obreros de Bakú tan avanzados como Vatsek, Sará-
tovets y otros, por una parte, y moviéndome en medio de la
tempestad originada por los profundos conflictos entre los
obreros y patronos petroleros, por otra parte, conocí por pri-
mera vez lo que significaba dirigir a grandes masas obreras.
De modo que allí, en Bakú, recibí mi segundo bautismo de
fuego revolucionario." ("Pravda", núm. 138, 16 junio 1S26.)
El 25 de marzo de 1903, Stalin es detenido y, después de
casi ocho meses de prisión, confinado por dos años en la pro-
vincia de Vologodsk, en Solvychegodsk. El 24 de junio de
1909, se evade y vuelve al trabajo clandestino en Bakú. Apo-
ya por entero la posición de Lenin, interviene enérgicamen-
te contra liquidadores y otsovistas. En la prensa central del
Partido aparecen los históricos artículos de Stalin "Cartas del
Cáucaso". Contienen estas cartas una crítica contundente de
los liquidadores; utilizando el ejemplo de los mencheviques
de Tiflís, desenmascaran la claudicación de los liquidadores
en los problemas tácticos y programáticos. Critican duramen-
te la traición que representa la conducía de los auxiliares del
trotskismo y plantean tareas del momento que luego pasaron
al orden del día de la Conferencia del Partido en Praga: con-
vocatoria de una Conferencia general, publicación de un pe-
riódico legal y creación de un centro práctico ilegal del Par-
tido en Rusia.
El 23 de marzo de 1910, Stalin es nuevamente detenido
en Bakú. Después de medio año de reclusión es confinado
otra vez en Solvychegodsk. Desde su destierro, Stalin se po-

43
STALIN. Esbozo Biográfico.

ne en contacto con Lenin, escribiéndole a fines de 1910 una


carta en la que apoya plenamente la táctica leninista del blo-
que formado en el Partido por los partidarios de conservar
y afirmar el Partido proletario ilegal, fustiga duramente la
"podrida falta de principios" del traidor Trotski y propone un
plan de organización de la labor del Partido en Rusia.
Al terminar el verano de 1911, Stalin huye por tercera
vez del lugar de confinamiento y se traslada a Petersburgo.
Allí organiza y orienta la lucha contra los mencheviques li-
quidadores y los trotskistas, dando más fuerza y cohesión a
las organizaciones bolcheviques de Petersburgo. El 9 de sep-
tiembre de 1911, es detenido en Petersburgo y confinado en
la provincia de Vologodsk, de donde consigue huir en febre-
ro de 1912.
En enero de 1912, tiene lugar un acontecimiento impor-
tantísimo en la vida del Partido: la Conferencia del P.S.D.O.R.
celebrada en Praga, expulsando del Partido a los menchevi-
ques, colocó los cimientos de un Partido nuevo, el Partido del
leninismo, el Partido bolchevique.
Desde los tiempos de la vieja "Iskra", venían preparan-
do los bolcheviques un Partido de este tipo nuevo. Lo prepa-
raban esforzadamente, con empeño, por encima de todos los
obstáculos. Toda la historia de la lucha contra "economis-
tas", mencheviques, trotskistas, ostovistas e idealistas de todos
los tipos, incluso empiricriticistas, fué la historia de la pre-
paración precisamente de un partido así. Papel fundamental
y decisivo desempeñaron en esta labor de preparación obras
de Lenin como "¿Qué hacer?", "Un paso adelante, dos pasos
atrás", "Dos tácticas de la socialdemocracia en la revolución
democrática", "Materialismo y empiriocriticismo". Stalin fué
fiel colaborador de Lenin en esta lucha contra múltiples ene-
migos, su firme apoyo en la lucha por crear un Partido
marxista revolucionario, el Partido bolchevique.

44
STALIN. Esbozo Biográfico.

IV

La Conferencia de Praga previó en sus resoluciones que,


en un futuro próximo, era inevitable un momento ascensional
revolucionario, y tomó todas las medidas necesarias a fin de
que el Partido estuviera debidamente preparado para él. Eli-
gió un Comité Central bolchevique, creó un centro práctico
para dirigir la labor revolucionaria en Rusia (Buró del C.C.
en Rusia), acordó la publicación de "Pravda". Stalin, colabo-
rador del C.C. desde 1910, es elegido, aunque ausente, miem-
bro del C.C. del Partido. A propuesta de Lenin, es puesto al
frente del Buró del C.C. en Rusia. Pero está deportado: hay
que organizar su evasión. Por encargo de Lenin, va a ver a
Stalin a Vologda Sergo Ordshonikidse y le informa de los
acuerdos de la Conferencia de Praga. Y el 29 de febrero de
1912, Stalin vuelve a evadirse del confinamiento. En el poco
tiempo que dura su "libertad", desarrolla una enérgica acti-
vidad: recorre por encargo del C.C. las principales regiones
de Rusia, realiza la labor preparatoria para la celebración del
Primero de Mayo, escribe para esta fecha la conocida procla-
ma del C.C, dirige el semanario bolchevique "Sviesda", Pe-
tersburgo, en los días de la huelga por la matanza del Lena.
Organo poderoso para fortalecer sus organizaciones e
influir sobre las masas fué en manos del Partido bolchevique
el diario de masas bolchevique "Pravda", que se publicaba
en Petersburgo. Se fundó por indicación de Lenin, por inicia-
tiva de Stalin. Bajo la dirección de este último, se preparó el
primer número y se determinó su orientación. "Pravda" nació
con el nuevo momento ascensional del movimiento revolucio-

45
STALIN. Esbozo Biográfico.

nario. Su primer número salió el 22 de abril (5 de mayo) de


1912. Fué una verdadera fiesta para los obreros. Para cele-
brar la aparición de "Pravda", se acordó que el 5 de mayo
fuera el día de la prensa obrera.
"Sobre la "Pravda" del año 1912 se cimentó el triunfo del
bolchevismo en 1917". (Stalin, "Pravda", núm. 98, 5 de mayo
1922).
El 22 de abril de 1912, Stalin es detenido en la calle, en
Petersburgo. Después de unos cuantos meses de cárcel, es
confinado, esta vez más lejos, en la región de Narym, por tres
años. Pero ya el 1 de septiembre, ha vuelto a huir a Peters-
burgo, donde redacta los periódicos bolcheviques "Svesdá" y
"Pravda" y dirige la actividad de los bolcheviques en la cam-
paña electoral para la IV Duma. Aunque la policía va pisán-
dole los talones, interviene corriendo gran riesgo en una se-
rie de mítines relámpago en las fábricas. Pero las organiza-
ciones obreras y los mismos trabajadores le guardan y le de-
fienden de la policía.
En esta campaña, que terminó con una victoria del Par-
tido, desempeñó un papel importantísimo un documento es-
crito por Stalin: el "Mandato de los obreros de Petersburgo a
su diputado obrero", tan altamente apreciado por Lenin. Al
enviarlo a la imprenta, Lenin escribió al margen: "¡Devolverlo
sin falta! No ensuciarlo. Es importante en extremo conservar
este documento". Y en una carta a la redacción de "Pravda",
decía: "No dejen ustedes de publicar este Mandato al dipu-
tado de Petersburgo en lugar destacado y en negrilla". (Lenin,
Obras completas, t. XXIX, pág. 78, ed. rusa.) El Mandato de
Stalin recordaba a los obreros los problemas que habían que-
dado sin resolver en 1905 y los llamaba a la lucha revolu-
cionaria, a la lucha en dos frentes, tanto contra el gobierno
zarista como contra la burguesía liberal, que buscaba el com-

46
STALIN. Esbozo Biográfico.

promiso con el zarismo. Después de las elecciones, Stalin


lleva la labor de dirección del grupo bolchevique de la frac-
ción de la Duma. A su lado, trabaja en Petersburgo Mólotov,
que participa activamente en la dirección de "Pravda", de la
campaña electoral y de la fracción de la Duma. El contacto
entre Lenin y Stalin se hace aún más estrecho en este perío-
do. Lenin aprueba totalmente en sus cartas la actividad de
Stalin, sus intervenciones, sus artículos. Stalin va dos veces
a Cracovia a ver a Lenin: en noviembre y a fines de diciem-
bre de 1912, para asistir a una reunión del C.C. con dirigen-
tes del Partido.
En el extranjero, Stalin escribe su obra "El marxismo y
el problema nacional", que Lenin estimó grandemente. Le-
nin escribió respecto a esta obra del camarada Stalin: "En
la literatura teórica marxista...., las bases del programa nacio-
nal de la socialdemocracia fueron analizadas últimamente
(aquí se destaca, en primer término, el artículo de Stalin".
(Lenin, t. XVII, pág. 116, ed. rusa.) Es la manifestación más im-
portante del bolchevismo en lo que toca al problema nacio-
nal, en el terreno internacional, antes de la guerra. Es una
declaración programática del bolchevismo sobre el proble-
ma nacional. Este trabajo contrapone de un modo claro y ter-
minante dos métodos, dos programas, dos concepciones del
problema nacional: los de la II Internacional y los del leni-
nismo. Juntamente con Lenin, Stalin deshace el punto de vis-
ta oportunista y los dogmas de la II Internacional sobre el
problema nacional. Lenin y Stalin habían elaborado un pro-
grama marxista sobre el problema nacional. En su obra, for-
mula Stalin la teoría marxista de la nación, los fundamen-
tos de la solución bolchevique del problema nacional (exi-
giendo que se le considere como parte integrante del proble-
ma general de la revolución proletaria e indisolublemente li-
gado a todas las circunstancias internacionales de la época

47
STALIN. Esbozo Biográfico.

del imperialismo), del principio bolchevique de la unión in-


ternacional de los obreros.
El 23 de febrero de 1913, Stalin es detenido en un con-
cierto organizado por el Comité bolchevique de Petersburgo
en la Sala de la Bolsa de Kaláshnikov. Esta vez, el gobierno
zarista le confina, por cuatro años, en la apartada comarca
de Turuján. Al principio, vive en el poblado de Kostino, pe-
ro más tarde, a principios de 1914, los gendarmes zaristas,
temiendo una nueva evasión, lo trasladan aún más al nor-
te, al poblado de Kureika, al lado del mismo círculo polar.
Allí pasa los años de 1914, 1915 y 1916. Fué el destierro po-
lítico más terrible que puede imaginarse en el apartado de-
sierto siberiano.
En el verano de 1914, empezó la primera guerra impe-
rialista. Los partidos de la II Internacional traicionaron ver-
gonzosamente al proletariado, pasándose al lado de la bur-
guesía imperialista. Sólo Lenin y los bolcheviques permane-
cieron fieles a la bandera de combate del internacionalismo,
sólo el Partido bolchevique levantó, inmediatamente y sin
vacilaciones, la bandera de una lucha decidida contra la
guerra imperialista. Aislado de todo el mundo, separado de
Lenin y de los centros del Partido, Stalin adopta la posición
internacionalista de Lenin en lo que atañe a los problemas
de la guerra, de la paz y de la revolución. Escribe una car-
ta a Lenin (1915), habla en una reunión de bolcheviques de-
portados en el pueblo de Monastyrskoie (1915), estigmatizan-
do duramente la actitud cobarde y traidora de Kámenev en
el juicio contra los cinco diputados bolcheviques de la IV Du-
ma. Con el grupo de bolcheviques deportados aplaude en 1916
la aparición de una revista bolchevique legal: "Problemas
del seguro", indicando que su objeto debe ser concentrar "las
fuerzas y energías al servicio también del seguro ideológico
de la clase obrera de nuestro país contra la prédica profun-

48
STALIN. Esbozo Biográfico.

damente perversa, antiproletaria de los señores Potrésov, Le-


vitski y Plejánov que contradice radicalmente a los princi-
pios del internacionalismo".
En diciembre de 1916, Stalin es trasladado por etapas a
Krasnoiarsk, y después a la ciudad de Achinsk. Allí llega a
sus oídos la noticia de la revolución de febrero. Pronto aban-
dona la ciudad y, de camino, envía a Suiza un telegrama de
saludo a Lenin.
Después de haber soportado valientemente todo el horror
del destierro en la región de Turuján, el 12 (25) de marzo de
1917 Stalin está nuevamente en Petrogrado, la capital revo-
lucionaria de Rusia. El C. C. del Partido le encarga aquel
mismo día de la dirección del periódico "Pravda".
El Partido bolchevique acababa de salir de la clandesti-
nidad. Muchos de sus miembros más destacados y activos
volvían de lejanos destierros y cárceles. Lenin estaba en la
emigración. El Gobierno Provisional burgués hacía todo lo
posible por retrasar su llegada. En este período de gran res-
ponsabilidad, Stalin aglutina el Partido para luchar por trans-
formar la revolución democrático-burguesa en socialista. Di-
rige la actividad del C.C. y del Comité bolchevique de Pe-
trogrado. En sus artículos, los bolcheviques encuentran di-
rectivas de principio para su trabajo. Ya en su primer ar-
tículo, "Sobre los Soviets de Diputados Obreros y Soldados",
escribía Stalin acerca de la tarea fundamental del Partido:
"Fortalecer estos Soviets, extenderlos por todas partes,
enlazarlos entre sí, poniendo a su frente el Comité Central
de los Soviets de Diputados Obreros y Soldados, como ór-
gano del Poder revolucionario del pueblo". (Lenin y Stalin,
"Obras escogidas, 1917", pág. 11, ed. rusa.)
Stalin demostró que el carácter de la guerra imperialis-
ta no había variado por pasar el Poder a manos del Gobier-
no Provisional, y que aun con aquel gobierno burgués la

49
STALIN. Esbozo Biográfico.

guerra de 1914-1917 seguía siendo una guerra de rapiña, una


guerra injusta.
Stalin, Mólotov y otros, con la mayoría del Partido, de-
fendían la política de no confiar en el Gobierno Provisional
imperialista y se oponían a las prédicas de defensiva de
mencheviques y socialrevolucionarios y a la posición semi-
menchevique de apoyo condicional al Gobierno Provisional,
que ocupaban Kámenev y otros oportunistas.

50
STALIN. Esbozo Biográfico.

El 3 (16) de abril de 1917, después de larga expatriación,


volvió Lenin a Rusia. La noticia de la llegada del querido
jefe de la revolución fué acogida con entusiasmo por los
obreros avanzados de Petrogrado. El camarada Stalin, acom-
pañado de una delegación obrera, salió al encuentro de Le-
nin a la estación Bieloostrov. El recibimiento de Lenin en la
estación de Finlandia terminó con una grandiosa y potente
manifestación revolucionaria. Al día siguiente de su llegada,
formuló sus famosas Tesis de Abril, que daban al Partido un
genial plan de lucha para pasar de la revolución democrá-
ticoburguesa a la socialista. Las tesis de Lenin dieron al Par-
tido una orientación nueva en las nuevas condiciones que
presentaba la lucha después de derribado el zarismo. El 24
de abril de 1917, se inició la VII Conferencia del Partido bol-
chevique (Conferencia de Abril), las bases de cuyo trabajo
fueron las tesis de Lenin. Esta Conferencia encauzó al Parti-
do hacia la lucha por la transformación de la revolución de-
mocráticoburguesa en socialista.
En la Conferencia, defendiendo la línea de Lenin, Stalin de-
rrotó brillantemente a los defensores encubiertos del capita-
lismo, Kámenev y Ríkov. Stalin informó en la Conferencia so-
bre el problema nacional. Desarrollando en esta cuestión una
consecuente línea marxista-leninista, fundamentó la política
nacional bolchevique, sosteniendo el derecho a la autodeter-
minación nacional, incluso hasta llegar a la separación y
formación de Estados independientes. La política nacional
leninista-stalinista aseguró al Partido en la gran Revolución

51
STALIN. Esbozo Biográfico.

Socialista de Octubre el apoyo de las nacionalidades opri-


midas.
En mayo de 1917, después de la Conferencia, se crea el
Buró Político del C.C.: Stalin es elegido para formar parte
de él. Desde entonces, es miembro del Buró Político del C.C.
A base de los acuerdos de la Conferencia de abril, el
Partido desarrolla una labor intensísima para conquistar a
las masas, prepararlas para el combate y organizarías.
Durante este difícil período de la revolución, en el que
los acontecimientos se suceden vertiginosamente, exigiendo
del Partido una táctica hábil y flexible, Lenin, juntamente con
Stalin, dirige la lucha de las masas.
"Recuerdo el año 1917—decía el camarada Stalin—, cuan-
do, por voluntad del Partido, después de peregrinar por cár-
celes y deportaciones, fuí enviado a Leningrado. Allí, entre
obreros rusos, en contacto directo con el gran maestro de los
proletarios de todos los países, con el camarada Lenin, en la
tempestad de grandiosos choques entre el proletariado y la
burguesía, en las condiciones de una guerra imperialista,
comprendí por primera vez lo que significa ser uno de los
dirigentes del gran Partido de la clase obrera. Allí, entre los
obreros rusos, libertadores de pueblos oprimidos, entre los ini-
ciadores de la lucha proletaria de todos los países y pueblos,
recibí mi tercer bautismo de fuego revolucionario. Allí, en Ru-
sia, bajo la dirección de Lenin, me convertí en uno de los
maestros de la revolución". ("Pravda", 16 junio 1926).
Stalin está en el centro de toda la labor práctica del Par-
tido. Como miembro del C.C. tiene una participación inmedia-
ta y dirigente en el trabajo del Comité del Partido en Petro-
grado, dirige "Pravda", escribe artículos en ella y en "Sol-
datskaia Pravda", orienta la actividad de los bolcheviques en
la campaña municipal en Petrogrado. Juntamente con Lenin,
toma parte en los trabajos de la Conferencia de las organiza-

52
STALIN. Esbozo Biográfico.

clones militares del Partido de toda Rusia, informando ante


ella. Juntamente con Lenin, organiza la histórica manifesta-
ción del 18 de junio, que se celebra bajo la consigna del Par-
tido bolchevique y, en nombre del C.C, dirige un llamamien-
to a los obreros y a los soldados revolucionarios de Petro-
grado.
Después de las jornadas de julio de 1917, cuando Lenin,
acosado y perseguido por el Gobierno Provisional contrarre-
volucionario, estaba en la clandestinidad, Stalin tenía la di-
rección inmediata del Comité Central y del órgano central del
Partido, que se publicaba en este período con diversos nom-
bres ("El Obrero y el Soldado", "El Proletario", "El Obrero",
"La Senda Obrera"). Stalin salvó para el Partido, para nues-
tro pueblo, para toda la humanidad, la preciosa vida de Le-
nin, oponiéndose resueltamente a que compareciera ante el
tribunal contrarrevolucionario, rechazando la proposición de
los traidores Kámenev, Ríkov y Trotski, que querían entregar
a Lenin, a un tribunal del Gobierno Provisional contrarre-
volucionario.
La represión de la manifestación de julio produce una
reacción positiva en el proceso revolucionario. Lenin elabora
una nueva táctica del Partido para las nuevas condiciones de
lucha. Juntamente con Sverdlov, Stalin dirige los trabajos del
VI Congreso del Partido, que se celebra en la clandestinidad
(agosto de 1917). Stalin informa ante él sobre la actuación del
C.C. y sobre la situación política. En sus informes, Stalin
formula con precisión las tareas y la táctica del Partido en la
lucha por la Revolución socialista. Replica a los trotskistas,
que consideraban imposible la victoria del socialismo en Ru-
sia. El Congreso se agrupó en torno a Stalin, quien defendía
la doctrina de Lenin sobre la posibilidad de la victoria del so-
cialismo en nuestro país. Bajo la dirección de Stalin y con las
directivas de Lenin, el VI Congreso del Partido se convirtió

53
STALIN. Esbozo Biográfico.

en el Congreso que preparó la insurrección. El Congreso en-


cauzó al Partido hacia la insurrección armada, hacia la con-
quista de la dictadura del proletariado.
En agosto de 1917, estalló la sublevación del general Kor-
nílov, que se proponía restaurar el zarismo en Rusia. Los bol-
cheviques levantaron a las masas populares contra la mili-
tarada. El aplastamiento de la sublevación de Kornílov inau-
guró un nuevo período en la historia de la Revolución: comen-
zó el período de organización del asalto.
Lenin y Stalin conducían, audaz y firmemente, con tena-
cidad y precaución, al Partido y a la clase obrera hacia la
Revolución socialista, hacia la insurrección armada. Lenin y
Stalin son los inspiradores y los organizadores del triunfo de
la Revolución Socialista de Octubre. Stalin es el compañero
de lucha más cercano de Lenin. Estuvo de un modo directo al
frente a todos los preparativos de la insurrección. Sus artícu-
los de orientación eran reproducidos por los periódicos bol-
cheviques regionales. Stalin convoca a los representantes de
las organizaciones de distrito y regionales, a los que instruye,
y fija a algunas regiones tareas de lucha. El 16 (29) de octu-
bre, el Comité Central eligió un Centro del Partido encargado
de dirigir la insurrección, poniendo a su cabeza al camarada
Stalin. Este Centro formó parte del Centro Soviético —Comi-
té Militar Revolucionario— y se convirtió en su alma y en su
cerebro. Bajo la dirección de Stalin, se elabora el plan de la
insurrección y se fija la fecha. En la madrugada del 24 de
octubre, Kerenski dictó la orden de suspender el "Rabochi
Put", órgano central del Partido, y envió varios autos blinda-
dos a la redacción y a la imprenta del periódico. Pero a las
10 de la mañana, por indicación del camarada Stalin, la Guar-
dia Roja y los soldados revolucionarios desalojaron a los au-
tos blindados y establecieron una guardia reforzada en la im-
prenta y en la redacción. A las 11, apareció "Rabochi Put" con

54
STALIN. Esbozo Biográfico.

un editorial escrito por Stalin con el título de "¿Qué necesita-


mos?", artículo que llamaba a las masas a derribar el Go-
bierno Provisional burgués. Al mismo tiempo, por indicación
del Centro del Partido, fueron urgentemente concentrados en
Smolny destacamentos de soldados revolucionarios y de la
Guardia Roja. La insurrección comenzó y triunfó en el mis-
mo día. En la noche del 25 de octubre, abrió sus sesiones el
II Congreso de los Soviets, el cual entregó todo el Poder a
éstos.
Stalin formó parte del primer Consejo de Comisarios del
Pueblo, a cuyo frente se hallaba Lenin, elegido después de
la victoria de la Revolución de Octubre, en el II Congreso de
los Soviets de toda Rusia.
La Gran Revolución Socialista de Octubre cambió radical-
mente la situación. La Revolución de Octubre dividió el mun-
do en dos sistemas: el capitalista y el socialista. El Partido bol-
chevique tuvo que afrontar nuevas condiciones, resolver nue-
vos problemas gigantescos. Las formas de lucha de la clase
obrera cambiaron también radicalmente.
Desde los primeros días de la existencia del Gobierno So-
viético y hasta 1923, Stalin es Comisario del Pueblo de las
Nacionalidades. Llevó de una manera inmediata la dirección
de todo el trabajo del Partido y del Poder Soviético en lo re-
ferente a la solución del problema nacional de la U.R.S.S.
Fué él quien escribió la histórica "Declaración de los derechos
de los pueblos de Rusia", que anunció el advenimiento de una
nueva era en las relaciones entre los pueblos: en lugar del
dominio y sojuzgamiento, de la opresión y de la violencia se
implantó la plena igualdad de derechos, la confianza frater-
nal y la amistad entre los pueblos de nuestro país. Bajo la
dirección de Lenin y Stalin, los obreros y campesinos crearon

55
STALIN. Esbozo Biográfico.

en lugar de las colonias zaristas, las libres y florecientes Re-


públicas Soviéticas. No hay República Soviética en cuya or-
ganización no haya participado, de un modo activo y dirigen-
te Stalin. Es él quien dirige la lucha por la República Sovié-
tica de Ucrania, la formación de la República de Bielorrusia
y de las Repúblicas Soviéticas de Transcaucasia y del Asia
Central, ayuda a las numerosas nacionalidades del País So-
viético a formar sus Repúblicas y regiones autónomas sovié-
ticas. Lenin y Stalin son los inspiradores, organizadores y crea-
dores de la gran Unión Soviética.
Stalin, juntamente con Sverdlov, son los colaboradores
más cercanos de Lenin en la construcción del Estado Soviéti-
co. Juntamente con Lenin, lucha Stalin contra Kámenev, Zi-
nóviev, Ríkov y otros miserables esquiroles y desertores de
la Revolución. Cuando Lenin cae enfermo, Stalin lo sustituye
en el Consejo de Comisarios del Pueblo. La organización del
aplastamiento de Kerenski y Krasnov, la lucha contra el sa-
botaje de los funcionarios y empleados, la liquidación del
Cuartel General contrarrevolucionario y del generalato zaris-
ta, la interdicción de la prensa burguesa, la lucha contra la
Rada Ucraniana contrarrevolucionaria, la disolución de la
Asamblea Constituyente, la elaboración de la primera Cons-
titución soviética de 1918: en todos estos acontecimientos de
carácter decisivo, Stalin participa de la manera más activa y
los dirige.
Por encargo del C.C., Stalin dirige, en enero de 1918, la
Conferencia de los representantes del ala revolucionaria de
los partidos socialistas de diversos países de Europa y Amé-
rica, Conferencia que desempeñó un papel importante en la
lucha por la formación de la III Internacional, la Internacio-
nal Comunista.
En los duros días de la paz de Brest-Litovsk, cuando se
decidía la suerte de la Revolución, Stalin, junto con Lenin, de-

56
STALIN. Esbozo Biográfico.

fendió firmemente la estrategia y la táctica bolchevique con-


tra el traidor Trotski y su acólito Bujarin, los cuales, en com-
pañía de los imperialistas anglofranceses, querían colocar a
la República de los Soviets, joven y débil aún, bajo los gol-
pes del imperialismo alemán.

57
STALIN. Esbozo Biográfico.

VI

Los terratenientes y capitalistas de Rusia, barridos por la


Revolución Socialista de Octubre, comenzaron a ponerse de
acuerdo con los capitalistas de otros países para organizar
la intervención militar contra el País de los Soviets. Se pro-
ponían derrotar a los obreros y campesinos, derribar el Poder
Soviético y sojuzgar nuevamente a nuestro país. Se desen-
cadenó la guerra civil y la intervención. El Gobierno Soviéti-
co declaró que "la Patria Socialista estaba en peligro" y lla-
mó a todo el pueblo a la lucha. El Partido bolchevique puso
a los obreros y campesinos en pie para la guerra de salvación
de la Patria contra los anexionistas extranjeros y contra los
guardias blancos de los terratenientes y de la burguesía.
En la primavera de 1918, los imperialista anglofranceses
organizaron la sublevación del cuerpo de ejército checoslo-
vaco, formado de prisioneros hechos al ejército austrohúnga-
ro y que, después de concertada la paz con Alemania, se di-
rigía a través de Siberia a Francia.
La sublevación de los checoslovacos, fijada para el mis-
mo día en que estallaron los motines de los guardias blancos
y socialrevolucionarios en 23 ciudades de las regiones del Vol-
ga; el motín de los socialrevolucionarios de izquierda en Mos-
cú y el desembarco de tropas inglesas en Murmansk desen-
cadenaron todas las fuerzas de la contrarrevolución. La suble-
vación de los checoslovacos estalló en un momento suma-
mente crítico. El país apenas se había librado de las calami-
dades de la guerra imperialista. Los manejos de los capita-
listas y terratenientes habían llevado al país hasta la catas-

58
STALIN. Esbozo Biográfico.

frustró los intentos de los invasores de juntarse con los che-


coslovacos y con Kolchak. Los ejércitos rojos empezaron a
diezmar las huestes de Kolchak, aislado de los aliados tanto
en el Sur como en el Norte.
De regreso del frente Este, Stalin emprende la organiza-
ción del control del Estado y, a propuesta de Lenin, en marzo
de 1919, es nombrado Comisario del Pueblo del Control del
Estado, que más tarde fué reorganizado como Comisariado del
Pueblo de la Inspección Obrera y Campesina. Stalin siguió
en el puesto de Comisario del Pueblo de la Inspección Obre-
ra y Campesina (RKI) hasta abril de 1922. La labor de este
Comisariado tuvo una enorme importancia, porque enroló a
los trabajadores en la administración del Estado.
En mayo de 1919, con el fin de distraer a los ejércitos ro-
jos de su lucha contra Kolchak, el general Yudenich, apoyado
por los finlandeses blancos y por las tropas estonianas, trata
de apoderarse de Petrogrado. La ofensiva de Yudénich estu-
vo sostenida por la escuadra británica. En la retaguardia del
ejército rojo fué organizada la sublevación en los fuertes
"Krasnaia Gorka" ("Cerro Rojo") y "Sieraia Loshad" ("Caba-
llo Gris"). El frente rojo vaciló, y el enemigo se abrió paso en
dirección a Petrogrado mismo.
Para organizar la resistencia contra los blancos, el Co-
mité Central envió a Stalin. Los comunistas se volcaron sobre
el frente. Stalin acabó rápidamente con el desconcierto, ani-
quiló sin contemplaciones a los enemigos y a los traidores.
Mediante un golpe combinado de la infantería, desde tierra,
y de los barcos de guerra, desde el mar, fueron ocupados los
fuertes amotinados, y rechazados los guardias blancos. La
amenaza a Petrogrado fué liquidada. Los planes de la Enten-
te —apoderarse de Petrogrado— quedaron desbaratados. El
ejército de Yudenich fué deshecho y sus restos huyeron a Es-
tonia.

59
STALIN. Esbozo Biográfico.

En el verano de 1919, Stalin trabaja en el frente Oeste,


en Smolensk, organizando la resistencia a la ofensiva polaca.
Derrotada en la primera campaña, la Entente emprendió
en el otoño de 1919, una vez aplastados los Soviets de Bavie-
ra, Hungría, Estonia y Letonia, una segunda campaña a la
que arrastró, además de las tropas blancas y a sus tropas
propias, a los ejércitos de los pequeños Estados fronterizos de
Rusia. Esta campaña fué llamada fanfarronamente por el
ministro de guerra británico "campaña de 14 Estados".
Mientras el Ejército Rojo destrozaba a Kolchak en el Es-
te, Denikin se apoderó de la Cuenca del Donetz e invadió en
un amplio frente la Ucrania, Trotski desmoronó de una ma-
nera traidora el trabajo en el frente Sur. Las tropas rojas su-
frieron derrotas. Para ayudar a Denikin, intervinieron los po-
lacos blancos, ocupando Minsk. Cerca de Petrogrado, Yudé-
nich reanudó el avance, y Kolchak intentó detenerse en el
Tobol. Nunca había estado el enemigo tan cerca de la capi-
tal soviética como entonces. Los capitalistas del Donetz lle-
garon incluso a ofrecer un premio de un millón de rublos a
aquel de ios regimientos blancos que fuera el primero en en-
trar en Moscú.
Como respuesta a la ofensiva de los blancos, Lenin, en
nombre del C.C, se dirigió a las organizaciones del Partido
con el llamamiento apremiante de "¡Todo para la lucha con-
tra Denikin!"
El frente Sur recibió refuerzos en masa para completar
sus filas, recibió material de guerra, pero hacía falta un di-
rigente que supiera agrupar estrechamente a centenares de
miles de combatientes, fundirlos en una voluntad única y lan-
zarlos contra el enemigo. El Comité Central del Partido en-
vió a Stalin para organizar la victoria en el frente Sur.
El estratega de la revolución encontró en el frente desor-
den, desorientación, falta de un plan estratégico. Después de

60
STALIN. Esbozo Biográfico.

echar de los Estados Mayores a los testaferros de Trotski, to-


talmente fracasados, y de exigir que Trotski dejara en abso-
luto de intervenir en los asuntos del frente, Stalin desechó el
viejo plan criminal de ruptura del frente de Denikin desde
el Volga hasta Novorosisk y confeccionó su plan de ofensi-
va, plan que resolvió de una manera genial el problema. Sta-
lin propuso dirigir el golpe principal contra Denikin a través
de Jarkov-Cuenca del Donetz-Rostov, partir en dos el ejército
de la contrarrevolución. Este plan aseguraba el rápido avan-
ce del Ejército Rojo por una zona de centros de aglomera-
ción proletaria, donde la población esperaba con manifies-
tas simpatías al Ejército Rojo, donde había una abundante
red ferroviaria, lo que permitiría a las tropas abastecerse con
todos los elementos necesarios. Al mismo tiempo, este plan
libraba a la cuenca del Donetz —poderosa fuente de fuerzas
revolucionarias—, que aseguraba al país con combustibles.
El C.C. aprobó el plan de Stalin.
Stalin desarrolló una labor gigantesca en la organización
de la victoria. Seguía atentamente la marcha de las operacio-
nes, corregía en el acto los errores, escogía a los jefes y tra-
bajadores políticos, los alentaba en la lucha. Bajo la dirección
de Stalin, fué redactada en el frente Sur la instrucción para
los comisarios de regimiento, en la que se formuló la misión
de éstos en los expresivos términos siguientes:
"El comisario de regimiento es el dirigente político y mo-
ral de su unidad, el primer defensor de sus intereses materia-
les y morales. Si el jefe del regimiento es el dirigente de éste,
el comisario debe ser el padre y el alma de su regimiento".
La realización del plan de Stalin dio como resultado el
aplastamiento completo de Denikin. Por iniciativa del cama-
rada Stalin, fué creado el I Ejército de Caballería, con Bu-
dionni, Voroshílov, Schadenko a su frente. El legendario Ejér-

61
STALIN. Esbozo Biográfico.

cito de Caballería, apoyado por los ejércitos del frente Sur,


acabó con las tropas de Denikin.
En 1920, Stalin es enviado por el C.C. al frente Suroeste,
contra los "pañis" polacos, que iniciaron la tercera campaña
de la Entente contra la República Soviética. Aquí, Stalin par-
ticipa de una forma inmediata en la dirección de la ruptura
del frente polaco, en la liberación de Kíev y en el avance de
nuestras tropas hasta las cercanías de Lwov. En este mismo
año, 1920, Stalin trabaja en la defensa del Sur de Ucrania con-
tra el avance de Wrángel, traza el plan de destrucción de
Wrángel. El plan de Frunze se basaba en las indicaciones
de Stalin; de acuerdo con este plan, fué aniquilado Wrángel
Durante los años de la guerra civil, el C. C. del Partido
y personalmente Lenin enviaban a Stalin a los frentes más
peligrosos y decisivos para la revolución. El camarada Sta-
lin era miembro de los Consejos Militares Revolucionarios de
la República y de los frentes del Oeste, del Sur, del Suroes-
te. Se le enviaba a Stalin a los lugares en que, por una se-
rie de circunstancias, se creaba un peligro mortal para el
Ejército Rojo, allí donde el avance de los ejércitos de la con-
trarrevolución y de la intervención amenazaba la existencia
misma del Poder Soviético. "Donde la confusión y el pánico
podían convertirse en cualquier momento en impotencia, en
una catástrofe, aparecía Stalin." (K. E. Voroshilov, "Stalin y el
Ejército Rojo", 1937, pág. 4, ed. rusa.)
Stalin organizaba a las masas del Partido, a las masas
obreras, tomaba en sus manos firmes la dirección, apoyán-
dose en las masas, rompía implacablemente el sabotaje, aplas-
tando con mano de hierro las conspiraciones de los traido-
res, de los felones, de los espías, en la retaguardia y en el
frente; con su ejemplo personal de trabajo abnegado y cla-
ra perspectiva revolucionaria, levantaba el espíritu combati-
vo y el entusiasmo revolucionario de los obreros y campesi-

62
STALIN. Esbozo Biográfico.

nos, de los soldados rojos; en los plazos más breves conse-


guía que se produjeran cambios radicales y triunfos del Ejér-
cito Rojo,
Descubría y hacía añicos los planes estratégicos más há-
biles y pérfidos de los enemigos, arrollaba toda su ciencia
militar, su arte militar y su entrenamiento.
A propuesta de Lenin, los méritos de Stalin en los frentes
de la guerra civil fueron destacados en la siguiente resolución
del Comité Ejecutivo Central, adoptada el 27 de noviembre
de 1919:
"En un momento de mortal peligro, cuando el Poder de
los Soviets, acosado por todas partes, rechazaba los golpes
del enemigo; en los momentos en que los enemigos de la Re-
volución Obrera y Campesina se acercaban, en julio de 1919,
al Petrogrado Rojo y se apoderaban de la Krasnaia Gorka;
en estos momentos difíciles para la Rusia Soviética, Iosif Vi-
sariónovich Dzhugashvili (Stalin), destacado por el Presidium
del VZIK al lugar de combate, supo con su energía y con su
trabajo infatigable agrupar las filas del Ejército Rojo, que
flaqueaban.
Acudiendo personalmente a la línea de combate, supo
bajo el fuego alentar con su ejemplo a las filas de los que
luchaban por la República Soviética.
Para señalar todos los méritos contraídos en la defensa
de Petrogrado, así como en su posterior trabajo abnegado en
el frente Sur, el Comité Ejecutivo Central de toda Rusia acuer-
da condecorar a I. V. Dzhugashvili (Stalin) con la orden de
la Bandera Roja".
El Partido bolchevique, con Lenin y Stalin a su frente,
fué el creador del Ejército Rojo, primer Ejército Rojo en el
mundo. Ejército de los obreros y campesinos libres. Ejército
de la fraternidad entre los pueblos de nuestro país. Ejército
educado en el espíritu del internacionalismo. Lenin y Stalin

63
STALIN. Esbozo Biográfico.

dirigían de una manera inmediata la defensa del país, jun-


tos con los mejores militantes del Partido bolchevique.
Stalin ha sido el inspirador y el organizador directo de
los más importantes triunfos del ejército rojo. El Partido en-
viaba a Stalin a todos aquellos frentes en los que se deci-
día la suerte de la revolución. Stalin ha sido el creador de
los planes estratégicos más importantes. Stalin dirigió sobre
el terreno las operaciones decisivas en las batallas. Cerca de
Tsaritsin y de Perm, en las inmediaciones de Petrogrado y
contra Denikin, en el Oeste contra la Polonia de los "pañis"
y en el Sur contra Wrángel; en todas partes, la voluntad de
hierro y el genio estratégico de Stalin han asegurado el triun-
fo de la revolución. Stalin fué el educador y el dirigente de
los Comisarios de guerra, sin los cuales, según la definición
de Lenin, no hubiera sido posible el Ejército Rojo.
El nombre de Stalin va unido a los gloriosos triunfos del
Ejército Rojo.

64
STALIN. Esbozo Biográfico.

VII
Terminada la guerra victoriosa contra los invasores, el
Poder de los Soviets inició la construcción económica pacífi-
ca. El país estaba arruinado por la guerra imperialista de
cuatro años y por los tres años de guerra civil. Los campe-
sinos, después de la guerra civil, daban muestras de des-
contento por la incautación de los productos sobrantes, por el
sistema de contingentación, y exigían que se les proveyera
de mercancías suficientes. Debido al hambre y al cansancio,
manifestaba descontento también una parte de los obreros.
El enemigo de clase trataba de aprovechar la dura situación
económica del país.
Ante el Partido se planteó la cuestión de elaborar una
nueva orientación en todos los problemas económicos del
país. El C. C. veía claramente que el sistema del comunismo
de guerra, una vez liquidada ésta y habiendo pasado a la
construcción pacífica, había perdido su razón de ser. Había
desaparecido la necesidad de la contingentación; había que
dar a los campesinos la posibilidad de utilizar una parte
mayor de la producción sobrante, lo cual permitiría levantar
la agricultura, el intercambio, la industria, mejorar el abaste-
cimiento de las ciudades, crear una nueva base para la alian-
za de los obreros y los campesinos.
Pero los grupos enemigos del Partido intentaron impedir
que éste elaborara nuevas orientaciones. A fines de 1920,
estos grupos impusieron al Partido la llamada discusión acer-
ca de los sindicatos. En realidad, esta discusión tenía un al-
cance mayor que la cuestión de los sindicatos. En el fondo,

65
STALIN. Esbozo Biográfico.

la lucha giraba en torno a la actitud que debía seguirse con


los campesinos, en torno a la posición del Partido frente a las
masas de obreros sin partido, y en general, en torno a la ma-
nera como el Partido debía abordar a las masas en las nue-
vas circunstancias. Los trotskistas proponían "seguir apre-
tando los tornillos" del comunismo de guerra. Con su polí-
tica traidora de emplear la coacción escueta y el mando ta-
jante respecto a las masas, trataban de que las masas de
obreros sin partido se enfrentasen con el Partido y tendían a
crear una amenaza contra la existencia del Poder de los So-
viets. Tras los trotskistas intervinieron también los demás gru-
pos contrarios al Partido: la "oposición obrera", los "centra-
listas democráticos", los "comunistas de izquierda".
Junto con Lenin, Stalin aplicó y defendió de un modo
consecuente la línea del Partido y diezmó a todos estos ene-
migos del Partido. En el período de la discusión acerca de
los sindicatos, Stalin dirigía la organización de la lucha con-
tra los grupos antileninistas, apretando las filas del Partido
en torno a la posición leninista. Todas las informaciones acer-
ca de la marcha de la lucha por la línea del Partido se con-
centraban en manos de Stalin. Durante aquellos días, Stalin
enviaba a "Pravda" los datos sobre el resultado de la discu-
sión en las organizaciones de base, datos que demostraban
el triunfo del Partido y la derrota de los grupos antileninistas.
En el triunfo de la línea del Partido y en la compenetra-
ción del Partido con Lenin, con la mayoría leninista del C.C,
tuvo una gran importancia el artículo de Stalin que apareció
en "Pravda" del 19 de enero de 1921 con el título "Nuestras
discrepancias". Stalin, junto con Lenin, defendieron la unidad
del Partido frente a todos los ataques de estos grupos y frac-
ciones contrarios al Partido.
El Partido llegó unido en las posiciones leninistas a su
Congreso, que debía resolver los problemas fundamentales

66
STALIN. Esbozo Biográfico.

de cómo proseguir victoriosamente la Revolución. El X Con-


greso (marzo de 1921) hizo el balance de la discusión acerca
de los sindicatos y aprobó por una inmensa mayoría de vo-
tos la plataforma leninista. El Congreso adoptó el acuerdo,
de excepcional importancia, de pasar del sistema de la con-
tingentación al del impuesto en especie, de pasar a la Nue-
va política económica, cuyo creador e inspirador era Lenin.
El acuerdo del X Congreso de pasar a la Nueva política eco-
nómica aseguraba la sólida alianza de la clase obrera y los
campesinos para la edificación del socialismo.
Esta finalidad fundamental era perseguida también por
otro de los acuerdos del Congreso: el referente al problema
nacional. El informe acerca de "Las tareas actuales del Par-
tido y el problema nacional" estuvo a cargo de Stalin.
Este informe y los acuerdos formulaban de una manera
clara y precisa la tarea política fundamental en el problema
nacional. Hemos acabado con la opresión nacional —dijo
Stalin—, pero esto no basta: es preciso liquidar la gravosa
herencia del pasado, con el atraso económico, político y cul-
tural de los antiguos pueblos oprimidos; es necesario ayu-
darles a colocarse, en este respecto, al nivel de la Rusia
central. Stalin exhortó al Partido a luchar contra el chovinis-
mo absorcionista (gran-ruso), como peligro principal, así co-
mo contra el nacionalismo localista.
Pasó el primer año de la Nep. En el XI Congreso (marzo
de 1922), el Partido hizo el balance del primer año de la Nue-
va política económica y Lenin pudo declarar:
"Durante un año, hemos retrocedido. Ahora, debemos de-
clarar en nombre del Partido: ¡Basta! El objetivo que perse-
guíamos con nuestro repliegue ha sido alcanzado. Este perío-
do toca a su fin o ha finalizado ya. Ahora, pasa a primer
plano otro objetivo: reagrupar las fuerzas". (Lenin, t. XXVII,
pág. 238, ed. rusa).

67
STALIN. Esbozo Biográfico.

Era necesario poner en práctica las tareas históricas plan-


teadas por Lenin en el Congreso. El Pleno del Comité Cen-
tral del Partido, a propuesta de Lenin, elige como Secretario
general del C.C. al mejor y más fiel discípulo y compañero
de lucha de Lenin: a Stalin. Desde entonces, Stalin ha venido
ocupando este puesto sin interrupción.
La herida que Lenin recibió durante el atentado contra
su vida en 1918 y el intenso trabajo continuo minaron su sa-
lud. A partir de fines de 1921, Lenin se vio forzado a interrum-
pir cada vez más su labor. Todo el trabajo de dirección del
Partido corrió a cargo de Stalin.
Durante aquellos años, Stalin realizó una labor ciclópea
en la formación de las Repúblicas Soviéticas nacionales y
más tarde en la unificación de todas las Repúblicas Soviéti-
cas y en la formación de la Unión de Repúblicas Socialistas
Soviéticas. El 30 de diciembre de 1922, el primer Congreso
de los Soviets de toda la Unión, a propuesta de Lenin y Sta-
lin, tomó el acuerdo histórico sobre la unión libre y volunta-
ria de los pueblos soviéticos en la Unión de Repúblicas So-
cialistas Soviéticas (U.R.S.S.)
Al intervenir en el Congreso, Stalin dijo:
"¡Camaradas! En la historia del Poder Soviético, el día
Be hoy marca un viraje. Señala la divisoria entre el período
antiguo, ya pasado, durante el que las Repúblicas Soviéticas,
aunque actuaban de común acuerdo, marchaban separada-
mente, ocupadas como estaban, en primer lugar, de su pro-
pia existencia, y el período nuevo, en el que se pone fin a la
existencia aislada de las Repúblicas Soviéticas, en el que és-
tas se unen en un Estado federal único para luchar con éxi-
to contra la ruina económica, en el que el Poder de los So-
viets no piensa ya sólo en su existencia, sino también en des-
arrollarse como una fuerza internacional importante, capaz
de ejercer influencia sobre la situación internacional, capaz

68
STALIN. Esbozo Biográfico.

de modificarla en interés de los trabajadores." (J. Stalin, "El


problema nacional y colonial", pág. 126, ed. rusa).
La creación de la U.R.S.S. significó un gran triunfo de la
política nacional leninista-stalinista. La Unión Soviética fué
fundada sobre la base inquebrantable de la confianza que
los antiguos pueblos oprimidos por el zarismo depositaban en
el gran pueblo ruso, sobre la base sólida de la amistad entre
los pueblos del País de los Soviets.
En abril de 1923, se celebró el XII Congreso del Partido.
Era el primer Congreso que se reunía después de la victoria
de la Revolución Socialista de Octubre, sin la presencia per-
sonal de Lenin, a causa de su enfermedad. Stalin dirigió la
labor de este Congreso, el cual tuvo en cuenta en sus acuer-
dos todas las indicaciones hechas por Lenin en sus últimos
artículos y cartas. El Congreso salió enérgicamente al paso
de todos los que intentaron interpretar la Nep como un aban-
dono de las posiciones socialistas, de todos los que proponían
entregarse a las garras del capitalismo. El Congreso estigma-
tizó estas propuestas de traición y de capitulación de los
trotskistas y bujarinistas.
Stalin hizo en el Congreso dos informes, el primero sobre
la actuación del C.C. y el segundo en relación a "los factores
nacionales en la construcción del Partido y del Estado". En
el primer informe, Stalin presentó un amplio cuadro de la
actividad del Partido, de su crecimiento, del refuerzo de los
vínculos entre el Partido y las masas (sindicatos. Juventudes
Comunistas, Soviets, etc.), hizo el balance de los dos años
de la Nep, trazando las tareas para continuar el movimiento".
"Nuestro Partido sigue siendo un Partido coherente, mo-
nolítico, resistente a los mayores virajes y que marcha hacia
adelante con las banderas desplegadas"; así terminaba Sta-
lin su informe.
El Congreso consagró una seria atención al problema na-

69
STALIN. Esbozo Biográfico.

cional. En su informe sobre este punto, Stalin subrayó la enor-


me importancia internacional de nuestra política nacional,
señalando que los pueblos oprimidos del Oriente y del Oc-
cidente veían en la Unión Soviética un modelo de cómo se
debe resolver el problema nacional. Stalin señaló que era
necesario trabajar con energía para acabar con la desigual-
dad económica y cultural entre los pueblos de la Unión So-
viética. Stalin incitó a todo el Partido a luchar resueltamen-
te contra el chovinismo gran-ruso y el nacionalismo localista,
que se había agudizado debido a la reanimación parcial del
capitalismo. Stalin desenmascaró a los portavoces de la des-
viación nacionalista en Georgia, que eran apoyados por los
trotskistas.
No había aún terminado el Congreso sus sesiones, cuan-
do apareció en el horizonte un serio peligro para la Repúbli-
ca Soviética. Los elementos más reaccionarios e intervencio-
nistas de la burguesía que subieron al Poder en Gran Breta-
ña y Francia trataron de organizar una nueva campaña con-
tra la Unión Soviética. Bajo la dirección de Stalin, el Partido
salió con honor de esta dura prueba, obteniendo un señalado
triunfo en el frente diplomático. En lugar de las amenazas y
los ultimátum, el año 1924 trajo una serie de reconocimien-
tos de la U.R.S.S. por parte de todos los grandes Estados ca-
pitalistas europeos. "El hecho de que hayamos salido enton-
ces de las dificultades sin menoscabo para la causa —señaló
más tarde Stalin— atestigua indiscutiblemente que los discí-
pulos del camarada Lenin ya han aprendido algo de su
maestro." (I. Stalin, "Acerca de la oposición", p. 74, ed. rusa.)
El 21 de enero de 1924 murió en Gorki, cerca de Moscú,
el jefe y el fundador del Partido bolchevique, el jefe de ios
trabajadores de todo el mundo, Lenin. La bandera de Lenin,
la bandera del Partido y de la Internacional Comunista la ha
enarbolado y la mantiene en alto Stalin, el mejor hijo del

70
STALIN. Esbozo Biográfico.

Partido bolchevique, digno sucesor y gran continuador de la


obra de Lenin.
El 26 de enero, se abrió la sesión de duelo del II Congre-
so de los Soviets de la U.R.S.S. El camarada Stalin pronunció
en él, en nombre del Partido, este solemne juramento:
"Nosotros, los comunistas, somos hombres de un temple
especial. Estamos hechos de una trama especial. Somos los
que formamos el ejército del gran estratega proletario, el ejér-
cito del camarada Lenin. No hay nada más alto que el ho-
nor de pertenecer a este ejército. No hay nada superior al
título de miembro del Partido cuyo fundador y jefe es el ca-
marada Lenin.....
Al dejarnos, el camarada Lenin nos legó el deber de
mantener en alto y conservar en toda su pureza el gran tí-
tulo de afiliado al Partido. ¡Te juramos, camarada Lenin, que
ejecutaremos con honor este mandato!
Al dejarnos, el camarada Lenin nos legó el deber de ve-
lar por la unidad de nuestro Partido como por las niñas de
nuestros ojos. ¡Te juramos, camarada Lenin, que ejecutare-
mos con honor también este mandato!
Al dejarnos, el camarada Lenin nos legó el deber de con-
servar y fortalecer la dictadura del proletariado. ¡Te juramos,
camarada Lenin, que no escatimaremos esfuerzo para ejecu-
tar con honor también este mandato!
Al dejarnos, el camarada Lenin nos legó el deber de
afianzar, con todas nuestras fuerzas, la alianza de los obre-
ros y campesinos. ¡Te juramos, camarada Lenin, que ejecuta-
remos con honor igualmente este mandato!...
El camarada Lenin nos hablaba insistentemente de la
necesidad de una alianza voluntaria y libre entre los pueblos
de nuestro país, de la necesidad de su colaboración fraternal
dentro del marco de la Unión Soviética.

71
STALIN. Esbozo Biográfico.

Al dejarnos, el camarada Lenin nos legó el deber de re-


forzar y extender la Unión de las Repúblicas. ¡Te juramos,
camarada Lenin, que ejecutaremos con honor también este
mandato!....
Lenin nos indicó repetidas veces que el fortalecimiento
del Ejército Rojo y su perfeccionamiento constituyen una de
las más importantes tareas de nuestro Partido. ¡Juremos, pues,
camaradas, que no escatimaremos esfuerzo para fortalecer
nuestro Ejército Rojo y nuestra Flota Roja!...
Al dejarnos, el camarada Lenin nos legó el deber de per-
manecer fíeles a los principios de la Internacional Comunis-
ta. ¡Te juramos, camarada Lenin, que no regatearemos nues-
tra vida para fortalecer y extender la unión de los trabajado-
res del mundo entero, la Internacional Comunista!" (I. Stalin,
"Lenin", ed. esp., 1939, pág. 30).
Tal fué el juramento del Partido bolchevique ante su je-
fe, Lenin, cuya obra perdurará a través de los siglos. Dirigido
por Stalin, el Partido ha cumplido y cumple con honor este
juramento.
Aprovechando primero la enfermedad y luego la muer-
te de Lenin, los enemigos del socialismo intentaron desviar
al Partido de la senda leninista, para preparar así las con-
diciones de la restauración del capitalismo en nuestro país.
Especialmente furiosos fueron los ataques contra el Partido
por el enemigo empedernido del leninismo, Trotski y sus com-
pinches. Los trotskistas impusieron al Partido una nueva dis-
cusión. La lucha tenía un carácter encarnizado. Stalin puso
al descubierto el fondo político de la actuación de Trotski,
mostró que se trataba de la vida o muerte del Partido, apre-
tó los cuadros del Partido y organizó el aplastamiento del
trotskismo.
En enero da 1924 se reunió la XIII Conferencia del Par-
tido. En ella, el camarada Stalin hizo el balance de la discu-

72
STALIN. Esbozo Biográfico.

sión. La Conferencia condenó resueltamente a los trotskistas.


Los acuerdos de la Conferencia fueron aprobados por el XIII
Congreso del Partido (mayo de 1924) y por el V Congreso de
la Internacional Comunista (verano de 1924).
En lucha contra el trotskismo, en aquel período, Stalin se-
ñalaba que "la tarea del Partido consiste en enterrar el trots-
kismo como corriente ideológica". En las condiciones enton-
ces imperantes, indicaba, el trotskismo constituye el principal
enemigo.
"En el momento presente, decía Stalin, después del triun-
fo de Octubre, en las presentes condiciones de la Nep, hay
que considerar el trotskismo como el mayor peligro, puesto
que trata de inculcar la falta de fe en las fuerzas de nuestra
revolución, la falta de fe en la causa de la alianza entre los
obreros y los campesinos, la falta de fe en la causa de la
transformación de la Rusia de la Nep en una Rusia socialista",
(I. Stalin, "La cuestión campesina", ed. rusa).
Stalin demostró que el aniquilamiento ideológico del tros-
kismo era condición indispensable para asegurar la prosecu-
sión de la marcha victoriosa hacia el socialismo. Stalin decía:
"Sin aplastar al trotskismo, no es posible triunfar dentro
de las condiciones de la Nep, ni es posible conseguir la trans-
formación de la actual Rusia en una Rusia socialista". (Lu-
gar cit.)
En la batalla contra el trotskismo, Stalin apretó las filas
del Partido en torno a su Comité Central y lo movilizó para
seguir combatiendo por el triunfo del socialismo en nuestro
país.
Una importancia extraordinaria en el aplastamiento ideo-
lógico del trotskismo, en la defensa, fundamentación y des-
arrollo del leninismo tiene el trabajo teórico de Stalin "Sobre
los fundamentos del leninismo", que vio la luz en 1924. Es-

73
STALIN. Esbozo Biográfico.

ta obra es una expresión magistral y una fundamentación pro-


funda teórica del leninismo, y pertrechó entonces y continúa
pertrechando hoy a los bolcheviques de todo el mundo con
el arma afilada de la teoría marxista-leninista.
Este genial trabajo contiene la exposición de los funda-
mentos del leninismo, es decir, de todo lo nuevo y peculiar
que se relaciona con el nombre de Lenin, con todo lo que
aportó Lenin al desenvolvimiento de la teoría marxista. La
sola circunstancia de haberse hecho tal síntesis de los proble-
mas del leninismo, de haber reunido y estudiado desde el
punto de vista de la nueva época histórica todo el contenido
de la herencia leninista, significaba un paso gigantesco ha-
cia adelante en el desarrollo de la ciencia marxista-leninista.
Todos los problemas de la doctrina de Lenin han sido eleva-
dos en esta obra a una enorme altura de principios. En su
trabajo, Stalin nos ofrece una definición clásica del leninis-
mo. Stalin muestra cómo Lenin siguió desarrollando el marxis-
mo en las condiciones de una nueva época, la época del im-
perialismo y de las revoluciones proletarias.
La labor referente a la restauración de la economía na-
cional tocaba a su fin. Había cambiado la situación interna-
cional e interior de la Unión Soviética. En los países capita-
listas las revoluciones habían iniciado un reflujo temporal,
se había producido una estabilización parcial y pasajera del
capitalismo. En la U.R.S.S. había sido alcanzado el nivel de
anteguerra en la economía. Era necesario proseguir la mar-
cha. Surgió en toda su agudeza la cuestión sobre las perspec-
tivas de nuestra edificación, sobre los destinos del socialismo
en la Unión Soviética.
Con su genial clarividencia, Stalin define las perspecti-
vas y las vías concretas del desarrollo ulterior de la revo-
lución.
"Deseo a los obreros de los talleres "Dinamo" —decía

74
STALIN. Esbozo Biográfico.

él—, como también a los trabajadores de toda Rusia, que la


industria emprenda la marcha ascendente, que el número de
proletarios en Rusia se eleve en un plazo breve hasta 20 o
30 millones; que la economía colectiva en el campo florezca y
extienda su influencia a la economía privada; que una alta
industria y la economía colectiva en el campo agrupen defi-
nitivamente las filas de los proletarios de las fábricas y los
trabajadores de la tierra en un ejército socialista único; que
el triunfo en Rusia sea coronado con el triunfo en el mundo
entero." (G. K. Ordzkonikidse, "Selección de artículos y discur-
sos", 1939, ed. rusa.)
Generalizando teóricamente la experiencia de la Gran
Revolución Socialista de Octubre, la experiencia de los pri-
meros años de edificación socialista en medio del cerco ca-
pitalista, Stalin ha defendido y ha impulsado la doctrina leni-
nista sobre el triunfo del socialismo en un solo país.
En diciembre de 1924 apareció el conocido trabajo de
Stalin "La revolución de Octubre y la táctica de los comunis-
tas rusos". Fundamentando en este trabajo la tesis leninista
sobre el triunfo del socialismo en un solo país, Stalin demos-
tró que era necesario distinguir dos aspectos de esta cues-
tión: el interior y el internacional. El aspecto interior se refie-
re a las relaciones entre las clases dentro del país que cons-
truye el socialismo; el aspecto internacional, a las relaciones
entre la U.R.S.S. —por el momento, el único país del socia-
lismo— y el cerco capitalista. Los obreros y campesinos de la
U.R.S.S. pueden superar las dificultades interiores por sus
propias fuerzas, pueden vencer totalmente a su burguesía en
el terreno económico y construir una sociedad socialista com-
pleta. Pero mientras exista el cerco capitalista, seguirá exis-
tiendo también el peligro de una intervención capitalista con-
tra la U.R.S.S. y de restauración del capitalismo. Para eli-
minar este peligro, es necesario acabar precisamente con el
75
STALIN. Esbozo Biográfico.

cerco capitalista, y esto sólo es posible conseguirlo corno re-


sultado de una revolución proletaria victoriosa, por lo menos,
en algunos países. Sólo entonces el triunfo del socialismo en
la U.R.S.S. podrá ser considerado completo y definitivo.
Estas tesis de Stalin sirvieron de base para la histórica
resolución de la XIV Conferencia del Partido (abril de 1925).
La Conferencia aprobó la orientación leninista-stalinista ha-
cia el triunfo del socialismo en la U.R.S.S. como ley del Par-
tido, obligatoria para todos sus miembros.
En diciembre de 1925, se inauguró el XIV Congreso del
Partido. En el informe político del C.C, Stalin trazó un cua-
dro diáfano del desarrollo de la potencia política y económi-
ca de la Unión Soviética. Sin embargo, decía Stalin, no debe-
mos darnos por satisfechos con estos éxitos, pues nuestro país
continúa siendo un país atrasado, un país agrario. A fin de
asegurar la independencia económica de nuestro país y con-
solidar su capacidad defensiva, a fin de crear la base eco-
nómica indispensable para el triunfo del socialismo, es nece-
sario convertir a nuestro país de agrario en industrial.
Desde la tribuna del XIV Congreso, el jefe del Partido
decía:
"Transformar nuestro país de un país agrario en un país
industrial, capaz de producir con sus propios medios las má-
quinas y herramientas necesarias: en esto consiste la esencia,
el fundamento de nuestra línea general". (Versión taquigrá-
fica del XIV Congreso P.C (b) de la U.R.S.S., 1925, pág. 488,
ed. rusa).
Los defensores del capitalismo, Zinóviev y Kámenev, in-
tentaban oponer al plan staliniano de industrialización socia-
lista su "plan", según el cual la U.R.S.S. siguiese siendo un
país agrario. Era un plan de traidores, tendente a la esclavi-
zación de la U.R.S.S. y su entrega a merced de las fieras im-
perialistas.

76
STALIN. Esbozo Biográfico.

Stalin arrancó la careta a esos infames capituladores,


descubriendo su fondo trotskista-menchevique.
En el XIV Congreso, Stalin hizo resaltar que el cometido
primordial del Partido era lograr la alianza sólida de la cia-
se obrera y los campesinos medios en la obra de la edifica-
ción del socialismo.
El XIV Congreso aprobó como labor fundamental del
Partido la realización de la industrialización socialista, la lu-
cha por el triunfo del socialismo en la U.R.S.S. Después del
Congreso, a principios de 1926, apareció el trabajo de Stalin
"En torno a los problemas del leninismo". En este trabajo his-
tórico, Stalin aplastó ideológicamente la "filosofía" liquida-
cionista y capituladora de los zinovievistas y fundamentó la
línea del XIV Congreso del Partido, orientada hacia la indus-
trialización socialista del país y la edificación de la sociedad
socialista, infundiendo al Partido y a la clase obrera una fe
inquebrantable en el triunfo de la edificación socialista.
Dirigido por Stalin, el Partido bolchevique, después de
haber acumulado fuerzas y recursos, y desechando a los ca-
pituladores y a los escépticos, condujo al país hacia una nue-
va etapa histórica, hacia la etapa de la industrialización so-
cialista.

77
STALIN. Esbozo Biográfico.

VIII
La industrialización, en plazos históricamente cortos, de
un país tan inmenso y, al mismo tiempo, económicamente
atrasado como lo era la Unión Soviética en aquel período,
presentaba enormes dificultades. Había necesidad de cons-
truir una serie de ramas industriales, desconocidas en la vie-
ja Rusia zarista. Era necesario crear una nueva industria de
la defensa, que no existía en la Rusia anterior. Era preciso
construir fábricas de maquinaria agrícola moderna, ignorada
en la antigua aldea. Esto exigía recursos colosales. Los Esta-
dos capitalistas los obtenían mediante la despiadada explo-
tación del pueblo, la sangrienta expoliación de las colonias y
países dependientes y por medio de los empréstitos extranje-
ros. Pero el País de los Soviets no podía recurrir a esas su-
cias fuentes, en tanto que el camino de los empréstitos ex-
tranjeros estaba cerrado para nosotros por los capitalistas.
No quedaba más remedio que obtener los medios en el inte-
rior del País Soviético.
Apoyándose en las indicaciones de Lenin, Stalin elaboró
la doctrina de la industrialización socialista de nuestro país.
Demostró que: 1) la esencia de la industrialización no consis-
tía en el simple incremento de la industria, sino en el desarro-
llo de la industria pesada y, ante todo, de lo que constituye
su alma: la construcción de maquinaria, ya que solamente la
creación de la industria pesada y la construcción de maqui-
naria propia aseguraba la base material para el socialismo
y conducía al país del socialismo a una situación de indepen-
dencia con relación al mundo capitalista; 2) la expropiación

78
STALIN. Esbozo Biográfico.

de los terratenientes y capitalistas en nuestro país, como re-


sultado de la Revolución Socialista de Octubre; la abolición
de la propiedad privada de la tierra, las fábricas, los bancos,
etc., etc., y su entrega al pueblo como patrimonio común, han
creado una fuente poderosa de acumulación socialista para
el desarrollo de la industria; 3) la industrialización socialista
se diferencia radicalmente de la capitalista: ésta se basa en
las conquistas y en el despojo de los países coloniales, en
los saqueos y botines de guerra, en los empréstitos esclavi-
zadores y en la explotación desalmada de las masas trabaja-
doras y de los pueblos coloniales, mientras que la industria-
lización socialista se apoya sobre la propiedad social de los
medios de producción, sobre la acumulación y el ahorro de
riquezas, creadas por el trabajo de los obreros y campesinos;
la industrialización socialista está indisolublemente ligada al
incesante mejoramiento de la situación material de las ma-
sas trabajadoras; 4) por eso, los problemas cardinales en la
lucha por la industrialización son: el aumento de la produc-
tividad del trabajo, la disminución del coste, la lucha por la
disciplina en el trabajo, el régimen de economía, etc.; 5) las
condiciones de la edificación socialista en la U.R.S.S., el en-
tusiasmo de la clase trabajadora por el trabajo, hacen facti-
ble la consecución de los altos ritmos de industrialización ne-
cesarios; 6) el camino de la reorganización socialista de la
agricultura corre a través de la industrialización del país, que
debe crear la base técnica para esa reorganización.
Pertrechados con este programa claro y preciso, los tra-
bajadores de la Unión Soviética emprendieron la industriali-
zación del país.
Asustados por los éxitos de la edificación socialista, los
imperialistas intentaron frustrar o, por lo menos, amortiguar
la industrialización del país mediante la ruptura de las rela-
ciones diplomáticas y comerciales con la U.R.S.S. (Inglaterra),

79
STALIN. Esbozo Biográfico.

mediante el asesinato de los representantes diplomáticos so-


viéticos (Polonia), mediante el refuerzo de la labor de espio-
naje y de diversión. Dentro del país, se unieron en un bloque
traidor los trotskistas, los zinovievistas y los restos de los gru-
pos antibolcheviques, que habían sido anteriormente destruí-
dos, desatando contra el Partido un ataque furibundo. "Se ha
formado una especie de frente único, que va desde Cham-
berlain hasta Trotski", hacía notar entonces el camarada Sta-
lin. No podía alcanzarse la victoria de la industrialización so-
cialista sin la destrucción ideológica y orgánica del bloque
trotskista-zinovievista. Bajo la dirección del camarada Stalin,
el Partido destruyó este bloque trotskista-zinovievista. El in-
forme de Stalin ante la XV Conferencia del Partido: "Sobre
la desviación socialdemócrata en el seno de nuestro Partido"
(noviembre de 1926) y su informe ante el VII Pleno ampliado
del Comité Ejecutivo de la I.C.: "Una vez más sobre la des-
viación socialdemócrata en nuestro Partido" (diciembre de
1926) armaron ideológicamente al P.C. (b) de la U.R.S.S. y a
la Internacional Comunista y aseguraron la unidad y cohe-
sión de las filas del Partido.
El Pleno ampliado del CE. de la Internacional Comunista
condenó en sus resoluciones a los partidarios del bloque trots-
kista-zinovievista como a escisionistas, que habían rodado has-
ta posiciones mencheviques.
Después de haber machacado y excluido a los miserables
capituladores y defensores del capitalismo, los bolcheviques
continuaron la obra de la industrialización socialista del país.
Ninguna rama, ninguna cuestión de la industrialización
escapábase del campo visual de Stalin. Stalin es el iniciador
de la creación de nuevas ramas industriales, del desarrollo
de la reconstrucción de ramas antes rezagadas. Stalin es el
inspirador de la creación de una segunda base hullera-meta-
lúrgica en nuestro país, la Cuenca de Kusnetsk. Stalin es el

80
STALIN. Esbozo Biográfico.

organizador y dirigente de las construcciones socialistas. La


fábrica de tractores de Stalingrado, la Central eléctrica del
Dniéper, la fábrica metalúrgica de Magnitogorsk, la fábrica
de máquinas de los Urales, la fábrica de maquinaria agríco-
la en Rostov, el ferrocarril de Turquestán—Siberia, la fábrica
de segadoras-trilladoras de Sarátov, la cuenca de Kusnietsk,
la construcción de las fábricas de automóviles de Moscú, Gor-
ki, y una serie de otras obras de construcción; todas ellas
van unidas al nombre de Stalin; por eso es por lo que muchos
gigantes de la industria, que son el orgullo del país, llevan el
nombre de Stalin.
El grandioso cuadro del edificio majestuoso del socialis-
mo que se está levantando en la U.R.S.S. ejerció una influen-
cia poderosa sobre los obreros de los países capitalistas. Co-
menzó una verdadera peregrinación a la U.R.S.S. Llegaban de-
cenas, centenares de delegaciones obreras, y con un interés
profundísimo, embargados por la emoción veían cómo los tra-
bajadores mismos, después de haber echado a los explota-
dores, construyen la nueva sociedad socialista. Todo les in-
terasaba, querían conocerlo todo. El 5 de noviembre de 1927,
se celebró una larga entrevista entre Stalin y las delegacio-
nes obreras de Alemania, Francia, Austria, Checoslovaquia,
China, Bélgica y otros países.
Ya a fines de 1927, comenzaron a señalarse los éxitos
decisivos en la política de la industrialización socialista. El
primer balance lo hizo el XV Congreso del Partido, reunido
en diciembre de 1927. En su informe, el camarada Stalin tra-
zó un cuadro brillante de los éxitos de la industrialización
socialista y recalcó que era necesario seguir ensanchando y
afianzando los puestos de mando socialistas, tanto en la ciu-
dad como en el campo, manteniendo el rumbo hacia la li-
quidación de los elementos capitalistas en la economía na-
cional.

81
STALIN. Esbozo Biográfico.

En el XV Congreso, Stalin señaló el retraso de la agricul-


tura respecto a la industria e indicó la salida de esta situa-
ción amenazante para toda la economía nacional.
"La solución —decía Stalin— está en el paso de las pe-
queñas explotaciones campesinas desperdigadas a las gran-
des explotaciones unificadas sobre la base del cultivo en
común de la tierra, en el paso al cultivo colectivo de la tie-
rra sobre la base de una técnica nueva y más elevada. La
solución está en que las pequeñas y diminutas explotacio-
nes campesinas se agrupen paulatina pero infaliblemente, y
no por medio de la coacción, sino por medio del ejemplo y
la persuasión, en grandes explotaciones, sobre la base del
cultivo cooperativo, colectivo de la tierra, mediante el em-
pleo de maquinaria agrícola y de tractores y la aplicación de
métodos científicos encaminados a intensificar la agricultu-
ra. No hay otra solución". (Compendio de Historia del P.C
(b) de la U.R.S.S., pág. 338, ed. esp.)
¿Por qué nuestro país eligió el camino de la formación
de los koljoses?
Ya en el período del XV Congreso del Partido se hacía
cada vez más patente el retraso de la agricultura, especial-
mente en el cultivo cerealista. La producción global de gra-
nos se aproximaba al nivel de anteguerra, pero la parte mer-
cantil de la producción cerealista, la parte que se vendía pa-
ra el abastecimiento de las ciudades y del ejército, ascendía
apenas a algo más de una tercera parte (37 por ciento) del
nivel de anteguerra. El campo contaba con cerca de 25 mi-
llones de explotaciones campesinas pequeñas, minúsculas.
Las pequeñas explotaciones campesinas, por su naturaleza
misma, eran seminaturales, podían rendir solamente un mí-
nimo de trigo destinado al mercado y no eran capaces de
ampliar la producción, emplear tractores y máquinas agrí-
colas, aumentar el rendimiento de la cosecha. El desmenuza-

82
STALIN. Esbozo Biográfico.

miento de las explotaciones campesinas y la baja en la pro-


ducción de granos para el mercado continuaba.
"No cabía duda de que si no se acababa con tal estado
de cosas en el cultivo de cereales, el ejército y las ciudades
de la U.R.S.S. se verían abocados a una situación de hambre
crónica". (Compendio de Historia del P. C. (b) de la U.R.S.S.,
pág. 336, ed. esp.)
Ante el país planteábanse dos rutas para pasar a la gran
producción en la agricultura, capaz de emplear tractores y
máquinas agrícolas y de elevar en varias veces la produc-
ción de granos para el mercado. La primera ruta era: pasar
a la gran producción capitalista en el campo, lo que signifi-
caría arruinar las masas campesinas, crear el paro forzoso
en masa en la ciudad, destruir la alianza entre la clase obre-
ra y los campesinos, fortalecer a los kulaks y dar al traste
con el socialismo. A este camino desastroso empujaban in-
sistentemente al Partido los capituladores y los traidores de
derecha.
La segunda ruta consistía en marchar por la senda de
la agrupación de las pequeñas explotaciones campesinas en
grandes explotaciones, de tipo socialista, en koljoses, capa-
ces de utilizar en gran escala tractores y otras máquinas agrí-
colas modernas para el rápido incremento del cultivo de ce-
reales y su producción para el mercado. Es evidente que el
Partido bolchevique y el Estado Soviético sólo podían mar-
char por el segundo camino, por el camino del desarrollo
koljosiano de la agricultura.
El Partido bolchevique se basaba en las sabias indicacio-
nes de Lenin respecto a la necesidad de pasar de las peque-
ñas explotaciones campesinas a las grandes explotaciones
colectivas, mecanizadas, las únicas que podían sacar a de-
cenas de millones de explotaciones campesinas de la mise-
ria secular.

83
STALIN. Esbozo Biográfico.

"Con la pequeña explotación no se puede salir de la mi-


seria", decía Lenin.
La misma necesidad económica elemental, la miseria del
pueblo, exigía el paso al camino de la colectivización. Y el
Partido bolchevique, seguido por Stalin, comprendió acerta-
damente esta necesidad económica vital y supo hacer virar
a las masas de millones de campesinos hacia el camino de
la colectivización.
El XV Congreso tomó el acuerdo de realizar en toda su
amplitud la colectivización de la agricultura. Al mismo tiem-
po, el Congreso dio la directiva de elaborar el primer Plan
Quinquenal para la economía nacional. Así es como, en el
momento más álgido de la industrialización socialista, Stalin
señaló una nueva labor grandiosa, la de la colectivización
de la agricultura. El cumplimiento de semejante tarea histó-
rica demandaba la preparación más minuciosa, que por su
profundidad y envergadura puede, sin temor alguno, ser com-
parada con la preparación de la Gran Revolución Socialista
de Octubre. El estratega genial de la revolución proletaria
conducía al Partido hacia adelante, intrépido y decidido, con
esmero y cuidado, rompiendo todos los obstáculos que se in-
terponían en el camino hacia la meta, vigilando atento las
maniobras del enemigo de clase, previendo con la más pro-
funda perspicacia sus actividades en el futuro próximo,
reagrupando con mano maestra las fuerzas en el curso de la
ofensiva, consolidando las posiciones conquistadas, utilizan-
do las reservas para agrandar el éxito.
Guiado por Stalin, el Partido había preparado todas las
condiciones materiales necesarias para el ingreso en masa
de los campesinos en los koljoses. Había sido creada la base
industrial para el abastecimiento del campo en máquinas
agrícolas y tractores, la base para el reequipamiento técnico
de la agricultura. Fueron acumulados suficientes recursos pa-

84
STALIN. Esbozo Biográfico.

ra financiar la edificación koljosiana y sovjosiana, y destaca-


dos para esta edificación los mejores hombres del Partido y
de la clase obrera; habían sido fortalecidos los primeros koljo-
ses, que mostraban a los campesinos individuales las ven-
tajas de la agricultura colectivizada. Fueron creadas las esta-
ciones de máquinas y tractores y los sovjoses, que ayudaban
a los campesinos en la tarea de mejorar sus economías.
Presintiendo su ocaso, los kulaks intentaron oponer resis-
tencia, organizaron "la huelga del pan", creyendo que de
esta manera obligarían al Partido si no a capitular, por lo
menos a retroceder. El mismo año, 1928, se descubrió una
gran organización de sabotaje formada por técnicos burgue-
ses en el sector de Shajti, en la Cuenta del Donets, y también
en otras regiones. Los saboteadores mantenían relaciones con
los Estados imperialistas.
Dirigido por Stalin, el Partido llevó a cabo medidas ex-
traordinarias contra los kulaks y venció su resistencia. Los
saboteadores recibieron el castigo merecido. El camarada Sta-
lin exhortó al Partido a extraer las debidas enseñanzas del
proceso de Shajti y, ante todo, a que los bolcheviques que se
hallaban en puestos administrativos se convirtieran en cono-
cedores de la técnica, como también a que se acelerara la
preparación de nuevos cuadros técnicos de entre los obreros.
Al pasar el Partido a la ofensiva contra los kulaks, el
puesto de los trotskistas y zinovievistas aplastados por el Par-
tido fué ocupado, en 1928-1929, por Bujarin, Ríkov, Tomski y
todo su grupo antibolchevique de capituladores de derecha y
restauradores del capitalismo. Al mismo tiempo, los imperia-
listas, apoyándose en la labor de los capituladores de dere-
cha, hicieron un nuevo intento de arrastrar a la U.R.S.S. a la
guerra. En los Estados Mayores de Inglaterra y Francia se
elaboraron planes de nueva intervención contra la U.R.S.S.,
calculada para 1928-1930.

85
STALIN. Esbozo Biográfico.

Así como la victoria de la Gran Revolución Socialista de


Octubre, en 1917, no habría sido posible sin el aplastamien-
to de los capituladores y esquiroles, del mismo modo no se-
ría posible el triunfo del socialismo en el campo sin el aplas-
tamiento de los capituladores de derecha en 1928-1929. Es-
pecial significado para el triunfo del Partido sobre el grupo
antibolchevique de Bujarin y Ríkov tuvieron los discursos de
Stalin "Sobre el peligro derechista en el P.C.(b) de la U.R.S.S.",
(en el Pleno del Comité de Moscú y del Comité de Control
de Moscú de octubre de 1928) y "Sobre la desviación dere-
chista en el P.C.(b) de la U.R.S.S." (en el Pleno del C.C. del
P.C.(b) de la U.R.S.S., abril 1929).
Con estas intervenciones de Stalin fueron totalmente des-
enmascarados los elementos de derecha como enemigos del
leninismo; quedó demostrado que estos elementos eran agen-
tes de los kulaks dentro del Partido.
En lucha contra los derechistas, Stalin agrupó a todo el
Partido y lo condujo al asalto del último baluarte de la ex-
plotación capitalista en nuestro país. El genio de Stalin, su
voluntad inquebrantable y su sabia clarividencia aseguraron
el ascenso del Partido a una escala nueva, más elevada. En
su artículo histórico "El año del gran viraje", escrito en 1929
con motivo del XII aniversario de la revolución de Octubre,
Stalin decía:
"El año transcurrido ha sido el año del gran viraje en
todos los frentes de la edificación socialista. Este viraje
desarrollábase y continúa desarrollándose bajo el signo de la
ofensiva decisiva del socialismo contra los elementos capita-
listas de la ciudad y del campo. La nota característica de es-
ta ofensiva consiste en que nos ha proporcionado ya una se-
rie de triunfos decisivos en las ramas fundamentales de la re-
construcción de nuestra economía nacional". (I. Stalin, "Pro-
blemas de leninismo", pág. 264, ed. rusa).

86
STALIN. Esbozo Biográfico.

El Partido consiguió que se produjese un viraje decisivo


en el terreno de la productividad del trabajo. Fué resuelto en
lo fundamental uno de los más difíciles problemas de la in-
dustrialización socialista, el problema de la acumulación de
recursos para la construcción de la industria pesada. El Par-
tido consiguió dar un rumbo radicalmente nuevo al desarro-
llo de nuestra agricultura, al desarrollo de nuestros campe-
sinos. Cobró gran incremento el movimiento koljosiano, aven-
tajando incluso, por los ritmos de su desarrollo, a la gran
industria. Esto fué el comienzo del movimiento koljosiano de
masas.
"Lo que hay de nuevo y decisivo en el actual movimien-
to koljosiano —decía Stalin— es que ahora los campesinos
no ingresan en los koljoses por grupos sueltos, como ocurría
antes, sino por aldeas enteras, por municipios, por distritos y
hasta por departamentos. ¿Qué significa esto? Significa que
a los koljoses han comenzado a afluir en masa los campesi-
nos medios. Tal es la base sobre la que descansa el viraje ra-
dical en el desarrollo de la agricultura, que constituye la con-
quista más importante del Poder Soviético...." (Obra cít. pá-
gina 272).
Así, pues, bajo la dirección de Stalin, ha sido preparado
el histórico viraje de la política de restricción y desplaza-
miento de los elementos kulaks hacia la política de liquida-
ción de los kulaks como clase, sobre la base de la colectivi-
zación total.

87
STALIN. Esbozo Biográfico.

IX 
 
El 27 de diciembre de 1929, Stalin pronunció un discur-
so en la Conferencia de los técnicos agrarios marxistas,
en el que el camarada Stalin puso al desnudo la teoría bur-
guesa del "equilibrio" de los sectores de la economía nacio-
nal, echó por tierra la teoría antimarxista de la "espontanei-
dad" en la edificación socialista y la teoría igualmente anti-
marxista de la "estabilidad" de las pequeñas explotaciones
campesinas. Desechando todas estas teorías burquesas y an-
timarxistas de los oportunistas de derecha, el camarada Sta-
lin hizo un análisis profundo de la naturaleza de los koljoses,
como forma socialista de economía, y fundamentó el paso a
la colectivización total y a la liquidación, sobre esta base, de
los kulaks como clase.
Ya en el XI Congreso del Partido, Lenin se refería a la
batalla final y decisiva contra el capitalismo ruso que surge
de la pequeña explotación campesina, pero en aquel momen-
to no se podía precisar aún con exactitud cuándo comenza-
ría esta batalla. El camarada Stalin, con la previsión que le
caracteriza, demostró de una manera científica que el plazo
de esta lucha final y decisiva contra el capitalismo interior
había llegado ya. Gran dialéctico, Stalin demostró que la li-
quidación de los kulaks como clase no era una continuación
de la política anterior de restricción y desplazamiento de los
kulaks, sino un viraje completo en la política del Partido.
"Mientras la confiscación de la tierra de los terratenien-
tes era el primer paso de la Revolución de Octubre en el cam
po—como lo indican las resoluciones del XVI Congreso del

88
STALIN. Esbozo Biográfico.

Partido—, el paso a los koljoses es el segundo paso y, ade-


más, el paso decisivo, que determina la etapa más impor-
tante en la construcción del fundamento de la sociedad so-
cialista en la U.R.S.S." (Resoluciones de los Congresos, Con-
ferencias y Plenos del C.C. del P..C.(b) de la U.R.S.S., pági-
na 432, ed. rusa).
El campo ha pasado a la economía socialista debido a
que la necesidad económica exigía dar paso a las explota-
ciones grandes en forma de artel, a las explotaciones colec-
tivas, a la agricultura mecanizada. El Partido bolchevique y
el Estado Soviético creaban en el campo, en el curso de mu-
chos años, nuevas fuerzas de producción, implantaban una
nueva técnica: tractores, cosechadoras, trilladoras, etc., pre-
paraban los cuadros de la agricultura socialista, a millones
de hombres que se posesionaban de la nueva técnica.
En su saludo histórico a los obreros de la fábrica de
tractores de Stalingrado, el día en que ésta fué puesta en
marcha (el 17 de junio de 1930), el camarada Stalin dijo:
"Saludo y felicito por su victoria a los obreros y perso-
nal dirigente de la primera fábrica gigante de tractores en la
U.R.S.S. condecorada con la orden de la Bandera Roja. Los
50,000 tractores que debéis dar al país anualmente son 50,000
proyectiles que hacen saltar el viejo mundo burgués y abren
el camino al nuevo régimen socialista en el campo. Os deseo
éxitos en el cumplimiento de vuestro programa" ("Pravda",
18 junio 1930).
Las nuevas fuerzas productivas creadas en el campo han
conducido inevitablemente a nuevas relaciones, a las relacio-
nes socialistas entre los hombres.
Stalin elaboró ampliamente la doctrina marxista-leninista
del socialismo, demostrando que el paso a la colectivización
no es posible mediante la simple afluencia de los campesinos
a los koljoses, sino como consecuencia de una lucha de ma-

89
STALIN. Esbozo Biográfico.

sas de los campesinos contra los kulaks. Hacía falta aplastar


a los kulaks en un combate abierto a la vista de todos los
campesinos y, por lo mismo, el paso a la colectivización to-
tal estaba unido indisolublemente con la tarea de la liquida-
ción de los kulaks como clase.
Las indicaciones del camarada Stalin sobre la necesidad
de un viraje en la política del Partido, de restricción de las
tendencias explotadoras de los kulaks hacia la liquidación
de los kulaks como clase, fueron la base de la decisión del
C.C. del 5 de enero de 1930 "¡Sobre los ritmos de la colectivi-
zación y las medidas de ayuda del Estado en la edificación
koljosiana".
Los enemigos del Partido trataban por todos los medios
de frustrar el rumbo que éste había formado, tendiente a co-
lectivizar el país. Estos intentos hostiles se han manifestado
no sólo en la lucha directa contra la colectivización por par-
te de los capituladores de derecha, sino también en las de-
formaciones "izquierdistas" de la línea del Partido, en que
violaban los ritmos de colectivización establecidos por el Par-
tido, en que vulneraban el principio leninista-stalinista del
carácter voluntario de la estructuración de los koljoses, en
los saltos descabellados por encima del artel a las comunas,
en la socialización forzosa de las viviendas, del ganado me-
nudo, aves domésticas, etc.
Los enemigos del interior y del exterior, los intervencio-
nistas y sus agentes, abrigaban la esperanza de que esta
práctica "izquierdista", muchas veces conscientemente provo-
cadora, abriría una cuña entre los campesinos y el Poder So-
viético. En los Estados Mayores de los países imperialistas se
fijaban ya los plazos de una intervención. Pero el jefe del
Partido notó a tiempo el nuevo peligro.
El 2 de marzo de 1930, por acuerdo del C.C, se publicó
un artículo de Stalin titulado "Los éxitos se nos suben a la

90
STALIN. Esbozo Biográfico.

cabeza". En este artículo, se salía al paso de los excesos "iz-


quierdistas" que amenazaban arruinar el movimiento koljo-
siano. "En este artículo, se subrayaba vigorosamente el prin-
cipio de voluntariedad en la organización de los koljoses y
se indicaba la necesidad de tener en cuenta la diversidad de
condiciones existentes en las distintas regiones de la U.R.S.S.
al determinar los ritmos y métodos de la colectivización. El
camarada Stalin recordaba que el eslabón fundamental del
movimiento koljosiano era el artel agrícola... El artículo del
camarada Stalin tuvo una importancia política grandísima.
Este artículo ayudó a las organizaciones del Partido a corre-
gir sus errores y asestó el más rudo golpe a los enemigos del
Poder Soviético, que confiaban en que aquellos excesos les
darían la base para sublevar a los campesinos contra el Po-
der de los Soviets". (Compendio de Historia del P. C. (b) de la
U.R.S.S., pág. 350 ed. esp.)
Asestando un golpe mortal a las deformaciones "izquier-
distas" y disipando así las esperanzas de los intervencionis-
tas, el camarada Stalin, educador de millones de hombres ex-
plicaba a los cuadros del Partido y a los sin partido en qué
consistía el arte de la dirección.
"El arte de la dirección —escribió Stalin— es un asunto
muy serio. No puede quedarse a la zaga del movimiento, ya
que retrasarse significaría separarse de las masas. Pero tam-
poco se debe adelantar, ya que esto significaría perder los
lazos con las masas. El que quiera dirigir el movimiento y
conservar simultáneamente los vínculos con las masas de mi-
llones debe luchar en dos frentes: contra los que se atrasan
y también contra los que se adelantan". (I. Stalin, "Problemas
del leninismo", pág. 304, ed. rusa.)
En el artículo publicado seguidamente, el 3 de abril de
1930, "Respuesta a los camaradas koljosianos", dirigido a los
millones de koljosianos, Stalin, indicando las raíces de los

91
STALIN. Esbozo Biográfico.

errores cometidos en el problema campesino y los principa-


les errores en el movimiento koljosiano, explicaba con vigor
extraordinario en qué consistía la esencia de las leyes de
ofensiva en el frente de la lucha de clases. No se puede lle-
var a cabo una ofensiva sin consolidar las posiciones con-
quistadas, indicaba el camarada Stalin; sin reagrupar las
fuerzas, sin asegurar el frente con reservas y sin acercar les
servicios de las tropas. Los oportunistas no entienden el ca-
rácter de clase de la ofensiva: ¿Contra qué clase y en unión
con qué clase se hace la ofensiva? No necesitamos —decía
el camarada Stalin— una ofensiva cualquiera, sino la ofen-
siva contra los kulaks y una unión con los campesinos medios.
Gracias a la dirección stalinista y como resultado de la
corrección de los excesos, se ha formado una base firme pa-
ra un nuevo poderoso ascenso del movimiento koljosiano. El
Partido, a cuyo frente se hallaba el camarada Stalin, resol-
vió el problema más difícil de la Revolución proletaria, des-
pués de la conquista del Poder, el problema de poner en el
camino del socialismo a las pequeñas explotaciones campe-
sinas, el problema de liquidar a los kulaks, la clase explota-
dora más numerosa.
"Fué ésta una profundísima transformación revoluciona-
ria, un salto del viejo estado cualitativo de la sociedad a un
nuevo estado cualitativo, equivalente por sus consecuencias
a la transformación revolucionaria operada en Octubre
de 1917.
El rasgo peculiar de esta revolución consistía en que se
había producido desde arriba, por iniciativa del Poder del
Estado, con la ayuda directa desde abajo, por parte de la ma-
sa de millones de campesinos que luchaban contra su ava-
sallamiento por los kulaks y en favor de una vida koljosiana
libre" (Compendio de Historia del P. C. (b) de la U.R.S.S., pá-
gina 356, ed. esp.)

92
STALIN. Esbozo Biográfico.

Basándose en las directivas de Lenin sobre la necesidad


de pasar, en la agricultura, de las pequeñas explotaciones
campesinas a las grandes, el artel, a la agricultura colectivi-
zada; basándose en el plan de cooperación de Lenin, elaboró
Stalin teóricamente y puso en práctica la doctrina sobre la
colectivización de la agricultura. La aportación de Stalin en
este terreno consiste en que: 1) se ha planteado con toda su
amplitud el problema de la forma koljosiana de la economía
socialista en el campo; 2) se ha demostrado que el punto bá-
sico y principal de la estructura de los koljoses en la etapa
actual debe ser el artel agrícola, como forma más justa
y comprensible para los campesinos, la cual permite conjugar
los intereses personales de los koljosianos con sus intereses
sociales, adaptar los intereses personales de los koljosianos
a los intereses sociales; 3) ha fundamentado el paso de la
política de restricciones y desplazamiento de los kulaks a la
política de liquidación de los kulaks como clase, a base de
la colectivización total; 4) ha descubierto la importancia de
las estaciones de máquinas y tractores, como puntos de apo-
yo de la reconstrucción socialista de la agricultura y de los
campesinos.
En febrero de 1930, atendiendo al deseo expresado por
innumerables organizaciones, asambleas generales de obre-
ros, campesinos y combatientes del Ejército Rojo, el Comité
Central Ejecutivo de la U.R.S.S. resolvió condecorar al cama-
rada Stalin con la segunda Orden de la Bandera Roja, por
los grandes méritos en el frente de la construcción socialista.
El XVI Congreso del Partido (26 de junio—13 de julio de
1930) ha pasado a la historia como el Congreso de la ofensi-
va desplegada por el socialismo en todo el frente. Al descu-
brir el contenido esencial de la ofensiva del socialismo con-
tra los elementos capitalistas en todo el frente, Stalin esta-

93
STALIN. Esbozo Biográfico.

bleció en su informe que nuestro país había entrado ya en el


período del socialismo.
Al informar ante el Congreso sobre los éxitos logrados en
la industrialización del país y en la colectivización de la agri-
cultura, Stalin indicó, al mismo tiempo, las tareas que nos
imponía el nuevo período del desarrollo. Aunque por los
ritmos de éste habíamos alcanzado y sobrepasado a los paí-
ses capitalistas adelantados, por el nivel del desarrollo indus-
trial íbamos todavía muy a la zaga de los países capitalis-
tas adelantados. De ahí la tarea de aumentar más los ritmos,
la tarea de alcanzar y sobrepasar a los países capitalistas
también por el nivel de la producción industrial. En su infor-
me, el camarada Stalin indicó las tareas del Partido en la
realización del primer Plan quinquenal en cuatro años.
Los trabajadores de todo el país acometieron con gran
entusiasmo la tarea de resolver los problemas gigantescos
planteados por el Congreso. Se desarrolló vastamente la emu-
lación socialista y el trabajo de choque. Al celebrarse el XVI
Congreso, la emulación socialista englobó, por lo menos, a
unos dos millones de obreros, y en las brigadas de choque
trabajaban más de un millón de obreros.
"Lo más notable en la emulación socialista —decía el
camarada Stalin en este Congreso— consiste en que revolu-
ciona de una manera radical los conceptos de los hombres so-
bre el trabajo, puesto que lo convierte de un yugo odioso y
pesado, como era considerado anteriormente, en una causa
de honor, de gloria, de valor y de heroísmo. No hay ni puede
haber nada parecido en los países capitalistas". (I. Stalin,
"Problemas del leninismo", pág. 393, ed. rusa.)
El cumplimiento del primer Plan quinquenal exigió la
reconstrucción de todas las ramas de la economía nacional
sobre la base de la nueva técnica moderna. La técnica ad-
quiría una importancia decisiva. En relación con ello, el jefe

94
STALIN. Esbozo Biográfico.

del Partido destacó el 4 de febrero de 1931, en su discurso


"Sobre las tareas de los activistas de la industria", en la pri-
mera Conferencia de los activistas de la industria socialista
de toda la Unión, las nuevas consignas: "Los bolcheviques
deben dominar la técnica"; "La técnica en el período de la
reconstrucción, lo decide todo".
En el período del trabajo intensivo del Partido en la cons-
trucción del socialismo, adquiría una importancia cada vez
mayor la educación marxista-leninista de los miembros y as-
pirantes al Partido, el estudio profundo de la experiencia del
Partido bolchevique, la lucha contra los falsarios de su
historia.
En noviembre de 1931, Stalin publicó la conocida carta
dirigida a la dirección de la revista "Proletarskaia Revolut-
sia" ("La Revolución Proletaria"), carta que desempeñó un
papel extraordinario en la cohesión ideológica posterior de
las filas del Partido. En aquella carta, Stalin desenmascaraba
a los falsarios trotskistas de la historia del bolchevismo, de-
mostrando que el leninismo ha surgido, ha crecido y se ha
fortalecido en lucha sin cuartel contra el oportunismo de to-
da clase, que los bolcheviques constituían la única organiza-
ción revolucionaria del mundo que había sabido aplastar
hasta el fin a los oportunistas y centristas, arrojándolos de
las filas del Partido. En dicha carta, Stalin demostró con to-
da fuerza que el trotskismo constituye el destacamento de
vanguardia de la burguesía contrarrevolucionaria, que rea-
liza la lucha contra el comunismo, contra el Poder de los So-
viets, contra la construcción del socialismo en la U.R.S.S.
A comienzos de 1933, el primer Plan quinquenal había
sido cumplido, antes del plazo fijado. En enero de 1933, Sta-
lin intervino en el Pleno del C.C. y de la Comisión Central de
Control con un informe sobre "El balance del primer Plan
quinquenal". Nuestro país, decía, se ha transformado de país

95
STALIN. Esbozo Biográfico.

agrario en industrial, de país de pequeños campesinos en el


país de la agricultura más grande, más adelantada, socialis-
ta. Las clases explotadoras han sido desalojadas de sus posi-
ciones en la producción. Sus restos han sido diseminados por
todo el país y han entablado una lucha sorda contra el Po-
der Soviético. Por lo tanto, había que aumentar la vigilancia,
luchar por proteger la propiedad socialista, base del régimen
soviético, y fortalecer por todos los medios la dictadura del
proletariado.
En otra intervención, en el Pleno del C.C, "Sobre el tra-
bajo en el campo", Stalin hizo un análisis profundo de las
deficiencias del trabajo del Partido en el campo y fijó todo
un programa de trabajo llamado a fortalecer el régimen koljo-
siano.
Ante el Partido, se había planteado un nuevo problema:
luchar por la consolidación de los koljoses, por organizar el
trabajo en ellos, para hacerlos bolcheviques, depurándolos de
los elementos hostiles: de los kulaks, de los saboteadores. Pa-
ra este fin, el camarada Stalin propuso organizar secciones
políticas en las estaciones de máquinas y tractores y en los
sovjoses. En dos años (1933-1934) estas secciones políticas
consiguieron realizar una gran labor de fortalecimiento de
los koljoses.
En el primer Congreso de los koljosianos de choque de
toda la U.R.S.S., reunido el 19 de febrero de 1933, el cama-
rada Stalin propugnó y fundamentó la consigna de convertir
a los koljoses en koljoses bolcheviques, y a los koljosianos,
en hombres de vida holgada.
"Para ser koljosianos acomodados —decía el camarada
Stalin— sólo se requiere una cosa: trabajar honradamente
en el koljós, utilizar bien los tractores y las máquinas, saber
cuidar del ganado, trabajar bien la tierra y cuidar la propie-
dad koljosiana". (Lugar cit., pág. 48.)

96
STALIN. Esbozo Biográfico.

Las palabras de Stalin penetraron en la conciencia de


millones de koljosianos y se convirtieron en el programa prác-
tico de lucha de los koljoses.
En su informe sobre el trabajo del C. C. del P. C. (b) de la
U.R.S.S., pronunciado en Leningrado, en vísperas del XVII
Congreso del Partido, el inspirado tribuno de la Revolución
y querido por el Partido, S. Kírov, caracterizó de la manera
siguiente al gran organizador de las victorias socialistas de
la clase obrera:
"Camaradas: Al hablar de los méritos de nuestro Parti-
do, de los éxitos de nuestro Partido, no se puede menos de
hablar del gran organizador de las victorias gigantescas que
hemos obtenido. Me refiero al camarada Stalin.
He de deciros que es verdaderamente el sucesor, el con-
tinuador más completo, realmente multifacético, de la obra
que nos legó el gran fundador de nuestro Partido, al que he-
mos perdido hace ya diez años.
Difícil es imaginarse una figura tan gigantesca como la
de Stalin. En los últimos años, desde que trabajamos sin Le-
nin, no sabemos de ningún viraje en nuestro trabajo, de nin-
guna iniciativa, consigna o directiva de cierta importancia en
nuestra política, cuyo autor no sea el camarada Stalin, sino
alguna otra persona. Todo el trabajo fundamental —esto de-
be saberlo el Partido— se hace siguiendo las indicaciones, la
iniciativa y la dirección del camarada Stalin. Los problemas
más trascendentales de política internacional se resuelven se-
gún sus indicaciones; y no sólo estos grandes problemas, si-
no cuestiones que podrían parecer de tercero y aun de déci-
mo orden, le interesan si atañen a los obreros, a los campe-
sinos y a todos los trabajadores de nuestro país.
Y debo declarar que esto no se refiere solamente a la
construcción del socialismo en su conjunto, sino también a
los diversos problemas de nuestra labor. Por ejemplo, si to-

97
STALIN. Esbozo Biográfico.

mamos el problema de la defensa de nuestro país, es nece-


sario recalcar con toda fuerza que debemos todos estos éxi-
tos nuestros al camarada Stalin.
La voluntad poderosa y el talento de organizador colosal
de este hombre aseguran al Partido la posibilidad de realizar
a tiempo los grandes virajes históricos, vinculados a la cons-
trucción victoriosa del socialismo.
Veamos las consignas del camarada Stalin: "hacer de
los koljosianos hombres acomodados", "convertir a los koljo-
ses en koljoses bolcheviques", "dominar la técnica", las seis
condiciones históricas del camarada Stalin; todo esto es lo
que nos sirve de guía para la construcción del socialismo en
la fase actual de nuestra labor, todo ello parte de este hom-
bre, y todo lo que hemos conquistado en el primer Quinque-
nio lo hemos logrado a base de sus directivas". (S. Kírov, "Ar-
tículos y discursos escogidos", pág. 609-610, ed. rusa.)
A principios de 1934, Stalin dirige los trabajos del XVII
Congreso del Partido, que ha pasado a la historia como el
Congreso de los vencedores. En su informe ante el Congreso,
el camarada Stalin hace el balance de las victorias históri-
cas logradas por el Partido, de las victorias del socialismo en
la U.R.S.S.
Ha triunfado la política de la industrialización, de la co-
lectivización total, de la liquidación de los kulaks como clase.
Ha triunfado la doctrina de la posibilidad de la construcción
del socialismo en un solo país. El sistema socialista se ha
convertido en el poder de dominio absoluto sobre toda la
economía nacional, habiéndose hundido todos los demás sis-
temas. Los koljoses han triunfado definitiva e irrevocable-
mente.
Pero Stalin hace observar que la lucha dista mucho de
haber terminado. Aunque los enemigos han sido derrotados,
los restos de su ideología viven aún y frecuentemente se de-

98
STALIN. Esbozo Biográfico.

jan sentir. Sigue en pie el cerco capitalista. Este alienta y


aprovecha los resabios del capitalismo en la conciencia de
los hombres.
El camarada Stalin ha señalado que los resabios del ca-
pitalismo en la conciencia de los hombres son, en el proble-
ma nacional, más persistentes que en cualquier otro. Contes-
tando a la pregunta de cuál desviación en punto al problema
nacional constituía el peligro más importante —si la del na-
cionalismo granruso o la del nacionalismo localista—, el ca-
marada Satalin decía que en las condiciones actuales "el
peligro más importante lo constituye aquella desviación con-
tra la que se ha dejado de luchar, permitiendo de este modo
que se desarrolle hasta convertirse en un peligro para el
Estado". (I. Stalin, "Problemas del leninismo", pág. 474, ed.
rusa.)
Es necesario realizar un trabajo sistemático para supe-
rar los vestigios del capitalismo en la conciencia de los hom-
bres; es necesario ejercer una crítica sistemática, desde el
punto de vista ideológico, de todas las corrientes hostiles al
leninismo; es necesario realizar una propaganda infatigable
del leninismo, elevar el nivel ideológico de los miembros del
Partido y la educación internacionalista de los trabajadores.
Stalin recalcó especialmente la necesidad de que el Partido
ejerciera mayor vigilancia:
"No hay que adormecer al Partido, sino desarrollar en
él el espíritu de vigilancia; no hay que arrullarlo, sino man-
tenerlo en pie de guerra; no hay que desarmarlo, sino ar-
marlo; no hay que desmovilizarlo, sino mantenerlo en estado
de movilización para la ejecución del segundo Plan quinque-
nal". (I. Stalin, "Problemas de leninismo", pág. 484, ed. rusa.)
En el informe de Stalin se da un programa concreto de
los trabajos a realizar en el terreno de la industria, de la
agricultura, del comercio, del transporte, y un programa de

99
STALIN. Esbozo Biográfico.

los trabajos de organización (cuadros, revisión y control del


cumplimiento de las decisiones); se plantea el problema de
"elevar la dirección orgánica al nivel de la dirección políti-
ca". En el informe de Stalin se presenta un programa en el
terreno de la cultura, de las ciencias, de la instrucción públi-
ca y de la lucha ideológica. El XVII Congreso, a propuesta de
S. Kírov, aceptó integramente el informe del camarada Sta-
lin, como resolución del Congreso, como ley del Partido, co-
mo programa de trabajo del Partido para el período próximo.
En el Congreso fué aprobado también el segundo Plan quin-
quenal de desarrollo de la economía nacional.

100
STALIN. Esbozo Biográfico.

Como resultado de los éxitos de la línea general del Par-


tido, seguía avanzando continuamente en el país la industria
y la agricultura. El segundo Plan quinquenal staliniano se
cumplió en la industria en abril de 1937, antes del plazo fi-
jado, es decir, en cuatro años y tres meses. Al quedar termi-
nada la reconstrucción de la industria y de la agricultura,
nuestra economía nacional estaba provista de la técnica más
avanzada del mundo. Nuestra industria recibió enorme can-
tidad de máquinas, tornos y otros instrumentos de produc-
ción. Nuestra agricultura obtuvo los magníficos tractores so-
viéticos, segadoras-trilladoras y otras complicadas máquinas
agrícolas. El transporte, magníficos automóviles, locomoto-
ras, vapores y aviones. El Ejército Rojo Obrero y Campesino
quedó magníficamente equipado de una técnica nueva en
artillería, tanques, aviones y barcos de guerra.
Toda esta gigantesca labor de rearme técnico de nuestra
economía nacional se llevó a cabo bajo la dirección inme-
diata de Stalin. Nuevas marcas de máquinas, grandes inven-
tos e innovaciones técnicas entraron y siguen entrando en
uso por indicación directa suya. Intervenía personalmente en
todos los detalles del trabajo de reconstrucción técnica de la
industria y de la agricultura, animando y alentando a obre-
ros y a ingenieros, a los directores de empresas aisladas y de
ramos industriales, a los inventores y constructores. Especial
atención y amor dedicó a la labor de equipar técnicamente
nuestro Ejército Rojo, la Flota Aérea y la Marina de Guerra;

101
STALIN. Esbozo Biográfico.

por ello, el Ejército Rojo se ha hecho fuerza invencible, te-


mible para los enemigos del socialismo..
La nueva y poderosa técnica exigía hombres que pudie-
ron dominarla, sacar de ella todo lo que podía dar. Era ne-
cesario que la atención de nuestros cuadros virara en redon-
do hacia la asimilación de la nueva técnica para intensificar
por todos los medios la labor de formación de numerosos
cuadros capaces de obtener de ella el máximo efecto. En este
sentido, tiene excepcional importancia el discurso pronuncia-
do por Stalin en mayo de 1935, ante la promoción de man-
dos salidos de las Academias del Ejército Rojo:
"Para poner en movimiento la técnica y sacarle todo el
rendimiento —decía el camarada Stalin—, hacen falta hom-
bres que la dominen, hacen falta cuadros capaces de asimilar
y aprovechar esta técnica de acuerdo con todas las reglas del
arte. La técnica sin hombres que la dominen es una cosa
muerta. La técnica con hombres al frente que la dominen pue-
de y debe hacer milagros. Si nuestras fábricas y empresas in-
dustriales de primer orden, si nuestros sovjoses y koljoses, si
nuestro transporte, si nuestro Ejército Rojo contaran con una
cantidad suficiente de cuadros capaces" de dominar la técnica,
nuestro país obtendría un rendimiento tres o cuatro veces
mayor que el que actualmente obtiene... Es necesario que se
acabe de comprender que, de todos los valiosos capitales que
existen en el mundo, el capital más precioso y decisivo lo cons-
tituyen los hombres los cuadros. Es necesario que se com-
prenda que, en nuestras actuales circunstancias, "los cuadros
lo deciden todo". Si contamos con buenos y numerosos cua-
dros en la industria, en la agricultura, en los transportes, en
el ejército, nuestro país será invensible. Si carecemos de ellos,
cojearemos de los dos pies." (I. Stalin: Problemas del leninis-
mo, págs. 490-491, ed. rusa.)
Las palabras del camarada Stalin constituyeron un pode-

102
STALIN. Esbozo Biográfico.

roso impulso para resolver uno de los problemas más impor-


tantes de la construcción del socialismo: el de los cuadros. La
fuerza de esta indicación del jefe del Partido no consistió sólo
en concentrar la atención de todas las organizaciones del Par-
tido y de los Soviets en el problema de los cuadros, sino tam-
bién en que tuvo un considerable eco en la base, entre las
masas, despertando una nueva ola de entusiasmo por el tra-
bajo.
Por iniciativa de obreros avanzados ascendió con poderoso
impulso el movimiento stajanovista. Iniciado en la cuenca del
Donets, en la industria hullera, se extendió con increíble rapi-
dez a todo el país, a todas las ramas de la economía nacional.
Decenas y centenares de miles de admirables héroes del tra-
bajo dieron ejemplo de cómo había que asimilar la técnica y
lograr la productividad socialista del trabajo en la industria,
en el transporte y en la agricultura.
El camarada Stalin puso de manifiesto ante todo el Par-
tido la enorme importancia histórica de este nuevo movimien-
to, diciendo, en noviembre de 1935, en la primera Conferen-
cia stajanovista de toda la U. R. S. S., que "el movimiento sta-
janovista refleja el nuevo auge de la emulación socialista,
una etapa nueva más alta de la emulación socialista... La
importancia del movimiento stajanovista está en que es un
movimiento que destruye las antiguas normas técnicas por
insuficientes; en que, en cierto número de casos, sobrepasa la
productividad de trabajo en los países capitalistas más avan-
zados, abriendo de este modo la posibilidad práctica de seguir
consolidando el socialismo en nuestro país, la posibilidad de
transformar nuestro país en el país más próspero". (I Stalin:
Problemas del leninismo, págs. 493-495, ed. rusa.)
El camarada Stalin demostró que este movimiento abría
el camino hacia el comunismo, que contenía el germen de un
ascenso cultural y técnico de la clase obrera tan grande, que

103
STALIN. Esbozo Biográfico.

llevaba a borrar el contraste entre el trabajo intelectual y el


trabajo físico.
Hablando de los precedentes del movimiento stajanovis-
ta, el camarada Stalin dijo en qué consiste la fuerza y el ca-
rácter invencible de nuestra revolución:
"Nuestra revolución es la única que no sólo ha roto las
cadenas del capitalismo y ha concedido la libertad al pueblo,
sino que ha conseguido, además, dar al pueblo las condicio-
nes materiales para una vida desahogada. En esto reside la
fuerza y el carácter invencible de nuestra Revolución," (Obra
cit., pág. 499.)
Stalin lleva la dirección inmediata en los trabajos de la
Conferencia stajanovista de toda la U. R. S. S. y de otras con-
ferencias de obreros avanzados de la industria, del transporte
y de la agricultura, celebradas en el Kremlin. Con los staja-
novistas de la industria y del transporte, con los conductores
de segadoras-trilladoras, de tractores, con las ordeñadoras, con
las heroínas de los campos de remolacha, examina en todos
sus detalles problemas de técnica y de producción de todas
las ramas de la economía nacional.
En el Kremlin, con los miembros del C. C. y del Gobierno,
Stalin recibe numerosas Delegaciones de las florecientes Re-
públicas socialistas hermanas. Fué una brillante demostra-
ción de la gran amistad que une a los pueblos de la Unión
Soviética, conseguida por la aplicación de la política nacional
leninista-stalinista. Juntamente con los obreros y koljosianos
avanzados, el camarada Stalin y sus colaboradores toman
acuerdos sobre los problemas más importantes de la edifica-
ción socialista.
"Lenin decía que únicamente pueden ser verdaderos diri-
gentes bolcheviques los que no sólo saben enseñar a los
obreros y a los campesinos, sino aprender de ellos"—decía el
camarada Stalin en la Conferencia de stajanovistas. El mis-

104
STALIN. Esbozo Biográfico.

mo ha dado el mejor ejemplo de esta unión con las masas,


desde los primeros pasos de su actuación revolucionaria.
La reconstrucción socialista de toda la economía nacio-
nal produjo cambios radicales en la correlación de clases en
el país. Esto hacía necesario introducir modificaciones en la
Constitución, aprobada en 1924. Por iniciativa del camarada
Stalin, el C. C. del Partido propuso en el VII Congreso de los
Soviets que se modificara la Constitución.
Una Comisión especial, presidida por el camarada Stalin,
elaboró el proyecto de una nueva Constitución. El proyecto fué
sometido a la discusión de todo el pueblo, durante un plazo
de cinco meses y medio. No hubo rincón de nuestro país don-
de los trabajadores no estudiaran y enjuiciaran este impor-
tantísimo documento de la historia de la Humanidad. Todo el
pueblo soviético recibió y aplaudió con inmenso orgullo y ale-
gría el proyecto de Constitución.
En su informe ante el VIII Congreso extraordinario de los
Soviets sobre el proyecto de nueva Constitución, el camarada
Stalin lo razonó profundamente, exponiendo los enormes cam-
bios que se habían producido en nuestro país desde los tiem-
pos en que había sido aprobada la Constitución de 1924. El
triunfo del socialismo permitía seguir democratizando el sis-
tema electoral, estableciendo el sufragio universal, igual, di-
recto y secreto.
Todas las grandiosas victorias del socialismo están consa-
gradas en la Constitución de la U. R. S. S. Según ella, la so-
ciedad soviética está formada por dos clases hermanas, Jos
obreros y los campesinos. La base política de la U. R. S. S. la
constituyen los Soviets de Diputados de los trabajadores. La
base económica de la U. R. S. S. la constituye la propiedad so
cialista sobre los medios de producción. Se garantiza a todos
los ciudadanos de la U. R. S. S. el derecho al trabajo, al des-
canso, a la instrucción, al aseguramiento material en su ve-

105
STALIN. Esbozo Biográfico.

jez y en caso de enfermedad o de incapacitación para el tra-


bajo. La igualdad de derechos de todos los ciudadanos, inde-
pendientemente de su nacionalidad, raza y sexo, es ley in-
tangible. La Constitución garantiza en interés de la consoli-
dación de la sociedad socialista la libertad de palabra, de
prensa, de reunión y mítines, el derecho de agruparse en or-
ganizaciones sociales, la inviolabilidad personal, la inviolabi-
lidad del domicilio y del secreto de la correspondencia y el
derecho de asilo para los ciudadanos extranjeros perseguidos
por defender los intereses de los trabajadores, por sus activi-
dades científicas o por la lucha en pro de la liberación nacio-
nal. Estos amplísimos derechos y libertades de los trabajado-
res, jamás vistos en la Historia, están asegurados material,
económicamente, por todo el sistema de la economía socia-
lista, que no conoce las crisis, la anarquía ni el paro forzoso.
Al mismo tiempo, la Constitución de la U. R. S. S. impone
a todos los ciudadanos serios deberes: cumplir las leyes, aca-
tar la disciplina en el trabajo, cumplir honradamente sus de-
beres sociales, respetar las reglas de convivencia de la socie-
dad socialista, salvaguardar y fortalecer la propiedad socia-
lista y defender la patria socialista.
Lo que durante siglos habían soñado los cerebros mejores
y más avanzados de la Humanidad se ha hecho ley intangible
en la Constitución de la U. R. S. S., Constitución del socialismo
triunfante y de una amplia democracia socialista.
El VIII Congreso de los Soviets aprobó y sancionó esta
Constitución el 5 de diciembre de 1936. Los pueblos de la
U. R. S. S. han dado por unanimidad, a la nueva Constitución»
en honor de su creador, el nombre de Constitución Stalinista.
Para los trabajadores de la U. R. S. S., es balance de lucha y
victoria; para los de los países capitalistas, un gran programa
de lucha. Ha venido a consagrar el hecho, de alcance histó-
rico universal, de que la U. R. S. S. ha entrado en una nueva

106
STALIN. Esbozo Biográfico.

etapa de desarrollo, en la etapa de coronamiento de la edifi-


cación de la sociedad socialista y de transición gradual ha-
cia el comunismo. Moral y políticamente, arma a los traba-
jadores de todo el mundo para luchar contra la reacción bur-
guesa. Demuestra que lo realizado en la U. R. S. S. puede ha-
cerse también en otros países.
El informe del camarada Stalin sobre el proyecto de la
nueva Constitución es una aportación valiosísima al tesoro
del marxismo-leninismo; puede parangonarse con obras mar-
xistas tan geniales como el "Manifiesto de Partido Comu-
nista".
Las victorias del socialismo, conseguidas por el Partido
bajo la dirección de Stalin, enfurecían aún más a los enemi-
gos del pueblo. El año 1937 aportó nuevos datos sobre los
monstruos de las bandas bujarinistas-trotskistas de espías, sa-
boteadores y asesinos a sueldo de los servicios de espionaje
de los Estados capitalistas. Los procesos pusieron de relieve
que estos detritus del género humano estaban ya confabula-
dos contra Lenin, contra el Partido y contra el Estado soviético
desde los primeros días de la Revolución de Octubre. Cum-
pliendo las órdenes de sus amos imperialistas, se proponían
destruir el Partido y el Estado Soviético, socavar la defensa
del país, facilitar la intervención militar extranjera, preparar
la derrota del Ejército Rojo y la desmembración de la U. R. S.
S., convertir la U. R. S. S. en una colonia del imperialismo y
restaurar en ella la esclavitud capitalista. Bajo la dirección de
Stalin, el Partido y el Poder Soviético deshicieron los avispe-
ros de enemigos del pueblo. En su informe ante el Pleno del
C. C. celebrado en marzo de 1937, "Deficiencias del trabajo
del Partido", Stalin trazó un programa concreto para fortale-
cer los órganos del Partido y de los Soviets, para aguzar la
vigilancia política, dando la consigna de "asimilar el bolche-
vismo". Stalin armó al Partido para la lucha contra los enemi-

107
STALIN. Esbozo Biográfico.

gos del pueblo y le enseñó a arrancarles la careta. La justicia


soviética descubrió sus crímenes y condenó a muerte a los
monstruos trotskistas-bujarinistas, siendo fusilados. El pueblo
soviético aprobó el aplastamiento de la banda trotskista-buja-
rinista y pasó a los asuntos del orden del día, a prepararse
para celebrar de un modo organizado las elecciones al So-
viet Supremo de la U. R. S. S. Bajo la dirección del C. C. y del
camarada Stalin, el Partido desplegó en toda la línea la labor
preparatoria con vistas a las elecciones. La implantación de
la nueva Constitución significaba un viraje en la vida políti-
ca del país, una mayor democratización de toda su vida polí-
tica. El nuevo sistema electoral condujo a intensificar la acti-
vidad política de las masas, a reforzar el control de éstas so-
bre los órganos del Poder Soviético, a acentuar la responsabi-
lidad de los órganos del Poder Soviético ante el pueblo. Bajo
la dirección del C. C. y del camarada Stalin, el Partido reor-
organizó los métodos de trabajo de acuerdo con sus nuevas
tareas, en el sentido de desarrollar los principios de democra-
cia interna, fortalecer las bases del centralismo democrático,
desarrollar la crítica y la autocrítica, hacer que fuese más
completa 4a responsabilidad de los órganos del Partido ante
sus masas. Piedra angular de la campaña electoral del Par-
tido fué la idea stalinista del bloque de comunistas y sin par-
tido.
El 11 de diciembre de 1937, víspera del día de las eleccio-
nes, Stalin habló en su distrito electoral, poniendo de mani-
fiesto la radical diferencia entre las elecciones en la U.R.S.S.,
verdaderamente libres, y las elecciones en los países capita-
listas, bajo la presión de las clases explotadoras. En la U. R,
S. S. han sido suprimidas las clases explotadoras, el socialis-
mo es ya una realidad viva y las elecciones se celebran so-
bre esta base. Luego determinó Stalin qué condiciones debían
reunir los dirigentes elegidos por el pueblo como diputados

108
STALIN. Esbozo Biográfico.

del Soviet Supremo. El pueblo debe exigir que sean hombres


políticos del tipo de Lenin, tan lúcidos y tan precisos, tan in-
trépidos en el combate, tan refractarios a toda sombra de
pánico, tan implacables con los enemigos del pueblo, tan
ponderados y reflexivos cuando se trata de resolver comple-
jos problemas políticos, que necesitan la orientación en todos
sus aspectos, tan veraces y amantes de su pueblo como lo
era Lenin.
Todo el país escuchó el discurso de su genial y sabio di-
rigente. Sus palabras llegaron al fondo de la conciencia de
los trabajadores. Este discurso de Stalin determinó los prin-
cipios que guían la actividad de los hombres elegidos por el
pueblo, inspiró a éste y dio aún mayor cohesión al bloque
de comunistas y sin partido.
El 12 de diciembre, se celebraron las elecciones al Soviet
Supremo de la U. R. S. S. Se convirtieron en una fiesta de
todo el pueblo, en un triunfo del pueblo soviético. De los 94
millones de electores que integran el censo, tomaron parte en
las elecciones más de 9 1 millones (el 96,8 por 100); 90 millo-
nes de hombres confirmaron la victoria del socialismo al vo-
tar por unanimidad las candidaturas del bloque de comunis-
tas y sin partido. Fué una brillante victoria del bloque stali-
nista, de los comunistas y los sin partido, un triunfo del Par-
tido de Lenin y Stalin, de la dirección leninista-stalinista del
Partido.
La unidad política y moral del pueblo soviético obtuvo en
estas elecciones una brillante confirmación. Stalin fué el pri-
mer candidato elegido por el pueblo, el primer Diputado del
Soviet Supremo de la U. R. S. S.
Al aumentar en proporción gigantesca la actividad de las
masas, al crecer las tareas que imponía la continuación de la
edificación del socialismo, se planteó de un modo nuevo el
problema del temple político e ideológico de nuestros cuadros.

109
STALIN. Esbozo Biográfico.

En una serie de intervenciones, el camarada Stalin expuso


en forma tajante ante nuestros cuadros la tarea de asimilar el
bolchevismo, indicando que contábamos con todas las posibi-
lidades y medios necesarios para preparar ideológicamente
nuestros cuadros y templarlos políticamente y añadiendo
que de ello dependía en sus nueve décimas partes la solución
de todos nuestros problemas prácticos. Una Comisión del Co-
mité Central del P. C. (b) de la U. R. S. S., bajo la presidencia
de Stalin y con su más activa participación personal, redactó
el "Compendio de Historia del Partido Comunista (bolchevi-
que) de la U. R. S. S.".
La aparición de este libro constituye un acontecimiento de
enorme importancia en la vida ideológica del Partido bolche-
vique, que recibe así una nueva y poderosa arma ideológica
bolchevique, una verdadera enciclopedia de los conocimien-
tos fundamentales del marxismo-leninismo. Con precisión y
profundidad stalinistas, expone y sintetiza este libro la histo-
ria y gigantesca experiencia del Partido Comunista, experien-
cia que no ha tenido ni tiene ningún otro Partido del mundo.
En el "Compendio de Historia del P. C. (b) de la U. R. S. S."
vemos cómo ha continuado el desarrollo del marxismo en las
nuevas condiciones de la lucha de clases del proletariado, el
desarrollo del marxismo en la época del imperialismo y de
las revoluciones proletarias, del marxismo en la época del
triunfo del socialismo en una sexta parte del mundo. En plazo
brevísimo se ha difundido este libro en enorme cantidad de
ejemplares. "Podemos decir —ha manifestado el camarada
Zhdánov en el XVIII Congreso del Partido— sin temor a exa-
gerar que, desde que existe el marxismo, es el primer libro
marxista que ha tenido tan amplia difusión."
El trabajo del camarada Stalin para el "Compendio de
Historia del P. C. (b) de la U. R. S. S." —Sobre el materialismo
dialéctico y el materialismo histórico —hace en los términos

110
STALIN. Esbozo Biográfico.

más claros y escuetos una exposición genial de los fundamen-


tos del materialismo dialéctico y del materialismo histórico.
En esta obra sintetiza Stalin todo lo que Marx, Engels y Lenin
han aportado a la teoría de la dialéctica, y desarrolla e im-
pulsa la doctrina del materialismo histórico y dialéctico, a
base de los datos más nuevos de la ciencia y de la práctica
revolucionaria.
El camarada Stalin desarrolla el materialismo dialéctico
como fundamento teórico del comunismo, como concepción
que tiene del mundo el Partido marxista-leninista y que arma
ideológicamente a la clase obrera en su lucha para conquistar
la dictadura del proletariado y construir el comunismo. Con
peculiar fuerza muestra este trabajo la unión íntima que exis-
te entre la filosofía del marxismo-leninismo y la actividad
práctica revolucionaria del Partido bolchevique. Para no equi-
vocarse en política, dice el camarada Stalin, es preciso guiar-
se por los principios del método dialéctico marxista, conocer
las leyes del desarrollo histórico.
La obra de Stalin "Sobre el materialismo dialéctico y el
materialismo histórico", escrito por un maestro incomparable
del método dialéctico marxista, síntesis de la gigantesca ex-
periencia práctica y teórica del bolchevismo, coloca a un ni-
vel nuevo, más alto, el materialismo dialéctico y constituye
la verdadera cumbre del pensamiento filosófico marxista-le-
ninista.
En marzo de 1939, Stalin dirigió los trabajos del XVÍII Con-
greso del Partido, brillante manifestación de una cohesión y
unidad jamás vistas hasta entonces en el Partido, estrecha-
mente agrupado en torno a su Comité Central leninista-stali-
nista.
En su informe sobre la actuación del Comité Central, Sta-
lin hizo un profundo análisis de la situación internacional de
la Unión Soviética, desenmascarando los planes de los pro-

111
STALIN. Esbozo Biográfico.

motores de la guerra y de la intervención contra la U. R. S. S.


Habían pasado cinco años desde el XVII Congreso del Parti-
do. Para los países capitalistas, fué éste un período de graví-
simas conmociones, tanto en el terreno de la economía como
en el de la política. A la crisis económica de 1929-1932 y a la
depresión de tipo especial, sucedió, a partir de la segunda
mitad de 1937, una nueva crisis económica que ha afectado
a los Estados Unidos, a Inglaterra, a Francia y a otros países
capitalistas. Se ha agudizado hasta el extremo la situación
internacional, se ha dado al traste con todo el sistema de tra-
tados de paz de la post guerra, ha comenzado una nueva gue-
rra imperialista, la segunda. Con previsión verdaderamente
genial, el camarada Stalin descubrió las maniobras de los pro-
vocadores de la guerra y determinó con toda precisión los
principios que nos guían en nuestra política exterior en tan
complejas condiciones internacionales, diciendo:
"Las tareas del Partido en el terreno de la política exte-
rior son:
1. Seguir aplicando, también en lo sucesivo, la política
de paz y de fortalecimiento de relaciones de un valor positivo
con todos los países;
2. Observar prudencia y no permitir que nuestro país sea
arrastrado a conflictos por los provocadores de la guerra, acos-
tumbrados a que otros les saquen las castañas del fuego;
3. Reforzar por todos los medios la potencia combativa de
nuestro Ejército Rojo y de nuestra Marina Roja de Guerra;
4. Fortalecer los lazos internacionales de amistad con los
trabajadores de todos los países interesados en la paz y en la
amistad entre los pueblos." ("El País del Socialismo hoy y
mañana", pág. 22.)
Después de exponer las conquistas y los éxitos del socia-
lismo, el desarrollo de la economía socialista, la elevación

112
STALIN. Esbozo Biográfico.

del nivel de vida y de cultura del pueblo, el afianzamiento


del régimen soviético, el camarada Stalin planteó al Partido
y a todo el pueblo soviético una nueva y grandiosa tarea his-
tórica: alcanzar y sobrepasar en los próximos diez o quince
años a los principales países capitalistas en el terreno econó-
mico, es decir, en la producción por habitante.
"Hemos sobrepasado a los principales países capitalistas
—dijo el camarada Stalin— en el sentido de la técnica de la
producción y de los ritmos del desarrollo industrial. Eso está
muy bien; pero es poco. Es necesario sobrepasarlos también
en el sentido económico. Podemos y debemos hacerlo. Sólo si
logramos sobrepasar económicamente a los principales países
capitalistas, podremos esperar que nuestro país esté comple-
tamente provisto de artículos de consumo, tendremos abun-
dancia de productos y podremos pasar de la primera fase del
comunismo a su segunda fase." (I. Stalin: Problemas del leni-
nismo, págs. 578-579, ed. rusa.)
Como una de las tareas cardinales del Partido, trazó el
camarada Stalin en su informe todo un programa bolchevique,
científicamente fundado, para la labor de formación, educa-
ción, selección, promoción y control de los cuadros.
Exponiendo el camino recorrido por el P. C. (b) de la U. R.
S. S. entre el XVII y XVIII Congresos, decía el camarada
Stalin:
"El resultado principal consiste en que la clase obrera de
nuestro país, después de haber suprimido la explotación del
hombre por el hombre y afianzado el régimen socialista, pro-
bó al mundo entero la justicia de su causa. En esto consiste
el resultado principal, puesto que reafirma la fe en las fuer-
zas de la clase obrera y en la inevitabilidad de su triunfo de-
finitivo." (Obra cit., pág. 610).
El informe de Stalin ante el XVIII Congreso del P. C. (b)
de la U. R. S. S. es un documento programático del comunismo.

113
STALIN. Esbozo Biográfico.

un nuevo paso adelante en el desarrollo de la teoría marxista-


leninista. Stalin ha continuado el desarrollo de la teoría leni-
nista de la revolución socialista y el de la doctrina de la po-
sibilidad de construir el socialismo en un solo país, llegando
a la doctrina de que es posible construir el comunismo en
nuestro país, incluso en el caso de que se mantenga el cerco
capitalista. Esta conclusión del camarada Stalin es uno de los
descubrimientos más notables de la teoría marxista-leninista,
descubrimiento que iguala en importancia al de Lenin sobre
la posibilidad del triunfo del socialismo en un solo país. Enri-
quece el leninismo, pone en las manos de la clase obrera una
nueva arma ideológica, da al Partido magníficas perspecti-
vas de lucha por la victoria del comunismo e impulsa la teo-
ría marxista-leninista.
En agosto de 1917, es decir, unos cuantos meses antes de
la Revolución de Octubre y de la constitución del Estado So-
viético, escribió Lenin su conocida obra "El Estado y la Revo-
lución". En ella defendió la doctrina de Marx y de Engels
sobre el Estado, contra la tergiversación y el envilecimiento
por parte de los oportunistas. Lenin se proponía escribir una
segunda parte de "El Estado y la Revolución" y formular en
ella el resultado principal de la experiencia de las revolucio-
nes rusas de 1805 y 1917. La muerte le impidió realizar su pro-
pósito.
Stalin, utilizando la gigantesca experiencia de más de vein-
te años de vida del Estado Socialista Soviético, rodeado por el
cerco capitalista, ha formulado la doctrina completa y acaba-
da del Estado Socialista. Ha analizado con toda amplitud las
etapas del desarrollo del Estado socialista, las modificaciones
de sus funciones de acuerdo con los cambios de la situación,
ha sintetizado toda la experiencia de la construcción del Es-
tado soviético, llegando a la conclusión de que es imprescin-

114
STALIN. Esbozo Biográfico.

dible mantener el Estado bajo el comunismo si continúa exis-


tiendo el cerco capitalista.
¡Lo que no tuvo tiempo de hacer Lenin en cuanto a la
teoría del Estado y de la dictadura de la clase obrera, lo ha
hecho Stalin!
El informe del camarada Stalin ante el XVIII Congreso del
P. C. (b) de la U. R. S. S. es el programa del coronamiento de
la construcción-de la sociedad socialista sin clases y de la
transición gradual del socialismo al comunismo. El Congreso
bolchevique aprobó por unanimidad el informe de su jefe y
lo proclamó norma y ley de toda la actividad del Partido.
Este informe del camarada Stalin ante el XVIII Congreso
del P. C. (b) de la U. R. S. S. constituye un brillante ejemplo
de previsión científica marxista-leninista en el terreno de las
relaciones internacionales. Sus sabias indicaciones sobre las
tareas de nuestra política exterior, la maestría de su dirección
han asegurado trascendentales victorias en la política exterior
de la Unión Soviética, elevando aún más la importancia de la
Unión Soviética como seria fuerza internacional, capaz de in-
fluir sobre la situación internacional y de modificarla de acuer-
do con los intereses de los trabajadores. Guiado por las indi-
caciones del camarada Stalin, el Gobierno de la Unión Sovié-
tica ha desbaratado los planes pérfidos de los provocadores
de la guerra, que gustan de que otros les saquen las castañas
del fuego, y ha asegurado el trabajo pacífico de los pueblos
de la U. R. S. S. Concertando pactos de ayuda mutua con los
Estados bálticos, la Unión Soviética ha fortalecido inconmen-
surablemente las posiciones defensivas del País del Socialis-
mo y su situación internacional.
La Unión Soviética, dirigida por Stalin, ha liberado del
yugo de los terratenientes y capitalistas polacos a nuestros
hermanos de sangre, a los pueblos de Ucrania y Bielorrusia
occidentales. Estos pueblos han entrado a formar parte de la

115
STALIN. Esbozo Biográfico.

familia unida y fraternal de pueblos libres y felices de la


U. R. S. S.
No es posible hablar del camarada Stalin sin recordar su
influencia sobre el movimiento obrero internacional. La In-
ternacional Comunista ha crecido y se ha desarrollado bajo
la dirección de los grandes jefes: Lenin y Stalin. Así como la
historia de la I Internacional está indisolublemente ligada a
los nombres de Marx y de Engels, la historia de la III Inter-
nacional, la Internacional Comunista, quedará fundida para
siempre con los de Lenin y Stalin. Ellos han colocado los ci-
mientos de la Internacional Comunista y la han conducido
en el primer período, en los tormentosos años de la postgue-
rra. Stalin la ha salvaguardado de los ataques de todos loe
enemigos del leninismo.
Las masas obreras de los países capitalistas ven en Stalin
a su jefe, que dirige sabiamente la gran nave del Socialismo
hacia la liberación del proletariado y de los trabajadores de
todo el mundo. Millones de obreros ven en Stalin a su maes-
tro, pues en sus obras clásicas han aprendido y aprenden
cómo hay que luchar con éxito contra el enemigo de clase,
cómo hay que preparar las condiciones del triunfo final del
proletariado. La influencia de Stalin es la influencia del gran-
de y glorioso Partido Bolchevique, en el que los obreros de
los países capitalistas ven el Partido ejemplar de la clase
obrera, digno de ser imitado. Bajo la dirección de este Partido,
Partido de un tipo nuevo, no sólo ha sido derribado el capi-
talismo e instaurada la dictadura del proletariado, sino cons-
truido el socialismo en la U. R. S. S. ¡Que intenten los señores
reaccionarios arrancar a los obreros el anhelo de seguir a
semejante Partido!
Los obreros de todos los países saben que cada palabra
pronunciada por Stalin es palabra de un pueblo formado por
183 millones de hombres, que a cada una de estas palabras

116
STALIN. Esbozo Biográfico.

sigue un hecho, que la suma de estos hechos cambia la corre-


lación de fuerzas entre el mundo del trabajo y el mundo del
capital en el terreno internacional. La influencia de Stalin
nace de que la exactitud de las perspectivas que traza ha sido
confirmada en la conciencia de las masas trabajadoras de
todo el mundo por la experiencia histórico-universal de la
revolución socialista triunfante.

La vida y la actividad del camarada Stalin están indiso-
lublemente ligadas a la actividad de Lenin, a la historia de
nuestro heroico Partido bolchevique. En los terribles años de
la clandestinidad, en la lucha por el triunfo de la Gran Re-
volución Socialista de Octubre, en la guerra civil, en la lu-
cha contra los enemigos del pueblo, contra los enemigos del
socialismo, en la lucha por la construcción y el afianzamiento
de la sociedad socialista, se han puesto bien claramente de
manifiesto la voluntad de acero, la energía revolucionaria del
camarada Stalin.
Stalin es maestro y jefe genial del Partido, gran estratega
de la revolución socialista. Intransigente con los enemigos del
socialismo y profundamente fiel a los principios, compagina
en su actividad la clara perspectiva revolucionaria, la clara
visión del fin propuesto, con una extraordinaria firmeza e in-
sistencia en su consecución, con la sabiduría de una direc-
ción concreta y la unión indisoluble con las masas: tales son
los rasgos característicos del estilo stalinista en el trabajo.
Ningún jefe del mundo ha dirigido masas tan enormes, tantos
millones de obreros y campesinos como Stalin. El sabe mejor
que nadie sintetizar la experiencia revolucionaria de las ma-
sas, apoyar y desarrollar sus iniciativas, aprender de ellas,
y enseñarlas, llevarlas hacia adelante, hacia la victoria.
Toda la actividad de Stalin es un ejemplo de cómo se
combina una enorme potencia teórica con una experiencia

117
STALIN. Esbozo Biográfico.

práctica de lucha revolucionaria, excepcional por su ampli-


tud y por su alcance.
Juntamente con sus colaboradores más próximos, los ca-
maradas Mólotov, Voroshílov, Kaganóvich, Kalinin, Mikoián,
Andréiev, Zhdánov, Jruschev, Beria, Shvérnik, etc., al frente
del gran Partido bolchevique, Stalin dirige un Estado jamás
visto en la Historia, el multinacional Estado socialista de obre-
ros y campesinos. En todos los dominios de la construcción
socialista, sus indicaciones son normas para la acción. El tra-
bajo del camarada Stalin es extraordinariamente múltiple; su
energía, verdaderamente admirable. El círculo de problemas
a los que dedica su atención es inabarcable: los problemas
más complejos de la teoría marxista-leninista y textos esco-
lares; problemas de política exterior de la Unión Soviética y
trabajo cotidiano para la urbanización de la capital proleta-
ria; creación de la gran ruta marítima del Norte y desecación
de los pantanos de Coljida; problemas de desarrollo de la
literatura soviética, del arte, y redacción de los Estatutos que
reglamentan la vida de los koljoses.
Todo el mundo conoce la insuperable fuerza contundente
de la lógica de Stalin, la cristalina claridad de su pensamien-
to, su voluntad de acero, su lealtad al Partido, su ardiente fe
en el pueblo y su amor hacia éste. Todo el mundo conoce su
modestia, su sencillez, su solícita preocupación por el hombre,
su implacable firmeza para con los enemigos del pueblo. To-
dos saben que no puede soportar el vocerío, las frases huecas,
a los charlatanes, a los alarmistas y a los amigos de lamenta-
ciones. Cuando se trata de resolver complejos problemas po-
líticos, los cuales necesitan que se tengan en cuenta todos los
pros y los contras, Stalin es reflexivo y sabio. Y al mismo
tiempo es el gran maestro de virajes en redondo y de atre-
vidas decisiones revolucionarias.
Stalin es el Lenin de hoy.

118
STALIN. Esbozo Biográfico.

Contestando a las organizaciones y a los camaradas que


le felicitaron en 1929, al cumplir los cincuenta años, escribía
Stalin: "Vuestras felicitaciones y saludos los traslado al gran
Partido de la clase obrera, que me ha dado la vida y me ha
educado a su imagen y semejanza... Podéis estar seguros, ca-
maradas, de que estoy dispuesto en adelante también a en-
tregar a la causa de la clase obrera, a la causa de la revolu-
ción proletaria y del comunismo mundial todas mis fuerzas,
todo lo que yo valgo y puedo y, si hiciera falta, hasta la úl-
tima gota de mi sangre." ("Pravda", 22 diciembre 1929.)
Los pueblos de la Unión Soviética ven en Stalin la encar-
nación de su heroísmo, de su amor a la patria. "¡Por Stalin!
¡Por la patria!" Esta fué la consigna con la cual los comba-
tientes del glorioso Ejército Rojo deshicieron al enemigo y
clavaron la bandera soviética en los altos del lago Jasán.
En Stalin ven los pueblos de la Unión Soviética la encar-
nación de sus esperanzas y anhelos, la encarnación de las
victorias obtenidas. "¡Por Stalin! ¡Por la Constitución Stalinis-
ta!" Con este grito acudieron los héroes del Ejército Rojo a
combatir contra los violadores de la frontera en Extremo
Oriente.
El nombre de Stalin es símbolo de liberación. "¡Por Sta-
lin!" Con este grito de lucha se dirigió el Ejército Rojo en
marcha impetuosa a libertar a sus hermanos de Bielorrusia
y de Ucrania del yugo de los "pañis" polacos.
El nombre de Stalin es símbolo de hombría, símbolo de
gloria de la Unión Soviética, llamamiento hacia nuevos actos
de heroísmo para honor del pueblo soviético. Con el nombre
de Stalin en los labios, realizó el grupo de Papanin su histó-
rica hazaña. Pensando en Stalin, dan hombres y mujeres sta-
janovistas ejemplos nunca vistos de elevada productividad
del trabajo, acelerando el ascenso de nuestra patria a las lu-
minosas cumbres del comunismo. Pensando en Stalin, traba-

119
STALIN. Esbozo Biográfico.

jan infatigablemente koljosianos y koljosianas, luchando por


merecer una distinción en la Exposición Agrícola de la U. R.
S. S., creando las bases necesarias para la completa abun-
dancia de productos, propia de la sociedad comunista. Con el
nombre de Stalin en los labios, vuelan cada vez a mayor altu-
ra, velocidad y distancia los heroicos aviadores, a los que el
pueblo ha dado con amor el nombre de águilas stalinianas.
La juventud del país del socialismo, pioneros y pioneras,
llevan en su corazón el nombre de Stalin. Sueñan con ser
como Lenin y Stalin, dirigentes políticos de tipo leninista-stali-
nista. Respondiendo a la llamada del Partido y del camarada
Stalin, la juventud soviética ha levantado la construcciones
gigantes de la industria soviética, ha creado ciudades en la
taigá, ha construido y construye magníficos barcos, conquis-
ta el Ártico, domina la nueva técnica en la industria y la agri-
cultura, refuerza la capacidad defensiva de nuestra patria y
realiza un trabajo creador en la ciencia y en el arte. Las Ju-
ventudes Comunistas, educadas por Lenin y Stalin, son los
fieles auxiliares del Partido bolchevique, fuerzas seguras que
relevarán a la vieja generación de luchadores del comunismo.
En múltiples lenguajes, componen los pueblos de la Unión
Soviética canciones sobre Stalin, canciones que reflejan el
entrañable amor y la lealtad sin límites que los pueblos de la
Unión Soviética profesan a su gran jefe, maestro y amigo.
El nombre de Stalin se funde en la poesía popular con el
de Lenin. "Vamos con Stalin como con Lenin, hablamos con
Stalin como con Lenin: él sabe todos nuestros pensamientos,
conoce toda nuestra vida y se preocupa por nosotros", dice
una de las admirables narraciones populares rusas.
El nombre de Stalin es el símbolo de la unidad moral y
política de la sociedad soviética.
"Los nombres de Lenin y Stalin encienden esperanzas lu-
minosas en todos los rincones del mundo y resuenan como

120
STALIN. Esbozo Biográfico.

grito de combate por la paz y la felicidad de los pueblos, para


luchar por la completa liberación de las cadenas del capita-
lismo." (Mólotov.)
El socialismo ha triunfado en la U. R. S. S. y obtiene nue-
vas victorias, porque dirige todo nuestro trabajo y toda nues-
tra lucha el hombre más grande de la época presente, el fiel
continuador de la obra de Lenin, losif Visariónovich Stalin.
Del corazón de los trabajadores de nuestro país y de todo
al mundo surge este voto unánime:
¡Viva largos años nuestro querido y gran Stalin!
¡Viva la gran bandera invencible de Marx, Engels, Lenin
y Stalin!

121