Está en la página 1de 2

La participación social en tiempos de modernidad

Por: Ing. Eduardo Riqueros Raygada En los actuales momentos estamos viviendo un deterioro de la calidad de las democracias, las mismas que al no poder conseguir el involucramiento de la sociedad en su mayor parte, adolecen de la base social necesaria para su sostenibilidad y fortalecimiento. Los gobiernos democráticos en tales circunstancias, adoptan como mecanismos de defensa, fórmulas de gobierno tendientes al liberalismo económico y al autoritarismo político. La situación mencionada anteriormente, logra que la sociedad perciba a su gobierno con una animadversión por las libertades ciudadanas; ante tal situación, los gobernantes se dan cuenta que no pueden seguir gobernando de la manera que lo vienen haciendo, y los gobernados empiezan a tomar conciencia que no los pueden seguir gobernando de la manera en que lo están haciendo. Esta toma de conciencia en ambos niveles, abre puertas para estudiar y profundizar la búsqueda de los canales necesarios, para mejorar la interacción ciudadanogobierno. La ciudadanía empieza a tomar conciencia que es necesario, una mayor transparencia del gobierno, una mayor colaboración entre gobierno y ciudadanía, por lo tanto es de suma urgencia tanto del gobierno, como de la ciudadanía recurrir al uso de la ciencia y la tecnología actual, para abrir espacios de comunicación y participación virtuales lógicos y racionales de fácil accesibilidad, que permitan superar los problemas actuales, consolidando con ello nuestras democracias débiles, fortaleciendo la confianza y logrando la satisfacción de la población. Es necesario remarcar que no hay un buen gobierno, sin buenos ciudadanos, el concurso de ambos es necesario para el fortalecimiento de las democracias. En la actualidad la internet a través de la web social 2.0, se muestra como una gran plaza pública, convirtiendo a los ciudadanos en protagonistas, los mismos

que están interconectados en la red, la misma que va creciendo, convirtiendo al ciudadano común en un ciudadano comunitario; por lo tanto, es el ciudadano quien puede organizarse, tejer redes, construir nuevas arquitecturas sociales e infoestructuras, que le permiten ejercer la presión necesaria sobre algún problema social de actualidad, permitiéndole buscar la solución y luego si quieren desaparecer . Las nuevas formas de participación social aplicando la tecnologías del conocimiento permitirán encontrar el bienestar social, acompañados de un gobierno electrónico con buenos servicios y de un gobierno abierto que permita la participación de la ciudadanía en la busquedad de su desarrollo socioeconómico integral y armónico.