Está en la página 1de 3

EL VEINTICINCO

DANIEL TORRES RODRÍGUEZ

H ará unos quince años más o menos, llegué al hipódromo a las dos últimas carreras -remontando una resaca histórica- y en la entrada misma me crucé con el Toro Vidal que luego del saludo

me dice ¿recién llegás?¿Cómo un carrerista va a venir a esta hora un veinticinco?”. Pasa el tiempo y esa frase sigue más vigente que nunca. Un carrerista no puede caer un 25 de agosto al Real de San Carlos después del mediodía, hay que ir a la primera que es a las ocho de la mañana o antes de las doce, nunca después. Es que el veinticinco se empieza a vivir un mes antes cuando sale el llamado primario y la autorización en la Embajada Matrimonial; el día anterior se repasa una y otra vez la maratónica jornada, se arregla cuál de los amigos se encarga del asado y cuando llega se disfruta, acompañe el clima o no.

Hay un momento de la mañana en el que uno duda entre repetir el desayuno, tomar el primer vaso de whisky, o jugarle a Relincho Alegre. La barra eligió las dos equivocadas y se nos atragantaron las medialunas, por suerte la revancha estaba en la siguiente: Cloti y el escocés. Nos sorprende la cantidad de público que hay al mediodía, es por la de dos milse comenta y puede que tengan razón. Con el nuevo trazado ya no se larga frente a las tribunas sino 100 metros más atrás, lo que le da más tiempo a los jockeys para tomar el primer codo. Fue un final de esos que hacen amar al turf, el veterano Tío Ernesto contra Famous Lady, el jockey que ganó en EEUU contra un hijo del Real. Media recta palo y palo, la yegua parece vencida pero saca eso que tienen los purasangre y empareja en el último salto. Puesta. Gracias a los cuatro.

eleturf@gmail.com

13

Presenciamos el debut como jockey de Diego Sánchez en lomos de Cometa y le buscamos sin éxito el segundo a Distintivo Plicck, empezamos a palpitar los clásicos y el enésimo duelo entre el noble Tabaki Express y el excelente Almontaser volvió a ser para el pingo de Montes de Oca. En esa carrera me percato de un detalle: al mejor estilo ESPN, el jockey ganador es entrevistado a caballo por la notera de FM 100.3 mientras va hacia el podio. El Gran Premio Pablo Falero nos trajo la emoción más grande de la tarde y sin dudas ameritará una nota más extensa con su protagonista: Javier Vergara. Se comentaba en el picadero que el del Sebestero andaba bien, veo que lo corre el “Cabeza” e inmediatamente tomo partido por él. Es una historia tremenda la de este jockey, en EEUU le harían una película. Su apellido está ligado al turf realense desde hace décadas, me acuerdo de verlo correr cuando yo era un adolescente y le costaba mucho dar el peso, siempre andaba por los 57/58 kilos. Debido a eso tenía pocas montas y en los clásicos no se lo veía casi nunca hasta que decidió colgar la fusta. No del todo porque siguió vareando pero la de colores no la vio mas hasta este 2013 donde volvió a correr después de 7 u 8 años. Casi nada. Y volvió con el pie derecho, recuperando en satisfacciones todos los kilos que tuvo que bajar para llegar a los 55 y permitiéndonos compartir su alegría. Al que no se le puso la piel de gallina viendo el podio de El Forastero no tiene corazón o no conoce al Cabeza. Una de esas tiene arreglo: solo hay que ir de mañana al Real de San Carlos y preguntar por él, está siempre. No sé si llegar caminando por la rambla me dejó de buen humor pero ayer me encontré con la mejor fiesta hípica del Real en mucho tiempo, más allá de algún problema en los horarios de las carreras (el incidente de la largada de la 2ª y la bandera verde de la carrera de 2000 metros retrasaron casi una hora la reunión), la organización fue excelente, al igual que el nivel que ofreció el programa y además tuvimos la compañía de la transmisión radial en vivo desde la primera carrera hasta la última. También se lo vio a

eleturf@gmail.com

14

Javier Cha, ojalá que haya tomado nota de esta fiesta para nuestras reuniones del SINT, sobre todo en los llamados de las carreras. Pasó el clásico pero quedaba paño todavía, el escocés se negaba a abandonar la mesa y el asado frío no dejaba de ser una buena merienda mientras Alto Leblón nos volvía a dejar con la sangre en el ojo. Llegó el previsible triunfo de Tentadora en el Clásico Casinos del Estado, acá la sorpresa estuvo en los remates: hacía mucho tiempo que no veía un favoritismo tan abrumador como el de Public Funds. La jugaban 1.50, me hizo acordar a las viejas épocas donde un caballo era tan jugado que lo sacaban de los remates. Nos cruzamos a Jorge Rosendo de impecable traje y corbata aunque sabiendo lo que trabaja por el hipódromo le haría justicia un overol. Se podrá estar de acuerdo o no en muchas cosas pero con diez personas con su empuje, el Real vuelve a los primeros planos. Estaba terminando la jornada, faltaba la última y hacía un frío prohibitivo, hasta el Yeti nos pidió un vasito de whisky para calentar el cuerpo. Se lo dimos a cambio de un dato: Versero Soundnos brindó. Lo

ignoramos, ¿qué sabe éste?; si vive en el Himalaya

dijo el más lúcido

de

nosotros.

En un final acorde a lo que fue la reunión, gritamos a Maricela pero rebotó contra el viejito (que era el menos jugado) cuando nuestros gritos ya

no

valían apareció Bresaint (la otra menos jugada) por adentro como si la

tiraran de la Pelousse y forzó la bandera verde. Mientras se confirmaba el

triunfo de Versero Sound, íbamos encarando la salida a paso redoblado, huyendo del aguanieve, del Yeti y del escocés. El silencio polar que acompañaba la caminata, fue interrumpido por

mi

primo: El año que viene tenemos que venir más temprano.

eleturf@gmail.com

15