Está en la página 1de 6

Sobre el cinismo de la juventud (Escrito en 1929) Cualquiera que visite las universidades del mundo occidental está expuesto

a verse sorprendido por el hecho de que los jóvenes inteligentes de nuestros días son cínicos en mucha mayor medida que antes. Esto no es cierto en lo que respecta a Rusia, China, India o Japón; creo que no sucede así en Checoslovaquia, Yugoslavia y Polonia, ni, de ningún modo, es lo corriente en Alemania; pero es, sin duda, una característica notable de los jóvenes inteligentes de Inglaterra, Francia y Estados Unidos. Para comprender por qué es cínica la juventud occidental hemos de comprender también por qué no es cínica la Este. Los jóvenes en Rusia no son cínicos porque aceptan reservas la filosofía comunista y tienen un país inmenso, lleno de recursos naturales, en condiciones de ser explotado con el concurso de la inteligencia. Los jóvenes tienen, por tanto, una carrera ante ellos, que estiman merecedora de esfuerzo. No hay necesidad de considerar los fines de la vida cuando en el curso de la creación de Utopía estamos instalando un oleoducto, construyendo un ferrocarril o enseñando a los campesinos a emplear tractores Ford simultáneamente en un frente de cuatro millas. En consecuencia, los jóvenes rusos son vigorosos y están plenos de ardientes creencias. En la India, los jóvenes serios creen fundamentalmente en la maldad de Inglaterra; de esta premisa, como de la existencia de Descartes, es posible deducir toda una filosofía. Del hecho de que Inglaterra sea cristiana, se sigue que el hinduismo o el islamismo, según el caso, es la única religión verdadera. Del hecho de que Inglaterra sea capitalista e industrial se sigue, de acuerdo con el temperamento del lógico interesado, o bien que todo el mundo debería hilar con una rueca, o que deberían imponerse aranceles proteccionistas para desarrollar el industrialismo y el capitalismo nacionales, como única arma para combatir a los ingleses. Del hecho de que Inglaterra domine en la India por la fuerza, se sigue que solamente la fuerza moral es admirable. La persecución de las actividades nacionalistas en la India alcanza exactamente para que éstas parezcan heroicas, y no triviales. De este modo, los angloindios salvan a la juventud inteligente de la India de la peste del cinismo. En China, el odio a Inglaterra también ha representado su papel, pero en mucha menor medida que en la India, porque los ingleses nunca conquistaron el país. La juventud china combina el patriotismo con un genuino entusiasmo por el occidentalismo, en la forma que era común en el Japón hace cincuenta años. Quieren que el pueblo chino sea educado, libre y próspero, y tienen señalado su trabajo para conseguir este

y tiende a degenerar en una Fuerza Vital o en un "poder externo a nosotros que busca la virtud". El Dios de la mayor parte de los modernos es un poco vago. debe de haber alguna razón especial para ello. se las relaciona con una ética opresiva que condena muchos placeres que a los jóvenes les parecen inofensivos e inflige muchos tormentos que al escéptico le parecen . Éste es un estado de cosas peculiar. la belleza. los del siglo XIX. han llegado a identificarse con la defensa de la propiedad. tan seguros de que este mundo fuese creado para la gloria de Dios como de que Dios es una hipótesis útil para mejorar este mundo. que en China todavía no han empezado a parecer anticuados. todo este ardor le parece un tanto tosco. No creo que estas razones lleguen a la raíz del asunto. Está firmemente convencida de que. sino que parecen incapaces de creer nada. piensan que Dios. Claro que hay muchas razones para ello en las enseñanzas de los viejos. La lucha contra el feudalismo tradicional y la autocracia basta para mantener a los jóvenes ocupados y entusiasmados. porque. ni con mucho. a causa de sus riquezas.resultado. en otras circunstancias. ¿Qué hay en ellos de equivocado a los ojos de los jóvenes? Religión: El conflicto. que merece la pena investigar. la patria. el progreso. los viejos ideales y veamos por qué ya no inspiran las viejas lealtades. como el sábado. Al parecer. aquí. A la compleja juventud de Occidente. Aun los creyentes están mucho menos preocupados por los efectos de la religión en este mundo que por ese otro mundo en el que declaran creer. Hay también razones sociológicas para no aceptar las iglesias como base de un idealismo moderno. fue hecho para el hombre. Las consignas del liberalismo todavía tienen fuerza: gobierno parlamentario. pocos hombres capaces tienen hoy la misma intensidad de fe religiosa que pudo tener. habiéndole estudiado todo con imparcialidad. Las iglesias. Sus ideales son. ante todo. Los jóvenes no sólo son incapaces de creer lo que se les dice. Podemos enumerar entre tales ideales la religión. es en parte intelectual y en Por razones intelectuales. la verdad. En el Japón. Al subordinar a Dios a las necesidades de esta vida sublunar. libertad individual. Además. El cinismo en China estaba asociado a los oficiales del régimen imperial y sobrevivió entre los militaristas que han perturbado el país desde 1911. digamos. en general. pero no tiene lugar en la mentalidad de los intelectuales modernos. los jóvenes reaccionan contra las enseñanzas de los viejos y establecen un evangelio propio. no están. uno a uno. ha visto al través de todas las cosas y ha descubierto que "no queda nada digno de atención bajo la efímera luna". Santo Tomás de Aquino. de pensamiento y de expresión. Tomemos. las perspectivas de la juventud intelectual no son muy distintas de las que prevalecieron en el continente europeo entre 1815 y 1848. arrojan sospechas sobre la autenticidad de su fe. Si la juventud occidental de nuestros días reacciona únicamente con el cinismo.

y estaban tan proscritos y perseguidos como si hubiesen sido ateos militantes. el nacionalismo. a quienes los británicos han impuesto una civilización durante ochocientos años. en Alemania en tiempos de Fichte. He conocido jóvenes serios que aceptaban de todo corazón las enseñanzas de Cristo. El espectáculo de los polacos asesinando ucranianos. Los irlandeses. Pero cuando se trata de naciones poderosas. inadecuadas para los métodos de los propagandistas. Un pintor moderno se indignaría si se le acusara de buscar . tales como el número de automóviles fabricados o el número de cacahuetes consumidos. perciben que todo está muy bien por lo que se refiere a las naciones oprimidas. por tanto. los preparativos militares. Tales hechos han hecho obvio para un joven inteligente que el patriotismo es la mayor maldición de nuestra época. Los que durante la guerra aseveraban estar combatiendo el militarismo. Patria. Así fue en Inglaterra en tiempos de Shakespeare. muchas invenciones modernas tienden a imbecilizar a la gente. Las cosas verdaderamente importantes no son mensurables y resultan. Pero los jóvenes inteligentes no pueden aceptarlo como un ideal adecuado. Así es todavía en Polonia. que gozaron de la simpatía de los idealistas desde que María Teresa "lloró. Puedo poner el ejemplo de la radio. emplearon su libertad para organizar la opresión de Ucrania. Además. en muchos tiempos y lugares. en Italia en los de Mazzini. El tratado de Versalles no fue muy alentador para aquellos que habían tenido la suerte de que no los mataran cuando defendían los ideales que sus dirigentes traicionaban. han empleado su libertad para dictar leyes que impiden la publicación de muchos libros buenos. el argumento es todavía más fuerte. Los polacos. en los principales militaristas de sus respectivos países. aunque es difícil precisar qué. que antes era heroico. se hallaban en oposición al cristianismo oficial. y el de los irlandeses asesinando la literatura. una apasionada convicción que podían aceptar las mentes más selectas. Belleza. El progreso susceptible de ser medido afecta necesariamente a cosas sin importancia. hacen aparecer el nacionalismo como un ideal más bien inadecuado. pero este modo de medir ha pasado de moda. pero que. aun para las naciones pequeñas. tan pronto como una nación oprimida se libera. y así sucesivamente. el gasto público. se convirtieron. se vuelve opresivo. China y Mongolia exterior. El patriotismo ha sido. Shakespeare medía la excelencia de una época por el estilo de su poesía (véase el Soneto XXXII). Es éste un ideal del siglo XIX con demasiado Babbit para nuestra racionalista juventud. Hay algo que suena anticuado en la belleza. pero triunfó".innecesariamente crueles. En las naciones occidentales es todavía inmensamente poderoso: controla la política. las películas habladas y los gases venenosos. cuando aquélla terminó. que acabará con la civilización si no conseguimos mitigarlo. Progreso.

"El hombre. y la idea le conduce a la locura. su propia ciudad lo mostraba en todo su esplendor. dice el rey Lear. no es más que un pobre animal desnudo". física de la relatividad. podía sentirse importante sin ninguna dificultad. Además. Pero toda una hueste de enemigos se ha levantado para matarla: pragmatismo. y dediqué una perdida juventud a la búsqueda de la verdad. En otros tiempos. que está influido por motivos . No es más verdadero que otras convenciones. efectivamente. es sólo una convención práctica de medida. dijo Dios: "Sea Newton". sin las comodidades de la civilización. aceptaba este punto de vista. conductismo. tiene conciencia de ser una unidad en el total estadístico. era posible adorar la verdad. El hombre mismo aparece como un vanidoso y ridículo animal. psicologismo. Este sentimiento parece falto de sublimidad. Podían sentir que las emociones del individuo importaban y que los sucesos trágicos merecían ser recordados en versos inmortales. del mismo modo que no es más verdadero el sistema métrico decimal que el de pies y yardas. Ambos coincidían en que existe una gran diferencia entre esas dos opiniones. como Atenas o Florencia. con Marx. En tales circunstancias. porque no está habituado a ella. el hombre era la finalidad de la creación. de modo que prefieren producir una significativa inquietud más bien que proporcionar una serena satisfacción. cuando le asalta el infortunio. la verdad era absoluta. En nuestros días. muchas clases de belleza requieren que un hombre se tome a sí mismo más en serio de lo que resulta posible para una persona moderna e inteligente. Pero es difícil adorar una verdad meramente relativa y humana. El punto sobre el que estaban de acuerdo es aquel en que los dos estaban equivocados: la única diferencia estaba en las palabras. la mayor parte de los artistas parecen inspirados por una especie de rabia contra el mundo. Un ciudadano prominente de una pequeña ciudad-estado. Antaño. Verdad. Esquilo o Dante podían tomar en serio sus propias penas o alegrías. vociferando y alborotando durante un breve interludio entre silencios infinitos. cuando era joven. el pasado y el futuro se extienden ante él en una lúgubre procesión de triviales fracasos. Galileo y la Inquisición no estaban de acuerdo en cuanto a si la tierra daba vueltas alrededor del sol o el sol daba vueltas alrededor de la tierra. Pero el hombre moderno. La tierra era el centro del universo. Cuando Spinoza creía en algo. la sinceridad de la adoración se demostraba por la práctica del sacrificio humano. eterna y superhumana. Yo mismo. Pero esta misma idea es familiar para el hombre moderno. o bien. y facilitóse la medición. y él mismo estaba entre los mejores de su ciudad. La naturaleza y las leyes de la naturaleza yacen ocultas en la noche. y lo conduce solamente a la trivialidad. El hombre moderno cree.la belleza. consideraba que estaba disfrutando del amor intelectual de Dios. La ley de gravitación según Eddinton.

no convirtió a Lenin en un cínico. Pero una pizca de cinismo les permite ajustar sus conciencias a la situación. o bien. a los intelectuales en cuestión. En ninguno de los dos casos puede disfrutar de la exaltación de Spinoza. porque pueden emplear sus mejores dotes con entera aprobación de la comunidad. éste se encuentra. Cuando el gobierno zarista mató al hermano de Lenin. como cualquier otra pasión intensa. La causa principal es siempre la concurrencia del bienestar con la falta de poder. sin embargo. Los dueños del poder no son cínicos porque son capaces de imponer sus ideas. a los veintidós años. El intelectual moderno se encuentra en una situación completamente distinta. Las creencias. con Freud. el cinismo moderno no se puede curar con la simple prédica. rara vez están determinadas por motivos racionales. Hasta el advenimiento de la educación. como es todavía el caso muy a menudo. como los psicólogos no se cansan de decirnos. Las víctimas de la opresión no son cínicas porque están llenas de odio. si no perniciosas. que algún motivo sexual subyace a su fe en un teorema exponencial o en la distribución de la fauna en el mar Rojo. la principal de ellas es la ciencia. Hasta aquí. aunque los escépticos olvidan a menudo este hecho. Pero en los países más estables de Occidente rara vez se da una causa de odio tan poderosa. Pero si la educación de un hombre ha sido literaria. de la democracia y de la producción en masa. algunas actividades en las cuales los poderes existentes desean una obra por completo admirable. La consecuencia de la producción en masa y de la educación elemental es que la estupidez está más firmemente atrincherada que en ningún otro tiempo desde el comienzo de la civilización. y lo mismo cabe decir respecto de la falta de creencias. los intelectuales tenían en todas partes una considerable influencia sobre la marcha de las cosas. pero en esto son excepcionalmente afortunados entre los intelectuales modernos.económicos. Existen. como propagandista o como bufón de corte. implica una serie de creencias concomitantes. Los hombres de ciencia no son cínicos ni siquiera en Occidente. porque el odio inspiró toda la actividad de una vida que finalmente alcanzó el éxito. y la segunda es la arquitectura pública en Norteamérica. hemos estado considerando el cinismo moderno de una manera racionalista. como algo que obedece a causas intelectuales. Es probable que las causas de cualquier escepticismo ampliamente extendido sean más sociológicas que intelectuales. que no disminuía en absoluto aunque les cortaran la cabeza. No le resulta nada difícil encontrar un buen empleo y grandes ingresos con tal de que esté dispuesto a vender sus servicios al estúpido rico. ni poniendo ante los jóvenes ideales mejores . y el odio. ciertamente. cuyas aspiraciones parecen absurdas. Si este diagnóstico es acertado. El trabajo de los intelectuales es ordenado y pagado por los gobiernos o por los ricos. o tal ocasión de venganza espectacular. con una considerable preparación que no puede emplear de ninguna manera que le parezca importante.

Por tanto. pero se consiente a un financiero que opere libremente sin el menor conocimiento de los múltiples efectos de sus actividades. ¿qué efectos tendría sobre la poesía alemana?". Los gobernantes del mundo siempre han sido estúpidos. con la única excepción del efecto que tengan sobre su cuenta bancaria. La cura se producirá solamente cuando los intelectuales logren dar con una ocupación que dé cuerpo a sus impulsos creadores. que preconizaba Disraeli: "Educar a nuestros maestros". pero sería el último en sostener que la solución sea fácil. La causalidad en el mundo moderno es más compleja y remota en sus ramificaciones que nunca. debido al crecimiento de las grandes organizaciones. Rabelais publicó su libro anónimamente por miedo a perder su puesto en la universidad. No veo otra prescripción sino la antigua. ¡Qué agradable sería un mundo en el que no se permitiera a nadie operar en la bolsa a menos que hubiese pasado un examen de economía y poesía griega. Un Rabelais moderno no escribiría jamás el libro. y en el que los políticos estuviesen obligados a tener un sólido conocimiento de la historia y de la novela moderna! Imaginaos a un magnate enfrentado a la siguiente pregunta: "Si hubiera de establecer usted un monopolio triguero. consciente de que su anonimato sería violado por los perfeccionados métodos de la publicidad. Pero ha de haber para ello una educación más real que la que por lo común se da en nuestros días a los proletarios o a los plutócratas. . pero los que controlan estas organizaciones son hombres ignorantes que no conocen la centésima parte de las consecuencias de sus actos. ¿Es insoluble este problema? No lo creo así. es más importante que nunca dar con algún sistema para asegurarnos de que sean más inteligentes. No se consiente a un hombre que practique la medicina a menos que sepa algo del cuerpo humano. pero nunca en el pasado fueron tan poderosos como lo son ahora.que aquellos que sus pastores y maestros pescan en la herrumbrada armadura de las supersticiones gastadas. y ha de haber una educación que tenga en cuenta los verdaderos valores culturales y no sólo el deseo utilitario de producir tantos artículos que nadie tenga tiempo de disfrutarlos.