Está en la página 1de 2

Recensión sobre Los nayar y la definición de matrimonio.

Kathleen Gough
Este texto trata sobre las definiciones de matrimonio y lo difícil que resulta encontrar una que se adapte a los que las diversas culturas entienden por matrimonio o unión. Comienza mencionando la definición que aporta Notes and Queries (1951): “El matrimonio es la unión entre un hombre y una mujer, tal que los hijos(as) nacidos de la mujer son reconocidos como descendientes legítimos de los dos cónyuges”. (pág. 75) A continuación, la autora expone la opinión del afamado antropólogo Edmund Leach, quien, en parte basándose en unos artículos de la misma Kathleen Gough, dice que es imposible fijar una definición de matrimonio que pueda englobar todos los ejemplos que se encuentran en los diversos grupos humanos. Como argumentos da, entre otros, el problema de que en algunos pueblos “no existe la noción de paternidad” (pág. 77). A raíz de esto, la autora comenzará a explicar los ritos del matrimonio de los nayar, en la India, y, más importante, qué ocurre con los hijos. Así, plantea que era necesario un matrimonio ritual, el tali, en el que una mujer, que aun era una niña, y un hombre llevaban a cabo cierta ceremonia que permitiría más tarde, que los hijos(as) de la mujer fueran legítimos, y pertenecieran al sistema de linaje (de la madre). Sin embargo, estos hijos(as) podían ser hijos(as) biológicos de cualquier hombre de una casta igual o mayor que la mujer. Es decir, ella podía tener tantos amantes como quisiera, con la condición de que cuando se quedara embarazada alguno de sus amantes reconociera la paternidad pagando los gastos del parto. Si esto no ocurría, era acusada de haber mantenido relaciones con un hombre de una casta inferior, y era expulsada del linaje o incluso matada. A su vez, ni la mujer ni los hijos(as) tenían ningún deber para con el progenitor; solo se veían obligados a llorar la muerte del marido ritual, el hombre con el que ella había protagonizado el tali. Por tanto, en este pueblo si existía el concepto de paternidad, que era lo que la autora quería defender, en contra de los argumentos de Leach. Sin embargo, tampoco era igual al occidental, ya que sus sistemas son diferentes. Como dice el texto, “los nayar no tenían lazos personales tan institucionalizados y duraderos” (pág. 89), lo que no significaba que no se encariñaran. Además, añade poco después Gough, “los nayar institucionalizaron los conceptos de matrimonio y de paternidad, y dieron reconocimiento ritual y legal a ambos” (pág. 100). Esto no es tan diferente a lo que han hecho los occidentales con términos como matrimonio, paternidad o maternidad. Por último, la autora propone otra definición de matrimonio: “el matrimonio es la relación establecida entre una mujer y una o más personas, que asegura que el hijo nacido de la mujer en circunstancias que no estén prohibidas por las reglas de la relación, obtenga los plenos derechos del status por nacimiento que sean comunes a los miembros normales de su sociedad o de su estrato social” (pág. 106). Con esto pretende abarcar todas las uniones 1

Como conclusión. pero la tesis principal de Kathleen Gough se aprecia: quería aclarar el malentendido al que Edmund Leach había llegado tras leer sus artículos. 2 . añadir que el texto resulta en ocasiones algo liado. la finalidad mayor del matrimonio. que es según la autora. Añado esto porque en su definición no entran los matrimonios entre hombres. y compartir que ella confiaba en la existencia de una definición de matrimonio válida para todas las culturas.humanas que aseguren descendencia.