1 EL JUEGO COMO UN RECURSO PARA LA EVALUACION PSICOLÓGICA EN NIÑOS.

Norma Contini de González* INTRODUCCIÓN El objetivo de este trabajo es hacer referencia a la hora de juego como recurso metodológico que se emplea dentro del proceso de evaluación psicológica (EP) de niños pequeños. Este tema responde al pedido de alumnos avanzados de la carrera que se desempeñan como practicantes en el Sistema Provincial de Salud (SIPROSA) y por lo tanto se va a hacer referencia de un modo especial a los criterios de interpretación de la hora de juego y a los alcances que la misma puede tener dentro del proceso de evaluación, teniendo en cuenta que dicha técnica surgió en el contexto de las psicoterapia psicoanalítica. Se concluirá con la presentación de un caso clínico a través del cual se ejemplificarán los conceptos teóricos. HORA DE JUEGO DIAGNÓSTICA-HORA DE JUEGO TERAPÉUTICA. La hora de juego diagnóstica (HJD) consiste en una sola sesión (una hora técnica) en la cual se brinda al niño una serie de juguetes y materiales tanto estructurados (escuela americana de Erikson) como inestructurados (escuela inglesa), mientras que la hora de juego terapéutica se puede llevar a cabo en diversas sesiones, según el caso específico lo requiera. A su vez, en la HJD el rol del psicólogo es de observador, no interpreta al niño las secuencias del juego, mientras que en la hora de juego terapéutica la labor del profesional es esencialmente de interpretación. La HJD es un recurso metodológico que la EP ha tomado del campo del Psicoanálisis, donde es empleada con fines terapéuticos. De ese “traslado” se considera que derivan las limitaciones de su uso en el área de la evaluación que se intentará dejar planteados.

* Doctora en Psicología. Prof. Titular “Teoría y Técnicas de Exploración Psicológica” (Niños).Facultad de Psicología. UNT.

Si bien ha sido motivo de estudios desde diversas disciplinas. Freud (1973) formula la teoría traumática del juego a partir del análisis del juego del carretel de un niño de 18 meses. ALGUNAS TEORÍAS DEL JUEGO Existe una amplia bibliografía con respecto a las teorías del juego (Freud. en ese acto de jugar subyace el mecanismo de identificación con el agresor. lo cual es interpretado como la puesta en escena de la aparición y desaparición de la madre. Se dirá. S. En dicho juego. a qué juega y qué juguetes emplea están fuertemente influenciados por las experiencias socioculturales de cada niño. 1968). S. Klein. por lo que no sería motivo de esta ponencia hacer referencia a todas ellas. 1967. desde la psicología interesa poder responder al interrogante de cuáles son los mecanismos psicológicos que impulsan al niño a jugar. desde esta perspectiva que si bien el acto de jugar es universal. De acuerdo con esta teoría el pequeño repite en el juego todo aquello que le ha causado una fuerte impresión. El juego es un modo de expresión de aquel y una actividad que está en la base de la cultura. 1981. 1982). 1980) Pareciera que el motivo por el cual el niño convierte en juego un hecho penoso es que le permite asumir un rol activo al repetir el suceso al que se somete pasivamente en la vida real. el pequeño arroja y recoge un carretel con hilo. 1981. 1984. Freud. A su vez. (Reynoso. Solo se aludirá a conceptos claves que den el marco teórico desde el cual interpretar el juego del niño. Al mismo tiempo experimenta un deseo dominante: ser “grande” y poder realizar lo que es propio del adulto. Winnicott (1979. como la Filosofía. lo cual permite que un hecho desagradable se transforme en juego. 1982) destaca que se trata de un fenómeno universal. 1971.2 Antes de desarrollar los criterios de análisis y los alcances de la técnica en el marco de un proceso de EP se estima conveniente hacer una síntesis de las principales teorías del juego. a lo que se suman las variables propias de la personalidad de cada examinado. A. 1973. . Winnicott 1979. A través de este proceso el niño renunciaría a la satisfacción de estar siempre unido a la madre y no opondría resistencia a la partida de aquélla. que habla de un homo ludens (Huizinga. 1991.

