Está en la página 1de 12

1.

Marco teórico “El hombre es un animal inconscientemente filosófico, que se planteó las cuestiones de la filosofía en los hechos mucho tiempo antes de que la filosofía existiese como reflexión explícita; y es un animal poético, que proporcionó en lo imaginario unas respuestas a esas cuestiones.” (Castoriadis, La institución imaginaria de la sociedad, pág 237) En la postmodernidad las tentativas de universalización de las ideologías pasadas se han roto, dando paso a sociedades con un carácter plural, diverso y con una complejidad creciente, el lugar central que ocupaba la religión, los imaginarios nacionales y las diversas ideologías, han dado pie a una creación de múltiples micromitologías fluctuantes. (Postmodernidad e imaginario. Una aproximación teórica) Es por ello que “conviene hablar de imaginarios sociales, para caracterizar la idiosincrasia de las sociedades actuales aquellas en donde la homogeneidad da paso a la heterogeneidad, el monoteísmo al politeísmo cultural”. (Postmodernidad e imaginario. Una aproximación Teórica, pág 26)

1.1.

Lógica-ontológica del pensamiento heredado

Castoriadis acuña el concepto de imaginario social en respuesta a la lógicaontológica del pensamiento heredado, la cual según el autor, habría tendido permanentemente a comprender bajo un thelos a la sociedad, bajo causas ajenas a los márgenes de la misma, por ello, se ha explicado el devenir de las sociedad: su desarrollo e historia, como dependiente de instancias ya sea divinas, metafísicas, o estructurales, lo que ha encubierto el origen autopoiético de las sociedades humanas. Esta lógica ontológica ha pensado la realidad en tanto “más o menos determinada”, sin dar cuenta de su objeto de estudio de forma satisfactoria, de la creación de nuevas formas y figuras en lo históricosocial. Esto debido a una larga “hegemonía empírico-racionalista que negaba la posibilidad de implementación de métodos distintos a los naturales y que no estuviesen

inmanente tanto a las colectividades humanas como a los seres humanos singulares. constatamos la emergencia de lo nuevo radical. Pensar en términos de imaginario social y de la potencia instituyente del mismo nos lleva al reconocimiento de que: “no se puede explicar ni el nacimiento de la sociedad ni las evoluciones de la historia por factores naturales. que nos permiten percibir algo como real. la imaginación. El imaginario social está conformado por las diversas significaciones que constituyen la realidad social.” (Pintos. Indudablemente. tampoco a través de una actividad racional de un ser racional (el hombre). El imaginario social nos permite comprender las significaciones a la base de un grupo humano determinado. la cual debe ser comprendida en base a una reflexión en torno al papel de las significaciones imaginarias. En la historia.” (Castoriadis Figuras de lo pensable las encrucijadas del laberinto VI.basados en la lógica tradicional.” El imaginario social se puede entender como “esquemas. eran rechazados como fuentes de conocimiento científicamente plausible. construidos socialmente. el símbolo. en tanto emerge como una creación colectiva de carácter autopoiético. y si no podemos recurrir a factores trascendentes para dar cuenta de eso. 2000). pág 94) El imaginario social posibilita y restringe la capacidad de las personas para transformar el entorno en que viven. instaurando matrices de sentido que otorgan orientación y valoración a las acciones de los sujetos. posibilitando la comprensión del devenir histórico-social de este. Es así como Castoriadis señala que toda sociedad se . explicarlo e intervenir operativamente en lo que cada sistema en particular se considera como realidad. tenemos que postular necesariamente un poder de creación una vis formandi. lo imaginario. biológicos u otros. existiendo a su vez la posibilidad de transformación de aquellos marcos comprensivos y de los diversos sentidos que operan en dicha realidad socialmente construida. ya que las significaciones que se materializan en lo social (imaginario social en tanto instituyente) modifican la realidad particular de aquella sociedad (imaginario social en tanto instituido). desde el origen.

1 Primer estrato natural. a partir del cual se edifica el mundo histórico-social. hay rasgos de lo “real” que no le “entregan” información y otras dimensiones de los cuales no percibe nada. definición recíproca de los conjuntos (clases) y de los atributos. ni nos permite comprender por sí misma los diversos sistemas de significación. y así sucesivamente. imputación unívoca de propiedades” (Castoriadis 2002. La representación que el sujeto se hace del mundo. o lo que llama la dimensión ensídica (dimensión conjuntista-identitaria de lo real). pág 26) Esta dimensión no agota la diversidad de sociedades posibles. lo que construye o crea como mundo. en particular del mundo humano. la dimensión ensídica2 (ensidisible para casa sociedad) pemitiendole operar en lo que ha instituido como realidad.] y separación. es necesariamente selectiva en muy alto grado” (Sujeto y verdad en el mundo social pág 61) 2 Neologismo que crea Castoriadis para designar la dimensión conjuntista-identitaria de lo real.crea a sí misma como un organismo autopoiético. o negación rigurosa de tal propiedad para tales elementos. ni para la psique. de la misma manera. se trata de una lógica: “que procede por constitución de elementos. previo a la selectividad propia de los organismos vivos y aquí. no todo es información para las sociedades. Si bien cada sociedad se crea.. o negación rigurosa de atributos a cada elemento. esta se da en base a una selectividad de un mundo. agrupamientos de estos elementos en conjuntos. de propiedades. partición de conjuntos dados. para las partes de un conjunto. . y de conjuntos en conjuntos más grandes. imputación rigurosa de atributos a cada elemento. físico. de propiedades. apoyándose de su primer estrato natural1. La clausura del mundo humano se construye a partir a una materialidad específica que ella misma instituye. refiriendo a la materialidad específica teóricamente previa a la institución de una sociedad en la que se apoya para su autopoiesis (Castoriadis 2010). ni como las funcionalidades como comer o dormir han tomado tan diversa forma en la Historia (Castoriadis 2010).. reino del tercero excluido [. sin reducirse a esta dimensión: “La selectividad es la idea central para caracterizar el mundo propio.

1. ni en qué se basa para tener sentido.] Este elemento.] este elemento no es otra cosa que lo imaginario de la sociedad o de la época considerada. su mundo y sus propias relaciones [. invisibiliza el complejo entramado en el que se articula la funcionalidad en las sociedades (complejidad que no es reducible a una visión económico-funcional3 ni a una visión estructuralista. en tanto todo “Lo viviente discrimina. que da a la funcionalidad de cada sistema institucional su orientación específica. para edificar y andamiar su propia institución. pág. instituciones de poder..2. identifica. Tal como señala Castoriadis. se encarnan en instituciones de diverso carácter (económico. esta no se reduce a lógica-ensídica. su modo de ser es otro..” ( Ibid. pág 184. creación de cada época histórica. que sobredetermina la elección y las conexiones de las redes simbólicas. ni materialista de la historia). .” Castoriadis Institución imaginaria de la sociedad. pág 87). que también es característica del lenguaje. Si bien toda sociedad debe sustentarse en la lógica-ensídica. Por otro lado el concebir netamente al funcionamiento de las instituciones ligadas a ciertos fines en el campo de los histórico-social. 549) Magma como un 3 Castoriadis señala que: “Entendemos con ello la visión que puede explicar tanto la existencia de la institución como sus características (idealmente los mínimos detalles) por la función que la institución cumple en la sociedad y las circunstancias dadas. Lógica de Magmas Estas significaciones no se generan de forma determinada ni predecible.Este apoyo en el primer estrato natural nos permite comprender que toda sociedad debe instituir una dimensión ensidisable. esto debido a que “La funcionalidad toma prestado su sentido fuera de ella misma [. funcional. su manera singular de vivir. el lenguaje mismo) en la medida que se legitiman. es el de un magma.. ni a estructuras que permitan comprenderlos ya que estos se movilizan y se instituyen como magmas. y no responden a un funcionalismo estricto.. trabaja por clases. de forma colectiva.” (Ibid. significaciones que se generan y solidifican de forma impredecible y. “las significaciones no son un conjunto. propiedades y relaciones” (Castoriadis Sujeto y verdad. separa elige. de ver y de hacer su propia existencia. por su papel en la economía de conjunto de la vida social. pág 234)..

no quedarse para siempre inmovilizado por los significados unívocos y fijos de las palabras que emplea (…) (Ibid.reunión . es decir. de licuar lo que era sólido y de solidificar lo que no era prácticamente nada. en particular en las que el lenguaje. en la medida en que la institución de la sociedad sólo es posible gracias a la imposición de la organización identitario-conjuntista.elección .decir. con un carácter complejo. y por otro lado.. Los cambios y el movimiento creativo no es meramente “lingüístico-semántico”.adaptar . donde nuevas significaciones son creadas o cambian su significación de una forma no-lineal. El magma de significaciones sociales posibilita el devenir histórico-social.construir ) que permite dar existencia " en tanto que " "para" "como". Estas dos instrumentalizaciones. cuya operación esencial es la designación) que hace posible el hacer/representar social. . puede el hombre moverse y crear en y por el discurso. es utilizado en la reflexión y la crítica de lo instituido. en tanto se refiere siempre a objetos distintos y definidos. ya que no responden a una estructura determinada. no se puede predecir su devenir: “el magma no deja de moverse. la instrumentalización de esta dimensión se da en la social a través de lo que Castoriadis conceptualiza como legein4. como tal. de hincharse y de desinflarse. 5 El Teukhein ( que está ligado a la techné y significa reunir .puesta . encarna por tanto la dimensión conjuntista identitaria del representar social. sino que tiene efectos en las instituciones en las que se 4 El Legein (esquema organizador / posibilitador de toda operación de distinción .conteo . las condiciones identitario -conjuntista del representar/decir social. pág 386)”. que refiere lo que es a lo que no es y podría ser. Y justamente porque el magma es así. y por lo tanto. encarna la dimensión conjuntista identitaria del hacer social.fabricar . permiten que el magma de significaciones sociales de pie a la creación ilimitada dentro de las sociedades. instaurando la relación significativa (signos) que se encarna en el lenguaje como código. generando cambios tanto de la materialidad que da soporte y anclaje a las significaciones como al imaginario en el cual éstas se articulan y adquieren sentido. las condiciones identitarioconjuntistas del hacer social. siendo su esquema central la relación de finalidad o de instrumentalidad. sin las cuales la sociedad no podría responder a un mínimo de funcionalidad necesario para su devenir y permanencia histórico-social.flujo de en constante creación. la instrumentalización social del magma de significaciones a través del teukheim5.

siendo “ola o flujo incesante de representaciones. Des/Legitimidad Transformación Las significaciones imaginarias sociales funcionan a modo de magma. generando así “una potencia social subterránea que. 2003. para referir a la potencia creadora de las sociedades.” (Nuevas posibilidades de los imaginarios sociales. 10) 1. en un proceso que se nutre. salva la distancia de los hechos con una fantasía desbordante inscrita en su propia naturaleza indeterminada. esto a su vez recalca el papel fundamental e ineliminable de lo imaginario en cada sociedad. Esta ola es emergencia ininterrumpida. dinamiza a lo social. lo que da coherencia y sentido. genera una clausura del mundo.” (Carretero. y es efecto de la imaginación radical de la psique humana individual. de deseos y afectos. es esta capacidad la que instituye nuevas formas y figuras en lo histórico-social. es generado por los afectos ligados y producidos por el imaginario radical. a. las condensaciones dan cuenta de la articulación y fusión de diversas significaciones para nuevas creaciones de estas. Es el imaginario radical el que permite los procesos instituyentes y de destitución (desinvestidura. pág. de un irrefrenable vitalismo. dan pie a la creación colectiva y a la negociación de los sentidos de la sociedad. Este sentido. en la medida en que el enfrentamiento al mundo empírico es una característica principal de lo humano.” (Castoriadis 2001. pág 15) La institución colectiva de lo históricosocial.4. Es así como las significaciones imaginarias sociales mantienen y justifican un orden social ya que: . Imaginario Radical Castoriadis acuña el concepto de imaginario social instituyente (imaginario social en su potencia creadora). pág 96). “Sin especialización instintiva pero con sobreabundancia de metáforas. en parte. particular para cada sociedad.encarnan las significaciones sociales y en los afectos de las colectividades que se constituyen y reconocen en base a los mismos. 1. como expresión de un querer vivir.3. pérdida del sentido y significado de una institución dada) en lo histórico-social.

El Imaginario central está construido por las significaciones que ordenan y dan sentido a las nuevas significaciones que se van instituyendo en el devenir de lo histórico-social. e Imaginario periférico (o secundario) (Castoriadis. ya que en sí mismos no tendrían ninguna de las dos cualidades. Dentro de ellas el espacio/tiempo. es decir la temporalidad específica de los grupos humanos. Mientras el Imaginario periférico permite comprender las significaciones más recientes y de carácter menos fundamental.” (Carretero.. pag. 1. precisamente. en tanto están “ligadas” y significadas en torno al imaginario central. 2010). Tiempo/Espacio Identidad . a través de una naturalización y petrificación de las relaciones sociales. por ello su análisis y su comprensión es un camino en miras de una autonomía social.5.) Se trata pues. es de carácter central en la medida en que se trata de una dimensión sin la cual “lo humano” no es posible.6. en la medida que son autorreferenciales y si se sustentan a sí misma como la idea de Dios. de la autonomía como capacidad de cuestionarse a sí mismo y de cuestionar las instituciones existentes” (C.. Imaginario Central y periférico El imaginario se puede comprender en dos niveles teóricos que se encuentran imbricados: Imaginario central (primario). podrían ser también utilizados por grupos socialmente desfavorecidos para modificar su posición a través de la desligitimación de los <<imaginarios sociales>> sostenedores de esa arquitectura social. 2010. por lo mismo. Castoriadis. 2004. entendiendo por ésta “la capacidad de cuestionar lo instituído. y las significaciones establecidas (. 144) 1. como.“pueden ser instrumentalizados tanto por ciertos grupos sociales situados en una posición de privilegio con respecto a otros para legitimar y conservar esta situación. pág 162) Es así que los imaginarios pueden ser legitimadores o desligitimadores dependiendo del contexto y de la imbricación de poder a la que responden.

presente y futuro. 2011. pág.El imaginario social instituye dos grandes dimensiones de una sociedad dada. capaz de garantizar conexión con todas las dimensiones reconocibles del tiempo: pasado (historia y memoria social). es sentimiento de pertenencia. 49) Esta praxis se encuentra ubicada dentro del entramado simbólico-imaginario y toma todo su sentido a partir de lo que señalamos más arriba: el imaginario central. 49) Que la identidad sea una construcción compleja e inacabada. pág. La identidad. pág. presente (acción social) y futuro (utopía y proyección social en el tiempo). Así la identidad estaría íntimamente ligada a los mecanismos de apropiación del tiempo. 2000. En la sociedad misma podemos hablar de identidades sectoriales ya que estas fluctúan dependiendo del espacio en donde se encuentren las personas. la construcción identitaria debe ser concebida más bien como un proceso inestable e inacabado que como una arquitectura definitiva. cuyo responsable no es otro que el cerebro humano y su facultad de generar pensamiento organizador. Los imaginarios sociales dan coherencia y sentido social a las diversas dimensiones del tiempo: “constituyen ese mínimo común denominador (sentido básico) de la vida en sociedad. pero también orientación asumida del accionar social. sin la cual no podrían existir: la temporalidad y el espacio.” (Baeza. con motivo mismo de su complejidad. nos permite decir que las investigaciones que se realicen en torno a una sociedad .” (Baeza. es así que podemos entender que la identidad es “una estructura precaria. en sus tres dimensiones claves: pasado. las acciones y los sentidos de los sujetos en la medida en que: “La identidad. como veremos. de partida es ese conjunto de mecanismos sui generis de apropiación mental e imaginada del espacio y del tiempo. 2000. esto permea los relatos. o lo que denominamos en estas páginas una praxis identitaria. 36) Las dimensiones mencionadas dan cuenta del proceso de identización de las sociedades y de los sujetos en la medida que estas dimensiones centrales establecen relaciones con las diversas significaciones que se instituyen en el imaginario periférico.”(Baeza. La identidad es una construcción permanente de una ética y una consiguiente praxis identitaria.

61). relegando a segundo plano el hecho de que esta representación sea individual o colectiva. en la medida en que la labor investigativa tiene el potencial de resignificación y cuestionamiento de lo instituido. por lo tanto. Los imaginarios sociales permiten comprender como ciertas acciones. pág. 99) La Ética y praxis identitaria (Baeza. Una sociedad se instituye y diferencia respecto a otras. o a un grupo humano en específico. pág 264) La identidad constituye una estructura precaria.determinada. La identidad se conforma en relación a una doble “representación diferenciada. delimitándose asimismo con respecto a otras sociedades. El estudio de los imaginarios sociales permite comprender los elementos que mantienen a un grupo unido. 2001. de las relaciones sociales. 2008. “lo socio histórico es la forma ontológica que puede cuestionarse a sí misma y. ya que todas las acciones socialmente válidas están dadas por los imaginarios ya instituidos: lo valido-inválido. 48). con motivo de propia complejidad y de su sectorialidad específica y fluctuante. a través de esta actividad autoreflexiva. está directamente ligada a los procesos de legitimación. lo que le otorga una cohesión interna que permite su permanencia temporal: “Las sociedades adquieren una identidad diferenciada como sociedad. [. posible-imposible y el valor particular que le atribuyen a un fenómeno determinado.. los que dan forma una identidad social determinada. de la vida en sociedad. Aquélla es a la vez.. alterarse explícitamente” (Castoriadis. relaciones (de cualquier carácter) son toleradas y aprobadas por una comunidad dada. E. en tanto la identidad se relaciona con ciertas normas y valores que orientan y sustentan el accionar de los sujetos.] con miras a incrementar su cohesión interna” (Baeza. Pág. “es decir.” (Baeza. 2005) que señalamos anteriormente. y singularizada.” (Carretero. como un proceso estructurarte y desestructurarte de representaciones mentales y no como una categoría cuya característica sería la fijación de los individuos y de los grupos en un conjunto dado de representaciones definitivas y definitorias. de las prácticas sociales. en la medida en que existe un «centro simbólico» holista que las dota de una cohesión interna. auto-representación (Ego) y . tendrán efectos en la construcción de la misma. lo que se relaciona con la capacidad de acción e identificación del mismo ya que institucionalizan “elementos simbólicos en el espacio de los grupos. 2000 pág.

y su separación teórica tiene que ver con facilitar el proceso reflexivo en torno a ellas. como en el presente trabajo. legitimación. 49) Las que a su vez están íntimamente ligadas. internet. (Baeza 2008. las cuales están comenzando a vislumbrarse (Coca. están en una imposibilidad de un autoanálisis. Es así que nuestra tarea como investigadores sociales consiste en llevar a cabo una . en cada medio concreto es la de señalar las relevancias dejando fuera de la percepción comunicativa las opacidades que podrían dañar los intereses que representa. esta es una denominación que el autor Juan Luis Pinto (2000) da a los mass-media. entre otros (Baeza). etc. El papel de las ciencias sociales y de la psicología respecto a los imaginarios sociales se relaciona en éste sentido “con que los mismos actores. transformación social. 1. radio comunitarias. La identidad en tanto constructo histórico-social. 44). en tanto están sumergidos en aquello que están experimentando por lo que están propenso a generar una “sociología espontánea” propias del sentido común. Dando así un nuevo marco de inteligibilidad el cual ha abierto diversas posibilidades de investigación en las ciencias sociales. posicionamiento relacional y un posicionamiento temporal. hegemonía. dominación. (Baeza. en la medida en que cuentan con una gran capacidad para afectar. 2008.” (Juan Luis Pintos)Estos mecanismo de creación de la realidad son relevantes para este caso de estudio debido a la entrada paulatina de la tecnología a Puerto Williams durante las últimas décadas. 48) El fenómeno de identización tiene tres grandes ejes: Posicionamiento espacial. postulando que estos serían los mecanismos principales que operan en la construcción actual de la realidad.representación del Otro (alter). entre ellos los de creación de realidad (CR).7. por lo general. Autonomía social El concepto de imaginario social ha comenzado a tomar relevancia en tanto permite a las ciencias sociales un nuevo marco conceptual que ha mostrado ser útil para el análisis de diversos fenómenos sociales tales como: poder.” (Baeza 2008. pág. donde hoy se encuentran operando tanto televisión. pág. pág. instaurar sentidos y significaciones de forma masiva estos principalmente lo logran en la medida en que “La forma de la comunicación. 2011). se enfrenta a la influencia de diversos mecanismos.

de <autoinstituirse> explícitamente y de decidir con conocimiento de causa y tras deliberación. posibilita el proyecto de autonomía social. como cualquier otra instancia extra humana) lo que oculta precisamente la autocreación de las sociedades y.y no es simplemente una idea . debemos considerar la idea . una sociedad que puede y debe llamarse autónoma. el proyecto de autonomía ha estado latente como posibilidad y . un para sí más allá de los individuos que ella fabrica y que la componen. la posibilidades de transformación que se abren en esta perspectiva. de las colectividades humanas. sino que sería capaz de reflexionarse. Dios. desde el surgimiento de esta ruptura en la historia de la humanidad.” (Castoriadis. permitiendo así generar nuevos marcos conceptuales que posibiliten una interpretación acabada de las tramas simbólicas. cuyo proyecto sienta sus raíces en la creación de la filosofía: “Simétricamente. es decir.construcción de saber sistemático en torno a esta sociología espontánea y las significaciones que la conforman. El ocultamiento del carácter autopoiético de las colectividades humanas. Castoriadis lo denuncia. en el que las instituciones y significaciones sociales pueden ser cuestionadas de forma crítica. bajo el concepto de heteronomía social. una reflexión deliberada sobre las significaciones imaginarias. a lo largo de la historia. la autoalteración. que sostienen los imaginarios de una sociedad o grupo humano determinado y con eso lograr una apertura a nuevas significaciones y/o a una revisión de las mismas. reflexiva y deliberativa dando pie a una sociedad autónoma. La crítica de la lógicaontológica heredada en tanto reproduce y mantiene la ocultación de la autopoiesis. en particular. la dependencia de las colectividades humanas y de la sociedad completa en tanto producto externo (la historia que tendería a un final. es decir. pág 56) El proyecto de autonomía nace a la luz de la emergencia de la reflexión y de la crítica de la propias leyes tal como se dio en el mundo griego. 2004.de una sociedad que no sería sólo un sistema con una finalidad. a partir del momento en que surge en la historia efectiva el proyecto de autonomía como autonomía a la vez individual y colectiva. de las matrices de sentido. o sea.

por lo tanto su ocultamiento es imposible (Castoriadis. obtienen una mayor autonomía respecto del entramado simbólico que los preexiste y que opera en la inteligibilidad y acción de su realidad. Cuando los sujetos reconocen parte de los esquemas particulares con los que crean y operan en la realidad. no logró captar la relevancia de la imaginación humana y de lo imaginario en la conformación de las sociedades. Esta reflexión deliberada permite la emergencia de nuevas significaciones y la modificación de las leyes e instituciones en las que se encarnan. articulación de sentido que debe concebir la alteridad para no caer en una abstracción errónea. que incluye la relación del individuo y de la sociedad respecto a las instituciones. ni tampoco su papel en la historia. Las nuevas significaciones posibilitan la construcción de otras formas de vivir. 2002). . al no ser un “ideal”. la autonomía puede entenderse como un proyecto en torno a la elaboración del discurso del otro. tal como lo define Castoriadis. 2010). afirmamos que el estudio de los imaginarios sociales apuntan en ésta dirección. La autonomía no puede concebirse más que como una empresa de carácter colectivo (Castoriadis. debido al carácter de dependencia del individuo respecto a los otros (consciente e inconsciente). En la institución de las sociedades el pensamiento heredado. posibilitan el movimiento del magma de significaciones. Castoriadis (2010) señala que la autonomía es un proceso constante y que nunca se obtiene completamente.