La Criminología y sus Orígenes Por: Garabe Baghdikian

Criminología, hablar de ella no es más que hacer referencia a una ciencia que ha logrado consolidarse como autónoma a través del tiempo, gracias a la conjunción de diversas dogmas mediante el llamado principio interdisciplinario, y con el único fin de estudiar ciertos fenómenos tasados con sanciones y descritos por el Derecho Penal, estos fenómenos reciben el nombre de delito. Ciertamente, el estudio del delito como un “todo” no puede ser, ni debe ser, estudiado por una sola disciplina o área del conocimiento, ya que éste comprende una serie de elementos o factores tanto subjetivos como objetivos que le dan forma, y que debido a la complejidad de su configuración, debe ser estudiado de forma integral. Así, a través de la historia, los investigadores de diversas áreas tales como la psicología, la sociología, la penología, la victimología y otras tantas disciplinas, han debido de ir articulando los resultados de sus estudios para dar forma a una nueva disciplina que estudia al delito desde diversas ópticas; el resultado, la criminología. Puede sonar esto a tautología pura, pero la Criminología es una ciencia autónoma producto de la fusión de diversas disciplinas de estudio, y que per se (su propia naturaleza), le hace ser una ciencia auxiliar, directamente al servicio del Derecho Penal. Trasladémonos un poco a sus orígenes. El control de la sociedad y el castigo para quienes causaran graves daños a otros, fue la primera gran preocupación de aquellos que desarrollaron las normas de convivencia social durante la edad antigüedad y la edad media. Filósofos y eruditos del “razonamiento humano” como Hesíodo, Pitágoras, Heráclito, Protágoras, Sócrates, Platón y Aristóteles, fueron algunos de esos estudiosos que se interesaron en dar su opinión acerca de lo que se concebía como “delito” y cual debía ser el “castigo” para quienes lo cometían. Como sabemos, muchos de estos postulados, sobre todo en el área de la filosofía (Sócrates, Platón y Aristóteles), la retórica (Protágoras) y la doctrina cosmológica del eterno retorno (Heráclito), se mantienen vigentes, o al menos aun se evidencia su influencia en las dogmas más modernas, pero todas las opiniones de estos grandes pensadores poseen una arista en común, la falta de sentido científico realista, que constituye un presupuesto sine qua non para la

investigación criminológica, pues la criminología, no se exterioriza de una manera independiente, sistemáticamente cultivada. Sino que se deriva de diversas ramas de la investigación humana,

Tarde) denuncia la influencia del medio social. Moreau de Tour y sobre todo. como lo fueron obras como las de P. Finalmente. . de los reformadores y del Derecho Penal. a quien se le señala como el verdadero fundador de la antropología criminal. Luego comenzaron los primeros intentos de implicar al hombre en la criminología científica. a esta corriente se le conoce con el nombre de “Escuela de Chicago”. verdadero “caldo de cultivo de la criminalidad”. De éste breve paseo cronológico. producto de las ideas de la Ilustración. Esquirol. los trabajos de Gall (1882) “Les fonctions du cerveau” (Las funciones del cerebro). la criminología. quienes entre otros se ocuparon de los problemas de la psiquiatría forense. En este momento es cuando la “Escuela Italiana” (Lombroso. Tuvo su apogeo en el siglo XVIII. que surge por la preocupación constante por fijar el límite adecuado al derecho de castigar por parte del estado. Pinel. Cabanis. quien entre 1873 y 1875 publicó trabajos sobre la vida psíquica del criminal y su tendencia a la locura. Guerry. Quételet. Luego aparecen otros que proporcionaron fundamentos para la doctrina de Lombroso. Y a la cual se le fueron reuniendo muchas tendencias bajo este título. De esta época es destacable la investigación empírica sobre delincuencia juvenil de Shaw y McKay. Enrico Ferri) pretende encontrar la causa profunda de la delincuencia en las anomalías corporales y mentales de los individuos y la “Escuela FrancoBelga” (Durkheim. Rafael Garófalo. imbecilidad y ausencia de sensibilidad. Otra de las escuelas de la criminología es la “Escuela Positivista” la cual empieza a aplicar los métodos de observación científica al crimen. con sus primeras publicaciones sobre Fisonomía. Como ejemplo de estos intentos tenemos a Lavater (1775). el cual anteriormente se ocupo de la Frenología. lo que genero su posterior “Reforma”. eran más proclives a producir una mayor delincuencia. que concluyeron en que los barrios con ciertas características. la cual fue publicada por Cowles Prichard (1835).hasta que al final se llega a reunir todas estas piezas dispersas y con ello se desarrolla una disciplina propia. con el fin de determinar las causas de la criminalidad. hallamos a la “Escuela Clásica”. y sus máximos representantes son Cesare Beccaria y Antonio Rosini. Morel. Griesinger. Sobre las distintas corrientes o tendencias del conocimiento dentro de la Criminología. También mencionaré a Nicolson. a partir de principios del siglo XX se desarrolla en EEUU un nuevo paradigma en la investigación criminológica al centrarse en las razones que causaban el hecho de que en unos barrios se cometieran más delitos que en otros. no podemos excluir a la conocida tesis de la locura moral de Schwachsinn. Lacassagne.

la primera de éstas es el estudio de la naturaleza del delito dentro de la sociedad y la segunda es el estudio de los delincuentes desde un punto de vista psicológico. Ambas de estas teorías son más descriptivas que analíticas. que son distintas pero están relacionadas entre sí. la criminología es una ciencia muy nueva y la cual se basa en dos áreas de búsquedas.En fin. Los eruditos de la materia estudian el comportamiento humano desde una perspectiva clínica y sino desde una perspectiva legal. por esa razón es una ciencia que no es exacta. .

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful