Está en la página 1de 20
MORERUELA monasterio de Santa María
MORERUELA monasterio de Santa María
MORERUELA monasterio de Santa María

MORERUELA

monasterio de Santa María

MORERUELA monasterio de Santa María

Pocos monumentos de la arquitectura española han recibido elogios tan unánimes como la iglesia del monasterio de Moreruela, en particular su cabecera: gigante de nuestro arte (Gómez Moreno); la obra más majestuosa de toda la arquitectura medieval (Chueca Goitia); uno de los edificios más notables de la Edad Media en España (Yarza); una de las cimas de la arquitectura cisterciense (Eydoux). Su equilibrio y espectacularidad son el testimonio material conservado de uno de los monasterios más poderosos e influyentes del Císter hispano, cuyo dominio alcanzó llega hasta las tierras portuguesas de Bragança. Todos estos argumentos justifican una visita a este monasterio, aún cuando hoy sólo podamos contemplar el vigoroso esqueleto de su casa, la cual sufrió con la fallida desamortización en 1809 y la expulsión definitiva de sus monjes en el año 1835 un proceso imparable de desmantelamiento del conjunto del que sólo se han salvado aquellos espacios útiles para los sucesivos propietarios particulares, destinándolos a graneros, cuadras o viviendas de vaqueros. El Monasterio fue declarado Monumento Histórico Artístico en 1931 y adquirido en el año 1994 por la Junta de Castilla y León. A partir de ese momento, los esfuerzos por parte de la administración autonómica han quedado reflejados en los trabajos de documentación, excavación arqueológica e intervenciones arquitectónicas que se han ido sucediendo, teniendo como objetivos la paralización de la ruina y la recuperación de espacios perdidos.

que se han ido sucediendo, teniendo como objetivos la paralización de la ruina y la recuperación

Vista aérea del Monasterio de Moreruela (Fraile, 2007)

Cabecera (Gómez-Moreno 1903-1905)

Cabecera (Gómez-Moreno 1903-1905) Fachada de los pies de la iglesia y portería (Museo de Zamora, s.f.)

Fachada de los pies de la iglesia y portería (Museo de Zamora, s.f.)

LOCALIZACIÓN El monasterio se localiza en el límite occidental de la zamorana comarca de Tierra de Campos, junto al río Esla. Se accede a él por la C.N. 630 que une Benavente con Zamora (a 29 Km. de Benavente y a 36 km. de Zamora). Nada más rebasar el pueblo de Granja de Moreruela -cuyo nombre denuncia su origen monástico-, un indicador

nos dirige a él a través de una carretera asfaltada tras recorrer una distancia inferior

a los 3 km. El pago se denomina finca de "La Guadaña".

ORÍGENES E HISTORIA DEL SEÑORÍO MONÁSTICO

Como sucede a tantos monasterios, sus orígenes son oscuros y las noticias cronísticas contradictorias. Se remontan a finales del siglo IX atribuyendo a San Froilán - después obispo de León- su primera fundación, situándola en Moreruela de Suso

o en Moreruela de Tábara. En el año 985, la comunidad se trasladaría al lugar actual donde existiría un monasterio llamado Santiago de Moreruela, próximo al camino

Interior de la iglesia (Zamora Ilustrada, 1883)

Grafito en el exterior de la cabecera.

de peregrinos, hasta que el año 1143, Alfonso VII, concede al noble Ponce de Cabrera la villa largo tiempo desierta de Moreruela de Frades con un extenso término para que fuese entregada a los monjes benedictinos Sancho y Pedro con sus compañeros y en ella construyeran un monasterio. Esta comunidad se vio pronto atraída por la reforma religiosa cisterciense de San Roberto y San Bernardo, afiliándose entre los años 1158 y 1162, al monasterio francés de Claraval, y cambiando la advocación de Santiago por la de Santa María. La nueva comunidad inicia su expansión y colonización territorial que alcanzará su cima a finales del siglo XIII, gracias inicialmente a las donaciones reales y a las de los nobles y campesinos después y, más tarde, a su propia iniciativa económica mediante compras y trueques. Su dominio, centrado en torno al Esla y a su monasterio, se basó en la diversificación económica (agrícola, ganadera y de materias primas, como la sal y el hierro) y territorial (campiñas cerealícolas y vinícolas de la Meseta, salinas de la Lampreana, y prados, bosques y hierro del noroeste zamorano

Vista del interior de la iglesia y portugués), donde poseyó villas, heredades, molinos y aceñas

Vista del interior de la iglesia

y portugués), donde poseyó villas, heredades, molinos y aceñas y casas en las ciudades

Aquella comunidad, integrada por unos 40

monjes, otros tantos conversos (equivalentes a los legos o hermanos actuales) y algunos siervos domésticos, se incorporó en el año 1494 a la nueva reforma de la Orden Cisterciense en España: la Congregación de la Regular Observancia de Castilla. Superada la crisis de los siglos XIV y XV, recupera sólo parte de su antiguo esplendor a partir de mediados del s. XVI, que prosigue en el siglo XVIII con gran prosperidad. Sin embargo, el primer tercio del siglo XIX es una fase de crisis para el país y para todas las instituciones de regulares. Durante los años 1808 y 1809 la abadía fue ocupada alternativamente por las tropas francesas y nacionales durante la Guerra de la Independencia. Las necesidades financieras del estado animaron el proceso de sucesivas desamortizaciones y expulsiones de monjes, del

de Zamora, Salamanca, Toro, Bragança

año 1809 y 1820, que culminaron en la definitiva del año 1835, cuando en el monasterio sólo quedaban doce monjes y poco más de 400 ovejas.

A. Iglesia

1. Cabecera

2. Escalera de maitines

3. Puerta de monjes

3B. Puerta de los muertos

4. Coro de monjes

5. Coro de conversos

6. Puerta de conversos

7. Escalera de caracol

 
7. Escalera de caracol    
 

8. Portada occidental y posible pórtico

B. Claustro reglar

8. Portada occidental y posible pórtico B. Claustro reglar   3B
8. Portada occidental y posible pórtico B. Claustro reglar   3B
 
8. Portada occidental y posible pórtico B. Claustro reglar   3B
8. Portada occidental y posible pórtico B. Claustro reglar   3B

3B

9. Armarium y después arcosolio de los Vela

 
9. Armarium y después arcosolio de los Vela    
 

10.

Sacristía

10. Sacristía

11.

Sala capitular

11. Sala capitular

12.

Escalera de día

13.

Prisión de monjes

13. Prisión de monjes

14.

Locutorio

15.

Pasaje de la huerta

15. Pasaje de la huerta

16.

Sala de monjes

17.

Posibles letrinas

17. Posibles letrinas

18.

Posible calefactorio

19.

Refectorio de monjes

19. Refectorio de monjes  
19. Refectorio de monjes  
 

20.

Cocina

21.

Locutorio de conversos

22.

Refectorio de conversos

22. Refectorio de conversos    
   
22. Refectorio de conversos    

23.

Restos de la hospedería

24.

Pasaje de conversos

25.

Cilla

26.

Pasaje de la portería

26. Pasaje de la portería
26. Pasaje de la portería
26. Pasaje de la portería
26. Pasaje de la portería

27.

Posible callejón de conversos

28.

Arcosolios funerarios de la familia de la condesa Elena de Alemania

29.

Posibles emplazamientos de la fuente medieval

29. Posibles emplazamientos de la fuente medieval

30.

Banco del mandatum

31.

Galería del claustro

10* - 17* (planta alta). Dormitorio de monjes 22* - 25* (planta alta). Dormitorio de conversos

 

Reconstrucción hipotética10* - 17* (planta alta). Dormitorio de monjes 22* - 25* (planta alta). Dormitorio de conversos

Conservado(planta alta). Dormitorio de monjes 22* - 25* (planta alta). Dormitorio de conversos   Reconstrucción hipotética

  Reconstrucción hipotética Conservado Reconstrucción de la planta monástica medieval EL CONJUNTO

Reconstrucción de la planta monástica medieval

EL CONJUNTO MONÁSTICO

La Iglesia La iglesia (A) reproduce el modelo de arquitectura románica adaptada a las necesidades de la liturgia y a alguna de las innovaciones constructivas del gótico -protogótico-: tres naves, amplio crucero marcado en planta y cabecera con girola y siete capillas tangenciales (1), modelo cluniacense extendido en los monasterios cistercienses (Poblet, Veruela, Fitero y Gradefes, todas con un número menor de absidiolos). Las obras del templo y de la mayor parte del claustro reglar se completaron en un periodo relativamente corto, entre 1162 y hacia 1220. Se acometieron, como era habitual, y según Fernando Miguel, a lo largo de varias fases constructivas, a cargo de canteros que dejaron constancia de su buen hacer en las marcas gravadas en los sillares. En la primera fase, dividida en dos campañas, se realizó la cabecera y después

Detalles del interior de la cabecera se cerró casi todo el transepto; en la segunda

Detalles del interior de la cabecera

se cerró casi todo el transepto; en la segunda etapa se acometieron los dos primeros tramos del templo y se extendió la obra por las oficinas orientales del claustro reglar, pero la mayoría de los espacios quedaron sin cubrir; en la fase siguiente, en la que se introdujeron la mampostería y el sillarejo, se concluyó el transepto, modificando el proyecto original, se amplió el templo otros tres tramos, se cubrió con bóvedas desde la sacristía hasta el locutorio y comenzó a construirse la sala de monjes. Aquí se detuvo la obra durante un tiempo. Se retomó y concluyó en torno a la segunda década del siglo XIII, a cargo del magíster operis, Pedro Moro, añadiendo los cuatro últimos tramos de los pies, destinados al coro de conversos, muy numerosos en Moreruela, se cubrió la sala de monjes y se extendieron las obras al pabellón del refectorio y al de los conversos. A mediados del siglo XIII ya se estaba trabajando en

el

claustro de la hospedería, que se culmina a principios de la siguiente centuria. La iglesia abacial, la casa de Dios, es el ámbito más importante para la comunidad,

y

a él acuden siete veces cada jornada. Aunque hoy es una simple arquitectura

desnuda, que conserva el suelo original de época moderna, el monje Bernardo de Villapando nos
desnuda, que conserva el suelo original de época moderna, el monje Bernardo de Villapando nos

desnuda, que conserva el suelo original de época moderna, el monje Bernardo de Villapando nos la describe en el siglo XVII con sepulcros y esculturas de yacentes en varios de sus ábsides, acogiendo los restos de nobles castellanos y portugueses benefactores del monasterio. En sus numerosos altares se custodiaban abundantes

y prestigiosas reliquias, entre las que destacaba la mitad del cuerpo de San Froilán,

y se veneraban las imágenes de San Bernardo, Santiago o San Froilán. Cada puerta abierta al templo tiene un significado y función especiales. En el costado norte del crucero se abre la que conduce a la sacristía (10); a continuación

y en la parte alta, la puerta de maitines o de bajada del dormitorio de monjes a la

iglesia (2) -reformada en época moderna con la escalera actual-; la siguiente es

la puerta de monjes (3), por donde exclusivamente ellos accedían al claustro después de los rezos de cada oficio; enfrente, y opuesta al lugar donde se desarrolla la vida cotidiana, la puerta de los muertos (3B) o de salida al camposanto de monjes. En la zona de los pies de la nave norte, y abierta al claustro, la puerta de conversos

Vista del claustro reglar (6) y a su lado una pequeña puerta de acceso a

Vista del claustro reglar

(6) y a su lado una pequeña puerta de acceso a una torre (7); en el hastial, casi desaparecida, la puerta del pueblo o de la feligresía (8), hoy insinuada a través de la reja que protege su entrada.

El claustro medieval Sólo conserva de esta época el pabellón este casi en su integridad y parte del septentrional, por lo que su planta cuadrada sería semejante a la que observamos actualmente, aunque las actuales basas que soportarían la galería de arcos del patio son de época moderna. En su costado oriental, al lado de la puerta de monjes, se abría una hornacina o armarium (9) -un exiguo cuarto donde se guardaban los libros de rezo de los monjes para orar en voz alta por el claustro-, transformando en arcosolio funerario para acoger los restos de los nobles benefactores del cenobio, Juan Vela y Fernando Ponce de Cabrera, tal y como muestra la cabra grabada en una de las dovelas. A continuación, se abre el acceso a la sacristía o vestiarium (10), cubierta con bóveda de cañón que sufrió una profunda reforma en época moderna.

Interior de la sala capitular

A continuación, se espacia la segunda estancia más importante después de la iglesia, como lo indica su mayor relieve arquitectónico y la existencia de un manantial en su centro: la sala capitular (11). En ella se celebraba diariamente un capítulo de toda la comunidad presidido por el abad o el prior: se leen y comentan capítulos de la Regla -de ahí su nombre-, se discuten cuestiones trascendentes sobre el dominio monástico o sobre la propia casa y se hacen confesiones públicas. Los conversos escuchaban desde las ventanas. Del capítulo original, sólo se conservaban tres de sus nueve tramos, abovedados con ojivas que apoyan en repisas en los muros y en cuatro pilares cuadrangulares en el medio. Su fachada tuvo la organización habitual de tres vanos, que se corresponden con tres ventanas en el muro testero. El solado de ladrillo es de época moderna. Frecuentemente, es el lugar escogido para enterramiento de los abades y considerado de gran privilegio para los particulares, como el Pelagius Tabladelli de la inscripción de su muro norte o la casi ilegible de la fachada.

Interior de la sala de monjes A su lado se sitúa la escalera (12) de

Interior de la sala de monjes

A su lado se sitúa la escalera (12) de acceso al dormitorio de monjes, situado sobre el pabellón de monjes. Arriba se conservan varias dependencias de época moderna. Más allá el locutorio (14), una nave estrecha cubierta con bóveda de cañón y paramentos restaurados. Aquí, el prior, después del servicio de prima, a las seis de la mañana en verano, distribuía el trabajo diario entre los monjes. Excepcionalmente, era el único sitio del claustro reglar donde los monjes podían hablar. Al fondo del locutorio, y accediendo a través de una puerta restaurada recientemente, se abre un hueco bajo la caja de la escalera, iluminado por una ventana. Se trata, posiblemente, de la prisión (13) de monjes. Junto a él, el pasaje (15) de tránsito entre el claustro reglar y la huerta, con la salida cegada desde antiguo. Desde aquí, a través de una puerta rehecha, se accede a la sala de monjes (16). Es la sala de trabajo por excelencia: se copian los textos antiguos, se engrasan las botas y se rapan los monjes. Estas y otras actividades se realizarían en invierno al calor de unos braseros. Es una dependencia rectangular dividida en dos naves por

Detalle de la bóveda de la sala de monjes dos pilares cruciformes que apean arcos

Detalle de la bóveda de la sala de monjes

dos pilares cruciformes que apean arcos formeros apuntados y transversales semicirculares; los seis tramos se cubren con bóvedas baídas de mampostería. Una puerta en su ángulo noroeste la comunicaba con la huerta. Del pabellón de conversos, situada al oeste, sólo persiste el muro de fachada de la cilla, con un vano y una serie de lucillos funerarios (28), el pasaje (24) y gran parte del refectorio de conversos (25), dividido en tres naves, como han desvelado las excavaciones arqueológicas de Proexco (22). Nada sabemos todavía de la fuente del claustro.

Construcciones de época moderna El brillo de la arquitectura medieval ha eclipsado las grandiosas obras de época moderna prácticamente olvidadas por los investigadores hasta el reciente estudio de José Navarro Talegón. De las emprendidas en la iglesia -triforio, coro y galería-, sólo ha llegado hasta nosotros esta última, construida con grandes arcos de ladrillo -material constructivo distintivo de esta época- sobre la colateral

Fachada del claustro de la hospedería; bodega y biblioteca al fondo sur y destinada probablemente

Fachada del claustro de la hospedería; bodega y biblioteca al fondo

sur y destinada probablemente a solarium. También se construye la espadaña de ladrillo sobre la antigua de piedra, y se pintan las bóvedas de la capilla mayor. Como es habitual, se levanta un nuevo claustro, el de la Hospedería (B), al occidente del reglar, que se reformó en dos fases, en el siglo XVI y en el XVIII. Rectangular y de dos plantas, conserva enteros todos sus pabellones o cuartos

a excepción del sur; no queda huella de sus galerías en las que voltearían arcos de medio punto. En su costado meridional se abría la portería monástica (1),

erigida en 1559 por el arquitecto salmantino Martín Navarro, de la que subsiste

el vano de su puerta y una sala aneja de dos naves (2), cubiertas con bóvedas de

cañón en ladrillo, hoy recuperada como sala de acogida al monumento. En el piso superior se alojaba la sala del abad con sus celdas y oficinas. En el pabellón oeste se situaba la botica (3), entre otras dependencias, y en el este, la escalera principal (5). El piso alto del costado norte y parte del oeste se destinaban a las celdas de la hospedería (4*).

Claustro de la hospedería

En la segunda mitad del siglo XVII se reforma el claustro reglar. Se construye de nuevo la parte alta del pabellón meridional para alojar una sala calentada con una chimenea, varias celdas, una letrina y la biblioteca en su extremo norte. El pabellón septemtrional se hace de nuevo. En la planta baja se espacia una oscura sala rectangular, cubierta con bóveda de cañón, destinada, quizás, a cilla o bodega (18); en su costado occidental se localiza un pozo por el que se subía el agua hasta el refectorio. Poderosos contrafuertes, abiertos en arco en la parte baja, sujetan su cuerpo superior: el nuevo refectorio, con la escalinata de acceso a la tribuna del lector abierta en su muro norte. A continuación de la sala de monjes hay un pasaje (16) seguido de una bodega (17), cubierta con una bóveda de cañón baja, adaptada hoy como almacén pétreo de restos arquitectónicos. Al norte de este último conjunto, discurre subterráneamente el colector principal del monasterio, al que deben desaguar todos los ramales conservados, consolidado y en uso desde el año 2006.

Interior de la sala de acogida Al este del pabellón del capítulo se construyó, se

Interior de la sala de acogida

Al este del pabellón del capítulo se construyó, se construyó a partir de 1606 por los arquitectos Hernando y Juan de Nates Naveda, un nuevo dormitorio (E). Es un enorme edificio de dos plantas y tres crujías, en el que se multiplican los huecos de puertas, ventanas y balcones. Los dormitorios, de celdas individuales, se alojarían en el cuerpo superior (26). En la planta baja, y junto a la sacristía vieja, los mismos arquitectos construyeron una nueva sacristía (D); en el resto se situarían, probablemente, talleres y almacenes. El muro testero del dormitorio se remató más tardíamente en una edificación de aspecto singular que descarga al exterior en robustos cubos, denominada en los documentos como cuarto de los carreteros (27). En el siglo XVIII se construye una pequeña fuente, inmediata al acceso actual, que ostentaba hasta hace muy poco tiempo una inscripción, desaparecida, del año 1764.

EL ENTORNO DEL MONASTERIO El paisaje comprendido entre el río Esla y la localidad de la Granja de Moreruela

Cierre actual de la iglesia

fue modelado por los monjes cistercienses. Es prácticamente el mismo del siglo XVIII: el monte al oeste y norte del monasterio, los prados y sus presas de riego, el cultivo de cereales, la alameda y la cantera -La Pedrera- junto al río. Sólo faltan la huerta, algunas viñas y árboles frutales. A poca distancia, río arriba, las ruinas del Priorato del Hoyo, en Bretó, con sus canales de pesca y vieja aceña, transformada en central hidroeléctrica a fines del pasado siglo y, río abajo, el Priorato de San Andrés, también con su aceña, reconstruida en el año 1776. Adentrarse en esos lugares, hoy de propiedad privada, es penetrar en la actividad económica monástica: de allí procedían las piedras de su iglesia, el pan, pescado y vino de su comida, la madera que les calentaba y los pastos de sus animales. Las nobles ruinas de hoy están embellecidas con una de las colonias de garzas reales más importantes de España, que reclaman el silencio claustral de los visitantes cuando se aproximan a los fresnos donde ellas crían.

Estado actual Reconstrucción hipotética

Estado actualReconstrucción hipotética

Reconstrucción hipotéticaEstado actual

Estado actual Reconstrucción hipotética
Estado actual Reconstrucción hipotética
Estado actual Reconstrucción hipotética
  A Iglesia. Sobre los pies coro alto 19. Posible despensa B Claustro de la
  A Iglesia. Sobre los pies coro alto 19. Posible despensa B Claustro de la
 

A Iglesia. Sobre los pies coro alto

19. Posible despensa

B Claustro de la hospedería

20. Horno

1.

Portería monástica1.

21. Pasaje cubierto

2.

Sala aneja a la portería

10* (planta superior). Posible sala capitular alta 11* - 14* (planta superior). Calefactorio 15* (planta superior). Celdas de los oficiales 16* (planta superior). Letrina 17* (planta superior). Librería 18* (planta superior). Refectorio 19* y 20* (planta superior). Cocina y cuarto del cocinero

3.

Posible emplazamiento de la botica

3B. Puerta de los muertos 4.* (planta superior). Cillería (al este) y alcobas y estudios

3B. Puerta de los muertos 4.* (planta superior). Cillería (al este) y alcobas y estudios

 

de los Padres Oficiales 

5.

Escalera principal

 

1* (planta alta). Sala del abad y sus celdas y oficinas

C Claustro reglar

D Sacristía nueva. Planta superior: posible tránsito entre el

7. Sacristía antigua, transformada en un pasaje E Dormitorio de monjes y novicios 8. Hornacina
7. Sacristía antigua, transformada en un pasaje
E Dormitorio de monjes y novicios
8. Hornacina de los Vela
22.
9. Nicho
23.
10. Sala capitular baja
24* (planta superior). Calefactorio
11. Escalera antigua
25. Pasillo del dormitorio
12. Prisión antigua
13. Antiguo locutorio
26. En la planta baja panera, hierbera y cuadras.
En la planta alta: celdas de monjes y novicios
14. Antiguo pasaje clausurado
27. Posible cuarto de los carreteros
15. Sala de monjes antigua, transformada en lanera (¿?)
28. Huerta
16. Colector principal
29. Corral
17. Panera
30. La Calle
18. Posible bodega
29. Corral 17. Panera 30. La Calle 18. Posible bodega 3B Puerta baja y emplazamiento de

3B

29. Corral 17. Panera 30. La Calle 18. Posible bodega 3B Puerta baja y emplazamiento de

Puerta baja y emplazamiento de la escalera de novicios

Emplazamiento de la escalera principal del dormitorio

Texto:

Fernando Miguel Hernández Hortensia Larrén Izquierdo

Fotografías:

Fernando Miguel Hernández Hortensia Larrén Izquierdo Luis Pichel Ramos

Gráficos:

Fernando Miguel Hernández

Imprime:

Imprenta Jambrina

Depósito Legal:

ZA-078-2008

6. Escalera nueva de bajada a la iglesia

claustro reglar y el dormitorio o capítulo

HORARIO DE VISITAS*

Verano:

10,00 - 14,00 y 17,00 - 20,00

Invierno:

10,00 - 14,00 y 16,00 - 19,00 *(lunes y martes cerrado)

TELÉFONOS DE CONTACTO

980 521700 / 679792890

Invierno: 10,00 - 14,00 y 16,00 - 19,00 *(lunes y martes cerrado) TELÉFONOS DE CONTACTO 980