Está en la página 1de 6
Año : 2012 ICA-PERU UNIVERSIDAD NACIONAL “SAN LUIS GONZAGA” DE ICA Año De La Integración Nacional
Año :
2012
ICA-PERU
UNIVERSIDAD NACIONAL “SAN LUIS GONZAGA” DE ICA
Año De La Integración Nacional Y El Reconocimiento De Nuestra Diversidad”
FACULTAD DE INGENIERÍA MECÁNICA Y ELÉCTRICA
ESCUELA ACADÉMICO PROFESIONAL DE INGENIERÍA
ELETRÓNICA
Ing. Basilio Hernández
Docente:
IVEE-1
Curso:
Ing. Electrónica
Especialidad:
Espinoza Yancce Rufino Cristian
Alumno:
Mediciones de voltaje y
Corriente en baja tensión
Tema:
Laboratorio de Circuitos Eléctricos II

MEDICIONES DE VOLTAJE Y CORRIENTE EN BAJA TENSION

Norma 370.002:

NTP 370.002 1968

TRANSFORMADORES DE POTENCIA

Resumen:

Esta norma se aplica a los transformadores de potencia para servicio contínuo, a los autotransformadores y bobinas de inducción, exceptuando algunos transformadores pequeños y transformadores especiales cuya lista es la siguiente: Transformadores de potencia, transformadores de intensidad.

Cables de energía de baja tensión

Introducción

Esta publicación explica los sistemas de designación de los cables de energía de tensión asignada hasta 0,6/1 KV e indica los diferentes tipos que son de utilización habitual en España. Aunque toda la información aquí expuesta está recogida en las diferentes normas UNE que edita la Asociación Española de Normalización y Certifi cación (AENOR), se ha decidido elaborar este documento ya que para la mayoría de los usuarios no es práctico consultar directamente las normas.

Evidentemente este documento no pretende sustituir a las normas UNE, por lo que en caso de duda o para profundizar en el conocimiento de las características de un cable, se recomienda consultar la UNE correspondiente.

Designación de los cables de energía de baja tensión

Cables eléctricos de tensión asignada hasta 450/750 V

Sistemas de designación

Los cables eléctricos aislados de tensión asignada hasta 450/750 V se designan según las especificaciones de la norma UNE 20434 “Sistemas de designación de los cables”. Esta norma corresponde a un sistema armonizado (Documento de armonización HD 361 de CENELEC) y por lo tanto estas especifi caciones son de aplicación en todos los países de la Unión Europea.

El sistema utilizado es una secuencia de símbolos en el que cada uno de ellos, según su posición, tiene un signifi cado previamente establecido en la norma. Nota: Al no estar armonizados los cables de tensión asignada 0,6/1 kV, este sistema de designación no les es de aplicación. Existen discrepancias y contradicciones entre ambos

sistemas de designación, ya que el mismo símbolo puede tener signifi cados distintos

según se trate de un cable 450/750 V o un cable 0,6/1 kV. En la tabla siguiente se han incluido todos los símbolos utilizados en la denominación de los tipos constructivos de los cables de uso general en España de las siguientes normas UNE:

según se trate de un cable 450/750 V o un cable 0,6/1 kV. En la tablacorriente eléctrica en un circuito: el ma g nético y el térmico (efecto Joule) . El dispositivo consta, por tanto, de dos partes, un electroimán y una lámina bimetálica, conectadas en serie y por las que circula la corriente que va hacia la carga. No se debe confundir con un interruptor diferencial o disyuntor. Funcionamiento Al circular la corriente por el electroimán, crea una fuerza que, mediante un dispositivo mecánico adecuado (M), tiende a abrir el contacto C, pero sólo podrá abrirlo si la intensidad I que circula por la carga sobrepasa el límite de intervención fijado. Este nivel de intervención suele estar comprendido entre 3 y 20 veces la intensidad nominal (la intensidad de diseño del interruptor magnetotérmico) y su actuación es de aproximadamente unas 25 milésimas de segundo, lo cual lo hace muy seguro por su velocidad de reacción. Esta es la parte destinada a la protección frente a los cortocircuitos, donde se produce un aumento muy rápido y elevado de corriente. La otra parte está constituida por una lámina bimetálica (representada en rojo) que, al calentarse por encima de un determinado límite, sufre una deformación y pasa a la posición señalada en línea de trazos lo que, mediante el correspondiente dispositivo mecánico (M), provoca la apertura del contacto C. Esta parte es la encargada de proteger de corrientes que, aunque son superiores a las permitidas por la instalación, no llegan al nivel de intervención del dispositivo magnético. Esta situación es típica de una sobrecarga, donde el consumo va aumentando conforme se van conectando aparatos. Ambos dispositivos se complementan en su acción de protección, el magnético para los cortocircuitos y el térmico para las sobrecargas. Además de esta desconexión automática, el aparato está provisto de una palanca que permite la desconexión manual de la corriente y el rearme del dispositivo automático cuando se ha producido una desconexión. No obstante, este rearme no es posible si persisten las condiciones de sobrecarga o " id="pdf-obj-2-5" src="pdf-obj-2-5.jpg">

Interruptor Termomagnético

Un interruptor magnetotérmico o interruptor termomagnético o llave térmica, es un dispositivo capaz de interrumpir la corriente eléctrica de un circuito cuando ésta sobrepasa ciertos valores máximos. Su funcionamiento se basa en dos de los efectos producidos por la circulación de corriente eléctrica en un circuito: el magnético y el térmico (efecto Joule). El dispositivo consta, por tanto, de dos partes, un electroimán y una lámina bimetálica, conectadas en serie y por las que circula la corriente que va hacia la carga.

No se debe confundir con un interruptor diferencial o disyuntor.

Funcionamiento

Al circular la corriente por el electroimán, crea una fuerza que, mediante un dispositivo mecánico adecuado (M), tiende a abrir el contacto C, pero sólo podrá abrirlo si la intensidad I que circula por la carga sobrepasa el límite de intervención fijado. Este nivel de intervención suele estar comprendido entre 3 y 20 veces la intensidad nominal (la intensidad de diseño del interruptor magnetotérmico) y su actuación es de aproximadamente unas 25 milésimas de segundo, lo cual lo hace muy seguro por su velocidad de reacción. Esta es la parte destinada a la protección frente a los cortocircuitos, donde se produce un aumento muy rápido y elevado de corriente.

La otra parte está constituida por una lámina bimetálica (representada en rojo) que, al calentarse por encima de un determinado límite, sufre una deformación y pasa a la posición señalada en línea de trazos lo que, mediante el correspondiente dispositivo mecánico (M), provoca la apertura del contacto C. Esta parte es la encargada de proteger de corrientes que, aunque son superiores a las permitidas por la instalación, no llegan al nivel de intervención del dispositivo magnético. Esta situación es típica de una sobrecarga, donde el consumo va aumentando conforme se van conectando aparatos.

Ambos dispositivos se complementan en su acción de protección, el magnético para los cortocircuitos y el térmico para las sobrecargas. Además de esta desconexión automática, el aparato está provisto de una palanca que permite la desconexión manual de la corriente y el rearme del dispositivo automático cuando se ha producido una desconexión. No obstante, este rearme no es posible si persisten las condiciones de sobrecarga o

cortocircuito. Incluso volvería a saltar, aunque la palanca estuviese sujeta con el dedo, ya que utiliza un mecanismo independiente para desconectar la corriente y bajar la palanca.

El dispositivo descrito es un interruptor magnetotérmico unipolar, por cuanto sólo corta uno de los hilos del suministro eléctrico. También existen versiones bipolares y para corrientes trifásicas, pero en esencia todos están fundados en los mismos principios que el descrito.

Se dice que un interruptor es de corte omnipolar cuando interrumpe la corriente en todos los conductores activos, es decir las fases y el neutro si está distribuido.

Las características que definen un interruptor termomagnético son el amperaje, el número de polos, el poder de corte y el tipo de curva de disparo (B,C,D,MA). (por ejemplo, Interruptor termomagnético C-16A-IV 4,5kA).

cortocircuito. Incluso volvería a saltar, aunque la palanca estuviese sujeta con el dedo, ya que utiliza

LLAVE TERMICA

El uso de la llave térmica es sumamente recomendable para instalar en el hogar cuando se disponen de artefactos de mediana y alta potencia. Su funcionamiento evita que se dañen los diferentes aparatos, donde en caso de que se genere una falla eléctrica la llave salta antes de que se quemen resistencias y motores.

LLAVE TERMICA El uso de la llave térmica es sumamente recomendable para instalar en el hogarfusibles tradicional, siendo un sistema mucho más práctico y que evita que se dañen los artefactos. Las llaves térmicas están diseñadas para cubrir un amplio rango de necesidades, soportando desde los 0,5 a 125 A. Su funcionamiento se basa en un elemento térmico , formado por una lámina bimetálica que se deforma al pasar por la misma una corriente durante cierto tiempo, para cuyas magnitudes está dimensionado (sobrecarga) y un elemento magnético , formado por una bobina cuyo núcleo atrae un elemento que abre el circuito al pasar por dicha bobina una corriente de valor definido (cortocircuito) La instalación de la llave térmica es bastante sencilla, ya que basta con conectar los cables que vienen desde el medidor, indiferentemente de cual se ubica arriba y abajo. Mas allá que se pueda conectar de cualquier modo, siempre es conveniente respetar la manera que se indica en las llaves y su respectiva numeración: 1 – es la entrada de fase 2 – la salida 3 - entrada neutro 4 - salida del neutro Este dispositivo funciona para conexiones del tipo unipolar, bipolar y trifásica, mediante un disyuntor que se activa al detectar alguna falla de funcionamiento. " id="pdf-obj-4-7" src="pdf-obj-4-7.jpg">

La llave termica, también conocida como termomagnética, es un dispositivo eléctrico de seguridad que cumple la función de regular la conexión eléctrica de un determinado lugar.

Este tipo de llaves sustituyen el funcionamiento de la obsoleta caja de fusibles tradicional, siendo un sistema mucho más práctico y que evita que se dañen los artefactos.

Las llaves térmicas están diseñadas para cubrir un amplio rango de necesidades, soportando desde los 0,5 a 125 A.

Su funcionamiento se basa en un elemento térmico, formado por una lámina bimetálica que se deforma al pasar por la misma una corriente durante cierto tiempo, para cuyas magnitudes está dimensionado (sobrecarga) y un elemento magnético, formado por una bobina cuyo núcleo atrae un elemento que abre el circuito al pasar por dicha bobina una corriente de valor definido (cortocircuito)

La instalación de la llave térmica es bastante sencilla, ya que basta con conectar los cables que vienen desde el medidor, indiferentemente de cual se ubica arriba y abajo.

Mas allá que se pueda conectar de cualquier modo, siempre es conveniente respetar la manera que se indica en las llaves y su respectiva numeración:

  • 1 es la entrada de fase

  • 2 la salida

  • 3 - entrada neutro

  • 4 - salida del neutro

Este dispositivo funciona para conexiones del tipo unipolar, bipolar y trifásica, mediante un disyuntor que se activa al detectar alguna falla de funcionamiento.

Al “saltar” la llave térmica no permite que se queme ningún dispositivo, justamente salta

en el momento anterior de que el cortocircuito pueda afectar al resto de la instalación.

Uso de la llave termica o llave electromagnética

Este tipo de dispositivos son imprescindibles en los casos de instalación de aparatos de calefacción de alta potencia, un radiador, caldera donde se genera una alta presión, etc.

En el caso de los calefones es muy recomendable que se instale una llave térmica ya que son aparatos que son muy propensos a quemar su resistencia ante la mínima falla.

Por la temperatura que toma el agua de los calefones y el uso constante al que son sometidos, siempre es conveniente que cuenten con llaves de corte.

Un aspecto importante a tener en cuenta es la potencia que se tiene contratada, ya que si se pretende instalar algo que supere esa cantidad de energía, la llave térmica va a saltar más allá que no haya ninguna falla de conexión.

La llave termica a utilizar está determinada por el tipo de uso que se le quiera dar y la potencia que se requiera:

  • - Capacidad de ruptura 3ka: para uso doméstico

  • - Capacidad de ruptura 6ka: para uso comercial y de potencia media

  • - Capacidad de ruptura 10ka: para aplicación industrial o para altas corrientes