El arte de tocar el piano a primera vista

:
En las instituciones académicas se aprende a tocar el piano de un modo cerebral, con un intenso trabajo de la mente consciente. Antes de iniciar el estudio del piano se dedican varios semestres a dominar el solfeo, adquiriendo una gran habilidad para la lectura de las notas. Pero muchas veces se va a encontrar dificultades que lo harán detener, para alcanzar a leer más de 4 notas en 2 pentagramas. Para dar la duración exacta a cada nota se aprende a tocar contando los tiempos y sus fracciones, cargando a la mente consciente con un gran trabajo de contabilidad, además del trabajo de ir solfeando. Así se desarrolla el hábito de ir leyendo las notas y pensando en sus nombres, y además de irlas interpretando exactamente en cada una de las sílabas del conteo. Después de varios años de estudio intenso y mucha práctica, el alumno logra tocar leyendo a primera vista el piano. Con el Método de Piano a Primera Vista el alumno graba las notas en el subconsciente, de tal modo que cuando ve una nota, sin solfearla ni pensar en su nombre, su dedo cae en la tecla correcta como un reflejo condicionado. El grabar las notas en el subconsciente es un proceso fácil y rápido, que puede durar solo unos minutos. Eliminemos el concepto de “lectura” a primera vista, pues aquí aprenderemos a “VER” la partitura y expresar lo que vemos por medio de reflejos condicionados de los dedos, que tocan sin pensar. Hablemos aquí de tocar a primera vista en vez de leer a primera vista.

El Pulso Rítmico:
Para dar la duración exacta a cada nota y para iniciarla en su sitio exacto dentro del compás, se aprende a marcar el pulso rítmico con un movimiento discreto del pié. Así se va colocando cada nota en su sitio preciso dentro del compás y se le da la duración exacta, sin llevar un conteo, simplemente sintiendo el pulso rítmico y acomodando al mismo el ataque de cada nota. Así desde un principio se aprende a tocar el piano a primera vista, liberándose del trabajo cerebral de ir solfeando, y del trabajo de ir contando los tiempos y sus fracciones.

1

Los que tocan cerebralmente, aunque crean hacerlo muy bien, muchas veces se van a encontrar dificultades como cuando se encuentran un bloque armónico de 4 notas en la izquierda y otro bloque similar en la derecha. Los que tocan a primera vista ven un bloque y sin leerlo, sus dedos caen en las notas exactas sin pensar. Los que tocan cerebralmente muchas veces sienten estrés, ansiedad, angustia por todo el trabajo que están haciendo, y esos son los sentimientos que transmiten en su música. Los que tocan a primera vista sienten mejor su música, se compenetran mejor con la canción, y transmiten mejor los sentimientos. Muchas veces los que tocan de oído tocan con más sentimiento que los que tocan solfeando y contando, precisamente porque su ejecución es fácil y se compenetran mejor con la obra que están interpretando. Además su ritmo es más contagioso, natural, y sabroso, porque lo “sienten” al marcar el pulso, y en cambio los que cuentan tiempos y fracciones lo van “pensando”. Los que tienen el hábito del conteo, muchas veces se van a detener, como en este ejemplo del final de la galopa Pájaro Campana:

6/8

pulso

2

Otra pieza muy difícil para los que cuentan, y muy fácil para los que marcan el pulso: Etude 25 in Fm

pulso

3

Otra pieza difícil para el conteo y fácil para el pulso: Debussy – Clair de Lune

El Metrónomo:

Metrónomo virtual Seleccione el tempo Start & Stop con barra espaciadora

Vea el blog Aprenda Piano Pronto por Si Mismo

pianoaprimeravista.com

4

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful