Luis  Gubler  Herrera  demanda  a  ex  comisario  de  Investigaciones  Nelson  Lillo  Merodio  por  graves   y  falsas  imputaciones

 en  contra  de  su  padre  respecto  al  caso  “Sicópatas  de  Viña”.     Ante   el   20º   juzgado   civil   de   Santiago   se   ha   presentado   una   demanda   de   indemnización   de   perjuicios  por  daño  moral  por  el  monto  de  $  200.000.000,  interpuesta  por  Luis  Gubler  Herrera  en   contra   de   Nelson   Lillo   Merodio,   quien   en   documental   difundido   recientemente   en   un   festival   en   Santiago,   planteó   la   participación   de   su   padre   Luis   Gubler   Díaz   en   los   crímenes   del   caso   policial   conocido   como   “sicópatas   de   Viña   del   Mar”,   ocurrido   a   comienzos   de   la   década   del   80,   reiterando   así  la  acusación  en  conformidad  a  la  que  lo  secuestró  en  febrero  de  1982.     Don  Luis  Gubler  Díaz  falleció  como  consecuencia  de  un  cáncer  a  la  edad  de  62  años,  el  día  23  de   abril  de  2005.   Lillo  Merodio  ha    imputado  nuevamente  participación  a  don  Luis  Gubler  Díaz  en  tales  crímenes,  en   los  que  los  tribunales  de  justicia,  basándose  en  pruebas  contundentes,  comprobaron  su  absoluta   inocencia   por   lo   que   lo   dejaron   en   libertad   incondicional,   resultando   finalmente   los   verdaderos   culpables   -­‐funcionarios   de   carabineros   Sagredo   y   Topp   Collins-­‐   condenados   a   la   Pena   de   Muerte   en  sentencia  revisada  por  la  Corte  Suprema  y  fusilados  el  29  de  Enero  de  1985.   En  la  demanda  se  hace  notar  que  don  Luis  Gubler  Díaz  no  fue  detenido  por  orden  de  los  tribunales   de  justicia  que  investigaban   tales  crímenes,  sino  que  fue  secuestrado  por  el  grupo  que  dirigía  Lillo   Merodio,  acción  posteriormente  “legalizada”  mediante  un  decreto  exento  del  Ministro  del  Interior   de  la  época,  Sergio  Fernández  Fernández,  en  función  del  ejercicio  de  las  facultades  del  estado  de   excepción  jurídica,  mecanismo  usado  para  secuestrar  a  los  opositores  políticos.         La   acción   en   contra   de   don   Luis   Gubler   Díaz   ocurrió   horas   después   de   asesinado   el   dirigente   sindical  Tucapel  Jiménez  Alfaro,  existiendo  los  elementos  suficientes  para  señalar  que  se  trató  de   una  operación  montaje  destinada  a  distraer  a  la  opinión  pública  de  aquel  crimen  atroz.   Una  vez  secuestrado  don  Luis  Gubler  Díaz  en  el  centro  de  Viña  del  Mar,  sin  que  nadie  se  percatase   de  la  acción  (como  era  lo  habitual),  fue  conducido  vendado  a  un  cuartel  policial  donde  se  inició  un   procedimiento   destinado   a   fabricar   elementos   que   permitiesen   sostener   la   acusación   de   estar   involucrado  en  tales  crímenes;  para  tal  objeto,  en  ese  recinto  policial  fue  torturado  (como  era  lo   habitual)   y   sometido   a   todo   tipo   de   vejaciones,   incluyendo   aplicación   de   electricidad,   golpizas,  

privación   del   sueño   y   alimentación,   simulacros   de   fusilamiento,   con   el   objeto   de   provocar   su   “confesión”,  la  que  a  pesar  de  la  gravedad  de  los  tratos,    nunca  obtuvieron  sus  secuestradores.     La   justificación   utilizada   para   secuestrar   a   don   Luis   Gubler   Díaz   fueron   informes   balísticos   de   Investigaciones,   prueba   fabricada   ex   post   dado   que   se   constató   que   tales   informes   fueron   emitidos   5   días   más   tarde   de   ocurrido   el   secuestro   en   su   contra.   Estos   informes   balísticos   del   mismo   organismo   que   lo   secuestró,   contradecían   el   informe   ya   emitido   por   el   FBI,   y   adicionalmente   fueron   desvirtuados   posteriormente   por   la   propia   Policía   de   Investigaciones   por   medio  de  peritajes  realizados  por  expertos  consultados  por  ese  mismo  organismo.   La  falsa  inculpación  hecha  a  don  Luis  Gubler  Díaz    en  el  año  1982,  significó  el  término  inmediato  de   la   carrera   policial   de   Lillo   Merodio,   quien   en   ese   entonces   y   hasta   el   día   de   hoy,   aparece   involucrado   en   casos   de   violaciones   de   derechos   humanos,   entre   los   que   destaca   el   secuestro,   tortura   y   posterior   asesinato   del   estudiante   de   periodismo   de   la   Universidad   Católica,   Eduardo   Jara   (caso   Covema,   actualmente   investigado   por   el   Ministro   de   la   Corte   de   Apelaciones   de   Santiago,  don  Mario  Carroza).   Es  del  caso  recordar  que  la  prensa  de  la  época  especuló  acerca  de  la  relación  entre  el  operativo  de   don   Luis   Gubler   Díaz   y   el   caso   del   crimen   de   Tucapel   Jiménez   Alfaro   y   es   posible   afirmar,   según   antecedentes   que   se   refieren   en   la   demanda   interpuesta,   que   hoy   existen   elementos   que   muestran  la  veracidad  de  esa  relación:     -­‐ Revista   Qué   Pasa,   marzo   de   1982:   “su   detención   (de   Luis   Gubler   Díaz)   se   produjo   inmediatamente  después  de  la  muerte  de  Tucapel  Jiménez.  Se  ha  especulado  en  algunos   medios   que   habría   relación   entre   ambas   cosas.   Que   con   su   detención   se   habría   querido   arrojar  una  cortina  de  humo  a  ese  asesinato”.     -­‐ Diario   La   Tercera,   23   de   mayo   de   1982,   pág.   14:   “Para   nadie   era   un   misterio   que   la   detención  de  Luis  Gubler,  a  más  de  espectacular,  había  sido  muy  “oportuna”.  El  día  que  los   diarios  comenzaban  a  hablar  del  crimen  del  dirigente  sindical  Tucapel  Jiménez  –  antes  se   había   hablado   solo   de   un   taxista   asesinado   –   se   deslizó   “bondadosamente”   de   fuente   extraoficial  el  nombre  del  detenido    como  sospechoso  de  ser  sicópata”.   Patrocinan  la  demanda  los  abogados  Héctor  Salazar  y  Álvaro  Varela.  

El   abogado   Héctor   Salazar   ha   sostenido:   “La   orden   de   aprehender   a   don   Luis   Gubler   Díaz   no   emanó  desde  los  Tribunales  de  Justicia  -­‐única  institución  que  puede  emitir  órdenes  de  arresto  en   la   investigación   de   delitos-­‐   sino   que   venía   desde   mucho   más   arriba   utilizándose   idénticos   procedimientos  de  la  represión  política  de  la  época.  La  orden  provino  de  las  autoridades  más  altas   de  la  Dictadura  Militar  que  firmaron  un  Decreto  Exento,  emitido  por  el  Ministerio  del  Interior,  para   su   arresto   bajo   las   disposiciones   del   estado   de   emergencia   constitucional   vigente.   Esto   significa   que   la   creencia   de   esa   época   de   que   el   régimen   militar   presionó   y   gestionó   su   libertad,   es   totalmente   errada,   fue   ese   régimen   el   que   lo   mandó   a   secuestrar   y   torturar,   con   la   finalidad   ya   dicha”.  Y  agregó  que  “hoy  día  en  la  conducta  de  Lillo  Merodio  hay  una  clara  intención  de  inculpar   nuevamente  a  una  persona  inocente,  con  el  agravante  de  que  ésta  se  encuentra  fallecida  y  por  lo   tanto  no  tiene  posibilidad  de  defenderse,  pese  a  que  los  tribunales  dictaminaron  su  total  inocencia   en  base  a  la  investigación,  pericias  balísticas,  declaraciones  de  testigos  y  confesión  de  los  propios   autores   de   los   crímenes:   los   ex   carabineros   Jorge   Sagredo   y   Carlos   Topp   Collins.   Con   sus   declaraciones,  Lillo  Merodio  causa  hoy  día  una  nueva  aflicción  a  los  familiares  de  don  Luis  Gubler   Díaz”.     Más  Información:   http://www.nelsonlillo.cl   http://www.luisgublerdiaz.cl     Información  de  Contacto:   familiagubler@gmail.com          

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful