Dos Poemas y un Café dospoemasyuncafe@yahoo.

es

Editor: Javier Ocaña Gallego jogjsjcb@yahoo.es Edición electrónica: Raquel Bullón http://tuencuentrame.blogspot.com.es/p/dos-poemas-y-un-cafe.html © de las obras: sus autores
Todos los textos y las imágenes se reproducen con permiso de los autores

Ilustración cubierta: R. Bullón Acebes Coordinan: R. Bullón Acebes y J. Seafree Madrid, agosto 2013 ISSN: 2340-5015

2

La conciencia

La conciencia, ese ave fénix de usos limitados. La incineración arroja pérdidas de ceniza: resurge con menos fuerza.

José Blanco

3 3 5

Infusión de ginebra

Para mis venas, Esporádica luciérnaga para mis brazos, Que no me suma El cuello apenado En su dolor lateral de retina, En su esbozo aclarado Del tiempo, En su yugular del todo ebria de traslados; Voy a dejar al sueño contenido Mientras hago el desamor. Para eso lo elegí. No hay sufrimiento en vano, Ni vida Que no lo alcance o lo redima.

Lidia Fernández

4 4 5

El niño bromo
Parpadeo la resistencia De sus ojos que me abruman Como dos grandes corceles, Y son tantos los demonios Que le salen al paso, Que arderé en la tierra de sus entrañas Y en la luna de su plexo solar. He de arrepentirme con la uñas De un sudor gastado en el relincho, De un dolor gestado en alta mar; Vuelve el niño bromo Y su color para hacer púrpuras, Las tardes que se consumen Queriendo consumarse, Adentrarse junto al otro Y reconocerse al fin y al cabo, Para conseguir casi siempre Volver al punto de partida: al miedo. Es mejor sofocar en ese caso Los impulsos de todo Lo que nos crece, A expensas de que el amor no nos muera, Y así vivimos En el mayor de los pecados: Abandonar Aquello hermoso que nos une.

Lidia Fernández

5 5 5

Campo de girasoles

Carmen Peralto

6 6 5

Del claudicar

Como todos nació sin terminar Creció sin terminar de hacerse No pudo, no aguantó renunció al infinito hacerse Y así siguió por siempre cumpliendo rituales, burocracias más o menos plagado de ademanes sociales e impromptus antisociales cumpliendo con sumatorias onomásticas esas inevitabilidades propias de alguien muy cumplido: inevitabilidades esquivas a los procesos de terminación.

Rolando Revagliatti

7 7 5

Marismas

Carmen Peralto

8 8 5

En algo hay que creer

¿En transpirar la camiseta? ¿En la insobornabilidad de mis delegados? ¿En un lecho clásico, de rosas? ¿En los ajustes de cuentas? ¿En el más acá? ¿En la supremacía de los recalcitrantes? ¿En los valores perdurables? ¿En lo que subyace, en lo que subsume? ¿En el expansionismo? ¿En lo que viene-junto-con?

Rolando Revagliatti

9 9 5

NUEVOS POEMIGAS
l. Cogito Ergo Sum
“Pienso, luego existo”: falso, los animales llamados irracionales piensan, pero no saben que piensan ni que existen, por tanto, no reflexionan, no se reconocen tras el espejo. Lo suyo, aplicado al ser humano supuestamente racional debiera ser: “reflexiono, luego existo”. Lo terrible es que, humanos supuestamente racionales, apenas quedan seres.

ll. Capitolio
El CAPITOLIO, capital político-mafiosa del CAPITal oligopOLIOso terrorista-financiero mundial está convirtiendo el planeta Tierra en un Macro-Mercado-Casino Global.

lll. No habían reparado
Los pre-parados no estaban preparados para tanto paro que no para.

10

lV. Ley de ingravedad
El centro de gravedad reside, paradójicamente en la ingravidez absoluta.

V. Potente impotencia
Pobres ricos poderosos... tan esclavos de su Poder.

VI. NOBLEZA OMBLIGA
Si Dios tuviera cuerpo humano, con toda certeza no tendría ombligo.

VII. YA NO SE ENVÍAN CRISISMAS POR NAVIDAD Lo siento pero mi dosis de Crisis, ha hecho crisis por sobredosis.

Luis Eduardo Aute

11

Recordando a Virginia Woolf
Me encuentro rodeada de elementos cotidianos, tangibles… A saber: a mi izquierda un helado de fresa y galleta de Häagen-Dazs que no me ha costado acabar. A mi derecha los dichosos cascos que me aislan del mundo y que mi madre tanto detesta. Y en el centro “mediático”, mi ordenador portátil de pantalla 16:9 (DOLBY HOME THEATER) y el móvil con algún plan cociéndose en el wasap para esta tarde libre de obligaciones. Muevo el cursor. Entre el currículum de un amigo, el facebook -al que me reconozco casi adictay una pestaña abierta sobre aforismos, releo uno de la célebre Virginia Wolf:

“Algunos recurren a los sacerdotes, otros a la poesía, yo a mis amigos”.
No se hable más. Apago el ordenador y me marcho de fiesta.

Usue Mendaza

12

Salvajes
Reconozcámoslo. Todas las mujeres llevamos en nuestro ADN algo de salvaje. Y desde esta madre patria pasamos a vestirnos con la ropa de la vida cotidiana y nos sentamos delante del ordenador, de la ventana, de la cazuela, del profesor, del amante, del cliente… Y regresamos a la luz del día con las plantas de los pies oliendo a húmeda tierra, nuestros cabellos a océano, y la voz seca de haber aullado tanto. Somos mujeres que corren con lobos, mujeres que todo lo saben. Dejamos profunda huella. Meditamos a la luz de la luna. Agudizamos el oído. Al fin y al cabo, por mucho que a algunos les pese, nunca dejamos de ser nosotras mismas.

Usue Mendaza

13

Ybare Seco

14

El Grito *
Sólo un puente sobre el agua puede sostener la tensión de tu rostro. Tanta soledad es sólo un paso hasta la nada que presientes. Nada salvo la luz puede otorgarte un rasgo de humanidad. No escuches el silencio. No mires el paisaje que transitas. Aférrate a tu quietud y olvida. El puente soportará el peso de tu esperanza.

(*Munch)

Ángela Serna

15

Restos

Ybare Seco

16

Relojes blandos *
Se pliega el tiempo a tu paso frente al horizonte. Ya no dice las horas. Quebrado por el aire sólo espera que alguien deposite en la arena un segundo absoluto de soledad. Descansa el tiempo; duerme añorando el camino. Sólo el cielo anuncia la llegada de las horas dormidas, presentidas junto al mar: más allá de la roca que separa su deseo de tu nostalgia.

(*Dalí)

Ángela Serna 17

Flor de la locura donde las baldosas de la noche se deshacen cuerpo que se balancea solitario en la memoria y las antenas de la raza de Pound se quiebran y los pilares se derrumban en la caricia gris del poema hueco de carne, llaga en la derrota, pus del sueño que escupe su vida contra la nada contra la nada de una flor caníbal que se llama tiempo.

José A. Pamies

18

Es el recuerdo y muerde cualquier tarde escarlata, amor en las cenizas de cada gloria inerte. Galope estival, sientes el peso inmaculado de los días sobre esa espalda de grillos y de luz. Donde vas descorriendo la irisada contradicción de otro despertar.

José A. Pamies

19

Gracias a:
José Blanco (Barakaldo) Lidia Fernández (Madrid) Carmen Peralto (Málaga) Rolando Revagliatti (Buenos Aires) Luis Eduardo Aute (Madrid) Usue Mendaza (Benidorm) Ybare Seco (Madrid) Ángela Serna (Vitoria-Gasteiz) José A. Pamies (Madrid)

*****
"Dos Poemas y un Café" agosto 2013
20

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful