Está en la página 1de 5

Igor Goicovic: “Movimiento de Izquierda Revolucionaria”, Ediciones Escaparate, Chile, 2012, 130 páginas

Alonso Aravena Gallegos1 Rolando Martínez Jaramillo2

La colección América, de Ediciones Escaparate nos entrega este primer título sobre el Movimiento de Izquierda Revolucionaria como un aporte no sólo teórico, sino de una organización que hizo praxis en un momento complejo de la historia de los sectores populares en Chile. He ahí otro aporte a vislumbrar: la entrega de una experiencia en una dimensión historiográfica pero al servicio del Pueblo en su conjunto. Es decir, en estos sencillos libros pero no por eso complejo en su escrito, nos hacen el llamado a aprender de estas experiencias y a poder construir conocimiento desde y para el pueblo, tomando experiencias tan significativas como estas. Ese ha sido el llamado que como grupo de estudiantes populares de Historia hemos contestado, a través de este espacio, la Revista Historia en Movimiento, poniendo al servicio de nuestra clase su propia historia. Abordar la historia del Movimiento de Izquierda Revolucionaria ha sido una tarea ardua de la izquierda actual, como insumo de los aportes y errores que tuvo esta organización chilena. Presentar la historia del MIR, desde una óptica sociopolítica será siempre digno de debate, de controversias y de contradicciones. Sea de quienes vivieron y militaron, sea de los numerosos grupos que se sustentan de esta experiencia, o sea por individuos que se interesan por la experiencia histórica que significa el MIR dentro de los movimientos populares que se han desarrollado en Chile. Es por lo anterior, que el texto de Goicovic, sin bien es ambicioso en el título, también es un aporte en cuanto entrega elementos que permiten la discusión, el debate y una aproximación, desde nuestro momento histórico a esta organización. En ese sentido, parte mencionando el contexto histórico en el cual está inmerso el proceso fundacional del MIR, hacia la década de los años sesenta. América Latina, situada en la periferia económica a nivel mundial, y en un período en el cual el mundo se ordenaba de acuerdo al significado de la Segunda Guerra Mundial, estaba también relegada a un segundo plano en el contexto naciente: la Guerra Fría. De ahí la importancia que significó para este subcontinente la Revolución Cubana, mostrando una experiencia concreta y cercana a la realidad latinoamericana, que ligado al agotamiento de
1

Licenciado en Historia y profesor de Historia y Geografía, Universidad de Concepción. Miembro del Consejo Editorial de la Revista Historia en Movimiento. 2 Licenciado en Historia y estudiante de Pedagogía en Historia y Geografía, Universidad de Concepción. Miembro del Consejo Editorial de la Revista Historia en Movimiento.

No será sino hasta 1969. Es en ese mismo período. la diversidad de tendencias y corrientes desde su momento fundacional dan cuenta de esta situación y llevan a que en una primera etapa el MIR sea un polo ideológico aglutinador de organizaciones que confluyen más que un referente político en los sectores populares. representado ya por el gobierno de Frei Montalva. 1965 a 1967. servirán de sustento para desarrollar dicho proceso. demuestra una opción radicalizada y con el objetivo de disputar a la izquierda tradicional e institucionalizada la organización popular. que se acrecienta como una opción de clase. Tomé y Penco. además de operaciones armadas. hacen reconocible al MIR no tan sólo a nivel nacional. todo a través de la lucha armada. pero también el imperialismo estadounidense se alzaron como el enemigo a derrotar. pobladores de Talcahuano y Chiguayante. Dentro de la realdad chilena. ubicándose dentro de las organizaciones revolucionarias denominadas como nueva izquierda latinoamericana. pobladores. manifestados tanto en el progresivo crecimiento. La burguesía de cada país como enemigo directo. campesinos. por un auge en el movimiento político social y por una dura respuesta por parte del Estado. sino a toda una generación de latinoamericanos. El segundo momento identificado por Goicovic está caracterizado. Todos estos avances se ven en el trabajo cotidiano: los frentes de masas en los sectores sindicales. Coronel. debido a su heterogeneidad ideológica. como en los mismos criterios de selección de los y las militantes. y trabajadores de Lota. y que a pesar de que la unidad estaba determinada en gran parte por la lucha armada. como el logro en cuanto a criterios de ingreso a la organización. el primer momento histórico identificado por Goicovic. En este sentido. haciendo un esquema riguroso pero que iba en pos de la construcción de un partido de cuadros. Pese a ello. Es en ese contexto en que Goicovic da ciertas directrices del aporte de este hecho: fue un hecho político. debe apuntarse la falta de cohesión del mismo instrumento. pero también tuvo un impacto en una dimensión cultural. En este sentido quizás resulta importante destacar como desde el MIR se toman elemento radicales de la teoría de la dependencia en una forma radical para caracterizar la situación de Chile y el continente. una izquierda que tenía en Cuba su más cercano ejemplo de lucha. claro está. y que dieron forma a una expresión política imbuida por una matriz ideológica que tomaba forma en el continente. Fue así que el MIR nace en 1965 precisamente tomando los aspectos antes mencionados. sino latinoamericano.la ISI como patrón de acumulación y en consecuencia la apertura económica como propuesta desde la clase dominante. hacia 1967. manifestándose ciertos avances. . Nuevamente es interesante la mirada que hace Goicovic al revivir los problemas propios de una organización naciente y con el nivel de objetivos propuestos. donde el MIR pasa a ser liderado por la tendencia castro-guevarista. y que no tan sólo afectará a Cuba. estudiantiles. y con la expulsión de los sectores trotskistas donde se logra establecer una homogeneidad en la conducción y construcción del MIR. identificándose su mayor inserción en zona penquista: estudiantes de la Universidad de Concepción. no sería sino hasta el siguiente período en donde el MIR toma forma y se establece como una opción política clara.

con el “tanquetazo” del 29 de junio de 1973. cuestión que a ojos actuales sería cuestionable en tanto ambas opciones fueron derrotadas. y especialmente a una de las tensiones que perdurarán hasta nuestros días. esta vez representado fácticamente por las FF. Acrecentar la movilización de masas y la lucha armada como posición de clase como motor de la lucha de clases en el contexto chileno. en términos de relaciones políticas. La desaparición y asesinato de sus cuadros atentó al trabajo político militar del instrumento. Lo anterior. Hacia 1972.AA. y dado una serie de hechos. sino de cómo aplicar la teoría marxista. pero que sin embargo se vio solapada por las fuerzas represoras de la Dictadura. La agudización de las contradicciones fue tal que se fue superando a la propia institucionalidad. y el MIR que no logró cristalizar en plenitud el rearme del campo popular.El tercer período descrito por Igor Goicovic viene a caracterizar las relaciones que tuvo el MIR con la Unidad Popular (UP). tenía por real objetivo el de crear un nuevo sistema político con una nueva clase dirigente. como dice el autor de esta obra. país que facilitó el proceso “refundacional”. Como dice Goicovic. es decir. lo que también. El Golpe de Estado entonces. disponían hacer. No tan sólo hay diferencias programáticas. que marcó no tan sólo una victoria de la clase dominante en términos económicos. marcó lo que sería luego el Golpe. justificación perfecta para la clase dominante criolla y los intereses de Estados Unidos. El ascenso del movimiento político social fue creando el escenario para un proceso de cambio revolucionario. para el MIR.AA. una UP que renunció a una contraofensiva revolucionaria. posición que acrecentó las discrepancia –en ese momento ya irreconciliables. expresada en el Partido Comunista (PC). fue el fracaso del reformismo. que se expresaría con mayor fuerza en la etapa de repliegue que esta última tomaría (1971) y que agudizaría con mayor fuerza las diferencias con el MIR. culturales y sociales. Lo anterior se enmarca en un momento de la Guerra Fría en que Latinoamérica no podía ni debía tener una “segunda Cuba” ni menos replicar algún movimiento revolucionario de tales magnitudes. y que particularmente el MIR evidenció. En definitiva. poniendo en evidencia además la falta de un real y contundente nivel de armas a su haber. Lo anterior marcó para el MIR el visualizar el nuevo escenario y por ende el diseño de la organización: la necesidad de la revolución proletaria armada en pos de la destrucción del Estado burgués.AA. Sin embargo. y la izquierda tradicional. el componente político militar seguía siendo parte fundamental de este nuevo escenario. y no de la estrategia revolucionaria. Estos golpes al partido fueron poco a poco . fue radicalizando posiciones y distanciándose de los sectores reformistas en cuanto a la lectura que se hacía de aquel momento de la lucha de clases. la represión fue la base de estas transformaciones que las FF. La cuarta etapa identificada por Goicovic tiene relación con lo que denomina el proceso de “refundación” de Chile por parte de las Fuerzas Armadas (FF. entre esta izquierda que reivindica la experiencia del MIR. intensificó la posición de la lucha armada como única vía para conseguir reales avances en favor del pueblo.) y de orden. lo que para Goicovic caracteriza este período álgido. es el distanciamiento con la UP. Todo esto fue llevado a cabo por la fuerza.con el PC. El MIR había logrado consolidarse como un partido de cuadros y de carácter político militar. sino políticos. de las tácticas y de la estrategia.

acción que Goicovic asume como un nuevo período dentro del partido. Por último. y claramente al servicio de la clase dominante. como el FPMR o el MAPU-Lautaro. La década de los 90. Fue así como la Propaganda Armada iba en pos de precisamente prolongar la lucha por medio de las armas y así poder desarrollar el objetivo de restablecer el poder político y militar de la clase obrera. mientras que las bases se mantenían aun ajenas a este conflicto. y que junto con un período de visibilización y la apertura de espacios. y que debía buscar la forma de volver a reagruparse y de constituirse y constituir a la izquierda revolucionaria de aquella época. A pesar del agotamiento de sus fuerzas como organización política. Desde 1990. siendo el nexo entre la situación real de las fuerzas populares y la orientación estratégica. punto de inflexión hacia fines de la década. Su consolidación vendrá de la mano del fraudulento proceso del plebiscito de 1980 con la dictación de la Constitución de 1980. la grandes diferencias se manifestaban aun en términos dirigenciales. el partido no pudo sobreponerse a las pérdidas de los cuadros más preparados militarmente. Por medio de diversas acciones de carácter popular. y que posteriormente dio paso a la pérdida de protagonismo en favor de nuevas organizaciones revolucionarias. La operación retorno. poco a poco se fue criticando la línea político militar.desarticulando el mismo accionar del mismo. que en términos simples vino a significar la reaparición del orden como valor republicano fundamental. el MIR ya no era el MIR de la década de los 70. ya en decadencia. la instalación de facto de las reformas neoliberales impulsadas desde Estados Unidos. Desde 1987. Es en este período donde se visibilizan ya algunas de las diferencias que harán fragmentar al MIR hacia fines de los años 80. La crisis. el MIR pudo iniciar un ciclo ofensivo que tendiera a reinsertarse en las masas. tal y como la describe Goicovic refleja también la compartimentación de la información y de cómo a medida que iba “bajando” hacia las bases. adecuando y readecuando según el estado real de sus componente militantes. el autor de esta obra resalta que pese a la variada gama que hoy encontramos de . A pesar de estar insertos en los sectores más radicalizados del pueblo. La política del MIR fue abordar este período como la contrastación de lo que denominaron “período de refundación” a lo que respondería nuevamente que sólo a través de la lucha armada podría detenerse y derrotarse el orden que se estaba imponiendo. el MIR seguía haciendo acciones de gran preparación militar. tanto como para el MIR como para el FPMR o el MJL tuvieron que lidiar con las nuevas formas de expresión popular. se enmarca dentro del proceso más político de la Dictadura. El MIR en la década de los ochenta comienza con algunas acciones que constituyeron reveces militares. El expresionismo rebelde como lo denomina Goicovic viene a representar toda esa nueva generación de revolucionarios que poco a poco iban comprendiendo el nuevo escenario. Un sin número de subdivisiones y la aun represión de la pseudo-democracia hacían más complejo el panorama político para quienes aún creían en la lucha armada. estas se iban enterando de las diferencias. Esto resultó ser el punto de conflicto que generó que muchos y muchas decidieran congelar militancia o sencillamente renunciar al partido e incluso a las convicciones que los hacía militar de este proyecto.

de las ideas de esta cultura mirista que hoy en día se ha masificado desde las luchas sociales actuales. un buen número de ellas aun reivindican el proyecto político. es un llamado de atención hacia la unidad de los sectores de la izquierda con intención revolucionaria. se han negado a desaparecer. constante y cotidiano donde se levantará el nuevo proyecto revolucionario. Se trata de entregar una visión en perspectiva histórica de uno de los movimientos revolucionarios más importante de Chile y uno de los más particulares de América Latina. que deben sentar a reflexionar sobre el actual período de la lucha de clases y las dinámicas que el neoliberalismo ha ejercido desde la instalación en Dictadura y la administración de la Concertación. en tanto tuvo inserción en distintos sectores populares.organizaciones populares. dando cuenta de buena forma de los diferentes tópicos que se han revisado en otros trabajos y que en el libro de Goicovic son tomados de manera general. Si bien hasta la actualidad existe importante número de trabajos que abordan al MIR desde diversas ópticas. la construcción de poder popular como estrategia y horizonte. integrando dentro de este a los sectores populares en su generalidad. la cultura rojinegra que se niega a desaparecer en los adultos y jóvenes que aún creen en aquella propuesta. En consecuencia. y que sitúa a estos sectores en una determinada posición política: la revolucionaria. Es aquella cultura mirista. Y es también un insumo en cómo el MIR entregó toda una conceptualización de poder. Es también. y que es sólo en la unidad. en el sentido de que apunta a las nuevas formas de construcción política. para así poder retomar las banderas que se izaron en los años sesenta. pero que hasta nuestros días. creemos. debemos señalar que este libro cumple con lo que se propone en cuanto ser una síntesis de la historia del partido. El aporte también se refleja en que el proyecto político del MIR superó el mesianismo del proletariado como figura exclusiva y portador de las luchas populares. su opción estratégica y que se expresan de una variada forma. un llamado de atención. desde las individualidades que fueron parte de las direcciones como desde experiencias de militantes de base. Y es ahí donde el autor plantea las nuevas tareas que como izquierda debe enarbolar. Por último. a las nuevas formas de organización. y desde un punto de vista historiográfico. desde la actualidad. . para dar cuenta así de las múltiples expresiones que dieron vida a esta organización. aún queda bastante trabajo por realizar en cuanto a situar esta experiencia política en una dimensión menos heroica. Si bien es cierto puede caer en generalizaciones que en el detalle no corresponde de la forma en que Goicovic lo aborda. el libro compromete también la difusión de las ideas rojinegras. pero en la unidad en el trabajo concreto. cada uno con dinámicas propias.