Está en la página 1de 14

Ezequiel Martín Gusmeroti / “Los pasos perdidos o una teoría del absurdo”

Los pasos perdidos o una teoría del absurdo

Ezequiel Martín Gusmeroti Facultad de Ciencias Sociales UNLZ

Resumen
El presente trabajo tiene por objeto articular las ideas abordadas por Alejo Carpentier, en Los pasos perdidos, y la concepción del absurdo camusiano. Creemos que tanto las ideas de Albert Camus (en Le Mythe de Sisyphe), como así también las de Antonin Artaud (en Le Théâtre et son Double), son el motor de la ideología que conforma esta particular novela del escritor cubano, Alejo Carpentier.

Abstract
This work aims to articulate Alejo Carpentier’s ideas elaborated in Los Pasos Perdidos and the conception of camusian absurd as it is exposed in Le Mythe de Sisyphe. We think that Camus´ ideas, as well as Artaud’s ones (Le Théâtre et son Double), are the real motor engine for the ideology which takes shape in this novel by the Cuban writer Alejo Carpentier.

Palabras clave
Carpentier- Camus- Artaud- Barroco- Absurdo

Key words
Carpentier- Camus- Artaud- Baroque- Absurd

Hologramática literaria - Facultad de Ciencias Sociales - UNLZ Año I, N° 2, V1 (2006), ISSN 1668-5024

53

.Facultad de Ciencias Sociales .Ezequiel Martín Gusmeroti / “Los pasos perdidos o una teoría del absurdo” Los pasos perdidos o una teoría del absurdo Ezequiel Martín Gusmeroti Facultad de Ciencias Sociales UNLZ Introducción La lectura de El mito de Sísifo. dicha ligazón. al menos en primera instancia. Carpentier tuvo con el surrealismo francés. Hologramática literaria . el barroquismo propio de la cultura latinoamericana. brinda algunas herramientas sumamente útiles para el abordaje de ciertas ideas desarrolladas en Los pasos perdidos. las referencias a la música. V1 (2006).UNLZ Año I. a concepciones colindantes con el absurdo camusiano. 2) La teoría del absurdo camusiana en el marco de la problemática arriba esbozada.explicaría satisfactoriamente. en su momento. El indudable nexo ideológico del cubano con las vanguardias europeas -sobre todo la vinculación que. la novela del escritor cubano Alejo Carpentier.se percibe en este texto una fuerte problematización filosófica ligada. a nuestro entender. etc. Planteamos seguidamente la forma en que abordaremos nuestra lectura de Los pasos perdidos: 1) La problematización del relato de viaje y del viajero (o Viaje-Vida). N° 2. el lenguaje. ISSN 1668-5024 54 . de Albert Camus. Además de las temáticas recurrentes de la obra carpenteriana -el tópico del viaje (la relación entre Europa y América).

. científicos en su mayoría. que en un discurso de diario de viaje intentan dar cuenta del nuevo universo natural y social con el cual se encuentran. 4) El lenguaje propio del novelista latinoamericano. un lugar en pleno proceso de gestación.Facultad de Ciencias Sociales . transformación y formación. universo desconocido e inmenso que los sobrepasa y los obnubila.”. Vale decir que la mirada de estos viajeros -tanto la de los primeros como la de los segundos. Hologramática literaria . ISSN 1668-5024 55 . un género fundacional en la historia de las letras americanas. porque precisamente aquella primera cosa que fue preciso nombrar en español cuando los conquistadores arribaron a nuestro continente en 1492 fue la naturaleza: los árboles. estaban descubriendo por primera vez. incluso de crear potenciales mitos o leyendas sorprendentes. nos referimos a las crónicas de los viajeros ingleses del siglo XIX. que adoptan una forma particular e intentan nombrar. Es pertinente también recordar las crónicas que siguieron a las de la conquista. N° 2. El cronista parece anotar en su diario no precisamente aquello que ve. es decir.UNLZ Año I. Basta con recordar las crónicas de la conquista. eso que encuentra de su propia cultura -europea-: radica allí su arte de embellecer aquello que narra. Alejo Carpentier nos habla del problema que presenta nuestra naturaleza americana para el idioma español.. 5) La idea de Arte = Vida en la selva latinoamericana. de las maneras más diversas.ha sido. todo lo que aquellos hombres. los animales. un nuevo mundo. bastante curiosa. al menos a primera vista. En un ensayo titulado “Del barroquismo creado por la necesidad de nombrar las cosas. V1 (2006). y que conforma un espectáculo de incuestionable signo barroco. muchas veces.Ezequiel Martín Gusmeroti / “Los pasos perdidos o una teoría del absurdo” 3) La creación ‘absurda’ en la selva. sino más bien aquello que trae consigo. Viaje/ Vida: una teoría del absurdo El relato de viaje parece ser. europeos del Renacimiento pero con una visión de mundo todavía medieval.

homodiegético (3). Resulta frecuente. su identidad. donde nuestra naturaleza es indómita.UNLZ Año I. según la mayoría de las fuentes consultadas. es nada menos que la expresión de una particular manera de entender al hombre. y el contexto social e histórico que indudablemente lo atraviesa y lo conforma. cerca de Weimar. de los motivos vegetales. y dice: “¡Qué dicha vivir en estos países. y un relato itinerante. ISSN 1668-5024 56 . donde la naturaleza ha sido tomada ya para siempre!”. escrita a un amigo. subrayando la omnipresencia del Barroco en la realidad latinoamericana.Ezequiel Martín Gusmeroti / “Los pasos perdidos o una teoría del absurdo” Carpentier también habla del “barroquismo de los motivos zoológicos. como nuestra historia. V1 (2006). la novela da cuenta del derrotero de su protagonista. Formula así: “Nuestro mundo es barroco por la arquitectura -eso no hay ni que demostrarlo-. describiéndole un lugar donde él piensa edificar una casa. N° 2. Hay una famosa carta de Goethe en la vejez. También es habitual el motivo del camino y el regreso. con la central figura del viajero. que es historia de lo real maravilloso y de lo insólito de América…” (2) Este volver a tocar tales cuestiones. advertimos en la novela recién citada la presencia de un narrador en primera persona. por el enrevesamiento de su naturaleza y su vegetación.Facultad de Ciencias Sociales . de los motivos florales del nuevo mundo” (1). Es decir. encontrar en la narrativa de Alejo Carpentier un tipo de composición basado en el modelo del viaje. por la pulsión telúrica de los fenómenos a que estamos sometidos. su presente. por la policromía de cuanto nos circunda. fundantes de la primera historia americana. Al respecto. No hubiera podido escribir eso en América. tal como se nos presenta claramente en Los pasos Perdidos. quien parte de EEUU hacia América con el objeto de Hologramática literaria .

18). V1 (2006). N° 2. En Los pasos perdidos (5) advertimos en diferentes pasajes una analogía entre Viaje y Vida. “Agota algo y recorre sin descanso” (p. la cual lo irá cambiando paulatinamente.UNLZ Año I.Facultad de Ciencias Sociales . 93). Los pasos (que no son pasos cualesquiera. El título que da nombre al libro es tan sugerente como particular. se desarrolla y tiene un fin. plantearemos. pero “en un universo privado repentinamente de ilusiones y de luces. ni en el mundo. Habían pensado con algún fundamento que no hay castigo más terrible que el trabajo inútil y sin esperanza” (El mito de Sísifo. “Este espesor y esta extrañeza del mundo es lo absurdo” (p. como las horas. sino que son perdidos). “Lo Absurdo no está en el hombre. 18). ISSN 1668-5024 57 . el sentimiento -conciente o no. el viajero es un personaje eminentemente absurdo. “Los dioses habían condenado a Sísifo a rodar sin cesar una roca hasta la cima de una montaña desde donde la piedra volvía a caer por su propio peso. los meses y los años que ocupan la vida de las Hologramática literaria . en el Mito de Sísifo (4). olvidado. al parecer. Comienza algo para terminarlo y dejarlo perdido. 27). Para Albert Camus. 133). también la Vida comienza. En una suerte de analogía entre ‘Viaje’ y ‘Vida’. a modo de metáfora del hombre moderno y ‘civilizado’. El viaje. p. se desarrolla y culmina con un sentido bastante incierto. Es decir. En este punto queremos detenernos. los días. 43). sino en su presencia común” (p. aun subsisten en la selva latinoamericana. así como la vida. La absurdidad que acompaña y subyace a la existencia toda. es un mundo familiar” (p. Este motivo hace que nuestro protagonista recorra una aventura bastante particular. el hombre se siente extraño” (p. comienza.Ezequiel Martín Gusmeroti / “Los pasos perdidos o una teoría del absurdo” buscar instrumentos musicales primitivos que. así como el Viaje.del absurdo en términos camusianos. El “mundo que se puede explicar hasta con malas razones.

tanto en el subtexto como en el texto de la novela de Alejo Carpentier.Ezequiel Martín Gusmeroti / “Los pasos perdidos o una teoría del absurdo” personas. p. 17). tienen un existir. con peña hembra cargada en el lomo. que deviene en hacer por fin conciente lo absurdo. Este juego mortal que lleva de la lucidez frente a la existencia de la evasión fuera de la luz.Facultad de Ciencias Sociales . el sueño y lunes. Hologramática literaria . única explicación del trabajo de Sísifo. Esta lucidez. es algo que debe investigarse y comprenderse” (Los pasos perdidos. una fuerte presencia de lo absurdo. mientras busca desesperadamente a su compañera de viaje. 61). la comida. El mundo se manifiesta estable y maquinal. p. En el personaje narrador de Los pasos perdidos vemos por primera vez este ‘hacer conciente’ el sentimiento absurdo en uno de los pasajes que corresponden al capítulo segundo de la novela. modifica la percepción que poseemos de las cosas: “Suele suceder que las decoraciones se derrumben. cuatro horas de trabajo. Mouche. el tranvía. que yo estaba cumpliendo. hasta que un interrogante. N° 2. ISSN 1668-5024 58 . la comida. “El absurdo de este andar a través de lo superpuesto me recordó la Teoría del Gusano. V1 (2006). cuatro horas de oficina o de fábrica. pero este existir particular y siempre efímero tiende antes bien a “la evasión” que a “la lucidez”: “El gusano se halla en el corazón del hombre y hay que buscarlo en él. La risa que me produjo esta ocurrencia arrojó de mi mente el empeño de buscar a Mouche” (Los pasos perdidos. Levantarse. un volver conciente ese inconsciente orden natural. tomar el tranvía. Puede entonces advertirse.UNLZ Año I. aparece abruptamente en la vida del personaje narrador.

jueves. 25). p. miércoles. y la piedra que yo cargaba será de quien quiera agobiarse con su peso inútil. ISSN 1668-5024 59 .Facultad de Ciencias Sociales . ni habrá por qué recordar que el lunes es lunes. 196). “Comienza”: esto es importante. su amor). cuando nuestro narrador agota finalmente toda posibilidad de regreso a la selva (o mejor. del tiempo medido y de los oficios de tinieblas. para mí. Los lunes dejarán de ser. En estrecha relación con la reflexión camusiana. huyendo de las profesiones hueras.” (Los pasos perdidos. Luego de haber buscado sin éxito la señal (tres V superpuestas a un tronco) que lo conduzca hasta Rosario y dedicar así sus horas a esperar que las aguas del río bajen para poder llevar a cabo su reencuentro amoroso. esto es. Voy a sustraerme al destino de Sísifo que me impuso el mundo de donde vengo. V1 (2006). p. Sólo que un día se alza el “porqué” y todo comienza con esa lasitud teñida de asombro. cómo se desautomatiza el orden natural (orden que tiene que ver con el impulso de abandonar todo lo que ata al personaje narrador a la ‘civilización’. lunes de ceniza.Ezequiel Martín Gusmeroti / “Los pasos perdidos o una teoría del absurdo” martes. encontramos casi de forma paralela en Los pasos perdidos este sentimiento o rapto de lucidez absurda: “Trataré de aprender los simples oficios que se practican en Santa Mónica de los Venados y que ya se enseñan a quien observe las obras de edificación de su iglesia.UNLZ Año I. tiene lugar la subversión -trágica. N° 2.del orden maquinal que lo llevó Hologramática literaria . sobre todo en la última parte de la novela. Resulta notable. viernes y sábado con el mismo ritmo es una ruta que se sigue fácilmente durante la mayor parte del tiempo. el girar de la ardilla presa en tambor de alambre.” (El mito de Sísifo. de regreso a su mayor motivo ‘de regreso’: Rosario. a la ciudad).

271). en tónica afectuosa. que me diga algo de ella. N° 2. como si temiera que se me escapara. V1 (2006). a su actual estado. de su aspecto.Facultad de Ciencias Sociales . este último. ya en el final del anteúltimo párrafo del libro. Luego de que Yannes hablara cosas que no le interesan demasiado a quién nos narra la historia. donde la enana Doña Casilda nos sirve una botella de aguardiente avellanado. Y entonces nos cuenta: “Lo agarro del brazo. ya sin poder aguantar más su incertidumbre. 273).” (Los pasos perdidos. Mujer de Marcos -me responde el griego-. También es probable que el agua haya bajado un poco en estas últimas semanas. p. Entonces la tragedia de nuestro narrador. además con su larga experiencia de la selva será capaz de abrir la Puerta sin necesidad de buscar la triple incisión. el desamor y el ¿por qué? Más tarde. con nosotros estaba cuando penetramos en él. p.UNLZ Año I. de su salud. (Los pasos perdidos. Para empezar. para hallar más pronto el calor de la amistad y llegar. y lo llevo a mi albergue. o cómo pedirle ayuda para llegar a ella. Aparece en escena el personaje de Yannes y nuestro narrador no piensa más que en preguntarle por Rosario. Arte/ Vida: y la creación absurda Hologramática literaria . el sentimiento del absurdo llega a su paroxismo: “Hoy terminaron las vacaciones de Sísifo” (Los pasos perdidos. ISSN 1668-5024 60 . a lo único que me interesa: Yannes conoce seguramente el paso anegado. p. finjo un interés halagador por sus andanzas.Ezequiel Martín Gusmeroti / “Los pasos perdidos o una teoría del absurdo” hasta allí.” 269). pregunta directamente por Rosario: “Agarro a Yannes por los hombros y le grito que me hable de Rosario. de lo que hace.

como si las ideas.tiempo (6) (o tiempo transcurrido fuera del tiempo de la civilización): tiene que ver con los sucesos. encontramos el tiempo acordado. 217). Ahora bien. La creación multiplica. El creador absurdo debe “Trabajar y crear para nada”. en El mito de Sísifo. Lo curioso de este no. y de las obligaciones. 107). bajadas del cerebro. Es el tiempo que podemos llamar europeo. creación que encontramos en este ámbito signado por lo que convenimos en denominar no-tiempo. de los deberes. nos encontramos con la existencia de un no. también nos dice que “Crear es vivir dos veces” (p. Frente a éste.tiempo y sus formas primitivas de vida. las peripecias y los encuentros con formas de vida primitivas que ocurren al narrador en Latinoamérica. En lo que respecta al primero. saber que la propia creación no tiene porvenir (…). 108). nuestra absurda existencia. 128). Camus nos dice que “(…) el goce absurdo por excelencia es la creación” (p. según él. propio de la ‘civilización’. p. de los plazos.” (p. me llenaran la mano. El creador absurdo “Debe dar al vacío sus colores”. 128). en nuestro narrador. atropellándose por salir a través del plomo del lápiz.occidental. Y en este punto ahora nos detendremos. del inacabable aburrimiento de las polémicas de arte. V1 (2006). lejos de las salas de conciertos. es el hecho de animar. también nos habla de ‘La creación absurda’.UNLZ Año I. (p. Albert Camus. de las responsabilidades.Facultad de Ciencias Sociales . N° 2. de los manifiestos. ISSN 1668-5024 61 . invento música con una facilidad que me asombra. la conciencia de que la creación sea nuevamente posible. Hologramática literaria . El narrador de Los pasos Perdidos nos lo explicita claramente en el texto: “Ahora.Ezequiel Martín Gusmeroti / “Los pasos perdidos o una teoría del absurdo” En Los pasos Perdidos advertimos claramente la presencia simultánea de dos tiempos marcadamente diferentes: uno respondiendo al orden cronológico y el otro al orden de lo natural. la vida.” (Los pasos perdidos. esculpir en arcilla.

en la ‘ciudad-civilización’.también encuentra su fin en el texto. la ‘Civilización’: “No me quiero marchar. Hologramática literaria . entre muchas otras cosas. Este fin de la creación artística tiene que ver con la escasez de papel. elige ir en busca de papel donde sólo puede hallarlo. Arte = Vida: en la selva latinoamericana Hemos finalmente de centrarnos en la erudición del personaje narrador. p. 2) y también un tiempo histórico referencial reconocible en todos los episodios que el protagonista transcurre. 230).Facultad de Ciencias Sociales . para que no nos queden dudas. a la hora de tomar la decisión entre irse o quedarse. como así también en su lenguaje. sin embargo. Pero admito que carezco de cosas que se resumen en dos palabras: papel. nuestro narrador no conseguirá retornar nunca más a Santa Mónica de los Venados.. dice: “No importa que el Treno no se ejecute nunca. 221). a Rosario: “Tu mujer” (como él la llama). sin embargo. puesto que nos hace regresar al tiempo cronológico (o tiempo de la “civilización”). Debo escribirlo y lo escribiré. que cada vez se vuelve más necesario para la acción de crear arte. en la ciudad.Ezequiel Martín Gusmeroti / “Los pasos perdidos o una teoría del absurdo” Y más adelante. Y esta situación -nos referimos a la acción de crear. no consumado totalmente). su amor. tinta” (Los pasos perdidos. ISSN 1668-5024 62 . El narrador parece poder prescindir de casi cualquier cosa que corresponda al ‘mundo civilizado’. Un fin particular. p. V1 (2006). donde dejaba. Una vez allí.UNLZ Año I. esto es. sea como sea” (Id. Podríamos establecer en lo que respecta al tiempo del relato carpenteriano dos aspectos claramente diferenciados: 1) Habría un tiempo vinculado al viaje: Allá-Acá-Allá (y un segundo regreso a Latinoamérica. N° 2.

UNLZ Año I. nacido de árboles. enigmático árbol de la vida. el cual parece tener cada vez menos que ver con los personajes que se irán sucediendo a lo largo del viaje a través de la selva. N° 2. La indudable y sostenida saturación lingüística de la que hace gala esta obra unida a la creciente revisión cognoscitiva efectuada por parte del narrador. oro. florecido de imágenes y de símbolos. V1 (2006). opinaba Carpentier y agregaba luego a esto: “Nuestro arte siempre fue barroco: desde la espléndida escultura precolombina y el de los códices. algunas formas de expresión del arte barroco. pues. contrapuntos inauditos.Ezequiel Martín Gusmeroti / “Los pasos perdidos o una teoría del absurdo” Hay un deseo constante en la narración por mostrar lo rebuscado y lo extravagante. No temamos al barroquismo. No tomamos. más absurda encontrará su manera de intelectualizar la vida. o mejor. se dan en toda época y en todos los lugares. metida en el increíble concierto angélico de cierta capilla (blanco. constituyen un camino óptimo para la reflexión en torno a la cuestión del barroco. según nos informa Alexis Márquez Rodríguez. ISSN 1668-5024 63 . El barroco. revesados. Hasta el amor físico se hace barroco en la encrespada obscenidad del guaco peruano. al barroquismo en el estilo. pasándose por las catedrales y monasterios coloniales de nuestro continente. vegetación. hasta la mejor novelística actual de América. de leños.Facultad de Ciencias Sociales . o de un desconcertante. Alejo Carpentier. en la visión de la figura humana enlazada por las enredaderas del verbo y de lo ctónico. Cuanto más se interne nuestro narrador en ella. derrota de lo pitagórico) que puede verse en Puebla de México. tomó esta posición y la desarrolló profundamente: “El legítimo estilo del novelista latinoamericano actual es el barroco” (7). arte nuestro. de retablos y altares de Hologramática literaria . en Oaxaca. en la visión de los contextos.

Facultad de Ciencias Sociales .” (Los pasos perdidos. para finalizar esta lectura. yo veo en la base de esa confusión una ruptura entre las cosas y las palabras. El célebre dramaturgo trabaja con una idea de cultura en acción. una “Protesta contra la idea de una cultura separada de la vida” (p. Barroquismo creado por la necesidad de nombrar las cosas. en este punto.. cabe agregar a esto que Artaud esgrime una idea de cultura que. aunque con ello nos alejemos de las técnicas en boga. considerándolos como seres situados al margen de la existencia real del hombre. es una protesta. “Aquellos indios que yo siempre había visto a través de relatos más o menos fantasiosos.Ezequiel Martín Gusmeroti / “Los pasos perdidos o una teoría del absurdo” tallas decadentes y retratos caligráficos y hasta neoclasicismos tardíos. me resultaban en su ámbito absolutamente dueños de su cultura. ante todo. “sólo artificialmente podemos separar la civilización de la cultura y emplear dos palabras para designar una única e idéntica acción” (Id. además de estas razones que hacen al barroco carpenteriano. Nada era más ajeno a su realidad que el absurdo concepto de salvaje.con la siguiente sentencia: “Si la confusión es el signo de los tiempos.. 171).). 10). en la selva. donde encontramos una estrecha relación con la noción de arte que se desarrolla en Los pasos perdidos. V1 (2006). es decir. Pues bien.UNLZ Año I. Y es aquí. sería interesante. p. es decir.” (8) Ahora bien. sobre todo en lo que concierne a la creación que acontece en el no-tiempo. “la civilización es la cultura aplicada que rige nuestros actos más sutiles” (Id. Hologramática literaria . Ahora entre Los pasos perdidos y ciertas ideas que Antonin Artaud esboza en el Prefacio a El teatro y su doble (9). N° 2.). 8). ideas y signos que las representan” (p. ISSN 1668-5024 64 . Artaud comienza dicho texto -titulado “El teatro y la cultura”. no dejar de establecer una última conexión.

más instructivos para comprender al hombre que cientos de libros escritos en las bibliotecas por hombres jactanciosos de conocer al Hombre. y a extender infinitamente las fronteras de la llamada realidad.” (Id. 11). en un segundo fulgurante. Una palabra que es ya más que palabra. de pronto. formas de arte. como dice Artaud: “no hay arte. ______________________ Hologramática literaria . ISSN 1668-5024 65 . mitos. sin embargo. pero es ya algo más que palabra. con la exaltación absoluta del mundo natural. nuestro narrador remata: “he descubierto.” (El teatro y su doble.UNLZ Año I. el motivo de mediación. sino. y las cosas sirven. N° 2. surge la Palabra. está muy lejos aún del canto.” (pp. 206). donde el lenguaje cede espacio para nuevas percepciones y nuevas formas de representación. En Los pasos perdidos el narrador nos advierte: “he encontrado en todas partes la solicitación inteligente. (…) Es algo situado mucho más allá del lenguaje.Ezequiel Martín Gusmeroti / “Los pasos perdidos o una teoría del absurdo” Artaud escribe claramente: “Destruir el lenguaje para alcanzar la vida” (p.” (p. 181. Algo que ignora la vocalización. Y para explicitar de manera tal que ya no queden dudas cómo el arte también acontece en el mundo natural. Y en este sentido. V1 (2006). Donde la cultura (y por supuesto el arte) ya no se separa de la vida. y que. Y entonces.Facultad de Ciencias Sociales . el narrador de Los pasos perdidos nos informa cosas tales como: “Y en la gran selva que se llena de espantos nocturnos. Y es cuando nos encontramos en la novela de Carpentier no con las formas de arte de la ‘civilización’.182). por el contrario. p. 13) y agrega luego que: “Esto conduce a rechazar las limitaciones habituales del hombre y de los poderes del hombre. de poesía. 208). que existe una Danza de los Árboles.). sino que se fusiona de manera mágica y mística.” (p.

Buenos Aires. CAMUS. Alejo (1975). Buenos Aires. MÁRQUEZ RODRÍGUEZ. Eudeba. Op. Buenos Aires. Eudeba. traducción de Enrique Alonso y Francisco Abelenda. Ensayos de teoría y crítica. Para designar este caso. 71. ___________________________ Bibliografía ARTAUD. 83. El barroco literario en Hispanoamérica. pág. El barroco literario en Hispanoamérica. Cit. (9) Todas las citas que correspondan a El teatro y su doble de Antonin Artaud se realizan por la edición de Sudamericana. PAMPILLO. 1975.UNLZ Año I. pág.Ezequiel Martín Gusmeroti / “Los pasos perdidos o una teoría del absurdo” Notas (1) MÁRQUEZ RODRÍGUEZ.Facultad de Ciencias Sociales . en: PAMPILLO. Alexis. y de manera arbitraria. Alexis. pág. (6) De esta forma. Alexis. Ensayos de teoría y crítica. ISSN 1668-5024 66 . Genette propone la fórmula de narrador autodiegético”. (4) Todas las citas de El mito de Sísifo de Albert Camus se realizan por la edición de Editorial Losada S. A. pág. 2005. 2004. Traducción de Enrique Alonso y Francisco Abelenda. Permítame contarle una historia. hemos convenido llamar al tiempo que el personaje narrador de Los pasos perdidos transcurre en la selva. N° 2. Albert (2004). Biblioteca Clásica y Contemporánea. Buenos Aires. Op. 71. V1 (2006). Buenos Aires. (2) Márquez Rodríguez. El mito de Sísifo. Editorial Sudamericana. 58. “La narratología Literaria”. (5) Todas las citas que correspondan a Los pasos perdidos de Alejo Carpentier se realizan por la edición de Schapire Editor srl.. Narración e identidad. 84. (3) “El narrador homodiegético que utiliza la primera persona gramatical se clasifica en protagonista y testigo. traducción de Luis Echávarri. Gloria.. 1999. Narración e identidad. Hologramática literaria . Alexis (1983). Tercer mundo editores. Buenos Aires. 1983.. (8) Id. Antonin (2005). El teatro y su doble. pág. Tercer mundo editores. Los pasos perdidos.. (7) Márquez Rodríguez. Cit. CARPENTIER.. Ana Sarchione. Traducción de Luis Echávarri. Buenos Aires. Schapire. Gloria (1999). Losada. Permítame contarle una historia. Buenos Aires.