Está en la página 1de 15

Entre el Medioevo y la Modernidad: Pico y la tesis de la indeterminación ontológica del ser humano

Moisés Castillo Jiménez

UNAM, Facultad de Filosofía y Letras Ciudad Universitaria, D.F. 2009

.Índice     Introducción……………………………………………………………………………..9 Pico y la tesis sobre la indeterminación ontológica del ser humano: un referente de la Modernidad…………………………………………………………..11  Conclusiones………………………………………………………………………….14 2 .4 Sobre el pensamiento Renacentista como tensión ideológica……………….3 Sobre el Renacimiento como Categoría historiográfica……………………….

porque se considera al hombre como el único animal que piensa. que refleja las contradicciones y controversias que dan origen a la reflexión misma. o [más bien] que piensa lo suficiente o con la suficiente claridad para hacer de sus 1 actos la expresión de sus pensamientos” . La historia del pensamiento está llena de contrastes que ponen de relieve la complejidad de los problemas a los que pretenden dar solución las reflexiones de un tiempo. Sin embargo. central para entender el proceso histórico de los últimos siglos en Occidente. como ligado a toda una tradición. El motivo de éste trabajo es mostrar una de estas manifestaciones: la nueva concepción del ser humano.G. un proceso histórico es un proceso de pensamientos. no es posible entenderlos cabalmente sino en su historicidad. 296 3 . es el Renacimiento. Aunque parezca lo contrario. como ente activo y transformador.Introducción “Un proceso natural es un proceso de acontecimientos. para ello me referiré al pensamiento de una de las figuras centrales del Renacimiento: Pico Della Mirándola y su tesis sobre la indeterminación ontológica del ser humano. Collingwood. como proceso concreto. Al hombre se le considera como el único ser sujeto a procesos históricos. pero es posible decir que éste demuestra una particular tensión entre la Edad Media y la Modernidad. Una de éstas manifestaciones. Idea de la historia. es posible encontrar señales muy claras de la inminente consolidación de la Modernidad. p. el tratamiento de éste periodo implica problemáticas muy profundas. Si bien es posible mencionar alguna de éstas formas y manifestaciones en su particularidad. 1 R.

es imposible hacerlo aislándolos. se enfrenta a críticas que aseguran que es una reducción arbitraria la de considerar la escritura como la única evidencia histórica. que son cada vez más frecuentes las discusiones en torno a una edad posmoderna. caracterizando delimitaciones teóricas y contextuales para diferenciarles. en lo concerniente a la edad posmoderna. hago esta anotación simplemente porque en el presente trabajo haré del pensamiento filosófico como una de sus manifestaciones. Es por ello que “el todo tiene relación con el todo”. Dado lo anterior. en el sentido de que hay evidencias vestigiales que se consideran propiamente como históricas y relevantes para el estudio de ésta disciplina. Ambas nociones se encuentran con problemas profundos. como procesos unívocos. ya que. la evidencia que apoye la tesis del presente ensayo. ya para buscar sus orígenes o incluso para entender cómo es que éstos se presentan en un contexto específico. Cada momento histórico tiene sus intereses y sus problemas específicos. Aun cuando podamos diferenciar entre las particularidades de uno y otro. la edad “protohistórica”. Me suscribo más a esta idea. Edad Media y Modernidad2. políticas y culturales particulares. y que pugna por estar considerada en dicha historiografía. y en la diversidad encontrar la particularidad. por su parte. las discusiones aún continúan sin encontrar acuerdo en si debe hacerse de este proceso algo nuevo y distinto de la modernidad. que se extiende desde los primeros vestigios de actividad humana hasta la aparición de la escritura (lo cual se considera el punto de partida de la historia propiamente dicha). se divide en al menos tres grandes periodos: Antigüedad. 4 . y aunque está fuera de los límites de éste trabajo discutir estas cuestiones.1) Sobre el Renacimiento como categoría historiográfica La historia de occidente. ya que reflejan pensamiento en niveles diversos. porque pese a que la historiografía clásica considera una edad prehistórica. o hacer de él más bien un apéndice de aquella. como proceso global. las discusiones del pasado persisten en el presente y las transformaciones constituyen complejos procesos graduales. es posible darse cuenta que estas categorías generales se obtienen buscando la similitud entre las manifestaciones propias de un tiempo y de 2 Digo al menos tres. así como sus dinámicas sociales. que se ubica alrededor de la segunda mitad del siglo XIX al presente. y por otro lado. por lo que hablar de una prehistoria es un sinsentido. ya que es imposible entender los problemas de una época sin rastrear los referentes a través del devenir. los problemas de una época pueden heredarse a otra. y por ello es que si se busca explicar un periodo recurrimos al antes y al después para contrastar las señales que cada uno ofrece. económicas.

que tenía como consecuencia que el individuo sólo pudiera ser visto como subsumido en un todo social (la polis. la cultura y los ideales de los contextos en estudio. la cual era guiada por los valores propios de la excelencia. forman una cierta unidad: por ejemplo. no excluyen ni pretenden reducir la complejidad de un tiempo que si bien puede entenderse como unidad. que representan parte aguas entre una época y otra y cuyo referente histórico es crucial para la interpretación del pensamiento.. en el sentido de que los rasgos propios de la época se notan mucho más estables (por ejemplo. es sin embargo. como la valentía. la prudencia. en lo cosmológico domina la idea de un Universo cerrado. aún cuando estas categorías historiográficas generales sirven como pauta que permite entender grandes lapsos de tiempo y numerosos procesos y acontecimientos. muy cercano a ello. lo que se conoce como “Alta Edad Media”). no deja de lado la diversidad de ésta dinámica red de relaciones sociales. en la Antigüedad. persistía una poderosa intuición que hacía de la excelencia moral sinónimo de virtud política. que si bien no son monolíticas. ya que fluctúa entre ambas épocas: las manifestaciones. existía una especie de identificación entre la vida pública y el ámbito privado. y las ideas se 5 . en lo político y en lo social. Sin embargo. la frugalidad etc. exalta la favorecida capacidad del ser humano para hacerse de la esencia de las cosas. que entre otras cosas. podemos además identificar momentos de transición y consolidación. un fenómeno de una complejidad peculiar. Ubicado entre la Edad Media y la Modernidad. Es posible darse cuenta que si bien podríamos calificar a algunos lapsos de “plenitud” en dichos periodos. en lo moral. el imperio…).un lugar. Uno de estos momentos es el Renacimiento. y de acercarse a la divinidad. que pone a la Tierra y al hombre en un lugar privilegiado dentro de la creación.

16. Es necesario sobretodo. El concepto de la Historia. estar en condiciones de comprenderla en su complejidad.C. como se verá más adelante. para los historiadores es una difícil tarea determinar con claridad y sin discrepancias que se define con dicho término: “Es necesario prescindir. la importancia para ambas épocas y su relación con la consolidación de la Modernidad sobre la Edad Media. Granada. en El Umbral de la Modernidad: estudios sobre filosofía. Sin embargo. y saber enfocar de un modo plural los problemas que plantea. examinadas una por una . aunque se usa con frecuencia el término “Renacimiento” para referir al periodo que se identifica con la plenitud de las ciudades italianas entre los siglos XV y XVI d. en sus contradicciones. en Huizinga. p. 1946.” 3 3 J. es posible ver en el Renacimiento el terreno fértil de muchos supuestos centrales para la Modernidad. 147 y 154. 6 . pp. Huzinga. corremos el peligro de quedar envueltos nosotros mismos en sus mallas […] No. Comenzaré caracterizando a grandes rasgos lo que se conoce como Renacimiento. la investigación debe proyectarse más bien sobre las cualidades específicas de la sociedad del Renacimiento. de una f órmula simple capaz de explicarlo todo. “El problema del Renacimiento”. “¿Qué es el Renacimiento? Algunas consideraciones sobre el concepto y el periodo. jamás podrá llegar a comprender esta época en todas sus manifestaciones. heterogeneidad. por un lado el Medioevo se resiste a ser dejado atrás. Curiosamente. y que por ello superan al Medioevo. Miguel A. religión y ciencia entre Petrarca y Descartes.. apaud. Si esbozamos un esquema unitario a modo de red para aprisionar en ella a éste Proteo. y por el otro la Modernidad pugna por sobreponerse. en lo que al Renacimiento se refiere.resisten a ser categorizadas. Debemos abrir los ojos para aprisionar […] la abigarrada multiplicidad y las contradicciones de las formas en que se manifiesta […] quien se empeñe en encontrar en él [el Renacimiento] una unidad absoluta del espíritu susceptible de plasmarse en una forma única. México.

Por lo que. se acople a la diversidad de manifestaciones presentes en el fenómeno. en estas sociedades floreció el espíritu combativo de una de las formas del pensamiento más fecundas de toda la historia de Occidente: el Humanismo. 20 7 . aunque el objeto que busca atrapar el concepto no pueda ser sometido a rigidez. el meollo no es la unilateralidad. que en mayor o menor medida.Sin embargo. es necesario definir al menos una pauta que permita esclarecer la naturaleza de este fenómeno. aunque sea difícil referirse al periodo. se use con vaguedad: sólo un estudio estéril podría surgir de semejante pretensión. que como apunta Huzinga. la restauración de los valores de 4 Ibidem. proviene de la estrecha relación que guarda éste periodo con la búsqueda de la restauración de la Antigüedad grecolatina4. el artista o el escritor. sino la búsqueda de algún principio compartido. En este sentido hay al menos una constante presente en todo el periodo (que entre otras cosas podría traer como consecuencia el que además de que refiera a un periodo. no sólo se manifestaba en sus primeras formas el inevitable nuevo orden con que el mundo moderno se desarrollará. que representa un concepto significativo no sólo para el historiador. lleva a reducciones arbitrarias. el término “Renacimiento”. p. este término denote a su vez a una corriente de pensamiento reformadora): entre la excentricidad y petulancia de la emergente clase burguesa italiana. Entre otras cosas. sino para el filósofo. en medio de su pretensión de transformarlo todo a partir de valores mundanos (como los valores de la vida política). fundamentada en el estudio de las letras. sería un sinsentido que el término.

la formación de la Nueva Academia. el retorno de la filosofía antigua. necesaria para el progreso y la plenitud. ya que “las grandes categorías historiográficas tienen un origen histórico y expresan polémicamente la conciencia o representación del pasado y el presente de una de las partes en conflicto cultural e ideológico —aquella que triunfa e impone sus criterios y representaciones—que cuaja en una imagen afortunada […] que es la bandera ideológica de una de las partes —tras el triunfo cultural de esa parte—en una categoría historiográfica permanente […] de la cual parece imposible prescindir porque su ausencia privaría totalmente de transparencia al 8 . ya que en cierta medida. la prominencia de autores con una nueva poética como Petrarca. En la médula de todas éstas manifestaciones se pone de relieve la imperante necesidad de dejar atrás todo aquello representaba la sombra de una edad oscura. el Renacimiento mantiene vivos. pero a su manera. y traer de vuelta la herencia de una época mejor. la definición del Renacimiento tiene como supuesto la caracterización de aquello a lo que niega (como mencionaré más adelante. principalmente el platonismo. No sólo permeando al pensamiento filosófico se erigió la nueva corriente. algunos de los valores centrales de la Edad Media). las letras y las demás artes se nutrieron de la riqueza de esta nuevo ideal: recuérdese. la imperante práctica mesiánica que vio florecer talentos de la talla de Miguel Ángel.virtud. esta negación no es categórica. Como puede notarse. por ejemplo. de donde se obtienen los referentes necesarios para explicar la naturaleza de los problemas que aquel busca tratar. y la búsqueda por dejar atrás lo que la escolástica había preservado durante siglos.

aunque en el fondo.pasado histórico e incluso comportaría la mutilación de nuestra propia autoconciencia.C. el mundo estaba basado en la concepción Ptolemaico-aristotélica. este es cómplice de los principios de aquel. es necesario hablar de la Edad Media. 2. los linajes como única forma de acceder a la vida política. aquellos que permitan deducir la personalidad del periodo renacentista. lo que tenía como resultado la existencia de una sociedad estamental. un sistema absolutista y centralizado en el que más que poder real tenemos el auge del poder feudal. eterna e incorruptible. económicas y políticas se ceñían bajo el sistema feudal. al XV) posterior a la caída del Imperio Romano de Occidente y cuya culminación es identificada con el colapso de Constantinopla. 18 9 . la falta de límites en el ejercicio del poder lo cual traía consigo atropellos contra la esfera individual. p. con un universo finito y geocéntrico. Sin embargo. hay rasgos sin los cuales este fenómeno no podría ser entendido: por una lado. los umbrales de la época pueden extenderse o reducirse de acuerdo a la interpretación. con su región supra lunar. en que se 5 Ibidem. y si bien no de todos las rasgos que le definen. Por otro lado. Pese a ello. y entre las expresiones del mismo tenemos el principio del derecho divino. para establecer un marco teórico apropiado para la definición del Renacimiento.” 5 Por lo que. al menos de los más emblemáticos. periodo que le precede. Sobre el pensamiento Renacentista como tensión ideológica La Edad Media se caracteriza como un periodo de cerca de 10 siglos (entre el V d. aún cuando estos hechos sirven de referencia. las relaciones sociales.

estableciendo un nuevo 10 . la dignidad y el carácter protagónico del sujeto en todos los ámbitos de su vida: siendo la pauta misma del conocimiento. depende de la existencia del alma. que respecto a la Edad Media. El ser parte de la totalidad y diluirse en ésta. la vida moral. fijando límites y alcances. como sustancia del ser humano y fundamento de una naturaleza determinada: la racional.encuentras las esferas celestes y estrellas. en que el individuo no puede hacer más que resignarse a lidiar con el estado de cosas. supone la existencia de una determinación ontológica. que se deduce de ese sistema político. la negación del individuo como un ente autónomo y activo. las implicaciones metafísicas de estas concepciones involucran que esa sustancia debe unirse al principio de todo que es Dios. puede verse cómo es que todos estos supuestos tienen consecuencias importantes: primero. por otro lado. todo esto. negaba la posibilidad de formar una conciencia histórica. fundamentado por el pensamiento escolástico. Parte del proyecto de la Modernidad es el establecimiento de la autonomía. concebía un determinismo inevitable. ya que todo está preestablecido por designio divino. Y en este punto es donde se presenta una de las manifestaciones del “conflicto cultural e ideológico” que representa el Renacimiento con respecto a las dos categorías historiográficas correferenciales a él: la Edad Media y la Modernidad. capaz de forjar su propio devenir. en lo moral. con su sistema Realista y teocéntrico. y una región sublunar determinada por el cambio. y al ser humano sólo resta asentir. buscando autonomía y fundamentando la noción de agencia. lo que en términos sociales. Entre otras cosas. entendida como la muestra discursiva del devenir humano como capacidad transformadora de su propia realidad.

fuente de todo bien. y las leyes naturales se aplican a todos los cuerpos por igual. denota una nueva conciencia sobre las posibilidades humanas en su nuevo lugar para el cosmos. guiada por los valores antes enunciados. constituye el principio con el cual la conciencia histórica emerge para guiar al hombre moderno. creador y fuente de esa naturaleza inteligible está a la cabeza de la escala. esta preocupación por la condición de agencia del ser humano. el ser humano ocupa un lugar privilegiado dentro de la escala ontológica ya que le son propias todas las naturalezas.significado para la libertad. por uno abierto en el que la Tierra no es el centro. 11 . debajo los animales y al final de ella los vegetales. después los ángeles. distinto al antiguo6 y contrapuesto al determinismo medieval lo que a su vez. lo que entre otras cosas. donde la perfección depende de que tan cerca se esté de la naturaleza inteligible: así Dios como único y perfecto. A todo ser en el mundo le corresponde una naturaleza. en medio de la escala. 3. que en general pueden ser divididas en dos categorías: una corruptible y corporal y otra inteligible. Estas categorías se aplican a una escala ontológica que refleja los niveles de perfección en el ser. Pico y la tesis sobre la indeterminación ontológica del ser humano: referente de la Modernidad En el caso de Pico. que son intelecto puro. además de la caída del sistema cosmológico de un universo finito. A cada uno corresponde una 6 La Libertad para el antiguo significaba la plenitud de la vida pública. y el establecimiento de un nuevo Estado basado en el binomio público-privado y la caracterización de sus límites. según la cual. está reflejada en su tesis sobre la indeterminación ontológica del hombre. después el hombre.

Si hay un puro con templador ignorante del cuerpo. les va una naturaleza puramente intelectual. si bien no se desprenden por completo de varios supuestos centrales del periodo medieval—la preocupación por la reconciliación con lo absoluto y la importancia del alma como principio de vinculación de lo particular con lo universal—. venéralo: es animal celeste. Sin embargo. no terreno. durante la Antigüedad y la Edad Media sólo podría reconocerse como propia una sola naturaleza para definirnos. los ángeles que son sólo mente. sino planta. no es un hombre lo que ves. Discurso sobre la dignidad del Hombre 12 . el considerar la libertad como la sustancia del ser humano. las dimensiones éticas de esta propuesta. revestido de carne humana ” 7 Puede verse como esta idea renueva por completo la visión sobre la naturaleza del ser humano. que depende de su posición en la escala: así Dios es la perfección. sino una bestia. ya que. carentes de materia. como aquello 7 Vid. le es posible tener todas: “si ves a alguno entregado al vientre arrastrarse por el suelo como una serpiente no es hombre ése que ves. Curiosamente. no corresponde una en específico. sino que. éste no es un animal terreno ni tampoco celeste: es un espíritu más augusto. Si hay un filósofo que con recta razón discierne todas las cosas. adentrado por completo en las honduras de la mente. a los animales no humanos. al ser humano. corresponde una naturaleza puramente sensitiva. Si hay alguien esclavo de los sentidos. Pico. destinada a satisfacer las pasiones y a las plantas únicamente una vida nutritiva que consiste en crecer y mantenerse. cegado como por Calipso por vanos espejismos de la fantasía y cebado por sensuales halagos. en la parte media de la escala. de acuerdo a su voluntad.naturaleza determinada.

de toda acción y no en un determinismo. y sin embargo. en la renuncia encuentra virtud—se encuentra la fuente de toda práctica. 13 . que relega cualquier acción concreta a la nada. se encuentra el germen de las transformaciones que permearan a la Modernidad en su búsqueda por dejar atrás aquel periodo medieval que el Renacimiento comenzó por transformar. dar a la particularidad de la experiencia —porque lo importante es el individuo que en sus posibilidades tiene todo. política e histórica. En ello se encuentra la fuente de la agencia moral. y además.que define a éste. y en estas nuevas dimensiones ontológicas y antropológicas.

que mantienen en tensión a dos épocas que se contraponen. de elegir entre platonismo o aristotelismo.Conclusiones Al principio de éste ensayo sugerí. de las nuevas necesidades guiadas por los valores de antaño. En éste sentido. Pico. el Renacimiento. se posiciona como un reformador y conciliador. sino que en el curso de la historia. les retoma y explorará en nuevas posibilidades. en sus luchas contra una ideología y un sistema. Pico. y en éste caso. Aún cuando se encuentra transformando las concepciones de la Edad Media. que si bien es posible entender el pensamiento de una manera puramente conceptual. 14 . no es posible considerarlo a éste en todas sus dimensiones y potencialidades aislándolo del entorno que le vio nacer. no sólo toma partido en la discusión teorética. demuestran cómo es posible ver en la historia el reflejo del pensamiento humano.

F. 3ª ed. 2003. edición. traducción de Edmundo O’Gorman. Barcelona. El Umbral de la Modernidad: estudios sobre filosofía. religión y ciencia entre Petrarca y Descartes. Buenos Aires.C. Giovanni.E. prefacio e introducción de Jan van der Dussen. R. Herder. 2000. Discurso sobre la dignidad del hombre. 2004  Granada. Idea de la historia. Prólogo y traducción de Antonio Tulián. 15 . G. Migue Ángel. México. Longseller.Bibliografía  Collingwood.  Pico della Mirandolla. Jorge Hernández Campos.