Está en la página 1de 10

4.

Estado de Conservación Conservación de los Mamíferos de la Región de O’Higgins
JUAN C. TORRES-MURA & HERMAN NÚÑEZ
Museo Nacional de Historia Natural

4.1 Resumen
Se determinó la diversidad biológica de mamíferos de la Región de O’Higgins a través de información recopilada en terreno, información bibliográfica publicada para los diferentes grupos, e información asociada a bases de datos personales e institucionales. Con la información obtenida a nivel regional, se proponen estados de conservación para esta fauna de vertebrados terrestres de la Región usando los criterios de la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN 2001). Entre los vertebrados de la Región se registran 36 especies de mamíferos, incluidos un marsupial, seis quirópteros, ocho carnívoros, un ungulado, dieciocho roedores (tres de ellos introducidos) y dos lagomorfos (ambos introducidos). Con los criterios especificados por UICN, distribución geográfica y área de ocupación de las especies, se propusieron los estados de conservación para los mamíferos de la Región. Se consideran de Preocupación Menor diecisiete especies, y en la categoría Casi Amenazada se encuentran dos especies. En categoría Vulnerable hay cinco especies, En Peligro se califica a una especie y con Datos Insuficientes se encuentran las seis especies de murciélagos de la Región.

4.2 Introducción
La zona central de Chile, o eco-región mediterránea, concentra la mayor parte de la población humana del País y ha estado sometida desde la Colonia a una creciente intervención. La principal fuente de cambio para esta zona ha sido la conversión de ecosistemas naturales a ecosistemas agrícolas y urbanos. Además existe en esta zona una alta incidencia de fuego de origen antrópico, lo que sumado al efecto que producen las especies exóticas de plantas y animales sobre los espacios naturales, ha llevado a un alto deterioro de la biodiversidad nativa (Dinerstein et al. 1995, Espinoza et al. 1994, Fuentes y Prenafeta 1988, Torres-Mura 1994b, Torres-Mura et al. 2006). La intervención en forma de cultivos, ganadería o extracción de árboles y arbustos para leña o carbón, de manera prolongada en el tiempo, hacen que prácticamente no existan muestras de ambientes prístinos en esta Región. Esto tiene como consecuencia que las especies de flora y fauna de más amplios requerimientos ecológicos, o especies generalistas, sean las más comunes. Muchas áreas de la Depresión Intermedia están ocupadas por ciudades (ej. Rancagua, Rengo, Rosario, San Fernando, Curicó, etc.)

59

entre los problemas relacionados con los recursos naturales en esta zona se mencionan como importantes y difíciles de controlar los siguientes: desertificación. La consulta bibliográfica incluyó las siguientes referencias: Contreras & Yánez (1995). Según los especialistas y la propia comunidad de la Región.cl/auco/publications. Además en los últimos años. Silva Aránguiz (www. deterioro de los hábitats naturales y pérdida de biodiversidad (Espinosa et al. (2002). 60 . Rau (1982). Reed (1877). albergando una importante fracción de la biota mundial con alto grado de endemismo (especies únicas de cada región). De acuerdo a Mann (1960). b) Proporcionar datos semicuantitativos acerca de la abundancia y distribución de las especies de mamíferos en la Región. aves como la tortolita cuyana (Columbina picui). MuñozPedreros & Yáñez (2000. 1994). 1998). Pefaur & Cáceres-Pefaur (1976). También se consultó las páginas de recopilación bibliográfica de E. y mamíferos como la yaca (Thylamys elegans) y el degú (Octodon degus).3 Metodología El presente trabajo incluyó una revisión bibliográfica de la literatura existente. 2007).puc. Los objetivos específicos fueron: a) Establecer y documentar una línea base de la mastofauna de la Región. una revisión de bases de datos (personales e institucionales) y prospecciones en terreno. reptiles como el lagarto llorón (Liolaemus chiliensis). ya que las regiones mediterráneas del globo son sólo cinco. introducción de especies exóticas. Jaksic et al. Pine et al. Osgood (1943). (1979). La importancia de la flora y fauna nativa de esta eco-región requiere especial atención. la diuca (Diuca diuca) y el chincol (Zonotrichia capensis). se realizó una revisión de la literatura publicada sobre fauna de Chile central y específica en relación a la Región. (1979). el gato montés (Oncifelis colocolo) y el coipo (Myocastor coypus).PARTE II y por actividades agrícolas. define toda la zona central como parte de la “Región Mastozoológica Santiaguina” caracterizada por la presencia de dos especies de zorros (Pseudalopex culpaeus y Pseudalopex griseus). htm).bio. Para generar el catastro de las especies potenciales en la Región. la tenca (Mimus thenca). la extensión de las prácticas agrícolas ha comenzado a abarcar los cerros de la cordillera de la Costa. Jaksic (1996. Reise & Venegas (1987). considerando la distribución de los mamíferos. por lo que han sido destacadas como sitios únicos a nivel mundial (Myers et al. Osgood (1943). El objetivo general del estudio fue determinar la diversidad de los vertebrados terrestres de la Región de O’Higgins y proponer sus Estados de Conservación en base a los criterios de la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN 2001). Tamayo & Frassinetti (1980) y Torres-Mura (1994a). También se revisó la base de datos de las colecciones del Museo Nacional de Historia Natural. 4. falta de vegetación en la periferia urbana. deforestación. Redford & Eisenberg (1992). con el advenimiento del riego tecnificado. la lagartija lemniscata (Liolaemus lemniscatus) y la lagartija tenue (Liolaemus tenuis). 2000). la zona mediterránea está dominada por matorrales de Acacia caven y las especies características de la condición “clímax” son anfibios como el sapo de rulo (Bufo chilensis). Díaz et al.

Los listados de especies en los libros rojos son una herramienta al alcance de técnicos y científicos. pero para jugar un papel efectivo en la conservación deben contar con un respaldo legal y ser asumidos por todos los estamentos de la sociedad. Los estados de conservación de las especies fueron establecidos con el uso de las categorías y criterios de la UICN (2001) siguiendo la metodología de uso explicitada en IUCN (2006) (véase también UICN 2003).2) y cuyos resultados se analizan en Serey et al. La Unión Mundial para la Naturaleza (UICN) introdujo hace más de 40 años la modalidad de categorizar las especies en diferentes grados de amenaza y darlos a conocer como “Libros Rojos” o “Listas Rojas”. Con la información obtenida de las prospecciones en terreno. y de la bases de datos. 1995). La identificación de la impronta de la huella de cada especie se realizó de acuerdo a lo especificado en Acosta & Simonetti (1999). para determinar la riqueza de especies y estimar abundancias relativas de micromamíferos en parches de terreno. Cada transecto o presencia de individuos de diferentes especies. se realizaron mapas de distribución (ArcView 3. manejo o restauración. en función de las distintas especies de vertebrados registradas. Para establecer la presencia y abundancia relativa de carnívoros se utilizó el método de “Índice de visitas a estaciones de atracción olfativa”.Por su parte. opción que ha sido reconocida a nivel internacional y es la utilizada en el presente libro. de la literatura. MuñozPedreros et al. mediante la evaluación del índice de éxito de captura: I = Nrc/Ntn *100 en que I es el índice. La estimación de abundancia fue determinada de manera indirecta. las campañas de prospección en terreno se realizaron en distintas comunas y diferentes ambientes de la Región. El valor de este análisis es designar. Nrc es el número de roedores capturados. Se hicieron muestreos semidirigidos con trampas de vivo (Sherman tamaño estándar). lo que permite desarrollar y dirigir medidas específicas y priorizadas de protección. se elaboró una matriz de presenciaausencia para cada comuna. sirviendo de base para desarrollar planes de protección. Con la información generada en la etapa anterior. y Smith-Ramirez & Pliscoff (ambos este volumen). se registró en coordenadas UTM usando el Datum WGS 84. de una manera fácil de comprender. La nomenclatura de las especies sigue a Muñoz-Pedreros & Yáñez (2000. agregando a estos antecedentes inferencias de distribución según criterio de expertos. Ntn es el número de trampas noche. Adicionalmente se entrevistó a lugareños acerca de la presencia de algunos animales. consistente en atraer mediante cebos olfativos a los animales hacia estaciones donde pueda registrarse su presencia en base a las huellas dejadas en ellas. las especies en riesgo. 2007). usualmente sobre un sustrato de tierra cernida (Conner et al. 61 PARTE II .4 Resultados y Discusión A nivel internacional. 1983. se han implementado los “Libros Rojos” para categorizar las especies de flora y fauna en diferentes grados de amenaza. Las metodologías de muestreo utilizadas se aplicaron en función de la naturaleza de los grupos estudiados. 4.

No hay especies de mamíferos que sean endémicas de la Región. con 30 especies. Del análisis de presencia-ausencia realizado por estos autores.15. lo que significa que albergan entre el 77% y el 83% de la fauna nativa regional. no hay representantes nativos de este orden en Chile). 62 . Contreras & Torres-Mura (2007) tipifican a toda la zona mediterránea como de riqueza media de especies.7.16 (en anexo). siendo las de mayor riqueza Machalí y San Fernando. en anexo) pero con una amplia distribución en las regiones del país. Esto implica que esta fauna tiene más relación con la distante fauna andina del norte que con la fauna cercana. Por su parte. un ungulado (Orden Artiodactyla). Esta riqueza representa el 35% de la fauna de mamíferos terrestres de Chile (excluyendo los mamíferos marinos: otáridos y cetáceos). por provincias y por comunas de la Región se indica en la Tabla II. seguidas por Codegua y Mostazal con 28 taxa del total de 36 registrados para la Región. hay tres especies de mamíferos endémicas de Chile (ver Tabla II. Ninguna comuna contiene la totalidad de especies registradas para la Región. Recientemente. Estas especies son el marsupial Thylamys elegans y los roedores Octodon lunatus y Spalacopus cyanus.15 (en anexo). ubicada Figura II. La riqueza de especies de mamíferos por comuna se señala en la Figura II. alta homogeneidad y bajo endemismo.PARTE II Riqueza de especies y endemismo Para la Región de O’Higgins se ha documentado la presencia de treinta y seis mamíferos: un “marsupial” (Orden Didelfimorfia): seis quirópteros. se desprende que las áreas andinas del centro de Chile aparecen más cercanamente agrupadas con áreas del norte que con áreas no andinas de Chile central. ocho carnívoros. Hay nueve comunas que presentan el mínimo de 17 especies cada una (representando el 47% de las especies de la Región). mientras que la distribución numérica por órdenes y el número de especies en cada comuna se muestra en la Tabla II. dieciocho roedores (tres de ellos introducidos) y dos lagomorfos (los dos introducidos.7 Número de mamíferos en las comunas de la Región de O’Higgins. Su distribución por hábitat.

