Está en la página 1de 24

CEIP “VIRGEN DE LA CABEZA”

Campillo de Arenas (Jaén)

PPrrooggrraammaa ddee hháábbiittooss

g g r r a a m m a a d d e e h h

INTRODUCCIÓ N Ó N

a a d d e e h h á á b b i i t t
a a d d e e h h á á b b i i t t

El hábito es cualquier comportamiento repetido regularmente que requiere de un pequeñ o o ningú n raciocinio y es aprendido. Unos hábitos son aconsejables porque proporcionan automatismo y evitan procesos mentales y además fomentan la autonomí a, son los que debemos fomentar en los ni ñ @s, otros, son perjudiciales y son los que debemos evitar o substituir por otros beneficiosos.

La actuaci ó n conjunta entre familia y escuela puede favorecer mucho la adquisició n de una serie de hábitos en los niñ @s, b á sicos para su autonomí a y desarrollo posterior. Para ello es importante que los padres y madres conozcan qué

objetivos educativos tiene previstos esta etapa educativa para la adquisició n de esos

h ábitos básicos, así como para los maestros y maestras también es importante conocer

en qué medida un niñ @ de su clase está habituado, por ejemplo respecto a la alimentació n, a comer de todo, si come solo, si ayuda a recoger la mesa, etc., dentro del ámbito familiar, ya que puede ser que en la escuela realice estas tareas y en casa, debido a que los lí mites son más flexibles, no las haga. El intercambio de informació n entre padres y maestr@ se revela como fundamental.

OBJETIVOS GENERALESó n entre padres y maestr@ se revela como fundamental. • Alcanzar autonom í a y

Alcanzar autonomí a y seguridad mediante la formació n de hábitos estables para que el niñ @ se forme una imagen positiva de si mismo y de los demás.

CEIP “VIRGEN DE LA CABEZA”

Campillo de Arenas (Jaén)

Favorecer el proceso de socializació n dentro y fuera del ámbito escolar.

Dar un sentido educativo a las relaciones familia­escuela teniendo como fin com ú n el ni ñ o/a.

CONTENIDOSteniendo como fin com ú n el ni ñ o/a. Los h á bitos que vamos

Los h ábitos que vamos a trabajar son:

No morderse las uñ as.

Limpiarse los mocos con el pañ uelo.

Respetar el semáforo y andar por la acera

Recortar con las tijeras.

Pedir las cosas por favor y dar las gracias.

Cepillarse los dientes después de cada comida

Ayudar en casa con una tarea concreta (a determinar por cada madre/padre).

Limpiarse despu és de defecar y tirar de la cadena.

Al toser taparse la boca con la mano.

No llorar por capricho.

Ordenar los juguetes en casa.

Cuidar a sus mascotas y sus cosas.

Ordenar su ropa.

Vestirse y desvestirse só lo/a.

Acostarse solo/a.

METODOLOG Í A ÍA

Para una formació n de los hábitos debemos tener en cuenta que:

Debe existir una regularidad y firmeza en la repetició n de los mismos.

El ni ñ o/a tiene que disfrutar realizando la acció n. Por un lado trabajaremos una motivació n extr í nseca (juegos, elogios, cuentos,palabras alentadoras, premios,etc) y por otro lado es necesario que exista una motivació n

CEIP “VIRGEN DE LA CABEZA”

intr í nseca.

Campillo de Arenas (Jaén)

Que se establezcan canales de comunicació n entre el niñ o/a y el padre/madre reforzar el hábito.

Son h ábitos muy concretos y referidos a vivencias diarias del niñ o y la ni ñ a.

Aunque los h ábitos son formados tanto en el colegio como en la casa, en el presente programa lo que se pretende es dar una orientació n a los padres y madres de có mo trabajar los hábitos en general y cada uno en particular (anexo I). Los hábitos se trabajar án en casa y se reforzar án en el colegio.

La selecció n de los h ábitos ha sido realizada por los padres y madres y cada uno los trabajar á en la secuencia que consideren oportuna.

Para la motivació n extr í nseca vamos a utilizar un sistema de puntos. Existirán:

Puntos verdes, que se ganar á n cada vez que el ni ñ o/a realice un determinado án cada vez que el ni ñ o/a realice un determinado

n ú mero de veces la acció n que requiere el hábito (a determinar por los padres y madres), cuando se reú nan 10 puntos verdes, podrán colorear, pintar, extender plastilina o cualquier técnica plástica que ellos/as quieran en el dibujo correspondiente al hábito (anexo I) y una vez terminado lo llevarán a clase donde se le elogiar á y se colocar á en el panel destinado a los h ábitos. Previamente los niñ os/as conocer án el premio que los padres/madres les darán al conseguir los 10 puntos.

Puntos rojos, que anulan todos los anteriores y se dará n por un h á bito mal practicado. án por un hábito mal practicado.

EVALUACIÓ N Ó N

Para la evaluació n se utilizar á la observaci ó n del h ábito trabajado y la lista de control de hábitos que hemos confeccionado para pegar los puntos verdes y rojos. (anexo II)

NORMAS FAMILIARESpara pegar los puntos verdes y rojos. (anexo II) Consideraciones para crear un ambiente familiar estable,

Consideraciones para crear un ambiente familiar estable, consistente, explí cito y predecible:

Estable: el cumplimiento – incumplimiento de las reglas siempre ha de tener

CEIP “VIRGEN DE LA CABEZA”

las mismas consecuencias

Campillo de Arenas (Jaén)

Consistente: las reglas no cambian de un dí a para otro

Expl í cito: las reglas son conocidas y comprendidas

Predecible: las reglas están definidas antes de que se interrumpan

ELABORACIÓ N

Hacer una lista de las conductas inadecuadas de el/la niñ o/a

Transformar la lista en otra de “objetivos positivos”

Formular esos objetivos en forma de “reglas de conducta”: deben ser claras y concretas

APLICACIÓ N

Proponer cada semana “dos reglas”, destacando una como la más importante

Cada regla debe realizarse bien durante al menos 15 dí as seguidos

Conseguido este objetivo, se propone la conducta siguiente, segú n el orden de importancia

La conducta que se da por “conseguida” deja de premiarse o sancionarse

Los padres deben estar de acuerdo tanto en el reglamento como en las consecuencias por el cumplimiento o incumplimiento de los objetivos

CEIP “VIRGEN DE LA CABEZA”

Anexo I

CEIP “VIRGEN DE LA CABEZA” Anexo I MORDERSE LAS UÑAS Campillo de Arenas (Ja é n)

MORDERSE LAS UÑAS

Campillo de Arenas (Jaén)

Anexo I MORDERSE LAS UÑAS Campillo de Arenas (Ja é n) • Consideraciones Morderse las u

Consideraciones

Morderse las uñ as es un hábito nervioso relacionado con la ansiedad. La psicó loga Almudena Porres explica que quienes se muerden las uñ as piensan que hacer algo placentero reducirá la carga ansiosa. Así , desv í an el desasosiego hacia esta pr áctica que por momentos se convierte en relajante, en una distracció n fácil.

. Se prolongar á si el/la niñ o/a es castigado/a por morderse las uñ as y se siente culpable. “Luego es más dif í cil de erradicar”.

Orientaciones

Repercusiones negativas

CEIP “VIRGEN DE LA CABEZA”

Campillo de Arenas (Jaén)

Las consecuencias m ás graves tienen lugar en el plano f í sico, en dientes, encí as y en las propias uñ as, que pueden llegar a sufrir graves dañ os. “Es un problema estético, más que funcional, causado por la reiteració n con la que se efectú a. Si se hiciera pocas veces, no suceder í a nada. Pero el repiqueteo constante de un incisivo contra el otro para morderse las uñ as provoca que los incisivos superiores e inferiores se desgasten y sean más feos”, Estos dientes son muy visibles cuando se sonrí e, por lo que los efectos negativos de este

h ábito son m ás evidentes y las piezas dentales se aprecian recortadas.

Las uñ as por su parte no crecen bien por el continuo mordisqueo a las que son sometidas. Se pueden provocar pequeñ as infecciones por bacterias, virus, hongos o cándidas en la u ñ a, porque entra en contacto con la flora de la boca y se está continuamente chupando y macerando. Infecciones que, en muchos casos, se trasladan a la mucosa oral. A veces, también se ocasionan dañ os alrededor de la

u ñ a. “Se pueden provocar panadizos, que hacen que el dedo se

inflame y duela. De la misma forma, surgen padrastros y verrugas en la piel que rodea las uñ as.

En el plano psicol ó gico, este hábito provoca diversas reacciones fruto del mal estado de las u ñ as. “La m ás com ú n suele ser la verg ü enza ante la posibilidad de que otras personas observen las uñ as recomidas, los dedos infectados y heridos, o un retraimiento cuando se trata de compartir actividades que conllevan la exposició n abierta de las manos.

También la autoestima de una persona puede verse afectada. Ocurre siempre que alguien sorprende a otra mordiéndose las uñ as después de haberse comprometido a no hacerlo. Esta situació n perjudica la imagen psicoló gica del individuo porque se siente incapaz de controlar su comportamiento y esto le crea un complejo.

Có mo remediarlo

Los diferentes especialistas que tratan casos de onicofagia coinciden en que la solució n procede del campo de la psicologí a. A pesar de esto, las creencias populares hablan de que se deben cubrir las uñ as con esmaltes o sustancias amargas que provoquen el rechazo de la persona en el intento por llevarse los dedos a la boca. “Es un m étodo poco eficaz, lo m ás recomendable es la ayuda psicoló gica”, resalta Ló pez Estebaranz.

CEIP “VIRGEN DE LA CABEZA”

Campillo de Arenas (Jaén)

En la infancia, la responsabilidad de que el/la niñ o/a no se muerda las uñ as recae directamente en los padres. El doctor Cano Vindel aconseja llamar la atenció n a los/as hijos/as pero sin darle demasiada importancia. Se trata de crear pautas para que controlen el hábito, pero sin concentrar demasiado la atenció n de los padres en este punto. Bastar í a con un “te est ás mordiendo las uñ as, tienes que aprender a no hacerlo porque luego no quedan bonitas”, explica. El problema se puede agravar si se reprende duramente al/la niñ o/a y se utilizan expresiones que puedan resultar hirientes como “no eres capaz de controlarlo”. “Jamá s se debe castigar o reprochar nada al/la ni ñ o/a, porque echar la culpa no ayuda a controlar la conducta”, recalca Cano Vindel.

El plan detallado que elaboran los psicó logos/as como parte del tratamiento para abandonar esta mala costumbre se basa en acciones como las que a continuació n cita Porres:

Identificar todas las situaciones en las que es probable que se muerda las uñ as y anotar la frecuencia diaria con que se hace.

Aprender acciones f í sicamente incompatibles con el hecho de morderse las

u ñ as y realizarlas cuando se produzca la tentació n de mordérselas.

Practicar ejercicios de relajació n.

Cuidarse a diario las u ñ as ­hacerse la manicura­ y mostrarlas constantemente a los demás.

CEIP “VIRGEN DE LA CABEZA”

CEIP “VIRGEN DE LA CABEZA” LIMPIARSE LA NARIZ CON EL PA Ñ UELO Campillo de Arenas

LIMPIARSE LA NARIZ CON EL PA ÑUELO

Campillo de Arenas (Jaén)

LA NARIZ CON EL PA Ñ UELO Campillo de Arenas (Ja é n) Los ni ñ

Los ni ñ os/as deben llevar siempre un pañ uelo limpio y evitar tocarse la nariz con las manos sucias, pues pueden producirse infecciones.

CEIP “VIRGEN DE LA CABEZA”

Campillo de Arenas (Jaén)

UTILIZAR EL SEM Á FORO Y ANDAR POR LA ACERA ÁFORO Y ANDAR POR LA ACERA

Campillo de Arenas (Ja é n) UTILIZAR EL SEM Á FORO Y ANDAR POR LA ACERA

RECORTAR LINEAS RESTAS Y CURVAS CON TIJERASCEIP “VIRGEN DE LA CABEZA” Campillo de Arenas (Ja é n) UTILIZAR EL SEM Á FORO

Campillo de Arenas (Ja é n) UTILIZAR EL SEM Á FORO Y ANDAR POR LA ACERA

CEIP “VIRGEN DE LA CABEZA”

Campillo de Arenas (Jaén)

PEDIR LAS COSAS POR FAVOR Y DAR LAS GRACIASCEIP “VIRGEN DE LA CABEZA” Campillo de Arenas (Ja é n) REALIZAR UNA TAREA EN CASA

DE LA CABEZA” Campillo de Arenas (Ja é n) PEDIR LAS COSAS POR FAVOR Y DAR

REALIZAR UNA TAREA EN CASACEIP “VIRGEN DE LA CABEZA” Campillo de Arenas (Ja é n) PEDIR LAS COSAS POR FAVOR

DE LA CABEZA” Campillo de Arenas (Ja é n) PEDIR LAS COSAS POR FAVOR Y DAR

CEIP “VIRGEN DE LA CABEZA”

Campillo de Arenas (Jaén)

CEPILLARSE LOS DIENTES DESPUÉS DE CADA COMIDACEIP “VIRGEN DE LA CABEZA” Campillo de Arenas (Ja é n) LIMPIARSE AL DEFECAR Y TIRAR

Campillo de Arenas (Ja é n) CEPILLARSE LOS DIENTES DESPUÉS DE CADA COMIDA LIMPIARSE AL DEFECAR

LIMPIARSE AL DEFECAR Y TIRAR DE LA CISTERNACEIP “VIRGEN DE LA CABEZA” Campillo de Arenas (Ja é n) CEPILLARSE LOS DIENTES DESPUÉS DE

Campillo de Arenas (Ja é n) CEPILLARSE LOS DIENTES DESPUÉS DE CADA COMIDA LIMPIARSE AL DEFECAR

CEIP “VIRGEN DE LA CABEZA”

Campillo de Arenas (Jaén)

AL TOSER TAPARSE LA BOCA CON LAS MANOSCEIP “VIRGEN DE LA CABEZA” Campillo de Arenas (Ja é n) RABIETAS 12

CEIP “VIRGEN DE LA CABEZA” Campillo de Arenas (Ja é n) AL TOSER TAPARSE LA BOCA

RABIETASCEIP “VIRGEN DE LA CABEZA” Campillo de Arenas (Ja é n) AL TOSER TAPARSE LA BOCA

CEIP “VIRGEN DE LA CABEZA” Campillo de Arenas (Ja é n) AL TOSER TAPARSE LA BOCA

CEIP “VIRGEN DE LA CABEZA”

Campillo de Arenas (Jaén)

ORIENTACIONES SOBRE PATALETAS Y RABIETAS

Es una reacció n anormal del/la niñ o/a ante una negativa a una petició n o acci ó n

que desea realizar. El/la niñ o/a puede hacer un sinnú mero de reacciones anormales:

tirarse al suelo, agredir a los padres, tirarse el pelo, correr hacia el patio, etc.

Este tipo de conducta se presenta alrededor de los 2 añ os y tiene por objeto afirmar su personalidad y demostrar su poder.

Como toda conducta anormal no debe ser permitida. La primera reacció n de los padres y adultos que rodean al/la niñ o/a (de comú n acuerdo) debe ser la de ignorar al/la niñ o/a hasta que éste recupere su comportamiento normal. Desde el momento

que el/la niñ o/a inicia la pataleta, deja de existir. Los padres conversan de cualquier otra cosa y no le prestan atenció n. Repentinamente, cuando el/la niñ o/a adopta la conducta normal, reaparece en escena y existe de nuevo para sus padres quienes le

pueden decir: así te quer í amos ver, como ni ñ o/a grande

Dando a entender que la actitud que será premiada con su atenció n y cari ñ o ser á la normal.

En los/as niñ os/as mayorcitos/as, se les puede explicar. ¡Nos gusta que las cosas que pidas lo hagas en buena forma! ¡Si te negamos algo, tenemos nuestras razones, hablemos de ello! Con posterioridad a los 5 a 6 añ os las rabietas desaparecen.

Nunca se debe castigar a un/a niñ o/a y menos a raí z de una rabieta, esto só lo reforzar á estas conductas anormales.

A veces, los/as ni ñ os/as tienen rabietas cuando se sienten frustrados consigo

mismos/as, porque no consiguen armar algo, porque sus padres no entienden lo que ellos/as dicen. Los/as niñ os/as mayores pueden estar frustrados/as a causa de su incapacidad para hacer la tarea escolar.

En estas ocasiones, su hijo/a necesita estí mulo y un padre o madre que lo/a escuche. Apóyelo/a diciendo: "Sé que es dif í cil, pero vas a mejorar. ¿Puedo hacer algo para ayudarte?" Minimice los errores y aumente o elogie sus logros aunque sean pequeñ os.

En alguna oportunidad Ud. no puede permanecer impávido/a frente a la rabieta, como cuando ésta se produce en un lugar p ú blico. En este caso, el/la ni ñ o/a sabe que Ud. est á en desventaja y que no puede tratarlo/a como en la casa (ignor ándolo). S áquelo del recinto y llévelo/a a un lugar calmado en donde pueda aplicar las técnicas mencionadas. En otras oportunidades puede conversar con él/ella y darle una advertencia (que puede y debe cumplir) explicándole la negativa o razó n que motivó la rabieta del/la niñ o/a. No ceda ante la rabieta por ningú n motivo. En estos casos es

etc.

y hacerle alguna caricia.

CEIP “VIRGEN DE LA CABEZA”

Campillo de Arenas (Jaén)

mejor dar un plazo y no pedir que la rabieta termine de inmediato, porque es pr ácticamente imposible.

Para las rabietas de tipo perturbador o destructivo, o que causan demasiada alteració n en la casa, utilice suspensiones temporales, de juegos, salidas, de horario de TV, etc.

Trate en todo caso de actuar como padre/madre, no se burle de él/ella, no lo/a ponga en vergü enza delante de otros/as niñ os/as. Déle plazo a que se recupere, él/ella es un/a ni ñ o/a, por mucha vergü enza que le haga pasar, debe tenerle paciencia y actuar en forma lo m ás neutramente que pueda. No reaccione con ira, eso ser í a como responder con otra rabieta hacia el/la niñ o/a.

OTRAS ORIENTACIONES SOBRE PATALETAS O RABIETAS

Tener emociones y sentimientos, sean cuales sean, es parte de la condició n humana. Sentir es vivir. La tendencia educativa en la familia y en la escuela ha sido, y continú a siendo, la de controlar y eliminar cualquier manifestació n abierta de los sentimientos (especialmente los negativos). Pero los/as niñ os/as no se inhiben. Ellos expresan los sentimientos fácil y naturalmente, de forma sutil, o bien, extremadamente intensa.

Sin embargo, deben aprender a manejar sus emociones ante la sociedad y a encontrar formas adecuadas de encauzar la " poderosa energí a" con que nos cargan los sentimientos. Para ello, los/as niñ os/as dependen de la informació n que les proporcionan sus padres. Pero comprender las emociones y ayudar a nuestros/as hijos/ as a expresarlas adecuadamente, no es una tarea fácil.

Con la primera rabieta, el/la niñ o/a descubre que éstas son una forma de

controlar y manipular a sus padres, ya que éstos se agobian, se asustan

de las veces, ceden ante las exigencias y caprichos de éstos. De esta forma, las

rabietas no cesan de repetirse.

y la mayor í a

Vuestros/as hijos/as os pondrá n a prueba constantemente. Necesitará n comprobar si la unidad familiar es lo suficientemente fuerte para sostenerlos. Deseará n saber si vuestra disciplina es consistente.

Ser á un periodo dif í cil hasta que vuestros/as hijos/as comiencen a crecer con la seguridad de ser amados/as y valorados/as, hagan lo que hagan, y de que estaréis "ah í " siempre para apoyarlos/as y cuidarlos/as. Será importante que reaccion éis con calma y serenidad entendiendo este tipo de conductas, evitando en vosotros/as

CEIP “VIRGEN DE LA CABEZA”

Campillo de Arenas (Jaén)

mismos/as sentimientos de fracaso, culpa

Las rabietas corresponder án a una etapa evolutiva normal y necesaria en la que el/la niñ o/a intenta lograr su autonomí a y reafirmació n, debido a la adquisició n de la conciencia de sí mismo/a, de su propia identidad y de los adultos que le rodean ("Esta es mi mamá, éste es mi papá y voy a comprobar qu é l í mites están dispuestos a ponerme.")

Si

desaparecerá

progresivamente.

se

tratan

adecuadamente

estas

situaciones,

esta

etapa

¿Qu é hacer?

No consentir una rabieta. Cuando comience, simplemente ignórela o

contenga fí sicamente al/la niñ o/a si se trata de una conducta violenta o destructiva, mostrando una actitud enérgica y firme.

Dar al/la niñ o/a una oportunidad para tranquilizarse. Lo mejor es

llevar al/la niñ o/a a otra habitació n, aislarle y decirle que esperamos que estando solo/a se le pase la rabieta y pueda pensar que no es correcta su actitud. Lo importante es que ellos/ellas sientan que una rabieta tiene consecuencias negativas y que no merece la pena repetir la "funció n".

No se puede razonar con un/a niñ o/a si est á bajo los efectos de una

rabieta o mal genio. Es mejor alejarse de él/ella. Si se le riñ e o castiga fí sicamente en este momento, incluso podemos aumentar la intensidad de la conducta que queremos eliminar.

Una vez que haya desaparecido la rabieta, h ágale saber al/la niñ o/a

que si está enfadado/a por algú n motivo, la rabieta o la agresividad, no es el modo adecuado de resolverlo. Dí gale que entiende lo que siente, pero muéstrese enfadado/a por lo que ha hecho y explí quele que su conducta es inaceptable y que en adelante no se va a permitir.

Evitar comportamientos y actitudes de lá stima o sobreprotecció n

que nos lleven a ceder u otorgar los deseos del/la niñ o/a. Lo importante es

mantener la calma y "poner palabra" a lo que vuestro/a hijo/a está sintiendo

(rabia, miedo, inseguridad

).

CEIP “VIRGEN DE LA CABEZA”

Campillo de Arenas (Jaén)

Proporcionar al/la niñ o/a modelos de conducta controlada que le

adviertan que toda conducta agresiva o caprichosa no resulta beneficiosa.

Mostrarse contentos y orgullosos ante los primeros intentos de

autocontrol del/la niñ o/a. Alabar su buena conducta y el hecho de haberse serenado y tranquilizado en la habitació n donde ha permanecido aislado/a.

Reafirmar de manera muy positiva los logros del/la niñ o/a cada vez que tenga un comportamiento correcto y adecuado.

Recuerde que sus hijos/as est án aprendiendo a CRECER y a generar

confianza en ellos/as mismos/as, y que todo conflicto puede ser una oportunidad para crecer, y no un callejó n sin salida.

que todo conflicto puede ser una oportunidad para crecer, y no un callej ó n sin

ORDENAR LOS JUGUETES EN CASA

que todo conflicto puede ser una oportunidad para crecer, y no un callej ó n sin

CEIP “VIRGEN DE LA CABEZA”

Campillo de Arenas (Jaén)

CUIDAR LAS MASCOTAS Y SUS COSASCEIP “VIRGEN DE LA CABEZA” Campillo de Arenas (Ja é n) ORDENAR SU ROPA 17

CEIP “VIRGEN DE LA CABEZA” Campillo de Arenas (Ja é n) CUIDAR LAS MASCOTAS Y SUS

ORDENAR SU ROPACEIP “VIRGEN DE LA CABEZA” Campillo de Arenas (Ja é n) CUIDAR LAS MASCOTAS Y SUS

CEIP “VIRGEN DE LA CABEZA” Campillo de Arenas (Ja é n) CUIDAR LAS MASCOTAS Y SUS

CEIP “VIRGEN DE LA CABEZA”

CEIP “VIRGEN DE LA CABEZA” VESTIRSE Y DESVESTIRSE SOLO/A Campillo de Arenas (Ja é n) NOMBRE:

VESTIRSE Y DESVESTIRSE SOLO/A

Campillo de Arenas (Jaén)

VESTIRSE Y DESVESTIRSE SOLO/A Campillo de Arenas (Ja é n) NOMBRE: FECHA: FIRMADO • ORIENTACIONES Se

NOMBRE:

FECHA:

FIRMADO

ORIENTACIONES

Se vestirme y

desvestirme solo

Como a los dos añ os de edad, la mayor í a de los niñ os empiezan a mostrar cierto inter é s en vestirse solos. Pueden hacer simples cosas como quitarse los calcetines o el abrigo. Conforme los niñ os crecen, pueden hacer más y m ás cosas para vestirse solos. A los cinco añ os de edad, la mayorí a de los niñ os pueden vestirse completamente solos excepto atarse los cordones de los zapatos.

Algunos ni ñ os tardan más de lo necesario para vestirse. Esto no incluye los ni ñ os que no han adquirido la habilidad necesaria para vestirse completamente y sin ayuda. Algunos de ellos se entretienen por otras razones. Esto puede frustrar a los

CEIP “VIRGEN DE LA CABEZA”

Campillo de Arenas (Jaén)

padres, especialmente cuando los niñ os que se tardan mucho en vestirse trastornan la rutina del resto de la casa. A continuació n hay algunas cosas que los padres pueden hacer para ayudar a sus hijos a desarrollar buenos hábitos para vestirse.

¿Qu é hacer?

Los padres/madres deben empezar temprano, enseñ ando buenos hábitos tan pronto como los niñ os muestran inter és en vestirse solos. A continuació n se ofrecen algunos consejos:

Ofrezca apoyo y aliento. Los padres deben recompensar a sus hijos con elogios cuando muestran buenos hábitos para vestirse. Los elogios deben ser especí ficos para ser efectivos. Por ejemplo, ¡"Te has puesto los pantalones tú solo/a. Qué bien! . Los padres deben también ayudar a sus hijos a dominar la habilidad de vestirse, pero deben asegurarse que los niñ os/as tomen la iniciativa. No deben meterle prisa o pueden terminar quitándoles el inter é s que muetran en vestirse solos.

Dé buen ejemplo. No espere que sus hijos estén listos en la mañ ana si Ud. no lo está. Los ni ñ os aprenden observando a sus padres. Los padres deben tratar de establecer una rutina en la mañ ana y apegarse a ella.

Dar tiempo suficiente para que los niñ os/as se preparen. A los ni ñ os les lleva m ás tiempo para vestirse que a los adultos. Los padres deben asegurarse de que sus niñ os tengan tiempo suficiente. No esté esperanzado a que los niñ os se den prisa. *Prepare la ropa de los niñ os la noche anterior. Esto ahorrará mucho tiempo a padres e hijos cada mañ ana.

Proporcionar ropa fá cil de ponerse. Muchos niñ os tienen dificultad con botones, broches, o ganchos. La ropa que se puede poner y quitar sin dificultad, har á el vestirse más f ácil para los niñ os.

Hacer que el vestirse sea divertido. Desde un principio, cuando los niñ os aú n son pequeñ os, los padres deben tratar de que ellos se diviertan cuando se visten. En lugar de convertir el vestirse en una tarea y tratar de terminarla en cuanto se pueda, los padres pueden ver esto como una ocasió n especial. Pueden cantar, hablar y jugar con sus hijos, etc.

Practicar. Los padres deben practicar nuevos hábitos de vestirse con sus hijos (por ejemplo, atarse los cordones de los zapatos) cuando no hay prisa.

CEIP “VIRGEN DE LA CABEZA”

CEIP “VIRGEN DE LA CABEZA” DORMISE SOLO/A Campillo de Arenas (Ja é n) • CONSIDERACIONES: Un/a

DORMISE SOLO/A

Campillo de Arenas (Jaén)

DE LA CABEZA” DORMISE SOLO/A Campillo de Arenas (Ja é n) • CONSIDERACIONES: Un/a ni ñ

CONSIDERACIONES:

Un/a niñ o/a se resiste a acostarse por diversos motivos. Puede tener miedo de la oscuridad o de no despertarse, o se siente inseguro/a cuando está solo/a. Indudablemente, le gustarí a m ás jugar o ver la televisió n y, en realidad, preferirí a la compañí a y atenció n de sus padres.

todos los/as ni ñ os/as deben tener su hora de acostarse y , los padres no pueden transigir en esta cuestió n. Los padres que dicen «chicos/as, ¿no creéis que ha llegado el momento de acostarse?», han declinado su responsabilidad y sus hijos/as no se acostar án a la hora adecuada. Los padres que siempre permiten al/la niñ o/a permanecer levantado «só lo un poco m ás», tendr án siempre problemas con el momento de acostarse. De haber la menor posibilidad de transigir, los/as niñ os/as más nerviosos/as se agarrarán a ella. De ahí pues que para muchos padres, conseguir acostar a sus hijos/as es una más de las batallas al final de un largo dí a, justo en el momento en que ellos necesitan tiempo para sí mismos.

CEIP “VIRGEN DE LA CABEZA”

Campillo de Arenas (Jaén)

ORIENTACIONES:

Decidir cu á ndo hay que acostarse. Se debe decidir el momento preciso en

que el/la niñ o/a debe acostarse y, una vez decidido, proceder con firmeza. Esto no significa que los padres deban ser absolutamente rí gidos e insistir en que el/la niñ o/a debe estar siempre en la cama a las ocho en punto, aunque justo en aquel momento acabe de llegar papá o est é en casa el tí o José. Sin embargo, cuanto más capaces sean los padres de concretar el momento de acostarse, más f ácil ser á conseguir que el/la ni ñ o/a se duerma a una hora fija.

Importante: No utilice la palabra «oscuro» para indicar el momento de acostarse, porque en verano con la luz de dí a esto ser á causa de problemas.

Crear h á bitos para ir a dormir

Los/as niñ os/as encuentran seguridad en la rutina. Les gusta la seguridad de lo habitual y es importante disponer de ciertos objetos con los que pueden contar. Por ejemplo, tener su martillo azul en la cama, junto a él/ella, cada noche. Besar a todo el mundo antes de irse a su habitació n y despué s todo el mundo tiene que ir a darle un beso cuando ya est á en la cama; a otros/as les puede gustar colocar todas sus muñ ecas bajo la manta, junto a ellos/as.

Los padres no deben reí rse de los hábitos del/la niñ o/a, pero por otra parte, tampoco deben consentir que se vuelvan demasiado pesados. Se ha de limitar el

n ú mero de juguetes que el/la niñ o/a se lleva a la cama, por ejemplo, se puede llevar

un libro y un juguete, que escoja. Algunos/as niñ os/as alargan esto demasiado, lo que comporta quince minutos adicionales para conseguir que, por fin, se vayan a la cama.

H á bitos nocturnos regulares

A los/as niñ os/as siempre les gusta saber lo que ocurrirá un instante despué s de ahora. Unos hábitos nocturnos regulares conseguirán que el/la niñ o/a sepa que el momento de acostarse se acerca y que ha llegado el momento de parar. Se puede seguir esta guí a para establecer una rutina nocturna.

Simplificar: Tomar en consideració n el horario de la familia y las preferencias del/la niñ o/a. No comenzar con normas que despué s no se seguir án. La rutina de acostarse debe proporcionar una sensació n de seguridad cálida, un final del dí a confortable. Se hablaran por encima las incidencias del dí a que termina y se

CEIP “VIRGEN DE LA CABEZA”

Campillo de Arenas (Jaén)

planear án cosas para el dí a siguiente. Preparar sus ropas para el dí a siguiente, junto a los libros, será de utilidad para niñ os/as más crecidos/as. Leer un cuento o comer una galleta ayudar á a otros ni ñ os/as a entender que ha llegado el momento de acostarse. Utilizar señ ales que hagan patente la rutina.

Mantener al/la niñ o/a calmado/a. Las peleas o los juegos muy activos inmediatamente antes de irse a la cama, no preparan al/la niñ o/a para dormir.

Hacerlo especial. Lo ideal ser í a que el momento de acostarse fuera cálido y acogedor. Tanto para los padres como para el/la niñ o/a es un momento de calor y de seguridad. A muchos niñ os/as les encanta escuchar una y otra vez el mismo cuento antes de irse a la cama. A otros/as les complace escuchar cuentos inventados, mientras que a otros/as les divierten las canciones infantiles como costumbre en el momento de acostarse.

Se ha de ser flexible, pero también se ha de saber có mo terminar las

costumbres rituales. Si no se sabe có mo tomar la decisió n final cuando ha llegado el momento de apagar la luz y de dormir, la rutina nocturna puede convertirse en algo cansado o interminable. Los padres no deben permitir evasivas por parte de el/la

ni ñ o/a, ni dejarse convencer de seguir leyendo «un cuento más». En vez de esto, se ha

de anunciar de antemano las historias que se leerán aquella noche y aferrarse a lo que se ha dicho. Si trazar lí mites es un problema para algunos padres, éstos pueden apoyarse en otras ayudas, como su propio reloj o un minutero. Hay que decir al/la

ni

ñ o/a que «cuando el reloj marque las 9:30, ha llegado el momento. Luces apagadas

o

en 15 minutos, el reloj sonará, lo que significa apagar la luz».

CEIP “VIRGEN DE LA CABEZA”

ANEXO II

Campillo de Arenas (Jaén)

HÁBITOSHÁBITOS

No me muerdo las uñas

No me muerdo las uñas

No me muerdo las uñas
Me limpio con el pañuelo

Me limpio con el pañuelo

Me limpio con el pañuelo
Respeto el semáforo y ando por la acera

Respeto el semáforo y ando por la acera

Respeto el semáforo y ando por la acera
Recorto con tijeras

Recorto con tijeras

Recorto con tijeras
Pido las cosas por

Pido las cosas por

favor

y doy las

y doy las

gracias

Me cepillo los dientes

Me cepillo los dientes

Me cepillo los dientes
Tengo una tarea en casa

Tengo una tarea en casa

Tengo una tarea en casa
Se limpiarme solito/ a y tiro de la cadena

Se limpiarme solito/ a y tiro de la cadena

Se limpiarme solito/ a y tiro de la cadena
doy las gracias Me cepillo los dientes Tengo una tarea en casa Se limpiarme solito/ a
doy las gracias Me cepillo los dientes Tengo una tarea en casa Se limpiarme solito/ a

CEIP “VIRGEN DE LA CABEZA”

Campillo de Arenas (Jaén)

Si toso me tapo la boca

Si toso me tapo la boca

Si toso me tapo la boca
Si toso me tapo la boca
No lloro por capricho

No lloro por capricho

No lloro por capricho
Ordeno mis juguetes en casa                    

Ordeno mis juguetes en casa

Ordeno mis juguetes en casa                    
                   
Cuido a mis mascotas y mis cosas

Cuido a mis mascotas y mis cosas

Cuido a mis mascotas y mis cosas
Cuido a mis mascotas y mis cosas
Ordeno mi ropa

Ordeno mi ropa

Ordeno mi ropa
Me visto y me desvisto solo/a

Me visto y me desvisto solo/a

Me visto y me desvisto solo/a
Me acuesto solo/a

Me acuesto solo/a

Me acuesto solo/a
BIBLIOGRAFíA

BIBLIOGRAFíA

PROYECTO AMBEZAR. “Recursos para la atenció n a la diversidad”. Córdoba.

LOS H ÁBITOS ¿VAMOS A TRABAJARLOS?. Rosa Casany y Dolor Betriu. Dibujos Marta Perramó n.