2013.

Año del Treinta Aniversario de la vuelta de la Democracia

PROYECTO DE DECLARACIÓN

La Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires repudia el Decreto Nacional 929/2013 de “Régimen de Promoción de Inversión para la Explotación de Hidrocarburos”, dictado por el Poder Ejecutivo Nacional el 11 de julio de 2013 y publicado en el Boletín Oficial el 15 de julio de 2013.

Último cambio: 23/07/2013 0.30hs. - Cantidad de caracteres: 4836 - Cantidad de palabras: 875

2013. Año del Treinta Aniversario de la vuelta de la Democracia

FUNDAMENTOS

Sra. Presidente, El presente proyecto tiene por objetivo repudiar el Decreto Nacional 929/2013, que crea un régimen promocional para la inversión en hidrocarburos, en tanto vulnera, en forma manifiestamente ilegal y arbitraria, la Constitución Nacional. Avanza sobre facultades que les corresponden al Congreso Nacional y a las provincias. El Poder Ejecutivo está legislando sin autorización legislativa, arrogándose atribuciones que le pertenecen al Congreso, y de esta forma vulnerando en especial, el artículo 75, inciso 1 de la Ley Fundamental. El Decreto Nacional 929/2013 avasalla derechos de orden económico, ambiental y social. Apunta a crear un régimen de promoción de inversión para la explotación de hidrocarburos tanto convencionales como no convencionales, incluyendo beneficios a las firmas exportadoras que presenten proyectos por más de 1.000 millones de dólares. Ya el Decreto Nacional 1277/12, que reglamentó la ley de expropiación de Yacimientos Petrolíferos Federales (YPF), estableció una fuerte intervención en el sistema de precios, aunque omitía referirse a valores de referencia internacional o de la libre disponibilidad de divisas. Ahora, el artículo 6° del Decreto Nacional 929/2013 permite la libre utilización de las divisas generadas por la exportación del 20% de la producción que se obtenga de estos proyectos de inversión a partir del quinto año. Este decreto no sólo no resuelve el déficit energético que pretende subsanar, sino que genera dudas sobre el tipo de cambio que el Estado va a reconocer a los inversores y no disipa futuros conflictos jurisdiccionales con las provincias, que tienen el dominio de las áreas de explotación. El Estado Nacional entrega a corporaciones internacionales favores que le niega a su propio pueblo. La Ley N° 17.319, de Hidrocarburos, en su sección 6a., Tributos, artículo 56, inciso b), dispone que los titulares de permisos de exploración y concesiones de explotación, estarán sujetos al pago de derechos aduaneros, omitiéndosele asignar al Poder Ejecutivo Nacional la facultad de modificar las alícuotas que las normas generales disponen. La pretendida facultad del Poder Ejecutivo Nacional para fijar alícuotas a los derechos de exportación de hidrocarburos no se encuentra receptada en la norma específica, ni en una estirada aplicación de la norma general. Existen dos fuentes normativas generales, en principio aplicables sobre derechos de exportación: la Ley Nº 25.561 (emergencia pública y reforma del régimen cambiario) y el Código Aduanero, pero ninguna de ellas autoriza al Poder Ejecutivo Nacional a dictar el Decreto 929/2013 con los alcances descriptos. La primera, por buscar el decreto una
Último cambio: 23/07/2013 0.30hs. - Cantidad de caracteres: 4836 - Cantidad de palabras: 875

2013. Año del Treinta Aniversario de la vuelta de la Democracia

finalidad que escapa a la prevista en la Ley N° 25.561 –además de resultar extemporáneo-, y la segunda, por haber caducado las facultades oportunamente otorgadas al Poder Ejecutivo. No sólo es el Decreto de inconstitucionalidad manifiesta desde un punto estrictamente legal, sino que desde la cuestión de fondo, resulta también reprochable. El dictado de este Decreto permite el ingreso por la puerta grande al proceso fractura hidraúlica o fracking, para la explotación de recursos no convencionales. Esta técnica de extracción de combustible conlleva una serie de impactos negativos para el ambiente, que resultan irreversibles. La fractura hidráulica consiste en la inyección a presión de agua con arena y productos químicos en el terreno, con el objetivo de provocar y/o ampliar fracturas existentes en el sustrato rocoso profundo que encierra los citados hidrocarburos, favoreciendo así su salida hacia el exterior. Este decreto representa una amenaza para los acuíferos subterráneos, el suelo y aire, y trae como consecuencia el inevitable aumento de los gases de efecto invernadero y de la actividad sísmica. Esta actividad está prohibida en Francia, Bulgaria, algunos estados de Estados Unidos y varias regiones de Alemania. En este contexto, el Decreto 929/2013 fue dictado en detrimento de la Ley Nacional general del Ambiente Nº 25.675 -que contiene los presupuestos mínimos para el logro de una gestión sustentable y adecuada del ambiente-; y de las normas protectorias contenidas en la Ley Nº 25.688 -de Presupuestos mínimos ambientales para la preservación de las aguas, su aprovechamiento y uso racional-, y Ley Nº 25.831 -de Presupuestos mínimos de protección ambiental sobre el acceso a la información ambiental-. El avance de esta matriz extractiva de recursos no renovables impacta en el ambiente y por consiguiente en la salud de los habitantes. Como evidencia de ello, nos valemos de la experiencia del desastre ecológico que produjo la firma Chevron en Ecuador, que tuvo como resultado el desplazamiento de cinco nacionalidades indígenas, y la extinción total de dos pueblos ancestrales donde, entre otras cosas, vertió cerca de 60.000 millones de litros de líquidos tóxicos. No queremos que esto se repita en nuestro propio territorio con los pueblos originarios de la zona. Argentina se encamina hacia un peligro de depredación ambiental sin precedentes. Es en este sentido que afirmamos que el gobierno nacional no sólo está entregando el potencial del suelo, junto con los recursos naturales involucrados, sino también su futuro y el de todos los habitantes del suelo Argentino. Por todos los motivos expuestos, solicito Sra. Presidente la aprobación de esta Declaración de repudio.

Último cambio: 23/07/2013 0.30hs. - Cantidad de caracteres: 4836 - Cantidad de palabras: 875

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful