Está en la página 1de 7

Revista Latapí

Los Valores del Investigador en Educación
Sylvia Schmelkes

No existe un código ético que se haya dado a sí misma la comunidad de investigadores de la educación en México. A cambio de ello tenemos grandes maestros cuyos testimonios de vida profesional y autoridad moral nos impone, tácitamente, un claro estándar que nos marca un hacia dónde, respecto al cual suele desviarnos y con referencia al cual juzgamos nuestro comportamiento profesional y el de nuestros colegas. El padre de la investigación educativa en México, Pablo Latapí, es para nuestra comunidad, en efecto, un gran maestro. No sólo inició el quehacer profesional de la investigación educativa en nuestro país, al fundar en 1963 el Centro de Estudios Educativos, sino que ha logrado encarnar en su vida el testimonio consistente de una ética de compromiso con los grandes valores y con los más necesitados, que considero ha marcado en mayor o menor medida tanto a los investigadores en educación como al propio quehacer de la investigación educativa predominante en México. Su vida y sus escritos inspiran este trabajo que aspira a interpretar sus enseñanzas y proponerlas como piedra angular de una ética en construcción de la profesión del investigador educativo. El método y la búsqueda de la verdad La investigación persigue la verdad a la vez que la reconoce efímera, siempre provisional. La verdad es un valor de suma importancia para todo investigador, pero que jamás se alcanza o que, una vez conseguida, no debe atesorarse; debe, por el contrario, cuestionarse. Difícil trabajo el del investigador: se esfuerza por alcanzar algo que, si lo consigue, deberá poner en duda. Verdad y duda, esa paradoja que en relación dialéctica continua mantiene la motivación del profesional de la investigación para proseguir su interminable quehacer. Interesante cualidad la de la verdad: su fragilidad, su vulnerabilidad histórica, que conduce a la necesaria humildad de todo investigador, que se convierte también en uno de sus valores centrales: aquello a lo que dedica su vida debe poder desecharlo en el momento en que se alcance una nueva verdad —igualmente efímera, pero diferente— que supere o contradiga la anterior. Humildad, por otra parte, que no es dolorosa; es, por el contrario, gozosa, pues alienta la curiosidad y la capacidad de asombro, cualidades indispensables de todo investigador. Con el fin de que ese proceso anterior sea posible, es condición el respeto al rigor necesario del método. El valor más importante que está detrás del rigor es la honestidad, sobre todo la honestidad con uno mismo, ya que sólo ella permitirá llegar a la verdad que se ofrece a los demás. La honestidad característica de todo investigador lo acompaña a lo largo del proceso de cada investigación que emprende; es condición sin la cual no puede hablarse de investigación ni de investigador. Una última característica a la que me quiero referir, la cual constituye también un valor fundamental implícito en el propio quehacer de la investigación, es la importancia de compartir.
SECRETARIA DE EDUCACIÓN DEL ESTADO DE TABASCO-CENTRO DE INVESTIGACIÓN E INNOVACIÓN PARA LA ENSEÑA NZA Y EL APRENDIZAJE

15

Si esto es cierto para todo investigador. específicamente. los que le ayudarán a definir los auténticos grupos de referencia y de definición y creación colectiva. la sociología. Es evidente que los valores hasta ahora mencionados también son del investigador en educación. los que definirán las actividades adicionales a la investigación en las que se involucra. Supone necesariamente abrirse a la crítica no solamente de quienes comparten los marcos teóricos y las visiones del desarrollo. Ello también exige honestidad. Lo que hace el investigador no está concluido hasta que no lo pone a la disposición de los demás. creo yo. así como al aporte de estas disciplinas a otros campos. no ha hecho investigación (porque no se ha concluido el ciclo planteamiento del problema-producción del conocimiento-difusión de los resultados). sino de quienes. la ciencia política. más específicamente. que ha desarrollado claridad respecto a aquellas cosas contra las cuales y por las cuales vale la pena luchar. porque su función es construir conocimiento. que busca sentido en su actividad profesional que las más de las veces trasciende los propios límites de la actividad profesional. en el uso que se imagina y que de alguna manera impulsa su investigación. ser neutral. grupos comunidades y sociedades. Una cosa es lo que elige hacer –elección en la que investigador difícilmente puede ser neutro— y otra que en aquello que eligió hacer proceda con la objetividad propia del quehacer científico. como la educación. con fenómenos educativos. la economía. Su falta de imparcialidad se observa en los problemas que elige para investigar. precisamente porque no las comparten. por tanto. un valor— propia de la actividad científica. todo investigador que trata con fenómenos sociales y. la investigación educativa. los que harán que determinados acontecimientos le causen rabia o le produzcan entusiasmo. Pero sostengo que es imposible que un científico social sea imparcial. Es muy probable que ninguna persona dedicada a la actividad científica pueda realmente “jactarse” de neutralidad. la psicología social. lo es más todavía para el investigador social cuyo objeto de estudio son personas. El esfuerzo de su trabajo no es exclusivamente suyo: es patrimonio de la humanidad toda. la demografía— trata con personas. en la elección de sus interlocutores críticos… El investigador es un ser humano que tiene preferencias y convicciones. otros que lo caracterizan. igual que él o ella. igual que él o ella. El cierre cíclico de su trabajo –cada vez que constituye una nueva verdad— es. Son justamente estos valores los que orientarán sus elecciones cuando tiene una opción. personas ubicadas en momentos históricos y geográficos concretos. personas en relación. Pero además de los valores anteriores. realistamente. no puede ser considerado como investigador. físicos o matemáticos. Esto no significa que el investigador pierda objetividad en su quehacer profesional. igual que él o ella. Como tal. por ejemplo. Esta exigencia de compartir –a diferencia. El investigador es un sujeto con valores.Revista Latapí Este valor quizá distinga a la profesión del investigador respecto a las muchas otras profesiones. Consideremos que en el compartir se encuentra precisamente la posibilidad de la duda y. Compartir implica la capacidad de dialogar con quienes piensan de modo distinto. cuando entrega a los demás el fruto de su trabajo. en el destinatario privilegiado de sus publicaciones. encuentra más comprometida su neutralidad que la investigación responsable de fenómenos naturales. precisamente. Hasta aquí hemos hablado de los valores de todo investigador independientemente del campo en el que se desenvuelva. Ningún ser humano puede. constituye el motor de la búsqueda continua de la verdad. cuando comparte. El objeto propio de investigación de las ciencias sociales necesariamente lleva consigo 16 SECRETARIA DE EDUCACIÓN DEL ESTADO DE TABASCO-CENTRO DE INVESTIGACIÓN E INNOVACIÓN PARA LA ENSEÑA NZA Y EL APRENDIZAJE . La investigación social y. analizarán críticamente el conocimiento generando. La investigación social –y nos referimos aquí a las ciencias del hombre en relación: la antropología. tiene. la salud. Nos equivocamos cuando consideramos que la neutralidad es una característica –más aún. de quien hace un invento es tal que debe hacerlo cuando no exista por ello un pago como recompensa. Mientras el investigador no difunda los resultados de sus investigaciones.

SECRETARIA DE EDUCACIÓN DEL ESTADO DE TABASCO-CENTRO DE INVESTIGACIÓN E INNOVACIÓN PARA LA ENSEÑA NZA Y EL APRENDIZAJE 17 . de naturaleza ética. a) La justicia El investigador parte del convencimiento de que una situación educativa está mal. que se preocupan por la autoestima de los sujetos. a fin de denunciar una situación de injusticia. Todas éstas y otras finalidades de la investigación social implican un enorme compromiso respecto a la realidad —y de las personas en ella— que se estudia y analiza. grupos culturales. es necesario haber tomado y tomar continuamente un conjunto de decisiones cuyas implicaciones son. La investigación socioeducativa reciente se encuentra fuertemente orientada por esta preocupación . las más de las veces. El juicio de valor implícito en esta decisión tiene. por alguna razón. Son criterios de juicio superior los que conducen a la calificación. Analiza la movilidad social como consecuencia de la educación y la causa por la que ésta se estanca o es poco significativa en nuestras sociedades. como consecuencia. Al hacerlo. generar sus propias iniciativas o con el fin de criticar la situación educativa para trazar la trayectoria educativa deseada. Son en cambio superiores las relaciones educativas que motivan continuamente. Detrás de estas determinaciones prevalece una pregunta: la relativa a la realidad que el investigador quisiera ver mejorada como consecuencia de sus investigaciones. Al asumir este hecho. de criterios éticos de esta naturaleza. Una buena parte de la investigación tanto pedagógica como etnográfica reciente probablemente parte. plantearse sus propias preguntas. como está no satisface o definitivamente está mal. ¡Vaya responsabilidad! ¿Cómo es posible imaginarnos un investigador educativo neutral si su quehacer tiene tales implicaciones? Para decidir ser investigador en el campo de la educación. b) Libertad Aquí se parte de la convicción de que no satisface y debe mejorarse toda la práctica educativa que coarte la libertad del individuo (maestro o alumno) para descubrir por cuenta propia. que en su accionar cotidiano maltratan o denigran o simplemente ignoran reconocer al otro. Es injusta o produce injusticias. se averigua acerca de una determinada realidad social a fin de comprenderla mejor. Prácticamente carece de sentido investigar en educación –en investigación básica o aplicada— si no se logra con ello contar con elementos para intervenir mejor sobre la realidad para mejorar las posibilidades de transformación de las personas y de sus entornos. la investigación educativa es. que reconocen la integridad del ser humano y lo atienden en sus diversas facetas. a fin de intervenir con mayores posibilidades de acierto sobre esa realidad. En el caso de la investigación educativa. lugares de origen. niveles de educación alcanzados. Voy a poner algunos ejemplos que a todos nos van a resultar familiares. destaco algunos valores fundamentales que están presentes en el quehacer investigativo de la comunidad de referencia. y debe mejorarse. a fin de contar con elementos para predicar su comportamiento. Analiza la forma en que se distribuyen los recursos disponibles para ofrecer educación. c) El respeto a la dignidad de la persona Este criterio ético fundamental conduce a los investigadores a la convicción de que son imperfectas las relaciones educativas que no ponen en el centro a la persona del maestro y del educando. este quehacer comprometido es especialmente evidente. que no parten del respeto fundamental que merece en su trato todo ser humano. Si algo debe ser mejorado. la educación es una actividad que persigue la transformación de la persona mediante el aprendizaje y. Por definición. A gran parte de la investigación pedagógica reciente subyace con claridad este valor. Procura entender para ello la manera como se formula la política educativa. por excelencia un quehacer científico relacionado con el cambio intencionado. así como la forma como estos recursos son aprovechados en los diferentes contextos. es porque. como objeto de estudio. de su entorno natural y social. un contenido profundamente ético. compara el logro educativo entre clases sociales.Revista Latapí un para qué: según si se trata de investigación básica o aplicada. Se esfuerza por analizar las múltiples formas que el sistema educativo tiene para reproducir el sistema social imperante. necesariamente. implícita o explícitamente.

EL INVESTIGADOR EDUCATIVO EN SU CONTEXTO El investigador educativo tiene como objeto de estudio un fenómeno social. Como tal. Hay una clara orientación ética de la investigación educativa. en este caso educativa. que siempre va más allá del término de una investigación determinada. si bien es necesario aceptar que es más oculta que manifiesta. ante el riesgo inminente de la clonación de seres humanos con todas las aberraciones que tal posibilidad parece implicar. el hecho de que la ingeniería genética haya tenido que dar lugar a la bioética . a suponer claras iniciativas por llevar el conocimiento producido a quienes toman decisiones y por promover su uso adecuado. Investiga para entender la cultura del autoritarismo o en el contexto de la educación. en algunos casos. que no son los mismos que los propiamente políticos.Revista Latapí a) La democracia (y los valores propios de su práctica como forma de vida) Criterio fundamental de nuestra época que sin duda orienta investigaciones que parten de considerar perfectible cualquier relación educativa de carácter impositivo. que es lo que permite ir comprendiendo cada vez mejor una determinada realidad. pasando por el compromiso con la institución y con la investigación de calidad. coyuntural y estructural. tampoco me cabe la duda de que la comunidad de investigadores –la sociedad toda— compartiría elementos claros de sanción a su actividad por razones claramente éticas. Es evidente que este compromiso puede tomar diversas formas: desde la obligación con la línea de investigación. incluyendo muchas veces el compromiso con la formación de nuevos educadores o investigadores en educación. que ignora tomar en cuenta los puntos de vista de los diferentes actores del hecho educativo. Lo anterior está relacionado estrechamente con el hecho de que la investigación educativa rara vez se lleva a cabo sin consideración de la problemática de la educación en el país. ¿Existen ejemplos similares en ciencias sociales? ¿En educación? ¿Hay quien haya invertido esfuerzos en investigación educativa con el fin de provocar mayor desigualdad o de reproducir mejor el sistema social imperante? ¿O quien haya buscado explícitamente desarrollar métodos educativos capaces de producir sujetos dóciles y obedientes a la autoridad? ¿O que persiga convencer a los grupos minoritarios de que son inferiores? Tendremos que estar de acuerdo en que es mucho más difícil encontrarlos. necesariamente. El compromiso a menudo se manifiesta en una preocupación por incidir en esta realidad educativa. o bien carente de valores o bien orientada por lo que podríamos considerar como antivalores. para conocer los efectos de decisiones centrales sobre realidades heterogéneas. Más recientemente. Muy presente tenemos el trillado ejemplo de Oppenheimer y el uso que hacen él y su del conocimiento científico para fabricar la bomba nuclear. Como contrapunto. Pero así como en el caso de Oppenheimer. es imposible comprenderlo con independencia del contexto en el que ocurre. más implícita que explícita. No tengo duda alguna de que existan. en un compromiso con el servicio a la educación del país. que espera que los actores sigan instrucciones y reprime la iniciativa y creatividad de los profesionales de la educación. existe la necesidad de preguntarse la evidencia que habría de investigación. para demostrar que es posible proceder en la toma de decisiones con mayor y creciente participación de los involucrados. que decide sobre la imaginación de un sistema educativo constituido por “mayorías” y sin la presencia de las minorías. En obediencia al hábito de rigor científico. Rara vez en los investigadores educativos de nuestra comunidad académica está ausente alguna forma de este compromiso. La consideración 18 SECRETARIA DE EDUCACIÓN DEL ESTADO DE TABASCO-CENTRO DE INVESTIGACIÓN E INNOVACIÓN PARA LA ENSEÑA NZA Y EL APRENDIZAJE . nos viene a la mente el claro llamado a la ética científica de Einstein en este mismo contexto. desde el quehacer propio de la investigación educativa y en los tiempos y ritmos que ésta demanda. Quizás por ello sea difícil encontrarlos: su actividad en todo caso se facilita en la clandestinidad y al servicio de grupos que tienen oscuros intereses. creo yo. y llegando. como rama tanto de la filosofía como de la biología. más propia del terreno de los subjetivo que de aquello que se objetiva por individuos y comunidad académica. Dicha orientación se traduce.

Al formar a nuevos investigadores. Todo educador selecciona de entre un gran material aquello que será objeto de su enseñanza. No concebimos nuestra función de educadores como una actividad enteramente reducida a lo racional. Y no avalamos la formación adquirida de quienes no pudieron dar lo necesario ni de quienes no quisieron darlo. el investigador en general y el educativo. Los criterios de juicio que orientan su trabajo académico también bañan de criticidad su vida social y política. Además. Reconocemos que nuestros valores entran SECRETARIA DE EDUCACIÓN DEL ESTADO DE TABASCO-CENTRO DE INVESTIGACIÓN E INNOVACIÓN PARA LA ENSEÑA NZA Y EL APRENDIZAJE 19 . c) Formamos holísticamente. Es una actividad que exige a la vez seguridad y desprendimiento. estos valores se expresan en el tipo de relación que se establece con el joven. lo que implica. al plasmar su programa de estudios. una enorme variedad. Cuando descubrimos impedimentos de esta naturaleza. Fomentamos la capacidad crítica de nuestros alumnos. ni en abstracto ni de las que se realiza en nuestro país. definir cómo se evaluará a los alumnos. En general nos permitimos que sean motivos de naturaleza cultural o socioeconómica. Hemos de aceptar que respecto a los valores implícitos en la formación hay. así como de la forma en que esta realidad lo afecta. que condiciona igualmente su quehacer científico. EL INVESTIGADOR COMO EDUCADOR Por razones que ya hemos mencionado. cuando menos. No fue difícil encontrar el trasfondo ético de la investigación educativa. generalmente estamos dispuestos a dedicar tiempo a compensar las deficiencias. política y cultural circundante al fenómeno estudiado. abrimos oportunidades para la reflexión individual (la aplicación de lo aprendido a su experiencia) y para el diálogo grupal (la construcción social del conocimiento). fundamentalmente. social y cultural sobre la eficiencia y la eficacia deseada de los sistemas educativos. por lo mismo. la cercanía que le permite con su propio trabajo creativo. Aceptamos que en ocasiones lo mejor que pueden dar no es suficiente. Ofrecemos a nuestros alumnos lo mejor que podemos y exigimos a cambio también lo mejor que pueden dar. en el que tiene lugar el objeto de análisis de los investigadores de la educación. quizás con mayor razón. político. incluso cuando ello ha sido predefinido por otros. la actividad docente ocupa una buena parte del tiempo de los investigadores. dirige investigaciones de alumnos de posgrado.Revista Latapí del contexto. rara vez el investigador educativo es un sujeto políticamente pasivo y socialmente negligente. Valores propios del investigador que se potencian al formar a otros. Forma profesionales de la educación en las universidades o en las normales. aplicando estos valores al tema en torno al cual se realiza la actividad formativa. afortunadamente. Como consecuencia. Todo acto educativo implica entregar lo que se sabe. de sujetos privilegiados por el conocimiento que tienen en su campo y línea específica de trabajo. Sin embargo. calidad. seleccionar la bibliografía básica. así como del suyo propio. difícilmente el investigador educativo resulta neutral respecto al contexto de lo que estudia. Dicha consideración del contexto rara vez queda en la mera descripción. así como sobre las realidades que se analizan y los autores e ideas respecto a los cuales se debate. forma investigadores jóvenes en su sitio de trabajo. de un saber. se trata de un saber especializado. necesariamente forma parte de una investigación seria en el campo que nos ocupa. Sus propios valores se ofrecen a los estudiantes en la forma de los juicios que emite sobre sus intervenciones y sobre los trabajos que éstos realizan. contiene los siguientes principios: a) Formamos con responsabilidad. proponer la metodología del curso. En la mayoría de las instituciones de investigación educativa. El investigador educativo que trabaja en aula expresa claramente sus valores al decidir si ofrece el curso o a quien se lo ofrece. Se trata de individuos activos y propositivos en la vida política y social de su entorno. Así como educador forma valoralmente. La investigación educativa ha descubierto la fuerza condicionante del contexto económico. el grado en que fomenta el trabajo en equipo. el tipo de tareas que se le solicitan. casi siempre es también un educador. o enteramente accidentales. todo acto educativo supone definir lo que es valioso entregar a otros. creo que también habremos de admitir que existe un código ético mínimo que nos aplicamos a nosotros mismos como educadores y que. b) Formamos con justicia. En el caso de los investigadores. Mucho menos laborioso resulta describir los valores del investigador educativo en su actividad formativa. desde el local hasta el mundial. escaso y de alto valor. Por eso. Generalmente el estudio incluye un fundamentado análisis crítico de la realidad socioeconómica. los que impidan que un alumno pueda resultar acreditado.

3 Pablo Latapí. dice de él: “Mente clara y ordenada. con gran profundidad. 1980. Todo investigador de la educación es. Pero si estoy en lo cierto y éstos son puntos respecto a los cuales la comunidad académica pudiera estar de acuerdo. consideramos que todos los alumnos tienen igualdad de derechos en lo que a nuestra clase se refiere. Igualmente. Pablo Latapí. los ponemos en juego en las discusiones para que los estudiantes tengan también la oportunidad de conocerlos. en Perspectivas. con rigor científico. Cf. el pensamiento y la obra de Pablo Latapí. al hacer las semblanza de Carlos Muñoz Izquierdo en la conmemoración de su XXX aniversario como investigador educativo y después de calificarlo como el mejor investigador de la educación de todo los conoce. “Elementos Distintivamente Latinoamericanos en la Investigación e Innovación Educativas de la Región”. 4 Pablo Latapí. a la manera de un código ético del investigador educativo. de comportamiento y de congruencia. Pero no dudo de afirmar que lo que más aprecio de la formación recibida como aprendiz de este maestro ha sido. en La Investigación Educacional en América Latina: Situación Perspectivas: Seminario 80 Isla Negra. Podríamos seguir con este ejercicio y seguramente encontraríamos muchos puntos más con los que pudiéramos estar de acuerdo. basado en el supuesto positivista de la neutralidad axiológica. 20 SECRETARIA DE EDUCACIÓN DEL ESTADO DE TABASCO-CENTRO DE INVESTIGACIÓN E INNOVACIÓN PARA LA ENSEÑA NZA Y EL APRENDIZAJE . la que siempre reprobé. Jamás recurrimos a la burla ni permitimos que ella se dé en las discusiones en clase. Santiago. “No le son ajenas preguntas sobre sus valores. 1998. Me he atrevido a hacerlo porque con Pablo Latapí me inicié en la profesión de la investigación educativa. X X. en Carlos Muñoz Izquierdo. en alguna medida filósofo del hombre”. señala como un rasgo distintivo de la investigación sobre ella pueden ser valoralmente neutras. Chile. Pp. Si hemos de hacer notar deficiencias a los alumnos. 45-46. cuyos objetivos nunca he logrado cabalmente alcanzar. Con él aprendí a proceder inquisitivamente. tomo I. los problemas éticos “están en el corazón de la educación. investiga el sentido que cada objeto de conocimiento tiene en función del todo. d) Formamos respetando la dignidad de la persona. Pablo Latapí.Revista Latapí en juego en la relación educativa. Pablo Latapí. p. Investiga la realidad siguiendo vestigios y desentrañando significados. en la forma de criterios de juicio. “Presentación del programa de valores “Crecer”. Aprendí a comunicar y a divulgar los hallazgos de mis estudios a diversos tipos de público. Por esta claridad y nitidez sugiero su lectura y discusión: me atrevo a proponer que constituyan el punto de partida para la construcción colectiva permanente del código ético de nuestra profesión. Su preocupación. Centro de Estudios EducativosUniversidad Iberoamericana-Gernika. abierta a la crítica continúa de mis superiores y de mis colegas. 12-16. nítidos. Su objeto son los aprendizajes. Para él. Gobierno del Estado de Querétaro”. habría bases para suponer que la ausencia de un código ético explícito no ha impedido construir criterios de desempeño profesional de carácter valoral que van edificando un ethos y se constituyen como características del hábitus propio de los investigadores en educación EPÍLOGO Una humilde discípula de Pablo Latapí ha tenido la osadía de pretender interpretar. inmisericorde con las falacias lógicas. en que el compromiso con valores y posiciones políticas se considera inherente a la profesión del investigador. mimeografiado. México. Querétaro. 1994. CIDE. Sin pretender nunca imponer nuestros propios valores. plantea que las ciencias de la educación “pretenden indagar la perfectibilidad humana. Pablo Latapí. “La Investigación Educativa en América Latina: Algunos Retos”. sobresaliente en el análisis. “La investigación…” 1990. pero quiero disculparme por no usar ese término para evitar el equívoco posible de considerar que me refiero al método experimental propio de las ciencias naturales. Núm. También afirmo sin titubeos que es ésta la asignatura que me resultó más difícil. el aspecto ético del proceder de un investigador. Como contraparte.8. son y han sido siempre claros. (Subrayado de la autora). La contribución de la educación al cambio social. “Semblanza”. lo hacemos en privado y siempre indicamos cómo pensamos que puede crecer. 2 Pablo Latapí. Deben estarlo también en el corazón de nuestra investigación. e futuro de nuestra especie inacabada”. de forma tal que es posible identificar los continuos vaivenes de acercamiento y alejamiento de los mismos en el proceder profesional cotidiano. penetrante para intuir relaciones significativas. Vol. es severamente cuestionado en sociedades como las nuestras. precisamente. Cf. 1990. Cf. 5 Pablo Latapí alerta contra el empirismo metodológico que. pero cuyos contenidos. 1. ágil para llegar a lo esencial. Le damos la bienvenida a las diferencias porque reconocemos que ellas nos enriquecen. su destino o el ejercicio de la libertad”. y limita sobriamente el alcance de sus conclusiones”. Bibliografía 1 Me refiero obviamente al método científico. Pp. Aprendí a formar a otros en el proceso. Cf.

Pablo Latapí. algo más que procesar datos e interpretarlos. 2. al profundizar en las posibilidades del desarrollo tanto del individuo como de la comunidad nacional. fomento del aprendizaje y desarrollo intelectual. contribución al mejoramiento del ambiente cultural. suficiencia de los servicios. adecuada planeación. Cf. de la organización de las escuelas o de los métodos de evaluación de los alumnos para necesariamente por estos procesos. en Revista Latinoamericana de Estudios Educativos. Para él. 7 Pablo Latapí nos indica al respecto lo siguiente: “Junto con la investigación estrictamente académica. que no haya quienes no poseen el lenguaje que les dé acceso a la público. 1998. en ellos es difícil deslindar lo que es investigación en sentido estricto y lo que la acompaña y potencia su capacidad de generar cambios”. Pp. contribución al desarrollo económico. 15 Al reflexionar sobre lo que debieran ser las prioridades de investigación educativa en México en 1981. objeto de estudio de las ciencias de la educación. la sensibilidad a la sorpresa y lograr que acepten de antemano los enigmas del mundo y los acertijos en los que estamos sumergidos? ¿En qué consiste la creatividad cognoscitiva y cómo podemos fomentarlas? ¿Cuál es la naturaleza de los procesos cognoscitivos y cómo se forman y evolucionan las estructuras mentales en el niño y el joven. III. Pablo Latapí señala entre las preocupaciones que debe tener la investigación educativa las siguientes: distribución razonablemente justa de los beneficios sociales. 202. o que no poseen los conocimientos y habilidades que les permitan participar en aquella “democracia como sistema de vida” de que habla el artículo tercero”. Pablo Latapí señala que “ser investigador es algo más que seleccionar temas y metodologías. SECRETARIA DE EDUCACIÓN DEL ESTADO DE TABASCO-CENTRO DE INVESTIGACIÓN E INNOVACIÓN PARA LA ENSEÑA NZA Y EL APRENDIZAJE 21 . del poder ser y de las maneras de llegar a ser de todos. Pabla Latapí. “Valores…”. “Las Fronteras…”. (Subrayado de la autora). Pablo Latapí. que sea el sustento de una paz permanente? ¿Cómo hacer que los educandos acepten y asimilen realmente la igualdad esencial de todos los seres humanos y los respeten como sujetos de derecho humanos inviolables?”. Es el corazón de la educación”. 1981. Pablo Latapí. Pablo Latapí. es también aprendizaje de valores. más misterioso e inasible. “el conocimiento no hace necesariamente mejores a los hombres. amores y atracciones. “Las Prioridades…”. 12-13. 9 Para Pablo Latapí. pero no la más importante. “Las Prioridades de Investigación Educativa en México”. p. Núm. Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación. Éste es el terreno de los valores. “Semblanza…”. Colima. como sería de desear para facilitar su aceptación posterior. 14 Pablo Latapí define como una de los criterios de juicio de la adecuación de la investigación educativa el de relevancia. solidaridades. comenta críticamente que existe “una falta de vinculación orgánica entre las instituciones de investigación educativa y los agentes de decisión política. comparable con la de otras ciencias sociales y humanas. “Diez años de investigación educativa”. Pablo Latapí. Pablo Latapí. IX. Valores y educación. En sus propias palabras. independientemente de que las decisiones de política se ajusten predominantemente. 17. es formular un propósito social sobre la manera en que el conocimiento puede contribuir a transformar la sociedad…”. ¿cómo formar la libertad responsable? Cf. este tipo de estudios requiere teorías. p. Los proyectos rara vez incluyen consideraciones o estrategias destinadas a la implementación efectiva de sus resultados. p. 1981. México. El aprendizaje. Tampoco es frecuente que los investigadores hagan a los agentes de decisión en el diseño y avance de sus proyectos. op. 13 Al hacer la semblanza de Carlos Muñoz Izquierdo. tiene necesariamente que ocuparse del ser. Cf. contribución a la integración sociopolítica. el 29 de octubre de 1997. Cf. Es una vertiente la perfectibilidad humana importante. existen otras modalidades en las que el avance del conocimiento se vincula con procesos de innovación. Cf. 11 Para Pablo Latapí.. la filosofía educativa debe contribuir de manera importante a la definición de un proyecto de nación. experimentación o cambio de las mentalidades. y qué implicaciones tiene todo ello para modificar radicalmente los métodos pedagógicos y la organización de los sistemas educativos…? Pablo Latapí. Vol. la justicia. en Caleidoscopio: Revista Semestral de Ciencias Sociales y Humanidades. Universidad de Colima. la libertad. Estas prácticas resultarían muy positivas. en Perfiles Educativos. 14. El mejoramiento de la calidad de los maestros. en Diez para la Maestros. 1. Vol. 9-10. 1996. afinidades. Facultad de Pedagogía. “Proyecto de país significa que no haya excluidos. Núm. En otro sustrato de la persona. Pablo Latapí. 1993. adecuada administración de los recursos. se desarrollan fuerzas y procesos. “Diagnóstico de la investigación educativa en México”. Pablo Latapí. 15 de noviembre de 1993. en varios escritos. la democracia son ejemplos de ello.Revista Latapí 6 Pablo Latapí señala que la filosofía educativa. entendiéndola como el grado de significatividad que tienen las aportaciones de la investigación educativa para los problemas educativos a los que debe dar alguna respuesta. 1998. la pregunta crucial de toda educación es. 12 Pablo Latapí. Núm. 3. sobre la formación en valores. ahí se abre la posibilidad. El respeto a los demás. 333 . Pablo Latapí. Pp. hipótesis y experimentación y produce nuevos conocimientos. conferencia inaugural del IV Congreso Nacional de Investigación Educativa en Mérida. 8 Pablo Latapí va más lejos aún y señala que entre las preguntas que desde la ética debe hacerse la investigación educativa se encuentran éstas: “¿Cómo educar para una convivencia justa y armoniosa. a una racionalidad política”. “Las Fronteras del Hombre y la Investigación Educativa”. tenue pero real de la decisión libre y del orden moral. en Proceso. esperanzas. cit. Pp. Yucatán. al analizar el estado de la investigación educativa en México en 1981.4. “…el punto de partida de toda indagación sobre la educación tienen que ser las preguntas básicas de la antropología filosófica: ¿Qué sabemos sobre lo que somos? ¿Qué sobre lo que podemos ser? ¿Cuál es nuestra relación con el universo? De ahí pasaremos necesariamente a las interrogantes sobre el conocimiento: ¿Qué implicaciones tiene esa expansión del conocimiento para la for mación de los seres humanos? ¿Cómo desarrollar en los educandos la actitud de asombro. “Presentación…”. 10 Pablo Latapí nos habla ampliamente. “Carta a un Maestro”.