Está en la página 1de 7

242

PSICOPATOLOGÍA INFANTIL Y DE LA ADOLESCENCIA

Bravo L. Psicología de las dificultades del aprendizaje escolar. Santiago de Chile: Editorial Universitaria, 1990 Calderón R. El niño con disfunción cerebral. Trastornos del lenguage, aprendizaje y atención en el niño. México: Editorial Limusa, 1990. Condemarín M, Blomquist M, La dislexia. Santiago de Chile: Ed. Universitaria, 1983. Décima revisión de la clasificación internacional de las enfermedades. CIÉ-10. Trastonos mentales y del comportamiento. Descripciones clínicas y pautas para el diagnóstico. Madrid: Meditor, 1992. Feinstein C, Aldershof A. Developmental Disorders of Language and Learning. En: Wiener J. Textbook of Child and adolescent Psychiatry. Washington: American Psychiatry Press, Inc, 1991. Garfinkel, Carlson and Weller. Psychiatric Disorders in children and adolescents. Philadelphia, USA: Saunders Company, 1990. Magendzo S, Toledo I. Soledad y Deserción. Un estudio psicosocial de deserción escolar en sectores populares. Santiago de Chile: PIIE, 1990. Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, DSM-IV. Barcelona: Masson SA, 1995. Maughan B, Yule W. Reading and other learning disabilities. En: Rutter M, Taylor E, Hersov L. Child and Adolescent Psychiatry. Oxford: Backwell Science, 1995. Muñoz C. Calidad, equidad y eficiencia de la educacición primaria. Santiago de Chile: Cee-reeduc, 1990. Silver. Development learning disorders. En: Lewis, Child and adolescent psychiatry. Baltimore, Maryland, USA: William and William, 1991. Silver B. El niño Incomprendido. Guía para padres de niños con dificultades de aprendizaje. México: Fondo de Cultura Económica, 1989. Share DL, Me Gee R Silva P. IQ and reading progress. J Am Acad Child Adol Psych 1989; 28:97-100. Ulloa E Dificultades en el aprendizaje escolar. En: Almonte C. Nociones Básicas de Psicopatología Infante-Juvenil y Salud Mental. Apuntes Docentes. Santiago de Chile: Departamento de Pediatría, 1994. Vellutino F. Deficiemcias verbales y alteraciones en la lectura. En: Bravo op. cit 1980. Watson B, Fredd R. Follow up studies of learning disabilities. J Am Acad Child Adol Psych 1982; 21:376-82.

Capítulo 17

) Trastornos por déficit atencional e hiperactivídad
TAÑÍA ETCHEPARE CARLOS ALMONTE

Este trastorno ha sido de gran interés para investigadores y clínicos del campo de la salud y la educación del niño. Es uno de los trastornos más intensamente estudiado en psiquiatría infantil, y posiblemente también es el más controvertido. Por ejemplo, entre 1957 y 1960 se publicaron 31 artículos y entre 1977 y 1980 figuran reportados alrededor de 7000. Actualmente constituye la principal causa de consulta del varón en edad escolar en los servicios de salud del país.
Antecedentes

En parte, la controversia respecto a este trastorno fue generada por la terminología usada para denominarlo. A fines del siglo XIX en la literatura médica, fue descrito como insania impulsiva e inhibición defectuosa. En 1902, Still, formuló una descripción similar a la actual y denominó a estos niños como portadores de defectos mórbidos del control moral. Postulando etiologías orgánicas y ambientales. Se pensó que el síndrome tendría un origen orgánico, esto se debió a que los niños que sobrevivían a la epidemia de encefalitis letárgica desarrollaban frecuentemente un trastorno de conducta severo, similar al descrito por Still. Strauss y cois. (1974), quienes describieron niños retardados que tenían hiperactividad, distractibilidad, impulsividad y defectos cognitivos y los denominaron como portadores del síndrome de daño cerebral mínimo. Actualmente se usa la denominación de trastorno por déficit de atención con hiperactividad en el DSM IV y trastornos hipercinéticos, en el

Es un trastorno que. está agrupado bajo la categoría de trastornos por déficit de atención y comportamiento perturbador. La inquietud es sin motivo. Dificultad para controlar impulsos. etcétera. contestan sin escuchar las preguntas y practican actividades físicas peligrosas. El cuadro clínico se caracteriza por la presencia de síntomas de desatención. Se estima que 5 a 20% de la población menor de 15 años presenta este trastorno. comen por períodos breves de tiempo). que el 17. lloran durante las comidas. de 13. se constató una prevalencia de 8% entre los 6 y 9 años. cruzando las calles sin mirar. Según Szatmani y Cois. problemas de alimentación (inapetencia. en éstas.9% en hombres y un 9. 1998. algunos de éstos son capaces de concentrarse por horas en alguna actividad que les interese y para la cual tengan habilidades especiales. su actividad inapropiada es particularmente evidente. En los preescolares el% de consultas por TDA-HA fue de 26% en hombres y 11.8% en mujeres. al estudiar la estructura de la morbilidad psiquiátrica en el Servicio de Salud Mental Infantil del Hospital Roberto del Río encontraron. los juegos de armar.5% de éstos fue por trastorno por déficit atencional e hiperactividad. las manifestaciones del trastorno son tres veces más frecuentes en niños que en niñas. haciendo diferencias en los criterios de clasificación general y en los subgrupos. lo que no descarta el diagnóstico. Son propensos a accidentes y necesitan constante supervisión. Este síntoma puede mantenerse hasta la vida adulta al igual que la inatención selectiva.020 niños y adolescentes de ambos sexos. muy distinta a la del niño normal que corre y juega. generalmente asociados a hiperactividad e impulsividad. Lactante.2% en hombres y 5% en mujeres. se mueven mucho o despiertan con frecuencia). actividad excesiva y llanto. con un 22.9%. en 1989. según el DSM IV. Descripción clínica Escasa capacidad de mantener la atención. Sin embargo. Dificultades en la relación con otros. Prevalencia Las cifras varían ampliamente según los criterios diagnósticos.2% en mujeres. con el sexo y con el ambiente sociocultural donde el niño se desenvuelve.9% y en mujeres un 14. Es importante señalar que en una primera visita al especialista. por ejemplo la televisión. interrumpen a otros. Los niños son descritos frecuentemente por sus profesores como capaces de mantener la atención por breves segundos. En adolescentes. Definición. Almonte y Capurro. Los preescolares normales son muy activos. el niño puede no mostrar inquietud. arrebatando juguetes o pegándole a otros niños sin provocación. . ya que estos niños perturban la interacción con el medio al interrumpir frecuentemente. Por tener dificultades de interacción con sus pares. junto al desorden oposicionista y trastorno de conducta. métodos de investigación y características de la población estudiada. En escolares varones de 31. son a veces impopulares y aislados por el grupo. esto genera dificultades relaciónales en el hogar y en el colegio. Aspectos clínicos centrales del síndrome Actividad inapropiada o excesiva. irritabilidad. Los preescolares hiperactivos son más activos que los controles normales en situaciones de juego libre y en situaciones más estructurados. Estas conductas hacen difícil a los padres establecer una relación armoniosa y afectuosa con el niño. En éstos pueden apreciarse perturbaciones del sueño (duermen poco. La impulsividad se expresa cambiando de actividad impredictiblemente. En los actos de la vida cotidiana tienen dificultades en esperar turnos. sin considerar las consecuencias. Aspectos evolutivos de los síntomas Los síntomas fundamentales del TDA van variando con la edad.244 PSICOPATOLOGÍ A INFANTIL Y DE LA ADOLESCENCIA Trastornos por déficit atencional e hiperactividad 245 CIÉ 10. tanto en su conducta como en la toma de decisiones. tienen breves períodos de atención y son claramente impulsivos. en una población consultante de 1. pues puede estar inhibido por ansiedad. Preescolares. En la población general. La vinculación de los padres con un hijo hiperactivo es más negativa e intrusiva que con los otros hijos.

Influencias genéticas. del niño y de las interacciones que desarrollan. Esta actividad es frecuentemente perturbadora y sin propósito aparente. idealmente observación . los sentimientos de frustración y autoculpabilización junto al consiguiente deterioro de sus relaciones sociales. el TDA representa una vía final común de factores biológicos. Diagnóstico El diagnóstico se hace en base a la historia clínica. conducta antisocial e hiperactiva. la administración de metilfenidato produce un aumento de flujo cerebral en el mesencéfalo y ganglios básales. El nivel socioeconómico. lo que puede explicar los efectos terapéuticos de los estimulantes. enfatiza la importancia de variables culturales. psicometría. tanto en el ámbito escolar como extrafamiliar. Estudios neuroquímicos. Para la mayoría. mientras que áreas corticales motoras muestran una disminución. considerando los aspectos del desarrollo evolutivo del niño. es frecuente en la práctica clínica la focalización de los problemas de la familia en el niño hiperactivo. En la sangre y orina se han medido metabolitos de transmisores cerebrales como el 3 metoxi. incluso durante el sueño. se asocian a peor pronóstico. Estudios en gemelos sustentan una fuerte evidencia de la base genética de este trastorno. /Papel de los lóbulos frontales.246 PSICOPATOLOGÍA INFANTIL Y DE LA ADOLESCENCIA Trastornos por déficit atencional e hiperactividad 247 Escolares. así como su persistencia. control de los impulsos corticales. Este proceso de socialización puede estar influido por características de los padres. alterando el umbral de percepción de los estímulos. evaluación psicoeducacional. pero la literatura sugiere que una etiología única probablemente no da cuenta del problema. que aparece como "chivo emisario". un estudio de Goodman y Stevenson encontró una tasa de concordancia del 51% en 39 pares de gemelos monocigóticos comparado con 33% en gemelos dicigóticos. sociales y familiares en el aprendizaje de focalizar la atención y controlar la impulsividad e hiperactividad. estructuradas o libres. por lo que necesariamente deben ser considerados estos aspectos al realizar el análisis psicopatológico del niño y del adolescente. Plomo. Aspectos psicosociales.T. 4 endoxifenilglicol (MHPG) y ácido homovanílico (HVA). Es un hecho aceptado que el funcionamiento de las catecolaminas y su equilibrio estarían afectados en la patogénesis y tratamiento del TDA. considerando que ésta parece ser la región cortical más íntimamente relacionada con la mantención y regulación de la matriz atencional. Algunos autores señalan que existiría relación entre altos niveles de plomo y puntaje en la escala de Conners y en el subpuntaje de agresividad. incluyendo elementos noradrenérgicos. tanto a nivel individual. Esta disfunción neuroquímica afectaría ciertos núcleos centroencefálicos relacionados con la atención. dopaminérgicos y serotoninérgicos. Taylor en 1958. En este sentido. Estos niños serían más activos que los controles normales en todo tipo de situaciones. alcoholismo y abuso de drogas. familiar y social. en cuanto al flujo de sangre al cerebro y uso de glucosa en los lóbulos frontales medidos por PET. psicológicos y sociales. se ha demostrado cambios a través de la niñez y adolescencia en la densidad de receptores de dopanima. La actividad no está en función del psiquismo. Existen diferencias en los niños con TDA y los normales. Además. Usando P.E. Etiología y patogénesis La etiología del trastorno es desconocida. Por el efecto positivo de los estimulantes se ha sugerido una disfunción de los sistemas adrenérgicos y serotoninérgicos. el estrés familiar y la relación madre-hijo negativa. a diferencia del paciente hipomaníaco que tiene ideación y fantasías concordantes con su hiperactividad. observación en la entrevista. Habría un mayor porcentaje de TDA/HA en hijos de padres con antecedentes de conducta antisocial. los desacuerdos entre los padres al ejercer su papel y manejar las conductas de sus hijos. aumentan la severidad del trastorno. Algunos de los trabajos que hacen este planteamiento tienen dificultades metodológicas en la selección de los casos estudiados.

• Evita o se siente disgustado con tareas que requieren un es fuerzo mental sostenido (trabajos escolares o domésticos). herramientas. • A menudo no sigue instrucciones y no finaliza tareas escola res. • A menudo extravía objetos necesarios para tareas o activida des (útiles escolares. Tipo con predominio hiperactivo-impulsivo (314. Es esencial para el diagnóstico consignar si hay o no hiperactividud e impulsividad. Seis (o más) de los siguientes síntomas de hiperactividadimpulsividad han persistido por lo menos durante 6 meses con una intensidad que es desadaptativa e incoherente en relación con el nivel de desarrollo.0 Trastorno por déficit de atención con hiperactividad. con una intensidad que es desadaptativa e incoherente en relación con el nivel de desarrollo. ya que estas características condicionan la precocidad del diagnóstico. • A menudo se distrae fácilmente por estímulos irrelevantes. etc. que ayudan al diagnóstico. Para el control del tratamiento farmacológico se utiliza el test de Conners abreviado que recoge información sobre la presencia y/o evolución de los síntomas centrales: hiperactividad. en cambio.01). Se usa el test de Conners completo para padres y profesores en que se registran datos de la conducta del niño. Por ejemplo. • A menudo es descuidado y olvida sus actividades diarias. son catalogados de "flojos" y se diagnostican más tardíamente.8 Trastorno por déficit de atención con hiperactividad.0 Trastorno por déficit de atención con hiperactividad.01). debe especificarse en "remisión parcial". los niños que no presentan hiperactividad. el diagnóstico se hace más precozmente. del abordaje terapéutico y el pronóstico.impulsividad y menos de 6 síntomas de desatención han persistido durante más de 6 meses. Tipo con predominio del déficit de atención (314.00). • A menudo parece no escuchar cuando se le habla directamen te. Cuando 6 ó más síntomas de hiperactividad . impulsividad y falta de atención. Los tipos anteriormente mencionados se basan en los siguientes criterios: Criterios para el diagnóstico del trastorno por déficit de atención ('on! hiperactividad Seis (o más) de los siguientes síntomas de desatención han persistido por al menos durante 6 meses. F 90. en el trabajo o en otras actividades. Síntomas de hiperactividad: • Mueve manos y pies.9. Nota de codificación: En el caso de sujetos (en especial adolescentes y adultos) que actualmente tengan síntomas que ya no cumplen todos los criterios.248 PSICOPATOLOGÍA INFANTIL Y DE LA ADOLESCENCIA rrastornps por déficit atencional e hiperactividad 249 de la interacción con grupo de pares en actividades libres y/o estructuradas.). Cuando 6 ó más síntomas de desatención y 6 ó más síntomas de hiperactividad-impulsividad han persistido durante 6 ó más meses (éste es el subtipo más frecuente en niños y adolescentes). F 90. Cuando 6 ó más síntomas de desatención y menos de 6 síntomas de hiperactividadimpulsividad han persistido por más de 6 meses. trastorno por déficit de atención con hiperactividad no especificado (314. en las familias de niños hiperactivos existe mayor agresividad y consumo de sustancias psicoactivas. Tipo combinado (314. sin control en su asiento. el paciente debe ser clasificado como: F90. . El DSM IV lo clasifica y codifica en tres subtipos: F 90. • A menudo tiene dificultades para organizar tareas y activida des. • A menudo tiene dificultades para mantener la atención en ta reas o en actividades lúdicas. Síntomas de desatención: • A menudo no presta atención en los detalles e incurre en erro res por descuido en las tareas escolares. en general. Si no se satisfacen claramente las características clínicas de uno de estos 3 subtipos. encargos u obligaciones en la escuela o trabajo (ello no se debe a falta de comprensión de las instrucciones o a conducta negativista). • A menudo abandona su asiento en la clase o en otras situacio nes en la que se espera que permanezca sentado.9).

Trastornos específicos del aprendizaje que pueden generar confusión diagnóstica.). Trastornos generalizados del desarrollo (autismo). este trastorno frecuentemente persiste en la adultez y se asocia con psicopatología y disfunción significativa en las distintas áreas del desarrollo personal. se refiere a personas que han perdido la capacidad para estar atentos y vigilantes. a veces puede estar asociada a ambientes desorganizados o caóticos. usualmente duran menos de 6 meses y tienen inicio tardío. factores de adversidad psicosocial como bajo nivel socioeconómico y disfunción parental y comorbilidad con patología conductual y trastornos afectivos. esquizofrenia u otro trastorno psicótico. Trastorno primario de vigilancia denominado hipersomnia primaria en el DSM IV. laboral o educacional. • A menudo habla en exceso. Curso y pronóstico Se manifiesta a lo largo de toda la niñez y un 30 a 60% continúa con signos en la adolescencia y 11 % en la vida adulta. Trastornos adaptativos: particularmente en niños puede ser muy similar al TDA/HA. la mayoría de los niños con TDA/HA desarrollarán sus dificultades en los primeros años de vida. la angustia en los niños puede exteriorizarse en hiperactividad. Problemas de rendimiento escolar inespecífico. Algunos síntomas de hiperactividad-impulsividad o desatención que causaban alteraciones estaban presentes antes de los 7 años de edad. La historia del desarrollo nos ayuda a diferenciarlos. Según estudios de seguimiento de niños y adolescentes con TDA/ HA. \. presentan somnolencia excesiva o sueño diurno que les causa dificultades en el ambiente social. irritabilidad. Estudios recientes han demostrado que los principales predictores de persistencia de este trastorno son: la tendencia familiar o presentarlo. ya sea por falta de método de enseñanza o por motivación insuficiente. Síntomas de impulsividad: • A menudo precipita respuestas antes de haber sido completa da la pregunta.250 PSICOPATOLOGÍA INFANTIL Y DE LA ADOLESCENCIA Trastornos por déficit atencional e hiperactividad 251 • A menudo corre o salta excesivamente en situaciones en que ello es inapropiado. en la escuela o en el trabajo y en casa. • A menudo tiene dificultades para respetar turno. trastorno disociativo o un trastorno de la personalidad). etc. . Los síntomas no aparecen exclusivamente en el transcurso de un trastorno generalizado del desarrollo. • A menudo interrumpe o se inmiscuye en las actividades de otros (conversaciones o juegos). Retardo mental. que se asocian a disminución del rendimiento escolar. y no se explican mejor por la presencia de otro trastorno mental (por ej. • Tiene dificultades para jugar o dedicarse tranquilamente a ac tividades de ocio. Déficit sensoriales (sordera. por ej. académica o laboral. trastorno de ansiedad. • Siempre muestra acciones motoras ("está en marcha"). Estados depresivos y episodios maníacos. trastorno del estado de ánimo. los antecedentes anamnésticos son vitales para orientar el diagnóstico. problemas secundarios de concentración y dificultades en las relaciones interpersonales. Algunas alteraciones provocadas por los síntomas que presentan en dos o más ambientes. Estados ansiosos.Trastorno de conducta y trastorno oposicionista desafiante. Deben existir pruebas claras de un deterioro clínicamente significativo de la actividad social. Diagnóstico diferencial Hiperactividad normal: lo central es que la actividad no es disruptiva.

Se sugiere que los padres deban comprometerse a cooperar. vida media de eliminación de 2 a 4 horas. Terapia individual. a través del reconocimiento en el avance en control de impulsos. Los estudios demuestran que. acercamiento afectivo no agresivo y sensibilización a las necesidades de los otros. en general. Psicoterapia Se utilizan clásicamente los psicoestimulantes. Es fundamental considerar que los niños hiperactivos pueden tener trastornos específicos de aprendizaje asociado. autopercepción en áreas de cooperación. liberar a los padres de sentimientos de culpa por la conducta. desde que Bradley en 1937. Terapia familiar: focalizando en lograr consistencia del sistema parental (límites del subsistema). en la detección precoz y en el establecimiento de las estrategias de tratamiento. La decisión de su uso depende de la existencia de síntomas que se pueden mejorar. Se sugiere: establecer comunicación con los educadores para verificar la efectividad del tratamiento e impartir educación sobre el síndrome y además evitar la estigmatización del niño y reducir los estímulos para facilitar la capacidad de atención sostenida. pero no es tan clara la situación respecto al pronóstico. escuela y con los iguales. siendo imprescindible hacer un enfoque integral. se expende con formulario oficial de control de estupefacientes. más aún considerando que la mayor parte del día el niño permanece dentro del sistema escolar. la severidad de éstos y el grado de incapacidad social que producen. se ha visto que el resultado de las medidas educativas es excelente. secundariamente actúa sobre la atención y el control de impulsos. Mejora la concentración y el procesamiento de la información. en los casos que se requiera. desarrollar expectativas de cambio y fortalecer la . alcanzando máxima concentración plasmática después de 1 a 2 horas. lo que se hace en gran medida por la evaluación clínica y a través del test de Conners abreviado para profesores. a funcionar mejor en la familia. El propósito es ayudar. . Grupo de pares para entrenamiento en habilidades sociales.iiiiiu-siima. al inicio. Abarcar aspectos de educación para la comprensión del trastorno. Dosis recomendada: 0. describió su dramático efecto en el tratamiento de este trastorno en 14 de 30 niños tratados con dextroanfetamina.252 PSICOPATOLOGÍA INFANTIL Y DE LA ADOLESCENCIA rnmtornüs por déficit atencional e hiperactividad 253 Estos estudios muestran que la persistencia del TDA/HA en la vida adulta incluye síntomas de desconcentración. Se presenta en tabletas de 5. Es claro que en el tratamiento no basta el uso exclusivo de medicamentos. evitar desautorización entre los adultos que ejercen papel parental y uso de refuerzo positivo. evitando desorientar al niño. Se recomienda en niños mayores de 6 años de edad. desorganización. 10 y 20 mg en cajas de 30 comprimidos. mantener línea definida de autoridad con indicaciones simples y claras. Tratamiento Psicoeducacional Nivel familiar y/o parental: Entrenamiento parental colectivo en talleres para padres o en sesiones exclusivas. Entrenamiento cognitivo. Se recomienda reevaluar permanentemente la dosis indicada. terapia farmacológica Nivel escolar. a nivel individual y/o grupal. Es rápidamente absorbido una vez administrado por vía oral.3 mg/kg/día. focalizados generalmente en el darse cuenta y las respuestas apropiada a las normas sociales. Las estrategias para el logro de estos objetivos son a través de: Terapia conductual. mejoran mucho los síntomas. diseñado para autocontrol y estrategias de resolución de conflictos. siendo aquí donde se presentan las dificultades en mayor medida. Dentro de los psicoestimulantes los más usados son: Metilfenidato. En este nivel se sugiere trabajo directo con los profesores y orientadores educacionales. lo que requiere diagnóstico y tratamiento psicopedagógico adecuado y oportuno. distractibilidad e impulsividad asociada a fracaso académico o laboral.

También se usan en el tratamiento farmacológico otros medicamentos como neurolépticos (tioridacina y clorpromacina). Sociedad de Psiquiatría y Neurología de la Infancia y Adolescencia 1996. Pueden producir daño hepático. Un diagnóstico diferencial del síndrome de déficit atencional. Síndrome de déficit atencional. Se metaboliza parcialmente en el hígado y es excretado por la orina. I vmández F el al.Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. A modo de síntesis. disponible en tabletas de 37. Montenegro H. Attention Deficit/hiperactivity Disorder. . Los efectos adversos son menores a los presentados con anfetaminas. Castro J. Psiquiatría del niño y del adolescente. alcanzando efecto a 10 a 12 horas. envase de 25 tabletas. Philadelphia: WB Saunders. Pemolina. García M. ()rganización Mundial de la Salud. Clinical descriptions and diagnostic guidelines. Alcanza máxima concentración plasmática en 2 a 4 horas después de administrada. 'I oro J. Santiago de Chile: Mediterráneo. Carlson GA. En: Rizzardini M.5 a 3 tabletas diarias. Troncoso C. Psyquiatric disorders in children and adolescents. 1990. Universitaria. además de cefaleas y dolor epigástrico. Tiene los mismos efectos colaterales y contraindicaciones que el metilfenidato. con vida media de eliminación de 6 a 8 horas. Es de absorción gástrica más lenta que el metilfenidato. encontrando que éstos últimos estaban académicamente mejor ajustados y tenían menos conductas antisociales. 78-87. Madrid: Meditor. inhibidores de la monoaminooxidosa (IMAO) junto a alfa 2 agonistas como la clonidina. Otros medicamentos.5 mgrs. 1994. Psicofarmacología clínica de la infancia y adolescencia. que evaluaron los resultados de niños que tuvieron 2 años de terapia versus los que la mantuvieron más de 3 años. Su presentación es en tabletas de lOmg. 71(2):7-14. se plantea que un programa de tratamiento combinado (tratamiento multimodal). Bol. EtchepareT. A life-span perspective.59(suppl7):4-16. Es un estimulante del SNC. Santiago de Chile: Ed. máxima concentración plasmática en 2 a 3 horas.254 PSICOPATOLOGÍ A INFANTIL Y DE LA ADOLESCENCIA Tnmtornos por\léjicit atencional e hiperactividad 255 Las contraindicaciones son: pacientes con historia familiar de tics (Gilíes de la Tourette) y/o psicosis. El déficit atencional. vida media de 7. Barcelona: Masson. lüalcrwan J. 1995. y destacan anorexia e insomnio.5 horas. Weller EB. I . < '¡irrasco E. se recomienda iniciar tratamiento con 1/2 tableta y probar tolerancia aumentándose 1/2 tableta semanalmente hasta llegar a 1. American Psychiatric Association . 1999. tendría mejores resultados a corto o largo plazo. Santiago de Chile: Salvador. Esto fue corroborado por Satterfiel y cois. Viaje al futuro.ópez I. en 1987. DSM-IV. 1998. 1999. BIBLIOGRAFÍA AI monte C. antidepresivos tricíclicos (imipramina y desipramina). A comprehensive Textbook. 1995. además de farmacoterapia en los casos indicados. Anfetaminas.fwis M. en el momento del seguimiento. Baltimore: Williams and Williams. Clin Psych 1998. Lázaro L. entrenamiento parental y educación a nivel escolar. 1992. como pemolina no modificada y sus metabolitos. Familias y terapias. I . The ICD-IO. que incluya terapia individual y grupal del niño. Barcelona: Masson. (iarfinkel BD. 1994. Child and Adolescents Psychiatric. por el riesgo de comercialización ilegal se expende también con formulario oficial de control de estupefacientes. Trastorno primario de la vigilancia. Classification of Mental and Behavioral Disorders. Pediatría. Parece requirir un efecto acumulativo existiendo latencia de 2 a 3 semanas para lograr un efecto terapéutico. < liiajardo H. Fóster y Mesa T.