sus deseos y sus experiencias de un modo simbólico por medio de juguetes y juegos. 1967). por ejemplo tocarse la boca. Esto es posible porque desde muy pequeño tiene la capacidad de simbolizar. Posteriormente Klein (1967. Klein agrega que el juego es un puente entre fantasía y realidad que le permite a aquél no sólo vencer una realidad dolorosa sino también dominar miedos ante peligros tanto del mundo externo como del interno. En tal sentido las bases del juego están en la posibilidad de sustituir un objeto originario (en el juego del carretel sería la madre) cuya pérdida teme el niño. por otros más numerosos y reemplazables. es Aberastury (1962.. En la Argentina. Posteriormente el interés se . Freud (1984. de este modo. tanto como la elaboración del sentimiento de pérdida a través de la experiencia de pérdida y recuperación. Desde otra perspectiva. Al hacerlo. una distribución de afectos en múltiples objetos. Señala que el niño progresa “desde el cuerpo hacia los juguetes y desde el juego hacia el trabajo” . 1971) dirá que el juego es un tipo de lenguaje. la piel. De este modo el juego comenzaría como una actividad en relación con el propio cuerpo que produce placer al niño. “el niño expresa sus fantasías. acción que luego hace extensiva a la madre. 1991) conceptualiza el juego dentro de lo que denominó “líneas del desarrollo”. el carretel) c) tiene un carácter "elaborativo" puesto que el niño intenta al jugar dominar la situación temida.3 Sobre la base del análisis del juego del carretel se dirá que el juego es: a) una actividad simbólica: por medio del carretel se representa la aparición y desaparición de la madre b) una actividad sustitutiva: se reemplaza el objeto de amor (la madre) por otro (el juguete. 1968) quien -habiéndose formado en la escuela inglesa. de toda la vida imaginativa del niño. Según esta autora detrás del juego subyace un proceso de descarga de fantasías de masturbación que operan como un continuo impulso a jugar.) el mismo lenguaje que en los sueños (Klein. utiliza los mismos medios de expresión (.realiza importantes desarrollos y lleva a cabo aplicaciones clínicas de la hora de juego.. y constituye el mecanismo fundamental del juego. Este proceso actúa como compulsión de repetición. Las inhibiciones en el juego surgirían de una fuerte represión de las fantasías y con ellas. A. los dedos. Se produce. en este caso.

y considera que el niño aprenderá a jugar y a disfrutar esa situación en la medida que la madre esté en condiciones de participar en el juego que el niño le propone. Destaca A. 1981. permitirá al niño jugar. . y de este modo puede expresar libremente su ambivalencia. en concomitancia con su formación psicoanalítica. Sitúa al juego como actividad simbólica en lo que denomina espacio potencial entre el niño y el ambiente. una tercera zona diferente del mundo exterior y del mundo interior. En ese espacio se darán posteriormente otras experiencias de la cultura. juguetes movibles. aunque continúan ejerciendo una función a la hora de dormir. Según esta autora tales juguetes cronológicamente serían: para vaciar-llenar. A partir de ello se desarrolla el interés por juguetes diversos que están al servicio de actividades yoicas y de las fantasías subyacentes.4 desplaza a una sustancia suave como el pañal o la almohada. Esta saludable actitud de la madre permitirá la instalación de un campo de juego. estos elementos que operan como juguetes van desapareciendo como centros de atención. p. juguetes que permiten la expresión de tendencias femeninas y masculinas. es decir. de éste al juego compartido y de él a las experiencias culturales” (1982. Más tarde. El empleo de un objeto transicional por parte del bebé es la primera utilización de un símbolo y su primera experiencia de juego. Posteriormente Winnicott (1979. Este autor pone mucho énfasis en la temprana relación madre-hijo. tales como el trabajo o el arte. hecho en el que se da una fusión de la omnipotencia de los procesos psíquicos y el dominio de la realidad. Según Winnicott “hay un desarrollo que va de los fenómenos transicionales al juego. 1982) hace aportes renovadores con relación a los planteos de Freud y de Klein. 75) que se da en el espacio y en el tiempo y en la que el niño usa objetos o fenómenos de la realidad externa al servicio de la realidad interna.76). La “confianza” en la madre. abrir-cerrar. revolver. Hace referencia así a una “maternalización suficiente”. espacio potencial esencial para que el pequeño pueda crecer saludablemente. intermedia entre lo subjetivo y lo objetivo. Freud que se trata de objetos inanimados que no devuelven agresión el niño. p. encajar. Define el juego “como una experiencia siempre creadora” (1982. en el sentido de que actúe como un objeto amoroso estable. materiales de construcción.

en el cual el niño emplea significantes (los juguetes y materiales de juegos) para aludir a significados vinculados con la problemática por la cual llega a consulta. no se trata de una actividad orgásmica. Se considera fundamental no circunscribir el juego a una forma de psicoterapia. como los de ejercicio y los reglados. Klein ha contribuido con la noción de fantasía inconsciente subyacente.5 En contraposición a lo planteado por Klein. Anna Freud enfocó. es decir terapéutico en sí mismo. Hasta entonces . es también una actividad esencial de expresión del niño al servicio del proceso de socialización. mientras tanto. en sus bases no ha sido modificada por los autores contemporáneos. Fainberg. En síntesis. Winnicott considera –y adherimos a su planteo– que en el juego falta el elemento masturbatorio y que si bien en el hecho de jugar existe un fuerte compromiso corporal. Sigal y Woscoboinik (1974) propusieron un modelo de análisis de la hora de juego diagnóstica a fin de que se pudieran sistematizar las numerosas y complejas variables que se presentaban en esta técnica. tanto Freud como Klein y Winnicott hacen referencia a un tipo de juego. A su vez. Freud ha aportado la teoría traumática del juego que. No se ha hecho referencia aquí a otros tipos de juegos. y se estima que además de constituir un modo de expresión de contenidos inconscientes. más allá de la interpretación que pueda hacer de éste el psicólogo. por naturaleza poco estructurada. Otro aporte que se valora esencial de Winnicott es que considera al juego como terapéutico en sí mismo independientemente de las interpretaciones que pueda hacer el psicólogo. advierte sobre las consecuencias de las interpretaciones realizadas de un modo inoportuno por parte del psicoterapeuta. el juego simbólico. Pero es Winnicott. a nuestro criterio quien hace un aporte renovador al ampliar la concepción del juego como una actividad al servicio de la salud. el juego desde la perspectiva de las funciones del yo al servicio del crecimiento del niño. Kleiner. Y este concepto será de particular importancia en el contexto del proceso de EP. EL JUEGO EN EL CONTEXTO DE LA EVALUACIÓN PSICOLÓGICA Desde el campo de la EP Efron.

Mediante el análisis de la capacidad simbólica se va a poder estimar : a) el tipo y calidad del conflicto del niño. sin caer en simbologías universales. De este modo. son significantes que remiten a significados. Es decir que el símbolo adquiere sentido en el contexto en el cual lo emplea ese particular niño. . sobre la base del marco teórico y técnico propuestos por Klein y Aberastury. Efron y otros sistematizaron ocho indicadores: 1) Elección de juguetes y juegos 2) Modalidad de juego 3) Personificación 4) Motricidad 5) Creatividad 6) Capacidad simbólica 7) Tolerancia a la frustración 8) Adecuación a la realidad De todos estos indicadores consideramos que el denominado Capacidad Simbólica es el que reviste mayor importancia desde el punto de vista psicodinámico y vinculado a aquélla se encuentra la capaciddad de personificación.6 la interpretación del material se había realizado de un modo similar al que es propio del psicoanálisis de niños. La capacidad simbólica posibilita la expresión de las fantasías y conflictos en el “como sí” de la situación de juego. cuantos más elementos utiliza el niño para expresar su mundo interno mayores posibilidades yoicas revela. El niño logra mediante el juego la emergencia de las fantasías y conflictos a través de objetos suficientemente alejados de la realidad. En este item “capacidad simbólica” se analiza la posibilidad del niño de crear símbolos y también se estudia la dinámica de su significado. De hecho. Tales objetos (los juguetes) cumplen la función de mediatizadores. mientras que la personificación se refiere a la posibilidad de adjudicar y asumir roles.

motricidad. temores. En síntesis. mediante el juego es posible generar información acerca de los resultados de la intervención terapéutica. deseos. mediante el empleo de la HJD estaríamos realizando una evaluación de la mencionada intervención. Es decir. modalidad de juego. tolerancia a la frustración y adecuación a la realidad. p. 1981. 1974. fantasías y conflictos que el niño representa por medio de los mediatizadores que son los juguetes. no dejan de ser un . si se logra descifrar los sentimientos. Siguiendo la teoría de Winnicott (1979. La capacidad simbólica es un indicador “de contenido” esencialmente y a nuestro criterio la piedad angular de la interpretación de la HJD. se habrá conseguido una aproximación al conflicto que subyace a la sintomatología por la cual consultan los padres. 1982) se dirá que habrá que esperar que pueda hacerlo. A través de los símbolos que utiliza evidencia el grado de discriminación y dominio que tiene de la realidad. Con ello se intenta señalar que una HJD puede resultar insuficiente para acceder a la conflictiva del examinado. en gran medida por el nivel de desarrollo cognitivo. creatividad. Se considera que ésta sería la mayor limitación para su empleo en el marco de un proceso de EP. Cabe destacar que muchos niños que llegan a la consulta presentan inhibiciones en el juego. 212) en el sentido que el pequeño busca soportes materiales (significantes) que le permitan la expresión de sus fantasías y conflictos (significados). si se ha llevado a cabo luego de la evaluación un proceso de psicoterapia. Estos requieren un análisis desde una perspectiva fenomenológica y brindan datos que permiten una comprensión amplia del juego del examinado. En cambio. lo que indudablemente también está vinculado con la edad cronológica del examinado. Sin embargo.7 b) la riqueza expresiva (Efron y otros. Complementarios de este indicador se encuentran: elección de juguetes y juegos. c) las posibilidades de simbolizar están determinadas. esta situación de inhibición puede cambiar y.

Nada lo entretiene. No tiene amigos en el edificio donde vive. Finalmente vamos a transcribir la hora de juego de José.8 complemento a la línea central de interpretación. desde la perspectiva teórica y técnica que se ha desarrollado anteriormente. rompe las cosas. de 3 años y 5 meses para ejemplificar los alcances y límites de este instrumento. No juega. Durante la sesión los padres -y en particular la madrenoche y desde hace un mes también de día. 36 Madre: representante de una firma de comercialización de productos cosmétricos. está en permanente choque con las pertenencias del hermano. b) MOTIVO DE CONSULTA: ”no obedece. Siempre fue ‘tremendo’. Se orina de . CASO JOSÉ a) DATOS DE FILIACIÓN EDAD: 3 a. travieso. GRUPO FAMILIAR: Padre: empleado (por la naturaleza de su trabajo la familia ha debido 34 10 3 mudarse de provincia y se prevén otros traslados). que sería el análisis de las fantasías inconscientes. Se toca los genitales con mucha frecuencia y se chupa el pulgar”. A partir del año lectivo en que se realiza la consulta asiste a una guardería se quejan del comportamiento del niño y de las dificultades para conducirlo. 5 m.

A veces temo darle de más. Se aclara la consigna y luego de pocos minutos accede entrar al mismo. Los primeros meses lloraba mucho. c) RELATO DE UN DÍA DE VIDA: de mañana se levanta y va a la guardería. “lloraba que era una calamidad”. y agrega “el no tiene bici. d) HISTORIA DE VIDA: desde que la madre terminó su licencia por maternidad y durante el primer año de vida. e) HORA DE JUEGO. ¿Hola? ¿Hola? No contesta. Desde el 2º año de vida quedó al cuidado de una empleada. Almuerza con la madre y el hermano (el padre la mayor parte de la semana no está en casa por razones de trabajo).9 con el propósito de que se relacione con otros chicos. A la madre le preocupa la agresividad del niño. . que se ha intensificado. este momento José necesita más Marcelo ha estado en tratamiento psicológico hasta una fecha reciente por una problemática en torno a su condición de hijo nacido siendo soltera la consultante. -¿Qué es esto? (José) -Un teléfono (Psicóloga). también tiene dificultades para aceptar normas. Me doy cuenta que en atención que Marcelo” (el hermano). -La voy a llamar a mi mamá. José permanecía en la guardería del trabajo de aquélla. Transcripción textual. Duerme la siesta. "Se levanta de la mesa" señala la madre. Saca un revólver y expresa "te voy a matar a vos" (se dirige a la Psicóloga) Saca un auto: "lo voy a matar al policía". En un primer momento no admite quedarse en el consultorio sin la madre. De modo que José es el primer hijo del actual matrimonio de ésta . pero en realidad todo lo que tiene es prestado del hermano. La madre no recuerda cuando empezó a hablar ni caminar. ve dibujos por TV y cuando el hermano regresa del colegio se producen fricciones entre ambos. Allí. a modo de ejemplo señala que “orina la bicicleta del padre y del hermano”.

no te la puedo dar. -Esto es masa (plastilina). (sonríe). -Una cartuchera para el revólver (Psicóloga). ahí vas vos y yo también.. -La víbora “gua. La deja. Modela una forma redondeada con plastilina y señala “esto es un policía. -A vos sí (José). -¿Qué es esto? (José). -Yo tengo crayones en mi casa (José).. lo voy a matar”. -Mi mamá ya se fue. -“Se cayó el avión”. se rompe de nada. -Te voy a cortar con esto a vos (trae una tijera y hace “como sí”). -¿Y a mí? (Psicóloga). -El señor tiene que subir las valijas al avión. -Ah!. gua”.) -Una muñeca . Saca otro revólver y no logra hacerlo funcionar. “Voy a hablar con mi papá: hola papito. Esto es una cerámica. -Plasticola (Psicóloga). Vuelve al primero y señala: “a mí no me mates”. -¿Acá qué hay? (José). -¡Arriba las manos ! (Continúa haciendo tiros. te mando un beso”. Voy a hacer una víbora. Pide que le ajuste la cartuchera y hace tiros sin detenerse. -Esto quema (una plancha). Subí. Una víbora más. toma un muñeco y expresa: -“un señor”. sí. te mando un beso”. ¿Querés ir?. gua. . (La deja a un lado).10 Saca un avión. Toma el teléfono: “hablala a mí mamá. -Eh! masa (por plastilina). a vos te puedo matar (José). Arroja al piso el contenido del cajón de juguetes.

La elección de juguetes es adecuada a su edad. en la representación de la figura paterna “en viaje” y en sus deseos de reunión con ésta. con el padre. quemar. COMENTARIOS Se destaca en esta HJD el elevado monto de agresividad en el comportamiento del niño. como cuando están esparcidos en el piso (los pisa al caminar. A través de esta HJD hemos tomado contacto con el mundo interno del niño. Complementariamente. Se le indica que la sesión ha concluido y accede a marcharse sin dificultades. el análisis fenomenológico de los indicadores sugeridos por Efron y otros (1974) aporta información acerca del niño: se destaca la modalidad impulsiva de aproximación a los juguetes. Las dificultades iniciales para desprenderse de la madre e ingresar al consultorio ceden y acepta trabajar sin la presencia de aquélla. al mismo tiempo que acepta volver otro día. cortar. con lo cual se estima que el grado de tolerancia a la frustración es apropiado. sin poder discriminar el lugar por donde puede hacerlo). Al vínculo que establece con los objetos subyacen fantasías de destrucción. . dejar caer. Saca tres automóviles: “¿Qué número es?” Los hace andar con fuerza. (Persiste la conducta de pisar los juguetes mientras se desplaza). tanto para iniciar el contacto con ellos.11 (Camina y pisa los juguetes). tanto como la dependencia del adulto (pide al Psicólogo ayuda para colocarse la cartuchera con el revólver). La capacidad simbólica está instalada y representada en la búsqueda de comunicación y afecto con la madre. pero en el contexto de esta única sesión de juego dentro del proceso de EP se considera que no habría datos suficientes acerca de la intensidad y calidad del conflicto que generen un monto tan elevado de agresividad (tema que motiva la consulta de los padres). -Quiero hacer pi. El lenguaje y el manejo corporal (motricidad) están acordes con su edad cronológica. representadas en acciones tales como matar.

Psicodiagnosticar editada por ADEIP. Finalmente se ha fundamentado. A continuación se ha mostrado que dentro del modelo de evaluación surgió en la década del ’70. Psico-Logos de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Tucuman. En suma. Se han recreado en primer término algunos conceptos teóricos que se estiman claves a ser operacionalizados en la interpretación del juego del niño. tanto como la invitación a los psicólogos evaluadores a . se estima que quizás de este traslado -de un modelo teórico a otro. la capacidad simbólica como el indicador de contenido de mayor importancia puesto que permite acceder al conocimiento de las fantasías y conflictos del examinado.derive el estancamiento que se registra en la investigaciones con la HJD. Se ha destacado. una propuesta de análisis sistemático de las diversas y complejas variables de la técnica estudiada. por cuanto en una sesión de juego no siempre es posible la emergencia de estructuras de juego que permitan hacer inferencias. e internacionales como la Revista Iberoamericana de Evaluación y Diagnóstico Psicológico y Psychological Assessment no se ha registrado ningún artículo sobre el tema en cuestión. Queda abierto el interrogante acerca de porqué se ha producido tal estancamiento. cuyos encuadres difieren sustancialmente. Se considera que tales limitaciones devienen del traslado de este valioso recurso de trabajo con niños pequeños del modelo psicoanalítico al modelo de EP. Al hacer una revisión de la publicaciones en revistas nacionales de la especialidad en los últimos tres años (1996. con el suficiente fundamento. Revista de la Asociación Argentina de Rorschach y otras Técnicas Proyectivas. acerca del conflicto que subyace a la sintomatología por la cual se consulta.12 A MODO DE SÍNTESIS Hemos considerado a la HJD como un recurso metodológico dentro del proceso de EP.1997 y 1998) tales como. habrá que esperar que pueda hacerlo antes que interpretar fragmentos de comportamientos. En tal sentido. a través de un caso clínico los alcances y límites de la HJD. los aportes de Winnicott son esclarecedores cuando apunta que el juego es terapéutico en si mismo y que si el pequeño no juega. dentro de ese modelo.

Buenos Aaires: Emecé. (1991) Normalidad y patología en la niñez . REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Aberastury. Al mismo tiempo. Barcelona: Gedisa. A. A. Winnicott. (1962) Teoría y Técnicas del psicoanálisis de niños ”. A. (1968) Homo ludens. García Arzeno. M (1971) Desarrollos en psicoanálisis. Winnicott. M. (1980) Psicopatología y clínica infanto-juvenil. Klein. Buenos Aires: Hormé. D (1979) El proceso de maduración en el niño. y Grassano de Piccolo. (1973) “Más allá del principio del placer” en Obras Completas. (1984) Neurosis y sintomatología en la infancia . S. P (1974) “La hora de juego diagnóstica” en Ocampo. (1967) El psicoanálisis de niños. una experiencia creadora de carácter universal con particularidades socioculturales en su expresión que permite la identificación de conflictos y tiende un puente entre fantasía y realidad. M. A. Reimpresión en España. Fainberg. . Buenos Aires: Paidós. Madrid: Biblioteca Nueva. (1961) El juego de construir casas. 7ª. Las técnicas proyectivas y el proceso psicodiagnóstico . Reimpresión. D (1981) Escritos de Pediatría y Psicoanálisis. Buenos Aires: Paidós. A. A. (168) El niño y sus juegos. 1ª. R.13 repensar el empleo de esta técnica considerando que el juego es la ocupación primordial del niño pequeño. Buenos Aires: De Belgrano. Barcelona: Laia. Tomo III. Barcelona: Laia. Buenos Aires: Paidós. Aberastury. Barcelona: Paidós. favorece el proceso de socialización mediante la asunción y adjudicación de roles. Klein. Winnicott. Barcelona: Paidós. A. Efron. Reynoso. Buenos Aires: Nueva Visión. Aberastury. Freud.. y Woscoboinik. en suma. Freud. Freud. Buenos Aires: Hormé. E. M. D. 3ª edición. constituye un importantísimo indicador de salud en el niño. Huizinga. E. J.. (1982) Realidad y juego. Kleiner.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful