Está en la página 1de 33

Inteligencia y seguridad nacional: ¿bien público o mal necesario?

Intelligence and National Security: public good or necessary evil?

Resumen

Fredy Rivera Vélez Katalina Barreiro Santana

El presente artículo es producto de una investigación realizada alrededor de los Sistemas de Inteligencia en el Ecuador durante la Guerra Fría. El texto analiza y revela a la inteligencia política, mirada desde la doctrina de seguridad nacional, como una herramienta

efectiva que se utilizó para garantizar la estabilidad política de los Gobiernos del Ecuador durante el período 1945- 1998. En ese proceso, la Inteligencia Política, denominada despectivamente “pesquisa” fue asumida como trabajo de poca profesionalidad e invisibilizada por el subsistema de inteligencia militar que mantuvo ventajas corporativas asociadas a los gobiernos de turno. La “pesquisa”, utilizada funcional y discrecionalmente por las autoridades, combatió a la izquierda en general y al comunismo en particular con una baja institucionalización; con una mínima profesionalización separada de la ley; y sin librarse de procedimientos ligados a una cultura política informal, prebendaría, clientelar, patrimonialista y llena de impunidad que violó derechos humanos. No obstante, esa dinámica de los cuerpos de inteligencia civiles, mezclados en ocasiones con policías, aparece en el tiempo como portadora efectiva del bien público de la seguridad y Estado y como parte de un debate inacabado que inserta las tensiones entre el paradigma antropocéntrico y Estado- céntrico de la seguridad pública y nacional.

Palabras clave: Seguridad Nacional, Inteligencia, Inteligencia Política, Bien público, Enemigo Interno.

Doctor en Sociología, Universidad Nacional de Cuyo, MA en Ciencias Sociales por Flacso México. Experto en Seguridad, Derechos Humanos e Inteligencia, Ex Subsecretario de Seguridad Interna del Ministerio del Interior del Ecuador. Docente e Investigador del Programa de Relaciones Internacionales- FLACSO-ECUADOR. Correo electrónico: fredyriveravelez@gmail.com Doctorando de la Universidad del Cuyo de Ciencias Política, Dra. en Jurisprundencia, Experta en diseño de políticas públicas en seguridad, Inteligencia y relaciones internacionales. Ex Subsecretaria de Desarrollo Institucional del Ministerio de Finanzas de Ecuador, Asesora en el Ministerio de Seguridad, Ministerio del Interior y la Secretaria de Planificación de Desarrollo del Ecuador, Investigadora asociada para el Proyecto Sistemas de Inteligencia- FLACSO-ECUADOR. Correo electrónico:

kbarreiro@flacso.org.ec

47

Summary

This article is the result of research conducted around Intelligence Systems in Ecuador during the Cold War. The text analyzes and reveals the political intelligence, viewed from the national security doctrine, as an effective tool that was used to ensure the political stability of the Governments of Ecuador during the period 1945-1998. In this process, the Political Intelligence, disparagingly called "research" was assumed as unprofessional work and made invisible by the military intelligence subsystem maintained corporate benefits associated with governments. The "research" used functional and discretionary authorities, fought to the left in general and communism in particular with low institutionalization, with minimal separate professionalization of law, and without getting rid of procedures linked to a political culture informal perk, patronage, patrimonial and full of impunity that violated human rights. However, the dynamics of civilian intelligence agencies, mixed sometimes with police, appears in time as effective carrier of the public good and state security and as part of an unfinished debate which inserts the tensions between the anthropocentric paradigm and State - downtown public and national security.

Keywords: National Security-Intelligence- Political Intelligence- Public good- Enemy Within.

Introducción

E l debate alrededor de la Seguridad Nacional en América Latina durante la Guerra Fría ha sido extenso. Sin embargo y con curiosidad notamos que son escasas las aproximaciones académicas que analizan el vínculo existente entre las lógicas

institucionales del poder y las estrategias de aplicación de la Inteligencia política donde se priorizó la doctrina militar denostando a la civil; no obstante y en forma curiosa, es la inteligencia política civil la que arrojó mejores resultados en términos de efectividad a pesar del costo asumido por la violación a los derechos humanos. El presente artículo es producto de una investigación realizada alrededor de los Sistemas de Inteligencia en el Ecuador durante la Guerra Fría.

Este período se caracterizó por un escenario bipolar que enfrentó a dos potencias ideológicamente contrarias y que hicieron de América Latina el patio trasero de sus intereses hegemónicos al construir o destruir democracias, incentivar o limitar conflictos territoriales no resueltos, frenar o impulsar el activismo revolucionario de la izquierda política y, legalizar o proscribir a las Fuerzas Armadas como actores exclusivos de la seguridad, la inteligencia y el espionaje como mecanismo de obtener información.

La Inteligencia continúa siendo objeto de controversias teóricas y debates paradigmáticos en distintos campos científicos que incluyen al derecho, la economía y las políticas públicas aplicadas entre varias ciencias. Ligada tradicionalmente a los aparatos de seguridad del Estado fue objeto de usos arbitrarios, violentos e impunes que violaron los Derechos Humanos y atentaron contra la vida de las personas, bienes culturales y recursos

48

económicos. Con el paso del tiempo, la inteligencia ha escalado en su estatus y en la actualidad es parte de preocupaciones académicas de varias disciplinas científicas que incluye a la seguridad y estudios estratégicos como ejes de los programas gubernamentales.

Sin haberse separado de sus métodos clásicos, basados en la obtención exhaustiva de información y de un proceso intenso de análisis y comprobación para ser trasladado a los decisores políticos, legítimamente elegidos, la inteligencia se orienta fundamentalmente a la prevención y mitigación de riesgos, vulnerabilidades sistémicas y desafíos que representan las amenazas de distinta índole para el Estado y sus habitantes. La imagen vulgar y cinematográfica del agente secreto que combate el ―mal‖, dista mucho de las lógicas preventivas basadas en modelos predictivos y de simulación que orientan y sugieren acciones para afrontar desastres naturales, epidemias mortales en salud o para detectar la infiltración de grupos criminales que podrían desestabilizar la economía de un país o Estado.

Este campo declarativo o ―deber ser‖ de la inteligencia es la forma deseable que

imperaría en las democracias de distinto cuño, independientemente del régimen al que estén adscritas ; sin embargo, en países con un pasado y presente autoritario, no exento de clivajes y patrimonialismo, y con una cultura política informal llena de debilidades institucionales e impunidades, ese ―deber ser‖ continúa en sala de espera a pesar de los cambios legales e institucionales generados en años recientes en el sector inteligencia.

―… es frecuente que el gobierno republicano y democrático que surge tras décadas de

autoritarismo herede un sistema de inteligencia cuya estructura, facultades, prácticas,

costumbres y hábitos institucionales estaban dirigidos hacia la perpetuación del gobierno imperante, con la supresión del disenso, el espionaje, la desarticulación y el combate a la

oposición.‖ (Ugarte, 2012: p. 19)

El caso ecuatoriano no es muy distinto a la descripción efectuada. Por una parte, los trabajos académicos alrededor de la inteligencia son escasos, de acceso especializado y orientados hacia la capacitación de quienes realizan análisis de información y elaboración de productos de Inteligencia. Su naturaleza reservada, selecta y secreta ha impedido que se cuente con información fiable que sustenten estudios relacionados con el uso de la inteligencia para los tomadores de decisión en momentos internos críticos o de tensión internacional. También ha sido poco analizada la relación existente entre las dinámicas e

intereses de las agencias de inteligencia de la ―cooperación‖ internacional y la influencia

ejercida en las institucionales nacionales.

El mundo de la inteligencia se caracteriza por el secretismo, la poca accesibilidad a la información y, aún más, el ocultamiento de sus lógicas y estructuras internas. Durante la Guerra Fría y el concomitante escenario internacional bipolar, la seguridad se la definió como un tema de soberanía nacional y sobrevivencia del Estado, subordinando a esta agenda cualquier otro interés. Ello demarcaba claramente una línea divisoria entre la seguridad externa, de ejecución de Fuerzas Armadas y de la diplomacia; y, por otro lado se conceptualizaba el orden público, el manejo policial o el control interno. Los servicios de inteligencia respondían a esta lógica, siendo el campo de acción primordial de las comunidades policiales la inteligencia política bajo el paraguas del enemigo interno.

49

Esta práctica no sólo se manifestaba en el Ecuador, sino en la mayoría de países de la región porque los escenarios políticos mostraban grandes inestabilidades democráticas y los gobiernos hacían uso de las comunidades de inteligencia para frenar las amenazas a su estabilidad política. Esto provocó el accionar de lógicas discrecionales por parte de quien ejercía la autoridad política y, a su vez, legitimaba prácticas de inteligencia política que en Ecuador se denominada ―pesquisa‖ amparándose en el discurso de la defensa de la soberanía y la seguridad nacional.

El ―Pesquisa‖ en el Ecuador es aquel agente civil o policial articulado a la Dirección

Nacional de Seguridad Pública que tenía la misión de infiltración en movimientos sociales, partidos políticos de oposición, sindicatos universidades, etc. Sus objetivos o blancos de inteligencia incluían a personajes o individuos asumidos como amenaza a la seguridad interna del Estado, pero también a los personeros gubernamentales que muchas veces mezclaban aspectos privados con públicos o mantenían vínculos con extranjeros en un contexto de escasa internacionalización. Sin mayor capacidad de análisis instrumental, los pesquisas y sus redes construían relaciones de tipo personal con las autoridades de la Presidencia de la República o con funcionarios del ex Ministerio de Gobierno -hoy Ministerio del Interior- reproduciendo patrones políticos de clientela, personalismo y patrimonialismo. De origen popular, los pesquisas pudieron mimetizarse, sin mayor instrucción etnográfica, con la diversidad de la población ecuatoriana y manejar al mismo tiempo sus códigos culturales que abrió campos privilegiados de información y control.

La Seguridad Nacional: concepto “estrella” de la Guerra Fría:

Aproximarse a entender los servicios de inteligencia durante la Guerra Fría no puede ser posible sin pensar la disputa entre los EEUU y la ex Unión Soviética para establecer hegemonía en distintas partes del planeta. Para lograr ese objetivo en América Latina se operativizó la doctrina de seguridad nacional que imponía alianzas económicas y políticas a cambio de una complicidad y ayuda para combatir al comunismo soviético como prioridad de seguridad.

Para lograr esos objetivos se establecieron estrategias y mecanismos que homogenizaban agendas regionales como por ejemplo el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca- TIAR 1 - y la formación de militares y policías bajo la tutela de la Junta Interamericana de Defensa o la Escuela de las Américas. El escenario de la Guerra Fría planteaba un conflicto entre dos potencias-bloques, Este y Oeste, mirados desde la capacidad para extender alianzas ideológicas y afrontar amenazas latentes de la confrontación bélica (Scott y Hughes, 2004: 168). Todo esto se entendía desde la visión realista del poder y del interés nacional 2 .

  • 1 El TIAR se crea como un mecanismo regional para la defensa de América para contrarrestar injerencias militares externas (Kissinger, 1995; p. 613). El TIAR es un sistema de defensa del continente frente a la posibilidad de invasiones o agresiones extra continentales. Sus principios consideraban como amenaza cualquier intento de ocupación o agresión militar a alguno de los países suscriptores del acuerdo. (Barreiro, 2002: p. 231).

  • 2 La teoría realista de las Relaciones Internacionales reconoce como actores exclusivos de la seguridad a los Estados. Estos a su vez actúan en un escenario internacional anárquico y buscan su sobrevivencia mediante sus capacidades militares. (Waltz,1959: p. 159-164)

50

De hecho, lo que existía era una seguridad concebida desde una doble dimensión. La primera era la externa, que involucraba a la expansión de los aliados soviéticos y a la posibilidad de una confrontación militar entre Estados. La segunda era interna o doméstica, traducida como enemigo interno o insurgencia asociada al comunismo y de responsabilidad de los cuerpos policiales. (Scott y Hughes, 2004: 4).

La seguridad durante la Guerra Fría fue entendida como un asunto militar y diplomático frente al comunismo. La Inteligencia era una herramienta estratégica de prevención y desarticulación de amenazas, subordinando la función de los servicios policiales a la seguridad nacional (Scott y Hughes, 2008: p. 12). Las investigaciones alrededor de la inteligencia política y su labor en América Latina y, en particular en el Ecuador, son casi inexistentes a pesar de haber sido la época de mayor preponderancia de su oficio. Por el contrario, los estudios realizados sobre inteligencia militar durante la Guerra Fría invisibilizan las operaciones policiales de inteligencia política y atribuyen su responsabilidad a las Fuerzas Armadas (Celi, 2004: 290).

