Escritoras Excomulgadas
Natalia Trujillo "Soy Natalia Trujillo, tengo 24 años y soy mexicana. Nací el 21 de Junio de 1987 y soy la mayor de cinco hermanos, y además, la única mujer. Soy una chica que sólo escribe por placer, feliz de compartir atraviesan. Me encanta leer y escuchar música. Son dos de mis pasiones en ésta vida (la otra es dormir, pero shuuuuu). Aparte de ser una escritora novel, soy Licenciada en Física por parte de la Universidad Veracruzana, buscando abrirme mi propio espacio en este mundo de científicos. Actualmente me encuentro haciendo una Maestría en Física (sí, lo sé, demasiada física). Sé que es algo difícil el imaginar cómo estas dos facetas (escritora y física) se pueden llegar a mezclar, y la verdad, no tengo ni idea. Sin embargo, no veo una sin la otra cosa. Son dos partes de mí, que me complementan, y si bien, no coexisten al 100%, tengo cierta paz. Siempre es un placer poder conocer las opiniones de los lectores, no hay palabras de agradecimiento para ello. Y para ello te invito a que visites mi blog, http://elrincondenataliatrujillo.blogspot.com/"
Natalia Trujillo - Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I

sus historias e ideas locas que se le

2

Escritoras Excomulgadas
Dedicatoria
Para todas las personas que leyeron esta novela durante el transcurso que fue naciendo Una y otra vez, ¡miles de gracias! Porque sin su apoyo, esto en verdad, no habría sido posible ¡Lo logramos! Para mi editora auto asignada Primis, alter ego, forera, y demás personalidades En verdad no sé de donde nació tanto amor Pero aun así, miles de besos cariño, Porque tú fuiste la primera Gracias por tus consejos, y a pesar de nuestras guerras, discusiones, pleitos, diferencias…, ¡Vaya! Y aun así, Te quiero Y para mis amigas INTIEMPALES, Gracias chicas, por esas sonrisas y esos maravillosos momentos, que aunque sean a tales horas de la madrugada ha valido la pena cada desvelo. Esas amigas que aunque no están a la vuelta de la esquina están al prender la computadora Chicas, ¡que viva el amor INTIEMPAL! Ailoviuu chuu

3

Natalia Trujillo - Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I

Escritoras Excomulgadas
Índice
Prólogo: El Comienzo Capítulo 1: La Llamada Capítulo 2: Confesiones Capítulo 3: Cambiando Las Reglas Capítulo 4: Recuerdos De Una Trágica Noche Capítulo 5: Después De La Tormenta… Llegan Las Consecuencias Capítulo 6: AL Final Del Día Capítulo 7: Decisiones Capítulo 8: Promesas Olvidadas Capítulo 9: Dilemas Y Toma De Decisiones Capítulo 10: Entrevista Con El Diablo Capítulo 11: La Despedida Capítulo 12: En El Presente Capítulo 13: Regreso A Casa Capítulo 14: Reencuentro Y Nuevas Visitas Capítulo 15: Revelaciones
Natalia Trujillo - Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I

4

Escritoras Excomulgadas
Capítulo 16: El Agua Que Fluye Capítulo 17: Sin Título Capítulo 18: Soledad Y Nostalgia Capítulo 19: Juntos Otra Vez Capítulo 20: Luz De Luna Capítulo 21: Luz De Luna Capítulo 22: La Rosa Blanca Capítulo 23: Tranquilidad Capítulo 24: Relaciones Capítulo 25: “Mi Pequeña Guerrera…” Capítulo 26: La Espera Capítulo 27: Un Favor Capítulo 28: Ir Al Encuentro Capítulo 29: Gritos Del Alma Capítulo 30: Mary Ann Capítulo 31: Disculpa Y Olvido Capítulo 32: Buenas Nuevas Capítulo 33: Su Primer Beso

5

Natalia Trujillo - Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I

Escritoras Excomulgadas
Capítulo 34: A Corazón Abierto Capítulo 35: Votos Y Promesas Epilogo: El Ramo De Novia

6

Natalia Trujillo - Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I

Escritoras Excomulgadas

7

Natalia Trujillo - Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I

hace ya. y mucho menos. que cuando viajaba se dormía en el primer momento. y dejaba este mundo. que nadie la vería sufrir.Escritoras Excomulgadas Prólogo El Comienzo El resplandor de aquel relámpago seguido del estridente sonido. Hacía mucho tiempo. pero tenía un nudo en la garganta. Estaba despierta. El cielo estaba llorando. hizo que Ariana levantara la vista. Ariana solo quería gritar.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I viendo pero no observando. Y ahora. Hasta aquella noche anoche. tantos rostros…. Natalia Trujillo . Tantas cosas. mientras que ella ya no podía. Solo había hecho una excepción. solo siendo una espectadora de lo que pasaba afuera. Todo mundo dormía menos ella. Se acomodó en el asiento del avión. Ariana se había hecho el juramento de que jamás verían correr lágrimas de sus ojos. muchos años. tenía la sensación de que algo presionaba contra su pecho. y se deslizaban por ella. Pero después de eso. Los recuerdos que alguna vez había dejado atrás regresaron. Siempre había sida una de esas personas. y su mirada se posó en los asientos que estaban adelante. en ese momento. tantos sueños. Ariana era consciente de como las gotas de lluvia chocaban contra la ventanilla. Solo tenía que colocar su cabecita en el respaldo. hasta aquella llamada… cuando el infierno se había desatado. jamás había vuelto a llorar. En el funeral de su padre. para entrar en 8 . con la mirada hacia la ventana.

Si David se llegase a enterar me daría un sermón… David… David. era ahí cuando ella empezaría a verdaderamente preocuparse. descansar. de recordar. Recuerdos donde ella no Natalia Trujillo . ― Señorita. espere. La tensión que recorría todo su cuerpo. ― ¿Desea algo? ― No. ya que se acerco. David el amante… Pensar en él. ella sabía que se lo tenía bien merecido. Y tuvo la vaga ilusión de que eso pasaría una vez que subiera al avión.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 1 TGV: Tequila Ginebra Vodka. estoy bien…. pensó. Y al pensar en David. Pero rayos. Casi nunca tomaba. –Ariana no tenía ganas de platicar en estos momentos. de que su mente se sumiera en sueños y dejara de pensar. pero rápidamente cambio su gesto. y por lo visto hasta la azafata se dio cuenta. Ella solo quería despejar su mente. 9 . hacia que la herida que cargaba en su corazón le doliera más. gracias. casi en un susurro. también pensaba en todo lo demás. Y solo esperar hasta que llegase a su destino. en ese momento. Se recargo entre los asientos. Ilusa de mí. Ariana sabía que estaba mal. ― Si. Aunque. ¿se siente bien? –preguntó. ¿podría traerme un TGV1? La azafata la miró con sorpresa. y contestó: ― Enseguida. era terrible. señorita. el buen David. bebida de cóctel.Escritoras Excomulgadas el de Morfeo.

Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . Volvió ligeramente su mirada a la ventanilla. donde ella sufría. y eso era lo que la espantaba. Los fantasmas del pasado habían regresado 10 Natalia Trujillo . para ver las lágrimas que el cielo derramaba. Sólo había una cosa que ella sabía.Escritoras Excomulgadas era feliz.

Algunas veces. Recopilaciones de éxitos. y adulándola. Faltaban quince minutos para las once de la noche. Después de que ella le salvara su trasero en un juicio. ya que sabía que David no tardaría en llegar a su apartamento. Volteó a ver hacia la mesa. Otra canción empezó a sonar. el propietario del restaurante. Ariana solo quería agarrar un mazo. Ariana la había encargado. recién traída del mejor restaurante de comida italiana de todo San Francisco. En ella había una gran pizza con extra queso que reclamaba ser comida. Una sonrisa pícara se posó en sus labios.Escritoras Excomulgadas Capitulo 1 La Llamada San Francisco. Nada como una pizza caliente. California Dos noches atrás Ariana Mitchells volteó a ver el reloj de la sala. como en ese caso. besándole la mano. pero Ariana sabía que era un buen hombre. y darle en la cabeza a Vitto. cosa que ella explotaba cuando le convenía. además de amigo y cliente de Ariana. y Vitto.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 11 . Se empezó a reír al acordarse de Vitto. cuando ella era no era una chef consumada. no había hecho pegas. La cena estaba lista. La que se estaba escuchando en esos momentos era Natalia Trujillo . porque la desesperaba. Vitto le había jurado amor eterno. Tenía puesto su CD de blues & jazz favorito.

En el trabajo se trataban con cordialidad. pero no podía estar mal. Su cabellera negra y oscura. Y David había aceptado encantado. no era compatible con el de ella. Él era el socio más joven de la firma. y tenían sus Natalia Trujillo . Eso no era para ella. resultó que sí había química. Y por eso. pero ella le ofrecía lo que los hombres querían. pero después de varios disgustos. Si alguno de ellos encontraba a otra persona. y no más. Trabaja con ella. Diez minutos para las once. Sabía que no era una belleza nórdica. pero para ella. Siempre terminaban exigiéndolo. y rara vez. Era curioso. Y sus comisiones eran increíbles. y satisfecha con su trabajo. Salía con hombres. y vaya química. Ariana no se veía como una madre de familia. en una de las firmas más prestigiosas de todo el estado de California. y una blusa de algodón. Que hombre rechazaba eso. Al haberse acoplado tan bien. A los 28 años. criando a niños como conejitos. Esto era sexo. entonces tendrían que ser honestos. Al principio no habían hecho nada de química. pero ella no podía dárselo. Al final. Arrasaban con todos. sexo sin compromiso. Y solo mientras los dos estuvieran de acuerdo. y atendiendo un hogar. a Ariana le encantaba desobedecerlas. pero sin parecer ordinaria. Sin embargo. Si a él le gustaba dar órdenes. pues el carácter de David. ahora solo 5 minutos. Sexo. Volvió a mirar el reloj.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 12 . y resultaba que lo que los hombres querían era efectivamente eso: compromiso. eran ahora conocidos como la “Pareja Dorada” pues nunca habían perdido un caso. Estaba vestida con unos simples vaqueros de mezclilla. terminaba con ellos. fueron tratándose. sencilla. Ariana había puesto las cosas en claro desde la primera vez que se habían acostado juntos. Black & White & Associates. la hacían sentir relajada. Ariana era mujer de éxito. Además.Escritoras Excomulgadas Miles Davis con Time after Time. sin compromiso. se la había soltado. Pensó en David. de dictar órdenes. Otra vez a su reloj. Todo mundo decía que eran tristes. tenía algo serio con ellos.

” Ambos lo habían acordado. Y era suyo. todo era distinto.Escritoras Excomulgadas arranques de genio. Pero no eran tan frívolos. Ariana? –le regañó David. Otra de las cosas que hacían juntos. lo atrajo hacia ella. todo el irradiaba seguridad y sensualidad. Si le añadimos que tiene un corazón muy bondadoso. ― Sabía que eras tú. Y un trasero que sería el sueño de cualquier mujer. Ariana podía decir que era suyo. ― ¿Es que nunca preguntas al abrir. ojos azules. Primero Natalia Trujillo . Al menos por ahora. Solo había una regla: “Nunca exijas más de lo te doy. Y esa era la principal razón por la que David iría a su casa esa noche. Volteó a ver el reloj por última vez. Tenían tantos casos pendientes. Unos leves golpes en la puerta la sacaron de sus pensamientos. Impecable. Era un hombre muy guapo y muy sexy. ― Y dicho esto. era trabajar en casos de pro bono. Tenía el “trasero caliente” más hermoso que hubiese visto. Puntual como siempre Fue directamente a abrir sin necesidad de preguntar. un pecho ancho que seguía con caderas estrechas. un cuerpo sin un gramo de grasa. Y ella había aceptado. y lo besó apasionadamente en los labios. hombros amplios. y es un caballero en persona. Ariana le dedicó una mirada cargaba de lujuria de los pies a la cabeza. Pero en la intimidad.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 13 . Las once. una boca que pedía ser besada. este hombre es un arma mortal caminando libremente por las calles de San Francisco. Le pasó los brazos alrededor de su cuello. parado con su traje Armani. Con su metro noventa y cinco. Cabello castaño. pero David le había dicho que ese en particular era muy importante.

no podía. Ella no sabía que decir. Y no te quejes. ― Gracias –dijo tan bajo. Esos hombres no entienden que hay una vida después del trabajo. Era la primera vez que él hacia algo así. Ariana la tomo delicadamente. ― Sabia que te iba a gustar –dijo –en fin. ― Lo mejor de lo mejor. Primero comamos un poco. Habían acordado que las cosas románticas como citas. porque nadie mejor que ellos sabía que los podrían demandar por indecencia publica –Pasa. y demás estaban fuera de su relación. Natalia Trujillo . Al final tuvieron que parar. y así estuvieron un buen tiempo. Cenemos Se quitó el saco y lo dejo en uno de los respaldos de la silla. No podía salir del juzgado. David sabía cómo besar a una mujer. ― Para ti. caminar de la mano. tomo su pedazo con una servilleta y empezó a comer. Ariana se lo quedó mirando fijamente. saco una rosa. La tomó en brazos. Ariana se dirigía a agarrar un plato pero entonces él tomó su mano. y se fue directo a la pizza. hasta que el fuego de la pasión ardió entre ellos. ― ¿Pizza con extra queso? – dijo con tono de sarcasmo. que ella no se había percatado. No dijo nada.Escritoras Excomulgadas lentamente.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 14 . antes de dar un espectáculo en pleno pasillo. Y definitivamente esa rosa entraba en esa categoría. Me muero de hambre. que pensó que quizás no la había oído. chocolates. porque sé que te gusta más que a mí. De su mano escondida en la espalda. la cena nos está esperando. Entraron al apartamento.

de algunos clientes. pero valía la pena. pensó. Ariana sabía que tendría que ir a correr unos diez kilómetros por tragarse esa pizza. Eso solo podía significar el principio del fin. Se dirigió a la cocina por la botella de vino que tenía guardada para ciertas ocasiones. a trabajar. ― Bueno. ¿estás aquí? –David ya estaba en la sala. Después se sirvió ella. porque David contaba unos muy buenos chistes. su risa se desvanecía. ― ¿Deseas tomar algo?― preguntó Ariana ― Lo que tú tomes está bien. acomodándose en uno de los sillones. Maldita flor. compañeros. Sacó dos copas de la alacena. Le ofreció una de las copas. parándose del sillón.Escritoras Excomulgadas Pero Ariana todavía seguía dándole vueltas al asunto de la flor. –dijo David. dejó la botella de vino en la mesita. quejándose de sus jefes. y le sirvió. Pero cuando su mirada se clavaba en la rosa que él le acababa de regalar. y se sentó a un lado de él. Terminaron de cenar. y regresó a la sala. Todo había marchado tan bien. a cenar –dejó la flor en la mesa. ― Si claro. Y muriéndose de la risa. ― Veamos que tenemos aquí ― contestó Ariana Natalia Trujillo .Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 15 . y saco una carpeta. ― Ariana. Fue por el maletín. Bueno. Pero Ariana todavía no se recobraba de la impresión. Platicaron acerca del trabajo y de cómo les había ido en su día. No entendía porque David acababa de firmar la sentencia de esa relación. Y se unió a David para terminarse esa pizza tamaño jumbo.

Ya que le quedaba. Si dijese que no. ― ¿De qué trata? Le paso un par de documentos. de embargos o cosas por el estilo. Y cuando vio servicios infantiles. –ahora le estaba pasando más fotos. supo que este sería algo muy. empezaría con sus Veinte Preguntas. todos ellos escolares. Le dije que no habría problema Darrell es un abogado que al igual que ellos. servicio social se puso en contacto –y después le pasó unas fotos. pero que había perdido la chispa de sus ojos. fotos de las tres pequeñas almas que habían sufrido. muy malo. hacía trabajos gratuitos en tiempo libre. ― ¿De Darrell? –fue lo único que pudo preguntar Ariana. Ellos dos trabajaban con casos fiscales. La esposa exige en divorcio por maltrato y violencia. este es uno de los casos de Darrell. y ahí estaba el problema: Ella jamás tomaba esos casos. el corazón de Ariana lo supo – el muy bastardo se metió con los niños. pero un gran abogado. mostraba sus golpes. ― ¿Está bien? Ariana asintió positivamente con la cabeza. –Al parecer. como encabezado de los papeles.Escritoras Excomulgadas ― Ariana. pero en esta ocasión –y mucho antes de que David dijera algo. Pero me pidió que nos hiciéramos cargo de él. un libertino de primera. en donde una mujer muy joven y bonita. Tienen tres hijos. no es la primer vez. mientras Darrell en servicios de Violencia Intrafamiliar. En la primera foto estaba un niño de alrededor de unos 8 Natalia Trujillo . y bueno. Esto no pintaba nada bien.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 16 . pero David no lo sabía. David continuó. ― Es el caso de un divorcio.

― Lo que tu digas – sabía que no le había gustado la forma en que le había contestado. Después estaba un niño de unos 5 años. No podía soltar la foto. de una niña. ¿estás bien? –David había bajado la fotografía. Esa criatura no tenía por qué haber pasado por eso. de tristeza. –Ariana sentía un nudo en la garganta. mostrando un severo hematoma en su estomago.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 17 . de soledad. Natalia Trujillo . Esto no era algo que a ella le gustara ver. claro. Esa mirada. y vio que tenía 11 años. con su cara ensangrentada. Tomó su copa de vino. Por eso no le gustaba este tipo de caso. ― Ariana. te pusiste tan pálida. tenía su camisa alzada. Ninguno de ellos. ― Te dije que estoy bien –contestó secamente. Pasó la mano por su rostro. Pero necesitaba un trago. y varios moretones en sus brazos y cara. Y llego la última foto. Ariana reviso el expediente adjunto. y de cómo las esperanzas se habían desvanecido. ― Por un momento. eso no está bien. y empezó a beberla como si fuera agua. El sonido de su voz la trajo de vuelta a la realidad ― Sí. pobre criatura. Y a la vez. que pensé que te ibas a desmayar. ― Dios mío. Pero qué rayos. dando a entender que quería dejar zancada la conversación. le hacían tanto daño.Escritoras Excomulgadas años. Ariana estaba absorta en sus pensamientos. le había dicho que todo estaba bien. que en te enseñaba lo cruel que era su vida. La niña tenía un severo golpe en su mejilla y ojo izquierdos y había sangre en sus labios.

Y su intuición le decía que esa llamada seria así. y fue a tomar el teléfono. ¿estás bien? ― Si cariño. estoy bien. a esta pobre vieja no le ha pasado nada de nada. ¿sabes qué hora es? –Le grito enojada – ¡Es casi la una de la madrugada! Me has dado un susto de muerte. ― Mamá. Con esa loca forma que tienes de conducir.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . jovencita. ese no es el cumplido que esperaba. ¿Qué tono es ese para con tu madre? ― Pues el tono de una hija preocupada por su madre. Pensé que era la policía para decirme que te había pasado algo. Y las llamadas que se hacen a esa hora son casi siempre para darte malas noticias. Esa era una mala señal. tenemos que ponernos… El ruido del teléfono lo interrumpió. Ariana se levantó del sillón. si tu pareces ser mi hermana gemela” 18 Natalia Trujillo . no estás tan vieja… ― Vaya. Deberías de haber dicho “Mamá. ― Ariana Mitchells. ― ¿Diga? ― ¿Ari? ― Mamá. Volteo a ver el reloj. ― Cálmate cariño.Escritoras Excomulgadas ― Bueno. ― Hay mamá. Ariana pudo al fin respirar. era más de media noche.

Se volteó y miro a David. mamá. Aún cuando estaba del otro lado del teléfono. la había apretado tan fuerte. Ariana oía a su madre que seguía hablándole por el teléfono. ― Bueno. Sebastián se está muriendo. y él… él quiere verte… por última vez. ¿me hablaste sólo para preguntarme de mi vida sexual? Y el silencio que siguió le hizo sentir un escalofrío a Ariana. que bueno que estas bien. pero no podía procesar lo que le decía. que estaba acomodándose y viendo los papeles. que le recorrió la columna vertebral. ― ¿Esta David contigo? ― ¡Mamaaa! –le gruñó. era su perdición. ella sentía la tensión. Y ese chico me agrada. me alegro de que no estés sola. yo… ― y se detuvo. Su mente estaba en otro mundo. en otra dimensión. ― Ari. ― Ariana. ya no oía más. Es tan ardiente. ― Mamá. ― Nena. Ariana se volteó.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 19 . ― Mamá. esa mujer. y con su susurró le dijo. ¿para qué hablaste? ― Cariño.Escritoras Excomulgadas Ariana se empezó a reír. Natalia Trujillo . Y todos felices. La copa de vino que tenía en la mano. Yo estoy bien. esto es muy difícil para mí –Maldición. eso no le está gustando nada ― Ya dímelo Margot. Sabía que algo no estaba bien. ― Mamá. ¿Qué pasa? Me estas espantando.

Escritoras Excomulgadas
que se rompió. Volteó a ver como el vino y el vidrio se mezclaban con su sangre. Pero ella no sentía nada. No sentía nada.

20

Natalia Trujillo - Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I

Escritoras Excomulgadas
Capitulo 2

Confesiones

Ariana nunca fue consciente de cómo había llegado al sillón. Después de que aquella copa estallará en sus manos, se quedó completamente quieta. No grito,
Natalia Trujillo - Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I

no lloró, solo se quedó quieta. David se paró corriendo, la sujetó de los hombros, y le hablaba pero Ariana no estaba ahí. David maldecía una y otra vez por la herida que se había hecho, se lanzó corriendo por algún trapo para detener la sangre. Le tomó la mano herida y se cercioró de que no fuera nada grave. ― Aprieta duro. –le dijo Ella lo hizo, siguió su orden como una zombie. David fue en busca del estuche de primeros auxilios que ella tenía en su baño, y con extrema delicadeza, le empezó a curar. Le acarició la mejilla, y le susurraba cálidamente. Hasta que le tuvo vendada su mano. ― Háblame Ari, que pasa. –Pero Ariana no contestaba –Ari, estoy preocupado. Di algo. Los sacó de trance una voz lejana, un grito, que se oía, por algún lado. Ariana no sabían de donde venia, hasta que vio a David tomo el teléfono. Su madre, era su madre la que gritaba. ― Margot, ¿me puedes decir qué rayos pasa? –el tono furioso de David, espantó a la madre de Ariana

21

Escritoras Excomulgadas
Mientras David platicaba con ella, mantenía su mirada fija en Ariana. ― ¿Cómo esta Ariana? ¿Qué fue lo sonó? ― Esta bien……sólo fue la copa que llevaba en la mano se rompió ― ¿Esta herida? ¿Es grave? ― No Margot, está bien… ya la vi, de todos modos, no te preocupes, yo la llevare al hospital. ― David, eres un santo. Esta madre te lo agradece de corazón. –David iba a decir algo, pero ella se le adelantó. ― ¿Sabes? Me siento mejor de saber que estas con ella. Ella te necesita. ― Si, yo también me alegro de estar aquí. Ahora dime qué pasa. ― David, hay ciertas cosas que yo no te puedo decir. Ella es la que debe hacerlo. Confiare en su criterio, y esperare a ver lo que hace ― Margot, estás hablando de tu hija, ¿cómo….? David y Margot estaban enfrascado en su discusión, donde uno quería saber todo, y el otro no podía decir nada, que se olvidaron de Ariana. Ari no se sentía bien. De repente, se levantó corriendo y fue directamente al baño y apenas pudo llegar para vomitar en el retrete. David salió detrás de ella, y la abrazó, mientras ella seguía devolviendo. Le sostuvo su cabello, y le decía que todo iba a estar bien. Cuando por fin Ariana terminó esa horrible escena, pudo respirar. David la ayudó a levantarse. ― Me das unos minutos por favor. –le pidió Ariana, tapándose la boca
Natalia Trujillo - Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I

22

Escritoras Excomulgadas
David no la quería dejar sola, pero la conocía. Por dios, que la conocía. Así que le acarició su cabello, y le dio un beso en su frente. Ya estaba cerrando la puerta, cuando se detuvo. Ariana tenía ambas manos apoyadas en el lavabo, respirando lentamente. Las lagrimas debido al esfuerzo de hacia un rato estaban frescas. ― No me voy a ir, y no me importa lo que digas. – Ariana levanto la cabeza y lo miró –Vamos a hablar. Así que tomate unos minutos. Te doy sólo diez, y si no has salido, tumbaré esta puerta. Dicho esto, David cerró cuidadosamente la puerta. Ariana se lavó los dientes, mientras trataba de conectar su mente, sus emociones y su cuerpo en un solo ser, pues cada uno trabaja como quería. Se miró la mano vendada, la herida no había sido grave, pero aun así, David la había tratado con tanta delicadeza. Terminándose de lavar, se vio en el espejo. Ese espejo le mostró una Ariana que tenía tiempo no veía. Distinguió a una Ariana débil, triste, y al enfocar su mirada en él, un montón de memorias llegaron a su cabeza. Todo iba pasando en cámara rápida. Y una lágrima solitaria se deslizo por sus mejillas. Y una vez que empezó, ya no pudo parar. David estaba contado lo segundos que faltaban para el plazo que le había dado a Ariana. No la había querido dejar sola, pero sabía que necesitaba unos segundos para ella. Al salir del baño, tomó el teléfono, y marcó a Margot, para avisarle como estaba Ariana. Le hizo un interrogatorio del cual cualquier persona se intimidaría… cualquiera menos Margot Mitchells. ― ¿Por qué no me puedes decir qué diantres pasa? ― David, tú sabes que me agradas. Pero esto sólo te lo puede decir Ariana
Natalia Trujillo - Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I

23

Escritoras Excomulgadas
― Pero es que quiero ayudarla –Y le desesperaba el no saber cómo hacerlo ― Lo siento David, pero lo único que te puedo decir, es que agradezco que estés con ella. Por favor, no la dejes sola. ― Claro que no, Margot. ― Eres un buen hombre David, y ella lo sabe. Pero hay ciertas cosas que ella carga todavía. ― No te entiendo. ― Mi hija es muy terca, la conozco. Peo también sé que lo que tienen podría ir aun más lejos. Pero la pregunta es, ¿Cómo luchar contra algo que no conoces? – antes de que David le preguntase algo, ella agregó –Cuida a mi bebé David. Y colgó. Esas palabras giraban en la cabeza de David. “¿Cómo luchar contra algo que no conoces?” ¿Qué le pudo haber pasado para que Ariana se pusiera en ese estado? Estaba a punto de ir por ella, cuando la puerta se abrió. Y supo que en ese momento se iba a enterar. Ariana tenía los ojos hinchados, y ya no era por el efecto de hacía un rato. David sabía que había estado llorando. Se dirigió a ella, caminó lentamente, y al llegar a ella muy suavemente la fue envolviendo en sus brazos. Ariana al principio se quedó quieta. Pero fue levantado sus brazos y abrazo a David por la cintura, primero sin fuerza, hasta que David sintió que lo tenía rodeado con tanto vigor, como si necesitará algo a que aferrarse antes de derrumbarse. La sintió temblar en sus brazos, sabía que se estaba mostrando fuerte, que no quería llorar frente a él. Le acarició la espalda, su cabello, sus brazos y le dijo: ― Shuu……Vamos Ari, confía en mí.
Natalia Trujillo - Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I

24

Escritoras Excomulgadas
Y fue entonces que Ariana empezó a llorar. Lo abrazó a un más fuerte, pues en ese momento David era como el puerto más seguro en donde embarcar. Lloraba por aquello que había perdido, por los que se habían ido, por los que ella había abandonado, y lloraba, por aquella niña que había sufrido mucho. Habían pasado unos minutos, aunque quizás ahí parados, no se habían percatado de eso. David sintió como Ariana se iba calmando, y su llanto junto con su respiración se iba tranquilizando. Cuando supo que Ariana ya estaba mejor, David la tomó de su barbilla y la hizo que lo volteara a ver. Se deshizo del abrazo para poder limpiarle sus lágrimas David sentía como si le atravesaran una daga en el corazón. Ver a su Ariana en ese estado, así, triste, abatida, frágil, perdida… Sin saber porque, David inclinó su cabeza y posó sus labios en los de Ari. Este beso era tan diferente, solo sus labios, tocándose, sintiéndose, dándole confort, solo eso. Necesitaba
Natalia Trujillo - Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I

demostrarle con hechos lo que con palabras no podía, y no porque no pudiese, sino porque sabía que Ariana no le permitiría esas muestras de afecto. Ariana estaba muy agradecida por ese beso, sabía que David todavía querría hablar con ella, pero ahora, solo necesitaba estar con él, sentirlo, necesitaba ser amada. Cuando esa palabra cruzó por la mente de Ariana, detuvo el beso. Y puso una pequeña distancia entre ellos. Aunque a David le pareció que era tan grande como el universo mismo. Ariana bajo la mirada, y solo respiraba, no decía nada. Necesitaba aclarar tantas cosas en su cabeza. Pero David no se dio por vencido, le frotaba el brazo para demostrarle que ahí estaba él. Ariana dio un gran suspiro, como resignada al hecho de que tenía que hablar de eso. Alzó sus ojos y los enfocó en los de David.

25

Escritoras Excomulgadas
Y Ariana casi se muere cuando vio lo que ellos reflejaban. Compresión, calor, fuerza, amor… todo aquello de lo que ella llevaba huyendo. Pero al verlo reflejado en esos ojos azules, intensos como el mar, tan profundos que se perdía en ellos. ― Gracias –dijo Ariana Le daba gracias por todo, por estar ahí, por ayudarla, por ese beso que necesitaba. Pero no podía decirlo todo. Ella no era una persona tan emotiva para estos casos. El sexo era una cosa, y esto, una muy distinta. ― Vamos a platicar. Ariana tenía miedo de eso, de hablar, de abrirse. Ella, una mujer autosuficiente, que jamás se dejaba ver quebrantarse, ahí estaba, hecha una infeliz. Pero a la vez, sabía que tenía que compartir todo eso que la atormentaba. Necesitaba desahogarse. David la tomó de la mano, y la abrazó por los hombros, guiándola hacia la sala. Llegaron al sillón donde minutos antes, habían estado revisando el caso. Se sentaron y David, con infinita paciencia, solo la acariciaba, pero esperaba a que ella diera el primer paso, y que hablara. Y lo hizo ― Yo… no sé por dónde empezar. –dijo Ariana. ― Tomate tu tiempo, Ari. ― Ariana respiraba, y abría la boca, pero la volvía a cerrar, porque no encontraba un modo de explicarle, excepto contándole la verdad. Empezaría por aquella que era la más dolorosa de todas. ― Margot no es mi madre.
Natalia Trujillo - Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I

26

Nos gritamos tantas cosas. ya no tendré el valor de volver a comenzar. Sabes. Ella murió cuando yo tenía diez. así que no hubo necesidad de dar explicaciones. ya pensaba como una mujer de treinta. Y entonces. yo era la hija de Margot y Steven Mitchells. pero por favor. si esas dos mujeres poseían los mismos rasgos. David no podía creer que eso fuese posible. porque si me detengo. Ella era tan… especial. Eran madre e hija. no me interrumpas. tan vivaz. Solo pudo decir: ― Pero… ― Te lo diré. Pero a cambio de esa felicidad. Margot y Steven no tenían hijos.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 27 . y se imagino lo que estaba cruzando por su mente. ― ¿Cuáles? –sabía que había dicho que no la iba a interrumpir. ― Si. Steven se convirtió en el padre que necesitaba. Ariana vio la mirada de interrogación de David. para ser una niña de esa edad.Escritoras Excomulgadas Se hizo un silencio profundo en la habitación. me acuerdo de ella. –Respiró – Margot es la hermana mayor de mi madre biológica. Lo curioso es que Steven y mi padre son primos. nunca los pudieron tener. Nos mudamos y comenzamos desde cero. Necesitaba respuestas. eran tan parecidas. ― A mis hermanos ― ¿Tus hermanos? ¿Tienes hermanos? Natalia Trujillo . Así que me acogieron en su casa. en el día de su funeral tuve una fuerte discusión con… –titubeó unos segundos para después agregar –con mi padre. Para toda la comunidad. tuve que dejar atrás ciertas cosas. pero aquella chispa se fue extinguiendo lentamente hasta quedar reducida a las sombras. pero no podía evitarlo. Y yo me sentía como tal.

Al principio no quise irme. ― ¿Por qué lo separaron? Ariana pesó en eso. Recorría ese espacio frenéticamente. pero los demás dijeron que no. por ser el más pequeño. pero no podía hacer nada. las cuales se negaban a salir ― Los amo Natalia Trujillo . ― ¿Cómo se llaman? ― Richard y Joshua. pero no nos dejaron otra opción. Josh se fue a Dallas con otra de mis tías. y Ricky se quedó en casa. dos varones más chicos que yo. pero aun cuando vivía ahí.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 28 .Escritoras Excomulgadas ― Si. y decidieron que hacer con nosotros. todos mis tíos se reunieron. que se sumió en una depresión. así que lo declararon incompetente para cuidarnos. Y con una voz cargada de ironía contestó ― Porque mi padre estaba tan afectado por la muerte de mi madre. Que necesitábamos espacio. ― Se que fui una cobarde. Se levanto del sillón y empezó a caminar por la pequeña sala de un lado a otro. ¡Sólo tenía diez años! ¡Era una solo una niña! –Gritó. y sabía que ellos estarían bien. ― ¿Donde están? ― Después del funeral. y David vio como sus bellos zafiros se estaban llenando de lágrimas. una de mis tías era lo que lo cuidaba. Yo no quería estar ahí ni un minuto más en ese lugar. Que ahora han de tener… ― se quedó pensando un rato ― ¡Vaya! Richard debe de tener veintitrés y Josh veintiséis. Margot dijo que ella se haría cargo de los tres. me negaba a que nos separaran. que los abandoné.

Aquella noche salí Natalia Trujillo . Entre lágrimas Ariana contestó: ― Porque cuando regrese. ― No. mi padre. Yo no sabía cómo darles la cara. –David hizo el ademán de que iba a levantarse. ― Ari.. Yo. que le daban la protección que necesitaba en ese momento. se rodeo con sus brazos. ― ¿Por qué tendrías tú la culpa? Ariana le dio la espalda a David. pero Ariana lo detuvo con un gesto de mano. 29 . Porque después de eso. no quería saber nada más acerca de ellos. – Su voz se oía ronca –Yo debería haber estado ahí.Escritoras Excomulgadas más que a mi vida misma. me sentía tan mal.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I corriendo. Simplemente no me podía quedar ahí. y sabia que lo eran. debí de detenerlo… pero no pude. Y eso era lo único que me importaba. y dejó ver que su bello rostro estaba bañado en lágrimas. detente. Yo solo quería que ellos fueran felices. Y eso fue lo peor que pude haber hecho.. ― Porque los decepcioné. había asesinado a mi mamá. no podía porque me sentía tan culpable. Margot me enseñaba las cartas que me mandaban pero nunca las abrí. déjame. pero los tuve que dejar ir. ― ¿De qué hablas? Ariana se dio la vuelta. Pero no podía verlos. David se sintió morir por segunda vez en tan sólo una noche. Fuimos a casa de la tía Margot a pedir ayuda. haberme quedado. me los lleve conmigo.

Las luces de la ciudad. Se quedaron en silencio. pero de algo estaba seguro. el ruido de los coches. Ella se Natalia Trujillo . no podía presionar a Ariana a recordar aquellos trágicos momentos de su infancia. No sabía que decir para aliviar el dolor de la mujer que tenía en sus brazos. y se acostó a un costado de ella. el bullicio de las personas… todo esto era ajeno a lo que sucedía en ese departamento. Tan solo quería tenerla en sus brazos y hacer desaparecer todo aquello que la 30 . y enterraba su rostro en su camisa. Y silencio era muy distinto. Se levantó del mueble y fue a abrazar a Ariana.Escritoras Excomulgadas Capitulo 3 Cambiando Las Reglas David no supo que decir.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I dejo envolver por esos brazos que le daban la protección que necesitaba en ese instante. David la tomó en brazos y la cargó. Pero sin saberlo. David le estaba brindado a Ariana un consuelo único. levantándola sin ningún problema mientras Ariana se aferraba a su cuello. no era el silencio frío y tenso de antes. pero desde aquella última frase. y con mucha dulzura la dejó en la cama. como jamás lo había encontrado en otro lugar. y era que ella no atravesaría esto sola. David necesitaba saber tantas cosas. la desesperación de David de hacer algo por ella. abrazados. mientras éste la tenía envuelta con su cuerpo. tratando de ahogar sus sollozos. La espalda de Ariana reposaba en el pecho de David. Era el silencio que dejaba ver con notas tristes el dolor de Ariana. David la llevó a la habitación.

por eso. No quería verla sufrir. Solo sabía que ni aunque hubiese un terremoto. Pero no le importaba. Le desgarraba oírla tratar de mitigar sus pequeños gemidos de dolor. y eso hizo que la abrazará aun más fuerte. agotada tanto física como emocionalmente. Ariana estaba rompiendo todas las reglas que tenía ante los hombres. Y abrázame. pero para ella eso era demasiado personal y comprometedor. Sabía que estaba llorando. Natalia Trujillo . Eso fue lo que detonó su bomba de tiempo. Se aferró más al abrazó de David. porque en verdad confiaba en él. su subconsciente trabajara. el jamás la soltaría. Miedo de que al dormir. Y así lo hizo. Abrázame muy fuerte. Y quería dormir. Ella jamás lo había dejado quedarse a dormir en su casa. No supo si sentirse aliviado porque le permitiera quedarse con ella o abrumado por recordarle que sólo era por esa noche. Primero esa rosa. Ariana se sentía cansada. y eso era lo único bueno. Había llorado en sus brazos. Porque estaba con David. David se quedó quieto. Ariana se había dormido en la suya en contadas ocasiones. quédate. Pero tenía miedo.Escritoras Excomulgadas agobiaba. Cuando David le había dicho Confía en mí. por favor.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 31 . esperando explotar. ahogándose en un mar de lagrimas. o se abriera la tierra o el cielo les cayera encima. su presencia. y fuese a recordar tantas cosas que había olvidado. Envolverla en una capsula y no dejar que nada le hiciese daño. ― David. después la llamada. Pero no podía. Y eso le daba mucho miedo. Ariana le había pedido que la abrazara. miedo de recordar. Sólo por hoy. y ahora estaba ahí. Ariana habló. no me dejes. Rompiendo la última de sus reglas.

pero aún así. Tenían la música a todo volumen. que no tocaban ni preguntaban para hacerte victima de ellas. aun cuando provenían de una sola habitación. Tenían rasgos en común. al menos soportable. Así lo sentía Ariana. se esparcía por todos lados. Y eso era lo que Ariana no quería que pasara. Y junto con el sonido. pero el único cambio entre ellos eran sus ojos. también lo hacían. Ariana oía todo. y observando fijamente la puerta blanca que estaba cerrada. Pero ni el ruido de los truenos. no había duda de que eran hermanos. Y si ella lo hacía.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 32 . Al verlos a los tres juntos. Pero ninguno de ellos les prestaba atención. que en el cuarto de sus hermanos. y su tez era blanca. iguales a sus padre. Ariana tenía los ojos azules como el océano. Illinois 18 años atrás Los gritos se escuchaban por toda la casa. Joshua y Richard estaban temblando. Los tres poseían una cabellera negra como la noche. La luz de los relámpagos se filtraba por la habitación. Era una de las peores temporadas de lluvia que vivían. podía amortiguar los gritos de su casa. Sus ojos reflejaban el terror que sentían. Josh los tenia de Natalia Trujillo .Escritoras Excomulgadas Capítulo 4 Recuerdos De Una Trágica Noche Chicago. entonces las dos personitas que estaban en esa habitación con ella. como el dulce cielo. venían las emociones.

te quiero. La Natalia Trujillo . porque le decía Adi. Ariana le pasó su diminuta mano por su cabellera negra. Muchos amigos. ― Adi. ¿Por qué no terminan? ― Ricky no podía pronunciar la “r”. ― Son cosas de adultos Ricky ― Adi. heredados de sus abuelos. lloraban para que todo eso acabara. la familia de Ariana había sido una familia feliz. y tenían una hermosa casa.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 33 . pero para su corta vida. y a Josh la tenía abrazado. Ariana tenia a Ricky sentado entre sus piernas. ya quiero que esto acabe. Estaban en un rincón de la habitación. tengo miedo. y yo siempre te protegeré –Abrazó a Josh ― Yo siempre los protegeré a ambos. mientras que Ricky los tenía marrones igual que su madre. quizás no tanto. ― Y yo los quiero… a los dos. y todo estaba bien. mientras estemos juntos todo estará bien. Vivian en uno de las mejores zonas de Chicago. porque tú estás conmigo. ― Adi. Ya no podían aguantarlo más. ― No Ricky. Ricky se movió en el regazo de Ariana y la abrazo del cuello. ― Todo está bien Ricky. ― Adi. mientras que el tenia sujeto su osito Teddy. Hacía mucho tiempo.Escritoras Excomulgadas un color verde… parecían casi felinos. y los tres lloraban.

Ella sabía que los tíos Margot y Steven estarían preocupados por ellos. Pero siempre había un momento de reconciliación. Estaba haciendo a Ricky a un lado. Los niños amaban a su madre por sobre cualquier cosa. Sus tíos vivían a solo unas calles arriba. para después ir creciendo. Ariana siempre se mantuvo fuerte.. Ya no salían a pasear los domingos. Natalia Trujillo . pero eso no era necesario. era el cambio en el carácter de su madre. gritaba por cualquier cosa. los dejaba solos. Siempre andaba de mal humor. A ellos no les gusta. por sus hermanos. o lloraba por nada. Jamás les había pegado. Los gritos cesaron de repente. Solo se oía el ruido de la música mezclado con uno que otro estruendo de la naturaleza. Su padre se había vuelto más estricto. jugaban con ellos.Escritoras Excomulgadas típica familia americana… con sus típicos problemas. de unos meses a la fecha. los padres peleaban. todo había cambiando. ya nadie las pudo detener. y los desquitaba con ellos.. No los dejaba salir a jugar con sus amigos. eso es malo. pero él no se dejaba. y ella era la mujer más buena del todo el mundo. Pero también ella había cambiado. Y eso era lo que más les dolía a los tres. Ariana sabia que algunas veces. la calma que desde unos meses atrás no encontraban en su casa. si no por ella. ― No vayas Adi. Ellos sentían sólo ahí. Las peleas y discusiones empezaron muy despacio. Ariana no le gustaba eso. Eran unos niños. Margot y Steven los mimaban pero nunca en exceso. y al no tener hijos. así que cualquier grito. Lo que más les dolía. Y cuando fueron tan grandes. Sin embargo.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 34 . Siempre con cambios de humor drásticos. ni a visitar a sus tíos que Ariana tanto amaba. Sentía escalofríos por todo su cuerpo. era suficiente.

tan perdida y triste como Ariana se sentía. Parecía que las cosas estaban muy mal. Tomo a Ricky de su regazo y se lo dio a Josh. Así. tirada en el piso. y su padre estaba respirando agitadamente. pero éste estaba en otro mundo. Ariana debió de hacer algún ruido ya que la mirada de sus padres se enfocaron en ella. Su padre fue el primero en hablar. voy a ir –él negaba con la cabeza –Tengo que hacerlo. Y su padre tenía unos arañazos en su rostro. ― Ariana. las sábanas de la cama deshechas. Ariana abrió los ojos ante la revelación: Era su madre. mientras apretaba los puños de sus manos. Su madre seguía llorando.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 35 . Le grito más fuerte ― ¡Josh! –Y él volteó –Mírame. Cuida a Ricky. Cuando se iba acercando oía que alguien estaba llorando. Y su mirada. Su madre estaba en la cama. ― Pero papá… ― ¡Lárgate! –Gritó ― ¿Qué. Ariana salió de la habitación y se dirigió al dormitorio de sus padres. Una lámpara. y sus dedos se veían casi blancos de la fuerza que ejercía sobre ellos. o lo que quedaba de ella. no me oíste? Natalia Trujillo . llorando sin tregua alguna. Él abrazo al niño con mucha intensidad. Había plumas regadas por la habitación. El cuarto estaba hecho un desastre. Entró corriendo a la habitación. con sus manos cubriendo su rostro. vete. ― Josh –Ariana le hablaba a su hermano. estaba perdida. Y los vio. y las fundas de las almohadas regadas.Escritoras Excomulgadas Pero Ariana necesitaba ir. Cosas tiradas por todos lados. Ninguno de los dos se había percatado de la presencia de Ariana. Estaba sangrando.

y la aferró a sus brazos. Sin embargo fue la voz de su madre la que la sacó de su trance. muévete –le gritó. Tomó a Ricky y lo levantó y se lo llevo cargando. Se trato de acercar a su madre. hecho está. Aquel grito fue suficiente para espantar a una niña de diez años. pero su padre se puso en mitad del camino. No ahora. Lo hecho. Y lo agarró del brazo y lo saco a rastras de ahí. ― ¡Lárgate.. ― ¿Que has dicho? –rugió su padre ― He dicho que no –Ariana alzó la cabeza. Salieron corriendo de la casa. y les grito a sus hermanos que salieron del cuarto.Escritoras Excomulgadas ― No –Ariana no sabía de dónde había sacado el valor para contestarle. corre! Su madre se levantó de la cama. y corrió hacia ella pero su padre la detuvo. Ariana lloraba. Ella no se quería ir. Los dos salieron y ahí en la entrada de la habitación. Su madre pedía que la soltaran. y con Ricky Natalia Trujillo . Los gritos volvieron. La lluvia no había acabado.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 36 . pero no podía quebrase. ― Josh. Ariana les gritó. no quería dejar a su madre sola. Pero estaban tan espantados que no podían moverse. No se quería mover. ― Vamos Josh. Pero al ver a sus hermanos aterrorizados. pero eso no le importaba.. Pero Josh estaba perdido. Tomó a Josh. Ariana salió corriendo del cuarto. Ariana supo que tenía que elegir. Vayan a casa de la Tía Margot. ― Váyanse. ahora.

pero Ricky le agarró la mano con fuerza.. Natalia Trujillo . Ariana sólo pensaba en dejar a sus hermanos ahí. Los tres estaban empapados. y se quedan aquí. por favor. entre el agua que caía torrencialmente.Escritoras Excomulgadas encima de ella. tocó el timbre hasta que supo que venían en camino. estas con la tía Margot. Pero Ariana no podía tocar el timbre todavía. Fueron los minutos más largos de su vida. no nos dejes. Se volvió a Josh. ella te va a cuidar. no la dejaría regresar. se volvió y salió corriendo rumbo a su casa. corriendo como si el mundo se fuese a terminar en ese instante. pero al fin llegaron a casa de su tía. y regresar. yo tengo que regresar a la casa. La casa del tío Steven y la tía Margot. Así. se dirigió al único lugar seguro. ― Ricky. Y sin decir más.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 37 . Necesito ir a ver a mamá. y lo depositó en el piso. Ariana estaba dándose la vuelta. ― Nooo. Adi. Ariana llego corriendo cansada de cargar a Ricky en la espalda. ahora es tu responsabilidad. Bajo a Ricky quien no paraba de llorar. basta. ya que si la tía Margot la veía. ― Ricky. ― Cuídalo.― Las lágrimas se mezclaban con la lluvia. ― Toquen. Sola las podía distinguir por el salado sabor que le llegaba cuando tocaban sus labios. Deja de llorar. corrieron. ― Adi. no….

Natalia Trujillo . ayudándolo a ser más sociable. Ella supo lo que había hecho. porque ya no tenía vida. Sólo silencio. dulce y gentil sonrisa que los hacía sentir los seres más importantes de este mundo. como una estatua estaba su padre. Ni en la cocina. más se alejaba. No estaría nunca más para ninguno de ellos. y de pronto la oscuridad la cubrió.! ― grito Ariana. eso no podía estar pasando. Todo eso… se había ido. al pie de las escaleras. ― ¡Mamá……. No había sangre. y sólo Dios sabía de dónde sacaba fuerzas para seguir. le gritaba. pero no podía llegar a ella. Ella no. Empezó a correr hacia su madre. Estaba en la reja de la casa. decía Ariana.. esperándolos. Para ayudarlos con sus tareas. Ya no la tendría en las mañanas despertándola para ir colegio. para separarlos. Con las manos alzadas. O para calmar a Ricky cuando los monstruos los venían a visitar. eran sus recuerdos regresando. Vio a su madre tirada en el piso. despertando de aquel sueño.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 38 . y parado. a despertarla.. Ariana alzo la mirada. No estaría cuando los tres peleaban. Tenía los ojos abiertos. cuando oyó un grito desgarrador. y fue entonces que la vio. pero la herida estaba hecha. Y cuanto más corría para acercase a ella. “Ariana. donde le platicaba sobre su día. o para Josh. Esa bella. pero aquellos cálidos ojos marrones ya no veían nada.Escritoras Excomulgadas Estaba cansada. su garganta estaba irritada. Era su madre la que había gritado y después silencio. levántate” ni la regañaría por pedir cinco minutos más. Ni tampoco estaría aquella sonrisa que les alegraba el día. La luz y el calor que alguna vez había emanado se habían apagado. Ella no. Pero no era un sueño. Ya no estaría afuera del colegio. Corrió hacía la puerta.

― No.Escritoras Excomulgadas ― Ari. Y no quiero recordar… ― Calma pequeña. cálmate. era real. yo estoy contigo. no me dejes.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . Era un sueño. David le pasaba su mano por sus cabellos tratando de confortarla. Yo lo había olvidado. susurrándole palabra de aliento al odio.― le dijo Ariana ― Fue real. –David la tomó en brazos. los cuales Ariana agradeció. 39 Natalia Trujillo . ― David.

David sintió su presencia. y eso le hizo sentir un gran vacío. se había dormido sin darse cuenta otra vez. Ariana se espantó por lo que vio. eso aclaro todas las dudas. pero sabía que el momento de debilidad de Ariana había terminado. David estaba con solo su camiseta sport. Sus ojos estaban hinchados. Se levantó de la cama. David deseaba tomarla en sus brazos. Había pensado que no sería capaz de sentir algo así. además de un horrible dolor de cabeza. Su aspecto era completa y totalmente desaliñado. David ya no estaba en la cama con ella. lo que sea que fuera. Salió de la habitación.Escritoras Excomulgadas Capítulo 5 Después De Tormenta… Llegan Las Consecuencias. no habría manera de esconderlos en la oficina. se dio cuenta que sus ojos ya no mostraban sentimiento alguno. Eso era lo que le hacía falta. y se giró para verla. Ella agradecía lo que él había hecho por ella pero no podía aguantarlo. Y a la vez. darle todo el cariño que necesitaba. y casi muere de la impresión. que ahora volvía a ser la mujer Natalia Trujillo . Pues al verla al rostro. llegó y se apodero de su cuerpo. pero no por eso dejaba de estar bella. Esa persona que veía no podía ser ella. Al verse al espejo. Ariana se levantó soñolienta. y fue al baño a asearse. quizás un poco desarreglada. Ariana sentía… tantas emociones a la vez. el miedo la invadió completamente. Estaba bellísima. Estaba preparándole el desayuno… a ella.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 40 . no más. descalzo y con sus pantalones arrugados. Necesitaba cafeína. una sensación que hace mucho tiempo creía había olvidado. pero al levantar la mano y tocarse el rostro. Sentía la boca pastosa.

hable con Jane –Dijo mientras que movía su mano con la cuchara. Se quedó un rato pegada en la puerta. ― le dijo señalándolo ― Tú no tienes derecho a hacerlo. Ariana abrió los ojos –Le dije que no irías a trabajar. ― Ari. no hay razón para no ir. pero estoy bien. ― Pues estas equivocado. tenaz. pero creo que deberías marcharte –estaba parada. no creo… ― Agradezco el gesto. fría. y espero que para cuando salga. con los brazos en jarras ― Necesito arreglarme para el trabajo ― No es necesario. David ya estaba abriendo la boca para contestar pero Ariana fue más rápida.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . esperando. y sí…. ― Pensé que no querrías ir a la oficina hoy –se volvió para mover lo que estaba en el fuego. Lo que no entiendo es por qué hiciste eso. agradezco lo de anoche. Ariana sintió que su corazón se detenía por unos 41 Natalia Trujillo . ― David. Ariana salió corriendo como una cobarde y se encerró en el baño. ― ¿Qué hiciste qué? –preguntó enojada ― Le dije a… ― Si –Contestó –Esa parte si la entendí. Me voy a arreglar. te hayas ido. Hasta que oyó como la puerta principal se cerraba con un golpe. ― No.Escritoras Excomulgadas dura. Esa mascara de frialdad volvió a cubrir el rostro de Ariana.

Un par de tostadas y los huevos estaban como ella le gustaban. Había tantas cosas que hacer. así que solo podía culparse así misma por haberse quedado dormida. su secretaria. pero sólo lo suficiente. como para sacudirse esos recuerdos. Miro la herida un rato. Se arreglaba. Y había unas donas en un platito. Tantas cosas que habían pesado anoche. Ariana se sintió terrible por la forma en la que había tratado a David. Llegó a la oficina. pero la tentación fue grande. Y el tema de David era aun más pesado. Se la volvió a vendar. y Jane. No le gustaba que la tomaran por una muñequita tonta sin cerebro. Pero necesitaba tiempo. Tomo las llaves de su carro. Su café. Natalia Trujillo . Se vistió y trató de arreglarse lo mejor posible. Ya bastaba de tanto llanto. Ariana al principio había resistido. Agitó su cabeza. encontró un desayuno completo en la barra. Este día tendría que usar más maquillaje de lo normal. la atacó con preguntas. y había luchado mucho para quitar esa imagen. Recordó a David preocupado y limpiándole la herida. Adoraba ese carro. Respiró caladas de aire. El trayecto a la oficina no era mucho. pero necesitaba tiempo. y salió. era muy difícil que se le tomara en serio. Odiaba eso. Se cambio el vendaje de la mano. Salió de la habitación y al ir a la cocina para hacerse un café. El BMW había sido un regalo de Margot cuando la había contratado en la Firma. Sabía de antemano que esta carrera. listo.Escritoras Excomulgadas segundos. Era una mujer hecha y derecha. inhalándolas fuertemente. Las primeras apariencias a veces eran erróneas.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 42 . A ella le encantaban. Sin contar que tendría que hablar con su madre. Que sus latidos estaban por desvanecerse. pero el trafico si.

y después me sale con que sí. ― Jane. 43 . ― No quiero hablar de David tampoco. Jane se tomaba sus libertades ― David me habló para decirme que no vendrías. no exagero. treinta y tres años. Ariana alzó la vista. ― ¿Qué rayos pasa aquí? –Dijo al ver su cara. en la que desearía haberlo no hecho. ― dijo mientras daba un paso atrás –pero en estos Natalia Trujillo . –Se plantó enfrente de ella. aun cuando ambos tenían la misma edad ― Si ya está aquí. jovencito… ― Jane le gustaba llamarlo así. la tomó por los hombros –Mírame. –Se dirigió a contestar – ¿Diga? ¡David! ¡Cariño! ¿Qué sorpresa? No es sarcasmo. Jane era una mujer en plena flor de la juventud.Escritoras Excomulgadas ― ¿Qué rayos te pasó? –Después de tanto tiempo juntas. ― Estoy de acuerdo con David. le dieron la oportunidad de tener su propia secretaria. ― Pues éste me estaba poniendo los pelos de punta. no dudó ni por un segundo en llamar a Jane. . Cuando contrataron a Ariana y después de varios años. eres una gran amiga. No sé como rayos la dejaste venir… pues a mí no me ha dicho nada.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I momentos no quiero hablar.― le dijo Jane. Aunque había veces como esa. pero trataba a Ariana como su hija. me habla cada cinco segundos para saber si ya habías llegado –el teléfono sonó. Y se hicieron amigas inmediatamente. Jane señaló en teléfono –Ves. Jane trabajaba ahí. Se conocían de hacía años. ya que desde que Ariana había empezado a hacer su servicio social para la firma. te deberías de haber quedado en la casa.

― Bueno. enamorada de mi esposo con locura ― dijo contando con sus dedos ― con dos querubines que a veces me dan un dolor terrible de cabeza. ― Te la paso. que sólo porque la quiero le Natalia Trujillo . pues me lanzaría sin dudarlo. en ese caso. ― ¿David? ― Así que siempre si llegaste. Si no fuera porque estoy felizmente casada. ignorando la petición de Ariana –Y vino con unos ánimos de perros. te veré al rato.Escritoras Excomulgadas ― Podrían dejar de cotillear como si no estuviera aquí –se acercó al escritorio de Jane y le tendió la mano ― Dame eso. 44 . –Se había olvidado de Jane. Aunque tenía que reconocer que se lo merecía. ― Pues yo lo adoro. ¡claro!… pero que quede claro. Jane. La manera en la que lo había tratado esa mañana no le daba el premio Nóbel de la Paz. pequeño ― y le dio el teléfono. Te veo luego. David le había colgado. ― Te dije que vendría. Pero odiaba sentirse en deuda con alguien. ― Jane………. pero esta seguí hablando –A veces pienso que estás loca por dejar pasar a ese pedazo de cielo. un seguro –seguía contando hasta que alzó las manos –Bueno.― dijo mientras seguía con la mano tendida. ― Uy… a veces me saca de mis casillas. una hermosa casa. ― David… ― colgó. ― decía Jane a David por el teléfono.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I aguanto sus desplantes. ― Hay cariño. –dijo furiosa.

― Fue un accidente. Así que – y sacó un montón de papeles. ― El me curó –en más de una forma. ― Por cierto. ya la había visto. Ahora faltaba que encogió los hombros y respiró profundamente. Tú me lo dirás cuando llegue el momento. Lo de siempre. –a trabajar. ― ¿Él estaba ahí? Ariana se acarició la mano herida.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 45 . Pero era obvio que por la mirada que ella le estaba echando en esos momentos. pregúntale a David si quieres. tu madre también ha hablado. agregó para sus adentros. Divorcios. que disparates dices. la considerara una suicida.Escritoras Excomulgadas Ariana se lanzo a las risas. … mira cariño. entre papeles y casos. dejó su bolso y se fue hacia su escritorio. Estaba tan estresada. impuestos. Se Natalia Trujillo . ― ¿Mi madre? ― Si. que se paró la mano herida por la sien. la cual había tratado de ocultar de Jane. no te preguntaré que pasa. ― ¿Ariana. pensó Ariana. y ponerla al día con sus citas.… toda la maraña a la que estaba acostumbrada. Le empezó a pasar las notas. procesos fiscales. Y así pasaron el día. que hiciste? Fantástico. Jane no agregó ningún comentario. evasiones. Las primeras desde hacía tiempo… ― Hay Jane. Ariana entró a la oficina.

sintió que le arrancaban con un tizón ardiendo una parte de ella.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I procuraba mantenerse apartada de la gente. Steven había fallecido de cáncer. Diez años con cada padre. en Steven vio lo que alguna vez había visto hacia tanto tiempo en su padre. agarró el lapicero. durante los aquellos diez años. y en cada uno algo tan diferente. Así su mente se mantenía trabajando y no podía pensar en nada más. Ariana se acordó cuando hacía siete años. Y eso no hacía falta que se lo estuviera recordando a cada rato. Sin embargo. Había amado a tantas personas en el pasado. a sus hermanos. pero eso se había esfumado. Había perdido a su madre. No podías salir herida si no te sentía apegada a la gente. Veía los imponentes edificios que se elevaban. seguridad. Sin embargo.Escritoras Excomulgadas Y Ariana jamás pensó que iba a estar mortalmente agradecida por ellos. mientras jugaba con la pluma. Steven. pero el algún momento tendrías que sufrir y Ariana ya había sufrido demasiado. No fantasmas. Claro que lo sabía. no pudo evitarlo. fue para Ariana el padre que por diez años la colmo de amor. a su padre…. Pero sus pensamientos empezaron a divagar… especialmente hacia David. y cuando las dejo. todo ese amor. Ariana lo sabía. Detuvo la escritura. las cuáles siempre estaban diciéndole a Ariana que David era no solo el partido del año. por el hecho de estar ocupada. Recordó las palabras de su madre y de Jane. oía el ruido de los automóviles que se fundían con los de la gente que estaba por la oficina. y no David. Pero también sabía que el amor hacia daño. algo que jamás le deseaba que nadie pasara. 46 . sino el mejor hombre de su vida. Quizás fuese un sentimiento hermoso. que aún siendo su tío. por eso Natalia Trujillo . y se dio la vuelta en su sillón para ver la vista de su despacho. bienestar. algo que ella había disfrutado cada segundo.

Ariana aun seguí siendo reservada. y siempre la poyaba. Y le asustaba que por primera vez en su vida. y ahora…. se acostumbró a sus comentarios tortuosos “Necesitas un hombre”. Pocas cosas en este mundo lo hacía. pero la adoraba con ese sentido del humor que tenía. pero él a veces la asustaba. y después de tantos años. Pero una vez que todo había pasado. al contrario. Había llorado por el padre que le habían arrebatado.Escritoras Excomulgadas Después del entierro de su madre. era la frase de Jane. Le asustaba los sentimientos que él producía. También tenía frases como “Eres una desequilibrada mental” ó “Sólo Dios sabe porque te soporto” si hacia todo lo contrario a sus consejos. Ariana la quería demasiado. un buen hombre. La única vez que le había dicho algo carente de sarcasmo y con total honestidad. había jurado que nadie jamás le haría daño. de la manera en la que le hacía el amor. de sus caricias. había vuelto a llorar. Sin embargo. Gabe era su flamante marido. volvió a levantar el muro. cuando Steven murió.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 47 . Aun cuando al principio se habían caído bien. y mucho menos que la vería llorar. Margot sin embargo. al acercarse a ella. y otras tan salvaje. Jane había sido una excepción junto con toda su prole. Ariana tuvo que hacer una excepción a su promesa. al que Ariana apreciaba mucho. algunas veces tierno. le daba miedo. en el funeral de Steven. fue cuando Ariana le había confesado que estaba saliendo con David “Por primera vez en tu vida. Natalia Trujillo . no lo dejes ir” Pero David. la comprendía. más de lo que debiera. Pero después de tanto tiempo. se proyectara un futuro… con él. haz hecho algo bien. sexy y caliente. Le asustaba la forma en que no se cansaba de sus besos. Lástima que Gabe ya está ocupado”. y la discusión con su padre. Ahora. nunca la juzgo. junto con “Busca: Tío bueno.

Natalia Trujillo . acuérdate de tu cita de las 4. el corazón se le paralizó. Ariana salió corriendo. Jane la sacó de sus pensamientos. Ariana volteo a ver su reloj. para llegar a un acuerdo… en el salón café. David estaba ahí. eran 10 ara las 4.Escritoras Excomulgadas ― Ari. Jane. Se van a reunir por lo del caso Gatees.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 48 . Fue al ascensor. Se paró corriendo de la sala ― Dios. ¿por que hasta ahora me lo recuerdas? ― Te avise hace media hora. y al abrir las puertas.

sino también por todo lo anterior. ¿subes? ― Yo… eh.. Una parte quería correr en sentido contrario a él. el agradecerle. incluso para ella.Escritoras Excomulgadas Capitulo 6 Al Final Del Día ― David…. Sí ― Rezando por que alguien más entrara con ellos. ― ¿Estás bien?― preguntó David. bajarse y salir de ahí. y le tomó la mano herida entre sus manos –Quiero cuidar de ti Ari. Y esas gracias encerraban no solo por la pregunta que le había hecho unos segundos antes. Natalia Trujillo . Ariana no sabía que decir. y agarrarlo entre sus brazos. ― De nada. ― Hola Ariana. mientras le agradecía por haberla acompañado esa noche. Iba contando los microsegundos que pasaban. Otro sólo quería detener el elevador. y besarlo hasta dejarlo inconsciente.. ― David se para en frente de ella. pero no puedo hacerlo si estas constantemente dejándome. entró al elevador. interrumpiendo sus pensamientos ― Si –Ariana alzó la mirada –Gracias ― Esto era difícil. Sentía que el elevador iba más lento de normal. pero en vista de que nadie oía mentalmente sus ruegos... Odiaba esa sensación de sentirse acorralada entre lo que su mente y su corazón le dictaban. o quizás. David sonrió. más lento que nunca.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 49 .

― Sí. ― Ariana. Eso a Ariana le molestó mucho. el elevador llegó a su destino. no hasta pelear. Llegó a su despacho.Escritoras Excomulgadas ― Yo no… ― Tu sí Ari. y después de una desesperante media hora entre checar cláusulas y más cláusulas. y leer la más mínima letra chica. siempre. – Normalmente Jane salía corriendo para ir a su casa. soy Ariana Mitchells –le tendió la mano ― ¿En qué puedo servirle? El hombre le dio una mirada altiva. Y justo al final de esa frase. y salió dejándola a ella. vestía un traje Armani caro. No pasaba de más de cuarenta.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I habían llegado a un acuerdo.. ― Así que usted es la abogada de mi esposa –dijo él. Al menos. ignorando la que Ariana le tendía. pero ese hombre le había dado mala espina. David le dio un beso en la mano herida. pero no dejo verlo. Pero no voy a dejarte ir. Se recompuso. ― ¿Y ese milagro que estas aquí y no has salido corriendo? ― Ariana Mitchells ― Ariana volteó para ver la voz que le llamaba por la espalda. no quiso dejar su nombre. 50 .. Ahora. Ariana se acercó al hombre. y le sorprendió ver a Jane todavía ahí. y su rostro reflejaba una expresión fría. Ariana hizo su trabajo al pie de la letra. pero tenía que actuar profesional. hay este caballero te está buscando. Al fin. Natalia Trujillo . solo iría por una notas a su despacho. Ariana no le gusto para nada. y se iría a casa. más sorprendida que nunca.

― ¿Una peleas más? ¿Una porque ellos tenían que pagar? ¡Es usted un hijo de…! El tal Henry no dejó a Ariana terminar. aún cuando no tiene dinero. –dijo el hombre acercándose a Ariana Natalia Trujillo . pertenecía a una de las familias más importantes y poderosas de la crema y nata de California ― Y se de buena fuente. jamás había visto a Ariana de esa manera. perra…. Ariana se enderezó. se habían ido. Sentía que su mejilla le iba a estallar. No le conviene darse sus aires –hizo un gesto de desinterés con su mano –Además. ― Esto te va salir caro. El muy mal nacido. y la tomó de los hombros. todo mundo a excepción de ellas. Ariana lo vio todo rojo. no se podía mover. Jane estaba estática. esto fue solo una pelea más. Esperando. Y no había nadie en la oficina. busco ayuda en servicios familiares. ― Soy Henry Diamond III –al oír el nombre.Escritoras Excomulgadas ― ¿Su esposa? Representó a mucha gente. Claro. que mi esposa. Este el idiota esposo del caso que le había pasado Darrell. Tan fuerte que el impacto le dolió. si me dice su nombre quizás podría acordarme más rápido. Ariana se acercó y le dio una bofetada. un gran golpe en la cara a Ariana. El hombre se masajeaba su mejilla. ― Usted es el bastardo… ― Permita decirle señorita. que pertenezco a una de las familias más importantes del estado. ya que le devolvió la cachetada. Jane salió corriendo por ella. Ariana se quedó botada en el piso.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 51 .

y le dio un puñetazo. Se alejó de ambos. David inmediatamente. De eso. ― Y también se enteraran de lo que le haces a tu familia.Escritoras Excomulgadas Pero un cuerpo sólido lo tomó por detrás. me encargaré yo. ― ¡Ariana Mitchells! –Jane le gritó – ¿Estás loca? ¿Cómo rayos te fuiste a meter con ese hombre? Natalia Trujillo . le agarró del hombro. ― ¿Sabe quién soy? ― La pregunta es. se acomodó sus ropas. Henry Diamond III se dio la vuelta y se fue. Duele una barbaridad. La mejilla de Ariana estaba súper hinchada. cuando dijo que los hombres tomaban clases para golpear a las chicas. El hombre se relajo un poco. si usted sabe quién soy yo. ― Jamás se toca a una dama. fue y se acercó a Jane y Ariana. ― Maldita zorra –Henry ya tenía la mano alzada cuando David se plantó en frente de él.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 52 . ― Le pones un dedo encima y eres hombre muerto. justo en la mejilla. aún cuando ella de el primer golpe. ― ¿Saben? Ahora se a lo que se refería Julia Roberts en Mujer bonita. ― Tengo amigos muy influyentes quienes se enteraran de esto Ariana le fulminaba con la mirada.

― Ah. no estaba lisiada. ― Oh. ese hombre me daba mala vibra. Mandare a dormir a los niños temprano –les guiñó a ambos y se fue 53 . David entró en su oficina. como si pensara que se iba a romper. frente a Ariana. Jane iba detrás de ellos. Tan suave. sólo mirándole su mejilla. como pensado algo ― Aunque ya se en que canalizarla. Solo puedo hacer una O con su boca. en vista de que sé que te vas a quedar con ella –agarro a David de la manga de su saco ― ¿Por qué te vas a quedar con ella. le diste un buen golpe. verdad? ― Claro que sí Jane. pero por una razón extraña. y la otra en su cara. ― ¡Vale! ¡Regáñame tu también.Escritoras Excomulgadas ― Hay Jane. ― Ari. posó una mano en su cadera. Y qué bueno que no me fui. Si no. Seguidamente. gracias a Dios que estabas aquí. deseaba estar en sus brazos. esperaba todo. David aún no decía nada. y la dejo en el sillón. en ese caso – se encogió los hombros –Me voy a mi casa. Jane se volteó para ver a David. ― Bueno. menos que David la felicitara por haberle dado el golpe al idiota ese. solo estaba ahí hincado. vamos! –le gritó Ariana. pero no pensé que fuera para tanto. mirándola Natalia Trujillo . pero se detuvo. sin hablar. demasiada adrenalina para un día. la que se nos arma. Ariana se quedo de piedra. Ariana deseaba que la dejara en paz. déjame. David.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I fijamente. –Se iba a la puerta. David la levantó en brazos. mientras sentía que un calor le abrasa el lado izquierdo de su cara. Me siento orgulloso.

― ¿Sabes? Siempre me estás rescatando. ― Jamás me hartaría de ti –le dijo David con voz ronca. así como unos mechones de pelo que se le habían salido de su perfecto peinado de cebolla. David y Ariana se empezaron a reír de las locuras de Jane. dejó de mirarla y sonreír y se paró rápidamente. Ariana gritó. y después sacó un pañuelo de su pantalón. Además. Ya debes de estar harto de mí. ― ¡Ahhh! ― Grito nuevamente Ariana. Agarro la bolsa improvisada. y puso dentro los cubitos. lo que le hizo a su familia no tiene perdón. David le mantenía el pañuelo en su pómulo y le acariciaba su frente. lo sé. Ariana abrió los ojos como platos. que salir e ir a buscarlo y darle una paliza –los ojos de David brillaban de rabia y enojo. sacó unos cuantos. Eso sí que la sorprendió. ― ¿En verdad no estás perturbado porque le haya pegado al idiota ese? ― No –dijo David moviendo su cabeza ― Y que no se te olvide que yo igual le pegué. y se la colocó a Ariana en el rostro.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 54 . Natalia Trujillo . y regresó con una bolsa de hielo. aunque ahora fue por sentir el frió tacto del pañuelo que se fundía con el fuego que ella sentía en su mejilla David no decía nada. ― Si. y Ariana odiaba eso. Pero al hacerlo.Escritoras Excomulgadas Dicho esto Jane salió. estoy mejor aquí contigo. yendo a la cocinilla del piso. ― ¡Ahhh! David se puso tieso como una tabla.

― dijo parándose del sillón ― Te paso a dejar. tratando de evitar que las lágrimas brotaran. Bueno.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I Ariana se alejó de él. y para cuando regresó a la puerta. antes de que fuera tarde. necesito estar sola. ― No –y las lágrimas amenazaron con salir. Ariana fue a tomar su bolsa. ― Déjame pasar. y lo tomó en sus manos.Escritoras Excomulgadas ― Ariana. Natalia Trujillo . mejor me voy. pero iría tras ese idiota por lo que te hizo ― ¿Por mi? ― Claro. Respiro tratando de calmarse. ― No gracias. no es que no me importan. Le quitó el pañuelo. ¿por qué si no? Ariana se quedó callada. Ya es demasiado tarde“. me importa un pepino su familia –le dijo enojado ―…bueno. Tenía que dejarlo. Bajo el rostro –Por favor –su voz sonaba ronca. ― No quiero discutir… ― Pues no lo hagas. ― Ariana. deja de hacer rabietas como una niña pequeña. te voy a ir a dejar. me voy… y sola. Por favor. –Por favor. Esto se estaba saliendo de control. 55 . ― Estaré bien. yo puedo irme sola –dijo firmemente. “Se te acaba de declarar idiota. David la estaba bloqueando.

Y David quebró todas sus fuerzas cuando inclinó su cabeza y la besó. Depositando besos. ya que gracias a sus caricias. Distintos a todos sus besos compartidos. ya que si abría su boca.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I dolía el alma. y Ariana vio tanto amor en ellos. que se mezclaba con cada recuerdo de su pasado. solo dando. Las lágrimas aun no salían. consiguió volver a ser humana. Se soltó de la 56 . y su mente que el recordaba el daño que hace el amor. este beso era lento.― dijo. dejándola de besar en sus labios. que sangraba intensamente. sólo porque tú lo pides. y sintió como sus lágrimas empezaron a deslizarse lentamente por su rostro. Y por su tacto. ― Gracias David. suave. Despacio.Escritoras Excomulgadas David le de la barbilla. Necesitaba pensar. Ariana le agradeció infinitamente. tan suave. Ariana cerró los ojos. al comprender que ella necesitaba tiempo sola. por los caminos que habían marcado. Solo asintió. sino que le Natalia Trujillo . Hasta que detuvo ese exquisito deleite que se estaba dando. mientras le acariciaba su otra mejilla sana. con cada beso de David. Su lengua era cálida. Su alma que quería sentir amor otra vez. Antes de marcharse. estaré contigo Ariana no dijo nada. y pasando después a besarle el moretón que se estaba formando en su pómulo. sin exigir nada de ella. David pasó y empezó a beber sus lágrimas. La paralizó por completo. haciéndole alzar la cabeza. lo más probable sería para decirle que no la abandonara. que a Ariana le dolía pero no por causa de que le estuviera dañando. Sentía sus labios hinchados. respirando agitadamente. David le tomo de su mano. Ariana. la miro a los ojos. pero sus ojos nadaban en ellas. ― Pero si me necesitas. Pero no. ― Esta bien.

Sola Triste Como siempre.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . Y se fue. 57 Natalia Trujillo .Escritoras Excomulgadas mano de David. sintiendo que se estaba desprendiendo de algo más que su mano.

y salió del carro.Escritoras Excomulgadas Capitulo 7 Decisiones Ariana iba al volante. acordándose del idiota ese. Ariana recordaba el momento en que soltó a David. lo haría pagar por lo que le había hecho a su familia. ― ¡Ahhhh! ― gritó –Bravo Ariana.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I pero ese dolor en no se comprar con el que su corazón sentía en esos momentos. Ariana había encontrado una forma de canalizar su odio y su rabia. Le dolía la cara. tuvo una sensación de la más rara. El tráfico estaba insoportable. y aun cuando fuera el rey del mundo. De esta forma. Ariana estaba tramando la estrategia a seguir para el caso de ese Henry. como si dejará algo importante atrás. cuando dejo su mano. esta vez era insoportable. y tenía la sensación de que tenía que ir y regresar por él. Aunque en ese momento deseaba tirar todo por la borda. Natalia Trujillo . y al hacerlo. Llegó a su zona. Dejó las 58 . ya que no se acordaba de cómo lo había hecho. se apoyó en la ventana. con la mirada fija en su camino. Subió a su apartamento por inercia. te hubieses dado más duro –se regañó a sí misma. Abrió la puerta. Pero sentía que no tenía derecho de hacerlo. se estacionó. y en todos estos años. pero con la mente perdida. Rabia… ― Maldición. y el silencio la recibió. Ariana se dio de golpes contra en volante del carro. Se acarició la mejilla. se golpeó también su mejilla. pues había puesto sus condiciones. no le hablé a Margot.

El teléfono sonó. Cobarde. Se acercó a la maquina.Escritoras Excomulgadas llaves en la mesita de entrada. y apretó el botón… para eliminarlos. a tu celular… ¿Donde rayos te metes? ― Mamá… ― A ver. Así se estuviera muriendo la mismísima reina de Inglaterra. y lo miró como si temiese lo peor. Y marcó. Se dio la vuelta. ― Ariana –gritó su nombre con tanto ímpetu ― te he dejado miles de mensajes –Ariana viraba los ojos ― en tu casa. y entonces…. así que esto no podría ser tan peor. Se acomodó en el sillón individual. regreso a la sala. ― ¿Bueno? ― Hola mamá ― dijo Ariana con voz apagada. una vez. Tomó el teléfono. Se sentó en un sillón enfrente del teléfono.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 59 . y abrazándose. dos veces. adiós mensajes. cuando quieren decir “No uses ese tono de voz conmigo jovencita” Natalia Trujillo . y con Jane. ¿vas o no a ir a ver a Sebastián? ― ¿Y todavía me lo preguntas? ― Ariana… ― dijo con el tono que usan los padres. Una vez que ya estuvo cómoda. vio su teléfono. como si eso le diera la fuerza necesaria para hacer la llamada. y como la luz parpadeaba. Hablarle a su madre. en la oficina. y se fue a su cuarto a cambiarse. y ella fuera la única persona que la salvase en esos momentos. subiendo sus pies en el mueble. de los mensajes que tenía. iré al grano. No deseaba saber nada. ¿y qué? Ahora venía la parte más difícil del camino. Pero ya la habían golpeado. mira Ari.

No. En ese entonces no era ni la sombra de lo que alguna vez fue. pero sintió un escozor por la herida hecha recientemente. hay algo que quiero comentarte. me vas a escuchar quieras o no. ― Lo sé. hija. tú… ― espero para calmarse y siguió –Tú sabes todo lo que pasé. Margot. Que te quedaras con nosotros el tiempo necesario. ― Eso me agrada cariño. El estaba Natalia Trujillo . Vino a nosotros a decirnos… más bien. quiero que me escuches. Estuviste ahí.Escritoras Excomulgadas ― No. ― Era mi madre. Como si fuera un muerto ― ¿Por qué nunca me dijiste que lo habías vuelto a ver? ― El nos lo pidió. pero él es tu padre.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 60 . ― Ari. hay cosas que simplemente hay que dejar ir. Se veía tan… sólo. Silencio. a rogarnos que no dé te dejáramos.― Margot no se iba a dejar vencer tan fácil. ― Cariño. Yo estaba dolida claro. –Ariana trato de apretar la mano. Primero que nada. y nos hablo de ciertas cosas. por la muerte de tu madre. –Ariana sentía que su madre la estaba traicionando al querer hacerle pasar por eso. y también tu hermana. ― No quiero. ― No ― dijo Ariana tajantemente. lo viste. me lleno de pena. después de que nos mudamos tu padre vino a vernos. ― Ariana Mitchells. No era el mismo hombre sano y fuerte que alguna vez conociste. mi madre. pero al verlo después de tantos años.

hay que dejar pasar el pasado. ― Ariana. Pero ya sabes. –Mamá. el esperaría a que regresaras a él. Por lo menos. y aun así no sabes lo afortunada que eres. ― Lo sé cariño. han pasado casi veinte años. Nunca olvidarlo. ¿cómo te enteraste de que Sebastián está enfermo? Margot no dijo nada. y como a ti casi no te gusta viajar… ― dijo Ariana tarareando. ― Odio que juegues a la psicóloga conmigo.Escritoras Excomulgadas dispuesto a dejarte con nosotros. ― ¿Mamá? ― Ricky me llamó Natalia Trujillo . tengo que dar conferencias a lo largo y ancho del país. necesitaba decirlo. ― ¡Hey! ― Te extraño. Ariana esperaba. y con la loca de mi agente. ya no hay nada que hacer. esa pregunta le había rondado por la cabeza. ― Vaya. mamá –Ariana casi nunca dejaba ver emociones. pero siempre aprender de él. mamá. pero en estos momentos. algunas veces solo para salir adelante. ― ¿Sabes qué? Me tienes como tu psicóloga particular. ― Mamá. y que llegado el tiempo. es más fácil. después de haber publicado ese libro. Pobre del doctor que alguna vez te atienda. cuando estás aquí.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 61 . ― Odio que estés de viaje.

pero nunca pudieron. tratando de seguir adelante.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 62 . no te crié para que me salieras con eso. ― Mamá. Esa noche quería ser sincera. pero recuerdes algo preciosa. Trataron de dar contigo. Una promesa es una promesa. Natalia Trujillo . ― Bueno. aquí estamos. lo cual se me hace muy raro. ― Ariana. y bueno.Escritoras Excomulgadas ― ¿Richard? ¿Richard habló contigo? ― Si. No sé si tenga fuerzas para hacerlo. no quería hacer esto. Nadie dijo que fuera fácil……… ni limpio. y más. Estaba cansada de su sarcasmo. una promesa de una abogada. Y colgó. han pasado ocho años. soy tu madre. y eso se llama hacer el papel de madre. Ariana se fue a dormir. ― Ariana. ― Eso es jugar sucio Margot. creo que ya no es válida. –sus ojos se empezaron a llenar de lagrimas. Y uno de tus tíos me localizo. Espero tu respuesta mañana. y respiraba ajetreadamente. ¿sobre una promesa que le hiciste a Steven antes de morir te acuerdas? ― Esa promesa… Mamá. Ariana no dijo nada. no quiero ir.

decidieron hablar con ella. Pero nada era comparado con estar en la sala de oncológica. Al parecer el cáncer se había esparcido más rápido de lo esperado. Margot se levanto rápidamente de la silla y se colocó a su lado.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 63 . Quitarles a las personas que más amaba. En esos momentos. las personas. dolor. junto al hombre más bondadoso del mundo que no merecía eso. Ariana recordaba ese momento. Su padre empezó a toser. y lo habían hecho. la peor de todas. de dolor que estaba ahí presente era algo que le producía escalofríos. Esa sensación de soledad.Escritoras Excomulgadas Capitulo 8 Promesas Olvidadas Hace algunos años Ariana odiaba estar en el hospital. Se preguntaba una y otra vez porque la vida le hacía eso. Ariana también se paró del silloncito. Habían dicho que iban a luchar. acercándosele. Y ahora. Ariana y su madre. El olor. una daga atravesándola. solo les quedaba esperar. Natalia Trujillo . Cuando su sus padres se habían enterado de la noticia. Steven había tenido una recaída. se mostró reacia a creerlo. Frió. Aun así. se habían resignado. Era como si la muerte se paseará por todos lados. y lo ayudo a inclinarse. en la cama. pero después de fracaso tras fracaso. Steven había pasado por varios tratamientos. Y ahí estaban. ese blanco pulcro que le hacía doler la vista.

Imagínate cariño. Su padre se acomodó de nuevo – ¿Ariana? ― ¿Papá?― Ariana le acariciaba sus mechones canos. ¿me podrías traer algo que tomar? –le preguntó su padre. mientras le daba unos golpecitos a la cama Ariana se sentó en un pequeño espacio y con su mano. ― Ariana ― comenzó diciendo ― hay ciertas cosas en este mundo que quizás. Yo soy muy afortunado. Sin embargo. 64 Natalia Trujillo .Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . en todo el tiempo que estuvo aquí nunca tuvo una visita. cuando se había calmado. manteniendo baja la cabeza. La pregunta es cariño. pues te tengo a tu madre y a ti. parecía más bien una sombra. cuando ya tenía suficientes cosas en que pensar. ― Nadie jamás lo vino a visitar.Escritoras Excomulgadas ― Mag. de edad muy avanzada. ¿Quieres saber algo pequeña? Cuando nos casamos. ― Siéntate conmigo pequeña –le dijo débilmente. si en verdad no tenía a nadie. y sus ojos reflejaban algo… algo con lo que Ariana se sentía identificada. Pero ese hombre no tiene a nadie. debido a tu edad no las comprendas. cuando yo ni siquiera la he experimentado –Ariana sabia que se refiera a esas viejas heridas. Su madre asintió y salió de la habitación. las has vivido de la manera más dolorosa. hay otras que aun a esta edad. o tenia a todos. pero los dejo ir. todo pálido. tirado en la cama. estaban tan frescas como si hubiesen sido ayer ― ¿Te acuerdas del señor que compartía habitación cuando salí de la última operación? Ariana se acordaba de aquel hombre. Margot y yo. acarició la de su padre. Ariana asintió. la soledad que sintió ese pobre hombre. que a pesar de los años que habían transcurrido. pues no quería que su padre se preocupara por ella.

Escritoras Excomulgadas anhelábamos tanto tener hijos. ¿que nosotros estuvimos en el hospital el día que naciste. Sebastián. lo eres. tu primera sonrisa en este mundo. te convertiste en mi primera hija. estaban tan felices con tu llegada. eres de corazón.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 65 . vencedoras ― y cuando te tuve. y sin quererlo tú. porque a nosotros no se nos otorgaba ese don tan divino. Y ahora. limpiaba las lagrimas que estaban saliendo al fin. Tenía un miedo terrible de tener algo tan frágil como tú en mis manos –levantó su mano y acarició la mejilla de Ariana. –su padre estaba al borde de las lagrimas. de tener hijos. con eso grandes ojos azules. Y entonces. envuelta en tu sábana rosada. y la dejó ahí. estabas quieta. Jamás había pensado en eso. Sabias. e hiciste la cosa más maravillosa que me ha pasado: me diste a mí. junto a Sebastián? Ariana negó con la cabeza. ella pensaba que no me importaba. cuando yo lo único que quería era que ella no se estresara. mientras el pulgar de su padre. y Margot y yo nos unimos aun más. a pesar del tiempo. y su voz estaba ronca. ― Ese día. pero que ellos hubiesen estado ahí. toda sonrosada.. pero al no hacerlo. Ella supuso que la habrían ido a visitar recién nacida. Marianne te tomó de sus brazos para pasarte a los míos. ― Y tú eres mi padre –contestó Ariana ― Tú lo eres. y Marianne. fue uno de los más felices de mi vida. Natalia Trujillo . Recién bañada. mi pequeña Ariana. y yo no la quería presionar. Y culpaba a Dios. Ariana tomó su manó con las de ella. preciosa. Desde ese momento supe que quizás Dios tenía otro plan para nosotros. tú me miraste. que hubo un momento en el que nos empezamos a distanciar. pues no podíamos. ahí estabas tú.

respiró. tratando de no gritar – Perdón. si hay algo que yo si he aprendido. Y entre la plática. ― Y que… ― Su voz se cortó. es pedir perdón es muy fácil. mi preciosa perla. Estas no merecían salir. fui consiente más que nunca. tuvo la consideración y la amabilidad de preguntar por mí. es tu padre.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 66 . Pero otorgarlo cuesta demasiado. Hablamos de tantas cosas. no ahora. Ariana apretó fuertemente la mano de Steven. Necesita tu perdón. ― Pero es necesario –insistió él –Verás. por favor. Eso es algo que jamás tendrá de mí. y menos por Sebastián. Tú serás siempre mi nena. Como aquel hombre. pequeña. Ariana alzó su mirada al techo de la habitación. Ahí es donde te equivocas. tratando de retener las lágrimas. Cosas que Steven no merecía en esos momentos. ¿Sabes que habló con nosotros? ― ¿Sebastián tuvo el descaro de hablarle a ti y a Margot? ― No. de que él te necesita.― Hablar de aquel hombre provocaba en Ariana no sólo tristeza. Ariana lo miró fusiona Natalia Trujillo . tu no estarías aquí. cariño. Ariana hizo el ademán de levantarse de la cama. –Le acarició la mejilla – Nadie merece morir solo. Ari. Incluso Sebastián. pero su padre la detuvo agarrándola de la mano.Escritoras Excomulgadas ― Ese es el punto. Todo mundo le tiene miedo eso. sino también dolor. y yo le estoy eternamente agradecido. ― No hablemos de él. ― Ariana. pero tú tienes otro personas a la cual llamar padre –Al oír eso. por más que quieras odiar a Sebastián. junto con el odio y la rabia. ya que por él.

― Lo haré papá.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . ― Lo que sea. Y segundo. prométeme que lo harás. Ariana sabía que tenía razón. ― Algunas veces hay que dejar ir el pasado. Tu felicidad será la mía. hasta que el rió ya no puede seguir. Pero era por él. Pues el rencor. de venganza. en que tendrás que quitar esas rocas. Y algunas te dolerán. Ariana seguía sin entender. Nadie puede vivir de odio. no podía negárselo. que se han hecho más y más pesadas. son rocas que van tapando la vertiente. pues han pasado tantos años. Y mucho menos en esos momentos. Y ahora Steven…. sino también para ti. Ari –tomó sus manos. ― Si llega la oportunidad de poder quitar esas piedras. Perdonar incluye también que tú alivies el dolor y el resentimiento que llevas dentro. que no dejaras que mi partida te deprima –Ariana iba a protestar. Es tu propia liberación. Pero había perdido tantas cosas. Prométemelo. Ariana sabía muy bien a qué se refería. papá.Escritoras Excomulgadas ― ¿Entonces porque me pides que lo haga? Ya es pasado. No es sólo para él. como el agua del manantial. pero su padre le puso un dedo sobre sus labios –Yo quiero que seas feliz. está olvidado. ― Llegara el día. mi pequeña. el odio. prométeme que serás feliz. para que tu vida fluya. 67 Natalia Trujillo . con fuerza. ― El olvido no es perdón. como no lo había hecho hacía mucho tiempo –Prométeme algo.

Entre risas y lágrimas. despavoridamente. y si no. muy delicadamente. la gente.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 68 . ― Te creo mi pequeña. hasta que quedaron sumidos en un sueño. te creo. pero Ariana no se podía mover. Los doctores se acercaron a ellas. ― Jamás papá. y que Dios sea mi testigo” Ariana se inclinó. jamás lo olvidaré. pero no podía quedarse. Y cuando llegó el momento de sepultarlo. Así estuvieron un rato. pero ella pensaba que era los gritos que su alma emitía. Ariana enlazó su dedo con el de él. y jamás comeré ninguna tarta de chocolate. Era consciente de que Margot la necesitaba. que le había insistido en que se fuera con ella. menos ahí. ― “Prometo cumplir este hecho. Después una más y otra. El río salado que sus ojos emanaban no quería detenerlo. Steven entró en coma. Ariana levantó la mirada. A cualquier lado. hacia la calle. papá. Ahí se quedó. Oía el retumbar de la naturaleza. abrazados. y juntos recitaron su voto. Simplemente le negó con la cabeza. Ariana depositó la rosa sobre el ataúd. y recostándose en el. Después todo mundo se había ido. Natalia Trujillo . Y nunca olvides que te amo. necesitaba tiempo. apoyando su mejilla en su pecho. la multitud de desconocidos. Una gota cayó. que me parta un rayo. Un sueño del que Steven no volvió a despertar. ― Dijo mientras levantaba su dedo meñique. esa era la forma en que ellos dos se juraban. ― Te lo juro. por fin. El funeral. abrazando a su padre. junto con un beso.Escritoras Excomulgadas ― Promételo. para decirles que no podían hacer nada. incluso Margot. Ariana salió corriendo. y ella solo quería estar sola. Esa noche. sola.

al fin. Y gritó. Había recordado la promesa. la oscuridad era lo que necesitaba. Acompañándola. En la actualidad Ariana dejó el vaso con whisky. girando sobre su cabeza. no podía caer.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I pero ya no tanto. Ninguna luz alumbraba. Su lluvia se fundía con la del cielo. se convirtió en el llanto que no quería. acompañándola. no podía. pero el cual no pudo evitar. Acurrucada en el sillón. al principio presente siempre. sus ojos le dolían. Esa había sido la última vez que Steven había estado consciente. después de que David había estado con ella. Y después otro sollozo más. Pensando en las palabras de Margot. No sabía de dónde salían tantas lágrimas. Se dejó caer sobre la el pasto. Margot y ella salieron adelante. pero con el paso de los años. y con esos recuerdos. Y después de recuperarse. el regresar a su cama. pues las pesadillas volverían. además. 69 . la había dejado pasar. con el de su alma. Natalia Trujillo . Un sollozo. solo que no quería dormir. pudo gritar. Se había olvidado de ella. hasta que al fin. no era consciente de la hora que era. El aroma de David seguía impregnado en sus sábanas. pero podría compararse ese dolor con el de su corazón. apoyándolo contra su mejilla. y aún cuando la tentación era grande. El silencio sepulcral de su departamento reinaba por completo. Aquel día se había enfermado gravemente. que le dolía. Se limpió.Escritoras Excomulgadas El cielo empezó a llorar con ella. Después de tantos años. Hacia tanto tiempo.

Y David… David le hacía sentir. pero aun así. Jane también era una parte hermosa de su vida. completamente oscura. pero a la vez. Natalia Trujillo . acostumbrada a existir con ellos. Después se paró. tenía sus miedos.Escritoras Excomulgadas Pero no había cumplido sus promesas. le hacía vivir… Desear cambiar su vida. viejos demonios de los cuales se había cansado de pelear. Sólo conocía el amor de Margot. la muerte de Steven la había marcado por completo. sabiendo que todos esos años. Tomó el teléfono. aunque su corazón le decía que era amor. Tomó otro trago. admiró la noche. miró el cielo. y la amistad de Jane. No había perdón. Y antes de que su madre dijera algo. lo demás le era ajeno. colgó. pues era que desconocía. Contestaron al tercer timbrazo. le hacía reír. algo que había olvidado. Margot era su pilar.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 70 . con su alegría. Se fijo en la más brillante de todas. Pero su mente le recordaba su lema favorito “Amor es solo una palabra en el diccionario”. algo que Ariana carecía. pero no había vivido plenamente. su viveza y vigor. entre su mente contra su corazón. Su padre se lo había pedido. Un paso a la vez. ni tampoco felicidad. Se acomodó en el sillón. ― Voy a ir. Se terminó su whisky y dejo el vaso en el piso. Salgo mañana para Chicago. y marcó. De niña. Ser feliz. sin embargo. Sentía algo. simplemente había sobrevivido. Apoyándose en su barda. Pero se preguntaba cómo podría hacerlo. y salió a la terraza de su departamento. cubierto de estrellas. Ninguna. no le podía dar nombre. Y Ariana se lo había prometido. Tenía una lucha interna. Steven y ella se pasaban horas viéndolas.

Simplemente esperando. Natalia Trujillo . ― Yo igual te quiero. Sólo dame fuerzas. Después se metió. volviendo a su sillón.Escritoras Excomulgadas ― Lo prometí papá. como respondiendo a su plegaria. acomodándose en él. Y lo haré.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 71 . –dijo en un susurró. Podía haber jurado que la estrella brillaba aun más. esperando.

Escritoras Excomulgadas Capitulo 9 Dilemas Y Toma De Decisiones “Ariana. Jane la estaba esperando. Fundador de la Firma Black. White & Asociados. le colgó. sin embargo se había esforzado por verse lo más decente posible.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 72 . Jefe de Ariana. ― Buen día. A pesar de haberse maquillado para disimularlo. no habían buenas noticias. Horas antes…. Ariana era consciente de que no tenía una buena pinta. ¿se puede saber en que estabas pensando?” Archer “Diablo” White. Y no se había equivocado. El hecho de pasar la noche durmiendo en un sofá no era tampoco de mucha ayuda. Al llegar a la oficina. que por cierto. Se había dado cuenta de sus lentes oscuros. Sabía que cuando llegara y la viera. Antes de salir de su casa. que ella sabía que daban un aspecto Natalia Trujillo . y por la expresión en su rostro. esta estaría echando humo. ya iba tarde. ― No son tan buenos “Terminator” –Dijo Jane tratando de ahogar su risa. este se veía tenuemente. le habló a Jane para que reservara un vuelo para esa noche para Chicago. Haciendo caso omiso a las preguntas de Jane. y su aspecto general no se veía bien ya que tenía su mejilla ligeramente amoratada debido al encuentro con aquel hombre. Jane.

Ariana bufó.Escritoras Excomulgadas ridículo. y ahora estaba ahí. perdida en el horizonte. como pretendiendo decir que me conoces. ― Me refiero a que en verdad te van a patear el trasero. es sólo… Jane alzó la mano para que se detuviera. ― ¿Qué? ― He de confesar que me encantaría ser yo la que te lo pateara. Se masajeó el cuello. tratando de quitarse un poco de stress y cansancio que cargaba. que sintió que se derretía ― No puedo abandonar mi trabajo. atrás de ella. Entró a su oficina y se quedo parada. ― Vaya. lamento haberte colgado en la mañana. Lo que le faltaba. cuando de repente sintió unas manos grandes y firmes. pero David pondría reparos en eso.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 73 . Necesitas descansar –le dijo David. y lo sabes ― No lo había oído entrar. y sólo por él no lo haré. ― Odio que digas eso. Jane. Jane continuo –Te van a patear el trasero. Que amiga eres. ― Oyes. frotarle… y no eran las suyas. admirando la vista. pero prefería ser ridícula que débil. Ha llamado el Diablo mismo para pedir explícitamente que en lo fueras a ver en cuento llegaras. ― Te deberías de haber quedado en la casa. con una voz dulce. gracias. ― Claro que lo sé. Natalia Trujillo . Todo su bello y ordenado mundo estaba de cabeza.

se quedó sin palabras. para mirarla a la cara. hasta que hacia algo bien. Y su expresión cambio brutalmente. y la acarició ― ¿Esta no ha sido tu semana verdad? ― No. no hay ningún vamos. eso es porque te conozco. el jefe te habla. y Ariana agradeció la acertada intervención de Jane. e hizo que la mirara directamente a los ojos. Pero su mente. ― Ariana.Escritoras Excomulgadas ― Ari. ― Y que vamos a hacer con respecto a tu padre. ― Primera. mi padre es Steven. aspiró una bocanada de aire. definitivamente no –dijo entre resoplidos. Y… Jane escogió ese momento para asomar su cabeza. Ariana bajo la cabeza. ― Necesitaba espacio. David. ― Aun así me siento bien de que le hayamos devuelto el golpe ― le miró la mano vendada. ¡Ahora! Después tendrán tiempo de hacerse manitas. Segunda. 74 Natalia Trujillo . y le quitó los lentes. –Por un momento al oír esas palabras. avergonzada. ya había formulado la respuesta A mi también. Vaya. La agarró de los hombros y la giró. Pero gracias. No es tan grave. Sus rasgos se endurecieron.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . ― Me encantaría retorcerle el cuello a ese hijo de puta –le acaricio la mejilla ― Se ve peor de lo que en verdad es. ― Me hubiese gustado estar contigo ayer. pero David la tomo de la barbilla. y se la tomó.

nos vemos al rato.Escritoras Excomulgadas Ariana se sonrojó. sabía que Jane lo había hecho a propósito. – Ariana y David estaban saliendo de la habitación. Se coloco los lentes de nuevo. Se volteó hacia David. o eso fue. ― Pues cuando termines pasas a mi oficina. Algunas veces era malo tener a Jane como su secretaria. Ariana sabia que David no se daría por vencido. ― ¿Boletos? ¿De qué habla Jane? ― ¡Upss! – Upss mi trasero. ― David. Tengo que verme con Archer. Mientras Ariana. le lanzaba una mirada fría a Jane. y se la quedó mirando fijadamente. ― Ariana. ― Está bien. y Ariana seguía agradeciendo a Jane mentalmente. pensó Ariana. Sin contar con que. ― Me tengo que ir. ella era una de las pocas personas que sabía de su relación con David. hasta que Jane volvió a abrir la boca. ¿confirmo los boletos? David se detuvo en su camino. en estos momentos no puedo hablar.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 75 . – dijo mientras se masajeaba los sienes. Natalia Trujillo .

― Archer. iba a abrir un hueco en mitad de su elegante oficina ― Ariana. Seria Juez Supremo. pero que se conservaba bien para su edad. era una leyenda en los círculos de abogados. No estoy sorda.Escritoras Excomulgadas Capitulo 10 Entrevista Con El Diablo ― Ariana. Desde que había empezado a hacer prácticas había hecho buenas migas con Archer. ese era su jefe. era uno de los socios fundadores. Ese hombre plantado delante de ella era leyenda. ¿Cómo rayos…? –pasaba alrededor de ella. Quizás por eso. que estaba en la silla enfrente del escritorio. ¿se puede saber en que estabas pensando? –Archer “Diablo” White estaba literalmente. un hombre de alrededor de los Natalia Trujillo . si. Archer White. famoso por ser directo. Estuviste a punto de echar tu carrera al retrete por esto. gritándole a Ariana. ¿qué pensabas? ― ¿Honestamente? No estaba pensando. lo había escogido a él para darle el sermón. parado con su traje Armani y sus zapatos lustrados. tipo Sean Connery. arrebatador a la hora de estar en un juicio. Porque sabían que la regañaría.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I cincuentas. mujer. o 76 . Y además. Su jefe. cálmate. Ariana pensó que si seguía así. Fiscal del Distrito. ― Pero si loca. mejor conocido como “El Diablo”. ― Y todavía tienes el descaro de decir eso. además de que nunca había perdido ningún caso. por dios. y con el cual Ariana tenía una buena relación.

― ¿Qué? ¿Vacaciones? ― Si.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 77 . ― Mujer. espera… El vino a mí. me has oído bien. gastas la paciencia de un santo. ― Ariana. exhausto – Tú. ― ¿Qué? ― Si. Ariana se quedó helada.Escritoras Excomulgadas lo que quisiera. eres de los mejores elementos de la firma. el hombre con el que te metiste pertenece a una de las familias de más alto rango en la ciudad. Te aprecio. Y Ariana estaba siendo testigo de ello. quien sabe que hubiese pasado. Se te seguirá pagando… ― Pero…. ― Creo que lo mejor será que te tomes unas vacaciones. pero una de sus frases favoritas era “Nada mejor que la sangre en primera fila”. Esto podría traernos serios problemas a la firma. ― Ariana. mujer. También era sabido que tenía un carácter explosivo. a amenazarme acerca del caso de divorcio. ― Archer. Si no hubiese sido porque David estaba aquí. dejándose caer sobre él. valdría la pena. ese maldito se va a la cárcel de por vida. se ve que no has perdido tu espíritu –Se fue a sentar a su gran sillón enfrente de ella. me has oído bien –dijo –Ahora sal antes de que me arrepienta. Y mucho menos a un potencial cliente. vas a ser mi muerte ― Ariana sonrió. pero no me hagas escoger. pero no puedo echarme a todo el buffet encima. Ariana. ― Bueno. Natalia Trujillo . si con ello.

Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 78 .Escritoras Excomulgadas Ariana salió con la cabeza en alto. ― ¿Me quieres decir que te despidió? ¿Ese maldito hijo de perra te despidió? Pero…. lo que sucedía en este día. Ariana estaba mareada del traqueteo de Jane. ― ¿Por lo del estúpido papanatas que no tiene ni una pizca de hombría y se atrevió a golpearte dejándote botada en el piso. Y segundo. Ahora solo quería ir a casa. y cuando David vino en tu rescate? ― Vaya. Vacaciones obligatorias igual a Desempleada. voy a tratar asuntos personales. y ¿pudiste decir eso sin tomar un respiro? –Después se empezó a reír – Aunque sabes que. Lo que le faltaba. agarrándola de los hombros. Jane palideció y se acercó a ella. ― ¡Ah no! ¿Me puedes explicar qué rayos pasa? ¿El Diablo te llama? ¿Y eso de que te vas de viaje. Llegó a su casi ex-oficina. y empezándola a zarandear. estar con Jane. Unas vacaciones obligatorias. ahora no. por eso. donde su casi ex-secretaria la estaba esperando. ― Primero. el jefe quería hablarme sobre lo que paso ayer con el loco ese. y sin decirle nada a David? –dijo. Vaya. después de todo si me voy de vacaciones. por favor. Genial. no me voy de vacaciones. me voy SOLA. Y precisamente. ― Jane. Natalia Trujillo . apoyándose en el marco de la puerta. y con una mano en la cadera.

y sin necesidad de decir nada. Emitió un gran suspiro. si ese es el caso –Y se dispuso a salir de la puerta. Sólo a ella se le ocurrían esas cosas. ― Ah. No me despidieron.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . solo se dieron unas “vacaciones obligatorias”.Escritoras Excomulgadas ― Jane. yendo directamente al grano. antes de que el block de notas que Ariana le había aventado le alcanzara. ― Lo sé. Eso fue lo más pronto posible que pude. ― ¿Así que regresas a Chicago? –preguntó David. Jane dejó de agitarla.Noche? ― Hey. Y una cosa más. Sales esta misma noche. Jane cerró rápidamente la puerta. Justo como Ariana sospechaba que estaría. 79 Natalia Trujillo . bueno. pero antes de salir se volteó –Por cierto. te recuerdo que David te quería en su oficina después de que hablaras con el Jefe. Saludo a Jack. no. Y dicho eso. Ariana entro a la oficina. con paga incluida. A las once de la noche ― ¿Once. ayer hable con Margot. Jane. tu boleto está reservado. y le dije que iría. Y se dirigió a la oficina de David. el asistente de David.De. tu vida sería una mierda… peor.La. David la estaba esperando. me dijiste lo más pronto posible. ― Si. ― A veces me pregunto qué haría sin ti.

