Está en la página 1de 2

LA RESILIENCIA

La herramienta para tiempos de crisis

“Cada persona brilla con luz propia entre todas los demás. No hay dos fuegos
iguales, hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente
de fuego sereno, que ni se entera del viento y gente de fuego loco, que llena el aire de
chispas. Algunos fuegos bobos no alumbran ni queman, pero otros arden con tantas
ganas que no se puede mirarlos sin parpadear y quien se acerca se enciende”.
Eduardo Galeano
En este relato de Galeano, se resumen las dos aristas filosóficas de la teoría de la
resiliencia: la primera se relaciona con la idea de la luminosidad. La resiliencia se
edifica desde la zona luminosa del ser humano, desde sus fortalezas, asumiendo la
potencialidad de cada individuo para desarrollarse. La segunda arista consiste en la idea
de la diversidad, de la diferencia. La teoría de la Resiliencia cobra significado a partir de
las diferencias en la reacción ante circunstancias adversas, generadoras de stress.
Mientras algunas personas sucumben a dichas circunstancias, evidenciando
desequilibrio y trastornos a diversos niveles. Otros se desarrollan exitosamente a pesar
de la adversidad.
Precisamente los temas problemáticos principales que tenemos en la actualidad son el
enfrentamiento exitoso al stress y a la adversidad.
Es justamente en el espacio de incertidumbre donde se abre la diferencia en la reacción
ante la adversidad donde se inscribe el concepto de resiliencia, definido como la
capacidad del individuo de reaccionar y recuperarse ante las adversidades, que implica
un conjunto de cualidades que fomentan un proceso de adaptación exitosa y
transformación a pesar de los riesgos y la adversidad.
Es la capacidad de una persona o grupo para seguir proyectándose en el futuro a pesar
de los acontecimientos desestabilizadores, de condiciones de vida difíciles y de traumas
a veces graves.
Una personalidad resiliente: dichas personas tienen un gran sentido de compromiso,
una fuerte sensación de control sobre los acontecimientos y están más abiertos a los
cambios en la vida, a la vez que tienden a interpretar las experiencias estresantes y
dolorosas como una parte más de la existencia.
En general se considera que es un constructo multifactorial con tres componentes
principales: compromiso, control y reto.
Desde la escuela:
Fomentamos el interés y aprendizaje de habilidades que faciliten el desarrollo resiliente
de las personas para la prevención de situaciones que puedan conducir a momentos
críticos en la vida a través del reconocimiento de las potencias, valoración y utilización
de las habilidades y recursos que tengan nuestros alumnos.
El trabajo conjunto con las familias valorando las realizaciones de nuestros chicos
los harán enfrentar con fortaleza las situaciones críticas que la vida les llegue a
presentar saliendo airosos de las mismas y edificando resistencias ante las
frustraciones.

Lic. Silvana Gentile


Rectora Colegio Esteban Echeverría

Bibliografía:
La resiliencia: resistir y rehacerse. Michel Manciaux. Gedisa Editorial
El hombre en busca de sentido. Viktor Frankl. Herder Editorial
El libro de los abrazos. Eduardo Galeano