Está en la página 1de 4
CAPÍTULO 4.3 LA DEMANDA AGREGADA 4.3.1 DEMANDA AGREGADA La demanda se define como la cantidad, calidad de bienes y servicios que pueden ser adquiridos en los diferentes p recios del Mercado por un consumidor (demanda individual) o por el conjunto de consumidores (Demanda total o de mercado), en un momento determinado. La demanda agregada representa la cantidad de bienes y servicios que los habitantes, las empresas, las entidades públicas y el resto del mundo desean y pueden consumir del país para un nivel determinado de precio. La demanda y la oferta agregada se utilizan para analizar la producción, la inflación, el crecimiento y la política económica. La demanda agregada se refiere al nivel planeado de gasto en la economía. Es la relación entre el gasto de bienes y servicios y el nivel de precios. Es la suma de las cantidades que planean gastar las economías domésticas en consumo y las empresas en inversión. La Demanda Agregada se refiere a la cantidad que gastaran los consumidores, las empresas y los gobiernos, dados los precios, las rentas y otras variables económicas. Mide el gasto total realizado por diversas entidades económicas. Las fuerzas que influyen en la DA están factores como el nivel de precios, la renta de las personas, las expectativas sobre el futuro. La curva de demanda agregada representa el nivel de gasto planeado en bienes y servicios en cada nivel de renta. El consumo es el único componente de la demanda agregada que aumenta con la renta, el incremento total de la demanda agregada cuando aumenta la renta una unidad proviene del incremento del consumo. Influye en la demanda agregada la política monetaria, a través de los tipos de interés, de las expectativas y la política fiscal. IPD (Ingreso Personal disponible) = IP – Impuestos directos (IVA ISR) y otros pagos. DA = demanda de consumo C + demanda de inversión I 4.3.1.1 Componentes de la demanda agregada La demanda agregada se compone de las demandas de consumo y de inversión considerando hasta el momento que el consumo es autónomo, aunque éste aumentará con el nivel de ingreso. La curva de demanda agregada muestra el nivel de producción de equilibrio, correspondiente a cada nivel de precios, en el que el gasto planeado es igual a la renta. La demanda global de bienes y servicios es la suma de las demandas para consumo, inversiones y exportaciones. De ella se debe restar la demanda por importaciones para reflejar la presión por adquirir bienes y servicios nacionales. Pero los agentes desearan también tener dinero y valores (tales como certificados de deuda del gobierno) y habrá una demanda por ellos. Frente a estas demandas habrá oferta de bienes y servicios, de dinero y de valores. Naturalmente, los agentes pueden utilizar para sus gastos todos los recursos que poseen. Así para satisfacer sus necesidades de consumo e inversión, compras netas en el exterior, tenencias de dinero, divisas(moneda extranjera) y valores, los agentes cuentan con sus ingresos, las divisas, el dinero y los bonos que poseen, y no podrán gastar más que estos. De este modo, la suma de la demandas de lo flujo de consumo e inversión, privada y del gobierno, nacional y extranjera, y de stock por dinero y valores, deberá corresponder a la suma de los bienes y servicios disponibles para consumo e inversión, el dinero y los valores disponibles. Si existe equilibrio entre demanda y oferta de bienes y servicios, también tendrá que haber equilibrio entre demanda y oferta de dinero y valores tomados en conjunto. La curva de demanda agregada, que nos indica cuanto la gente está dispuesta a demandar a distintos niveles de precio, ósea que tiene pendiente negativa. Un alza en el nivel de precios reduce la cantidad demandada en el agregado. Un aumento en el nivel de precios es un aumento generalizado de todos los precios que, podemos asumir, deja sin variación los precios relativos; más aún, el aumento del nivel de precios implica aquí el alza en igual proporción de todas las variables de flujo nominales. Por esto, la reducción de la demanda agregada no se produce por el encarecimiento relativo de los bienes. De hecho, cuando sube el nivel de precios, están subiendo también, y en la misma proporción, los salarios nominales. La gente no sería, por esta razón, ni más pobre, ni las empresas tendrían incentivos para modificar su uso de factores. No obstante, existe una variable que esta fija en términos nominales y que, por lo mismo, modifica su valor cuando cambia el nivel de precios: se trata de los saldos monetarios en poder del público. La cantidad demandada agregada se reduce al subir el nivel de precios por el efecto negativo que este tiene sobre el valor real de los saldos monetarios del sistema. El aumento del nivel de precios produce un aumento en la demanda nominal de dinero, lo que frente a una oferta constante hará subir la tasa de interés real. El alza de la tasa de interés, su vez, deprime el gasto de economía, principalmente aquel en inversión y en consumo de bienes durables. Existe, sin embargo, otro efecto de la reducción en los saldos monetarios reales que apunta en el mismo sentid anterior. Los saldos monetarios reales son parte de la riqueza de las personas, por lo que su disminución hace a estas más pobres, motivándoles a gastar menos. La inseparable relación que existe entre los mercados de bienes y de activos financieros en la determinación del nivel de la demanda agregada de la economía significa, también, que podemos a esta redefinirla en forma más precisa, como indicándolos las combinaciones de producto y nivel d precios para las cuales se encuentra ben equilibrio simultaneo el mercado de bienes y el de activos financieros. P D1 D0 4.3.2 CURVA DE LA DEMANDA AGREGADA Este grafico muestra la demanda global de bienes y servicios en función del nivel de precios. La curva D0 es válida para una cantidad dada de dinero y de valores en poder de los agentes económicos. Si el monto de cualquiera de estos aumentara, la demanda se trasladaría a ala derecha, a D1. También la posición de la curva depende las expectativas que los distintos agentes tengan sobre el futuro de nuestra economía; si las percepciones predominantes son que se avecinen tiempos de inestabilidad laboral o la caída de ingresos, la demanda se deprimirá, moviéndose la curva hacia la izquierda. Lo contrario ocurre cuando los individuos tienen confianza en las condiciones económicas que enfrentaran en el futuro y las perciben con optimismo. En una economía abierta al mundo, la demanda dependerá de factores adicionales entre los que cabe destacar el régimen cambiario y la movilidad de capitales. Con tipo de cambio fijo la oferta monetaria se torna endógena, por lo que la posición de la demanda agregada depende de solo aquellas variables que afectan al mercado de bienes y el equilibrio de la balanza de pagos. Con tipo de cambio flexible, la posición de la demanda agregad interna depende de las variables que afectan al mercado monetario y a la balanza de pagos. 4.3.3 LOS COMPONENTES DE LA DEMANDA AGREGADA Los componentes de la demanda agregada, consumo, ahorro e inversión. Demanda Agregada = Demanda de consumo + Demanda de Inversión. (DA) = (C) + (I) 4.3.4 LA FUNCIÓN DE CONSUMO La función de consumo especifica el nivel de gasto de consumo planeado o deseado (C), correspondiente a cada nivel de renta personal disponible (Y). Consumo planeado = f (renta personal disponible) = C = f (Y) La propensión marginal a consumir (PMaC), es la proporción de una peseta en que aumenta el consumo cuando aumenta la renta en una peseta. La propensión media a consumir (PMeC), se define para cada nivel determinado de la renta como la relación entre el consumo total y la renta total. Keynes decía que la propensión media a consumir disminuía con el aumento de la renta. C = Co + cY, donde Co es el consumo mínimo vital y c la propensión marginal al consumo. 4.3.5 EL AHORRO Renta = Consumo + Ahorro Ahorro = Renta - Consumo. La propensión marginal al ahorro (PMaA), es la proporción que se ahorra de una peseta adicional de renta. Función ahorro A = -Ao + aY, donde a la propensión marginal al ahorro y Ao = Co 4.3.6 LA DEMANDA DE INVERSIÓN Viene dada por los aumentos deseados o planeados por las empresas de su capital físico (fábricas y maquinas), y de sus existencias, esto es, de los bienes poseídos para la producción o las ventas futuras.