Está en la página 1de 5

Migración boliviana y retorno como política de Estado: consideraciones y precauciones ante un “proceso de cambio”.

Por Sergio Prieto Díaz Espacio de Estudios Migratorios-EEM El espacio andino fue históricamente (y sigue siendo) una región integrada a través de los continuos desplazamientos de sus pobladores: ya fuera como dinámica propia (John Murra mostró en los años 70 al mundo occidental la complementariedad de los espacios y los grupos comunitarios que vivían en ellos en tiempos precolombinos, con el concepto de “control vertical de pisos ecológicos”), o impuesta (inicialmente los mitmakuna incaicos, luego la indigna mita colonial, y desde entonces), los pueblos andinos han “interiorizado” una identidad en y de movimiento continuo. Hoy día, la población en los Andes sigue desplazándose continuamente (casi siempre las mujeres, solas o con alguna de sus wawas) y ocupa temporalmente diversos lugares en función de las necesidades y oportunidades de comercio y sustento. La migración internacional sólo apareció cuando lo hicieron los distintos Estados-Nación. Dos grandes momentos de la historia contemporánea de Bolivia provocaron que estas trayectorias de movilidad (las migraciones) se incrementaran, complejizaran, y acabaran traspasando atropelladamente “nuevas” fronteras: la (muy discutible) “Revolución” Agraria de 1952, y el decreto neoliberal 21.060 de 2005. Dos procesos que, si bien particulares, apuntaron a una misma dirección: capitalizar las tierras comunitarias, seguir transformando al originario en indio mitayo, minero, campesino, individuo capitalista… desestructurando todas las dinámicas tradicionales y comunitarias para integrarlo en la modernidad convertido en un desposeído sin identidad y sin tierra, sin voz ni voto. La mezcla de condiciones objetivas de pobreza (como resultado postcolonial) y “tradición” de movilidad son las que han llevado al investigador boliviano Leonardo de la Torre a definir a lxs bolivianxs como “nacidos para migrar”. El marco de la Nueva Constitución Política del Estado y la profundización del proceso de cambio. Indudablemente muchas cosas han cambiado, para mejor, desde la aparición de Evo Morales en la escena política de Bolivia. Su ascenso hasta la presidencia es la expresión viva de la lucha continua que los pueblos originarios-indígenas-campesinos ya dejaron prendida desde el s. XVII frente a la colonia. Una lucha invisibilizada, “utilizada” por distintos gobiernos en la era republicana, y que bajo distintas orientaciones “transformaron” (o trataron de hacerlo) al originario habitante del altiplano boliviano, pero que no alteraron las estructuras de opresión y sometimiento enraizadas en la nación. Las migraciones, por aquel entonces, fueron una solución para sacarse de en medio a miles de expulsados por el libre mercado y la rifa de los recursos del Estado dentro de la bacanal neoliberal. Después se vendió la panacea de las remesas, los esforzados envíos de dinero a la familia, que por sí solas “ayudarían” a remediar los males que la perversidad sistémica provocaba, y con cuyo negociado los gobiernos de turno obtuvieron carta blanca para hundir a sus países en la indigna y criminal deuda e(x)terna. Hoy, la Nueva Constitución de Bolivia cambia radicalmente los términos en debate y recupera la idea de “deuda histórica” de los gobiernos del continente con respecto a sus ciudadanos en el exterior. El plan de gobierno 2010-2015 que llevó a Evo a la reciente reelección, contempla la articulación del Plan Compatriota, fundamentado en que “nuestros

otros países discuten actualmente la posibilidad de.000 fueron registrados en Argentina (más del 50% del total de votantes en el exterior): el 94% de quienes votaron. más aún en este momento. Pero más allá de las nobles y necesarias intenciones del Plan. -Voto en el exterior Plan Compatriota. lo hicieron por Evo Morales. al menos “útil” (como mantener el castellano como lengua oficial por su carácter integrador para las 36 naciones originarias.096 bolivianos fueron habilitados para votar desde EEUU. desde los años 80 los brasileños en Portugal iniciaron este reclamo. a los derechos humanos y a la equidad social” . La “Circunscripción XIV” de los Chilenos en el exterior plantea aún más (pero sin mayor efectividad): que los migrantes elijan además a representantes específicos. y construir un Estado incluyente. y peligros ocultos: el voto desde el exterior. Paraguay introdujo una reforma en la Constitución en 1992 que desde entonces no ha logrado efectiva aplicación. participativo. el reciente plebiscito sobre el voto de los emigrados (solapado y oscurecido por una elección presidencial . donde las instituciones del Estado de Bolivia presentaron su compromiso a trabajar coordinadamente por los intereses de los ciudadanos bolivianos en el exterior. al menos. en poco más de tres meses se posibilitó esta histórica primera participación electoral (limitada en esta primera experiencia a un 6% de los mismos. donde hasta ahora las experiencias en cuanto al voto de los emigrados han fracasado por el poco seguimiento y participación de estos últimos. conviene detenerse a pensar. Una respuesta masiva que no tiene precedentes. que requirió y obtuvo una abrumadora participación de individuos y colectivos. Casi 90. y dado que las migraciones tienen implicaciones muy profundas en las vidas y dinámicas de quienes las viven. Es de destacar que en la región. sustentándose en los principios de solidaridad. y las políticas de retorno voluntario. Punto f: “Promover. y es pensado como “el instrumento que nos permitirá proteger a los bolivianos que se encuentran en el exterior. estimados en más de dos millones). los compatriotas migrantes. discutiblemente. Básicamente. no hacer del migrante un instrumento del Estado (sea cuales sean sus “ideas” subyacentes). deben poder ejercer todos los derechos y obligaciones establecidas en el marco de la Constitución Política del Estado” . firmado en La Paz en diciembre de 2008. dado el hecho que en la actualidad ya se han puesto en marcha de manera explorativa. En Brasil. alcances posibles. y nutrido con el alimento de su propia tradición e historia particular. dar a sus ciudadanos en el exterior la oportunidad de ejercer este derecho. para. Bolivia. Argentina. Una mayor profundización de esta idea también está contenida en el proyecto “Provincia 25” de Argentina. fortalecer y ampliar la partición democrática de los bolivianos en el exterior a través del ejercicio del voto y de otros temas de interés nacional a ser establecidos”. En Uruguay. vehículo de la colonialidad del poder) Dos de las políticas propuestas en el Plan Compatriota serán las elegidas para analizar en el siguiente artículo. o el aún fuerte incentivo y orientación al estudio de la lengua inglesa. Dicho Plan tiene su antecedente en el Acuerdo Nacional por el Boliviano en el Exterior. Toda una deconstrucción en la que la misma idea de la “descolonización” tiene que convivir necesariamente (así se podría desprender de un análisis frío y neutro) con ámbitos en la que esta resulta. 169. Sorteando toda clase de dificultades y evidenciando una sólida identificación y sentido participativo.compatriotas residentes en el extranjero. respeto a la dignidad humana. con cuidado. Brasil y España en las pasadas elecciones presidenciales de diciembre de 2009. tratar de no repetir errores que la historia nos recuerde. y que existen evidencias previas que permiten la argumentación sobre sus objetivos explícitos. Sin duda un proceso tan complejo como la diversidad que aún atesora el continente y por supuesto. El Plan Compatriota se entiende “como parte de la implementación de la política de atención del Estado a Bolivianos en el Exterior”.

Esta elección en la distancia mantiene ciertos criterios que eran indiscutibles allá. las autoridades originarias de comunidades en Bolivia (cuya elección tradicional mantenía sólidos criterios de reciprocidad. Cabe por tanto plantearse esta cuestión como anticipación de las derivaciones de este proceso: fuera de discusión el derecho universal al voto y su ejercicio. Ante todo esto. Para estas personas. pondremos otro ejemplo: en algunos casos paradigmáticos. al sentirse identificado con el cambio que se está haciendo poco a poco visible. Plan Compatriota. si no es abordado de manera integral y cautelosa. Esto provoca sin duda la creación potencial de un nuevo criterio de diferenciación al interior de la comunidad: recuperar y resarcir el derecho del voto de los emigrantes puede acabar perjudicando comparativamente a quienes no se fueron. alternancia.y otro plebiscito sobre el juicio a los crímenes de la dictadura) fue un completo desastre. Para que las intenciones sean finalmente los resultados logrados. o adoptar determinadas formas administrativas como cooperativas. y como esta se ha visto progresiva y en distintos sentidos. excluidos como se fueron viendo de elegir (y ser elegidos) para las tradicionales-originarias. hasta ahora. a los que luego se explotará bajo los criterios mercantiles y competitivos en los que se insertan. con tanta intensidad… hoy el migrante siente una especie de renovado “orgullo boliviano” (sin duda por sentirse parte de un proyecto que resuena en todo el mundo). Normalmente. y resurge la esperanza al saberse tenido en cuenta. Esta “creolización perversa” está presente en la utilización de los lazos de parentesco y cosanguineidad para atraer a nuevos migrantes. pasanakus y otros usos y costumbres identitarias y culturales tradicionales). y la utilización de los ajenos en la relación de la comunidad con su entorno (donde esta podría acceder a créditos. dado que gran cantidad de sus originarios se encuentra residiendo fuera de ellas. La lógica que parece seguirse es mantener los criterios de ordenamiento e interacción social propios al interior del grupo comunitario (donde encontraríamos que se mantienen los anticréticos. es la muestra de hasta donde llegan los conflictos cuando se conviven y se contraponen formas de pensamiento tan disímiles. y en la poca importancia que se le dio a nivel discursivo entre los partidos y la ciudadanía. debemos reflexionar hasta los aspectos concretos en que podría derivar en nuevos conflictos. Pero una de las cosas que este modesto investigador ha podido experimentar a lo largo de estos años en la región. Consideraciones identitarias. fuera de la elección de las mismas. pero la separación habilita también la flexibilidad de los mismos: es habitual que sea entre los migrantes mejor posicionados de la comunidad donde recaiga la representación originaria. y al sentirse motivado para participar del mismo. es cómo la migración provoca también serias alteraciones en aquella identidad. “invadida” por las prácticas y pensamientos que se encontró en este particular destino. para la repatriación de los compatriotas que deseen volver al país. y por tanto el lugar se convierte en codiciado para dicha función. Cada una de pequeños avances es un gran triunfo. la única alternativa de verse representados en las estructuras de autoridad y decisión comunitaria era mediante la elección de los alcaldes y representantes “legales” (las elecciones municipales-locales). circulación. con acceso a créditos y planes de reagrupación familiar”. entendiéndose esta como el reconocimiento comunitario al éxito de la migración: ocupar el cargo va a ser la única forma de mostrar (y repartir) el éxito obtenido como migrante. el ejemplo es el pueblo de Bolivia: pocas colectividades migrantes siguen manteniendo su identidad y su identificación con el lugar del que se vieron obligados a irse. Aunque en ningún sentido es una generalización. en su concepción. y así su proyecto “Departamento 20” se encuentra ahora mismo herido de muerte. -El retorno como deuda histórica y herramienta político-estratégica. a quienes se quedaron en la comunidad y no marcharon. asociaciones culturales…). Punto i: “Plan “Volver a casa”. el cargo obliga a quien lo posee a regresar a la comunidad para ejercerlo allá… pero esto está dejando. una vez más. . Para el caso particular planteado aquí. equilibrio…) hoy son elegidas en el exterior.

o la organización y convivencia al interior de estas nuevas comunidades. esperando que por sí mismas las ideas vayan a concretarse. El migrante viene a ser el instrumento a través del cual lograr mayor estabilidad política en las regiones donde se asienten. 50 familias serían las primeras beneficiadas de este programa. Y que se reflejaría en el beneficio hacia los migrantes. ante la detención de compatriotas en sus puertas. precisamente. recuperar la voz y el destino propios. estas tienden progresivamente a articularse bajo nuevas o reconfiguradas identidades. no hay que tener ninguna propiedad ni en el país de residencia ni en Bolivia). Pero estos Consulados también son resabios del viejo sistema. Como algunos de los posibles beneficiarios comentan. como integrantes del Plan de Retorno Voluntario. el sentido originario de pertenencia y reconocimiento… No contemplar estas particularidades que muestra la colectividad migrante podría ocasionar resultados inesperados. Hoy más que nunca es . Pero no debemos dejarnos a la inercia de los mismos. y en la intención de asegurar la soberanía alimentaria en Bolivia. propiciarles el lugar de participación específico que sin duda reclaman. y de ahí hemos visto que las distancias a todo lo que conocemos pueden no ser muy largas. se corre el peligro de. Si no. En línea con la mejor tradición de los mitimaes. ya hemos visto muchas veces lo que suponen los medios caminos. y de ahí surgen muy diversos conflictos que han enfrentado a las colectividades migrantes con dicha representación (en España.Se dio a conocer muy recientemente que este compromiso electoral ya estaba siendo llevado adelante. Si no es así. La justificación al programa se basa en que gran parte de los migrantes bolivianos se desempeñan en actividades agrícolas. Nos encontramos por tanto con la misma disyuntiva que enfrenta Bolivia como un todo: derrotar viejas estructuras y prácticas postcoloniales. el objeto del que deshacerse). consultar a los migrantes. y en el control de las regiones del país donde se concentra la oposición (económica y política). desclasarlo y reclasificarlo. llegando a las zonas donde el estado aún no pudo llegar (o en defecto de esta mirada. aún con términos diametralmente distintos. en las que tiene importancia el origen étnico compartido. gobernar y gobernarse. Por tanto cabe plantear que la primera acción debería ser. se está llevando a cabo un primer censo de migrantes que estarían dispuestos a volver a Bolivia. a los que se aportará tierras y los materiales y herramientas necesarias para establecer nuevas “comunidades productivas agrícolas” en el oriente boliviano (Beni y Pando). y recibirían 1500 hectáreas en el Beni para la explotación de este primer asentamiento de retorno. Resulta indiscutible el nivel. en la existencia de enormes extensiones de tierra sin explotar o en manos de terratenientes. Tanto en Arica (Chile) como en la provincia argentina de Buenos Aires (Escobar). profundidad. Como también muestran algunos casos de organizaciones que se fueron desarrollando en Argentina. y necesidad histórica de los cambios que hoy se muestran de Bolivia para el mundo. El mismo estipula que se favorecerá el retorno de aquellos migrantes que lo deseen y estén en situación de necesidad en el exterior (entre los requisitos para acceder al programa. Los consulados en el exterior serían los encargados de ejecutar la política migratoria. cual sería su vía de comercialización o la de sostenimiento para las nuevas comunidades. a la vez que dejaría en descubierto que las formas cambian pero sólo eso. en los que la participación ciudadana no está contemplada. y que servía tanto para favorecer a las poblaciones afines como para controlar a las conflictivas. Según los avances recibidos acerca de dicho plan. o cuestiones aún más complejas y subjetivas como la aclimatación de poblaciones mayoritariamente altiplánicas al nuevo clima y entorno. aún no hay datos sobre cuales serían los productos a cultivarse. conseguir los mismos resultados que venían ocurriendo. y utilizarlo para los fines que convenientemente a cada momento convengan. Retornar a quien no logró el éxito que buscaba. Sin duda vuelve de la memoria histórica el ejercicio de políticas de redistribución poblacional que ya había sido utilizado ampliamente en el incario. en Argentina también se han dado distintos casos). poblando los bordes.

. en el exterior. participar.imprescindible la intervención activa de la ciudadanía. interesándose. y desde ahí debe hacerse presente. y ser tenida en cuenta: “kunanma mayk’ajqa” (ahora es cuando). proponiendo… la bolivianidad hoy día se encuentra. debatiendo. en un 20% al menos. conociendo.