La convivencia prematrimonial podría considerarse como un seguro de éxito en el posterior matrimonio, sin embargo, los resultados de algunos estudios

apuntan en la dirección contraria, ya que suelen divorciarse más aquellas parejas que han convivido antes, probablemente porque tienen actitudes más liberales respecto al matrimonio y al divorcio, y prefieren terminar una relación que no funciona antes de continuar en ella por motivos morales o religiosos.

Convivencia supera al matrimonio en los estadounidenses temerosos de la recesión
• • •
0 0 por BLOOMBERG | 23 de Marzo 9.16 | 0

La probabilidad de que una mujer se case antes de los 25 años de edad cayó a menos de la mitad conforme son más los estadounidenses que optan por convivir con su pareja en lugar de casarse, indica un estudio del gobierno de los Estados Unidos. La cantidad de mujeres que viven con hombres sin casarse casi se cuadruplicó y llegó en 2010 al 11 por ciento, mientras que era de 3 por ciento en 1982, según datos que difundió hoy el Centro de Control y Prevención de Enfermedades, CDC por la sigla en inglés. En el caso de los hombres, la cantidad aumentó a 12 por ciento en 2010 y era de 9 por ciento en 2002, dijo Casey Copen, una demógrafa del Centro Nacional de Estadísticas de Salud, NCHS por la sigla en inglés. El cambio hacia la convivencia prematrimonial contribuyó a la postergación del primer matrimonio tanto en hombres como en mujeres. La recesión que comenzó en 2007 también puede haber desempeñado un papel, dado que las parejas jóvenes evitaron comprometerse como consecuencia del desempleo y de la incertidumbre económica. En 2006-2010, mujeres y hombres se casaron por primera vez a mayor edad que en años anteriores. “En el clima económico actual, muchos adultos jóvenes se muestran renuentes a dar el sí”, dijo W. Bradford Wilcox, director del Proyecto Nacional de Matrimonio de la Universidad de Virginia en Charlottesville, que analiza la salud del matrimonio. “Pueden estar desempleados o subempleados, o no saber qué les depara el futuro. Reducen sus apuestas”. La mediana de edad del primer matrimonio fue de 25,8 años en el caso de las mujeres y de 28,3 en el de los hombres, según el CDC, que tiene sede en Atlanta y estudió a 12.279 mujeres y 10.403 hombres de entre 15 y 44 años. La cantidad de mujeres que nunca se había casado al momento de la entrevista creció a 38 por ciento en el período 2006-2010, mientras que era de 34 por ciento en 1982.

Postergación del primer matrimonio
La probabilidad de que una mujer se case para los 25 años cayó a 44 por ciento y era de 59 por ciento en 1995. “A pesar de las grandes expectativas de que finalmente se casarán, los adultos jóvenes

en comparación con el 27 por ciento de los hombres con un nivel de educación inferior a los estudios secundarios. Alrededor del 10 por ciento de los hombres con un título universitario convivían en el momento del estudio. dijo el CDC. dijo el CDC. El 55 por ciento de las mujeres negras y el 49 por ciento de las hispanas nacidas en los Estados Unidos nunca se habían casado en 2006-2010. la convivencia fue más habitual entre los hispanos nacidos en el exterior -20 por ciento-. sino . La cantidad era de 39 por ciento entre las mujeres asiáticas y de 34 por ciento en el caso de las mujeres blancas.era mal vista e incluso causa de marginación social. Si a mediados del siglo pasado la convivencia -sin haber pasado por el sagrado vínculo matrimonial. Psicóloga advierte cómo la convivencia prematrimonial puede arruinar tu relación Sábado 12 mayo 2012 | 17:06 Publicado por Christian Leal · 6039 visitas Imagen: Sanja Gjenero (SXC) NOTICIAS RELACIONADAS 3 señales inequívocas de que no deberías contraer matrimonio con tu pareja Indican que la primera oleada de divorcios tras el terremoto ya comenzó Separaciones matrimoniales por problemas económicos aumentaron tras terremoto de 2010 La sociedad ha cambiado mucho en 70 años. seguida de un 15 por ciento de los hombres hispanos nacidos en los Estados Unidos. “La cohabitación se ha convertido cada vez más en la primera unión de convivencia entre adultos jóvenes en los Estados Unidos”. Entre las mujeres. el 68 por ciento de las uniones formadas en 1997-2001 comenzó como convivencia y no como matrimonio. En el caso de los hombres.postergan el primer matrimonio en los Estados Unidos”. hoy no sólo es algo corriente.

se lamentaba Jennifer.buscado por los jóvenes. las parejas se adormecen por la comodidad de compartir gastos. pero nosotros habíamos vivido juntos. Basar relaciones en la ambigüedad o en la conveniencia puede interferir con el proceso de darnos cuenta si en verdad amamos a alguien”.5 millones. teníamos nuestros perros y compartíamos con los mismos amigos. Para ejemplificarlo. el caso de de una paciente suya de 32 años a quien sólo identificó como Jennifer. bienes comprados en conjunto. pensamos que sería más económico y conveniente. si en los años 60 se contaba a 450 mil parejas cohabitando sin haberse casado. podrías estar cometiendo un gravísimo error. El principal problema es que gran parte de las parejas no llega a cohabitar de forma planificada. y la incapacidad de terminar una relación a medida que ambos se mantienen unidos por una serie de factores que no incluyen el afecto. decidieron casarse en una boda soñada. la costumbre y el entorno lentamente nos van “encerrando” junto a la otra persona. Es decir. Pero en la práctica no es así. explica Jay. admite Jennifer. Fue una decisión rápida y si no funcionaba. quien lejos de recurrir a un reservorio de ideas conservadoras. entonces. “Me sentía como si estuviera en una audición permanente e interminable para ser su esposa. apenas un año después. sólo en Estados Unidos la convivencia se disparó un 1500% en ese lapso. Para su sorpresa. “Creo que pasé más tiempo planeando mi matrimonio que el que estuve felizmente casada. Mis padres se casaron muy jóvenes y se supone que por eso se divorciaron. Pero… ¿qué pasaría si en la realidad sucediera justamente lo contrario? ¿Si cohabitar acabara siendo el peor error que pudiera cometer una pareja que buscara consolidar su relación? Eso es lo que postula la psicóloga de la Universidad de Virginia y experta en relaciones de pareja. pero estaban confundidos respecto de cuán consciente había sido su elección. Y siguen creciendo. e incluso amigos y mascotas. donde la mitad de los estudiantes universitarios consultados se manifestó de acuerdo con el concepto de que “Sólo me casaría con alguien con quien haya vivido primero. quienes muchas veces prefieren pasar un tiempo a prueba junto a sus parejas antes de comprometerse de por vida. ¿cómo pudo pasarnos esto?”. muy difícil terminar la relación. . haciendo cada vez más difícil la separación. en los albores del siglo XXI estas se incrementaron hasta los 7. ambos estaban buscando el divorcio. “Siempre nos quedábamos a dormir uno en la casa del otro. Porque claro. La respuesta es el llamado “efecto de cohabitación“. cita argumentos sociológicos e incluso de teoría económica para advertir que si pretendes ir a vivir con tu media naranja. computador o teléfono móvil nos cuesta abandonarlo para cambiarnos a otro totalmente distinto. y quien tras 4 años de convivencia con su novio. Otros querían comprometerse con sus parejas. “He tenido otros pacientes que también desearían no haber pasado tanto tiempo de su época veinteañera hundidos en relaciones que sólo habrían durado meses de no haber estado viviendo juntos. debido a un principio muy similar al utilizado en la promoción de productos tecnológicos: el “encierro” (lock-in). Entonces nos casamos sólo porque habíamos cumplido nuestros 30 años y seguíamos viviendo juntos”. dos tercios de los veinteañeros indicaron que vivir juntos antes del matrimonio era la mejor forma de evitar un divorcio. Al igual que una vez acostumbrados a un tipo de programa. Se trata de las consecuencias negativas que genera la convivencia indefinida con una persona. Era realmente muy. Jay narra en una columna publicada por el New York Times. ¿quién querría arriesgarse a un matrimonio “a ciegas”. Más aún. sin saber lo que nos espera? Ese pensamiento queda claro en una encuesta llevada adelante por el National Marriage Project de EEUU. Así. Como nos gustaba estar juntos. para saber si realmente nos llevaremos bien”. explicaba Jennifer. todos elementos de los que cuesta desprenderse cuando parece evidente que una relación no funciona de la forma esperada. De hecho. Teníamos muebles. también podíamos deshacerlo fácilmente”. Meg Jay. sino como algo que “sólo sucedió”.

¿QUÉ HACEMOS ENTONCES?… Pero entonces. y eso. Ambos sólo están de acuerdo en un factor: tienen menores expectativas para alguien con quien conviven que para alguien que podría ser su esposo o esposa. Porque no es que la convivencia arruine el posterior matrimonio. hace 3 meses 0 .. ¿cuál es la solución? No se trata de no convivir. Aún mejor es ver la cohabitación como un paso intencionado.Marcar inapropiado 40Responder .. por temor a independizarse y estar solo. antes que una prueba conveniente. generalmente es CONFUCION. y con eso estarán bien. concluye la profesional. “Tal como decía uno de mis mentores: el mejor periodo para trabajar en un matrimonio es antes de tenerlo. postula Jay. por diferentes motivos se han dañado nuestras emociones con esto. sino de hacerlo de forma planificada y consciente. Que no solo le OCURRAN las cosas. La psicóloga también aconseja evaluar de forma permanente cualquier tipo de elemento o restricción que pueda entorpecer el disolver una relación en caso de ser necesario.. amor del bueno y eterno.. La verdad es que ya sea convivencia o matrimonio si no hay madurez emocional va ha ser un fracaso. hace 3 meses 1 .. porque se determina por muchos factores que no son precisamente amor. Muchas situaciones son por estar acompañados. en nuestros tiempos. Ahí está el problema. por arrancar de casa.. hacia el matrimonio o la convivencia estable”.Marcar inapropiado 21Responder • David Yo creo que esa psicóloga es como Pilar Sordo. que nadie nos escapamos. me voy) y duraderas. el amor es compromiso. La madurez esta cuando nuestros aceptamos nuestra realidad con los padres. significa antes de cohabitar con alguien”..Marcar inapropiado 151Responder • • florencia La convivencia va al fracaso.Marcar inapropiado 60Responder • Elco Rector "Me sentía como si estuviera en una audición permanente e interminable para ser su esposa".Y es que existe un factor negativo adicional a considerar.. Cuando somos libres es ese sentido nuestras decisiones no son por sentimientos ( lo que siento) son sin egoismo. Todo una estupidez. la mismo de siempre Gente TOMEN las decisiones. no en "la convivencia pre-matrimonial". hace 3 meses 0 . Dios no se equivoco.suelen ver la convivencia como un paso hacia el matrimonio.. “Es importante conversar las motivaciones y el nivel de compromiso de cada persona de antemano. sanar nos hace valorarnos y aceptarnos y a la vez respetarnos a nosotros mismos. Esto porque mientras las mujeres -en su mayoría. hace 3 meses 0 . por buscar seguridad. O sea en resumen. cuando venimos de familias difuncionales es necesario sanar el corazón del rechazo. no algo que simplemente se dio. los hombres suelen verlo como una forma de poner a prueba la relación o incluso de postergar el compromiso. a fin de “evitar pasar mucho tiempo cometiendo un error”. es que la gente convive porque ocurre!! y después de tiempo "Es como obvio casarse".. y solo haci podemos tener relaciones sanas sin engaño ( pensar que amamos y a la primera dificultad.

que pasaste de depender de tus papas a depender emocionalmente de tu pareja." En el fondo. él tenía un trabajo estable y salía más económico que estar yendo a su casa todos los días. NO SE CASÓ HASTA QUE SU HIJO MAYOR LO HIZO Y LO REALIZÓ EN LA MISMA CEREMONIA.Marcar inapropiado 81Responder o Constanza en respuesta a Verónica Pero es que eso es peor. hace 3 meses 0 . SEA CASADO O CONVIVIENDO. esto no tendría porqué importar tanto. salvo en lo legal y cuando hay hijos. hace 3 meses 0 . Hay matrimonios que no conviven nada y se arruinan de igual modo... pq el matrimonio no es más que una convención social. "las mujeres -en su mayoría. el matrimonio es una convención social que no tiene mucha importancia.suelen ver la convivencia como un paso hacia el matrimonio. y esto es. porque era "el paso siguiente". después hubiésemos terminado casados porque "era lo lógico y obvio". Y de todos modos.Marcar inapropiado 70Responder o kim en respuesta a DAVIDIII Parece que no comprendiste o no leíste completo el texto. hace 3 meses 0 ... yo casi me voy a vivir con el que fue mi pareja por 9 años. era obtener independencia. en este compromiso no tiene porqué importar el nombre sino que este sea de verdad.• DAVIDIII ESTE "EXPERTO" SEGURAMENTE FORMÓ PARTE DEL PANEL QUE PLANEÓ EL TRANSANTIAGO. en esto se resume el porque fracasan la mayoría de matrimonios con convivencia previa (la mayoría. es ponerle nombre a la convivencia. salir de un cacho que es vivir con los papas (en realidad el cacho es para ellos de seguir manteniendo a un adulto que puede costearse su vida y hacer todo el solo) para entrar a otro que es seguir con la dependencia. si te vas a comprometer con alguien en una relación.. porque dice precisamente lo que tu piensas. EN LOS AÑOS DE LA PERA CUANDO VIVÍA MI BISABUELA. rees en el Matrimonio o en la Convivencia antes del matrimonio? Aunque cada vez mas aceptada por la sociedad.. si los motivos que llevan a esa convivencia son azarosos y no porque exista un real amor e interés por estar con esa persona. LO IMPORTANTE ES DAR Y RECIBIR AMOR. obviamente hay excepciones).. y probablemente al poco tiempo hubiese estado felizmente divorciada xD Antes de convivir con alguien hay que evaluar muy bien el verdadero motivo (en mi caso.Marcar inapropiado 139Responder o Patricio en respuesta a DAVIDIII ojala todo el mundo pensara así.Marcar inapropiado 40Responder • aldo Interesante. los hombres suelen verlo como una forma de poner a prueba la relación o incluso de postergar el compromiso. Menos mal que no lo hiciste. .Marcar inapropiado 20Responder • Verónica Terrible pero cierto.. despegarme de la familia).. hace 3 meses 1 . La psicóloga explica de qué forma la convivencia previa puede arruinar tu relación. hace 3 meses 0 . la convivencia pre matrimonial siempre ha sido un tema controversial y muchas veces motivo de conflicto entre la familia de los novios y estos mismos. pero incluso si el matrimonio no funciona y ambos son padres responsables.

Por su lado. en el Perú existe amplia experiencia en el tema. Sea cual fuere su opcion como pareja es importante que analicen juntos que es lo que se acomoda mejor a su forma de pensar y sus necesidades. El matrimonio es una institución social que crea un vínculo conyugal entre sus miembros. lo que si podemos comentarles son los pros y contras que conlleva tomar esta importante decisión: Entre los aspectos favorables se encuentra el hecho que convivir permite a las parejas descubrir si son realmente compatibles antes del matrimonio. la convivencia pre matrimonial siempre ha sido un tema controversial y muchas veces motivo de conflicto entre la familia de los novios y estos mismos. lo cual les permitirá juntar dinero para sus planes futuros. luego del cual. no todas las sociedades establecen la distinción entre matrimonio civil y matrimonio religioso. ya sea por medio de disposiciones jurídicas o por la vía de los usos y costumbres. No es nuestra intensión decir si la convivencia matrimonial es buena o mala. válida sólo en Occidente. los detractores afirman que convivir es evitar el compromiso que encierra el matrimonio. período en el cual se juntaban las parejas a prueba para validar si eran compatibles.No es nuestra intensión decir si la convivencia matrimonial es buena o mala. Hasta hace pocos años se consideraba un elemento esencial de la definición el hecho que ambos contrayentes debían ser de sexo opuesto. en vista de la información etnográfica obtenida de diversas sociedades. De igual manera. lo que si podemos comentarles son los pros y contras que conlleva tomar esta importante decisión: Entre los aspectos favorables se encuentra el hecho que convivir permite a las parejas descubrir si son realmente compatibles antes del matrimonio. hay parejas que consideran que no es necesario pasar por el altar para jurarse amor eterno. la unión matrimonial permite legitimar la filiación de los hijos procreados sus miembros. Toda . Por ser una institución sumamente extendida en el mundo —aunque no de modo universal— la definición del matrimonio es materia de diversas disciplinas. según las reglas del sistema de parentesco vigente. pero en el último tiempo este elemento ha sido objeto de moderaciones debido a la introducción. A ello agregaríamos un tercer aspecto. la antropología del parentesco define el matrimonio como la unión de dos o más personas que cumplen roles heterosexuales —incluso tratándose de matrimonios homosexuales— que en su caso sirve para legitimar la descendencia de una mujer y que establece relaciones de alianza entre los grupos de parentesco de los cuales provienen sus miembros. El matrimonio establece entre los cónyuges —y en muchos casos también entre las familias de origen de éstos— una serie de obligaciones y derechos que también son fijados por el derecho.A modo de referencia. En la época de los Incas. a lo que se añade la presión de los padres para que la relación se formalice en una boda. los derechos. que es que la decisión de convivir suele ser menos meditada que la de casarse y precisamente es eso lo que hace que se puedan cometer errores con mayor facilidad. por algunos ordenamientos. la convivencia pre matrimonial era práctica usual y era conocida como Servinacuy. Ahora bien. dependiendo de cada sociedad. Desde el punto de vista del derecho occidental. del matrimonio entre personas del mismo sexo. El matrimonio puede ser civil o religioso y. por ello prefieren obviar este paso. el matrimonio constituye una unión de dos personas que tiene por finalidad constituir una familia. Este lazo es reconocido socialmente. Toda persona casada nos dirá que definitivamente no es lo mismo la etapa de novios que la de esposos. Finalmente. El hecho de sentir que están juntos “a prueba” podría restarle compromiso a la resolución de los infaltables conflictos de pareja. Por otro lado. Hasta hace menos de dos centurias sólo había matrimonio religioso. deberes y requisitos del matrimonio son distintos. contraían matrimonio. al que se considera un sacramento. y de estar de acuerdo. y que tomen la decision luego de haber analizado los pros y contras de la convivencia o el matrimonio Aunque cada vez más aceptada por la sociedad. Otro aspecto a tomar en cuenta es que viviendo juntos probablemente se economicen algunos gastos. que varían. dependiendo de la religión o del ordenamiento jurídico.

que es que la decisión de convivir suele ser menos meditada que la de casarse y precisamente es eso lo que hace que se puedan cometer errores con mayor facilidad. cada vez son más las parejas que conviven antes de casarse. Otro aspecto a tomar en cuenta es que viviendo juntos probablemente se economicen algunos gastos. Estos “matrimonios de prueba” plantean una importante preocupación pastoral a los sacerdotes y a todos los responsables de transmitir la enseñanza y la tradición católica a las parejas que buscan el compromiso para toda la vida en el matrimonio cristiano. Y al mismo tiempo. Ante la pregunta de por qué eligen vivir juntos en lugar de casarse. Por otro lado. Hoy. Finalmente. Sea cual fuere su opción como pareja es importante que analicen juntos que es lo que se acomoda mejor a su forma de pensar y sus necesidades. por eso creemos que es impo rtante convivir ya. El porcentaje de personas que viven en pareja antes del matrimonio ha aumentado de sólo un 10% en 1960 a casi un 50% en 1996. y que tomen la decisión luego de haber analizado estos pros y contras de la convivencia matrimonial. lo cual les permitirá juntar dinero para sus planes futuros. A ello agregaríamos un tercer aspecto. para estar seguros de si será acertado o no casarnos en el futuro. la vida en pareja a menudo retrasa y hasta reemplaza el matrimonio. por ello prefieren obviar este paso. El hecho de sentir que están juntos “a prueba” podría restarle compromiso a la resolución de los infaltables conflictos de pareja. los detractores afirman que convivir es evitar el compromiso que encierra el matrimonio. hay parejas que consideran que no es necesario pasar por el altar para jurarse amor eterno.” . la mayor parte responde algo así como: “En la sociedad de hoy. Michael · 2 Comentarios En nuestra sociedad actual. La respuesta de los líderes parroquiales a este fenómeno creciente exige respeto y paciente comprensión hacia estas parejas. lo más lógico es realmente llegar a conocer plenamente al otro. a lo que se añade la presión de los padres para que la relación se formalice en una boda. con tanto divorcio.persona casada nos dirá que definitivamente no es lo mismo la etapa de novios que la de esposos. Vivir en pareja antes del matrimonio por Pfeifer. fidelidad a los valores sagrados y a los ideales cristianos del matrimonio y la vida familiar.

los problemas con los hijos. Según otra investigación. Como en una conexión eléctrica: encendido o apagado. La enfermedad. sino más bien todos los que mantienen su compromiso a través de situaciones que muy a menudo no parecen tener solución. Algunas parejas casadas con experiencia expresan su convicción de que es en su disposición a sacrificar todo por amarse mutuamente. las desilusiones mutuas: hay cientos de momentos difíciles diferentes aguardando a las parejas que se atreven a prometerse mutuamente amor incondicional y compromiso pleno en el matrimonio cristiano. No hay cantidad de vida en pareja que alcance para “probar” la capacidad que tenemos de comprometernos con otra persona. no solamente en los momentos fáciles y felices sino también en los momentos difíciles y a veces muy infelices. no hay modo de tantear en este tipo de realidad. que aquellas que sí lo han hecho. Esta permanencia elegida libremente constituye un elemento fundamental del matrimonio cristiano. puesto que sólo este entorno estable ha probado ser el mejor para criar a los hijos. no hay punto medio. sin término ni condiciones.hasta la muerte. Pero no todos los matrimonios cristianos llevan una vida dichosa.de la forma en que Dios elige amarnos: para siempre. la tasa de divorcios es aproximadamente un 38% mayor entre las parejas que han convivido antes de casarse que entre las que no lo han hecho. Es comprensible que las parejas que piensan casarse sean prudentes. Lo sorprendente no es la cantidad de matrimonios que terminan divorciándose. El compromiso Pero el hecho es que el matrimonio cristiano implica compromiso. Vivir en pareja sin estar casado es un intento por vivir una relación íntima que supone un acuerdo por el que cualquiera de los dos puede terminar la relación en cualquier punto y por cualquier razón. Esto significa mantenerse mutuamente unidos y fieles a la relación. la Iglesia católica ha valorado el compromiso pleno del matrimonio cristiano. quizá el de sus propios padres. Otro estudio muestra que quienes convivieron antes de casarse alcanzaron niveles menores en la “calidad de comunicación y satisfacción m atrimonial percibida” que quienes no lo hicieron. La clave es la confianza en la gracia de Dios y el compromiso con la decisión de darse incondicionalmente el uno al otro. . En el mejor de los casos. y como un esfuerzo muy bien intencionado por “probar” los mares del matrimonio antes de sumergirse en el compromiso pleno del matrimonio cristiano. vivir en pareja prueba que “me quedo contigo aun pudiéndome ir. sino el mismo amor de Dios y su Gracia lo que les da fuerza para atravesar los momentos más duros del matrimonio y la vida familiar. esto es mejor que aquel matrimonio en el cual uno o ambos esposos han perdido el interés por “mejorar” la relación. El compromiso matrimonial cristiano significa elegir libremente amar a otro -y con el tiempo a los hijos. la dura realidad es que los numerosos estudios realizados desde mediados de los ‘80.No obstante. Es por ello que muchas de estas relaciones parecen funcionar muy bien. Esta comprensión contribuye a identificar el problema. los amigos y la comunidad cristiana en general y profesar los votos del matrimonio cristiano -prometer amor y fidelidad en las buenas y en las malas. Su decisión de vivir en pareja antes de casarse bien podría ser vista como un intento sensato de evitar los fracasos de tantas parejas que los han precedido. han llegado a la conclusión de que las parejas que no han convivido antes del matrimonio logran un mejor “ajuste matrimonial” luego de un año de casados. El compromiso sólo empieza cuando una persona (es de esperar que ambas personas) elige cerrar todas las puertas y escoge libremente permanecer con el otro y mantener una relación duradera. El compromiso jamás es seguro. no hay substitutos ni medias tintas. O estamos comprometidos plenamente o no estamos realmente comprometidos. Desafortunadamente. las dificultades económicas. Las parejas católicas dan testimonio de que no siempre es su fortaleza personal. puesto que han sido testigos de demasiados divorcios. vivir en pareja implica que ambas personas están de acuerdo en que cualquiera de las dos tiene derecho a terminar la relación en cualquier momento. La tradición católica Desde siempre. Para algunos. donde sienten que Dios les da la gracia que precisan para hacer lo que no sabían que podían hacer. Aquella pareja que opta por convivir como parte de una prueba de la relación está -por el hecho mismo de vivir en pareja.dejando abierta una puerta trasera. siempre presenta riesgos. Esto es compromiso.” Pero la única forma de decir “Voy a mantenerme fiel a ti y a esta relación durante toda la vida” es pararse frente a la propia familia. Este es el núcleo de la cuestión. en la enfermedad y en la salud. Por definición.

Los líderes pastorales no siempre comprenderán o estarán de acuerdo con sus decisiones. corregirlas con caridad y mostrarles el testimonio de la vida familiar cristiana de manera tal de abrirles el camino para regularizar su situación. Juan Pablo II brinda un enfoque pastoral general sobre las parejas que conviven sin haberse casado. pensamientos. Con diplomacia y actitud pastoral. una motivación para vivir separados durante los meses o semanas finales de preparación para comprometerse para toda la vida en matrimonio cristiano. debe explicarles las razones de la Iglesia para desaconsejar la vida en pareja antes del matrimonio. Los pastores y líderes pastorales deberían. recomienda. El ministro debería señalar que la Iglesia está dispuesta y capacitada para asistir a quienes viven en pareja antes del matrimonio en cualquier reconciliación que crean importante o necesaria. incluyendo el concepto fundamental del compromiso. Cuando los ministros parroquiales se enteren de que la pareja convive sin estar casada. apoyar sus mejores esfuerzos por ser honestos el uno con el otro y con el Señor en la oración y guiarlos hacia el sacramento de la penitencia si resultara lo apropiado. no existe el llamado sexo prematrimonial. que admita que desean profesar su amor mutuo en los votos del matrimonio cristiano sagrado y sacramental. y el sexo sin compromiso . Según la respuesta. Cuando se trata con parejas que conviven sin estar casadas. en sus responsabilidades hacia las normas de Dios y hacia la comunidad en general. Únicamente existe el sexo matrimonial. es decir. subrayando que vivir separados les dará el espacio necesario para ser más objetivos ante su relación. malos humores. etc. Si . Otras tal vez no. En la tradición de la Iglesia. es útil recordar que todas las parejas tienen un derecho natural a casarse y que los cristianos bautizados gozan de un derecho sobrenatural a los sacramentos. dificultades.es una contradicción. esperanzas. placer. cuentas bancarias. Es más. es importante que el personal parroquial los trate cordialmente y asuma que sus motivos son sinceros. pero siempre deberán procurar encauzarlos. Enfrentar de inmediato a la pareja y condenar directamente su comportamiento hará que el proceso de preparación para el matrimonio comience con una nota amarga y expondrá a parejas que tal vez ya sean católicos marginales a una alienación aún mayor. Es preciso agregar que la situación de quienes viven en pareja tradicionalmente ha sido considerada un escándalo público.Esto también explica porqué la Iglesia siempre ha creído que vivir en pareja -así como las relaciones sexuales fuera del matrimonio. parientes. deberían acercarse con tacto y respeto a esas parejas e informarlas con paciencia. deben asegurarse de que las personas en quienes se delegue su preparación para el matrimonio cristiano sean competentes para encarar esta dificultad adicional. proyectos. ¡La Iglesia sabe que los seres humanos no estamos exentos de pecados y falencias! El ministro debería alentar cordialmente a la pareja a rezar y compartir las Escrituras juntos. La mejor forma de plantear este aspecto a la pareja es preguntarle si han considerado que su convivencia sin estar casados pudo haber resultado incómoda a su familia u otras personas. fracasos. El ministro debería alentar con firmeza a la pareja a vivir separados. Un enfoque pastoral Cuando las personas que viven en pareja se acercan a la parroquia para solicitar su casamiento. es posible entonces iniciar un diálogo acerca de la mejor forma en que pueden tratar la cuestión del escándalo causado en otros durante el tiempo en que se preparan para el compromiso sagrado del matrimonio cristiano. Algunas parejas estarán suficientemente abiertas y maduras para encontrar. Precisamente. Una vez que se ha establecido una relación pastoral significativa. Es por ello que de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia. Es en este contexto donde el ministro puede conversar y dialogar con la pareja acerca de lo que entienden por compromiso matrimonial y preguntarles cómo encaja su situación actual de convivencia en el concepto de compromiso matrimonial. la Iglesia católica siempre consideró a las relaciones sexuales como el signo más importante de lo que es el matrimonio cristiano: dos personas dispuestas a dar todo de sí y recibir todo del otro: cuerpo. considerar cada situación caso por caso. que es promiscuidad. El ministro prudente forjará una relación de hospitalidad y confianza a fin de que la pareja se sienta cómoda antes de intentar referirse a la cuestión de su vida en pareja. temores. recordándoles que desde hace mucho tiempo es parte de nuestra tradición recibir el sacramento de la penitencia antes de recibir el sacramento del matrimonio. el ministro procurará abordar todas las cuestiones importantes del matrimonio. signo de compromiso. las parejas que se aman no deberían tener relaciones antes de casarse y/o vivir en pareja antes del matrimonio. ¿Por qué? Porque en sus comienzos la tradición cristiana consideró que las relaciones sexuales podían y debían ser un signo de dos personas que no simplemente se dan placer mutuo sino que entregan todo su ser al otro. y a asistir a misa. sueños.

Por lo tanto. Desean llevar la voz cantante en la relación y hacer que su pareja siga todas sus órdenes. Siendo fieles a la tradición de la Iglesia al recordar a estas parejas que el significado más profundo de las relaciones sexuales sólo es posible en el marco del compromiso libre y pleno del matrimonio cristiano. en general. Si la pareja no se separa. puesto que semejante juicio sólo pertenece a Dios. es el Espíritu Santo y nuestro acercamiento mutuo en el amor y la compasión lo que inspirará a quienes viven en pareja sin estar casados a profundizar su fe y alcanzar una visión verdaderamente cristiana del matrimonio cristiano. están eligiendo mostrarse a la comunidad como marido y mujer. si la pareja no tiene conciencia suficiente acerca del compromiso esencial y demás obligaciones del matrimonio que han de celebrar. No obstante. que es el amor. los sacerdotes y demás personas deberían hacer lo que esté a su alcance para abrir la puerta a estas parejas a fin de que puedan regularizar su situación. Vivir juntos antes del matrimonio puede ayudar a la gente a comprender los rasgos de personalidad de su pareja. Hay muchas personas que prefieren convivir antes de comprometerse para comprobar si se va a sentir cómodo con la persona durante toda su vida . Por eso. Esperemos que sea en dirección al matrimonio cristiano formal y público. Una convivencia puede exponer los aspectos negativos de una persona y alertar a su pareja en el momento adecuado. Si la pareja decide seguir conviviendo mientras dura la preparación para el matrimonio. La comunidad de fe. no una comunidad de condena. No está en nadie juzgar el estado espiritual interior de estas parejas. el ministro no debe posponer ni negar la preparación para el matrimonio. El rol del ministro es ofrecer a la pareja la mejor preparación para el matrimonio de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia. Vivir en tal tipo de relación puede llevar a la pérdida de libertad personal y espacio. El fin último de la Iglesia es ser la mano salvífica de Dios. el que vivan en pareja sin estar casados no es una razón válida para negar el matrimonio. Hay muchas personas que se vuelven más agresivas y posesivas. debes establecer normas claras y límites antes de decir “sí” a la convivencia antes del matrimonio. también estamos guiados por la ley más alta. Le corresponde a la pareja decidir si esa experiencia le ayudará de alguna manera. Lo mejor que se puede hacer para el éxito de cualquier relación es daros el espacio necesario y aprovechar al máximo el tiempo que pasáis juntos. puesto que vivir en pareja no es un impedimento canónico para el matrimonio. desde la perspectiva de la sociedad y la Iglesia. ya que no hay inconvenientes legales en el caso de la convivencia pre-matrimonial. ¿Usted cree que no es necesario "firmar" o "jurar" para tener una convivencia feliz? ¿O piensa que pasar por este compromiso inicial permite luego una relación más unida y duradera? ¿Se opone por motivos sociales o religiosos o cree que los tiempos han cambiado y con ellos también las relaciones? . Muchas personas creen que salir de una convivencia sin estar casados sería más fácil que salir de un matrimonio. debe posponerse la celebración del matrimonio hasta tanto desarrolle esa conciencia. Obedientes al mandamiento de Jesús. La gente más tradicional también ve como contra la posible pérdida de fe en la institución del matrimonio.no existe otra razón que impida a la pareja casarse válida y lícitamente. su casamiento debería reflejar esta elección y ser íntimo y sencillo. y comienzan a dictar los términos de la relación. Por el lado de las contras de la convivencia antes del matrimonio podemos encontrarnos con la falta de confianza o lealtad. nunca dejamos de amar a nuestro prójimo aun cuando no viva de acuerdo con los ideales de la vida cristiana. debería manifestárseles que. Vivir juntos antes de casarse puede traer mucha alegría y diversión y puede ofrecer los mejores momentos a la vida de la pareja. Al cabo. El debate sobre la convivencia antes del matrimonio es interminable y siempre habrá puntos de vista contradictorios.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful