Está en la página 1de 13

TEMA 3: LA NOTACIÓN

1.1.­ DEFINICIÓN.

1.2.­ ANTIGUAS NOTACIONES.

1.3.­ LA NOTACIÓN ALFABÉTICA.

1.4.­ ORIGEN Y DESARROLLO DE LA NOTACIÓN OCCIDENTAL.

● NECESIDAD DE UNA NOTACIÓN.

● LOS NEUMAS (S. VII­X)

● NOTACIÓN DIASTEMÁTICA (S. X­XIII)

● NOTACIÓN CUADRADA (S. XII­XIII)

● HACIA LA NOTACIÓN ACTUAL.

1.5.­ NOTACIONES MODERNAS Y NO CONVENCIONALES.
TEMA 3: LA NOTACIÓN

1.1.­ DEFINICIÓN.

Entendemos por notación al conjunto de signos que se emplean con la finalidad de representar 

de  manera gráfica una obra musical. Existen muchos tipos de notación, ya que muchas culturas 

desarrollaron la suya propia, pero la más extendida es la notación occidental. La aparición de la 

notación es siempre posterior a la práctica musical, y surge de la necesidad de representar con mayor 

exactitud  cada vez las distintas cualidades del sonido. La notación es la expresión escrita de un 

lenguaje: el lenguaje musical.

1.2.­ ANTIGUAS NOTACIONES.

La escritura surge en las culturas de Asiria, Babilonia y Sumeria, sobre el año 4000 A.C. 

Ejemplo de escritura cuneiforme

Se sabe que estas culturas tenían un gran desarrollo musical, y se conservan representaciones 

gráficas  de  hombres y  mujeres  tocando  instrumentos  y cantando. Sin embargo, no sabemos  con 

seguridad si empleaban algún tipo de escritura musical. En un poema épico que describe la creación 

del hombre existen unos signos que no han podido ser descifrados, y que según algunos investigadores 

serían una primitiva escritura musical.

Lo mismo ocurre con la civilización egipcia. Tenían una rica 

cultura musical, como queda representado en numerosos murales, 

vasijas pintadas, bajorrelieves y otros restos iconográficos, pero no 

se sabe si  tenían algún tipo de escritura musical. Sí se sabe que 

empleaban   la   quironimia,   consistente   en   indicar   mediante 

movimientos de las manos las distintas notas musicales. 
Hacia  el año 1000 A.C. aparecen en los textos bíblicos de los israelitas unos signos que 

parecen indicar el movimiento de la melodía al entonar los textos religiosos, pero la primera notación 

que se sabe con certeza que se desarrolló se debe a los griegos, y surgió sobre el año 500 A.C.: fue la 

notación alfabética.

1.3.­ LA NOTACIÓN ALFABÉTICA.

En la antigua Grecia se empleaban letras del alfabeto para representar los distintos sonidos 

musicales. Usaban dos alfabetos distintos: el antiguo para la música instrumental y el jónico, más 

moderno, para la vocal. Sólo usaban dos tipos de duraciones: notas breves y largas, que se indicaban 

mediante signos escritos sobre las letras. Además, giraban las letras para subir la altura del sonido, de 

manera similar a nuestros sostenidos.

Epitafio de Seikilos.

El ejemplo de arriba es una canción grabada en una tumba en Seikilos. Las filas de letras 

mayúsculas indican los sonidos, y los signos sobre esas letra la duración de dichos sonidos. Las dos 

líneas con las letras pequeñas son el texto, cuya traducción es la siguiente:

"Brilla, mientras estés vivo,

    no estés triste,

    porque la vida es por cierto corta,

    y el tiempo exige su retribución."
Este sistema fue copiado por los romanos, hasta que en el S. V D.C. un monje llamado Boecio 

decidió cambiar el alfabeto griego por el latino, quedando las primeras letras emparejadas con las 

notas musicales de la siguiente manera:

A = La E = Mi

B = Si F = Fa

C = Do  G = Sol

D = Re

Actualmente, en muchos países, sobre todo anglosajones, se emplea este tipo de notación. 

También  se   emplea   cuando,  por  ejemplo,  se   quieren  escribir  los   acordes  que  acompañan  a   una 

canción:

1.4.­ ORIGEN Y DESARROLLO DE LA NOTACIÓN OCCIDENTAL.

NECESIDAD DE UNA NOTACIÓN

La notación occidental surge durante la Edad Media. En un principio, la música tanto profana 

como religiosa se aprendía de memoria, por lo que no se necesitaba de ningún medio de escritura 

musical.  Sin  embargo,  dos  hechos  fueron  creando  la  necesidad  de  pasar  a   escribir  el   repertorio 

musical:

1. El número de obras religiosas era cada vez mayor, y era muy difícil memorizarlas 

todas.
2. Algunas obras eran de uso cotidiano y se recordaban bien, pero otras se empleaban en 

ocasiones especiales, y cuando se iba a hacer uso de ellas, muchas veces se habían 

olvidado o no se recordaban con exactitud.

LOS NEUMAS (S. VII­S.X)

Así, poco a poco los monjes fueron haciendo pequeñas anotaciones que les recordasen cual era 

de manera aproximada la evolución de la melodía. Estas anotaciones consistían en líneas rectas y 

curvas que imitaban el movimiento de la melodía y de la mano del director de coro: eran los neumas. 

Estos neumas se situaban sobre la letra a cantar. En principio, se situaba cada neuma detrás del 

anterior, a la misma altura. A esto se llamó notación adiastemática. De cualquier manera, era preciso 

conocer la melodía para poder cantarla, es decir, servía sólo para recordar, no para aprender.

Sin embargo, no era una notación demasiado precisa, puesto que no indicaban si un neuma era 

más agudo o más grave que el siguiente. Se pasó a dibujar los neumas a distintas alturas, pero seguía 

siendo un sistema muy impreciso. 
NOTACIÓN DIASTEMÁTICA (S. X­XIII)

En esta época se le da un nombre a las notas musicales para facilitar su aprendizaje. Para ello, 

un monje llamado Guido D'Arezzo toma como base el Himno a San Juan, cada uno de cuyos versos 

comenzaba en una nota distinta de la escala musical, (el primer verso en DO, el segundo en RE, y así 

sucesivamente) y le da a cada nota el nombre de la sílaba que le acompaña. El texto es el siguiente:

“Ut queant laxis/ Resonare fibris/ Mira gestorum/ Famuli tuorum/ Solve polluti/ Labii reatum/ Sancte 

Ioanes” 

("Para que tus siervos puedan volver a cantar con bien templadas fibras tus hechos admirables, limpia 

la mancha de nuestro labio pecador, ¡Oh, San Juan!")

De esta manera, se dio nombre a las seis primeras notas : UT (DO), RE, MI, FA SOL y LA. 

La nota SI no tenía una altura fija, por lo que en ocasiones recibía el nombre de “be mollis” (de ahí 

viene la palabra bemol) y en otras ocasione recibe el nombre de  “be cuadratum”  (de ahí viene el 

becuadro) Como la sílaba tu era difícil de cantar, se cambió en el S. XVII por DO, y se incorpora la 

nota SI en el S. XVI, tomando para su nombre las iniciales de San Juan (Sancte Ioanes)

El darle nombre a las notas facilitaba su aprendizaje, pero a la hora de aprender canciones 

nuevas, los neumas seguían siendo insuficientes. Para dar más indicaciones, se pasó a escribir una 

línea de color rojo que representaba a la nota FA. Los neumas se situaban en torno a dicha línea, de 

manera que cuando estaba justo encima, quería decir que había que cantar la nota FA. 
Como este sistema era más preciso, se añadió una segunda línea, de color amarillo, para la 

nota DO. De esta manera, se señalaba la posición de los dos semitonos naturales.  Posteriormente se 

añadió otra línea más para el SOL, y finalmente una cuarta,  quedando establecido lo que se llamó 

tetragrama.  Surge la llamada  notación diastemática,  que ya permitía aprender una canción nueva 

sólo viendo la partitura. Se tomó la costumbre de indicar al comienzo de la línea del FA, del DO y del 

SOL con la letra que representaba estos sonidos (F= FA, C=DO, G= SOL), de donde surgieron las 

claves. En un principio la más usada fue la de DO, pero algunos siglos después pasó a ser la de SOL.

LA NOTACIÓN CUADRADA (S.XII­XIII)

El tetragrama supuso un gran avance, pero los neumas seguían siendo muy imprecisos, ya que 

no fijaban con exactitud si el sonido iba en una línea o en un espacio, por lo que se pasó a señalar el 

lugar exacto donde iba el sonido con un cuadrado. De esta forma, los neumas evolucionaron en lo que 

se llamó notación cuadrada.
HACIA LA NOTACIÓN ACTUAL

Poco a poco fueron produciéndose pequeños cambios que hicieron evolucionar la notación 

cuadrada hasta nuestra notación actual. 

Se   añadió  una   nueva   línea,   estableciéndose  el   pentagrama.   Las   notas   pasan  de   hacerse 

cuadradas a redondearse, y algunas cambian mucho hasta dar lugar a las negras, blancas, corcheas,... 

Con la aparición de la polifonía (canto a varias voces) se hace preciso establecer sistemas para que 

todos los cantantes canten de manera coordinada, lo que lleva a la aparición de las barras de compás y 

los compases. Surgen también las alteraciones (Sostenido ­ #, bemol – b, y becuadro ­      ), y tras 

varios siglos de evolución, hacia el S. XVII quedan establecidas las figuras musicales tal y como las 

conocemos hoy día. Es una notación que permite fijar las cuatro cualidades del sonido, como vimos 

en el tema 1:

1. ALTURA: gracias al pentagrama y las claves.

2. DURACIÓN: gracias a las figuras, los silencios, los compases, el pulso,…

3. INTENSIDAD:   gracias   a   los   reguladores   y   las   abreviaturas   de   intensidad, 

principalmente.

4. TIMBRE:  anotando  los instrumentos a  emplear y a  través  de indicaciones  de 

cómo tocar esos instrumentos (Stacatto, Col Legno, Sul ponte,…)
1.5.­ NOTACIONES NO CONVENCIONALES Y CONTEMPORÁNEAS.

Además de la notación que conocemos, existen otras formas de representar gráficamente la 

música. Algunas de las más importantes son:

 BAJO CIFRADO: surge en el Renacimiento, pero cobra mayor importancia en el Barroco, y 

está unido a la aparición de la melodía acompañada, en los comienzos de la ópera. Consiste en 

escribir únicamente la melodía y la voz inferior (bajo) Esta última iba acompañada por una 

serie de números y signos que le indicaban al músico qué notas tenía que tocar para completar 

el acompañamiento de la voz. Venía a ser como un guión o un esquema de la música que tenía 

que   tocarse  para   acompañar   a   la   melodía   principal.  Normalmente  este   bajo   cifrado  era 

interpretado   por   un   instrumento   de   tecla   (órgano,   clave,…)   que   improvisaba   el 

acompañamiento   y   un   instrumento   grave   que   tocaba  sólo   la   línea  del   bajo   (violonchelo, 

fagot,…)

 TABLATURA: es un sistema en el que se representa la situación de las notas musicales en el 

instrumento, no las notas. En principio, se empleaban sobre todo para instrumentos de cuerda, 

como el laúd, pero también se crearon tablaturas para instrumentos de tecla, como el órgano. 

En el ejemplo que tenemos a continuación de tablatura para guitarra, cada línea representa una 

cuerda de la guitarra, y los números nos indican si hemos de tocar la cuerda al aire (0) o 

pulsando algún traste (1,2,3,4,…) Las figuras musicales que aparecen sobre la tablatura nos 

indican la duración de los sonidos, las líneas verticales separan los compases, y cuando hay 
varios números unos encima de otro, quiere decir que se tocan varios sonidos de manera 

simultánea.

 NOTACIONES   CONTEMPORÁNEAS:  a   medida   que   la   notación   musical   ha   ido 

evolucionando,   ha   ido   volviéndose  más   compleja,  ya   que   cada   vez   precisaba  con  mayor 

eficacia la idea musical del compositor. Sin embargo, al ser una evolución lenta, no había 

problemas para su difusión por los distintos países y su aceptación por todos los músicos.  Con 

la   aparición   a   comienzos  del   S.XX   de   nuevas   formas   de   crear   música,   y   de   nuevos 

instrumentos (sobre todo electrónicos), cada compositor comienza a usar nuevos símbolos y 

nuevas formas de escritura, que van desde dibujos a fórmulas matemáticas. Algunos ejemplos 

de notación contemporánea son:  

Partitura de Sylvano Bussotti (música aleatoria)
Partitura de Sylvano Bussotti (música aleatoria)

Partitura de John Cage.
Partitura de Henryk Gorecki.

Ejemplo de notación empleada por Luis Arias.

Partitura de Stockhausen (música electrónica)
Partitura de Penderecki.