Está en la página 1de 20

El accionar de los electores. Algunas reflexiones en torno a las caricaturas de la revista Caras y Caretas entre 1898 y 1916.

Silvana A. Gómez. Centro de Estudios Sociales, Políticos y Jurídicos (CIEP). Facultad de Ciencias Humanas- Facultad de Derecho. Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (UNCPBA). sagkalle@gmail.com

Resumen En este trabajo, se intenta dar cuenta del accionar de los electores a partir del análisis de las caricaturas que aparecieron en el semanario Caras y Caretas, en el período 1898-1916. El estudio de las manifestaciones iconográficas en las publicaciones de época puede constituir una forma de penetrar en ese accionar. En esta ponencia, privilegiamos una mirada política que reflexione sobre el impacto de la “maquinaria electoral” en los comicios. A partir de este análisis, surge la inquietud respecto de la capacidad de acción de los electores ante estructuras políticas tan consolidadas y su representación caricaturesca. El sistema político se encontraba, según Caras y Caretas, corrompido y alimentado por los habitantes argentinos quienes al votar –o formar parte de la farsa electoral- sostenían una vida política venal. En este sentido, la revista cuestionó duramente la utilización de elementos electorales. A lo largo de la indagación propuesta una tensión se hace evidente: nos preguntamos si las proyecciones dadas por el semanario se presentan como el reflejo de una realidad o si, por el contrario, son una forma de construir realidad y contribuir a la formación de un determinado imaginario social en torno a la política.

Introducción. Cuando la revista Caras y Caretas hizo su aparición en 1898, la vida política argentina se encontraba signada por profundas transformaciones. El Orden

1

Conservador,1 establecido en 1880, atravesaba significativos cambios en la primera década del siglo XX, que han sido recientemente analizados por Castro (2012). El examen de las formas de hacer política, sin embargo, permite reflexionar en torno a las continuidades. Desde hace dos décadas, los trabajos de Sábato (1998) –que desmitificó la ampliación gradual de la ciudadanía- y los de Devoto y Ferrari (1994), Melón y Pastoriza (1996), Karush (1999), Miguez (2003), Ferrari (2008), entre otros, apuntan a develar que el savoir faire político comprendía prácticas similares a las de la vieja política criolla. En este sentido, consideramos que el semanario Caras y Caretas se nos presenta como una fuente extraordinaria e ineludible en el estudio de la sociedad argentina que, entre finales del siglo XIX y comienzos del XX, se encontraba en una profunda transformación aunque con significativas continuidades. Dado el gran corpus documental que la publicación representa, hemos privilegiado una mirada política que de cuenta del accionar de los electores frente al desafío propuesto desde la maquinaria electoral. La ponencia se estructura en tres partes: en primer lugar, hacemos referencia a algunas características de la publicación. Segundo, a la fuerza de la caricatura dentro de la constitución del imaginario social en torno a la política. Sin pretender constituir un acabado estado de la cuestión sobre Caras y Caretas y respecto a la caricatura como manifestación iconográfica con implicancias sociopolíticas profundas, exploramos algunas consideraciones teóricas que nos permiten comenzar a adentrarnos en una tensión que se mantiene durante todo el trabajo: nos preguntamos si esas imágenes son una representación de la realidad o si por el contrario, son una forma de construirla. Luego, nos detenemos en el examen de algunas caricaturas. Intentamos poner de relieve el tratamiento que realizó la revista al analizar la cuestión electoral desde dos lógicas: la nacional y una regional, en la que reflexionamos acerca del interior bonaerense. Finalmente, más que respuestas definitivas, planteamos una

1

Estamos haciendo referencia a la denominación de Natalio Botana (1977). La otra interpretación clásica del período abierto en 1880 en la de Oscar Oszlak (1982). Para un estado de la cuestión sobre la trayectoria de los estudios surgidos a partir de estos trabajos, véase el reciente trabajo de Miguez (2012) y la respuesta al mismo de Alonso (2012).

2

refundó Caras y Caretas en Buenos Aires. Dado que frecuentaba los mismos espacios de sociabilidad que Enrique Payró. Al margen del carácter más o menos objetivo de esa declaración. Mitre y Vedia (director) -quien fue reemplazado mientras el primer número estaba en prensa por José S. Como expresa Rogers: “La insólita anécdota sería irrelevante si no fuera porque Payró señala que fue el fracaso de esa iniciativa la que dio lugar al nacimiento de Caras y Caretas. Como el emprendimiento era difícil de sostener en términos económicos. artístico y de intelectuales. el español Pellicer tuvo una serie de iniciativas previas a la conformación del semanario aquí analizado: fundó en Montevideo la humorística Pellicerina y un semanario llamado Caras y Caretas.2 El subtítulo de la publicación hacía referencia a su capacidad de interesar a un público amplio dada la variedad de temas abordados: Semanario festivo. Taub (2008) proporciona algunas cifras significativas del crecimiento de la publicación: la primera tirada del semanario contó con 7. 29. Álvarez había fundado con anterioridad otras publicaciones. Por circunstancias personales. que aparecía los domingos. 33 Moraña (2008) p. Mitre y Vedia era el hijo mayor del fundador del diario La Nación y había sido director de ese periódico. Desde sus inicios. concentrar en un solo lugar materiales dispersos y agruparlos de manera sistemática para destinarlos a nuevos consumos”. La circular de agosto que anunció su salida.y Manuel Mayol (dibujante). lo que importa es la afinidad que sin querer nos revela con la lógica y el método del magazine que se concretará poco después con la creación de la revista: reciclar elementos usados y en cierta medida devaluados. B. Por su parte. La revista Caras y Caretas hizo su aparición en octubre de 1898.nueva serie de interrogantes a partir de las aproximaciones parciales a las que hemos arribado. En Argentina. la revista fue pensada como una empresa que podía autosustentarse por medio de la publicidad. llegando a tener su pico el 25 de mayo 2 En territorio uruguayo. Rogers (2008) p.3 El éxito de Caras y Caretas fue contundente. Álvarez. escritores y periodistas en una modernidad que había dejado de producir mecenas y que exigía que el artista enfrentara un nuevo aspecto de su labor: la profesionalización”. Moraña (2008) expresa: “(…) había mucha propaganda que pagaba la publicación y facilitaba la supervivencia de dibujantes. en 1890. La revista Caras y Caretas. Se trataba de Eustaquio Pellicer (redactor). como El Diablo y Fray Gerundio.000 ejemplares. le propuso a este aprovechar de manera sistemática los desperdicios de la ciudad. quedó rápidamente desvinculado de Caras y Caretas. 3 . 249. literario. Fue periodista parlamentario del periódico La Nación y redactor de la revista Don Quijote. fue periodista en el diario La Nación e instaló la primera sala de cine porteña. daba cuenta de los responsables de la publicación. Álvarez intentó por varios medios crear una empresa que le permitiera forjar cierta fortuna.

cuando se vendieron 201.150 revistas. Para 1916. España e Italia.de 1910. Su característica era la popularización de las funciones que 5 En 1916. A continuación. el arte fotográfico. La ilustración constituía una imitación burlesca que exacerbaba algunos rasgos del modelo original desacreditando y volviendo grotesco a un determinado personaje o situación aludida.precedidas de una carátula interna y organizadas en secciones. las palabras que daban sentido a esa imagen eran el título y una pequeña estrofa que constituía una sátira. en promedio. la moda y la realidad provincial. 5 Véase Caras y Caretas (en adelante. en 1904. tal vez lo más conocido sea hasta nuestros días. aunque existen referencias en algunos estudios. contó con 237 páginas. De esas hojas. Tal como afirma Rogers (2008). 4 . la revista había diversificado los contenidos tratados e incluía apartados dedicados al teatro. actualidad internacional y a la publicidad. se encontraban 20 carillas centrales -sin anuncios comerciales. Generalmente. En ellas. 30 de diciembre de 1911. Aunque al momento de su lanzamiento esperaba contar con unas 20 páginas semanales. Para 1916. las portadas – a color-. dedicadas a las secciones de Sports. no contamos con trabajos que hayan desarrollado minuciosamente las características de Caras y Caretas. la cifra había crecido hasta 80 y el número almanaque4 de 1912. Número Almanaque de 1912. para 1902 tenía 68. con suscripciones en Suecia y Nueva Zelanda y su distribución había alcanzado a Estados Unidos.085. unas 105 páginas. lo que revela una audiencia que estaba al tanto de los acontecimientos contemporáneos de relevancia a través de otros medios.865. CyC) nº 691. En la primera mitad del siglo XX. 4 Se denominó Número Almanaque al primer número de cada año. Finalmente. En los primeros años. La información necesaria para entender el mensaje se daba por supuesta. cada número de la revista poseía. llevaba impresas 78. Francia. contaba con más páginas que una revista promedio. por ejemplo. Rojas (1948) consideró al semanario como un cambio cualitativo en el periodismo. una caricatura hacía referencia a un suceso de actualidad. a la portada le seguían 20 páginas. aparecían 17 carillas divididas en secciones varias con propagandas y publicidades. Más allá de la importancia que puede atribuirse al semanario para el estudio de la realidad de finales de siglo XIX y comienzos del siglo XX.

16. Prieto (1988) por su parte. Moraña (2008) ha estudiado el rol de la propaganda en la revista. durante el cambio de siglo. Por otro lado. El semanario se transformó en el prototipo de una cultura emergente signada por la formación de un mercado de bienes culturales. tuvieron una amplia percepción del mercado criollo. la publicación “Perteneció al sistema misceláneo de magazines inspirados en publicaciones similares de Europa y Estados Unidos. Sarlo (1985) manifestó la importancia de Caras y Caretas en la creación de nuevos hábitos de lectura. colaboró con el surgimiento de una nueva capa de productores y favoreció la profesionalización literaria. Fraser (1987) y Fraixaner (1990) han aportado selecciones de textos.hasta ese momento habían tenido las revistas. no desarrollara un espacio exclusivo. Como ha sintetizado.7 6 7 Rivera (1985) p. Rivera (1985) exploró el semanario en varios trabajos. pero que habían sido relegadas a un público acotado. Taub (2008) destacó el papel desempeñado por el semanario en la conformación de la otredad. infundiendo en los textos el espíritu de la moderna escritura periodística”. aunque con un papel predominante. En este sentido. ha destacado el contexto que hizo posible la aparición del semanario. los trabajos de Ruffinelli (1968). El autor destacó el “(…) envidiable y excepcional sentido de la oportunidad histórica (…)”6 que dio origen a la revista. aunque inspirados en los magazines europeos. Posteriormente. Ludmer (1999) vio a Caras y Caretas como un producto argentino inspirado en la cultura periodística norteamericana. tapas y caricaturas. la autora argumenta que la nota característica de Caras y Caretas fue su carácter pionero. Quien tal vez mejor ha sistematizado las características de los primeros años de la revista. 5 . Sus creadores. ha sido Rogers (2008). Como empresa moderna. Rogers (2008) p. La incorporación y reconocimiento de un nuevo tipo de lector produjo que el modelo tradicional de la cultura letrada. 363. Demandó de sus colaboradores materiales breves y novedosos. haciendo hincapié en la imagen de la mujer. Durante la década de 1980.

(Moraña. representó “(…) una suerte de enciclopedia barata. De esa forma. Una imagen vale más que mil palabras afirma un precepto que no puede validarse cuando analizamos caricaturas.20 durante varios años) la convirtió en una publicación semanal accesible no sólo para los miembros de la clase media sino también para sectores con ingresos menores que compartían las novedades de la revista en conventillos y vecindarios. véase Foucault (1997). 17. En este sentido. propiciando el ensanchamiento de la esfera pública e incorporando al lector como figura activa y demandante. Caricaturas: el complejo entramado simbólico en la construcción de imaginarios.8 Su bajo costo ($ 0. entretenida.La autora afirma que el semanario puso a disposición de los lectores textos e imágenes variadas para que pudieran apreciarse sin distinciones sociales. icónicos y lingüísticos. p. se configura en contextos de época y de fines coyunturales y descubre su polisemia por la forma de interrogarlo desde diferentes perspectivas. En este sentido. 2008). la palabra y la imagen. fácil de transportar y coleccionable para quienes no solían frecuentar librerías ni bibliotecas”. la obra de René Magritte La traición de las imágenes (1928) 9 instó en la idea de la imagen no como realidad representada sino como constructora de la misma. El dibujo de una pipa. entonces. que como se versaba no lo era. una relación simétrica entre texto y dibujo donde uno no puede desprenderse del otro ni comprenderse de forma autónoma. Partimos de considerar. como mensaje visual. 8 9 Ibid. 6 . Al pretender entender una caricatura. diferentes tipos de signos: plásticos.10 debemos atender al todo. Los dos elementos que componen este tipo de manifestación iconográfica y que se presentan divisibles sólo a fines analíticos. fue pionero en la prensa de bajo precio y amplia audiencia. 10 Según Rojas Mix (2006) la significación global de los mensajes visuales se construye por la interacción de diferentes artilugios (útiles visuales). están íntimamente relacionados y deben entenderse en su intertextualidad. Al respecto. supone un acercamiento a las cuestiones aquí analizadas.

sino de una determinada interpretación de la misma y de la forma en que fue construida. pueden establecerse estrechas relaciones con el poder. La imagen como constructora de la realidad y no como su reflejo”14. sino como una sofisticada forma de construcción de realidad. tomarle el pulso a las tensiones políticas. ejercitando lecturas atentas y. Según Gantús (2009) estas caricaturas “(…) permiten seguir el curso de los acontecimientos. se analizan caricaturas políticas de publicaciones periódicas. como en este caso además. El estudio de las caricaturas políticas posibilita descubrir los aspectos más relevantes que interesaban a un conjunto social específico y recuperar la historia desde una perspectiva alterna (…)”11 Las caricaturas. pueden considerarse “(…) una estrategia fundamental en la construcción de imaginarios colectivos”. 18. según Rogers: “La caricatura fue la forma más frecuente de manifestar preferencias. 13 Rojas Mix (2006) p. 13 Tal como afirma T. acreditar o censurar figuras y estilos. dentro de Caras y Caretas. La propuesta es que la imagen no informa. describir los asuntos que estaban en el lugar central y los personajes que ocupaban papeles estelares en un lugar y momento determinados. o informa de forma marginal. hasta cierto punto. una cultura y una inteligencia visual que se presentan como un conjunto de íconos físicos o virtuales.Si. 12 ya que a partir de su desarrollo se generan ciertas ideas y se difunden determinadas percepciones mediante las cuales se incidía sobre la opinión de los receptores. 14 Pérez Vejo.205. entendemos que el término imaginario hace referencia a “(…) un mundo. Gantús (2007) p. se difunden a través de una diversidad de medios e interactúan con las representaciones mentales”.49 7 . penetrar en las dinámicas de los equilibrios de poder. Pérez Vejo deberíamos 11 12 Gantús (2009). de la realidad. En particular. p. un poderoso instrumento de producción y control de imaginarios colectivos. p. en este sentido. En este trabajo y siguiendo esta línea de argumentación. interpretar a las imágenes: “no como reflejo de alguna realidad. 21. T (2005).

entre otras. sólo 80 en 19 años de publicación semanal. es necesario destacar que por ejemplar aparecían en promedio. encontramos alrededor de 80 caricaturas que hacen referencia a una multiplicidad de aspectos relacionados a los comicios y la cuestión electoral. muchas veces burdas y aparentemente triviales. se destacó el fraude. En 1909. el nº 501 de 1908. Este recorte supone 952 ejemplares. en el nº 644. donde apareció una nota sobre personajes presidenciables extranjeros y su representación caricaturesca. donde la irreverencia no siempre excluía la admiración. En esta indagación hemos explorado.cuestionadoras. en los números 555 y 569 se hizo hincapié en la importancia que la caricatura asumía en el arte y de qué forman se realizaban las mismas.comercial se daba a la tradición literaria. dos caricaturas y que al tratarse de un semanario evocado a una multiplicidad de aspectos sociales. 8 . en particular. Sus deformaciones. de los extranjeros a través de notas y reflexiones en torno a la temática. La cuestión cuantitativa permite un primer acercamiento a la impronta que estas manifestaciones iconográficas adquirían dentro de Caras y Caretas. (…) Pero la sátira inclemente a que eran sometidos los colaboradores espontáneos y la crítica a los modelos tardorrománticos y modernistas a los que muchos de ellos eran aficionados relativiza la imagen unilateral de una publicación que sólo se esforzaba por sintonizar con las fantasías del público”. el semanario entre octubre de 1898 y diciembre de 1916. 15 La caricatura en Caras y Caretas no era un rasgo más dentro de esta publicación miscelánea sino que tenía una preponderancia notoria. las caricaturas 15 Véase. se publicó una nota sobre como se caricaturizaban los descubrimientos. la manipulación electoral a través de muñidores/brokers y los cambios en la legislación que regulaba las elecciones. sobre todo. muestran el trato que en el circuito popular. Además. En el nº 606 (1911) se versó sobre caricaturistas franceses contemporáneos. Puedo creerse que se trata de un número escaso. En estos números. una precisión parece adecuada en este punto: desde la propia revista se hacía eco del peso de la caricaturas. de los personajes reales que se convertían en los modelos a ser caricaturizados y de la actitud de diversos caricaturistas. analizados y evocados eran verdaderamente variados. como adelantamos. los temas retratadas. Incluso. Sin embargo. en ese mismo año.

6 de marzo de 1909. durante todos estos años. Roca se encuentra controlando el funcionamiento de una máquina que generaba. Al votar.se volvió una constante dentro de las páginas de la revista. 16 17 Véase por ejemplo el nº 544. Si indagamos en particular sobre lo que sucedía con estos electores en el interior provincial. “Fabricación de votos” CyC. se fue delineando desde las caricaturas políticas. tal como se expresa: “que todo lo que en ella 18 se fabrica. una caricatura. ¿quiénes eran los electores. intentamos poner en perspectiva. 9 . participando de la farsa electoral. 18 de noviembre de 1899. prácticas y estrategias que guiaron la participación en las elecciones. Tal vez la más significativa de estas caricaturas sea Fabricación de votos Caricatura I Fabricación de votos 17 (Caricatura I) donde Julio A. permite preguntarnos acerca de las formas en que se desarrollaban los comicios. 18 Ibid. Pero. b) las actitudes de los sectores dirigentes respecto a lo electoral y c) las estrategias implementadas por los electores. no representados en la caricatura de la máquina electoral? Su ausencia nos interpela. vincular y repensar las relaciones entre los niveles nacional y provincial (interior bonaerense). los sufragantes sostenían una vida política venal.políticas fueron utilizadas conformando publicidades de la época. El asunto -así entendido. Mientras avanzamos en este análisis. Entonces. ¿qué potencialidad tienen como fuente las caricaturas de Caras y Caretas cuando emprendemos un análisis acerca del accionar de los electores entre finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX? ¿Sobre qué nos informan y cómo construyen una realidad? En este trabajo consideramos que existen tres grandes cuestiones que fueron examinadas desde la revista en torno a la temática aquí trabajada: a) las maquinarias electorales y el fraude que instrumentaba su funcionamiento. 16 Recordemos también que el primer contacto que el lector establecía con la revista era su portada. las motivaciones. a) Entre 1898 y 1899. la idea de una gran maquinaria electoral que utilizaba electores. viene a resultar siempre lo mismo”. nº 59.

cometiendo fraude. el hombre responde: “Si. se caricaturizó a Marcelino Ugarte y a su ministro Rivas con un grupo de manifestantes (personas y esqueletos) que apoyaban la candidatura del primero. 21 Ibid.20 (Caricatura III) Ugarte se jactaba de disponer electores de carne y hueso “(…) sobre todo. Aún con las distintas modificaciones al sistema electoral desarrolladas en la época. además de mostrarse el fraude (bajo la forma de voto múltiple) se versa. podía explicarse el funcionamiento de la maquinaria electoral. en parte. por medio del fraude. el panorama presentado por la revista.encontramos una imagen bastante difundida desde la publicación: se hace referencia a personas dóciles que participan de las elecciones. sobre el Caricatura II Las elecciones en la provincia entramado que permitía la constitución de estas prácticas fraudulentas al adentrarnos en las redes clientelares establecidas entre mediadores y electores. los de Caricatura III Elecciones de verdad huesos”. con una única edificación) mantiene un diálogo con el elector. señor. 25 de abril de 1903. En Elecciones de Verdad. En el contexto de la reforma electoral de 1902. 10 . no se transformaba. y dando cuenta de las elecciones provinciales. Caras y Caretas publicó una caricatura donde se reflexionaba acerca del Nuevo modo de 19 20 “Las elecciones en la Provincia” CyC. Ese mismo año.19 (Caricatura II) se describe una situación en la que un muñidor de la campaña o espacio suburbano (la escena representada parece mostrar un escenario rural.21 Las variadas formas que el fraude asumió delinearon un rasgo característico de la publicación. “Elecciones de verdad” CyC. 7 de noviembre de 1903. Caras y Caretas criticaba otra de las formas de fraude empleadas: el voto de los muertos. El muñidor pregunta al elector si votó por el candidato indicado. sin cuestionamientos ante esta situación. Aquí. En Las elecciones en la provincia. veintitrés veces”.

No todas las personas podían hacer cotizar de la misma forma su voto en el mercado electoral. encontramos que esta temática era una constante. además. En ella.elecciones según las circunscripciones 22 (Caricatura IV). En efecto. aunque las elecciones no se han efectuado todavía. Luego de la aplicación de la Ley Sáenz Peña. nº 706. n º 278. nº 706. en El voto del Presidente 23 (Caricatura V) dos electores se preguntan. Uno de ellos tiene la seguridad que saldrá electo diputado pues. “El voto del Presidente” CyC. cuando más cercana estaba la hora de cierre de los Caricatura V El voto del presidente comicios. 26 Al analizar las notas periodísticas y los relatos ficticios en estos años. 24 La caricatura hace referencia a las elecciones practicadas el domingo 7 de abril de 1912. 13 de abril de 1912. y las diferencias eran notorias. aunque si hubo un mayor acercamiento a través de notas y relatos ficticios. un rasgo de las redes clientelares en torno a la constitución del fraude que no fue explorado con mucha mayor profundidad por Caras y Caretas en las caricaturas. mientras Sáenz Peña se retira Caricatura IV Nuevo modo de elecciones según las circunscripciones del recinto electoral:24 “¿Cuánto le habrán pagado a ése por el voto?”25 La frase deja entrever. La venta de libretas/votos continuó siendo una constante. 13 de abril de 1912. todavía se manifestaba desde el semanario este tipo de prácticas. dentro de una caja fuerte. 25 “El voto del Presidente”. aparecen retratados dos políticos. como un preciado botín. ya ha recolectado las libretas necesarias que asegurarán votos a su favor y las guarda. 30 de enero de 1904. 26 22 23 “Nuevo modo de elecciones según las circunscripciones ” CyC. sobre todo. donde se eligieron diputados nacionales y electores de senador por la Capital (las primeras en las cuales se aplica la ley Sáenz Peña). 11 .

11 de marzo de 1916. Ugarte indicaba que él conocía de qué forma hacerla funcionar (se refería a estas modificaciones en la legislación bonaerense que permitían la concreción del fraude): mediante esa ley accedería a la gobernación provincial. Gómez no sabía cómo. 28 “Aparato inservible” CyC. nº 4. Hacia 1916 apareció La falta de carbón 29 (Caricatura VII). el fraude electoral empieza ordinariamente por la inscripción indebida y por la omisión maliciosa de nombres en el registro. Enrique Rivarola. como en el caso de la provincia de Buenos Aires. volviéndose más grande. ha desaparecido para dar lugar a un gigantesco dibujo de una máquina. las provincias demoraron en adaptar su propia legislación a los preceptos nacionales. El encabezado donde habitualmente se colocaba el nombre de la revista. Ugarte expresa su preocupación acerca del costo que traía aparejado la utilización del principal 27 El fraude comenzaba con el empadronamiento ya que “Como la ley deja á las comisiones empadronadoras la facultad de juzgar quienes reúnen ó no las condiciones requeridas para ser inscriptos. M. “Ley y práctica electorales en la provincia de Buenos Aires”. patentada por Sáenz Peña (la reforma electoral) no podía utilizarse. En la escena. el número. 6 de diciembre de 1913. Es que una vez dictada la ley 8. debido a que I.Estas continuidades en las prácticas. Revista Argentina de Ciencias Políticas. si la comparamos con la caricaturiza en 1899 Caricatura VII La falta de carbón (Caricatura I). como el punto de partida del fraude. fecha y año de la edición. 12 de enero de 1911. Caras y Caretas publicó la Caricatura VI Aparato inservible Aparato inservible28 (Caricatura VI) donde la máquina desinfectadora electoral. instancia considerada por un contemporáneo. n º 792. la estructura de la caricatura rompe el formato original de la portada de Caras y Caretas. aún mayor. incluso. aunque sostuvo el municipio empadronador. nº 910 12 .871. suponen que la maquinaria continuaba operando. Año XVIII.27 En 1913. Enrique. En Buenos Aires. 29 La falta de carbón.” Véase Rivarola. Revista Caras y Caretas. tras varios proyectos se promulgó en 1913 la Ley Electoral nº 3489 que implantó el voto secreto y obligatorio para los mayores de 21 años. año I. pese a los cambios introducidos en materia electoral.

30 31 “El campeón electoral” CyC.insumo que hace funcionar el mecanismo y que. Aunque con transformaciones. según Caras y Caretas. parece haber estado a cargo de caudillos.quien disparó a urnas y electores. no es dudosa:/ O se vota á los suyos. aparece colocado en la caricatura dentro de un cajón: las libretas. La estrofa que aparece junto a la imagen da Caricatura IX Caudillismo moderno cuenta de la transformación que atravesaban estos actores: “Completa transformación/ Poncho. Arrecifes y 9 de julio. varias urnas han volado por el aire. por otra parte. 32 “Caudillismo moderno”. 13 . estos caudillos seguían operando un destacado rol en la escena política. que durante el siglo XX se iban desprendiendo de los rasgos decimonónicos (la caricatura VIII refleja uno de estos típicos liderazgos del último tercio del siglo XIX). Véase CyC. se llamó la atención desde la publicación en que este tipo de actos eran más comunes en el interior del país. n º 310. nº 62.30 (Caricatura VIII) aparece un hombre –que podría ser cualquier caudillo electoral bonaerense. fue la utilización de violencia. 9 de diciembre de 1899. ó á la fosa”. botas y facón/ y chiripá ¡todo afuera!/ puesto que de esta manera/se le da gusto al patrón”. que alteraba los resultados electorales. Varias situaciones fueron retratadas. La estrofa versa: “La elección con este hombre. 10 de septiembre de 1904.31 El reclutamiento de los electores. En Caudillismo moderno32 (Caricatura IX) se caricaturizó a estos mediadores. Caricatura VIII El campeón electoral Alrededor del personaje. En El campeón electoral. tres lugares en los que la violencia desatada en las elecciones de 1889 habían llevado a la muerte a varios hombres. CyC. se decía: “Los hombres no se contentaban con votantes falsos y registros adulterados: necesitaban sangre para probar la firmeza de sus convicciones”. para la provincia de Buenos Aires. Llevan los nombres de San Isidro. en particular. En la nota titulada Elecciones sangrientas que salió en ese mismo número de la revista. Sobre todo. 9 de diciembre de 1899. El último recurso caricaturizado por la revista. n º 62.

El sufragio le pregunta si Caricatura X ¡Qué ambicioso” realmente se la concederá en el atrio y Roca afirma que “Eso ya es pedir gollerías”. En este sentido. El sufragio se antropomorfiza y aparece encerrado en una celda. rompiendo un puente que lo ha llevado a ocupar la presidencia (en un segundo plano podemos ver la referencia al sillón y bastón de mando). nos detenemos aquí en tres caricaturas que expusieron una determinada imagen acerca de las reformas emprendidas durante este período. ¡Qué ambicioso! 33 (Caricatura X) fue publicada el 17 de mayo de 1902 y debe ser entendida en el contexto de la ley electoral que estableció el voto uninominal por circunscripciones. la reforma electoral de 1912 fue objeto de cuestionamientos desde Caras y Caretas. nº 707.b) Durante el período abordado. nº 710. Sáenz Peña aparece con un pico que representa a la ley electoral. 11 de mayo de 1912. Roca lo observa por una pequeña ventana y le da la libertad en los mensajes. 36 “El puritano” en CyC. Alem era testigo de la resurrección del voto. Caricatura XI Resurrexit en El puritano36 (Caricatura XII) la mirada de la revista no era tan optimista. con el antiguo sistema (tal es la inscripción que aparece en el puente) sólo después de Caricatura XII ¡El puritano 33 34 “Qué ambicioso!” CyC. la revista también llamó la atención acerca de la actitud de la clase dirigente en torno a la cuestión electoral. Si bien en la caricatura Resurrexit 35 (Caricatura XI) el espíritu de Leandro N.34 Aunque Roca fue el personaje/tema favorito a la hora de emprender críticas y caricaturizar aspectos del sistema político durante este período. Caras y Caretas hacía una reflexión al respecto: rompía con un modo de hacer elecciones. encadenado de pies y manos. 20 de abril de 1912. Ibid. 14 . 17 de mayo de 1902. 35 “Resurrexit” en CyC. nº 189.

Te has perdido treinta pesos de puro sonso” Caricatura XIV Los profesionales del voto 37 38 “El voto consciente” CyC. Si las maquinarias electorales utilizaban elementos dóciles y las reformas electorales (la primera había sido fallida desde la óptica de la revista y la reforma Sáenz Peña permitía luego de su aplicación que la maquinaria en la provincia de Buenos Aires se volviera más importante). CyC. Los electores se mantenían una misma práctica: desplazaban por varios comités y aprovechaban el momento y los recursos puestos a disposición. 12 de marzo de 1904. En 1912. 39 “Los profesionales del voto” CyC. Ibid. 15 . n º 375. 38 Esta Caricatura XIII El voto consciente caricatura llama la atención acerca de un procedimiento habitual en los domingos de comicios. nº 284. Estas personas se jactan de estar trabajando “por la pureza del sufragio”. c) Finalmente. La costumbre se mantuvo. 9 de diciembre de 1905. Chafalonía 41 40 (Caricatura XV) muestra a dos personas que 42 mantienen un diálogo: “-¿Vos no has votado?/-No…/ Pues te pisaste. 40 Ibid. 42 Ibid. En los tres dibujos. son las personas que proveen esas bebidas. Debajo de cada dibujo aparece un mismo diálogo: .haber conseguido ocupar el ejecutivo nacional utilizando esos resortes. ¿podemos hablar de estrategias? El voto consciente 37 (Caricatura XIII) es una caricatura compuesta por tres imágenes. 2 de marzo de 1912. la caricatura de portada Los profesionales del voto39 (Caricatura XIV) da cuenta de una similar situación. Ha visto qué entusiasmo”… La elección es nuestra”. 41 “Chafalonía electoral”. se muestra a un mismo grupo de personas ingiriendo bebidas alcohólicas. Un oficial de policía llega a detener a un grupo de personas que se encuentran jugando naipes y bebiendo alcohol. nº 700. cabe preguntarse acerca de las estrategias de los electores.Estos son los leales. lo que cambia en cada cuadro.

Estas caricaturas permiten acercarse a algunas acciones de los electores. las preferencias de consumo de las personas. existió. las personas que concurrían a las urnas generaban ciertas estrategias en los intersticios de un sistema normativo que se encontraba en formación. Pero estas posibles aristas de investigación. una forma de entender la realidad.se nos presentan como manifestaciones iconográficas que nos permiten entrever parte del entramado y las motivaciones que guiaban a los electores. las preferencias artísticas y estéticas. Recorrer las páginas de Caras y Caretas permite adentrarse en el imaginario de la época. podía volverse una actividad que permitiera a ciertos sectores rédito por determinados accionares. La caricatura en que Ugarte expresa que la utilización de libretas tiene un costo (Caricatura VII). sus miedos. la criminalidad y los estereotipos conformados en torno a ella. La política. En un contexto de ampliación del juego político. conformaron un discurso particular. desde este lugar. sus preocupaciones. la del presidente. Su utilización como elementos electorales. El semanario permite inmiscuirse en el clima de época respecto a cuales eran los países civilizados y cuales los otros. 16 . la imagen de la mujer. una representación de la misma que no deberíamos interpretar como la realidad sino que tendríamos que analizar minuciosamente sus cometidos y finalidades en tanto los responsables de la revista como el público a la que iba dirigida. los intereses que despertaba la moda. donde dos personas se preguntan por el dinero que habrá recibido Sáenz Peña para ir a votar (Caricatura V). la que retrata a profesionales del voto (Caricatura XIV) lejos de ser los típicos profesionales (la clase dirigente). Pero en paralelo a ello se fueron desarrollando algunas maniobras por parte de estas personas que conocían el juego político y esperaban con ellos recibir algún beneficio. que ahora nombramos. según Caras y Caretas. los exóticos. Consideraciones finales. Conocían parte del juego político y sabían qué rol desempeñaban en la constitución de las maquinarias.

también podemos hacer algunas menciones a la utilización de estas manifestaciones iconográficas como fuentes. Es necesario. en tanto. los cambios y continuidades en las formas de hacer la política.fueron actores cargados de subjetividades. en lo referido a elecciones. no necesariamente compartirían una misma visión de las cuestiones políticas. Tal vez esta sea la contribución más importante que realizó la publicación al imaginario social en torno a la política y por ello. concibieron y practicaron la política. además. El imaginario. Las caricaturas muestran una presencia significativa de estrategias donde. podían obtener ciertos beneficios. el fraude y las maquinarias –en particular para el caso de la provincia de Buenos Aires. Resta aún repensar y reflexionar en torno a los diversos caricaturistas que dejaron su impronta en la iconografía. Distinguir. La línea editorial se mostró crítica ante la forma de practicar los comicios: más allá de las diversas modificaciones normativas. en un contexto de ampliación del juego político. Desde esta perspectiva. entendido como proceso dinámico. en cierto sentido. opiniones. queremos destacar lo que entendemos como la gran potencialidad de este tipo de fuentes: acercarnos a los actores. representa una puerta de entrada a estas cuestiones. Ellas representan una posible manera de acercarse a los modos en que los electores entendieron. a sus subjetividades y sus formas de entender el mundo. los trazos de Mayol y Cao. aunque la línea editorial de la revista se mantuviera crítica del sistema político. Sin embargo. del cual. en continua construcción y reelaboración. a lo largo de este trabajo supusimos que la caricatura de Caras y Caretas era la síntesis gráfica del “humor social” de los contemporáneos. emprender una indagación del período abierto en 1916 para analizar. Finalmente. en especial. formas de entender el mundo y resignificarlo. en ese recorte temporal. hemos intentando analizar la imagen que Caras y Caretas proyectó de los electores y sus posibles estrategias. y el análisis de 17 .se mantenían como premisas fundamentales en el savoir faire de la época. por ejemplo. distintas personas aprehendían algunas características constitutivas del sistema.

