Está en la página 1de 5

LA INDIVIDUALIZACIÓN EN EDUCACIÓN

ESPECIAL.

1. Las diferencias individuales y su tratamiento educativo.

El lema “TODOS IGUALES, TODOS DIFERENTES” explica con sencillez


y precisión una de las características más interesantes del ser
humano, especialmente para la educación.

La igualdad debe convertirse en un valor que todo sistema educativo


debe fomentar, con el fin de formas actitudes, recomendar normas y
orientar comportamientos coherentes con este principio fundamental
para las relaciones humanas, así como par las políticas y las prácticas
educativas.

Es clara y positiva la evolución que se ha experimentado en la


educación especial al pasar de la concepción de las diferencias como
deficiencias a considerarlas necesidades educativas especiales.

Se reconoce al informe Warnock de 1978, como el primer documento


en que aparece el concepto de necesidad educativa especial,
contraria a la idea de deficiencia y favorable a la integración escolar y
social, que abre una nueva perspectiva para la concepción de las
diferencias individuales.

Los orígenes de las diferencias individuales, es clásica la


confrontación entre las denominadas perspectiva estática y
ambientalista. Según la primera de ellas, las diferentas individuales
vienen determinadas por la carga genética de cada ser humano, lo
que las hace difíciles de cambiar. Para los ambientalistas, las
diferencias individuales se originan por las influencias que los
distintos ambientes y factores externos tienen en las personas. Por
tanto, no son fijas ni estáticas, sino que se puedan modificar.

A ambos tendencias se opone el interaccionismo, que sirve de base al


constructivismo psicológico y explica las diferencias individuales por
la continua interacción entre las características inherentes a casa
persona y las de los diferentes ambientes y situaciones en los que se
va desenvolviendo y con los que se va relacionando durante toda su
vida.

Las formas más comunes de responder desde los sistemas educativos


a esta diversidad han sido recogidas por Miras, siguiendo a Cronbach
y a Glaser.

Conviene llamas la atención sobre los posibles riesgos que una mala
interpretación puede acarrear para la práctica educativa.
Ainscow parte del concepto adoptado en el proyecto de la UNESCO, y
señala como peligros:

El efecto de las etiquetas que se acostumbra a “colocar” a los


alumnos.
El marco y el estilo de las respuestas educativas individualizadas que
se dan a los niños.
La limitación de las oportunidades para el aprendizaje por interacción
social que se produce al tener que realizar los niños actividades
didácticas individualizadas.

La dependencia de la dotación y del empleo de recursos didácticos.


Mantenimiento del statu quo en las instituciones escolares,
impidiendo la mejora, el cambio y la innovación de los centros.

Para superar esta serie de riesgos de la UNESCO plantea una forma


denominada “punto de vista curricular” desde donde las dificultades
se definen en función de las tareas, las actividades y las condiciones
contextuales del aula y del centro.

2. Concepto y características de las necesidades


educativas especiales.

Del concepto de necesidad educativa que desprende la idea de que


todos los alumnos tienen alguna necesidad de respuesta educativa
que, deba adaptarse a sus peculiaridades, convirtiéndose en
especial“.

En cambio, la utilización de este concepto casi exclusivamente en el


ámbito de la educación especial tiene como consecuencia que, tanto
en la práctica como en diferentes aportaciones teóricas autorizadas,
las necesidades educativas especiales se asocien generalmente a
dificultades, incapacidades o deficiencias de los alumnos.

Por otro lado, las características del entorno escolar y de la propia


práctica educativa pueden ser generadoras de necesidades
educativas especiales si no se tienen en cuenta estas
recomendaciones. Las estructuras poco flexibles y la rigidez
organizativa y metodológica. Pueden ser causa de dificultades
añadidas, al no tener en cuenta los principios fundamentales de una
educación de calidad.

3. Las adaptaciones curriculares como respuesta a las


necesidades educativas especiales.

Según los criterios que se adopten para atender a las diferencias


individuales de los alumnos y en función del cómo entendamos las
necesidades educativas, son varias las formas que responden a las
necesidades educativas especiales de los alumnos.
o Refuerzos puntuales para ayudar a la resolución de ciertas
dificultades.
o Atención educativa a los alumnos con necesidades educativas
especiales asociadas a condiciones personales de sobredotación
intelectual.
o Las adaptaciones curriculares.
o Programación de Diversificación Curricular.
o Programas de Garantía Social.
o Programas de Desarrollo Individual.
o Programas de compensación educativa que incluyen:

o La tención educativa en centros que escolarizan a alumnos


de sectores socioculturales desfavorecidos.
o La constitución de unidades escolares itinerantes de apoyo
para los alumnos que por el tipo de trabajo itinerante de su
familia no pueden seguir la escolarización.
o El seguimiento escolar de lucha contra el absentismo.
o La vinculación a la oferta laboral del entorno para
promocionar la educación y la inserción laboral de jóvenes
de sectores desfavorecidos.
o El mantenimiento y difusión de la lengua y cultura propias de
los grupos minoritarios.

El criterio fundamental que las instituciones escolares deben seguir


para dar respuesta educativa adecuada a las diferencias individuales
y a las necesidades educativas derivadas de ellas es la de la
adaptación. Su concreción más coherente: las concreciones
curriculares.

Con las adaptaciones curriculares se ofrece una atención a la


diversidad desde el currículo ordinario, sin necesidad de crear otro
paralelo.
Las adaptaciones curriculares no son rígidas ni permanentes y van
desde la atención educativa de los diferentes ritmos, formas y estilos
de aprendizaje hasta que las que hacen necesarias modificaciones
sustanciales de algunos componentes del currículo.

4. Las adaptaciones curriculares individualizadas.

Para cada uno de nuestros alumnos sería necesaria una adaptación


curricular individualizada. En la práctica, las adaptaciones curriculares
individualizadas hacen referencia a las modificaciones que se realizan
en algunos componentes del currículo para atender a las necesidades
educativas especiales individuales de los alumnos.
Las adaptaciones curriculares individualizadas deben reunir una serie
de requisitos para poder atender las necesidades educativas
especiales de cada alumno y evitar que se produzcan situaciones de
aislamiento y marginación, como consecuencia de una mala
aplicación del principio de individualización.

Las adaptaciones cuniculares individualizadas se basan en opciones


de tipo pedagógico y no terapéutico.
Deben tener como referencia continua las decisiones y los
planteamientos que sobre la atención educativa a la diversidad se
hayan adoptado en los correspondientes proyectos educativos y
curriculares de centro.

Las adaptaciones currriculares individualizadas deben conectarse


íntimamente con las propuestas curriculares recogidas en las
programaciones de aula, tanto en lo referente a variables
contextuales como a los componentes fundamentales del currículo.
Son provisionales y deben ser sometidos a una continua revisión, en
función de su utilidad y adecuación para dar respuestas adecuadas a
las necesidades educativas correspondientes.

Dentro de esta evaluación tiene especial importancia analizar el


propio proceso de elaboración y desarrollo de la adaptación curricular,
así como la implicación en el mismo de los diferentes agentes
educativos afectados, tanto de tipo profesional como familiar y social.

Atendiendo a estas características, los componentes esenciales de las


adaptaciones curriculares individualizadas:
o Datos de identificación:
- Del propio alumno: nombre, fecha de nacimiento,
dirección…
- Del documento de adaptación curricular: fecha
elaboración, duración prevista, personas implicadas en su
desarrollo…

o Información relevante de la evaluación inicial:


- Sobre la historia del alumno y su escolarización previa:
cursos y centros de escolarización…
- Sobre su desarrollo físico, psicológico y educativo:
características físicas y sensoriales, datos de salud, estilos
y ritmos de aprendizaje, intereses…
- Sobre su entorno sociofamiliar: extracción social y
familiar, profesiones de los padres, miembros de la
familia….
- Sobre las características del aula y del centro, señalando
los aspectos de los diferentes componentes contextuales
y curriculares que puedan favorecer y/o dificultar el
desarrollo educativo del alumno
- Sobre su competencia curricular en las diferentes áreas y
bloques de contenidos, analizando y valorando sus
posibilidades respecto a cada contenido, e identificando
las posibles ayudas necesarias.
- Determinación de las necesidades educativas especiales,
donde se recoja la propuesta pedagógica
correspondiente.

o Propuesta curricular específica adaptada:


- Aspectos de carácter general que afectan a los
componentes contextuales del aula y centro.
- Adaptaciones que afectan a los diferentes componentes
contextuales y curriculares de cada área.
- Colaboraciones externas que puedan necesitarse en el
desarrollo de la práctica educativa de la adaptación
curricular.
- Planificación, seguimiento y evaluación de la adaptación
curricular: previsión de momentos, lugares, personas
implicadas, anotaciones y observaciones.