dado que no existen los antecedentes requeridos para usar todos los criterios propuestos por dicha institución. que supera la medida crítica para la categoría Vulnerable según la UICN (20. La fauna de mamíferos de Chile central mediterráneo es homogénea y se extiende hasta los 37°S por la Cordillera de la Costa (río Bío Bío) pero sólo hasta los 34°S por los Andes (río Tinguiririca). A nivel regional se observa un fenómeno similar. La segunda. correspondiéndose con los factores climáticos que determinan la transición entre matorrales y bosques templados. Para declarar las diecisiete especies como de Preocupación Menor (LC) se consideró que éstas presentan una amplia área de distribución geográfica en Chile. La primera está estrechamente asociada a roqueríos localizados en las cimas de ciertos cerros de las cordilleras de la Costa y de los Andes (e. además de no haber publicaciones o informes que indiquen disminuciones poblacionales como las descritas por UICN. que están ampliamente distribuidas en la Región y que además exhiben una amplia selección de hábitat. tratándose de un hábitat de poca representación regional y que está localizado en parches 63 PARTE II . el ratón chinchilla (Abrocoma bennetti). indicando una distribución homogénea de los mamíferos en esas áreas. Chile central presenta una alta similitud ambiental entre las áreas costeras y las de la depresión intermedia. De acuerdo a lo anterior. autoría Yamil Hussein. como cambios poblacionales en los últimos 10 años o números poblacionales totales para las especies de vertebrados. En la categoría Casi Amenazada se encuentran dos especies de mamíferos: la vizcacha (Lagidium viscacia) y el ratón chinchilla (Abrocoma bennetti).inmediatamente a menor altura en Chile central mediterráneo.17 (en anexo) y es el siguiente: Se consideran de Preocupación Menor o No Amenazados (LC sensu UICN 2001) en la Región a 17 especies de mamíferos: cuatro carnívoros y 13 roedores. reflejando el cambio existente entre los ambientes mediterráneos y los andinos de la zona central. cerro el Chueco) y cuyo hábitat está naturalmente poco representado e implica aislamiento entre poblaciones. Estados de Conservación El análisis de las especies basado en rangos de distribución (extensión de la presencia y área de ocupación) ha sido el más eficaz para establecer los estados de conservación usando algunos de los criterios de UICN (2001). Zorro culpeo (Pseudalopex culpaeus). se califica a un ungulados y con Datos Insuficientes se encuentran las seis especies de murciélagos presentes en la Región. En categoría En Peligro.000 km2). que incluye zonas agrícolas y plantaciones. se encuentran dos especies de roedores. por lo que no habría fragmentación de sus poblaciones. En la categoría Casi Amenazada. hay cinco mamíferos: cuatro carnívoros y un roedor.g. entre otros. En la categoría Vulnerable. habita en matorrales con suculentas y rocas. el estado de conservación de los mamíferos de la Región se presenta en la Tabla II.

000 km2 y área de ocupación estimada en menos de 500 km2. en ambos casos severamente fragmentada y con disminución en la extensión de la presencia y disminución en el área. Todos estos criterios desarrollados para carnívoros. Es el caso del chungungo y de los félidos. Al coipo se lo caza por su fina y densa piel y también por su carne (un coipo macho puede llegar a pesar 7 kg. Cuatro mamíferos carnívoros y uno acuático se consideran Vulnerables: el chungungo (Lontra felina). debido al reemplazo por plantaciones con especies exóticas (Pinus radiata y Eucalyptus sp). la vulnerabilidad de los félidos y otros carnívoros. coypus. en las cuales son cada vez más frecuentes la presencia de animales domésticos como perros y ganado en general. colocolo y P. no por un valor comercial) y a los félidos además porque pueden atacar animales domésticos (gallinas en el caso de la güiña. El guanaco. a los que se les caza para obtener su piel (como adorno. felina. Lama guanicoe. se observó la disminución de lugares menos alterados. en el sector chileno y aislada de poblaciones al norte y al sur. b) la distribución geográfica (mientras menor es la distribución de la especie más vulnerable está a perder parte de su rango).000 km2. tanto a nivel mundial como regional. y d) la presión de caza (que hace perder animales en áreas en que deberían estar presentes). De acuerdo a la UICN (ej. la reducción de su hábitat obedece a una disminución de la superficie con bosque nativo. se considera En Peligro por los argumentos B1ab(i. En todos los casos se trata de especies especialistas de hábitat. es decir. para M. En el pasado esta especie además fue objeto de caza para obtener su piel (Mann 1978) por lo fino y delicado de ella. Finalmente. concolor. En tanto. extensión de la presencia estimada menor de 20. la principal fuente