Este período en América Latina es sombrío por la preeminencia de la Doctrina de Seguridad Nacional. Utilizando el ejemplo de la invasión militar soviética a Europa Oriental, las concepciones estado-céntricas reafirmaron la defensa de los intereses nacionales y el concepto de desarrollo se amplió al de seguridad y viceversa. De esa forma, los intereses neorrealistas hegemónicos de los Estados Unidos lograron juntar y sintetizar a la noción de Seguridad Nacional en dos esferas claramente determinadas: la política y la militar (Leal Buitriago, 2003:p. 193). El Estado debía protegerse en el ámbito de sus características clásicas como la territorialidad, la soberanía y la independencia relacionada directamente con la capacidad militar. (Donnely, 2000:p. 47.) De esta manera la Seguridad Nacional contempló (Fitch, 1998: p. 107):

  • 1- La amenaza siempre es resuelta bajo una hipótesis de conflicto de guerra. De ahí

que la presencia de grupos revolucionarios calificados como subversivos o comunistas debían ser mirados desde la perspectiva del enemigo interno.

  • 2- La subversión promulgaba la teoría de la guerra revolucionaria que únicamente

podía ser resuelta desde las Fuerzas Armadas.

  • 3- Toda estrategia de eliminación de la amenaza puede ser utilizada para la seguridad

externa e interna. Se justificaron operaciones de espionaje, tortura y desaparición de

objetivos políticos.

  • 4- No puede concebirse la seguridad de un Estado sin la estrategia del desarrollo

social, lo cual justificó en la región programas del gobierno estadounidense como el Punto Cuarto y la Alianza para el Progreso y otros para el combate al comunismo 3 (Fitch, 1998: p.

108).

3 Para los Estados Unidos la Seguridad era un objetivo garantizado mediante la cooperación para el desarrollo ya que a mayor desarrollo mayor prosperidad, menor niveles de conflictividad tales como revoluciones comunistas y mayor estabilidad o paz. El Presidente Truman luego de la creación de la OEA en 1949 propone como estrategia de seguridad en la región el Punto Cuarto o programa de

cooperación técnica que garantice la paz y la promoción de los valores democráticos en los países de la región. Luego de más de una década, el Presidente Kennedy en 1961 propone la Alianza para el Progreso que fue suscrita por todos los países de América, incluida Cuba, en cuyo texto se especificaba

como objetivo principal “mejorar la vida de los habitantes del continente” mediante planes en

educación, salud y economía (Hobsbawn, 2003: p. 612-614)

51

5-

Frente a la conmoción interna y la falta de soluciones proveniente de los actores

políticos civiles, las Fuerzas Armadas son las capacitadas para preservar los intereses

nacionales del Estado. Este argumento permitió justificar las dictaduras militares y fortalecer el espionaje político (Comblin, 1982: p. 64).

La seguridad nacional se desarrolla entre lo externo y lo interno. Aparece la noción de frentes que se encuentran íntimamente ligados y que coexistían entre sí, explicando el conflicto doméstico como un reflejo de las esferas externas. La seguridad externa era el objeto de análisis y de protección, convirtiendo a la interna en una instancia funcional que debía destruir o neutralizar situaciones que podían ser riesgosas o atentatorias a los objetivos nacionales (Lituma, 1974, p. 103). Las Fuerzas Armadas se convierten en los actores legítimos de la Seguridad Nacional del Estado y la Policía, por su parte, en un cuerpo instrumental de las estrategias militares para salvaguardarla. La seguridad interna también se convierte en una dimensión de la defensa nacional. Esta protección estaba orientada a combatir al comunismo como un mal que se encontraba en expansión constante y rebasaba las fronteras estatales por el auspicio de la Unión de la Soviética (Veiga, 2008: p. 50). La tarea militar entonces debía ejecutar sus herramientas estratégicas de guerra, justificando cualquier acto violatorio de los derechos humanos por los intereses nacionales (Combiln, 1982:p. 115). Una relación íntima entre estrategias militares orientadas a la preservación de los objetivos nacionales para garantizar una estabilidad política-nacional.

En ese contexto, las comunidades de Inteligencia política y policial en América Latina se conformaron bajo los principios de la seguridad nacional y la tutela de los Estados Unidos. Para eso, la seguridad nacional mantenía la visión militar del combate al enemigo y su Inteligencia era orientada hacia las estrategias de su eliminación como adversario de guerra; mientras que la Inteligencia doméstica mantenía su orientación hacia el orden público y la estabilidad del gobierno ubicando como la mayor amenaza interna a toda agrupación orientada hacia la ideología comunista (Scott y Hughes, 2008: p. 4).

América Latina: Guerra Fría, Seguridad Nacional y la Inteligencia

La doctrina de Seguridad Nacional marcó también los principios de los servicios de inteligencia. Esto se reflejaba en un escenario de bipolaridad entre dos agencias que

competían entre sí por ser mejores y obtener información clasificada como secreta o muy reservada. Por una parte, la Agencia de Inteligencia Americana- CIA 4 - y, por otra, el Comité para la Seguridad del Estado- KGB 5 - de la Unión Soviética. Ambas agencias fueron concebidas como la herramienta principal de seguridad política de sus Estados en una guerra sin cuartel para la expansión y poder mundial.

―Intelligence is the continuation of war by the clandestine interference of one power into the affairs of another power.‖ (De Derian, 1994:p. 31)

La CIA fue creada en 1947 bajo la presidencia de Harry Truman sustituyendo a la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS) que había funcionado durante la II Guerra Mundial. Desde el momento de su conformación se constituyó como una agencia que no sólo realizaba labores estrictas de recolección y análisis de información, sino que también se le otorgó la capacidad de planificar y ejecutar operaciones encubiertas frente a otros

4 Center for Intelligence Agency. 5 Komitet Gosudárstvennoy Bezopásnosti

52

gobiernos y otros Estados 6 . Muchas de estas operaciones se ejecutaron al margen del cumplimiento de los permisos respectivos ante los gobiernos acreditados y violando la

soberanía nacional, convirtiéndose su accionar en espionaje (Ganser, 2008: p: 108). De igual manera, el Comité para la Seguridad del Estado, la KGB de la Unión Soviética o ―el Centro‖, por su parte, creada posteriormente a la CIA en 1954, realizaba las mismas

funciones que la CIA a más de la Contrainteligencia de la infiltración estadounidense siendo su estrategia más recurrida el financiamiento y capacitación de grupos insurgentes en América Latina, simpatizantes de procesos revolucionarios antinorteamericanos (Frattini, Eric. 2005, p. 17).

Durante la Guerra Fría la agencia de Inteligencia más reconocida en el hemisferio occidental era la CIA o la ―Compañía‖. Al igual que en la mayoría de los estudios sobre Inteligencia, su aproximación siempre ha sido histórica desde el análisis de sus fallas más que de sus aciertos, considerando que en la Guerra Fría su gestión fue exitosa. A pesar de la visión realista de la seguridad que priorizaba la importancia de las estrategias diplomáticas y militares, ha quedado claro que la efectividad de sus acciones fueron gracias a que sus operaciones claves estuvieron desarrollándose a nivel de la seguridad interna de los Estados latinoamericanos (Kerr, 2008: pp. 35-42). Por ejemplo:

  • 1. Numerosos golpes de Estado

  • 2. Revoluciones y rebeliones: Guatemala en 1954, Cuba 1959, Haití 1959, Nicaragua 1981.

  • 3. Eventos terroristas que debieron haber sido contrarrestados.

  • 4. Malestar social

En el período de la Guerra Fría los mecanismos de la Inteligencia estadounidense en Latinoamérica tuvieron como resultado paradójico el fortalecimiento de prácticas de inteligencia política al margen de una construcción institucional de los servicios y de los controles en la gestión de su labor, lo que produjo la ya mencionada discrecionalidad en las agencias policiales (Bozeman, Adda, 1992: p.190). Bajo esta lógica, la Inteligencia política no era ni regulada ni supervisada, simplemente se la realizaba de acuerdo a las misiones establecidas por los decisores y eran prácticas de espionaje violatorias a toda norma de privacidad y soberanía, realizadas bajo el título de encubiertas en su gran mayoría.

Bajo la etiqueta de Seguridad Nacional, las comunidades de inteligencia, tanto militares como policiales capacitadas durante la Guerra Fría por los Estados Unidos, recibían instrucción de cómo enfrentar el enemigo ya sea externo o interno. Sus programas no contenían adoctrinamiento sobre el ejercicio de la Inteligencia policial o política, ya que era considerada un aspecto ajeno a la esfera de la seguridad nacional y que era resuelto por una instancia doméstica y coyuntural. Ello permitió que se elaboraran hipótesis erradas desde la CIA por una lectura cultural homogenizadora del combate a la contrainsurgencia. (Bozeman, Adda, 1992: p.193)

Se podría afirmar que

las fallas

de

inteligencia de

la

CIA durante la Guerra Fría

respondieron a estas cinco variables que no pudieron ser resueltas (Kerr, Richard, 2008: p.

51-52):

6 Las operaciones encubiertas abarcaban estrategias de infiltración así como auspicio de agrupaciones políticas internas.

53

1-

Alarma: Aviso sobre una amenaza y la posibilidad de que ocurra un evento. En el

caso de la experiencia de la CIA, en ocasiones se sobredimensionaron ciertas circunstancia

y se desestimaron otras.

  • 2- Politización: la Inteligencia debe ser un producto para la toma de decisión objetiva,

pero en ocasiones los temas se sobredimensionaron, cuando se añadieron al argumento político distorsionaron los objetivos de las operaciones.

  • 3- Información desarticulada: en el caso de la Crisis de los Misiles o la Guerra del

Golfo, falta de información total sobre el fenómeno o informantes no calificados.

  • 4- Interpretaciones: considerar que culturalmente todos los fenómenos de amenaza a

la seguridad nacional se comprenden o se resuelven de igual manera.

  • 5- La articulación especializada de la información: reclutar a los profesionales y

técnicos mejor capacitados en temas como lengua, tecnología, pero desconocedores de las

culturas analizadas. Esto obligaba al uso de redes foráneas que no necesariamente mantenían códigos de lealtades y credibilidad.

Estas variables han sido interpretadas de conformidad con períodos importantes de cambios de estrategias de inteligencia de la CIA. Así, al fin de la Segunda Guerra Mundial hasta 1950 existió una tensa calma entre las potencias hegemónicas Unión Soviética y Estados Unidos, pero este último ya configuraba su sistema de Inteligencia por medio del Acta de Seguridad Nacional (1947). Aún se encontraba cercano el recuerdo de la guerra, y la ofensiva comunista no iniciaba su expansión. A partir de la invasión soviética a Europa del Este, unida a crisis de Taiwan y Corea del Norte, la CIA caracteriza la década de los cincuentas por el reclutamiento de informantes, la preeminencia de la Inteligencia humana (operaciones encubiertas, espionaje, y agentes), el desarrollo de tecnología y el análisis económico como mecanismo de negociación a través del bloqueo comercial.

Para 1959 triunfa la Revolución Cubana al mando de Fidel Castro. Esta se convirtió en una prueba palpable de un régimen de izquierda que propugnaba la estatización de los recursos económicos, la eliminación de la propiedad privada y un proyecto comunista de Estado. La presencia de la URSS como actor preponderante de este proceso era manifiesta y para comienzos de la década de los sesentas, ambos países establecieron relaciones comerciales y militares frente al bloqueo comercial de los Estados Unidos a la isla, siendo Cuba el primer país en América Latina alineado al bloque soviético.

La década de los sesentas será de las más activas de la CIA. Una de las fallas más célebres de su inteligencia ocurre en 1962, la ya mencionada Crisis de los Mísiles, causada por el manejo de información segmentada y distorsionada, analistas que no lograron prever la reacción de la URSS por interpretación cultural errónea que presuponía una acción racional de los decisores (Scott y Hughes, 2008: p. 15) y, como resultado casi un nuevo enfrentamiento bélico mundial.

Los analistas de la CIA no lograron proyectar las consecuencias negativas del desembarco de exiliados cubanos a la Bahía de Cochinos. Esto produjo una reacción soviética de movilizar una flota con misiles nucleares para ser ubicados en la isla y que apuntaran a los Estados Unidos. Como reacción inmediata, el Presidente Kennedy ordena el bloqueo de la isla para evitar que el objetivo de la URSS se cumpliera. La tensión causada entre las dos potencias hizo pensar en una nueva guerra mundial que fue evitada por la orden de Krushev de retornar su flota y el levantamiento del bloqueo por parte de Kennedy.

