Está en la página 1de 31

COLEGIO NUESTRA SEÑORA DE LAS MERCEDES DE LEBRIJA

AREA DE CIENCIAS NATURALES Y EDUCACION AMBIENTAL

GUIA DE QUIMICA DE DECIMO

TEMA: LA QUIMICA

LA QUIMICA :es la ciencia que estudia la materia, su estructura, composición,


transformaciones y los fenómenos energéticos que se pueden producir en
estos cambios.

EL METODO CIENTIFICO

Como todas las ciencias, la química utiliza el método científico, con el fin de
descubrir la verdad. Para tal efecto se recurre a dos tipos de procedimientos
lógicos: METODO INDUCTIVO ( Delo particular a lo general), y el método
DEDUCTIVO ( de lo general a lo particular). En general, el método científico
sigue los siguientes pasos:

1. Observación: Es el examen cuidados o y crítico de un hecho o


fenómeno y el análisis de los factores que pueden ejercer alguna
influencia sobre el mismo.
2. Obtención de datos experimentales: De la observación directa,
minuciosa y exacta resultan una serie de datos, clasificables, los cuales
pueden ser cualitativos o cuantitativos.
3. Hipótesis:Es la formulación sobre la repetición observada de un
fenómeno, sus características y particularidades. Sin embargo, es sólo
una opción que explica las causas, características de un fenómeno,
sobre la cual se desarrollarán futuras experimentaciones, hasta su
comprobación total y completa.
4. Leyes: Es el resumen de los múltiples datos experimentales recogidos
en forma ordenada y sistemática, que enuncian y definen un fenómeno.
5. Teorías: Una serie de leyes e hipótesis comprobadas debidamente.

LA QUIMICA Y SU RELACION CON OTRAS CIENCIAS

a. Química General: estudia las propiedades, estructura de la materia y


leyes básicas de la química.
b. Química Inorgánica: estudia todos los elementos y compuestos
distintos del carbono y sus derivados.
c. Química orgánica o del carbono: se encarga del estudio del carbono
y los compuestos que forma con otros elementos.
d. Química analítica: es la base experimental de la química , identifica la
composición y estructura de la materia: Comprende:
a. Análisis cualitativo: identificalos componentes ( elementos o
compuestos ) de una porción de materia.
b. Análisis cuantitativo: determina la cantidad precisa de cada uno
de los componentes de una muestra de cualquier sustancia.
6. Bioquímica: se ocupa de los cambios que se llevan a cabo en los seres
vivos ( muy relacionada con la química orgánica ).
7. Fisicoquímica: se interesa por la estructura de la materia y sus
cambios energéticos; se vale de las leyes y teorías de la física para
explicar las transformaciones de la materia.
8. Química nuclear: estudia la estructura íntima de la materia y la
actividad química del núcleo en el átomo.
UNIDADES Y MEDIDAS FUNDAMENTALES

EL SISTEMA INTERNACIONAL DE MEDIDAS ( S.I. ): En 1960 la


Confederación General de Pesas y Medidas adoptó y recomendó una versión
modificada del sistema métrico, que se denominó Sistema Internacional de
Unidades.

UNIDADES BASICAS DEL SISTEMA INTERNACIONAL DE MEDIDAS

MAGNITUD UNIDAD SIMBOLO

Longitud Metro m

Masa Kilogramo Kg

Tiempo Segundo s

Corriente Eléctrica Amperio A

Temperatura Kelvin °K

Cantidad de sustancia Mole mol

Intensidad luminosa Candela Cd

Cuando la magnitud que se va a medir es muy grande o muy pequeña y por


tanto la unidad básica que se debe usar no es la apropiada, el sistema
internacional de medidas recomienda en estos casos hacer uso de los factores
de multiplicación o multiplicadores decimales y de los correspondientes
prefijos.

Factor de conversión:

Es la razón entre dos cantidades equivalentes expresadas en unidades


diferentes. Ejemplos:

1 día = 24 Horas

1 Km = 1000 m

1 Kg = 1000g

NOTACION CIENTIFICA

Hace referencia al método que se utiliza para expresar las cantidades


matemáticas de tipo real como cantidades de una cifra entera seguida de una
parte decimal ( sise requiere) multiplicada por diez elevado a la potencia
necesaria para representar la cantidad real.

TAREA:

Consultar:

a. Múltiplos y submúltiplos del sistema internacional de medidas


b. Que industrias existen en Lebrija que tengan relación con la química
c. Resolver el taller del Libro hola Química I, la Evaluación de las páginas
28 a 31.
BIBLIOGRAFIA:

• Hola Química I de Fabio y Jairo Restrepo M.


• Química y Ambiente I. Fidel Cárdenas y Carlos Gelvez
• Química Santillana I
• Química de Raymond Chang
d.

COLEGIO NUESTRA SEÑORA DE LAS MERCEDES DE LEBRIJA

AREA DE CIENCIAS NATURALES Y EDUCACION AMBIENTAL

GUIA DE QUIMICA DE DECIMO

TEMA: CONCEPTOS BASICOS

A. LONGITUD: Es la distancia lineal existente entre dos puntos. Su unidad


en el sistema internacional es el metro. En química se utilizan
comúnmente los submúltiplos del metro como son: el centímetro ( cm ),
el milímetro (mm), la micra o micrómetro, el nanómetro (nm) y el
angstrom ( A°).
B. MASA: es la cantidad de materia que tiene un cuerpo. Es una
propiedad intrínseca de los cuerpos; no varía con ningún factor externo.
C. TIEMPO: las unidades empleadas para medir el tiempo son universales
y están íntimamente relacionadas con los movimientos de la Tierra.
D. El PESO: es la medida de la fuerza de gravedad entre el cuerpo y el
centro de la Tierra .
E. VOLUMEN: esel espacio ocupado por un cuerpo. Tiene una amplia
aplicación en la química, su unidad es el metro cúbico y en el sistema
métrico es el litro que equivale a un decímetro cúbico.

LA DENSIDAD

La densidad o masa específica es la masa contenida en una unidad de volumen


de una sustancia.

Matemáticamente se expresa como:

D = m/V

Donde: d: densidad ; m: masa ; V: volumen

UNIDADES DE LA DENSIDAD

La unidad de la densidad debe ser la relación entre la unidad de masa y unidad


de volumen. Por lo tanto en el sistema internacional la unidad será Kg/m3. En
la práctica es muy común el uso del g/cc

Peso Específico: Es la relación entre la densidad de una sustancia y la del


agua a la misma temperatura.

P.e = ( densidad de la sustancia ) / ( densidad del agua )

La densidad del agua a 4°C es 1 g/c.c.

ENERGIA: Esla capacidad que tiene un cuerpo para desarrollar un trabajo o


todo lo que es capaz de producir una transformación.

La energía cinética es la que posee un cuerpo en virtud de su movimiento y la


energía potencial ,es la que poseen los cuerpos según sea su posición, su
configuración o su constitución. La energía potencial debida a la constitución
de las sustancias se conoce como energía química.

TRANSFORMACIONES DE LA ENERGIA: Bajocondiciones adecuadas una


forma de energía se puede convertir en otra. La energía eléctrica se puede
convertir en lumínica ( bombillas, lámparas) en calórica ( estufa,
calentadores), en energía mecánica (licuadoras, etc).

CALOR Y TEMPERATURA: Calor: es la forma en que se manifiesta la


energía térmica y la temperatura es una de las medidas de la intensidad del
calor.
Unidades del calor: La unidad que se utiliza comúnmente para medir el
calor es la caloría ( cal ), que se define como la cantidad de calor requerida
para elevar la temperatura de un gramo de agua en un grado centígrado.

Medición de la temperatura: Paramedir la temperatura de un cuerpo se


emplea el termómetro. Al definir una escala es necesario establecer como
mínimo dos puntos de referencia, que se marca en el termómetro .La distancia
entre estos dos puntos se divide en un número determinado de grados, lo que
determina el tamaño de cada grado. Los puntos de referencia son las
temperaturas de congelación y ebullición del agua.

ESCALAS PARA MEDIR LA TEMPERATURA

a. Escala Celsius ( °C): Es la escala mascomún , se denomina


centígrada. En esta escala los valores de referencia son cero y cien para
las temperaturas de congelación y ebullición del agua, respectivamente.
De ésta manera un grado Celsius o centígrado, es la centésima parte de
la diferencia de la temperatura que existe entre los puntos de
congelación y ebullición del agua. Temperaturas menores a la del punto
de congelación del agua se expresan en esta escala por medio de
valores negativos.
b. Escala Kelvin ( °K): Existen razones teóricas que conducen a pensar
que -273.15°C es la mínima temperatura que puede llegar a alcanzarse,
esta temperatura se denomina, por tanto, cero absoluto y se utiliza para
establecer otra escala de temperaturas, conocida como escala Kelvin.
Esta escala es la aceptada en el sistema internacional de unidades y se
emplea frecuentemente en el trabajo científico.
c. Escala Fahrenheit (°F): En el sistema ingles se utiliza la escala
Fahrenheit °F, según la cual, el agua congela a 32°F y ebullea 212°F. De
este modo la diferencia entres estos dos puntos de referencia, esta
dividida en 180°F, lo que quiere decir que el tamaño de un grado
Farenheit es 1.8 veces menor que el grado centígrado o un kelvin

EQUIVALENCIA ENTRE LAS ESCALAS DE TEMPERATURA

°K =
°C + 273

°F =
9/5 °C + 32

°C =
5/9 ( °F -32 )

Anders Celsius El astrónomo sueco Anders Celsius ideó la escala de


temperatura conocida como escala centígrada o Celsius, que asigna al punto
de congelación del agua el valor 0 (0 ºC) y el valor 100 (100 ºC) al de ebullición
del agua.
Lord Kelvin

El físico y matemático lord Kelvin fue uno de los científicos más sobresalientes
del siglo XIX. Investigó la equivalencia entre calor y trabajo y estableció la
escala absoluta (escala Kelvin) de temperatura.

TAREA
• Resolver la evaluación de las páginas 55y 58 del Libro Hola
Química I

BIBLIOGRAFIA

• Hola Química I de Fabio y Jairo Restrepo M.


• Química y Ambiente I. Fidel Cárdenas y Carlos Gelvez
• Química Santillana I
• Química de Raymond Chang
COLEGIO NUESTRA SEÑORA DE LAS MERCEDES DE LEBRIJA

AREA DE CIENCIAS NATURALES Y EDUCACION AMBIENTAL

GUIA DE QUIMICA DE DECIMO

TEMA: LA MATERIA

Se denomina materia a la combinación de unidades elementales, es decir los átomos.


A cada elemento químico le corresponde un átomo con un número definido de
electrones que gravitan alrededor de su núcleo.

El estado sólido, liquido, gaseoso o plasma de una sustancia depende de la intensidad


de las fuerzas que ejercen entre sí los átomos que los constituyen.

En los sólidos estas fuerzas son intensas y mantienen a la sustancia en una estructura
rígida. Las interacciones entre los gases son casi inexistentes, y los átomos se
encuentran libres para moverse a grandes velocidades. Los líquidos se encuentran en
una situación intermedia, tienen cierta cohesión, pero los átomos pueden realizar
amplios desplazamientos.

PROPIEDADES DE LA MATERIA

Las propiedades de la materia pueden ser de dos tipos:

a. Propiedades Generales o extrínsecas: Sonla comunes a todos los cuerpos.


Ejemplo: la forma, el peso, la impenetrabilidad, el tamaño, la inercia, etc.
b. Propiedades específicas o intrínsecas:Son las que nos permiten diferenciar
una sustancia de otra. Pueden ser de dos tipos:
• Físicas: Se caracterizan por ser independientes de la cantidad de materia
presente. Ejemplo: olor, sabor, color, punto de ebullición, punto de fusión,
densidad, maleabilidad, ductilidad, conductividad térmica y eléctrica.
• Químicas: Son particulares para cada sustancia.
En la naturaleza, la materia se nos presenta en cuatro estados físicos diferentes: sólido,
líquido, gaseoso y plasma. Aunque algunas sustancias, como el agua, pueden existir en
los tres estados, lo normal es que, en su estado natural, cada sustancia aparezca en
uno solo de ellos.
Por ejemplo, el hierro se encuentra en estado sólido (formando parte de distintos
minerales), para pasarlo al estado líquido hay que fundirlo a temperaturas muy altas
(en los altos hornos), y en el Sol, a millones de grados centígrados, está en estado
gaseoso.
A. LOS SOLIDOS
Son estados de agregación de la materia en los cuales predominan fuertes atracciones
entre las partículas que lo conforman haciendo que estén muy juntas y ordenadas.
Clases de sólidos
Teniendo en cuenta la forma como se encuentran ordenadas las partículas, los sólidos
se dividen en:
a. Sólidos amorfos: Se caracterizan por que sus partículas se organizan de
forma irregular, esto hace que se presenten formas y puntos de fusión no
definidos: Ejemplo: el vidrio, el asfalto, el plástico, etc.
b. Sólidos cristalinos: laspartículas se disponen ordenadamente, dando origen a
las formas regulares y específicas, con puntos de fusión definidos. Ejemplo:
loscristales de la sal común, el mármol, etc.
PROPIEDADES DE LOS SÓLIDOS
Propiedades Generales:
a. Forma Definida: Las partículas que constituyen un sólido están unidas entre
sí por fuerzas muy intensas, de manera que resulta muy difícil separarlas; por
ello los sólidos tienen una forma bien definida.
b. Incompresibilidad:
Las partículas que constituyen un cuerpo sólido están tan próximas entre sí que por
mucha fuerza que hagamos no las podemos acercar más; los sólidos son difíciles de
comprimir, no cambian de volumen.
Propiedades Específicas:
Algunas propiedades de los sólidos se deben precisamente a la forma y a la fuerza con
que están unidas sus partículas. Estas propiedades son:
• La dureza, o dificultad para rayar el cuerpo. Por ejemplo, el diamante es mucho
más duro que un trozo de yeso.
• La fragilidad, o tendencia de un sólido a romperse sin deformarse. Por ejemplo,
el vidrio o el barro cocido son frágiles.
• La ductilidad, o facilidad que ofrece un sólido a extenderse formando hilos. Por
ejemplo, el cobre del que están hechos los hilos en el interior de los cables de la
luz.
• La maleabilidad, o capacidad que presenta un sólido para extenderse en forma
de láminas. Por ejemplo, el oro y el aluminio son metales muy maleables.
• La elasticidad, o tendencia de un sólido a recuperar su forma original tras ser
sometido a una fuerza. Por ejemplo, una cinta de goma o un muelle son muy
elásticos.
• La flexibilidad, o facilidad de un sólido a doblarse sin romperse. Por ejemplo,
podemos doblar una varita de mimbre o un folio de papel sin que se rompan.
• La resistencia, o capacidad de un sólido para soportar pesos sin romperse. Por
ejemplo, las casas se hacen con vigas de hierro o de hormigón, que soportan el
peso de muros y techos.
B. LOS LIQUIDOS

Son fluidos cuyas moléculas cambian de forma bajo acción de pequeñas


fuerzas.
PROPIEDADES DE LOS LÍQUIDOS
Propiedades Generales:
a. Carecen de forma propia: Los líquidos no tienen forma propia, sino
que adoptan la forma del recipiente que los contiene.
b. Incompresibilidad: Las partículas que constituyen los líquidos están
más alejadas entre sí que en los sólidos, pero esta distancia no se puede
hacer menor; por ello el volumen de un líquido no cambia, es decir, los
líquidos tienen volumen constante.
Propiedades Específicas:
Otras propiedades de los líquidos son la viscosidad y la volatilidad. Decimos que un
líquido es viscoso cuando fluye muy lentamente, como la miel o el aceite, que son más
viscosos que el agua.
Decimos que un líquido es volátil cuando se evapora con facilidad. El olor a gasolina en
una gasolinera nos indica que se trata de un líquido volátil.
Las fuerzas que unen entre sí a las moléculas de un cuerpo se denominan fuerzas de
cohesión y las fuerza de atracción que actúan entre moléculas de un líquido y las de
un sólido se les denomina fuerza de adhesión.
Capilaridad: Propiedad que presentan los líquidos de alcanzar en el interior de los
tubos muy delgados un nivel diferente al del resto del líquido.
Tensión superficial: es la cohesión de las moléculas en la superficie de los líquidos,
la cual induce una fuerza que disminuye su área superficial.
C. LOS GASES
Son fluidos cuyas moléculas se encuentran muy separadas y en continuo
movimiento. Este movimiento es el causante de un gran desorden molecular,
que le confiere a los gases las siguientes propiedades:
PROPIEDADES DE LOS GASES
Las partículas que forman los gases están unidas por fuerzas muy débiles. Debido a
ello, los gases carecen de forma y volumen propios, adoptan la forma y tienden a
ocupar todo el volumen del recipiente que los contiene.
Expansibilidad: Si al inflar un globo, no paramos de soplar, llegará un momento en
que la presión sea tan grande que lo reviente, expandiéndose el aire de su interior.
Compresibilidad: Si con un dedo tapamos la boca de una jeringuilla y apretamos su
émbolo, éste avanzará pues el aire que hay en su interior se comprime, mientras que si
tiene agua, nos resultará imposible mover el émbolo, ya que los líquidos no se
comprimen.
Los gases pueden pues comprimirse y expandirse (los líquidos y sólidos no).
Comprimiendo o enfriando un gas, éste puede pasar al estado líquido, como sucede
con el gas licuado que contienen las bombonas de butano.
Difusión: Los gases se difunden fácilmente, es decir, pueden trasladarse rápidamente
de un lugar a otro.

Dilatación: Losgases poseen gran capacidad de dilatación hasta el punto de que si la


temperatura llega a ser lo suficientemente alta, provocaría una explosión en el
recipiente. La dilatación esta ligada con el aumento de la velocidad de las moléculas.

D. EL PLASMA

El plasma es el estado en el cual se encuentra la materia cuando está sometida


a altísimas temperaturas ( temperaturas del orden de varios millones de grados
centígrados.
Los átomos en estas condiciones pierden sus electrones; así, la materia queda
formada por una mezcla de núcleos atómicos y de electrones que circulan por
entre esos núcleos sin estar ligados a ninguno de ellos.
Las altas temperaturas que necesita el plasma para su existencia , impiden
que la materia se encuentre en estado sólido o líquido; por ello el plasma
no puede tener propiedades de los sólidos, ni de los líquidos; además su
densidad es muy superior a la que tienen los gases, por lo que las propiedades
de este estado deben ser diferentes de las de os gases.

Se calcula que mas del 90% de la materia que forma el universo se encuentra
en estado de plasma ; esto se debe a que las estrellas, por sus altas
temperaturas están formadas en gran parte por plasma, y las estrellas
constituyen casi el 95% de la materia existente en nuestro universo.

LOS CAMBIOS DE ESTADO

La materia puede pasar de un estado a otro al variar la temperatura. Aquí se muestran


los nombres de los distintos cambios de estado.

a. Fusión: es el paso de una sustancia del estado sólido al estado líquido por
aumento de calor.
b. Vaporación o ebullición: esla transformación de una sustancia líquida a
vapor. En este cambio de estado hay aumento de calor. Se puede dar de dos
formas: por evaporación,o paso lento de las moléculas de la superficie del
líquido a vapor. Por ebullición ,donde la vaporización se realiza a una
temperatura característica para cada sustancia, al contrario de la vaporización
que puede realizarse a cualquier temperatura. Este cambio de estado es un
paso más brusco que la vaporización y la totalidad de la masa líquida pasa a
vapor.
c. Sublimación: ocurre cuando una sustancia sólida pasa directamente al estado
gaseoso. Este fenómeno ocurre cuando se calientan trozos de yodo. Algunas
veces el vapor de agua de la atmósfera pasa a sólido dando origen a la
escarcha, es decir experimenta sublimación regresiva.
d. Condensación: es el paso de gas a líquido. Por ejemplo la lluvia es la
condensación del vapor de agua existente en la atmósfera.
e. Solidificación: es el paso de una sustancia del estado líquido a sólido por
disminución de calor, es decir por enfriamiento.

Según el tiempo que tarden en producirse los cambios, estos pueden ser:
• rápidos: como la descomposición del cuerpo de un animal o la de cualquier
otro ser vivo (descomposición de la materia orgánica);
• lentos: como la erosión que sufre una roca por la acción del agua o del viento.
FORMAS DE LA MATERIA
Las diversas formas en que se encuentra la materia se llaman sustancias. Las
sustancias pueden ser:
A. SUSTANCIAS HOMOGENEAS:
Son las que presentan en todos sus puntos las mismas propiedades físicas y
químicas
Pueden ser de dos tipos:
a. Sustancias puras: Sonaquellos materiales homogéneos cuya composición
es invariable. Pueden ser: compuestos( pueden descomponerse mediante
procesos químicos en otras sustancias mas simples) y elementos: como su
nombre lo indica , constituyen la clase de materia básica.
b. Soluciones: Lasdisoluciones o soluciones son sistemas formados de dos
componentes el disolvente y el soluto. Tienen composición variable.
Mediante procesos físicos pueden convertirse en sustancias puras.
B. SUSTANCIAS HETERGENEAS:
Cuando al observar los distintos materiales que se encuentran en la naturaleza,
podemos notar que en alta proporción se encuentran en más de una fase.

TRANSFORMACIONES DE LA MATERIA

La materia se puede transformar mediante tres tipos de procesos:

a. Procesos Físicos: Son las transformaciones en las que no se altera la


composición química de la materia y por consiguiente son reversibles, por
ejemplo la congelación del agua.