de reducción de su hábitat es el aumento de la urbanización y del turismo en áreas costeras. ii. iv).PARTE II naturalmente aislados unos de otros. iii) y B2 ab(i. Debido a su pequeño tamaño se necesitaba un gran número de esas pieles para confeccionar alguna prenda. el puma (Puma concolor). Para O. su carne es utilizada para hacer charqui) y por pérdida/modificación del hábitat (incluyendo competencia con ganado doméstico en ciertas áreas donde hay 64 . la güiña (Oncifelis guigna) y el coipo (Myocastor coypus). y disminución en la extensión de presencia y disminución en el área. ganado en el caso del puma). c) el tamaño corporal. esta dada por a) el número de hábitat a los que una especie está asociada (mientras menos ambientes utiliza mayor vulnerabilidad frente a las modificaciones del hábitat). que es un buen estimador del número de animales en un lugar (mientras más grande es una especie. Jakson & Nowell 1996). restringida espacialmente. extensión de la presencia estimada menor de 5. Para L. extensión y/o calidad del hábitat. Se trata de una población pequeña (estimada en 40 individuos en Torres 1992). Esto es. para L. una hembra cerca de 6 kg). guigna . amenazada por la caza ilegal (ej. la reducción de su hábitat está relacionada con la pérdida (desecación) de humedales. se aplican en este caso también para el coipo. el gato colocolo (Lynchailurus colocolo). menor es el número de animales en un área determinada). los cuales se encuentran en continua disminución. iii). Todos cumplen con los criterios B1ab(i. severamente fragmentada. como son las zonas altas de ambas cordilleras. Un factor adicional es que muchas de estas especies son cazadas en forma ilegal. extensión y/o calidad del hábitat.

Para la UICN (Torres 1992). La Ley de Caza. Las siguientes especies. deben reducirse los conflictos de intereses entre conservación y actividades productivas. y menos sobre tendencias poblacionales. Lasiurus borealis. el ratón chinchilla (Abrocoma bennetti). De acuerdo a éste. y difiere en los mustélidos. Histiotus macrotus. la supervivencia del guanaco requiere de la conservación efectiva de los ecosistemas en que habita y una planificación adecuada de las áreas silvestres que protegen la especie. El puma (Puma concolor). enfatizando la falta de conocimientos básicos sobre las especies y la necesidad de contar con mejor información sobre su ecología y distribución. Además. 65 PARTE II . en el ratón chichilla y en el coipo. en el guanaco. se utiliza como referencia para conocer estados de conservación de la fauna terrestre. Lasiurus cinereus y Tadarida brasiliensis . veranadas cordilleranas). donde suelen ser perseguidas debido a que causan algunas molestias (ej. dada su validez legal. el Reglamento de la Ley de Caza (SAG 2004). zorros y los demás roedores. la güiña (Oncifelis guigna).Ratón chinchilla (Abrocoma benetti). Myotis chiloensis. conversión de tierras agrícolas y deforestación). Son considerados Raros la llaca (Thylamys elegans) y el chingue (Conepatus chinga). coincide con nuestra propuesta en los félidos. sin que se hayan recabado antecedentes más detallados sobre distribución y abundancia. En este ámbito. autoría Yamil Hussein. todas de quirópteros (murciélagos). Algunas especies (Myotis chiloensis y Tadarida brasiliensis) se refugian en los entretechos en las ciudades. Todas estas especies son nocturnas y de hábitos insectívoros. el degú costino (Octodon lunatus) y el coipo (Myocastor coypus). la utilización sustentable podría ser una estrategia de conservación en el mediano y largo plazo. También se establece que entre las amenazas para los murciélagos están las modificaciones del hábitat (ej. basada en criterio de experto. se consideran con Datos Insuficientes (DD) para clasificarlas. la chilla (Pseudalopex griseus). olores o ruidos) o por razones sanitarias (Tadarida puede ser portador de rabia). 2001) el 22% de las 834 especies de microquirópteros están amenazados y otro 23% están en la categoría Casi Amenazados (NT). las que deben contar tanto con planes de manejo como con personal debidamente capacitado y equipado para ello. en categoría Vulnerable se encuentran el quique (Galictis cuja). el gato colocolo (Lynchailurus colocolo). En la actualidad. Además cinco mamíferos están en la categoría Inadecuadamente Conocidos: (el culpeo (Pseudalopex culpaeus). en la zona central (desde la Región de Coquimbo a la Región del Maule) existen 15 especies amenazadas. Histiotus montanus. el ratón de pelo largo (Abrothrix longipilis) y el ratón sedoso del norte (Euneomys mordax). De acuerdo a la UICN (Hutson et al. el guanaco (Lama guanicoe) y el cururo (Spalacopus cyanus) están en categoría En Peligro. y utilizan como dormideros cuevas o minas abandonadas y árboles. dado que sólo ocasionalmente se ha documentado su presencia en la Región.

y también acrecentar la fiscalización de la Ley de Caza. en los términos explicitados por la UICN. •Promover entre las universidades y otras instituciones académicas el estudio de las especies amenazadas de la Región. Por ello se recomienda promover la educación sobre la importancia de la fauna en los ecosistemas.PARTE II 4. Estas áreas deben estar interconectadas por medio de corredores biológicos (constituidos principalmente por vegetación densa).6 Recomendaciones Las siguientes recomendaciones generales para la conservación de los mamíferos de la Región de O’Higgins son concordantes con la Estrategia Nacional de Biodiversidad Biológica y su Plan de Acción (CONAMA 2003. seis quirópteros. es la caza ilegal. Lynchailurus colocolo. en todos los niveles de la sociedad. 66 . Mediante el análisis de la distribución geográfica de las especies en la forma de la extensión de presencia y/o el área de ocupación. Incentivar esta actividad a través del financiamiento de proyectos de investigación relacionados a estas especies. 18 roedores (tres introducidos) y dos lagomorfos (ambos introducidos). El 86% de esta fauna corresponde a taxa nativos y un 14% son introducidos. sobre el estado de conservación de la flora y la fauna de la Región con el objetivo de crear conciencia y revertir los riesgos de extinción. En Peligro se califica a cinco especies. y en la categoría Casi Amenazadas se encuentran tres especies. un artiodactylo. •Promover entre los propietarios de predios los conceptos de uso sustentable y conservación que permitan preservar aquellos ambientes que se mantienen en mejores condiciones y que albergan una alta biodiversidad. Un sistema regional de áreas protegidas puede incluir tanto áreas silvestres protegidas públicas como privadas. 4. •Otro factor que afecta las poblaciones de mamíferos. en las audiencias más amplias posibles. especialmente a los carnívoros. y con Datos Insuficientes se encuentran seis especies (de murciélagos). •Continuar con estudios de biología básica de las especies para obtener información sobre sus tamaños y tendencias poblacionales. 2005): •Considerando que la pérdida de hábitat es la principal causa de deterioro de las poblaciones de las especies que están amenazadas. Puma concolor. •Realizar labores de educación y difusión. ocho carnívoros. en categoría Vulnerable hay siete especies. En categoría En Peligro se encuentra Lama guanicoe. Oncifelis guigna y Myocastor coypus. se recomienda establecer áreas silvestres protegidas en zonas con amplias superficies cubiertas por vegetación nativa. mientras que las especies Vulnerables son Lontra felina. se consideran de Preocupación Menor diecisiete especies.5 Conclusiones En la fauna de vertebrados de la Región se han registrado 36 especies de mamíferos: un marsupial.

Gland. Ecología del paisaje en Chile central. A. Washington. R.M. C. A. E. E. Switzerland. Switzerland & Cambridge. E. 258 pp. A. Muñoz-Pedreros... YÁÑEZ. D. Investigaciones 67 .M. Wild Cats: Status Survey and Conservation Action Plan. 262 pp. CONAMA. Chile Central: representatividad y conservación. racoons. PEÑA. 647 pp. En: J.) Diversidad biológica de Chile. JAKSIC F. Revista Chilena de Historia Natural 75: 433-448. Gland. P. Wildlife Society Bulletin 11:146152. 1979.M.. 21 pp. GROSS & E..4.C. YÁNEZ. Santiago. L. Pp 336-349. Journal of Mammalogy 60: 207-209. CONTRERAS. P. Regiones biogeográficas de Chile. ULLOA. Arroyo. M.K. OLSON. TORRES-MURA. PROGULSKE. PRENAFETA (Eds. PRIMM. Santiago. Santiago. & J. F. Segunda Edición.M. FUENTES. I. D. R. World Conservation Union (IUCN). Ediciones Universidad Católica de Chile. & K. MANN.C.P. 2006. & J. RACEY.. A. & J.A. Ecología de los vertebrados de Chile. LABISKY & D. 60 pp. MICKLEBURGH & P. Biogeografía de mamíferos terrestres de Chile. Plan de Acción de País para la Implementación de la Estrategia Nacional de Biodiversidad 2004-2015. L. Species Survival Commission. M.A. 1999. Boletín del Museo Nacional de Historia Natural (Chile) 48: 19-27. HAJEK. Ediciones CEA. Mamíferos. Scent-station indices as measures of population abundance for bobcats.2. Microchiropteran bats: global status survey and conservation action plan. 421 pp. 2003. CONAMA. 1983.). S. 1995. World Conservation Union (IUCN). DÍAZ. Species Survival Commission. Spotorno & E. G.A. NOWELL (comp. gray foxes. Switzerland and Cambridge. 125 pp. GRAHAM.C. LEDEC. 1998. Percepción de los problemas ambientales de las regiones de Chile. World Conservation Union (IUCN). CONTRERAS. Guía de huellas de once especies de mamíferos del bosque templado chileno. SIMONETTI. BOOKBINDER & G.P. 1988. 2007. ESPINOZA. Una evaluación del estado de conservación de las ecoregiones terrestres de América Latina y el Caribe. 1996.7 Referencias ACOSTA. 2005. IUCN (World Conservation Union). VÉLIZ & C. E. & J. 145 pp.R. DINERSTEIN. S. Santiago. Vertebrate invaders and their ecological impacts in Chile. 2002. Valdivia. M. JAKSIC. MOREIRA. & E.. HUTSON. 1997. Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica. Vertebrados Terrestres de la Reserva Nacional Río Clarillo. Comisión Nacional del Medio Ambiente. M.. 1995. Species Survival Commission. Santiago. Estrategia nacional de biodiversidad. JAKSIC. xii + 364 pp. G. WEBSTER. Biodiversity and Conservation 7: 14271445. United Kingdom.J. F. Banco Mundial. En: Mamíferos de Chile.). JACKSON. and opossums. 1960. 472 pp. Gland.L. D. FUENTES & J. Santiago. SARMIENTO. Comisión Nacional del Medio Ambiente. Guidelines for using the IUCN Red List Categories and Criteria. 2001. Ediciones Universidad Católica de Chile. Yánez (Eds). Simonetti. Lozada (Eds.T. 255-265. United Kingdom. Comisión Nacional del Medio Ambiente. CONNER.E. 1994.C.L. NAVIA. R. L. Spatial distribution of the Old World rabbit (Oryctolagus cuniculus) in Central Chile. G. 139 pp. Version 6. Pp.

Estado de conservación de la fauna terrestre de Chile. Mammals of the Neotropics. V. & J.C. TORRES-MURA. La Ley de Caza y su Reglamento. Bibliografía sobre mamíferos terrestres chilenos: 1942-1972. 1994a. Reino Unido. 1980. M. OLIVA. Comisión Nacional del Medio Ambiente. TAMAYO. Nature. Suiza y Cambridge.). Comisión Nacional del Medio Ambiente. Contributions to the mammalogy of Chile. 2006. Publicación Ocasional del Museo Nacional de Historia Natural (Chile) 38: 29-51. 1982. Boletín de la Sociedad de Biología de Concepción (Chile) 50: 157172. J. Gland. 2001. K. 403: 853-858. ix + 430 pp. A. Provincia de Colchagua. RAU.A. 1978. Anales de la Universidad de Chile 49: 537-541. G. KENT. Fauna terrestre de Chile. Zoología 40:1342. YÁÑEZ (Eds. Zoological Series 30:1-268. Valdivia. MITTERMEIER. YÁÑEZ (Eds.. Gland. REED. 2003. 418-436 en “Biodiversidad de Chile. 1992.). En “Perfil ambiental de Chile”. 1943. & D. & J.C. 1995.. Legislación sobre fauna silvestre.Zoológicas Chilenas 6:15-49. J. 2000. Categorías y Criterios de la Lista Roja de la UICN: Versión 3. Apuntes de la zoolojía de la hacienda de Cauquenes. FRASSINETTI. Segunda edición. 1976. G. Valdivia.F.G.The mammals of Chile. TORRES. RAU. Directrices para emplear los criterios de la Lista Roja de la UICN a nivel regional: Versión 3. 1987.). EISENBERG. Paraguay. S.. University of Chicago Press.L. CEA Ediciones. 637 pp. División de Protección de los Recursos Naturales Renovables. TORRES-MURA. Santiago. TORRES-MURA. MANN. UICN (UNION MUNDIAL PARA LA NATURALEZA). Species Survival Commission. W. 463 pp. R. VALDEBENITO. 1992. Densidad relativa de pumas (Felis concolor) en un ecosistema forestal del sur de Chile. SAG. Reino Unido. REDFORD. 2004. Santiago. Chicago. 472 pp.H. Patrimonio y Desafíos”. MARTÍNEZ. CEA Ediciones. Suiza y Cambridge. Unión Mundial para la Naturaleza (UICN). Boletín Museo Nacional Historia Natural Chile 37:323-399. Biodiversity hotspots for conservation priorities. MUÑOZ.D. 33 pp. Comisión de Supervivencia de Especies. J. Comisión Nacional del Medio Ambiente. Illinois. H.C. DA FONSECA. MILLER & M. J. 2007. M. & J. Gland. 68 . R. MUÑOZ-PEDREROS.E. Suiza. D.0. 596 pp.1. 1994b. MITTERMEIER. Catálogo de los mamíferos fósiles y vivientes de Chile. SCHAMBERGER. & W. PEFAUR.H. MYERS. 1979. Gayana. VENEGAS. Catálogo de registros. Mamíferos de Chile. Los pequeños mamíferos de Chile. OSGOOD. & B. 84 pp. Gayana. A. PINE. Uruguay. E. 2000. Field Museum Natural History. Argentina. Volume 2. & J. Santiago.. CASTRO & D. C. A. Unión Mundial para la Naturaleza (UICN). World Conservation Union (IUCN). Revista Chilena de Historia Natural 68: 501-507. J. J. 1877. REISE. En “Perfil ambiental de Chile”. 58 pp. the Southern cone: Chile. Pp. N. localidades y biotopos del trabajo de investigación acerca de los pequeños mamíferos de Chile y Argentina.H. Servicio Agrícola y Ganadero.C. (Ed. Conservación de la biodiversidad. QUINTANA & D.R. S. 26 pp. Camélidos sudamericanos: un plan de acción para su conservación. MUÑOZ-PEDREROS. Santiago. UICN (UNION MUNDIAL PARA LA NATURALEZA). Situación de la bibliografía e información relativa a mamíferos chilenos. CACERES-PEFAUR. 596 pp. Mammalia 43: 339376. Comisión de Supervivencia de Especies. Mamíferos de Chile. Zoología 51:103-130.