Está en la página 1de 7

1.

REFERENCIA HISTORICA
El modernismo y las necesidades de la sociedad van cambiando los 9
estilos de vida en los núcleos sociales; las modas, la tecnología y las
ciencias, el poder, el materialismo, el desgaste de los valores, las
necesidades de aceptación e identificación, la depresión, las
adicciones, y todos los problemas socio-económicos que el mundo
enfrenta para su supervivencia, influyen en la formación de las
actitudes y formas de conducta de las gentes.

A través de los siglos, los problemas sociales han tenido la misma


sustancia o nucleo que los originó, como es la búsqueda del poder y
las posiciones que emergen de éste.

Al profesor Jigoro Kano le tocó vivir los finales de ese Japón, en el


periodo Meiji, remecido por los cambios de castas sociales y luchas de
poder, de transición al cambio de la modernización pero manteniendo
sus tradiciones antiguas, y en el cual las Artes Marciales habían
constituido una forma y estilo de vivir y sobrevivir.

Es interesante precisar anteladamente que existen dentro de la Artes


Marciales dos grandes grupos de artes, aquellos antiguos estilos
llamados Ko-ryu, y los modernos estilos llamados Gendai-ryu, en este
último está clasificado el Judo.

Ya en los 1500 se hablaba del ryu (Hisamoro) Takeuchi jujitsu, se dice


que ésta es una de las más antiguas formas de combate. Los ryu o
estilos de cada Arte Marcial fueron incrementándose, asi cada
esmerado discípulo al alcanzar maestría hacía nuevos aportes y
modificaciones para obtener un nuevo ryu al cual etiquetaba con su
nombre o Soke.

En el estudio de estas escuelas no solamente había la preocupación


del mejoramiento de la capacidad física, también lo era del estilo y la
habilidad que acompañaba al método mecánico. Asi como del aspecto
mental y moral del budoka.

Se sabe también que por ese tiempo ya habían algunas escuelas tales
como Kito, Kyushin, Yoshin, y Shinyo, que entre sus prácticas tenían
formas de randori y de Kata, asi como de Atemiwaza y de
Kansetsuwaza.

2. BUJUTSU, BUDO, BUSHIDO


Hablar de Budo es hablar del samurai en su arte del guerrear, del
sobrevivir por las armas o sin ellas, y de la estrategia del combate
cuerpo a cuerpo. En donde el vencedor mantenía no solo su vida, el
dominio territorial y material, el reconocimiento a su escuela o estilo,
y a su nombre y dinastía. El samurai era poseedor de un cuerpo de
doctrina ético y de valores llamado el Bushido; por consiguiente, el
samurai era un caballero y guerrero modelo de ser emulado en la
vida.

El maestro Kano, siendo de una complexión poco afortunada, estudió


el Jujutsu como Budo y el Bushido como forma de vida, lo cual lo
convirtió en un experto maestro de ese arte.

El estudio el Tenjinshinryu en la escuela de Hachinosuke Fukuda, y el


Kitoryu en la de Tsunetoshi Ihikubo. El Budo o arte de la guerra y el
combate, es la expresión moderna del Bujutsu, que es la forma como
eran llamadas todas las artes y escuelas (ryu) de combate antes del
1868.

Hoy en dia, cuando hablamos de Ko-ryu, nos referimos a esas artes


antiguas tales como: Tenshin Shoden Katori Shinto-ryu, Kashima Shin-
ryu, Kashima Shinto-ryu,Takeuchi-ryu, Iaijutsu, kogusoku,
kusarigamajutsu, kenjutsu, Jujitsu, Iaijutsu, Bojutsu, Jojutsu, Sojutsu,
Kyujutsu, Naginatajutsu, Kusarigamajutsu y otras escuelas más, de las
cuales algunas siguen difundiéndose.

El otro grupo de artes modernas del Budo o Gendai-ryu y que


empiezan a difundirse a partir de 1868 son: el Karatedo (Goju-ryu,
Shito-ryu, Kyokushinkai, Shotokan, Uechi-ryu, Shorin-ryu, Wado-ryu,
etc.); el kendo, Iaido (Seitei iai), Judo (Kodokan), el Aikido
(hombu/Aikikai, Ki Society, Yoshinkan, Tomiki-ryu), el Shorinji Kempo,
el Jukendo, el Jodo, Naginatado y Kyudo.

El maestro Jigoro se preocupó además de investigar otros estilos en


paralelo y crear una estructura de Arte Marcial que aglutinara las más
importantes y eficaces técnicas de la época. Jigoro Kano nació en
1860 en Kobe y se destacó por su inteligencia y vida prudente
dedicada al estudio y la pedagogía, y su facilidad para aprender
idiomas. Kano fue formado en la universidad de Tokyo, y sobresalió
por ser un educador en excelencia.

Sin duda alguna se podrían encontrar importantes afinidades entre el


Judo, el Jujutsu, y otras Artes Marciales; sin embargo, Sensei Kano le
da al Judo un marco pedagógico de especiales relieves, el cual se
sostiene sobre tres caracteristicas primordiales del caracter didático.

3. CONSIDERACIONES
PEDAGOGICAS
El espíritu de la pedagogía, las formas y métodos
de la didáctica, fueron la luz que alumbró el
trabajo del maestro a lo largo de su vida, él fue
un docente por excelencia, e impregnó y compartió con sus discípulos
esta mística en el Judo. Y hay tres políticas pedagógicas que dieron
marco a sus teorías en Judo.

a) El conocimiento, estudio, investigación y práctica del Arte Marcial


con bases de ciencia y de arte, como elementos esenciales para
alcanzar su desarrollo y maestría.

b) Una estructura de valores éticos de los cuales debe hacerse una


forma de vivir, en satisfacción personal y de servicio para los demás,
y que desde luego forman parte del Bushido o filosofía del Judo.

c) La preocupación por una metodología de la cultura física, como


elemento de la educación del cuerpo y de la salud, sin la cual el arte y
ciencia del Judo no tendría soporte para su perfeccionamiento y
expansión como disciplina deportiva.

Estos son los planteamientos de una pedagogía del Judo sin la cual el
Judo que se practica no alcanzaría madurez y perfección; y eso
precisamente, es el estilo del Judo moderno, está cojo de los otros dos
elementos, porque solamente se ha focalizado el desarrollo del
aspecto físico de la disciplina, especialmente como factor primordial
de la competencia.

El maestro Kano fundó en 1882 su escuela de Judo Kodokan en el


Templo de Eishoji en Shitaya Kita-Inari-Cho, en Tokyo, en una pequeño
ambiente acondicionado para ubicar los tatamis de 2x1 mt., haciendo
aprox. 24 metros cuadrados. Alli estarian seguramente empezando el
Judo Kodokan con el maestro Kano, sus notables alumnos como Shiro
Saigo,Tsunejiro Tomita, Yoshitsugu Yamashita, Sakujiro Yokoyama.

Cuenta la historia que en 1886 la policía metropolitana de Tokyo


estaba seleccionando un ryu para que sus oficiales fueran enseñados
y entrenados. De este modo hizo arreglos para invitar a un combate a
las dos importantes escuelas del momento, Judo Kodokan y Tosuka
Jujitsu. El resultado fue como sigue: Kodokan ganó 13 combates y
logró dos empates, de los quince programados.

Este sería el punto de partida para el reconocimiento y expansión


futura del Judo en el ámbito mundial. El Kodokan fue creciendo a 107
tatamis en 1893; luego a 207 en 1906; y a 510 tatamis en 1934.
Cambiando de un lugar a otro hasta que en 1984 construyó su nueva
sede internacional.

El Judo se ha expandido notablemente, su práctica está organizada en


Federaciones de naciones y Uniones continentales, que se aglutinan
en una conformada Federacion Internacional de Judo que agrupa a
176 naciones de los 5 continentes.
Al presente, el Judo se ha constituido en un deporte olímpico, con
campeonatos mundiales de ambos sexos, campeonatos olimpicos,
torneos regionales; y aunque la filosofía del Judo moderno ha variado
en algo, ya que su espíritu de disciplina es esencialmente
competitivo, diferenciándose del concepto tradicional, y perdiendo tal
vez su calidad artistica, y su filosofia; situacion que no fuera el deseo
ni la vision de Kano.

Sin embargo, no se negara que a pesar de ello, el Judo levanta un


gran interés mundial, y sus adeptos van creciendo dia a dia.

4.

PRINCIPIOS DE LA FILOSOFIA
DEL JUDO
A continuación, y con la preocupación de no dejar de lado las
esencias del Judo, vamos a nombrar y comentar los cinco elementos
de la filosofía del Judo, que es la forma como debería enseñarse en
los clubes y escuelas tanto para fines competitivos como para
propósitos recreativos también.

a) El Arte del Mínimo Esfuerzo y de la Máxima Eficacia. A diferencia de


lo que muchos creen, el Judo no es un deporte rudo, más bien los
hombres rudos lo tornan rudo; porque ellos emplean la fuerza como
único medio para derribar a sus contrincantes, en razon de carecer de
finas habilidades.

El Judo por el contrario, es el arte de la suavidad, la ciencia del


desequilibrio, la técnica de utilizar la fuerza contraria para convertirla
en el arma del desequilibrio y el consecuente derribamiento del
contrario.

La fuerza no debe sustituir a la habilidad, más bien siendo importante


la fuerza, ésta debe tener un porcentaje menor de participación en la
aplicación de la técnica, al aplicar una fuerza inteligente y controlada.

La mecánica y el arte del Judo se basan en aplicar el menor esfuerzo


posible para alcanzar la máxima perfomance, y eso sólo se logra
empleando el adecuado método, con la habilidad y el talento
indispensable.

b) La Satisfacción Mutua. La práctica del Judo debe traer gozo y


satisfacción, la interacción con los compañeros, el estudio y la
investigación de formas, la colaboración y el desarrollo mutuo.

La relación de los alumnos con los profesores, el seguimiento de la


etiqueta y de las tradiciones, dan un marco de satisfacción a los
practicantes de este bello Budo. El Judo debiera constituirse en la
práctica de un arte eficaz con satisfacciones mutuas.

Si alguien esta sintiendo en el Dojo cierta incomodidad o algun temor,


posiblemente algo no está andando bien y ello debiera revisarse y ser
solucionado. Porque al Dojo se va a recrearse, a liberar las tensiones,
pero con beneplácito de que se esta aprovechando en el progreso
personal y en el de los demás.

El problema de las competencias es precisamente la ansiedad que


genera, y a veces la frustración que causa estar sometido por largos
períodos a entrenamientos llenos de retos y demandas que no
alcanzan las metas esperadas.

El Judo no fue creado para crear y acumular tensiones, sino más bien
para liberarse de ellas y encontrar equilibrio y armonía integral en la
relacion cuerpo, mente y espiritu.

c) Etiqueta y Bushido. El Judo tiene ciertas formalidades y protocoles


en su práctica, y que vienen de tradiciones y sabias enseñanzas de un
pueblo que ha sabido hacer de los valores el núcleo de su existencia.

Las costumbres en Judo se basan en el mutuo respeto, la sencillez, la


deferencia, el servicio, y la cortesía en las relaciones académico
deportivas.

El Bushido es aquella estructura ética


que promueve y enseña aquellos
valores como honestidad, paciencia,
perseverancia, respeto, urbanidad,
civismo, autocontrol; lo cual constituye
el caracter moral del estudiante del
Judo.

Este cuerpo ético es el que el judoka


lleva a la preactica no solamente en el
Dojo y frente a sus compañeros y maestros, si no también en el curso
de su vida diaria, con su familia y demás personas que le rodean.

d) La Educación Física. Mente sana en cuerpo sano dice el viejo


aforismo, para el Judo no sería la excepción este sabio principio; ya
que el Judo es un armonioso sistema de cultura física, los trabajos
preliminares de Taiso o Jubi Undo asi lo dejan entender antes de
empezar cada sesion de entrenamiento.

La mente y el cuerpo trabajan interactivamente, afinadamente; por


eso, cultivar el cuerpo también es cultivar la mente; en disciplina, en
reflejos y reacciones, en actitudes positivas, en decisiones correctas,
y en un prudente libre albedrío.

Cuerpo y mente trabajan juntos en la salud espiritual y de las


emociones, en la unidad de la armonía física y mental. No basta
estimular y alcanzar metas en velocidad, fuerza, resistencia, agilidad,
flexibilidad, y una buena condición cardio vascular.

También es necesaria una mente oxigenada, positiva, rápida, precisa,


abierta y disciplinada; un espíritu perseverante además, dinámico,
organizado, perfeccionista, dadivoso, humilde y amador de lo natural;
y un control maduro de las emociones que permitan actuar con
adecuado temperamento y caracter.

En el concepto pedagógico del maestro Kano, la salud es manifestada


como una expresión integral y armónica, y esa dualidad se obtiene a
traves de la práctica eficaz de una metódica cultura física.

e) Arte y Ciencia del Judo. El Judo tiene mucho de ese binomio


inexcluyente del conocimiento humano, como son el arte y la ciencia;
y asi lo estudiaremos más adelante en nuestras disquisiciones sobre
mecánica física y su extraordinaria relación con los waza.

El Judo además tiene un lenguaje propio, el mismo que se habla y


entiende en el mundo entero; orgullo además para Japón en la
difusión y conocimiento de su idioma.

Hablar de Judo es hablar en lenguaje de Judo, no se entiende de otro


modo; en las clasificaciones de sus wazas y katas, de los equipos y
accesorios utilizados, en las reglas. El lenguaje del Judo está ahi
presente al igual que en cualquiera otra de las terminologías de las
disciplinas humanísticas y científicas.

El Judo tiene una bella plasticidad, armonía en sus movimientos, y


sobriedad en sus desplazamientos; de ahi que la habilidad y el talento
superan al uso de la fuerza; el Judo fino y de calidad tiene ese
temperamento interno de belleza y expresión artística.

En el Judo existe un ordenamiento linguístico, y como en otras


disciplinas del saber humano, hay una metodología y una articulación
sistemática en el desenvolvimiento de sus partes técnicas y rangos
que vienen a constituir los procesos del Judo.

Hay además, un cuerpo estructurado e interactivo de lenguaje,


metodología, sistematización y taxonomía, a lo que llamamos
estructura del Judo; haciendo del Judo un cuerpo ordenado y
sistematizado de Budo y disciplina deportiva con esencias científícas
y artísticas.