Está en la página 1de 3

Hemoaglutinina y la Neuraminidasa

H1N1

1

Ortomixovirus

Ortomixovirus, grupo de virus que constituye la familia Orthomyxoviridae, cuyo genoma está formado por ácido ribonucleico (ARN) monocatenario lineal. Antes se les conocía como mixovirus, virus de mucosas, y se incluía tanto a los ortomixovirus como a los paramixovirus en una sola familia. Sin embargo, al conocerse mejor sus características se han clasificado en dos familias distintas.

El virus de la gripe (influenza) es el más representativo de los ortomixovirus. La

familia incluye los influenzavirus tipos A, B y C. Los A y B constituyen el género

Influenzavirus.

El ARN de la partícula viral está segmentado en 8 fragmentos que codifican las proteínas presentes en ella. La nucleocápsida es helicoidal y su diámetro oscila, al ser pleomórfico, entre 80 y 100 nanómetros. En la parte externa de la envoltura lipídica aparecen por separado dos tipos de espículas (glicoproteínas con carácter antigénico): una hemoaglutinina (H) y una neuraminidasa (N). La primera es responsable de la aglutinación de hematíes en presencia del virus y la segunda es una enzima que interviene en la fase final de la liberación del virus.

El hecho de poseer un ARN fragmentado hace que las combinaciones antigénicas sean más numerosas (como consecuencia de cambios genéticos ocurridos en la formación de H y N), dando lugar a cepas distintas para las que la población no presenta anticuerpos. Por esta razón, la inmunidad específica adquirida para una cepa en concreto no sirve para las nuevas que se originan.

El influenzavirus tipo A es el causante más común de pandemias (epidemias de amplia extensión), el tipo B causa mayoritariamente epidemias locales y el de tipo C, de origen animal, rara vez es patógeno.

Hemoaglutinina y la Neuraminidasa

H1N1

2

Paramixovirus

Grupo de virus que constituye la familia Paramyxoviridae, cuyo material hereditario está formado por ácido ribonucleico (ARN) monocatenario lineal. Antes se les incluía junto con los ortomixovirus en una misma familia, la de los mixovirus, pero ahora se consideran familias diferentes. Se reconocen tres géneros importantes dentro de la familia de los paramixovirus: Morbilivirus, Neumovirus y Paramyxovirus.

Al género Paramyxovirus pertenecen el virus de las paperas, el de la enfermedad de Newcastle y el virus parainfluenza tipos 1, 2, 3 y 4 humanos.

El género Neumovirus incluye: el virus sincitial respiratorio humano, el sincitial bovino y el de la neumonía del ratón.

El virus del sarampión pertenece al género Morbilivirus.

Los paramixovirus se diferencian de los ortomixovirus en que poseen ARN monocatenario pero de una sola pieza; es decir, no está fragmentado. Presentan en su envuelta espículas de glicoproteínas, pero en este caso la hemoaglutinina y la neuraminidasa se sitúan en la misma espícula y no separadas, y además contienen otro tipo de espícula, una hemolisina, que contribuye a la fusión celular. La nucleocápsida es helicoidal, de unos 17 nm, y el diámetro del virus, en este caso esférico, es de unos 150 a 300 nanómetros.

Los virus parainfluenza son responsables de numerosas enfermedades respiratorias agudas infantiles, están relacionados con el crup viral y con neumonías y bronquiolitis en lactantes. Los cuatro tipos conocidos presentan diferentes antígenos glicoproteicos superficiales. El más común es el 3, después el 1 y 2; el tipo 4 es más raro y las enfermedades producidas por él son más benignas.

La enfermedad de Newcastle afecta a las aves y en ocasiones a las personas que están en contacto con ellas.

Hemoaglutinina y la Neuraminidasa

H1N1

3

Virus de la gripe

El virus de la gripe tiene una estructura relativamente simple. Una envuelta lipídica envuelve el caparazón proteico o cápsida, el cual encierra el material genético enrollado. Desde esta envuelta se proyectan dos tipos de proteínas a modo de púas, la hemoaglutinina y la neuraminidasa. Estas dos proteínas actúan como antígenos, provocando una respuesta inmune en el organismo invadido por el virus. El virus de la gripe tiene la capacidad de mutar periódicamente estas proteínas. De esta manera, los hospedadores humanos deben producir nuevas defensas inmunes cada vez que las proteínas mutan; de aquí las vacunaciones anuales que se realizan.

H emoaglutinina y la N euraminidasa H 1 N 1 3 Virus de la gripe El

Bibliografía

Microsoft ® Encarta ® 2008. © 1993--2007 Microsoft Corporation, 07 mayo 2009.