54

Está década se caracteriza por una alta inversión de la CIA en optimizar y desarrollar capacidades militares y tecnológicas Por otra parte, es la época de la guerra de Vietnam, así como de gobiernos democráticos entre los que se encontraba el socialista Salvador Allende en Chile; las agrupaciones revolucionarias colombianas que impulsaba reformas sociales y económicas; y el populismo nacionalista argentino que mantenía simpatizantes fascistas y radicales de izquierda (Kerr, Richard, 2008: p. 37).

Frente a ello y bajo el amparo del Acta de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, la estrategia de la CIA impulsó el uso de la propaganda; desarrolló acciones directas preventivas basadas en sabotajes, anti sabotajes, demolición y evacuación; subversión en contra de ―Estados hostiles‖; asistencia y apoyo a movimientos de

resistencia, guerrillas, refugio a los grupos de liberación, y apoyo a toda organización anti comunista (Scott, Len, 2004: p. 163). El resultado condujo a dos golpes de Estado que involucraron la muerte del Presidente Allende y la instauración de regímenes militares en Chile y Argentina.

Para los setentas la Seguridad Nacional estadounidense se encontraba focalizada en la carrera por el espacio. A esto se añadió una falla de Inteligencia importante que marcaría nuevas estrategias de infiltración: el escándalo que rodeo al Presidente Nixon en Watergate, 1972. Este contexto permitió evidenciar los vacíos que el Acta de Seguridad Nacional tenía respecto a la posibilidad de la práctica de espionaje sin restricción alguna, las operaciones encubiertas frente a otros gobiernos y sus Estados, violatorias de toda normativa (Ganser, Daniele, 2008: 109).

El escenario político, por su parte, mostraba hitos importantes para la seguridad nacional como la influencia de Cuba en Angola y la Operación Cóndor -23 de junio de 1976- que impulsaba la consolidación de una red de dictaduras militares en América Latina, y cuya estrategia era la eliminación de líderes de oposición generalmente asociados con grupos políticos de izquierda, (Ganser, Daniele, 2008: p.109). Para la década de 1980, el Presidente Reagan, republicano y conservador, era el mandatario de los Estados Unidos y pretendía dar un giro a la blanda política de seguridad mantenida por su predecesor Jimmy Carter frente a su adversario la URSS. Para ello declara la Guerra de las Galaxias contra el imperio del mal, 1983, o la carrera armamentista (Dobson y Marsh; 2006: p. 185) acompañado de toda estrategia de derrocamiento de gobiernos comunistas o que no estuvieran alienados a los principios democráticos de los Estados Unidos y reemplazando a la categoría subversión por la de terrorismo.

En América Latina triunfó la Revolución Sandinista nicaragüense y el Frente Farabundo Martí hacía lo mismo en El salvador. Para la década de los noventa aparecía el Partido Comunista del Perú Sendero Luminoso- y ponía en jaque a las FFAA, pero la Guerra Fría había acabado y la supremacía económica y militar de los Estado Unidos frente a la URSS la convirtió en la superpotencia. Se habían desmontado los regímenes dictatoriales, se promovía una zona de integración económica, se promocionaba programas de fortalecimiento de la democracia, apareció la idea de establecer controles democráticos a la inteligencia, y se realiza una nueva enmienda al Acta de Seguridad Nacional en 1996 condenando el espionaje como estrategia de inteligencia para enfrentar amenazas no conocidas hasta ese momento. A pesar de ello, la institucionalidad y la doctrina de la Seguridad Nacional se mantuvo presente en la mayoría de países latinoamericanos hasta inicios del siglo XXI.

55

Para 1992, con la Declaración de San Antonio, los Estados Unidos proclaman como una nueva amenaza de seguridad regional la producción y la comercialización de las drogas ilícitas, siendo sus principales objetivos la producción en Bolivia y la desarticulación de los cárteles de Colombia, tendencia que se mantendrá durante esta década.

A esta breve descripción de los eventos destacados de Inteligencia y la CIA en las décadas de la Guerra Fría, se ha propuesto cuatro corrientes de interpretación de la conducción de la Inteligencia durante este período histórico (Global Security, 2004).

  • 1. II Guerra Mundial y la temprana Guerra Fría 1947-1970:

Se trata de un período marcado por las experiencias de guerra de la II Guerra Mundial y un nuevo escenario bipolar. Para los EE. UU el antiguo Consejo de Seguridad Nacional es reemplazado por la Agencia Central de Inteligencia- CIA- 1947. La seguridad fue concebida desde una perspectiva realista del poder reflejada en la política exterior, la defensa, la economía internacional, la seguridad interior -enemigo interno- y la Inteligencia. La Inteligencia era la herramienta para mantener la paz mundial frente a la amenaza de enfrentamiento bélico. Para esto se requería de numerosos cuerpos de analistas altamente capacitados que puedan engranar la información para establecer escenarios puzles; es decir, se privilegió a la inteligencia humana. Tanto Pette como Kent, autores de este enfoque, consideraban que el fin de la Inteligencia era la política mundial y su seguridad (Global Security, 2004).

  • 2. Masa Crítica de informaciones 1970:

El debate de la Inteligencia se centró ya no en el análisis de la información sino entre la relación del informante con el analista. Luego de la Crisis de los Misiles y de la Guerra de Vietnam, que se consideraron fallas en la metodología de análisis de la información como la homogenización cultural y la subjetividad del informante, el cuestionamiento fue sobre cómo optimizar la recolección de datos sin que medie elementos distorsionadores. De igual manera, se puso atención en lograr en mejorar las interpretaciones realizadas por informantes y analistas familiarizados con los contextos locales analizados. A esta búsqueda responde el escándalo de Watergate que termina con una enmienda al Acta de Seguridad Nacional (Warner, 2004: p. 47).

  • 3. Situaciones Sorpresivas e Imprevistos 1980:

La discusión se centra en mejores mecanismos operacionales para anticiparse a un en evento mediante una teoría de Inteligencia Organizacional. Esta tendencia se desarrolla gracias a eventos ocurridos en la esfera de la seguridad interna que rebasaron las hipótesis planteadas y que subestimaron los efectos de los fenómenos. Para esto, se propusieron metodologías que enfatizan la alerta a través del análisis de casos tipo para establecer variables constantes que alerten la posibilidad de una amenaza como el intento de desarticulación de la revolución sandinista (Jhonson, 2004: p. 73).

Esta corriente intentó resolver y establecer mecanismos de previsión ante el impacto de actos de violencia interna como bombas, enfrentamientos civiles o secuestros que repercutían en la seguridad interna, pero que no habían sido contemplados por las

56

estrategias de seguridad nacional y que tampoco eran temas de orden público, ya que provenían de civiles y su efecto era en población civil. Varios ejemplos pueden citarse: la violencia desatada por Pablo Escobar en Colombia, la primera Intifada en Cisjordania y Gaza o el secuestro del General estadounidense James Dozier por parte de las Brigadas Rojas italianas. Estos actos serían calificados posteriormente como conductas terroristas.

4. Casuística 1990:

La experiencia acumulada por las fallas de Inteligencia durante cuarenta años de Guerra Fría y los continuos debates alrededor sobre cuál metodología priorizar para un mejor producto en la toma de decisiones, llevaron a considerar que cada caso de seguridad mantiene sus particularidades y variables tanto políticas, culturales, antropológicas que merecen ser analizadas no desde la mirada externa, sino desde la interna como partícipe del fenómeno.

Ya en 1976 se inicia la discusión sobre la comprensión y dimensión existente entre la relación de la política y la Inteligencia que no puede ser tan diferenciada entre lo interno

y lo externo, sino que generalmente responden a ―personas, hechos e ideas‖ (Hughes, 1976:

p. 22). Se evidenció la frágil relación que existe entre el producto de Inteligencia y la toma

de decisión del decisor, enfatizando en la calidad del trabajo que realicen los sistemas de Inteligencia.

Los EE.UU habían enfrentado varias fallas en Vietnam o Bahía de Cochinos, demostrando a sus agencias que los análisis homogenizadores desde la mirada norteamericana distorsionaban las realidades existentes, por lo cual en esta corriente se enfatiza la interpretación desde las Ciencias Sociales que viabilicen una comprensión del fenómeno local. Para los años noventa las amenazas frente al narcotráfico, el crimen organizado y otros conflictos de baja intensidad obligaban a establecer nuevas formas de comprender fenómenos no estatales de impacto estatal.

Las cuatro corrientes metodológicas antes descritas moldearon las prioridades de las agendas de seguridad e Inteligencia, así como las metodologías, estrategias y tácticas que debían ser aplicadas por los servicios de Inteligencia en América Latina. La experiencia de estos servicios en el Ecuador no fue distinta, pues fue el período de oro del combate al enemigo interno y la priorización de las fuentes humanas locales al mando de la Dirección de Seguridad Pública desde 1947 hasta la década de los ochenta.

Esta década se caracterizó por una especialización de las unidades policiales por medio de la cooperación internacional norteamericana bajo la metodología de las situaciones sorpresivas e imprevistas frente a los grupos subversivos ecuatorianos.

Ecuador: Guerra Fría, comunismo y otros demonios.

Ecuador suscribe con Perú, luego de una guerra y la pérdida de un tercio de su territorio amazónico en 1942, el Protocolo de Río de Janeiro en medio de un ambiente de guerra mundial. Este acto histórico marcó, durante la Guerra Fría, a la seguridad nacional ecuatoriana, pues se conformó una agenda priorizada por la defensa del territorio nacional y la soberanía. El conflicto territorial con el Perú se centró en la discusión alrededor de la

57

delimitación que el Protocolo preveía, su exactitud o su injusticia y del imaginario de Ecuador amazónico.

La retórica discursiva alrededor de una agenda de defensa nacional configuró la amenaza externa personificada en el posible enfrentamiento bélico con el Perú. Este reto no podía ser resuelto sin la unión nacional, cuyo objetivo era el reclamo histórico sobre los territorios amazónicos perdidos. Con ello, la noción de soberanía, seguridad y defensa del país recayó en la responsabilidad de las Fuerzas Armadas. A ello se sumo, en un segundo plano, la amenaza externa del comunismo.

Para 1959, el éxito de la Revolución Cubana y figuras simbólicas como las del Che Guevara, había generado adeptos en toda Latinoamérica que cuestionaban la influencia norteamericana en la región. La década de los sesenta para el Ecuador representa un período de lucha revolucionaria con una fuerte actividad del Partido Comunista hasta la conformación de la Unión Revolucionaria de las Juventudes Ecuatorianas- URJE- que propugnaban la lucha armada y el fidelismo (Cedema, 2003). La alianza entre las organizaciones de izquierda, entre ellas el Partido Comunista, URJE y el Partido Socialista Revolucionario de Ecuador- PSRE- plantean en 1962 un proyecto revolucionario

guerrillero llamado la ―Guerra del Pinol‖ que desarrolló acciones a orillas del río Toachi.

Este intento fracasado provocó la desarticulación de URJE (Pareja Diez Canseco, 1979:

110).

Para 1963 se instaura una dictadura militar que depone al Presidente Carlos Julio Arosemena Monroy por haber mantenido relaciones diplomáticas con Cuba. Este hecho generó desconfianza al gobierno de Washington y produjo la intervención de la CIA para lograr la instauración de la Junta Militar que duró ejerció el poder entre 1963 y 1966. Con esta estrategia, la presencia de la CIA como un actor fundamental de la Inteligencia Política de Ecuador se consolidó en el período de la Guerra Fría (Agee, 1975: 75).

La dictadura mencionada ratificó el discurso de combate al ―enemigo interno‖ y

pasó a la historia como iniciadora de prácticas informales y de ojos cerrados frente a la CIA. Para 1965 se conforma el movimiento ―Vencer o Morir‖- VM- que fue fácilmente desarticulado para finales de los sesentas. En el mismo año se crea el Destacamento de la Organización Secreta- DOS- que posteriormente daría origen al Movimiento de Izquierda Revolucionaria- MIR. Para finales de la década aparece AU Shyris ―Pueblo Guerra‖ responsables del secuestro de dos aviones cuyo destino fue Cuba (Villamizar, 1990).

Con la implementación del Acta de Seguridad Nacional, la CIA en la década de los sesenta 7 logró impulsar la conformación de grupos universitarios anticomunistas tales como Acción Anticomunista Ecuatoriana -AAE-, el fortalecimiento del Partido Conservador así como la conformación del Movimiento Social Cristiano, la Acción Revolucionaria Nacionalista de Ecuador -ARNE- con raíces en las luchas conservadoras/ liberales (Reyes, 2011). Todos estos son actores fundamentales para la consolidación del golpe militar de 1963, desarrollado bajo las premisas del combate al comunismo y las

7 “…la Inteligencia intervino intensamente con el objetivo de lograr la ruptura de relaciones con Cuba. Para ello penetró en múltiples instituciones, aparatos y centros de poder del Estado ecuatoriano, para desde ahí incidir en el conjunto de la sociedad civil, en la cual también operaba. Las presiones políticas estadounidenses fueron efectivas en múltiples instancias y decisivas en el Ejército y en los grupos políticos de todo signo”. ( Agee, 1975:p. 227).

58

rupturas de relaciones con Cuba. Estos grupos mantenían una alianza con la CIA mediante operaciones de infiltración a las agrupaciones comunistas así como de informantes (Quintero y Silva, 1995: p. 223).

Para 1968, Velasco Ibarra gana una vez más la Presidencia y para 1970 con la ayuda de las Fuerzas Armadas se declara dictador. Desde 1972 hasta 1976, el General Guillermo Rodríguez Lara se proclama dictador en un escenario económico petrolero próspero consolidando un proyecto desarrollista de país a través de las Fuerzas Armadas. Para 1976, la Operación o Plan Cóndor, emitida desde Washington para favorecer los gobiernos nacionalistas y dictatoriales entra en marcha. El Concejo Supremo de Gobierno 1976-1979 sucede a Rodríguez Lara manteniendo su orientación desarrollista pero flexibilizando la apertura de mercados y favoreciendo el endeudamiento externo frente a la caída del precio del petróleo.

Durante este último período dictatorial hubo episodios importantes frente a las operaciones tácticas de seguridad interna. El primero fue la represión al Ingenio AZTRA 8 (Tamayo, en 1977 que terminó con la muerte de un centenar de personas. El segundo consistió en el asesinato del político Abdón Calderón en 1977 y el secuestro y asesinato del empresario Antonio Briz Sánchez en 1978. Todo esto coincide con la industrialización y reforma agraria en Ecuador, procesos paralelos a la consolidación y rápida decadencia de los grupos sindicales ecuatorianos de la época: CTE - Central de Trabajadores del Ecuador- , CEDOD -Confederación Ecuatoriana de Obreros Católicos- CEDOC con sus principios demócrata cristianos y su eje antagónico socialista, y la CEOSL o Confederación Ecuatoriana de Organizaciones Sindicales Libres; todos grupos que desde los 50 y 60 luchaban por el reconocimiento y derechos laborales en el país (Entrevista a Fausto Dután,

2011).

Para esta década, la subversión comunista ya no era el tema de análisis sino agrupaciones políticas de izquierda tales como Revolucionarios de la Liberación Nacional RLN-, la Izquierda Cristiana, el Frente Revolucionario de Izquierda Universitaria FRIU-, el Movimiento de Izquierda Revolucionaria MIR- (Diario Hoy, 2009); o movimientos como el Partido Comunista Marxista Leninista Ecuatoriano PCMLE-, el Partido Socialista Revolucionario Ecuatoriano PSRE- y el Frente Amplio de Izquierda -FADI. Estas agrupaciones fueron actores políticos legítimos en la transición democrática.

Para finales de la década Ecuador inicia un período democrático siendo su primer Presidente Jaime Roldós Aguilera. Un aspecto importante fue la promulgación de una nueva Constitución y con ella la Ley de Seguridad Nacional. Esta última será el instrumento que configuró el sistema de seguridad e Inteligencia de la institucionalidad democrática mediante la creación del Consejo de Seguridad Nacional- COSENA. Bajo la lógica de la guerra, se conformaron varios frentes de acción para lograr neutralizar las amenazas. Uno

externo de defensa y relaciones internacionales; y el otro interno, combate al ―enemigo

interno‖ donde se priorizaba el aspecto militar y el económico (Ley de Seguridad Nacional,

1979).

8 AZTRA se dio en el marco final de la dictadura y el “plan de retorno a la democracia”, exigiendo como requisito previo un “clima de paz y de orden” que en la práctica significó la vigencia de decretos anti- obreros, ilegalización de la Unión Nacional de Educadores, de la CEDOC y la FESE, encarcelamiento de dirigentes obreros y del magisterio, represión al clero progresista y asesinato a dirigentes

campesinos…”. (Alainet, 1988)

59

La década de los ochenta se presenta con nuevas estrategias de Inteligencia frente a amenazas asociadas al terrorismo más que a la subversión. Así, bajo la presidencia de León Febres Cordero 1984-1988 la amenaza interna se focaliza en grupos como ―Alfaro Vive Carajo‖- AVC- y ―Montoneras Patria Libre‖- MPL. Con estos actores y antecedentes, la influencia conservadora de la política de Reagan se expresará en un permanente sostenimiento de la ayuda y cooperación en materia de seguridad interna. Esto conllevó a plantearse un nuevo modelo que incluía la conformación de comunidades de Inteligencia regionales intercomunicadas y la formación de unidades especializadas de los cuerpos policiales.

En Ecuador, con la presencia de Ran Gazit, experto anti-terrorista, miembro del Mossad, Instituto de Inteligencia y Operaciones Especiales del Estado de Israel se marcó la presencia externa en la lucha antisubversiva o terrorista en la década de los ochenta. A él se le adjudica la responsabilidad de haber capacitado a los grupos élite de la Policía Nacional como el Grupo de Intervención y Rescate- GIR- y el ―clandestino‖ e informal Servicio de Investigación Criminal SIC10. Creada en 1984 como una unidad secreta nacional para la seguridad interna y el combate al terrorismo y la subversión, no fue institucionalizada ni formalmente ubicada en el orgánico funcional de la Policía Nacional del Ecuador; más bien se trataba de una unidad de oficiales, clases y agentes civiles al mando del Ministro de Gobierno y de la Presidencia de la República. Dentro de sus acciones se encontraba la infiltración y medios de tortura para la obtención de información (Informe de la Comisión de la Verdad, Resumen Ejecutivo, 2010, p. 222-224). Junto a estos grupos también se crearon la Unidad de Inteligencia Antisubversiva UIAS- y la Unidad de Investigaciones Especiales- UIES. Todas estas agencias de Inteligencia contaron con la ayuda tanto técnica como financiera de la cooperación internacional.

Estos nuevos grupos especializados no fueron creados dentro de una lógica de fortalecimiento del sistema de la seguridad nacional, sino más bien fueron unidades autónomas, tanto financieras como administrativas que mantenían una relación directa con la cooperación norteamericana y poco controlada por el COSENA o por las instancias rectoras de la seguridad. Por el contrario, se fortalecieron paralelamente al sistema de seguridad nacional e inclusive al mismo entramado policial de Inteligencia y a la Dirección de Seguridad Pública. Lo cual planteó una nueva forma operativa de la Inteligencia Política y policial.

El gobierno de Rodrigo Borja logra en 1991 un acuerdo con Alfaro Vive Carajo AVC para abandonar las armas e incorporarse a un proceso de paz. A su vez, los Estados Unidos reconocen como una amenaza a la seguridad hemisférica al narcotráfico. Para 1992, la Declaración de San Antonio 9 promovió una serie de acuerdos con los gobiernos de la región andina, entre ellos Ecuador, para incluir en los convenios firmados durante la

9 “Dos años más tarde, en la Cumbre de San Antonio en 1992, participaron los presidentes de Bolivia, Colombia, Ecuador, México, Perú, Estados Unidos y el Canciller de Venezuela. La Declaración de San Antonio valida la Declaración de Cartagena como un esfuerzo que sentó las bases para el desarrollo de una estrategia integral y multilateral para confrontar el problema de las drogas ilícitas, cuyos compromisos deben ser ratificados y ampliados respecto a otras sustancias como la marihuana y la heroína a través de estrategias que comprendan el desarrollo alternativo, la erradicación, el control, la intercepción, el fortalecimiento de los sistemas judiciales y la prevención del consumo de drogas ilícitas (Tokatlián, 1998: 87-88)”. Citado en Rivera, Fredy (2012). La seguridad perversa.

60

primera década de la Guerra Fría un nuevo acápite referente a la lucha contra el narcotráfico. En el 92, luego de tres años de investigación, Ecuador captura a su primer

capo local, Raúl Reyes Torres mediante la ―Operación Ciclón‖ (Diario Hoy,1992) e

investigación de Inteligencia realizada por la UIES.

Si bien las unidades especiales realizaban operaciones específicas de Inteligencia, aún se mantuvo en el sistema de seguridad nacional la figura de los Fondos Reservados, sobre todo para Inteligencia táctica de carácter político. La década de los noventa estuvo marcada por escándalos de corrupción alrededor del manejo de estos dineros, siendo los casos más sonados los del ex vicepresidente Dahik, 1995 (Diario Hoy, 2005), y el ex Ministro de Gobierno César Verduga entre 1997 y 1998 (El Heraldo, 2009).

La década de los noventa encara unos escenarios de la seguridad poco tradicionales hasta ese momento. El fin de la Guerra Fría plantea nuevas incógnitas sobre el objetivo de la seguridad interna como la presencia del fenómeno del narcotráfico en el país, nuevas fuerzas políticas como el movimiento indígena y, finalmente, el conflicto con el Perú que vivió un enfrentamiento bélico hasta su solución diplomática que puso fin a una controversia de más de un siglo. Por una parte, la Inteligencia de la seguridad nacional priorizó el tema del conflicto fronterizo desde 1985 hasta 1998 logrando configurar una mayor institucionalidad militar plasmada en la creación del Arma de Inteligencia Militar en 1996 como parte de la Fuerza Terrestre (Rivera, 2011: 52). Por otra, el reconocimiento en las agendas regionales de nuevas amenazas que cuestionan los medios tradicionales de combate de la seguridad nacional planteó un mayor protagonismo de las unidades especiales policiales poco articuladas dentro de un sistema de Inteligencia policial.

La institucionalidad de la Inteligencia Política

La discusión más común alrededor de la seguridad del Estado se ha desarrollado en el ámbito de su defensa. ¿Cuáles han sido los parámetros para lograr la estabilidad de un modelo político de autoridad? ¿ De qué manera se ha logrado mantener la seguridad del gobierno? ¿Cuáles han sido sus herramientas? Son varias las interrogantes que podrían presentarse frente a este tema del gobierno y su protección.

Esta relación de temporalidad finita que es la permanencia de un gobierno al mando del Estado, genera prácticas que en ocasiones logran configurarse en sistemas institucionales formales, aunque en su gran mayoría son procedimientos informales que obedecen a las agendas coyunturales de la autoridad de turno. Estos mecanismos son capaces de poner en funcionamiento al recurso humano que conforman los cuerpos de Inteligencia Política que tienen la habilidad de permanecer más allá de los cambios políticos. Esta sección tiene por objeto establecer la evolución institucional formal que los servicios de seguridad política han tenido en el Ecuador durante la Guerra Fría.

De los carabineros a la Seguridad Pública 10

Las labores de Inteligencia Política en los gobiernos son connaturales a su existencia. Su denominación puede variar pero su presencia siempre es una herramienta

10 Este recorrido histórico sobre la estructura del “pesquisaje” en Ecuador proviene de mímeos entregados en 2011 por parte del Instituto de Estudios de la Seguridad.

61

fundamental de estabilidad a pesar de los costos políticos que pueden acarrear. Sus actividades necesariamente bordean el límite entre la licitud de lo privado y el interés de lo público, siendo su institucionalización un vago delineamiento de sus actividades pero que demuestran una visión política de una época.

En el caso del Ecuador existen documentos que afirman la existencia de una policía política, formada prácticamente desde el nacimiento de la República. Bajo la presidencia de García Moreno, la Cámara de Diputados y el Senado de la República crea el 16 de abril de 1864 el Servicio de Policía y de Seguridad pública, cuya operatividad se situaba en Quito, Guayaquil y Cuenca bajo el mando del Ministerio del Interior. Una de las facultades del Servicio de Seguridad Pública era la potestad de resolver conflictos políticos y la capacidad de arrestar toda persona que se considerara conspiradora.

Para el 11 de Septiembre 1920, bajo la presidencia de José Luis Tamayo, se fusiona las oficinas de Seguridad e Investigaciones y Pesquisas en la ciudad de Guayaquil. En 1936 se la adscribe directamente a la Presidencia de la República con el nombre de oficinas de Investigación, Pesquisa, Seguridad y Estadística, Servicio de Información. El Presidente Páez, el 27 de febrero de 1937 crea el Servicio Nacional adscrito directamente al despacho del Ministro de Gobierno, conformado por personal civil e independiente de la Policía Nacional (Historia de la Policía Nacional, 2010). Dicha dependencia incorporó dentro de sus servicios tanto las oficinas de Investigación, Pesquisa, Seguridad y Estadística, Servicio de Información, así como otras áreas de seguridad y control de flujo de personas como el Servicio de Identificación y Dactiloscopía -actual Registro Civil-, y el Servicio de Inmigración y Extranjería. Más tarde, el Servicio de Seguridad Nacional se llamó Jefatura General de Seguridad Pública para denominarse más tarde en 1938 Dirección General de Seguridad cuando la Policía pasa a llamarse Cuerpo de Carabineros (Información Instituto de Estudios de la Seguridad, Mimeo, 2011).

Para 1939 11 con la administración de Enríquez Gallo se crea el Cuerpo de Carabineros. Esta institucionalización de la seguridad pública marca un hito en la estructura orgánica de los servicios policiales. Así, en su nacimiento, se concibe al Cuerpo de Carabineros como una institución de carácter militar, orientado a la seguridad, orden público, la paz interna y, auxiliarmente, como herramienta de la defensa nacional, conceptos que posteriormente serán potestades de la Policía Nacional.

Por otra parte, los servicios de seguridad pública y política mantuvieron su adscripción a la Presidencia de la República hasta 1941, cuando el Presidente Arroyo del Río transfiere estos servicios nuevamente al Ministerio de Gobierno y bajo la Comandancia General de Carabineros. Para 1946 12 , siete años más tarde, se crea la Guardia Nacional Civil que suplanta al cuerpo de carabineros y se convierte un cuerpo de carácter policial y dependiente del Ministerio de Gobierno. Sus funciones no varían notablemente de aquellas que le fueron otorgadas al Cuerpo de Carabineros, pero su carácter civil y su relación con el orden público y la seguridad de los ciudadanos les otorgaron una nueva potestad dentro del área delincuencial. Para esto se establece como una de sus funciones, dentro de la seguridad pública, la investigación y esclarecimiento de actos criminales institucionalizando los servicios de Inteligencia delincuencial.

11 Ley Orgánica de la Institución del Cuerpo de Carabineros del Ecuador, 1934, Art. 1 y 2. 12 Ley Orgánica y Régimen Administrativo de la Guardia Civil, 1946, Art. 1 y 4.

62

En 1954, el tema del manejo profesionalizado de la información logra ser depurado a través del Reglamento para la Elaboración, Manejo y Custodia de cierta documentación oficial, creando una institucionalización de manejo de procesos en documentos oficiales sobre metodologías internacionalmente usadas que se encuentra vigente hasta la actualidad. La primera distinción se da sobre la calificación de documentos calificados o comunes 13 .

Los primeros a su vez por la relevancia de su información son clasificados 14 en:

  • 1- Secretísimos: aquellos que contienen información de carácter trascendental y de

carácter militar o diplomático, cuyo conocimiento por parte de los países extranjeros pudieran constituir una grande ventaja para éstos, frente al Ecuador, al que se le causaría

con ésta divulgación inconvenientes a la seguridad nacional. Esta definición se encuentra ligada al tema prioritario de la agenda de seguridad del Ecuador que en esos momentos representaba el conflicto territorial con el Perú.

  • 2- Secretos: se refiere a aquellos de carácter militar, diplomático o político que de ser

accesibles a ciertos sectores afectarían a la seguridad nacional, perjudicarían la estabilidad del orden constituido y su estabilidad interna o desprestigiarían al país. Este nivel es donde mejor opera la información sobre Inteligencia Política y seguridad interna.

  • 3- Confidenciales: Se trata del manejo y custodia de la documentación oficial que

pudiera ser manipulada en contra del Gobierno o de cualquiera de las Instituciones del Estado Ecuatoriano, y, en particular, de nuestras Fuerzas Armadas, de los Altos Magistrados del Gobierno o de Oficiales Generales del Ejército, Marina o Aeronáutica.

  • 4- Reservados: Son aquellos que deben ser conocidos y utilizados por personas

determinadas e instancias institucionales particulares para no interferir en el curso de investigaciones de carácter policial, actuaciones administrativas o judiciales, etcétera que lastimarían en ciertos casos, el buen nombre y la reputación del individuo, en especial de aquel que ejerce la acción de mando que podría afectar su reputación.

Por su valor para la elaboración de productos de Inteligencia, tanto los documentos secretísimos, secretos y reservados no podrán ser reproducidos. En el caso de los reservados será de responsabilidad su acceso y distribución mediante copias del Jefe de Oficina. La divulgación del contenido de estos documentos al margen de los parámetros establecidos por el Reglamento se consideraran como delitos contra la seguridad del Estado y su sanción será penal.

Un aspecto a resaltar y que ha significado uno de los grandes inconvenientes para la rendición de cuentas de los servicios de Inteligencia en el Ecuador, ha sido la discrecionalidad para calificar de secretísimos y secretos y para considerarlos como documentos que deben ser incinerados, destruidos y dispersadas sus cenizas como consta en el Art. 24 del Reglamento. Si bien se establece como procedimiento de descargo un acta donde conste quien ordenó su destrucción, el contenido se pierde en el tiempo. Este aspecto es crucial porque hasta la fecha se presentan grandes dificultades para lograr la reconstrucción histórica de la misiones de Inteligencia, su efectividad y, sobretodo, su impacto.

13 Los documentos ordinarios son aquellos que se maneja diariamente como información de gestión y administrativa a nivel de las instituciones públicas.

14 Véase Reglamento para la elaboración, Manejo y Custodia de ciertas Comunicación Oficial, Arts. 1- 10,

1954.

63

Por más de una década la lógica institucional de los servicios policiales no variaron; aún conservaban dentro de su ámbito de acción el cuidado de la paz interna del Estado, entendida como la estabilidad social y política. (Entrevista a G. B 2011). Para 1964, en plena Guerra Fría, se promulga la primera Ley de Seguridad Nacional durante la Dictadura militar bajo la lógica del realismo norteamericano y la identificación de dos amenazas fundamentales para el Estado: por una parte, el conflicto territorial con el Perú y, por otra, el enemigo interno o subversión comunista. Todo esto priorizó operativamente más que institucionalmente la importancia de los servicios de Inteligencia Política para lograr contrarrestar las amenazas políticas contra la seguridad interna desde el mando militar estratégico y desde el Ministerio de Gobierno.

Este cuerpo legal fue fundamental para configurar los servicios de seguridad tanto en defensa externa como interna del Ecuador. Si bien hubo reformas a la misma en 1978, básicamente contiene los mismos principios que la Ley de Seguridad Nacional de 1964 establecía.

La estructura del Consejo de Seguridad Nacional, por ejemplo, mantuvo la misma lógica de organismo de análisis y elaboración de productos de Inteligencia para el Presidente de la República que tomaba decisiones bajo el criterio de la defensa. De igual manera, los parámetros de organización por medio de frentes diferenciados en exterior, militar, interno y económico se mantuvo con similares facultades. Uno de los aportes más importantes fue la creación de una instancia de análisis de inteligencia, la Dirección Nacional de Inteligencia DGI- que permitió darle un sentido de organicidad al sistema de Inteligencia de la seguridad nacional incorporando a su servicio funcionarios civiles. El COSENA en 1972 será complementado con la creación de una instancia formativa el Instituto de Altos Estudios Nacionales 15 . De igual manera se establece un sistema de articulación de información de las instituciones públicas alrededor de la seguridad nacional y la posibilidad de guerra, llamadas Unidades Permanentes de Seguridad Nacional, concepto que se mantendrá en la Ley de Seguridad Nacional de los setenta cuya denominación cambiará a Direcciones de Planificación de la Seguridad Nacional, DIPLASEDE 16 .

A pesar de ello, dicha ley tiene varios aspectos particulares dignos de ser resaltados. Un esfuerzo por establecer categorías doctrinales respecto a los objetivos nacionales y su relación entre defensa de las amenazas externas e internas 17 . Alrededor de estas consideraciones se establece la obligación especial que no volverá a ser incorporada en

  • 15 Según el Decreto Ejecutivo No. 468 de 20 de junio de 1972, se crea el Instituto de Altos Estudios Nacionales- IAEN- con el objetivo de establecer una instancia de investigación y análisis sobre escenarios políticos, sociales y económicos nacionales y su proyección geoestratégica en el mundo. También para la formación de miembros de las Fuerzas Armadas en planeamiento, dirección, coordinación y ejecución de políticas nacionales en los altos niveles de la conducción gubernamental del Estado. El IAEN era una unidad dependiente y subordinada a la Secretaria General del Consejo de Seguridad Nacional y su dirección la ejercerá un oficial General de las Fuerzas Armadas.

  • 16 Cabe señalar que hay noticias de la Dirección de Seguridad Pública en época de Lara, en el que la se integra en la Policía como un servicio más, y se ratifica en la ley orgánica de la Policía Nacional, del 21 de marzo de 1973, con el nombre de Servicio de Seguridad Púbica e Información, con las funciones de prevenir, investigar y esclarecer los hechos que atenten a las seguridad interna y externa de Ecuador. Esto se ratifica en la Ley orgánica de 1975 (Información Instituto de Estudios de la Seguridad, Mimeo,

2011).

  • 17 Ley de Seguridad Nacional, 1964, Art. 2.

64

posteriores cuerpos normativos ni de seguridad ni de Inteligencia en relación a la imperativa colaboración de toda persona natural o jurídica domiciliada en el país a proporcionar información 18 . Esto plantea la priorización de la Inteligencia dentro de la agenda de seguridad y la Inteligencia por alrededor de una década. A ello se suma los deberes del Frente Militar respecto al combate de las acciones subversivas 19 bajo mando del Ministerio de Defensa y las Fuerzas Armadas. La categoría enemigo interno es asumida como actos conducentes a la inestabilidad política, cuya dinámica debía ser prevenida por el Ministerio de Gobierno. 20

Sobre el Ministro de Gobierno, responsable de la seguridad interna, también en esta ley se establece competencias particulares que no se repetirán a futuro. Por ejemplo, es parte de su misión primordial el propender a la cohesión ―moral‖ de la población del país 21 , que complementado con sus deberes de orientación de criterios, como consta entre sus competencias, le otorgan una labor de catequesis social y política del Estado. A su vez, en el Art. 36 de esta Ley se le otorga la facultad de establecer y regularizar los partidos políticos que deben encontrarse en consonancia con los objetivos nacionales. Razón por la cual, el Partido Comunista fue declarado en esta década como ilegal al considerarlo como una agrupación subversiva de amenaza interna.

Por otra parte, esta Ley incorpora dentro de su articulado, Art. 93-96, conductas calificadas como infracciones y sus sanciones respectivas. Entre ellas el suministro de información que atente contra la Seguridad Nacional, la misma que era castigada con prisión de tres a siete días de prisión y multa de 200 a 2000 sucres. 22 A pesar de la promulgación de la Ley de Seguridad Nacional en 1964, el reglamento de la Secretaría General del Consejo de Seguridad Nacional fue tardío en 1972, coincidiendo con la Dictadura del General Guillermo Rodríguez Lara. Aparentemente, se trataba de una instancia administrativa y de gestión del Consejo de Seguridad Nacional, pero en realidad en la Secretaría recaía la responsabilidad del funcionamiento del Consejo. Un ejemplo de ello es la composición de sus direcciones y su especialización que se encontraban íntimamente ligadas con la agenda de seguridad nacional:

1)

General de Informaciones

2)

Nacional de Defensa civil

3)

De Movilización Nacional

4)

Instituto de Altos Estudios Nacionales

La orientación de su trabajo se encaminaba a los frentes delineados de la seguridad nacional

priorizando ciertas áreas, Art. 17 del Reglamento:

1)

Educación

2)

Idiosincrasia nacional

3)

Ideologías y subversión

  • 18 Ley de Seguridad Nacional, 1964, Art. 5.

  • 19 De acuerdo al Art. 24 de la Ley de Seguridad Nacional de 1964, la subversión es entendida como toda actividad relacionada a motines, atentados terroristas, sabotaje y guerrillas que para la época eran actividades de carácter ideológico comunista.

  • 20 Entrevista a G. S. ex agente de la Dirección de Seguridad Pública del Ministerio de Gobierno, 17 de noviembre del 2011.

  • 21 Ley de Seguridad Nacional, 1964, Art. 32.

  • 22 Para 1966 se establece en el Código de Trabajo del Ecuador los salarios mínimos vitales.

65

4)

Sindicalismo

5)

Emigración e inmigración

6)

Desarrollo regional y ocupación del territorio

7)

Opinión pública y prensa; y

8)

Religión

Durante la presidencia de José María Velasco Ibarra se firma el decreto ejecutivo del 30 de diciembre de 1971 que coloca a la Dirección de Seguridad Pública como una dependencia más de la Policía Nacional. Este decreto establece la separación del Servicio de Investigación, Pesquisa, Seguridad y Estadística del Servicio de Información, Identificación y Dactiloscopía y, este a su vez, del Servicio de Inmigración y Extranjería. El primero de estos se convertiría en la Dirección de Seguridad Pública que estaba constituido por agentes civiles del antiguo Servicio de Investigación, Pesquisa, Seguridad y Estadística y aquellos que provenían del Departamento 2 de la Policía Nacional que también realizaban investigación y pesquisa pero que era conformado por agentes policiales. De allí hasta 1998

aquellos funcionarios que realizaban labores de recolección de información y ―pesquisaje‖ se denominaron Agentes Especiales de Seguridad 23 .

En 1967 se conformó la Constituyente que promulgó una nueva Constitución donde se estableció la figura de los gastos reservados para temas exclusivos de seguridad pública. Esta nueva forma de financiar las operaciones de Inteligencia Política podría ser asumida como la discrecionalidad de gasto fiscal del Ministro de Gobierno sin previa autorización de otra autoridad superior, ni límite o rendición de cuentas destinadas a operaciones de seguridad interna 24 . Esta disposición generó un reglamento el mismo año que se mantuvo vigente hasta 1995 que fue reformado a causa del escándalo del ex vicepresidente Dahik.

De igual manera, en el Gobierno del General Rodriguez Lara se crea en 1972 la Secretaría Nacional de Información Pública, dependencia de asesoría de la Presidencia de la República, pero con una misión fundamental de dirigir la política de información de los medios de comunicación en relación a los objetivos nacionales (Entrevista a Bolívar Jarrín Cahueñas, 2011). El Gobierno de Rodríguez Lara se caracterizó por estrategias de planificación, desarrollismo e institucionalidad., no solo en el campo de la inversión social, sino sobre todo en la instauración de instituciones, procesos y mecanismos que en algunos casos se mantienen hasta la actualidad. Uno de estos esfuerzos fue la promulgación de la Ley Orgánica de la Policía Nacional donde claramente se establece que esta institución es de un organismo de orden civil para mantener la seguridad pública y política tanto interna como externa del Estado. A ello se suma la institucionalización de la Dirección de Seguridad Pública e Información.

Si bien la Inteligencia Política hasta ese momento se la había realizado a instancias de la Presidencia y del Consejo de Seguridad Nacional, principalmente con colaboración del Ministerio de Gobierno, no es sino hasta 1973 que se le otorga esta potestad directamente a la Policía Nacional. Su misión formal, establecida en la Ley Orgánica de la Policía era la prevención, la investigación y el esclarecimiento de todo acto atentatorio a la

23 Entrevista realizada a G. S. ex agente de Seguridad Pública. 24 La rendición de cuentas estaba limitada a un examen especial efectuado por la Contraloría General del Estado en este caso con el Contralor personalmente- que, una vez finalizado el análisis, procedía a quemar la documentación presentada como establecía el reglamento de examen de cuentas.

66

Seguridad Interna y externa del país. Esta capacidad legitimó una serie de procedimientos alrededor de la seguridad interna y la subversión sin que para ello medie un criterio de calificación en relación a aquellos actos que debían ser considerados como atentatorios permitiendo cierta discrecionalidad en la aplicación y medios de investigación. A pesar de ello, se debe reconocer que la época de mayor impulso institucional hacia los servicios fue a partir de la década de los setenta, organicidad que se mantuvo por más de treinta años.

Seguridad Nacional y Democracia

Seguridad nacional, seguridad interna, seguridad pública son casi palabras sinónimas para referirnos al Ecuador de los años setenta. Tanto los campos internos -públicos- como los externos defensa- estaban cubiertos por la doctrina. Esto dio origen a una serie de acciones institucionales orientadas a responder al peligro de estas amenazas, estrategia que se mantuvo a pesar de la transición a la democracia en 1979 y frente a la recurrente inestabilidad política hasta 1998.

Esta tautológica y a la vez ambigua delimitación entre seguridad externa e interna propició una mezcla y superposición de tareas, roles, misiones y estructuras que continuaron presentes con la promulgación de la Ley de Seguridad Nacional el 28 de septiembre de 1979. Dicha ley, que mantiene igual lógica que la promulgada en 1964, establece un sistema de seguridad nacional donde las Fuerzas Armadas siguen siendo el actor principal de la seguridad y el resto de instancias se convierten en elementos de apoyo, legitimados por la creación de un órgano formulador de políticas de seguridad nacional: el Consejo de Seguridad Nacional COSENA. Las instancias normativas e institucionales de la seguridad política fueron:

Ley de Seguridad Nacional 1979 Función del COSENA en temas de seguridad interna La Dirección Nacional de Inteligencia DNI- La Subsecretaría de Policía del Ministerio de Gobierno 25 Dirección Nacional de Seguridad Pública DNSP- 26

El COSENA, era presidido por el Presidente de la República y estaba conformado por distintos niveles de operatividad institucional 27 llamados frentes externo, interno, económico y militar que eran conformados por todas las Carteras de Estado. Estos frentes se diseñaron para prevenir, alertar, supervisar y combatir amenazas externas y de guerra - política internacional y el problema fronterizo con el Perú-, de injerencia política extranjera -la subversión- y los desastres naturales -terremotos, erupciones, etc.- (Art. 11).

Dentro de este contexto, se encuentra claramente delimitado el campo de acción del Frente interno, título tercero, liderado por el Ministerio de Gobierno, cuyo fin último

  • 25 El Subsecretario de Policía era el nexo entre el COSENA y el Estado Mayor de la Policía Nacional según estatuto orgánico del Ministerio de Gobierno de 1987 y 1994.

  • 26 Oficina del Ministerio de Gobierno encargada de manejar el orden público del Estado

  • 27 La Ley de Seguridad Nacional estableció que en todos los ministerios se conformen las Direcciones de Planeamiento de Seguridad para el Desarrollo DIPLASEDES, a fin que se desempeñen como organismos especializados de estudio, asesoramiento, planificación y organización de los asuntos de Seguridad Nacional que competan a cada ministerio, Art. 45.

67

quedaba establecido como la cohesión de la población amenazada por el enemigo interno de la insurgencia, y el apoyo al Frente Militar en la preservación de los intereses nacionales para la Seguridad Nacional y la subordinación para operaciones de defensa nacional y de seguridad interna de la Policía a las Fuerzas Armadas. Un aspecto interesante de resaltar es que dentro de la estructura que conformaba el COSENA, la incorporación de la Policía, o de otra unidad del Ministerio de Gobierno, no estaba contemplada. A pesar de ello la función de recolección de información y operativa de los distintos servicios del Ministerio de Gobierno y de la Policía siempre fueron un insumo fundamental para la elaboración de productos de Inteligencia Política.

La instancia operativa del COSENA fue la Dirección Nacional de Inteligencia, Art.17, que fue concebida, al igual que la Ley de Seguridad Nacional de 1964, como la instancia de mayor especialización de la seguridad nacional que podría traducirse en el nivel más alto de análisis y elaboración de productos de Inteligencia para la toma de decisiones política y estratégica del Presidente. Por ello su función primordial fue la coordinación de los distintos servicios de Inteligencia del Estado y la información procesada. Esto implicó que su estructura se encontrará conformada por los cuatro frentes de seguridad nacional: el externo, el interno, económico y militar.

Con esta lógica y la derogación del Reglamento Orgánico Funcional expedido por el último gobierno militar dictatorial 1976-1979, se aprueba uno nuevo en 1982 que establece dos Subsecretarías de Gobierno y Policía. Se destaca dentro de esta nueva organización la Unidad de Seguridad Nacional y la de Movilización Nacional, ambas dependientes de la DIPLASEDE. La primera debía formular el concepto estratégico político interno, la apreciación estratégica y la elaboración y ejecución de planes sectoriales de Seguridad Nacional. Por su parte, la de Unidad de Movilización Nacional cumplía funciones de enlace con la Dirección de Movilización Nacional perteneciente a las Fuerzas Armadas.

A pesar del intento modernizador del primer gobierno democrático post dictadura de fortalecer institucionalmente al Ministerio de Gobierno, para la década de los ochenta el escenario regional mostraba conflictos internos tanto en Colombia y Perú que rebasaban la clásica concepción de la amenaza comunista y mostraban a más de las guerrillas a nuevos actores no políticos pero con gran incidencia en el escenario estatal relacionados con el narcotráfico.

Este fenómeno marcaría una nueva estrategia de seguridad estadounidense y la construcción de un nuevo discurso basado en la noción y amenaza de narco-guerrilla. Este último escenario calzaba dentro del concepto de conflictos de baja intensidad. Su naturaleza doméstica constituía un límite a la estrategia del enfrentamiento militar exclusivamente y requería acciones de seguridad interna que potencialicen mecanismos de Inteligencia y comunicación 28 . En el caso del Ecuador, bajo la presidencia de León Febres Cordero se implementaron estrategias de combate a Alfaro Vive Carajo AVC, calificado como guerrilla. Su secuela produjo la necesidad de especializar a los elementos operativos de seguridad interna, conformando hasta la actualidad unidades tales como el Grupo de

28 Mario Ramos (2008) Política de seguridad del Estado, aparatos y estrategias contrainsurgentes: 1984 - 2006, Centro Andino de Estudios Estratégicos: Quito: 5.

68

Intervención y Rescate- GIR- y Grupo de Operaciones Especiales GOE- pertenecientes a la Policía Nacional.

A su vez, bajo la presidencia del mismo Febres Cordero, en 1987 se promulga un nuevo orgánico funcional del Ministerio de Gobierno 29 que mantiene las mismas dependencias relacionadas con la seguridad nacional, pero incorpora un ingrediente ausente hasta ese momento, pero ya impuesto por los Estados Unidos en la agenda regional, el combate al narcotráfico dentro de las competencias prioritarias de la Policía Nacional 30 , función que se iría fortaleciendo y manteniendo hasta la actualidad.

Para 1994, el nuevo orgánico funcional mantiene fundamentalmente la misma lógica institucional pero reformula lo referente a la seguridad. Se suprimen las unidades de Seguridad Nacional y la de Movilización, y se crea la de Seguridad Pública como una dirección dependiente de la Subsecretaría de Policía. Las nuevas funciones se enfocarían a establecer mecanismos básicos de Inteligencia para la investigación política, y mantendrían su papel conforme a la Ley de Seguridad Nacional y en el desempeño de labores de coordinación de políticas, proyectos, programas nacionales de seguridad interna.

Según esta nueva reglamentación, la Subsecretaria de Policía sería la instancia tanto administrativa como de planificación y enlace entre el Ministerio de Gobierno y la Policía Nacional para realizar el control, direccionamiento, seguimiento y evaluación de la seguridad pública en el territorio nacional. 31 Lo curioso de esta nueva reglamentación es que si bien es cierto que las operaciones de Inteligencia a través de informantes civiles que no pertenecían a la Policía siempre se realizaron, y fueron un arma poderosa durante los gobiernos dictatoriales, para el momento de la expedición de esta normativa su función había sido reemplazada en gran medida por grupos élite de la Policía 32 .

A pesar de ello aún se le otorga cierto protagonismo frente a las labores de Inteligencia Política en cuanto a su función de recolección y procesamiento de información en relación a los cuatro frentes de seguridad interna: Político, Indígena, Laboral y Estudiantil. A pesar de que esta normativa fue expedida en un escenario distinto al de la Guerra Fría que inspiró a la Doctrina y Ley de Seguridad Nacional, la lógica de la seguridad y el enemigo interno no fueron desterrados como las categorías utilizadas para definir las amenazas políticas. En este Reglamento, en el artículo 10 se establecen las siguientes funciones de la Dirección de Seguridad Pública que se mantendrán hasta el fin de la década de los noventa:

  • a) Planificar, ejecutar y supervisar la política de Seguridad Pública a nivel nacional;

  • b) Prever, investigar y esclarecer los hechos atentatorios a la seguridad interna y externa de

la República;

  • c) Coordinar con el Consejo de Seguridad Nacional ajustándose a las prescripciones de la

Ley de Seguridad Nacional y sus reglamentos, así como a las demás Leyes Institucionales

  • 29 Registro Oficial No. 833 de 1987, Aprobada el 16 de diciembre de 1987.

  • 30 “El control del tráfico ilícito de drogas y estupefacientes en el País y la coordinación con la Interpol, y demás organismos similares”, Capítulo V, Art.45, No. 45, Reglamento Orgánico Funcional del Ministerio

de Gobierno, 16 de diciembre de 1987.

  • 31 Registro Oficial No. 645 de 2002

  • 32 Entrevista a Gonzalo Silva, ex agente de la Dirección de Seguridad Pública del Ministerio de Gobierno,

  • 30 de diciembre de 2009.

69

en cuanto fueran aplicables;

  • d) Recabar información proveniente de las dependencias y organizaciones sociales,

políticas y laborales;

  • e) Clasificar, verificar y comprobar la veracidad de la información y fuentes de

información;

  • f) Tomar medidas necesarias para que la información se mantenga con la debida reserva y

en secreto.

  • g) Dar cumplimiento a las disposiciones emanadas del Ministerio de Gobierno.

  • h) Brindar protección y seguridad personal a representantes y funcionarios del País como

de países extranjeros , cuando las circunstancias lo requieran;

  • i) Administrar los recursos financieros, materiales y tecnológicos de la Dirección de acuerdo a normas y reglamentos vigentes;

  • j) Administrar los expedientes del personal civil y policial de la dirección de acuerdo a las disposiciones legales vigentes; y

  • k) Las demás determinadas por la Subsecretaria de Policía y Leyes y Reglamentos vigentes.

A estas reformas realizadas bajo la Presidencia de Sixto Durán Ballén, a finales de 1995 se

denuncia la posibilidad de mal uso de los gastos reservados mediante cheques que se habían depositado en cuentas personales a favor del Vicepresidente de la República Alberto

Dahik (Gorkiaguirre, 2010). Ello no solo produjo la renuncia y ―autoexilio‖ de Dahik sino

reformas al Reglamento de 1967 que por alrededor de cuarenta años se había encontrado vigente y del cual nunca se había realizado ningún procedimiento de rendición de cuentas.

Esta reforma que entró en vigencia el 1 de diciembre de 1995 define a los gastos reservados como:

(…)Se consideran fondos para gastos reservados o secretos, aquellos que con tal

carácter se han asignado en el Presupuesto General del Estado y consten definidos en el clasificador de ingresos y de gastos del sector público, y cuya inversión es necesaria para el mantenimiento de la seguridad interior y exterior del Estado y la conservación de la paz y el orden público. Está terminantemente prohibido efectuar egresos, con cargo a las cuentas de gastos reservados o secretos, por conceptos que no estén relacionados con el mantenimiento de la seguridad interior y exterior del Estado y la conservación de la paz y el orden público.

Con esto se mantiene el sentido de que la seguridad esta entendida en dos dimensiones: la defensa y el antiguo enemigo interno. Para la Presidencia de Durán Ballén, la seguridad frente al conflicto territorial con el Perú fue esencial ya que a inicios de 1995 tuvo que encarar un enfrentamiento bélico contra el vecino del sur. Este hecho generó un sentido de unión nacional que eclipsó cualquier otra manifestación posible de inestabilidad interna.

Con el fin de la Guerra Fría y un escenario político unipolar, la Doctrina de la Seguridad Nacional pierde vigencia en el escenario internacional. La tradicional agenda realista del poder, la subversión y el interés nacional pierde relativa importancia. Así, la amenaza a la seguridad interna a ser prevenida y vencida, representado por el comunismo, deja de ser preocupante para reorientar los intereses hacia temas vinculados con el narcotráfico y los movimientos sociales.

70

La década de los noventa es un período de inestabilidad política y alta fragmentación social para el Ecuador. Gobiernos pasajeros que eran depuestos y puestos, escándalos de corrupción, la posibilidad de una paz buscada con el Perú y la inestabilidad económica se suman al escándalo sucedido en el gobierno interino de Fabián Alarcón. La huída de su Ministro de Gobierno, César Verduga, acusado de hacer mal uso de gastos reservados, conspira contra la intención de generar controles alrededor de la Inteligencia para la seguridad. Una vez más se presentaron denuncias que devinieron en juicios aún no concluidos por peculado y enriquecimiento ilícito. Todo esto desembocó en mecanismos de control del gasto presupuestario mediante una partida asignada por el Ministerio de Finanzas exclusivamente para el Ministerio de Defensa y el Ministerio de Gobierno para operaciones de seguridad externa e interna. 33

La institucionalidad generada alrededor de los temas de seguridad interna y más alrededor de Inteligencia Política siempre ha sido amplia y ambigua por la naturaleza misma de sus operaciones. Sin embargo, ello ha permitido también un gran terreno para la impunidad, la corrupción y la discrecionalidad de acuerdo a los intereses de turno y autoridades medias.

Conclusiones

Durante la Guerra Fría se logró homogenizar el discurso y la práctica de la Seguridad Nacional en los países de América Latina por medio del adoctrinamiento de las Fuerzas Armadas y policiales de la región. Ello conllevo a establecer una agenda de amenazas y vulnerabilidades comunes bajo el paraguas del enemigo interno y externo llamado comunismo. Se trataba de una guerra que había que enfrentarla bajo las herramientas de la defensa y que produjo leyes, estructuras y procedimientos tan arraigados que no han podido ser desarticulados hasta la actualidad a pesar de existir en varios países algunos cambios constitucionales y reorientaciones estratégicas.

Los sistemas de inteligencia en esa época se caracterizaron por el liderazgo de los análisis militares y la subordinación de las instancias policiales. Por esa razón se establecieron cuidadosamente estructuras institucionales orientadas a promover mecanismos de defensa más que sistemas domésticos articulados a una inteligencia profesional, doctrinaria, científica y moderna.

La Inteligencia Política tradicionalmente se la ha utilizado como una herramienta de la estabilidad gubernamental. Por ello, generalmente, ha sido la más cercana al tomador de decisión, pero a la vez, la menos controlada y normada en su práctica. En el Ecuador, así como en la mayoría de países de América Latina, durante la Guerra Fría la inteligencia política se convirtió en el arma más eficiente para el combate al comunismo pero también respondía a intereses personales, patrimoniales y discrecionales del poder.

El andamiaje institucional ecuatoriano dibujado a través de la normas jurídicas respondío a la visión predominante de la Seguridad Nacional que establecía mecanismos militares de control y defensa de la Inteligencia. No fueron incluidos, delineados ni establecidos como órganos de seguridad la Inteligencia política. Lo cuál permitió abrir una

33 Reglamento para el manejo de los Fondos Públicos destinados a Gastos Reservados o Secretos. Registro Oficial No. 68, del martes 20 de mayo de 1997.

71

brecha entre las formas como era practicada, las consecuencias de las mismas y la falta de parámetros de vigilancia en su desempeño.

Este vacío frente a los controles democráticos no fueron evidenciados sino al fin de la Guerra Fría y en el inicio del siglo XXI mediante la conformación de la Comisión de la Verdad. La cual si bien evidencio la violación constante a los derechos humanos no pudo tener mayor sostén frente a las evidencias materiales inexistentes por el tiempo que había transcurrido y porque una de las prácticas recurridas de la Inteligencia política ecuatoriana era la desaparición de las mismas.

En la mayoría de los casos la Inteligencia Política ha sido ejercida por grupos controlados directamente por el Gobierno o por la Policía. En el caso ecuatoriano han sido cuerpos de agentes dependientes del Ministerio de Gobierno y la Policía Nacional. Su histórica ausencia de institucionalización ha sido la causa de abusos, corrupción y cicatrices sociales que se han acarreado por más de cincuenta años. Aún sus prácticas no han sido erradicadas y sus lógicas siguen vigentes.

La presencia de grupos de agentes, infliltrados y otras formas de persecución a toda persona contraria al régimen en operaciones personalizadas garantizaba resultados certeros de eliminación de las amenazas u objetivos políticos, pero conspiraban contra una institucionalización y avance estructural de los propios servicios de inteligencia. Corporativizados y regidos por militares, los procesos de inteligencia política fueron asumidos como mal necesario y hasta vistos con desprecio por su conformación popular. Una paradoja porque los resultados fueron apetecidos por los gobernantes de turno que a su vez frenaron o limitaron la institucionalización de la rendición de cuentas y la creación de organismos de control especializados.

Bibliografía:

ASTUDILLO, Jaime Romero (1981). Mito y realidad de la seguridad nacional en el Ecuador. Fondo Casa de la Cultura Ecuatoriana: Cuenca

AGEE, Philip (1975). Inside The Company: CIA. Stone Hill, New York, p. 227.

AGEE,

Philip

(1977).

Objetivo

Ecuador.

Diarios

de

la

CIA.

Visita

en

pdf

AGUIRRE,

Gorki.

Los

cheques

calientes

de

Alberto

Dahik.

Visita

en

AVC (Alfaro Vive Carajo). AVC por dentro. Mimeo, sin fecha.

AVILÉS Pino, Efrén.‖Junta Militar de Gobierno‖. En Enciclopedia del Ecuador. Visita en

BARREIRO, Katalina (2002). ―Una Agenda de Política Exterior Ecuador- Estados Unidos‖. En Orfeo en el Infierno. Quito: FLACSO.

72

BETTS, Richard (2009), ―Analysis, war, and decisión: why intelligence failures are inevitable‖. En Intelligence Theory: Key Questions and debates. Abringdom: Routledge.

BORRERO, Armando (2011). La inteligencia nacional: ¿Quién puede controlar a los

espías?‖. En La razón pública. com.

11

de

abril.

Visita el

14 de octubre

de 2011

en

BUITRAGO, Francisco Leal (2003). ―La doctrina de Seguridad Nacional: materialización de la Guerra Fría en América del Sur‖. En Revista de Estudios Sociales N°15. CESO: Bogotá. Junio: 74-87.

BOZEMAN, Adda (1992). Strategic Intelligence and Statecraft. London: Brasseys.

CAIC

Ecuador

(2000).

Comunicado

de

prensa

de

jubileo 2000 red Guayaquil. Visita noviembre de 2011 en

CARVALHO, André (2009). ―Desafìos para la producción de inteligencia en los servicios de inteligencia: influencias de un entorno complejo‖. En El Alma de la Victoria: Estudios sobre inteligencia estratégica. Navarro y Velasco (ed.). Madrid: Plaza Valdez Editores.

COMBLIN, José (1982). El poder militar en América Latina. Sal Terrae: Salamanca. Comisión de la Verdad (2010). Sin verdad no hay justicia. Informe de la Comisión de la Verdad. Tomos 1 y 2. Quito: Comisión de la Verdad.

COMISIÓN de Defensa Jurídico Institucional de la Policía Nacional (2009) Terrorismo y subversión. Policía Nacional: Quito

CORNEJO, Diego Menacho (2006). Crónica de un delito de blancos. Ediciones Ojo de Pez:

Quito.

COSENA (1980). Manual de Inteligencia. COSENA: Ecuador. DIARIO HOY (1992). ―Cronología del caso Reyes Torres‖. Visita el 10 de octubre de 2011 en http://www.hoy.com.ec/noticias-ecuador/cronologia-del-caso-reyes-torres-57359-

DIARIO HOY (1995). ―Gastos reservados y escándalo‖. Editorial. 30 de agosto.

DIARIO HOY (1998). ―Verduga no reveló nombres‖. 5 de marzo. Visita diciembre de 2011 en http://www.explored.com.ec/noticias-ecuador/verduga-no-revelo-nombres-

DIARIO HOY (2004). El uso de los gastos reservados mella la democracia. 18 de agosto. Visita 3 de diciembre de 2011 en http://www.hoy.com.ec/noticias-ecuador/el-uso-politico-de-los-

gastos-reservados-mella-la-democracia-183752-183752.html

73

DIARIO HOY (2005). ―Los cheques calientes de Alberto Dahik‖. Editorial. 4 de abril Visita el 10 de octubre del 2011 en http://www.explored.com.ec/noticias-ecuador/los-

DIARIO HOY (2009). ―LAS IZQUIERDAS COMPARTES ESCRITORIO‖. SUPLEMENTO BLANCO Y NEGRO. Lunes 28 de diciembre.

DIARIO EL MERCURIO (2003). ―25 años de un crimen de Estado‖. Editorial. 13 de diciembre. Visita 10 de octubre de 2011 en http://www.elmercurio.com.ec/hemeroteca-

DIARIO EL TELÉGRAFO. ―Guerrilla del Toachi se ahogó en el intento de hacer la Revolución‖. Sección Actualidad, 31 de julio de 2011. DIARIO EL UNIVERSO (2005). Ran Gazit vuelve a escena. Sección El Gran Guayaquil, domingo, 28 de agosto.

DIARIO EL UNIVERSO (2008). ―Las 12 horas del ´Taurazo´‖. Sección Política. 16 de

diciembre.

Visita

octubre

de

2011

en

DER DERIAN, James (1994). ―Antidiplomacy, Intelligence Theory and Surveillance

Practice‖. En Espionage, past, present, future? Wark Weasley (ed.). Gran Bretaña: Frank Cass, Gran Bretaña.

FEDHU. Historia del frente ecuatoriano de derechos humanos. Visita el 17 de octubre de 2011

FISHER, Rebeca y Johnston, Rob (2008). ― Is intelligence Analysis a Discipline?‖. Analyzing Intelligence: origins, obstacles and innovations, Roger Z. George y James B. Bruce (eds.). Georgetown Press university Press: Washington D. C.

FITCH, Samuel (1998). The Armed Forces and Democracy in Latin America. Boulder: Colorado University Press.

FUERZAS ARMADAS DEL ECUADOR (1990). Manual de Inteligencia Estratégica de las Fuerzas Armadas del Ecuador.

GANSER, Daniele (2008). ―The CIA Western Europe and the Abuse of Human Rights‖. En Scott, Gerald; Hughes, Len (2008). Intelligence, Crises and Security (Prospects and retroprospects). Rouledge: London.

GEORGE, Robert; Bruce, James (2008). Analyzing Intelligence: origins, obstacles and innovations. Washington D.C.: Georgetown Press.

GOBIERNO NACIONAL (1972). Fundamentos de la acción revolucionaria y nacionalista. Editado por Gobierno Militar de Guillermo Rodríguez Lara.

HASTEDT, Glenn (2005). Controlling Intelligence. London: Frank Cass.

74

HERMAN, Michael (2004). ―Ethics and Intelligence after September 2001‖. En Understanding Intelligence in the Twenty- First Century. Jackson, P. D. (autor); Jackson, Peter (ed.); Scott, L.V. (ed.). New York: Routledge.

HOBSBAWN, Eric (2003). Historia del siglo XX, 1914-1991. España, Editorial Crítica.

HUGHES, T. L. (1976). ―The Fate of Facts in the World of Men- Foreign Policy and Intelligence- Making‖.The Foreign Policy Association Headlines. New York. Serie No. 233, December: 22.

INREDH (2008). Informe de penetración de la CIA en las Fuerzas Armadas y la Policía nacional.

Visita

octubre

de

2011

en

Instituto de Estudios de la Seguridad (Quito). Oficina de Seguridad Pública. Mimeo

KAHN, David (2009). Intelligence theory: key questions and debates. Londres : New York:

Routledge.

JAMES, Bruce (2008). ―The missing Link: The analyst- Collector Relationship?‖. En Analyzing Intelligence: origins, obstacles and innovations. George, Robert; Bruce, James (eds.). Washington D.C.: Georgetown Press university Press.

JIMÉNEZ, Carmen (2008). ―Los presidentes de Perú y Ecuador firman la paz en Brasilia y delimitan su frontera‖. Sección Internacional. 27 de octubre. Visita noviembre de 2011 en

AMIL_/POLITICO_DE_ECUADOR/PERU/LATINOAMERICA/ECUADOR/presi

dentes/Peru/Ecuador/firman/paz/Brasilia/delimitan/frontera/elpepiint/19981027elpep

iint_11/Tes)

KERR, Richard (2008). ―The track Record: CIA analysis from 1950 to 2000‖. En Analyzing Intelligence: origins, obstacles and innovations. George, Robert; Bruce, James (eds.). Washington D.C.: Georgetown Press University Press.

KISSINGER, Henry (1995).Diplomacia. México: Fondo de Cultura Económica. LITUMA, A. La nación y su seguridad. Caracas: Graftécnica. OSBORNE, Deborah (2006). Out of Bounds, innovation and change in Law enforcement Intelligence Analysis. Washington D.C.: JMIC Press.

PAREJA DIEZ CANSECO, Alfredo (1979). Ecuador: la República de 1830 a nuestros días. Quito: Editorial Universitaria.

PESCE, Miguel; Estevez, Eduardo (1996). ―Los gastos reservados en el gobierno

nacional‖. Serie de estudios N° 11. Buenos Aires: Fundación CECE. Marzo. Visita octubre de 2011 en http://www.fas.org/sgp/argen.html

PONTÓN, Daniel (2007). ―El proceso de reforma policial en Ecuador‖. En Revista URVIO N°2. Quito: FLACSO Sede Ecuador.

75

PONTÓN, Daniel (2009). Policía comunitaria y cambio institucional en el Ecuador. Serie Tesis. Quito: FLACSO. Presencia de movimientos insurgentes en el Ecuador http://www.cedema.org/ver.php?id=183, consultada el día 10 de octubre del 2011.

RAMOS, Mario (2008) Política de seguridad del Estado, aparatos y estrategias contrainsurgentes: 1984 -2006, Centro Andino de Estudios Estratégicos: Quito.

RESTREPO, Fernanda (2011). Con mi corazón en Yambo. Documental. Ecuador.

REYES, Natasha (2011). Los 60´ sin rock. Quito: Escuela de Ciudadanía. Serie Milton Reyes, la Historia que no te contaron.

RICHELSON, Jeffrey (2008). The US Intelligence Community. Westview, Boulder: Colorado.

RIVERA, Fredy (2012). La Seguridad Perversa. Política, democracia y derechos humanos en Ecuador 1998-2006. FLACSO y Universidad Nacional de Cuyo.

RIVERA, Fredy (2011). Inteligencia Estratégica y Prospectiva. Quito: FLACSO.

RIVERA, Fredy; Barreiro, Katalina (2011). ―Inteligencia estratégica: algo más que

curiosidad mediática o (in) discrecionalidad política‖. En Inteligencia Estratégica y Prospectiva. Quito: Flacso, Secretaría Nacional de Inteligencia SENAIN.

RIVERA, Fredy; Barreiro, Katalina (2011). Rendición de cuentas, Democracia e Inteligencia‖. En Inteligencia Estratégica y Prospectiva. Quito: Flacso.

SAINT- PIERRE, Héctor (2011). Defensa y seguridad, definiciones políticas. p. 58. Visita 10 de septiembre de 2010 en http:// www.resdal.org.

SCOTT, Gerald; Hughes, Len (2008). ―Intelligence, Crises and Security: Lessons from History?‖. En Crisis and Security. London: Routledge.

SCOTT, Len (2004). ― Secret Intelligence, Covert Action and Clandestine Diplomacy‖. En Understanding Intelligence in the Twenty- First Century. Jackson, P. D. (autor); Jackson, Peter (ed.); Scott, L.V. (ed.). New York: Routledge.

SECRETARÍA GENERAL DE GOBIERNO (1973). Libro Blanco del Cambio de Gobierno en Chile. 30 de octubre, Santiago de Chile.

STORNAIOLO Ugo (1999). Ecuador: anatomía de un país en transición . Quito: Abya Yala. Tamayo, Eduardo. Masacre de AZTRA: perdón y olvido. Visita el 5 de enero de 2011 en http:

//alainet.org/active/27050&lang=es, Eduardo Tamayo, ― Masacre de AZTRA: Perdón y olvido‖.

THOMAS, David (2008). ―U.S. Military Intelligence Analysis: Old and New Challenges. En Analyzing Intelligence: origins, obstacles and innovations. George, Robert; Bruce, James (eds.). Washington D.C.: Georgetown Press university Press.

76

TRATADO BILATERAL ESTADOS UNIDOS ECUADOR (1959). Acuerdo bilateral de

seguridad y defensa USOM-República del Ecuador. Visita 31 de diciembre de 2011 en

UGARTE, José Manuel (2012). El control público de la actividad de Inteligencia en América Latina.Buenos Aires. Ediciones CICCUS. Villamizar Herrera, Darío (1990). Ecuador 1960-1990: insurgencia, democracia y dictadura.Quito:

El Conejo.

WARK, Wesley (2004). Espionage, past, present, future? Gran Bretaña: Frank Cass.

WARK, Weasley (1994). ―The study of espionage: past,present, future?‖. past, present, future?. Wealey, Wark (ed.). Ildford: Frank Cass.

En Espionage:

VEIGA, Francisco (2009). El desequilibrio como orden. Una historia de la posguerra fría.1990- 2008. Madrid: Alianza Editorial.

YCAZA, Patricio (1991). Historia del movimiento obrero ecuatoriano : de la influencia de la táctica de frente popular a las luchas del FUT. CEDIME : Quito

Obtenidos de http://www.lexis.com.ec

República del Ecuador (1967). Constitución de la República del Ecuador.

Decreto de Creación de SENDIP (1972).

Decreto de la Creación del Instituto de Altos Estudios Nacionales (1972).

Decreto Supremo (1994) que crea la Dirección de Seguridad Nacional.

Ley Orgánica de la Institución del Cuerpo de Carabineros del Ecuador (1939).

Ley Orgánica y Régimen Administrativo de la Guardia Civil (1946).

Ley de Defensa Nacional de la República del Ecuador (1960).

Ley de Seguridad Nacional de la República del Ecuador (1964).

Ley Orgánica de la Policía Civil Nacional (1973).

Ley de Seguridad Nacional de la República del Ecuador (1979).

Ley Orgánica de la Institución del Cuerpo de Carabineros del Ecuador (1934), Art. 1 y 2.

Ley Orgánica y Régimen Administrativo de la Guardia Civil (1946) Art. 1 y 4.

Reglamento de la Ley que crea la Dirección General de Seguridad Nacional (1944).

77

Reglamento para la Elaboración, Manejo y Custodia de cierta documentación oficial (1954).

Reglamento para la elaboración, Manejo y Custodia de ciertas Comunicación Oficial (1954).

Reformas al Reglamento inherente al manejo de fondos públicos de 02 de marzo de 1967.

Reglamento Interno de la Secretaría General del Consejo de Seguridad Nacional (1972).

Reglamento General de la Ley de Seguridad Nacional (1976).

Reglamento Orgánico del Ministerio de Gobierno (1987). Reglamento Orgánico Funcional del Ministerio de Gobierno. Capítulo V, Art.45, No. 45, 16 de diciembre de 1987.

Reglamento Orgánico del Ministerio de Gobierno (1994).

Registro Oficial no. 834, viernes 1 de diciembre de 1995.

Reglamento para Manejo de los Fondos públicos destinados a Gastos Reservados o Secretos.

Registro Oficial no. 68, del martes 20 de mayo de 1997.

Reglamento orgánico de la Dirección de Seguridad Pública (1998). Arts. 1- 10. Visita en http://www.lexis.com.ec

Registro Oficial No. 833 (1987=, Aprobada el 16 de diciembre de 1987.

Registro Oficial de la República del Ecuador (2002). No. 645.

Páginas web consultadas:

Cedema.org (2003). Presencia de movimientos insurgentes en

el

Ecuador,

http://www.cedema.org/ver.php?id=183,Visita el día 10 de octubre del 2011.

El Heraldo (2009) Ex ministro de Ecuador, que huyó de la justicia se pasea en Honduras http://www.skyscrapercity.com/showthread.php?t=825048, Visita el 10 de octubre del

2011.

Blog a nombra de Historia de la Policía Nacional . Historia de la Policía Nacional. Visita 30 de noviembre del 2011.

Global Security. Org (2004)

78

consultado 15 de septiembre del 2011.

Blog a nombre de ―Edwin Lukcio‖. Las grandes joyas de la derecha ecuatoriana. Visita noviembre de 2011 en http://somosdemocracia.org/edwinlukcio/category/corrupcion/

Entrevistas

Entrevista a Andrés Vallejo, ex ministro de Defensa del presidente Rodrigo Borja, 23 de noviembre de 2011.

Entrevista a Christian Bahamonde (2011). Director de la Comisión de la Verdad, 6 de noviembre de 2011

Entrevista a Francisco Morán, Asesor de la Comisión de la Verdad, 24 de octubre de 2011, Quito, Ecuador

Entrevista a Gonzalo Silva, ex agente de la Dirección de Seguridad Pública del Ministerio de Gobierno, 17 de noviembre del 2011.

Entrevista a Guillermo Benalcázar, ex miembro del ejército, experto en Inteligencia e investigador del tema seguridad, 2 de diciembre de 2011.

Entrevista a Napoleón Saltos, catedrático de Sociología en la Universidad Central y experto en Historia de la izquierda ecuatoriana, 10 de noviembre de 2011.

Entrevista a Fausto Dután. Sindicalista ecuatoriana y objeto de pesquisa en diversos gobiernos ecuatorianos, 14 de noviembre de 2011.

Entrevista a Bolívar Jarrín Cahueñas. Ex ministro de Defensa del Gobierno Militar (1974- 1978). 16 de noviembre de 2011.

Entrevista

a

Paúl

Bonilla,

23

de

noviembre

de

2011.

79