Algunos de ellos son:


Los cambios de estado, que son los pasos de sólido a líquido y a gas, o viceversa.
La dilatación, que es el aumento de volumen que se produce en un cuerpo a
consecuencia del aumento de su temperatura.
El movimiento, o cambio de la posición que ocupa un cuerpo en el espacio.
La fragmentación, que es la división de un cuerpo en trozos más pequeños que
conservan su misma naturaleza, como cuando partimos una barra de pan en trozos.
La mezcla de varias sustancias sólidas, líquidas o gaseosas, sin que ninguna de ellas
pierda o cambie sus propiedades. Las mezclas son un cambio físico bastante frecuente,
que vamos a estudiar más detenidamente.
Clases de mezclas y métodos de separación.
Hay dos tipos de mezclas:
• homogéneas: si no podemos distinguir a simple vista sus componentes; por
ejemplo, el aire que respiramos es una mezcla de gases: oxígeno, nitrógeno y,
en menor proporción, dióxido de carbono, vapor de agua y otros; el agua de mar
es una mezcla de agua y diferentes sales;
• heterogéneas: si podemos distinguir sus componentes; por ejemplo, un vaso
con agua y aceite: ambos se distinguen perfectamente; o una piedra de granito,
en la que se aprecian sus tres componentes, cuarzo, feldespato y mica, al tener
cada uno diferente color.
Hay seis métodos físicos principales para separar los componentes de una mezcla,
eligiéndose uno u otro según que la mezcla sea sólida o líquida, y según las
características de sus componentes:
• Por tamización: si la mezcla está formada por granos de diferentes tamaños,
haciéndola pasar por un tamiz, la separaremos en sus componentes. Los
buscadores de oro usaban esta técnica para buscar las pepitas del mineral.
• Por filtración: separamos un sólido del líquido en el que está suspendido,
vertiendo la mezcla en un embudo con un filtro poroso por el que el líquido
puede penetrar fácilmente. Así podemos separar arena y agua.
• Por decantación: separamos dos líquidos de diferentes densidades, vertiendo
la mezcla en un embudo de decantación; cuando ha reposado y se han formado
dos capas, abrimos la llave inferior del embudo y dejamos caer el más denso,
quedando el menos denso en el embudo. Así separamos una mezcla de aceite y
agua, por ejemplo.
• Por separación magnética: si una de las sustancias de la mezcla tiene
propiedades magnéticas, como el hierro, la podemos separar con un imán.
• Por evaporación o destilación: si en una mezcla líquida conseguimos que uno
de los componentes se evapore, quedando el otro.
• Por cristalización y precipitación: algunas mezclas líquidas, como la del
sulfato de cobre en agua, tras calentarlas y filtrarlas, se dejan en un
cristalizador (recipiente bajo y ancho), de manera que al enfriarse, el agua se
evapora y el sulfato de cobre queda separado en forma de cristales.
• Por cromatografía: lacromatografía es uno de los métodos más usados hoy en
día para separar los componentes de una solución. Se basa en la diferente
atracción por adsorción ( penetración superficial de una gas o un líquido en un
sólido) que ciertos materiales ejercen sobre los componentes de la solución.
La cromatografía de columna: si una solución de varios solutos en un mismo
solvente se hace pasar a través de un tubo de vidrio empacado con un material
absorbente especial (alúmina, sílice, silicagel, etc), los solutos componentes de
la solución serán absorbidos por el material absorbente, añadiendo un solvente
apropiado.

b. Procesos Químicos: Tambiénse llaman reacciones químicas. Son cambios en


los cuales se alteran las propiedades iníciales de la materia y son
irreversibles. Van acompañados siempre de cambios de energía. Si la
transformación implica liberación de energía se llaman reacciones
exotérmicas, y si absorben energía se llaman endotérmicas.

Algunos de ellos son:


La oxidación, que es el cambio lento que sufren algunas sustancias en contacto con el
oxígeno; por ejemplo, cuando partimos una manzana por la mitad y la dejamos en un
plato, al cabo de uno o dos días vemos como la parte sin piel se ha oscurecido; o
cualquier objeto de hierro, como una verja o una llave, que con el tiempo aparece
recubierto de una capa de óxido de hierro.
La combustión, que es una oxidación con desprendimiento de calor.
La fermentación, que es la transformación que sufre el azúcar en alcohol y agua, por
ejemplo el zumo de las uvas se convierte en vino.
La putrefacción, que es la descomposición de cualquier ser vivo tras su muerte.
c. Procesos Nucleares: Implicanla alteración profunda de la materia. Son
transformaciones de materia en energía. Ejemplo, la desintegración del átomo.

TAREA:

Resolver las páginas 56 y 57 del Libro Hola Química I

BIBLIOGRAFIA

• Hola Química I de Fabio y Jairo Restrepo M.


• Química y Ambiente I. Fidel Cárdenas y Carlos Gelvez
• Química Santillana I
• Química de Raymond Chang
• Química I Norma
COLEGIO NUESTRA SEÑORA DE LAS MERCEDES DE LEBRIJA

AREA DE CIENCIAS NATURALES Y EDUCACION AMBIENTAL

GUIA DE QUIMICA DE DECIMO

TEMA: ATOMO Y MOLECULAS

Átomo, la unidad más pequeña posible de un elemento químico. En la filosofía de la antigua


Grecia, la palabra “átomo” se empleaba para referirse a la parte de materia más pequeña que
podía concebirse. Esa “partícula fundamental”, por emplear el término moderno para ese
concepto, se consideraba indestructible. De hecho, átomo significa en griego “no divisible”. A lo
largo de los siglos, el tamaño y la naturaleza del átomo sólo fueron objeto de especulaciones, por
lo que su conocimiento avanzó muy lentamente.

Con la llegada de la ciencia experimental en los siglos XVI y XVII, los avances en la teoría
atómica se hicieron más rápidos. Los químicos se dieron cuenta muy pronto de que todos los
líquidos, gases y sólidos se pueden descomponer en sus constituyentes últimos, o elementos. Por
ejemplo, se descubrió que la sal se componía de dos elementos diferentes, el sodio y el cloro,
ligados en una unión íntima conocida como compuesto químico. El aire, en cambio, resultó ser
una mezcla de los gases nitrógeno y oxígeno.

John Dalton
A John Dalton se le conoce sobre todo por desarrollar la teoría atómica de los elementos y compuestos.
Mientras investigaba la naturaleza de la atmósfera en los primeros años del siglo XIX, Dalton dedujo la
estructura del dióxido de carbono y propuso la teoría de que cada molécula está compuesta por un número
definido de átomos. Postuló que todos los átomos de un mismo elemento son idénticos entre sí y diferentes
de los átomos de cualquier otro elemento.

El profesor y químico británico John Dalton estaba fascinado por el “rompecabezas” de los
elementos. A principios del siglo XIX estudió la forma en que los diversos elementos se combinan
entre sí para formar compuestos químicos. Aunque muchos otros científicos, empezando por los
antiguos griegos, habían afirmado ya que las unidades más pequeñas de una sustancia eran los
átomos, se considera a Dalton una de las figuras más significativas de la teoría atómica porque
la convirtió en algo cuantitativo. Mostró que los átomos se unían entre sí en proporciones
definidas. Las investigaciones demostraron que los átomos suelen formar grupos llamados
moléculas. Cada molécula de agua, por ejemplo, está formada por un único átomo de oxígeno
(O) y dos átomos de hidrógeno (H) unidos por una fuerza eléctrica denominada enlace químico,
por lo que el agua se simboliza como HOH o H2O.

Todos los átomos de un determinado elemento tienen las mismas propiedades químicas. Por
tanto, desde un punto de vista químico, el átomo es la entidad más pequeña que hay que
considerar. Las propiedades químicas de los elementos son muy distintas entre sí; sus átomos se
combinan de formas muy variadas para formar numerosísimos compuestos químicos diferentes.
Algunos elementos, como los gases nobles helio y neón, son inertes, es decir, no reaccionan con
otros elementos salvo en condiciones especiales. Al contrario que el oxígeno, cuyas moléculas
son diatómicas (formadas por dos átomos), el helio y otros gases inertes son elementos
monoatómicos, con un único átomo por molécula.

MASA ATÓMICA: Siendoel átomo una partícula tan pequeña , pues su tamaño oscila entre 1 y
5 Angstroms y su masa también es muy pequeña, en consecuencia resultaría dispendioso utilizar
este tipo de unidades para referirse con frecuencia a sus dimensiones y medidas. Superando
esto se ha creado un sistema para referirse a la masa de cada elemento , tomando un patrón,
actualmente es el carbono al cual se le asigna una masa de 12 unidades de masa atómica (
u.m.a), y la masa del resto de elementos se da en referencia a tal valor ( masa relativa ). El
número que representa la cantidad de unidades de masa atómica de cada elemento se llama
masa atómica.

La identidad de un átomo y sus El Número másico nos indica el


propiedades vienen dadas por el número total de partículas que hay en
número de partículas que contiene. Lo el núcleo, es decir, la suma de
que distingue a unos elementos protones y neutrones. Se representa
químicos de otros es el número de con la letra A y se sitúa como
protones que tienen sus átomos en el superíndice a la izquierda del símbolo
núcleo. Este número se llama Número del elemento. Representa la masa del
atómico y se representa con la letra átomo medida en uma, ya que la de
Z. Se coloca como subíndice a la los electrones es tan pequeña que
izquierda del símbolo del elemento puede despreciarse.
correspondiente. Por ejemplo, todos
los átomos del elemento Hidrógeno
tienen 1 protón y su Z = 1, los de helio
tienen 2 protones y Z =2, los de litio, 3
protones y Z = 3,… En el ejemplo, tendríamos un átomo
Si el átomo es neutro, el número de del elemento neón, con 10 protones en
electrones coincide con el de protones su núcleo y 10 electrones en su
y nos lo da Z. corteza (es neutro). Tendría también:
22-10 = 12 neutrones.
A=Z+N
NUMERO ATÓMICO ( Z ): es el número de partículas positivas presentes en el núcleo de su
elemento, o se al número de protones que posee el núcleo de dicho elemento.

ISOTOPOS: son átomos de un mismo elemento con el mismo número atómico ,pero distinta
masa en el núcleo.

NUMERO DE AVOGADRO: desde 1850 aproximadamente, el físico Italiano Amadeus Avogadro,


determinó que en un mol-átomo de cualquier elemento se encuentra un mismo número de
23
átomos cuyo valor es 6.02 x 10 .

MOLECULAS Y COMPUESTOS: Lamolécula es la unión de dos o más átomos en una relación


fija invariable. La molécula es por consiguiente la mínima porción de un compuesto químico
que mantiene las características de él. Proust definió la siguiente ley:” Cuando dos o mas
elementos se combinan para formar un compuesto determinado, lo hacen siempre en una
relación de peso determinada”.

MASA MOLECULAR: La masa de una molécula viene dada por la suma de las masas atómicas
relativas de los átomos componentes de la misma.

COMPOSICION PORCENTUAL: es el porcentaje por peso de cada uno de los elementos de un


compuesto. Matemáticamente se define como:

% elemento =(( peso del elemento) / ( peso molecular del compuesto))x100

FORMULA EMPIRICA O MÍNIMA ( f.m.): nos indica el número relativo de átomos o de moles
de los elementos que forman el compuesto.

