Está en la página 1de 5

GLOSARIO DE SEGUROS

SEGURO: El seguro es un contrato por

el

cual

una

de las partes

(el asegurador) se

obliga, mediante una prima que le abona la otra parte (el asegurado), a resarcir un daño o cumplir la prestación convenida si ocurre el evento previsto, como puede ser un accidente o un incendio, entre otras.

PÓLIZA: Es el documento que instrumenta el contrato de seguro. Refleja las normas que regulan las relaciones contractuales entre el Asegurador y el Asegurado. Sólo cuando ha sido emitido y aceptado por ambas partes se puede decir que han nacido los derechos y obligaciones que del mismo se derivan.

RIESGO: Es todo aquello que puede generar un evento no deseado y traer como consecuencias pérdidas y/o daños.

PRIMA: Es el pago que realiza el asegurado a la compañía de seguros a cambio de la promesa de ésta de hacerse cargo de una serie de pagos en caso de que sucedan determinados estados de la naturaleza.

INTERÉS ASEGURABLE: Se entiende por la relación lícita de valor económico sobre un bien. Cuando esta relación se halla amenazada por un riesgo, es un interés asegurable.

INDEMNIZACIÓN: Es la contraprestación a cargo del asegurador de pagar la cantidad correspondiente al daño causado por el siniestro, en virtud de haber recibido la prima.

LUCRO CESANTE. El lucro cesante hace referencia al lucro, al dinero, a la ganancia, a la renta que una persona deja de percibir como consecuencia del perjuicio o daño que se le ha causado. Si una persona no hubiera sufrido de un daño o perjuicio, se hubiera seguido lucrando sin problemas, lucro que se pierde, que cesa por culpa del daño o del perjuicio, y por supuesto que el responsable será quien causó el daño y el perjuicio, y en algunos casos tendrá que indemnizar a la víctima del daño o perjuicio.

DAÑO EMERGENTE. El daño emergente corresponde al valor o precio de un bien o cosa que ha sufrido daño o perjuicio. Cuando el bien o la propiedad de una persona ha sido dañada o destruida por otra, estamos ante un daño emergente, y la indemnización en este caso será igual al precio del bien afectado o destruido.

COASEGURO: Es un contrato en el cual existe un aseguramiento previsto y ordenado sobre un mismo interés y por ende sobre un mismo riesgo, pero que es celebrado con varios aseguradores, donde cada uno de ellos asume una porción del total del riesgo.

El coaseguro estila acordarse mediante una póliza emitida en beneficio del asegurado y firmada por todos los coaseguradores, señalándose las cuotas correspondientes a cada uno de ellos, cuyo valor agregado constituye la unidad del seguro. Uno de los

coaseguradores, debidamente nombrado por el conjunto o mayoría de ellos, tienen que asumir la administración del contrato, para lo cual se le autorizarán los poderes del caso.

La empresa aseguradora encargada de la administración y dirección del contrato de coaseguro es conocida como compañía “líder” y es la encargada de coordinar las relaciones entre el asegurado tomador y los coaseguradores, quienes para dicha relación contractual se encuentran integrados en un consorcio.

REASEGURO: Es un contrato por el cual una compañía aseguradora que ha realizado un seguro, realiza otro contrato con otra aseguradora (llamada reaseguradora) para trasladarle a ella la totalidad o parte de los riesgos del primer contrato firmado.

Existen varias compañías aseguradoras especializadas en el reaseguro, es decir, que sólo operan para realizar este tipo de operación con otra aseguradora, sin realizar operaciones corrientes de seguro.

Tres son las funciones primordiales del reaseguro:

  • Ser un factor de disminución del riesgo, evitando pérdidas descomunales o posibles quiebras: una compañía firma un contrato de reaseguro cuando el riesgo de un contrato excede el límite tolerable, llamado pleno, que podría soportar.

  • Función de financiación: permite a las compañías aseguradoras incrementar el volumen de sus negocios, al tener la seguridad de un respaldo añadido, aceptan mayores riesgos y firman mayor número de seguros.

  • Estabilizadora: estabiliza el mercado del seguro, al repartirse las pérdidas entre una o más reaseguradoras.

Existen dos tipos de contrato de reaseguro, según la cuantía del riesgo asegurado:

  • Reaseguro total: las dos compañías aseguradoras, reasegurado y reasegurador, acuerdan ceder íntegramente el riesgo a la compañía reaseguradora. Es muy poco común este tipo de contrato, por ir a contracorriente con la misma filosofía del reaseguro, que consiste en división del riesgo.

  • Reaseguro parcial: la compañía reaseguradora se compromete a cubrir cierta parte del riesgo del contrato de la reasegurada. Es lo más frecuente, estableciéndose explícitamente si riesgo se asumirá de manera conjunta desde el primer euro de indemnización, o bien si la reaseguradora lo asumirá a partir de cierta cantidad hasta otro cierto tope.

FASECOLDA: Federación de Aseguradores Colombianos

La Federación de Aseguradores Colombianos, Fasecolda, es una entidad gremial sin

que agrupa a las compañías

de seguros

y de reaseguros

y

a

las

ánimo de lucro sociedades

de

capitalización

en

Colombia.

Además de representar a la actividad del seguro frente a los organismos oficiales y la sociedad en general, la Federación realiza actividades permanentes para el desarrollo del

sector,

tanto

en

el

ámbito

nacional

como

internacional.

En 1976 se creó la Unión de Aseguradores Colombianos, Fasecolda, la cual reunió de nuevo a las compañías aseguradoras en lo que ahora constituye un gremio fuerte y unido. En 1997 se cambió su denominación por la de Federación de Aseguradores Colombianos, Fasecolda.

AGENCIA DE SEGUROS: es una empresa vinculada por un contrato de agencia a una entidad aseguradora, encargada de captar nuevos asegurados que suscriban los seguros de la compañía (tomadores de seguros) y/o de asesorar a los que ya tenga captados en caso de siniestro, es decir, a su cartera.

La agencia puede servirse de la imagen de la aseguradora (rótulos, carteleras, papelería, etc.) en su tarea comercial, y obtiene como retribución a su labor, una comisión por cada nuevo cliente captado así como por la cartera de clientes que continúan siendo fieles a la compañía y cuyas renovaciones de seguros se encarga la agencia de fomentar. A los comerciales de las agencias de seguros se les conoce como agentes de seguros.

AGENTES DE SEGUROS: Los agentes de seguros (agentes o sociedades de agencia) son mediadores afectos a la entidad aseguradora, a los que une un vínculo contractual y una relación de dependencia, donde la entidad responde por las acciones del mediador y éste actúa en nombre de la entidad. Se comprometen a realizar por cuenta de ésta labores de mediación, promoción, asesoramiento preparatorio y asistencia posterior con tomadores, asegurados o beneficiarios de los seguros.

Su vinculación debe ser exclusiva, es decir, no podrán estar vinculados simultáneamente por contrato de agencia con más de una entidad aseguradora, a menos que ésta le autorice expresamente para operar con otra entidad en determinados ramos, modalidades o contratos de seguros que no practique ella misma.

Las entidades aseguradoras llevan un registro de sus agentes, asignándoles un número de registro, dato que cada agente debe incluir en su publicidad y documentación propia.

CORREDORES DE SEGUROS: Son, por contra, mediadores independientes y no afectos a la entidad aseguradora, que actúan por cuenta propia, a los que se exige titulación y están sometidos a un régimen de control administrativo. Los corredores se encuentran sometidos a una estricta normativa de requisitos financieros y de profesionalidad, cuyo cumplimiento es preciso para poder acceder y desarrollar la actividad de mediación de seguros.

INFRASEFURO: Situación que se origina cuando el valor que el asegurado o contratante atribuye al objeto garantizado en una póliza es inferior al que realmente tiene. Ante una circunstancia de este tipo, en caso de producirse un siniestro, la entidad aseguradora tiene derecho a aplicar la regla proporcional. El siguiente ejemplo ilustrará lo anteriormente indicado: si un bien que vale 10.000 € se asegura contra el riesgo de

incendio por un valor de 5.000 € (hay, en tal caso, infraseguro), en el supuesto de que se produzca un siniestro en virtud del cual quede destruida la mitad del mismo, la entidad (en

virtud de la regla proporcional) sólo indemnizará en 2.500 € (la mitad del capital

asegurado).

SUPRASEGURO: Situación que se origina cuando el valor que el asegurado o contratante atribuye al objeto garantizado en una póliza es superior al que realmente tiene. Ante una circunstancia de este tipo, en caso de producirse un siniestro, la entidad aseguradora sólo está obligada a satisfacer el valor de venta del objeto antes de suceder el accidente, con derecho a aplicar la regla proporcional cuando el siniestro sea parcial, pues de otro modo podría producirse un enriquecimiento injusto en el asegurado o contratante, que llegaría a tener interés en que se produjese el accidente.

SALVAMENTO: Conjunto de operaciones encaminadas a rescatar personas o bienes materiales durante o tras la ocurrencia de un siniestro. Es la recuperación que obtiene la aseguradora en un siniestro.

DEDUCIBLE: Es la cantidad de dinero que en cada siniestro, tiene que desembolsar el asegurado.

BUENA FE: En seguros, el Principio de Máxima Buena Fe (también llamado Uberrima Fide) postula que las partes -asegurado y asegurador- rigen sus actos con absoluta veracidad, sin omisiones, ocultamientos ni tergiversaciones de ninguna naturaleza.

La violación de este principio por parte del asegurado puede dar motivo a que el asegurador le rescinda el contrato de seguro, que le desconozca la cobertura de un siniestro o, en el mejor de los casos, que le recorte significativamente la indemnización hasta lindar con un pago de gracia.

CONFIANZA: Es la seguridad o esperanza firme que alguien tiene de otro individuo o de algo. También se trata de la presunción de uno mismo y del ánimo o vigor para obra