Está en la página 1de 4

INSTITUTO PROFESIONAL

HOGAR CATEQUISTICO

TEORÍA DE LA
EDUCACIÓN
La locura de Dios o como debe enfrentar la
Educación católica el desafío del siglo XXI

Autor: Miguel Angel González.


Profesor: Mario Torres.
Asignatura: Teoría de la Educación.
Modalidad: Vespertino P4

Santiago de Chile
2007
LA LOCURA DE DIOS, O COMO DEBE ENFRENTAR LA EDUCACIÓN
CATÓLICA EL DESAFIO DEL SIGLO XXI

Es increíble como el ser humano es una especie que puede llegar a


moldearse por medio de una herramienta tan poderosa como lo es la
educación, en ella esta la solución para los grandes problemas de nuestro
siglo, heredados de una historia que comenzó al aparecer el sobre el planeta.
Sin embargo debemos considerar que, a pesar de saber esto, la tendencia
humana, como muchas veces, deja pasar esta oportunidad de llevar su
evolución a puntos insospechados ocupando un recurso tan precioso como la
educación para otros fines, como apoyar políticas de gobierno que solo
favorecen al poder de turno más que a la gente y sus problemas reales.
En nuestro país el papel de la educación católica se encuentra inserto en un
ambiente marcado por un ideal económico y competitivo donde la educación
solo parece ser eficiente cuando el resultado es positivo para esta
competitividad, léase notas, títulos, etcétera. Benedicto XVI ya lo señala al
declarar: que "la educación tiende a reducirse a la transmisión de determinadas
habilidades o capacidades, mientras se intenta satisfacer el deseo de felicidad
de las nuevas generaciones, colmándolas de objetos de consumo o de
gratificaciones efímeras"1.
En efecto, el ideal de humanizar de la educación católica parece ir en busca
de una utopía, algo que parece locura: “Pues lo que en Dios parece locura, es
más sabio que los hombres; y lo que en Dios parece debilidad, es más fuerte
que los hombres”2. Dios no ve con los ojos de los hombres, no juzga con
intereses económicos o competitivos, para Él los seres humanos no son
números, sino personas y más que eso, hijos, por ello es que somos hermanos
en su amor.
Esta afirmación nos lleva a pensar que muchas veces no vemos las cosas
como Dios la ve, el educador de la Fe es ante todo un creyente, un ser humano
que ha optado por la “locura”, esto significa ver más allá de lo que nos quieren
hacer ver. Debemos dejar nuestras antiguas visiones e ir más allá, ser”locos

1
Benedicto XVI. “Educar en la Fe, en el seguimiento, en el testimonio”. Ciudad del Vaticano (12-6-07).
Apuntes de Teoría de la Educación. Hogar Catequístico 2007
2
Biblia de América. Primera carta a los Corintios, Capitulo 1, Versículo 25, España, Editorial Verbo
Divino.
cuerdos” yendo por la senda poco concurrida, por la del esfuerzo, innovadora y
creadora. Solo de esta manera llegaremos al verdadero objetivo de la
educación católica y de Dios mismo:”anunciar a todos los hombres el misterio
de la salvación e instaurar todas las cosas en Cristo”3.
En nuestro país la situación de la educación católica pareciera seguir el
destino que ha tenido en Francia y actualmente en España, producto de una
mala comprensión de la esencia del hombre influido por el post modernismo,
aún en muchos establecimientos la signatura es discriminada y vapuleada por
directivos considerándola como una obligación impuesta por la ley. ¿Será
quizás que la locura de Dios no va con el avance de los país?, o beberíamos
decir, ¿Será que la locura de Dios no deja que el bienestar llegue a unos
pocos?, en efecto , el punto es que la mirada de Cristo al entrar en contacto
con el ser humano hace florecer la vida, el amor por ella y por los demás, cosa
que no va con un sistema “resultadista”, donde los jóvenes estudian para llegar
a ganar dinero compitiendo con otros, pero no se forman para aprender a vivir
felices y servir a sus hermanos. La nueva Ley General de Educación no ofrece
propuestas para el área de religión, a pesar de que proclama que lo espiritual
es parte de la formación integral y de calidad, se olvidan ,como lo plantea el
Obispo Héctor Vargas, ” En no pocas escuelas, ésta es la única instancia
sistemática que tienen los alumnos para abrirse a la trascendencia, buscar las
respuestas a los interrogantes más profundos de la existencia, educar la
conciencia moral, desarrollar valores e iniciar la construcción de un proyecto de
vida al servicio del bien común”4. De esta forma debemos pensar que en esta
realidad el desafío de la educación católica para el siglo XXI se enfrenta al
dilema de quizás desaparecer o enfrentarse de frente con la situación y optar
por su misión esencial, evangelizar.
Así podemos proponer como soluciones dos fuertes ideas para luchar por la
“locura de la cruz” en el nuevo siglo, la primera es formarse como verdaderos
educadores, en todas las áreas del saber, buscar con ímpetu nuevas formas de
transmitir el mensaje y enfrentarse a la comunidad educativa de tú a tú
elaborando material de enseñanza, demostrando que la calidad en la

3
Gravissimun Educationis. Proemio. Concilio Vaticano II. Roma. Apuntes de Teoría de la educación
2oo7.
4
Monseñor Héctor Vargas Bastidas.”Comentarios al Proyecto de una Ley General de Educación”. Chile.
Apuntes de Teoría de la educación.
educación no tiene porque estar alejada de Dios. En segundo lugar esta el
llevar la evangelización a las demás asignaturas, especializándose en materias
como lenguaje, matemática, historia, artística, tecnología, pero transmitiendo
estos contenidos con el carisma católico, hay que reinventar el currículum de
nuestras escuelas, no podemos atrincherarnos solo en nuestra asignatura. No
significa abandonar el buque, sino que no todos los católicos deben transmitir
su Fe en Religión, sino que la Fe es una esencia de vida, que se transmite
cuando es verdadero testimonio en todos lados, oficios y dimensiones,
entonces porque no soñar con un profesor de educación básica que enseñe a
sus niños lenguaje con un punto de vista trascendente. Si vamos a pelear por
nuestra locura debemos inculturizarnos con el medio, no podemos pensar que
la Fe en Dios va a morir porque eliminen la asignatura. “De la naturaleza de la
escuela católica deriva también uno de los elementos más expresivos de la
originalidad de su proyecto educativo: la síntesis entre cultura y fe. En efecto, el
saber, considerado en la perspectiva de la fe, llega a ser sabiduría y visión de
vida”5. Esta es la respuesta al nuevo siglo, Cultura y Fe es la llave para vencer
al sistema en su propia cancha.
Finalmente solo quisiera expresar una idea que resume este ensayo y que
muchas veces olvidamos, Dios habita en el corazón del hombre, cuando hay
Fe esta respuesta provoca un cambio en la vida, se transforma en un hombre
nuevo. Así mismo el educador en la Fe, deber renovarse no desde sus
intereses, sino en los intereses de Cristo Jesús,¡¡Viva la locura de la cruz!!

5
CONGREGACION PARA LA EDUCACION CATOLICA. LA ESCUELA CATOLICA EN LOS UMBRALES DEL TERCER
MILENIO. Roma. Apuntes de Teoría de la educación.