Paula: “¿Ese adalid soy yo? Comentario al balance de la historiografía reciente de Eduardo Miguez” en Revista Polhis. La política argentina entre 1880 y 1916. Michel: Esto no es una pipa. mayo-agosto de 2007. 18 . año 5. Prácticas políticas y construcción de poder (1916-1930). 2009. 2008.  Botana. México D.una publicación miscelánea como Caras y Caretas puede favorecer la reflexión y el replanteamiento de varios aspectos un tanto olvidados por la historiografía. censura y represión en la ciudad de México. José María Luis Mora.  Fraixanet.  Gantús. Buenos Aires.  Foucault. Buenos Aires. 1987. Marcela: La construcción de las democracias rioplatenses: proyectos institucionales y prácticas políticas. These de Doctorat.  Gantús. Howard: Magazines & Masks: Caras y Caretas as a reflection of Buenos Aires (1899-1908). segundo semestre de 2012. Fausta: “Porfirio Díaz y los símbolos de poder.14.  Fraser. número 10. 1900-1930. Sudamericana. 1997.  Ferrari. Centro de Estudios Históricos: Instituto de Investigaciones Dr.  Devoto.  Alonso. El ocaso de la República Conservadora. Institut Pluridisciplinaire pour les études sur l’Amerique Latine à Toulouse. Fausta: Caricatura y poder político. (1977). La caricatura política en la construcción de imaginarios” en Cuicuilco. Buenos Aires. 2012. Les caricatures de «Caras y Caretas» (Vie politique et sociale 1898-1900). El Colegio de México.  Castro. 1994. Martín. Pierre: Buenos Aires 1900. Siglo XXI. 1990. Arizona State University. Université de Toulouse-Le-Mirail. Biblos. Center of Latin American Studies. Crítica. Revista de la ENAH.F. Bibliografía. Marcela: Los políticos en la república radical. V. Edhasa. N° 40. política y reforma electoral 1989-1812. Fernando y Ferrari. Toulouse. Buenos Aires. Ensayo sobre Magritte. Poder. Temple. Natalio: El orden conservador. 1876-1888. Anagrama.

nº 168.42. 249. Alternativa y prácticas políticas. 19 . F.  Miguez. Instituto de Investigaciones Dr. nº 9. Buenos Aires. La Plata. 2006. Ana: “La propaganda. 1912-3” en Journal of Latin American Studies. Imágenes e Investigación Social. Josefina: El cuerpo del delito.  Rojas.  Oslak. Julio y Pastoriza. vol. Oscar: La formación del Estado Argentino. Geraldine: Caras y Caretas: cultura. de Belgrano. Eduardo: “Gestación. Adolfo: El discurso criollista en la formación de la Argentina moderna. Elisa: Los caminos de la democracia. Prometeo Libros. Losada. Karush. Biblos. Citizens and the Argentine Nation: Party politics and the working class in Rosario. L. vol.  Miguez. 2012. T: “Nacionalismo e imperialismo en el siglo XIX: dos ejemplos de uso de las imágenes como herramienta de análisis histórico” en Aguayo. Matthew: “Workers. F y Roca. p.  Rogers. D. Historia social y cultural. la moda y el consumo en la revista Caras y Caretas (Argentina. Buenos Aires. Los modernos. 1999.  Melón. México. 29. Editorial de la Universidad Nacional de La Plata.  Pérez Vejo. 1898-1910)” en Estudios 16:32 (julio-diciembre 2008). Buenos Aires. Jorge: “La forja del escritor profesional (1900-1930)” en El escritor y la industria cultural. Balance de la historiografía reciente” en Revista Polhis. Ricardo: Historia de la Literatura Argentina. 1988.  Ludmer. 2003. Civilización y cultura del siglo XXI. 1996. 1982. p. 363. Buenos Aires. Ed. 1985. 2005. 2008. Sudamericana. Eduardo: “El sistema político argentino en la década de 1890” en Desarrollo Económico. Miguel. p. Buenos Aires. Atuel.  Moraña. 1900-1943 Buenos Aires. 1948. política y espectáculo en los inicios del siglo XX argentino. Perfil. El Imaginario. José María Luis Mora. auge y crisis del orden político oligárquico en Argentina. 31. 1999. año 5.  Prieto.  Rojas Mix.  Rivera. Buenos Aires. Buenos Aires.

Nociones sobre la construcción de un otro oriental en la revista Caras y Caretas 18981918. Orientalismo e identidad.  Taub. 1985. Hilda: La política en las calles. Buenos Aires. Entre el voto y la movilización. 20 . Buenos Aires.  Sarlo. 1998. 1968. Buenos Aires. Buenos Aires: Editorial Teseo. 2008. Catálogos Editora. Jorge: La revista Caras y Caretas. 1862-1880. Sudamericana.  Sábato. Ruffinelli. Editorial Galerna. Beatriz: El imperio de los sentimientos. Emmanuel: Otredad. Narraciones de circulación periódica en la Argentina (1917-1927). Buenos Aires.