Está en la página 1de 114
“Monogratias de erquitectura, tecnologia y construccién Hl pvp 3.300 Pta TUTTI! Gasse IL proyectos: Roberto Ercilla y Miguel Angel Campo Francisco J, Mangado Dominique Perrault Jestis Maria Susperregui, {figo Ibarra y Juan Pablo Puy dossier: aislantes + impermeabilizantes -peliculas “in situ”, laminas bituminosas, laminas sintéticas, juntas de estanqueldad~ * sistemas + claraboyas + sistemas de drenaje + elementos auxiliares Un plano ibien desde muy antiguo existencublertes planas para protegerse del ol en cal- far toa cies uy wetia, quadalanta Geto Got ew data oc Tae natural 0 el sprovediaiiento dl agua de luvs, no ex hasta enionzos d2 eats siglo cuando aparece esta solucién en climas humedos, asociada a un desarrollo teenologico que lo permite y aplicada, inicialmente, a edificios industrials. La cubierta plana ha sido uno de los puntos basicos de los postulados de Le Cor- busier para una nueva aryuitectura: al ser horizontal, la cubierta puede usarse como terraza, como jardin o como estanque, para capturar asi egos placeres esen- ciales que son el sol, el espacio y la vegetacién, Incluso cuando no estaban aun absoluta- mente resueltos los problemas técnicos derivados de ella, los pioneros de la arquitectura moderna defendian su utilizacién ~muchas voces haciendo caso omiso de las protestas de sus clientes ante las patentes deficiencias del uso de un sistema poco experimentado y de- sarrllado-; convencidos de que ése, yno otro, era el eamino de la arquitectura, Sobre la cubierta plana puede ocurrir cualquier suceso, al igual que sobre las cubiertas de los transatlanticos -paradigma de la construccion industrializada-; en ella pueden si- tuarse piscinas (casa Rice de Richard Neutra), jardines (La Tourette, de Le Corbusier), plazas (Galeria Nacional de Berlin, de Mies van de Rohe), cireulacién de automéviles (pista de pruebas de la Fiat en el edificio Lingotto, del ingeniero Matté Trueco); sobre la terraza surgen las chimeneas y lucernarios que antes atravesaban las cubiertas de Faldo- nes, y ademés, tada una serie de miquinas y pequefias construcciones que se formalizan ‘como pequefios edifcios (Unité d’Habitation de Marella, de Le Corbusier) Al mismo tiempo que se teorizaba sobre su uso, la cubierta plana pasaba a ser conside- ada como un plano mas, lo que suponia un cambio radical en la concepcién del edificio en el que hasta entonces la cubierta jugaba un papel volumétrico, En esta transforma: cion ha sido esencial el desarrollo de los nuevos materiales impermeabilizantes que con- siguen la estanqueidad necesaria en una eubierta plana y que, ademas, han aportado otros sistemas de unién al cldsico solape de las piezas de proteccion de la cubierta incli= nada, lo que permite la reduccion de la pendiente del tejado, Al bajar la inclinacién, ya no es necesario realizar una estructura distinta a Ia del resto de las plantas; la comnisa, ese ‘punto gordo’ en donde se encuentra el limite del cerramiento con la estructura de la cubierta y la evacuacion de las aguas, ya no tiene significado. El uso de la cornisa carece, a partir de ese momento, de justifcacién, y el remate, vinculado ahora a las protecciones o defensas que pueda tener la terraza, cobra una importancia paradéjiea en la nueva, imagen de la arquitectura: se aligera la fachada con el aumento de sus huecos, gracias a Ja implantacién de una nueva estructura portieada, pero también porque el remate que- ‘da menos preciso y, por supuesto, menos pesado, ‘Tras el establecimiento, hacia los aflos cuarenta, de la seecién tipo de la eubierta plana, ssu uso se ha hecho habitual, legando a adaptarse a soluciones inclinadas ~dando lugar a cexpresivas y escult6rieas eonstrucciones- y también permitiendo el desarrollo de las lla- madas ‘arquitecturas alternativas,, que aprovechan los beneficios del terreno hundiéndo- se en él o que buscan la proteccion que una cubierta vegetal o inundada proporciona, Es evidente que la cubierta plana ha transformado la fisonomia de la ciudad de este si- slo y que, tras cien aiios de evolucion y desarrollo, era logico pensar en esta solucién ~con Ja aportacion de usos que supone~ como la imagen preferida, no s6lo por arquitectos y constructores, sino también por los usuarios, para la eonstruecion del siglo venidero, pero existen en el subconsciente colectivo relaciones que no son féciles de transforma, y asi, la imagen de proteccion, de refugio, de hogar y, por extension, de arquiteetura, sigue, en el viejo mundo, asociada a la cubierta inclinada: en una reciente exposicion de ‘Terragni se le pidié a numerosos grupos de nifios que realizasen un dibujo recordando la muestra, Asombrosamente muchos de esos dibujos incorporaban una cubierta inclinada, as presentacior ‘cubieas planas TECTONICA 1. re prologo Croguis para et proyecto Durand en age! (1933-1834) ele Corbusier. La cubierta plana de los cuerpos puros He aqut el primer ‘guo' proseli- tista y confidente de la arquitectu- ramoderna, Entre los escombros de la Gran Guerra se estaba librando la bata- lia por una mueva manera de mirar el mundo, La ensa venia de atras, como no podia ser de otra forma, pero la imperiosa necesidad de ‘eonstruir que se abria en Europa ‘en aquel momento fue el altimo pretexto, Habfa prisa. Tiempo de manifiestos, medias verdades, uniones y relaciones, socialismo antiburgués ocaltando grandes do- sis de elueidacion intuitiva de vela das urgencias espirituales, Le cubierta plana de los euerpos ppuros, jla invent realmente Cé- zanne doctor en vision, sin querer, afirmando el ritmo de las nuevas ‘poeas? {0 fueron quizés los quimi- 08 con sus nuevos materiales de construccién? (Coignet realiza el primer hormigén en masa reforza- do con perfiles metélicos que se us6 en el mundo precisamente para constrair en 1852 una terraza en Saint Denis) {0 fueron los fisicos ¥ Jos matematioos, los auténticos fl- sofos de la época, al fjar sus princ- pios de la economia de medios ¥ sistemas? Imposible separarlo, Todo esta conectado, ‘Todo es la misma cosa Cada cosa es todo y las nevesidades ssurgen cuando les lega la hora, Ellos estuvieron alerta. “Entrar profundamente en la época para hhacerla visible y después desapare- cer haciendo nuestro trabajo invisi- ble dentro de ella’ ‘Le Corbusier se adentra: uso de los pilotis, Ia cubierta-jardin, 1a planta libre, Ia ventana alargada, Ja fachada libre, "Reconquista del tejado", La cubierta plana es la ex- plicacion mas larga de los cinco ppuntos de su ‘nueva arquitectural. La explica negando sentido al an- tiguo desvan, en contradiocién con In ealefaccion central. Recoger las aguas dentro de la edifieacion, no fuera, El hormigén armado se ‘mueve en dilataciin y por ello debe Dprocurarse una temperatura regu: Jar sobre él, con hhumedad constan- ‘te; arenas cubiertas de espesas lo- sas de cemento, con juntas sembra- das de césped. "Razones téenicas, razones de economia, de confort y razones sentimentales nos cond cen a adoptar el techo-terraza’. Ninguna alusion a la muerte del ‘muro de carga en este punto. ;Qué rrazin podria eaber en una estruc- ‘ura planteada por él ya en 1914, levitada la fachada (clarisima elu- cidacion de la construccién actual), eon pilares y losas planas de hor- ‘migén aligerado, para cubrirla atin con un desvan a dos aguas? Quizis fuera porque tanto Le Corbusier como Mies continuaron usando puntualmente muros de carga con soluciones de cubierta plana, ‘Sin embargo, Mies fue més since ro: “El problema de la racionaliza- cién y Ia normalizacién no es mis {que un problema parcial. El probe- ma de la nueva habitaciin es, en el fondo, un problema espiritual y el ‘combate por esta nueva habitacién no es mas que una ramificacion del gran combate por las nuevas for mas de vida (Podria haber algo de alusion descubierta en aquella postal sat rica del Weissenhof rodeado de ca mellos y arabes campando por quella “Jer nn trasladada’ de cubiertas planas y prismas blan- cos, en el encuentro de una autén tica reduecién a la sustancia, pre- sente en las més profundas intui- cones de todos los tiempos y todos Ios lugares? 2Nos reuniamos asi a través de Jos nuevos materiales con aquel antiguo principio metafisico de Maupertuis, que ya en 1745 enun- ciaba que “en todo cambio que se produzee en la naturaleza, la canti- dad de accion necesaria para tal cambio ha de ser la minima posi- ble? ‘Moises Ginzburg establecta la ‘muerte dela cubierta inclinada pa- ra la construecién subvencionada de Moset, estableciendo el factor de eficiencia K segum la relacin: cubicacion general del efi /su- perce tilde aclu = WRK La cubierta plana fue, ¥ es, no silo una solucion (ga popular) eonecta- 4a con los sistemas (arquitectura), sino protagonista de la parabola operada en la elucidacion de una época. Cubierta plana en la que hoy es preciso, por otro lado, des- montar la perversién -como en tantos otros érdenes- del “consumo de cocfcientes de aislamiento”, en beneficio de su organizacién como acondicionador pasivo Pero sus profundas razones toda- via no se han explicado totalmente. Bastante es el usar. Los mediums de aquel tiempo las vieron pero no tuvieron tiempo de aclararias. Co- mo siempre acurre. Yno hizo falta Quiais los recientes fisicas-fildso fos ‘de Ia totalidad’, en aan contra el consumismo fragmentario fnise cular del oocidente, podrin hablar nos con el tiempo de la reunién in teligente entre productos de la mente y los de Ia materia propia- mente dicha. ¥ que ello see final y naturalmente asumide para conti nuar usando y, al mismo tiempo, comprender tantas cosas, Mariano Bayon Diciembre 1997