Está en la página 1de 11

Liderazgo

Autentico

Pastor Mauricio Aparicio


Ser Una Comunidad de Amor; Aceptación y Perdón
conforme al modelo bíblico del Libro de Hechos

Hacer de Cada Creyente un Discípulo comprometido


con Jesucristo que tenga una Vida de Adoración,
Ministerio; Evangelismo, Compañerismo y
Discipulado. En su Vida Práctica Diaria

1. CELEBRAR: La presencia de Dios ADORACIÓN

2. DEMOSTRAR: El amor de Dios MINISTERIO

3. COMUNICAR: La Palabra de Dios EVAGELISMO

4. DAR: a la familia de Dios COMPAÑERISMO

5. EDUCAR: al pueblo de Dios DISCIPULADO


LIDERAZGO AUTENTICO
Liderazgo Auténtico: En los últimos años he visto el crecimiento de iglesias en todo el mundo y he descubierto
que todas tienen una característica en común: El liderazgo (Pastores y líderes de Células) no tienen miedo de
creerle a Dios Yo llamo a esto “el factor fe”. Dios una la fe de la gente, y a la gente de fe, gente que cree en
Dios, que confía en Dios y que hace lo que Dios le dice que haga. En esta lectura me gustaría hablarte acerca
de cuatro formas en los que Dios quiere edificar la fe en tu vida, cuatro maneras que Dios utiliza la fe en
persona que Él usa.

Cuatro maneras en que se manifiesta el “factor fe” en el liderazgo.

I. DIOS USA A LA PERSONA QUE TIENE UN SUEÑO.


En primer lugar, Dios usa a la persona que tiene un sueño. La fe siempre comienza con una idea, un sueño, una
meta, una visión. Tu recibes de Dios y dices, "Dios, esto es lo que voy a hacer" Nada sucede hasta que alguien
comienza a soñar. Cada logro comenzó alguna vez como una idea... Ahora, la visión de la iglesia/célula jamás
será más grande que la visión del pastor/lider. Si me considero inteligente, siempre pediré a otras personas, que
hagan lo que yo no hago bien. Si no soy bueno en la organización, escogeré a personas que son buenas para
ello. Si no soy bueno en la consejería, por ejemplo, ayudaré a preparar a otros que puedan compartir la carga de
la consejería. Pero hay algo que no puedo delegar como pastor y líder de la iglesia, y esto es que, no puedo
pedir a otras personas que crean en Dios por mí. Yo tengo que marcar las pautas en cuanto a términos de visión,
de sueños y de metas. Siempre podré ser ayudado por otros en otras áreas, pero solo yo puedo creerle a Dios las
metas que El pone en mi corazón.

LAS METAS SON DECISIONES DE FE: ¿qué es una meta? Una meta es una declaración de fe. A una cosa
quiero desafiarte, y es, a que tengas grandes sueños para Dios. Deja que Dios te desafíe, deja que Dios te
expanda. Pregúntate,"¿Qué me atrevería a hacer por Dios, si supiera que no voy a fallar?" Deja que esa
pregunta amplíe tus pensamientos como nunca pensaste antes.

Dos errores comunes al definir una meta:


1. Las proponemos demasiado bajas.
2. Tratamos de llegar a ellas demasiado rápido.

A menudo sobreestimamos lo que podemos hacer en un año y subestimamos lo que podemos hacer en diez
años.

Qué considerar al definir metas de crecimiento: Quiero desafiarte a que te propongas algunos sueños y
metas grandes y que tengas una gran visión de lo que Dios quiere que hagas en tu vida, entonces compromete el
resto de tu vida a seguir y lograr ese sueño. Creo que ésta es la era del crecimiento de la iglesia. ¿Sabías que las
grandes iglesias que jamás existieron, están en existencia ahora? Creo que los mejores días, aún están por venir.
Creo que las mayores iglesias, están todavía por construirse. Y puede ser que tú seas la persona que Dios use
para construir esas iglesias.

Tres partes para alcanzar la visión de Dios


Ahora, cuando estás buscando la visión de Dios para tu ministerio, necesitas saber que casi siempre, Dios nos
da la visión en tres partes.

1: Dios te dice QUÉ va a hacer. Y dice, "esto es lo que voy a hacer en tu vida". Pero, lo que a menudo sucede,
es que, nos figuramos lo que Dios quiere hacer en nuestras vidas y luego nos vamos y tratamos de lograrlo de la
manera que pensamos será posible. Normalmente tropezamos, cometemos errores y volvemos cojeando hacia
Dios, preguntándole, "¿Dios, qué pasó? ¿Perdí la visión? ¿No te escuché bien? Y Dios dice, ¿No, no, te di la
visión correcta? Te dije lo que yo haría en tu iglesia, y lo que haría en tu comunidad, pero tu no esperaste por la
segunda parte de la visión.

2: La segunda parte de la visión es, cuando Dios nos muestra CÓMO – cómo Él llevará a cabo la visión
que nos dio para el ministerio. He descubierto que Dios siempre lleva a cabo la visión de una manera diferente
a lo que nosotros pensamos originalmente. Pensamos que lo haría de la manera que nosotros queríamos que Él
lo haga. Pero, Dios siempre tiene una mejor manera, en cuanto a la construcción de una iglesia, al evangelismo,
o en cuanto a cumplir una visión. Una vez que sabes lo que Él va a hacer,... y tienes la segunda parte de la
visión, de cómo lo va a hacer, entonces aún tienes que esperar por la tercer parte de la visión.

3: La tercer parte de la visión es, CUÁNDO... Cuándo, va a cumplir Dios la visión en tu vida. Al caminar
con el Señor por muchos años, he descubierto que el tiempo del Señor, es siempre perfecto. El no se adelanta,...
ni se retrasa,... siempre llega a tiempo. Y si esperas,...en Su tiempo te mostrará la visión. Muchas veces, no te la
mostrará claramente de una vez.

De hecho, esto no paso de esa manera en mi vida. La visión que Dios me da, viene y se va haciendo más clara a
medida que pasa el tiempo. De modo que debes tomar tiempo, pasar tiempo con Dios y escucharle. Tú no
tendrás la visión de Dios, a menos que pases tiempo con Él y escuches su voz.

II. DIOS USA A LA PERSONA QUE ESTÁ DISPUESTA A


ARRIESGARSE AL FRACASO

Cuando ya tienes la visión de Dios. Entonces viene la segunda clave de la fe, y ésta es: Dios usa a la persona
que está dispuesta a arriesgarse hasta el fracaso... Quién se arriesga hasta el fracaso. En Hechos 15:26, la Biblia
dice que Pablo y Bernabé. "arriesgaron sus vidas por el nombre de Jesús”

¿Ha requerido eso tu ministerio? Sé que a muchos de los que me están oyendo les ha requerido arriesgar sus
vidas. Y quiero decirte que en el cielo hay un reconocimiento especial para ti. Porque tú eres una persona de
valor. Valentía, no es la ausencia del temor. Valentía es cuando tú te mueves hacia delante a pesar de tus
temores. Valentía es cuando haces las cosas que más temes. Valentía es cuando dices: “Jesucristo, soy todo
tuyo. Estoy dispuesto a arriesgarme hasta el fracaso y hasta mi propia vida. Estoy dispuesto a arriesgar mi
reputación por causa de Jesucristo." Tengo un cartel en mi oficina personal que dice: "Liderazgo, es la
habilidad de esconder tus pánicos." Y pienso que es verdad. Dios usa a la gente temerosa, pero el temor no nos
controla a nosotros. Vamos hacia delante a pesar de nuestros temores.

Dios no espera solo fidelidad de nosotros, sino también que seamos fructíferos. Ser fructífero es un principio
que se enseña a través de todo el Nuevo Testamento. Un día, Jesús iba caminando hacia la ciudad de Jerusalén
y vio un árbol frutal frondoso, pero no tenia fruto en él. La Biblia dice que Él maldijo al árbol. Y más tarde,
cuando salía de la ciudad con sus discípulos, ellos vieron que el árbol se había secado y había muerto. Esto
porque Jesús estaba tratando de enseñar una lección. Él estaba tratando de enseñar que Dios espera fruto de
nuestras vidas. La espera que en nosotros brote el fruto del Espíritu - amor, gozo, paz, paciencia, benignidad,
bondad, fe, templanza y dominio propio – Pero también espera que demos como fruto a otros cristianos,
ganando gente para Cristo. Pablo le dice a la iglesia en Roma,“Quiero ir a vosotros de modo que pueda,
también, tener algún fruto entre ustedes".
Dios desea que seamos fructíferos, no solamente fieles. Jesús contó una historia en Mateo 25, del amo que dio
talentos a cada uno de sus siervos. A uno le dio un talento, a otro le dio dos talentos y al otro le dio cinco
talentos. La Biblia nos dice que el que recibió cinco talentos fue y los multiplicó. El se arriesgó y duplicó su
inversión. La Biblia dice que el que tenía dos talentos también los duplicó. Tomó el riesgo de invertirlos y
obtuvo un gran retorno en su inversión. Pero el que recibió un talento, tuvo miedo, y dijo: "Voy a tomar este
talento y lo voy a enterrar para esconderlo, haré lo más seguro, lo más fácil y conveniente. No voy a tomar
riesgos, no me arriesgaré a fracasar, tampoco tomaré alguna... medida inusua l.” La Biblia dice que cuando
regresó el amo le dijo al que se había arriesgado y duplicado sus talentos,... "Bien hecho, buen siervo fiel." Y al
otro siervo que había duplicado sus talentos, le dijo "Bien, buen siervo fiel, duplicaste tu inversión,... ven y
entra al gozo de tu señor." Pero a aquel que le había dado un talento y lo escondió sin tomar ningún riesgo, le
dijo, “Siervo... malo y negligente". La Biblia dice que fue castigado por eso. Ahora, ¿qué fue lo malo que hizo?
Lo que hizo mal es, que no tomó riesgos. Como puedes ver, si no tomas riesgos en tu ministerio, entonces no
necesitas ninguna fe. Y si no necesitas ninguna fe, entonces la Biblia dice que eres infiel. Alguien me dijo una
vez, nunca temas subirte hasta lo más alto de un árbol, porque es allí donde están los frutos. Y cuando
Jesucristo es el capitán de tu barco, no necesitas temerle a los mares tormentosos, porque Él estará contigo.

Ahora, la herramienta favorita de Satanás contra los pastores y los líderes de la iglesia, es el temor al
fracaso. Él les dice, “Tu no puedes hacerlo, Nunca lograrás que tu iglesia/célula crezca.” Esta es la verdadera
razón por la cuál no nos ponemos metas, por la cuál no soñamos grandes sueños. Porque tenemos temor a que
no lo logremos. La Biblia nos dice en Proverbios 29:25, “El temor del hombre es un lazo,... es una trampa.”
¿Qué significa eso? Necesito aprender a vivir mi vida de modo que le agrade a Él, sin importar lo que otras
personas piensen, en lo que otros cristianos piensen o lo que los no-cristianos piensen. Debe vivir mi vida para
agradarle a Jesucristo de modo que un día pueda pararme ante Él y escucharle decir, “Bien hecho, buen siervo
fiel.” Así que, tengo que eliminar de mi ministerio, el temor de fracasar. ¿Cómo lo hago?

Dos maneras de eliminar el miedo al fracaso:

Bueno, hay dos maneras para eliminar el temor al fracaso.

1. Redefinir el fracaso: Fracaso no es fallar a alcanzar la meta. Fracaso es, no ponerse una meta. Fracaso no
es, fallar a ver tu sueño o tu visión realizados... Fracaso es no tener visión... Fracaso no es intentar algo y...
dejarlo incompleto. Fracaso es darse por vencido... sin siquiera haberlo intentado.

Ahora, todos caemos. La Biblia dice, “Aún el justo cae siete veces, y vuelve a levantarse.” dice que aún la
gente justa tropieza. Todos cometemos errores. Todos fallamos. Todos hacemos cosas que nos avergüenzan.
Fracaso es rehusar levantarse y comenzar de nuevo. Nunca eres un fracasado a menos que abandones. Nunca
eres un fracasado a menos que te des por vencido. Siempre es muy temprano para que te des por vencido. Así
que si estas desanimado al punto de darte por vencido, no te entregues, sigue adelante, no te des por vencido.
Dios esta contigo!!!.

2. No compares: Otra manera de librarte del fracaso, es parar de compararte con otras personas. La Biblia nos
dice en II Corintios, capítulo 10, verso 12, que es tonto el compararse. La Biblia dice que es un error. Nunca
deberías compararte con los demás. Nunca deberías comparar a tu familia con las demás. Nunca deberías
comparar a tu iglesia/célula con las demás iglesias/células. Porque es como comparar manzanas con naranjas.
Son dos cosas diferentes. Miramos lo que otra gente, otros ministros u otros pastores están haciendo con sus
vidas cristianas, y decimos, “Bueno, lo estoy haciendo tan bien como ellos.” Pero Dios nunca te llamó a
compararte con los demás. Dios te llamó a que seas tú mismo. Y sólo tú puedes ser tú. Cuando llegues al cielo
un día, Dios no te va a decir, “¿Porqué no te pareciste a aquel pastor que conocías?" Dios te va a decir, ¿Porqué
no fuiste tú mismo? Te formé para que seas vos mismo. Nadie ha sido creado como tú.” Y Dios te hizo único
con un propósito. Dios te dio una formación, cosas sobre las cuales no tuviste control. No tuviste control sobre
quiénes iban a ser tus padres. No controlaste dónde ibas a nacer. Tampoco controlaste el país donde ibas a
nacer. Dios eligió esas cosas con un propósito, y te hizo a ti con una razón. Si Dios genuinamente te llamó al
ministerio,... y Él llamó a cada cristiano a servirle. Eso significa que hay gente que sólo tú puedes alcanzar
mejor que ninguna otra persona. Así que, nunca te compares con los demás. Y éste es el porqué. Cuando te
comparas con la gente, con otras personas, pasan dos cosas. O encuentras a alguien que esta haciendo un
trabajo peor que tú y te llenas de orgullo, o encuentras a alguien haciendo un trabajo mejor que tú, y te
desanimas. De cualquier manera, esto trae depresión, desánimo y destrucción a tu ministerio. De modo que la
Biblia es muy clara, no te compares con los demás. no hay conexión entre el tamaño y la fortaleza de la iglesia.
Puedes ser una iglesia grande y fuerte, o puedes ser una iglesia grande y débil interiormente. Ser grande o ser
pequeña no es mejor o peor. Lo mejor es ser fuerte y saludable de acuerdo a tu edad y estar comprometidos al
propósito de Dios. La Biblia dice en Gálatas 6, verso 4, “Cada uno pruebe sus propias obras. Entonces podrá
tener orgullo de sí mismo... sin compararse a otro.” ¿Entiendes lo que dice aquí? Dice que esta bien tener
orgullo legítimo, de lo que Dios está haciendo en tu vida. Estoy agradecido de la manera que Dios me ha usado.
Estoy agradecido por la manera que Él me usó para ver un cambio en otras vidas.

Pero en el momento que comienzo a compararme con alguien más, estoy pecando. Porque Dios no quiere que
nos comparemos con las demás personas. Creo que cuando te propones metas y visión para tu iglesia, deberías
ponerlas basándote en el pensamiento de quién es Dios y no pensando en quien eres tú. Si todo lo que sucede
en tu iglesia se lleva a cabo por el poder y voluntad humanos... y nada sobrenatural sucede en tu iglesia.
¿Dónde se glorifica Dios? Dios se glorifica... cuando tú intentas algo que no puede ser hecho por
procedimientos humanos. Quiero desafiarte a que vivas de tal manera que estés expuesto al fracaso a menos
que Dios intervenga y haga un milagro en tu vida. Vive al borde de los milagros. Vive tomando riesgos, porque
es allí donde confiamos en Dios. La Biblia dice que la fe agrada a Dios. Nunca temas fracasar si lo que estas
intentando será para la gloria de Dios. Y aún más, si realmente estás confiando en Jesucristo, si realmente
arriesgas en Su nombre, si estas intentando algo y no lo logras, aún no has fallado si lo haces en amor. Porque
la Biblia dice, "El amor nunca falla". Así que asegúrate que tu ministerio este lleno de amor, que amas a
Jesucristo y a la gente con quien estas hablando.

Algunos líderes dicen “Amo enseñar”, “amo dirigir una reunión de célula”, “amo predicar”. Esto no es tan
importante, la pregunta es ¿ amas tú a las personas? ? La Biblia dice, "Si no tengo amor, vengo a ser como
metal que resuena ".

Dios usa a la persona que tiene un gran sueño, Dios usa a la persona que está dispuesta a arriesgarse hasta el
fracaso.

III. DIOS USA A LA PERSONA CON LA EXPECTATIVA DEL


CRECIMIENTO DE LA IGLESIA.

¡Espera que la iglesia de Jesús crezca!. Ahora, debes ser ambas cosas, realista y optimista. Debes ser optimista,
creyendo que Dios puede hacer cosas que ningún otro piensa que es posible. La diferencia entre alcanzar y no
alcanzar en la vida, esta en la actitud. Esta actitud es, entusiasmo, esta palabra viene de dos palabras del Griego,
-en theos- que significa estar "en Dios". Si quieres entusiasmo en tu vida, necesitas tener a Dios en ella, toma
Su visión para tu vida, y naturalmente tendrás entusiasmo. Uno de mis versos favoritos es Mateo 9:29, que
dice, “De acuerdo a tu fe te será hecho.” Me gusta este verso porque Dios dice, “Tienes que elegir.” De acuerdo
a tu fe te será hecho. Yo elijo cuánto Él me bendice. Yo elijo lo que Él hace en mi ministerio. Yo elijo lo que Él
hace en nuestra iglesia. Es todo de acuerdo a la fe. Si tengo una gran fe, en un gran Dios, Dios hará posibles
grandes cosas. Pero si tengo una fe débil y no confío en Dios realmente, entonces Dios hará cosas pequeñas en
mi vida.

Mientras sirvas al Señor enfrentarás muchas situaciones humanamente imposibles, que desde el punto de vista
humano parece que jamás ocurrirían de la manera que nosotros queremos que sucedan. Pero quiero decirte
esto– nunca dejes que una situación imposible... te intimide . No dejes que lo imposible te asuste. En
cambio, deja que te motive, que te motive a orar más, a confiar más, a creer más, a trabajar más, a servir más, a
compartir más, a confiar en Dios como nunca antes lo has hecho. Como ves. Las palabras favoritas de
Satanás para los pastores y líderes son, “No lo puedes hacer.”

Bueno, el hecho es, que Satanás es un mentiroso. La Biblia dice que, Satanás es el padre de la mentira. Cuando
el te dice, “No lo puedes hacer, es imposible” tu puedes decir, “Satanás era un mentiroso.” Yo oro y le pido al
Señor diciéndole,... “Dios quiero que mi iglesia, la cual yo pastoreo, deje al diablo en vergüenza. Que ésta sea
tan efectiva para Dios, que cuando el diablo piense en mi iglesia, diga, “OH, no me gusta pensar en esa iglesia,
ni siquiera nombrarla, porque en esa iglesia creen en Dios, en esa iglesia confían en Dios, ellos están dispuestos
a pararse en la fe, arriesgarse hasta el fracaso y esperan milagros de parte de Dios”. Lo imposible de hoy es el
milagro del mañana si solo creemos en Dios. Y cada vez que comiences a usar la palabra "imposible",
escucharás una risa del cielo. Porque esa palabra no existe en el vocabulario de Dios. La Biblia dice, “Todo es
posible para Dios.” La Biblia dice, “Nada es imposible para el que cree”. Así que Dios usa a la gente que
espera que la iglesia crezca. Dios usa a aquellos que esperan que Dios traerá a otros para ayudar. Por muchos,
muchos años desde que comencé la iglesia, he llevado en mi bolsillo una pequeña tarjeta que dice, 'Personas
asombrosas están listas para ayudarme, en el tiempo correcto y la manera correcta, personas que aún no
conozco. Prometo que nunca me daré por vencido porque no tenga ayuda, sino confiaré en que Dios proveerá la
ayuda que necesito'. El Salmo 37, verso 5 dice, "Encomienda a Jehová tus caminos,... espera en ÉL y ÉL hará"
Y al reverso de la tarjeta dice: Dios tiene los medios para ayudarte que nunca has considerado. Hay miles de
personas... con toda clase de talentos,... habilidades e ideas,... contactos que Dios traerá a tu vida para llevar a
cabo Sus planes. Así que abre tus ojos y mira la gente a tu alrededor. Abre tus oídos y escucha lo que están
diciendo- hoy, mañana, la próxima semana, encontrarás a alguien, alguien que será la persona correcta para lo
que necesitas. Esa persona vendrá hacia ti en el momento preciso... y hará lo que tú necesitas. Quedarás
maravillado de ver cómo Dios lo preparó tan bien. En mis 20 años de ministerio, he visto a Dios respondiendo
a mis oraciones, muchas, pero muchas veces. Y he descubierto que cuando esperas que Dios trabaje en tu vida,
Él lo hace.

IV. DIOS USA A LA PERSONA QUE NUNCA SE DA POR VENCIDA.

Este es un elemento de fe también. No darse por vencido, ser persistente, determinado, tener tenacidad y decir,
“Nunca me daré por vencido.” Dios usa a la gente que no sabe lo que es abandonar. La Biblia dice en Lucas
9:62, “Ningún hombre que poniendo las manos en el arado y mira hacia atrás, es digno del reino de los cielos.”
No debemos estar siempre mirando hacia atrás. Debemos avanzar hacia delante, aunque estemos cansados,
presionados, criticados. Si te mantienes sirviendo al Señor a pesar de lo que otros digan, Dios te bendecirá.
La Biblia compara al ministerio con una carrera, y mientras estés corriendo la carrera, habrá gente que te
alentará o otros que te desanimarán. Ten cuidado, ambos pueden distraerte de terminar tu carrera. Las grandes
personas, son gente que no sabe lo que es abandonar. Ellos siguen hacia adelante. La Biblia dice en Galatas 6,
verso 9, “No nos cansemos, pues, de hacer el bien, porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.”
¿Escuchaste eso? No te des por vencido y levantarás la cosecha, si no abandonas. Una vez leí una estadística de
iglesias que dice que el pastor promedio se desanima y quiere dejar la iglesia por causa de ocho personas, solo
por ocho personas. He descubierto que cuando el pastor se queda en la iglesia, eventualmente la gente
problemática se va. Pero cuando el pastor se va, la gente problemática se queda. Tu tienes que decidir quien va
a ganar - Dios o el diablo - y no desanimarte. Tú no defines a una persona por su grandeza, por sus talentos, por
su riqueza o por su educación. Si no que defines la grandeza de la persona por su resistencia al desánimo.
Déjame hacerte una pregunta muy personal. ¿Cuánto tardas en desanimarte? ¿Te das por vencido tan sólo por
una palabra de crítica? ¿Basta tan solo un problema para que aflojes? Esa sería una victoria para Satanás.
Nunca te des por vencido.

Siempre es muy temprano para abandonar. Dios usa gente que nunca se da por vencida. Nunca serás un fracaso
a menos que abandones.
¿Cómo juntar la humildad y las grandes metas?
El hecho es, que Dios usa los problemas para que dependamos de Él. Dios usa las dificultades, obstáculos y
críticas para mantenernos humildes, para mantenernos enfocados y comprometidos al propósito de la iglesia.
¿cómo puedo tener un gran sueño sin enorgullecerme? Hay algunas formas en las que Dios nos mantiene
humildes.

Dios hará lo siguiente, para mantenerte humilde y enfocado, de modo que Él pueda lograr grandes cosas a
través de ti:

1. Número uno, serás criticado injustamente. Cuando comiences a hacer lo que Dios quiere que hagas, en el
momento en que comiences a servir a Dios con todo tu corazón, alma y fuerzas, la gente se enojará contigo.
Serás atacado, serás juzgado, y serás criticado. Mientras estés ayudando a que la iglesia crezca y gane almas
para Cristo, mucha gente dirá, “Oh, lo que tu tienes, es orgullo, quieres tener una iglesia grande para sentirte
bien.” Mucha gente no entiende, lo que significa para Dios la gente que se pierde. Mucha gente no entiende que
Jesucristo dio Su vida y derramó Su sangre por cada persona en tu vecindario, cada persona en tu ciudad y cada
persona en tu pueblo. Toda esa gente necesita conocer a Cristo y esa es la motivación que te impulsa a seguir.
De todas maneras, te criticarán y no te entenderán.

2. También tendrás problemas tan grandes que sólo podrán resolverse con oración. Dios te mantendrá humilde
y sobre tus rodillas, porque hay cosas que sólo pueden resolverse a través de la oración.

3. También cometerás errores. El hecho que eres líder y tienes un llamado a servir a Dios, no significa que eres
perfecto. Eres un ser humano, y a veces cometerás errores que te darán vergüenza. Dios usará eso para
mantenerte humilde.

4. El sueño será muy grande – si realmente viene de Dios, cuando El te da una visión, esta es tan grande que
estarás al límite del fracaso, y fracasarás a menos que Dios haga un milagro.

5. Te darás cuenta que cuando tengas éxito y Dios te bendiga en tu ministerio, las demás personas tomarán
crédito por ello. Ellos dirán, “Bueno, nosotros hicimos esto”, cuando realmente fue Dios trabajando a través de
ti. No te preocupes por eso. Dios hará grandes cosas a través de la gente que no le interesa ganar créditos. Y si
estas dispuesto a dejar los créditos a los demás, encontrarás que Dios te bendecirá en maneras que nunca antes
pensaste sería posible. La Biblia dice en I Corintios 3:7, “Así que no es el que planta, ni el que riega, sino Dios
el que trae el crecimiento.” Yo te diría, no te preocupes en ser humilde, porque Dios usará lo que sea necesario
(familia, trabajo, estudio, caídas, enfermedades) para mantenerte humilde y poder hacer que tu vida se
mantenga enfocada en El y sus propósitos.

El FACTOR FE
Pero un problema aún mayor que enfrentan los líderes, es el tema de la confianza en Cristo. Nos anima pensar
en lo que Dios puede hacer en tu vida/célula/iglesia. Pero la verdad es que, regresamos a casa planeamos y
oramos y si nuestras iglesias/células explotaran en crecimiento, la mayoría de nosotros nos asustaríamos hasta
la muerte. Nos daría temor, porque no estamos preparados para esa clase de crecimiento.

Así que, necesitamos hablar por un minuto, acerca de este tema de la confianza, la confianza en Cristo.
Cuando los temores se instalaron en mi al ver lo que Dios estaba poniendo en mis manos, tres cosas me
sirvieron para seguir adelante:

Tres cosas que pueden cambiar tu vida y ministerio:


1: Dios te da lo que tienes por Su gracia: Dios no nos bendice, porque lo merecemos... Él bendice nuestras
vidas por Su gracia. Yo no merezco ser cristiano, mucho menos estar en el ministerio. Así que, ¿cómo habré de
merecer esto?, nunca lo mereceré. Si estás trabajando para Dios es porque te ha elegido especialmente en su
sola voluntad para ser usado. Esto debería aliviar tus temores. El te eligió.

2: Es la iglesia de Cristo, no la tuya, y Él la prosperara según lo vea apropiado. ¿de quién es la iglesia?”
Jesús dijo, 'Edificaré mi iglesia' Y Dios nos dice “ enfócate en edificar gente y yo edificaré la iglesia.” ¿Estás
listo para decir “trato hecho”?” La iglesia/célula no funciona por tu ingeniosidad, creatividad, talentos, o
trabajo. La Iglesia es creación de Jesucristo y Él es el responsable por su funcionamiento. Cuando comprendes
que Dios está a cargo, viene sobre nuestra vida un gran descanso. Puedes relajarte y mirar con confianza
hacia delante, puedes aceptar que Dios ha trabajado a través de ti por Su gracia y tu fe en Él.

3: Eres la persona de Dios para tu iglesia en este momento en este tiempo, y nadie ni ninguna
circunstancia lo pueden cambiar.
¿Estás listo para reconocer este hecho? En este momento, en este tiempo, en tu barrio, en tu iglesia eres la
persona elegida por Dios para alcanzar sus propósitos. Y que nada puede quitar eso de tu vida. Ni la crítica, ni
los problemas, ni la enfermedad, ni la falta de dinero, ni la falta de recursos humanos, – tu eres el hombre/mujer
que Dios quiere utilizar para su hacer su Obra. Un liderazgo auténtico esta basado siempre sobre la fe en la
Gracia de Dios. Necesitas recordar que cada cosa que Dios hace en ti, por ti, a través de ti y para ti, Él lo hace
por gracia a través de la fe. Nunca lo merecerás. Jesús dijo, “No me habéis elegido vosotros a mí, sino, yo os
elegí a vosotros, para que llevéis mucho fruto.” Tú pensarás ¿Porqué habrá elegido Dios, usarme a mí? Te diré
porqué. Él eligió usarte por gracia. Gracia es, que Dios sabia cada error ibas a cometer en tu vida y de todas
maneras te eligió. Gracia es el hecho de que Dios sabe los errores que vas a cometer en tu ministerio y a pesar
de ello, Él te eligió para usarte. Así que, no te dejes intimidar por el diablo. Algunos de ustedes han tenido un
pasado pecaminoso, y cuando piensan acerca del pasado, piensas de la vergüenza que sientes por tu
culpabilidad pasada. No permitas que el diablo te intimide.

Cuando el diablo te recuerde tu pasado, recuérdale a él su futuro. Porque la Biblia dice que él será lanzado al
infierno y destruido. El hecho es que Dios usa gente común. Si Dios usara solo gente perfecta, nada se llevaría
cabo, porque no hay gente perfecta en este mundo. Lo que tú necesitas es salir, y estar a solas con Dios, donde
puedas obtener la reafirmación de tú llamado, que Dios te está usando por gracia a través de la fe. Y Él
trabajará en tu vida de esa manera.

Una cosa sobre la que si tenemos control: CUANTO ELIJES CREER EN DIOS.

La Biblia dice, “Sin fe es imposible agradar a Dios.” También dice “Lo que no proviene de fe, es pecado.” La
Biblia dice “De acuerdo a tu fe te será hecho.” Así que, déjame hacerte una pregunta muy personal. ¿Qué
esperas que Dios haga en tu ministerio? yo pudiera contestar esa pregunta.

Él esta haciendo exactamente lo que tu esperas que haga– ni más ni menos. Dios nos usa por gracia a través de
la fe. Y cuando ponemos fe en Su gracia, él esta dispuesto a usarnos. Limitamos mucho a Dios por nuestra
incredulidad. Si estudias las Escrituras, encontrarás que cada vez que Dios, se movió desde el cielo hacia la
tierra e hizo milagros, es porque alguien creyó. Ahora, déjame ser bien claro en esto. Hay factores en tu vida
sobre los cuales no tuviste ningún control, como mencioné anteriormente. Yo llamo a esto, "factores
soberanos". Tu no elegiste dónde y cuándo ibas a nacer. Tu no elegiste los talentos naturales que te fueron
dados. Tu no elegiste el país donde naciste. Estas cosas estuvieron fuera de tu control. Pero hay una cosa sobre
la cual tienes control. Tienes control sobre elegir, CUANTO LE CREERAS A DIOS. Esa es tu Elección.

Dios va a edificar una gran iglesia donde encuentre un grupo de personas que han elegido creer en Dios, y esa
es nuestra elección. Y es tu elección también. Sabes, yo pensaba que Dios era arbitrario en elegir a quién iba a
bendecir. Solía pensar que Dios miraba desde el cielo hacia abajo y decía, “te voy a usar a ti,” y “te voy a usar a
ti, y a lo mejor a ti, y por el resto de ustedes, lo siento mucho, porque ya he hecho mi elección, no puedo hacer
nada el respecto.” Entonces, un día leí la Biblia en II Crónicas 16:9, donde dice, “Los ojos de Jehová
contemplan toda la tierra, para mostrar su poder a favor de los que tienen corazón perfecto para con Él.” Este
verso dice, que Dios esta buscando gente para usarla. Dios esta buscando gente para usar. Y si permites ser
usado, si estas dispuesto, si pones tu fe en Su gracia, Dios te usará en gran manera. El te usará, para Su gloria.
Uno de mis versos favoritos es Hechos 13:36. Nos habla de David. Y dice, “David sirvió según el propósito de
Dios en su generación.”

Y esa es mi oración para ti, que la gente pueda decir, que has servido al propósito de Dios. Así que sigue fiel a
los propósitos de Dios... y nunca te des por vencido. Sé que algunos de ustedes probablemente estarán
atravesando, por circunstancias muy distintas. Cuando voy a la playa he notado que la marea baja, y cuando
baja la marea, quedan sobre la arena muchas cosas feas. Hay pedazos de madera, basura y desechos. Y la playa
ya no se ve tan hermosa. De hecho, es fea cuando la marea baja. Pero he notado que la marea siempre vuelve a
crecer. Ahora mismo, para algunos de ustedes, la marea esta baja en sus vidas. Y puedes estar sintiendo que
Dios esta muy lejos, quizás sientas que estas solo, a lo mejor sientas que no tienes las fuerzas para terminar tu
ministerio y hacer lo que Dios te ha llamado a hacer. Pero hoy quiero decirte, soporta, espera, no te des por
vencido. Puede ser que la marea este baja en tu ministerio, pero siempre vuelve a crecer. “Los tiempos difíciles
pasan, la gente fuerte no”, y yo creo esto.

Tu ministerio le interesa a Dios, y Dios conoce tu nombre. Él tiene contado cada cabello de tu cabeza, El te
ama, te ha llamado y te ha puesto en el ministerio, te puso allí para que le sirvas. Y es mejor que le sirvas a Él
mientras te mantenga en ese lugar, para la gloria de Su Nombre y para tu crecimiento. Oremos juntos. Padre
celestial, quiero agradecerte por habernos llamado a servirte, y te agradecemos porque nuestro ministerio le
interesa a Dios. Ayúdanos a que nunca nos comparemos con los demás. Ayúdanos a nunca darnos por
vencidos. Ayúdanos a tener grandes sueños, a creer en ti para grandes cosas. Ayúdanos a intentar grandes cosas
para ti y a esperar grandes bendiciones de ti. Ayúdanos a esperar que tu traigas a la gente que nos va ayudar y a
confiar en ti, no porque merezcamos tu bendición sino por tu gracia. Y que nos llames a tu hogar para estar
contigo. Esperamos ese día, para estar contigo en el cielo. Pero que hasta el momento en que tú nos llames,
podamos usar cada día, y toda nuestra energía, para servirte a ti y a tus propósitos para esta generación. En el
nombre de Jesús oramos, amén.
Iglesia Dios es Luz-MCA
Av. Anastasio Aquino No. 7, Santiago Nonualco
Tel (503) 2330-4078
Casa Pastoral (503) 2330-4137
Pastor Mauricio Aparicio
e-mail. Mauricio.aparicio@hotmail.com
2008
©

También podría gustarte