PARADIGMAS "RE": AUGE Y CAÍDA DE UN MITO. Por Francisco María Bompadre. Sumario: I. Hacia una definición. II.

¿A quiénes va dirigido el ideal resocializador? III. Lo Carcelario: cuando la pretendida resocialización carcelaria desocializa, estigmatiza y criminogeniza. IV. Intento de reconceptualización de los Paradigmas “RE”. V. La valla axiológica. VI. Conclusión. I. Hacia una definición. Al hablar de los Paradigmas “Re” nos estamos refiriendo a una determinada concepción (en cuanto a la finalidad de la ejecución penitenciaria) que se extendió por buena parte de la cultura occidental luego de la segunda guerra mundial, que tuvo un periodo de auge, otro de retroceso y el último de franca decadencia. En términos generales, es una concepción que nace en el seno del Estado de Bienestar, y que aspiraba en cierta medida a nivelar la socialización deficiente del preso, de ahí que en su primer momento se hablase de resocialización, aunque luego se extendió a otros conceptos como readaptación social, repersonalización, reeducación, reinserción. En cierta medida todos apelan a la idea de un cierto tratamiento penitenciario, que se integra de un conjunto de saberes: jurídicos, médicos, sociológicos, filosóficos. En cuanto a lo jurídico, SALT ha expresado con claridad que la imprecisión o vaguedad del término trae consecuencias relevantes para el preso: “....todos los textos normativos de nuestro entorno cultural han establecido, con diferentes fórmulas, que la resocialización, la reeducación o la reinserción social constituyen el fin principal de la ejecución de las penas de encierro. Sin embargo nunca existió claridad ni acuerdo acerca del significado concreto de los términos utilizados para expresar este principio o ideal resocializador y, mucho menos, sobre las consecuencias dogmáticas que debía tener en el régimen penitenciario. La falta de definición normativa clara sobre el significado del principio de resocialización contribuyó, de manera determinante, a aumentar la inseguridad jurídica en la etapa de ejecución penal; dotando a la administración penitenciaria de un ámbito de arbitrariedad que se manifestó, principalmente, en los límites impuestos al ejercicio de determinados derechos de las personas privadas de libertad y en las decisiones trascendentes para el cada vez más complejo proceso de determinación de la pena durante la ejecución”[1]. Aún hoy, luego del auge y caída del “mito resocializador”, no sabemos muy bien a qué nos referimos cuando hablamos de los Paradigmas “RE”; de cualquier manera, aunque se trate de una idea más o menos intuida por cada uno de nosotros, podemos convenir en que la cárcel no logra materializarlo.

II. ¿A quiénes va dirigido el “Ideal Resocializador”? La literatura sobre las personas que resultan prisionizadas por el sistema penal es amplísima, y no es el sentido profundizar aquí sobre el tema. Al recorrer cualquier cárcel (o comisaría) latinoamericana tomada al azar, veríamos seguramente el estereotipo de los presos, es decir, se desnudaría la marcada selectividad en el reclutamiento de presos, que a nivel general se puede establecer en el estereotipo de joven varón pobre, con escaso (a veces nulo) paso por el sistema educativo, desempleado y con causas judiciales relacionadas a delitos contra la propiedad y delitos relacionados a sustancias estupefacientes[2]. ZAFFARONI describe que: “La selectividad general del sistema penal es parte de su irracionalidad y pertenece a la propia estructura del sistema penal. La selectividad viene dada por la absurda disparidad entre los recursos disponibles (capacidad de criminalización del sistema) y la pretensión programada de reclutamiento de clientela (número de personas que realmente debiera criminalizar conforme a su programa a nivel del discurso jurídico). En la práctica el sistema no puede reclutar más que un 1 % de su clientela programada, lo que deja un inmenso campo abierto a la selectividad y evidencia su irracionalidad”[3]. No se ignora que todas las clases sociales delinquen[4], sin embargo son prisionizados los que pertenecen a los sectores más marginales y desprotegidos, es decir, los más vulnerables al sistema.

III. Lo carcelario: cuando la pretendida resocialización carcelaria desocializa, estigmatiza y criminogeniza. ¿Qué no se ha dicho aún sobre los efectos de las rutinas, las disciplinas y las prácticas que produce la cárcel? Los estudios que se han llevado a cabo sobre la subcultura carcelaria nos han mostrado desde la falta de intimidad del interno y los reacondicionamientos sexuales, pasando por una alimentación inadecuada y una política sanitaria deficitaria, hasta una imposibilidad de autodeterminarse intramuros y dónde una lógica de premios y castigos decide la situación y el lugar de cada preso como criterio de gobierno de las cárceles[5]; sin olvidar que la cárcel aún sigue siendo un castigo corporal. En este sentido han dicho HULSMAN y DE CELIS: “...pero es también un castigo corporal. Se dice que los castigos corporales han sido abolidos, pero no es verdad. He ahí la prisión, que degrada la incolumidad corporal: la privación de aire, de sol, de luz, de

espacio, el confinamiento entre cuatro muros estrechos, el paseo entre rejas, la promiscuidad con compañeros no deseados, en condiciones sanitarias humillantes, el olor, el color de la prisión, las comidas siempre frías, en que predominan las féculas hervidas (no es por azar que las caries dentarias y las molestias digestivas se suceden entre los detenidos); tales sufrimientos físicos implican una lesión corporal que deteriora lentamente”[6], y BARATTA que: “...los centros de detención ejercen efectos contrarios a la reeducación y a la reinserción del condenado, y favorables a su estable integración en la población criminal... Las ceremonias de degradación al comienzo de la detención, con las cuales se despojan al encarcelado hasta de los símbolos exteriores de la propia autonomía (la vestimenta y los objetos personales), constituyen lo opuesto a todo eso. La educación alienta el sentimiento de libertad y de espontaneidad del individuo: la vida en la cárcel, como universo disciplinario, tiene un carácter represivo y uniformante”[7]; y quien ha sufrido la cárcel en carne propia ha expresado que: “...estás durante años esperando una orden que lo autorice a bañarse, comer, poder ir de un pabellón a otro..., esperar un silbato para pararse frente a la celda para el ´recuento´ , un silbato para formar fila, un silbato para dar media vuelta, un silbato para dar media vuelta, y poder caminar hacia el patio de recreo, otro silbato para detenerse, otro silbato para romper filas, otro silbato para regresar e ingresar a la celda... le crea conductas que se van fijando e incorporando con el transcurrir de miles y miles de días... Cuando un liberado pone un pie en la calle... el ritmo y los mecanismos psicológicos siguen siendo impuestos por el régimen carcelario”[8], es decir, todo una batería disciplinar que altera gravemente la subjetividad del individuo preso. Por su parte MAPELLI CAFFARENA ha expresado que: “La prisión es también, por encima de todo, un imponente mecanismo de segregación. El interés prioritario de las diferentes legislaciones penitenciarias es normalizar toda una serie de mecanismos premiales y de castigos imprescindibles para el funcionamiento de la propia prisión cuya meta, lejos de ser el futuro ciudadano, es el presente recluso”[9]. Toda una desocialización operada intramuros, para que una vez fuera la sociedad estigmatice a quien de ahora en más será siempre una persona sobre quien es mejor desconfiar y olvidarse[10], generándose así una retroalimentación entre las violencias sufridas que en definitiva generalmente terminan en una nueva condena. Un panorama desde ya desalentador, que viene a agravarse al aparecer la construcción y equipamiento de las cárceles como una de las “vedettes” mercantiles del neoliberalismo[11].

[1] RIVERA BEIRAS, Iñaki y SALT, Marcos. Los derechos fundamentales de los reclusos. España y Argentina. Buenos Aires, del Puerto, 1999, p. 171.

Los derechos fundamentales de los reclusos. p. Guadalupe. Iñaki y SALT. Raúl (coordinador). Nada Personal. “La miseria del reformismo penitenciario”. 105 de la ley 24. De la revolución industrial al presomercancía: ¿Una evolución planificada? Santa Rosa. [10] YEANNES.. y PAVARINI.[2] Ministerio de Justicia de la Nación. [3] ZAFFARONI. España y Argentina. Alessandro. “La voz de los presos. Intento de Reconceptualización de los Paradigmas “RE”.164. Depalma. 1988. en Jornadas sobre sistema penitenciario y derechos humanos.. Buenos Aires.jus. y. del Puerto. [9] MAPELLI CAFFARENA. Un desafío en el nuevo milenio. en introducción a RIVERA BEIRAS. “Lucha contra la criminalidad organizada y ´negociación´ de la pena”. readaptación o reforma. Buenos Aires. Autocrítica social”.ar. Dirección Nacional de Reincidencia y Estadística Criminal: www. Siglo XXI.. Depalma. Asimismo. contenido en los distintos textos normativos que -implicando una obligación estatal de proporcionar al condenado las condiciones necesarias para un desarrollo personal adecuado que favorezca su integración a la vida social al momento de recobrar la libertad. La resocialización de los penados. Buenos Aires. en X Congreso Nacional de Derecho Penal y Criminología. [4] Desde el incumplimiento de deberes de funcionario público a la evasión impositiva. 1986. Sistemas penales y derechos humanos en América Latina (Informe Final). p.. Buenos Aires. [7] BARATTA. Ad-Hoc. página 123. Criminología crítica y crítica del derecho penal. página 17.660.gov. Marcos. página 6. Buenos Aires.IV. La Cárcel: los hombres que la habitan. 2000. [6] KENT. p. 194. 2002. o analizan la estructura formal de un sistema penitenciario concreto a partir del principio resocializador (MAPELLI).resaltan el valor dogmático del concepto de resocialización. Alejandro (coordinadores). Massimo. pasando por el fotocopiado de libros o el consumo de sustancias estupefacientes. página 393. Buenos Aires. Jorge. 2002. del Puerto. recientemente se han diseñado propuestas para . páginas 81 y 82. 2001. [5] Véase el art. en Homenaje a Alessandro Baratta. Carlos.. [8] MONES. capítulo IV: “Discurso mediático y Preso-Mercancía” y capítulo V: “¿La prisión voluntaria?”. [11] BOMPADRE.debe influir en la regulación de los distintos aspectos del régimen penitenciario y en la interpretación de las normas penitenciarias (SALT). 1997. No obstante todo lo dicho sobre las Ideologías “RE” -que en nuestra periferia se potencia por las condiciones socioeconómicas estructuralesdesde el punto de vista estratégico ciertos autores “. Buenos Aires. 1998. Julio y SLOKAR. 1999. UNLPam. en VIRGOLINI. 22.Ensayos sobre crimen organizado y sistema de justicia. “Tendencias modernas en la legislación penitenciaria”. México. María. Francisco.. Borja..

es decir. SALT asocia las ideologías “re” con una obligación estatal que brinde el sustrato material necesario para integrar al condenado a la sociedad llegado el momento en que recupere la libertad. habitantes temporarios en las cárceles. por ende. Por otra parte no podemos dejar de analizar la sociedad a la que vuelve la persona que recupera su libertad. una vez . es decir. en la mayor permeabilidad social de los muros de las prisiones. o la reintegración social del condenado que debe perseguirse a pesar de la cárcel como un concepto crítico tendiente a la apertura de la cárcel hacia la sociedad (BARATTA)”[1].interpretar tales criterios normativos. cada vez más en retirada social y en avanzada penal fomenta la desintegración social. La pena es una cuestión de poder. ejemplo en este sentido son las experiencias universitarias dentro de las prisiones argentinas. organismos u otros. ambas formas desembocan en una misma circunstancia. de allí que ellos también formarían parte de los alicientes para el respeto de los derechos individuales de la persona. ya que estos ingresos por parte de entes. aunque se sustenten más por la actitud de los estudiantes presos y los profesores que por la Dirección del Servicio Penitenciario Federal y el Ministerio de Justicia[4]. y el ingreso intermitente del resto de la sociedad a la cárcel a interactuar. lo menos deteriorante posible y que ofrezca la posibilidad de reducción de los niveles de vulnerabilidad del individuo (ZAFFARONI). es un hecho político. Es interesante lo de bajar los niveles de vulnerabilidad. lo que implica una postura política que debe estar orientada a una interacción sociedad-cárcel[3].pero además no podemos dejar de conocer la cantidad de derechos garantizados constitucionalmente que una mayoría de la población libre no puede satisfacer. El Estado globalizado. y este dato de realidad debe tomarlo cualquier construcción de dogmática jurídica. ¿cómo lograr que el Estado garantice ciertas condiciones a los presos? que tiendan a su integración social cuando no lo realiza con una gran mayoría que vive en “libertad”[2]. en el sentido de que cualquier contenido que le demos a los “Paradigmas “RE” constan del análisis de dos momentos: el adentro y el afuera de la cárcel. concebiendo como fin de la ejecución de la pena la reforma o readaptación como la imposición de un trato humano. Por su parte ZAFFARONI habla de cárcel y trato humanos. pero mientras exista una reja que nos impida pasar. Un estudiante del Centro Universitario Devoto (CUD) expresa: “Las vinculaciones ye interacciones reales. bien podrían robustecerse y afianzarse a través de dos formas posibles. la solución a la cárcel debe necesariamente ser política y no jurídica. el egreso intermitente con determinados fines de las personas privadas de libertad a interactuar en sociedad. El punto a discutir parecería ser cuáles son esas condiciones -que el autor no las define. que bajo esta perspectiva se debería analizar la normativa penitenciaria. es muy difícil que el trato sea realmente humano porque el ser humano no puede desarrollarse en prisión.

