Está en la página 1de 5
Fenómeno “BULLYING”…. Una realidad en nuestras aulas. Msc. Rosa Felicia Rojas Psicóloga ERI
Fenómeno “BULLYING”….
Una realidad en nuestras aulas.
Msc. Rosa Felicia Rojas
Psicóloga ERI

Fenómeno “BULLYING”…. Una realidad en nuestras aulas.

Sofía es estudiante de primer grado, su maestra indica que la niña llora cada vez que llega a la escuela y no quiere entrar al aula. Manifiesta que hay una compañera de grupo que la golpea, le quita las cosas en el recreo, sus compañeras se burlan de ella y no la invitan a jugar, no quiere salir al recreo y cada vez se aisla más del grupo. La situación presentada es típico caso de Bullying y es un fenómeno difícil de definir.

En el presente artículo, se ofrece información sobre este fenómeno y sus consecuencias, para que sirva como material de apoyo para los y las docentes que llevaron el curso de Alternativas para la prevención de la violencia en la Educación General Básica.

Para hablar del Bullying debemos señalar que el maltrato entre pares no es un fenómeno novedoso en nuestras escuelas; sin embargo, es un problema escolar que viene en crecimiento y que, en los últimos años, cobra una importancia trascendental en la cotidianidad de la nuestras instituciones educativas.

Es

considerado

un

fenómeno

específico

de

violencia

escolar.

A

pesar

de

las

muchas

definiciones,

que

han

ofrecido

quienes

han

estudiado

el

tema,

todas

comparten

una

característica en común: que

comportamiento agresivo.

el maltrato entre iguales

es una conducta específica del

El Bullying se define como cualquier acto dañino intencionado y perjudicial repetido, cuyos protagonistas son jóvenes escolares, los cuales utilizan una violencia mantenida, mental o física, guiada por un individuo o por un grupo, contra otro individuo que no es capaz de defenderse a sí mismo en esa situación y que se desarrolla en el ámbito escolar (Cerezo, 2004).

La palabra que más se le asemeja, a su traducción al español es intimidacióny entre los actos que se incluyen, como componentes de este fenómeno, se destacan el dolor físico, los apodos ofensivos, insultos, exclusión, bromas pesadas y humillación pública.

Este mismo autor nos indica que puede presentarse de varias formas entre ellas:

Física: consiste en atacar físicamente a los demás, robar o dañar sus pertenencias.

Verbal : consiste en poner sobrenombres por una condición o cualidad del niño (a), insultar, contestar en tono desafiante o amenazador.

Indirecto: se describe como programar o poner rumores peyorativos y exclusión social.

En esta forma de violencia, se identifican claramente tres tipos de papeles: el agresor, el agredido y los observadores, quienes a su vez pueden ser sujetos activos o pasivos. La mayoría de los niños, niñas o adolescentes bullies (agresores) actúan movilizados por un abuso de poder real o ficticio y el deseo de intimidar y dominar.

de poder real o ficticio y el deseo de intimidar y dominar. Por: Rosa Felicia Rojas

Por: Rosa Felicia Rojas Acuña Psicóloga Equipo Itinerante

En este sentido el niño, niña o adolescente, que aprende a oprimir a otros niños a través de comportamientos no adecuados y agresivos, se cree superior y ataca a los que considera más débiles, mientras que la víctima es un niño, niña o adolescente fácilmente dominable, con problemas de comunicación la mayoría del tiempo, que tiende a sufrir en silencio, y se caracteriza por ser tímido y de pocos amigos. Ahora bien, el cómplice es aquel que observa lo que sucede, algunos se divierten de lo que ven, otros prefieren retirarse o se unen al agresor.

No obstante, el factor común entre estos patrones de comportamiento es la necesidad de estas personas a ser aceptadas, a ser parte del grupo y ser queridas por los amigos y compañeros.

Es importante tomar en cuenta que los niños, niñas o adolescentes tienen diferentes maneras de intimidar; las mujeres con mayor frecuencia utilizan intimidación de tipo verbal, siendo usualmente otra mujer el objetivo, tienden a excluir, crear chismes, poner apodos, mandar mensajes de texto por celular. Los varones también usan algunas de las intimidaciones de las niñas; sin embargo, además pegan, patean y buscan niños más débiles que ellos para sentirse engrandecidos.

Benítez (2006) indica que para que se presente el fenómeno del bullying se requiere del cumplimiento de criterios como:

exista un desequilibrio de poder entre el agresor y la víctima que debe entenderse como el uso prepotente, oportunista y deshonesto de poder sobre el otro sin estar legitimado para ello.bullying se requiere del cumplimiento de criterios como: la frecuencia y duración del maltrato debe de

la frecuencia y duración del maltrato debe de una vez a la semana como mínimo y por un periodo mínimo de seis meses.de poder sobre el otro sin estar legitimado para ello. intencionalidad y carácter proactivo de la

intencionalidad y carácter proactivo de la agresión, ya que se busca tener algún beneficio social, material o personal, sin que medie ninguna provocación previa ysemana como mínimo y por un periodo mínimo de seis meses. pretensión de crear daño. En

pretensión de crear daño.o personal, sin que medie ninguna provocación previa y En esta dinámica de agresión y victimización

En esta dinámica de agresión y victimización se observa apoyo del grupo, por las relaciones interpersonales que se constituyen dentro de èl, es decir, cuando un grupo o un estudiante establece una relación de intimidación dentro del aula, se refuerza la capacidad agresiva de éste o de aquellos, principalmente, a través del miedo, por lo que el resto del grupo se inhibe casi en su totalidad y, aquellos que no lo hacen, tienden a no interceder por la víctima, más bien, en cierta medida generan y mantienen la violencia.

Es importante indicar que los efectos que sufre la victima son duraderos y provocan altos niveles de ansiedad, debido a que sufre daño moral y físico. Hay estudiantes que experimentan estados alterados de ánimo asociados con nerviosismo, experimentan dolor de estómago y de cabeza, pesadillas y ataques de ansiedad. Igualmente se observan trastornos del comportamiento como berrinches, negativismo, timidez, fobias y miedos hacia la escuela, lo que provoca un alto índice de ausentismo y fugas.

lo que provoca un alto índice de ausentismo y fugas. Por: Rosa Felicia Rojas Acuña Psicóloga

Por: Rosa Felicia Rojas Acuña Psicóloga Equipo Itinerante

Se debe indicar que las situaciones de intimidación afectan la capacidad de concentración y el aprendizaje en general. Las víctimas sienten que sus vidas están amenazadas y, al no saber cómo salir de la situación, se provoca un estado de miedo que a veces incluso se experimenta fuera de la escuela, trayendo consigo un distanciamiento en las relaciones interpersonales que establece con los compañeros lo que provoca mayor aislamiento.

Ahora bien, después de conocer esta realidad y de tener en cuenta que como docentes no fuimos preparados para la atención de esta problemática la revista el educador (2008), sugiere que lo primero que debemos hacer como educadores es aceptar que:

el problema existe,lo primero que debemos hacer como educadores es aceptar que: es necesario tener un programa de

es necesario tener un programa de formación en valores,hacer como educadores es aceptar que: el problema existe, es necesario que los docentes supervisen durante

es necesario que los docentes supervisen durante los recreos y en la medida de las posibilidades en los buses de transporte escolar,es necesario tener un programa de formación en valores, se deben realizar charlas con padres para

se deben realizar charlas con padres para exponerles esta problemática y,de las posibilidades en los buses de transporte escolar, poseer una buena comunicación entre la casa

poseer una buena comunicación entre la casa y la escuela.charlas con padres para exponerles esta problemática y, Así mismo indica que lo que no se

Así mismo indica que lo que no se debe es:

ignorar el problemay la escuela. Así mismo indica que lo que no se debe es: esperar a que

esperar a que el problema desaparezca solomismo indica que lo que no se debe es: ignorar el problema culpar a la víctima

culpar a la víctimael problema esperar a que el problema desaparezca solo confundir el matoneo con liderazgo animar a

confundir el matoneo con liderazgoa que el problema desaparezca solo culpar a la víctima animar a las víctimas a tomar

animar a las víctimas a tomar represaliassolo culpar a la víctima confundir el matoneo con liderazgo asignarles a las víctimas la responsabilidad

asignarles a las víctimas la responsabilidad de defendersecon liderazgo animar a las víctimas a tomar represalias tomar medidas enérgicas contra los abusivos sin

tomar medidas enérgicas contra los abusivos sin una política institucional de prevenciónasignarles a las víctimas la responsabilidad de defenderse Es importante aprender a distinguir el matoneo de

Es importante aprender a distinguir el matoneo de la pelea y el conflicto, cuando se reciba un informe de abuso de parte de un estudiante, hay que prestarle atención a la víctima, porque la indiferencia refuerza el sentimiento de invalidez en el cual se considera que no vale la pena buscar ayuda, porque no se puede encontrar.

Sugiero identificar los momentos y los lugares del periodo lectivo en los cuales ocurre el matoneo. Para ello es importante solicitar la colaboración de los estudiantes que son observadores y que no crean alianza con el o los agresores, para así tomar medidas como: pasar el mensaje de que esa conducta no se va a tolerar en la escuela y se sancionará a quienes lo practiquen. Se puede promover que los niños, niñas y adolescentes ayuden a proponer reglas dentro y fuera del aula que sirvan para su propia tranquilidad. Se debe tener un momento una vez a la semana para evaluar lo sucedido dentro y fuera del grupo con los estudiantes, en el cual se les dé la suficiente confianza para que cuenten lo que está sucediendo.

Recordemos que un mundo mejor depende de niños, niñas y adolescentes capaces de manejar adecuadamente sus emociones y resolver sus conflictos de una forma diferente al modelo establecido; como adultos debemos ser capaces de darles herramientas para que logren actuar sin violencia ante un desacuerdo y mostrar respeto y tolerancia hacia las diferencias de los demás, de ahí que nuestro papel como formadores es trascendental en las aulas.

nuestro papel como formadores es trascendental en las aulas. Por: Rosa Felicia Rojas Acuña Psicóloga –

Por: Rosa Felicia Rojas Acuña Psicóloga Equipo Itinerante

Bibliografía Consultada:

Cerezo, F (2004). Conductas agresivas en la edad escolar. España. Editorial Pirámide

Referencias Electrónicas:

Benítez, J. (enero 25, 2011). El maltrato entre iguales: descripción y análisis del fenómeno. Disponible:

El Educador (enero 31, 2011). Bullying, mucho más que un juego de niños. Disponible:

La Pizarra (octubre, 2010). Bullying o intimidación escolar. Como enfrenarla. Disponible en:

Como enfrenarla. Disponible en: www.educacion.gov.ec Por: Rosa Felicia Rojas Acuña Psicóloga – Equipo

Por: Rosa Felicia Rojas Acuña Psicóloga Equipo Itinerante