Modelo de competencia en redes de telefon´ ıa m´ ovil

Salvador Flores Santill´ an∗ Alexis Milo Caraza† Versi´ on: agosto de 2013

Abstract En este trabajo construimos un modelo unificado que permite explicar la interacci´ on de diversos par´ ametros involucrados en la competencia en precios del mercado de telefon´ ıa m´ ovil. A partir de un ejercicio de est´ atica comparativa de los precios de equilibrio, encontramos que la tarifa de interconexi´ on incide en las tarifas off-net y en el cargo fijo, pero no en las tarifas on-net; que la tarifa de interconexi´ on y la externalidad de llamada son las fuentes principales de la discriminaci´ on de precios, y que el efecto de la externalidad de llamada se exacerba con el tama˜ no de las redes; y que la portabilidad num´ erica puede generar efectos adversos para las empresas de menor tama˜ no cuando se aplica como una medida regulatoria de manera aislada, y que podr´ ıa arrojar mejores resultados a trav´ es de una pol´ ıtica combinada de no discriminaci´ on de precios. Estos resultados te´ oricos constituyen una serie de hip´ otesis que pueden ser probadas emp´ ıricamente. En ese sentido, el presente trabajo establece una agenda de investigaci´ on en el mercado de telefon´ ıa m´ ovil.

Palabras clave: Competencia de redes, interconexi´ on, discriminaci´ on de precios, portabilidad num´ erica. Clasificaci´ on JEL: L96, L11, L51.

∗ †

Comisi´ on Federal de Telecomunicaciones. Direcci´ on de correspondencia: flores-santillan.salvador@hushmail.com. Comisi´ on Federal de Telecomunicaciones. Direcci´ on de correspondencia: milo.alexis@gmail.com

Las opiniones contenidas en este documento son responsabilidad de los autores y no necesariamente representan las de la instituci´ on en la que laboran.

1

1

Introducci´ on

Las industrias de redes tienen aspectos econ´ omicos peculiares que las distinguen de los mercados tradicionales. Seg´ un Shy (2004), las principales caracter´ ısticas de estas industrias son la presencia de econom´ ıas de escala en la producci´ on, externalidades de red y la complementariedad de los servicios que se ofrecen. Las econom´ ıas de escala tienen su origen en los altos costos fijos y costos marginales cercanos a cero; la complementariedad se refiere a que los bienes producidos se consumen junto con otros productos; y por externalidad de red se entiende que la utilidad derivada del consumo del servicio es creciente en la medida que la cantidad de personas que utilizan ese mismo servicio aumenta. De acuerdo con Economides (2006), la existencia de externalidades de red es la raz´ on clave de la importancia, crecimiento y rentabilidad de este tipo de industrias. Ejemplos de industrias de redes son: redes de telecomunicaciones, redes de trasporte (carreteras, v´ ıas ferroviarias, aerol´ ıneas), industria de software y redes financieras (tarjetas de cr´ edito y cajeros autom´ aticos). En este trabajo nos enfocamos en la industria de redes de telefon´ ıa m´ ovil. Las caracter´ ısticas mencionadas en el p´ arrafo anterior son de particular importancia debido a que afectan el ambiente de competencia entre las empresas que ofrecen el servicio. Economides (2006) se˜ nala que, una vez que unas cuantas empresas operan en el mercado, la adici´ on de nuevos competidores, aun bajo condiciones de libre entrada, no cambia la estructura de mercado actual en t´ erminos de participaci´ on de mercado.1 Esto nos lleva a observar una situaci´ on en la que el mercado est´ a concentrado en pocas empresas, entre las cuales una es l´ ıder y captura la mayor parte del mercado.2 Lo anterior ha merecido la atenci´ on de diversos autores que han tratado de explicar el comportamiento de las empresas, generalmente analizando la interacci´ on entre un operador incumbente y un entrante. Derivado de esos an´ alisis, se han generado diversas recomendaciones de pol´ ıtica p´ ublica y propuestas de regulaci´ on para impulsar la competencia, la mayor´ ıa abordando temas como interconexi´ on de redes, discriminaci´ on de precios y costos asociados al hecho de cambiarse de operador. No obstante, los trabajos existentes han analizado situaciones de competencia y medidas regulatorias de manera aislada. Por ejemplo, Laffont et al. (1998b), uno de los trabajos seminales para estudios posteriores, aborda la competencia de dos empresas de telefon´ ıa bajo discriminaci´ on de precios, pero se limita a empresas del mismo tama˜ no y no analiza los efectos de switching costs; otro art´ ıculo de referencia, el de Shi et al. (2006), analiza los efectos
1

Esto significa que la eliminaci´ on de barreras a la entrada no es un tema que preocupe (ni es de gran ayuda) a las autoridades

antimonopolio. 2 Seg´ un informaci´ on de Cullen International, en 17 pa´ ıses de Europa Occidental, el promedio es de 3.5 operadores por pa´ ıs.

2

de una reducci´ on de los switching costs a trav´ es de la implementaci´ on de la portabilidad num´ erica, pero supone que las empresas tienen los mismos costos y no considera la presencia de externalidad de llamada. Es decir, no existe un trabajo que presente un marco general a trav´ es del cual se puedan analizar y explicar distintas alternativas regulatorias y/o estrat´ egicas ante distintos escenarios en el resto de los par´ ametros estructurales del mercado. La falta de un modelo general ha motivado el presente trabajo, en el cual construimos un modelo unificado para explicar la relaci´ on entre par´ ametros involucrados en la competencia de precios del mercado de telefon´ ıa m´ ovil; los resultados de equilibrio del modelo nos permiten analizar los efectos de pr´ acticas regulatorias, as´ ı como explorar situaciones en las que pudiera intervenir la autoridad para conseguir objetivos particulares de pol´ ıtica p´ ublica. El modelo arroja resultados te´ oricos que constituyen una serie de hip´ otesis que pueden ser probadas emp´ ıricamente. En ese sentido, el presente trabajo establece una agenda de investigaci´ on en el mercado de telefon´ ıa m´ ovil. El documento est´ a organizado de la siguiente forma. En la Secci´ on 2 hacemos una revisi´ on de la literatura existente relacionada con el an´ alisis de competencia en telefon´ ıa m´ ovil, as´ ı como de trabajos emp´ ıricos. En la Secci´ on 3 presentamos el modelo unificado, que constituye la principal aportaci´ on del presente trabajo. En la Secci´ on 4 discutimos los resultados de equilibrio a partir de un ejercicio de est´ atica comparativa. En la Secci´ on 5 concluimos y planteamos posibles extensiones del trabajo.

2

Revisi´ on de Literatura

Existe una amplia variedad de autores que han desarrollado modelos te´ oricos de competencia en mercados de telefon´ ıa m´ ovil. Asimismo, existen trabajos que han buscado obtener resultados cuantitativos, ya sea a trav´ es de calibraci´ on de modelos te´ oricos o implementando t´ ecnicas econom´ etricas. En la Secci´ on 2.1 hacemos una revisi´ on de la evoluci´ on de los modelos te´ oricos y en la Secci´ on 2.2 presentamos algunos trabajos emp´ ıricos.

2.1

Trabajos te´ oricos

Uno de los primeros y m´ as reconocidos trabajos en materia de competencia de redes de telefon´ ıa m´ ovil es el de Laffont et al. (1998a), el cual presenta un marco conceptual de competencia entre dos redes interconectadas y analiza el impacto de la tarifa de interconexi´ on (TIX) en las tarifas que pagan los

3

usuarios finales, las cuales pueden ser lineales o en dos partes. Los autores concluyen que cuando las TIX son altas, las empresas no bajan sus precios debido a que tendr´ ıan un d´ eficit de tr´ afico de acceso (enviar´ ıan m´ as del que reciben) y tendr´ ıan que pagarlo a las redes rivales a un precio alto, por lo que en este escenario los incentivos para bajar los precios son reducidos y la competencia se debilita. Esta conclusi´ on se sostienen en el supuesto de que las empresas ofrecen tarifas homog´ eneas, es decir, los autores consideran que las empresas no discriminan por el destino de las llamadas, lo cual no siempre sucede en la realidad. En un art´ ıculo posterior, Laffont et al. (1998b) relajan los supuestos y presentan un modelo de competencia bajo discriminaci´ on de tarifas: la tarifa de las llamadas que terminan en la misma red (on-net) es diferente de la tarifa de llamadas que terminan en redes de los competidores (off-net). En este escenario, ante TIX altas, los operadores pueden bajar su precio on-net (y aumentar su precio off-net) para ganar mercado sin preocuparse por un d´ eficit de tr´ afico de acceso como en el caso de Laffont et al. (1998a). As´ ı, argumentan los autores, dado que una TIX alta implica costos altos para las llamadas off-net, una TIX alta puede incentivar la competencia, pues los operadores necesitan construir una base de clientes m´ as grande y ofrecer´ an tarifas on-net bajas; sin embargo, advierten los autores, una TIX m´ ovil demasiado alta tambi´ en podr´ ıa equivaler a una desconexi´ on de facto de las redes. De Bijl and Peitz (2002) ofrecen un modelo de competencia con un enfoque diferente al de Laffont et al. (1998a,b). Estos autores desarrollan un modelo de competencia en dos etapas entre dos operadores que tienen cierta participaci´ on de mercado: en la primera etapa las empresas establecen sus precios y en la segunda los consumidores eligen si permanecen en la red o se cambian a la red rival. Seg´ un el modelo, los usuarios permanecer´ an o cambiar´ an de operador dependiendo de los costos de cambiarse de una red a otra, conocidos como switching costs. Los autores encuentran que a mayores switching costs mayor ser´ a el cargo fijo de la tarifa en dos partes. La intuici´ on detr´ as de este resultado consiste en lo siguiente: si consideramos a los switching costs como una barrera a la salida, cuando ´ estos son altos, las empresas pueden mantener altos cargos fijos sin preocuparse en que sus clientes se saldr´ an y se ir´ an a otra red. Entre las limitantes del modelo podemos mencionar que no considera la posibilidad de discriminaci´ on de precios, una pr´ actica comercial frecuentemente observada en mercados de telefon´ ıa m´ ovil. Los modelos de Laffont et al. (1998a,b) arrojan un equilibrio en el que las empresas tienen el mismo tama˜ no, lo cual pudiera no corresponder con la realidad en la que frecuentemente se observan asimetr´ ıas en el tama˜ no de las redes. Ante esto, Carter and Wright (2003) desarrollan un modelo de competencia entre redes interconectadas e introducen en la funci´ on de utilidad de los usuarios un par´ ametro de lealtad

4

hacia la red del incumbente; esto es, el usuario recibe cierta utilidad adicional si se suscribe a la red del incumbente en lugar del entrante. Este planteamiento permite a los autores obtener tama˜ nos diferentes en equilibrio. Aunque el modelo de Carter y Wright (2003) permite modelar tama˜ nos diferentes, se queda corto al no permitir discriminaci´ on de precios. Los autores concluyen que debido a la asimetr´ ıa en los tama˜ nos, la red grande preferir´ a una TIX rec´ ıproca basada en costos. Este resultado pareciera contradecir a Laffont et al. (1998b) quienes se˜ nalan que los operadores establecidos podr´ ıan mostrar reticencia para permitir el acceso a su red y tener incentivos para cobrar una TIX alta. La diferencia de estos resultados radica, justamente, en que Carter and Wright (2003) suponen que las empresas no discriminan en precios. Shi et al. (2006) utilizan los marco desarrollados por Laffont et al. (1998a) y De Bijl and Peitz (2002) para explicar los efectos de la portabilidad num´ erica (Wireless Number Portability). La portabilidad num´ erica es un mecanismo, generalmente implementado por los reguladores, que otorga a los usuarios de telefon´ ıa la posibilidad de conservar su n´ umero cuando cambian de ´ area geogr´ afica, de servicio o de operador. El caso m´ as com´ un y relevante a nivel internacional es la portabilidad entre operadores. Seg´ un Klemperer (1987), en ausencia de portabilidad num´ erica, el hecho de perder el n´ umero a ra´ ız de cambiar de red, representa un switching costs para el usuario, por lo que podr´ ıa preferir permanecer con su operador actual. As´ ı, la portabilidad num´ erica reduce los switching costs. Shi et al. (2006) encuentran que los precios de equilibrio son iguales a su respectivo costo marginal y que la reducci´ on de los switching costs derivada de la portabilidad num´ erica, aunada a la discriminaci´ on de precios, acelera la concentraci´ on de mercado. Esto se explica porque cuando las empresas ofrecen precios bajos para llamadas on-net, los usuarios se dan cuenta que disfrutar´ an de esos descuentos en mayor medida si se suscriben a las redes de mayor tama˜ no, por lo que ´ estas son m´ as atractivas y atraen usuarios de las redes peque˜ nas. Entre las debilidades que podemos se˜ nalar de este modelo est´ an: los autores suponen que las empresas tienen la misma estructura de costos, que la tarifa de interconexi´ on es igual a costos (los ingresos por interconexi´ on son cero) y no consideran la existencia de externalidad de llamada, la cual, como veremos, exacerba los efectos. En la mayor´ ıa de pa´ ıses, incluido M´ exico, el usuario que genera la llamada es quien la paga en su totalidad, esquema conocido en la literatura como Calling Party Network Pays (CPNP). Modelos como el de Laffont et al. (1998b), Armstrong (1998), De Bijl and Peitz (2002), Carter and Wright (2003) y Shi et al. (2006), parten de este tipo de esquema y suponen que los usuarios reciben utilidad s´ olo de las llamadas que hacen. Sin embargo, cuando ocurre una llamada claramente se beneficia tanto la parte que la genera como la parte que la recibe, efecto conocido como externalidad de llamada. As´ ı, una de las extensiones

5

m´ as importantes que se ha generado de estos modelos es la introducci´ on de un par´ ametro en la funci´ on de utilidad que captura la externalidad de llamada. Jeon et al. (2004), uno de los trabajos pioneros de este concepto, presentan un modelo en el que los usuarios tienen cierta utilidad cuando reciben llamadas y pagan parte del costo de ´ esta, esquema conocido como “El Que Recibe Paga”; Jeon et al. (2004) concluyen que desde un punto de vista normativo, la TIX deber´ ıa establecerse por debajo de su costo marginal. Si bien este enfoque puede fomentar la entrada de nuevos operadores, pues una TIX baja reduce las barreras de entrada, tambi´ en puede desincentivar el despliegue de infraestructura si los operadores no recuperan sus costos al prestar el servicio de interconexi´ on. Berger (2004) parte del modelo de Laffont et al. (1998a) y desarrolla un modelo para explicar la TIX bajo un escenario de competencia en precios lineales (i.e. no existe un cargo fijo), discriminaci´ on de precios y presencia de externalidad de llamada. La introducci´ on de este u ´ltimo par´ ametro permite a Berger (2004) concluir que incluso por debajo de costo marginal, la TIX puede ser utilizada como un instrumento de colusi´ on entre las empresas, pues pueden internalizar los beneficios de la externalidad de llamada. En un trabajo posterior, Berger (2005) relaja el supuesto de precios lineales y supone competencia en precios en dos partes para analizar los efectos de la TIX en el bienestar social. Encuentra que el nivel de la TIX que maximiza el bienestar social est´ a por debajo de su costo marginal y que un enfoque bill and keep (B&K) arrojar´ ıa mayor bienestar que un enfoque de tarifas basadas en costos. Nuevamente, es conveniente decir que una regulaci´ on de la TIX por debajo de su costo marginal puede desincentivar el despliegue de infraestructura si los operadores no recuperan sus costos de proveer el servicio de interconexi´ on. Respecto al esquema B&K, cabe se˜ nalar que puede tener problemas de implementaci´ on, pues los operadores tendr´ ıan que cobrar a sus usuarios por recibir llamadas y el precio por ese servicio estar´ ıa en funci´ on de la externalidad de llamada, cuya magnitud puede resultar arbitraria o dif´ ıcil de estimar. Un trabajo que plantea un enfoque diferente a los estudios anteriores es el de Jullien et al. (2010). Estos autores buscan explicar por qu´ e algunos operadores se oponen a reducciones en la TIX m´ ovil. Para ello, utilizan el marco de Laffont et al. (1998a), pero suponen que la demanda de los usuarios es heterog´ enea, lo cual permite tener en cuenta que algunos usuarios hacen m´ as llamadas de las que reciben, mientras que otros reciben m´ as de las que realizan (los autores denotan a los usuarios como heavy users y light users).3 Esta singular caracter´ ıstica de los clientes, junto con el nivel de las TIX, los hace m´ as o menos atractivos para un operador. Jullien et al. (2010) concluyen que si un operador ataca el nicho de ligth users, tiene
3

De hecho, los autores suponen que los light users s´ olo reciben llamadas.

6

incentivos para mostrarse reticente a disminuir las TIX. Esto se debe a lo siguiente: si la base de clientes de un operador est´ a conformada de ligth users, dicho operador tendr´ a un super´ avit de tr´ afico de interconexi´ on con el resto de operadores m´ oviles (y de los fijos), a quienes cobrar´ a cierta tarifa por minuto, por lo que le conviene que esa tarifa sea lo m´ as alto posible. N´ otese que los ligth users no ser´ ıa atractivos para ning´ un operador en un ambiente B&K, pues no habr´ ıa forma de recuperar los costos de interconexi´ on m´ as que a trav´ es de esos mismos usuarios. Como se ha descrito, diversos autores han desarrollado modelos te´ oricos para analizar los efectos de las TIX m´ ovil en la competencia de mercado y la mayor´ ıa de ellos supone que las TIX son rec´ ıprocas. Alternativamente, otros trabajos se han centrado en el an´ alisis de TIX asim´ etricas, es decir, un escenario en el que las redes m´ oviles cobran TIX diferentes. Seg´ un Hoernig (2008), establecer TIX asim´ etricas constituye una herramienta que los reguladores han utilizado para fomentar la capacidad de competir de los operadores entrantes. En esta l´ ınea de investigaci´ on se encuentra el trabajo de Peitz (2005a), quien parte del modelo de Carter and Wright (2003) para explorar una situaci´ on en la que el incumbente cobra una TIX igual a costos y el entrante cobra una tarifa con un porcentaje adicional; Peitz (2005a) encuentra que este esquema regulatorio fomenta la competencia y produce un mayor excedente del consumidor que un enfoque de tarifas sim´ etricas basadas en costos, aunque las participaciones de mercado de los operadores no se modifican. En un trabajo paralelo, Peitz (2005b) supone, adem´ as, que los operadores discriminan en precios dependiendo en d´ onde terminan las llamadas; concluye, contrario a Peitz (2005a), que la asimetr´ ıa en las tarifas tiene un efecto positivo en la participaci´ on de mercado del entrante, por lo que si el objetivo del regulador es que el entrante gane participaci´ on de mercado, la regulaci´ on asim´ etrica es m´ as efectiva que la sim´ etrica. No obstante los beneficios de un esquema de TIX asim´ etricas, Peitz (2005b) se˜ nala que este tipo de regulaci´ on no debe prolongarse de manera indeterminada, pues puede dar lugar a conductas perversas de los operadores que gozan de mayores TIX. Una de las pr´ acticas comerciales que m´ as atenci´ on ha recibido es la discriminaci´ on de precios. Algunos de los trabajos descritos hasta ahora suponen que las empresas pueden hacerlo, pero no analizan las fuentes de discriminaci´ on ni la magnitud de ´ esta. Hoernig (2007) es uno de los principales trabajos que estudia los efectos de la discriminaci´ on de precios. El autor parte del modelo de Laffont et al. (1998b) y desarrolla un modelo de competencia entre redes de tama˜ no diferente, en el que las empresas pueden discriminar precios, ofrecen tarifas lineales y en dos partes y existe externalidad de llamada; encuentra que la tarifa de interconexi´ on y la externalidad de llamada juegan un papel muy importante en la discriminaci´ on de

7

precios; tambi´ en se˜ nala que las redes de mayor tama˜ no tienen diferenciales de precios mayores que aquellos de las redes peque˜ nas. Este u ´ltimo efecto se explica por las externalidades: por un lado, a trav´ es de tarifas on-net bajas las redes de mayor tama˜ no generan externalidades de red, pues los usuarios se suscribir´ an a la red de mayor tama˜ no al ver que es m´ as probable q ue gocen de esos descuentos estando en esa red; y por otro, fijan tarifas off-net altas para hacer menos atractivas a las redes peque˜ nas, esto es, los usuarios ver´ an que si se suscriben en una red peque˜ na, recibir´ an pocas llamadas y, debido a la externalidad de llamada, su utilidad disminuir´ a. Consideramos que el trabajo de Hoernig (2007) es de los m´ as completos, sin embargo, al ser un modelo de una s´ ola etapa, no permite analizar los efectos de los switching costs. En ese sentido, el presente trabajo contribuye en el desarrollo de un modelo m´ as general. Un enfoque alternativo y que no es abordado por ninguno de los estudios antes mencionados es el que ofrece Cabral (2011). El objetivo principal del autor es entender la evoluci´ on del tama˜ no de las redes en el tiempo. Para ello, Cabral (2011) desarrolla un modelo de competencia din´ amico en el cual los consumidores mueren y son reemplazados a una tasa constante, mientras que las empresas compiten en precios para atraer a los nuevos usuarios. Seg´ un el autor, debido a la presencia de efectos de red, la empresa de mayor tama˜ no es m´ as atractiva para un nuevo consumidor, por lo que, aprovechando esta ventaja, podr´ ıa fijar precios m´ as altos; sin embargo, el hecho de que los beneficios dependen tambi´ en de los ingresos futuros (i.e, la competencia es din´ amica), lleva a la empresa grande a fijar precios m´ as bajos, atraer m´ as usuarios e incrementar su tama˜ no.

2.2

Trabajos emp´ ıricos

La mayor´ ıa de los trabajos emp´ ıricos relacionados con competencia en mercados de telefon´ ıa m´ ovil, tienen que ver con mediciones de los efectos de reducciones en la TIX. Las mediciones cuantitativas han sido abordadas a trav´ es de calibraci´ on de modelos te´ oricos o m´ etodos econom´ etricos (en gran medida t´ ecnicas de datos panel).4 En esta secci´ on presentamos los trabajos emp´ ıricos m´ as destacados, divididos en tres temas: los que miden efectos de reducciones en la TIX, los que estudian TIX asim´ etricas y aquellos que analizan la discriminaci´ on de precios.
4

Para ver detalles de t´ ecnicas econom´ etricas de datos panel, consultar, por ejemplo, Baltagi (2005).

8

2.2.1

Trabajos emp´ ıricos: impacto de reducciones de la TIX m´ ovil

Dewenter y Haucap (2005) desarrollan un modelo te´ orico de competencia entre empresas con tama˜ nos asim´ etricos; los autores analizan un escenario en donde el operador dominante cobra una TIX (basada en costos) establecida por el regulador y los operadores peque˜ nos eligen libremente la TIX que cobrar´ an por terminar tr´ afico de otras redes. El modelo indica que los operadores con menor tama˜ no tienden a fijar TIX m´ as altas, hip´ otesis que los autores intentan probar emp´ ıricamente. Para ello, utilizan informaci´ on mensual de 48 operadores m´ oviles de 17 pa´ ıses europeos, abarcando el periodo de febrero de 2001 a febrero de 2003. Los autores llevan a cabo la estimaci´ on mediante una especificaci´ on de pooled estimation. Los resultados que arroja la estimaci´ on apoyan la hip´ otesis del modelo te´ orico, en el sentido de que los operadores de menor tama˜ no tienden a fijar TIX m´ as altas. Veronese y Pesendorfer (2009) estiman la relaci´ on entre la TIX y precios finales, adopci´ on (medida en tarjetas SIMs per c´ apita) y demanda. La base de datos utilizada consiste en informaci´ on anual de 39 pa´ ıses europeos y de la OCDE en el periodo 2002-2007. Los autores ajustan regresiones por m´ ınimos cuadrados ordinarios, donde las variables explicativas son la TIX y otras variables de control (PIB, penetraci´ on fija, etc.). Encuentran que: no existe evidencia suficiente de que el nivel de la TIX afecte el nivel de precios, un incremento de 10% en la TIX incrementa en 0.34% la penetraci´ on m´ ovil (SIMs per c´ apita); no hay una relaci´ on estad´ ısticamente significativa entre la TIX y la cantidad de minutos demandados, aunque, pa´ ıses con esquemas de “el que llama paga” tienden a tener una demanda menor que pa´ ıses con esquemas bill and keep. Andersson y Hansen (2009) desarrollan un modelo de competencia entre dos o m´ as redes interconectadas, las cuales pueden ser asim´ etricas en su tama˜ no y costos de producci´ on. Entre los supuestos fundamentales de su modelo se encuentran: la demanda de los usuarios es inel´ astica, el tr´ afico entre redes es balanceado y las empresas no discriminan precios. El objetivo de su trabajo es derivar una expresi´ on que relacione los beneficios de las empresas en funci´ on de la TIX. Posteriormente, los autores proponen un modelo econom´ etrico en el cual la variable dependiente son los beneficios (aproximados por el EBITDA de las empresas) y las variables explicativas son las TIX (la que cobra la empresa y la que paga a otras empresas); para ajustar el modelo, utilizan un conjunto de datos panel de 26 operadores m´ oviles europeos en el periodo Q1-2003 a Q3-2006; la estimaci´ on del modelo arroja resultados que permiten a los autores concluir que: no se puede rechazar la hip´ otesis de que los ingresos de los operadores no son afectados por cambios id´ enticos en todas las TIX, lo cual significa que una reducci´ on de las TIX en mercados maduros 9

no necesariamente beneficia a los consumidores. La explicaci´ on que ofrecen los autores es que, si bien una reducci´ on de las TIX implica precios menores a los usuarios, dicha reducci´ on tambi´ en ser´ a acompa˜ nada de un incremento en los cargos de suscripci´ on, por lo que los ingresos de las empresas y el excedente del consumidor no cambian. Dicho de otra forma, Andersson y Hansen (2009) concluyen que existe un efecto pleno de cama de agua. Wernick et al. (2010), a diferencia de Andersson y Hansen (2009) que analizan la relaci´ on entre TIX e ingresos de las empresas, se enfocan en estudiar los efectos de las TIX en los precios y la demanda. Para ello, utilizan informaci´ on de 61 operadores m´ oviles de 16 pa´ ıses miembros de la OCDE, en el periodo 2003-2008. El an´ alisis lo llevan a cabo en tres pasos, evaluando: 1. La elasticidad de la demanda de servicios m´ oviles. Los autores ajustan el modelo utilizando el m´ etodo generalizado de momentos (GMM, por sus siglas en ingl´ es) y encuentran que la elasticidad precio de corto plazo es de -0.097 y la de largo plazo de -0.520. 2. La relaci´ on entra tarifas de interconexi´ on y precios que ofrecen las empresas (aproximado por el voice revenue per minute, reportado por Merrill Lynch). Los autores utilizan un estimador de efectos fijos y encuentran una relaci´ on positiva entre las variables, a saber: por un incremento de 10% en la TIX, los precios se incrementan 3.3%. Viendo el otro lado de la moneda, el resultado nos dice que la reducci´ on de la TIX beneficia a los usuarios a trav´ es de menores precios; no obstante, si l a TIX disminuye 10%, no debemos esperar una reducci´ on de la misma magnitud en los precios finales, pues ´ estos disminuir´ an s´ olo 3.3%. 3. El efecto de cambios en la TIX en los minutos demandados por los usuarios (minutes of use, reportados por Merrill Lynch). En este caso, los autores plantean una relaci´ on entre los minutos demandados y, como variables explicativas, la TIX y el precio; encuentran una elasticidad precio de corto plazo de -0.114 y una elasticidad precio de largo plazo de -0.715. El hecho de que la elasticidad sea menor a uno (en valor absoluto) nos indica que el servicio de telefon´ ıa es inel´ astico, es decir, la demanda responde menos que proporcionalmente a cambios en el precio. No obstante, los autores concluyen que los usuarios se benefician cuando las TIX disminuyen, pues los precios finales tambi´ en disminuyen y aumenta el consumo. Harbord y Hoernig (2010) estudian los efectos de corto plazo de una reducci´ on de la TIX en el excedente del consumidor, los ingresos de las empresas y el bienestar total. El an´ alisis lo llevan a cabo utilizando datos 10

del mercado de telefon´ ıa m´ ovil del Reino Unido. A diferencia de los trabajos mencionados anteriormente –que utilizan herramientas econom´ etricas para explorar diversos efectos en el mercado m´ ovil–, Harbord y Hoernig (2010) desarrollan y calibran un modelo te´ orico de competencia, el cual incluye el tr´ afico que generan las redes fijas y que termina en las redes m´ oviles. Las simulaciones indican que si bien una reducci´ on en la TIX m´ ovil puede reducir el excedente del consumidor y los ingresos de las empresas en el mercado m´ ovil, el bienestar agregado en el mercado de telecomunicaciones –es decir, incluyendo el mercado fijo– aumenta. Los autores observan que si la externalidad de llamada es significativa, tambi´ en en el mercado m´ ovil aumenta el excedente del consumidor y el bienestar total. As´ ı, concluyen los autores, la inclusi´ on de operadores fijos en el an´ alisis es indispensable para medir adecuadamente los efectos econ´ omicos de una reducci´ on en la TIX m´ ovil. Genakos y Valleti (2011) estudian la posible existencia de un efecto de cama de agua (waterbed effect) derivado de reducciones en la TIX m´ ovil. Para probar la existencia y magnitud de este efecto, los autores utilizan un panel de datos que consiste en informaci´ on trimestral de operadores m´ oviles de m´ as de 20 pa´ ıses en un periodo de 6 a˜ nos, se enfocan en las llamadas de fijo a m´ ovil y utilizan una t´ ecnica econom´ etrica conocida como diferencias en diferencias (difference-in-difference model). Encuentran que el efecto de cama de agua es significativo, pero no pleno, pues por una reducci´ on de 10% en la TIX, los cargos por suscripci´ on m´ ovil aumentan 5%. Es decir, encuentra un resultado en la misma l´ ınea que Wernick et al.(2010) y contrario al de Andersson y Hansen (2009). 2.2.2 Trabajos emp´ ıricos: impacto de TIX asim´ etricas

Hurkens y L´ opez (2012) estudian los efectos de reducciones en la TIX en el mercado m´ ovil de Espa˜ na, donde operan, de mayor a menor tama˜ no, Movistar, Vodafone, Orange y Yoigo. Los autores desarrollan un modelo de competencia entre m´ as de dos empresas de diferente tama˜ no, existe externalidad de llamada y las empresas pueden discriminar precios on-net y off-net. Posteriormente, calibran las ecuaciones de equilibrio con informaci´ on del mercado espa˜ nol en el 4Q 2010 y analizan diversos escenarios. Las simulaciones indican que: 1. Cuando todas las empresas cobran una tarifa igual a costos, es decir, el vector de TIX pasa de (0.04, 0.04, 0.04, 0.049) a (0.0245, 0.0245, 0.0245, 0.0245),5 los consumidores se benefician, todas las empresas ven reducidos sus beneficios y el bienestar total aumenta.
5

En centavos de Euro

11

2. Cuando las TIX son asim´ etricas y: (a) El vector de TIX pasa de (0.04, 0.04, 0.04, 0.049) a (0.0245, 0.0245, 0.0245, 0.04), Yoigo mejora sus beneficios, mientras que los beneficios del resto de operadores se reducen, el excedente del consumidor aumenta y el bienestar total disminuye. (b) El vector de TIX pasa de (0.04, 0.04, 0.04, 0.049) a (0.0245, 0.0245, 0.04, 0.04), es decir, Orange y Yoigo cobran una tarifa mayor, dichas empresas se benefician, las otras dos empresas reducen sus beneficios, Orange aumenta su tama˜ no a expensas de Movistar y Vodafone, y el excedente del consumidor y el bienestar total se reducen. Los autores se˜ nalan que debido a que el an´ alisis utiliza s´ olo cifras de clientes en pospago, es posible que el excedente del consumidor est´ e subestimado, pues el efecto de cama de agua es menor en clientes de prepago. Esto significa que debemos ser cuidadosos con las conclusiones si queremos trasladar los resultados de Hurkens y L´ opez (2012) a mercados donde predominan usuarios de prepago, como es el caso de M´ exico donde alrededor de 85% de los usuarios est´ a suscrito bajo este esquema de pago.6 Lee y Lee (2012) eval´ uan la efectividad de una regulaci´ on de TIX asim´ etricas. Para ello, investigan la relaci´ on de TIX m´ ovil asim´ etricas y precios finales. Lee y Lee abordan el problema emp´ ıricamente utilizando una base de datos panel con informaci´ on trimestral de 2002 a 2007 de 20 pa´ ıses miembros de la OCDE. En el modelo propuesto, la variable dependiente es el nivel de precios y una de las variables explicativas es el grado de asimetr´ ıa en las TIX. Debido a los posibles problemas de endogeneidad, los autores utilizan variables instrumentales y el modelo es ajustado por m´ ınimos cuadrados ordinarios en dos etapas, incluyendo efectos fijos. Los resultados revelan que existe una correlaci´ on positiva entre el grado de asimetr´ ıa en las TIX y precios finales de telefon´ ıa m´ ovil, es decir, cuando la diferencia en las TIX se reduce, las tarifas finales son menores. As´ ı, un esquema de TIX sim´ etricas (asimetr´ ıa igual con cero) beneficia a los consumidores en mayor medida que TIX asim´ etricas. Los autores advierten que la generalizaci´ on de los resultados debe tomarse con cuidado por dos aspectos: i) la base de datos utilizada s´ olo considera asimetr´ ıas entre los dos operadores m´ as grandes de cada pa´ ıs, y ii) la decisi´ on de aplicar TIX sim´ etricas o asim´ etricas depende de caracter´ ısticas espec´ ıficas de cada pa´ ıs en un momento determinado. Sobre las ventajas y desventajas de una regulaci´ on de TIX asim´ etricas, el ERG (2007) ofrece un an´ alisis detallado y enumera una serie condiciones que justifican el uso de asimetr´ ıas por un periodo transitorio,
6

Fuente: Bank of America Merrill Lynch (2011).

12

las cuales tienen que ver con la existencia de costos m´ as altos generados por cuestiones ex´ ogenas a los operadores o porque un operador entr´ o “mucho despu´ es” al mercado.7 2.2.3 Trabajos emp´ ıricos: impacto de discriminaci´ on de precios

Claussen et al. (2011) mencionan que no existe consenso en el debate de qu´ e tipo de empresas discriminan en precios, pues por un lado existen diversos estudios que argumentan que los operadores grandes discriminan precios para da˜ nar a las redes peque˜ nas, pero por otro lado, existe un grupo de investigadores que sugieren que las redes peque˜ nas son las que discriminan en precios para atraer usuarios (de las redes grandes) a trav´ es de precios on-net bajos, lo que se conoce como “fat-cat effect”. Para probar emp´ ıricamente cu´ ales empresas son m´ as propensas a discriminar en precios, Claussen et al. (2011) utilizan datos de 2004 a 2009 del mercado de telefon´ ıa m´ ovil alem´ an y plantean regresiones entre la probabilidad de discriminar y el tama˜ no de las empresas; tambi´ en analizan la relaci´ on entre el grado de discriminaci´ on y el tama˜ no de las empresas. Los resultados muestran que las empresas de mayor tama˜ no son m´ as propensas a discriminar, pero que no hay diferencia significativa en la magnitud de discriminaci´ on entre empresas grandes y peque˜ nas. Otros trabajos que abordan este tema son los de Sauer (2010) quien a trav´ es de un modelo te´ orico analiza los efectos de esta pr´ actica en el bienestar; Haucap y Heimeshoff (2011) tambi´ en exploran los impactos en el bienestar y bas´ andose en datos de una encuesta concluyen que muchos usuarios sobrestiman el precio promedio al no ponderar adecuadamente los precios on-net y off-net, y que esto puede explicar por qu´ e en varios pa´ ıses han sido los operadores peque˜ nos los que han introducido esta pr´ actica de diferenciaci´ on de precios.

3

Modelo

El modelo que presentamos ofrece un marco general para analizar aspectos regulatorios a trav´ es de los precios de equilibrio. La motivaci´ on es contar con un modelo unificado que permita explicar la interacci´ on de diversos par´ ametros en el ambiente de competencia de redes de telefon´ ıa m´ ovil. Para ello, nos hemos basado principalmente en dos trabajos: Laffont et al. (1998b) y Shi et al. (2006). El modelo se desarrolla como un juego en el que los operadores fijan sus precios y los usuarios deciden a qu´ e red suscribirse. Previo al inicio del juego, suponemos que todos los usuarios est´ an suscritos a alguna
7

Significantly late entrants, en ingl´ es.

13

de las redes. Si bien el modelo es similar al de Shi et al. (2006), ellos suponen que las redes tienen los mismos costos, que el costo fijo de atender usuarios es igual con cero, que la tarifa de interconexi´ on es igual a su costo y es establecida por el regulador y que no existe externalidad de llamada, mientras que en este trabajo relajamos todos esos supuestos, de manera que los resultados son m´ as generales y nos permiten analizar una gama m´ as amplia de posibles escenarios. Suponemos que existen dos redes (1 y 2) que cubren todo el mercado, cada una con participaci´ on de mercado α1 , de modo que α1 + α2 = 1. Suponemos que la empresa i tiene la siguiente estructura de costos (A): fi coi cti aj cii = coi + cti cij = coi + aj : costo fijo de atender a un usuario : costo marginal de originar una llamada : costo marginal de terminar una llamada              

(A)

 : tarifa de interconexi’on que cobra a su competidor        : costo marginal llamadas on-net      : costo marginal off-net en la red j

En lo que sigue, i, j = 1, 2, con j = i. Es importante mencionar que los costos a los que hacemos referencia en (A) no necesariamente se refieren a los costos incrementales de largo plazo, los cuales equivalen a los costos incurridos por la provisi´ on de un incremento “grande”, generalmente igual a un servicio o incluso a la totalidad del tr´ afico, y que incluyen el costo del capital invertido. Suponemos que las empresas pueden discriminar precios dependiendo en d´ onde termine la llamada y que pueden ofrecer precios lineales y/o precios en dos partes. En el segundo caso, la empresa cobra un cargo fijo por el servicio y un precio por unidad de consumo. El esquema de precios de la empresa i es la siguiente: Fi pii pij : cargo fijo : precio llamadas on-net      (B)

   : precio llamadas off-net de la red i a la red j 

En cuanto a los consumidores, suponemos que existen N y que hacen llamadas a todos los usuarios con la misma probabilidad; es decir, suponemos un patr´ on de n´ umero de llamadas balanceado (conocido en ingl´ es como balanced calling pattern).8 Suponemos que los usuarios tienen la siguiente funci´ on de utilidad
8

Esto no necesariamente significa que el tr´ afico sea balanceado, pues dado que existe discriminaci´ on de precios, la duraci´ on

14

directa: u(q ) = con η > 1 As´ ı, un usuario elige la cantidad ´ optima del servicio de telefon´ ıa resolviendo el siguiente problema: max v (p) = {u(q ) − pq }
q

q 1−1/η 1 − 1/η

(1)

(2)

La soluci´ on, dada la forma de la funci´ on de utilidad que hemos supuesto, implica una funci´ on de demanda con elasticidad constante,

q (p) = p−η Con lo anterior, la funci´ on de utilidad indirecta est´ a dada por: v (p) = p−(η−1) η−1

(3)

(4) (5)

=⇒ v (p) = −p−η = −q

En el modelo tambi´ en consideramos la existencia de externalidad de llamada (call externality); esto es, que los usuarios no s´ olo reciben utilidad cuando hacen llamadas, sino que tambi´ en tienen cierta utilidad por recibirlas, independientemente de donde se originen ´ estas. Suponemos que la externalidad de llamada generada por una llamada de duraci´ on q puede representarse como una proporci´ on γ de la utilidad de hacer una llamada de la misma duraci´ on: γu(q ) con γ ∈ [0, 1]. As´ ı, la utilidad total que recibe un usuario suscrito a la red i puede expresarse como: (6)

wi = αi {v (pii ) + γu(qii )} + αj {v (pij ) + γu(qji )} − Fi o wi = αi hii + αj hij donde hii = v (pii ) + γu(qii ) y hij = v (pij ) + γu(qji )
de llamadas on-net puede ser diferente de la duraci´ on de llamadas off-net.

(7)

15

Suponemos que el servicio que ofrecen ambas redes es id´ entico. Una vez que los operadores fijan sus precios, los usuarios deciden si permanecen en la red en la que est´ an suscritos o se cambian a la otra. No obstante, existen costos asociados al hecho de cambiar de proveedor de servicios de telefon´ ıa, conocidos en la literatura como switching costs. Sea Ψij el costo de cambiarse de la red i a la red j . Para capturar las diferencias de costos entre los usuarios, suponemos que Ψij se distribuye uniformemente en el intervalo [0, Ψ]. Supongamos que la red i es la que pierde y j la red que gana participaci´ on de mercado en equilibrio. N´ otese que si un usuario est´ a suscrito a la red i y permanece en dicha red, recibe la utilidad wi , pero si se cambia a la red j , recibir´ a la utilidad wj − Ψij . Las participaciones de mercado de las redes estar´ an determinadas por el usuario que es indiferente entre quedarse en la red a la que est´ a suscrito o mudarse a la otra red, lo cual sucede si y s´ olo si wi = wj − Ψ∗ ij =⇒ Ψ∗ ij = wj − wi (8)

Lo anterior implica que, en equilibrio, los usuarios de la red i que tengan switching costs menores a Ψ∗ an a la red j , mientras que los usuarios que tengan switching costs mayores a Ψ∗ ij , se mudar´ ij , se mantendr´ an en la red i. Dado que hemos supuesto que Ψij se distribuye uniformemente en el intervalo [0, Ψ], la participaci´ on de mercado de la empresa i despu´ es de que los usuarios han elegido la red a la que se suscriben est´ a dada por los usuarios originales, menos los usuarios que se mudan a la red j :
∗ αi = αi − αi

Ψ∗ ij Ψ

(9)

Sustituyendo (7) y (8) en (9), tenemos que
∗ αi =

αi Ψ − αi (hjj − hij ) − αi (Fi − Fj ) Ψ − αi (hii + hjj − hij − hji )

(10a)

Y, en consecuencia, para j = i,
∗ αj =

αj Ψ − αi (hii − hji ) − αi (Fj − Fi ) Ψ − αi (hii + hjj − hij − hji )

(10b)

La p´ erdida de participaci´ on de mercado de la red i una vez que los usuarios deciden a qu´ e red se suscriben, estar´ a dada por:
∗ αi − αi =

αi αj (hjj − hij ) − αi αi (hii − hji ) + αi (Fi − Fj ) Ψ − αi (hii + hjj − hij − hji ) 16

(11a)

O si se quiere ver como la ganancia de participaci´ on de mercado de la red j :
∗ αj − αj =

αi αi (hii − hji ) − αi αj (hjj − hij ) + αi (Fj − Fi ) Ψ − αi (hii + hjj − hij − hji )

(11b)

Podemos ver que la p´ erdida (ganancia) de participaci´ on de mercado de la red i (j ) depende de los precios (y en consecuencia, de la externalidad de llamada), del cargo fijo, de los switching cost y de los tama˜ nos iniciales de las redes. La diferencia ser´ a mayor en la medida que los precios de la red i y el cargo fijo sean m´ as altos que los de la red rival j , es decir ser´ a mayor cuando la cantidad hii es menor que hjj , hij es menor que hji y/o Fi mayor que Fj . Tambi´ en observamos que si los switching cost son altos, la p´ erdida de participaci´ on de mercado se reduce, lo cual tiene sentido debido a que los switching cost representan barreras a la salida (o lealtad hacia la red).

3.1

Precios de equilibrio

Si suponemos que el objetivo de ambas empresas es maximizar sus beneficios, el problema al que se enfrenta la empresa i es el siguiente:
∗ ∗ ∗ ∗ [αi (pii − cii )qii + αj (pij − cij )qij + αj (aii − cti )qji + Fi − fi ] max π i = αi

Fi ,pii ,pij

(12)

Para encontrar los precios de equilibrio, resolvemos el problema de maximizaci´ on (12) manteniendo constante la participaci´ on de mercado y tomando como ex´ ogenos los precios de la red j , sujeto a que los usuarios reciben la utilidad wi .9 Esto es, el problema de maximizaci´ on de la empresa i queda como:
∗ [α∗ (p − c )q + α∗ (p − c )q + α∗ (a − c )q + F − f ] max π i = αi ii ii ij ij ti ji i i i ii j ij j ii

Fi ,pii ,pij

(13)
∗h αi ii

sujeto a:

+

∗h αj ij

− Fi = wi

Donde i, j = 1, 2, con j = i, y las participaciones de mercado est´ an dadas por (10a) y (10b). Las condiciones de primer orden del problema (13) conducen a los siguientes precios de equilibrio: pii =
9

cii coi + cti = 1+γ 1+γ

(14)

Este razonamiento es similar al de Laffont et al. (1998b) y Shi et al. (2006). Estos u ´ltimos autores suponen que las redes

buscan alcanzar cierta participaci´ on de mercado y, por ende, satisfacer cierta utilidad de los consumidores para alcanzar el tama˜ no deseado.

17

pij =

    

cij α 1−γ α i

= ∞

j

coi +aj α 1−γ α i
j

si αi <

1 1+γ

(15)

de otro modo

Se observa que si la externalidad de llamada es positiva, el precio on-net puede estar por debajo de costos, mientras que el off-net est´ a por arriba de costos. Esto se debe a que los operadores atraen usuarios a trav´ es de precios on-net bajos y hacen menos atractivas a las redes rivales a trav´ es de precios off-net altos. Para encontrar los cargos fijos de equilibrio, consideramos como ex´ ogenos los precios de la red j y
∗ est´ derivamos la ecuaci´ on (12) con respecto a Fi , considerando que αi a dada por (10a); similarmente, ∗ est´ derivamos los ingresos de la empresa j con respecto a Fj , considerando que αj a dada por (10b). Las

dos condiciones de primer orden implican que los cargos fijos de equilibrio est´ an dados por:

Fi∗ =

(1 + αi )Ψ − αi [(hii − hji ) + 2(hjj − hij )] + fi − 2αi (pii − cii )qii + (αi − αj )[(pij − cij )qij + (ai − cti )qji ] 3αi (16a)

Fj∗ =

(1 + αj )Ψ − αi [(hjj − hij ) + 2(hii − hji )] + fj − 2αj (pjj − cjj )qjj +(αj − αi )[(pji − cji )qji +(aj − ctj )qij ] 3αi (16b)

De la ecuaci´ on de equilibrio, observamos que el cargo fijo est´ a inversamente relacionado con el precio onnet. Esto nos permite deducir que cuando el operador ofrece precios on-net por debajo de costo, recupera sus p´ erdidas a trav´ es del cargo fijo. Finalmente, las participaciones de mercado de equilibrio las encontramos sustituyendo (16a) y (16b) en (10a) y (10b).

4

Est´ atica Comparativa

A partir de las expresiones encontradas en la Secci´ on 3, es posible analizar la relaci´ on de los distintos par´ ametros involucradao, as´ ı como los efectos que tienen (o tendr´ ıan) diversas medidas regulatorias sobre los precios de equilibrio. En ese sentido, en esta Secci´ on hacemos un ejercicio de est´ atica comparativa para observar c´ omo responden las empresas en su oferta de precios ante cambios en los par´ ametros. El ejercicio

18

resulta interesante porque nos permite ver c´ omo influye la pol´ ıtica p´ ublica en los precios que pagan los consumidores.

4.1

Externalidad de llamada

Algunos resultados que se desprenden de las ecuaciones de equilibrio son las siguientes: i. Si γ > 0, el precio on-net es menor a su costo marginal, mientras que el off-net es mayor a su costo marginal. El resultado es una consecuencia inmediata de las ecuaciones (14) y (15) y significa que si las llamadas recibidas generan utilidad a los usuarios, las empresas ofrecer´ an tarifas para llamadas on-net menores a su costo marginal. Seg´ un Hoernig (2007), esto se debe a que los operadores internalizan la utilidad de recibir llamadas de los usuarios, lo cual permite a las empresas hacer m´ as atractiva su red. Como mencionamos anteriormente, esto no significa que la empresa tenga p´ erdidas, pues recupera sus costos a trav´ es de cargos fijos m´ as altos. Asimismo, las empresas tienen incentivos para fijar tarifas off-net mayores a su costo marginal con el fin de que los usuarios de operadores rivales reciban menos llamadas; es decir, a trav´ es de esta estrategia hacen menos atractivas las redes de otros operadores. ii. La tarifa on-net decrece ante un aumento en γ , mientras que la tarifa off-net y el diferencial de precios aumentan. Esto se puede observar al derivar las ecuaciones (14), (15) y (16) con respecto a γ : ∂pii cii =− <0 ∂γ (1 + γ )2 y ∂pij cij αii = >0 ∂γ αj (1 − γαi /αj )2

Significa que en la medida que la utilidad de recibir llamadas sea mayor, los precios on-net ser´ an menores; por el contrario, la tarifa para llamadas off-net ser´ a m´ as grande, lo cual implica que la brecha de precios sea m´ as amplia. iii. Cuando aumenta αi , los precios on-net no cambian, mientras que el cargo fijo y la tarifa off-net aumentan. El resultado se obtiene derivando (14), (15) y (16) con respecto a αi : ∂pii =o ∂αi y ∂pij cij γ = >0 ∂αi αj (1 − γαi /αj )2

Este resultado significa que los precios on-net no dependen del tama˜ no de la red, por lo que si los costos de las empresas son iguales, ´ estas ofrecer´ an el mismo precio on-net; por su parte, los precios 19

off-net y cargos fijos est´ an directamente relacionados con el tama˜ no de la red: las redes de mayor tama˜ no fijan precios off-net y cargos fijos m´ as altos. N´ otese tambi´ en de la derivada que el tama˜ no tiene efectos en la tarifa off-net siempre y cuando la externalidad de llamada sea positiva; si es cero, el efecto del tama˜ no en los precios es nulo. Es decir, los operadores pueden tomar ventaja de su tama˜ no s´ olo en la medida que la externalidad de llamada sea positiva. Los resultados anteriores se pueden ver gr´ aficamente en la figura siguiente.

Figura 1: Relaci´ on entre tarifas finales y externalidad de llamada

4.2

Tarifa de interconexi´ on

La interconexi´ on de redes de telefon´ ıa es un servicio intermedio que permite a los usuarios de una red comunicarse con los usuarios de otras redes;10 es decir, la interconexi´ on constituye un insumo necesario para establecer comunicaciones off-net.11 El precio de este servicio es conocido como tarifa de interconexi´ on (Termination Rate, en ingl´ es), y su regulaci´ on depende de cada pa´ ıs. Por ejemplo, en Estados Unidos y Canad´ a los cargos por terminaci´ on no son regulados; en Corea y Jap´ on son regulados ex – post bas´ andose en el tr´ afico del a˜ no previo; en M´ exico y Suiza son regulados s´ olo en caso de disputa entre operadores.12 Cuando el marco regulatorio permite a las autoridades intervenir en la determinaci´ on de la tarifa de interconexi´ on, ´ esta puede ser utilizada como instrumento de pol´ ıtica p´ ublica, pues incide directamente en el precio de las llamadas off-net que pagan los usuarios finales.
10 11

En la literatura frecuentemente se menciona el servicio de interconexi´ on como un servicio mayorista (wholesale service). La interconexi´ on entre redes de telefon´ ıa puede, incluso, involucrar una tercera red que sirve como “puente” entre otras

dos redes. Al servicio que presta esta tercera red se le conoce como servicio de tr´ ansito. 12 Ver OCDE (2012).

20

Apoy´ andonos del modelo de la Secci´ on 3, enseguida enunciamos algunos de los efectos de un incremento en la tarifa de interconexi´ on, aj : i. El costo de las llamadas on-net no cambia, mientras que el costo de las llamadas off-net aumenta. De la estructura de costos definida en (A) podemos ver que el costo de las llamadas on-net es independiente de la tarifa de interconexi´ on, mientras que las llamadas off-net, al utilizar como un insumo a la interconexi´ on, su costo depende directamente de la TIX. ii. La tarifa para llamadas on-net no cambia, mientras que la tarifa para llamadas off-net y el diferencial de estas tarifas aumentan. La ecuaci´ on (14) indica que no hay relaci´ on entre la tarifa de interconexi´ on y la tarifa on-net; mientras que la expresi´ on (15) indica que la relaci´ on entre la tarifa de interconexi´ on y la off-net es directa, por lo que se mueven en el mismo sentido: ∂pij 1 = >0 ∂aj 1 − γαi /αj Como mencionamos, dado que la interconexi´ on es un insumo de las tarifas off-net, su costo se traslada a la tarifa off-net. De acuerdo a este resultado, es de esperar que en pa´ ıses donde la TIX es m´ as alta que en otros, el diferencial de precios que pagan los usuarios tambi´ en sea mayor. iii. En un equilibrio sim´ etrico, el cargo fijo decrece. Este resultado se obtiene considerando que αi = αj y luego derivar (16a) con respecto a aj : 2qij ∂Fi∗ =− <0 ∂aj 3(1 − γ ) Esto significa que, si bien una reducci´ on de la tarifa de interconexi´ on implica una disminuci´ on de la tarifa off-net, tambi´ en implica un aumento en el cargo fijo, efecto conocido en la literatura como waterbed effect. En la siguiente figura observamos que cuando la TIX est´ a en un nivel de costos, el costo de las llamadas off-net es igual al de las on-net; sin embargo, cuando la TIX aumenta, el costo y tarifa de las llamadas off-net se incrementan, mientras que el costo y tarifa de las llamadas on-net no cambian.

21

Figura 2: Relaci´ on entre TIX, costos y tarifas finales (con γ > 0) Enseguida analizamos distintos niveles (cualitativos) de la TIX que se observan en la realidad, y sus implicaciones de acuerdo con el modelo presentado; el an´ alisis es acompa˜ nado de una revisi´ on de la literatura existente al respecto.

Caso 1. Tarifas de interconexi´ on sim´ etricas

Caso 1.1. ai = aj > cti = ctj .

Este caso corresponde a aquel en el que las empresas cobran la misma TIX, es decir, son sim´ etricas, y el nivel est´ a por arriba de costos. Est´ a documentado que independientemente de la intensidad de competencia o madurez del mercado m´ ovil, los operadores tienen incentivos para cobrar una TIX por arriba de su costo que les permita extraer la mayor parte del excedente del consumidor de usuarios de telefon´ ıa. Laffont et al. (1998b) mencionan que durante la transici´ on hacia la competencia los operadores establecidos podr´ ıan mostrar reticencia para permitir el acceso a su red y tener incentivos para cobrar TIX altas; asimismo, en la fase madura de la competencia, los operadores podr´ ıan estar tentados a coludirse y pactar TIX altas. En este mismo sentido, Armstrong (1998) encuentra que si los servicios ofrecidos por las empresas son suficientemente diferenciados, establecer una TIX alta puede servir a las empresas como instrumento de colusi´ on. L´ opez y Rey (2009) estudian los efectos de TIX rec´ ıprocas entre redes en un escenario de discriminaci´ on de precios y presencia de switching costs, y encuentran que los operadores establecidos prefieren que tal tarifa sea alta, lo cual les permite bloquear (foreclose) la entrada de competidores, as´ ı 22

como aumentar sus ingresos a expensas de las redes peque˜ nas. Del inciso (ii) tenemos que una TIX alta no impacta en las tarifas on-net, mientras que tiene un efecto positivo en el precio de las llamadas off-net. Esto es, la TIX por arriba de costos implica que los precios finales que pagan los usuarios sean diferentes dependiendo en d´ onde terminan las llamadas, y a medida que aumenta la TIX, mayor ser´ a el diferencial de precios.

Figura 3: Relaci´ on entre TIX y tarifas finales (con γ > 0) Otro resultado interesante que podemos ver de los precios de equilibrio es que la elasticidad del precio off-net con respecto a la TIX es menor a 1: ∂pij aj aj = <1 ∂aj pij coi + aj Esto significa que si bien una reducci´ on de la TIX impacta directamente a la tarifa off-net, lo hace menos que proporcionalmente. Esta implicaci´ on del modelo te´ orico es congruente con los resultados emp´ ıricos de Genakos y Valleti (2011), quienes encuentran que el efecto de cama de agua es significativo, pero no pleno, pues por una reducci´ on de 10% en la TIX, los cargos por suscripci´ on m´ ovil aumentan 5%.

Caso 1.2. ai = aj = cti = ctj .

Ahora suponemos que la TIX es sim´ etrica, pero que por alguna raz´ on (por ejemplo, la intervenci´ on del regulador), se establecen en un nivel igual a su costo.13 Este caso es interesante y se observa actualmente
13

En muchos pa´ ıses, como M´ exico, se calculan los costos de un operador representativo y ese costo equivale a la TIX que

cobran todos los operadores en el mercado por terminar tr´ afico proveniente de otras redes.

23

en varios pa´ ıses, incluido M´ exico, debido a que los ´ organos reguladores han promovido reducciones de la TIX m´ ovil, lo que ha motivado el estudio y generaci´ on de diversos trabajos acad´ emicos.14 Al respecto, Armstrong y Wright (2009) se˜ nalan que una TIX m´ ovil alta permite a las redes m´ oviles generar ingresos de llamadas fijo-m´ ovil y que estos ingresos son trasladados a usuarios m´ oviles en forma de cargos fijos bajos o subsidios a terminales, lo cual permite expandir la penetraci´ on del servicio; por lo que -concluyen los autores-, una reducci´ on de la TIX puede afectar el excedente del consumidor de los usuarios e incluso el bienestar total en el mercado m´ ovil. Por otro lado, Harbord y Hoernig (2010) argumentan que las conclusiones de Armstrong y Wright (2009) no son necesariamente ciertas, dado que est´ an basadas en un modelo que no considera la externalidad de llamada y no considera un n´ umero de operadores real en los mercados m´ oviles; Harbord y Hoernig (2010) tambi´ en se˜ nalan que se trata de una cuesti´ on emp´ ırica, puesto que el impacto de la TIX fijo-m´ ovil en el nivel de penetraci´ on del servicio m´ ovil depende, entre otras cosas, de la elasticidad de la demanda de llamadas de fijo a m´ ovil; concluyen, contrario a Armstrong y Wright (2009), que cuando la externalidad de llamada es significativa, el excedente del consumidor y el bienestar aumentan ante reducciones en la TIX m´ ovil. Otros dos estudios que encuentran conclusiones opuestas son los de Delorme (2011) y Stork (2011): el primero defiende una pol´ ıtica de TIX altas y el segundo una de TIX bajas. Delorme (2011) argumenta que las altas TIX en Brasil ayudaron a incrementar la penetraci´ on del servicio m´ ovil y as´ ı conseguir que un mayor n´ umero de personas tuvieran acceso a servicios de telefon´ ıa; el autor conlcuye que “[tarifas de interconexi´ on m´ ovil elevadas constituyen] una opci´ on de pol´ ıtica p´ ublica cuya estrategia regulatoria result´ o exitosa”. En el lado opuesto, Stork (2011) se˜ nala que no existe suficiente evidencia emp´ ırica que demuestre que la reducci´ on de las TIX conlleven a altos costos fijos para los usuarios; el autor menciona que en Namibia, despu´ es de una reducci´ on de la TIX m´ ovil, los precios al p´ ublico disminuyeron y a trav´ es de una mayor competencia hubo mayores inversiones y la base de suscriptores creci´ o. Los trabajos mencionados anteriormente reflejan la falta de consenso en torno a los efectos de una reducci´ on de la TIX. Apoy´ andonos en el modelo presentado en la Secci´ on 3, podemos analizar los efectos en los precios de una medida regulatoria que establezca tarifas de interconexi´ on sim´ etricas iguales a su costo (TIX bajas). De la estructura de costos definida en (A), podemos ver que el costo marginal de las llamadas off-net se iguala al costo de las llamadas on-net; de acuerdo con el inciso (ii) de esta subsecci´ on, el diferencial
14

Ver OCDE (2012). Tambi´ en, muchas de las reducciones impulsadas por los pa´ ıses se derivan de la Recomendaci´ on de la

Uni´ on Europea de 2009, la cual propone distintas medidas para reflejar el costo incremental del servicio.

24

de tarifas finales ser´ a menor, puesto que se elimina una de sus fuentes y depender´ a exclusivamente de la externalidad de llamada, es decir, se reducen las externalidades de red creadas artificialmente a trav´ es de la discriminaci´ on de precios; del inciso (iii) tenemos que una reducci´ on de la TIX implica un aumento en el cargo fijo, efecto conocido como waterbed effect. As´ ı, si todas las dem´ as variables permanecen constantes, ante una medida que establezca TIX en nivel de costos, las redes responder´ an ofreciendo tarifas finales m´ as bajas, pero un cargo fijo m´ as alto. Esto es, los usuarios tendr´ an que pagar un cargo fijo alto para acceder a tarifas bajas.

Figura 4: Relaci´ on entre TIX igual costos y tarifas finales En resumen, siguiendo el argumento de Harbord y Hoernig (2010), los resultados en el bienestar social ante una disminuci´ on de la TIX dependen de las caracter´ ısticas del mercado en particular, como puede ser la penetraci´ on del servicio en la poblaci´ on, y de la externalidad de llamada.

Caso 1.3. ai = aj = 0

Otro caso particular de las tarifas de interconexi´ on es aquel en el que son iguales con cero. Este esquema es conocido como bill and keep y es utilizado, por mencionar algunos pa´ ıses, en Estados Unidos, Canad´ a, Hong Kong y Singapur.15 . Es necesario aclarar que el hecho de que la tarifa sea cero, no significa que los costos sean cero o que las empresas tendr´ an p´ erdidas por la provisi´ on del servicio de interconexi´ on; el costo siempre ser´ a mayor a cero y dado que la tarifa que se cobran entre operadores es cero, los costos incurridos por la provisi´ on del servicio son recuperados directamente del usuario que recibe las llamadas. Diversos autores han estudiado y recomendado este esquema de cobro argumentando que promueve la
15

Ver Harbord y Pagnozzi (2010)

25

competencia entre redes y que genera el mayor bienestar social en el mercado. Cambini y Valleti (2003) argumentan que una TIX por debajo de costos, e.g. un esquema bill and keep, tiene impactos positivos en la inversi´ on; Berger (2005) compara un escenario de TIX iguales a costo vs un r´ egimen bill and keep y encuentra que este u ´ltimo incrementa el bienestar; Harbord y Hoernig (2010) calibran un modelo de competencia con cifras del mercado del Reino Unido y concluyen que con un esquema bill and keep se obtendr´ ıa el mayor incremento en el bienestar total. Similarmente, Hurkens y L´ opez (2012) analizan el mercado m´ ovil de Espa˜ na y encuentran que un r´ egimen de bill and keep produce los mejores resultados en t´ erminos de bienestar social. No obstante los argumentos a favor de un esquema bill and keep, conviene se˜ nalar que puede tener problemas de implementaci´ on, pues los operadores tendr´ ıan que cobrar una tarifa por recibir llamadas, y puede disminuir la penetraci´ on de la telefon´ ıa celular. Esto es, dado que el costo por terminar llamadas provenientes de otras redes ser´ ıa un costo que no es posible recuperar a trav´ es de los operadores, las redes cobran a sus usuarios una tarifa por recibir llamadas, esquema conocido como Receiving Party Pays (RPP). L´ opez (2011) muestra que cuando la TIX se establece por debajo de costos, las redes cobran una tarifa a sus usuarios por recibir llamadas, tal que los ingresos son neutrales a la tarifa de interconexi´ on. Es decir, la estructura tarifaria incluir´ ıa un cargo fijo, una tarifa on-net, una tarifa off-net y una tarifa por recibir llamadas. Jullien et al. (2010) indica que existen usuarios que reciben m´ as llamadas de las que generan o, en un caso extremo, s´ olo reciben llamadas. Es posible que ese tipo de usuarios no est´ en dispuestos a pagar por recibir llamadas, por lo que en un ambiente bill and keep tendr´ ıan que desconectarse, reduciendo as´ ı el tama˜ no de las redes. Regresando al modelo planteado en este trabajo, podemos ver de (A) que si la TIX es igual con cero, el costo marginal de las llamadas off-net equivale al costo de originaci´ on. La ecuaci´ on (15) indica que el precio off-net tambi´ en disminuir´ ıa. En ese sentido, una TIX igual a cero beneficia a los usuarios. Sin embargo, los ingresos de los operadores tambi´ en se ver´ ıan reducidos, por lo que tendr´ ıan que aumentar el cargo fijo y/o cobrar una tarifa por recibir llamadas. El balance de estos dos efectos no queda claro, pues si bien existen beneficios de un esquema bill and keep debido a que promueve la competencia a trav´ es de precios m´ as bajos y elimina barreras a la entrada, toda vez que los entrantes no tienen que pagar a las redes establecidas por interconectarse con ellas, el impacto en el bienestar total cuando las empresas cobran por recibir llamadas no es claro. L´ opez (2011) encuentra que el r´ egimen bill and keep es socialmente ´ optimo s´ olo si la externalidad de llamada es ”considerable”.

26

Caso 2. Tarifas de interconexi´ on asim´ etricas

Caso 2.1. ai > aj = cti = ctj .

Este caso corresponde a aquel en el que los costos de interconexi´ on de las empresas son iguales, la empresa j recupera justamente sus costos y la empresa i cobra una tarifa mayor. Agencias reguladoras de distintos pa´ ıses han implementado este tipo de tarifas en las que a una empresa se le permite cobrar una TIX mayor.
16

Una de las principales justificaciones que han dado los reguladores es que a trav´ es de

esta medida los entrantes pueden competir (obteniendo ingresos por el servicio de interconexi´ on) mientras alcanzan las econom´ ıas de escala.17 Un argumento en contra de una regulaci´ on de este tipo es que si el incumbente tiene que pagar una TIX m´ as alta, tiene un incentivo para fijar una tarifa off-net m´ as alta –ver ecuaci´ on (15)-, los usuarios de las redes peque˜ nas recibir´ ıan menos llamadas, su utilidad disminuir´ ıa si la externalidad de llamada es positiva y preferir´ ıan mudarse a la red m´ as grande. Es decir, una TIX m´ as alta que tiene el objetivo de fortalecer al entrante podr´ ıa tener efectos contraproducentes en el tama˜ no de su red. Sin embargo, tambi´ en puede suceder que el entrante utilice sus ingresos de interconexi´ on para subsidiar terminales, disminuir el cargo fijo o disminuir su tarifa on-net y as´ ı atraer usuarios, de modo que su base de suscriptores crecer´ ıa. Peitz (2005a,b) ofrece un modelo de competencia entre redes asim´ etricas (un incumbente versus un entrante) y demuestra que, en t´ erminos de competencia y excedente del consumidor, una regulaci´ on de tarifas asim´ etricas en la que el incumbente cobra una tarifa igual a costo y el entrante cobra un margen adicional resulta m´ as exitosa que una regulaci´ on basada en tarifas sim´ etricas iguales a costo. En la misma l´ ınea que la Comisi´ on Europea (2009), Peitz se˜ nala que una vez que el entrante ha ganado fuerza para competir, la regulaci´ on asim´ etrica debe ser reemplazada por una sim´ etrica.

Caso 2.2. ai = cti > aj = ctj .

En este caso las empresas tienen costos de interconexi´ on diferentes, lo cual motiva que cobren tarifas
16 17

Generalmente, se establece en un porcentaje. Por ejemplo, una tarifa 20% mayor que la que cobra el incumbente. Ver Cullen International (2011).

27

diferentes (iguales a su costo). Es un escenario que se observa en la realidad y surge principalmente por iniciativa de los reguladores, quienes al observar que los operadores incurren en costos diferentes, permiten que ´ estos cobren tarifas asim´ etricas de modo que todos recuperen sus costos. En la mayor´ ıa de los casos, y como lo se˜ nala la Comisi´ on Europea (2009), las diferencias de costos se justifican siempre y cuando sean producto de cuestiones ex´ ogenas a las empresas. Por ejemplo, es probable que las empresas que entraron tarde al mercado de telefon´ ıa tengan espectro radioel´ ectrico s´ olo en bandas de frecuencia superiores a 1 GHz, por lo que tienen que llevar a cabo un despliegue de infraestructura mayor para cubrir un espacio determinado, y en consecuencia incurren en mayores costos para proveer los servicios. La Comisi´ on Europea (2009) recomienda que este tipo de medidas regulatorias se aplique por un periodo limitado (no mayor a cuatro a˜ nos), pues de lo contrario, podr´ ıa inducir comportamientos perversos. En conclusi´ on, la decisi´ on de aplicar TIX sim´ etricas o asim´ etricas depende de caracter´ ısticas espec´ ıficas de cada pa´ ıs en un momento determinado y de los objetivos que busque el regulador. En ese sentido, el ERG (2007) hace un an´ alisis detallado de las ventajas y desventajas de TIX sim´ etricas/asim´ etricas y expone una serie condiciones que justifican el uso de asimetr´ ıas por un periodo transitorio.

4.3

Discriminaci´ on de precios

Esta secci´ on est´ a dedicada a la discriminaci´ on de precios on-net y off-net. Si bien en las Secciones anteriores mencionamos a grandes rasgos qu´ e es la discriminaci´ on de precios y qu´ e es lo que la origina, en esta Secci´ on analizamos con mayor detalle las fuentes e implicaciones de esta pr´ actica comercial. De acuerdo con Lars (2006), la discriminaci´ on de precios ocurre cuando existen precios diferentes y esa diferencia no puede ser explicada completamente por variaciones en los costos marginales. O dicho de otra forma, una empresa discrimina en precios cuando el cociente de precios es diferente del cociente de costos marginales.18 El autor se˜ nala que la discriminaci´ on existe bajo las siguientes condiciones: i) las empresas tienen poder de mercado en el corto plazo, ii) los consumidores pueden ser segmentados, y iii) no hay posibilidad de arbitraje entre bienes. Tambi´ en menciona que el tipo de discriminaci´ on depende del poder de mercado, la heterogeneidad de los consumidores y de los mecanismos disponibles de segmentaci´ on. En los mercados de servicios de telefon´ ıa m´ ovil se ha observado que los operadores cobran diferentes tarifas dependiendo del destino de las llamadas, cuando, intuitivamente, uno pensar´ ıa que la diferencia en costos dependiendo del destino de la llamada no es significativa. Es decir, existe una diferenciaci´ on
18

Existen diferentes tipos de discriminaci´ on. Los detalles se pueden ver en Lars (2006).

28

de precios entre servicios que son id´ enticos a los ojos del consumidor: los operadores cobran una tarifa por llamadas on-net significativamente menor a la tarifa que cobran por llamadas off-net. En ese sentido, diversos estudios mencionan que existe una discriminaci´ on de precios. Es importante mencionar que la discriminaci´ on de precios on-net/off-net no se considera per se anticompetitiva. Es decir, el efecto de la discriminaci´ on de precios en la competencia depende de las condiciones de mercado. Laffont et al. (1998b) mencionan que cuando los operadores tienen participaciones de mercado similares, la discriminaci´ on reduce la probabilidad de colusi´ on al permitir competir en dos dimensiones de precios; asimismo, en la b´ usqueda de mayor participaci´ on de mercado, se produce una guerra de precios para las llamadas on-net, lo cual beneficia a los usuarios en t´ erminos de precios m´ as bajos. Sin embargo, cuando existe una gran asimetr´ ıa en las participaciones de mercado de los operadores, la discriminaci´ on de precios puede ser utilizada por el operador principal como herramienta para desplazar del mercado a sus competidores. Laffont et al. (1998b) se˜ nalan que la discriminaci´ on de precios no est´ a necesariamente relacionada con diferencias de costos o de elasticidades de la demanda, pues las redes tienen incentivos para discriminar aun cuando la tarifa de interconexi´ on se establece en niveles de costos o incluso si fuera igual con cero. Esta pr´ actica comercial, seg´ un los autores, permite a las redes de mayor tama˜ no generar ventajas comparativas frente a sus competidores, pues a pesar de que est´ en interconectadas sus redes, los usuarios pueden tener incentivos a suscribirse a la red m´ as grande para beneficiarse de las externalidades de red.19 Este fen´ omeno de generar externalidades de red a trav´ es de la discriminaci´ on de precios es denominado por los autores como tariff-mediated network externalities. Cabral (2011) argumenta que, en la medida que los operadores establecen precios diferentes para llamadas off-net y on-net, la utilidad de conectarse a una red es creciente en el n´ umero de usuarios conectados a esa red. De acuerdo con las ecuaciones (14) y (15) del modelo de la Secci´ on 3, el diferencial de precios que
19

Esto se explica por un fen´ omeno conocido en la literatura como “efecto club”, el cual se refiere a que la probabilidad de

que el “club” de un usuario se encuentre en la red m´ as grande es mayor a la probabilidad de que se encuentre en la red m´ as peque˜ na, por lo que dicho usuario decidir´ a suscribirse a la red m´ as grande y disfrutar de tarifas on-net m´ as bajas. Ver, por ejemplo, Gabrielsen y Vagstad (2008). Birke y Swann (2006) ofrecen un trabajo emp´ ırico que demuestra la coordinaci´ on de los usuarios al contratar un proveedor de servicios de telefon´ ıa (el efecto “club”). Kim y Kwon (2003), bas´ andose en datos de una encuesta, mencionan que los consumidores prefieren suscribirse a redes con mayor n´ umero de suscriptores y que diversas investigaciones muestran que los descuentos para llamadas on-net son la fuente de este comportamiento.

29

ofrecen las empresas para llamadas off-net y llamadas on-net est´ a dado por la ecuaci´ on siguiente: pij − pii = (aj − cti ) + γ (coi + aj ) + 1−
γαi αj αi αj (coi

+ cti )

(1 + γ )

(17)

Podemos observar que el diferencial de precios depende del nivel de la TIX, del tama˜ no de la red y de la externalidad de llamada. Tambi´ en se observa que aun cuando la tarifa de interconexi´ on es igual a costos o cero, la diferencia de precios off-net y on-net puede ser positiva, y depende del nivel de la externalidad de llamada. Enseguida enumeramos algunos resultados relacionados con la discriminaci´ on de precios: i. pij − pii aumenta a medida que lo hace aj . El resultado se obtiene derivando la ecuaci´ on (17) con respecto a aj : ∂ (pij − pii ) 1 = >0 ∂aj 1 − γαi /αij Si la TIX est´ a por arriba de costo, esto permite a las redes discriminar precios; y entre mayor sea la TIX, mayor ser´ a la diferencia de precios (si la externalidad de llamada es positiva). La intuici´ on es sencilla, pues si los costos para llamadas off-net son mayores a aquellos de las on-net, los precios finales reflejan el mismo sentido. ii. pij − pii aumenta a medida que lo hace γ . El resultado se obtiene al de derivar (17) con respecto a γ: ∂ (pij − pii ) cij (1 + γ )2 + αj cii (1 − γαi /αj )2 = >0 ∂γ αj (1 + γ )2 (1 − γαi /αj )2 Entre m´ as valoren los usuarios el hecho de recibir llamadas, las empresas tienen incentivos para fijar tarifas on-net m´ as bajas (incluso por abajo de costos) y as´ ı atraer usuarios. Asimismo, tienen incentivos para fijar tarifas off-net m´ as altas y reducir el tr´ afico que reciben los usuarios en redes rivales. Estos dos efectos generan un diferencial mayor. iii. Si αi > αj , entonces pij − pii > pji − pjj . La derivada de la ecuaci´ on (17) con respecto a αi es positiva, por lo que a medida que αi aumenta, la diferencia de precios tambi´ en; si αi > αj , el resultado se cumple. ∂ (pij − pii ) γcij = >0 ∂αi αj (1 − γαi /αj )2

30

Este resultado es congruente con Hoernig (2007), y significa que la discriminaci´ on de precios es m´ as grande en redes de mayor tama˜ no que en redes peque˜ nas. N´ otese que esto sucede siempre y cuando la externalidad de llamada sea positiva, de lo contrario, el tama˜ no de la red no tiene efecto (la derivada ser´ ıa cero) en la diferencia de precios. Lo anterior se representa gr´ aficamente como sigue:

Figura 5: Discriminaci´ on de precios De la gr´ afica izquierda se observa que a medida que aumenta la TIX, el diferencial de precios crece; y cuando aumenta la externalidad de llamada, el diferencial se exacerba. Tambi´ en podemos ver que aun cuando la TIX est´ e en un nivel de costos (o incluso, en cero) el diferencial persiste para ciertos valores de la externalidad de llamada. La gr´ afica de la derecha muestra que cuando la TIX es igual a su costo y la externalidad de llamada es cero, ning´ un operador discrimina; sin embargo, si la externalidad de llamada es positiva, el diferencial de precios es positivo y es m´ as grande en redes de mayor tama˜ no. Del an´ alisis anterior podemos concluir que el diferencial de precios tiene dos fuentes: la TIX y la externalidad de llamada, cuyo efecto es exacerbado por el tama˜ no de la red. La externalidad de llamada impacta inversamente a la tarifa on-net y directamente a la off-net, mientras que la TIX s´ olo afecta a la off-net.

4.4

Switching Costs

Seg´ un diversos autores, los usuarios de telefon´ ıa m´ ovil permanecen o se cambian de operador dependiendo de los costos de cambiarse de una red a otra, conocidos como switching costs.20 Por ejemplo, en ausencia
20

Los tipos de costos asociados al hecho de cambiar de proveedor se pueden consultar en Klemperer (2005). Por ejemplo,

perder el n´ umero telef´ onico, comprar equipo terminal nuevo, entre otros.

31

de portabilidad num´ erica, el hecho de perder el n´ umero a ra´ ız de cambiar de red, representa un switching cost para el usuario, por lo que podr´ ıa preferir permanecer con su operador actual, encontr´ andose cautivo y con la posibilidad de que ´ este aumente los precios y/o deteriore la calidad. La portabilidad num´ erica es un mecanismo que otorga a los usuarios de telefon´ ıa la posibilidad de conservar su n´ umero cuando cambian de ´ area geogr´ afica, de servicio o de operador. Cuando los reguladores implementan esta medida, se reducen los costos de mudarse de una red a otra, pues, entre otras cosas, el usuario que se mude no perder´ a su n´ umero telef´ onico. Esto es, podemos analizar los efectos de la portabilidad num´ erica viendo los efectos de una reducci´ on de los switching costs. En la notaci´ on del modelo presentado en la Secci´ on 3, la portabilidad num´ erica implica una reducci´ on de los switching costs de Ψ a Ψ ; algunos de los efectos son los siguientes: i. Los switchig costs no afectan a los precios variables, sino que su impacto recae en el cargo fijo. Este es un resultado que podemos observar de las ecuaciones de equilibrio (14), (15) y (16) y significa que cuando cambian los switchig costs, los operadores acomodan el cargo fijo y mantienen sus precios on-net y off-net. Esto se debe a que los operadores modifican el cargo fijo para atraer o mantener a sus clientes. ii. A menores switching costs, mayor ser´ a la diferencia de participaciones de mercado. Aunque pudiera parecer contra intuitivo el resultado, la explicaci´ on tiene que ver con el “efecto club”. Esto es, una disminuci´ on de los switching costs, aunada a los descuentos on-net de la empresa de mayor tama˜ no, har´ an que m´ as usuarios quieran suscribirse a la red grande, lo cual implicar´ a una diferencia mayor en los tama˜ nos de las redes. iii. A mayores switchig costs, mayor ser´ a el cargo fijo que establezcan las empresas y ser´ a mayor en la red de mayor tama˜ no. El resultado se obtiene de la ecuaci´ on (16a): ∂Fi∗ 1 + αi = >0 ∂Ψ 3αi Si los switchig costs son altos, significa que existen altas barreras a la salida (o lealtad hacia las redes), por lo que las redes pueden fijar altos cargos fijos sin perder participaci´ on de mercado. De acuerdo con esto, podemos decir que cuando un regulador implementa la portabilidad num´ erica, los operadores responder´ an disminuyendo el cargo fijo y mantendr´ an sus precios on-net y off-net.

32

iv. Si no hay discriminaci´ on de precios, el impacto de los switching costs en el tama˜ no de las empresas es menor.21 . Podemos ver de la ecuaci´ on (11a) que cuando no existe discriminaci´ on de precios, la p´ erdida de participaci´ on de mercado queda determinada exclusivamente por los switching costs, de ah´ ı que el efecto sea menor. Del inciso (ii) podemos deducir que la disminuci´ on de los switching costs implica una reducci´ on de la participaci´ on de mercado de las redes de menor tama˜ no. Por otro lado, del inciso (iii), tenemos que las empresas reducen su cargo fijo. Estos dos efectos conducen a una ca´ ıda en los ingresos de las empresas peque˜ nas. As´ ı, si bien la portabilidad num´ erica puede aumentar el bienestar de los consumidores al fomentar la competencia, las redes de menor tama˜ no se ven afectadas en sus ingresos, por lo que la implementaci´ on aislada de pol´ ıticas que disminuyan los switching costs, como la portabilidad num´ erica, pudieran ser insostenibles en el lago plazo. En conclusi´ on, la implementaci´ on aislada de la portabilidad num´ erica implica una asimetr´ ıa mayor en los tama˜ nos de las redes, es decir, las redes grandes absorben a la mayor parte de los usuarios que portan su n´ umero telef´ onico, mientras que las empresas peque˜ nas pierden participaci´ on de mercado, debido a la presencia de discriminaci´ on de precios. Esto nos permite aseverar que la portabilidad num´ erica acompa˜ nada de una pol´ ıtica que evite la discriminaci´ on de precios arrojar´ ıa mejroes resultados en el mercado de telefon´ ıa m´ ovil: fomentar´ ıa la competencia, se reducir´ ıan los cargos fijos que cobran las empresas, aumentar´ ıa el bienestar de los consumidores y las redes terminar´ ıan con el mismo tama˜ no, por lo que las redes peque˜ nas no ver´ ıan amenazados sus ingresos debido a la p´ erdida de usuarios.

5

Conclusiones

En el presente trabajo revisamos la evoluci´ on de modelos te´ oricos de competencia en redes de telefon´ ıa m´ ovil y tambi´ en de estudios emp´ ıricos. A partir de ello, construimos un modelo unificado que permite explicar la interacci´ on de diversos par´ ametros involucrados en la competencia de precios del mercado de telefon´ ıa m´ ovil; luego, analizando distintos escenarios a partir de un ejercicio de est´ atica comparativa de los precios de equilibrio, presentamos los efectos de la tarifa de interconexi´ on m´ ovil en los precios de telefon´ ıa m´ ovil y explicamos c´ omo incide directamente en las tarifas off-net. Tambi´ en dedicamos un espacio a la discriminaci´ on de precios, en donde pudimos ver que la tarifa de interconexi´ on y la externalidad de
21

Shi et al. (2006) tambi´ en mencionan este efecto, pero el modelo que presentan no permite mostrarlo anal´ ıticamente

33

llamada son las fuentes principales, y que el efecto de la externalidad de llamada se exacerba con el tama˜ no de las redes. En cuanto a los switching costs, el modelo permite concluir que la portabilidad num´ erica puede generar efectos adversos para las empresas de menor tama˜ no cuando se aplica como una medida regulatoria de manera aislada, y que podr´ ıa arrojar mejores efectos a trav´ es de una pol´ ıtica combinada de no discriminaci´ on de precios. Por otra parte, el presente documento constituye una fuente de diversos estudios futuros. Esto es, dado que el modelo desarrollado arroja varias hip´ otesis que pudieran no ser generales a los mercados de telefon´ ıa m´ ovil de todos los pa´ ıses, dichas hip´ otesis pueden ser materia de futuros estudios emp´ ıricos. En ese sentido, el presente trabajo establece una agenda de investigaci´ on en el mercado de telefon´ ıa m´ ovil. Asimismo, es importante mencionar que el modelo es est´ atico, por lo que los efectos obtenidos son de corto plazo. As´ ı, una posible extensi´ on del modelo es introducir par´ ametros din´ amicos que permitan obtener resultados de largo plazo.

Referencias
[1] Andersson, K. y Hansen, B. (2009). Network Competition: Empirical Evidence on Mobile Termination Rates and Profitability. Working Paper. [2] Armstrong, M. (1998). Network Interconnection in Telecommunications.The Economic Journal, Vol. 108, 545-564. [3] Armstrong, M. y Wright, J. (2009). Mobile Call Termination. The Economic Journal, Vol. 119, F270—F307. [4] Baltagi, B. (2008). Econometric Analysis of Panel Data. John Wiley & Sons. [5] Bank of America Merrill Lynch (2011). Merrill Lynch Global Wireless Matrix, 4Q 2011. [6] Berger, U. (2004). Access Charges in the Presence of Call Externalities. Contributions to Economic Analysis & Policy, Vol. 3, Article 21. [7] Berger, U. (2005). Bill-and-Keep vs. Cost-Based Access Pricing Revisited. Economics Letters, Vol. 86, 107-112.

34

[8] Birke, D. y Swann, G. M. P. (2006). Network Effects and the Choice of Mobile Phone Operator. Journal of Evolutionary Economics, Vol. 16, 65-84. [9] Cabral, L. (2011). Dynamic Price Competition with Network Effects. Review of Economic Studies, Vol. 78 (1), 83-111. [10] Cambini, C. y Valletti, T. (2003). Network Competition with Price Discrimination: ‘Bill-and-Keep’ is not so bad after all. Economics Letters, Vol. 81 (2), 205-213. [11] Carter, M., y Wright, J. (2003) Asymmetric Network Interconnection. Review of Industrial Organization, Vol. 22, 27-46. [12] Claussen, J., Trug, M. y Zucchini, L. (2011). Termination-Based Price Discrimination: Tariff-Mediated Network Effects and the Fat-Cat Effect. University of Munich Working Paper. [13] Comisi´ on Europea. (2009).Recomendaci´ on de la Comisi´ on sobre el tratamiento normativo de las tarifas de terminacion de la telefon´ ıa fija y m´ ovil en la UE. [14] Cullen International. (2011). NRA justifications for asymmetric MTRs. [15] De Bijl, P. y Peitz, M. (2002). Regulation and Entry into Telecommunications Markets. Cambridge University Press. [16] Delorme Prado, L.D. (2011). La interconexi´ on, supeditada al imperativo de la inclusi´ on social. Pol´ ıtica Digital, n´ umero 63. [17] Dewenter, R. y Haucap, J. (2005). The Effects of Regulating Mobile Termination Rates for Asymmetric Networks. European Journal of Law and Economics, Vol. 20, 185-197. [18] Economides, N. (2006). Competition Policy in Network Industries: an Introduction. The New Economy and Beyond: Past, Present and Future, 96-121. [19] European Regulators Group. (2007). ERG’s Common Position on Simmetry of Fixed Call Termination Rates and Simmetry of Mobile Call Termination Rates. [20] Gabrielsen, T. S. y Vagstad, S. (2007). Why is on-Net Traffic Cheaper Than Off-Net Traffic? Access Markup as a Collusive Device. European Economic Review, Vol. 52, 99-115. 35

[21] Genakos, C. y Valletti, T. (2011). Testing the ”Waterbed” Effect in Mobile Telephony. Journal of the European Economic Association, Vol. 9 (6), 1114-1142. [22] Harbord, D. y Hoernig, S. (2010). Welfare Analysis of Regulation Mobile Termination Rates in the UK (with an Application to the Orange/T Mobile merger). CEPR Discussion Papers, 7730. [23] Harbord, D. y Pagnozzi, M. (2010). Network-Based Price Discrimination and ’Bill-and-Keep’ vs. ’Cost-Based’ Regulation of Mobile Termination Rates. Review of Network Economics, Vol. 9, Article 1. [24] Haucap, J. y Heimeshoff, U. (2011). Consumer Behavior towards On-net/Off-net Price Discrimination. Telecommunications Policy, Vol. 35 (4), 325-332. [25] Hoernig, S. (2007). On-net and off-net pricing on asymmetric telecommunications networks. Information Economics and Policy, Vol. 19, 171-188. [26] Hoernig, S. (2008). Tariff-Mediated Network Externalities: Is regulatory intervention any good? Centre for Economic Research, Discussion Paper, DP6866. [27] Hurkens, S., y Lopez, A.L. (2010). Mobile Termination, Network Externalities, and Consumer Expectations. IESE Business School Working Paper, 850. [28] Hurkens, S., y Lopez, A.L. (2012). The Welfare Effects of Mobile Termination Rate Regulation in Asymmetric Oligopolies: The Case of Spain. Telecommunications Policy, Vol. 36 (5), 369-381. [29] Jeon, D.S., Laffont, J.J., y Tirole, J. (2004). On the Receiver-Pays Principle. The RAND Journal of Economics, Vol. 35, 85-110. [30] Jullien, B., Rey, P., y Sand-Zantman, W. (2010). Mobile call termination revisited. TSE Working Paper. [31] Kim, H. y Kwon, N. (2003). The Advantage of Network Size in Acquiring New Subscribers: a Conditional Logit Analysis of the Korean Mobile Telephony Market. Information Economics and Policy, Vol. 15 (1), 17–33. [32] Klemperer, P. (1987). The Competitiveness of Markets with Switching Costs. The RAND Journal of Economics, Vol. 18, 138-150. 36

[33] Laffont, J.J., Rey, P. y Tirole, J. (1998a). Network Competition: I. Overview and Nondiscriminatory Pricing. The RAND Journal of Economics, Vol. 29, 1-37. [34] Laffont, J.J., Rey, P. y Tirole, J. (1998b). Network Competition: II. Price Discrimination. The RAND Journal of Economics, Vol. 29, 38-56. [35] Lee, J. y Lee, D. H. (2012). Asymmetry of Mobile Termination Rates and the Waterbed Effect. International Telecommunications Society Working Paper. [36] L´ opez, A. (2011). Mobile Termination Rates and the Receiver-Pays Regime. Information Economics and Policy, Vol 23 (2), 171-181. [37] OECD. (2012). Developments in Mobile Termination. OECD Digital Economy Papers, No. 193, OECD Publishing. [38] Peitz, M. (2005a). Asymmetric Access Price Regulation in Telecommunications Markets. European Economic Review, Vol. 49 (2), 341 – 358. [39] Peitz, M. (2005b). Asymmetric Regulation of Access and Price Discrimination in Telecommunications. Journal of Regulatory Economics, Vol. 28 (3), 327-343. [40] Sauer, D. (2010). Welfare implications of on-net/off-net price discrimination. Toulouse School of Economics Working Paper. [41] Shi, M., Chang, J. y Rhee, B. D. (2006). Price Competition with Reduced Consumer Switching Costs: The Case of “Wireless Number Portability” in the Cellular Phone Industry. Management Science, Vol. 52, 27-38. [42] Shy, O. (2004). The Economics of Network Industries. Cambridge University Press. [43] Stole, L.A. (2007). Price Discrimination and Competition, en Handbook of Industrial Organization, Vol. III. North-Holland, 2221-2299. [44] Stork, C. (2011). ¿Y si bajan las tarifas de interconexi´ on m´ ovil? Pol´ ıtica Digital, n´ umero 63. [45] Veronese, B. y Pesendorfer, M. (2009). Wholesale Termination Regime, Termination Charge Levels and Mobile Industry Performance. Estudio realizado para Ofcom. 37

[46] Wernick, C., Growitsch, C. y Marcus, J.S. (2010). The Effects of Lower Mobile Termination Rates (MTRs) on Retail Price and Demand.

38

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful