Está en la página 1de 4

Parir sueños: Nace una revista literaria. IntraMed entrevista a Luis Gruss, uno de sus creadores.

“Los escritores somos secretarios de la muerte”

Crear una revista de literatura es siempre una aventura. Hacerlo en tiempos como los que corren, es casi un empecinamiento, un ejercicio metódico de la tozudez y la obstinación. Luis Gruss y un grupo de amigos se lanzan a esa experiencia. Una publicación al servicio de la palabra como destino, de la escritura como oficio. Así nace 2046, a la sombra de la pasión y del trabajo. Pocas cosas deben tener más versiones que el éxito, el logro personal, la satisfacción íntima y secreta de transitar en la dirección de lo que en verdad somos. ¿Quién puede sustraerse a las imposiciones sociales que monopolizan una determinada definición del éxito? ¿Quién – contradiciendo los imperativos hegemónicos- es capaz de orientar sus velas en contra del viento y poner rumbo al horizonte de sus sueños? Siempre me he preguntado qué sienten los individuos con talento, con sensibilidad y con la integridad moral y ética suficiente como para apostar sólo en esa dirección. Cómo se sentirá alguien que ha hecho lo que sabe hacer, que ha creado belleza y la pone a disposición de los demás. ¿Cómo se sentirá ante el silencio narcotizado del mundo? Elegir es también opinar, es una declaración de principios. Si miramos alrededor -no demasiado lejos de donde ahora estamos- es posible que nos encontremos con otros seres que aún, y pese a todo, se resisten a sepultar sus sueños mejores. IntraMed conversó con Luis Gruss acerca de este nacimiento y otras cuestiones en una breve entrevista.

Entrevista:

¿Por qué una revista de literatura en un medio editorial que privilegia opciones más superficiales? Hay varias y muy buenas revistas literarias y culturales en los quioscos de Buenos Aires. Están Diario de Poesía, Mil palabras, La mujer de mi vida, Las ranas, Mil Mamuts, etc. Quienes hacemos 2046 no queremos agregar un ladrillo más a una pared ya bastante empapelada. No es nuestra idea por ejemplo entrevistar a Beatriz Sarlo, comentar las últimas novedades bibliográficas ni ofrecer una guía de actividades cultas para el fin de semana al estilo del semanario Ñ. Nos interesa fundamentalmente generar un espacio de escritura, desacralizar el mundo literario -que nos atrae como oficio y no como decoración de interiores- hacer casi lo mismo que hace un escritor de verdad cuando se pone a componer un cuento, un poema, una novela o una simple frase: buscar alguna certeza, producir una música que no dañe al oído (como quería Mozart) y en lo posible no mentir. Todo esto suena pretencioso y lo es. Nuestra

Visualmente no será jamás algo desagradable. sí. El arte de narrar nos permite poner un poco de orden en el jardín salvaje y transformar esa confusión en algo coherente. no es pecado ser pretenciosos en condiciones de limitación. ¿Cómo imaginan el perfil de sus lectores? Pensamos en gente como nosotros. Mejor que esperar es ir al encuentro y salir a tomar el cielo por asalto.revista es modesta (32 páginas a dos colores). que consiga respaldos económicos. Damián Tabarovsky. decía Sartre. Luis Gruss y Ana Cuenya. como pedían los clásicos. es un camino de autodescubrimiento y descubrimiento de los demás. un número cualquiera.. que dure al menos hasta el año 2046.es un misterio. además. ¿Qué clase de empecinamiento u obstinación mueve a alguien a fundar un emprendimiento como éste? El mundo ofrece pocos espacios de creación. somos como queso derretido. No estará atada a la actualidad. Es casi una necesidad. Esperamos grandes cambios en el último minuto. Hay que empecinarse y no esperar. ¿Qué cosas NO será 2046? No será una revista de noticias culturales. El nombre -2046.. que crezca. Colaboran con los textos varios amigos: Betsabé Pap. Si digo cien puedo pensar en cien lunares. Diego Skliar. ¿Por qué escribir o leer es mejor que no hacerlo? Por dentro. ¿Por qué la literatura debería luchar por un lugar en un universo saturado de mensajes irrelevantes? La literatura no debe luchar sino simplemente ser. La literatura es una botella al mar. ¿Cuáles son tus sueños respecto de la revista? Que continúe. 2046 es. cien días tristes. que conmueva a alguien. No impedirá el acceso a sus páginas de gente talentosa. ésta última es diseñadora pero también escribe y saca hermosas fotos entre otras actividades. Guillermo Torres y algunos más que circularon y aún circulan por nuestros talleres de escritura o por las calles y bares donde andamos. Nos gusta leer y escribir. Es cierto que no es fácil imponer algo así en un mundo donde todo o casi todo parece oponerse al sonido filoso de una palabra verdadera. ¿es una alusión a una película china? ¿ una clave a descifrar? Nos gustó la película y eso puede haber influido. Clarisa Tamini. Escribir es . Una cifra. cien gaviotas en Playa Invierno. es una clave a descifrar. conocida o desconocida. de la vida en general. Fernando Vico. Cada uno llenará 2046 con lo que le parezca. Y si no tomamos el cielo al menos una nubecita o un patio con malvones a la tarde. por el contrario: nos importa mucho un diseño tranquilo e inspirado como el que logramos. ¿Quiénes componen el equipo editorial? Dirigimos esta revista Marcelo Miceli. Quizás queríamos apartarnos de los títulos cargados de pesadez o significados poéticos y curiosos.

mezquinos. La buena lectura nos acompaña. Pero luego hay que corregir. Más bien lo contrario. Pero también el mundo literario está lleno de corruptos. Los mejores admiten el carácter autónomo del oficio literario. Tal vez sea cierto que el poder corrompe. la novela Pedro Páramo de Juan Rulfo. reescribir desapasionadamente cuantas veces sea necesario hasta dar con la palabra justa. Se escribe con pasión. Coetzee. egoístas.reducir el caos a cierta claridad. nos estimula a seguir. Se escribe contra la muerte. Te propongo que describas una serie de relaciones en respuestas breves: La literatura y la pasión. Ejemplo perfecto de que es posible escribir el presente: la obra completa de J. Cortázar. La literatura y la medicina.enfrentar el poder en cualquiera de sus formas. nos cura. Eso no significa ignorarlo. Si uno escribe honestamente es inevitable -en tal o cual momento. La literatura y el amor. La literatura y la muerte. Del mundo de hoy sabemos poco: está demasiado cerca. La literatura y los hijos. La literatura es una cosa y la vida otra. La literatura y el mundo de hoy. Escribimos para completar el amor que perdimos o nos falta o no entendemos o soñamos en noches de sonambulismo e indecisión. Mejor que decir es realizar.M. La pasión no requiere de palabras apasionadas. Los escritores somos secretarios de la muerte. La literatura y el poder. los cuentos de Carver. . Freud habla de la escritura del ausente. Un texto sin música es ilegible. Pero a la vez somos sus principales enemigos. Los hijos importan más que la literatura. a la injusticia de cualquier orden y a la demolición del espíritu. Un mundo sin libros es más funcional a la tortura. La literatura y la vida. al horror. La literatura y la música. La música del azar/ la música de las palabras. La literatura es un arma cargada de futuro y de pasado. Quienes no entienden esto escriben mal porque pretenden representar lo irrepresentable. abre mundos. La literatura y el sexo. Lo que no se resuelve en las palabras no se resuelve en ninguna otra parte.

Todos necesitamos algún enfermero para llegar hasta el fin del camino. Página 12.La cura no existe. Nuevo Sur y La Nación. Hombre y Latido. Perfil. Luis Gruss: Periodista. Editor de libros de la colección Claves para Todos que dirige José Nun. Trespuntos. Planeta Urbano. Le monde diplomatique. El porteño. colaboró en con los diarios Clarín. . Pero leyendo y escribiendo podemos aliviarnos y pasarla mejor. en las revistas Los inrockuptibles.