Está en la página 1de 16

Acta Literaria Nº 35, II Sem.

(111-125), 2007

ISSN 0716-0909

Mirada y trompe-l’œil: La pregunta por la representación en Calderón
The gaze and trompe-l’œil: The question of representation in Calderón VALERIA DE LOS RÍOS
Universidad Diego Portales. Santiago, Chile.
E-mail: vdelosrios@gmail.com

RESUMEN Este texto analiza el problema de la mirada y la representación en el teatro de Calderón a partir de sus teorías pictóricas, sistematizadas en su horaciana “Deposición en favor de los profesores de la pintura”. A través del examen de segmentos de sus obras, se configura el problema del engaño de los sentidos o trompe-l’oeil, propio de ese momento histórico. Al final del artículo se estudian específicamente las implicancias del mise-en-abime barroco, en el que el rey es el espectador ideal del espectáculo barroco, y a la vez es representado dentro del teatro. Palabras claves: Calderón, Barroco, representación, trompe-l’œil. ABSTRACT This text analyzes the problem of the gaze and of representation in the theatrical work of Calderón. It takes his theories, systematized in his Horacian “Deposition in favor of the teachers of painting”, as a starting point. Through the examination of segments of his works, I configure the issue of the deceit of the senses or trompe-l’oeil, typical of this historical period. At the end of the article, I study specifically the implications of the baroque mise-en-abime, in which the king is both, the ideal spectator of the baroque spectacle, and a character represented inside the work. Keywords: Calderón, Baroque, representation, trompe-l’œil. Recibido: 06-08-2007. Aceptado: 25-10-2007.

111

Kepler) contribuyeron a una nueva concepción del espacio. del teatro que se desdobla y representa un teatro. ya no basado en la similitud. es decir en la relación entre las palabras y las cosas: el signo tripartito del Renacimiento. móvil y cambiante. de la ilusión cómica. los supuestos imaginarios fueron reemplazados por la ciencia experimental que. poque es ésta justamente la que conduce al error. se abre paso a la pregunta clave sobre el estatus de la representación. desplazando al oído –que mantuvo su hegemonía hasta el Renacimiento– a una posición secundaria (Amadei-Pulice. REPRESENTACION Y TROMPE-L’ŒIL do. guerras. descentrada. 3 Todas las citas de obras de teatro de Calderón han sido tomadas de sus Obras completas (Madrid: Aguilar. D URANTE el Barroco1 la vista se había convertido en el sentido privilegia- En esta época de cambio. es reemplazado por una relación binaria. 1990). es el tiempo privilegiado del trompe-l’œil. José Antonio Maravall (2000) define al Barroco como un periodo histórico producido por diversos factores. 1969). basado en similitudes platónicas. siendo ésta múltiple. donde el único punto fijo posible es el punto de vista. que se definirá por el enlace de un significante y un significado. pero como los sentidos engañan.ACTA LITERARIA Nº 35. es el tiempo de los sentidos engañosos. pero se sabe que son quimeras. Juegos cuyos poderes de encantamiento surgen de este nuevo parentesco entre la semejanza y la ilusión. detrás de sí. El Barroco es principalmente una época sin un punto de referencia unívoco. por todas partes se dibujan las quimeras de la similitud. es lo comprobable a través de los sentidos. en este periodo: La época de lo semejante está en vías de cerrarse sobre sí misma. Según Foucault. por su parte. El pensamiento deja de moverse en términos de semejanza. 2 Este es el movimiento cartesiano por excelencia. y al nivel de la investigación científica. No deja. 2007 MIRADA. Pero esta unión tiene un carácter especial. en última instancia. indicándose el tomo y número de páginas al final de la cita. Segismundo en La vida es sueño es víctima de esta enfermedad crónica del siglo XVII. dominada por las fuerzas represivas de la monarquía absoluta. y que se expresa en una insaciabilidad de la mirada. II Sem. entre los que se cuenta la crisis económica. Todo debía ser experimentado. En su Folie du voir Christine Buci-Glucksmann (1986) se refiere a una “locura de ver” barroca que abarca a todas las artes y saberes de la época. el problema de la representación y del ilusionismo óptico ocupan un lugar central. de los sueños y de las visiones. éstos también fueron sometidos a duda2. cristalizada metafóricamente en los “ojos hidrópicos” del príncipe3: 1 En su estudio sobre la cultura del Barroco. del quid pro quo. sitúa en el siglo XVII un cambio radical en el orden de los signos. el fortalecimiento de la propiedad agraria señorial y el empobrecimiento de las masas. que crean un sentimiento de amenaza e inestabilidad en la vida social y personal. es el tiempo en que las metáforas. más que juegos. Los descubrimientos científicos (Galileo. trastornos monetarios. 112 . Con esto. las comparaciones y las alegorías definen el espacio poético del lenguaje (1997: 58). La paradoja barroca pone a la vista como centro. Foucault (1997).

Mirada y trompe-l’œil: La pregunta por la representación en Calderón / V. puesto que es la principal responsable de la proliferación de imágenes. Estoy muriendo por ver (I. por los ecos horacianos de su doctrina: “pues Retórica muda. y de esta suerte. la pintura como disciplina ocupaba una posición marginal en comparación al lugar que ostentaba en Italia o en los Países Bajos. Ojos hidrópicos creo que mis ojos deben ser. pero como deseo no encuentra nunca su satisfacción. en España ya empezaban a desplegarse argumentos para que el arte pictórico fuera considerado dentro de las llamadas “artes liberales”4. articulados sus matices ¿qué mayor elo- 4 Las “artes liberales” en la época de Calderón eran la Gramática. El deseo es la sed insaciable experimentada por Segismundo ante la visión de Rosaura. la Dialéctica. no persuaden menos que pintadas sus voces. 113 . provoca la muerte. Calderón. que en el caso de la hidropesía. sobre pretender éste se les hiciese repartimiento de soldados” (1969). En la época de Calderón. La visión como mirada suscita el deseo. la Música. el poeta firmó una declaración jurídica que conocemos con el nombre de “Deposición en favor de los profesores de la pintura en el pleito con el procurador general de esta villa. el autor reconoce haber tenido siempre una natural inclinación por la pintura. viendo que el ver me da muerte. la Aritmética. beben más. El 8 de julio de 1677. llegando incluso a considerarla el arte de las artes. El desarrollo de la pintura contribuyó en gran medida a la expansión de este furor visual. La visión actúa como el pharmakon derrideano (1975): es a la vez medicina y veneno. describe en qué medida la pintura contiene a todas las demás artes. que “a todas domina sirviéndose de todas” (211). enfermedad y muerte están unidos en este pasaje. y cuando te miro más aun más mirarte deseo. la Geometría y la Astronomía. la Retórica. planos espaciales y perspectivas durante el Barroco. llamando especial atención la comparación que hace de ésta con la retórica. La única solución a la insoslayable disparidad entre el deseo y su realización es el exceso en la mirada. Visión. La mirada se identifica con el beber. Pero por ese entonces. 503). Es precisamente a través de Calderón que recibimos una de las más interesantes defensas de la pintura. En ella. pues cuando es muerte el beber. contagiado de esta locura de ver. expresado en los versos “y cuando te miro más / aun más mirarte deseo”. DE LOS RÍOS Con cada vez que te veo nueva admiración me das.

ACTA LITERARIA Nº 35. y la semejanza es tal. La visión es tan poderosa. Encontramos otro ejem- 114 . mal. yo? (I. la voz en el labio se suspende tanto. pues al mirarle. Tanto para Calderón como para Horacio (1971). mientras que la poesía se encarga metafóricamente de “pintar” o inscribir una abstracción –el ingenio– en el alma. mientras que la pintura debe comportarse como una poesía muda. es decir. la pintura es el modelo ideal de la poesía (ut pictura poesis erit). que aun en estar mudo también me parece. Este “estadio del espejo” barroco es previo a la intervención del cogito cartesiano. Para Calderón. que aun el corazón no sabe cómo la aliente. Campaspe en la obra de Calderón Darlo todo y no dar nada experimenta la visión de su retrato como la experiencia de haber sido reflejada en un cristal: ¡Qué es lo que miro! ¿Es por dicha lienzo o cristal transparente el que me pones por delante? Que mi semblante me ofrece tan vivo. El problema barroco por excelencia es el de la imposibilidad de distinguir entre uno y otro. que puede llegar a producir duda sobre la propia existencia. porque aquélla es capaz de persuadir. mover y deleitar mejor que cualquier otra disciplina artística. la poesía debe ser una pintura que habla. Pluma y pincel encarnan al arte literario y al pictórico respectivamente. 2007 cuencia que la que representa?” (212). brío y perfección. o soy yo. siendo la pintura la encargada de retratar físicamente y con perfección. 613). En la comedia Bien vengas. entre lo representado y la representación. 1050). El modelo pictórico trae consigo la pregunta sobre la relación entre el modelo y la copia. Campaspe duda de si lo que ve es un cuadro o un espejo. el problema del engaño visual o trompe-l’œil. ¿Soy yo aquélla. El retrato funciona como duplicación del sujeto retratado. entre la realidad y la apariencia. II Sem. la pluma pinta en el alma el ingenio (II. si vienes solo encontramos alusiones a esta estrecha relación entre escritura y pintura: iguales se compitieron pincel y pluma: retrata el pincel gala en el cuerpo. que sólo el movimiento o la ausencia de éste revela el engaño.

1175). es de Criador. imagen y semejanza” (219). de una sola ontología de la realidad” (1993: 111). donde se produce una conversación entre Irene. criar. –No. rescatada de autores clásicos como Empédocles y Píndaro. que describen a Dios como artista. tal como lo expresa el personaje de Salomón en el texto citado. que ilustra la reflexión de Calderón respecto a este tema. en el Santo Sudario y. en la Sábana Santa. elemento elocuente si pensamos en que el diálogo mismo se basa en una discusión sobre la relación entre el arte y la naturaleza: el jardín constituye un espacio heterotópico en que naturaleza y artificio se confunden5. –¿Podrá el monarca mayor. no de criatura (I. el anverso y el reverso. para Calderón el pintor o el literato-pintor es un jugador de la técnica divina: “con un pincel. y la respuesta decidirá –ante los ojos de Sabá– la sabiduría del rey. La Creación es representada metafóricamente como el trabajo de un Dios-pintor cuyo resultado final –la obra– es el universo mismo. con poder o con ingenio. La condición del Dios-pintor trasciende de la creación de mundo. es segundo / autor de la naturaleza” (II. Señor. “pues le sacó del ejemplar de su idea. por supuesto. en el hombre mismo. En la “Deposición…” Calderón (1969) expone la doctrina del Deus pictor.Mirada y trompe-l’œil: La pregunta por la representación en Calderón / V. sino lo natural de la ilusión. Irene en La sibila de oriente es la defensora de esta doctrina pictórica: 5 José Vericat ha señalado: “La teatralidad del jardín viene pues a reflejar no sólo la forma ilusoria de lo natural. DE LOS RÍOS plo de esto en la jornada tercera de La sibila de oriente. porque este nombre supremo de criar. La escena está ambientada en un jardín. 115 . De este modo. 429). puesto que Calderón afirma en su “Deposición…” que Dios se autorretrató en el cendal de Verónica. que el clavel más pequeño del pincel de Dios es rasgo y no hay poder en el suelo que crear una flor pueda. Salomón ha sido expuesto a un trompe-l’œil y deberá decidir qué es realidad y qué apariencia: IRENE. como las dos caras. que incluso engaña al espectador que es incapaz de percibir el artificio? El rey Salomón deberá distinguir entre una rosa pintada y una real. Sabá y Salomón. una rosa? SALOM. El problema radical que Irene le plantea a Salomón es el siguiente: ¿se puede imitar al Creador? ¿Qué pasa si la perfección de la imitación es tal.

la más hermosa. Unas de este cuadro son mi estudio y otras del tiempo. El problema de discernimiento entre la realidad y la apariencia. que la representación se haga pasar por el referente. SALOM. La solución al engaño surgirá dentro de ese mismo paradigma: 116 . ¿Qué es más flor. –Tú. sino que en la posibilidad de engaño. 2007 IRENE. por tanto. SABÁ. es decir. con natural aseo.ACTA LITERARIA Nº 35. y el éxito de esta técnica consiste en que el observador tome lo pintado como real. y por flor tenemos la que se parece a otra. pues es cierto que no tiene más beldad. al hombre. Di cuál es cierta o fingida. SABÁ. Di: ¿cuál es cierta? SALOM. –No puedo distinguirlas desde aquí. como pavesa del prado? Luego si yo hacer hoy puedo una flor que engañe al sol. entonces. no tanto en la creación ni en la imitación en sí –el pintor es un creador en segundo orden–. del ilusionismo o trompe-l’œil. 1175). II Sem. IRENE. es producto de la utilización de la perspectiva. engaño y juego que hace la Naturaleza a los ojos. El problema del engaño barroco es. –No es posible. no podrás haberla hecho. que una burla. más vida ni más aliento que aquella que le dispensa la mano. La vista es el sentido privilegiado durante el Barroco. diré que una flor crié. pero esto no significa que no exista una profunda desconfianza en ella. El problema de la representación reside. –También la Naturaleza se imita. el aire o el fuego. al agua y al viento. SALOM. si a ti te engaña (I. –Yo puedo haber una flor crïado. Hable mejor el efecto. podrás haberla imitado. –Yo lo pruebo. –Luego ya una mano ha hecho lo que la Naturaleza. principalmente óptico.

supuesto que es ignorancia mi estudio comparado con tu ingenio… (I. –No quiero cansarte más con ignorancias. Es. 7 Sarduy cita los Écrits de Jacques Lacan para confirmar esa analogía: “Su acción terapéutica. Irene. El ingenio implica mirar de cierta manera. una asimilación de lo visto a lo real. En Barroco Severo Sarduy (1999) se refiere a la “lectura marginal” de la anamorfosis. Es rosa fingida. la mirada oblicua que exige la representación pictórica conocida como anamorfosis6. al contrario. un alejamiento y especificación del objeto. 117 . IRENE. para ser progresivamente desasimilada de lo real. El ingenio se presenta aquí como la facultad privilegiada. SABÁ. que 6 El estudioso de la anamorfosis Jurgis Baltrusaitis afirma que éste tipo de representación: “Instead of reducing forms to their visible limits. 1999: 1219).Mirada y trompe-l’œil: La pregunta por la representación en Calderón / V. La lectura barroca de la anamorfosis –que aquí comparamos con el ingenio barroco– se produciría mediante dos movimientos contiguos: el primero. que permita descifrar entre lo aparente y lo real. no en una negación de la visión. 1176). de playas desiertas. –En que andaba una abeja haciendo cercos sobre ella. –Es cierto. vistas de frente. Esta aseveración supone la existencia de un reverso en cada representación. pues no es de gusto ni de provecho. –¿En qué lo viste? SALOM. es regresivamente asimilada a lo real. Aquella rosa que veo Entre un clavel y un jacinto. al que Sarduy relaciona con el analista en la práctica psicoanalítica7. que permite al sujeto acceder a un segundo sentido. pero están construidas siguiendo una regla de perpectiva tal que. donde con mucha aplicación se puede formar la imagen de ríos y de caminos sinuosos. y nunca llegó a picarla: de aquí infiero que es flor fingida. y el segundo. En La simulación –también del autor cubano (1999)– hay una referencia explícita al “lector de anamorfosis”. es decir. como se hace natural y comúnmente con las otras pinturas. Galileo describe a la anamorfosis del siguiente modo: “Esas pinturas que consideradas de lado y desde un punto de vista determinado. al comienzo difusa y rota. it projects them outside themselves and distorts them so what when viewed from a certain point they return to normal” (1977: I). restaurada en su realidad propia” (1999: 1275). de nubes y de extrañas quimeras” (Sarduy. –Aguárdate un poco. no dan a ver más que una mezcla confusa y sin orden de líneas y de colores. debe ser definida esencialmente como un doble movimiento gracias al cual la imagen. que sólo será revelado mediante el desplazamiento oportuno del observador. DE LOS RÍOS SALOM. quizás. nos muestran una figura humana. SABÁ. Este consiste en una agudeza visual.

II Sem.ACTA LITERARIA Nº 35. En su estudio sobre Calderón y el Barroco. en escenarios portátiles al aire libre (AmadeiPulice. El espacio escenográfico comenzó a percibirse de otro modo. que sigue el prototipo del teatro Farnese de Parma. traída desde Italia durante el siglo XVII8. que le dará al teatro barroco su base epistemológica como el teatro representativo del “gran teatro del mundo” (1990: 113-114). hace posible la sustitución necesaria. la prospettiva di mezzo (Amadei-Pulice. el conde duque de Olivares había iniciado la construcción de un nuevo palacio en el cual celebrar fiestas que mitigaran la melancolía del rey y que potenciaran la gloria de España en Europa. Calderón fue nombrado dramaturgo de la corte. duplicando los lugares del mundo real. cóncava y mutable. 1990). a pesar de que por aquella época la decadencia económica. En consecuencia. La escena teatral tomó la forma de un tabelaux vivant. política y militar ya mostraba sus primeros síntomas. que se relaciona metonímicamente con el de la vida como sueño. pero el Coliseo del Buen Retiro –el teatro en sí– sólo 8 Alrededor de 1630 el italiano Cosimo Lotti diseñó el Coliseo del Buen Retiro. El teatro se convirtió en una pintura viva. con sus pórticos y columnas. 1990). en 1630. Amadei-Pulice afirma: El lugar escénico barroco es ficticio y apariencial . con un eje central de orientación. Este último es el gesto del ingenio barroco por excelencia. técnica comúnmente utilizada por los pintores de la época para realizar sus obras. la representación de uno por otro. puesto que la perspectiva escénica representa –o aparenta representar– en las mismas dimensiones de la vida. El dramaturgo comenzó a imitar la naturaleza con las habilidades del pintor. 118 . y con ello surgió el tópico –que encontramos insistentemente en Calderón– del mundo como teatro. Cinco años antes. pero verídico a los ojos. hasta la escenografía pictórica italiana. POLITICA Y REPRESENTACION: EL CUERPO DEL REY En 1635. El Palacio del Buen Retiro fue inaugurado en 1633. inmediatamente después de la muerte de Lope de Vega. Antes que él. se evolucionó desde la simplicidad de la antigua escena clásica arquitectónica. a falta de teatro. con una escena única. un punto de vista central y bastidores laterales corredizos. pero habían sido montadas. Gulio Fontana ya había traído a la corte madrileña maquinarias similares. 2007 conlleva una crítica de lo figurado y una desasimilación de lo real. La problemática de la representación visual se complejizó aun más cuando el teatro desarrolló –a partir de la pintura– la escenografía perspectivista. El engaño de la vista que crea la visión prospéctica. con paneles pintados en perspectiva: la escena se empezó a percibir por primera vez como tridimensional.

DE LOS RÍOS estuvo terminado en 1640. Pero no se trata en este caso del teatro dentro del teatro. La acción ocurrida al cuerpo duplicado del rey se traspasa al peso simbólico que éste tiene. ¿qué sucede. el trompe-l’œil y la dialéctica de las miradas siempre convergen hacia el punto de vista del rey. The arrival and departure of the King and his family on these court occasions were conducted with the utmost ceremony and the extremely formal behaviour of the monarch throughout was that of a man who knew that he was the centre of the theatre of court life (1989: 222). Los reyes son el sujeto privilegiado de la mirada. desde donde se pudiera observar sin distorsión. 119 . a la vez. the monarch had become the most visible and at the same time the most intriguing personality in the community… the king was essentially an actor. y el otro inmaterial y político. Esta es la perspectiva real. Pero si la performance teatral cortesana tiene como “espectador ideal” al rey9. sino cuando él mismo es representado como personaje dentro de ella? Si el rey es a la vez espectador y espectáculo. El rey Alejandro quiere ser retratado para enviarle su imagen a su prometida. encontramos un argumento dramático que trata justamente de la problemática de la representación real: la obra utiliza como en otras de la época la estructura de la puesta en abismo (de la obra dentro de la obra). directed on the stage of national attention by complex rules of protocol and public expectations” (1986: 2). que se ubica en el extremo opuesto de la prospectiva di mezzo. sino más bien en un sitial elevado. Cosimo Lotti diseñó el teatro a la manera italiana. reservando para el rey un sitial privilegiado: no debía estar ni en un lugar muy alto ni en uno muy bajo. el objeto de ella. Alejandro tendrá que elegir entre la propuesta de tres eximios pintores: Timantes. con representaciones teatrales en que el rey no sólo es el público a quien se dirige la obra. sino de la pintura dentro del teatro. Zeuxis y Apeles: 9 Según Diane Fox el lugar del rey es esencial en el Barroco español: “In Spain as elsewhere in Europe. sino que también políticas. perspectiva artificial o aparencial y cóncava de la escena. Melveena MacKendrick afirma que durante el Barroco la figura del rey se ha convertido en un espectáculo en sí: This spectacle included the royals as well as the play. En Darlo todo y no dar nada de Calderón. La duplicación del cuerpo del rey tiene connotaciones no sólo estéticas. El único obstáculo es que su prometida no lo conoce y él tiene un defecto físico en el rostro. pero son. en que uno de ellos es natural y mortal. Las apariencias de la escena.Mirada y trompe-l’œil: La pregunta por la representación en Calderón / V. estamos ante un juego de espejos. Ernst Kantorowicz (1957) ha postulado la doctrina de los dos cuerpos del rey. capaz de garantizar la soberanía y la estabilidad política. por ejemplo. que converge hacia el foro. que así lo exige.

1027). si nunca llega a saberlos? Tomad. –Este no es retrato mío. Yo en él no le callo nada.] ALEJ.] ALEJ. –Más parecido está el vuestro. pues ¿cómo podrá enmendarlos. El segundo pintor.] de la lisonja: con que perezca por lisonjero (I. Pero no menos culpado. TIM. aplica la estrategia opuesta: ZEUX. poniendo en disimularla todo su primor el pincel vuestro lisonjero habéis andado en no decírmela. Castigado el desacierto [Rómpele. El monarca busca en la representación la posibilidad de ver sus errores. porque habiendo visto esotros no hiciérades de este aprecio. El argumento esgrimido por el rey para su desprecio de esta obra.] Por lo menos. que pienso que en decírmele no más todo el estudio habéis puesto: 120 . 2007 TIM. –¿En qué. En el cuadro de Timantes el defecto del rey ha sido obliterado. [Dale un retrato. ZEUX. siendo casi traición que en mi cara me mintáis. –[Aparte. para luego enmendarlos. lo condena. señor? ALEJ.ACTA LITERARIA Nº 35. II Sem. Infame ejemplo da ese retrato a que nadie diga a su Rey sus defectos. –En que viendo estoy mi defecto en él tan afectado. –¿Cómo? ALEJ. pero esta estrategia. tomad el retrato. en lugar de surtir un efecto adulatorio. la pintura –como la poesía– debe no sólo deleitar. educar. –Como en él no veo Esta mancha. Al igual que en la doctrina horaciana. [Dale un retrato. –Huélgome que sea el primero. Zeuxis. que borrón es de mi rostro. sino que también y principalmente. es la falsedad y el silenciamiento de sus fallas.

Al parecer. puesto que dice sin decir. 1027-1028). que si especie de traición el callarlos es. y el otro por verdadero (I. [Dale un retrato. 1028). si al verle. entonces? Veamos el caso de Apeles: APEL. perezcan entrambos. ¿Qué posibilidad de representación queda. breves átomos del viento. haciéndolo parecer lo que no es– ni la realista o naturalista –que refleja sus defectos con meticulosidad– son la alternativa correcta. –¿Por qué. Tanto las representaciones falaces como las verdaderas son destruidas y lanzadas al viento. no es menos especie de desacato decírselos descubiertos. a medio perfil. La creación de Apeles juega en el campo de la política. –Con temor le ofrezco. haciendo que el medio rostro haga sombra al perfil del otro medio (I.Mirada y trompe-l’œil: La pregunta por la representación en Calderón / V. prudente y cuerdo. La solución intermedia es no desplegar un lienzo con los defectos. el uno por mentiroso. Apeles es prudente o ha tenido el ingenio suficiente para no caer en ninguno de los dos extremos antes mencionados. que sólo vos sabéis cómo se ha de hablar a su Rey?.] ALEJ. DE LOS RÍOS con que igualmente ofendido de este que de ese otro quedo. es en otro atrevimiento. pero tampoco ocultarlos. y así. ni la creación artística idealista –que corrige los defectos del rey. está parecido con extremo: con que la falta ni dicha ni callada queda. En este parlamento. puesto que. En tér- 121 . Alejandro critica también la versión artística que expone los defectos del rey ante sus propios ojos sin recato alguno. Rómpelos Tampoco aqueste ejemplar quede al mundo de que necio nadie le diga en su cara a su Rey sus sentimientos. me dais a entender. pues lo que en uno es lisonja. utiliza recursos que le permiten dar cuenta de los defectos sin exponerlos de manera explícita.

([Ap. el rey Eduardo se esconde en el jardín de palacio para poder abordar a Estela. mármoles y figuras? EST. –Estaba contemplando sus pinturas. La estructura en abismo de Darlo todo y no dar nada permite también leer el gesto pictórico de Apeles como el propio gesto calderoniano como dramaturgo de la corte10. Uno vi que quisiera… mas no quisiera nada. Al encontrar a Estela en el jardín. La importancia de la representación está en que ésta se ha convertido en la historia misma. Apeles es premiado por el rey. la sorprende en una situación comprometedora. El problema de “lo histórico” está en la base de la preocupación real por la representación.ACTA LITERARIA Nº 35. Enrico.] Mal resisto. Enrico le dice: Hermana. El hermano de Estela. Amor. 1028). que ni disuene la voz. sin ocultarlo completamente. ¿qué mirabas en las fuentes [A ESTELA] con tantos artificios diferentes. que amenaza el honor de la joven. de quien ambos están enamorados. II Sem. En la obra de Calderón. ENR. el rey Alejandro destruye los retratos hechos por Timantes y Zeuxis porque no quiere dejar evidencia de la infamia a la posteridad. Alejandro agrega al final de su alabanza a Apeles: Y para que quede al mundo este político ejemplo de que ha de buscarse modo de hablar a un Rey con tal tiento. quien llega incluso a cederle a Campaspe. honor y poder. 122 . ni lisonjee el silencio. la pintura de Apeles implica una perspectiva específica –el perfil del modelo– y el claroscuro: el perfil “sano” oscurece al enfermo. –Es propio de los reyes Tener grandezas tales : bultos hay que parecen naturales.) 10 En este punto es interesante notar que en la obra mencionada. nadie sino Apeles pueda retratarme desde hoy. 2007 minos de estrategia retórica. Ella disimula y el rey se hace pasar por su propio retrato. siendo pintor de cámara mío (I. En la segunda jornada de la primera comedia conocida de Calderón.

tan bien ganados como defendidos (II. sabiendo que está frente al rey mismo. ver Fox: Kings in Calderón. por un lienzo. viniera a este retrato y me quejara. 123 . sino que también al monarca que lo gobierna. Y si el Rey me ofendiera de suerte que en la honra me tocara. En este fragmento vemos en escena la estrategia de ocultamiento del rey. pero de todos modos es posible encontrar una crítica a ciertas prácticas de la monarquía absoluta. con su sangre adquiridos. El ingenio de Enrico radica en que. DE LOS RÍOS Yo pienso. que siempre que su imagen considero. Tal como sucede en La vida es sueño. simula estar frente a una representación. reconociendo que al verla no puede resistir el impulso de arrodillarse ante ella: ENR. Enrico le recuerda al rey. EST. 79). casi en tono filosófico y recordando algunas teorías políticas de la época11. –Este es del Rey tan natural retrato. Más aun. porque su hermana soltera ha sido encontrada en una situación comprometedora– él se quejaría frente a su retrato. dice que si el rey afrentara su honor –que es el caso. sabiendo que se trata de un engaño. hermana. con la rodilla en tierra: [así le acato]. llego a verle quitándome el sombrero. como en todas las obras de Calderón. que su poder proviene de sus vasallos. que mirase que tiene sus Estados quizá por mis mayores conservados. apelando más al cuerpo político de rey que al natural. el rey recapacita y enmienda sus errores–. Enrico. que el mejor no has visto : Llega y verásle.Mirada y trompe-l’œil: La pregunta por la representación en Calderón / V. aprovechando el contexto aparente. se hace pasar por una apariencia. entra en el juego alabando la excelente imitación del monarca.] ¡Ay cielos! El se atreve a descubrir al Rey. Cuando es descubierto. El mismo 11 Para mayor información sobre las teorías políticas en la época de Calderón. y él no se mueve (II. Enrico. y entonces le dijera que tan cristianos reyes no han de romper el límite a las leyes. 79). –[Aparte. la estructura monárquica no es cuestionada en sí –el respeto a la figura real es evidente y finalmente. y un afán de educar no sólo al pueblo.

es necesario actuar de modo ético. Edición. La folie du voir. Abrams.Comedias. 1969. en la que la mirada se presenta como un deseo insaciable. Paris: Éditions Galilée. 1960. pero que aun así. Christine. Obras completas. Tomo I. María Alicia. –––––––––––––. Jurgis. REFERENCIAS Amadei-Pulice. el ingenio se presenta para el Barroco como una facultad excepcional. Buci-Glucksmann. “Deposición de D. Madrid: Aguilar. Baltrusaitis. Pedro Calderón de la Barca en favor de los profesores de la pintura. 2007 tópico barroco de la “vida como sueño” –producido entre otros factores por el engaño de los sentidos y el trompe-l’œil pictórico o teatral– sugiere didácticamente que tanto el rol del súbdito como el del rey pueden ser meras fantasías. Al convertirse en un objeto. Pedro. 1977. 1986. en el pleito con el procurador general de esta corte. Calderón y el Barroco. En Darlo todo y no dar nada el rey se preocupa de su autorrepresentación para no engañar ni tampoco presentar una visión indigna de sí mismo. que permite distinguir el engaño de lo real –como el rey Salomón en La sibila de oriente– y a veces. Si bien en La vida es sueño Segismundo es víctima de la “locura de ver” barroca. 1969. Edición. CONCLUSION En este texto se ha analizado la producción de Calderón de la Barca dentro del paradigma Barroco. el rey es contemplado y se lo interpela “como si” se tratase de él mismo en persona. Anamorphic Art. –––––––––––––. Así. Madrid: Aguilar. Respecto a este periodo histórico. pasar un mensaje crítico al monarca de manera diplomática y prudente. New York: Harry N. La obra teatral de Calderón problematiza la idea de representación. prólogo y notas de Angel Valbuena Briones. Amsterdam-Philadelphia: John Benjamin Publishing Company.ACTA LITERARIA Nº 35. Exaltación y engaño de los sentidos. 124 . tanto en forma de trompe l’œil. en Darlo todo y no dar nada y La sibila de oriente se desconfía de la visión como un sentido engañoso. mientras que en Amor. como en relación a la representación del rey. incluso desafiar a un nivel simbólico el poder absoluto del rey. Calderón de la Barca. el ingenio del súbdito Enrico permite decir sin decir. se ha estudiado la preponderancia de la visión como sentido privilegiado. En este caso. que pone al tema de la representación en un lugar central. honor y poder simula ser una representación. 1990. Tomo II. Dramas. quien como figura central de la monarquía absoluta se ha convertido en un espectáculo en sí mismo. Obras completas . prólogo y notas de Ángel Valbuena Briones. Inc. Publishers. II Sem.

Madrid: Círculo de Bellas Artes Visor dis. Ed. 1986. Horacio. 125 . Derrida. pp. Hazard Adams. Foucault. 1971. México y España: Siglo Veintiuno Editores. Ernst. Obra Completa. MacKendrick. pp. La diseminación. “Art of Poetry”. 209-219. Michel. 68-75. Vericat. Australia: Cambridge UP. 1993. José Antonio. Fox. Princeton: Princeton UP. 1975. London: Tamesis Books Limited.. San Francisco. Madrid: Ediciones Alcalá. 2000. DE LOS RÍOS sobre pretender éste se le hiciese repartimiento de soldados”. New York. “Barroco como paradigma”. 1999. Severo. Melveena. Kantorowicz. Atlanta: Harcourt Brace Jovanovich. 1986. Barcelona: Ariel. Jacques. Theatre in Spain 1490-1700. pp. Madrid: Editorial Fundamentos. 101-113. José. Las palabras y las cosas. Chicago. Cambridge. Maravall. El pintor de su deshonra. Critical theory since Plato. Ed. New York. Inc. Kings in Calderón. 1957. España: Galaxia Gutemberg Círculo de Lectores.Mirada y trompe-l’œil: La pregunta por la representación en Calderón / V. Diane. 1989. Sarduy. Manuel Ruiz Lagos. The King’s Two bodies: A study in medieval political theology . Barroco y neobarroco. La cultura del barroco. 1997.

2007 126 . II Sem.ACTA LITERARIA Nº 35.