FORMULA MOLECULAR( F.M.): nos indica el número real de átomos en la molécula. Se define
como: F.M. = ( f.m. ) x

Donde x = ( peso molecular del compuesto)/ ( peso molecular de la fórmula mínima)

Tarea: Resolver las páginas 83 a 87 del Libro Hola Química I

BIBLIOGRAFIA : * Hola Química I de Fabio y Jairo


Restrepo M.
• Química y Ambiente I. * Fidel Cárdenas y
Carlos Gelvez
• Química Santillana I * Química de Raymond
Chang
COLEGIO NUESTRA SEÑORA DE LAS
MERCEDES DE LEBRIJA

AREA DE CIENCIAS NATURALES Y EDUCACION


AMBIENTAL

GUIA DE QUIMICA DE DECIMO

TEMA: MODELOS ATOMICOS

La curiosidad acerca del tamaño y masa del átomo atrajo a cientos de


científicos durante un largo periodo en el que la falta de instrumentos y
técnicas apropiadas impidió obtener respuestas satisfactorias. Posteriormente
se diseñaron numerosos experimentos ingeniosos para determinar el tamaño y
masa de los diferentes átomos. El átomo más ligero, el de hidrógeno, tiene un
diámetro de aproximadamente 10-10 m (0,0000000001 m) y una masa
alrededor de 1,7 × 10-27 kg (la fracción de un kilogramo representada por 17
precedido de 26 ceros y una coma decimal). Un átomo es tan pequeño que una
sola gota de agua contiene más de mil trillones de átomos.
De la ley de Avogadro se desprende que las masas de un volumen patrón de
diferentes gases (es decir, sus densidades) son proporcionales a la masa de
cada molécula individual de gas. Si se toma el carbono como patrón y se le
asigna al átomo de carbono un valor de 12,0000 unidades de masa atómica
(u), resulta que el hidrógeno tiene una masa atómica de 1,0079 u, el helio de
4,0026, el flúor de 18,9984 y el sodio de 22,9898. En ocasiones se habla de
“peso atómico” aunque lo correcto es “masa atómica”. La masa es una
propiedad del cuerpo, mientras que el peso es la fuerza ejercida sobre el
cuerpo a causa de la gravedad.
La observación de que muchas masas atómicas se aproximan a números
enteros llevó al químico británico William Proust a sugerir, en 1816, que todos
los elementos podrían estar compuestos por átomos de hidrógeno. No
obstante, medidas posteriores de las masas atómicas demostraron que el
cloro, por ejemplo, tiene una masa atómica de 35,453 (si se asigna al carbono
el valor 12). El descubrimiento de estas masas atómicas fraccionarias pareció
invalidar la hipótesis de Prout hasta un siglo después, cuando se descubrió que
generalmente los átomos de un elemento dado no tienen todos la misma
masa. Los átomos de un mismo elemento con diferente masa se conocen como
isótopos. En el caso del cloro, existen dos isótopos en la naturaleza. Los átomos
de uno de ellos (cloro 35) tienen una masa atómica cercana a 35, mientras que
los del otro (cloro 37) tienen una masa atómica próxima a 37. Los
experimentos demuestran que el cloro es una mezcla de tres partes de
cloro 35 por cada parte de cloro 37. Esta proporción explica la masa atómica
observada en el cloro.
Durante la primera mitad del siglo XX era corriente utilizar el oxígeno natural
como patrón para expresar las masas atómicas, asignándole una masa atómica
entera de 16. A principios de la década de 1960, las asociaciones
internacionales de química y física acordaron un nuevo patrón y asignaron una
masa atómica exactamente igual a 12 a un isótopo de carbono abundante, el
carbono 12. Este nuevo patrón es especialmente apropiado porque el
carbono 12 se emplea con frecuencia como patrón de referencia para calcular
masas atómicas mediante el espectrómetro de masas. Además, la tabla de
masas atómicas basada en el carbono 12 se aproxima bastante a la tabla
antigua basada en el oxígeno natural.
A. Experiencias relacionadas con fenómenos eléctricos, fundamentalmente
a partir del 1.830
A raíz de las experiencias de Faraday, sobre todo las relacionadas con la
electrólisis que se hizo en torno a 1.830, se empezó a pensar seriamente
en la posible divisibilidad de los átomos y en la naturaleza eléctrica de la
materia, de los propios átomos, que deberían ser algo complejo de lo
imaginado por Dalton..
B. Investigaciones sobre la periodicidad en las propiedades de las
sustancias simples, iniciadas a partir del 1.870.
La observación de ciertas regularidades en el comportamiento de las
sustancias, que hacían pensar en buscar algo que tuvieran en común los
átomos de las sustancias simples con propiedades semejantes.
C. Experiencias en tubos de descarga con gases a baja presión, iniciadas en
el 1.870
Iniciadas por Crookes a partir de 1.870, en tales condiciones cada gas
emite un resplandor de color característico. Analizando la luz con
espectroscopios se pudo ver que cada gas daba en el mismo un espectro
propio, lo que hacía pensar que ese espectro fuese consecuencia de una
cierta organización interior en el átomo (con lo que se afianzaba también
la idea de que el átomo no era indivisible).
D. Descubrimiento de los rayos catódicos, publicada en
Una vez descubiertos, se empezó a estudiar su comportamiento
tratando de identificar su naturaleza y procedencia. En experiencias
diversas se pudo comprobar que los rayos catódicos:
1. No dependen del tipo de gas encerrado en el tubo
2. Se desvían hacía el polo positivo cuando se someten a la acción
de un campo eléctrico.
3. Pueden desviarse por la acción de un campo magnético
4. Provocan la aparición de sombras
5. Pueden poner al rojo una barra de mica que se interponga en su
camino
6. La relación carga/masa es independiente de la naturaleza del gas
De estas y otras experiencias se llegó a la conclusión de que los rayos
catódicos estaban constituidos por partículas cargadas negativamente y
que todas esas partículas eran idénticas, independientemente del gas
que hubiera en el tubo o del material que estuvieran hechos los
electrodos.
A estas partículas se les llamo electrones y fueron identificados por
Joseph Thomson (1.856-1.940), posteriormente se pudo determinar la
carga y la masa del electrón.
E. El descubrimiento de la radiactividad en 1.896
Fue descubierta por Henry Becquerel (1.852-1.908) en 1.986. El
fenómeno consiste en la emisión espontanea de radiaciones por los
elementos más pesados como el uranio o el torio. Pudo comprobarse que
las radiaciones emitidas eran capaces de atravesar cuerpos opacos,
impresionando placas fotográficas incluso aunque estuvieran envueltas
en un grueso papel negro. .Además parecía que su flujo era continuo,
aparentemente inagotable (al menos en un intervalo amplio de tiempo)
e independientemente del estado físico en que se encontrase la
sustancia.
El hecho de que dichas radiaciones apareciesen tanto cuando se tenía el
elemento aislado como cuando entraba a formar parte de un compuesto
hizo pensar que procedían "del interior del átomo" más que de su parte
externa, lo que se veía reforzado por la imposibilidad de "quitarle" las
propiedades radiactivas a cualquier elemento mediante ninguna
reacción química.
Cada sustancia del universo, las piedras, el mar, nosotros mismos, los planetas
y hasta las estrellas más lejanas, están enteramente formada por pequeñas
partículas llamadas átomos.
Son tan pequeñas que no son posible fotografiarlas. Para hacernos una idea de
su tamaño, un punto de esta línea puede contener dos mil millones de átomos.
Estas pequeñas partículas son estudiadas por la química, ciencia que surgió en
la edad media y que estudia la materia.
Pero si nos adentramos en la materia nos damos cuenta de que está formada
por átomos. Para comprender estos átomos a lo largo de la historia diferentes
científicos han enunciado una serie de teorías que nos ayudan a comprender la
complejidad de estas partículas. Estas teorías significan el asentamiento de la
química moderna.
Como ya hemos dicho antes la química surgió en la edad media, lo que quiere
decir que ya se conocía el átomo pero no del todo, así durante el renacimiento
esta ciencia evoluciona.
Posteriormente a fines del siglo XVIII se descubren un gran número de
elementos, pero este no es el avance más notable ya que este reside cuando
Lavoisier da una interpretación correcta al fenómeno de la combustión.
Ya en el siglo XIX se establecen diferentes leyes de la combinación y con la
clasificación periódica de los elementos (1871) se potencia el estudio de la
constitución de los átomos.
Actualmente su objetivo es cooperar a la interpretación de la composición,
propiedades, estructura y transformaciones del universo, pero para hacer todo
esto hemos de empezar de lo más simple y eso son los átomos, que hoy
conocemos gracias a esas teorías enunciadas a lo largo de la historia.
Modelo atómico de John Dalton, publicada entre los años 1.808 y
1.810
John Dalton (1766-1844). Químico y físico británico. Creó una importante teoría
atómica de la materia. En 1803 formuló la ley que lleva su nombre y que
resume las leyes cuantitativas de la química (ley de la conservación de la
masa, realizada por Lavoisier; ley de las proporciones definidas, realizada por
Louis Proust; ley de las proporciones múltiples, realizada por él mismo). Su
teoría se puede resumir en:
1.- Los elementos químicos están formados por partículas muy pequeñas e
indivisibles llamadas átomos.
2.- Todos los átomos de un elemento químico dado son idénticos en su masa y
demás propiedades.
3.- Los átomos de diferentes elementos químicos son distintos, en particular
sus masas son diferentes.
4.- Los átomos son indestructibles y retienen su identidad en los cambios
químicos.
5.- Los compuestos se forman cuando átomos de diferentes elementos se
combinan entre sí, en una relación de números enteros sencilla, formando
entidades definidas (hoy llamadas moléculas).
Dalton, además de esta teoría creó la ley de las proporciones múltiples. Cuando
los elementos se combinan en más de una proporción, y aunque los resultados
de estas combinaciones son compuestos diferentes, existe una relación entre
esas proporciones.
Cuando dos elementos se combinan para formar más de un compuesto, las
cantidades de uno de ellos que se combina con una cantidad fija del otro están
relacionadas entre sí por números enteros sencillos.
A mediados del siglo XIX, unos años después de que Dalton enunciara se
teoría, se desencadenó una serie de acontecimientos que fueron introduciendo
modificaciones al modelo atómico inicial.
MODELO ATÓMICO DE THOMSON: Publicada entre los años 1898 y 1904
Joseph Thomson (1.856-1.940) partiendo de las informaciones que se tenían
hasta ese momento presentó algunas hipótesis, intentando justificar dos
hechos:
• La materia es eléctricamente neutra, lo que hace pensar que, además de
electrones, debe de haber partículas con cargas positivas.
• Los electrones pueden extraerse de los átomos, pero no así las cargas
positivas.
• Propuso entonces un modelo para el átomo en el que la mayoría de la
masa aparecía asociada con la carga positiva (dada la poca masa del
electrón en comparación con la de los átomos) y suponiendo que había
un cierto número de electrones distribuidos uniformemente dentro de
esa masa de carga positiva (como una especie de pastel o calabaza en
la que los electrones estuviesen incrustados como si fueran trocitos de
fruta o pepitas). Fue un primer modelo realmente atómico, referido a la
constitución de los átomos, pero muy limitado y pronto fue sustituido por
otros.
Thomson, sir Joseph John (1856-1940). Físico británico. Según el modelo de
Thomson el átomo consistía en una esfera uniforme de materia cargada
positivamente en la que se hallaban incrustados los electrones de un modo
parecido a como lo están las semillas en una sandía. Este sencillo modelo
explicaba el hecho de que la materia fuese eléctricamente neutra, pues en los
átomos de Thomson la carga positiva era neutralizada por la negativa. Además
los electrones podrían ser arrancados de la esfera si la energía en juego era
suficientemente importante como sucedía en los tubos de descarga.
J. J. Thomson demostró en 1897 que estos rayos se desviaban también en un
campo eléctrico y eran atraídos por el polo positivo, lo que probaba que eran
cargas eléctricas negativas. Calculó también la relación entre la carga y la
masa de estas partículas. Para este cálculo realizó un experimento: hizo pasar
un haz de rayos catódicos por un campo eléctrico y uno magnético.
Cada uno de estos campos, actuando aisladamente, desviaba el haz de rayos
en sentidos opuestos. Si se dejaba fijo el campo eléctrico, el campo magnético
podía variarse hasta conseguir que el haz de rayos siguiera la trayectoria
horizontal original; en este momento las fuerzas eléctricas y magnética eran
iguales y, por ser de sentido contrario se anulaban.
El segundo paso consistía en eliminar el campo magnético y medir la
desviación sufrida por el haz debido al campo eléctrico. Resulta que los rayos
catódicos tienen una relación carga a masa más de 1.000 veces superior a la
de cualquier ion.
Esta constatación llevó a Thomson a suponer que las partículas que forman los
rayos catódicos no eran átomos cargados sino fragmentos de átomos, es decir,
partículas subatómicas a las que llamó electrones. Las placas se colocan
dentro de un tubo de vidrio cerrado, al que se le extrae el aire, y se introduce
un gas a presión reducida.
Modelo atómico de Rutherford, publicada en el 1.9111
Ernest Rutherford (1.871-1.937) identifico en 1.898 dos tipos de las radiaciones
emitidas por el urania a las que llamo a las que llamó alfa (a) y beta (b) . Poco
después Paul Villard identifico un tercer tipo de radiaciones a las que llamo
gamma (n).
Rutherford discípulo de Thomson y sucesos de su cátedra, junto con sus
discípulos Hans Geiger (1.882-1.945) y Gregor Marsden (1.890-1956),
centraron sus investigaciones en las características de las radiactividad,
diseñando su famosa experiencia de bombardear láminas delgadas de distintas
sustancias, utilizando como proyectiles las partículas alfa (a) .
Sir Ernest Rutherford (1871-1937), famoso hombre de ciencia inglés que
obtuvo el premio Nobel de química en 1919, realizó en 1911 una experiencia
que supuso en paso adelante muy importante en el conocimiento del átomo.
La experiencia de Rutherford consistió en bombardear con partículas alfa una
finísima lámina de oro. Las partículas alfa atravesaban la lámina de oro y eran
recogidas sobre una pantalla de sulfuro de cinc. La importancia del
experimento estuvo en que mientras la mayoría de partículas atravesaban la
lámina sin desviarse o siendo desviadas solamente en pequeños ángulos, unas
cuantas partículas eran dispersadas a ángulos grandes hasta 180º.
El hecho de que sólo unas pocas radiaciones sufriesen desviaciones hizo
suponer que las cargas positivas que las desviaban estaban concentradas
dentro de los átomos ocupando un espacio muy pequeño en comparación a
todo el tamaño atómico; esta parte del átomo con electricidad positiva fue
llamado núcleo.
Rutherford poseía información sobre el tamaño, masa y carga del núcleo, pero
no tenía información alguna acerca de la distribución o posición de los
electrones.
En el modelo de Rutherford, los electrones se movían alrededor del núcleo
como los planetas alrededor del sol. Los electrones no caían en el núcleo, ya
que la fuerza de atracción electrostática era contrarrestada por la tendencia
del electrón a continuar moviéndose en línea recta. Este modelo fue
satisfactorio hasta que se observó que estaba en contradicción con una
información ya conocida en aquel momento: de acuerdo con las leyes del
electromagnetismo, un electrón o todo objeto eléctricamente cargado que es
acelerado o cuya dirección lineal es modificada, emite o absorbe radiación
electromagnética.
El electrón del átomo de Rutherford modificaba su dirección lineal
continuamente, ya que seguía una trayectoria circular. Por lo tanto, debería
emitir radiación electromagnética y esta radiación causaría la disminución de la
energía del electrón, que en consecuencia debería describir una trayectoria en
espiral hasta caer en el núcleo. El modelo de Rutherford fue sustituido por el de
Bohr unos años más tarde.
Con las informaciones que disponía y de las obtenidas de su experiencia, Lord
Rutherford propuso en el 1.911 este modelo de átomo:
• El átomo está constituido por una zona central, a la que se le llama
núcleo, en la que se encuentra concentrada toda la carga positiva y casi
toda la masa del núcleo.
• Hay otra zona exterior del átomo, la corteza, en la que se encuentra
toda la carga negativa y cuya masa es muy pequeña en comparación
con la del átomo. La corteza esta formada por los electrones que tenga
el átomo.
• Los electrones se están moviendo a gran velocidad en torno al núcleo.
• El tamaño del núcleo es muy pequeño en comparación con el del átomo
(unas 100.000 veces menor)

Modelo atómico de Bohr para el átomo de hidrógeno, propuesto en 1.913

El físico danés Niels Bohr realizó una La 1ª capa puede contener, como
serie de estudios de los que dedujo máximo, 2 electrones.
que los electrones de la corteza giran La 2ª capa puede contener, como
alrededor del núcleo describiendo sólo máximo, 8 electrones. Comienza a
determinadas órbitas circulares. llenarse una vez que la 1ª ya está
En el átomo, los electrones se completa.
organizan en capas y, en cada capa La 3ª capa puede contener, como
tendrán una cierta energía, llenando máximo, 18 electrones. Comienza a
siempre las capas inferiores y después llenarse una vez que la 2ª capa ya
las superiores. está completa.
En la siguiente escena puede Se representa por números separados
observarse la representación de los por comas y entre paréntesis. Por
átomos de los 12 primeros elementos ejemplo, el átomo de sodio tiene 11
de la tabla periódica con este modelo: electrones; por tanto, 2 llenan la 1ª
La distribución de los electrones en las capa, 8 quedan en la 2ª capa y el
capas se denomina configuración último electrón quedaría en la 3ª
electrónica y se realiza de la capa. La representación es: (2,8,1).
siguiente manera

A pesar de constituir un gran avance y de predecir hechos reales, el modelo


nuclear de Rutherford presentaba dos graves inconvenientes:
• Contradecía las leyes electromagnéticas de Maxwell, según las cuales,
una partícula cargada, cuando posee aceleración, emite energía
electromagnética.
• Según el enunciado anterior los espectros atómicos debería ser
continuos, ocurriendo que éstos son discontinuos, formados por líneas
de una frecuencia determinada.
El físico danés Niels Bohr (1.885-1.962), premio Nobel de Física en 1.922
presento en 1.913 el primer modelo de un átomo basado en la cuantización de
la energía. Supero las dificultades del modelo de Rutherford suponiendo
simplemente que la Física clásica no se podía aplicar al universo atómico. No
hay ninguna razón, decidió Bohr, para esperar que los electrones en los átomos
radien energía mientras no se les proporcione ninguna energía adicional.
Igualmente los espectros atómicos de absorción y emisión de líneas eran
indicativos de que los átomos, y más concretamente los electrones, eran
capaces de absorber o emitir cuantos de energía en determinadas condiciones.
La teoría de los cuantos de Planck la aporto a Bohr dos ideas:
• Las oscilaciones eléctricas del átomo solo pueden poseer cantidades
discretas de energía (están cuantizados)
• Sólo se emite radiación cuando el oscilador pasa de un estado
cuantizado a otro de mayor energía.
Este modelo implicaba los siguientes postulados:
1.- El electrón tenía ciertos estados definidos estacionarios de
movimiento (niveles de energía) que le eran permitidos; cada uno de
estos estados estacionarios tenía una energía fija y definida.
2.- Cuando un electrón estaba en uno de estos estados no irradiaba pero
cuando cambiaba de estado absorbía o desprendía energía.
3.- En cualquiera de estos estados, el electrón se movía siguiendo una
órbita circular alrededor del núcleo.
4.- Los estados de movimiento electrónico permitidos eran aquellos en
los cuales el momento angular del electrón (m · v · r ) era un múltiplo
entero de h/2 · 3.14.
Vemos pues que Bohr aplicaba la hipótesis cuántica por Planck en 1900.
La teoría ondulatoria electromagnética de la luz era satisfactoria en cuanto
explicaba algunos fenómenos ópticos tales como la difracción o la dispersión,
pero no explicaba otros fenómenos tales como la irradiación de un cuerpo
sólido caliente. Planck resolvió el problema suponiendo que un sistema
mecánico no podía tener cualquier valor de la energía, sino solamente ciertos
valores.
Así, en un cuerpo sólido caliente que irradia energía, Planck consideró que una
onda electromagnética de frecuencia era emitida por un grupo de átomos que
circulaba con la misma frecuencia.
Aplicando esta hipótesis a la estructura electrónica de los átomos se resolvía la
dificultad que presentaba el átomo de Rutherford. El electrón, al girar alrededor
del núcleo, no iba perdiendo la energía, sino que se situaba en unos estados
estacionarios de movimiento que tenían una energía fija. Un electrón sólo
perdía o ganaba energía cuando saltaba de un estado (nivel) a otro.
Por otro lado, el modelo de Bohr suponía una explicación de los espectros
discontinuos de los gases, en particular del más sencillo de todos, el hidrógeno.
Una raya de un espectro correspondía a una radiación de una determinada
frecuencia.
¿Por qué un elemento emite solamente cierta frecuencia ? Veamos la
respuesta:
En condiciones normales los electrones de un átomo o ion se sitúan en los
niveles de más baja energía. Cuando un átomo recibe suficiente energía, es
posible que un electrón salte a un nivel superior a aquel en que se halla. Este
proceso se llama excitación. Un electrón excitado se halla en un estado
inestable y desciende a un nivel inferior, emitiendo una radiación cuya energía
será igual a la diferencia de la que tienen los dos niveles.
La energía del electrón en el átomo es negativa porque es menor que la
energía del electrón libre.
Al aplicar la formula de Bohr a otros átomos se obtuvieron resultados
satisfactorios, al coincidir el pronóstico con el resultado experimental de los
espectros de estos átomos.
El modelo de Thomson presentaba un átomo estático y macizo. Las cargas
positivas y negativas estaban en reposo neutralizándose mutuamente. Los
electrones estaban incrustados en una masa positiva como las pasas en un
pastel de frutas. El átomo de Rutherford era dinámico y hueco, pero de acuerdo
con las leyes de la física clásica inestable. El modelo de Bohr era análogo al de
Rutherford, pero conseguía salvar la inestabilidad recurriendo a la noción de
cuantificación y junto con ella a la idea de que la física de los átomos debía ser
diferente de la física clásica.
La tercera partícula fundamental: el neutrón descubierta por James Chadwick
en 1.932
El descubrimiento de esta tercera partícula fundamental no fue descubierta
hasta el 1.932 por el físico inglés James Chadwick, la dificultad de su
descubrimiento debía a que ésta partícula carecía de carga eléctrica. Su
descubrimiento resolvió el problemas de la radiación alfa y una mejora del
modelo atómico de Rutherford, que quedó completado en los siguientes
términos:
Los átomos constan de núcleos muy pequeños y sumamente densos, rodeados
de una nube de electrones a distancias relativamente grandes de los núcleos.
1. Todos los núcleos contienen protones.
2. los núcleos de todos los átomos, con excepción de la forma
más común de hidrógeno, también contienen neutrones.
3. Insuficiencias de los modelos propuestos
Cuantización de la energía. Hipótesis de Planck, publicada en 1.900.
Para explicar la radiación del cuerpo negro el físico alemán Max Planck (1.858-
1.947), en 1900 propuso que cada una de las partículas que constituyen la
materia se comportan como osciladores armónicos de frecuencia de oscilación
dada; pero se aparta de las leyes de la Física clásica.
Planck establece que la energía que emite o absorbe un átomo está formada
por pequeños paquetes o cuantos de energía. La energía de cada uno de los
cuantos que emite o absorbe el átomo viene dada por la expresión
E=h.f
Ya que la energía del átomo que se comporta como un oscilador puede
aumentar o disminuir sólo en cantidades enteras h.v, diremos que la energía
de la radiación es discontinua y esta cuantizada en la forma
E = n.h.f
Estos cuantos o fotones de energía radiante son tan pequeños que la luz que
nos parece continua de manera análoga a lo que ocurre con la materia, pero
realmente ambas son discontinuas.
Espectros atómicos: Se comprueba experimentalmente que los átomos son
capaces de emitir radiación electromagnética o absorberla al ser estimulados
mediante calentamiento o radiación, respectivamente, pero solo en algunas
frecuencias . Estas frecuencias de emisión o absorción determinan una serie de
líneas que recogidas en un diagrama reciben el nombre de espectro de emisión
o de absorción del átomo correspondiente. Se trata en todos los casos de
espectros discontinuos.
Es preciso señalar que cada elemento químico excitado emite siempre unas
rayas de frecuencia característica que, por tanto, sirven para identificarlo. Esta
propiedad se manifiesta de la misma manera ya sea con ele elemento puro o
combinado con otros, por lo que se trata de una técnica de análisis básica en la
identificación atómica.
Efecto fotoeléctrico, explicado en el 1.905
La Teoría de Planck no fue en absoluto bien acogida hasta que, en 1.905, Albert
Einstein la aplicó a la resolución de un fenómeno inexplicable hasta entonces:
El efecto fotoeléctrico. Se conoce con este nombre a emisión de electrones
(fotoelectrones) por las superficies metálicas cuando se iluminan con luz de
frecuencia adecuada. En los metales alcalinos el efecto se presenta ya con luz
visible, en los demás metales con luz ultravioleta.
El estudio cuantitativo del efecto fotoeléctrico ha conducido a las siguientes
conclusiones:
• Para cada metal existe una frecuencia mínima (frecuencia umbral) por
debajo de la cual no se produce el efecto fotoeléctrico,
independientemente de la intensidad de la radiación luminosa.
• Si la frecuencia de la luz incidente es mayor que la frecuencia umbral, la
intensidad de la corriente fotoeléctrica es proporcional a la intensidad de
la radiación.
• La emisión de electrones es prácticamente instantánea, a partir de la
incidencia de la luz
• La energía cinética de los electrones emitidos aumenta al hacerlo la
frecuencia de la luz.
• La teoría ondulatoria de la luz es incompatible con las observaciones
experimentales relativas al efecto fotoeléctrico. En 1.905, Einstein
explico el efecto fotoeléctrico aplicando a la luz las teorías de Planck
sobre la radiación térmica: La luz se propaga por el espacio
transportando la energía en cuantos de luz, llamados fotones, cuya
energía viene dada por la ecuación de Planck:
E = h.f
En la explicación dada por Einstein, toda la energía de un fotón se transmite a
un electrón de un metal, y cuando éste salta de la superficie metálica posee
una energía cinética dada por:
h.f = Ec + We
We es la energía mínima que el electrón necesita para escapar de la superficie
del metal. Se suele denominar trabajo de extracción
Energía del fotón = Energía cinética del electrón + Trabajo de extracción

La mecánica cuántica moderna.


Podemos decir que la mecánica cuántica moderna surge hacia 1.925 como
resultado del conjunto de trabajos realizados por Heisenberg, Shrödinger, Born,
Dirac y otros, y es capaz de explicar de forma satisfactoria no sólo,la
constitución atómica, sino otros fenómenos fisicoquímicos, además de predecir
una serie de sucesos que posteriormente se comprobarán experimentalmente.
La mecánica cuántica se basa en la teoría de Planck, y tomo como punto de
partida la dualidad onda-corpúsculo de Louis De Broglie y el principio de
incertidumbre de Heisenberg.
Hipótesis de Louis De Broglie, publicada en 1.923.
La naturaleza de la luz no es fácilmente analizable a no ser que la
consideremos de tipo ondulatorio a fin de explicar ciertos fenómenos (como
reflexión, refracción, difracción, etc.) o de tipo corpuscular al pretender hacerlo
con otros (como el efecto fotoeléctrico, etc), ¿es posible que las partículas
tengan también propiedades de onda?.
En 1.924 Louis De Broglie extendió el carácter dual de la luz a los electrones,
protones, neutrones, átomos y moléculas, y en general a todas las partículas
materiales. Basándose en consideraciones relativistas y en la teoría cuántica
pensó que si la luz se comportaba como onda y como partícula la materia
debería poseer este carácter dual.
El movimiento de una partícula puede considerarse como el movimiento de un
paquete de ondas, algo así como la superposición de varias ondas de
longitudes de onda poco diferentes, cuyas oscilaciones se intensifican al
máximo en el punto del espacio ocupado por la partícula. No hay nada de
imaginario en estas ondas de materia, son tan reales como las ondas
luminosas y las del sonido, aunque no sean observables en todos los casos,
como ocurre con las ondas electromagnéticas, los aspectos ondulatorios y de
partículas de los cuerpos en movimiento nunca se pueden observar al mismo
tiempo.
En ciertas situaciones una partícula en movimiento presenta propiedades
ondulatorias y en otras situaciones presenta propiedades de partícula
Principio de incertidumbre de Heisenberg, publicada en el 1.927
Uno de los aspectos más importantes de la mecánica cuántica es que no es
posible determinar simultáneamente , de un modo preciso, la posición y la
cantidad de movimiento de una partícula. Esta limitación se conoce con el
nombre de principio de incertidumbre o de indeterminación de Heisenberg.
El principio de incertidumbre es una consecuencia de la dualidad onda-
partícula de la radiación y de la materia. Todos los objetos,
independientemente de su tamaño, están regidos por el principio de
incertidumbre, lo que significa que su posición y movimiento se pueden
expresar solamente como probabilidades, pero este principio sólo es
significativo para dimensiones tan pequeñas como las que presentan las
partículas elementales de la materia. Este principio carece de interés en
mecánica clásica, ya que las magnitudes involucradas son muy grandes
comparadas con el valor de la constante h.
Descripción del modelo mecano-cuántico del átomo. La ecuación de onda de
Schrödinger2, publicada en 1.926
En cada punto del espacio existirá una probabilidad de que se encuentre el
electrón, obteniéndose así lo que se denomina nube de probabilidad o
densidad electrónica. En el modelo atómico de Bohr, el electrón se mueve
alrededor del núcleo de una orbita determinada. En la teoría cuántica del
átomo, un electrón no esta limitado a una orbita, sino que es libre para
moverse en las tres dimensiones, en una nube de probabilidad que tiene una
determinada forma en el espacio.
Para explicar estos y otros fenómenos ha surgido la mecánica cuántica. Aquí
como en el modelo de Bohr, un electrón atómico sólo puede ocupar
determinados niveles de energía. Ahora bien cada nivel de energía posee uno o
más subniveles de energía. El primer nivel de energía principal, n =1, posee un
subnivel; el segundo posee dos, el tercero tres y así sucesivamente.
En el modelo de Bohr, los electrones giran en torno al núcleo siguiendo órbitas
circulares, pero hoy sabemos que un electrón en un subnivel de energía dado
se mueve aunque la mayor parte del tiempo se encuentra en una región del
espacio más o menos definida, llamada orbital. Los orbitales se nombran igual
que su subnivel de energía correspondiente.
La energía radiante, o radiación electromagnética, que el Sol llega a la Tierra a
través del espacio, en forma de ondas. El resultado de la separación de los
componentes de distinta longitud de onda de la luz o de otra radiación forman
el espectro electromagnético.
Las radiaciones electromagnéticas se dividen en distintos tipos (rayos gamma,
rayos X, ultravioleta, etc. según el valor de lo que se denomina "longitud de
onda", que es la distancia entre dos crestas consecutivas de la onda.
Cuando un haz de luz formado por rayos de distinta frecuencia atraviesa un
prisma óptico, se dispersan en las diferentes radiaciones que se recogen en
una pantalla en forma de espectro. El espectro puede ser estudiado en
laboratorios gracias al espectrógrafo, un aparato que consta
fundamentalmente de una rendija por la que entra el haz de luz, una lente, un
prisma de dispersión y una placa fotográfica, estos se empezaron a utilizar a
partir de 1859.
Los espectros pueden ser continuos o discontinuos. Los espectros continuos
son los que abarca toda la frecuencia de las radiaciones que tienen pasando de
una a otra gradualmente, sin saltos. La luz blanca tiene un espectro continuo,
formado por siete colores (rojo, anaranjado, amarillo, verde, azul, añil y el
violeta) y cada uno de ellos corresponde a radiaciones de una frecuencia
determinada; cuando termina un color empieza otro, sin que, entre ellos, hayan
ninguna zona oscura. En cambio, los elementos gaseosos de un tubo de
descarga emite una luz que posee un espectro discontinuo, es decir, sólo
contiene determinadas radiaciones, que aparecen en forma de rayas entre las
cuales hay una zona oscura.
Cuando se descubrieron los rayos X y se observó la fluorescencia que estos
rayos producían en las paredes del tubo de vidrio, Becquerel se dedicó a
investigar si la fluorescencia iba acompañada siempre de radiaciones. Obtuvo
los primeros resultados en 1896 al comprobar que el sulfato de uranilo y
potasio emitían unas radiaciones que impresionaban las placas fotográficas,
atravesaban cuerpos opacos e ionizaban. El aire. La emisión de estas
radiaciones no implicaba que el cuerpo estuviera expuesto a la luz, pues
también se producían en la oscuridad.
Además los espectros también pueden ser el espectro de masas (el que resulta
de la separación de un elemento químico en sus distintos isótopos).
El espectro de la luz blanca está constituido por una sucesión de colores
(colores del espectro), cada uno de los cuales corresponde a una longitud de
onda bien precisa. Un espectro puede ser: de emisión, cuando se obtiene a
partir de la radiación directamente emitida por un cuerpo; de absorción,
cuando es el resultante del paso de la radiación a través de un determinado
absorbente.
Se distingue también entre: discretos, o de rayas, constituidos por una serie de
líneas aisladas; continuos, que contienen todas las longitudes de onda entre
dos límites, y de bandas, constituidos por una serie de zonas continuas
separadas por espacios oscuros.
Los átomos producen espectros de líneas, las moléculas de bandas y los sólidos
y líquidos espectros continuos.

EL ÁTOMO DE
RUTHERFORD

Experiencia de Rutherford
El físico británico Ernest Rutherford y sus colaboradores Hans Geiger y Ernest
Marsden bombardearon con partículas alfa (con carga positiva) una lámina
muy fina de oro y observaron que, aunque la mayor parte de las partículas la
atravesaban sin desviarse, unas pocas sufrían una desviación bastante
acusada e incluso algunas rebotaban al llegar a la lámina. Para explicar estos
resultados, Rutherford propuso el modelo nuclear del átomo, según el cual la
carga positiva de un átomo y la mayoría de su masa están concentradas en
una pequeña región central llamada núcleo. En este modelo, los electrones,
con carga negativa, giraban en órbitas alrededor del núcleo.
El descubrimiento de la naturaleza de las emisiones radiactivas permitió a los
físicos profundizar en el átomo, que según se vio consistía principalmente en
espacio vacío. En el centro de ese espacio se encuentra el núcleo, que sólo
mide, aproximadamente, una diezmilésima parte del diámetro del átomo.
Rutherford dedujo que la masa del átomo está concentrada en su núcleo.
También postuló que los electrones, de los que ya se sabía que formaban parte
del átomo, se movían en órbitas alrededor del núcleo. El núcleo tiene una carga
eléctrica positiva; los electrones tienen carga negativa. La suma de las cargas
de los electrones es igual en magnitud a la carga del núcleo, por lo que el
estado eléctrico normal del átomo es neutro.
EL ÁTOMO DE
BOHR
Evolución del modelo atómico
A medida que los científicos fueron conociendo la estructura del átomo a través
de experimentos, modificaron su modelo atómico para ajustarse a los datos
experimentales. El físico británico Joseph John Thomson observó que los
átomos contienen cargas negativas y positivas, mientras que su compatriota
Ernest Rutherford descubrió que la carga positiva del átomo está concentrada
en un núcleo. El físico danés Niels Bohr propuso la hipótesis de que los
electrones sólo describen órbitas en torno al núcleo a determinadas distancias,
y su colega austriaco Erwin Schrödinger descubrió que, de hecho, los
electrones de un átomo se comportan más como ondas que como partículas.
Para explicar la estructura del átomo, el físico danés Niels Bohr desarrolló en
1913 una hipótesis conocida como teoría atómica de Bohr (véase Teoría
cuántica). Bohr supuso que los electrones están dispuestos en capas definidas,
o niveles cuánticos, a una distancia considerable del núcleo. La disposición de
los electrones se denomina configuración electrónica. El número de electrones
es igual al número atómico del átomo: el hidrógeno tiene un único electrón
orbital, el helio dos y el uranio 92. Las capas electrónicas se superponen de
forma regular hasta un máximo de siete, y cada una de ellas puede albergar un
determinado número de electrones. La primera capa está completa cuando
contiene dos electrones, en la segunda caben un máximo de ocho, y las capas
sucesivas pueden contener cantidades cada vez mayores. Ningún átomo
existente en la naturaleza tiene la séptima capa llena. Los “últimos” electrones,
los más externos o los últimos en añadirse a la estructura atómica, determinan
el comportamiento químico del átomo.
Todos los gases inertes o nobles (helio, neón, argón, criptón, xenón y radón)
tienen llena su capa electrónica externa. No se combinan químicamente en la
naturaleza, aunque los más pesados (argón, criptón, xenón y radón) pueden
formar compuestos químicos en el laboratorio. Por otra parte, las capas
exteriores de los elementos como litio, sodio o potasio sólo contienen un
electrón. Estos elementos se combinan con facilidad con otros elementos
(transfiriéndoles su electrón más externo) para formar numerosos compuestos
químicos. De forma equivalente, a los elementos como el flúor, el cloro o el
bromo sólo les falta un electrón para que su capa exterior esté completa.
También se combinan con facilidad con otros elementos de los que obtienen
electrones.

Densidad electrónica y orbitales


Los orbitales atómicos son descripciones matemáticas de la probabilidad de
encontrar en un lugar determinado los electrones de un átomo o molécula.
Estas descripciones se obtienen resolviendo la llamada ecuación de
Schrödinger. Los orbitales mostrados ilustran la distribución espacial de
electrones con momento angular progresivamente mayor (s, p, d, f). Nunca
puede haber más de dos electrones en un mismo orbital. La distribución global
de los electrones de un átomo es la suma de muchos orbitales semejantes.
Esta descripción se ha visto confirmada por muchos experimentos físicos y
químicos, entre ellos una imagen real de un orbital p obtenida por un
microscopio de barrido de efecto túnel.
Las capas atómicas no se llenan necesariamente de electrones de forma
consecutiva. Los electrones de los primeros 18 elementos de la tabla periódica
se añaden de forma regular, llenando cada capa al máximo antes de iniciar una
nueva capa. A partir del elemento decimonoveno, el electrón más externo
comienza una nueva capa antes de que se llene por completo la capa anterior.
No obstante, se sigue manteniendo una regularidad, ya que los electrones
llenan las capas sucesivas con una alternancia que se repite. El resultado es la
repetición regular de las propiedades químicas de los átomos, que se
corresponde con el orden de los elementos en la tabla periódica.
Resulta cómodo visualizar los electrones que se desplazan alrededor del núcleo
como si fueran planetas que giran en torno al Sol. No obstante, esta visión es
mucho más sencilla que la que se mantiene actualmente. Ahora se sabe que es
imposible determinar exactamente la posición de un electrón en el átomo sin
perturbar su posición. Esta incertidumbre se expresa atribuyendo al átomo una
forma de nube en la que la posición de un electrón se define según la
probabilidad de encontrarlo a una distancia determinada del núcleo. Esta visión
del átomo como “nube de probabilidad” ha sustituido al modelo planetario.
Líneas
espectrales

Uno de los grandes éxitos de la física teórica fue la explicación de las líneas
espectrales características de numerosos elementos (véase Espectroscopia:
Líneas espectrales). Los átomos excitados por energía suministrada por una
fuente externa emiten luz de frecuencias bien definidas. Si, por ejemplo, se
mantiene gas hidrógeno a baja presión en un tubo de vidrio y se hace pasar
una corriente eléctrica a través de él, desprende luz visible de color rojizo. El
examen cuidadoso de esa luz mediante un espectroscopio muestra un espectro
de líneas, una serie de líneas de luz separadas por intervalos regulares. Cada
línea es la imagen de la ranura del espectroscopio que se forma en un color
determinado. Cada línea tiene una longitud de onda definida y una
determinada energía asociada.
La teoría de Bohr permite a los físicos calcular esas longitudes de onda de
forma sencilla. Se supone que los electrones pueden moverse en órbitas
estables dentro del átomo. Mientras un electrón permanece en una órbita a
distancia constante del núcleo, el átomo no irradia energía. Cuando el átomo
es excitado, el electrón salta a una órbita de mayor energía, a más distancia
del núcleo. Cuando vuelve a caer a una órbita más cercana al núcleo, emite
una cantidad discreta de energía que corresponde a luz de una determinada
longitud de onda. El electrón puede volver a su órbita original en varios pasos
intermedios, ocupando órbitas que no estén completamente llenas. Cada línea
observada representa una determinada transición electrónica entre órbitas de
mayor y menor energía.
En muchos de los elementos más pesados, cuando un átomo está tan excitado
que resultan afectados los electrones internos cercanos al núcleo, se emite
radiación penetrante (rayos X). Estas transiciones electrónicas implican
cantidades de energía muy grandes.
EL NÚCLEO
ATÓMICO
Isótopos del hidrógeno
El número atómico de un átomo representa el número de protones de su
núcleo. Este número es constante para cada elemento. Sin embargo, el número
de neutrones puede variar, lo que da lugar a isótopos con el mismo
comportamiento químico pero distinta masa. El hidrógeno siempre tiene un
protón en su núcleo, cuya carga está equilibrada por un electrón. Los isótopos
del hidrógeno son el protio (sin neutrones), el deuterio (un neutrón) y el tritio
(dos neutrones). Las imágenes que se muestran son representaciones
esquemáticas del átomo: en realidad el núcleo es 100.000 veces menor que el
átomo, y el electrón es un millón de veces menor que el núcleo. El tamaño del
átomo está determinado por el movimiento del electrón en regiones del
espacio llamadas orbitales.
En 1919, Rutherford expuso gas nitrógeno a una fuente radiactiva que emitía
partículas alfa. Algunas de estas partículas colisionaban con los núcleos de los
átomos de nitrógeno. Como resultado de estas colisiones, los átomos de
nitrógeno se transformaban en átomos de oxígeno. El núcleo de cada átomo
transformado emitía una partícula cargada positivamente. Se comprobó que
esas partículas eran idénticas a los núcleos de átomos de hidrógeno. Se las
denominó protones. Las investigaciones posteriores demostraron que los
protones forman parte de los núcleos de todos los elementos.
No se conocieron más datos sobre la estructura del núcleo hasta 1932, cuando
el físico británico James Chadwick descubrió en el núcleo otra partícula, el
neutrón, que tiene casi exactamente la misma masa que el protón pero carece
de carga eléctrica. Entonces se vio que el núcleo está formado por protones y
neutrones. En cualquier átomo, el número de protones es igual al número de
electrones y, por tanto, a su número atómico. Los isótopos son átomos del
mismo elemento (es decir, con el mismo número de protones) que tienen
diferente número de neutrones. En el caso del cloro, uno de los isótopos se
identifica con el símbolo 35Cl, y su pariente más pesado con 37Cl. Los
superíndices identifican la masa atómica del isótopo, y son iguales al número
total de neutrones y protones en el núcleo del átomo. A veces se da el número
atómico como subíndice, como por ejemplo Cl.
Los núcleos menos estables son los que contienen un número impar de
neutrones y un número impar de protones; todos menos cuatro de los isótopos
correspondientes a núcleos de este tipo son radiactivos. La presencia de un
gran exceso de neutrones en relación con los protones también reduce la
estabilidad del núcleo; esto sucede con los núcleos de todos los isótopos de los
elementos situados por encima del bismuto en la tabla periódica, y todos ellos
son radiactivos. La mayor parte de los núcleos estables conocidos contiene un
número par de protones y un número par de neutrones.
Principales partículas elementales
Las partículas elementales se pueden dividir en distintas categorías generales.
Los hadrones y leptones se definen según los tipos de fuerza que actúan sobre
ellos. Las interacciones o fuerzas fundamentales se transmiten mediante otro
tipo de partículas, las llamadas partículas de intercambio o intermediarias.
Durante mucho tiempo, los físicos han buscado una teoría para poner orden en
el confuso mundo de las partículas. En la actualidad, las partículas se agrupan
según la fuerza que domina sus interacciones. Todas las partículas se ven
afectadas por la gravedad, que sin embargo es extremadamente débil a escala
subatómica. Los hadrones están sometidos a la fuerza nuclear fuerte y al
electromagnetismo; además del neutrón y el protón, incluyen los hiperones y
mesones. Los leptones “sienten” la fuerza electromagnética y nuclear débil;
incluyen el tau, el muón, el electrón y los neutrinos. Los bosones (una especie
de partículas asociadas con las interacciones) incluyen el fotón, que
“transmite” la fuerza electromagnética, las partículas W y Z, portadoras de la
fuerza nuclear débil, y el hipotético portador de la gravitación (gravitón). La
fuerza nuclear débil aparece en procesos radiactivos o de desintegración de
partículas, como la desintegración alfa (la liberación de un núcleo de helio por
parte de un núcleo atómico inestable).

Trazas de partículas elementales


Estas trazas fueron producidas por partículas elementales en una cámara de
burbujas del CERN, cerca de Ginebra. Examinando dichas trazas, se pueden
determinar ciertas propiedades de las partículas que atravesaron la cámara.
Por ejemplo, la carga de una partícula puede determinarse a partir del tipo de
trayectoria seguida. La cámara de burbujas se coloca en un campo magnético,
con lo que la trayectoria de las partículas positivas se curva en un sentido, la
de las negativas en sentido opuesto y la de las neutras no se curva.
Además, los estudios con aceleradores han determinado que por cada partícula
existe una antipartícula con la misma masa, cuya carga u otra propiedad
electromagnética tiene signo opuesto a la de la partícula correspondiente.
En 1963, los físicos estadounidenses Murray Gell-Mann y George Zweig
propusieron la teoría de que los hadrones son en realidad combinaciones de
otras partículas elementales llamadas quarks, cuyas interacciones son
transmitidas por gluones, una especie de partículas. Ésta es la teoría
subyacente de las investigaciones actuales, y ha servido para predecir la
existencia de otras partículas.
LA TABLA PERIODICA

Tabla periódica de los elementos


La tabla periódica de los elementos agrupa a éstos en filas y columnas según
sus propiedades químicas. Los elementos aparecen ordenados por su número
atómico. Haciendo clic en un elemento de la tabla obtendrá información sobre
el nombre, la historia, la configuración electrónica y la masa atómica del
mismo. Las masas atómicas entre paréntesis indican la masa del isótopo más
estable.
Sistema periódico o Tabla periódica, esquema de todos los elementos químicos
dispuestos por orden de número atómico creciente y en una forma que refleja
la estructura de los elementos. Los elementos están ordenados en siete hileras
horizontales, llamadas periodos, y en 18 columnas verticales, llamadas grupos.
El primer periodo, que contiene dos elementos, el hidrógeno y el helio, y los
dos periodos siguientes, cada uno con ocho elementos, se llaman periodos
cortos. Los periodos restantes, llamados periodos largos, contienen 18
elementos en el caso de los periodos 4 y 5, o 32 elementos en el del periodo 6.
El periodo largo 7 incluye el grupo de los actínidos, que ha sido completado
sintetizando núcleos radiactivos más allá del elemento 92, el uranio (véase
Elementos transuránicos).
Los grupos o columnas verticales de la tabla periódica fueron clasificados
tradicionalmente de izquierda a derecha utilizando números romanos seguidos
de las letras “A” o “B”, en donde la “B” se refiere a los elementos de transición.
En la actualidad ha ganado popularidad otro sistema de clasificación, que ha
sido adoptado por la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC,
siglas en inglés). Este nuevo sistema enumera los grupos consecutivamente
del 1 al 18 a través de la tabla periódica.
LEY
PERIÓDICA

Radio atómico en la tabla periódica


Al aumentar el número atómico, Z, muchas de las propiedades fisicoquímicas
de los elementos varían de forma periódica. Una de ellas es el radio atómico,
que se obtiene a partir de las longitudes de los enlaces entre los átomos. En un
mismo grupo (columna), el radio atómico aumenta al aumentar Z, y en un
mismo periodo (fila), disminuye a medida que aumenta el número atómico.
© Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.
Esta ley es la base de la tabla periódica y establece que las propiedades físicas
y químicas de los elementos tienden a repetirse de forma sistemática conforme
aumenta el número atómico.
Todos los elementos de un grupo presentan una gran semejanza y, por lo
general, difieren de los elementos de los demás grupos. Por ejemplo, los
elementos del grupo 1 (o IA), a excepción del hidrógeno, son metales con
valencia química +1; mientras que los del grupo 17 (o VIIA), exceptuando el
astato, son no metales, que normalmente forman compuestos con valencia -1.
DESARROLLO
HISTÓRICO

Dmitri Mendeléiev
A lo largo de sus trabajos para organizar los elementos según sus propiedades
químicas y masas atómicas, Dmitri Mendeléiev desarrolló la tabla periódica y
formuló la ley periódica. Mendeléiev dejó huecos en su tabla para los
elementos que, según predijo correctamente, aún no se habían descubierto. Su
actitud avanzada también se extendió a la política, y fue una figura polémica.
Culver Pictures
Como resultado de los descubrimientos que establecieron en firme la teoría
atómica de la materia en el primer cuarto del siglo XIX, los científicos pudieron
determinar las masas atómicas relativas de los elementos conocidos hasta
entonces. El desarrollo de la electroquímica durante ese periodo por parte de
los químicos británicos Humphry Davy y Michael Faraday condujo al
descubrimiento de nuevos elementos.
En 1829 se habían descubierto los elementos suficientes para que el químico
alemán Johann Wolfgang Döbereiner pudiera observar que había ciertos
elementos que tenían propiedades muy similares y que se presentaban en
triadas: cloro, bromo y yodo; calcio, estroncio y bario; azufre, selenio y teluro, y
cobalto, manganeso y hierro. Sin embargo, debido al número limitado de
elementos conocidos y a la confusión existente en cuanto a la distinción entre
masas atómicas y masas moleculares, los químicos no captaron el significado
de las triadas de Döbereiner.
El desarrollo del espectroscopio en 1859 por los físicos alemanes Robert
Wilhelm Bunsen y Gustav Robert Kirchhoff, hizo posible el descubrimiento de
nuevos elementos. En 1860, en el primer congreso químico internacional
celebrado en el mundo, el químico italiano Stanislao Cannizzaro puso de
manifiesto el hecho de que algunos elementos (por ejemplo el oxígeno) poseen
moléculas que contienen dos átomos. Esta aclaración permitió que los
químicos consiguieran una “lista” consistente de los elementos.
Estos avances dieron un nuevo ímpetu al intento de descubrir las
interrelaciones entre las propiedades de los elementos. En 1864, el químico
británico John A. R. Newlands clasificó los elementos por orden de masas
atómicas crecientes y observó que después de cada siete elementos, en el
octavo, se repetían las propiedades del primero. Por analogía con la escala
musical, a esta repetición periódica la llamó ley de las octavas. El
descubrimiento de Newlands no impresionó a sus contemporáneos,
probablemente porque la periodicidad observada sólo se limitaba a un pequeño
número de los elementos conocidos.
Mendeléiev y
Meyer

La ley química que afirma que las propiedades de todos los elementos son
funciones periódicas de sus masas atómicas fue desarrollada
independientemente por dos químicos: en 1869 por el ruso Dmitri I.
Mendeléiev y en 1870 por el alemán Julius Lothar Meyer. La clave del éxito de
sus esfuerzos fue comprender que los intentos anteriores habían fallado porque
todavía quedaba un cierto número de elementos por descubrir, y había que
dejar los huecos para esos elementos en la tabla. Por ejemplo, aunque no
existía ningún elemento conocido hasta entonces con una masa atómica entre
la del calcio y la del titanio, Mendeléiev le dejó un sitio vacante en su sistema
periódico. Este lugar fue asignado más tarde al elemento escandio, descubierto
en 1879, que tiene unas propiedades que justifican su posición en esa
secuencia. El descubrimiento del escandio sólo fue parte de una serie de
verificaciones de las predicciones basadas en la ley periódica, y la validación
del sistema periódico aceleró el desarrollo de la química inorgánica.
El sistema periódico ha experimentado dos avances principales desde su
formulación original por parte de Mendeléiev y Meyer. La primera revisión
extendió el sistema para incluir toda una nueva familia de elementos. Este
grupo comprendía los tres primeros elementos de los gases nobles o inertes,
argón, helio y neón, descubiertos en la atmósfera entre 1894 y 1898 por el
matemático y físico británico John William Strutt Rayleigh y el químico británico
William Ramsay. El segundo avance fue la interpretación de la causa de la
periodicidad de los elementos en términos de la teoría de Bohr (1913) sobre la
estructura electrónica del átomo.
TEORÍA DE LA CAPA
ELECTRÓNICA

En la clasificación periódica, los gases nobles, que no son reactivos en la


mayoría de los casos (valencia = 0), están interpuestos entre un grupo de
metales altamente reactivos que forman compuestos con valencia +1 y un
grupo de no metales también muy reactivos que forman compuestos con
valencia -1. Este fenómeno condujo a la teoría de que la periodicidad de las
propiedades resulta de la disposición de los electrones en capas alrededor del
núcleo atómico. Según la misma teoría, los gases nobles son por lo general
inertes porque sus capas electrónicas están completas; por lo tanto, otros
elementos deben tener algunas capas que están sólo parcialmente ocupadas, y
sus reactividades químicas están relacionadas con los electrones de esas capas
incompletas. Por ejemplo, todos los elementos que ocupan una posición en el
sistema inmediatamente anterior a un gas inerte, tienen un electrón menos del
número necesario para completar las capas y presentan una valencia -1 y
tienden a ganar un electrón en las reacciones. Los elementos que siguen a los
gases inertes en la tabla tienen un electrón en la última capa, y pueden
perderlo en las reacciones, presentando por tanto una valencia +1.
Un análisis del sistema periódico, basado en esta teoría, indica que la primera
capa electrónica puede contener un máximo de 2 electrones, la segunda un
máximo de 8, la tercera de 18, y así sucesivamente. El número total de
elementos de cualquier periodo corresponde al número de electrones
necesarios para conseguir una configuración estable. La diferencia entre los
subgrupos A y B de un grupo dado también se puede explicar en base a la
teoría de la capa de electrones. Ambos subgrupos son igualmente incompletos
en la capa exterior, pero difieren entre ellos en las estructuras de las capas
subyacentes. Este modelo del átomo proporciona una buena explicación de los
enlaces químicos.
TEORÍA
CUÁNTICA
El desarrollo de la teoría cuántica y su aplicación a la estructura atómica,
enunciada por el físico danés Niels Bohr y otros científicos, ha aportado una
explicación fácil a la mayoría de las características detalladas del sistema
periódico. Cada electrón se caracteriza por cuatro números cuánticos que
designan su movimiento orbital en el espacio. Por medio de las reglas de
selección que gobiernan esos números cuánticos, y del principio de exclusión
de Wolfgang Pauli, que establece que dos electrones del mismo átomo no
pueden tener los mismos números cuánticos, los físicos pueden determinar
teóricamente el número máximo de electrones necesario para completar cada
capa, confirmando las conclusiones que se infieren del sistema periódico.
Desarrollos posteriores de la teoría cuántica revelaron por qué algunos
elementos sólo tienen una capa incompleta (en concreto la capa exterior, o de
valencia), mientras que otros también tienen incompletas las capas
subyacentes. En esta última categoría se encuentra el grupo de elementos
conocido como lantánidos, que son tan similares en sus propiedades que
Mendeléiev llegó a asignarle a los 14 elementos un único lugar en su tabla.

SISTEMA PERIÓDICO
LARGO

La aplicación de la teoría cuántica sobre la estructura atómica a la ley periódica


llevó a reformar el sistema periódico en la llamada forma larga, en la que prima
su interpretación electrónica. En el sistema periódico largo, cada periodo
corresponde a la formación de una nueva capa de electrones. Los elementos
alineados tienen estructuras electrónicas estrictamente análogas. El principio y
el final de un periodo largo representan la adición de electrones en una capa de
valencia; en la parte central aumenta el número de electrones de una capa
subyacente.