Está en la página 1de 4

Evangelizamos para hacer discípulos. Discipulamos para hacer evangelistas.

AUTOR “EXTRACTO LIBRO” A. W. Tozer Felicidad vs. Santidad Demasiado a menudo se presenta al evangelio como un medio para obtener la felicidad, la paz mental y la seguridad. Incluso están aquellos que usan la Biblia para relajarse, como si fuera una droga. Se descubrirá cuánta equivocación hay en todo esto, sencillamente, leyendo el Nuevo Testamento completo y meditando en él. Allí, el énfasis no radica en la felicidad, sino en la santidad. Dios se preocupa más por el estado del corazón de las personas que por el estado de sus sentimientos. Sin lugar a dudas, la voluntad de Dios, finalmente, trae felicidad a aquellos que le obedecen, pero lo más importante no es cuán felices seamos sino cuán santos somos. Más que una invitación a la tranquilidad Como creyentes deberíamos estar prevenidos de que toda apelación al público en el nombre de Cristo que no va más allá de una invitación a la tranquilidad, debe ser reconocida como simple humanismo con unas pocas palabras acerca de Jesús puestas allí para hacer parecer que pertenece al cristianismo. ¿No es extraño que nos atrevamos, sin sentir vergüenza, a alterar y cambiar las palabras de Cristo mientras les hablamos de Cristo a aquellas mismas personas por quienes él murió? ¡Cristo llama a los hombres a llevar una cruz; nosotros los llamamos a que se diviertan en su nombre! El los llama a abandonar el mundo, y nosotros les aseguramos que si tan sólo aceptan a Jesús el mundo será su ostra. Él los llama a sufrir, y nosotros les decimos que disfruten de todas las comodidades burguesas que ofrece la civilización moderna. Él los llama a negarse a sí mismos y a morir; nosotros los invitamos a esparcirse como árboles verdes de laurel o quizás a convertirse en estrellas de un despreciable zodíaco religioso de quinta categoría. Él los llama a una vida de santidad; nosotros los llamamos a una felicidad barata que el menor de los filósofos estoicos hubiera rechazado con desprecio. Verdaderamente cristiano es solamente aquello que concuerda con el espíritu y las enseñanzas de Cristo. Todo lo que sea extraño al Espíritu del Varón de dolores y contrario a las enseñanzas y prácticas de sus apóstoles es anticristiano, sin importar de dónde emane.

[Mar 16.8] . por favor. [Oswald J. mis amigos. Es el blanco o la meta de toda la energía y los recursos (de tiempo. mientras que la verdadera obra de la Iglesia—la de evangelizar a los perdidos—está casi completamente abandonada. Por tanto. Estamos aquí para “hacer discípulos”.19-20] …Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. Dios nos ha creado en Cristo Jesús para hacer una diferencia eterna mientras que estemos aquí en la tierra. id. y luego se desvanece” (Stg 4.14).46-47] …Me seréis testigos en Jerusalén. Uno de los deseos más profundos del corazón de un cristiano es el de hacer una diferencia eterna con su vida pasajera. Smith] LA MISION Piénselo así: En 100 años. de la enseñanza. en toda Judea.19-20] Hacemos discípulos evangelizando y luego discipulamos a los nuevos convertidos para que ellos también puedan cumplir con esta misma misión de vida. el entrenamiento y los ejemplos que encontrará en este sitio web.EL EVANGELISMO BÍBLICO ¿Para que estamos los cristianos aquí en la tierra? ¿Cuál es nuestra “misión de vida”? Una “misión” es lo que uno hace—es la obra a la cual se dedica en la vida. y haced discípulos a todas las naciones… [Mat 28. [Hech 1. y haced discípulos a todas las naciones… [Mat 28. Prepárese para la acabar la obra que glorificará al Señor. Aproveche. estamos agobiados con incontables actividades en la iglesia.15] …que se predicase en Su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones… [Luc 24. Oh. Aunque nuestras vidas son como “neblina que se aparece por un poco de tiempo. Esta diferencia eterna que podemos hacer se trata de nuestra “misión de vida”—la razón por la cual estamos aquí y la meta a que nos extendemos. y hasta lo último de la tierra. en Samaria. talentos y tesoro) que él gasta. ¿qué es lo que le va a importar? ¿Su carro? ¿Su casa? ¿Su país de residencia? ¿Sus inversiones y ahorros? ¿Sus títulos de la universidad? ¿Su carrera (su trabajo)? ¿Su conocimiento de la Biblia? ¿La copa mundial? ¿Qué estamos haciendo hoy que hará una diferencia en la eternidad? Cristo dejó nuestra misión muy clara: …id.

el alma que pecare. mas la justicia librará de muerte. así el alma del hijo es mía. ni cuidar esta sociedad o aquella. Por lo tanto gasta y gástate en esta obra. esa morirá.Los grandes predicadores de los siglos pasados lo entendieron: No tienes nada que hacer sino salvar almas. gozo. porque la salvación es aquello por lo cual hemos de vivir.23a] He aquí que todas las almas son mías. una mejora de vida)? No. sino que es salvar a todas las almas que puedas. Y va no sólo a los que te necesitan. . una prosperidad digna de un hijo del Rey y la victoria en todos los problemas de la vida. [John Wesley] Yo preferiría traer a un pecador a Jesús que desenmarañar todos los misterios de la Palabra. que Dios los ama y que tiene un plan maravilloso para sus vidas? “Acepte a Jesús y tendrá paz. ¿será más bien el mensaje de justicia. morirá. la comodidad. [Prov 11. Spurgeon] Yo consideraría el hecho de ganar a un alma para Cristo una felicidad más grande que montones de plata y oro para mí mismo.4] ¿Qué librará al pecador de la muerte? ¿Las riquezas (la felicidad. Experimentará bendiciones innumerables. No aprovecharán las riquezas en el día de la ira. sino también a los que te necesitan más… El asunto no es predicar unas cuantas veces y ya. La única cosa que le salvará la vida—la vida eterna—al pecador es la justicia. [Ezeq 18.” ¿Es este el mensaje que debemos predicar a los pecadores perdidos? O. Porque la paga del pecado es muerte… [Rom 6. [Charles H.4] El verdadero evangelio es nuestra salvación porque en él recibimos la justicia de Dios. es tantos pecadores al arrepentimiento como puedas. de juicio venidero y de un claro llamado al arrepentimiento y fe en el único Salvador? La Biblia dice que la paga del pecado es la muerte y por esto el alma que peca. como el alma del padre. amor y felicidad duradera. [Matthew Henry] EL MENSAJE ¿Cuál es el verdadero evangelio? ¿Será el mensaje de la felicidad: “Dios te ama y tiene un plan maravilloso para ti y para tu vida”? ¿Es este el mensaje que debemos predicar a los pecadores perdidos.

no tenemos que recurrir a la sabiduría humana para saber cómo cumplir con nuestra misión de evangelizar. Nuestro mensaje es el verdadero evangelio de la justicia de Dios. sus opiniones. también nos muestra los métodos que Dios quiere que utilicemos para hacerle llegar este mensaje a la gente que lo necesita. porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree. totalmente morí—morí a George Mueller. [Charles Spurgeon] Hubo un día cuando yo morí. al judío primeramente. Exactamente como la Biblia define nuestro mensaje (el evangelio). como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá. ellos solos sacudirán las puertas del infierno y establecerán el reino de Dios en la tierra.       Lo hacemos como el Señor Lo hacemos usando la Ley de Dios Lo hacemos predicando la cruz Lo hacemos con tratados Lo hacemos uno-a-uno Lo hacemos predicando al aire libre Recuerde las palabras de los famosos predicadores: Déme cien predicadores que no temen nada salvo el pecado y que no desean nada salvo a Dios. morí a la aprobación o la condenación aun de mis hermanos y amigos—y desde entonces sólo tengo que mostrarme aprobado a Dios. su aprobación o su censura. Pero. [George Mueller] . ¿cómo hacemos todo esto? Puesto que la Palabra de Dios es la autoridad final para el cristiano. olvidándose que „predicar a Cristo… y a Él crucificado‟ es el único motivo por el cual ella existe entre los hijos de los hombres. y también al griego. Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe. sus gustos y su voluntad. El negocio de la Iglesia es la salvación de almas.16-17] LOS MÉTODOS DEL EVANGELISMO Nuestra misión de vida es la de hacer discípulos evangelizando. [Rom 1.Porque no me avergüenzo del evangelio. morí al mundo. sus preferencias. [John Wesley] [La Iglesia] es una traidora de su Amo que la envió si ella se deja engañar por las bellezas del gusto y del arte. y no me importa una paja si sean ministros o laicados.