Está en la página 1de 2

TEORÍA DE LAS IDEAS Y EL ESTADO IDEAL: PLATÓN. 1. Circunstancias históricas y socio-políticas .

La vida en Grecia entre los siglos VIII y IV a. C. se organizó en torno a pequeñas ciudades-estados (polis), con autonomía política y administrativa. La condición de ciudadano la tenía solo un número de individuos libres que procedían de las familias fundadoras de la ciudad. Junto a ellos encontramos a los “metecos” (extranjeros residentes que carecían de derechos políticos y se dedicaban a la artesanía y el comercio) y esclavos. Tras la Guerras Médicas, donde las polis griegas lideradas por Atenas y Esparta frenaron el expansionismo persa por el Mediterráneo, comienza un periodo de esplendor de medio siglo, la época clásica, también llamado “El siglo de Pericles”, siglo V a. C.. El primer modelo de vida democrático lo hallamos en Atenas. La ciudadanía implica el derecho y el deber de participar activamente en los asuntos de la polis a través de sus órganos de gobierno (La Asamblea, el Consejo y la Magistratura). Platón vivió la decadencia de este modelo político tras los estragos de la Guerra del Peloponeso, que enfrentó a Atenas con Esparta. La injusta condena a muerte de Sócrates le reveló la gran falla del sistema democrático. Desencantado con sus intentos llevar a la práctica sus ideas políticas se retiró a pergeñar una polis ideal organizada a partir de la idea de justicia, La República. 2. Teoría de las ideas. Se trata de una teoría que evoluciona con la propia maduración de Platón. Aparece de forma clara en La República cuando describe “el mito de la caverna”. Mientras para los sofistas las respuestas al problema de la verdad y la justicia dependen de los intereses de los interlocutores, Platón busca el modo de evitar el relativismo y el escepticismo. La teoría quiere satisfacer la necesidad humana de encontrar un punto firme donde anclar el conocimiento y descubrir cómo son las cosas en sí mismas, no como aparecen para nosotros. La teoría responde a una intención práctica, moral y política: sentar las bases de una ética universalista que permita resolver la confusión entre lo justo y lo conveniente. Las ideas tienen un carácter objetivo y universal,

la Idea de Bien (episteme). Antropología. Sócrates al preguntarse por los significados precisos de los términos distinguía ya entre el uso que se hace de una palabra y su esencia o definición universal. nos permiten explicarlo y conocerlo. . no verdades universales. solo de opinión (doxa). No solo habrá llegado a la cima del conocimiento especulativo sino también a la perfección moral. Sin embargo. Dualismo antropológico. en ambos casos no disponemos aún de verdadero conocimiento. verdades objetivas. El conocimiento de las cosas sensibles sirve de ocasión para el recuerdo de las ideas (teoría de la reminiscencia). Las ideas son realidades trascendentes. el cuerpo es su prisión. Objetos. es decir. Pasamos al ámbito de lo inteligible.independiente de quienes las contemplan. la inteligencia de las Ideas. El alma es eterna. Platón describe el camino dialéctico del alma hacia la verdad como una línea dividida en cuatro sectores: 1. El alma es la facultad que nos permite conocer las ideas y participar de su mundo. ya que no es demostrable ni exacto. preexistente a su entrada en el cuerpo y superviviente a la separación de él. Es con la inteligencia como captamos (inteligimos) esas esencias. La idea suprema es la idea de Bien. 3. paradigma o modelo. Con los sentidos percibimos solo cosas concretas. Platón demuestra que cuando buscamos una definición estamos suponiendo que hay algo así como esencias universales. y desde aquí. Platón dice que son su causa. las formas matemáticas y 4. El alma humana era sabia. 3. a la idea suprema. increada. a la que se subordinan la idea de Justicia y Belleza. pero su contacto con la materia corporal la ha sumido en una amnesia temporal. Están jerarquizadas y ordenadas. se encuentran más allá del mundo material. Imágenes (sombras. de alguna manera sí están presente en las cosas. reflejos) y 2. posee cierta afinidad con las ideas por haber habitado entre ellas.