Está en la página 1de 5

Pontificia Universidad Javeriana Facultad de Ciencias Sociales Departamento de Historia Historia de América Latina S.

XIX 31 de agosto de 2011 Docente: Juana Marín Estudiante: Andrés Javier Piñeros López

“Las rebeliones y revoluciones iberoamericanas en la época de la Independencia. Una tentativa de tipología” Si bien el escrito de Hamnett presenta sugestivas hipótesis de trabajo, el presente no carecería de éstas; por el contrario, trazaría un hilo conductor, sin recaer en un monismo metodológico, para presentar y explicar “las diferencias de geografía, composición social, el momento exacto y el ritmo de la actuación socio-política, los objetivos específicos y el grado de integración en el mercado colonial”1 para explicar la génesis de las rebeliones y revoluciones iberoamericanas en la época de Independencia. Así, pues, presentaré el texto en tres partes, a saber: (i) composición social y política, (ii) factores socio-económicos dentro de la trayectoria política, y (iii) una tentativa de tipología. Resta advertir, por lo pronto, que no se pretende reducir a un común denominador los procesos en diferentes momentos, sino que, de igual modo, vamos a establecer las condiciones y métodos de los presentes procesos independentistas. (i) Composición social y política

Resaltemos, como primer momento, la originalidad que le atribuye el autor a los procesos y protestas locales que surgieron durante el periodo de la colonia, puesto que éstos nos llevan a la perspectiva de la historia social para explicar las participaciones y motivaciones populares para incurrir en dichos movimientos de protesta. De esta manera, una historiografía de éste corte resalta el papel en los grupos etno-sociales de „clase‟ baja, más que en las élites criollas, letradas, que fundaran la constitución de ésta época independentista, pero que se verían amenazadas por la parte popular de abajo y temerosas de las fuerzas populares.

1

Brian R. Hamnett, “Las rebeliones y revoluciones iberoamericanas en la época de la Independencia. Una tentativa de tipología”, en François-Xavier Guerra (Ed.), Las revoluciones hispánicas: Independencias americanas y liberalismo español, Editorial Complutense, Madrid: 1995, pp. 48.

Empero. pero seguramente nunca institucionalizada”3. Es claro que los movimientos de protesta estaban dirigidos contra la estructura de gobierno metropolitana. repasemos los temas principales para una mejor tipologización de los procesos revolucionarios. representó el papel primordial dentro del territorio americano. 2 3 Ibíd. esto es: ante los impuestos y alienación de la identidad corporativa que se gestaba en territorios americanos. contra la monarquía española. .. En efecto. a sus ojos legítima. Ibíd. cómo puede definirse como único éste proceso? Sin más. la ausencia de ésta institucionalización política. durante el periodo comprendido entre 1765-1810. “la práctica de gobierno se redefinió para permitir implícitamente la participación de los notables permanentemente residentes en las colonias. De esta manera. en menor grado. En consecuencia. jamás se orientaron contra el sistema colonial y. es la representación política o. “la respuesta iberoamericana a este neoabsolutismo peninsular fue la búsqueda de una forma de representación en los territorios americanos que garantizara para siempre la participación de las elites en los procesos políticos”2. Sin embargo. Ahora bien. las elites gozaban de una posición significativa. que la ley expresamente había excluido. puedo esbozar una primera tentativa de tipología a raíz de los procesos de revolución y rebelión.2 Con esto. y periodos de revoluciones tales como los de 1765-1783. 52. El primer elemento que encontramos. 51. PP. desde Lynch y Elliot. podríamos decir que la flexibilidad y la capacidad de amalgamar grupos etnosociales dentro de la órbita política española. encontramos que los procesos. Pp. Puesto que. estuvieron caracterizados por un largo periodo de conflictividad combinados con una crisis puntual que comprende la génesis de la rebelión. ¿qué fue lo determinante. esto es: si bien las protestas eran „normales‟ a la época. sirvió de punto de referencia para preservar el poder del Imperio durante casi tres siglos. enfatizando.. los valores socio-culturales como la representación de un poder heredado desde el criollo. ésta relación élites americanas-estado metropolitano fue el proceso más determinante antes del estallido revolucionario de 1810.

resta decir de qué tipo de nacionalismo estaríamos hablando. mentalmente representa un fervor o una pasión por el territorio. quiero presentar como hipótesis de trabajo la originalidad que subyace a los movimientos americanos. (ii) Factores socio-económicos dentro de la trayectoria política Ahora. convendría decir que las reacciones se vieron reflejadas por parte de las elites para defender la estructura impuesta en el territorio americano frente al absolutismo por medio de una constitucionalización del pensamiento. Puesta la hipótesis de trabajo. y la identidad americana que surgió de la mano de la cultura y mestizaje político.3 Así. Por otro lado. desarrollando así una movilización política en oposición a éste neoabsolutismo y centralismos incipientes. un tanto novelesca: de manera literaria designo la autenticidad proveniente del indígena. pues. el proyecto político. eliminamos el Eurocentrismo que encontramos en las explicaciones genéticas sobre la política anticolonial establecida. Por otra parte. es decir: lo que quiero mostrar como original. pero ¿en qué medida puedo sostener ésta hipótesis de trabajo? Si entendemos las revoluciones americanas como una reacción anticolonialista. a . encontramos que el nacionalismo incipiente no podría generarse de ésta manera. Ésta lucha anticolonialista por la liberación. en tanto búsqueda de identidad. presente un programa y metodología para comprender América desde sí y para sí. atraviesa dos polos. pues. cuáles serían sus características en el contexto iberoamericano de la época de la independencia. atravesado por los factores socio-económicos. Así. lo hizo de manera romántica. pues si el patriotismo criollo remarcó las disidencias entre Iberia y América. El nacionalismo. Y es que notamos la diferencia de manera patente entre patriotismo criollo y nacionalismo americano de primera mano. las provincias consideraron la importancia de frenar el incremento social y económico del centralismo. Así. parto de la concepción de la “comunidad imaginaria” de Anderson para sostener éste „nacionalismo‟ americano como condición de posibilidad de la re-formulación política y económica de Hispanoamérica. encontraremos la originalidad que pretendo sustentar a partir de los procesos socioeconómicos dentro de la gestación política que se estaba llevando a cabo. es que si pensamos las revoluciones americanas desde dentro y para ellas mismas.

por consiguiente. y (ii) endógenamente mira las tradiciones reflejadas en instituciones que expresan la dominación colonial. la política portuguesa implementó la inserción de la élite brasileña dentro de la orbe política para eliminar la tensión subyacente entre el mundo hispano y gobierno metropolitano. es la gestación de „conservadurismo‟ que no refleja la idea de nacionalismo incipiente en éste periodo revolucionario. ¿Qué generaría dicha inserción económica a nivel nacional? La no intervención de las colonias dentro del mercado nacional para el resto del mundo. Otro punto. liberalismo político. (iii) Una tentativa de tipología En suma. no obstante. la no avocación del Perú a la revolución se debe al temor a un nuevo trastorno social y. la conciencia de “peruanidad” que persistía en los letrados de una homogeneidad en continuar con la monarquía española. resta observar cuál era el grado de integración de que tenía Iberoamérica en el mercado mundial dentro de dicha época. el Perú realista y Brasil bajo la monarquía portuguesa. Pues las ideas ilustradas y contractualistas provenientes de Europa.4 saber: (i) exógenamente enfrenta el colonialismo adyacente a su realidad. Éstos se gestaron por medio de políticas conservadoras y de concordancia. y. gritaban a mil voces el “libre cambio” y la inserción en el mercado mundial. Así. estos son respectivamente: por una parte. El conservadurismo se originó en la América del Sur. estuvo involucrado con el separatismo político que querían llevar a cabo. el primer caso. la tipología se nos hace evidente en la medida en que presenta las distintas condiciones y lugares que dieron posición a diversos movimientos revolucionarios: la originalidad está allí donde encontramos ésa lenta . pero nos permite ver proyectos políticos y económicos que representaban la originalidad nacionalista. lo que quise presentar es que ésta movilización política se representa por medio de la gestación de nuevos grupos revolucionarios gracias a sus ideas de nación e identidad por medio del territorio y mezcla cultural. pues suprimieron en cada caso la tensión criolla-metropolitana por medio de ciertos métodos. de tinte social y político. por otra. De éste modo. Ésta lucha anticolonialista puede no verse reflejada en el liberalismo económico y fidelismo conservador que presentaron como ideas de formación nacional.

. aunque no quiera decir que ésa ruptura signifique romper estructuralmente con la idea de nación posteriormente establecida.5 ruptura con el orden colonial pre-establecido.