es probable que la cárcel que se abra a la sociedad ya no sea una cárcel. Es muy difícil quebrar esos dos mundos que divide la reja. qué grado de pobreza. que no es lo mismo. lo condenan al nivel más humillante sin darle jamás la posibilidad de demostrar sus aptitudes? ¿Integrarse al orden que niega de oficio todo derecho al respeto? ¿A esta ley implícita que ordena que a los pobres se les asignen vidas de pobres. parecería erróneo plantear el tema maniqueístamente en cárcel o sociedad.y que en todo caso es más la sociedad (sólo algunos sectores de la misma) la que llega a la cárcel que la cárcel llegando a la sociedad.concientizados de determinadas violaciones bien podrían ser demandantes de cambios de actitudes y aún denunciantes. no menos cierto son las trabas y problemas a los que permanentemente se enfrentan -actualmente sobre todo el problema de la distancia de los centros penitenciarios que tienden a construirse en las afueras de las ciudades.. libertad condicional) y medidas alternativas a la prisión (suspensión del juicio a prueba. puesto que esta empresa puede llevar demasiados años. porque la sociedad es la que excluye y la cárcel la que reproduce la lógica social del más fuerte. y si bien la universidad en la cárcel va en ese rumbo.. Antes de querer modificar a los excluidos es preciso modificar la sociedad excluyente. ningún interés) y trabajos de pobres (si hay trabajos para asignar)?”[9]. estrategia que si bien es seductora. en caso de que se logre alguna vez. prisión discontinua. al que si se ven sometidos aquellos internos que lo hacen”[5]. multa. Parece que no es conveniente esperar a que se modifique la sociedad que excluye. tratar de modificar la cárcel sin que la sociedad que la sostiene cambie no parece servir de mucho. al sentimiento de ser un inútil o un parásito? ¿Al futuro sin perspectivas? ¡Integrarse! ¿Pero a qué grupo marginado. . y respecto de la sociedad excluyente FORRESTER es muy clara: “¿Integrarse a qué? ¿Al desempleo y la miseria? ¿A la marginación? ¿A la futilidad del tedio. No son incompatibles con esta estrategia la adopción de medidas alternativas de la prisión (prisión domiciliaria. condenación condicional.. inhabilitación)[6]. intereses de pobres (o sea. semidetención.. como se ve. Por otro lado. reparación material. qué clase de penurias. qué señales de desprecio? ¿Integrarse a jerarquías que lo relegan a uno de entrada. semilibertad. De cualquier manera BARATTA también ha dicho que: “Toda técnica pedagógica de reinserción del detenido choca con la naturaleza misma de esta relación de exclusión.. BARATTA nos habla de la apertura de la cárcel hacia la sociedad.. sin probabilidad de represalias por su accionar.”[7] y en tal sentido ZAMBRANO PASQUEL considera que el problema está en cambiar la estructura social y no la cárcel[8]. Más interesante es comenzar a trabajar con los sectores sociales predispuestos a interaccionar con lo carcelario y con los presos que deseen interactuar con la sociedad..

por ende.. Por otra parte ciertos delitos de cuello blanco -supongamos una contaminación ambiental. una escala axiológica o una cierta ideología como forma de ver al mundo.”[12]. NIÑO ha manifestado que: “es una violación flagrante a los derechos humanos más elementales y obviamente. En un primer momento. que hasta son vistos como modelos de vida a alcanzar por bastos sectores de la sociedad. porque toma como ideal resocializador el criterio legal de la no reincidencia. para su resocialización. y su forzamiento a cumplir -o su impedimento para realizar. Sobre la licitud o no de una imposición más o menos arbitraria respecto de la vida del condenado. para el sistema estaría resocializado o reinsertado. siempre bajo el discurso legitimador de que es para su mejoría. Un tratamiento que incluya un supuesto mejoramiento del plano moral de un sujeto configura una grotesca manipulación de su conciencia. pueden volver a cometer el mismo delito. Es claro que el Estado no puede imponer una moral o una escala de valores o una determinada concepción social a ninguna persona. es decir. entonces parecería que las concepciones de los programas de readaptación social máximos no tendrían viabilidad. a modo de hipótesis una persona que vuelva a delinquir una vez liberada y que caiga dentro de la mencionada cifra negra no sería reincidente porque no habría una nueva sentencia condenatoria aunque haya delinquido nuevamente. que sería establecer el ideal resocializador como el medio por el cual el penado una vez en libertad no vuelve a delinquir.actos contrarios a su moral individual. en contraposición a los programas de readaptación social máximos. si una vez en libertad la persona no sufre una nueva sentencia condenatoria.V. Ahora bien. vemos qué amplio se torna el ideal resocializador y a . tomando la postura de los programas de readaptación social mínimos. repugnante a un Estado de derecho.. es decir. Por ende.tienen en sus autores a personas que en la mayoría de los casos se hallan con un alto grado de socialización. es decir. so pretexto de promover su adaptación a las normas sociales convencionales. la invasión del fuero interno de una persona sujeta a control social formal. en los cuales el Estado impone a través de la ejecución de la pena una determinada concepción social[11]. en definitiva este criterio es bastante simplista. La valla axiológica[10]. CESANO expresa que el criterio de resocialización adoptado por nuestro orden jurídico se inscribe en los que se denomina programa de readaptación social mínimos. que en términos generales significaría el respeto a la legalidad. con lo que serían considerados como no resocializados o no reinsertados socialmente para la ley. no podemos dejar de notar la abultada cifra negra de la criminalidad.. que el preso una vez liberado no vuelva a delinquir.un ataque verdaderamente subversivo a la Constitución. aunque la sociedad no les de el trato correspondiente al que les da a sujetos que han cometido otro tipo de delitos. que incorporan las pautas de consumo hegemónicas.

cuantos supuestos puede abarcar y cuantos otros puede dejar pasar. Y a esto se suma la desgarantizadora función judicial del poder judicial[13]. pienso que la gran mayoría de los presentes. en pocos casos al hablar de resocialización han pensado en los sujetos denominados delincuentes de “cuello blanco”. no nos dice demasiado sobre qué contenido otorgarle a los Paradigmas “RE” durante la ejecución de la pena. la no reincidencia declarada por la justicia. o a quien contaminó aguas producto de los desperdicios de sus fábricas. Así y todo. o a quienes se complotaron para exportar armas ilegalmente. jamás puede ser la mera no reincidencia. es como que sobrevuela en el ambiente una asociación inmediata que vincula el concepto de resocialización junto al de delincuencia clásica o convencional. Esta es otra esfera en dónde hemos sido entrenado para reproducir una nueva postura reduccionista. en dónde los paradigmas “re” sólo se deben asociar a determinadas personas: sería casi imposible pensar en aplicarle el tratamiento resocializador a un sujeto que ”fundió” un Banco.”[14]. Conclusión: Luego de abordar desde distintos ejes la problemática de las ideologías “re”. una distancia considerable con aquella asociación al ideal resocializador de la que hablamos. lo más admirable de lo carcelario es la presencia de la . no tanto la falta de competitividad como la competitividad salvaje. VI. como vemos. lo que promueve el surgimiento y cristalización de algunas formas de criminalidad organizada. Finalmente. consideramos que si algo debe entenderse por resocialización. En este sentido es muy acertada la postura de ZAITCH al decir que: “El crecimiento abrumador e incontrolado de formas para obtener beneficios y status. sin importar que sea la primer causa de muerte en nuestro país entre los jóvenes. pero sin ir tan lejos. es decir. incluso porque otorgamos un contenido a un período determinado en base al futuro incierto. la más de las veces. un homicidio culposo por accidente de tránsito otorga a quien lo realiza. nos queda la idea de que este criterio tiene en miras a la persona que obtiene su libertad y se olvida de la que está privada de la misma. y no ya en la sociedad libre como finalidad de la ejecución de la pena. no tanto la ´no-intervención´ del Estado sino su capacidad de organizar y hacer posibles actividades ilegales en terrenos que no conllevan sanción penal. ofrece en sí mismo las posibilidades para hacerlo legal o ilegalmente. durante la etapa de ejecución de la pena debemos interpretar el ideal resocializador como la motivación en la ley por parte del sujeto para cuando recién esté en libertad. No es tanto la falta de socialización individual o grupal como una suerte de ´hipersocialización´ de ciertos individuos. y menos aún.

Universidad.. Nosotros deseamos un centro universitario y con una fluida relación con toda la población penal.uno termina sintiendo el proyecto como propio. y otro de los protagonistas del CUD sincera que “... una institución cuya organización interna es democrática. uno quiere que el proyecto funcione y que tenga buenos resultados. sobre la base de que la gente que ahí estaba lo sentía como propio... y el sistema intenta transformarlo en un lugar de privilegio”[16]. en el que es predominantemente el criterio de que es un privilegio o un beneficio al cual debe accederse por méritos. en contraposición con la estructura militar del S. lo que resulta innegable es que el sistema actual ha demostrado ser ineficaz en la pretendida tarea resocializadora. El ingreso de la UBA.F. o hay presiones. Al respecto comenta un interno que se recibió de abogado en el Centro Universitario Devoto: “Sin entrar en disquisiciones teóricas sobre la institución carcelaria. es sin duda una brecha que se abre en el muro que separa y segrega a la población penal del resto de la sociedad. se impondrá un sistema que ha demostrado no ser el mejor y se desdibujarán los objetivos. ese concepto tan desgastado como errático de la ´resocialización´”[15]. ELBERT se expresa respecto de los centros universitarios en la cárcel como una “experiencia formidable.P.: para nosotros la educación es un instrumento. La burocracia debe justificar su razón de ser de cualquier manera y parece que con la Universidad en la cárcel se les escapa de las manos. La postura del SPF se debe a que . para seguir en vigencia. Es necesario que ese puente permanezca siempre abierto. Sobre esa base se cimentó ese proyecto. a la cual me atrevería a calificar como el único escenario posible para materializar. profesores. lo que de ninguna manera es atribuir los resultados obtenidos en las personas que cursan estudios universitarios a la cárcel. miembros de asociaciones de derechos humanos. contribuye a que la persona experimente en muchos casos por primera vez en su vida que es capaz de lograr el reconocimiento de los demás... el sentimiento de pertenencia al proyecto de la gente que lo compone. ha sido lo que más solidez le ha dado durante todos estos años como para que pueda seguir adelante”[17]... etc. Este convenio debió ser ampliamente respaldado por los presos-alumnos.. A modo de ejemplo. todo ello sumado a la formación cuali-cuantitativa de conocimientos que de por sí ya es un dato positivo.P. Si el programa es cooptado por el S. de algún modo. Al sentirlo así.P. que se puede superar a sí mismo. por qué el propio Servicio Penitenciario Federal pretendió dejar sin vigencia el convenio celebrado con la Universidad de Buenos Aires.F.. Todo lo que implica la universidad en un mundo como la cárcel. en contraposición con el Servicio... Si bien a veces se desvirtúa. Así se explicaría entonces. diputados nacionales. podemos citar un tema que ha sido siempre un punto de controversia con el S. una herramienta. reflejando el estudio un resultado propuesto por el preso y posteriormente alcanzado. lo que se evidencia en el alto índice de reincidencia.F. por lo tanto corresponde incentivarla permanentemente. ha sido muy positiva.

“La filosofía del sistema penitenciario en el mundo contemporáneo”. de otra manera no podría explicarse que el sector de los presos que menor contacto con el régimen penitenciario y con su ideología tienen. son los que mantienen los niveles más bajos de reincidencia dentro de la población carcelaria. [2] FERRAJOLI se posiciona diciendo que: “Nuestra época ha sido justamente denominada ´la edad de los derechos´. Gabriel. El grueso de la población penal requiere una acción intensa en los niveles primario y secundario. a las enfermedades y a la devastación de su medioambiente natural”. ni familiares. ni penitenciarios. 2000. en BELOFF. al hambre. que en 1820 era de 1 a 3 y en 1913 de 1 a 11. en 1950 pasó a ser de 1 a 35 y en 1992 de 1 a 72. página 11. Y sin embargo nunca como en estos años la desigualdad ha alcanzado dimensiones tan notables e intolerables. 1991. mientras que aquellos que se mantienen en el régimen histórico del Servicio Penitenciario no sólo no bajan los índices de la reincidencia sino que los aumentan cada vez más significativamente? [1] BOMBIN. Esta descalificación de la educación universitaria por parte del Plan Penitenciario responde a la visión de los organismos internacionales . particularmente si se observa la necesidad de mayores logros en los niveles de enseñanza sistemática. El Plan afirma que ciertos éxitos concretos en el nivel universitario no deben resultar engañosos.57. a pesar de los derechos sociales y del derecho al desarrollo proclamados en los instrumentos internacionales. como pilar fundamental de la promoción humana. en Prefacio a MESUTTI y SAMPEDRO ARRUBLA (compiladores). están condenados a la miseria. Buenos Aires. [4] En este sentido se ha dicho que: “El Plan Penitenciario sostiene que la educación. BOVINO y COURTIS (compiladores) Cuadernos de la Cárcel. Universidad. página 115. no sólo civiles y políticos sino también económicos y sociales. en numerosos documentos internacionales. que no son sus abogados. son personas que viven afuera y traen una visión nueva de lo que la sociedad hasta ahora les puede haber mostrado.la Universidad en la cárcel rompe el enclave intramuros: los estudiantes logran liberar la estigmatización en sus clases al tomar contacto con personas que vienen del mundo de afuera. Buenos Aires. requiere cambios. Poder Judicial y Cárceles en la Argentina. en virtud de la afirmación. del principio de igualdad y de universalidad de los derechos humanos. 2001. El último informe de las Naciones Unidas sobre el desarrollo humano nos indica que la diferencia de riqueza entre los países más pobres y los más ricos del mundo. en la capacitación orientada hacia una salida laboral y en las actividades no sistemáticas entre las que son relevantes el deporte y la recreación. Ad-Hoc. p. Raúl. Miles de millones de seres humanos. [3] ZAFFARONI. Buenos Aires. edición especial de “No hay Derecho”. Pero el argumento más fuerte de que la cárcel no resocializa a los estudiantes-presos es que. ni son presos. La Administración de Justicia en los albores del tercer milenio.

cit. Rosario. Derecho Penal.com. Juris. [14] ZAITCH. página 201. Buenos Aires. p. 2000. en Homenaje a Alessandro Baratta. del Puerto.. Alfonso. requisas y régimen disciplinario”. “Alienismo y modelo correccional. “Sinceramiento del discurso carcelario. [15] ELBERT. Buenos Aires. Córdoba. en ELBERT y otros (coordinadores). citado. UNLPam.. página 108. también en este sentido CARRICART.¿Cómo se puede pretender el crecimiento individual de una persona para la futura convivencia social. se plantea que es necesario revertir esa tendencia profundizando el gasto público en educación primaria en tanto ésta beneficia principalmente a los estratos más pobres”. Siguiendo ese argumento. página 196 y 197. [9] FORRESTER. en Jornadas sobre sistema penitenciario y derechos humanos. Damián. Mario. 2002. 2000. Santa Fe. en Criminología Crítica y Control Social. 2002. criminología y política criminal. Susana. página 208 (período 1993-1999) y BISCAY. cit. “Escuela y Derecho Penal como sistemas de coerción Social”. [7] BARATTA. en www.. página 92 (1984-1994. José. La paradoja del contrato social”. ¿Qué son los valores? México. Depalma. Buenos Aires.que centran la discusión sobre la crisis del sistema educativo en torno a los debates sobre la equidad y a la discusión sobre calidad-equidad. [17] ELBERT. Pero también es acorde a la lógica del encierro. p. en Homenaje a Alessandro Baratta. 1997. parte segunda. FCE. José. Pablo. FCE. página 112 y ss. Viviane. Luis. BOMBIN. Rubinzal-Culzoni. o de la necesidad de decirle más verdades a lo cierto”. [16] ELBERT. Pedro y VACANI. Risieri. citado. que rechaza la universidad en la cárcel en la medida en que ella obstaculiza el accionar cerrado y jerárquico. páginas 64 y 65. [12] NIÑO. [10] Véase FRONDIZI. en MURILLO. La Criminología del siglo XXI en América Latina. 2000. Un estudio sobre la realidad carcelaria. Nº 2. en X Congreso Nacional de Derecho Penal y Criminología. [13] CESANO. página 62. “Viejos conocidos. Santa Rosa. si todo tipo de responsabilidades sociales son decididas por otros? Se trabaja (cuando hay . páginas 114 a 129. Los objetivos constitucionales de la ejecución penitenciaria. p. El horror económico. 2002. [8] ZAMBRANO PASQUEL. página 159. 1998. Alveroni. en X Congreso Nacional de Derecho Penal y Criminología. Francisco. “Aspectos críticos de la realidad carcelaria: visitas. 1990. página 66. Buenos Aires. Depalma.. citado. Buenos Aires. La Universidad en las cárceles argentinas. [6] BOMPADRE. [11] CESANO. [5] SANABRIA. Buenos Aires. Discursos y políticas sobre el delito organizado en la nueva Europa”. Carlos y colaboradores. 69. “Entre la irracionalidad penitenciaria y la inmadurez judicial. Alternativas al sistema”. 1997.derechopenalonline. IX. 1997. 156. luego de este período el autor considera que ha mejorado la tutela de los derechos de los presos y el control de constitucionalidad de los jueces sobre las decisiones de la administración). nuevos enemigos.

AIZEN. Buenos Aires. para ir al baño. 1º de septiembre de 1999. AA. En defensa de los derechos civiles. ¿que individuo crece como persona en una institución que tiene como norte la despersonalización? Imagino que el mejor de los presos para el Servicio Penitenciario será aquel que rinda un culto a la obediencia y a la sumisión. Buenos Aires. AEBI. AGUIRRE. Julio de 1999. Martín y RIBEAUD. también deberían abrirse carreras de Bellas Artes.VV. Abeledo-Perrot. de Cine y de otras manifestaciones artísticas que tienen como fin la promoción de quien las realiza y de quien las disfruta como asimismo lo relativo a las prácticas deportivas y la realización de pasantías. Jornadas sobre sistema penitenciario y derechos humanos. Separata “La prescripción de heroína en Suiza: efectos sobre la delincuencia de los toxicómanos tratados”. Abolicionismo Penal. AGUIAR DIAS.VV. 2002. del Puerto.VV. BIBLIOGRAFÍA: AA. ¿Es esto la readaptación social?. AA. 2000. para llenar la pava con agua. Eduardo. Fuba. El sistema penal argentino. 1997. AA. Nº 4. Buenos Aires. KILLAS. Actualidad Penitenciaria. Marcelo. 1992. AA. Buenos Aires. se pide permiso para hablar por teléfono. 1995. AA. Ediar. “Policía de Nueva York en la mira”.VV. capítulo 4: “Multiplicidad y contrapoder en la experiencia piquetera”. La Administración de Justicia en los albores del tercer milenio. 2000. Buenos Aires. De mano en mano. Buenos Aires. 19 y 20. Marina. Buenos Aires. de Teatro. 2001. Buenos Aires. AA.VV. en Revista de Derecho Penal y Criminología. en MESUTTI y SAMPEDRO ARRUBLA (compiladores). Nº 1. ¿es posible imaginar a un Tribunal Oral condenando a 6 años de SUMISIÓN y OBEDIENCIA? Si bien lo de la Universidad en la cárcel ya es de vital importancia. Contrapoder. Denis. Ad-Hoc. para mandar correspondencia. una introducción. Dyrceu. es decir. Aportes para una criminología crítica en los tiempos . Universidad. Buenos Aires.VV. Revista del Servicio Penitenciario Federal. 1989. Sevilla. Buenos Aires. De mano en mano.VV. 2002. A 25 años del golpe. en Clarín. “O judiciário brasileiro ás portas do terceiro milênio”.en que hacerlo) según lo establezca el horario de actividades. Apuntes para el nuevo protagonismo social.

en Antirrepresivo. CORREPI. 1999. diciembre de 2001 y mayo de 2002. abril de 2001. Santa Rosa.com. Scotti.derechopenalonline. . “Tres de cada cuatro chicos en edad escolar no desayunan bien”. Santa Rosa. Asistencia y Asistencialismo.“Al preso le dicen andá y matá”. en El Diario. suplemento RADAR libros. en Página/12. 1997. Lola.com. La Plata. agosto de 1999. 18 de marzo de 2001. 27 de febrero de 2001.de un derecho penal en crisis. suplemento RADAR libros. bienes jurídicos y control social en Latinoamérica”. ALAYON.“La hora más difícil del Derecho Penal Internacional”. “El 10 % de los presos con permisos se fugó en 1999”. Buenos Aires. Página/12. 15 de julio de 2001. 28 de julio de 2002. en www. ANIYAR de CASTRO. La Criminología del siglo XXI en América Latina. Página/12.“El eterno retorno”. Buenos Aires.derechopenalonline. AMIN. .“El comedor de la Justicia”. . 1999. Buenos Aires. Norberto. “Bases y puntos de partida para el abordaje de la . UBA. 12 de marzo de 2000. Samir.“Delincuencia juvenil.“Escuadrones de la muerte”. Cristian. Hvmanitas. Fernando. en Página/12. Paula. 1992. La criminología del siglo XXI en América Latina. parte segunda. mayo de 2002. 2002. en www. . ANDALO. en www. CORREPI. en El Diario. Santa Fe. en www. ANTONY GARCIA. Rubinzal-Culzoni. Facultad de Derecho y Ciencias Sociales. Antirrepresivo.Ensayo de criminología crítica en Argentina. 1999. Buenos Aires. APPADURAI. julio de 1998. “El triunfo de Lewis Carroll”. en ELBERT y otros (coordinadores). 1999. La Criminología del siglo XXI en América Latina. . . “Criminología. ¿Pobres controlados o Erradicación de la Pobreza? Buenos Aires. Gramma Libros. ARNEDO. abril de 1999. Germán.derechopenalonline. Rubinzal-Culzoni.“Las perspectivas estatales dominantes en el tratamiento de la relación seguridad-inseguridad”. 3 de junio de 2001.“El verdadero golpe”. marginalidad y selectividad del sistema penal”. Rubinzal-Culzoni. 8 de junio de 2001.“El discurso crítico como herramienta para modificar el carácter selectivo del control social en América Latina”. . ALARCÓN. “Aspectos penales y criminológicos sobre las drogas prohibidas”. 15 de noviembre de 2000.“Sistema penal. . Santa Fe.com. . en ELBERT (coordinador). en ELBERT (coordinador). Buenos Aires.derechopenalonline. en Página/12. Buenos Aires. Santa Rosa. Santa Fe. Arjun.com. . en Clarín. . victimología y movimiento feminista: estado actual y perspectivas de integración en la criminología del siglo XXI”. Buenos Aires. Carmen. en Congreso Internacional La criminología del siglo XXI en América Latina. Buenos Aires. ALLER MAISSONAVE.

derechopenalonline. Sebastián. Stéphane. en Le Monde. Gilles y BINHAS. en I Seminario de Derecho Penal y Criminología. en Clarín. BALBASTRE. 15 y 16 de noviembre de 2001. BERGALLI. Roberto. Jurisdicción y Cárcel). Buenos Aires. Barcelona. Buenos Aires. “Londres y París perdonan la deuda a los países más pobres”. Buenos Aires. Barcelona. ATTALI. Colombia. Buenos Aires. Rolando. “Cuando la montaña va al Parlamento”. 1998. Alessandro. Hugo. Buenos Aires. 24 de mayo de 1998. Italia. Altaya. Mirar desde el sur. AZPIAZU. en Clarín. Mónica. junio de 2000.derechopenalonline. Alberto y RAMIREZ. AZCUY. abril de 2002. UNLPam. en vez de escuela y juguetes”. 1994. Silvina. Argentina. 24 de marzo de 2001.Hacia una cultura de la jurisdicción: Ideologías de jueces y fiscales. AVIGNOLO. Buenos Aires. Manual de la Constitución Reformada. Buenos Aires. BIDART CAMPOS. De los delitos y de las penas. Buenos Aires. Sistema Penal e Instancias de Aplicación (Policía. “Los segregados del aula y el recreo”. BERGALLI. Cesare. Ediar. México. Quince años de economía”. BAUDRILLARD. Norma. suplemento Zona. Eduardo. “Vida y alienación en la nueva fábrica”. Roberto y colaboradores. en Clarín. 2000. en Clarín. suplemento Zona. Eduardo. Buenos Aires. suplemento Zona. BARATTA. Buenos Aires. Ad-Hoc. en www. 19 de diciembre de 1999. Buenos Aires. . 27 de septiembre de 1998. en Clarín. . ¿De cuál derecho y de qué control social se habla?. “Chávez frena a la oposición”. 2000. Germán. tomo II. “Ciudad Judicial no significa más justicia”. “Cárcel sin fábrica: Una mirada totalizadora en torno de la postmoderna condición carcelaria”. BARBANO. “Trabajo. Barcelona. BELTRAN. Daniel y NOCHTEFF. 1996. Buenos Aires. Siglo XXI. Buenos Aires. Ismael. 14 de enero 2001. Buenos Aires. BECCARIA. ARNEDO. “La democracia condicionada. Ensayos sobre la nueva república. s/f. “En busca de un poder global”. Ulrich. Página/12.com. 7 de junio de 1998. Jean. Luis. El crimen perfecto. en Le Monde. Control social punitivo. “El Sistema Judicial: marco e intimidad de sus prácticas”. Buenos Aires. Juan. 26 de septiembre de 1999. 12 de septiembre de 1999. 1996. BALESTENA. 1997. BERMUDEZ. en Clarín. Bosch. 1999. BECK. Biblos. Santa Rosa. María. en Página/12. Criminología crítica y crítica del derecho penal.problemática de la seguridad urbana y la prevención del delito”. BINDER. . España. “¿La cocaína es más barata que la cerveza?”. AZNAREZ. s/d. BILBAO. en www.com.Clarín. en Quince años de Democracia. suplemento RADAR libros. Fernando y FLOGIA. Anagrama. Jacques.

28 de julio de 2002. . Estado de Derecho. Santa Rosa. . . Francisco. .“Otoño del patriarca”. Buenos Aires. Santa Rosa. BLANDO. Buenos Aires. Buenos Aires. mayo de 2001. Santa Rosa. Poder Judicial y Cárceles en la Argentina. (inédito) .“Represión policial: La seguridad ciudadana”. 2000. en La Puerta.“El irresistible ascenso de Daniel H. Santa Rosa. Un estudio sobre la realidad carcelaria. en Página/12. Nº 3. en Clarín.“Cartoneros. General Pico. en homenaje a Alessandro Baratta. en La Reforma.De la revolución industrial al preso-mercancía: ¿Una evolución planificada? Santa Rosa. Boletín Criminológico. o de la necesidad de decirle más verdades a lo cierto”. . en La Arena.“Este modelo cierra con sangre y muerte”. Boletín Salesiano. Detención policial por averiguación de antecedentes.Sobre la televisión. 2002. BONASSO. marzo de 2002. Oscar. en La Arena. Rosario. . Santa Rosa. en La Arena. . Nº 560.“La caricatura de las drogas”. Buenos Aires. Málaga. en Movimiento Pampeano por los Derechos Humanos. 29 de junio de 2001. enero de 2002. ¿extraña la dictadura?”. Pedro y VACANI. Santa Rosa. Santa Rosa. mayo de 2001. abril de 2001. en Lumbre. en X Congreso Nacional de Derecho Penal y Criminología. ..“El Preso-mercancía”. “¿Qué hacer ante el cambio climático? Debemos adoptar posturas radicales”. 14 de noviembre de 2001. Buenos Aires. en La Puerta. UNLPam. 24 de noviembre de 1999. . 7 de julio de 2002.”. diciembre de 2001. BOMBINI. 18 de abril de 2001. “La propuesta de Fidel”. Anagrama.“Discurso pronunciado en la Gare de Lyon de París.La droga como control social.“La Desjusticia”. BOURDIEU. Santa Rosa. Policía y abuso de poder. UNLPam. . en Página/12. en Clarín. Buenos Aires. BOMPADRE. . Pierre. . Santa Rosa.“Nos quedan pocas venas abiertas”. 3 de enero de 2002. 1998. 3 de octubre de 2001.BISCAY. 2002 (inédito). Santa Rosa. Juris. Santa Rosa. Buenos Aires. Mayo-Junio de 2001. “Entre la irracionalidad penitenciaria y la inmadurez judicial. 2000. octubre de 1999 y Nº 3. UNLPam. los que nadie quiere ver”. marzo de 2001. Barcelona. Santa Rosa. . menos cultura”. 2000.“El rector de la UNLPam.“El Desciudadano”. “Más ganancias. Nº 1. Pablo.. . Boletín del Movimiento Pampeano por los Derechos Humanos. 27 de febrero de 2002. (inédito) .“Tribuna del lector”. Santa Rosa. Miguel. Nº 53. Tony. ante los trabajadores . en I Seminario de Derecho Penal y Criminología. Gabriel. 15 y 16 de noviembre de 2001. Ad-Hoc. BLAIR. Buenos Aires. diciembre de 2001. en Lumbre.“Fueron directamente a ´chupar´ a los tres trabajadores de Techint”. en La Puerta. 2000. en Página/12. .

Buenos Aires. Víctor. CAPONI. Florencia y BOMPADRE. “La detención por averiguación de Antecedentes”. BOMPADRE. 23 de abril de 2001. Santa Fe. agosto de 2002. Una perspectiva crítica. Martine. Buenos Aires. en Página/12. “Un pesado los da vuelta y medio”. Sebastián. en Página/12. en Clarín. Resultados alarmantes en un estudio nutricional de los niños del conurbano”. 9 de septiembre de 2001. BUSCAGLIA.com. 1999. “Los temblores del capitalismo”. Buenos Aires. BULARD. en Clarín. Javier y FERRANDO. “La víctima como preocupación del abolicionismo penal”. en Lumbre. BRINSEK. febrero de 2002. 1994. . Buenos Aires. Buenos Aires. Revista de las disciplinas del control social. BUSTELO. Duncan. “Apertura y desigualdad”. Daniela. Ad-Hoc. BUJAN. 5 de septiembre de 1999. en Le Monde. La Criminología del siglo XXI en América Latina. Buenos Aires. CAMPBELL. 1992. Jueces sin sentido común”. suplemento Zona. Adolfo. CAMPANARIO. . CARBAJAL. en La Arena. La Cárcel Argentina.mensaje. Buenos Aires. suplemento RADAR libros. Jorge.“Un sistema retrógrado y troglodita”. en ELBERT y otros (coordinadores). Buenos Aires. CARDELLI. en Página/12. “El nuevo jefe antidrogas de Bush es un viaje de ida para el Senado”.“Los chicos sin hierro. “La deuda externa. Mariana. Maracaibo. BOVINO.“Contra la política de la despolitización”. en revista Mensaje. Capítulo Criminológico. Eric. Alfredo y CALCAGNO. Oscar. en Congreso Internacional La criminología del siglo XXI en América Latina. octubre de 2001. CAMPANINO. . en Le Monde. Mariano. 25 de marzo de 2001. 12 de octubre de 1999. 3 de febrero de 2002. política criminal y fuero federal de la ciudad de Buenos Aires”. s/d. Buenos Aires. Alberto. “Proyecto de una criminología para criminólogos”. Gustavo. 7 de noviembre de 1999. parte segunda. . página web: www. suplemento . “Una pobreza repulsiva”. Facultad de Derecho y Ciencias Sociales. Buenos Aires. “¿Por qué represores?”. “Los arrebatos de la desigualdad”. Francisco. diciembre de 2001. CARAVELOS.“Los investigadores y el movimiento social”. en De los delitos y de las penas. 1999. Sofía y CÓRICA. volumen 27. Eduardo. Pablo. Ad-Hoc. Buenos Aires. “Cárceles para pobres e infelices sin recursos. en La Ley. CALCAGNO. en Clarín. “La pobreza y sus discursos”. junio de 2000. 26 de septiembre de 1999. BRUZZONE. 2002. UBA. en Página/12. CARDOZO. Buenos Aires. en Clarín. Rubinzal-Culzoni. en Le Monde. en Le Monde. 1998. Santa Rosa.en huelga el 12 de diciembre de 1995”. Buenos Aires. Ricardo. “Ley de drogas. tomo D. Nº 2. Buenos Aires. esa máquina de matar”. un proyecto político”. “El trabajo. junio de 1998.

Mario. 1976. Crisis del Estado: ¿crisis de legitimidad de lo público?”. Centro de Estudios Legales y Sociales.“Ampliar los poderes de Bush es ultracriminal”. 1997. José. . El capitalismo político tardío y su crisis en América Latina. CASTAÑEDA. CARRICART. Alejandro. 26 de septiembre de 2001. Universidad Nacional del Sur. 1998. Patrik. ahora hay tiranos privados”. La Red. . Los objetivos constitucionales de la ejecución penitenciaria. . cultura y utopías. Buenos Aires. suplemento Zona. CASTILLO. . Buenos Aires. 1994. Inglaterra 1750-1850. en www. Cómo cambiarán nuestras vidas los nuevos medios de comunicación. Un panorama de las actuales tendencias. Cooperadora de Derecho y Ciencias Sociales. Informe sobre la situación de los Derechos Humanos en Argentina (1996).”.“Antes había dictadores. 1997. 30 de junio de 2002. Buenos Aires. General Pico.VV. 4 de julio de 2001. Nº 98.derechopenalonline. en Página/12. Ariel. Buenos Aires. Buenos Aires.) Mujeres y niños en la revolución industrial. Hammurabi. Buenos Aires. Homo Sapiens. 17 de septiembre de 2000. 29 de agosto de 1999. “Fraude en America Inc. Taurus. en Revista Realidad Económica. CARRERAS. en La Reforma. Bahía Blanca. CESANO.com. Catálogos-Siglo XXI. Buenos Aires. Política y cultura a finales del siglo XX. María (ed. Noam. CATALANI. en www. en Locas. CAVAROZZI. Rosario. Marcelo. Buenos Aires. “Escuela y Derecho Penal como sistemas de coerción Social”. s/d. 1990. 30 de agosto de 1998. Buenos Aires. Centro de Estudios Legales y Sociales. Alveroni. 1996.“Un enorme regalo a la derecha”. Jorge. . Informe sobre la situación de los Derechos Humanos en Argentina (1997). CEBRIAN. La acción de reparación del daño en el proceso penal. 1996. Buenos Aires. Centro de Estudios Legales y Sociales. 2000. 2000. CEPAL. CHOMSKY. Franco. La miseria del mundo. en Clarín. CHANCELLOR. CHAMPAGNE. 1996. Juan. en Clarín. “Reforma del Estado.“Pelilargos y edictos policiales”. Buenos Aires.eclac. “Sujetos de derecho”. “La visión mediática”. Buenos Aires. 1998. Buenos Aires. Garantías constitucionales en el proceso penal. En defensa de los derechos civiles. . en Página/12. 1998. 2001. Córdoba. CAVIGLIA. Buenos Aires. Abeledo-Perrot. Buenos Aires. octubre-noviembre de 2001. FCE. El problema del ascenso de la criminalidad. en AA. 1998. CELS. en BOURDIEU (director).Zona.“La Guerra Fría como pretexto imperial”. Eudeba. CARRIÓ. “Panorama Social de América Latina”. Buenos Aires. Informe sobre la situación de los Derechos Humanos en Argentina (2000). Edward. Eduardo. José.org.

La industria del control del delito. Ideas penales contemporáneas. Buenos Aires. “Teatro contra la violencia”. en Le Monde. 1993. UNLPam. CHRISTIE. COSENTINO. “Inauguran en Madrid la primera narcosala”.UU gastan u$s 62. editorial “Globalización de la lucha antidrogas”. septiembre de 1999. “En EE. “Radiografía de las adicciones”. una forma de mejorar la vida”. “la fuga de 16 presos peligrosos que habían salido con permiso”. Facultad de Filosofía y Letras-UBA. en Criminología crítica y control social. “Contrata seguridad privada el 25 % de los edificios de departamentos”.. . 1993. Nils. 12 de octubre de 1999. Carlos. CREUS. 19 de diciembre de 1999. Discurso sobre el espíritu positivo.Derecho procesal penal. Toritos y Peladitos”. 1999. editorial “Derechos de la niñez y pobreza”. Buenos Aires. 5 de enero de 2001. Buenos Aires. COMTE. 20 de septiembre de 1999. editorial “Delito. Rosario. 1995. CIRIZZU DE RABUFFETTI. Buenos Aires. “Los conflictos como pertenencia”. en De los delitos y de las penas. . Clarín. Di Plácido. 23 de julio de 2000. 11 de octubre de 2000. 25 de septiembre de 1999. Juris. “El mandato de Colonia”. Astrea. Santa Rosa. “Marginalidad y delito juvenil”. Revista de la Cátedra Libre Extracurricular sobre Derechos Humanos. Cuentas Pendientes. Barcelona. . 14 de diciembre de 1999. Buenos Aires. Augusto. 1985. del Puerto. Marzo-Abril de 2001 y Nº 6. “El delito. UNLPam. “Las pandillas que se mueven en el norte del conurbano” y “Bananitas. Universidad. 8 de diciembre de 1999. 20 de octubre de 1999. mayo-junio de 2002. 1992. ¿La nueva forma del holocausto? Buenos Aires. 23 de febrero de 2000. 1995. COLAUTTI. mafia y crisis del Estado”. Juris. Derechos Humanos.000 millones al año en drogas ilegales”. Olga. 12 de septiembre de 1999. Rosario. editorial “La geografía de la pobreza”. “La herencia de un país más moderno y con más pobreza”. Compromiso. editorial “Poblaciones en la pobreza”. Buenos Aires. 26 de septiembre de 1999. 24 de febrero de 2000. Fabián J. “Corrupción en las cárceles”. en Clarín. Buenos Aires. 1993. 1º de marzo de 2000. “Aumento mundial del consumo y procesamiento de drogas”. . Nº 1. Astrea. publicación de la Cátedra Libre de Derechos Humanos. “Cómo es el mercado negro de armas en Argentina”. 24 de octubre de 1999. Santa Rosa.“Crímenes para evitar atrocidades”. Nº 4. Altaya. Breve ensayo acerca de las principales escuelas criminológicas.“El control de las drogas como un avance hacia condiciones totalitarias”. 7 de enero de 2001 y editorial “Una cárcel y una paradoja social”. diciembre de 2001. 18 de abril de 2001. Buenos Aires. 24 de mayo de 2000. “El Poder Punitivo del Estado”. Carlos. “El pleno empleo es apenas una ilusión”. Susana. 8 de marzo de 2000. Ad-Hoc. Nº 1. 1996. Criminología Crítica y Control Social.

DI PIETRO. Las revoluciones mediológicas del poder. Francisco. “Nuevo intento de llevar la deuda externa al banquillo. Rut. Massimo. Diccionario Enciclopédico. Buenos Aires. Gian. Madrid. DAIEN. en La Maza. “La biopiratería y la propiedad intelectual como piedra angular del dominio tecnológico por y para el capital”. febrero de 2002. 1997. “Fragmentación del espacio: enrejamiento y criminalización de la ciudad de Santiago”. Régis. DIAZ. en Clarín. DELEUZE. Iniciativa de juristas y académicos”. Quilmes. DI TELLA. Omeba. 1996. “Nadie se va a salvar solo”. Manantial. Buenos Aires. Buenos Aires. en Locas. David. diciembre de 2000. “Se despertó el fantasma de la derecha”. Gilles. apunte de 2º año. en Página/12. Régimen de ejecución de la pena privativa de libertad. “Memoria debida. D´ALBORA. Buenos Aires. Heinz. 25 de octubre de 2000. Carlos. Concordancias. 1994. 1974. en Clarín. Javiera. Juris. Tecnos. 1999.derechopenalonline. ¿Es posible alcanzar el equilibrio? Madrid. 1996. política y derecho”. en www. Buenos Aires. 1996.Criminología Crítica y control Social. DUHALDE. 2000. los militares regresan por otra vía”. DAYENOFF. Manual de derecho romano. Buenos Aires. 1955. Fabián. Georges. Buenos Aires. 2000. Madrid. D´ANDREA MORH. Buenos Aires. Código Penal. Abeledo-Perrot. en Le Monde. . EDWARDS. DIETERICH. “Poder. Eduardo. Buenos Aires. D´ALEMA. 1997. Buenos Aires. Debate. La escuela de las Américas y otras enseñanzas”. comentarios. Atlas histórico mundial. Buenos Aires. “Alertan sobre grandes demoras en la Justicia bonaerense”. Buenos Aires. jurisprudencia. DIEZ de VELASCO. CUFRÉ. El Ateneo. Ángel. Buenos Aires. 31 de julio de 2002. El Estado Seductor. Código Procesal Penal de la Nación. 13 de mayo de 2001. en Fuerzas Armadas y Derechos Humanos. “Orden o Justicia. Diccionario de Ciencias Sociales y Políticas. cultura y utopías. Torcuato y otros. en Clarín. Emecé. 25 de octubre de 2000. Biblos. Buenos Aires. DEBESA. Depalma. tomo II. Nº 2. Las Organizaciones Internacionales. DEBRAY. Biblos. David. DIAZ. Miño y Dávila. José.com. comentado y concordado. “En América latina. Samuel. Buenos Aires. DELGADO RAMOS. 1995. Anotado. . Alfredo y LAPIEZA ELLI. Buenos Aires.) La producción de los conceptos científicos. DUBY. Rosario. El falso dilema de los intolerantes”. Escuela de Psicología Social del Sur. Astrea. Buenos Aires. 1999. DIAMIT.Posmodernidad. esquemas de defensa. Posdata sobre las sociedades de control. A-Z. 2001. julio de 2001. Esther (comp. Tomo II. Enciclopedia Jurídica. Manuel.

el pueblo”. . Universidad. mayo-junio de 2002. EVERS. FEINMANN. . 1996. ETCHEVERRY. 2001. Santa Fe.Criminología Latinoamericana. “Cárceles y penas. 24 de marzo de 2001. Rubinzal-Culzoni. Carlos. Universidad. Buenos Aires. parte segunda. Sociales y Culturales”. mayo de 2002 y junio de 2002.El fisgón. en Compromiso. Amanda y BISCAY. capítulo IV. Buenos Aires. Santa Fe.Manual básico de Criminología. Teoría y Propuestas sobre el control social del tercer milenio. Buenos Aires. 1999. Nº 0. Gabriel. 1999. Ad-Hoc. . UNLPam. Zulita. Santa Rosa.“El sistema penal ante las exigencias del presente”. Santa Fe. “Nosotros. Rubinzal-Culzoni. FELLINI. La Criminología del siglo XXI en América Latina. Pedro. Santa Rosa. 1999. Ad-Hoc. segunda edición. . al filo del tercer milenio”. en Primer encuentro argentino de profesores de Derecho Penal. parte primera. Depalma. Santa Rosa. Gerardo. Nº 66. 2001. . ELBERT. Sociología. Nº 6. en www. en MARTINEZ SAMECK. ELBERT. febrero de 2002. 2001. Santa Fe. 2000. ESPINO. Teoría y propuestas sobre el control social del tercer milenio. en Lecciones y Ensayos. “Comentario a la Observación General Nº 9 del Comité de Derechos Económicos. en I Seminario de Derecho Penal y Criminología. Buenos Aires. Buenos Aires. en Compromiso. 27-28 y 29 de Septiembre de 2001. UNLPam. noviembre de 2001. -(coordinador) La criminología del siglo XXI en América Latina. 1998. Boletín de la Cátedra Libre Extracurricular sobre Derechos Humanos.Manual básico de Criminología. 2002. Buenos Aires. en ELBERT (coordinador) La Criminología del siglo XXI en América Latina. enero de 2001. La Universidad en las Cárceles Argentinas. José. UNLPam. parte segunda. “Identidad: la faz oculta de los nuevos movimientos sociales”. Abeledo-Perrot. Eudeba. Derecho Penal de Menores. FAIRSTEIN. Carolina y ROSSI. “Acerca de la influencia de los medios de comunicación”.“El fin de las utopías y la tentación de reconstruirlas: El duro camino de la criminología”.derechopenalonline. Carlos y otros (coordinadores). CBC-UBA. enero de 2002.Criminología Latinoamericana. Tilman. “Sexo. en Revista Argentina de Derechos Humanos. octubre de 2001. mentiras y cárceles”. FERNANDEZ. Marzo-Abril de 2001. “la judicialización de los Conflictos Sociales”. Buenos Aires.“Bases para un pensamiento criminológico del siglo XXI”. Julieta. . 1996. Revista de la Cátedra Libre Extracurricular sobre Derechos Humanos. 1996. . Buenos Aires. . Buenos Aires. Eudeba. diciembre de 2001. Santa Rosa. 15 y 16 de noviembre de 2001. Carlos y colaboradores. en Página/12. Rubinzal-Culzoni.com. Nº 4. ELBERT.

Buenos Aires. “El hombre pantalla”. Buenos Aires.derechopenalonline. en www. “La expansión del sistema penal ante el nuevo milenio”. Nº 4.derechopenalonline. FINKIELKRAUT.com. La economía argentina. La Administración de Justicia en los albores del tercer milenio. en Compromiso. Universidad. Christian. “Criminalización de la protesta”. Buenos Aires.UU: quieren usar a bebés pobres de Latinoamérica para experimentos”. Universidad. 11 de julio de 2001. 2001. FERNÁNDEZ BLANCO. 2001. FERRAJOLI. Algunas consideraciones sobre la legislación vigente en materia de derecho penal de menores”. Joe. en I Seminario de Derecho Penal y Criminología. Pilar. FERNÁNDEZ. Las etapas de su desarrollo y problemas actuales. Historia experimentada. N° 66.“Superpoblación carcelaria: Una perspectiva desde la presunción de inocencia”. en www. Mary y STEPHENS. . Santa Rosa. Buenos Aires. La Administración de Justicia en los albores del tercer milenio. en Lecciones y Ensayos. “Derechos Humanos: su aplicación frente a la superpoblación carcelaria”. en Clarín.“Una palabra del idioma castellano. Martín. . 23 de julio de 2000. Daniel. . 24 de febrero de 2001. CBC-UBA. FOGLIA. en MARTINEZ SAMECK.El capitalismo argentino. La Argentina y la globalización desde una perspectiva crítica. . en I Seminario de Derecho Penal y Criminología. “EE. Valeria. Marzo-Abril de 2001. en MESUTI y SAMPEDRO ARRUBLA (compiladores). UNLPam. Anagrama. 1996. en Clarín. Prefacio a MESUTTI y SAMPEDRO ARRUBLA (compiladores). Buenos Aires. FITOUSSI. 2001. FERNÁNDEZ BUSSI. su adecuación al programa constitucional argentino”. Jean. Federación Judicial Argentina. en Clarín. Aldo. Buenos Aires. 15 y 16 de noviembre de 2001. Alain.“Los ´sin techo´ no se privan de la palabra”. en Clarín. . FCE. FERREYRA. 17 de noviembre de 1999. Abeledo-Perrot. Sebastián.com. suplemento Zona. historia póstuma y drama jurídico”. Voces claras en medio del ruido. Buenos Aires. Luigi. 1998. 1996. “Paternalismo o protección integral. UNLPam.“Atrapados en la globalización”. Sergio y GIARONE. Distribución del ingreso en los 90”.FERNÁNDEZ. “El paraíso perdido. FERNÁNDEZ NOVOA. FLAHERTY. 1992. FCE. UNLPam. Juan y LORAT. Gonzalo. Boletín de la Cátedra Libre Extracurricular sobre Derechos Humanos. “Un Estado más inteligente”. en Clarín. Buenos Aires. FERRER. La derrota del pensamiento. Sociología. 15 y 16 de noviembre de 2001. Buenos Aires. Carolina. 17 de septiembre de 2000. “La prisión preventiva. Santa Rosa. 1990. FERRER. Buenos Aires. . Buenos Aires. Barcelona. Santa Rosa.

Estudios de derecho penitenciario. La Plata. GABETTA. en Le Monde. Universidad. El régimen penitenciario argentino. Risieri. . Buenos Aires. FREIRE. GARCIA MENDEZ. junio de 2002. Derecho Administrativo Penitenciario. 1997. Buenos Aires. Buenos Aires. FCE. 2000. Michel. Buenos Aires.Una extraña dictadura. Derecho de la Infancia-Adolescencia en América Latina: De la Situación Irregular a la Protección Integral. Siglo XXI. ¿Tener o Ser? México. GALLETTI. Buenos Aires. El horror económico. Eugenio. Congreso de la Nación sobre las tareas desarrolladas por el Procurador Penitenciario en el segundo año de su gestión (1994-1995)” en Lecciones y Ensayos. 1. en Microfísica del poder. Alfredo. 1997. Leandro. GARCIA BASALO. Barcelona. FCE. Juris. “Ingobernable Argentina”. 1998. Diana. “Informe al H. El mundo del fin del milenio visto desde una ecología latinoamericana. FRAGA. . Tecnos. 1999. 1995. Felipe. Buenos Aires. Carlos. 1975. en Página 12.¿Podrá cambiar la Justicia en la Argentina? Buenos Aires. junio de 2002. México. “Protestas en las cárceles”. . Librería del Jurista. 1998.Un diálogo sobre el poder. FCE. Ibagué. . Buenos Aires. Emilio. GAMBIER. Santa Rosa. 1998. 23 de septiembre de 2001. FREIXAS. . FOUCAULT.Vigilar y Castigar: nacimiento de la prisión. Alejandro. . GARCIA VALDEZ. Madrid. . 1987. GALEANO. Buenos Aires. FRONDIZI. Buenos Aires. FCE.Uselo y Tírelo. Catálogos. 2000. Rosario.982. “Encerrados en España”. en Lumbre. Historia constitucional argentina. ley penitenciaria. Santa Rosa. Beltrán y ROSSI. 1992. Buenos Aires. en Criminología Crítica y Control Social. Platense. GALLARDO. FROMM. mayo de 2002. 1990. Nº 2. “Ahora nosotros tomamos el control”. Altaya.Patas arriba. Las venas abiertas de América Latina.“Ánimo con el desánimo”. ¿Qué son los valores? México. “Entrevista sobre la prisión: El libro y el método”. Buenos Aires. Carlos. Erich. Abeledo-Perrot.“El teatro del bien y del mal”. tomos 1 y 2. Forum Pacis. Catálogos. Eduardo. 18 marzo de 2000. en el Fisgón. La Piqueta. FUCITO. FCE. Planeta Bolsillo. La escuela del mundo al revés. 2000. en La Maza. Gabriel. Buenos Aires. Paulo. Buenos Aires. FORRESTER. Pedagogía del oprimido. 1974. Sociología general. 1998. Antecedentes. en La Nación. . 2000. GANÓN. Abeledo-Perrot.FOGLIATTI. aplicación. 1996. Buenos Aires. Rosendo. 2002. N° 66. “La lucha por el derecho o la reforma del sistema de (in) justicia”. Juan. Siglo XXI. . Madrid. Viviane. julio de 2001.

Tecnos. . en Página/12. Buenos Aires. GELMAN. Rosario. La Criminología del siglo XXI en América Latina.“Las decisiones políticas y el respeto por los Derechos Constitucionales”. GUEVARA LYNCH. “Más de mil personas duermen en las calles de la ciudad”. Texto según reforma de 1994. en Revista del Colegio de Abogados y Procuradores de la Provincia de La Pampa.Clarín. Alicia. Altaya. GONZÁLEZ VIDAURRI. HOBSBAWN.derechopenalonline. . suplemento Zona. Alejandro. “Policías formados para tirar”. Buenos Aires. “Criminología: vida y movimiento”. 1975. Sebastián. México. Louk. . Buenos Aires. Guillermo. Buenos Aires. 8 de mayo de 1997. Madrid. Víctor. Una aproximación al análisis de los excluidos en el derecho”. en Clarín. Introducción a la antropología general. “¿Quién se hace bandido?”. . “El nuevo poder mundial. 2 de julio de 2002. contiene todos los Tratados Internacionales de Derechos Humanos. Buenos Aires. Fernando. Alianza Universidad Textos. Matías. Gabriel. 1993. 1976. “Criminalización de la pobreza en la provincia de Buenos Aires”.. GHERSI. “La posmodernidad jurídica. Leviatán. Marvin. Porrúa. en Página/12. Taurus. STASI. “diez mil personas inauguraron ayer un mercado del trueque en Quilmes”. HULSMAN. Carlos. “La herencia de un país más moderno y con más pobreza”. en Clarín. Eric. abril-junio de 2001. en La Ley. Ariel.Teoría de la pena.“Espiáos los unos a los otros”. GINZBERG. Siglo XXI. 1994. GONZÁLEZ. Nº 1. . en Página/12. Barcelona. en Bandidos. Buenos Aires. Buenos Aires. Juan. 1999. Criminología crítica y control social. Nº 52. 15 de noviembre de 2000. Thomas. HUGO. HOROWICZ. suplemento Zona. Constitución de la Nación Argentina. Román. Los Miserables. Juan y FOGLIA. 1994. 1985. 22 de abril de 2001. 21 de julio de 2002. 26 de mayo de 1997. 24 de octubre de 1999. Capitalismo de fin de siglo”. “Máscaras”. . GIUBELLINO. Victoria. 7 de julio de 2002. Silvina. Buenos Aires. HEGUY. ordenado y compilado. Buenos Aires. HOBBES. GUBERN. Juris. 2000. 1997. en Clarín. Madrid. Barcelona. 6 de septiembre de 1998. Buenos Aires. El eros electrónico. Santa Rosa. Santa Fe. 2 de mayo de 2001. en www. “El enfoque abolicionista: políticas criminales alternativas”. en Página/12. Buenos Aires. “La economía y la política del bandolerismo” y “El bandido como símbolo”. Buenos Aires. Rubinzal-Culzoni. GARELLI.“¿Qué es el bandolerismo social?”. Madrid. 1996. en Clarín. HARRIS.“Ejes”.com. En torno a los orígenes de la revolución industrial. en ELBERT (coordinador).

KOHAN. suplemento Radar. suplemento RADAR. Santa Rosa.com. 13 de mayo de 2001. Revista cultural desde los chicos trabajadores de la calle y los sin techo. abril-mayo de 2001 y junio-julio de 2001. Buenos Aires. Naomí.En la colonia penitenciaria. 1995. Buenos Aires. Código de hammurabi. Mario Hernández editor. Barcelona. editorial “Repitencia y deserción escolares”. 21 de julio de 2002. en I Seminario de Derecho Penal y Criminología. Buenos Aires. 1998. La Dictadura Militar y su incidencia en La Pampa. 5 de mayo de 2001. Acerca de los planes de investigación. Buenos Aires. La resocialización de los penados. James. . 15 y 16 de noviembre de 2001. Néstor. KALINSKY. 7 de noviembre de 1993. “Ochenta mil historias”. LARA PEINADO. Mauricio y ROSSI. en Clarín. KLEIN. Tecnos. Buenos Aires. Nº 26. 1992. James Petras en Argentina. Córdoba. JUSTO. Madrid. Buenos Aires. La Luciérnaga. Ad-Hoc. El Proceso. Santa Rosa. Alianza Cien. Un desafío en el nuevo milenio. marzo de 2001. Informe de las Organizaciones No Gubernamentales Argentinas sobre los Derechos Humanos en Argentina. “Mátalo de una vez”.derechos. Altaya. Universidad de Belgrano.Página/12. Buenos Aires. Buenos Aires. cuadernos. Plaza & Janéz.“Los problemas judiciales y penitenciarios”. Página/12. Gregorio. La Arena. Buenos Aires. Barcelona. Madrid. JURI. KLIMOVSKY. Santa Rosa. “La mansedumbre del pensamiento”. Justicia. Buenos Aires. La Maza. Marcelo. suplemento Zona. 1999. A-Z. Las desventuras del conocimiento científico. Buenos Aires. noviembre de 2001. Un mundo feliz. en www. Franz. Daniel. 2000. 16 de marzo de 2000 y 22 de marzo de 2000. KENT. octubre de 2000. KAFKA. JALDA. 1995. “Argentina casi última en salud en Latinoamérica”. . y 12 marzo de 2000. . Buenos Aires. UNLPam. La Señal. Federico. tomo C. 1999. Beatriz. Cultura y Derecho Penal. 1995.lanación. Buenos Aires. julio de 2001 y octubre de 2001. Buenos Aires. en www. abril de 2001. 17 de septiembre de 2000. Una introducción a la epistemología.org/nizkor. Ana y KLIMOVSKY. KUNZ. Guerra al miedo. Buenos Aires. 11 de mayo de 1997. Gregorio. Aldous. Subsecretaría de Cultura de la provincia de La Pampa. . 1998. AdHoc. Jorge. en Clarín. 1995. 31 de julio de 2002.HUXLEY. sección doctrina. La Señal. JACKSON. Pablo. 1999. en La ley. “Primer golpe judicial contra la política de terror de Tony Blair”. y suplemento especial. 1994. “Vigilancia privada: los límites de la mirada”. en Página/12. 27 de marzo de 2000. La Nación.ar. en Noticias. octubre-noviembre de 2001.

junio de 2000. LOCK. Liga Mexicana por la Defensa de los Derechos Humanos. 1998. “Acceso a la justicia y tutela de los derechos de los ciudadanos”. sección doctrina. Pedro. Buenos Aires. cultura y utopías. . Abeledo-Perrot.“Colapso de la teoría del derrame”. 23 de julio de 2000. mayo de 2002. 24 de marzo de 2001. LONCLE. Pedido por el precio de los remedios de Sida”. Buenos Aires. LIPOVETSKY. Ensayo sobre el gobierno civil. 1997.mx/trabajadores/21indice. Gilles. “Moderna condena de Sísifo”. Ad-Hoc. Buenos Aires.htm. noviembre de 2001.com.derechos. noviembre de 2001. 13 de junio de 1999. Ricardo (n). Peter. “El mundo de nuestros hijos”. Le Monde diplomatique. en Clarín. en Clarín. Javier y VISMARA. diciembre de 2000. en La ley. en La Señal. diciembre de 2001. Alba.uom. en La Señal. suplemento Cultura y Nación. “Disciplina social y rentabilidad”. suplemento Zona. François. LOPEZ ZAVALETA. junio-julio de 2001.derechopenalonline. en www. en Página/12. LIPPENS. Elena. en El sistema penal argentino. en Clarín. LIPCOVICH. Michael. 1992.com. LOWY. y Federación Internacional de Derechos Humanos. “Privatización de la seguridad en la era de la globalización: el ejemplo de Latinoamérica”. junio de 2002 y julio de 2002. LINHART. tomo A. en Página/12. Bárbara. Entrevista en derechopenalonline. Madrid. en Clarín. Situación actual. Lecciones y Ensayos. Buenos Aires. Buenos . Salvador. LOPEZ BOLADO. “Victimología”. “Romanticismo y revolución”. Su tráfico y tenencia.“pobres en la madrugada”. marzo de 2001. Buenos Aires. en De los delitos y de las penas. mayo de 2001. febrero de 2002. junio de 2002. LÓPEZ.“Los actores invisibles”. Buenos Aires. en Le Monde. “Buscando un acuerdo global. LOZADA.edu. Buenos Aires. “La toxicomanía como factor criminógeno”. LOCKE. Anagrama. 23 de abril de 2000. “¿Una aproximación al castigo desde el enfoque marxista de Rusche?”. . Buenos Aires. Buenos Aires. Buenos Aires. 1992. Ronnie. Buenos Aires. Drogas y otras sustancias estupefacientes. LEVENE. Buenos Aires. Daniéle. 1996. “Placer al precio de la esclavitud ajena”. 7 de enero de 2001. LEVY. LARRAURI. junio-julio de 2001. en Le Monde. en Le Monde. en www. 1977. John. Lucila. 26 de septiembre de 2001. Barcelona. Artemio. “Paradojas nacionales”. Locas.org. LEE. “Las raíces de la desesperanza obrera”. y octubre-noviembre de 2001. Ensayo sobre el individualismo contemporáneo. Buenos Aires. Jorge. Ad-Hoc. La era del vacío. Nº 66. página web: www. Buenos Aires. enero de 2002.LARRANDART. Guillermo. Plus Ultra. Santiago. Buenos Aires. Buenos Aires. . 1985.

1985. Eva. La Administración de Justicia en . en La Arena. 1994. Adrián. MARCHIORI. Lumbre. diciembre de 2001.“Comenzó en Caracas la Cumbre sobre la Deuda Social”. Mirta. MARTINEZ. enero de 2002. 31 de julio de 2002. Buenos Aires. en Le Monde. . mayo de 2002. febrero de 2002. Santa Rosa. Buenos Aires. noviembre de 2001. Hilda. 29 de junio de 2002. marzo de 2002. “¿Dónde se violan los derechos humanos?”. 27 de junio de 2002.“La deuda externa y la Constitución”. Santa Rosa. Lumen-Hvmanitas. deporte preferido del texano”. 29 de mayo de 2001.“Sólo falta el virrey Cisneros”. en Jornadas sobre sistema penitenciario y derechos humanos. Barcelona.“La Corte Suprema del partido único”. La Arena. MARAT. en Le Monde. en Página/12. mayo de 2002. 7 de enero de 2001. en La Arena. en MESUTTI y SAMPEDRO ARRUBLA (compiladores). 12 de julio de 2001. MARTINEZ. Crisis social argentina. “¿Quién defiende a la defensa?”. LUMERMAN. “Tendencias modernas en la legislación penitenciaria”. Buenos Aires. en La Arena. Santa Rosa. Santa Rosa. Santa Rosa. del Puerto. Lerner. . Jean. Institución Penitenciaria. Buenos Aires. diciembre de 2001. “La población como ´blanco´”.UU”. Facultad de Derecho y Ciencias Sociales. 1999. Juan. Buenos Aires. Buenos Aires.Aires. Herbert. Ensayo sobre la ideología de la sociedad industrial avanzada. en Clarín. junio de 2000. Buenos Aires. . Buenos Aires. 24 de abril de 2001. Buenos Aires. Santa Rosa. MARCUSE. febrero de 2002. en Le Monde. MÁNTARAS. Ariel. 1997. . en Clarín. Santa Rosa. . MARIN. .“Los bancos extranjeros quieren destruir a Brasil”. 18 de abril de 2001. suplemento Zona. “Burbujas de poder que acorralan expulsando o ¿desde los centros de poder se está construyendo una subjetividad disfuncional al sistema?”. tensiones. UBA.“O´ Neill quiere embargar”. Emilio. octubre de 2001. en Congreso Internacional La criminología del siglo XXI en América Latina. junio de 2002 y julio de 2002. Conflictos. “Los barrios como un nuevo mundo”. Córdoba.“Atacar a Bagdad. . MAPELLI CAFFARENA. en La Arena. Borja. Plan de legislación criminal. Oscar. abril de 2002. Stella. en La Arena. 30 de agosto de 2001. . diciembre de 2001.“Fraudes de las grandes corporaciones en EE. . en Le Monde. Hammurabi. MARABOTTO. MARTIN. 1998. Buenos Aires. “Extrader. El hombre unidimensional.“Los bancos extranjeros y sus deberes incumplidos”. 2000. el sello de una época”. alternativas.

Buenos Aires. Mario. 22 de junio de 2001. 1992. Darío. MONTENEGRO. en Sociología. Orbis. suplemento Zona. página web: www. MONTALBÁN. Buenos Aires. Karina. Universidad. Hernán. barón de. . 14 de julio de 2002. Crítica. 2001. “Desigualdades sociales”. La Revolución Industrial. GOSSEL. Derecho penal. Guadalupe. La Ley de las Doce Tablas. MONTESQUIEU. Buenos Aires. MOJER. Carlos. General Pico. 1993. MONCAYO. 1994. Karl y ZIPF. 1988. . 1996. 26 de diciembre de 1999. Parte General. Buenos Aires. Reinhart.ar MINUJIN. en Cárcel y Fábrica: los orígenes del sistema penitenciario (siglos XVI-XIX). Buenos Aires. 1997. Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales. MELOSSI. Valparaíso. Darío y PAVARINI. MARTINEZ SAMECK. VINUESA y GUTIERREZ POSSE. El estado del control social. Universidad Nacional de La Plata. tomo II. MESUTTI. México. México. Claudio. 1996/A. en La Maza. Barcelona. MORANDINI. MONES. Derecho Internacional Público. La Plata. Pablo.“Ideología y derecho penal.ar. MAURACH.gov. “Concentración monopólica de medios y desequilibrio informativo”. 1980.“Los olvidados de Papá Noel”. Universidad. suplemento Radar libros. “Globalización y migración: Arizona o las fronteras del mundo”. Massimo. julio de 2001. Heinz.) Desigualdad y exclusión. en Clarín. Giorgio. Buenos Aires. “Dejar de reprimir a los menores y darles oportunidad de vivir dignamente”. del Puerto. MOÑINO. Lucrecia. “La prensa y el espacio público”. MELOSSI.com. Julio (compiladores). en Clarín. MORENO. Ana y SAMPEDRO ARRUBLA.jus. A 50 años de la Declaración Universal. Zavalía. Siglo XXI. 1998. en La Reforma. Buenos Aires. “Favelas de bala y miel”. 2001. Desafíos para la política social en la Argentina de fin de siglo. Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación. 1995. “La dictadura en La . 1983. suplemento Zona. “Cárcel y trabajo en Europa y en Italia en el período de la formación del modo de producción capitalista”. Buenos Aires. Siglo XXI. Alberto (ed. Del espíritu de las leyes. 28 de noviembre de 1998. Lar.criminologia21. Derechos Humanos entre realidades y convencionalismos. Movimiento Pampeano por los Derechos Humanos. en Página/12. Verónica. en www. Astrea. Norma. UNICEF-Losada. La cárcel: los hombres que la habitan. en Nueva doctrina penal. tomo I. Buenos Aires. Buenos Aires. MONTECINOS. 1984. MORI. Garantismo jurídico y criminología crítica: ¿Nuevas ideologías de la subordinación?”. Buenos Aires.los albores del tercer milenio. La Administración de Justicia en los albores del tercer milenio. CBCUBA. Buenos Aires.

UBA. . . “El amargo chocolate de los niños esclavos en Costa de . Sobre el gobierno tiránico del Papa.Los que viven del delito y los otros: la delincuencia como industria. en Congreso Internacional La criminología del siglo XXI en América Latina. NEUMAN. “Ruptura o continuidad: problemas epistemológicos de la criminología de fin de siglo”. Susana.“Cárcel. 2001.Pampa. “La situación carcelaria en la América Latina de fin de siglo y el malestar en la cultura Jurídica”. La paradoja del contrato social”. requisas y régimen disciplinario” en Jornadas sobre sistema penitenciario y derechos humanos. Facultad de Derecho y Ciencias Sociales. 2001. .“Aspectos críticos de la realidad carcelaria: visitas. La Administración de Justicia en los albores del tercer milenio. en Lecciones y Ensayos. Universidad. 1996. NIÑO. 1997. 1997. Buenos Aires. 2002. NUN. Buenos Aires. parte segunda. Democracia. .Mediación y Conciliación Penal. en Página/12. 1997. 2001. Buenos Aires. Roberto. . Universidad.El problema sexual en las cárceles. Rubinzal-Culzoni. Buenos Aires.“Juez. . en Lecciones y Ensayos. parte segunda. 1991. Siglo XXI. suplemento Cash. Elías. ONISHI. en ELBERT y otros (coordinadores) La Criminología del siglo XXI en América Latina. La Administración de Justicia en los albores del tercer milenio. México.“Cárcel. Universidad. 21 de julio de 2002. Buenos Aires. 1995. Buenos Aires. . 29 de mayo de 2001. FCE. en ELBERT y otros (coordinadores). UBA. 1999. La Criminología del siglo XXI en América Latina. Santa Rosa. “La peligrosidad y la internación psiquiátrica”. NIEBIESKIKWIAT. Evolución de la pena privativa de libertad y regímenes carcelarios. 2002. Guillermo de. Facultad de Derecho y Ciencias Sociales. Depalma. Rubinzal-Culzoni. 1999. NAVARRO. “Uno de cada seis niños de EE.“No a la prisión”. 2000. Daniel. Luis. ¿Gobierno del pueblo o gobierno de los políticos? Buenos Aires. José. Santa Fe. en MESUTI y SAMPEDRO ARRUBLA (compiladores). Pannedille. Santa Fe. . institución e ideología”. en Clarín. Altaya. N° 66. . “Alienismo y modelo correccional. Barcelona. Buenos Aires. Natasha. Depalma. Derechos Humanos y Neoliberalismo”. Norimitsu.La legalización de las drogas. 1971.UU vive bajo el nivel de pobreza”. Buenos Aires. Abeledo-Perrot. . 1996. s/f.NINA. AbeledoPerrot. Buenos Aires. “Gana la banca”. Registro periodístico del período 1975-1977”. Alejandro. Nº 66. Buenos Aires. 1997. sida y confidencialidad médica”. NAVARRO. Buenos Aires. Buenos Aires. Universidad.El Estado penal y la prisión-muerte. del Puerto. OCKHAM. en Congreso Internacional La criminología del siglo XXI en América Latina. en MESUTTI y SAMPEDRO ARRUBLA (compiladores). MURILLO.

25 de marzo de 2001. Massimo. Héctor.com. Buenos Aires. Paradoja. mayo de 2002.. 29 de febrero de 2000. México. Depalma. en Antirrepresivo. en www. Buenos Aires.UU. Página/12. . Juris. PAPENDORF. “Las huellas que deja el crimen. “EE. Página/12. 2000. 3 de septiembre de 2000 y 26 de mayo de 2002. suplemento Futuro. Nº 1. 2001. 25 de marzo de 2001. 11 de mayo de 2002. 11 de julio de 2001. Buenos Aires. uno de los mayores productores de marihuana”. Patronato de Liberados: Balance y Memoria. Nº 2. suplemento RADAR libros. 2 de julio de 2002. 23 de agosto de 1998. 24 de febrero de 2000. Nada Personal. 9 de septiembre de 2001 y 23 de junio de 2002. España y Argentina. Los derechos fundamentales de los reclusos. en Página/12. Buenos Aires. Plaza pública: Mariano Ciafardini y Juan Pegoraro”. Buenos Aires. PALMIERI. . 22 de octubre de 2000. Iñaki y SALT. Santa Rosa. Kunt. Siglo XXI. Rosario. PAVARINI. PAVLOVSKY. Buenos Aires. “La judicialización del conflicto social”.pagina12. en Clarín. introducción a RIVERA BEIRAS. 14 de noviembre de 1999.Ensayos sobre crimen organizado y sistema de justicia.“La miseria del reformismo penitenciario”. 1 de Octubre de 2000. 10 de julio de 2002. Revista del Centro de Estudios Caseros. 24 de marzo de 2001. 7 de noviembre de 1999. Buenos Aires. en Clarín. 26 de mayo de 1997. 1 de agosto de 2001 PADILLA. 23 de septiembre de 2001 y 31 de mayo de 2002. Claudio. suplemento Zona. Julio y SLOKAR. ejercicios varios. Buenos Aires. Página/30. Buenos Aires. “Poder disciplinario”. “Un mercado negro de presos”. 3 de julio de 2002. Marcos. Buenos Aires. Nelson. PAZ. menos seguridad”. noviembre de 1995. Gustavo. “Policía: más atribuciones. en VIRGOLINI. 15 de noviembre de 1998. Alejandro (coordinadores). Buenos Aires. “Vía libre fueguino para la tala de los bosques”. julio de 2001. Buenos Aires.ar. Página/12. Página/12. “Teleadictos”. Página/12. 8 de junio de 2001. PAVÓN. en Criminología crítica y control social.“Lucha contra la criminalidad organizada y ´negociación´ de la pena”. Buenos Aires. en Clarín. suplemento Cash. . Marcos. Eduardo. “La historia de la recepción del libro de Mathiesen Superen los Muros y qué hace Krom hoy en día”.Marfil”. Teorías criminológicas burguesas y proyecto hegemónico.. suplemento RADAR. 7 de julio de 2002 y 21 de julio de 2002 y “Cómo es el mapa del conflicto social de la Argentina según la Gendarmería”. 25 de marzo de 2001. revista mensual de Página/12. del Puerto... Marta y AZERRAD. “Sida y drogas en las cárceles argentinas. 1999. PANDOLFI. 1996. Control y Dominación. Buenos Aires. en Clarín. 4 de junio de 2001.

David. Abeledo-Perrot. James. 1996. en Lecciones y Ensayos. Buenos Aires. octubre-noviembre de 2001. “Lo que el Norte le debe al Sur”. Ives y SANCHEZ. junio de 2002. Rosario. Magaly.“Quién financia al estado de Israel”. octubre-noviembre de 2001. Santa Rosa. PIÑERO. 1990.. Madrid. Santa Rosa. en La Arena. PÉREZ CAIMI. suplemento especial. noviembre de 2001. . Walter. suplemento Económico.jus. Francis. . La Criminología del siglo XXI en América Latina.gov. PENGUE. 1997. Juan. PEDRAZZINI.com. 18 de febrero de 2001. 31 de octubre de 1999. en Le Monde..com. Juan. Buenos Aires. en ELBERT y otros (coordinadores). “Argentina bajo el terrorismo económico”. en La Señal. Laura y NOGUEIRA.criminologia21. Buenos Aires. en www. PIRENNE. Nº 81.“Cuando el río suena. en Revista Nueva Sociedad. PEGORARO. UNLPam. “Notas sobre la cuestión carcelaria y las teorías sociales”. . “Las dos concepciones de la sociedad”. suplemento Zona. en Clarín. PETRAS.. en Le Monde.derechopenalonline. Buenos Aires. . . Adolfo. La izquierda devuelve el golpe. “¿Quién manda en América Latina?”. Buenos Aires. en Locas. Homo Sapiens.Neoliberalismo en América Latina. Santa Rosa. “Plan Director de la Política Penitenciaria Nacional”.“El retorno de la izquierda”. PERALTA BIELES. PILLING. “Desviación-control social-asignación de roles”. Rubinzal-Culzoni. Santa Rosa. diciembre de 2000. . 15 y 16 de noviembre de 2001. . “Nuevas legitimidades sociales y violencia urbana en Caracas”. Alvaro. abril de 2002. PÉREZ ESQUIVEL. 2002. 14 de noviembre de 1999. en Lumbre. en Clarín. en www. cultura y utopías. Buenos Aires. en I Seminario de Derecho Penal y Criminología. Caracas.com. Buenos Aires. Jacques.“Tribunales para los criminales de guerra”. Buenos Aires.”. Oscar. Analía. cultura y utopías. abril de 2002. 1988. en La Arena. cuadernos.“El uso de la democracia”. parte segunda. Santa Fe.“Movimiento de Trabajadores Desocupados en Argentina”. Globus. PLOSKENOS. Buenos Aires. PIRES.ar. “Breve ensayo sobre la legitimación y la justificación en la postmodernidad”. en La MAZA.Una realidad disvaliosa”. Septiembre-Octubre. en Locas. N° 66. en Realidad Económica. “Nueva guerra contra nuevo enemigo”. 1994. “Acerca del Antiguo Régimen”. 13 de mayo de 2002.ar. . Carlos. “Cómo incentivar a la industria farmacéutica”. en www. PISANI. Civilizaciones antiguas. suplemento Caldenia. Buenos Aires. Entrevista en derechopenalonline.

Buenos Aires. Buenos Aires. REBÓN. 28 de julio de 2002. RIBEIRO. ROMEO. . “Rebelión en la América india”. Buenos Aires. Mariana y SCKMUNCK. en Locas. Julián. en Página/12. 14 de junio de 2000. RODRÍGUEZ. RECHES. del Puerto. Ediar. en X Congreso Nacional de Derecho Penal y Criminología. RAMONET. RIVERA BEIRAS. . Silvia. PRODI.“Retrato de familia en crisis. “Comienza un plan para luchar contra el delito en los barrios”. Buenos Aires. “Niños explotados”. Buenos Aires. julio de 2002.“Más facultades para poder jugar al porrito sorpresa”. REDMAC. en Página/12. Carlos. Iñaki y SALT. Buenos Aires. “Inestabilidad laboral y subutilización de la Fuerza de Trabajo en el Aglomerado Gran Buenos Aires”. 21 de junio de 2001. en La Maza. Gabriel. 23 de abril de 2000. Pablo. en Página/12. “Rebeldes de la globalización”.. “Haciendo negocios con la vida de la gente”. en Clarín. 2002. Romano. Buenos Aires. España y Argentina. Los orígenes de la civilización desde los primeros agricultores. Planeta. marzo de 2001. ROJAS.. Nº 0. 10 de julio de 2002. rehén de la economía”. Buenos Aires. Buenos Aires. en Página/12.PORTANTIERO. Buenos Aires. 12 de marzo de 2000. RODRÍGUEZ. 1990. hasta la sociedad urbana en el próximo oriente. “¿Es el derecho penal protector de bienes jurídicos?”. 11 de octubre de 2000. cultura y utopías. Buenos Aires. Juan. 2001. en Clarín. Mary. Charles. Buenos Aires. en La Arena. Paula y CASTILLO. 2000. Santa . . 4 de junio de 2001. Nº 3. en Página/12. Revista Argentina de Derechos Humanos. Mario. 1999. en Clarín. Marcos. Buenos Aires. Enrique.“Solamente aumentaron las cuotas”. ROMANO. .. El hombre light. Romina. Santa Rosa. Barcelona..“En Salta estrenaron las reformas penales”.“Como en una novela negra. “Salidas de trabajo”. . en Le Monde. en I Seminario de Derecho Penal y Criminología. Revista Argentina de Derecho Constitucional. “La política. Buenos Aires. julio de 2001. Buenos Aires. Los derechos fundamentales de los reclusos. El fin del Consenso de Washington para América del Sur” y “El neoliberalismo ahora viene armado”. “Acción de Amparo”. Buenos Aires. “Criminalización de la protesta”. Ignacio. 25 de abril de 2000.. “¿Qué hacer ante el cambio climático? Cuanto más esperamos peor”. Buenos Aires. RAPODORT. en Clarín. suplemento Zona. 18 de abril de 2001. Buenos Aires. 25 de marzo de 2001. Página/12. Una vida sin valores. La intensa zona de fusión entre policías y mafias”. Crítica. 2001. en homenaje a Alessandro Baratta. Ad-Hoc.

SAMPAY. 1996. Ad-Hoc. José. tomo F. Jorge. Buenos Aires. Buenos Aires.“La justicia penal todavía tiene reformas por hacer”. Esperanzas y frustraciones en materia de Derechos Humanos”. SABATO. en X Congreso Nacional de Derecho Penal y Criminología. RUSCONI. “La reparación en el sistema de los fines de la pena” en De los delitos y de las penas. en www. “Sinceramiento del discurso carcelario. Bernardo. Buenos Aires. Buenos Aires. Jean. 1975. “El poder es mío. UNLPam.Rosa. Fabián. en ELBERT y otros (coordinadores). 15 y 16 de noviembre de 2001. “Sobre la facultad de las provincias para reglar el principio de oportunidad en la persecución penal” en La ley. RUIZ MARRERO. Buenos Aires. RUSCHE. SABSAY. Arturo.El contrato social. José. 1987. en Pena y estructura social. del Puerto. Ad-Hoc. en . Temis. ROXIN. “Mercantilismo y surgimiento de la pena de prisión”. Buenos Aires. 2001. Biblos. 1992. Cooperadora de Derecho y Ciencias Sociales. Métodos cualitativos para el análisis de la seguridad subjetiva”. Barcelona. Alba. conferencia dada en marzo de 1994 en la Universidad Portucalense.“La Conferencia de Viena de las Naciones Unidas. Carmelo. 1995. en Clarín. 1984. Buenos Aires. . Daniel y ONAINDIA. 23 de agosto de 2000. 2002. parte segunda. Georg y KIRCHHEIMER. . Buenos Aires. SAID. La filosofía jurídica del artículo 19 de la Constitución Nacional. segunda sección. en Clarín. “Comentarios a la nueva ley de ejecución de la pena privativa de libertad” en Nueva Doctrina Penal. . Funcionamiento de la economía y poder político en la Argentina: trabas para la democracia. Buenos Aires. 1994. José. ROMERO VAZQUEZ. Luis. Buenos Aires. SALT. SANABRIA.caribead. Sistema de hecho punible y política criminal. SABORIDO. La Criminología del siglo XXI en América Latina. Madrid. Santa Fe.sjpr. Claus. 1997. “Etnografía de la cultura de la seguridad. FEC. Discurso sobre el origen de la desigualdad entre los hombres. Jorge. El ciclo de la revolución contemporánea. Rubinzal-Culzoni. Jorge y SCHVARZER. 1996. La constitución de los argentinos. 1997. s/d. ROUSSEAU. Altaya. ROMERO. Otto. 26 de abril de 1998. Marcos. Maximiliano. Alternativas al sistema”. “La Privatización de las Prisiones”. SALVIOLI. Bogotá. La economía entre dos siglos. ROMERO. Tomo B. 1985. José.com. mío”. El capitalismo globalizado y la restauración capitalista en Rusia y China. El Sistema Interamericano de Protección de los Derechos Humanos. Errepar. Buenos Aires. Emecé.

en Lumbre. Infierno y resurrección.derechopenalonline. SCHOKLENDER. Pluralismo. . Buenos Aires. “Aumento de la represividad como política de Estado: retórica prohibicionista y modelo de control social autoritario". 3 de julio de 2002. 2002. 1994. en Lumbre. 11 de mayo de 1997. “El crecimiento de la pobreza ya preanuncia una catástrofe social”. . en Antirrepresivo. en www. SARTORI. en Quince años de Democracia. en Doctrina Penal.UU”. en Clarín. Servicio Penitenciario Federal. 5 de diciembre de 1998. en Clarín. Taurus. Colihue. “El futuro incierto”. Santa Rosa. 27 de mayo de 1999. SAXE-FERNÁNDEZ. Matilde. 22 de julio de 2002. SEBRELI. Seix Barral. 1998. Santa Rosa. Norma.La sociedad multiétnica. SARRULLE. Depalma. Buenos Aires. Segunda Sección. Santa Rosa. febrero de 2002. en Página/12. SCALETTA. 1989. Buenos Aires. Buenos Aires. SCHNEIDER. Taurus.“Es preciso evitar el asesinato de la memoria”. El Derecho a la Readaptación Social. “La criminalidad en los medios de comunicación de masas”. . Irina. febrero de 2002. Oscar. Paolo.homenaje a Alessandro Baratta. “El movimiento de derechos humanos y la conflictividad social”. “Resistencia civil y democracia”. . en La Arena. 28 de junio de 1998. en Doctrina Penal. Buenos Aires. Antonio. Karl.“Los derechos humanos al interior de EE. SCHUMAN. suplemento Zona. Juan. José. Leopoldo. Buenos Aires. Hans. en La Arena. SANTESTEBAN. abril de 1999. SARAMAGO. Dardo. John. . 1991. SANCHEZ. Depalma. en La Maza. Giovanni. Depalma. Santa Rosa. SCHNABEL. El vacilar de las cosas. SCHIFFRIN. Buenos Aires. Ensayos sobre la nueva república. Sergio. “Sobre la justicia”. Buenos Aires. 2000. “Una sociedad sin prisiones”.com. Buenos Aires. Sudamericana. 1998. CORREPI. Buenos Aires. Buenos Aires. “Estados Unidos no respeta los derechos humanos”. Buenos Aires. en La Arena. 2001. Raúl. La crisis de legitimidad del sistema jurídico penal. SANCHEZ GALINDO. Buenos Aires. Ensayo sobre la ceguera. Buenos Aires.“Los jueces tienen que proteger a los más débiles y combatir la impunidad de los poderosos”. SCALIA. Revista del 50º aniversario. Nº 12. Claudio. 1995. 1998.“Por qué Bush bloquea las investigaciones”. 1983. “Globalización. Buenos Aires. Poder y Educación Pública”. julio de 2001. 1983. Universidad. . multiculturalismo y extranjeros. Homo Videns: La Sociedad Teledirigida. Madrid. SCAVINO. Buenos Aires. Santa Rosa.

SORENSEN. “MTD-Solano”. 1996. Buenos Aires. Fabián J. Pablo. STIGLITZ. Joseph. SILVA GARCIA. Altaya. 1999. 31 de octubre de 1999. Bases para una teoría sociológica del delito”. “La gran hipoteca del siglo XXI”. Rubinzal-Culzoni. Buenos Aires. SLOKAR. diciembre de 2001. SOMAVIA. SLONIMSQUI. 1999. El utilitarismo. en ELBERT (coordinador). THOMPSON. Julio. “Déficit de empleos dignos”. Santa Fe. en Tradición. engañada”. Estudios sobre la crisis de la sociedad preindustrial. Buenos Aires. Juan. Situaciones 4. Ahora los conflictos se arreglan entre alumnos”. La Criminología del siglo XXI en América Latina. 31 . De mano en mano. Nº 66. Julio. Juan. Manual de Derecho Internacional Público. Alejandro. Alberto. en Clarín. suplemento Zona. Barcelona.SEVARES. THIEBERGER. en Lecciones y Ensayos. Rubinzal-Culzoni. STUART MILL. FCE. 1997. en Clarín. “Criminología. “Forma-estado democrática y actualización penitenciaria (poder y libertad en el ámbito carcelario)”. en ELBERT (coordinador). Mariano. Abeledo-Perrot. “El poder del dinero”. Situaciones 2.com. 5 de septiembre de 1999. “La criminología del año que viene”. 2001. Buenos Aires. THWAITES REY. Buenos Aires. “La experiencia MLN-Tupamaros”. Buenos Aires. FCE-UBA. Barcelona. De mano en mano. Buenos Aires. SPINA. en Clarín. Germán. Di Plácido. “Argentina. Crítica-Grijalbo. mayo de 2002. Situaciones 1. La Administración de Justicia en los albores del tercer milenio. 24 de enero de 2001. 1992. 13 de junio de 1999. septiembre de 2001. Héctor. en Clarín. Pablo. en MESUTI y SAMPEDRO ARRUBLA (compiladores). SIMONETTI. José y VIRGOLINI. Buenos Aires. mayo de 2001. La Criminología del siglo XXI en América latina. en Clarín. De mano en mano.derechopenalonline. 2001. Buenos Aires. revuelta y conciencia de clase. TAPIA. México. “La economía moral de la multitud en la Inglaterra del siglo XVIII” y “El delito de anonimato”. Buenos Aires. De mano en mano. Santa Fe. “O perfil do juiz na sociedade em processo de globalizaçao”. Universidad. TIZÓN. Max. “Quimera de los perdedores”. Edward. en La Gaceta. 30 de junio de 2002. “Movimiento Campesino de Santiago del Estero”. Situaciones 3. SILVA FRANCO. “La exigida reacción jurisdiccional frente a las ilegítimas condiciones de detención en la provincia de Buenos Aires”. Buenos Aires. “Los Escraches”. octubre de 2000. “Mediación escolar. Buenos Aires. “Default de las multinacionales”. en Le Monde. La ley Antidiscriminación. Buenos Aires. John. en www. Julio. Mabel y MAAS. 1984.

26 de junio de 2002. Tratados y Documentos Internacionales. Buenos Aires. Derecho Interno y Derechos Humanos)”. . VALDEZ MORALES. en Página/12.ar. TOUSSAINT. febrero de 2002. 3 de mayo de 2001.“Crash Incorporated.criminologia21. Nº 1. Buenos Aires. “Síganme. 1977. 5 de julio de 2001 y 23 de agosto de 2001. en Página/12. TRIPUTTI.“Picana y mano dura”. Buenos Aires. Juris. María. en Página/12.com. Horacio. 21 de julio de 2002. Buenos Aires. Van SWAANINGEN. (relaciones entre Derecho Internacional. Buenos Aires. Historia de los derechos humanos y garantías. en Criminología crítica y control social. 12 de agosto de 2001. en Página/12. 18 de mayo de 2002. “Una deuda odiosa”. en Le Monde. en Página/12. 1978. URIARTE. los defraudaré”. en Página/12. Buenos Aires. René. Pietro. s/d. en www. VARSAVSKY.de mayo de 2001. “En la Argentina. “¿Hacia una alternativa de abolicionismo o garantía penal?”. Buenos Aires. José. 28 de julio de 2002. 1993.“Buenos muchachos. “Día de protesta y aprietes”. 1999. Veintitrés. 1 de octubre de 2000. 12 de abril de 2001 y 15 de mayo de 2001. Nº 3. “Yo quiero una explicación”. . Zavalía. 30 de junio de 2002. Buenos Aires. Juan. suplemento Cash. María. . Buenos Aires. María del Carmen y STRAGÁ. Rosario. 3 Puntos. Buenos Aires. 1993. Claudio. TOZZINI. Los procesos y la efectividad de las penas de encierro. suplemento Cash. “Ruckauf se va a la guerra”. VERRI. suplemento Cash. Alain. VALES. 1999. “Congreso Internacional La criminología del siglo XXI en América Latina”. Santa Rosa. VARTABEDIAN. Buenos Aires. Oscar. en Página/12. política y cientificismo”.“La tentación de la violencia”. 1997. Buenos Aires. VERBITSKY. Daniel. en La ley. Observaciones sobre la tortura. 12 de diciembre de 1994. Buenos Aires. 14 de julio de 2002. Facultad de Derecho y Ciencias Sociales. Revista del Servicio Penitenciario Federal. TRAVIESO. TOURAINE. Buenos Aires. . no hay política”. Buenos Aires. 13 de mayo de 2001. Buenos Aires. Carlos y ARQUEROS. . VERDÚ. Buenos Aires. Después de la peor semana bursátil desde 1998”. Depalma. Eric. Julieta. “¿Cómo es hacer trabajo de campo en una prisión?”. . Heliasta. Criminología. en Clarín. “Ciencia. Buenos Aires. UBA. (inédito) Unidad Abierta.“La reforma constitucional argentina de 1994. Depalma. en Página/12. Laura. 1993. Quienes están detrás de la debacle americana”. 12 de abril de 2001. suplemento Zona.

1992. 7 de julio de 2002. en homenaje a Alessandro Baratta. en Página/12. en El sistema penal argentino. 2000.“Derechos humanos y sistemas penales en América Latina”. WACQUANT. Buenos Aires. Autocrítica social”. Loic. 1986. Julio. CBC-UBA. FCE. Buenos Aires. en BELOFF. Buenos Aires. Alejandro (coordinadores).Ensayos sobre crimen organizado y sistema de justicia.“Crimen organizado: criminología.“La filosofía del sistema penitenciario en el mundo contemporáneo”. Abeledo-Perrot. . Buenos Aires. . Rosario. Carlos. David. . en El Derecho. ..“Dimensión política de un poder judicial democrático”. “De Norteamérica como utopía al revés”.. Sociología. edición especial de “No hay Derecho”. Mario. Miguel.VIAU. 1989.. en MARTINEZ SAMECK. en Locas. VILLEGAS. “La sociedad encarcelada”. octubre-noviembre de 2001. 2002. “Cuando la Gendarmería perdió su trinchera”. VIÑAS.. Buenos Aires.“La independencia del Poder Judicial en su marco histórico”. WIÑAZKI. Julio y SLOKAR. “La voz de los presos. Nº 1. Ad-Hoc. en VIRGOLINI. Buenos Aires. (coordinador) Sistemas penales y derechos humanos en América Latina (Informe Final). Buenos Aires. 1996. Ediar. 1996. Ad-Hoc. 21 de junio de 2001. Buenos Aires. Manantial. Nada Personal. “El control social y su articulación con el sistema penal”. Buenos Aires. Buenos Aires. 1991.Ensayos sobre crimen organizado y sistema de justicia. . Ataque de pánico en Argentina. en Página/12. “América Latina en el nuevo orden mundial”. BOVINO. 1992. Buenos Aires. Biblos.. 2001 VIRGOLINI..Parias urbanos. Carlos. Buenos Aires. en BOURDIEU (director). Cuadernos de la Cárcel. VILAS. Alejandro (coordinadores). Depalma. Buenos Aires. ZAFFARONI. “Irresistible fenómeno piquetero”. Mary.Las cárceles de la miseria.En busca de las penas perdidas. cultura y utopías. Julio y SLOKAR.. Depalma. . Susana. .. 2001. . FCE. en El sistema penal argentino. octubre de 2001. tomo 149. 1993. Buenos Aires. derecho y política”. Juris. en X Congreso Nacional de Derecho Penal y Criminología. 2000. en BOURDIEU (director).“The Zone”. . 1992. Manantial. La miseria del mundo. Nada Personal. Buenos Aires. Derecho de las sociedades comerciales. “TV: consumo y criminalidad en la construcción del imaginario social globalizador”. VIRGOLINI. . 1996. Alberto y COURTIS. María. Depalma. Buenos Aires. Felipe. XIQUES. Buenos Aires. 2000. en Criminología crítica y control social. Christian (compiladores). en La Maza. Buenos Aires. 2001. Raúl. YEANNES. YAPUR. Buenos Aires. La miseria del mundo.

La Administración de Justicia en los albores del tercer milenio. Depalma.. el parlamentarismo”. nunca el que lo funde”.VV. 16 de Septiembre de 2001. . . Buenos Aires. Buenos Aires.“La crisis exige más política”. en Clarín. Ediar.“Abusar de la cárcel es reproducir la violencia”. . Buenos Aires.“Naturaleza y necesidad de los Consejos de Política Criminal”. Bogotá. ZAITCH.com. Buenos Aires.“Existe un nuevo Estado violador de derechos”.Ensayos sobre crimen organizado y sistema de justicia.Muertes Anunciadas. .“Conferencia dictada en el XIII Congreso Latinoamericano.“Viejo delito.“En torno al concepto de ´Crimen Organizado´”. 1998. Perspectivas para el siglo XXI”. en AA. Buenos Aires. Nº 2. Depalma. ZAMBRANO PASQUEL. 1998. Universidad.. 1997. Buenos Aires. La Plata. Nº 66. 8 de septiembre de 2001. Jorge FRÍAS CABALLERO. 1997. V Iberoamericano y 1º del Mercosur de Derecho Penal y Criminología”. en Clarín. “Viejos conocidos. Bogotá. . Buenos Aires. . en Clarín.“Las penas crueles son penas”. 1996. en La Arena. 1993. . Parte general. 1996. . en VIRGOLINI.“Mejor..derechopenalonline. . en Clarín. Rosario. Buenos Aires.Manual de derecho penal. Buenos Aires. en Criminología Crítica y Control Social. Buenos Aires. . . . 9 de febrero de 2000.. La Criminología del siglo XXI . . 29 de diciembre de 1999. Buenos Aires. 1994. . Santa Rosa. Buenos Aires. del Puerto. Temis.“Siempre cae el que roba un banco. en Clarín. Derecho penal. Ediar.. 10 de enero de 2001. Homenaje al Profesor Dr. 2001. Discursos y políticas sobre el delito organizado en la nueva Europa”. nuevos enemigos. Buenos Aires. en MESUTI y SAMPEDRO ARRUBLA (compiladores). . en Clarín. en Lecciones y Ensayos.Estructuras judiciales.Criminología.“Balance de la Criminología en el Ecuador en el siglo XX. Temis. en ELBERT (coordinador). Juris. Aproximación desde un margen. Abeledo-Perrot. Alfonso. 2000.“Los objetivos del sistema penitenciario y las normas constitucionales”. . . del Puerto. .“Justicia penal y discriminación”. 14 de marzo de 2001. Nada Personal. en www. Julio y SLOKAR. 1998. 2001. en Lumbre.“Los límites del pragmatismo”. Santa Rosa. discurso nuevo”. 6 de septiembre de 1999. Colegio de Abogados. Alejandro (coordinadores).“Sentido y justificación de la pena”. Guarujá. en Jornadas sobre sistema penitenciario y derechos humanos. en Jornadas sobre sistema penitenciario y derechos humanos.“Cuando el derecho repara”. Buenos Aires. Damián. criminología y política criminal. 8 de agosto de 2001. . octubre de 2001.

Violencia Institucional. en I Seminario de Derecho Penal y Criminología. Carlos.en América Latina. ZÚÑIGA. Ariel. Santa Rosa. Santa Fe. en www. suplemento RADAR libros. en www.derechopenalonline. Daniel y VERDÚ. “Necesitamos más cárceles porque queremos más presos”. ZIMMERMAN. Rubinzal-Culzoni. El tema de la ´Inseguridad´.“Un congreso de estudiantes de criminología progresista como un órgano fundamental de criminalización (del Estado)”. septiembre de 1994. 9 de septiembre de 2001.derechopenalonline. UNLPam. 1967. 6 de enero de 2002. Cornel. Buenos Aires. ZIEGLER. Slavoj. Buenos Aires. STRAGÁ. Buenos Aires. 15 y 16 de noviembre de 2001. Luis. “Es hora de rebeldía”. Jean. Buenos Aires.com. ZIZEK. León. ZOLTAN MHESZ. tomo XXIII. Buenos Aires. Enciclopedia Jurídica. en Le Monde. sufrimiento de última generación”. junio de 2000. ZAMORANO. Omeba. CORREPI. noviembre de 2001. María del Carmen. Delincuencia y ´Mano Dura´ Estatal. el consenso de Washington”. ZAMORA. . . Página/12.“Criminalización de Tercera Vía. Liga Argentina por los Derechos del Hombre. . 1999.com. “El derecho a la alimentación vs. en Página/12. Buenos Aires.