Debido a mi altercado con Don Señor Diamond III. pero… ― Y se que vas a necesitar un apoyo en esos momentos. ― Margot –repitió David. ― dijo Ariana ― estoy tomando unas vacaciones. Así que me voy hoy. Natalia Trujillo .Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 80 . ― ¿Qué? ― Lo que oíste. necesito tiempo. era un afirmación. al menos. lo hago porque me preocupo por ti. en verdad agradezco que quieras hacer esto.Escritoras Excomulgadas ― Yo voy contigo – no era una petición. ― Margot estará conmigo. me han dado unas vacaciones… obligatorias. pero lo tengo que hacer sola. ya que no había quedado en nada con su madre. Si decimos… ― En realidad. Se sentía herido de que Ariana no aceptara su ayuda. al menos. ― ¿Pero qué rayos? ― Está bien. y si había algo que Ariana detestara era que le dieran órdenes. ― David… ― se paso las manos por el cabellos – ¡Ahhh! Mira. ― No lo hago por compasión. ― Si. Ariana. no creo que Archer ni nadie ponga objeción en que te vayas así apresuradamente. ― Bueno. ― ¿Cuándo sales? ― Jane encontró boletos de avión para esta misma noche. –Lo cual era mentira.

pues estaba en verdad sola. sí. ― En realidad.Escritoras Excomulgadas ― Pero si él fue el que vino a ti. cuando había otra persona. ― Pues me voy ahora. Así que dijo lo que le dictó su corazón ― Me podrías acompañar hasta que tome el avión. Ariana odiaba el silencio. Ariana asintió. Si estaba sola no era lo mismo. Pero al estar con otra persona. yo di el primer golpe. ¿te vienes? ― Adelántate. ― No te iba a decir nada. Tengo que hacer algo primero. Después se quedaron en silencio. pero se lo tenía merecido. ― Vaya. lo volvería a hacer. Justo como en ese momento. Y antes de que me preguntes. ― Me parece una buena idea.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 81 . yo iré te alcanzaré después. Natalia Trujillo . eso es un milagro. el silencio era incómodo.

te pide disculpas. voy a tomar un baño. Antes de entrar en el baño su celular sonó. viendo la televisión. y el saco y arremangándose la camisa.Escritoras Excomulgadas Capitulo 11 La Despedida Ariana no tuvo mucho problema en hacer su maleta. Esa mujer no tenía pare – Con la novedad de que el Diablo le paso algo muy raro. David había preferido quedarse en la sala. O eso decía él. con los brazos cruzados. Lo suyo era ser práctica. ― ¿Qué? –preguntó David con el ceño fruncido.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I accesorios. –dijo Ariana con tono amenazador. Ropa. Ariana se giró y se fue hacia su recámara. ― ¿Qué sucede Jane? ― Hola Terminator –Ariana se mordió para no reírse. Sírvete lo que quieras. sobre la pelea con “Macho ― Menos ― III” y bueno. quitándose la corbata. Desde que había llegado. recostada en el marco de la sala. y tenía todo acomodado. 82 . seguidas de que las vacaciones terminan cuando tú quieras. ya que siempre viajaba ligero. y una leve sonrisa en sus labios. treinta minutos después que ella. La cuestión es que dijo que se equivocó contigo. pero le conté que tenías un problema familiar… ― Jane…. Vio que era Jane. David se había puesto de lo más cómodo en la sala. se quedó unos minutos admirando ese gran cuerpo. zapatos y Natalia Trujillo . ― Nada. Ariana. Hasta que David la vio.

Este era su mundo. Pues sí. – Y no lo conseguiría – A ver…. que me incomoda”. hablo tu mamá. y créeme. 83 Natalia Trujillo . Y créeme. “Jane. ¿Algo más? ― Mmm. Y la llamada terminó. alguien apareciera y le diría que todo volvería a ser como antes. vale. si lo que le sucedía no era una pesadilla. ― Adiós nena. Preguntando por tu hora de vuelo y todo. Se cuestionaba así misma. En fin. vale.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . Ya le pase todos los datos –Ariana había olvidado por completo avisarle a Margot de sus planes – ¿Qué cruel eres tener a tu señora madre así? ― ¿¿¿Janee??? ― Vale. cállate. Estas “vacaciones” te caen de perlas. Al fin. –se tenía que dar por vencida –había algo más ― ¡Maldición! ― ¡¡¡JANE!!! –gritó Ariana. Dices la verdad. y en cualquier momento. Lo sé. Entro en el baño. ― Gracias Jane. Sentirla deslizarse sobre su cabeza y su cuerpo era una experiencia gratificante. dijo que no había problema. ― Vale. no te extrañaré. lloraras sangre al segundo día sin mí. que gruñona andamos. Pero no.. déjame ver… ― Ariana sabia que Jane le estaba tratando de colmar la paciencia –Pues este. ― Adiós cariño. Y se oían unas risillas del otro lado del teléfono.Escritoras Excomulgadas ― Oye. es la verdad. Jane había ganado. Esos eran sus problemas. Hay.. o quizás una broma. El agua caliente le sirvió para despejar su mente.

que lo había tenido todo. como en ese caso. y que ahora. Algunas veces el silencio decía tantas cosas. la guerra. Ariana no alzó la cabeza. ahí. pero ella no era todo el mundo. era simplemente ella y nadie más. pero sus pensamientos concentrados. David entró y la vio. Tantos recuerdos. Aunque después una voz lejana le susurró ¿En verdad? Con sus manos apoyadas a sus costados en la orilla de su cama. Un pasado tortuoso. Empezó a sollozar débilmente. y sentía un nudo en el estómago por no poder hacer nada por ella. Extrañaba a su madre. Tratando de que el sufrimiento que la atosigaba se fuera. sentada en su cama. como aforrándose a algo. frágil. Le gustaba como había sido su vida. Extrañaba a sus hermanos. Extrañaba a su padre. y como si el dolor se mitigara un poco. un presente crítico.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 84 . Simplemente se acercó y se sentó a su lado. Era un hecho que el cerebro humano se seleccionaba más en recordar los malos momentos que guardar las buenas épocas. y un futuro incierto. siendo conocedora de que todo mundo tenía problemas más serios que ella. a ambas. Se extrañaba así misma.Escritoras Excomulgadas Termino de ducharse. Entro a su cuarto y se sentó en la orilla de su cama. La desnutrición. Ahí estaba ella. no tenía nada. apretaba con más fuerzas las sabanas. Y desgraciadamente. el SIDA. no todos buenos. Las pequeñas gotas se deslizaban por las mejillas de Ariana. con la mirada perdida. y ahí. Y Dios sabía que Ariana había tenido muchos de los primeros. Recordaba a una niña que hacía tiempo había sido completamente feliz. Recta. y se encorvaba aun más. pero David sabía que estaba llorando. Una y otra vez. Así que estiró su brazo y tiró de ella Natalia Trujillo . atando una toalla alrededor de su pecho. Ordenada. Tantas imágenes.

Le hacía sentir incompetente. para Ariana significó mucho. ― Hazme olvidar. y en esos momentos David era lo mejor de su vida. depositando besos por todo su rostro. muy en su interior y compartir ese dolor con él. Saber que ella estaba sufriendo. ― Shuuu… tranquila Ari. Se dejó abrazar. no tanto como el hecho de que también sus lágrimas fueran las culpables. hasta convertirse en beso pasional. Le daba esperanzas.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 85 . todo estará bien. Ariana no dejaba de besar a David. Odiaba verla así. sólo ayúdame a olvidar. Ariana no puso ninguna objeción. Su pelo mojado estaba empapando su camisa. Necesitaba algo bueno en esa vida mísera que llevaba. directo y dejándolo sin aliento. Así que sencillamente la besó. y la obligó a mirarlo. La tomo de la barbilla. Cosa que Ariana había dejado de creer en ellas. ― David… ― su voz se quebró –yo…. fue como un golpe. Lo que al principio empezó siendo un beso dulce y suave. y David sin dejarla de besar la fue siguiendo.Escritoras Excomulgadas suavemente. y así empezó a llorar. pero a David eso no le molestaba. Odiaba verla sufrir. Ver sus hermosos ojos convertidos en pozos profundos le partía el corazón. Oírle decir eso. pero tampoco ella se lo diría. David la besaba tiernamente. desde que Steven había muerto. De esa manera. y antes de irse quería levarse algo que le recordara a él. Natalia Trujillo . fue creciendo. era algo que consideraba un regalo. aunque sea por unos minutos. acomodándola en su pecho. El no poder hacer nada para ayudarla. Quizás el no lo supiera. tratando de confortarla. Escucharle decir eso. Se dejó caer lentamente en la cama.

mientras que sintió como una mano de David se abría camino entre sus rizos. Natalia Trujillo . No quería que David fuera lento. Llanamente. Ariana siguió bajando hacia el botón y la bragueta del pantalón pero David la interrumpió tomando su rostro entre sus manos. Sus manos vagaban con delicadeza por su cuerpo. David fue soltado la toalla que escondía la magnífica belleza de Ariana. Pero David le hacía sentir. No sabía si era de placer. pasó su boca al otro seno. Y David la volvió a acostar en la cama. para llegar a la cumbre de sus senos. mientras su boca iba descendiendo de sus labios. dejando al fin al descubierto el pecho de David. Firme y duro. por favor. que mantenían oculto aquella parte que ansiaba ser tomada. Necesitaba eso. Todo era tan contradictorio en ella. Ella quería. a ella.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 86 . Quería algo salvaje. así que mandó a volar los botones de la camisa de David. con la ayuda de Ariana. ― Quieta pequeña. Se entretuvo solo con uno. ― David. desesperadamente. Quizás no le hiriera directamente. pasando por su barbilla. David. adoraba su cuerpo. la cual estaba desesperada. aunque solo fuera por esos momentos. que solo quería sexo. y el calor de su sangre la estaba calentado. quería… El otro pezón pedía a gritos que se le atendiera. ella. dejando restos de caricias por su cuerpo. y sentía lujuriosa al saber que ese cuerpo le pertenecía. y Ariana gimió. anhelar cosas. Ariana estaba sonrojada. dejando al descubierto su cuerpo. o de frustración. tan gentiles le desgarraban el corazón a Ariana. deteniéndose en su cuello. ahora. con extrema delicadeza. tenemos tiempo.Escritoras Excomulgadas Lentamente. pero esos gestos. duro. entrando en contacto con cada fibra de su ser. David se irguió para quitarse su camisa.

era una sensación tan gloriosa. y más rápido. estaba excitado al límite. emitiendo un pequeño grito de placer. Sin saber cómo. cada gemido. enlazándolas por los tobillos. Pero no encontraba nada. Ariana sentía que su corazón iba a estallar. su piel rozando contra la suya.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 87 . junto con la ropa interior y al fin estaban desnudos. Ariana fue consciente de que David se había quitado los pantalones. mientras que Ariana lo rodeaba por la cadera con sus piernas. el sentir como David la llenaba por completo. lento y saboreando el momento. no pudo evitar sentir una oleada de pasión recorrerle el cuerpo entero para depositarse en esa oquedad que anhelaba caricias más intimas. y el infierno a la vez. Disfrutando cada gesto que Ariana hacia. Pero que le hacías sentir… viva. cubriendo cada una de las células de su ser. Mientras tanto la boca de David hacia todo un baile pecaminoso en sus pechos. algo que la devolviera a la cordura. ¿Quién rayos le iba a decir que eso se sintiera tan bien? Y aun cuando sabía cuáles eran las intenciones de David. tenía esa sensación que no le podía dar nombre. con pasión y entregándose completamente. David empezó con lentas embestidas. duro como una piedra. Y lo fue Natalia Trujillo . pidiendo más. pero en esos momentos lo único que querrían era la liberación de esa frustrante carga que llevaban. Y llegó el ansiado momento en que David poso su boca sobre su pequeña caverna. David estaba fascinado de la forma en la que respondía Ariana a sus caricias.Escritoras Excomulgadas poseída. David hacia todo lo contrario. con una sola embestida. fue el cielo. bajando hasta detenerse con en su ombligo. Así que enterró sus uñas en la espalda de David. Sus manos buscaban donde aferrarse. Y cuando David por fin la penetró fue la culminación de su primer orgasmo. rogando. Sus cuerpos estaban empapados de sudor. Y aun cuando Ariana se retorcía y arqueaba.

con lágrimas en los ojos. y gotas de sudor deslizándose por todos lados. entre lento. por instinto. musitándole dulcemente ― Te amo. que seguía con esos movimientos acelerados. Ariana se aferró a David. mientras seguía llorando. Esa era una imagen que jamás olvidaría. Eso había sido completamente diferente a todo lo antes compartido. levanto sus caderas. sentía como los músculos que lo encerraban empezaban a convulsionarse. emitía gemidos y gritos. Mientras David seguía acelerando. afuera y adentro. mientras su boca abierta. dándole más fuerte. Y entonces. Ariana llegó al clímax. Pero nada era tan erótico y sensual que ver a Ariana en la cama. Le paso una mano debajo de la cadera. rápidos embates. los dos se quedaron sin aliento. David se encendió como una antorcha al escuchar esas palabras de los labios de Ariana. con un verdadero grito. buscando su propia libertad. Tenía la cabeza echada hacia atrás. y solo esperaba que poder Natalia Trujillo . con las líneas de las gargantas tensas. y cuando sintió como David derrumbaba encima de ella. lo abrazó por su cuello. Lo sentía venir. ― Más… no te detengas. La fue preparando para el siguiente movimiento. llenándola con cada centímetro de su vasta longitud. Y Ariana al fin sabía lo que era.Escritoras Excomulgadas arañando. alcanzar el orgasmo. sus mejillas completamente sonrosadas. aquella tortura exquisita. Mientras su semienta tibia derramándose dentro de ella. no sólo era oírle decir a 88 . y Ariana. que lo abrasaban. y cuando vino la siguiente embestida. David seguía aquel movimiento.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I aguantar antes de que ella llegara.

Ariana ya estaba lista y arreglada en la sala. Y ahora Ariana estaba con su cabello cubriéndolo como una manta. para caer rendidos en los brazos de Morfeo. David olió el café recién hecho proveniente de la cocina. David hizo un ademán de separarse de Ariana. y sabía que no era debido a la ducha que Ariana se había tomado anteriormente. eso era. Esto era algo diferente. Se veía devastador. Se levantó buscando su ropa. Ariana se levantó perezosamente de su sueño. Para cuando David se levantó. no. Y todo iba bien hasta que tocó el turno de su camisa aparecer. por favor.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I Unas horas después. Aun no estaba preparada para ello. con sus piernas entrelazadas. Pensar en eso. Natalia Trujillo . y lo apretó a él. Era tan hermoso. Incluso de pensarlo. hizo que se empezara a reír ligeramente. Pero no dijo nada simplemente la abrazo y espero que la lúgubre noche los cubriera con su manto. Un David de Miguel Ángel. como una estatua de granito cincelada por un gran artista. Se dio la vuelta. Sí. del cuello. de frente a ella. Y se dio 89 . sujetándose por su cadera. esperando a que la hora de partir llegara. ― No. terror puro y absoluto de decirlo. después agregó ― Espera. lo cual fue toda una proeza. desnudo. pero esta lo sujeto más mucha más fuerza. aun con ese aspecto desarreglado que tenía. ― Pero peso mucho… ― dijo David. abrazándola fuertemente. David sintió como su pecho se humedecía. así. pánico. Pero su sonrisa se congeló cuando se acordó de otra cosa.Escritoras Excomulgadas David esas tres palabras. quédate así. pero tenía miedo. sin salirse de ella. un verdadero David. para encontrar a David. colocando ahora a Ariana encima de él. Estaba profundamente dormido.

solo con los pantalones puestos. fueron a dejar su maleta. Yo… gracias. ― Este bien. Ariana se giró hacia David. Salió a la sala. Ariana. Durante el trayecto ninguno de los dos dijo nada sobre lo sucedido horas antes. Se empezó a reír. ― Lo siento –Musitó Ariana. Tengo un repuesto en el coche. ― Bueno. y la camisa hecho jirones en la mano. y silabas concretas. El dolía el rechazo de Ariana. ― Yo voy por él Se paró y cuando David se dio la vuelta vio su espalda toda roja. solo te quiero pedir algo. Una vez vestido y arreglado. 90 . Ariana se sentía completamente avergonzada. se empezó a sonrojar. Una vez que llegaron. Ariana vio David. con su imponente figura presentarse en la cocina. estaba pasando por tantas cosas. David agauchó la mirada. Dios.Escritoras Excomulgadas cuenta de que estaba sin botones. Pero también la Natalia Trujillo . y no tuvieron que espera mucho. por las marcas de sus uñas.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I entendía. empezaron a anunciar su vuelo. ― Prométeme que no me iras a buscar. Salió hecha una bala de ahí. eso es todo. Al ver lo que levaba en la mano. fueran sacando la maleta. ya que media hora después. Solo frases cortas. ― David. Ariana fue por la camisa. y se la dio a David. y empezar su camino al aeropuerto. ― Lo que quieras.

enganchándose como ancla a su cuello. Se dieron un beso. Natalia Trujillo . ― Gracias.Escritoras Excomulgadas ― Todo menos eso. y ese algo estaba enfrente de sí. La fila se estaba acabando. La gente pasaba. y no se daban respiro entre los besos. Se dio la vuelta. enterrando su rostro en la curva de su cuello –Sólo escucha. y se dispuso a embarcarse en el avión. David volteó y la miro. vio como David se estaba yendo. tratando de ahogar los sollozos. que me da miedo. Ariana se despido con un beso en la mejilla. ― Ari… ― David –dijo Ariana. ese sí era uno de despedida. Y hoy no fue sólo sexo lo que compartimos. Tenía que hacerlo. Te amo tanto. ― Está bien.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 91 . mientras Ariana estaba parada de puntas. Juro que no te iré a buscar. sin darle la cara. Hoy hicimos el amor. ― Promételo –insistió Ariana. pero ellos dos estaban haciendo caso omiso a todo. Te amo más de lo que me puedo permitir. y con voz rota empezó el discurso más difícil de toda su vida ― Te amo. Pero no podio irse. solo porque tú no me has invitado. no así. Ariana interrumpió el beso. –Su voz era ronca. compartiendo el beso más lujurioso del siglo. Te amo a pesar de mi pasado. Sólo había algo que le importaba a cada uno de ellos. ― ¡David! –gritó Ariana mientras corría hacia él. David la abrazaba tan fuerte. Yo… yo también te amo. Ariana corrió y se encerró en sus brazos.

para enfrentarse a su destino.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I .Escritoras Excomulgadas Y sin agregar nada más. 92 Natalia Trujillo . se fue.

viendo pero no observando. Margot.Escritoras Excomulgadas Capítulo 12 En El Presente Al parecer Jane no había previsto que esa noche habría una tormenta fría y lúgubre cubriendo el cielo que conducía de San Francisco a Chicago. Ariana había visto como la tormenta se anunciaba a sí misma. mientras que ella no podía.. Ariana era consciente de como las gotas de lluvia chocaban contra la ventanilla. El resplandor de aquel relámpago seguido del estridente sonido. Hacía mucho tiempo. jamás había vuelto a llorar. con la mirada hacia la ventana. Hasta aquella noche anoche. solo siendo una espectadora de lo que pasaba afuera. El cielo estaba llorando. las lagrimas acumulada en todos esos años. diciéndole que su padre biológico estaba muy grave. hizo que Ariana levantara la vista. Antes de que el avión despegara. Estaba despierta. entre truenos y relámpagos. y se deslizaban por ella. pero nunca pensó que fuera a caerse tan deprisa. que nadie la vería sufrir. y tan fuerte sobre ellos. se habían desatado. En solo dos días. a lo lejos. Natalia Trujillo . Solo había hecho una excepción. En el funeral de su padre. hace ya. Ariana se había hecho el juramento de que jamás verían correr lágrimas de sus ojos. la tormenta empezó.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 93 . hasta aquella llamada… cuando el infierno se había desatado. muchos años. Ya en el aire. Y desde esa llamada. y mucho menos. a miles de metros de altura de tierra firme. Pero después de eso.

los gritos que habían precedido a ese día. Los recuerdos que alguna vez había dejado atrás regresaron. Si tan solo aquellos momentos de felicidad fueran los suficientes como para poder mitigar el dolor de recordar lo malo.Escritoras Excomulgadas había llorado más que en los ochos años pasados desde el funeral de su padre adoptivo. pero tenía un nudo en la garganta. Todo mundo dormía menos ella. tan escasos. La tensión que recorría todo su cuerpo. Steven. Ella solo quería despejar su mente. Natalia Trujillo . en ese momento. era ahí cuando ella empezaría a verdaderamente preocuparse. Tantas cosas. tantos rostros…. ¿se siente bien? –preguntó. pero no lo eran. tenía la sensación de que algo presionaba contra su pecho. Siempre había sida una de esas personas. de que su mente se sumiera en sueños y dejara de pensar. Esos momentos eran tan pocos. y su mirada se posó en los asientos que estaban adelante. Y solo esperar hasta que llegase a su destino. Y ahora. abandonar a sus hermanos y todo su pasado… Esa lista era interminable. Pensó. y dejaba este mundo.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 94 . descansar. el día del funeral. tantos sueños. Se acomodó en el asiento del avión. para entrar en el de Morfeo. casi en un susurro. era terrible. gracias. Se recargo entre los asientos. La noche en que su madre había muerto. –Ariana no tenía ganas de platicar en estos momentos. que cuando viajaba se dormía en el primer momento. Solo tenía que colocar su cabecita en el respaldo. ― Señorita. Y tuvo la vaga ilusión de que eso pasaría una vez que subiera al avión. de recordar. Ariana solo quería gritar. y por lo visto hasta la azafata se dio cuenta. ― Si. Ilusa de mí. ya que se acerco.

Pero rayos. más que extraño. ella ya lo había tenido bien claro. estoy bien…. en ese momento. perdió la batalla. pero no espero su respuesta. ella sabía que se lo tenía bien merecido. pues había salido corriendo como una cobarde. Ariana sabía que estaba mal. Y cuando habían hecho el amor… Ariana se pasó los dedos. Habían hecho el amor. pero después. David el amante… Pensar en él. Casi nunca tomaba. le había declarado su amor.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 2 TGV: Tequila Ginebra Vodka. a la cual le decía que lo amaba. Ella igual lo amaba. bebida de cóctel. que lo había tratado de evitar. para cuando David le dijera que la amaba. al menos ella. Lo amaba tanto que el dolía. Amaba a David. muy cerca del corazón. Las sensaciones. Todo había sido extraño. fue la tristeza. inimaginables. pero al final. El amor. Si David se llegase a enterar me daría un sermón… David… David. lo había admitido. aunque si se contaba en hecho de que era la única persona ajena a su familia. pero rápidamente cambio su gesto. hacia que la herida que cargaba en su corazón le doliera más. de huir de él. y contestó: ― Enseguida. al fin. Cuando fue consciente de ese sentimiento. señorita. Aferró su mano a su pecho. no dejaba nada bueno. pero por Dios. Quizás lo hubiese negado hace mucho. Primero le había entrado el pánico total. Aunque. rozando sus labios. hacia sufrir. el buen David. Bueno. 95 . espere. pero ahora ya no más. Lo había dejado en el aeropuerto. ¿podría traerme un TGV2? La azafata la miró con sorpresa. Natalia Trujillo .Escritoras Excomulgadas ― ¿Desea algo? ― No. los sentimientos que había experimentado. Sin embargo.

Escritoras Excomulgadas Y al pensar en David. Ayúdame con la carga. llora por mí. porque en estos momentos estoy tan cansada. Sólo había una cosa que ella sabía. que ya no creo poder llover contigo. también pensaba en todo lo demás. para ver las lágrimas que el cielo derramaba. Los fantasmas del pasado habían regresado 96 Natalia Trujillo . tan agotada. Cielo. Volvió ligeramente su mirada a la ventanilla.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . Recuerdos donde ella no era feliz. y eso era lo que la espantaba. donde ella sufría.

empujones y uno que otro tipo que trataba de pasarse de listo. y eso era lo último que necesitaba. Entre patadas. Eso era lo de menos. para retomar el camino cuando el sol empezaba salir. Descendió. diciéndole que estaba bien. marcándole nueve mil veces cada cinco segundos. no quería darle la cara después de su despedida en el aeropuerto. Eso. para llevarla a algún hotel. no le contestaba. Encima David había estado completamente histérico.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 97 . y siendo Chicago una de las tres principales ciudades de todo el país. El problema radicaba en que su vuelo había tenido que hacer una parada de emergencia en Denver debido a la tormenta. y fue a buscar su equipaje. No le había pedido a Jane la reservación de hotel . El aeropuerto Chicago Midway se podía definir con una sola palabra: CAOS. y que además. lo tomó y se dirigió a tomar un taxi. Así que había tomado la vía fácil. porque conociéndola como la conocía. Vaya. fue en busca de su maleta. Otoño no era una temporada llena de turista.Escritoras Excomulgadas Capitulo 13 Regreso a Casa Chicago. pero debido a la mala señal. Una vez que lo había localizado. que le daría el soplón a David. no era precisamente un lugar más calmado. Illinois Llegar a Chicago no era tanto problema. Natalia Trujillo . Debido a que era uno de los más concurridos de todo el estado. estaba más que segura. y le contesto como diez mil mensajes.

Tenía algo que le hacía recordar a alguien. Adi –le dijo el joven. pues se veía que era más alto que ella. De cabello negro. Media al menos más de uno setenta y cinco. este chico parecía más un modelo. cuyos ojos eran marrones. sonaba como un eco en su cabeza. ya que llevaba unos lentes oscuros. ni siquiera podía responder al abrazo tan efusivo del joven. de hombros anchos. era poseedor de una buena constitución física. Se fue acercando lentamente hacia el joven. En dado caso. Sólo una persona lo había llamado así. con un gran cartel de Ariana Mitchells elevándose. y cadera estrecha. Se había quedado sorprendida. Ariana no podía respirar. Solo pudo preguntar entre tartamudeos. quizás Jane. No podía ver sus ojos. mientras la envolvía en un fuerte abrazo. ¿te contrató Margot? ― ¿Eres Ariana Mitchells? ― Si –dijo asintiendo –Yo soy. con pómulos rectos y una nariz perfilada. Ella no había hecho ninguna reservación ni nada. De tez bronceada.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 98 . Adi. pero no lo ubicaba. El joven se quitó los lentes. o Margot. el cual era en verdad muy atractivo. ― ¿Ri…Ri… Ricky? Natalia Trujillo .Escritoras Excomulgadas Pero cuál fue su sorpresa al ver que en él en aeropuerto había un joven esperando por ella. como la tierra. ― Bienvenida a casa. Adi. que algún chofer. debería de ser alguien más. alguien del pasado. Llego ante él. ― Hola.

Pero bueno. ― Pero…. Ricky! ― Si. ― Es Richard. 99 Natalia Trujillo . Ariana vio que él seguía hablando y hablando. fuera ese hombre que estaba delante de ella. ― Vaya. claro. aquel niño con apenas cinco años.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . Era simplemente increíble.Escritoras Excomulgadas El joven se separó de ella. Sólo porque eres mi hermana te permito que me llames así. lo sé. yo insistí. para lanzarle una mirada sentida. mientras las lágrimas inundaban su rostro. cuando supe que venias. ― ¿Ricky? ― Vale. lo sé. Ari. ― Yo…. pero ¡hey!. ― Si. pero su cerebro aun no podía procesar que él era su pequeño hermanito. fuertemente. Ya he crecido por si no lo has notado. que el niño que había dejado de ver. rodeándolo con sus brazos. ― ¡Oh. algo así me dijo la Tía Margot que iba a pasar. ― Pero… Ariana aun no podía salir de su asombro. Una gran sorpresa. Además de otras personas que puedo contar con la mano. Y ya para cuando lo pudo hacer. cuando Ariana saltó prácticamente sobre él. pregunto por enésima vez. Entonces fue el turno de Richard de quedar sorprendido. no dude en ser yo el que tenía que venir a recogerte.

Esa era la auto reprimenda que Ariana sedaba. ― Sí. Una cosa era oír un piropo de una persona y otra.Escritoras Excomulgadas ― No. Josh y Ricky. el cual no veías en casi veinte años. y ahora. –Es sólo que hasta ahora. Que por cierto –y la hizo girar – Ariana Mitchells. Natalia Trujillo . vete aquí. El hombre que está agonizando es tu padre. que venir a recoger a nuestra hermanita. –Y lo volvió a abrazar. Estoy más alto que tú. pero esa lo único que podía decir. Lo que pasa. En verdad has crecido. ¿Por qué te sorprende? Son tus hermanos. bueno. y incluso casi le llego a Josh Alias “Anticuado”. Pero ahora. pero el muy bastardo prefirió quedarse durmiendo en casa. Llegó ayer. era orla de tu hermano. en verdad soy consciente de que el tiempo ha pasado –y dio un paso atrás. Pero sin soltarle la mano –Mírate. yo… ― se separó para mirarlo nuevamente –Es que…. ― Ricky… yo –bajó la cabeza.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 100 . es que estos días has pensado con todo menos con la cabeza. que un simple “Lo siento” no arreglaba nada. Y ahora. vamos a casa. habrá tiempo para hablar. –Yo… ― Después Ari. ¿Por dónde comenzar? Ella sabia mejor que nadie. tendría que enfrentarse y verlos a ambos después de tanto tiempo. de pequeño ya no tengo nada. El recordar que había pasado tanto tiempo hizo que Ariana fuera consciente de que en todo ese tiempo jamás había platicado con ninguno de sus hermanos. ― ¿Josh? ¿Joshua esta aquí? ― Claro. eres toda una mujer hecha y derecha. Ariana se sonrojó.

estamos viviendo en la casa de tía Margot. claro. tienes que conocer a Eli. Espera. –Ariana empezó a hacer su conteo mental. Natalia Trujillo . era ella ― Pero vivo solo desde que me fui a la universidad. Eso fue una sorpresa para Ariana. Bien. quiero que vengas a mi casa. Así que creo que tú. y así cuidamos de la casa. las puedes cancelar. –Esa era la mentira más grande del mundo. Me la dejó… Vaya. Además. Vaya. Trató de zafarse de la mano de Ricky. Tampoco sabes de ella. y Josh está ahí. y ya está diciendo la primera mentira. Después de todo. y el equipo de fútbol Americano. ― Vamos Ari. pero este no la soltaba. Bueno. Con su padre. su pequeño Ricky. Siempre se había preguntado qué había pasado con esa casa. A su casa. entran de lo más cómodos. Y bueno. Elizabeth es mi novia desde la preparatoria. bueno. vivo en la casa de la Tía Margot. Es genial.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 101 . y bueno. ya tengo reservaciones en un hotel. Además. casi como un tipo de herencia. vivimos juntos.. Tengo tantas que enseñarte. Ariana estaba empezando a sentirse mal. no es algo que sepas –Ariana sabia que la única culpable de eso. este año ya termine. es enorme. Y ahora. Casa. ¿5 años? –Y ahora. ― ¿Tu casa? ― ¿Por qué presentía que no se refería a la casa de Sebastián? ― Claro. Ricky se había quedado a vivir con su padre. Cobarde. Acaba de volver a ver a su hermano. ― Yo. ¿quién rayos es Eli? ― ¿Eli? ― Ah. ahora ya lo sabía. La casa como sabes de sobra. ¿Donde rayos era eso? Pero lo sabía bien. mientras nos hacemos cargo de ella. ya desde la uni.Escritoras Excomulgadas Esa última frase hizo que Ariana casi se desmayara.

pero él no quiso. ― Está bien. Ya que remedio tenía. Margot le debería de haber dicho algo. Ricky. Ariana estaba cabreada de que su madre hubiese omitido el pequeño detalle de que su hermano estuviese viviendo en su antigua casa. ― Una enfermera cuida de él. Pero Ricky captó la pregunta. Margot la iba a oír. Natalia Trujillo . Vamos a casa. Ariana suspiró. era una falta de respeto para Ricky. lo vamos a visitar y estamos el mayor tiempo con él. Eli y yo insistimos en cuidar de él. Así que simplemente. Pero llamarlo Sebastián. y mudarnos. y mucho menos ahora.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 102 . Y muy fuerte y claro.Escritoras Excomulgadas ― ¿Quién esta entonces con…? –Decir Papá era muy duro para ella. Vaya.

Y cuando tomaron el camino. ni por su leve mejilla moreteada. Familias.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I ella. Ric…ejem… Richard iba oyendo algún gritoneo. quedando absorta en él. un punto para su hermano. Aunque si le contase lo entupida que había sido en su trabajo. eso era música moderna. Es más. la calmaba. No en eso momentos. 103 . Lo que le faltaba. y que su pequeño moretón era el su resultado… Bueno. Ariana tenía que reconocer que Ricky no había hecho ningún comentario por su mano. Pasaron por el Washington Park y el Jackson Park. Según él. no iba a causar una buena impresión. Según Natalia Trujillo . Vaya. los cuales estaba concurrido de tantas personas. que se llamaba Nickelback. Se puso sus lentes oscuros. que disfrutaban de su día. Ricky defendía su grupo. Bueno. que su hermano pensara que fuese una mujer golpeada.Escritoras Excomulgadas Capitulo 14 Reencuentros y Nuevas Visitas Tomaron la 63 Sur. Dieciocho años no pasan en balde. Felicidad rondando por todos lados. Bueno. Vaya. Ariana se asombraba de que a pesar de los años. No ahora. aun se acordase de esas calles. Ariana admiró el panorama. era música sin sentido. tenía que admitir que la música no era tan gritona. Se veía tan hermoso. Niños corriendo y gritando. para doblar después por la Avenida Island. Había cambiado. en todo el caos. con “Far Away”. y la zona costera. Entraron a Lake Shore Drive. Eso no era lo que quería ver. Se ajustó las gafas. Como el sol estaba haciendo presencia. Los barcos.

Ricky entró a la casa de Margot. Había llorado he insistido por horas.Escritoras Excomulgadas Por fin llegaron a casa. hasta el mismo color: crema. Y ahora estaba con una brocha en la mano. ¿Por qué de ese color?― estaba ayudando a pintar la casa de su tía. como siempre. que la vista era hermosa. ― Pero es que el crema… ugggg. y puros cuentos de hada. y con más pintura encima de su ropa que sobre la pared. ― ¿De qué color te gustaría. ― No creo que a tu Tío Steven le agrade la combinación. Y vaya. Las casas que se imponían ahí. el tiempo no pasa para las casas. Con sus grandes ventanales. Es un distrito residencial de la ciudad de Chicago que contrastaba enormemente con el resto de la ciudad. Tenía que reconocer. Natalia Trujillo . eran grandiosas. Y entonces. con ostión. Arena. localizada al norte del céntrico distrito comercial y financiero de Loop y a orillas del lago Michigan. Se empezó a reír. Costa Dorada. la casa de tres pisos. ― ¿Ostión?― En ese entonces. con ático. para que la dejaran. Con un enorme patio en el frente. que en ese entonces solo veía películas de princesas. aun más ahora. era una niña. y terrazas. ― Rosado –Vale. “La casa de los baños” le decían sus hermanos. Definitivamente. es color arena. porque un lejano recuerdo asaltó su mente. Esto iba más a allá del sueño americano. ― Amor. esa fuente en medio con la forma de una Diosa. y con más baños que dormitorios. Vaya. Margot se empezó a reír.― Haciendo un gesto de desagrado. ― Tía. Al menos. y sótano. eso había sido. preciosa?― la voz de Margot era suave. era una broma entre ellos tres. no sabía qué era eso. Seguía tan y como la recordaba.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 104 . pensó Ariana.

Incluso cuando iba de compras con ella. Ella era una sobreviviente. ¿entras o te vas? –le preguntó. ― Vaya. tristezas. ― Ya soy grande.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 105 . –Agregó con un tono de sabiduría. ― No sé qué significa. Al parecer Ricky se había dado cuenta de la vacilación. ― Ariana. como le recordaba constantemente. Risas. Bueno. Ahora solo tienes el pensamiento de un hombre. entre “todas sus tonalidades”. era una tortura. Eso había sido hacía mucho tiempo. te estoy hablando. Y aun ahora. podrás distinguir las demás tonalidades de colores. era incapaz de distinguir los colores. ― Algún día lo entenderás. Vamos. una luchadora. ¿me podrías pasar ese abrigo color durazno?” Eso que era ¿Amarillo? ¿Rosado? ¿Naranja? Unas sacudidas en su hombro la sacaron de sus pensamientos. Pero ella no era así. regresara a San Francisco y se olvidara de todo ello. mi pequeña. Con cada paso que daba sentía que su cerebro iba a explotar de tantos recuerdos que la ahogaban a cada segundo. Se avergonzaba de tener esos sentimientos. tomara el siguiente vuelo.Escritoras Excomulgadas ― Eres muy pequeña para distinguirlos. Ariana siguió a Ricky a través del camino. llantos. cuando seas aun más… madura. alegrías. Tengo seis años. ― Y bueno. toda una adulta. de la lucha interna de Ariana. Seguía con su pensamiento de hombre. Cuando Ricky abrió la puerta. un instinto básico le gritaba que saliera corriendo. Natalia Trujillo . con su “Ari.

Nadie de su nueva vida sabía nada de sus hermanos. Encantada de conocerte. así que no sabía si eso contaba.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I no era por el recibimiento. claro que estoy sorprendida –Ariana se quería dar un tiro.Escritoras Excomulgadas ― Claro ― Y entró. Ariana abría la boca tratándole hablar. Ricky no me dijo nada sobre tu… estado. Para los amigos soy Eli. Bueno. Para empezar sus ojos eran más claros de los que pensaba. Ariana había metido la pata. estaba embarazada. Una joven alta y muy hermosa. Y Natalia Trujillo . cada vez se iba hundiendo ella solita. Estoy encantada de que hayas llegado. Era en verdad hermosa. acariciando su vientre abultado. David lo acaba de averiguar. no sabíamos cómo te lo ibas a tomar –contestó Elizabeth. ― Yo… vaya. ― No quiero decir… Bueno. ― Bueno. se acercó a ella. Ricky se coloco a un lado de ella. sonriéndole y casi corriendo para darle un abrazo muy fuerte. Ricky me ha hablado tanto de ti. sino porque su recién descubierta cuñada. ― Tú debes ser Ariana. Elizabeth se sonrojó. bueno. ¿Su hermano hablaba de ella? Ariana se sentía como una rata. 106 . en posición protectora. rubia y de ojos cafés claros. una escoria. ― ¿Elizabeth? ― Sí. Pero no podía. Casi como color oro.

–Contestó entre risas. Pero muy fríamente. Ojala ese fuera el resultado del reencuentro entre Josh y Ariana. y lo abrazó fuertemente. en que te has metido. Ariana se acercó a Elizabeth y la abrazó. Pero el abrazo no fue devuelto.Escritoras Excomulgadas ― Estoy tan contenta. Aunque eso de las risas. muy apuesto y en verdad alto. 107 . Pero al ver sus ojos verdes. O que tal. entupida. Claro. cortés. Se sentía tan bien. Ricky se hizo a un lado. ― ¿En serio? ― Oh mi Dios. Nada. De pronto las risas entre ellas se acabaron. claro. Le alegraba saber que su hermano tenía una vida feliz. No puedo creerlo –Y era la verdad. ― Ariana. ya que el ambiente se volvió cargado de tensión. No sabía a qué se debía. En un impulsó. Y no agregó nada más. Le alegraba ver que su mujer y su hermana se estaban Natalia Trujillo . Solo su nombre a secas. Muy al contrario. supo quién era. Joshua la trató fríamente. Alzó los hombros mientras se pasaba la mano por el cabello. como un felino dispuesto a atacar. Ni un hola. deshaciéndose de su abrazó. Solo silencio. Ariana se dio la vuelta y se encontró con un joven. ― ¿Joshua? Oh Dios… ― se acercó. ¿Por qué pensaste que iba a ser igual que con Ricky? Hay Ariana.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I llevando bien.

ven aquí. –contestó automáticamente Ariana ― ¿Qué? –Se volteó Elizabeth ― Ah…― Ariana hizo un gesto con su mano. cuando éramos niños. nos pidió que te tuviéramos listo el cuarto azul. cuando eran solo dos personas. Si la familia venia. El cuarto del que hablaba Elizabeth era su cuarto. Ariana siguió a Elizabeth por las escaleras. Natalia Trujillo . El que siempre había utilizado en sus días de infancia. ― Porque les gustaba tener siempre visitas. Elizabeth empezó a hablar. Te voy a enseñar tu habitación. y he decir. ― Su cuarto. ― Está bien. Y después de… ― Ariana no pudo seguir. Veras que te va a gustar. –Ari sabía que se refería tanto a la pérdida de su madre como la de su tío Steven. ― Gracias. –Se dirigió a sus hermanos ― Los veo luego. al final del pasillo. Josh insistió en quedarse en el cuarto del primer piso. Además. En fin. –Nosotros estamos en el cuarto. Me encanta la decoración. Es terco como una mula. Su cuñada fue lo bastante perceptible como para actuar rápidamente. Siempre me he preguntado porque tenían una casa tan grande. Mientras iban subiendo.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 108 . nos quedábamos a jugar aquí. se quedaban con ellos. como restándole importancia ― Mis padres les gustaba atender a las visitas. ― Ariana. ahora deseaba que la tierra se la tragara. hay demasiados cuartos para escoger. ― Lo siento. que tiene una hermosa vista. ― Cuando Margot nos dijo que vendrías.Escritoras Excomulgadas Si antes el deseo de salir de corriendo.

Aquí estoy. Insisto. ― Gracias Elizabeth. Ahora contigo espero que esto sea más calmado. Ariana. ― ¿Tú… conocías a Josh antes? ― Claro. Es detestable. su actitud me pone más nerviosa si es posible. –Y se quedó mirando fijamente por unos segundos la mejilla de Ariana. Y desde que supo que estaba embarazada. ― Se que no nos conocemos desde mucho. Pero seguía pensando en lo que le había dicho Elizabeth. pero si necesitas platicar con alguien. Viene seguido aquí. ¿y para cuando nace el pequeñín? ― Oh – exclamó acariciándose su prominente abdomen –El fin de semana cumplo ocho meses. Estamos muy nerviosos Ricky está más nervioso que yo. y encontró uno muy rápido ― Bueno.― Ariana necesitaba cambiar de tema. Había algo en ella. Tan familiar. Estaba más o menos como Ariana recordaba. Elizabeth observaba detenidamente a Ariana. ― En ese caso. ― ¿Ellos se han visto todo este tiempo? Natalia Trujillo . Tan cercanos. es Ari. Es más.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 109 . me trata como una figura de cristal. ― Es Eli. que emanaba tristeza.Escritoras Excomulgadas Llegaron a la habitación. Ariana quedó intrigada por la forma de la que hablaba Eli de su hermano. Sentía pena por ella. Hasta Josh me trae entre algodones. Dios. Desde que empecé a salir con Ricky. Esto dos me van a volver loca. –contestó cortésmente Ariana.

y que peleas por lo justo. Había mantenido contacto con ellos. y nunca lo había mencionado anteriormente. –Margot. Y la muy…. Todo estaría bien. Yo daría la vida por ellos. Estos chicos son maravillosos. Josh vino junto con él. Sin embargo. Elizabeth seguía hablando. con una bella vista. Pero Josh nunca habla de ti. Esa mujer se mete en su vida. Eso fue muy desconcertante. que eres una excelente abogada. ― Sabemos que trabajas para una firma en San Francisco. Voy directo al grano. le iba a aplicar la ley del hielo. gracias. porque no soy nadie para exigírtelas. Lo siento si te ofendo un poco. Solo se de ti. Pero veras. Margot. Simplemente te hago ver como están las cosas en estos momentos. Lo que no se es porque dejaste de formar parte de esta familia. desde que conocí a Ricky. O mejor aún. No sabía que más agregar. bueno. La iba a estrangular. ― Sabemos que Margot y Steven se convirtieron en tu nueva familia. mientras no sepan de David.Escritoras Excomulgadas ― Mira. ― En verdad lamento si son muy… ― ¿Directa? –terminó Ariana la frase. Natalia Trujillo . que tienes un hermoso departamento en el norte de la ciudad. si algo no soy es ser discreta.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 110 . que da a la bahía. Margot nos mantiene al tanto de tu vida. que ya no vives con Margot. Estaba asombrada de la acera de Elizabeth ― Bueno. por las historias que Ricky me ha contado de ti. ellos están muy unidos. Ariana se quedó congelada. No te pediré explicaciones. que amas lo que haces. Ariana se quedo muda de la sorpresa. O al menos de lo más importante.

En serio. –dijo sonriendo ― Pero necesitaba decírtelo. Es simplemente como si hubiese perdido las ganas de vivir. hombres. Esa habitación había sido suya. Ariana asintió. ― Gracias Elizabeth… ― Eli. El color. –No dijo tú padre. Esta chica era muy perceptiva. ― De nada. sino el padre de los chicos. cerrando delicadamente la puerta. antes de voltearse y salir de la habitación. Ariana no se sentía amenazada. para ver la vista de su habitación. me gustaría escuchar la tuya. –Y era la verdad. ― No. Cuando tú lo desees. Y sólo estuviese esperando algo… o a alguien –agregó misteriosamente. ― Sé que sólo conozco media historia. todo Natalia Trujillo . Se dio la vuelta. ― ¿Si? ― Tu… has estado… ― Era tan difícil formular esa pregunta ― ¿Cómo esta Sebastián? ― El padre de los chicos esta sobrellevándola. te dejo. ― Gracias Eli ― corrigió Ariana.Escritoras Excomulgadas ― Si. los muebles. No había cambiado nada en esa habitación. Pero bueno. Bueno. ― Espera. está bien. ― No hay mejoras es su salud.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 111 . porque únicamente estoy al tanto de las versiones de ellos. cuando había pasado las noches con Margot y Steven.

y lo había dejado olvidado. Natalia Trujillo . como se derramaba adentro de ella. De repente su mente se inundó de los recuerdos del día anterior. Terminator. extraoficialmente. ya que había dejado el papel de ser hermana en su papel oficial de Ricky. Esa foto la había llevado a casa de Margot para no extrañar a sus padres. cuando estaba fuera de casa. Dejó el cuadro en la cómoda. llevándola a la cumbre más alta del placer. Sintió como la brisa chocaba contra su cara. senada en la orilla de la cama. y su melena se movía al ritmo de la marea. abriéndola de par en par. Ariana se quedo meditando. pero no sabía qué. después del velorio. Eran su madre.Escritoras Excomulgadas seguía casi igual. Pero el dolo no se iba. brindándole calor… Oh Dios. Bueno. no puedes tapar el sol con un dedo. ese mismo portarretratos había acabado contra la pared. iba a ser tía. no se había las había quitado. Su subconsciente le trataba de decir algo. Se empezó a reír. sintiendo como sus ríos se mezclaban.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 112 . Se acercó a la ventana. Recordó a David. en su fiesta de cumpleaños número seis La tomó en su mano. y ella. Sin embargo. Era obvio que alguien había reemplazado el vidrio. Se veían tan sonrientes. Ariana deseo poder resolver todos sus problemas de la misma manera en la que colocaba esa foto. Vio una foto en una camada. Aquella felicidad que se había acabado. hundiéndose en toda su longitud en ella. Sebastián. Llenándola por completo. Sin embargo. Esa Jane y sus ocurrencias. acariciándola. Vaya. Se quitó las gafas. Marianne. Un bebé. Acarició lentamente el rostro de su madre. besándola. dándole el máximo placer. la idea de un nuevo ser le daba vueltas a la cabeza una y otra vez. Aun así. ya que en todo ese tiempo. colocándolo boca abajo.

Escritoras Excomulgadas 113 Natalia Trujillo . Maldición.Mierda.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I .

Se volvió a dejar caer en el piso. Se empezó a reír. ― Ariana. Una vez que oyó que los pasos se iban alejando y desapareciendo por las escaleras. y se dirigió nuevamente al piso de abajo. Otra vez. bueno. Y Ariana se dejó caer en el piso. ¿segura que estas bien? –Ricky había regresado de nuevo a la puerta. ¿Por qué ella? ¿Por qué ahora? Ahogó un gritó proveniente de su garganta.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 114 . Se dio la vuelta. la sacaron de trance. Esta de su hermana estaba bien… activa. cayendo en el piso. Suficiente vergüenza había pasado. pero falló en el intentó. gracias. pero no agregó nada. Natalia Trujillo . Gracias. Sonando fuertemente. ― Si. claro. ― Sí. Posó sus manos sobre su rostro. Y se medio levantó ― Ariana.Escritoras Excomulgadas Capitulo 15 Revelaciones Ariana se trató de sentarse en una esquina de la cama. –Ricky no estaba muy convencido de ello. ¿estás bien? –Era Ricky. ― Si. –No le iba a decir que se había caído de la cama. ― Ah. –gritó Ariana. Solo me tropecé. Peo no se alejó mucho. Unos golpes en la puerta. Ricky se encogió los hombros.

y vomitar. Natalia Trujillo . No tenía idea de que estaba vomitando. Se mojó la cara. Ariana le costaba respirar. dos veces. Ariana pensaba que era algún castigo divino. podía estar embarazada. se compuso y se arreglo un poco. tan entupida. Ninguna. Ese no era el momento. y bajó. Un al letanía de negación estaba tejiéndose en su cabeza. mientras que Elizabeth y Ricky lo seguían con la mirada. Su mente trabaja a mil revoluciones por segundo. dentro de lo demás estaba el no protegerse. olvidándose de todo lo demás. pero con todos los sucesos que le estaban sucediendo en esos momentos quien no le decía que ya estaba embarazada. como pudo ser tan tonta. Solo había pasado un día. Un bebé suyo y de David. y corrió al baño de la habitación. 115 . ya que iba de un lado a otro. justo para llegar a la taza. acostándose por unos minutos. Se volvió a colocar las gafas. Tendría la noche entera para pensar en ello. Josh iba a cavar un hueco en la mitad de la cocina. Una vez. y ahora tenía una sola palabra en la cabeza: Embarazo. ya que no había probado bocado en todo un día. Dios Santo.Escritoras Excomulgadas No habían usado protección. Se levantó rápidamente del piso. Sí. Tan… En esos momentos. bueno. Tanto ella como David habían sido presas de la pasión. Era presa del terror. Estaba metida en un buen aprieto.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I Se fue a recostar a la cama.

no la habíamos visto en casi veinte años. lo que sea. Sabía que si lo hacía. me hubieses dicho. no vendrías. Además.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 116 . y tomó la mano de Eli. para enfrentarse a su hermano mayor. eres un exagerado. El aludido se paró de su asiento. –Josh estaba hecho una furia. ― Es nuestra hermana. pero el chiste es que estaba golpeada.Escritoras Excomulgadas ― No sé porque ha venido. ― Bueno. –le corrigió cariñosamente Elizabeth. Natalia Trujillo . algo pasa con ella. ― No Ricky. ― ¿Y eso qué? ― ¿Y eso qué? ¿Y ESO QUË? –Ricky estaba casi gritando –¡¡Somos sus hermanos!! Tenemos que protegerla. ― No te hagas el gracioso Ricky. era una cosa diminuta. No tenemos. Si sabias que iba a venir. ― Josh. ¿Viste que tenía un moretón del tamaño de Texas en su mejilla? ― Cariño. agarrándolo de los hombros. ¿No te alegras si quiera un poco de volver a verla? ― No –Así de simple fue la respuesta de Josh. Ricky se encogió los hombros. ― Simple.

y el otro estaba equivocado. Yo si estoy feliz. ― Se acercó a Elizabeth. 117 Natalia Trujillo . siempre peleándose. ― Solo hablaron cinco minutos. Ariana vino a hacer las paces con papá –dijo Ricky. pasando su brazo alrededor del hombro de Eli. dándole un casto beso en los labios ― a Eli le agradó mucho. ― Lo sé. pero si para Josh. algo que ella había tenido siempre. Los únicos lazos que había entre ellos eran de sangre. Aun así lo quería.Escritoras Excomulgadas ― Ash –Ricky lo soltó ― No sé por qué hablo contigo. No podía mantener las manos apartadas de ella. Su hermano era demasiado ingenuo. Se acarició su abdomen. y ella los había destruido hacía mucho tiempo. Pero en este tema no podía estar más en desacuerdo. Además. Ella era una extraña para ellos. Cada uno tenía la razón. ― El odio te embrutece ― contestó rápidamente Ricky. la misma mirada que había tenido Josh cuando lo conoció la primera vez. –dijo. Elizabeth alzó la cabeza en dirección a las escaleras. La joven se veía tan perdida. –Dijo exhaustamente Josh. Ella quería que su bebe conociera el amor de familia. Era quizás. Pero esta mujer tiene un gran sexto sentido.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . ― Sebastián dejo de ser mi padre hace mucho tiempo –contestó Josh. ― El amor te ciega. Ricky y su hermano. Sin embargo. dejándolos blancos. Sentía una pena por el hecho de Josh rechazara a Ariana. ― Mira Josh. sacándole la lengua. Josh giró los ojos. Quizás no tanto para Ricky. Y ninguno de los dos ganaba nunca. Elizabeth escogió ese momento para partirse de la risa. ella había sido testigo del gran amor que estos dos se profesaban el uno con el otro.

Necesitaba sentir la nicotina correr por su cuerpo. ― Ricky. Ricky tenía que reconocer que Josh tenía un punto a su favor. Creo que solo quiere hablar contigo y con Ariana antes de… partir. Ariana escuchaba voces provenientes de la cocina. olvidándose por completo de ellos. Algo que calmara ese descontrol de su cuerpo. Pero para mí –y por no agregar para Ariana ― ha sido un completo desconocido. su mano se iba deslizando por el barandal. se le había olvidado Elizabeth. si ha sido un padre en toda la extensión de la palabra. y con una leve sonrisa apareció en la cocina. Unos pasos en la escalera dieron por terminada la conversación. Al ir bajando por las escaleras. Ariana inhaló fuertemente una bocanada de aire. un recuerdo. En casa. Bueno. tienes que entenderme. Josh volvió a colocar el cigarro dentro de su cajetilla. Antes de llegar hasta ellos. El había sido el único que se había quedado en casa. pero Elizabeth empezó a toser adrede. Deseaba tanto fumarse uno. Ariana se había criado completamente con sus tíos Margot y Steven.Escritoras Excomulgadas ― No sé por qué tanta insistencia. así que se dirigió para allá. Para ti. Rayos. Cada paso. Ariana vino a hacer las paces con mi padre –recalcando el “mi” en su oración. ― Lo que sea. se dio cuenta de que la plática había cesado abruptamente. ― Pues lo está. Mientras que Josh había ido a parar a Dallas. Natalia Trujillo . Jamás haría algo para lastimarla. Todo. Los doctores no le dan mucho tiempo. seguía estando en casa. Y aun cuando se había independizado. Yo vine solo porque me dijiste que el viejo estaba muy mal –hizo el ademán de sacar un cigarro.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 118 .

― Oye. nada de eso. ― Oh no. Nadie decía nada. señalándole la silla en frente de ella. mientras que Ricky y Elizabeth estaban sentados en el desayunador.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 119 . Se fue al refrigerador a sacar los ingredientes de aquel sustancioso desayuno.Escritoras Excomulgadas Vio que Josh estaba parado en el extremo de la barra. –Iba a seguir hablando pero Josh la interrumpió. ― Exacto –Pero su cuñada siguió con el menú –Y unas tostadas y unos huevos. pero Ricky la detuvo. casi cerca a la puerta que daba a la playa. junto con un café. que tu sobrina tiene hambre –refutó Elizabeth. –le dijo su cuñada. –Ariana se sentía atropellada de tanta hospitalidad. No tengo mucho apetito. –Sus tripas empezaron a revolotearse. acércate. ― Bueno. ― ¿Tienes hambre? –Se dirigido a su esposo ― Ricky prepara algo. Ariana no sabía si acercarse o salir corriendo a su habitación. –Elizabeth se trato de parar. y un pancito…. Ariana agradeció interiormente que Elizabeth fuera tan acertada en todo momento. ― Ari. un zumo de naranjas no me caería nada mal. ― Gracias. – Siéntate. Natalia Trujillo . ― La verdad es que no. ― A mí se me hace que es otra la que tiene hambre –dijo con un tono cargado de sarcasmos e inocencia.

Natalia Trujillo . ― Inténtalo –La mirada de Josh brilló llena de picardía. su cuñada era una mujer de armas tomar. Es solo que… estoy intrigada. ― Oh. como asegurándole que eso era. –Lanzándole un beso. ― Por eso te amo cariño. ― Lo sé. no –Ariana se sonrojó –Lo siento. entiéndela –Dijo Ricky. ― Y tú. ― dijo Elizabeth cenándolo con el dedo ― No digas nada. tratando de caerles bien. Eso le gustaba mucho. pero me gusta oírlo. ― Lo sé. pues las clases de sexualidad no se van a abrir hasta que nazca el bebé. ― Son las hormonas. porque si no. si claro –Levantó la mano. También se dio cuenta de que Ariana no le quitaba la vista de su gran barriga. que embarazada o no. Elizabeth se percató de que las risas de Ariana eran sinceras.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 120 . No era una sonrisa fingida. ― Vaya. ― No tientes al diablo Josh. no te metas conmigo. dirigiéndose hacía Ariana. me veo como una ballena. –dijo con burla Ricky. Se veía que había amor en esa relación. –dijo su cuñada mientras se acomodaba en el asiento. alguien dormirá en el ático esta noche. –Se tiraban miradas de enamorados. ― Mira Josh.Escritoras Excomulgadas ― Aja. aun te puedo patear el trasero Vaya.

De repente se puso muy serio. Era como si hubiésemos estado predestinados a ellos. Ricky es todo un caballero. deleitándose como si estuviera bebiendo de una fruta exótica. ― Te he de confesar que al principio estaba hecha un manojo de nervios. la idea de ser padres nos pareció cada vez más y más real. como una fresa. Se disculpo y salió por la puerta. Jamás me dejó sola.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I maravillosa. ― Bueno. Para empezar todo mundo decía que desperdiciamos nuestra juventud. Además. Lo mejor es que no hay nada más hermoso que un bebé de la persona que amas. ― Oye… ― Ricky se acercó a ella. siempre estuvo para mí. Que somos muy jóvenes.Escritoras Excomulgadas Josh se partió de la risa con ese comentario. Un bebé. ― Me refiero a que es tan precioso. Pero al final. ― ¿En serio? –Ariana estaba intrigada por oír eso. En verdad que estaba muy serio. –dijo Elizabeth. no lo era tanto. Mientras que Ariana se ponía aun más roja. pero la idea de su propio bebé. 121 . ― Richard Daniel Mitchells –gritó Elizabeth –Te prohíbo que le tomes el pelo a tu hermana así. Pero eso no fue lo mejor. la idea de un sobrino era Natalia Trujillo . Aunque yo quería a Pierce Brosman de padre de mis hijos pero bueno…. Ella estaba peor. ― Claro. Josh no dijo nada. ― Aguafiestas. y le dio un beso en sus labios. –Se burló Josh.

Escritoras Excomulgadas Mientras que Ariana estaba en su propio mundo. Te amo a pesar de mi pasado. Y hoy no fue sólo sexo lo que compartimos. Natalia Trujillo . Un futuro. 122 .Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I El velo oscuro de la duda y el miedo se estaba volviendo tan fino. “De la persona que amas”. “Te amo. que me da miedo. Se vio a sí misma en el aeropuerto. Te amo más de lo que me puedo permitir. Te amo tanto. Esas palabras sonaban una y otra vez. Hoy hicimos el amor” Un bebé de ella y de David. Yo… yo también te amo. recordando sus palabras. despidiéndose de David. El miedo y el pánico estaban retrocediendo.

De seguro se había ido a caminar Natalia Trujillo . ― Bueno Ari. Pero tenía que hablar con ella.Escritoras Excomulgadas Capitulo 16 El Agua Que Fluye Ariana no comentó nada más sobre embarazos y bebés. Pero aun así. Ariana sentía un poco de envidia. Pensar en eso.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I por la playa. la brisa pegando en su rostro. colocándose a un costado de Ariana. ya iba a empezar su propia familia. La soledad que siempre le había gustado la estaba abrumando. Le echó una breve mirada a Eli. no podía decir nada. la hizo sentir un verdadero agujero en su pecho. cuando salían a jugar. Las carreras que hacían entre ellos y el de cómo dejaban atrás a Ricky. ¿Cuándo quieres que nos vayamos a ver a papá? Ariana sintió que el alma se le caía a los pies. pero éste no regresaba. Siempre habían adorado la casa de Margot. Era un hermoso lugar para una hermosa familia. ya que su pequeño hermano era en verdad feliz. Ella quería otras cosas. Ella había ido a Chicago por una razón. y esta rápidamente captó el mensaje. Que tonta. Ella no quería estar sola. Ricky volteó a ver a Ariana. Ya que las de ellos. El rugir de las olas. Estuvieron esperando a Josh para desayunar. quien estaba completamente concentrando en lo que sea que estuviera pensando. La había tomado 123 . no tenía esa hermosa vista. Ariana recordaba esas viejas caminatas. y aun siendo joven. Claro.

Eli se fue acercando hacia esposo. ― Iré. Algunas veces hay que dejar ir el pasado. quitándose del camino de Ariana. hasta que el rió ya no puede seguir. si quieres podemos darte un poco más de tiempo. Necesita hace que el agua fluyera. Por favor. pero por lo visto.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 124 . No había otra palabra. Era increíble como sus brazos y cuerpo amoldaba perfectamente el cuerpo del otro. mientras que esta se levantó de la silla. Eli la había convencido. no vivir atrapada en él. Ariana fue presa de una sensación de paz. Esas habían sido las palabras de Steven.Escritoras Excomulgadas por sorpresa. De repente Ariana sintió como una mano posaba en su hombro suavemente y vio a Eli sonriéndole dulcemente. Hay que enfrentarnos al pasado. algo que ya sucedió y que nunca podrás cambiar. Ariana apoyó su mano sobre la de Eli. pensó que iba a poner más resistencia. y este la rodeo con sus brazos. en el lecho de muerte de Steve. como el agua del manantial. y lo envolvía con sus brazos. Ella había hecho una promesa. sintió que era su padre quien le hablaba. Ricky y Elizabeth observaron como Ariana desaparecía de su vista. Pues el rencor. Perfecto. Eli le sonrió. Natalia Trujillo . para que tu vida fluya. son rocas que van tapando la vertiente. Sólo denme unos minutos. ― Se que es algo difícil. Pero cariño. El hubiera no existe. el odio. el pasado es solo eso. y se fue caminado con tumbo a su cuarto. mientras que ella descansaba su cabeza en su pecho. Ricky estaba sorprendido de que Ariana hubiese aceptado.

pero ese momento podía estar guardado en su escala como uno de ellos. Pero ahora. Pocas cosas en este mundo la asustaban. 125 . Y ahora caminaba descalzo por la orilla del lago. pero firme. Iban a ser padres. David era algo más. mientras que él. alguien que le infundiera valor. Pero a la vez. Eso era lo que a Josh le dolía. Ninguno de los dos agregó ninguna palabra más. Su voz era dulce. siempre lo estaría. Necesitaba oír la voz amiga. Bueno. con la llegada del bebé. que mejor salió de ahí. estaba completamente nervioso. Se dejó caer. Simplemente se quedaron abrazados. Estaba orgulloso por su hermano. Sentía que había dado un gran paso. que su hermano pequeño había encontrado la felicidad. Jane no era una opción.Escritoras Excomulgadas ― No hay que presionarla. algún tiempo atrás había pensado que lo había logrado. Siempre le pasaba lo mismo. pero esa punzada era tan dolorosa. La familia que el siempre había deseado jamás existiría para él Ariana subió a su habitación. Se había quitado el tenis. y los había Natalia Trujillo . a ambos. ― Si. Sacó un cigarro de su pantalón y lo prendió. lo sé. Los quería. esperando a Ariana. mientras que el viento le azotaba sutilmente. pero no había sido nada más que un espejismo. Margot. ya que no sabía nada de eso. –le regañó Ricky. Se había sentido tan… excluido en cuanto Elizabeth y Ricky se empezaron a besar.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I dejado cerca de la casa. estaba completamente aterrorizada. Josh no sabía cuando había caminado. pero eso no le importaba. David. exhaustamente. Lo sabes.

no tengo quince años. El celular sonaba una vez. Eso no es lo que me han dicho.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 126 . Marcó el número 2 de automáticos. Natalia Trujillo . –Ariana esperaba que eso dijera todo. para que me hablaste. No tengo que darte ninguna explicación –Aunque la voz de Margot se oía enojada. –agregó misteriosamente. casualidad. y Ariana estaba ya dando vueltas por el cuarto. Prácticamente corrió para buscar su móvil. ― Si. ― Y yo no soy ninguna niña. ― Óyeme niña.Escritoras Excomulgadas Margot era una buena opción. aunque los nombres de Jane y David le vieron a la cabeza. Ariana se preguntaba donde andaría esa mujer. y empezó a sonar. al sexto. cariño. ― Oh. su llamada fue contestada. y cuando por casualidad le dije que irías. Margot estaba de lo más feliz ― Estuve hablando con él. Otro tono. –El sarcasmo de Ariana era evidente. pero de repente. Margot nunca cambiaria. claro. ¿Cómo van las cosas? ― Hola Margot. ― Ariana. ― ¿Quienes? –preguntó rápidamente Ariana. Al quinto tono Ariana sintió que el coraje se le estaba yendo. insistió en recogerte. ― A ver. ― Estoy con Ricky. ― Sí. qué bien. Ariana notaba una leve nota de picardía. –Ariana casi se cae porque tropezó con su propio pie. –le contestó Ariana. ¿se puede saber donde andas? –estaba casi al borde de un ataque de crisis segundos antes. –Cambio de tema.

Solo se conformaba con ellos habían seguido adelante. ¿cierto o no? Ariana no dijo nada. tú me dijiste que no querías saber nada de ellos. ― Se que es duro preciosa. y que eran felices. Aunque es muy reservado.Escritoras Excomulgadas ― Claro. les pedí de favor que te preparan tu habitación. ― Son felices. verdad? ― Si –Algunas veces Margot parecía tener dotes de adivina. además. porque no me habías dicho que él vivía aquí. lo son. –Ariana estaba de acuerdo con eso –Y Josh. Elizabeth es un ángel. ― ¿O que va a ser papá? –dijo Ariana prácticamente gritando. también. en tu antigua casa. ― Sé porque me hablas. ― Mamá. me recuerda a mí de joven. ― ¿O que estaba casado? ― Oye… ― Pero Ariana la interrumpió.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 127 . Eso era lo único que importaba. Pero sé que han crecido bien. ― Bueno… ― Margot no sabía que decirle. Y bueno. Después de haber sido separados. si no mal recuerdo. ― Lo sé Mamá –dijo tristemente Ariana. Era cierto. ― A ver Ariana. Natalia Trujillo . ella había pedido que Margot no le dijera que había sido de ellos. ¿Quieren ir a verlo ya. ya que ibas a ir. bueno. A su manera. Completamente cierto. y han salido a delante. pero tienes que hacerlo. Están sanos.

Ariana sabia que estaría encantado de estar ahí con ella. Sabía que se hacía la fuerte. Solo quisiera unos brazos en los cuales refugiarme. Ariana se envolvió en sus propios brazos.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 128 . Margot estaba segura que estaba tan asustada como la Natalia Trujillo . y después no podría seguir fluyendo. Las piedras iban a ir tapando la vertiente. Lo sé. –Al decir esto último. al oír a Ariana tan frágil. Y no puedo sostener nada. ― Te entiendo. Margot colgó el teléfono. –Él era David. ― Tú todavía sigues de gira –le recordó. no empieces. y después se despidieron cariñosamente. Su padre tenía razón. ― No hablaba de mí. Pero… ― Ariana se detuvo. Sí.Escritoras Excomulgadas ― Oh mamá –Ariana salió a su terraza –es que en verdad siento que todo a mi alrededor está a punto de derrumbarse. ― Y me dices que no eres una niña –Ahora el sarcasmo venia de Margot. Ariana sentía que por lo menos. Su pequeña estaba tan sola. Estuvieron hablando por un par de minutos más. ― Si. ― Se que tengo que hacerlo. No deberías de estar sola. pero no quiero que este aquí. En verdad. ― Pero él estaría encantado de ir. pero por dentro. de estar contigo. ― Mamá. el peso sobre sus hombros ya no lo era tanto. ― Oh pequeña… ― Margot se sentía en verdad impotente.

e hizo una breve llamada. ― Esa Ariana. Jane me dio tu número. pero aun así. Le tendría que llevar algo más. y para ella.Escritoras Excomulgadas niña que había llegado a su casa el día de la muerte de su hermana. ― Espera. antes de que David le fuera a colgar. ― ¿Bueno? –contestó una voz profunda y muy varonil. Tenía los recuerdos para sus preciosos hijos. por eso. ahora mismo le voy a marcar. Tomó el teléfono rápidamente. ― Oh claro. ― ¿Quieres decir que esta allá…? Sola? ― Si. eso le olía mal a David –Se supone que tú iba a ir con ella. Margot era consciente de que en verdad tenía que hacer algo por ella. Te tengo que dejar. Le había dado el teléfono que le había pedido sin ninguna objeción. ― David. –Dijo rápidamente Margot. soy Margot. por eso la deje ir. ― Esa Ariana me va a oír. Jane era un ángel. ― ¿Qué pasa? Natalia Trujillo . Marcó el número que había anotado.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 129 . Margot. disculpa que te haya interrumpido. Me dijo que tú irías con ella. Ya pensaría en algo así. Y después me dice que no es una niña. y su marido. Efectivamente. eso ameritaba algo más. ¿Cómo están? ¿Ariana esta mejor? ― ¿Por qué me preguntas por ella? ― ¿Cómo que por qué? –Oh no.

Ariana vio que Elizabeth se quedaba mirando fijamente su cortada. Adelante. se arregló un poco. Elizabeth entró en la habitación y observó como Ariana se estaba limpiando una herida en su mano. Vio como estaba batallando por colocarse la curita.Escritoras Excomulgadas ― ¿Qué te parece tomarte unas vacaciones pagadas… a Chicago? Ariana fue a al baño. Y después su mirada se fue a su mejilla. ― Oh. Después fue por su neceser a sacar un pequeño botiquín que estaba acarreando para limpiar la herida en su mano. no es lo que tú piensas. ― No es necesario que me digas nada. y de automática se toco la mejilla con la mano libre. ― Gracias Eli. Estaba cicatrizando rápidamente.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 130 . escondida detrás de los lentes semi oscuros. Veras. manera Natalia Trujillo . lo cual era bueno. porque odiaba tenerla así. Se acercó para ayudarla. ― Claro que si. Unos golpes en la puerta hicieron que levantará la cabeza. esta –dijo alzando la mano cortada –me lo hice el día que Margot me habló para hablarme de Sebastián. claro. En un segundo Ariana supo lo que su cuñada estaba pensado. ¿puedo pasar? –Era Elizabeth ― Oh. ― Ari. ― De nada.

tenemos que apurarnos. el tampoco se fue limpio –se acordó de su cachetada. O con Margot. Desde niño. ― Oh.Escritoras Excomulgadas ― Vaya. odiaba estar a la espera. Era fresca. ― Si. bueno. ― Hombres –dijeron las dos al unísono. Vamos. Ella misma se lo había dicho.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 131 . Ricky nos esta esperando. ― ¿Qué? ― Si. ― El odia esperar. ¿no hay ningún hombre en tu vida? Si bueno. Era como estar con Jane. también era muy directa. en verdad fue una sorpresa. en especial Ricky. ya que tus hermanos estaban creando toda una teoría de espías y la CIA. En verdad me alegra oírlo. ― Eso quiere decir que si. Ariana sintió como el color se le estaba subiendo. Y este –apuntando ahora a su pómulo –fue por estar alterada con el esposo de una clienta. Ariana se empezó a reír y Elizabeth la acompañó. lo fue en verdad. ― Vaya que si. –Era algo que Ariana recordaba. aunque de seguro no era nada comparado con el que le había dado David. Me agrada oír eso. Se sentía a gusto con ella. Natalia Trujillo . ― Entonces. eso esta bien.

La vida era eso. 132 Natalia Trujillo .Escritoras Excomulgadas Ariana esperaba que esas piedras que estaban estorbándoles se fueran quitando.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . No importaba si era de una en una. Ahora entendía a lo que aquella vez Steven se había referido con respecto al manantial. Un manantial que fluye.

y fueron a sacar la camioneta del garaje. oh.Escritoras Excomulgadas Capítulo 17 Sin título título Salieron de la casa. Elizabeth había insistido en que podían ir caminando. ― No me voy a romper. Le había llamado Richard. Si. Por el espejo vio como Ariana volvía a tomar esa pose como de estar perdida. Oh.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I cuñada. por el rostro de su Natalia Trujillo . Ella necesitaba ese espacio. esta no estaba contenta con el trato. Ricky había encendido el motor del carro. diría que seria muy probable que nos estuviera esperando allá. su carro esta en la casa. y lo hacía con tanta delicadeza que al parecer. y un buzón de voz. Incluso una vez. No le gustaba que su hermana estuviera de esa manera. Ricky ayudó a subir a Elizabeth. ― ¿Josh nos alcanzará? ― Le he mandado un mensaje. Ariana pensaba en la insistencia de Ricky. En realidad el viaje no era tan largo. y ya iban por el camino. hacía mucho tiempo. estaba en verdad enojada. y por la forma por como conduce. Richard. Iba a hablar cuando sintió la mano de Elizabeth sobre la suya. pero Ricky se había mostrado renuente a eso. ella lo había recorrido en menos de 133 . para pensar. Ariana al menos podías despejar su mente unos minutos antes de lo inevitable. Cualquier cosa. Tomo la mano de Elizabeth y le depositó un beso en sus nudillos. Una mirada lo dijo todo.

En cuanto a Josh. Una mujer sin comparación. ¿Por qué se murió mamá? ¿Por qué? Ella nos abandonó. Cada palabra la había herido como si hubiesen sido un puñal. le dolía su rechazo. pero muy inteligente. clavándose por cada arte de su cuerpo. Tengo miedo. Esa carta la tenía guardada. Ella no Natalia Trujillo . mientras Ricky la miraba con profundo amor. cuando vio que Elizabeth tomaba de la mano a Ricky. Tú también nos abandonaste. Había recibido una carta. Ricky era feliz. en aquella noche. Ella los había dejado. Ellos dicen que estoy en Dallas. y aun así. había sido demasiado tarde. Al menos sus hermanos estaban bien. los había traicionado. pero no me gusta. Papá nos abandonó. Mamá ya no está. Pero no lo hiciste. ¿Por qué me mentiste? Dijiste que ibas a salvar a mamá. Ariana era testigo de ello. Aquella noche había corrido como jamás en su vida. y estoy lejos de casa.Escritoras Excomulgadas media hora de ida y vuelta. Joven quizás. y con Ricky encima y sujetando a Josh. Ariana salió de pensamientos. Pero Ariana sabia que en parte se lo merecía. Ari: ¿Por qué nos abandonaste? ¿Dónde estás? ¿Dónde está Ricky? Yo quiero regresar a casa. Y Elizabeth era simplemente maravillosa. en su corazón. Pero yo quiero regresar a casa. al poco tiempo. Ariana desvió la mirada hacia la ventana. Había llorado profundamente. Pero Ariana sabia que él tenía razón. acariciándola. Estoy con tía Anne. de Josh. ¿Por qué nos mentiste Ari? Esa había sido la única carta que Ariana había leído de Josh. pues había perdido la comunicación con ellos desde que se había ido con Margot y Steven.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 134 . en su mente. y había caído en una especie de depresión severa.

creo que lo son. pues era muy pequeño. El de seguro lo recordaría todo. quizás su madre estaría con ellos. En aquel entonces ya vivían en San Francisco. ― Si. Natalia Trujillo . donde Margot estaba cocinando sus famosas galletas. nadie los habría separado… Pero no podía engañar a nadie. pues había llegado corriendo. Ricky quizás no fuera tanto. Ariana lamentaba que s hermano tuviera que vivir con la misma carga con la que ella había vivido dieciocho años. Platicaban con ella. Ellos estaban tan lejanos el uno del otro. ― ¿Y son felices? ― Sí.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 135 .Escritoras Excomulgadas había podido salvar a su madre. que eran completos extraños en la noche. Una Ariana adolescente. pero Ariana las rechazaba todas. quizás podría haberla salvado. Si ella hubiese llegado antes. Se acordaba perfectamente. pero nunca la habían forzado a leerlas. Ariana se había acercado a Margot. ― ¿Están Ricky y Josh bien? Margot se había quedado quieta. Su madre había muerto. y le había preguntado seriamente. había tomado una decisión. ya que había sido la primera vez en meses que Ariana deseaba saber algo de sus hermanos. apareció en el portal de la cocina. Las cartas y noticias habían seguido llegando. Ni Margot ni Steven la obligaron a leerla. Entonces un día. lo están. Pero no Josh. que llevaba puesto un vestido de verano. Su pelo estaba revoloteado.

Y terminando de decir eso. de su ser. y estaban colocados cada uno a un costado de ella. como si en cualquier momento se fuera a desmayar. No ahora. Que ellos sean felices es para mí suficiente. Solo tristeza y dolor. o quizás para evitar que saliera corriendo. Margot ni Steven le habían vuelto a hablar de sus hermanos. Desde aquel día. y cancha de básquetbol. Ninguna de las dos opciones le Natalia Trujillo . se había quedado perdida en ellos. Y dudaba si algún día la podría recuperar.Escritoras Excomulgadas ― Entonces que así sigan. Ariana escondió su rostro de los pasajeros de adelante. Ariana había seguido a delante. ― Bueno. y con un patio gigantesco. deslizándose por su hermoso rostro.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 136 . Pero no quiero saber nada de ellos. Oyó que Margot le gritaba a lo lejos. Una pequeña solitaria se había escapado de su ojo. hemos llegado. pero Ariana estaba lejos. Elizabeth y Ricky ya habían descendido del auto. observando la casa que había abandonado hacia años. de dos pisos. contaba con media docena de habitaciones. La que en algún momento había sido su hogar. De cualquiera menos el de ella. Había que reconocer que la casa era impresionante. No quería mostrar debilidad. Nada de ella estaba ahí. No quiero saber más de ellos. Pero una parte de su esencia. cuando sintió que el carro se detuvo. estática. Cerró los ojos por unos segundos. Era en verdad el sueño de cualquier persona. La pregunta era. Ariana había salido corriendo. ahora era un montón de material y cemento. ¿a dónde? Ariana se quedó parada. que tenía acceso a una alberca. su pequeña morada. muy lejos…. Aspiro fuertemente.

Amor. Había ido a la playa. esta casa. donde estaba. eh? –dijo Ricky. A la expresión en su rostro lo decía todo. Decir que estaba alegre de revivir buenos momentos era quedarse corto.Escritoras Excomulgadas agradaba a Ariana. Como era posible que sentimientos tan opuestos se 137 . el se había criado ahí. todo era diferente. uno casi sepulcral. Dios. Salió rápidamente del carro. Pánico. y dirigiéndose a los hombres dijo con una sonrisa ― Pues adentro chicos. ― El tráfico –dijo mientras se encogía los hombros y se quitaba los lentes oscuros. Si la casa de Margot le traía recuerdos. preferiría quedarse parada ahí. quien venía en un hermoso Jaguar convertible negro. quedándose en el recibidor. La abrazó. para susurrarle al oído –No estás sola. Era Josh. ― ¿Por qué tardaste tanto? –le reclamó Ricky. Felicidad. Pero bueno. No había razón para lo contrario. El chillido de unas llantas la sacó de sus pensamientos. para ella. y Ariana pudo ver que su ropa tenía pequeñas Natalia Trujillo . Sufrimiento. ― Si bueno –Elizabeth volteó a ver a Ariana. Sin embargo también había Risas. mientras que Ricky estaba comodísimo. ― ¿Que te dije. Si pudiese escoger. Josh estaba en silencio.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I partículas de arena adheridas. Sin embargo. Dolor. Tristeza. era un océano de ellos. por siempre. Que estaba triste de los últimos de ellos. Describir lo que sentía en ese momento era imposible. Ariana entró a la casa. también. sin razón aparente. Sentía un torbellino interior. –Después se acomodó su ropa.

tal vez incluso unos centímetros más que ella. Con ritmo. ― Oh –Elizabeth jaló a la joven – Nicole. Era alta. No sabía cómo definirlos. ― Encantada –dijo Ariana. permíteme presentarte a mi cuñada. y bajarse para hablarle directamente a su abdomen –A ti también me alegro de verte – Que tal. En verdad la cautivó. en ese mismo instante dentro de una sola persona. cada vez más hermosa –Y le dio también un beso y un abrazo para después acariciar su panza. era poco. Y era una mujer curvilínea. vestía unos vaqueros y un abrigo con cuello de tortuga verde. –Elizabeth. Eran de un verde tan extraño. Nicole. Ariana no podía decir que fuese gorda. Mitchells –Agregó refiriéndose a Josh. ― El placer es todo mío –dijo Nicole. dándole la mano. fluida. Natalia Trujillo . Exuberante. Sr. caminaba como si fuera a dar un baile. – Agarrando a Ariana del brazo. pero lo que me las le impresionó a Ariana eran sus ojos. “Sr. la hermana de estos dos –dijo Eli señalando con la cabeza a la parte de atrás. ― Richard. Ariana sentía que su cuerpo no podía aguantar todo eso. has llegado. donde estaban esos “dos” a los cuales se había referido. Una joven a la que Ariana le calculaba menos de veinticinco años bajo de las escaleras.Escritoras Excomulgadas encontraran en ese mismo momento. decir que parecían esmeraldas. Le dio un apretón fuerte. te presentó a Nicole. sin embargo. Ariana no supo si reírse. –Se acercó a Ricky y lo saludó con un beso en la mejilla. Es la enfermera de Sebastián. firme. Mitchells”.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 138 . esta es Ariana. Era pelirroja. pero tampoco delgada. estrechando la mano. la colocó frente a frente –Ariana.

sin notar que Ariana se había detenido. abrazando a Eli. a veces pareces tener cinco años. Ariana se la devolvió. En verdad está feliz de verlos. La misma por la cual su madre había muerto. Natalia Trujillo . La chica tenía espíritu. Siempre eran cordiales. ― Así los ves siempre –le dijo Nicole.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 139 . Le dije que vendrían. encaminándose a la enorme serpiente de madera. ― Bueno. tenían los brazos en jarras sobre su pecho ― Y ahora que sigue ¿se irán a tomar el café? ― Josh. tan vivo. ― ¿Cómo esta papá? –preguntó Ricky. Los demás siguieron caminando. ― Deja en paz a Elizabeth –contestó Ricky. Ariana los siguió. Su madre. ― Y tú. ― ¿Está despierto aun? ― Dijo que tenía que estarlo. El recuerdo era tan vivido.Escritoras Excomulgadas Era extraño que una persona te diera un apretón de manos así. mientras Josh y ella se quedaron atrás. –le dijo Eli. Su sonrisa era tan franca. suaves. ― Esta estable. ¿ya acabaron? –Josh habló. ― Pues vayamos. real. postrada sin vida. Nicole. con una risa en los labios. Nunca lo había visto así. iban platicando. Ricky y Ariana iban por delante. saliendo en defensa de su esposa. pareces ser una mujer de cincuenta.

para salir corriendo.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I por la espalda con el brazo. abriendo los ojos. sin dejar de abrazarla. a su lado. como si se quedara sin aliento. no has llegado aquí para nada –le dijo con una voz dúctil. sosegada. Josh sentía como si algo le presionar por dentro. Ariana lo miró sorprendida. El odio que sentía hacia ella se evaporó por unos segundos. Se había mostrado tan distante. estaba ahí. Cuando sintió que la abrazaban. cerrada en un puño. No decía nada. No había escapatoria. Ariana respira con más dificultas. y ahora. Con cada paso. Lo había prometido. y se detuvo al ver que ella no avanzaba. que en ese momento le parecían tan infinitas. cerca de su corazón. pero era problema suyo. Josh se lo había dicho. pero nunca Josh. pensó por unos segundos que había sido Ricky o Elizabeth. No había llegado ahí. fuerzas para seguir. Observó como empuñaba sus manos. Josh se colocó a su derecha. y sentía como si sudara frió. Y esa era la única solución. Quizás Ariana no lo había superado. con tanta fuerza. Sabía que estaba recordando esa noche. pero Ariana sabía que aun cuando en parte fuera por Steve. Ariana dejo que las lágrimas rodaran.Escritoras Excomulgadas Josh volteó a ver a Ariana. Y junto con Josh comenzó a subir por aquellas escalinatas. Sabía que se enfrentaba a su miedo más oscuro. que algo le hubiera golpeado fuertemente. rogando al cielo. El tampoco. ya que se veía completamente devastada. no una salida. pero sus ojos hablaban por si solos. Ariana se colocó su mano derecha. que sus pulgares estaban blancos. Terminaron de subir 140 . sabía que tenía que hacerlo. Se acercó a Ariana y la rodeó Natalia Trujillo . otra parte de ella. Pero tenía que hacerlo. ― Vamos Ari. que estaban llenos de lágrimas. Tenía la vista fija en el piso de la escalera. pero tenía que buscar solución.

El pequeño cuadro de Natalia Trujillo . en su baile de graduación. estaba también las de Ricky. cargando artefactos y maletines. riendo con sus amigos. Y en verdad se sorprendió. Se veía feliz. Como si alguien limpiara constantemente la habitación. actores de cine. Ariana estaba ante la prueba de ello. o la habría convertido en un estudio. pero no las que ella había dejado. lilas. que era Elizabeth. Quizás estaría vacía. Ariana no se pudo resistir. ¿Por qué Sebastián se había molestado en hacer eso? Su pequeño collage de fotos que había hecho de fotos de su familia seguía colgado. También había fotos de graduación. pegados a la pared. pero unos años más joven. otra más en la playa. Con sus tonos amarillos. Su cama estaba hecha. Había otra donde estaba con Sebastián. Vio que también había fotos de sus hermanos. y con su compañera a un lado. Ariana estaba contrariada. como le había encantado esa combinación. Josh jugando en el equipo de fútbol americano. Una de Ricky y Josh juntos. Todas esas fotos eran después de que se había ido de ahí. Y como esa había más. otra en su trabajo. Incluso sus pósters de caricaturas. o quién sabe.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 141 . y Josh la dirigía al cuarto principal. Ariana se acercó más. Eran fotos. una más sentada con Margot y Steven. sonriendo a la cámara. Sin embargo tenían que pasar por el cuarto que alguna vez había sido de Ariana. azules. después una en la universidad. Se veían radiantes. en una selva. Estaban fotos de ella en su graduación del preparatorio. Sebastián la había seguido viendo crecer. Y claro. Algo más había en ese collage. Pero tenía unas ojeras en sus ojos que no podía disimular. Tomada por un impulso. y estrellas de la farándula seguían ahí. Los dos estaban de esmóquines. Otra de él. y dejando la seguridad que el brazo de Josh le daba. Fue abriéndola lentamente. Su cuarto estaba tal y como lo recordaba. pues no sabía que esperaba encontrar.Escritoras Excomulgadas las escaleras. se acercó para abrir la puerta.

pero… Josh se detuvo. no es el momento para… Natalia Trujillo . En que trabajaban. Tantas historias. Sentía el dolor de su hermana.Escritoras Excomulgadas madera estaba repleto de fotos de ellos tres. y esa pared podía contarlas. ― Lo lamento. A que se dedicaban. Cuando vio que Ariana alzaba su pequeña mano para tomar la foto donde estaban su hermano y él. Pero ella así lo había decidido. ¿Qué pasaba ahí? ¿Cómo había conseguido esas fotos? Había plasmada ahí toda una vida. ― Ariana. Si. No sabía que decir. se desmoronaría por completo. Las fiestas de graduaciones de Ricky y suyas. ― Yo… lamento haberte traicionado. Levantó la mano para acariciar la foto donde estaban Josh y Ricky. y Ariana no había sido testigo de ella. Ariana era consciente de que Josh estaba detrás suyo. Ariana quebró el silencio. No sabía nada de sus hermanos. Nada. pero actuales. Pero tenía miedo de voltear. nunca había entrado a los cuartos. Se acordaba de esos momentos. No fue mi intención. Oh cielos. hablando desde el fondo de su alma. eran fotos de la familia. Josh. Se quedó tan quiero como una estatua. Las lágrimas empañaban la vista. se perdió.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 142 . de ellos tres. A pesar de que algunas veces Josh visitaba a Sebastián. ya que si lo hacía. Josh se quedó callado. tenía miedo. Sabía que en el pasado allí había estado su pequeño collage de fotos de la familia. Josh se acercó para poder ver lo que Ariana observaba tan fijamente. En verdad lo lamento. nunca. Tantos momentos. Ahora se cuestionaba si había tomada la decisión correcta. Aquel partido había sido un gran juego. o de su primera investigación de campo.

se sintió fatal. Elizabeth. ― Era porque tus cartas me lastimaban Joshua. Eras infeliz. así que seguí pegando fotos. me herían. ― Tú no tienes que pedir perdón Ariana. Dejo a las mujeres. Se acercó a ellos. Bueno. Ella hablaba de su carta.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 143 .Escritoras Excomulgadas ― Déjame. Te había fallado. Papá se merecía saber algo de ustedes. Necesito decirte que no podía. Había oído parte de la conversación. Nicole y él habían llegado al cuarto de Sebastián. Tenías razón. para ir en su búsqueda. casi inaudible. pero nunca contestaste. pero fallé. ― Los primeros años. Otras las conseguí. Eso era para él un maravilloso regalo. y era por mi culpa. El no tenía nada de que pedir indulgencia. no pude seguir con las demás. ― Pero… ― Cuando leí la primera. Ricky entró en la habitación. encontrándolos en la habitación de Ariana. ― Pero yo… Natalia Trujillo . te mande tantas cartas. algunas. Yo te dije que la cuidaría. ― Las fotos son mías. No con ustedes. y al pedir perdón. –dijo Josh en voz baja. Hablaba de su madre. Tenías razón. cuando se dieron cuenta de que Josh y Ariana no estaban. no pude seguir adelante. Se veía tan frágil. ― Tú no nos fallaste en nada Ari. Josh lo comprendió. Pobre Ariana.

tratando de calmarse. pero dejaron la puerta abierta. mientras se iba limpiando las lagrimas.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 144 . que si Elizabeth te ve así. ― ¿Qué te sucede? ¿Estás bien? Si alguien te ha hecho algo. y sus hermanos entendiendo la indirecta. y se pasó la mano por el rostro varias veces ― Ya tendremos tiempo para platicar en casa. ¿Qué le podía decir? En lo que buscaba una respuesta. Respiró aceleradamente. cuando no era cierto? Mierda. juro que le pondré los dedos encima… ― No –soltó rápidamente Ariana. me va a patear el trasero a mí. Límpiate esas lágrimas. Joder. se percató de que había mucho ruido del otro lado del teléfono.Escritoras Excomulgadas ― Shhuu…. pues se le oía ronca. salieron de la habitación. Qué rayos estaba haciendo Joshua. ¿por qué me dijiste que tú madre te iba a acompañar. Antes de que alguno de ellos hablara o dijera algo. –Ariana se empezó a reír entre lagrimas. –Su voz le estaba jugando una mala jugada. ― ¿Bueno? –habló Ariana. Vamos. No tuvo tanta suerte. Ariana se volteó y se dirigió hacia la ventana. ― David. que espero que él no lo hubiera escuchado. Un leve sollozo salió de su boca. Porque no había dejado que Ariana siguiera sintiéndose tan mal. No quería alarmarlo. fue tan débil. –Era David. Ariana se quedó paralizada. Pero es que en verdad se alegraba de oír su voz. David ya lo sabía. ― Te voy a colgar por haberme mentido. Natalia Trujillo . ― Ariana. el celular de Ariana sonó. sentía que su corazón empezaba a bombear aceleradamente. Ricky le tiró una mirada reprochadora a Josh.

pero bueno. Te amo. ― ¿No me necesitas? –la voz de David se escuchaba esperanzada. pero si tu vienes. ― Bueno. No ahora que había llegado tan lejos. sabía que te me pegarías. – Mentirosa. David terminó la llamada. Te me pegarías…. parados como dos pilares en la entrada del cuarto. y en mi. ― No –Esa sería una de las mentiras más grandes de su vida. –Dijo Ariana mientras volteaba a ver de reojo a sus hermanos. el se adueñaría de ella. Había sido solo porque sí. Sólo oía que su hermana decía “No…. Algo en su interior le dijo que necesitaba confesarlo. para pensar en ti. Todavía no sabía porque le había confesado que lo amaba. ― Este no es buen momento para hablar. Cuídate. Antes de que Ariana pudiese decir algo. Lo extrañaba tanto. como si esto le hiciera sentir más cerca de él. y necesitaba venir sola. Ricky oyó la conversación completa. Necesito tiempo. llevándose el móvil a su pecho. todo se va a complicar.Escritoras Excomulgadas ― ¿Dónde estás? Se oye mucha gente –Trató de cambiar de tema. Pensó. ― No te preocupes. Pero Ariana no estaba preparada para pagar el precio por amar. ― Eso no importa. ― Pues yo si te necesito –David no se iba a dejar vencer tan fácil. me estoy meriendo por dentro. ya tengo suficiente con ellos. Sí. Necesito estar Natalia Trujillo . Ariana cerró los ojos por unos segundos. Pero sentía que si le hacia todas esas concesiones. No le gustaba ser un chismoso.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 145 . Te hice una pregunta. pero David no se engaño tan fácil. yo lo buscaré.

Ariana no sabía qué hacer. Unos cuantos pasos más. Su hermana tenía una pareja. Posando su mano sobre el picaporte abrió la puerta. Preocupación. Cuando Ricky había quitado a Natalia Trujillo . pero debido a su abultado vientre no pudo hacerlo en el primer intento. pero no les hacían caso. ni siquiera era capaz de tragar saliva. Sus músculos no le obedecían. Su cara denotaba cansancio. Todo por él. Ariana se limpió nuevamente los residuos de lágrimas. sin decir una sola palabra. Elizabeth tenía agarradas entre sus manos las de otra persona.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 146 . Ahora era solo de Sebastián. Apretó los puños fuertemente. y se trató de serenar. Para nada. Elizabeth y Nicole estaban situadas en cada una a un lado de una gran cama con dosel. sin hacer el menor movimiento. Ricky aun seguía con la duda de porque su hermana estaba golpeada. Ariana sabía quién era. Ricky actuó rápidamente. un nudo en la garganta. yendo a su lado sin que nadie se percatase y la ayudó a levantarse. Sin embargo. abrazándose a sí misma. No le gustaba eso. custodiada por Ricky y Josh. Miró a Ricky y le sonrió. ya que les ordenaba que se moviera. Elizabeth trató de levantarse. estaba parada. que había sido de sus padres. y quizás. Nicole estaba simplemente parada del otro lado. de lo que Ariana jamás vería en los suyos. Solo mirando. pero el cuerpo Elizabeth sobre la lecho tapaba su campo de visión. Amor. este hombre la estaba acosando. Ariana asintió y salió de la habitación. él fuera la respuesta. y llegaron al cuarto principal. y por lo visto. respirando profundamente. Sentía además. ― Ahora vamos con papá. además.Escritoras Excomulgadas sola…” y a un individuo llamado David.

Si. Simplemente se miraban uno al otro. Deberían de haber esperado más tiempo. como si quisieran mostrarse. su corazón le dictaba todo lo contrario. pero él sabía que estaban esperando. La realidad era que no lo reconocía. los ojos de Sebastián se enfocaron en los suyos. sano. Apenas se podía ver su pecho subir y bajar. Lo odiaba.Escritoras Excomulgadas Elizabeth de la cama. y había condenado a que solo viviera sin la mitad de su alma. Estaba paralizada. al verlo ahí. Sus pómulos firmes. se perdió en aquél mar idéntico al suyo. Miraban la cama. Ricky estaba con Elizabeth. Josh observaba el escenario completo. Parecía en verdad afectada por él. Ariana había dejado de ver a un a un hombre joven. pero no tenía idea de que hacer. Sufriendo por su padre. abrazados. estaba ahora. Ninguno de los dos decía nada. cubierto en su mayoría de canas. fuerte. para darle un aspecto casi mortuorio.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 147 . Nicole estaba del otro lado. pero al ver de Natalia Trujillo . Se veía que no podía moverse de ahí. y su mirada estaba fija en Sebastián. y sin embargo. su pelo que alguna vez había sido negro como la noche. Ariana estaba llorando. Pero el hombre que estaba acostado en la cama. Y estaba mirando a su padre fijamente. y Ariana. musculoso. y pequeñas gotas de lluvia empezaron a salir de su cauce. envolviéndose a sí misma. ¿Por qué aquella pelirroja estaba tan triste? Josh observo ahora a Ariana. pero sus lágrimas se deslizaban lentamente. quien yacía acostado en la cama. Estaba completamente delgado. no era nada de eso. habían desaparecido. Ariana vio por fin a su progenitor. Había matado a su madre. Estaba pálida. De repente. esperando a que Ariana diera el primer paso. ¿Qué le habría pasado? No obstante no podía olvidar que ese hombre había destruido su vida. comprobando que aun respiraba.

Levanto su mano para limpiarse las lágrimas. No podía decir que era lo que sentía. Pero ella estaba perdida en la mirada de Sebastián. con verte es suficiente. Ariana sabia que todos estaban esperando por ella.Escritoras Excomulgadas nueva cuenta a su padre. pero su yo interno le recordaba su promesa. por un milagro. Que ella dijera algo. sin desviarla. Oír su voz fue muy duro para Ariana. Ariana quería mostrarse fría. sin quitarse las gafas. Deseaba correr. Como ponerle titulo a algo que ni siquiera puedes describir. Natalia Trujillo . Sebastián empezó a llorar suavemente. pero en ese momento simplemente no podía. Pero ¿Qué le podía decir? ¿Un simple hola sería apropiado? ¿Hablarle por su nombre sería una falta de respeto? ¿O decirle directamente que odiaba? ― No sé qué decir. y esconderse. tráelo. por favor. Cuando Ariana habló. y aun cuando tratase de explicarlo. Era como un imán. Sentía que él veía a través de ella. ahora era real. pero ella jamás pensó que sería presa de esa sensación. siempre fija. vio que tiempo era lo que no tenían. Ahora o nunca. Esa voz que había dejado de escuchar desde hacía años. Sebastián miró a Nicole y le hizo una leve seña. La promesa de Steven. ― Oh. rezando por primera vez en años.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 148 . pues en la vida se había sentido así. o hiciera algún movimiento. mi pequeña. Ariana jamás acabaría de hacerlo. Ahora o nunca. Josh bajo la mirada. distante. Ariana sintió que fue recobrando el control de su propio cuerpo. que se había convertido en parte de un fantasma. ― Nikky.

pasando al lado de ella. Cuando quiso seguirlos. o mejor dicho. Estoy muy orgulloso de ti. con la mirada hacia abajo. Maldito de su cuerpo que le jugaba esa mala pasada en esos momentos. Y para cuando oyó el débil sonido de la puerta cerrándose. fue muy duro para ti. Vio que todo mundo salía del cuarto. pero vio que la imagen de Sebastián se acercaba. Ariana no sabía cómo. y dárselo a Sebastián. ― Ariana. su cuerpo le falló otra vez. Ricky ha sido quien me ha mantenido al tanto de tu vida. pero te agradezco que hayas decido venir. ella se estaba acercando.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 149 . Yo se que tal vez este no sería el lugar en el que te gustaría estar. Posiblemente no sea suficiente. y que yo no soy la persona que te gustaría ver. ¿Por qué me abandonan? Se preguntaba Ariana una y otra vez. y sin voltearla a ver. por todo. me gustaría pedirte algo. –Su mirada brillaba a causa de las lagrimas ― Se que la última vez que nos vimos. dejándola ahí.Escritoras Excomulgadas Nicole salió para después se fue para regresar con un pequeño sobre en sus manos. Quizás este no sea el momento. ha estado en mi mente. Natalia Trujillo . siguió hablando –Han pasado muchos años. Primero perdón. ― Me alegro tanto de que estés aquí ― Sebastián se paró. esperando que ella hablara. quiero que veas esto –le tendió el sobre. por favor. déjennos solos –pidió Sebastián con una voz casi inaudible. Y segundo. Ariana no quería quedarse sola. necesitaba saber de tu vida. acércate. tú más que ninguno de mis hijos. Demasiados. pero al ver que no decía nada. Ari. En todos estos años. pero antes de que sea tarde. que será de ti. ¿Qué habría ahí? ― Por favor. pero necesito decirlo. supo que no tenía escapatoria. siempre pensando que te has hecho. Todos estaban llenos de la curiosidad. Para mí significa mucho. y menos con él.

Todo paraba como en cámara lenta. y en el mío. pero Natalia Trujillo . Ariana se dio la vuelta. ― ¿Cómo…? – su voz se quebró y las lágrimas le estaban ganando terreno. descargo su ira sobre él. que la amaba. alzando la cabeza ― ¿Cómo puedes nombrarla? ― Si me dejaras. estaban los demás esperando. y fuera de ella. Cuando lo tomó en manos. o al menos. ― No sigas. ― ¿Qué te pasa Ari? ― Como te atreves a nombrarla –gritó Ariana. soltó el sobre que cayó al piso. He soñado con ellas tantas veces.Escritoras Excomulgadas Ariana se lo quedó mirando. los sueños son como premoniciones. Aun la amo. apretando fuertemente el sobre. Sebastián habló de nuevo. y su brazo fue levantándose lentamente. me pide que haga esto. y la colocó a su costado. No siguió escuchando más. pero para un viejo como yo. podría explicarte muchas cosas. Ella quiere que tú lo entiendas. Bajó la mano. como si fuera algo fuera de este mundo. Quiere… Y fue en ese momento que Ariana salió de ese trance. –Yo quisiera que las cosas quedaran como están. Por sobre todo. dirigiéndose a tomar el sobre. y salió corriendo de la habitación.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 150 . ― Ariana. tu madre. Pero la curiosidad era mucha. Bajo el rostro para esconder la evidencia de su debilidad. no puedo. Abrió la puerta. déjame… ― No puedo. para Ariana así era.

Seguía corriendo. con rumbo desconocido. y por detrás. A cualquier lugar que le diera paz. y salió. Huir. Las lagrimas empañaban su vista. ahora se negaba a parar de correr. ella solo quería salir corriendo de ahí. le desgarraba su ser. ella solo corría. oía gritos. La luz del sol le lastimó. y apenas veía por donde iba. Llegó a la puerta principal. no podía aguantar. si antes su cuerpo se había negado a moverse. No le importaba que la gente la mirara. pero Ariana no podía detenerse. pero no le importó. Natalia Trujillo . Eso le dolía. a donde sea.Escritoras Excomulgadas Ariana no se detuvo a verlos. No parar.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 151 . llamándola por su nombre. como aquella trágica noche. Correr. Bajo corriendo las escaleras.

― ¿La has encontrado? –preguntó Ricky. Nicole posó su mano sobre la de Sebastián –Ella lo entenderá. pero Ariana había desaparecido. Se agachó y lo recogió. Ella ha pasado por mucho. Nicole se sentó a su lado. jadeando. y al llegar a ella vio que Ricky también venia en la dirección contraria. Josh estaba cansado. Las mujeres entraron a la habitación. ― Dale tiempo.Escritoras Excomulgadas Capítulo 18 Soledad Y Nostalgia Josh y Ricky fueron detrás de Ariana. Se fue de nueva cuenta a la casa. Tienes que darle tiempo –Nicole vio el sobre tendido en la alfombra del piso. y lo abrazó. y no sabe todo. Josh negó con la cabeza. Lo acarició como si fuera su pequeño tesoro. ― Ella aun me odia. 152 . había corrido. Sebastián. O al menos. moriría en el intento. Sebastián estaba Natalia Trujillo . Ha vivido todos estos años con la idea de que tú quebraste su vida. mientras que Nicole y Elizabeth se quedaron en la casa. Lo prometo.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I inconsolable.

abatido. pero las fuertes manos de Josh lo detuvieron y lo pegaron junto a una pared. Ricky volteó a ver a Josh con una cara completamente expresiva. desviando la mirada. ― Jamás. ― Cállate Ricky –Josh se metió las manos a los bolsillos. pero tú no hiciste nada. ― Pero es la verdad. podría hacer algo que lamentaría después. óyeme bien. ― Josh. allá en el cuarto. quizás a ti no te importe. o algo por el estilo. ¿viste como iba? ¡Le puede pasar algo! ― Es una mujer adulta. Tú te quedaste quieto. ― No sabes lo que dices –dijo Josh secamente. porque si no.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . ― Lo dices porque no te importa –Ricky estaba desesperado. ― Dejémosla. y es increíble que no la pudiéramos encontrar. se ha cuidado sola todos estos años. Ricky jamás había visto a Josh así ― Tú no tienes idea… ― su voz se apagó por unos segundos –De lo que ella siente. Parecía como si le hubiera dicho vamos a robar un banco.Escritoras Excomulgadas ― ¿Dónde rayos se pudo haber metido? –Exclamó Ricky alzando las manos al aire. ― Estás loco. para pasarlas después por su cabellera ― Salimos casi justo después de ella. ― ¿Y tu si? 153 Natalia Trujillo . Ella estará bien. pero yo voy detrás de ella –Ricky se había girado. viste como Ariana estaba casi rogándote que la perdonaras. jamás vuelvas a decir eso –Josh estaba furioso.

el misterioso sobre que su padre le había pedido. Aflojó un poco su brazo ― Me importa. ¿Qué contendría? ¿Por qué era tan importante? David llegó al Aeropuerto Internacional Chicago O’Hare más pronto de lo que habría supuesto.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . A veces pensaba que ningún avión era lo suficientemente rápido para ese tipo de situaciones. ― A lo mejor y se fue a la casa.Escritoras Excomulgadas ― Más que nadie. Ella podrá regresar a casa de Margot en cualquier momento. carga su celular. –Dijo firmemente Ricky. y sentirse solo. pero si hay algo que se. es que ella necesita tiempo. Estuvo a punto de descargar su enfado contra su hermano. ― Lo haré si me prometes que le darás tiempo. Déjala. Y Ricky se acomodó la ropa ― Bien. le llamaré. Querer tu propio espacio. y en la otra. te lo puedo asegurar. ― Suéltame Josh. Su pequeño hermano. mientras que Nicole estaba sentada en la cama. corrió a sus brazos. y se fueron directamente al cuarto de su padre. con la mano apoyada sobre la de su padre. y mucho. Si hay algo que Josh sabía era eso. En cuanto Elizabeth vio a Ricky cruzar la puerta. Vamos adentro. había dejado todo en orden y había pedido a Jack que reservara boletos para el próximo vuelo a 154 Natalia Trujillo . El estar rodeado de gente. Entraron a la casa. ― Está bien –Josh lo soltó despacio. Después una breve charla con el Diablo. pero con más tiempo del que le habría gustado. Josh tomó un respiro. –Volvía a ser el Ricky de siempre –De todos modos.

Estaba loco. Esa Jane a veces era un dolor de cabeza. Richard. también estaba ahí su otro hermano. y él no tenía derecho para revelarle los detalles a Jane.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 155 . y contando con el cambio de horario. pero no sabía que encontrar. Fue en busca de un taxi. o evitaría preguntas. vivía ahí junto con su esposa Elizabeth. David estaba seguro de que Ariana jamás le hubiera dicho nada. no había demorado nada. era el derecho y la obligación de Ariana. Si no hubiese sido por Margot. sin escalas. Aun así. pero en esos momentos. El solo deseaba tenerla entre sus brazos y evitar que alguien la lastimara. Había unos carros aparcados fuera. David había visitado anteriormente Chicago. y a los segundos. Después de unos minutos. y le dio la dirección que Margot le había proporcionado durante la plática telefónica. ¿Dónde estaría Ariana? Y aun más ¿Cómo estaría? No le había marcado. el paisaje no formaba parte de sus pensamientos. Jane lo había atosigado con un montón de preguntas. había contado cada segundo. Sin embargo. porque sabía que o no le contestaría.Escritoras Excomulgadas Chicago. al entrar ya rumbo a la costa por Lake Shore Drive. alzó la mirada. cada minuto dentro de esa cueva de metal. Lo había dejado marchar después de que le prometiera que haría a Ariana que le hablara por teléfono. aun cuando la adoraba. Había tenido una sensación. el hermano menor de Ariana. pues había sido un vuelo directo. Por alguna extraña razón. Su vuelo había sido rápido. Natalia Trujillo . el taxi se detuvo frente a una hermosa casa de color crema justo a la orilla del lago. al fin llegaron a Golden Cost. Según le había dicho. Y por el momento. Por lo visto Ariana no le había dicho nada. Movió la cabeza. de que tenía que hacerlo. o que buscar. pasaron por un parque muy hermoso y concurrido de gente. Joshua.

mirando su pequeña maleta. ― Creí que mi hermana te había dicho que no vinieras. y se acercó a la casa. era de suponerse. ― Ricky. sobre todo por su tez y su color de cabello. ¿quién es? Así que este era Richard. ― Busco a Ariana Mitchells ― ¿De parte de quien? ― David O’Connor. sabía que ella no habría ventilado su relación con sus hermanos. Un hombre más maduro. para ser tan joven. y un joven que apenas pasaba de los veinte le abrió la puerta. David lo miró confundido. Se oyeron unos pasos mudos. Bueno. ― Pues ahora es algo entre tú y nosotros –dijo Ricky mientras obstruía la entrada. ― ¿Qué desea? –dijo el desconocido. hasta que se oyó una voz masculina hablar. No era algo que al le molestara. Si conocía a Ariana como lo hacía. aunque el color de sus ojos era distinto. Se parecía mucho a Ariana. pero no era propio de ella.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I .Escritoras Excomulgadas Pagó al taxista. que debido a su fisonomía David 156 Natalia Trujillo . Le tomó un segundo a Ricky reconocer el nombre. que se fueron acercando a la puerta. era alto. Tocó el timbre. ― Eso es algo entre ella y yo. Aunque en verdad. Era de un tono café claros.

Pose que también adoptó Richard. Estoy preocupado por ella. Josh se irguió orgullosamente su metro noventa. no le estrechó la mano. El muy bastardo decía que era un accidente haberle pegado a su hermana. y aunque era más joven. ― Me llamó David O´Connor –dijo David mientras le ofrecía la mano ― y he venido por Ariana. con los brazos en jarras. ¿cómo te atreves a burlarte de nuestra hermana así? Ya verás –Y antes de que David pudiera actuar.Escritoras Excomulgadas pudo adivinar que ese era Joshua quien se paraba a un lado de su hermano. Para empezar. recordando el golpe que le había dado el idiota que la había tocado.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . no se iba a dejar intimidar. igual que Ariana. ― Maldito bastardo. creo que empezamos mal. Vaya. ― Es un tal David –dijo Ricky. ― Ese fue un accidente. y conservaba ese caballera negra. ― ¿Y te atreves a decir eso? –Ricky echaba fuego. ― Miren. Richard fue sobre él. he de confesar que ella tiene un buen gancho también. ― Pues el golpe que tiene en su cara no lo parece. era tan alto como David. ― Bueno.― dijo Josh mientras se paraba delante de la puerta. –agregó David. 157 Natalia Trujillo . era alto. pero sus ojos eran de otro color. por eso he venido. ― Ella no va a ninguna parte.

esos dos hombrotes se detuvieron como dos cachorritos castigados. Estuvo tratando de esquivarlos. le vas a hacer compañía. –dijo David. ― Josh se empezó a reír. y la verdad. Saltar así sobre el pobre hombre. estaban dando un gran espectáculo en el porche de la casa. con dos lo dudaba. En verdad tiene una buena derecha. Un izquierdazo. y ahora fue Richard quien se empezó a reír. y por increíble que pareciera. y muy embarazada se paró en el umbral de la puerta.Escritoras Excomulgadas Richard se lanzó encima de David. pero no tan fuerte como le hubiese gustado. Pero no contaba con que Josh se metiera. ― Pero cariño… –empezó a decir Richard. Al contrario.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 158 . Natalia Trujillo . ya que David lo detuvo. desordenado en ese momento. un derecho. patadas… ¿A dónde se había metido? ― Ya. puñetazos. la estaba alabando. ― ¡Altooooo! –Gritó la rubia ― Ustedes dos parecen dos neandertales. –La risa de Josh se evaporó. ― Este loco se ha burlado de Ariana –gruñó David. arreglándose el cabello. ― ¿Que está pasando aquí? –dijo mientras se colocaba las manos a la cintura. dándolo un golpe en la cara. deténgase Una mujer muy hermosa. ― Yo jamás me burlaría de ella. ― Vas a ver… ― Richard ya iba otra vez sobre él. pero…. Golpes. Por eso tú –dijo señalándolo con el dedo índice –Vas a dormir en el sofá esta noche. Con uno podía. pero se calló cuando la mirada de Elizabeth lo fulminó –Y tú. ― Pero nada.

Escritoras Excomulgadas David se quedo admirado. Después platicaremos contigo. David entró a la casa. y a la vez. Natalia Trujillo . y me dijo que me podía quedar aquí. y fue a llamar a Margot. ― ¿Donde está Ariana? ― Primero. Brindaba la calidez de un hogar. Ella fue la que me dio la dirección. y David fue detrás de ellos.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 159 . Pensó que ella sería una gran aliada. se detuvo. Un gritó que se pudo oír por toda la casa. disculpa la bienvenida. Pero después de dar dos pasos dentro. Elizabeth le contó lo sucedido. antes de que salten de nuevo sobre mí estos dos. Richard. se quién eres. ya que por lo visto había empezado con el pie izquierdo con los hermanos de Ariana. hermosa. Elizabeth se fue a la cocina. le podrías hablar a Margot. Ricky y Josh salieron corriendo. ― En ese caso pasa –los dos hermanos iban a reclamar. déjame hablar con Margot. esa mujer era de armas tomar. pero con solo ver la mirada de Elizabeth se callaron –Hablaré con Margot para confirmar lo que dices. Pero mira. después de unos minutos de saludos y besos. Parecía un museo. Le agradaba. hizo que los tres hombres giraran la cabeza hacia la cocina. por lo demás. ― Sobre mi cadáver –Exclamó Joshua. pero a la vez. no lo era. Era monumental. Siéntete como en casa. ― Y el mío –concluyó Ricky. ― Tú debes ser Elizabeth –La aludida lo quedo mirando fijamente –Si. atiende a nuestro invitado.

Sí. Al final. Elizabeth tapó el auricular para susurrar. se resignó. ― Hola Tía linda. bueno… pero no estábamos seguros.. Josh miró el teléfono como si en algún momento le fueran a salir alas. lo haré. que a David le pareció una eternidad. ¿Qué?― también gritó. pero muy grande –Te juro que no tocare al cara linda de tu yerno. ― ¿Que tal Margot?. ― La del grito ha sido Margot.Si. ― Quiere hablar contigo. Si… Pero como iba a saberlo… Vale…. ya capte… ¡¿Queeeé?!― gritó ― ¿En verdad quieres que lo repita? ¿Y si te lo prometo así nomás? Vale. pero al entrar vio que su esposa estaba bien.... –Josh estaba partiéndose de la risa. no somos adivinos… ¿Qué? Es la segunda vez que me llaman así. Después de unos minutos. Elizabeth solo respondía con monosílabos. Vaya. Y se reía mucho. exactamente… Con mucho gusto tía… si. o a morderlo. pero Ricky fue por la venganza –Oye. junto con una mirada burlona –Quiere hablar contigo.. Que no… Que no… Está bien. ¿Cómo estás?. Elizabeth me dijo lo mismo hace unos segundos…. valeeee… pero no me grites. Ahorita te lo pase –Le tendió el teléfono a Josh.. no… No diré eso…No señor…. la mujer le dio el teléfono a Ricky. –Tomó un respiro muy. ya que los hermanos se lo comían con la mirada. Eres mala.. pero yo no fui solo… Si. y empezó a maldecir por lo bajo. Ricky tomó el teléfono. esa mujer en verdad tenía pulmones.. Oye.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 160 . me vuelvo eunuco.. ― No estoy rezongando…― De pronto abrió los ojos ― Oh. o si no. ¿Qué?.Escritoras Excomulgadas Ricky estaba pálido. –Al igual que Natalia Trujillo .

Tu sabes que sí. supe que tú eras el indicado para mi Ariana. Bueno. lamento que mis sobrinos hayan saltado así sobre ti. David tomó el auricular. ― Oh. “Niñita”. bueno. pero vivo. y ya después me van a informar sobre ella. primero quisieron hablar contigo. ― ¿La has visto ya? ― No. Amén….Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 161 . no la dejes sola. ― David. yo igual te quiero ― David sabia que reírse era como firmar sentencia de muerte. y empezó ― Te prometo que no tocare a tu yerno. ¿estás bien? ― Si. Sí. Como madre te lo ruego. así que hizo acopio de todo su autocontrol. le dijo alguien por detrás. Josh lo miró fijamente y le tendió el teléfono –Quiere hablar contigo. ― Si. mi cielo. ― ¿Sabes? Desde el primer momento en que te conocí. ― Si. lo sé. ― No tienes que pedirme nada Margot. unos cuantos golpes. pero Dios sabe que la amo como tal. Aun no quería morir. Natalia Trujillo . al menos eso demuestra que se preocupan por su hermana. en la oficina. David. ― Margot. o si no me vuelas mis pelotas. por favor.Escritoras Excomulgadas Richard. lo haré. Josh tomó una gran bocanada de aire. Quizás no la engendre.

― Con mi propia vida. Richard y aquel que no deja de gruñir es mi cuñado Joshua. no hay problema. así lo haré. tenias razón. Soy Elizabeth.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 162 .Escritoras Excomulgadas ― Gracias por el voto de confianza. ― Créeme. David O’Connor a tus servicios. ― Hasta luego. este loco de aquí es mi esposo. Natalia Trujillo . Se había olvidado de ellos por completo. ¿Te puedo tutear? ― Claro. ― No les hagas caso. David colgó y vio que todo mundo lo observaba en absoluto silencio. tenía que comprobarlo. en vez del sofá. ― le dijo a su esposo ― porque si no. Las presentaciones formales. ― Te creo Margot. Margot. ― Me gustaría decir lo mismo –David no estaba seguro de quien de los hermanos lo había dicho. en verdad agradécelo. iras al sótano. pero bueno. podría soltar a esos dos perros guardianes que tengo por sobrinos. porque si no. ― Vaya. a veces son como niños chiquitos. y cuídala. te creo. ― No te preocupes. ― Encantado. Y tu compórtate. Elizabeth fue la primera en recuperarse. ― Cuídate. Lamento no haberte creído. ― Adiós.

y se sentaron mientras que Ricky y Josh estaban parados. Pero bueno.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . ― ¿Y qué hacemos aquí? –David estaba casi gritando –Hay que ir a buscarla.Escritoras Excomulgadas ― Yo tengo una duda. y sola. con los brazos cruzados. eso te lo puedo decir más tarde. ¿Qué había pasado en esas horas? Elizabeth lo acercó a la mesa. ― ¿Pero al menos se han tratado de comunicarse con ella? ― No contesta su celular –contestó Josh. eso te lo podría haber dicho yo –Ricky miro a su esposa como si le quisiera dar un par de tundas en ese momento –Ella me lo contó esta mañana. ― No hace mucho que se fue. abatido. ¿Qué rayos le paso a Ariana en su rostro? ― Hay cariño. Se levantó de la mesa. acomodándose en la encimera. ¿donde está Ariana? Todos se miraron y David sintió un escalofrió. Su Ariana estaba sufriendo. ¿Dónde estaría? Cuando Elizabeth termino de hablar. y se me había pasado decirles. Creemos que necesita tiempo sola –dijo Josh. Elizabeth le contó todo lo sucedido. 163 Natalia Trujillo . Ricky estaba parado a un lado de Elizabeth. ― ¿Qué? –Esta vez David sí gritó –Lo que ella necesita es estar con alguien. No sabía que sentimiento elegir primero. mientras que Josh estaba recostado en la barra. David empezó a sudar frió. furioso. David estaba consternado. ― Primero que nada.

saldremos a buscarla. Se acercó a la ventana que daba a la playa. para pensar. pero no quería contestar. Pero Natalia Trujillo .Escritoras Excomulgadas ― Claro que sí. eso no valía la pena. pero no quería hacerlo. Había corrido por minutos. con la cabeza agachada. El viento soplaba fuertemente. el destino estaba jugando con él. La brisa fría se calaba por sus huesos. Su mirada iba pegada al piso. Esto había sido una mala idea. Ariana. Pero tenía que reconocer que Joshua tenía razón. Tomó su celular y lo apagó. Iba caminando sola. No podía lidiar con ellos. al menos no por ese momento. pero primero queremos darle tiempo. Una pésima idea. y la entrada de la tarde estaba haciendo anuncio. y apenas lo notaba. pero ella estaba estancada. David estaba divido entre ahorcar al hermano de Ariana o salir corriendo a buscarla. y no se había detenido hasta que había sentido que el aliento le faltaba. Ahora simplemente vagaba por la ciudad. Se abrazó aun más fuerte. Ariana desearía unos momentos para ella. pero al parecer. ¿donde estas? Ariana estaba devastada. Necesitaba tiempo para ella. Pero también sabía que ese tiempo para pensar le haría daño. ¿Por qué había ido? ¿Por qué? Quizás la promesa que le había hecho a Steven no valía la pena. Aún por su padre. Había ido a Chicago para estar con ella. La gente seguía y seguía. Chocaba con la gente. y sus brazos enlazados a su alrededor. para tanto dolor.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 164 . sin destino. Era como si todo fuera gris. Estaba segura que sería alguno de sus hermanos o su cuñada quizás. Era como un zombie. –dijo Josh. Iba caminado entre en la gente. y nada de lo que estuviera a su alrededor importara. Si al cabo de una hora no regresa. pero Ariana no sentía nada. pues empezaría a divagar por todo. Su celular estaba soñando. sin rumbo.

y con Ricky en brazos. como una familia. Ellos habían tenido su pedazo especial. cerca del zoológico.”Ariana recargó su espalda contra él. pero aun así. donde hacían picnics cuando iban al parque. Los ruidos le llegaban. Buscó las iniciales que habían marcado alguna vez. y la encontró. abrazados. como una leve llovizna. Se había calmado un poco. Pero está era tan difícil de cumplir… Ariana oyó los chillidos de niños. O a sus padres sentados en el verde pasto. y corriendo con su papagayo. el destino. “A. y desesperanza. sin prestar atención a nada. pero ¿Qué era el tiempo.R. Tal vez su subconsciente la había guiado.Escritoras Excomulgadas ella siempre había cumplido sus promesas. cuando todo lo que piensas es en dolor? Sin saber cómo. abrazando sus piernas y escondiendo su rostro entre ellas. Era tan hermoso. o lo que fuese. Había llegado al Lincoln Park sin darse cuenta. O a Josh dando vueltas. o romper en pedazos. y fue bajando lentamente. o quizás Dios. Débilmente al principio. ¿Cuándo acabaría esto? Natalia Trujillo .J. para después convertirse en una gran tormenta de dolor. Camino por todo el parque. Una vez más empezó a llorar. Ariana casi pudo verse correr por el árbol que le había dado sombra durante tanto tiempo. Caminó por mucho tiempo. ¿Por qué había acabado todo eso? ¿Por qué? Y ahí estaba su árbol. Pero ahí estaba. El tercer árbol atrás de la tercera banca. pero no le prestaba atención. temiendo que se fuera a desvanecer. Aquel había sido el parque de su niñez. sentía una opresión en el pecho.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 165 . fue a parar a su pedazo. Ariana vagó entre la multitud. lo acarició tan frágilmente.

Le había dejado mensajes en cada llamada. pero recibieron una negativa. así cuando nazca la nena. ― La verdad. y Ariana no daba señales de vida. lo que había hecho que el enfado y a preocupación de David creciera de proporciones geométrica. Richard había hablado por Natalia Trujillo . al parecer. ni siquiera sabemos qué tipo de relación mantienen. Ya habían pasado horas desde que había llegado. quien había resultado ser una persona encantadora. ― Elizabeth. ― ¿Qué? ― Pues sí.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I teléfono a casa de su padre. ustedes serán unos bellos padrinos. y estaba feliz de que la familia estuviera reunida. ― Y no hace falta. ¿dónde estaba? Se había entretenido un poco platicando con Elizabeth. ¿Es que esa mujer no se ponía a pensar en los demás? Maldita Ariana. Además. El hecho de que él estés aquí habla por sí solo. estoy encantada de saber que Ariana tiene pareja. iba a dar a luz muy pronto. ― ¿Sabes que va a ser niña? 166 .Escritoras Excomulgadas Capítulo 19 Juntos Otra Vez David estaba que no lo calentaba nada. Las llamadas al celular se iban directo al buzón de voz. para preguntar si no habría regresado por allá.

― ¿Tanto? –gimió Josh. ― Si. ayúdame. David empezaba a creer que prefería que Ariana fuera hija única. pero David miraba a cada momento su reloj. Elizabeth le recordaba en cierta forma a Margot. por favor. Natalia Trujillo . y yo no me voy a quedar a esperar tanto tiempo. puso los ojos en blanco –Dios. Si las miradas mataran. a acampar. ¿Qué se supone que haré con una niña? ― Darle consejos para que no ande con playboys como tú –acto seguido.Escritoras Excomulgadas ― Oficialmente no. ― Pues yo quisiera un sobrino –dijo Josh metiéndose en la conversación ― así lo podría llevar a jugar fútbol. ¿Podemos llamar a la policía? –sugirió Elizabeth ― No –dijo negando con la cabeza David ― La persona debe estar desaparecida cuarenta y ocho horas para reportarla. vaya. ― Creo que tienes razón. David estaría haciéndole compañía a San Pedro desde hacía horas. ― No puedo esperar más. Al final de la tercera hora de estar en la casa. Le gustaba la chica.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 167 . ya no pudo aguantar más. Aunque eso no podría decirse de sus futuros cuñados. pero una madre tiene un sexto sentido. La plática continua. voy a salir a buscarla. En verdad que sus caracteres eran muy parecidos. ― David ya se dirigía a la puerta cuando Josh lo detuvo tomándolo del brazo. Y yo se que este pequeño monstruito va a ser una niña. Los hermanos de Ariana.

Todos salieron de la casa. había tenido un sueño de lo más extraño. pero es mejor que quedarse aquí sentado. pero digamos que sin ese pedazo. sin darse cuenta. La ciudad era enorme. Además. y salen a buscar. podemos hacer esto. ― Me parece bien –dijo David. Josh se va en su carro. Había soñado con su madre. a Natalia Trujillo . mientras Ricky le daba un delicado beso a su esposa. Era un milagro que no a hubiesen asaltado o algo peor. pero al menos podían hacer algo. ¿En qué rayos estaba pensando al haberse quedado ahí? Se acomodó contra el árbol. pero no se iría hasta que viera a Ariana de nuevo. La carga que sentía David fue liberando un poco. Se había dormido en el pasto. Josh se dirigió al sur. Era la primera vez después del funeral que soñaba con ella. Ariana había perdido la noción del tiempo. sentía sus ojos bastantes irritados. recuerda lo que dijo Margot. ― Oye –Ricky ya estaba caminando hacia David ― no te atrevas siquiera… ― Cariño. hacia la zona Loop y Ricky y David hacia el norte. por la costa Dorada. Le estaba hablando. y yo me quedare aquí por si llegase a venir. Te amo. sentía un fuerte dolor de cabeza y le dolían todos los músculos de su cuerpo. ― No digas nada –Elizabeth se acercó al grupo de hombre ― Miren dado que David está impaciente. pero ella no entendía que decía.Escritoras Excomulgadas ― ¿Y donde a buscaras? ― No sé. ya nada sería lo mismo. ― ¡Elizabeth…! –dijo entre un tono de enojo y maldad.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 168 . David se va en nuestra camioneta con Ricky. para depuse subirse al carro con David.

Sí. De repente recordó que no llevaba dinero. Cuando la volteó a ver a los ojos. Genial. la temperatura. y se estiró unos segundos. aunque ahora estaba la de sus ojos. pero nunca la tuvo cerca. Era el shock de momento. En verdad que hacía frío. Ariana se sacudió. y de muy mala gana. Volteó a ver al piso. Y por Dios que no quería verse en un espejo. y eso la había despertado. y así también. Ariana. pero aún cuando eran sus zapatos cómodos. Ariana subió corriendo las escaleras. Le dolía el cuello. Maldición. Y rotas. Se levantó. Ariana casi se queda sin costillas cuando la mujer saltó encima de ella y la abrazó. Podría irse caminando. y Elizabeth le abrió casi de golpe. sí. Y vaya que si tenía cosas en que pensar. Después había visto a su padre en el sueño. esperaba que hubiese alguien en la casa. Un baño. y las vio tiradas. El taxi llego a la casa al cabo de unos minutos. Ahora si sentía como el frió de otoño de Chicago se le colaba por todo el cuerpo. Bueno al menos la hinchazón de la mejilla ya estaba desapareciendo. Darse una ducha. y pensar por toda la noche. Empezó a tiritar. Le explicó a situación. Se dio cuenta que no tenía las gafas. Eli estaba al borde de las lágrimas. y empezó a caminar por el parque. un relajante baño. Natalia Trujillo . eso era.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 169 . Mucho frío. De seguro que lo rompería en mil pedazos. simplemente genial Despierta ya de tu estado zombi. Detuvo un taxi y se dirigió a casa de Margot. salió del verde césped. Ariana vio que la noche ya había caído. por tanto llorar. Tierra llamando a Ariana. ― Jamás vuelvas a hacernos eso –dijo Eli. Tenía que ir a casa. Bueno. e conductor apagó el motor y esperó. Genial. no podría dar un paso más. Toco la puerta.Escritoras Excomulgadas había visto como se iba acercando.

Pero Ricky te marcó diez mil veces a tu celular. El taxista le empezó a tocar el claxon. ― Estábamos preocupados. y estaba segura que por unos segundos. Ella jamás le había dicho nada de David a ella. Y tus hermanos lo adoran Natalia Trujillo . me podrías prestar dinero para pagarle a taxista. y de milagro lo llevaba.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 170 . Tus hermanos estaban preocupados. ¿Entonces como rayos sabia de él? Se giró para ver a Eli.Escritoras Excomulgadas ― Pero… ― Ariana se sentía mal. Se le había olvidado por completo el teléfono. ― Oh. ― Gracias –Ariana se dio la vuelta. ― Oh. oyes Eli. ― Oh –Ariana se tocó el pantalón. y es un amor. y volvió a Ariana –Toma. el aire se le había ido de los pulmones. por favor –dijo abrazándola. ― ¿David? ― Claro –lo decía como si fuese lo más natural del mundo ― llegó hoy en la tarde. Pero David les gana. ― Tengo que hablarle a los chicos. claro ― Eli saco dinero de una mueble que estaba en la entrada. ― Lo siento. No llores. y respiro. –Bueno. No tengo nada a la mano. y jamás contestaste. pero Eli seguía hablando. Ariana se detuvo. Margot tampoco. las hormonas cariño. en verdad que te quiere. Ariana viró los ojos.

Y quédese con el cambio. Ariana se frotó la frente. El taxista volvió con su espantoso ruido de la bocina del coche. ¿Es que se había dormido y despertado en la dimensión desconocida? ― Ariana. ― Tome. ¿Qué pasaba entre ellos dos? ― Señorita. ¿dónde estabas? Natalia Trujillo . Pero si quería respuestas. David estaba ahí. claro. Pero otra voz e dijo que él era paz. donde le preparó una gran taza de chocolate caliente. Elizabeth tomó a Ariana y juntas entraron a la casa. Elizabeth le quitó el dinero a Ariana y fue a pagar. Prendió su carro y se largó antes de la que mujer cambiara de opinión. –Que mentirosa era. Es que no iba a tener paz. Ariana estaba fría.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 171 .Escritoras Excomulgadas ― ¿David? ¿Aquí? ― Ariana aun no lo podía creer. ― ¿Podría esperar unos segundos? –le gritó. Al escuchar e nombre de David se había prácticamente congelando. ― Ariana. tenía que hacer preguntas. ― Sí. ¿estás bien? –Elizabeth se acercó a ella. En verdad que le gritó. Eli la llevó directamente a la cocina. el taxímetro sigue corriendo –dijo el molesto taxista. El taxista vio el billete y lo aceptó sin rechistar. Elizabeth sabia que Ariana estaba mal. Sus ojos lo decían todo.

Cobarde. ¿Te parece? ― Está bien. Ariana había entrado en una especie de trance. Todo se estaba complicando. ¿Dónde tendrían el cerebro? Volteó en dirección hacia el baño. Ariana llevaba ya tiempo adentro. ― Mientras voy al baño. ¿En qué arpía se estaba convirtiendo? ― Pero a ustedes les diré. así que no voy a empezar ahora –Ariana estaba descargo su frustración contra Eli. Así que Elizabeth les colgó. en verdad agradezco el hecho de que se preocupen por mí. nadie le hacía caso. ¿Qué tanto haría? Ariana estaba sentada en el piso del baño. pero desde hace años que no paso factura a nadie. Ariana se fue a encerrar a baño. Y todos estaban haciendo preguntas. Se había olvidado por completo del pequeño detalle de que probablemente podía ser mamá. mientras yo le avisaré a los demás que ya llegaste. eso sonaba mejor. Ella estaba ahí. ¿Cómo rayos se le podía haber olvidado algo así? Necesitaba hablar con alguien. cuando había oído el nombre de David. y se pasaba las manos por el cabello. ¿habría un bebé ahí? Elizabeth los había llamado al segundo que Ariana había entrado al baño. pensó. Si se llagara a enterar de sus dudas. vamos a esperar a que vengan los demás. ― Eli. no se la quitaría Natalia Trujillo . ― Claro. señas de frustración. Si fuera posible. Quizás cincuenta. La pregunta era. Al parecer. Sin embargo.Escritoras Excomulgadas Ariana alzó la vista. Hombres. Margot quedó completamente excluida. saldría de ahí en los próximos veinte o treinta años. David estaba ahí. A ambos. Sí. Qué rayos iba a hacer.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 172 .

Natalia Trujillo . –Empezó Jane –Yo no sé qué rayos está pasando. ― No trates de hacerte la graciosa conmigo. ― Cariño. gracias. y marcó el número. aunque en verdad si se alegraba de hablar con ella. ― ¿Se puede saber que coños está pasando? –la voz de Jane en verdad sonaba furiosa. me tenías con el alma en la boca. ― ¿Sabes que David esta aquí? –Ariana no esperaba eso.Escritoras Excomulgadas de encima. Contentaron después del primer timbre. pero no le subiría el ego tan pronto. solo que mi vida se ha vuelto un caos. ― Sí. Un verdadero caos. ¿para qué enemigos? ― Ariana. No en vano la conocía.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 173 . Solo deje ir a David porque le hice que me prometiera que me ibas a hablar al momento de que te viera. ― A mí también me da gusto hablar contigo de nuevo Jane –dijo sarcásticamente Ariana. –dijo Jane ― ¿Qué está pasando Ariana? –Ahora su tono cambio a preocupación. Pero hoy en la mañana que David se fue casi corriendo. Se sacó el celular del pantalón. bueno. con amigas como tú. pero no pensé que fuera tan grave. te lo mereces por no decirme nada. que casi se pega con el mueble del baño. ― Vaya. empecé a tener mis dudas. ― Pues nada. yo lo sé todo. ¿Con quién podría hablar? Ariana alzó la cabeza rápidamente.

Mira. Al parecer anda con mis hermanos –Cuando Ariana terminó de decir eso. Silencio total. había dejado caer la bomba. ― Que podría estar embarazada. ¿Cómo que aun no ha llegado? ― Dije que aún no lo he visto. Jane. no que no haya llegado. ¿por favor? ― ¿Qué rayos puede ser más importante que el hecho de que me hayas ocultado que tienes hermanos y un padre agonizante? ¿¿Qué?? –Y Ariana se lo dijo. fue Jane la que rompió el silencio. ― ¿Hermanos? ¿De Dónde? ¿Cómo? ¡Ariana exijo saber que pasa! –Todo lo dijo entre gritos y más gritos. ¿Pero si tu papa murió hace años? Ariana. Al final. ¿qué coños pasa? –Esta vez Jane sonaba enojada. e iba hecho un rayo. Genial. pero ahora estoy metida en algo más grueso.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 174 . te prometo que te lo contaré. Natalia Trujillo . a ver. aun no he visto a David. –dijo Ariana. se mordió la lengua. muy enojada. ― Vale. ― Espera…. incluso más que mi padre se esté muriendo… ― Otra metida de pata. eso lo podemos dejar para otra ocasión. Ninguna de las dos decía nada. ― Ok. ― ¿Qué? –Gritó Jane ― Pero si salió temprano de aquí. no me gusta cómo suena eso. sonriendo por primera vez en todo la tarde ― Pero bueno. Peor.Escritoras Excomulgadas ― Empiezas a hablar como Margot.

― Jane. no había pensado en ello en todo el día. ― ¿Tú crees que estaría armando tanto jaleo si David ya supiera de mis sospechas? ― ¿Y de cuanto estas? ― ¿Qué? –Chilló Ariana ― Jane. ― ¿Qué? ¿Tanto alboroto y no sabes siquiera si estas o no? 175 . ― Mi cuñada. –dijo entre risillas Jane. Mira. ― ¡Jane! ― Mira. tan bueno estaba la cosa. la cuestión es que David y yo… ― se estaba ruborizando ― Bueno… ― empezó a carraspear ― Se nos fue de las manos. pero ahora que llegue. Y para que lo sepas.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I última palabra –podría estar embarazada. y entonces todo… ― ¿Quien es Eli? –interrumpió Jane. El punto es que yo –remarcando la Natalia Trujillo . ― Dios. que se te olvido. Es que no se… ― Asumo que David ya lo sabe. ― Cariño. Eso es todo. De… tú sabes –Estaba tan roja. no te hagas la graciosa. no serás la última. no eres la primera mujer. vas muy rápido. fue ayer. a ver. y no tomamos precauciones. fue solo una vez. y seguramente. Pero ese no es el punto. No nos acordamos en ningún momento…. Eli me dijo que David estaba aquí. que era probable que hubiera dejado de respirar.Escritoras Excomulgadas ― ¿Qué tu qué? ― Hay Jane –Ariana volvió a dejarse caer al piso ― Te juro que no sé qué hacer.

― Es increíble que sólo ha pasado un día desde que dejaste San Francisco. Natalia Trujillo . –Y Jane se partió de la risa. te metes en muchos problemas.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 176 . ¿no lo crees? ― Ni me lo recuerdes. Tranquila. como que de unos días para acá.Escritoras Excomulgadas ― Bueno. podría estar. Ariana. Ve ensayando. ― Ok. ― ¡¡Janee!! Necesito que calmes mis nervios. ― A ver. no que me pongas más histérica de lo que ya estoy. nadie la sacaba de ahí ― Ahora. respira…. ― ¡HAZLO! –Cuando Jane se ponía en un plan de mandona. ― Si. Cerró los ojos y siguió sus instrucciones. inhala. y yo podría ser hombre. ― ¿Un día? Pues a mí me parecen años. Ariana siguió el consejo de su amiga. las respiraciones de parto ayudan mucho. ― ¡¡Jane!! –Ariana gritó tan fuerte. ― Claro. ya estoy mejor –dijo Ariana. exhala. y mira ahora. ― Cariño. como dije al principio. ― Eso estoy haciendo –dijo Ariana cortante. no me gustaría estar en tus zapatos. que era poco probable que su cuñada no la hubiese oído.

–Su voz sonaba tranquila ― Bueno. entonces todo arreglado –Ariana abrió los ojos. siguiente ¿crees que David será un buen padre? ― Si –Eso lo pudo contestar rápidamente. serias. Es solo que tu cerebro no coordina lo que tu corazón le dice. que Ariana se lo tuvo que alejar del oído. Lo había visto con los niños. tan fuerte. amas a ese hombre. y era un hombre que estaba destinado a ser padre. quiero preguntarte algo simple. Mira Ariana. Ojo por ojo… ― Ok. Y sólo vas a contestarme con sí o no.Escritoras Excomulgadas ― Vale. La cuestión era si ella también lo estaba. ¿Entendido? ― Vale. ― ¿Amas a David? –Esta mujer iba directo al grano. Mira Ariana. A ver ahora sí. ― Si –dijo Ariana en un susurro. Sencillo. omitiendo el hecho de que no se qué pasa en tu vida aparte de David. ― Si.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 177 . Natalia Trujillo . ― ¿Sí o no? –Repitió Jane. ― ¿QUÉ? ¿NO TE ESCUCHE? –le gritaba Jane desde el otro lado del teléfono. vale. lo primero que tienes que dejar claro a tu mente. ― Cariño. ― ¡QUE SI! –le gritó Ariana a Jane ahora. ― ¿Qué? –Gritó ― ¿Eso es todo lo que me puedes decir? ― Claro que sí. es que tú. No tenía dudas sobre ello. mi querida amiga. tanto si estas embarazada como si no.

Y eso de que tu infancia ha sido mala. A no cometer Natalia Trujillo . mejor no. ― Lo sé. ¿Cual prefieres? ― A veces me sorprendes Jane. ― Tú no lo entiendes… ― Claro que sí. Eso lo único que te puedo ayudar es a ser mejor. ¿me vas a decir como esta eso de tus hermanos? ¿Y de tu padre? ¿El esposo de Margot se fue? No entiendo nada. o como una motivación. ― ¿Segura? 178 . ― ¿Te puedo contestar? ― No. nadie nace sabiendo. Tú lo puedes usar como una excusa. pero unos golpes en la puerta la pararon. ― ¿Ariana? ¿Estás bien? ― Si Eli. Soy un genio. Ariana abrió la boca para explicarle por lo menos algo. ¿Y si…. gracias.Escritoras Excomulgadas ― Pero mira. es la peor excusa que he oído.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I los errores de tus padre. ― Y ahora sí.? ― ¿Y si la luna es de queso? Ari. ― No sé qué haría sin ti. –dijo tapando el altavoz del celular. ¿Y si soy una mala madre? Mi familia no ha sido nada hermosa.

pero si no me hablas mañana. solo para informarte que los chicos ya están aquí. Tan pronto. sale sobrando. Te estamos esperando. Tanto si estas embarazada como si no. ― Jane… ― Ya la oí. primero tienes que reconocer en mente y alma. te dejo ir. ― Oh Jane. espero que me mandes un reporte completo de lo que sucede. Pero si… volteó a ver su reloj. gracias. Ariana oyó como los pasos se iban alejando de la puerta. ― Bueno. sólo me conformo con General. ― Cuídate preciosa. Había pasado más de media hora en el baño. ― Yo igual. ― Te quiero Jane. ― Aun así te sigo queriendo. que todas esas dudas son porque tu mente aun no trabaja con tu corazón. ― Coronel. Y saludos a todos por allá. pero mañana. ― De nada pequeña.Escritoras Excomulgadas ― Claro. Está bien. ― Lo mismo. Lo demás. y recuerda. Natalia Trujillo . a primera hora.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 179 . ― No. que lo amas. si mi coronel –le contestó Ariana. te busco por todo Chicago para darte caza.

Se echó un poco de agua en el rostro. y trató de ponerse lo más decente posible. Ariana se empezó a reír de sus pensamientos. “Tanto si estas embarazada como si no. Se acerco a la puerta.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 180 . Lo amaba tanto. Con ese pensamiento. Y se quedó ahí unos segundos.Escritoras Excomulgadas Ariana colgó. en verdad lo amo. Natalia Trujillo . Se paró y se recargó en el lavabo. abrió la puerta para irse a reunir con los demás. Sentía como si una gran roca se la quitara de encima.” Lo amo. sale sobrando. que lo amas. Lo demás. y tomó el picaporte. primero tienes que reconocer en mente y alma.

pero no sabía sí estas serían buenas o malas. mirando el celular. David lo zarandeó un poco. Pero Elizabeth me colgó. Pero Richard no contestaba. sintió que por un momento todo lo demás dejaba de existir. sin embargo. Estaba al borde de la locura.Escritoras Excomulgadas Capitulo 20 Luz de Luna En todo el transcurso de la búsqueda. sí. ― ¿Qué? ¿Y eso qué? Por Dios. Richard platicaba con Eli. Elizabeth me colgó el teléfono. Algo en su interior le dijo que eran noticias de Ariana. ¿le pasó algo? Después de un buen golpe. pero David solo estaba esperando para preguntar. Cada uno estaba sumido en sus pensamientos. ni David ni Richard se dirigieron la palabra. ― Contestas. ― ¿Es sobre Ariana? –le preguntó. que ya está en la casa. yo solo quiero saber si eran noticias sobre Ariana. 181 . ― ¿Qué? –Después de un segundo Richard despertó ― Ah.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I David vio que Richard atendía el teléfono. Richard regreso de su estado. Cuando vio que Richard se quedó literalmente pasmado. cuando Natalia Trujillo . –Lo primero lo había dicho como le hubiera dado el estado del tiempo. ― Me colgó.

eso sería solo por ese momento. se dirigieron a casa. Ella estaba bien. en verdad. ― Pero yo la… ― todavía no conocía bien Richard como para hablar de sus sentimientos ― Me importa mucho. ― Y. Richard llamó a su hermano. –Dijo David ― Pero Elizabeth me colgó. ― Oye. ― Bueno. ― Mira. pero aun axial.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 182 . Natalia Trujillo . está bien. te juro que… ― David lo interrumpió. Y lo era. ― ¿Por qué lo preguntas? ― Pues porque es mi hermana –decía esto como si fuera lo más normal. –Sonaba afligido ― Esa mujer a veces pienso que es mi calvario. solo que él se apenas se acaba de enterar de ese detalle. si le haces algo. ― Jamás tocaría a Ariana ― ― Mmm…. pues es nuestra vida privada. Ella no sabía que él había ido. David pudo respirar tranquilamente. Bueno. lo que sea. y después de una breve charla. ¿Qué relación hay entre tú y mi hermana? ― Le preguntó Richard.Escritoras Excomulgadas ― ¿Y no pudiste decirme eso desde antes? –exigió David. ― Mmm…. Yo estaba ahí. eso ya lo sé. ― Si. creo que hemos empezado mal. ― Oye. A mí. ya que cuando la viera le daría un par de nalgadas por meterle tanto miedo.

― Si. ― Ya decía yo de tanta preocupación. –Dijo Josh ― Está bien. casi –remarcó Richard. Pero se detuvo cuando se acordó que no levaba llaves. ― Dijo Richard mientras buscaba las llaves ― Es solo que si algo te llegase a pasar estando conmigo. El hermano de Ariana Natalia Trujillo . Aunque si fueras Josh. Entraron a la casa.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I se lo quedaba mirando espantado. Y honestamente. por lo que esperó a Richard. 183 . ― Vale. ― Mmm… Llegaron a la casa. No te preocupes por mí. David había saltado de él. prefiero estar entero. sólo abre ya la puerta. Al menos eso dice Eli. ― No me preocupo por ti. creo que prefiero el silencio a ese mmm… Richard lo miró fijamente y dijo. y era casi como si estuviera viéndolo ― quizás le haría un favor a la humanidad. Pero solo se encontró con Elizabeth y Josh en la cocina. ― ¿Te das cuenta de lo que hiciste? ¡Te podría haber matado! ― Ya casi estabas estacionado. y David arrasó con la mirada la estancia en busca de Ariana.Escritoras Excomulgadas ― Sabes. ― dijo cambiando su tono por uno de picaron. Margot me caparía como a un perro. y antes de que Richard estacionara el carro. para salir corriendo rumbo a la casa. ― ¿Donde esta? ― Tranquilo hombre.

Pero Elizabeth fue quien le contestó. ¿Será que ya había parado a loca su cuñada? Después oyó un grito. gracias. –le contestó ― ¿Segura? –insisto. –Y ya estaba dando media vuelta. ― David estuvo a punto de negarse. y se fue de nuevo a la estancia con los hombres. ― ¿Ariana? ¿Estás bien? –preguntó Eli.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 184 . Tocó la puerta suavemente. ― Desde que llegó se encerró en el baño. ― Voy por ella. No ha salido para nada. pero Elizabeth se interpuso en su camino. Eli salió y fue hacia el baño de abajo. ― Bueno. escucho que Ariana hablaba con alguien. ― ¿Y? –preguntaron los tres hombres en unísono. Ustedes los hombres no tienen tanto tacto. ― Creo que sería mejor que fuera yo. ― Si Eli. para solamente ver a Elizabeth venir… sola. Al acercase. Y más platicas.Escritoras Excomulgadas ― ¿No la visto? –sollozó David. Elizabeth se dio media vuelta. Todos estaban expectantes. Elizabeth alzó los ojos. Dicho esto. solo para informarte que los chicos ya están aquí. Hombres Natalia Trujillo . ¿Con quién rayos hablaría Ariana? ― Claro –Pero su voz no se oía muy convencida. Te estamos esperando. pero la joven tenía razón.

jamás. no un día. se detuvo.Escritoras Excomulgadas ― Viene en un momento. ― ¿Qué? ¿No les bastaron todas estas horas? –expuso Ricky. y la abrazó fuertemente. con sus ojos un poco hinchados. Pues Ariana estaba en el pasillo. Sobra más Natalia Trujillo . David corrió hacia ella. ― Pues… Sea lo que fuese que iba a decir. pero David ni le hacía caso. ― ¿Se puede saber que rayos estabas pensando? –Ariana se quedó sin palabras ante el cambio de humor de David. Cuando la vio. y de cómo cuando se había ido. le había dejado un hueco en su pecho. ― ¿Es que no te pones a pensar en los demás? 185 . el amor se había esfumado. sino horas. ― David. Sentir a Ariana entre sus brazos le provocaba la sensación de paz que jamás había sentido. pero venia ¿sonriendo? ¿Qué habría pasado en el baño? Y tenía su mirada enfocada sólo en una persona en la sala. no me dejas respirar –dijo Ariana casi sin aliento. Pensar que la había dejado de ver hacia tan solo unas horas. ― Pero… ― Alzó el dedo para defenderse. David la soltó. ― Pues la verdad… ― pero David no la dejo continuar ― Nos tenías a todos preocupados.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I decir quién era. No quería soltarla nunca.

― Oigan… ― Pero ninguno de los dos lo volteaba a ver. 186 . es que tú –dijo golpeándolo en el pecho. Déjame decirte una cosa. Y desaparecida –Ariana chocó contra la pared. pero ni Ariana ni David se acordaban de que no estaban solos ― Cariño. ― Pues tu –dijo señalándola con sus grandes manos. –Sola. lo que no lo es. Pero David no se dejo y le devolvió el gesto. ― Oyes… ― Richard ya se estaba metiendo en la plática. ¿tú qué haces aquí? ― Vine por ti. y haciéndolo Natalia Trujillo . se preguntó Ariana. yo que tu no me metería. pero como todo hombre. ― Si. Y dio el último paso ― ibas a seguirme.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I retroceder –me prometiste –un paso más para atrás ― que no –Ariana seguía avanzando y David retrocediendo. solo porque tú no me habías invitado. ― Además. y aun así. ― Espérate un segundo. yo te dije que no vendría. Y ella que venía pensando que amaba a este… loco. Primero que nada. Richard seguía caminando. e imponiendo su gran estatura ― me dijiste –un paso de reversa ― que Margot iba a acompañarte – otro más ― ¿Y con que me encuentro? –Ya había regresado todo su camino avanzado.― Le dijo Elizabeth. este no le hizo caso. seguía retrocediendo –Estabas sola ― ¿Por qué rayos no se defendía?.Escritoras Excomulgadas Ariana ya no pudo esperar para seguir con los regaños. Rectificó David.

te quiere. Eso es todo. ― Lo siento. cansado de ser ignorado. y se preocupa por ti. ― Ejem………. pensó Ariana. Ariana… ― David estaba a punto de decirle algo importante.. para después fue subiendo el tono. visiblemente molestos por la interrupción.Escritoras Excomulgadas ― Oigannn…. pero vengo por invitación de Margot. –empezó a toser. Igual que yo. ― ¡OIGAN! –les gritó Richard. ― ¿Y? –dijeron todos. ― Bueno –dijo Josh ― Yo solo quiero saber donde estaba Ariana. volviéndose hacia él. ― ¡¡¡¿¿QUÉ?!!! –gritaron Ariana y David. –Seguía Richard ― Pero viniste –le dijo Ariana. Richard pensó que se iba a desgarrar la garganta y esos dos ni cuenta se darían. ― Esa mujer… ― empezó Ariana. Igual que todos. este de David se las sabía de todas. ― Esa mujer. Natalia Trujillo . ― Oh –Ariana se sonrojó ― Acabé en el Lincoln Park. débilmente. ― Claro. todas. Richard hasta brincó. pero…. esperando a que siguiera. ― Pues solo para a decirles que por si lo había olvidado nosotros estamos aquí. ― Te lo dije –le dijo burlonamente Eli.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 187 . Maldición.

creo que ha sido un día agitado. –agregó Josh. y mientras tu durmiendo de lo lindo. lo mal que la debes de estar pasando. ya que tenían unos pulmones en excelente estado. –Ariana en verdad que se sentía apenada.― dijo Elizabeth hacia los demás. Me imagino. ― Bueno. ― Oye. Ariana se sentía conmovida. y empezó a hablar –Dios. cariño. Elizabeth cambio su estado de mamá lobo a dulce corderito.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I preocupados. 188 . Me quede dormida. Eso sí. me quede dormida en el parque – ¿Qué pensaban que había hecho? ¿Tirarse de un acantilado? ― ¿Solo eso? –Josh gano a los demás. Tuvo que bajar la mirada ― ¡¿QUEEE?! –todos le gritaron. me quedé dormida y… ― ¡Basta!― Gritó Elizabeth Al parecer todo mundo estaba en buena salud. –Y Elizabeth fue y le dio un abrazo. me tranquiliza que estés bien. ― Pues eso. Elizabeth la hacía sentir de verdad parte de algo. A todos nos tenías preocupados. te entiendo.Escritoras Excomulgadas ― Pues eso es todo. avisa. la próxima vez que decidas huir. ― Si. ― Oh… ― Ariana le devolvió el abrazo a Eli. ni que lo digas. ― Ariana. y solo eso. Sin embargo. nosotros aquí Natalia Trujillo .

El espectáculo que habían dado había sido asombroso. ― Eres muy dura. para no caerse de la risa. ― ¿Y tú qué? Si no me sigues. ― La verdad. había prácticamente corrido hacia ella. y le dio una sonrisa picara. llevándose siguiéndolos de mala gana. Tenía que ser honesta. ― ¿Qué? –Empezó a protestar Ricky ― Pero si todavía es temprano. ¿De dónde rayos sacaría tanta energía esta mujer? Elizabeth se quedó mirando a su esposo ― Y no me hagas enojar. ¿y qué haces aquí? ― ¿Es que no es obvio? –le respondió David Ariana respiró. Aunque lo primero. nosotros nos vamos a dormir. llevándose a Richard del brazo. era lo primero. y Josh Natalia Trujillo . Su David había ido por ella. –Dijo Elizabeth. Josh necesitó apoyarse en la pared. no sé qué decir. ― He dicho que ya nos vamos a dormir –dijo con una voz firme. Eli. ― Bueno. Al fin solos. No sabían que decir. ― Y por eso la amo –Dijo Ricky. –Le guiñó a Ariana. que no se me olvida que tienes una cita con el sofá.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 189 . demasiado justa. Ariana miraba a David. Ariana entendió la indirecta. y David a Ariana. también lo vas a acompañar. Basta de contraatacar.Escritoras Excomulgadas ― Bueno chicos. Pero Elizabeth era justa. a Eli de la cintura.

se fueron con la cabeza agachada. casi podía sentir sus labios. siempre su David. ― Sabes. Sus hermanos se quedaron mirando. ― ¡¡¡Joshua y Richard Mitchells. descansado su mejilla en el hueco debajo de su barbilla. y salieron en dirección a la playa. saborearlos. su David. yo también. Ariana y David podía oír cómo e iban culpando el uno al otro. David.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 190 . Alzó la mirada y se enfocó en sus ojos. Ariana corrió a sus brazos. escondidos entre los marcos. y rojos de la vergüenza. Traigan sus traseros para acá ahora mismo –Elizabeth en verdad sonaba molesta. estaban Joshua y Richard. Un florero cayó. –David le dijo entre risas. Natalia Trujillo . dejen de estar espiando!!! Parecen dos viejas verduleras. Era un acoplamiento perfecto. y estaban riéndose de ellos. Fue acercándose al rostro de David. Su corazón palpitaba como tambores. lo guió por la cocina. No querían ser testigos de lo que Eli les fuera a hacer. a veces extraño eso de que seas hija única. Ariana volteó a ver y en la entrada de la estancia. y de repente… Crash.Escritoras Excomulgadas ― Podrías decir que estas feliz de verme –Dijo David dándole su mejor sonrisa. Y entonces tuvo una gran idea ― ¿Sabes qué? Acompáñame. –también riéndose. Y David la abrazó como si única misión en la vida fuera tener a Ariana en brazos. ― Si. Ariana se asió de su abrazo. El rugir de las olas los llamaba. Ariana tomó a David de la mano.

Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I nada. y el manto oscuro sólo se cubría de estrellas y el gran astro nocturno. Yo siento haberme puesto tan… ― David buscaba una palabra que lo definiera. alejándose de la casa. pero sin tocarse. 191 . y aunque no oía Natalia Trujillo . y empezaron a pasear por la solitaria playa. sin mirarlo. se quedaron parados frente al lago.Escritoras Excomulgadas Capítulo 21 Luz de Luna Ariana puedo ver que sus hermanos se habían acercado por la ventana. oyendo solo la voz de la noche. observándolos partir. El tacto de la arena fría contra sus pies era tan relajante. David y Ariana dejaron sus zapatos cerca de la casa. Pero Elizabeth apareció detrás de ellos. Ella todavía no lo miraba. Al cabo de varios minutos de haber caminado. David se detuvo y se giró para verla. cada uno al lado del otro. que dejaba caer su brillante luz sobre ellos. Caminaron por unos minutos. en silencio. El lago Michigan estaba calmado. su oleaje era quieto. ― Lamento haberlos preocupado –dijo Ariana quedamente. por lo que solo estaban disfrutando. ― Lo sé. era claro que los estaba regañando cual niños pequeños.

Y eso es de tener miedo. Natalia Trujillo . ― No quiero compasión –respondió rápidamente Ariana. que llora. ― Sobreprotector –corrigió David. ― David. Te estoy dando mi cariño y mi apoyo –dijo David. Eli me contó lo que paso hoy. me la paso llorando todo el tiempo. ― Si. ― No te estoy dando eso. pero sonriendo ante el sentido de humor de ella ― Es solo que teníamos miedo de que algo te hubiese pasado. a mi también. y bueno. no quise decir eso. Sabes. mientras lo veía directamente a los ojos. te entiendo.Escritoras Excomulgadas ― ¿Enojado? ¿Pesado? ¿Cabeza hueca? –Dijo Ariana traviesamente. Antes era una persona firme. Maldición.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 192 . –Los dos se rieron un rato. es que ni yo me entiendo ahora. pero no pudo aguantar la fuerza de su mirada. ― Como te decía. por una parte. No sabía bien que hacer. ordenada. ― Es difícil cuando ella insiste. aun cuando su esposo me quiere matar. y la desvió. Pero algo le decía que tenía que abrazarla –Ahora has vuelto a ser una persona que siente. Estando con Ariana todo era tan diferente. amable pero sin acercarte demasiado ― mientras se acercaba a ella. estable. ― Antes eras una persona distante. me recuerda a Margot. Eli me contó… ― ¿Ya tuteas a mi cuñada? –le preguntó Ariana. con sus ojos azules prendidos a él –Tal vez podríamos encontrar un balance entre estas dos mujeres. y mira ahora. que ama ― La tuvo frente así.

y Ariana fue subiendo sus manos hasta enroscarla en su cuello. colocándola entre sus piernas abiertas. alumbrada solamente por la luz de la luna. ella lo había deseado. Ariana Natalia Trujillo . Le parecía a una diosa nórdica. Ariana lo besó. porque haré caer todas Pero mejor cambiemos de tema. se moría por hacerlo. sin ser consciente de que David la estaba devorando con la mirada ― Siento que hayas tenido que dejar San Francisco por mí. bebiendo de sus labios como dulce néctar. –Ariana resopló. para que el final. David se colocó detrás de Ariana. era un pecado andando. claro. ― Y no las sigas creando Ariana. ¿Me quieres contar que pasó en verdad hoy? Ariana asintió. abrazándola fuertemente. ― Por ti. David la abrazaba de la cintura. veía como su cabello se movía armoniosamente. mientras que el cabello de Ariana parecía que había adquirido vida propia. –Ariana sintió como David la apretaba más fuerte –Dices las cosas exactas en el momento justo. y rompes con todas mis barreras. con su tez blanca. hasta que solo tocaba sus labios superficialmente. y jamás me arrepentiría. pues se movía al compás. Ariana fue ralentizando el beso. apoyara su frente en su barbilla.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 193 . aun cuando se estaban gritando en plena cocina. Sabia tan bien. dejaría ir muchas cosas más. –Ariana alzó la mirada. ― A veces me abrumas con tantas palabras.Escritoras Excomulgadas El viento soplaba acariciándolos. Desde que lo había vuelto a ver. ― Sí. David la miraba fijamente. Y al fin lo pudo degustar. clavándola en la David –Demasiadas. y se sentaron en la arena. era un negro oleaje contra el viento.

quería odiarlo. Ariana acomodó su cabeza. David acariciaba su mano. Ese acoplamiento entre ellos era simplemente perfecto. ― Te juro que ha sido el peor día de mi vida. otra parte de mi quedarse donde estaba. Estaba tan cambiado. Yo quería salir corriendo. ¿Cómo estás?― David puso oír y sentir el profundo respiro de Ariana. Pero aun así. me quede. Solo falta que me caiga un rayo. ― Bueno. David sentía la respiración de Ariana.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . o me haga pipi un perro –Dijo sin sonreír ― Quisiera tener el poder de regresar las cosas. cada latido. ― Dime. cada suspiró en su cuerpo. Y sin embargo… ― ¿Y sin embargo qué? 194 Natalia Trujillo . estaba ahí parada. y olvidarme de todo. a un lado del hombro de David. eso no se equilibra con lo que me ha pasado cuando lo vi a él. volverme a encontrar con mis hermanos no ha sido tan malo. ― ¿Qué pasó? ― Es que no tienes idea. Al final ganó la parte más estúpida. David. y miraron el horizonte. era como si hubiera envejecido cincuenta años. y aun más. Quería gritarle.Escritoras Excomulgadas recargó su espalda contra su pecho. cuando lo vi. me acerqué. me ha pasado de todo en solo este día. no pude moverme. ― ¿En verdad? ¿Todo? –David la hizo mirarlo. David –su voz sonaba triste ― No sé. inmóvil. casi como si hubiese sido presa de alguna fuerza. en vez de los veinte. mientras que Ariana se deleitaba observándolo.

Que todos estos años solo he vivido a medias. Siempre rescatando a la damisela en peligro. David la abrazó fuertemente. ― Me duele verte así. Que me sentía tan triste.Escritoras Excomulgadas ― Y sin embargo algo me decía que lo abrazara. Tal vez su respiración le indicó o tal vez. Y como una zombie lo iba tomar. a pesar de no estar viéndola a la cara. El hecho de que lo haya mencionado fue lo que me sacó de transe. ― Odio ser la damisela en peligro –Ariana rezongaba como una niña de cinco años. sus almas estuvieran tan conectadas. que le dijera que me había hecho mucha falta.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 195 . ― Bueno. rodeando todo su cuerpo con el suyo. Natalia Trujillo . Elizabeth me dijo que te quedaste sola con Sebastián. este bien. supo exactamente el momento en que Ariana empezó a llorar. David. solo tal vez. –Ariana suspiró. David tomó su mano y la entrelazó con la suya. no sé qué contenía. pequeña. empezaron a deslizarse. ― No sé cómo me aguantas. ― Y a mí me duele que siempre me estés rescatando. eres la damisela que se mete en demasiados problemas. Entonces no pude permanecer un minuto más ahí –Las lagrimas que Ariana estaba tratando de aguantar. pero entonces el mencionó el nombre de mi madre. ¿Por qué saliste huyendo así? ― El me quería dar un sobre. ― Soy tu príncipe azul. y que de a los minutos saliste corriendo de la casa.

Ariana lo necesitaba. Era solo suya. En verdad que lo necesitaba sentir dentro. para tener mejor acceso a su boca. ― Te amo. era un vino exquisito. ― David… ― Dilo pequeña. llenándola por completo. descansando su mano en su cintura. alzó la mano izquierda para reposarla en su mejilla. aun cuando ella sólo se las había dicho una vez. Era increíble que peleara por ella. El único en su vida. Porque te amo Ariana giró la cabeza para verlo. El seguía ahí. pero sin dejar de besarla. David profundizo el beso. y se encontró con tanto amor que no pudo resistir.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 196 . que estaba con ella en los malos momentos. mientras que el. ya que al fin su todo su ser estaba de acuerdo. Amaba a David y se sentía agradecida por ese hombre. A su lado. David no se cansaba de repetirle esas palabras. era algo aditivo. y lo fue acercando a sus labios. Y aun así. Los besos iban aumentando. Al fin pudo sentir a Ariana rozar sus labios. pues quería que ella tomara la decisión. Lo miró. introduciendo su lengua. Suya para siempre. a pesar de que ella lo había alejado una y otra vez. Movió su cuerpo. probando su sabor. David no hacia ningún movimiento. No podía dejarla.Escritoras Excomulgadas ― Fácil. Ariana se acunó e su regazo para tener un mejor acceso a su rostro. recargado sobre su peso sobre su codo. no se sentía egoísta. Dejo a Ariana acostada. Ese pensamiento elevó su excitación. y él era su catador. Natalia Trujillo . David fue descendiendo con ella sobre la arena.

saboreando cada beso. o cualquier lugar celestial. bajando para lamer sus labios. y volvió a su tarea de quitarle la camisa. Ariana no se lo estaba poniendo para nada fácil. Lo besaba como si la única forma de seguir viva. Estaba completamente duro. y que iba perdiendo cada vez más la batalla. ― Ariana. alguien nos podría ver –Pero por la voz de David se oía que titubeaba. tenerlo ahí. haciendo que Ariana echara su cabeza hacia atrás. ― Pero nadie ha pasado desde que estamos aquí –Ariana termino de desabrocharle la camisa. fuera a través de él. y descendió para apoderarse con su boca hambrienta de sus tetillas. Pero Ariana bajo la cabeza. Al frotarse contra él.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 197 .Escritoras Excomulgadas Ariana se aferraba a él con fuerza. ― Shuuu –susurró Ariana contra su oído –Te deseo David. Era como si fuera la más natural entre ellos dos. Empezó a desabotonar su camisa. ― Ariana. tenemos que parar. Su cuerpo se arqueaba por sí solo. Ahora ella se paró y dejó a David sobre la arena. con ella. y ya iba por el segundo. la gloria. y tú también – Ariana acarició con su boca el lóbulo de su oreja. para abrirla. El primer botón desapareció. Se zafó del agarré de David. para después darle un pequeño mordisco. y cada caricia. Ariana cambio los papeles en la seducción. Natalia Trujillo . ante sus propias exigencias. Era el cielo. David gimió. y lo envolvió en su nube de pasión. Se sentía tan bien. Y ella estaba preparada para recibirlo. David bajo por el cuello. puedo sentir la prueba fehaciente de su excitación. No podía esperar. y admirar el pecho de David. cuando David la tomo de las muñecas.

― Cariño. ― Ari. sus manos estaban ocupadas tratando de desabotona ese cinturón junto con su pantalón. y descendió hasta poner su rostro contra el de él.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 198 . ― Justo lo que quería oír. –iba a seguir protestando cuando ella habló. es solo…. David rebuscó lo último que le quedaba de fuerza de voluntad. Claro que quería hacerle en amor. te haré una sola pregunta –Ariana se elevó. a succionar la piel de cuello. –Ariana se colocó a horcajadas sobre David. ― David. Pero tal vez ese no fuera un escenario propio para ella. no voy a poder aguantar mucho más –David prácticamente estaba suplicando. David abrió los ojos. Lo hago pensando en ti ― Vaya –Ariana acarició su erección provocando un gemido de dolor y placer proveniente de la garganta de David ― En verdad veo que estas pensando en mí. ― No puedo esperar David. Era una tortura. David tenía los ojos cerrados ― No cuando te tengo aquí. en la casa estarás más cómoda. y lo miró a los ojos seriamente – ¿Quieres o no hacerme el amor? ― Claro que sí. Mientras. sólo para mí. Ariana empezó a lamer su mandíbula. probándolo centímetro a centímetro. Más que nada. podía sentir su aliento contra el suyo.Escritoras Excomulgadas ― Ariana. Ariana sonrió para sí mima. vamos a la casa… ― la voz de David cada vez se oía menos convencida. Natalia Trujillo .

con boca y manos. Comenzó a chupar uno a uno sobre la fina tela. en la cocina. ― Eres una mujer brillante –le contestó David. ― En la playa. pero sólo contigo. Los papeles cambiaron.Escritoras Excomulgadas Pero antes de que Ariana pudiera descender. con su boca contra su yugular. Ariana gimió cuando la lengua de David entró en su boca. pues ahora el seductor era él. –dijo posesivamente David. introducido sus manos para acariciar la piel hirviendo de su amada. porque él no sería capaz de aguantar a llegar a la casa. exigiéndole. ― ¿No te incomoda hacerlo aquí? –Por Dios. David fue subiéndole la blusa. David la giró para acostarla boca arriba. antes de devorar a Ariana. provocando una fricción que la encendió aún más. pensó David. siempre conmigo.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . Y ella le correspondía con la misma pasión. mientras que David la miraba. que dijera que no. si regresamos a la casa. Cuando su cometido. en la ducha. tendremos compañía no grata para esta situación –dijo Ariana entre beso y beso. en el piso… cualquier lugar. en el auto. ― Ya lo sabía –Contestó ella. 199 Natalia Trujillo . David estaba concentrado en darle tanto placer. David vio sus hermosos pechos lechosos pidiendo a gritos por él. ― ¿Qué dijiste? ― Dije que además. y ella su víctima. ― Sólo conmigo. si era posible. que apenas noto que Ariana le hablaba.

siguiendo del sujetador. pues hizo contacto con la saliva de David.Escritoras Excomulgadas Ariana sujetaba su cabeza. se sentó erguido. mientras que el pantalón de Ariana junto con su ropa interior. En esa posición Ariana sentía cada centímetro de la excitación de David. Piel contra piel. pues sentía que era una forma de hacer que su cuerpo no explotara en cualquier segundo. Estaba completamente preparada para él. y la bella luz de luna caía sobre 200 . abrazados. Cerró los ojos. me has hecho tanta falta. Pero necesitaba sentirlo aun más cerca. Mientras que él iba subiendo hasta su clavícula. David la estaba matando. que no duró ni cinco segundos sobre su cuerpo. y la arena de por medio.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I cabeza. Ariana dejó sus pechos al nivel de la boca de David. posó besos sobre el hueso. Amándose de una manera ancestral y primitiva. Era una agonía que no podía prolongar demasiado. y desnudos. En un frenético arranque de ropas. cayeron a la arena. ― No más que yo. Cuando David pasó al otro pezón que exigía su atención. David no creía poder aguantar un segundo más. y Ariana convulsionó de placer. pues sentí como su cuerpo empezaba a emanar lava de entre sus piernas. pues no quería que parara. Y ahora déjame amarte. cualquiera que esta fuese. Las olas llegaban a la orilla de la playa. siguió la misma dirección. Y sin ningún ápice de delicadeza. y al llegar. como la naturaleza pedía. Tomó posesión sus pechos mientras la agarraba de la espalda. colocándola a ella a horcajadas sobre él. Y al fin. Al estar sentada sobre él. y haciéndole levantar los brazos para después quitarle la blusa por la Natalia Trujillo . ― David. los animales cantaban alrededor en una sinfonía. el viento los rozó. la camisa que David tenía abierta salió volando. fresca todavía. y este entendió rápidamente la orden silenciosa. para apretarla aun más a ella. Te he extrañado tanto.

Ariana se impacientó. pues la cima del placer estaba tan cerca.Escritoras Excomulgadas ellos. la suavidad que lo rodeaba…. Dejo caer su frente contra la de ella. delicadamente. David encontró su pequeño botón y la acarició. Retomó una vez más su peregrinación por el cuerpo de Ariana. de su cuerpo. suave. de sus seños. Esa mujer esa su perdición. Las estrellas brillaban tan radiantemente. Pero él tenía otros planes. Ariana gritó de placer. pues toda su concentración estaba centrada en aquella mujer que lo volvía loco de deseo. sin dejar de beber de ella. Y Natalia Trujillo . Bajo lentamente su mano por su vientre.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 201 . y él se detuvo. Ariana quería lo quería sentir dentro desesperadamente. Aquella luna era la única testigo de este acto de amor. de su cuerpo. En aquella mujer que le inflaba el corazón con el más puro sentimiento que existía sobre la faz de la tierra. para después introducir un dedo dentro de ella. su cuerpo le exigía a voces que culminará. donde la acarició. y cargando con el peso de David. Ariana se movía de forma que la erección de David que quedó colocada para penetrarla. le quería proporcionar el mayor placer posible. que David sintió que en ese momento se correría. Ariana quería gritar. David la ignoro por completo. Sentir como su calor lo envolvía. alumbrando sus pálidas pieles. Su boca seguía explorando. Ariana elevaba las caderas. fundirse con él. pero antes. Sentía que en cualquier momento explotaría. Se movió sobre su dedo. siguiendo el ritmo de David. pero necesitaba tocarla. Por dios que moriría en cualquier segundo si no lo hacía. Su amor. Estaba tan húmeda. Acostada boca arriba. obligando a David a aumentar la caricia. A pesar de que la arena le estorbaba.

David tuvo que hacer acopio de toda su fuerza y no derramarse en ese momento. deleitándose con el momento. quitándoselos. Ariana ya estaba trazando un plan de castración si David la dejaba en ese estado. ― Dios. pudo sentir como sus tendones se contraían. pero tampoco quería arriesgar a Ariana.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 202 . y liberando así su miembro que estaba más que listo para entrar en ella. ― Yo también David. David se maldijo a sí mismo. Por tanto. ― David. Ariana notó como el cuerpo de David se quedaba estático. No podemos seguir. más perfecta que podría ver en toda su vida. como te deseo. y David la besó dulcemente en los labios. más hermosa. Ariana se dejó caer en la arena. solo así encontraría la paz tan anhelada. y el aliento la abandonaba por unos segundos. Eso era malo para su estado. sin moverse. Pero necesitaba hundirse en ella. ― Pues que no tengo ningún preservativo conmigo.Escritoras Excomulgadas al final. No podía parar. ― ¿Que quieres decir con que no podemos? –Cambio su tono de voz rápidamente. Ariana le ayudó a desabrochar los pantalones por completo. Ariana. y quedó de piedra. No podría seguir adelante. El obsérvala alcanzar el orgasmo era la escena más erótica. No tenía ninguna protección a la mano. tú… Natalia Trujillo . y David hizo el resto. no podemos seguir. ¿Qué sucede? ― Ariana. fue en busca de su cartera.

estaba sacando conclusiones de su última noche en San Francisco. No habían pensado en eso. cuando habían hecho el amor. su expresión que había denotado pasión y entrega. contrariada por el cambio de actitud de David. El día de su despedida en San Francisco. y bajo la mirada. ¿Qué le estaría pasando? Pero su instinto le dio la respuesta.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 203 . Natalia Trujillo . Ariana respiró profundamente. ― Ariana… ― David estaba inmutado. ― ¿Qué? –David salió de su aturdimiento ― ¿Sospechabas que podías estar embarazada y no me lo habías dicho? Ariana se retrocedió un poco. y por la cara que tenía en esos momentos. Miró a Ariana quien de seguro no tendría idea de que podría haber quedado embarazada. David sintió como un escalofrío le recorría por toda la columna vertebral. David estaba casi seguro que no sabía que aquel día no había utilizado nada para protegerse. un futuro. David se había detenido porque no llevaba protección. ― Déjame decirte que yo también lo he pensando. ahora reflejaba duda y preocupación. que opinaría Ariana de eso. Pero la cuestión seria saber.Escritoras Excomulgadas Y la frase se cortó. Una familia. Pero la idea de que un bebe estuviera creciendo dentro del hermoso cuerpo desnudo que tenía enfrente fue mágica. Ariana pero podía ver que él mortalmente pálido. No sabía cómo reaccionaría David. Ariana observó detenidamente a David. no habían usado nada. Los rayos de luna alumbraban la noche.

pero Ariana recapituló en su reacción. ― Déjame hablar. pero quizás no quisiera convertirse en padre. y de buenos consejos de mujeres muy sabias e inteligentes. Siempre había asumido que la aceptaría. Era presa del pánico. o algo por el estilo. Pero después entre en razón a base de regaños. Quizás sería muy pronto. y ahora no podía parar. Quizás podría estar embarazada. –Ariana trató de sonar serena ― Y he de confesar que al principio. Y que si… ― ¿Tú no quieres… tú…? –Ariana no pudo continuar. –Ariana lo abrazo fuertemente.― Ariana lo tomo de las manos ― Si te tengo conmigo… si tú estás conmigo. Natalia Trujillo . solo ha pasado un día. Habló para sí misma –A menos que… Pero no pudo seguir. El la amaba. supe que no había nada por lo que temer. La amaba.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 204 . todo estará bien. pero no sucedía nada. A ella. dudosa ― David. y al posible bebé. ya no tengo miedo. Su voz se quebraba en cada intento.Escritoras Excomulgadas ― David. pero estaba en mortal silencio ― O más que eso. No sabía qué hacer. Mi cabeza esta confundida ― Ariana… ― Pero Ariana ya había agarrado el valor suficiente para hablar. Sentía un nudo en la garganta. que pensar. Pero es algo que nos averiguaremos con el tiempo –Se acercó a él. estaba aterrorizada. Todo está bien. –Ariana esperaba que David dijera algo. y ella a él. Lo habían dicho. mientras que las lágrimas estaban empezando a acumularse. Ariana esperaba un abrazó. la llenaría de besos. Ariana jamás se había planteado la idea de que David no quesera tener un bebé. Nunca había dudado en que David brincaría de felicidad. pero David aun no reaccionaba.

–Mírame –suplicó. Empezó a sollozar. pero David no se dejo amedrentar tan fácil. pero se mordió los labios. Estúpida. pero ella de deshizo de la caricia con un duro movimiento. ingenua…. ― Y yo te he dicho que te detengas.Escritoras Excomulgadas Ariana se giró. Que tonta había sido. ― Ariana… ― David al fin había reaccionado. la tomó de las muñecas. con una voz baja. desvió la mirada. menos al hombre desnudo que tenía enfrente. Ariana no sabía que más gritarse interiormente mientras el sufrimiento la demolía por dentro. detente –David la trataba de detener pero Ariana no se dejaba tocar. mírame –David le estaba rogando. que aunque a veces me dan ganas Natalia Trujillo . ― Ariana. ilusa. y que le acababa de romper el corazón. Fijó su mirada hacia la derecha. pero sus piernas no la dejaban. Miraba a todos lados. haciendo que la lagrimas siguieras ese curso. ― Déjame… ― Las lágrimas ya estaban empañando su vista. Trató de tomarla del brazo. ― ¡He dicho que me sueltes! –Soltó un grito de dolor más que de enojo.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 205 . por lo que hizo lo que le pidió. Era una tonta. colocando todo su peso encima de ella. y para ella su voz era como un imán. y que no podría ver vida sin ti. –Por favor ángel. –Ariana trató de forcejear. estaba avergonzada por completo. Trató de pararse. Ariana sentía un dolor terrible en el pecho. Sus sollozos dieron paso a verdaderos gemidos de dolor. pero era obvio que no podría contra él. pero sus lagrimas no dejaban de caer ― Estoy en tan sorprendido que no sé por dónde empezar –Ariana aguardó esperando a que él siguiera –Sólo por decirte que eres las mujer más hermosa que conozco. tirándola sobe la arena.

y a la vez.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I eres la única mujer en mi vida. ― Bueno. ― ¡Oh David! –Ariana lo abrazó fuertemente. tu frescura. y digamos que con esto. y ver cómo crecen dentro de tu cuerpo. pero que siempre estaré para ti. Haré lo que tú decidas 206 . Ariana se dejo ir por unos segundos. ― ¿Te importa? –murmuró Ariana ― Me importas tú. del universo entero –rectificó. Que me partes el alma verte llorar. para bajar su mano libre y acariciar su vientre. adoro tu genio. Y que sería el hombre más feliz del planeta –bajo su cabeza y rozó su nariz con la suya ― No. ahora y siempre.Escritoras Excomulgadas de retorcerte el cuello. ― Es solo que yo pensé… ― Pero David tapó su boca con la suya. de que sepas que Natalia Trujillo . hasta que David terminó el contacto. De tener una prueba de nuestro amor. Ariana seguía llorando. ni siquiera yo. pero ahora está el punto de que podrías no estarlo. ― Shuuu… Se lo que pensaste. y perdóname por no haber reaccionado a tiempo –David la besaba una y otra vez –Que… –un beso –yo pensé… –otro beso y soltó la muñeca restante –que tú no querrías… –un beso más largo –pero al oírte decir todo tu discurso. escondiendo su rostro en su hombro ― Por un momento sentí tanto miedo. tu independencia. aumentamos nuestras probabilidades. soltándole una muñeca. pero no sabía si era de dolor o de alegría ― Si me hicieras el honor de engendrar mis hijos. no sabes lo feliz que me hiciste. besándola posesivamente. Que jamás permitiría que nadie te pusiera un dedo encima.

pero si penetrarlo todavía. No tenía idea de porque Ariana le agradecía. ― Tú vales la pena. ― Pagaras por esto. David estaba besando los ― David. Ariana hizo que David se acostará boca arriba. ― No. Y ahora déjame demostrártelo. ― No tienes… ― Claro que sí. Ariana sentía que su corazón iba a estallar de alegría. para sentarse a horcajadas sobre su cuerpo. ― Cuento con ello –dijo envolviendo su cadera con sus muslos. de regocijo. Tomó su miembro en sus manos. mientas las miradas de 207 Natalia Trujillo . y mordiéndole la oreja. jugando con él. Aun cuando yo huía a cada segundo. y ahora ¿por dónde íbamos? –Ariana lo atrajo hacia ella ― Me parece – dijo Ariana subiendo las manos por su trasero desnudo –que por aquí –dijo mientras le daba un pellizco. Sus miedos se estaban yendo uno a uno. tú ibas detrás de mí.Escritoras Excomulgadas ― Bien. acariciándolo. gracias. por todo. por no dejar que mi pasado caiga sobre nosotros. abriendo las piernas. Gracias por amarme.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . Nunca permitiste que te dejara. Y estaba en los brazos del mejor hombre de la faz de la tierra. ― Gracias por luchar por mí. ― ¿Qué? –David se detuvo. tú la vales.

caliente. Ambos aguantaron la respiración. y podían escuchar las olas chocar. deslizándose sobre la tierna carne. mientras que David la sujetaba de la cadera. y se aferró a sus caderas. afuera. su cuerpo estaba goteado. David seguía esperando a que Ariana diera el primer movimiento. porque si no empezaba. elevándola para dejarla caer. El resto lo hizo él solo. dejando atrás todo juicio. Después de todo. cubierto de perlas de sudor. Ariana se aferraba al pecho de David. la marea iba subiendo. Entonces Ariana se movió. esperando a que Ariana lo llenara. completamente excitado en tan solo unos segundos. David lanzaba su cabeza hacia atrás. mientras tomaba las manos de David y las colocaba sobre sus pechos. pero David no pudo esperar. pues su juicio estaba haciéndose jirones. disfrutando el momento. buscando el paraíso. Ariana empezó a cabalgarlo lentamente. el lo haría por ella. Entonces. La arena se les pegaba a todo el cuerpo. en ese Natalia Trujillo . Ariana estaba apoyada con las manos sobre sus piernas. y tensando la mandíbula. Ella seguía aumentando el ritmo.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 208 . Tomó su órgano largo.Escritoras Excomulgadas ambos estaban fijas. estaba duró. Adentro. a que impusiera el ritmo. mientras Ariana movía su cadera seductoramente. Aumentaba cada acometida. David no se movía. dejó que David entrara en ella. por ella. Se quedaron quietaos unos segundos. y el cuerpo echado hacia atrás mientras se mordía el labio inferior. Pero nada de eso les importaba a ninguno. David aguantó más. Ariana se apiado de él. ella sería la seductora. en círculos. conteniendo gemidos. y quería dejarle esa opción a ella. Aunque lo estaba cada vez dudando más. Ariana estaba completamente húmeda. que David entró en ella de un solo golpe. y con un lánguido movimiento. y con la mano lo dejo en la entrada de su cueva carnosa. y fue exquisito. Ariana adoraba tenerlo en esa posición. Los dos gemían de placer y locura.

David la aferró a su cuerpo. Pero por lo mientras hay que aprovechar la playa Natalia Trujillo . sus manos apoyadas sobre él. amándose como lo han hecho hombre y mujer desde los tiempos remotos. y verla alcanzar su cima.Escritoras Excomulgadas momento. casi inmediatamente después de Ariana. necesitaba sentirla profundamente. pero se obligo a mantenerlos abiertos. ― Encantada. y bailando eróticamente sobre él. y la envolvió con su propio cuerpo. en el piso… me encantaría probarlas todas. Dejaron pasar unos segundos. pero nunca dejándola de observarla.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 209 . Oír esas palabras. gritando una y otra vez el nombre de David y repitiéndole que lo amaba. sonrosada en sus mejillas. y Ariana alcanzó su orgasmo. pues el paisaje era más hermoso. de su garganta emitía un chillido de goce. Sintió como su cuerpo se empezaba a convulsionar. ― No sería mala idea. y su garganta completamente tensa. ― ¿Qué cosa? ― Tú lo has dicho. gritando débilmente. en la ducha. su boca entre abierta. dejando que los espasmos pasaran. con cada acometida se iba introduciendo cada vez más en el fondo del su ser. Con su cascada negra cayendo hacia atrás. David aceleró los embates de Ariana. en la cocina. y después Ariana se acostó a un lado de David. hicieron que David también alcanzara el suyo. Quería cerrar los ojos. solo existían ellos dos. David supo que esa sería una imagen que quedaría grabada para siempre en su memoria. en el auto. respirando apresuradamente.

amándose por una vez más.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 210 .Escritoras Excomulgadas ― Eres una brillante mujer ― Ya lo sabía. pues la luz de luna alumbraba a estos amantes. Y se abrazaron. Natalia Trujillo . Y Ariana había encontrado su hogar al fin. La oscuridad reinaba parcialmente. El oleaje había regresado a la calma.

acostados en la playa. probablemente ya estén durmiendo –murmuró Ariana a David. supo que tendrían que irse. ― Pequeña –le empezó despertar. 211 . acariciándole la mejilla suavemente. David pasó una mano sobre los hombros de Ariana. y partieron rumbo a la casa.Escritoras Excomulgadas Capítulo 21 Primera Noche Pasaron un tiempo. y vieron que todo estaba oscuro. Llegaron a la puerta de la cocina. A lo mejor se habían ido a descansar. Sin embargo. mientras él la observaba detenidamente dormir. Cuando estuvieron más o menos decentes. Ariana estaba profundamente. Ella Natalia Trujillo .Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I estaba aferrada a su cuello. y para cuando David sintió que Ariana empezaba a tiritar del frió. la temperatura empezó a bajar. ― Tenemos que regresar. mientras él la tenía abrazada de la cintura. y con la otra tomo la suya. Entraron sin hacer el menor ruido. ― Mmmm…. agradeció que hubiesen dejado abierto la puerta. y la colocó sobre su pecho. ― No hagamos ruido. abrazados uno con el otro. Se vistieron en un silencio cómodo. –Ariana empezó a salir de su sueño. sacudiéndose la arena que tenían pegada al cuerpo.

seguida de una luz. –Dijo rápidamente Ricky –Sólo quiero que descanse. Todos estaban susurrando. ― Claro. ― No hables tan fuerte. la podrías despertar –dijo Ricky. mientras que Josh asentía enérgicamente. ― Pues la verdad es que estuvimos a punto de irte a buscar. ― ¿Y eso supone algún problema? ― Claro que no. pero tienes un ángel de la guarda que te cuida en todo momento. a un lado de Ricky ― ¿Josh? Ariana no odia creer que ese par de locos estuvieran ahí. Se sentía como una colegiala.Escritoras Excomulgadas ― ¿Se puede saber qué horas son estas de llegar? –dijo una voz. ― ¿Qué sucede? –dijo en el mismo tono inquisidor. mostrando el rostro de Ricky. Ari que eso era. Ariana notó que había algo extraño. En verdad era una colegiala. ― ¿Por qué tardaron tanto? –preguntó Josh ― ¿Qué? –Ariana no podía salir de su asombro. ― ¿Ricky? ¿Pero…? –Y otra lámpara se prendió. Pues pobres de ellos. Por eso susurraban. ― Eso quiere decir que Elizabeth se dio cuenta.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 212 . y los regaño. Es que esperas a alguien más –dijo con una mirada acusadora. ― ¿Seguro? Natalia Trujillo .

― Espera. pero Ricky le tapó la boca rápidamente. Ninguno de los dos dijo nada más. Los hermanos ― No quiero saber más –dijo Ricky separándose de Ariana ― Dios. ― Chicos. Sólo estábamos preocupados. eso es todo. ― ¿Tan poco fue? –dijo con una sonrisa picara. ― Muchas gracias por su preocupación. Simplemente le gustaba la escena. ― ¿Y por eso mandaron casi tres horas en la playa? –Josh estaba demasiado cerca de David. ― No creo que se hubieran sentidos cómodos con… nuestra charla. ― Bueno… ― Ariana abrió la boca como si fuera a emitir un grito. Natalia Trujillo . Se inclinó ante cada uno. y mira como nos tratan. por si no se han dado cuenta. Además David y yo tenidos cosas pendientes que resolver. aquí nos tienes preocupados. Estuvimos a punto de salir por ustedes en varias ocasiones. de Ariana peleando contra ese par de chiquillos. ― ¿Poco? ¡¡¿¿POCO??!! Tienes suerte de que Elizabeth nos controlara. Eso hizo que sus hermanos se enojaran aun más. ya no soy una niña. lo agradezco.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 213 . David no dijo nada. y les dio un beso en la mejilla. –dijo David.Escritoras Excomulgadas ― Absolutamente.

Natalia Trujillo . ― En la habitación de invitados. Sólo te puedo decir que Margot dejo ciertos términos… con tus hermanos. Josh alzó la mirada al cielo. pero Joshua actuó rápidamente. ― Sin comentarios. ― Que les parece si se callan los dos. Elizabeth ya la dejo arreglada. Y dijo que si no dormías ahí. eso esto. cumpliría las amenazas de Margot ella misma. ― Creo que el sótano estaría perfecto –dijo mirando a Ricky. Vayamos a dormir. Ariana los observó a todos. ya que no sabía a qué referían. mientras que David estaba aguantando las ganas de no reír a carcajadas en ese momento. ― Yo solo tengo una duda.Escritoras Excomulgadas ― Bueno. o levantaré a Eli –Después se volteó a David con una sonrisa –Creo que te podrías quedar… ― pero de nuevo la interrumpieron. Pero David alzó la mano. ¿Dónde voy a dormir? ― Pues… ― Empezó diciendo Ariana. ― ¿Qué amenazas? ¿De qué hablas Ricky? –Pero este no le dijo nada ― ¿David? ― Después te cuento cariño.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 214 . ― O quizás el ático –agregó el otro. han sido muy buenos. ― Por lo visto. extrañada. quedándose pensativa. como niño en la primaria. Se están comportando muy bien.

― Si por mí fuera… ― empezó Ricky. con su gran pelo Natalia Trujillo . Giro la cabeza hacia David y le guiñó el ojo. lanzándole la mirada de “O llamaré a Elizabeth” ― Estarías en la suite principal. o captaron. pero ninguno de los dos se movió. Ese par solo le provocaba risa más que miedo. pero esa ya está ocupada. Después empezaron a subir por las escaleras. ― Agradezco el gesto –Dijo David. ― Bueno. Entre todos le enseñaron su habitación a David. o dejaron ir. Era una habitación hermosa. Le llamo la atención el hecho de que hubieran fotos en la recamara. David le devolvió la sonrisa. Ariana empezó a jurar mentalmente. y cada vez que podían fulminaban a David con la mirada.Escritoras Excomulgadas Los hermanos miraron con cara de enojo a David. Ariana se tuvo que aguantar las ganas de reírse en ese momento. siguiendo la broma. Entre los dos tomaron a Ariana cada uno de un brazo para sacarla de la recamara. ya es tarde –dijo Josh ― Tenemos que irnos. Ariana esperaba a que se fueran. mañana nos espera un largo día. pero no dijeron nada. ― ¿Qué? –dijo Ariana plantándose enfrente de él. rumbo… ¿a su habitación? Da la casualidad de que su cuñada había puesto a David en la habitación contigua a la suya. ― Muchas gracias por su hospitalidad –dijo David.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 215 . Cuando viera a Elizabeth le daría las gracias. Era una versión infantil de Ariana. Se acercó para verlos con más detenimiento. enviándoles una indirecta que estos ciertamente. David estuvo paseando por la habitación. aunque a sus hermanos no les hizo mucha gracia.

Suspiró. Sacó un par de pantalones limpios de pijama. ― Amigo. y se fue a tomar una ducha. sino que al fin se había abierto a David. Miró su miembro. Incluso pensaba seriamente si no habrían sido capaces de instalar todo un sistema de alarma en el cuarto de 216 . Cada una. y se colocó una bata. Salió de la ducha. y no solo oír las sesiones de amor. Su corazón se hinchaba de amor por él. Cuando fue a entrar al cuarto.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I Ariana estaba en la bañera de su baño. ahora que lo pensaba. Aun así. No podía confiar del todo en sus hermanos. Y se fue a tomar una ducha fría. se quedó parada.Escritoras Excomulgadas azabache. Al mismo tiempo. ahora tenían una segunda. cuarta… Se ruborizó al recordar lo sucedido en la playa. tercera. pues tenía arena por muchos lugares indeseables. Se veía claramente que la amaban y agradecía infinitamente a Margot que nunca la hubiera abandonado. Además. si estaban embarazados o no. hizo que David se pusiera duro automáticamente. abrazando a Margot. Recordaba cada palabra de David. ¿Qué rayos hacia ahí? Abrió la puerta sigilosamente. recordar la pasión y la entrega con la que se habían amado anteriormente. Natalia Trujillo . y sacó la cabeza para ver si no había nadie. y a Steven. amarrándose la bata. tendrían que ver. la arena no era tan sexy en su cuerpo. Había sido el momento más hermoso de toda su vida. apoyándola en todo momento. pues sentía como sus músculos se relajaban a cada segundo. Pero si no había sido a la primera. y ahora el estaba con ella. tú y yo tenemos que llegar a un acuerdo. descanso un momento.

Vio que David estaba en la cama acostada. Ariana dudo unos segundos sobre si entrar o regresar a su cuarto. ― ¿Qué haces aquí? Pero Ariana desvió la mirada hacia su miembro erecto. despacio. muy despacio. No necesitas explicarme nada –recostó su cabeza sobre su pecho. Natalia Trujillo . Se acercó a la cama. ya que eso quería decir que se preocupaban por ella. pero no quiero que pienses que solo pienso en hacerte el amor cada cinco segundos. lo cual hizo que la bata resbalará por el muslo y la piel de Ariana entró en contacto con la de él. la abrió sin tocar. y despierto. ― ¿Estas desnuda de bajo de esa bata? –Gimió David. para no despertarlo. Muy despierto. Sin embargo la necesidad que sentía de estar a su lado era demasiada. y se metió entre las sabanas. Y eso le encantaba. y alzó una ceja.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 217 . Esos dos estaban celosos. pues había sentido aun antes de que ella se le acercará. Era como si el aire se cargara de su esencia. su presencia. Su cuerpo había reaccionado en el segundo de advertir que ella estaba en la habitación. pero cuál fue su sorpresa encontrar a David desnudo. ― Aja. bueno. con el brazo sobre su cara. Cuando estuvo frente a la puerta. David la miró fijamente. ― Como no tienes idea. Acabo de salir de la ducha. tapando sus ojos. pero también… ― Pero Ariana se acercó hacia él. sí. ― Está bien. ― ¿Me extrañaste? –dijo picadamente.Escritoras Excomulgadas David. o algo por el estilo. abrazándolo y pasándole una pierna sobre su cuerpo.

― Si. ― Oh amor. ― Engrandeces mi ego. y un futuro sobrino. ― Pensé que habíamos superado los miedos –respondió seriamente. ― Bueno. ― Tu familia crece. ― Lo sé. o que habrían puesto algún tipo de alarma haría dudar a cualquiera. amor. Eso está bien. David la abrazó fuertemente. después llegaste tú. pero la risa de Ariana lo desconcertó. ¿Es que no tienes piedad de mi? ― Claro que sí. el hecho de tener a mis hermanos en la casa y pensar que te habían encerrado con seguro. a Sebastián. simplemente supe que este era mi lugar. y tu pullas el mío. abrigándola entre sus brazos. una cuñada que me agrada. ― Sabes. aun así tenía dudas de venir.Escritoras Excomulgadas ― Ari. sin desearte cada segundo. lo sé. 218 Natalia Trujillo . Nadie merece estar sólo. claro que no. pero ahora… tengo a mis hermanos.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . por eso estoy aquí. Solo tenía a Margot y a Steven. aprecio esto ― ¿Y entonces que haces aquí? ― No lo sé. Es solo que ha pasado tanto tiempo. ― Dios no puedo tocarte. ― Te quieren –afirmó David.

Fue más un acto de Natalia Trujillo . Vamos a dormir. que estás cansada. Pensó en Sebastián. ― Que es la primera noche que dormimos juntos. ― Pero eso será otro día. y le besó los cabellos. ― No. y acomodarla en su cuerpo. Ariana supo que tenía toda la razón. ¿Qué podría hacer? Suspiró alejando esos pensamientos de su mente. ― Aunque no me enojaría que viniera otro integrante más –Vio como la expresión de David irradiaba felicidad ― Te prometo que trabajaremos en ello –Y se acercó para besarla tiernamente. ― ¿Sabes que esta es nuestra primera noche juntos? –dijo Ariana ronroneando entre sueños. El día de la llamada de Margot no cuenta porque ese día te necesitaba ahí. Más bien sin importar mis entupidas reglas. ― Deja de pelear. Nadie merecía estar solo. no lo… ― Y un segundo bostezo se llevó sus palabras. David empezó a reír suavemente. En ese momento el cuerpo de Ariana escogió el momento para bostezar largo y tendido. por el trabajo o lo que sea. Steven se lo había dicho también.Escritoras Excomulgadas Ariana se quedó reflexionando esa última oración. Sin importar lo demás. Todo ese día había sido totalmente agotador. sin esperar correr al día siguiente.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 219 . Pero no podía dormirse sin aclararle lo que llevaba en la cabeza tanto tiempo rondando. y miró a David. ― ¿Qué? –David no entendía. o mis miedos personales.

Yo también te amo. David la apretaba cada vez más a su cuerpo. de la terrible tormenta que le esperaba. pues cada vez era más fácil decir esas palabras. Pero sabía que le había costando mucho Natalia Trujillo .Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I aprenderlas a decir. Ariana se sintió liberada. sino como la necesidad de tenerla ahí. en este momento. no me puedo imaginar estar en otro lugar que no sea aquí contigo. Ariana se durmió. cerca de él. Ariana entendió la promesa implícita en esa oración. Ahora fluían como si fuera lo más natural. no como un acto de pasión.Escritoras Excomulgadas necesidad. 220 . no había otra palabra más grandiosa que la de “juntos”. olvidándose por solo unas horas. Después de "Te amo". ahora. ― Y créeme. será la primera del resto de nuestras vidas juntos. pues todavía le faltaban muchos fantasmas contra los cuales luchar. acariciándola y reconfortándola. pero hoy. ― Te amo ― Lo sé.

Nadie lucho. pero no reaccionaba. Vio que pequeñas gotas de lágrimas estaban escurriendo por su rostro. Tardó unos segundos en reaccionar. ― Ariana. pero ella forcejeaba contra él –No te acerques… No… ― Ariana –dijo firmemente. trató de tomarla entre sus brazos. y sus ojos comprimidos. le decían que estaba teniendo una pesadilla. sino con la madre que había perdido. y reconocer a David. Nos separó. Salió de su sueño. no con Margot. Ariana abrió los ojos. 221 . para verla como hablaba Natalia Trujillo . Sea lo que fuese que estuviera soñando. Su ceño fruncido. al cual abrazó y se refugió en su regazo. Quizás estuviera recordando cosas. Cuando Ariana susurró la palabra “Mamá” David supo que estaba soñando. mientras la sacudía. y por unos momentos estuvo perdida. David oyó una voz más infantil. Se sentó mientras la zarandeaba para despertarla.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I entre sueños. sollozando. ― No me dejes… por favor –Ariana seguía hablando entre sueños. su rostro denotaba una lucha interna.Escritoras Excomulgadas Capítulo 22 La Rosa Blanca No tenía mucho tiempo durmiendo cuando David sintió como Ariana se empezaba a mover entre sus brazos. despierta –le susurró. Nadie luchó. ― El la mató.

a su madre en un estado de shock. Oí ese grito y me quede paralizada por un instante. escondiendo su rostro en su cuello. Entre en la casa. y quedándose en esa posición. en medio de la lluvia con sus hermanos. De cómo había ido al cuarto de sus padres. cariño. Ya pasó. Ariana tomó un respiro para seguir contando la historia. sin 222 . ― Tranquila. ya nada importaba porque mi madre estaba muerta. Le contó sobre el día de aquella trágica noche. después. para verlos pelear. pero simplemente. en busca de Margot y Steven. ― No. a mi padre. encontró a su madre muerta en el pie de la escalera. pero simplemente. era David. y lo vi a él. sin esa chispa. Pero necesitaba desahogarse. ― ¿Quieres hablar de ello? Ariana dudo por unos segundos. mientras ella lo rodeaba con sus brazos. sentándola sobre sus piernas. ahí. ya pasó. son tantos recuerdos. Entonces alce la mirada. De cómo había salido corriendo hasta esa casa. y a su padre. Corrí hacia ella. Y de que al regresar a su casa. gritándole que despertara. tirada.Escritoras Excomulgadas ― Shuu… Tranquila. en lo alto de la escalera. –David la mecía entre sus brazos. era una batalla perdida. al ver esos ojos sin vida. Su David. Sin mirarle. asintió levemente y empezó a hablar. furioso por haberlos interrumpido. pues esto jamás lo había comentado con Natalia Trujillo . y la vi. ― Para cuando llegue era demasiado tarde. era solo un sueño –David la acomodó. la tomé entre mis brazos moviéndola. supe lo inevitable. Le lloraba que regresara.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I nadie. Además. Ni siquiera con Margot. Las lágrimas no cesaban de caer. Ella trataba enormemente de luchar contra ellas.

y que jamás recuperaría. le grite tantas cosas. Yo solo quería eso. tomándome en sus brazos. lo golpeé. pero yo no podía moverme. pero él no se movía. esa sensación que tuve en ese momento. Sebastián la tomó entre sus brazos. pero no lo dejé. Yo solo quería que mi madre regresara David. Le dije que él ni el infierno merecía a alguien como él. Entonces Ricky y Josh entraron en la habitación. sentí mi corazón romperse en mil pedazos. pero él. ― Cuando llegue a la casa. El verlos de nuevo. Ari –A David le quebrantaba el alma ver a Ariana sufrir por aquello que había perdido. que era un asesino. No recuerdo mucho. Entonces. Aun recuerdo sus palabras. ― Entonces él me dijo “Ariana. Me cambiaron de ropa. Era como si mi mente no procesara nada más. Creo que ella necesitaba más consuelo que yo. nos vimos envueltos con policías. y se acercó hacia nosotras. Al principio me resistí. la puerta principal se abrió. y en cambio. sólo que estaba en un estado de zombie…. fue un accidente”. y grité más fuerte. y como Steven trataba de separarme de mi madre. le escupí.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 223 . y Margot y Steven aparecieron en la casa. pero le grite que no la tocara.Escritoras Excomulgadas moverse.. tenía que darles la noticia Natalia Trujillo . que porque lo había hecho. Yo les había prometido regresar por nuestra madre. Sentí como una furia se revolvía en mis entrañas.. Margot me metió en una tina de agua caliente. gente desconocida. y me metieron en la cama. pero las fuerzas empezaron a abandonarme. Margot trato de llevarme con ella. Después Sebastián bajo corriendo. Trató de acercase. pero después de un rato. Solo la veía a ella. Margot fue la que me quitó de ahí. Recuerdo haber oído el grito de Margot. Yo peleaba con uñas y dientes porque me dejara ahí. En un parpadear. llorando. que él debería de haber muerto. Cuando vi que Steven cerraba los ojos de mi madre. no la puedo olvidar. ― Lo sé. le grité que lo odiaba. Me solté del agarre de Margot y corrí hacia él. y entonces. Margot pidió que me dejaran llevar a la casa.

Vi un vestido negro con chaqueta en el respaldo de la silla del cuarto. no podías hacer nada –David odiaba que Ariana siguiera culpándose de ello. Todo mundo me observaba. y pedirles perdón. y junto con Steven se los llevaron.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 224 . simplemente caminamos en silencio. y me tomó de la mano. y entonces. sentados en la arena. Se veían tan solos. me quede parada. Había tanta gente en la casa. ni a él ni a Josh. Josh tenía a Ricky abrazado. Y entonces los vi. ― Eras solo una niña. ¿Qué les voy a decir? Aun no lo sabía. de que estaba muerta. Ricky se paro y Natalia Trujillo . Me llevó a la cocina. pues no quería hablar con nadie de ellos. Ninguno de los dos dijo una palabra. Solo pensaba. conocidos y muchos más. pero no lo deje. y les había fallado. pero entonces vi que estaba en casa de Margot. y me aplicó un sedante. desconocidos. seguimos caminando. Cuando desperté. empecé a llorar. Después me metieron en la cama. mientras volvía a ser víctima del llanto. No sé en qué momento se dieron cuenta de mi presencia. ambos vestidos de trajes negros. pero voltearon para verme. y me abrió la puerta que daba hacia la playa. pero Ariana no cedía. Ricky trato de acercarse a mí. <<Entonces apareció Steven. Voltee a ver a Steven y sin decirme nada. familiares. recordando. y a llorar. Margot entró rápidamente en la habitación. Avancé lentamente. Pero Steven no me llevaba para allá por eso. Era como ser indigna de verlos. me indicó que fuera con ellos. Recuerdo que los vi. y todo cobro sentido. supe que tenía que verlos a ellos. Sin embargo. tenían sus miradas fijas en mí. ― No –negó enérgicamente Ariana ― Yo se lo había prometido a ellos. me dio una bella sonrisa. pensé que había sido una pesadilla. y me sorprendió que me llevara hacía ahí. y no hice nada. Y de que yo no pude hacer nada por salvarla. donde estaban todas mis tías y tíos. Eso fue todo lo que yo podía recordar de esa noche.Escritoras Excomulgadas de que ella no regresaría. cada paso que daba era un golpe. Me quedé en cama. y me vestí para bajar. No sé de donde salió el Doctor de la familia. con un solo gesto de su cabeza. Pero seguí acercándome.

no se movía. Y nos quedamos ahí. pero después de unas horas. fueron por nosotros. El día de ir al cementerio para enterrar el cadáver. pero deseaba comprender todo. mucho menos con mis hermanos. a Josh. Ricky me preguntó por qué Natalia Trujillo . Le dije que mamá se había ido con los Ángeles. pero yo sabía que era la culpa lo que lo estaba consumiendo. simplemente lloraba. sin decir nada. Ninguno se quería separar de mí. y volví a ver la mirada de mi madre una vez más. Margot me vio y trató de detenerme. mientras que yo quería que todo eso 225 . y por qué mamá se había ido sin nosotros. Josh nunca me dijo nada. yo peleé con él. Pero él seguía sin entender. y verlo ahí. Todos estaban preocupados. nos dejaron en mi cuarto. No lo había visto desde el día de la tormenta. Así que se le trate de explicarle. Yo no me moví. De rodillas. ― Mi… Sebastián quedó sumido en una depresión. y lo miré. Yo no había dicho nada sobre lo que había visto. Josh me apretaba cada vez más fuerte. Él se dejaba que lo golpeara. Al final. pero me acuerdo que cada vez que lo pedía. ― ¿Y tu padre? –David no sabía si preguntar. pero él seguía abrazándome. y llegue hacia él. y entonces. me miró con sus intensos ojos cafés. esperando el día del entierro. y que siempre estaría con nosotros. mientras que Ricky seguía sollozando. pero pude más que ella.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I lloraba. él se presentó cuando la ceremonia iba a la mitad. a él. Sólo me miraba con sus ojos felinos heridos.Escritoras Excomulgadas vino corriendo hacia mí. Ninguno me dijo nada. ese día. Me preguntó que era el cielo. No quería hablar con nadie de lo ocurrido. me encolerizó. y nos dormimos un rato. más bien. tomé a Ricky y después sentí a Josh rodearme con sus flacuchos brazos. Josh se quedó parado. en ese momento ni siquiera Margot me preguntaba nada. mientras lloraba. para abrazarme fuertemente de la cintura. Estuvimos un rato ahí. Al menos así lo dijo el doctor. y me derrumbé para pedirles perdón. Ricky no sabía porque le pedía perdón. Peleamos. cada uno tratando de consolar a los demás. sin decir nada.

y los vi a todos reunidos. Sin embargo. Le grite que se fuera.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 226 . Ari. Para cuando vine a ver. y al escuchar nuestros nombres. No recuerdo quien me alejó de él. para depositar una rosa blanca. Natalia Trujillo . Espacio. Ricky lo defendía. Entonces Sebastián se acercó a mí. Josh se había ido a Dallas. me quede ahí. Recuerdo que al cabo de unos días. Nunca. cada quien se haría cargo de cuidar de nosotros. que él no merecía estar ahí. Algo hizo que me acercara. Esa fue la última vez que lo vi. El ver como ellos los defendían. delante de todo mundo. y me dijo “Tienes razón. Ellos decían que su padre no haría algo malo. pues no comía.Escritoras Excomulgadas terminara. pero en ese momento. Una parte de mi se quería rebelar ante la idea de que nos separaban. la favorita de mamá. ― ¿Cómo fue que los separaron? ― En la noche. Josh me gritaba para que parara. No tenía el valor de volver a verlos. como habían dicho. y se volvió al ataúd. después se dio media vuelta. Al menos. me sentía dolida porque ellos lo habían defendido a él. a él. Eso quebró mi corazón. Dado que todos estábamos perturbados. Si ellos hubieran visto lo que… ― ¿Una temporada? ¿Pero…? ― Todo sucedió de prisa. Margot se había ofrecido para quedarse con nosotros pero la tía Anne dijo que lo mejor sería que cada quien tuviera su espacio. la parte cobarde aceptaba esa opción. mientras ellos dormían. Él lo había admitido. no quería salir de mi cuarto. Todo el mundo empezó a susurrar después de que le grite que era un asesino. Soy un asesino”. Además. y se fue. y entonces vi que la luz del despacho estaba prendida. baje un rato a la cocina por un vaso de leche. todos estaban preocupados por mi salud. Después. decidieron que por una temporada. me desmayé. sería solo una temporada. Ricky se había quedado en Chicago.

y que yo le había mentido. y seguimos adelante. Ariana. A veces. –Y ella lo hizo. Con tan sólo diez años. Así que nos venimos a San Francisco. Nada de esto. Ariana.Escritoras Excomulgadas no quería vivir. moría por hacerlo. el dolor me consumía. y el llanto fue aumentando. Nada de eso fue tu culpa. ― Pero yo le di mi promesa… ― empezó a protestar. Entonces Steven entró a mi habitación. y eso fue lo que determinó mi separación. pero a la vez. y me dijo: “No siempre podemos entender las razones por las que suelen ocurrir las cosas. fijo sus ojos en los suyos – No fue tu culpa. ― ¿Que decía? ― Habían pasado meses sin volvernos a ver. pues no había salvado a mamá. ― Eso fue muy cruel por su parte. “Ella nos abandonó. Eso fue lo que me dijo. entendí perfectamente esas palabras. Por una parte lo entiendo. y eso para mí bastaba. detente –La tomó con fuerza. siguiendo la orden de David. Pero cada palabra la tengo grabada. simplemente hay que aceptarlas y seguir adelante”.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 227 . Tenías diez años. Quería verlos. Me reclamaba el haberlos abandonado. Margot me informaba de cómo estaban cada uno. Y a pesar de que habían pasado por todo eso. Un día me llego una carta de Josh. él era un niño. Tú también nos abandonaste”. ― Ariana. que él quería regresar a casa. ― Pero… ― ¿Te imaginas que Josh o Ricky te hubieran hecho esa promesa? ¿Y qué te hubieran fallado? Natalia Trujillo . Papá nos abandonó. pero sin hacerle daño ― Mírame. ellos estaban bien. Eras una niña. tú no podías hacer nada.

y dormía plácidamente. David hizo que se volviera a acostar en la cama. Había que seguir adelante. simplemente hay que aceptarlas y seguir adelante. A veces. junto a ella. pero sin decir nada. abrazados. Ellos son tu familia. ― Dios. solamente asintió.Escritoras Excomulgadas ― No es lo mismo. Ellos deberían de ponerse en tu lugar. David pesó que Ariana ya se había dormido. ― Gracias. David acariciaba el brazo de Ariana dándole confort. David la observó detenidamente. pero las circunstancias… ― Es lo mismo Ariana. ¿no es así? ― No te entiendo. Estuvieron un rato acostados. Por segunda vez. Ahora reflexiona sobre ellas. ¿verdad? ― No. Yo soy la mayor. yo… ― ¡Es lo mismo! Tú no quisieras que ellos cargaran con esa culpa. Nada de esto fue tu culpa.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I tu padre. ― No siempre podemos entender las razones por las que suelen ocurrir las cosas. ¿Está bien? Ariana se quedó en silencio. en la misma posición que había tomado horas atrás. Siempre estas agradeciéndome –Bromeó David – ¿Y ahora porque? Pero Ariana no le contestó pues el sueño la había tomado entre sus brazos. velando por ella. Te acuerdas de las palabras de Natalia Trujillo . estas palabras te van ayudar. O quizás tú sigues traumatizada por algo que posiblemente ellos ya superaron. pero entonces ella habló. y tú la de ellos. 228 . Ella seguía dándole vueltas a las palabras de David.

Escritoras Excomulgadas Haciendo guardia por esa noche. 229 Natalia Trujillo . contra sus demonios.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I .

sus largas pestañas eran preciosas. supo que estaba en el Cielo. ― Buenos días –le dijo David. pero sus músculos les empezaron a doler más de la cuenta. Empezó a moverse desemperezándose. Le acarició la mejilla lentamente. con su mirando brillando por ella. sus labios cerrados. y el verlo ahí pendiente de ella. Además. El mejor de mi vida –Y lo besó en los labios. recibiéndola con esa sonrisa. y empezaba a salir de su profundo sueño. siendo olvidado por una escena en la playa. la vida entera admirándola. David.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I más inmensa de toda su vida. mucho dolor. era lo mejor que podía haber pasado en toda su vida. recordó su plática en la madrugada con él. y jamás cansarse.Escritoras Excomulgadas Capitulo 23 Tranquilidad David jamás pensó tener una visión divina en su vida. pero en esos momentos estaba viendo un ángel dormir. 230 . Su cabellera se extendía por la toda la cama. Podría pasar años. Sintió como la respiración de Ariana cambiaba de ritmo. y al ver al hermoso espíritu celestial entre sus brazos. Y entonces un sexto sentido le dijo que estaba siendo observada. y apartó un mechón de su rostro. Ariana despertó un poco desubicada. Cuando había despertado había sentido la paz Natalia Trujillo . todo era perfecto en ella. Había soñado con tantas cosas. Volteó a ver a David. el pasado. su padre. La observó mientras los rayos del sol se infiltraban por el ventanal de la recámara. ― Lo es. Trato de moverse. sus hermanos.

–David la tomó de la muñeca. Es a ella a quien iba a llamar. ― Espera…. ― Oh. mirándola seriamente ― ¿Quieres hablar sobre lo de anoche? Ariana se quedó quieta. pero tengo que hacer una llamada. ― Claro que si –David la miraba pícaramente –Pero son ruidos muy interesantes. ― Está bien. Jane me hizo prometer que le llamarías en cuanto te viera. ― Ahora que lo mencionas. por nada del mundo. minutos después de separarse. pero aun así. Recuerdo haberlos escuchado claramente… en la playa. y antes de que se me olvide otra vez. hizo acopio Natalia Trujillo . Me voy a duchar. Creo que he hablado demasiado para solo un día. pero dadas las circunstancias.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I de su fuerza para ponerse seria. Aunque le agradaba que David la cuidara tanto. No quería. Lo miró y le sonrió débilmente. 231 . ― Me lees la mente. creo que agradecerá una llamada ahora. negándole con la cabeza. ― Ahora no –Alzó la mano para acariciar su mejilla ― No quiero estropear este momento. eres un… ― Aunque estaba muerta de la pena y de la risa. no quería seguir. ¿Me acompañas? ― Dulce tentación. ― Claro que no –respondió rápidamente.Escritoras Excomulgadas ― He de decirte que haces ruidos mientras duermes –le confesó David.

porque tengo que hacer esa llamada. y eso es lo mejor de todo. tú me amas. Trataré de alcanzarte. dándole un beso húmedo. ― Lo dudo.Escritoras Excomulgadas ― ¿No te puedo convencer para que me acompañes? –La miró haciéndole pucheros. Se dirigió a la puerta. apoyándola contra ella. completamente desnudo. pero David la detuvo. No dejó de observarlo en ningún momento. así que abrió por completo. pero David la detuvo. Ella todavía no se acostumbraba. Ariana se empezó a reír. tengo que irme a cambiar. No puedo bajar así a desayunar. Yo te amo. ― Eres un amor – Se ajustó la bata. y ella lo empezó a seducir. David se acercó a ella. es seguro que te atrapara en la plática. ― Mmm… en otra ocasión ― Lo besó ― Y además. para después salir de la cama de un brinco ― Es sólo que teniendo a esos dos como chaperonas en la casa… ― Repito. Todo pudor había desaparecido de la noche a la mañana entre ellos. pero David actuaba como si nada –Me voy.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 232 . Con una sonrisa de extremo a extremo habló –No más miedo. mientras observó a David salir de la cama. ― ¿Ya estas huyendo? ― Lo que dije ayer fue en serio David –Entendía las dudas de David. Que los dos lo sabemos. Ven acá –Sin hacerse del rogar. Estaba dándose la vuelta para bajar de la cama. nunca más. apasionado. Natalia Trujillo . me gustaría que volvieras a ser hija única –David se dejó caer el cama haciendo berrinche. Si vas a hablar con Jane. ― Se lo diré a Jane.

David la soltó y sólo le dio pequeños besos en todo su rostro. antes de que me arrepienta. Ariana lo tomó de la nuca. introduciendo su lengua. y Ariana abrió los ojos cuando lo sintió completamente despabilado. eres como una droga. ― Dame al menos algo para no extrañarte. David se apretaba a ella. y que el cielo la ayude si me la quita todo el día. ― Dios. Vete. ― Vete. Era increíble que con solo un beso David hiciera vibrar cada una de sus neuronas. y todo en lo que podía pensar era en ese hombre que estaba con ella. profundizando el beso. dile que me quita a mi hermosa mujer de mi cómoda cama.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 233 . La materia gris desaparecía por completo. ― Fanfarrón. ― Tómalo como que sin ti. ― Si serás… Pero no pudo seguir ya que David la tomo entre sus brazos y poseyó su boca. solo por eso te dejo ir. Ariana gimió. saboreándolo. antes de que te tome en brazos. ― Te amo –le susurró al oído.Escritoras Excomulgadas ― Si. ― Lo sé. ― Eso suena mejor. y nos olvidemos de Jane. no podría vivir. ― No sé cómo tomar eso. ― Te alcanzaré Natalia Trujillo .

conmigo. pero sé que sin David no tendría sentido.Escritoras Excomulgadas ― Mejor no. Estoy muerta de miedo. me hicieron regresar a la realidad. Cuando llegó a su cuarto. no sé qué he hecho para merecerlo. Se acercó al buró. Sería una larga charla. Una experiencia nueva.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 234 . tomó en teléfono y marco el numero de Jane. Tratando de hacer el menor ruido posible. Gracias por tus palabras de ayer. Jamás había salido de una habitación así. vaya. saluda a Jane de mi parte. Natalia Trujillo . y caminado a hurtadillas para entrar a su cuarto. Como era fin de semana marcó a la casa de Jane. ― ¿Bueno? –Era Jane. se empezó a reír. Bueno. ― ¡Hola Mujer Maravilla! ― Vaya. Anda. Aunque es difícil dejar mis miedos. él sigue aquí. pero a pesar de todo lo que ha pasado. Pero si es Terminator al habla. Al menos en lo que a David respecta. Al tercer timbrazo contestaron. Ahora sé que no tengo nada que temer con él. vaya. y no hubiera salido con sus hijos y Gabe. Ariana salió de la habitación. ¿y qué ha pasado? ― Todo está resuelto. Esperaba que estuviera todavía en casa. Oía voces abajo. Y vaya que le gustaba. Ariana sonrió. tratando de hacer el menor ruido posible. La verdad. Un baño de agua fría no te haría bien. Era como esconderse de tus padres para verte a escondidas con tu novio. ― ¿Todo funcionó? ¿Estás bien? ― Estar bien es poco.

Escritoras Excomulgadas
― Vaya, pero que tenemos aquí. ¿Quién eres y que hiciste con mi amiga Ariana? ― ¡Jajaja! –dijo Ariana sin risa, sino más bien sarcásticamente ― ¡Qué graciosa! Pues aunque te duela, estoy entrando en contacto con mi nuevo yo. ― Bueno, sea lo que sea, no la traigas de vuelta a la otra. Me agrada este nuevo tu. ― Si, pues no te alegres demasiado, a veces puede regresar el yo verdadero. ― Sabía que era demasiado bueno para ser verdad. ― Cállate –Pero Ariana estaba tratando de no reírse. Era increíble que siendo dos mujeres maduras se pelearan como dos adolescentes. ― Bueno, pero a ver, ¿y como se ha tomado lo del posible embarazo? ― Mejor de lo que esperaba. Aunque al principio pensé que no quería eso. Verás… ― ¿Qué? –Gritó Jane ― ¿Qué pensaste que David no querría? Mujer, dime que no hiciste eso. ― Tranquila. Aunque su primera reacción no dejo mucho que desear, pero después hablamos –Recordó sus palabras, y automáticamente, una mano fue a posar a su abdomen liso. Suspiró ― Y todo quedó entendido. Es más… ― Espera, de todos modos, es solo algo probable. Es decir, solo lo hicieron una vez sin protección, ¿cierto? –Pero Jane solo escuchó silencio ― ¿Cierto?

235

Natalia Trujillo - Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I

Escritoras Excomulgadas
― Pues… ― Ariana oyó como Jane emitía un gritillo ― digamos que si había probabilidades con la primera, unas dos o tres veces más aumentan más el índice. ― Dios, mujer ¡te lo tomaste muy en serio! ― Oye, yo solo sigue tu sugerencia. ― Ahora échame a mí la culpa de tu calentura hormonal. Te dije que primero
Natalia Trujillo - Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I

tenías que poner en orden tus ideas, y que David y tú serian grandes padres. No que empezaras a poblar el mundo. ¿Qué no sabes de nuestro índice de sobrepoblación? ― Oye, eso dolió. ― Bueno, bueno… relajémonos. Vamos a respirar. –Oyó como Jane empezaba a inhalar y exhalar aire. ― No voy a caer en eso otra vez –Ariana frunció el ceño. Jane le había jugado una mala pasada con sus “respiraciones”. ― Aguafiestas –Por lo visto Jane también se acordaba ya que se empezó a reír a carcajadas del otro lado. Ariana se la imaginó a la muy ingrata recargada en la barra de la cocina. Espero hasta que se repusiera. ― ¿Ya? ¿Terminaste? ― Sí, claro. Ya. Bueno, yo solo te estaba preparando, porque en este mismo momento, me vas a contar toda la historia que necesito oír. De pies a cabeza y de principio a fin ― ¿En verdad quieres oír la historia?

236

Escritoras Excomulgadas
― Mujer, y lo preguntas. Empieza. ― Pues siéntate, porque esto va para largo. ― No creo que sea para mucho. Ariana le contó toda la historia. Jane la interrumpió en cada ocasión que revelaba un dato, un secreto, cosas olvidadas, lo que quiere decir, que estuvo interrumpiendo toda la plática. Oía gritos apagados, quejas, e interrupciones.
Natalia Trujillo - Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I

Para cuando terminó de platicarle todo, oyó un golpe hueco del otro lado de la línea. ― ¿Qué fue eso? ― Yo, cayéndome al piso –Ariana se empezó a reír. Después de todo había justicia –Óyeme, no me hace gracia. De la impresión no atiene a sentarme en la silla. ¿Por qué rayos no me habías dicho nada? ― Bueno, no era algo de lo que me apeteciera hablar. Tienes que entender que después de todo eso, yo había decido olvidarlo. Y ahora veme donde estoy. ― Oh, Ariana. Cuanto me alegro de que David este contigo –La voz de enojo que había detectado anteriormente Ariana, ahora había sido remplazada por una de preocupación. ― Ya somos dos. ― ¿Y qué piensas hacer hoy? ― Honestamente, todavía no lo sé. ― Deberías de ir a su casa.

237

Escritoras Excomulgadas
― Jane, es que es tan… fuerte. Todo en esa casa me recuerda tantas cosas. Él me recuerda tantas cosas. ― Pero no puedes huir por siempre. Estas ahí, cerca de él. No pierdes nada en escucharle. Deja que se vaya en paz. ― Claro que no pierdo nada. Gano dolor. Eso es lo que gano. ― No Ari, ganas alivio. Podrás dejar ir todo. ― Ojala fuera tan fácil. ― Nadie dice que lo sea. Pero al final todo será mejor. Piénsalo bien. ― Así lo haré. Pero cuéntame, ¿Cómo está tu tropa? ― Uf, ni preguntes. Esos dos me van a dejar loca, ahora quieren un nuevo chunche de no sé qué. Y lo peor es que lo que quiere uno, también lo pide el otro. ― Y papá Gabe de seguro ya lo tiene a la vista para comprarlo. ― Ni lo dudes. Ni lo dudes. Tal vez deberías de venir por ellos, para ir entrenando. ― Creo que primero empezare con las respiraciones. ― Salúdame a todos por allá. ― Y tu también. Ariana terminó la llamada. Volteó a ver el reloj. Había pasado una hora desde que había empezado a charlar con Jane. David de seguro se estaría riendo. Se
Natalia Trujillo - Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I

238

Escritoras Excomulgadas
cambio rápidamente, y se puso lo más decente posible. Fue a ver al cuarto de David, pero este ya no estaba. De seguro ya había bajado. Ariana sonrió mientras bajaba las escaleras. Entró en la cocina, donde se oían las voces, pero su sonrisa se congeló cuando vio a una persona más en la estancia.

239

Natalia Trujillo - Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I

Escritoras Excomulgadas
Capitulo 24

Relaciones

Ariana bajó las escaleras sumida en sus pensamientos. Al menos David había bajado sin ella, lo cual quería decir, que se sentía a gusto con sus hermanos. O
Natalia Trujillo - Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I

que su cuñada lo habría obligado. Lo cual le sonaba más coherente. No sabía porque aun, pero el que David se entregara a su familia era importante para ella, ya que ella también lo estaba haciendo. El rumor de las voces le indico que estaban charlando animadamente. Entró sonriendo pero su sonrisa se congeló cuando vio que había una persona más en la cocina Nicole. La joven estaba sentada en la mesa con Eli. Vestida con unos jeans, y un abrigo de cachemira color blanco, se veía radiante. Su pelo rojo lo llevaba suelto y la luz que se atravesaba por la rendija le daba un aire angelical. Aunque Ariana no la había tratado lo suficiente, se había dado cuenta de que entre ella y Sebastián había una relación muy cercana. Se preguntaba de qué tipo de relación, aunque ella no era nadie para pedir cuentas. Sin embargo, su intuición, que era muy buena, le decía que Nicole estaba ahí por ella. Elizabeth la vio y le sonrió. ― Oh, Ari, estas aquí. Buenos días. ― Buenos días a todos –le contestó Ariana tranquilamente, acercándose a ellos. Todos les contestaron afectuosamente.

240

Escritoras Excomulgadas
David y Ricky estaban sentados en la barra, mientras que Josh estaba con una taza en la mano, parado, recargado en la alacena. David se paró y la fue a tomar de la mano, para darle un casto beso en los labios. Ariana le sonrió, y pudo ver el brillo en la mirada de David. Le sonrió abiertamente. ― Ejem, ejem… ― tosió Ricky sacando a David Consíganse un motel. ― Oh Richard Mitchells, cállate –le regañó Eli, y para risa de todo mundo, así lo hizo. ― Lo que te hace el amor, hermano mío –dijo Josh calmadamente. ― Lo que te hará a ti, cuando lo conozcas –le contradijo Ricky, sacándole la lengua. Todos se empezaron a reír, todos menos Josh. ― Jamás –dijo secamente Josh. ― Nunca digas “De esta agua no has de beber jamás” –dijo Elizabeth. Ahora era Ricky el que se reía. ― Sabes cuñadita –dijo Josh mirándola detenidamente ― En estos momentos es cuando me pregunto porque rayos te quiero tanto. ― Lo sé. Soy irresistible. ― Si cariño, lo eres –Ricky se acercó a ella, y le dio un beso en la boca. Josh alzó la mirada, y Ariana se rió de la actitud de su hermano mediano. Entonces Josh los miró a ellos.
Natalia Trujillo - Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I

Ariana de su mundo ―

241

Escritoras Excomulgadas
― Bueno, ¿y por qué tardaste tanto? –Le preguntó Josh –Por un momento pensamos que habías huido, aunque después desechamos la idea. No creo que nos hubieras dejado a tu novio aquí. ― No –dijo sonrientemente Ariana, envolviéndose en el abrazo de David, y mirándolo fijamente ― Lo amo demasiado para dejarlo con un par como ustedes. David sentía un millón de emociones. Esa era la primera confesión en público que Ariana hacía de su amor por él. Sabía lo que significa par a ella dar ese paso, y también sabía que no habría vuelta hacia atrás. David la tomó en brazos y la besó aun más fuerte y apasionada, olvidándose de todo lo que les rodeaba… incluidos los presentes. ― Dios, ya váyanse a arriba –dijo Josh. ― Joshua, cariño, tú cállate, o en verdad vas a dormir el sofá esta noche. Ve que lo de anoche te lo pase. ― ¿Lo de anoche? –Ariana observó como los dos hermanos se miraban acusadoramente ― ¿A qué te refieres? ― No vengas con esa cara de “Yo no mato ni una mosca”. Sé perfectamente que entre tú – señalando a su esposo –Y este pequeño diablo, estuvieron como dos viejas chismosas, esperando a que Ariana y David regresaran de la playa, y después estuvieron al acecho toda la noche. ― ¿Pero…? –y no pudo decir ninguna palabra más. ― A ver, cuando van aprender que cuando ustedes vayan, yo ya vine y regrese dos veces. –Ariana sintió doble respeto por su cuñada. A pesar del poquísimo
Natalia Trujillo - Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I

242

Escritoras Excomulgadas
tiempo que se habían tratado, no podría sentirse más unida a ella. Eli le sonrió a ella y señalando con la cabeza hacia Nicole, le dijo. ― Nikky vino a ver como estabas. Ariana le dio una sonrisa cordial, aunque reservada. ― Hola Nicole. ― Hola Srta. Mitchells. ― Dios, que raro se oye eso –le dijo Elizabeth ― Nikky, estamos en familia. La puedes llamar Ariana. ― Si, por favor, llámame Ariana. Yo ya te tuteo. ― Este bien, Ariana. ― Ayer los dejaste a todos preocupados porque tu salida de la casa. Nikky vino a comprobar que estas sana y salva –dijo Elizabeth. ― Sí –dijo afirmando con la cabeza, pero después la miro seriamente ― además deseo hablar contigo. Lo sabía, pensó Ariana. Si algo de lo que Ariana estuviera orgullosa era de su sexto sentido. Ariana respiró y se puso tensa por unos segundos ― Está bien. ― En privado –agregó Nicole.
Natalia Trujillo - Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I

243

Escritoras Excomulgadas
David se puso en guardia en cuanto oyó esas palabras. Ariana sintió como su brazo se aferraba más a ella. Volteó a ver hacia Ariana, pero ella le negó con la cabeza. Sea lo que fuese que esa mujer quisiera tratar con ella, lo enfrentaría. Nicole observó detenidamente a Ariana. No sabía que pensar de ella. A lo largo de los años con Sebastián se había hecho una idea de la mujer que tenía parada a unos pasos de ella. No sabía que pensar de ella en esos momentos. Había dejado a Sebastián solo en casa. Nicole había sentido un dolor en pecho al hacerlo, pero se lo debía. Por dios, que se lo debo, pensó Nicole. Recordó todos los momentos que él había estado con ella, y ahora, al fin, tenía la oportunidad de hacer algo por él. Nicole respiró profundamente, tratando de calmar sus nervios. Volteó a ver a Eli, y se paró de la mesa. ― Eli, gracias por el café. ― Nikky, tenemos años de conocerte, y aun me sigues tratando con tanta formalidad. A veces me desesperas. Nicole se paró y se colocó al frente de Ariana. ― Josh, porque tan callado –preguntó Ricky –Casi siempre hablas como un perico, y ahora, parece que te han comido la lengua. ― Porque no tengo nada que decir. –Josh miraba fijamente a Nicole. Nicole trató de mantener la mirada, pero en el último segundo la retiró. Joshua la ponía nerviosa en más de mil maneras. Pero aun recordaba su pleito anterior. Y desde aquel entonces, su trato era cordial y frío. Solo cruzaban las palabras necesarias, o menos si era posible. Nicole esperaba que nadie se diera cuenta de ello.
Natalia Trujillo - Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I

244

― Lo sé. Eran otros. Ariana se rió a carcajadas. Ariana se percató de que no ni Richard ni Elizabeth habían cambiado nada. Pero los libros habían cambiado. pero se calló al ver a Eli. Por el contrario. ― Es todo tuyo –le contestó Ricky ― Ahora regresó –Ariana se giró para salir pero David la detuvo tomándola de la mano. Claro que lo se –Ariana lo besó ― No me extrañes. ― Y les repito… ― empezó Josh. junto con todo mundo. y le señaló el camino. ― No –negó Ariana ― lo trataré yo sola. Natalia Trujillo . Ariana guió a Nicole por el pasillo para legar al despacho que alguna vez había sido de Steven. Ricky. Y sin embargo. ― Claro. utilizaré el despacho. Un pequeño carraspeado la sacó de sus pensamientos. no estaba lleno de polvo.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 245 . ― Vamos. podía ver que la seguían utilizando. y ya no dijo nada. Volteó a ver a Nicole. Los muebles seguían los iguales.Escritoras Excomulgadas ― Dios. Sígueme. ― ¿Quieres que vaya? –le susurró. a veces te comportas como un chiquillo –se quejó Ricky. ― Pero recuerda que no lo estas. ― ¿Podemos hablar? Por favor –Nicole casi rogaba por salir de la habitación.

pensó. Además. Nicole supo que decía la verdad. pero casi podía ver la mirada de él. pasa. Lo único que podía ver era su larga cabellera negra. Ya había pasado tiempo en ella. por favor. Increíble que hubiesen pasado tantos años desde la primera vez que había llegado a esa casa. al momento que se enterare de donde estaba. Nicole entró en la habitación. Esta chica es directa. Se dirigió al pequeño sillón y se sentó. pensó Nicole. mientras visitaba a Eli.Escritoras Excomulgadas ― Perdón. Su estatura y su esbeltez le daban un porte casi fantástico. Sebastián se enojaría con ella. Ariana se movió incomoda en su asiento. Era y a la vez no era sorpresa. ella le había prometido que el sobre llegaría a manos de su hija. que era herencia de los Mitchells. se veía con tanta seguridad. Era increíble. y lo increíble era que ni siquiera lo aceptaran. Era una mujer muy hermosa.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 246 . específicamente por ella. ― No te alegró mucho mi visita. Al menos estaba tratando de ser sincera. Eran tan parecidos. ― ¿Pero tienes alguna idea de por qué he venido? Natalia Trujillo . Y estaba ahí para cumplir esa promesa. Fue como si algo le dijera que ella estaba ahí. Eso lo apreciaba. Pero necesitaba hacerlo. ― He de confesar que no sé que esperar de ella. Pero lo que más la impactaba eran sus ojos. como los de Sebastián. Azules. en la de ella. La verdad era que le había impactado mucho su presencia en la casa. el día anterior. Observó como Ariana tomaba asiento en la silla enfrente de ella. Miró Ariana y fue directa al grano. Además.

y deseo platicar contigo. Porque deseo conocerte. pero a la vez. en Sebastián. la verdad. se había cambiado por un lúgubre bosque. Al principio de la conversación había tenido una mirada. Respiró profundamente. en su padre. Esto te ayudará a superar tus demonios. no fría. y –de un bolso que Ariana ni siquiera había visto saco un sobre. Natalia Trujillo . Ariana se percató de esta mirada era diferente. Ariana aun sentía un nudo en el estomago al pensar en él. Ariana tuvo el deseo de abrazar a aquella desconocida. y mirarla. Era para eso para lo que había volado medio país. mientras lo joven siguió hablando ― No me lo ha pedido. sabía que tendría que pensar en él. Para verlo. Es… especial. Nicole se lo tendió a Ariana. pero después dejó caer la mano. ― No. ― ¿Qué tiene eso de especial? ― La verdad. Había sido como una selva salvaje. Esto te pertenece. pero esta no se inmuto. Ariana sintió un escalofrío recorrerla. y sin embargo. El sobre que su padre le había tratado de dar el día de ayer.Escritoras Excomulgadas ― Supongo que él te ha enviado –Ariana no deseaba arruinar su día. Era el mismo que ella había tenido anteriormente. Sebastián –dijo Nicole haciendo énfasis en el nombre. pero ahora.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 247 . quería huir. porque Ariana conocía bien esa mirada. Estuvo esperando. solo eso. cerrando los ojos. pero si retadora en cierto sentido. He venido por mi propia voluntad. para después abrirlos. ― Tienes que tomarlo. Ariana sintió como si el aire se le escapara de los pulmones ― porque dejaste esto en la casa.

― Eso será entonces porque Sebastián te contó la historia. ― Tú no sabes por lo que he pasado. y me han defraudado. Ha aprendido a confiar de nuevo. Lo que me ha costado seguir adelante. que sé sobre ti. A lo largo de los años. ― Oh. ― Si. ― ¿Entró en tu vida? –Ariana supo que su tono de sorpresa había revelado lo que pensó fugazmente en ese segundo. ― Oh. Que conozco a tus hermanos desde hace años. hemos platicado sobre nuestros pasados.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 248 . –suspiró. Natalia Trujillo . Por lo que vi esta mañana. hemos platicado. Su historia. y bueno…. por el contrario Ariana. Y es por ello. has dejado de hacerlo. Tenía dieciocho cuando el entró en mi vida. ― Pero no por eso. se perfectamente por lo que tú crees haber pasado.Escritoras Excomulgadas ― ¿Y quién me asegura que es la verdad? ― Algunas veces hay que confiar. ¿Y qué te hace pensar que tu padre no lo ha hecho? ― Entonces sabrás de sobra lo que hemos pasado él y yo. tú corazón se está curando. ― ¿A lo largo de los años? ― Conozco a Sebastián desde hace cinco años. ― Tú crees haber sufrido. ― He confiado otras veces. no es lo que tú crees.

Una adolescente común y corriente. distante. Pero en realidad. Ni a ti. Ariana observó como Nicole tomaba inconscientemente su dije y la cadena jugaba con él. creí que mis sueños se estaban haciendo realidad. Estoy ya acostumbrada a ello. Demasiado. ni a nadie. ― Se exactamente lo que pensaste. Para cuando se lo dije. ― Hace seis años. entre el mar de libros. Éramos dos al fin y al cabo. Y el día que él me invitó a salir. 249 . Sino por él. Sabía que nunca sería una modelo. Claro que sí. y el chico más popular de todo el instituto. pero Sebastián lo merecía. diría yo. Capitán del equipo de la escuela. el se mostró frío. era lo que cualquier chica podría desear. demasiado grande. Yo aun no podía creer mi suerte. Respiró y continuo ― Y bueno. no por mí. Se quedó Natalia Trujillo . Nicole se puso de pie. en sus clases. ese día comenzaron mis peores pesadillas.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I expectante. Una chica sumida en sus libros. no tengo porque darte explicaciones. esperando a que aquella mujer le hablara. Veras. Todo mundo lo piensa. después de un calentón del momento en el coche. y sin embargo lo voy a hacer. Parecía que como si hubiese sido ayer. y se dirigió a la ventana. Todos esas imágenes que embargaron su mente. Pero no por ti. –Nicole se detuvo unos segundo antes de continuar. y me exigió que abortase. era demasiado. Pero todo cambio el día que me enamoré –Nicole resopló –Bueno. Era claro que no lo iba a hacer. siempre había sido así. pero se rindió. y no hacia años. me quedé embarazada –Volteó ver a Ariana ― Aquí no te voy a decir que yo no tuve la culpa. Digamos que la autoestima no era mi fuerte. era solo una chica como cualquier otra. que creí enamorarme de Scott Palmer. Al final optó por quedarse callada.Escritoras Excomulgadas ― Yo… ― Trató de buscar una forma de disculparse. Estuvimos saliendo varias veces.

― ¿Te parecen crueles esas palabras? ― Eso fue un golpe bajo –Ariana ahora sabía por dónde iba todo eso. Entonces Nicole la miró con un brillo en su mirada. para casi rogarle que se hiciera cargo. Terminé el instituto. Siguió guardando silencio. –Las circunstancias no son las mismas. y escogieron el peor día para hacerlo. O él se hacía cargo de nosotros.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 250 . En resumidas cuentas. o que por lo menos.Escritoras Excomulgadas Ariana no sabía que pensar. estaban coléricos. y por increíble que pareciera. que era la desgracia de mi familia. nadie notaba mi embarazo. El solo se Natalia Trujillo . hacía mucho tiempo. Y contarle lo que mis padres habían hecho. Ella misma había pronunciado unas palabras así. Esa noche. ― Y no lo hice. –Ariana no podía pensar algo más exacto para definir esa acción de los padres de Nicole. pero no el suficiente como para poder olvidarlas. Me amenazaron terminalmente. Ahora quiero seguir contando más de mí. ― Eso es tan cruel. Tenía ya seis meses. y que preferirían verme muerta. Estuve meses esperando el momento exacto para decírselo a mis padres. pero aun no entendía que esperaba sacar de ello. me ayudara. fui a buscar a Scott a su casa. o podía ir a buscar mis cosas y nunca regresar a casa. pues aquella tarde había una tormenta terrible –Nicole jamás olvidaría esa noche. La llevaba grabada en su mente y en su corazón –Me echaron no sin antes decirme que jamás me querían volver a ver. Para cuando se lo dije a mis padres. Ella le estaba contado su pasado. ― Eso dejémosle para después. me echaron de la casa. Tú no… Pero Nicole le alzó la mano.

Una luz blanca. y de ahí salió una única persona. en un lugar lleno de extrema blancura. Pero ya no podía más. pero para mí fue como si un ángel me hubiese bajado del cielo.. ― Sebastián –fue más un leve susurro el que expresó Ariana ― No hay un solo día que no le agradezca por haberme salvado. y me desmayé. Entonces lo vi a él. Estaba completamente desorientada. había muerto un pedazo de mi. Entonces desperté.. y para cuando viene a ver. y que había sido un milagro que no hubiese muerto. salí de su casa. Entonces una parte de mi lo supo. Incluso antes de palmearme. y casi de una manera inconsciente ella hizo lo mismo. no sabía a quién más recurrir. Mi bebé. Tuvimos una fuerte discusión. En verdad deseaba tener ese bebé. Quizás no hubiese muerto ese día. Dicen que se había ahogado con el cordón. llena de tubos. Así. Natalia Trujillo . que había estado muy débil. y los dolores se iban haciendo cada vez más fuertes. “Estaba completamente empapada. El me dijo habían pasado días desde que me había recogido. dispuesta a ayudarme. y me vi postrada en una cama. pero entonces. y entonces… ― Nicole se rió ― Tal vez te suene gracioso. Se apretó el abdomen. lo supe. y me echo en cara que quizás el no fuera el padre. caminando sin rumbo. parecía que no se había despegado ni un minuto de mí. me encontraba vagando. ¿Sería posible que…? –Y seguí caminando bajo la lluvia. y los dolores se iban haciendo cada vez más fuertes”. pero esa noche. Para cuando él me dejó. Ariana se dio cuenta de que hablaba siempre en pasado de él.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 251 . Ariana vio como de manera automática se llevó las manos al vientre. Estaba completamente empapada. sentado a mi lado.Escritoras Excomulgadas rió de mi. De repente sentí leves agujazos en el abdomen. Me recargué contra una pared. Solo recuerdo que lo vi.

El se quedó conmigo. Estaba sola. Entonces. pero aquello era demasiado. ― Estabas sola. alcancé a conocer a Ricky y a Eli. Había encontrado a unas personas realmente Natalia Trujillo . había aguantado lo más que había podido. Me dieron de alta. en una dimensión desconocida. cuando se iban a la universidad. rogué a Dios que no naciera. he salido a adelante. Ariana se levantó para ir hacia ella. pues nadie hacia nada por estar ahí. se quedó. y que él no había escatimado en gastos. que fue mi culpa. Claro que al principio me mostré recelosa ante tanta bondad. Cuando me preguntó por mi familia. Se presentó y estuvo a mi lado durante toda la estancia. y me dijo “Nadie merece estar sólo”. Entonces él me ofreció un techo y comida. Para cuando llegué. Sebastián era en único que lo sabía –Él estuvo conmigo todos esos días. pero al menos. las enfermeras me decían que él había procurado que me atendiesen los mejores doctores.Escritoras Excomulgadas Pero yo sé. era compresible. No vine a buscar tu compasión –Lo hago por él. Creo que gracias a ellos. Al principio me sentía fuera de otro mundo. Aquello rompió con todas mis barreras. le pregunté directamente que qué esperaba de mí. porque en algún momento de esa noche. Recuerdo cuando llegue a su casa. y entonces fue cuando me pregunté para donde iba a ir. por favor. no sé que le habrá dicho Sebastián a tus hermanos. durante mi estancia. Nunca había hablado de ello con nadie. que había salvado a una desconocida. que no tenía nada que hacer ahí. Honestamente. Al contrario me hizo sentir muy a gusto. pero Nicole retrocedió.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 252 . ― Tú no tienes idea de lo que es… de lo que es…― Nicole estaba llorando. y entonces acepté su oferta. el mejor trato. ¿entiendes eso? Un completo extraño. Era lo única familia que me había quedado y se había ido. era un museo. se repetía Nicole una y otra vez. Lo mismo que Eli. yo me eché a llorar. Sin embargo. Ricky nunca me miro de una manera reprochadora. Ya no tenía a mi bebé. no la he pasado tan mal. dándole la espalda –No.

Y al final.Escritoras Excomulgadas cariñosas. Que vivías en otro lugar. y él me dijo. y por sobre todo. Eras hija de Sebastián. e incluso… Nicole despejó su mente. que te había hecho mucho daño. Sentí una enorme curiosidad. por la decoración del cuarto. Estaba llena de fotos de ellos. Entonces le dije que agradecía su hospitalidad. Él se convirtió en mi mejor amigo. pero que era momento de que dejara de abusar de su buena fe para conmigo. hasta hacerse meses. pero que podían verte a Natalia Trujillo . ― Hasta ese entonces. Ahora solo se ríe de eso. de poder devolverle de alguna manera el dinero que ha gastado en mí. me dejaba trabajar para él. con una familia que la querías de la misma manera que él a ti. Él me dio ropa. pero entonces me acerqué a la tabla que tenía colgada en la pared. era inconfundible. hicimos un trato. mi privacidad. Ariana. me dio una cama para dormir. pero ante todo. un cuarto. Al principio pensé que quizás recordaba a una hija que se había muerto pequeña. Entonces el entró a la habitación. No hace falta decirte que él me convenció de quedarme. Y de ti. solo había conocido a Ricky. que me aceptaban incondicionalmente. cuando puede. además. amables. Aceptaría su ayuda. Ariana bajó la cabeza. Al menos. El nunca me pidió nada a cambio. él me dio un hogar. las semanas. Estaba intrigada por la habitación en la que pasaba tantas horas encerrado. No valía la pena recordar tantos amargos momentos –Un día entre a tu cuarto sin querer. ¿Quién era en verdad Sebastián? ― Pasaron los días. El único verdadero amigo. Por tus rasgos. Se habían gritado. y tiempo después conocí a Josh –Recordar aquel encuentro fue como sentir un golpe en el estomago. en la Universidad de Chicago. Me apoyó incondicionalmente para entrar en la Escuela de Enfermeras. y me confirmó mi teoría. Le pregunté que porque nunca lo visitaba.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 253 . Todo era tan confuso. cuando se acuerda. pero solo si al final.

que como un día aquel. La ira estaba consumiéndola. Me habló de aquella terrible noche. No una casa. Pero él me contó la verdad. déjame terminar. El no la amaba. ― Eso es… ― Por favor. Solo Sebastián sabe lo que contiene. pero es porque no sabes. ― ¿Y te dijo que él aventó a mi madre por las escaleras? ― ¿Tú lo viste hacerlo? Ariana se quedó congelada. Me dijo que me comprendía a la hora de perder algo que amas más que nada en este mundo. Eso fue suficiente para mí. ― Eso habría pensado yo también. Ahora lo demás. –Nicole se limpió el rostro cubierto de lagrimas – Sebastián es como un padre para mí. ― Pero es que eso es mentira. y le creí.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 254 . para rogarte que tengas esto –Nicole volvió a tomar el sobre y se le dejó en el escritorio –Nunca lo he leído. me ha dado un hogar. ¿Tienes idea de lo que hizo esa noche? Es una vil mentira ― Ariana gritaba las palabras. le pregunté que el que hacia aquel día. Y de cómo sucedieron los hechos. el había perdido a la mujer que amaba. depende de ti.Escritoras Excomulgadas los ojos sin vergüenza de haberte defraudado. Ni siquiera ella misma se lo había hecho. He venido aquí. si una persona capaz de ayudar a una completa Natalia Trujillo . No te culpo. Nunca nadie le había cuestionado eso. durante esa gran tempestad caminando como si nada. y quedarse sin un trozo de tu alma. Y me dijo. El me ha dado aquello que pensé que no volvería a tener. Te he contado todo lo que me pasó para que te preguntes. Pero ahora… ― Entonces. El la mató.

–Hay muchas cosas que tú no sabes. Entonces por eso Ricky se había puesto en contacto con Margot. Era por ella. como había pensado. Espero que eso –Señalando el sobre ― Te ayude a librarte al fin de ellos. Entonces le rogué a tu hermano que te buscara. Verte una vez más. Solo te pido un favor. Ariana asintió. ― No eres una mala persona Ariana. volteó a ver a Ariana una vez más. ― El menos que nadie se debe enterar de esto –Ariana iba a preguntar algo. Al parecer había pasado algo entre ellos. ― Te prometo que no diré nada. Sabía que no habría paz hasta que él te viera. una amistad sin complicaciones? ¿Si un asesino sería capaz de amar como lo ha hecho él? Nicole se dirigió a la puerta.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 255 . de darle un techo bajo el cual dormir. ― ¿Y Josh? Nicole se tensó. Es lo único que te pido. pero antes de salir. y Ariana fue consciente de cómo su cuerpo respondió ante su nombre. tienes demasiados fantasmas. Cuando sufrió el primer ataque al corazón fue todo tan repentino. quede entre nosotras. Y salió de la habitación. Pero él me importa. él solo quiere eso. Que todo esto que te conté ahora.Escritoras Excomulgadas extraña ¿sería capaz de asesinar a la mujer que amaba. Pero entonces preguntó. Quizás pienses que una extraña como yo no debería de meterse en esto. Natalia Trujillo . Ahora. pero Nicole le ganó ― Por favor. sin embargo. Ni siquiera Ricky o Elizabeth saben de esto.

le harían preguntas. y no estaba preparada para ellas. hizo que su estomago se contrajera. Ella quería gritar. preocupado. Entonces se interpuso en su camino. desatando su dolor. Esperaba que todos estuvieran en la cocina todavía. ― Nicole. y se recargó por unos segundos en ella. llena de rabia ― En estos momentos no me encuentro con ganas de hablar con nadie. no en ese lugar y no en ese momento. ― ¿Qué ha pasado? –preguntó Josh. y sabía que una vez que terminara de hablar con Ariana saldría de ahí sin más. Lloraba suavemente. No deseaba darle la satisfacción de verla llorar. Pero no ahí. Y no se había equivocado. como leve llovizna. Recordar todo eso le había vuelto abrir viejas heridas. ― Déjeme ir –Nicole no lo miraba directamente. Natalia Trujillo . y llorar más fuerte. y siguió caminado. pero eso no era lo que ella quería. así que déjeme pasar. ― Déjame de hablar de usted –Josh se estaba comenzando a irritar de su comportamiento. No tenía ganas de despedirse de Eli ni de los demás. tenía la cabeza hacia a un lado. Conocía a esa pelirroja. y que no se encontrara con ninguno de ellos. Caminó directamente hacia la puerta principal. ― ¿Qué ha pasado? –Repitió ahora con más firmeza.Escritoras Excomulgadas Nicole salió del despacho. Nicole no le contestaba. ¿qué ha pasado? ― Mire señor –Nicole alzó la mirada. Pero no tuvo tanta suerte. Pero verla con los ojos hinchados y toda llorosa. pues sabía que le haría preguntas que ella no estaba preparada para contestar.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 256 . cerrando la puerta tras de sí. Aunque había de confesar que esas heridas nunca se habían cerrado del todo.

A su hogar. y se dirigía hacia ella. ¿No se acuerda? ― Te pedí disculpas por eso. Natalia Trujillo . Vio que Josh estaba en el umbral de la puerta. y con gran determinación lo empujó quitándolo del camino. dando rienda suelta a la tormenta que quería salir. y fue hacia el coche que había dejado aparcado. para irse a casa.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 257 . No la dejen sola. Entro en él.Escritoras Excomulgadas ― Pero si usted así lo pidió. que su hermana lo va a necesitar a usted y todos en unos momentos. Entonces prendió rápidamente el motor. Respirando agitadamente. y por fin pudo llorar abiertamente. aunque sin hacerle daño. Déjeme pasar. ― ¿Cuánto tiempo más vas a dejar de comportarte como una niña? ― Hasta que se me de la regalada gana. Nicole salió corriendo. ― Pues ya no me interesan. si me disculpa… ― Se deshizo del agarre de Josh. ― ¿Dime que ha pasado? ― Sólo le puedo decir. Y ahora. tomó unos segundos volver a tomar el control. Y ahora quítese de mi camino –Pero Josh la sujetó del brazo fuertemente.

Odiaba esa sensación de incertidumbre que tenía. su curiosidad le pedía. de tamaño carta. Era como si en algún momento temiera que le fueran a salir garras de él. 258 . ¿Qué rayos era todo eso?. se preguntó Ariana. Dentro había unas hojas dobladas. cuando sus demonios se hicieron presentes. Tomó el sobre. Un sobre común y corriente. Algo que ella había dejado atrás hacia mucho. no. Le profesaba un profundo amor paternal. y sin embargo lo había hecho. varios papeles de hospitales. Pero las palabras de Nicole estaban rondando su Natalia Trujillo . Tenía un terror ante abrir ese sobre.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I cabeza una y otra vez. le exigía que lo abriera de una vez por todas. Pero a la vez. Se acercó lentamente al escritorio. Era un simple sobre. y fue ahí. y color crema. y junto a estas. Por Sebastián. Sintiéndose presa de un sentimiento de urgencia. Se había percatado de lo difícil que había sido para esa muchacha hablarle de su pasado. Entonces empezó a leer. abrió rápidamente el sobre desgarrándolo con cuidado. y lo inspeccionó lentamente.Escritoras Excomulgadas Capítulo 25 “Mi Pequeña Guerrera…” Guerrera Ariana miraba absorta el sobre que se hallaba encima de la mesa.

mi pequeña. Así de simple es la vida para ustedes. ni los de nadie. pero ahora. es porque desgraciadamente nada salió como esperábamos. lamento tanto. pero siempre me negué. Fue mi decisión. No quería esa carga sobre tus hombros. Al final has encontrado una solución como siempre.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 259 . el que nadie se enterara de esto. por dejarse abrazar por tu padre. es una de las pocas ocasiones en las que los veo juntos. los veo a ustedes jugar en el patio. Uno sentado en cada pie de tu padre.Escritoras Excomulgadas Mi pequeña guerrera. Eres y serás siempre mi pequeña guerrera. Así que es por eso que estoy escribiendo estas líneas. absolutamente nadie más que tu padre sabía de esto. Estaba enferma cariño. pero yo así lo quise. Nunca he sido pesimista. Si estás leyendo esto. En este instante. ¿Te acuerdas de eso? Siempre peleando. que ya no estoy con ustedes. y eso quiere decir. Espero que tu padre haya esperado el tiempo suficiente para que todos ustedes asimilen todo lo que has pasado. Y así. muy enferma. Ahora sé que la pregunta que te ronda es ¿Por qué? ¿Qué paso? Esto es porque tu madre ya sabía que esto pasaría. Estuvimos juntos. pero al menos. No sé si entenderás esto. ahora los estas tratando de separar. hasta que la muerte nos separe. por lo menos a ti. Y sí lees esto. Nadie. Sé que hemos pasado muchas malas situaciones. pero tenía un tumor cerebral. Tu padre me insistió en contárselos. mis pequeños. Primero. espero que siga. quisiera dejarte algo por si este día llegase. he de pedirte perdón. y que él camine con ellos. a ti y a tus hermanos por Natalia Trujillo . es que ella al fin nos separó. Oh. No sabes cuánto lamento no poder estar a tu lado en estos momentos. Veo como Ricky está peleando con Josh. nada de eso importa. y tu solo te ríes. aun cuando tus hermanos te irritaban. como lo habíamos prometido. por el justo y el necesario. Tu padre esta con ustedes. tú los defendías. En este momento.

Sin embargo. y espero seguir así. y es precisamente por ese motivo que le pedí a tu padre que estuvieran con mi hermana. Perdónenme si en algún momento los hicimos pasar malos momentos. por mis hijos. Pero siempre. No sé si habrá sido la mejor elección. siempre andábamos de consultorio en consultorio. pero ante todo. pues no quería que fueran testigos de ellos. Si esto ha pasado. no físicamente. pero todos dicen lo mismo. A la fecha. ¿Recuerdas cómo tú y tus hermanos se pasaban mucho tiempo en casa de tu tía Margot? Es por eso que siempre los mandábamos con tu tía. Lamento mucho no estar contigo en esos momentos importantes. yo le pedí a tu padre que no te dijera nada. Pero si en algún momento. hemos visitado a muchas especialistas. Además. Quiere decir. pero Natalia Trujillo . el amor de una madre es demasiado. Mi pequeña. no quiero pensar en esto. una de las consecuencias de esta enfermad. eran mis cambios de humor. lo he llegado a hacer…. pero no es lo mismo. jamás les he hecho daño. Espero que después de que escriba esta carta. y seguir adelante. tenemos que aceparlo. Ruego a Dios. jamás les haya hecho daño. no puedo siquiera pensarlo. recuerda. pero fue la mía. este es un vivo ejemplo de él. Quizás estuvo mal. Dios. por un milagro. Pero hasta el día de hoy. A quien me duele de solo pensarlo. Los chicos tendrán a su padre. Si el hecho de gritarle a tu padre me parte el corazón. Casi siempre era tu padre quien era testigo de ellas. Drásticos y severos cambios de humor. que no hay cura. Mis terribles jaquecas han sido el resultado de esta terrible enfermedad. Sé que ustedes.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 260 . y ahora. eran testigos de ellas. lo aceptaré como sea. al igual que tú. No quiero que sufras. pues ese es mi mayor temor. y que primero leyeras esta carta. Esto es terminal. aunque no de manera física. Pero aun si no llegase. es en dejarte a ti.Escritoras Excomulgadas haberles ocultado mi estado todo este tiempo. tu madre estará contigo.

Nunca dejes que el odio corrompa tu corazón y que reine tu alma. que te esta acariciando mi pequeña. Pero el perdonar. igual que yo los amo a ustedes. Te amo.Escritoras Excomulgadas cuando sientas una brisa acariciar tu rostro. y te espantaste. El los ama. La familia ante todo. Vela por ellos. Hace unos minutos entraste a mi habitación para avisarme de la cena. Jamás dejes de buscarla. Tengo miedo de que se desmorone en el último momento. Busca tu felicidad. y eso nos hace humanos. Es mi más grande anhelo en mi corazón que tú y tus hermanos sean felices. dale a tu papá un gran abrazo y beso de mi parte. más que su propia vida. Mis consejos para ti sería este: Se feliz. y después de que leas esta carta. como lo haría yo. Con todo mi amor Tu madre que te ama Marianne Natalia Trujillo . Pero te tranquilice diciéndote. y cuida a tus hermanos por mí. Cuídate mi pequeña guerrera. Cuida mucho a tu padre. Otra cosa. esa seré yo. hija mía. No hay nada más que te pueda decir. él se cree que es fuerte. no lo es tanto. que era porque me estaba despidiendo de una persona que amo. Necesitará más que nunca el apoyo que todos sus hijos. quien le manda eso.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 261 . es lo que nos hace mejores personas. Él sabrá que soy yo. Se buena niña. pero en el fondo. Viste mi rostro bañado de lágrimas. la gente comete errores. Jamás lo olvides.

Natalia Trujillo . Pero Ricky y Josh había corrido hacia él. de verlo ahí. pero estaba claro que no pensaba parar. cuando su padre llegó. y que sus piernas no la podrían sostener más. para exigirle que los cargaran y abrazaran. necesitaba algo necesitaba algo a que aferrarse. El día de que hablaba su madre lo recordó perfectamente. ella lo entendió.Escritoras Excomulgadas Pequeña guerrera. Había sido uno de los pocos en los cuales todo había salido en paz. Eran sus lágrimas que estaban empapándolos. exactamente donde estaba sentada. La había preocupado. ella había encontrado solución a esa disputa. No tuvo más remedio que reírse de ver la escena. Al principio.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 262 . Sintió que su cuerpo estaba siendo poseído por un cúmulo de sentimientos. se había desatado el infierno. Aun recordaba su abrazo y su beso. Eras constancias médicas. se dejó caer en el piso. No podía respirar. pero cuando dijo que se estaba desprendiendo de alguien. siempre la había llamado así. Vio que los papeles se estaban mojando. Su mente estaba llenándose de todos esos recuerdos. El aire le estaba fallando. Y después. se había mostrado recelosa. Sin llegar a ningún mueble. Era como luces estroboscópicas. Todas a nombre de su madre. ¿Qué era eso? No sabía en qué momento había empezado a llorar. Ariana vio rápidamente los documentos que venían en el sobre. pues aún tirada en el piso. Y ese día había visto a su madre llorando. Hospitales de todo el país. El día que ella recordaba había sido un día antes de su muerte. Se recargó en del escritorio. que parpadeaban una y otra vez. Ariana sintió que las fuerzas le fallaban. papeles que ella no entendía en ese momento. Y era cierto. Ellos habían estado jugando en el patio. antes de que bajara a cenar. Observó más papeles pero no les prestó atención.

no puedo siquiera pensarlo” Y después.Escritoras Excomulgadas Las palabras de la carta. y espero seguir así. pero… Los gritos de esa noche inundaron su cabeza. Al menos el otro hermano se había salido unos momentos antes. Un accidente… Ariana cubrió su rostro con sus manos. Había sido un accidente. Al menos no ahora. Era su alma. Siempre animada. la había notado extraña. ― Tranquilo David. No sabía porque. lo he llegado a hacer…. No quería. Pero hasta el día de hoy. –La voz de Eli lo sacó de sus pensamientos. Richard debía ser un hombre afortunado. ― ¿Qué? 263 . “Sé que ustedes. ¿cambios de humor? Pero… Si. jamás les he hecho daño. Eli era una gran chica. el sólo le había pedido que se fuera. Habían desayunado tranquilamente. Se sentía levemente incomodo. ― Oh Dios mío. Pero no quería ser tan sobreprotector con ella. ¿Qué he hecho? Natalia Trujillo . Siempre había sido su madre. y sin ningún pelo en la lengua. Los gritos y sollozos que salían de su garganta. Era su madre. Y esa noche. pero tenía la sensación de que Ariana lo necesitaba. las palabras de su padre. Y su padre la estaba tratando de agarrar para que no se hiciera daño. ella estará bien. no podía retenerlos. rondaban por su mente una y otra vez. Dios. Era un accidente. No podía. aunque no de manera física. No había duda. Jamás.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I David estaba en la cocina con Richard y Elizabeth. gritando al fin. eran testigos de ellas. Pero si en algún momento. Su padre nunca le había puesto un dedo encima.

–se encogió los hombros ― Mujeres. ― Si. Y eso. Iba hecha un mar de llanto. Sé que deseas salir corriendo hacia el despacho para estar con ella. ― Es sólo que ha pasado por mucho. Dale unos momentos más. es exactamente lo que he estado haciendo desde que Ariana llegó. ― ¿Nicole? –Preguntó David ― ¿No se supone que estaba con Ariana? ― Se ha ido hace unos minutos.Escritoras Excomulgadas ― No te hagas. Nicole me dijo algo de darle un tiempo. Odio ver a las mujeres llorar. ― Joshua Mitchells. le bajas a ese tono en ese momento. ― Lo sé. pero al mirar a David se detuvo. No tengo idea de que habla. que nos iba a necesitar más que nunca. Natalia Trujillo . Pero no ha sido la única –David sabía que se refería a los demás hermanos. yo también lo siento. ― ¿Y Ariana?― deseó saber David rápidamente. ― Me imagino que todavía está en el despacho. ― Josh… ― Empezó Eli furiosa. en tan pocos días. Se volteó furioso hacia los demás. Josh entró en la habitación en ese momento.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 264 . que no llegó a probar. maldiciendo por todo lo alto. ― Es sólo que Nicole me ha hecho perder la paciencia. y lo siento. El aludido solo gruño y se sirvió una taza de café. quien las entiende.

Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I espéralo y después nos alcanzan. segunda habitación –Eli se paró dificultosamente de su asiento ― Voy contigo ― No es necesario. a mano izquierda. pensó David. Se hincó. ¿Qué he hecho? –Era lo único que repetía. para tomarla entre sus brazos. Corrió y abrió la puerta. David la abrazó más fuerte. para encontrar a Ariana postrada en el suelo. Dios. David se guió por la voz de Ariana. y se fueron al despacho. ¿Qué sucede? 265 . y le preguntó a Eli ― ¿Dónde está el despacho? ― Al fondo. Yo voy con ustedes Salieron. llorando desconsoladamente. fue limpiando las lágrimas con las yemas de sus dedos pulgares. y no había forma de detenerla. Ariana lloraba. ― He dicho que voy contigo –volteó a ver a Josh –Ricky está arriba. así que Natalia Trujillo . Tomando su rostro entre sus manos. siguiendo el pasillo. Sin que Eli le dijera donde estaba la oficina. ¿Qué hago?. ― Ariana… ― Oh Dios. conforme se fueron acercando. David oyó sollozos y lamentos. Era como si Ariana no lo viera. ― Cariño.Escritoras Excomulgadas ― Tengo un mal presentimiento –David se paró rápidamente de su asiento. ― ¿Qué? ¡Estas…! ― Lo que fuera que iba a decir se le olvidó a ver la mirada gélida de Eli –Que nos busque.

En estos momentos. háblame. ― ¿Qué son todos esos papeles? Ariana escondió su rostro en el cuello de David. Los ojos de su amada eran ahora solo un pozo de dolor. No sabía cómo ayudarla. fue algo fuerte. él era todo lo que la podía salvar de hundirse en el dolor. ¡Oh David!. Entonces se percató de todos los papeles regados por el piso. no… ― Se ahogaba en su propio llanto. Y su cuñada en esos momentos estaba verdaderamente sufriendo una agonía Josh no sabía qué hacer. Fue un accidente. ― David. –le dijo entre llanto. Josh y Eli estaban parados en el umbral de la puerta. David sintió como si le hubieran dado una tremenda golpiza. para que le hubiera afectado de esa manera. Eli sentía una fuerte Natalia Trujillo . 266 .Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I opresión en el pecho. ― ¿De qué estás hablando? Josh se agachó y tomó un papel.Escritoras Excomulgadas ― Dios. Siempre era muy fácil para ella sentir el dolor ajeno. en ese estado. ― Ella no… Todos estos años. ver a su hermana así. En verdad fue un accidente. Me estas preocupando. Odiaba ese sentimiento de impotencia. ¿Hospitales? ¿Su madre? ¿Daños cerebrales? ¿Qué era todo eso? ― Josh. Entonces su mirada se enfocó en él. ¿Qué sucede? –Eli quería saber de que hablaba Ariana. ¡Dios! –lo abrazó fuertemente ― ¿Qué he hecho? ― ¿Qué sucede? Ariana.

― Era Nicole. pero entonces empezó a sonar el teléfono. Al parecer papá ha sufrido un infarto. que no sé. Pensó en dejarlo sonar. está en el hospital. Cada palabra que iba recibiendo era como un golpe en su corazón. escuchó una voz a gritos. Cuando lo empezó a leer. Natalia Trujillo . y después ver a Josh. Rápidamente. y que se fuera a buzón de voz. los estaba buscando. pensó que su mundo se había desvanecido una vez más. ¿donde están? Alguien que conteste. letalmente pálido. No lo podía creer. –Le dio los papeles a Eli. “Dios. por favor. Cuando colgó.Escritoras Excomulgadas ― No lo sé. ¡Es una emergencia!” Ricky supo quién era. y se recogió el que estaba cerca del regazo de Ariana.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 267 . pero cuando entró. se acercó al buró y tomó la llamada. ― Oigan. tienes que leer esto –Elizabeth se le acercó con los papeles que Josh le había dado hacia unos segundos antes. Gracias por dejarme… ― Ricky entró en la habitación pero se calló al ver a su hermana en el piso llorando desconsoladamente. por Dios. sintió que el mundo se le venía encima. ― ¿Qué pasa aquí? ― Ricky.

David la había levantado lentamente del piso.Escritoras Excomulgadas Capítulo 26 La Espera Todos llegaron rápidamente al hospital. Este no es el momento para esto. –Lo hizo. Nicole ha de estar preocupada. Todos esos años perdidos. Cada uno. ― Tienes razón –Ariana volteó a ver a David.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I terminase. y le habló entra una mezcla de suavidad y firmeza –Ariana. ― Oh Elizabeth. pero Elizabeth no la dejó continuar. para cuando llegaron. Mírame. Sin embargo. y sabiendo lo que él pensaba. Sus palabras dichas. Ahora. Ya estoy bien. aun cuando seguía sollozando ― Ya basta. adoptando un tono más suave. pero con uno en común. Ariana aun no podía salir de su estado de shock. casi maternal –Respira. ― ¿Qué? –Dijo mirando a los demás presentes ― Alguien tenía que hacerla reaccionar –Tomó a Ariana de los hombros. había sido un gran problema calmar a Ariana. nos vamos al hospital. ― Nada –Después cambio su posición. le dijo –Estoy bien. Vamos. Sebastián. David la fulminó con la mirada. es que tú… ― chillaba Ariana. Más tarde hablaremos de esto. Vamos. tranquilízate. pero sin dejar de abrazarla. sumido en sus propios pensamientos. Tanto dolor y 268 . Te necesitamos serena. Todos se habían quedado quietos. Ella seguía sollozando palabras de culpa. Hasta que Elizabeth le dio una cachetada. Después de que la llamada Natalia Trujillo .

Cosa que no sentía en lo absoluto. por favor. están aquí –Aferró a Ricky por sus brazos –No sé como está. tranquilízate. Entraron. ― Nicole. no dejes que le pase nada. David la tenía abrazada. Natalia Trujillo . acariciándole la espalda.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 269 . Era como una letanía que Ariana repetía y repetí sin cesar en su cabeza. Pero ya dos mujeres histéricas eran demasiado. por favor. Si la soltaba en esos momentos. ¡Nadie me dice nada! ― Nicole. cubierto por ríos de lágrimas. Yo sólo salí unos minutos. y entonces… Josh se acercó a ella. cuando vieron a Nicole caminando de un lado a otro por el blanco pasillo. pues él era como su pilar. ― Es mi culpa. Por favor. No. Josh se estaba acercando a recepción para pedir alguna noticia. Las lágrimas no dejaban de caer. Fui a su casa –Empezó a llorar nuevamente ― Y cuando regresé lo vi. tratándole de dar confort. lo siento tanto. y corrió hacia ellos. Ella alzó su rostro. y se dirigieron rápidamente al área de urgencias. y Ariana agradecía por ello. Sentía un terrible dolor en el pecho a ver a esa mujer caerse en pedazos. Dinos que pasó –Ricky le habló serenamente. estaba segura que se derrumbaría. Dios. Al menos Elizabeth estaba sosegada. Pensé que estaba bien. ¿Por qué nunca me dijo nada? ¿Por qué dejo que todos estos años creyera todo esto? Pensó Ariana.Escritoras Excomulgadas resentimiento. donde está apoyada. que ahora habían sido sustituidos por vergüenza y remordimiento. ― Oh Dios. cálmate –dijo.

jamás sería así. sintió como si un rayo le partiera el corazón. cuando vio que el doctor a cargo de Sebastián se acercaba a ella. Alexander González. gracias a que tú actuaste rápidamente. –Josh la abrazó. parada junto a David. y ahora lo están tratando de salvar. Pero no era necesario. Había sido uno de sus profesores en los primeros años de la carrera. tomándola de la barbilla. para hablar. sólo salí unos minutos… unos minutos. Iba a acercarse a ella. En eso Nicole se percató de Ariana. Todo el odio y rencor que había entre ellos. porque ella había sido un verdadero testigo del dolor que su ausencia y silencio habían provocado en Sebastián. blanca como una hoja de papel. esperaba alegrarse. Ella sabía por qué estaba así. mirándola directamente a esos verdes –No fue tu culpa. y nadie me dice nada. No fue tu culpa.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 270 . El Dr. se había extinguido en ese momento. necesitaba hacerlo. ― Oh Josh… ― Ella se aferró más a él. y parecía que estaba totalmente anclada a David. No podías hacer nada.Escritoras Excomulgadas ― ¿Calmarme? –Gritó –Sebastián sufrió un ataque. ― Pero si yo no hubiese salido… ― Basta Nicole –Dijo firmemente –No sirve de nada culparse. parada enfrente de ella. Natalia Trujillo . Estaba pálida. al verla ahí. pero tú estuviste ahí. No tenía idea de lo había en el sobre. era un hombre impresiónate. Ella necesitaba sentirse apoyada. Ella no era así. hablándole dulce y pacíficamente –Pasó en el momento menos oportuno. –Le alzó el rostro. Pero ahora. ― Nadie te está echando la culpa de nada. Y ella se refugió en sus brazos. Era de esperarse. Nikky –Josh la abrazó más fuerte. enterando su cara en su pecho –Dios. Una parte de ella. y Josh era su salvavidas en esos momentos.

y su aire de hombre culto. tenemos que realizar los estudios primero. para avisarle de su llegada al hospital. Sino el hecho de que miraba a Nicole y no a nadie más. estamos preocupados por ella. traigo las evoluciones. de manera inicial e inmediata. él había sido su segunda opción.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 271 . ya que tenemos ciertas dudas con el historial. Josh vio a un hombre rubio y de cuerpo atlético acercarse a ellos. Aunque primero le debemos de realizar unos estudios. Lo tenemos estabilizado.Escritoras Excomulgadas sustituyendo a un colega que se había ido de sabático. Nicole. para después girarse a los demás –Estábamos a punto de darle un tranquilizante. Sabía que Sebastián estaba en buenas manos. Se habían hecho buenos amigos. Si no hubiese sido por su bata blanca. parece ser que esta mejor –Agregó mirando como el brazo de Josh rodeaba el cuerpo de Nicole. Natalia Trujillo . ― Somos amigos –Dijo Alexander enfocando su mirada en Josh. Y le alegraba enormemente que él fuera el que atendiera a Sebastián. pero repito. Aplicamos un RCP –las mujeres empezaron a murmuras y rezar. hubiese jurado que era un modelo. y a esta no le importaba en lo mínimo –Bueno. ― ¿Se conocen? –la pregunta le había salido inconscientemente a Josh. Hemos detectado una falla cardiaca. pero él siguió hablando –Y lo logramos traer de regreso. Alex? –preguntó Nicole. Después de hablar con el 911. Pero ahora que ustedes están aquí. pero creo que tendremos que empezar con cirugía. ― ¿Cómo está él. ― Me alegra ver que estas más tranquila. hablando directamente con él. Eso no fue lo más desconcertante.

Si Nicole no hubiese actuado inmediatamente. buscando su calor. creemos ha sido producto de este ultimo infarto. como si fuera una pregunta de examen –Es alérgico a la anestesia. Al parecer. Tenía familiares a los cuales responder. queremos gastar todas nuestras opciones.Escritoras Excomulgadas ― ¿Operación? ¿Falla cardiaca? ¿Dudas? –Todos hablaron a la vez. ¿Quién sería él? Sin embargo. tenemos que checar su historial médico. pero primero tenemos que mantenerlo estable. tiene hipotermia maligna. nadie podía creer lo que estaba pasando. Incluso el moreno a Nicole. Sí. ― En español por favor –pidió Ricky. tenemos que operar. ― Primero trataremos de estabilizarlo por completo. será consultada con ustedes. quizás no estaríamos aquí –Nicole empezó a llorar débilmente otra vez. ― Son varias preguntas. ― Reacción alérgica a la anestesia –Contestó automáticamente Nicole. ¿Cómo piensas proceder Alex? ― Por el momento. El doctor observó cómo cada hombre encerraba como cerradura a sus respectivas mujeres.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 272 . y se asió del brazo de Josh. En unas horas más. pero trataré de contestarlas todas. ese no era el momento para pensar en eso. ― Y sobre las dudas. Cualquier decisión que se tome. ― Oh Dios… ¿Quién dijo esas palabras? No lo sabía. La falla cardiaca. Natalia Trujillo . y podrán pasar a verlo.

para correr a los brazos de Alexander. ― ¿Qué si es tu novio? –repitió su pregunta Josh. Era una mirada de advertencia. En verdad lo agradezco. González se fue. A ti. Aunque por el tono de voz de Josh. Lo que sea por ti. lentamente. ― Jamás te lo podré agradecer –Nicole le dio un beso en la mejilla –Eres un gran doctor. ― ¿Tu novio? ― ¿Qué? –Nicole no sabía si sentirse halagada u ofendida por su pregunta. ― Tal vez. levantó la mano para acariciar su mejilla. se inclinaba por lo segundo. ―… Que no será hoy. rodeándolo por el cuello. si me disculpas. Sonrió para sus adentros. dejando a Nicole más serena. y una maravillosa persona. ya que choco contra el pecho de Josh. ― No tienes derecho a preguntarme eso. ― No es nada. te mantendré avisada. Cuídate. ― Pues resulta… ― Pero ella lo calló. Cualquier cosa. y a todos. Era completamente ajena a los demás.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 273 . por lo que veo.Escritoras Excomulgadas Nicole se soltó de agarre de Josh. ― Oh Alex. Natalia Trujillo . Lo cual hizo enojar a Nicole. muchas gracias. Ahora. Se volteó y casi se cae. La mirada del hombre que hacía unos momentos había tenido a Nicole en sus brazos lo detuvo. El Dr. algún día… ― dijo encogiéndose los hombros. pero su instinto lo hizo detenerse.

Ahora.Escritoras Excomulgadas ― Resulta que tu padre está en un gran peligro. pero ahora necesitaba saber más. Las peleas entre ellos eran casi una costumbre. se había evaporado por completo. y sentarse en el sillón. y tú –dijo enterrando su dedo en su pecho –Tendrías que pensar sólo en él. tomando a Elizabeth entre sus brazos. Aquel momento de debilidad. La verdad. y no en mi vida personal. ahora estaba en un hospital. Sebastián está en buenas manos. Es el mejor cardiocirujano de la región. Las mejores. Esa fracción de segundo que los había unido. ― Más vale que así lo sea –dijo Ricky. ― Nikky. ¿podemos confiar en él? –Aunque Elizabeth no dijo su nombre. ― Eli. de dolor. mi vida. tratando de sobrevivir un Natalia Trujillo . había estado callada. Mi vida es eso. Nicole no dijo nada más. Entonces recordó la presencia de Ariana.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 274 . había desaparecido. odiado por tantos años estaba vivo. Eso era lo único que se filtraba en los pensamientos de Ariana. Sebastián estaba vivo. El hombre que había vivido todo ese tiempo guardando ese secreto. La compadecía enormemente. Elizabeth se acercó a Nicole. Ambos se quedaron mirando. Ni una sola palabra. El hombre al que había despreciado. sabía que hablaba de Alex. Ya después hablaría de eso con ellos. jamás dudaría de Alex. Estaba vivo. En todo ese tiempo. para llevarla a la sala de espera. le dolía tanto verla así. ignorado. ¿Qué estaría pasando por la mente de aquella mujer atormentada? Esta vivo. volvían a la hostilidad de siempre. Pero ya que lo preguntas te diré esto.

Sebastián. ¿Por qué no le había dicho nada? ¿Por qué? David había sido consciente de su estremecimiento ya que la había abrazado más fuerte. No había dicho una palabra en todo el trayecto de la casa al hospital. Cambios de humor. Lo había negado por tanto tiempo. pero a la vez. Ariana sintió un remolino de emociones. y vio a Elizabeth sentada al lado de Ricky. fijando su mirada en el piso. Un millón de teorías circulaban en su cerebro. Ariana había sentido una especie de desdoblamiento de su cuerpo. Soy un asesino”. “Fue un accidente.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I podía pensar en ver a su padre. La había llevado a la sala de espera. Un accidente. pero a la vez no estaba. esas había sido las palabras de su padre. y ahora resultaba tan natural. Pero ahora Sebastián volvía a ocupar ese papel. Ahora solo Natalia Trujillo .Escritoras Excomulgadas día más. Desde que había entrado en la clínica. No tenía lágrimas en ese momento. y a la vez. Su padre. Alzó la mirada. En sus palabras en el funeral. Su padre. muy probables. Ella tenía que poner su cabeza en suelo firme. después de tanto. todas ni remotamente posibles. Ariana se sentó. Había escuchado cada una de las palabras de Nicole. Su padre. El las de la noche de tormenta. sentándose y acercándola a su cuerpo. Un accidente. quien la tenía abrazada. Sintió como sus entrañas se contraían. Esas palabras las había dejado de asimilar para él. Pensaba en todos los años perdidos. Estaba. y del doctor a cargo. Su momento de autocompasión había terminado. Ella rogaba por eso. y pedirle perdón. mientras esta tenía la mano en su vientre. su mente estaba enfrascada en sus propias preocupaciones. Nicole estaba parada de 275 . David no la había soltado en ningún momento. Steven había sido su padre. Le recorrió un escalofrío de pensar en esas palabras.

En dado caso. ― Gracias. No sé cómo devolverte esto. Era una mujer muy valiente. y Josh estaba inmóvil en el otro extremo del ventanal. Sabía de lo que hablaba. Todo mundo se la quedó mirando. Su voz interna le decía que no. ― En verdad. pero con la mirada fija en Nicole. ¿Qué ellos supieran todo? ¿O Margot? Pero después dejó de divagar por esa ruta. Ariana la miró.Escritoras Excomulgadas espaldas a ellos. la única que lo sabía era Nicole. se levantó del asiento. ― Gracias. ¿Sería posible que sus hermanos supieran la verdad?. cara a cara. –Repitió Ariana ahora más fuerte y firme ― Por todo. Sin saber por qué. ― Tú sabes bien por qué… ¡Dios! –Su voz se quebraba por momentos. Nicole le devolvió el abrazo por unos segundos –Te debo tanto. este no… ― Pero se cayó cuando los brazos de Ariana la rodearon. y le sonrió. Esta ni siquiera la había visto hasta que se había plantado en frente de ella. pensó. habla con él. Se lo repetía una y otra vez. pensó Ariana. Pero ella sólo caminaba hacia Nicole. Nicole la entendía. Natalia Trujillo . frente a la ventana. ― ¿Qué? –Nicole la quedó mirando sin saber qué decir. y fue hacia ella. ― Pues si quieres pagármelo. –dijo débilmente Ariana.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 276 . sin pensarlo siquiera. una joven que había enfrentado a sus demonios por Sebastián. como no tienes idea. Le debía tanto.

Natalia Trujillo . El la tomó de la mano. la volvió a abrazar. No fue necesario pedirle a David que la acompañara. –La soltó y se alejó de ella. ― Gracias. Y no la romperé. para acercarse a David ― Ahora. pero no ahora. –Ahora miró a Nicole. –Ricky iba a abrir la boca. si me disculpan por unos segundos.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 277 . para hablarle al oído y decirle solo lo que ella podía oír ― Te hice una promesa. Cada uno con sus caras de asombro y curiosidad. Eres una mujer fuerte Ariana Mitchells. ― Se que todos quieren saber sobre lo que pasó en la casa. Volteó a ver a todo mundo. Cuando esto se calme. ¿Alguien quiere una taza de café? Todo mundo asintió pesadamente.Escritoras Excomulgadas ― Lo haré. pero en silencio. pero tanto el ademán de Elizabeth como ella lo callaron –No ahora. hablaremos. ― Solo por segundos. Hablaremos. y caminaron por uno segundos sin rumbo.

y cerrando los ojos. salieron del pasillo hacia una zona de árboles. Sólo la observó. ― Lamentó la escena pasada. Ariana lo soltó y se alejó para caminar hacia un árbol. ese silencio lo estaba matando. pensé que te había comido la lengua el gato –David quería sonar agradable. no le gustaba para nada. pero a la vez. sin decir nada. no dijo nada. Pero ahora. ― Vaya. se moría por ir por ella. aunque por dentro estuviera hecho un mar de emociones. Ni Ariana ni él sabían que decir. ― Gracias –Dijo Ariana. Pero no las iba a mostrar. No sabían dónde estaba la cafetería. recargándose de espaldas al árbol. Sabía que era necesario. pero sabía que no era lo que necesitaba. Entonces vio una puerta que daba a una de las salidas del hospital. 278 . y sólo eso. se le hicieron eternos. David estaba desesperado. sin abrir los ojos. aunque incómodo. y recargarse. Vio como Ariana esbozaba una ligera risa. ― ¿Qué? ¿Lo de Nicole? –Ella negó lentamente. cada vez más fuerte. Esos segundos oyendo su agitada respiración.Escritoras Excomulgadas Capitulo 27 Un Favor Solo caminaron. que preguntar. Sintió como la mano de Ariana iba aumentado presión sobre la suya. por unos segundos. pero siguieron caminando. Cuando ella se había desasido de su abrazo para hablar con Nicole. El Natalia Trujillo . era bueno. y empezar a respirar rápida y forzadamente.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I silencio. Sin embargo. El la dejó.

Eso le dolió mortalmente a David. David! –las lagrimas se empezaron a formar en sus ojos. Y él no quería perderla –Ariana.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I pensaba. suspirando fuertemente. pero después sus ojos se empezaron a cubrir de lágrimas. todo… ― Tranquila Ariana –David fue a tomarla en sus brazos. tanteando el terreno. no hay prisa. ¡Dios. Toda la tranquilidad que habían logrado. Ella sonrió. –Aunque él se moría por saber que había pasado en el despacho hacia apenas menos de unas horas. Ella bajo la mirada. estaba pendiendo de un hilo. ― David… ― Se detuvo ― ¡Rayos! Esto es tan difícil. ― Podemos hablar después. pero no dijo nada. ― Al menos Elizabeth supo calmarme –comentó. Ariana negó con su cabeza briosamente. sólo por esta vez. pero Ariana dio un paso hacia atrás. y su mar azul se abrió hacia él. ― No te preocupes. pero Ariana luchó por no derramarlas –Todos estos años… Todos estos años que lo he ignorado. Estabas en todo tu derecho. –Pero. será sobre mi cadáver. ― Honestamente. ahogándolo en su mirada. 279 . la acepto –Se paró frente a ella. no me gustan sus técnicas –David se acercó a ella.Escritoras Excomulgadas ― Lo que paso en la casa de la playa. si alguien osa en ponerte un dedo encima otra vez. O al menos eso Natalia Trujillo . En esos momentos se sentía terriblemente desorientado. Ella se estaba alejando. Le acarició la mejilla donde le había dado la cachetada Elizabeth ― Sin embargo. ― Pero es que necesito hablarlo con alguien.

Quería darle todo. sobre lo que había visto ahí. Ni siquiera lo miró. Pero ni siquiera él sabía si en verdad todo iba a estar bien realmente. Ella le contó todo. sólo quería acunarla. simplemente oyéndola. se derrumbaría en ese momento. sólo sabía que tenía que seguir hablando. me pondré a llorar. ― Te escucho. David nunca la interrumpió. Los pájaros cantaban melodiosas canciones. Los árboles danzaban al paso del aire. por favor. si me abrazas. Ariana no estaba segura de cuando había empezado a llorar a viva voz. Era un hermoso día. con voz ronca. Todo eso que tenía encerrado. y entonces no conseguiré seguir adelante. Pero eso no es lo importante –Ariana lo miró fijamente. El sol estaba calmando el clima de Chicago.Escritoras Excomulgadas ― No. Cada palabra que salía era quitarse un peso de encima. sobre sus dudas. y sus temores. ya que al ver a Ariana en ese estado. David estaba parado cerca de ella. en armonía con el viento y el silencio. Eso era lo menos importante. Primero déjame hablar. David se tuvo que meter las manos a los bolsillos del pantalón. Ella habló y habló. El tiempo pasó. pues sabía que si lo hacía. Necesitaba hablarlo con alguien. David. ―… Sólo tengo más dudas David. pero ninguno de ellos lo notó. y David fue consiente de la tormenta que se estaba librando el interior de su amada – Si fue un accidente… Si fue todo eso. decirle que todo saldría bien. ¿con que cara le puedo pedir perdón? Natalia Trujillo . Ariana empezó a hablar quedamente. lentamente.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 280 . ¿Por qué nunca me dijo nada? ¿Por qué hasta ahora me dio ese sobre? Mi madre sabía que ella probablemente… Pero ¿Por qué esperar tanto tiempo? Ella suponía que me lo daría al cabo de unos meses. Sobre la carta.

Natalia Trujillo . estés en lo cierto. Pero no sólo con el Ari.Escritoras Excomulgadas ¿Cómo me puedo parar frente a él. sino con tus hermanos. Eres una mujer fuerte. ― Sólo una cosa. Ariana. No hay culpables aquí Ariana. rogando porque no fuera pedirle que se fuera. Primero tienen que hablar. ― Dime –Ella lo miró detenidamente. sólo victimas. Así que tú no puedes asumir toda la culpa. sino que lo aceptó. y lo peor fue que él no peleó por demostrarte lo contrario. esa es una de las cosas que adoro de ti. no era algo de tristeza. David asintió. y sus labios le dieron una leve sonrisa nostálgica. y decirle que lo siento? ¿Qué la vergüenza y el dolor me consumen? ― Pues lo harás. Pero no te culpes Ariana. ― No sé qué haría sin ti. de la misma manera que lo haces conmigo. Ni lo loco la dejaría sola. ― Pero… ― Déjame terminar. Pero fueron las circunstancias las que te obligaron a eso. Quizás si. te puedo pedir un favor. y después –se encogió los hombros –Pues sólo el tiempo podrá decir que va a pasar. o melancolía. Ambos tienen que aclarar muchas cosas. en verdad le sonrió. Los hechos te dieron a escoger esa verdad. en parte. era una risa sana y pura –Y ahora. ― Los que desees.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 281 . Con todos. –Le sonrió. Ariana se quedó callada unos segundos.

― Bueno. Se fue acercando y ella haciendo lo mismo. Sabes bien que no lo haría. De que me pidieras que te dejara sola. pero tranquilamente. Tenemos que llevar tazas de café a todos. deseaba poder disfrutar de ese abrazo. Tenía tantas Natalia Trujillo . Ven acá ― Refugió a Ariana enterrándola en su pecho. y con sus hermanos. deteniéndolo. acariciándole su larga cabellera negra. Todo ese peso que no la había dejado respirar. pero Ariana lo tomó de la mano. ― No existen palabras para expresarte esto que siento. ― No tienes que estarlo –le acaricio el rostro con los nudillos –Por un momento tuve miedo. David se viró. hasta que ella se tranquilizó. Hablar con Sebastián. 282 . de que te volvieras a encerrar a mí. Era David. ahora se había ido. David la mantuvo envuelta entre sus brazos unos momentos más. En ese abrazo estaba todo lo que podía desear. David tenía razón.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I cosas que hacer. ― Sólo se me ocurren estas: Te amo. Su David. Aquella era su Ariana. después de todo. Pero por sólo unos instantes. El ya estaba entrando de nuevo hacia el pasillo. ― Un placer.Escritoras Excomulgadas ― ¿Me podrías abrazar? David sonrió. Después de que ella se limpió el rostro. ahora vamos. pero eso no implica el dolor que me haría oír esas palabras. depositando besos en su coronilla. Lo infinitamente agradecida que estoy de que estés conmigo. Ella empezó a sollozar débilmente.

Todos menos Ricky. por el contrario. Después de cierto tiempo. y les dieron sus tazas de café. le dio un último beso en la punta de su nariz. ― Yo también te amo. Los minutos fueron pasando hasta convertirse en horas. Y apreciaba cada momento. Fue besándola delicadamente por todo su rostro. Aunque después Elizabeth lo calmó con unos cuantos besos. Al verlo. pese a su voluntad. la amaría. ― Sí. Oírselo decir era algo muy raro de ella. y después de varias protestas. Ahora vamos por ese café. Natalia Trujillo . Su bata había sido sustituida por un traje de cirugía. jamás se hartaría de ella. así es mi vena sensible. Aunque ésta no se había mostrado muy feliz con su jugo. La tomó de la barbilla y posó sus labios sobre los de ella. un jugo. ¡Y que Dios se apiade de mí! ― Vaya. para abrazarla y poder protegerla. Siguió saboreando su dulce cavidad. Le había exigido a Ricky tomar un poco. que romántico. Para siempre. profundizando el beso.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I Regresaron con los demás. por el restos de sus vida. y al final. La enfermera solo les decía que el doctor a cargo les informaría. Jamás sería suficiente. Cada día. todo mundo se puso tenso. Para Elizabeth en cambio. pensó David. Y nadie se acercaba a ellos para decirles ninguna mejoría ni nada. que los fulminó con la mirada.Escritoras Excomulgadas David no dijo nada. 283 . Necesitaba tanto estar dentro de ella. él había tenido que ir por un café descafeinado. Ariana Mitchells. Todos se carcajearon de esa escena. pero ese no era el momento. el doctor González se acercó a ellos nuevamente.

El Dr. Decidí venir personalmente a hablar con ustedes. supo que era lo que estaban pensando ― Hemos hablado con él. ― Muchas gracias Alex. Nicole. ― La enfermera ha dicho que el horario de visita ha terminado. Nicole miró eternamente agradecida a Alex. apenado por su impertinencia. Ariana se acercó a él. me avisan para que pueda pregunta. pero antes de que él hablara. ― Honor que me haces. –Nicole se sonrojó levemente –Pero solo podrán pasar uno por uno. Nicole le ganó ― Se me pasó por completo.Escritoras Excomulgadas ― Tranquilos. pues al haber visto sus expresiones faciales. Es jefe del departamento de cardiocirugías del hospital.…? –Josh se detuvo esperando respuesta ― Ni siquiera sabemos su nombre. cuando terminen de adularse. Alexander González. el Sr. Nada de alteraciones.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 284 . Primero queremos que él tome una decisión. y nada de causarle problemas. Natalia Trujillo . ― Bueno. Mitchells está despierto y consiente. –Dijo. lo pondremos en la cuenta de Nicole de favores. En que estaba pensando. además del mejor cirujano cardiovascular de todo el país. calmándolos. acerca de sus opciones. Pensé que quizás… quisieran pasar. ― Lo siento –Se había olvidado por completo de eso. ― ¿Dr. No más. se gruñó Alex. O máximo dos. ― Bueno.

Aunque ninguno de ellos dijo nada. Mitchells. pero hizo caso omiso a su queja silenciosa ― Y una última cosa. Natalia Trujillo . Asumo que usted es hijo de nuestro paciente. Y antes de que me exija que le diga. ― Sr. Agitó su cabeza para alejar ese pensamiento de su cerebro. ― ¿Y su pregunta es? ¿Qué tiene que ver con Nicole? Pensó Josh. ¿Quién de ustedes es Ariana? Ariana se acercó a Alex.… ― dijo fríamente. pero me pidió primero hablar con ustedes. ― Claro. le recuerdo que hay algo que se llama confidencialidad doctorpaciente y la cual me tomo muy en serio. Alex. ― Josh Mitchells. Él ya ha tomado una decisión. La operación. ella se sentía mal por ello. Primero. Es más te acompañaré –Alex vio como Josh no le agradó mucho la idea. ― Él así lo pidió. Pero primero quiero que hablen con él. pero pasar por encima de los hijos. dándole todas las elecciones. Así que ya conoces el camino.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 285 . Sr. no se le hacía algo justo. ― ¿Qué ha pasado con la operación? ¿Tenemos fecha? ¿Algo? ― Puede ser. ― ¿Yo? Pero sus hijos… ― Nicole se moría por ver a Sebastián. devolviéndole el gesto anterior a Josh. pidió que Nicole fuera la primera en pasar. la hemos consultado con él.Escritoras Excomulgadas ― Con toda confianza. seguida de David.

Natalia Trujillo . ― Gracias –dijo Ariana Alex tomó a Nicole de la mano. –Estoy bien. que sepa que lo siento mucho. y después se giró hacia el resto. poniéndola nerviosa. Solo soy el mensajero. Regresaré pronto –dijo Nicole. pero Alex alzó las manos. que lo siento. Te iré poniendo al tanto. 286 . Creo que es lo mínimo que me merezco. por lo menos. haciendo que esta se sonrojara súbitamente –Vamos. ― El señor pidió que usted no entrara. antes de que se fueran ― Nicole. ― ¿Pero…? –Empezaron a protestar David. partiendo con Alex. un favor – Nicole asintió –Sólo dile. Ricky y Elizabeth. Ya lo verás.Escritoras Excomulgadas ― Soy yo. No puedo… Si algo le pasa. Con su permiso. ― Esto se resolverá. En verdad lo siento. –Dijo casi sonriendo. ― Lo siento. ― Espera… ― Ariana la detuvo. Nicole se soltó del agarre de Alex. Todos estaban mirándola fijamente. aunque por dentro se sentía desangrar. para posarlas sobre el hombro de Ariana.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I Ariana observó a Nicole desaparecer por el largo pasillo.

eso no está bien. eso no se puede. Eres su hija ― No lo he sido por muchos años. no tengo excusas. haciendo a Ariana dar un paso atrás. ― No. ― Cariño… ― Ricky trataba de calmar a su esposa. Deja que pase. Estaba en verdad enojada ― Sólo ocupada. deja que hable con él. Josh y David se aguantaron las risas. ¿Qué más tiempo quieres? –Se acercó hacia su esposo ― Richard. relajándolos a todos. además. No es bueno alterarse –Dijo Ricky –Hay que darles tiempo. y hable con él. Me va a oír. tú padre le negó el acceso a su hija. Ariana.Escritoras Excomulgadas Pero Elizabeth estaba roja. oh. ― No. 287 Natalia Trujillo . ¿Por qué rayos te niega en acceso a ti? ¿Sólo a ti? ― Cariño… ― Ariana. después de nuestro último encuentro. lo había llamado Richard. Elizabeth siempre los hacía reír.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . o me dejo… ― Cariño… ― ¿Qué? –Se giró para ver a su esposo ― ¡No estoy sorda Richard! –Oh. Se acercó y se plantó enfrente de ella. han pasado casi 20 años. A tu hermana. ― ¿Tiempo? ¿TIEMPO? Richard. A pesar de estar en esa situación. ¿Cómo se le ocurre hacerte esto? Eso es denigrante. ― Relájate. pero era obvio que ella ni lo escuchaba.

pero la cerró. hasta tenerla entre sus brazos. La tomó de la espalda. nunca te prepara para eso. y no muy feliz. Elizabeth se fue a sentar… al otro extremo de la sala. David se acercó a Ariana. Trabajar como enfermera. y la atrajo hacia sí. siéntate.Escritoras Excomulgadas ― Si. ― Pero… ― He dicho tranquilízate. La persona que se lo había preguntado no era cualquiera. Quizás era por el tiempo que llevaban juntos. cuando el Dr. por el amor que los unía. Natalia Trujillo . pensó. Ella no opuso resistencia. González le había dado la noticia. ― ¿Estas bien? Ariana lo miró. se dejó guiar. abrió la boca para responderle lo que le hubiera dicho a los demás. pero él sabía que ella no estaba del todo bien. Se sentía extraña. lejos de Ricky. –Ricky le hablaba suave. ― ¿Quieres que nos vayamos? ― No. no estoy bien. o quizás. ― No. A veces. Ricky no dijo nada. Para estar del otro lado 288 . Nicole entró en el cuarto donde estaba internado Sebastián. Había visto el cambio en sus ojos. Tranquilízate. No es bueno para el bebé que te alteres. pero firmemente. Sólo vio como su esposa se alejaba de él. ― Ven.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I Elizabeth es tan infantil. esperaremos a Nicole. pero enojarse no va a resolver el asunto.

Pero cuando Nicole lo vio sonreírle. parada. Además. ― Nicole. y Nicole no pudo aguantar más. ¿fuiste con Ariana? ― Si. y lo vio en el instante en que entró. ― No digas eso. Tienes tu vida. Era un alivio volver a oír su voz de nuevo. ― ¡Oh Sebastián! ¡Lo siento tanto! –Sus lágrimas fluían como manantiales ― Si no hubiese salido. para tomarle la mano. batallando con el nudo en la garganta que tenía ― ¿Qué nos ibas a abandonar así como así? ― Nunca se me pasó por la cabeza –El le sonrió ante su comentario. ― ¿En qué pensabas? –Le sonrió ella. ― Te dije –se detuvo. No es culpa de nadie. aparte de cuidar a un viejo como yo. sintió que el aire le volvía a los pulmones. Fue un error haber ido a ver a Ariana… Nicole sintió como su mano recibió un apretón por parte de Sebastián.Escritoras Excomulgadas del espejo. Pálido y blanco. No había forma de echarse para atrás. para después negar –Te pedí que no te metieras. ― Tranquila Nikky –Sebastián le acarició paternalmente –No es tu culpa.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 289 . Abrió lentamente la puerta. Nicole se carcajeó entre sus llantos. y que ahora era ella el familiar del paciente. Y no es que no lo aprecie. si… ― Se acercó a él. me alegro tanto de que tengas tu vida. casi tanto como la bata que llevaba puesta. a pesar de Natalia Trujillo . es sólo que ella ya ha tenido bastante. Se derrumbó ahí.

― Nicole… ― Espera. pero también por ella. Y siempre llegamos a este punto. ― Creo que sí. pero tú no puedes privarme de hablar con ella. Nicole. viejo loco. Nicole. y contó unos segundos. ― Hemos tenido esta conversación desde que te conozco. Sebastián. Natalia Trujillo . Siempre terminan en ese punto. ― ¿Qué? ― Lo que oíste. no quiero ser otro mal recuerdo que le cause dolor. le di el sobre. no lo fue. ― Disculpa. ― Pero es que fue mi culpa. ― Bueno. no podías tu cargar con esa culpa. Y ahora tengo un mensaje de tu hija. y yo. Muy mal.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 290 . Todos necesitan saber la verdad. ¿Qué caso tiene aclarar las cosas? Ella ya tomó su decisión. Sí. lo hice por ti. ― Oh. ¿Qué has hecho? ― Lo que tu deberías de haber hecho hace años. Cuando la vi… ella estaba mal. Ya ha tenido bastante. Y si no me escuchas a mí. ¿y qué hiciste ahora? ― Le di el sobre. ― ¿Entonces ella ya…? –Pero Sebastián no pudo seguir preguntando.Escritoras Excomulgadas todos estos años. No fue tu culpa. al menos a tus hijos. Es mi decisión. Dios. Nicole suspiró.

Ahora. ¿me puedes decir porque le negaste la entrada? ― Yo no sabía que ella ya… Nicole. Nadie nos daba esperanza.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 291 . ― Depende.Escritoras Excomulgadas ― ¿De Ariana? –preguntó sorprendida. no estaba cerrada. Marianne sólo me dijo que se lo diera a ella por si las cosas no salían como esperábamos. pero necesita oírlo de ti ¿Qué vas a hacer? ― Me podrías hacer un favor. desde el fondo de su corazón. Pero yo no sabía que ella ya… ― ¿Tu sabes lo que contenía ese sobre? ― No exactamente. y al final… ― Ya pasó. pues los resultados eran cada vez más deprimentes. fue como abrir una vieja herida que de por sí. y se digirió a la puerta. Nicole le dio un beso en la mejilla. ¿Cómo la convenciste para que te oyera? Si sigue igual que cuando niña. cuando han pasado tantos años sin verla. Estábamos tan abatidos. ― ¿La podrías llamar? ― Será un placer. Que ella lo siente. ver el desprecio en su mirada. Una parte de mí. ― De tu hija –Afirmó Nicole ― Dice que lo siente. Ahora ya sabes que ella sabe todo. no podía aguantar su desprecio. no fue fácil. pero Sebastián tenía una duda. ― Nicole. Natalia Trujillo .

Alex a veces era demasiado… Alex ― Oye. muchas gracias por todo. sumida en sus pensamientos. Alex. ― Por ti. ve por ella. Nikky. ― Y yo a ti. 292 . ¿cómo estás? ― Oh. lo valen. Las palabras estaban dichas. Ahora. Ninguno dijo nada más. que ha sido un placer. Además. tú has hecho tanto por mí. No hacía falta. Bien. ― Te quiero como a una hija más.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I Nicole iba caminado distraída por el pasillo. ― Nicole. ― Ella tenía que ver que no eras la persona que ella pensaba en todos estos años. quería dejar claros unos puntos. y antes de salir. como un padre. enfrente. ― Tuve que contarle acerca de mí. Natalia Trujillo . demasiado. hasta que él le obstruyó el camino. ― ¿Acosta de revivir viejos demonios? –Sebastián se encontró con los ojos verdes de Nicole.Escritoras Excomulgadas Nicole bajó la mirada. ― Oh. el poder ayudarte. Ella le sonrió. se detuvo. No se dio cuenta de que Alex venía directamente hacia ella. Y por último. –Nicole se sentía cohibida.

Escritoras Excomulgadas ― No es nada. ― Pues no sé… ― Ella consideraba a Alex como un amigo. Por los amigos. ― No digo hoy. Nicole sintió su boca seca. Levantó la mano para acariciar su mejilla. Algún día. Dejar la invitación abierta. no quería que las cosas acabaran mal. ― ¿O es que estoy pisando terreno prohibido? 293 Natalia Trujillo . ― Ya sabía yo que había algo por ahí… ― Podríamos ir a cenar un día de estos. este no es el mejor momento para ello. ― No pienses que vas a sacar algo de esto. Era la primera vez que él se osaba a tocarla. Alex le vio sus ojos. ― Alex. y puso cara de inocente –Pero… ― dijo entonando esa última palabra. Decidió que su humor era su mejor arma. ― Esto no lo haría por cualquiera. sólo lo hago por ti. –Nicole se percató de que no era una pregunta. ― Vaya trato que les das a tus amigos. esas hermosas esmeraldas. no me extraña que seas tan popular –le dijo en tono de broma.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . ¿eh? ― Jamás se me había cruzado por la cabeza –Él retiró su mano. quizás porque había vuelto a llorar. que brillaban. Nicole se puso roja inmediatamente.

Escritoras Excomulgadas ― ¿Qué? –Nicole sintió que se había perdido en algún momento ― ¿Terreno prohibido? ― El hombre que te estaba consolando no se mostró muy feliz de verme. que tengo algo muy importante que hacer. Pero no ahora. ― No hay peor ciego que el que no quiere ver.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . usted. y le dedicó una sonrisa. ― Si serás… ― Ella se trató de soltar pero él no la dejó ― Ahora déjame. Créeme cuando te digo que si por el fuera. yo no estaría aquí. ni mucho menos de que te hablara con tanta familiaridad. ― Cuando usted diga. después empezó a reírse. pero en algún momento. ― Pues no creas nada. Quizás no ahora. Nicole se quedó quieta unos segundos. ― ¿Y que podría ser eso? 294 Natalia Trujillo . Nicole estaba a punto de negarse. Ella tenía que vivir su vida. Miró a Alex. pillo. ― Esta bien. Pero las palabras de Sebastián cayeron sobre ella como un balde de agua fría. –Me debe una cena. envolviéndolo con el suyo. Una vida ajena a él. ― Pues yo creo que él no piensa lo mismo. ― ¿Te refieres a Joshua? –él asintió. señorita –la tomó del brazo. ― ¿Y eso que quiere decirme? ― Que. –Dios. no. No hay nada entré él y yo. Tú ganas. mi hermosa damisela.

Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . 295 Natalia Trujillo . Dr. Corazón. así que voy contigo. partiéndose a las risas. esa es mi especialidad. ― Bueno. Si las miradas hicieran daño. ― Según las mujeres a las que se los he preguntado… ― No –dijeron al unísono. ― Hey. Ambos siguieron caminando. ― Oh Alex. habría un muerto en ese momento. y aliviar corazones rotos. vamos. sin percatarse de la mirada gélida que alguien les tiraba. A veces pienso si en verdad has madurado.Escritoras Excomulgadas ― Arreglar una familia.

alegría. ― Bueno. era claro que pensaba que venía con malas noticias. 296 . al ver que Nicole sonreía. fue todo para Ariana. ― Esta bien –Vio que todos volvía a respirar ― No se preocupen. Buscó instintivamente la mano de David. Oír eso. aun más amplia –Tu padre quiere verte. casi me provocas un infarto –le dijo Ricky. y hablar contigo. por su respuesta. pues ahora. Nicole sonrió a todos los presentes. Nicole no estaría alegre si las cosas estuvieran mal. Sin embargo. no podía pensar en nada. Aun así. pero ahora era. hasta que sintió un dolor en el Natalia Trujillo . ― ¿Estas segura? –Ariana aun no podía salir de su asombro. y se aferró a ella. Después de ver las miradas de preocupación de los demás. sólo pudo decir una palabra y con mucha dificultad. Ariana había dejado de respirar sin darse cuenta. tantos sentimientos. y le dedicó una sonrisa. su cuerpo volvió a respirar. Nicole. creo que si te dará uno –Nicole buscó la mirada de Ariana. González acercarse. Cuando por fin pudo reaccionar. dolor. ― Dios. ― ¿Có…Cómo? –Vio que Nicole sonría. la dejaron sin habla.Escritoras Excomulgadas Capítulo 28 Ir Al Encuentro Ariana. Pena. Ricky y David se levantaron al ver a Nicole y el Dr. ― Que tu padre desea verte.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I pecho.

guiñándole. que no la había soltado en ningún momento. optó por quedarse sentada. pero debido a su panza. Natalia Trujillo . verdad? –dijo Nicole. Era la mirada de una mujer enamorada –Que aun no te perdono por no haberme apoyado. ― A ver. ― ¿No me vas a decir que ahora no quieres ir. pero era su mirada la traicionaba. ― Tu cállate –Elizabeth contestó fríamente. cruzándose los brazos en jarras. ― No. a veces eres demasiado –contestó Nicole ― Lo sé. No estaba prevenida para el inesperado abrazo de Ariana. ― Elizabeth. que tu papá quiere hablar contigo. ― Y por eso la amo –dijo Ricky. es obvio que te igual te ama –dijo Nicole a Ricky. no… ― respondió rápidamente Ariana –Es sólo que… ¡Dios! ― ¿Quieres sentarte? –dijo David. ― Si. –Bueno ― volteó a ver a Ariana ― ¿Y tú que haces todavía aquí? ― Oh Dios.. refiriéndose a lo que él había dicho anteriormente. mujer. ― No.. –Nicole vio que la mirada de Ariana estaba cargada de gratitud hacia ella.Escritoras Excomulgadas ― Dios.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 297 . Estoy bien. ― Pero cariño… ― Tú te callas –dijo ésta. ¿Qué parte no has oído bien? –Elizabeth se trato de parar.

–Dijo Nicole. ― ¿Honestamente? –dijo Elizabeth. y el cabello. Lo que Ariana esperaba era que fueran de felicidad. González.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 298 . Se alegraba tanto de que Sebastián y ella tuvieran su oportunidad. Nicole le dio el número de habitación. –Se limpió una vez más las lágrimas. Natalia Trujillo . Se alisó la ropa. ¿En verdad quieres que te diga cómo te ves? ― Hay Eli. devolviéndole el abrazo. ― ¿De qué me he perdido? –dijo Josh. y no de otra cosa. ― Muchas gracias. ― Después te cuento. ¿cómo estoy? –dijo mientas se limpiaba el rostro.Escritoras Excomulgadas Esas muestras de afecto todavía la hacían sentir incomoda ― Oh Nicole. apareciendo con una bandeja y varias tazas de café. ahora lo primero. separándose de ella. ― Dios. Gonzáles autorizo la visita. me podrías llamar Alex. mirando a ver a Alex. y todos se empezaron a reír. Dr. aunque estaba segura de que en unos momentos más las lágrimas vendrían una vez más. y Nicole vio que estaba llorando ― Bueno. les dices que el Dr. ― Creo que a estas alturas del partido. –Viró para ver a Nicole ― ¿Puedo ir ahora? ― Creo que sí. –Ariana le dio un beso en la mejilla a Alex. gracias. ― Pero si yo no hice nada –Dijo Nicole. –Y cualquier cosa. déjame con la idea –Dijo Ariana sonriendo. haciendo que este se sonrojara. y viendo que este asentía en silencio. mujer. –Mejor ni me digan.

Cuando lo averigües. ― Pues no sé. estoy aquí.Escritoras Excomulgadas ― Vaya. me avisas. señalando Josh y su cuñada asintió. ¿ahora somos todos amigos? –dijo Josh en tono lleno de puro sarcasmo y cinismo. ― Bueno. de todas las mujeres ahí presentes ― ¿Qué? –y se encogió los hombros. aquí voy. obteniendo la mirada llena de furia. ― Eli. por si lo han olvidado –gruñó Josh. Los hermanos se hicieron los indignados. ― Encantada. ¿No sé qué le pasa? Anda de un humor de perros. ― ¡¡¡¿QUÉ?!!!! –gritaron Josh y Ricky al mismo tiempo haciendo que todo los demás que se encontraban cerca los voltearan a ver. Respiró hondamente.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . los nervios la estaban traicionando vilmente. porque ahora. encárgate de este… capullo –dijo Ariana. ahora Elizabeth se había enojado con los dos hermanos. Ariana aguantó las ganas de reírse. 299 Natalia Trujillo . David y Alex son mis dos hombres favoritos. estamos en un hospital –susurró Alex. lo había llamado Joshua –y no me hagas enojar. ― ¿A dónde? –preguntó Josh. ― Por si lo han olvidado. pero no agregaron nada más. y obteniendo una mirada reprochadora de enfermeras y familiares. ― Luego Joshua –Dios. ― Hey. Otra vez.

Alex se acercó a Nicole. optó por mirar sólo a Eli –Con permiso. me retiro. me tengo que ir. ― Creo que ya hemos hablado de esto. ― ¿No va a causar algún enfado en el paciente. tratando de calmar sus nervios –Aquí voy. sonriéndole. Gracias por todo Alex. ― Un placer –dijo David. le dará la mayor alegría de su vida. Alex asintió.Escritoras Excomulgadas ― Bueno –Ariana respiró hondamente. y antes de Nicole pudiera reaccionar.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I que él le llamaba así –Suerte –Ariana asintió y caminó con David a su lado. le dio un beso en la mejilla –Cuídate. 300 . ― Me parece bien. –Nicole se había sonrojado ― Dejare de darte gracias en cada momento. no lo creo. sólo hasta el pasillo. –Miro a todos. pero cuando vio hacia donde se dirigía. pero al ver la mirada de los hermanos. Josh andaba perdido. verdad? ― No. ― Bueno. Todo mundo le dio palabras de aliento. Hay pacientes… ― Está bien. David me podrías acompañar. Era la primera vez Natalia Trujillo . lo entendió. ― Ari… ― Ariana volteó a verlo. ― Bien. con el corazón en la mano. –Nicole vio a Ariana perderse al doblar por el camino –En dado caso.

o usar esto como una excusa para encerrarme. sólo tomados de la mano. Ahora venia la parte más difícil. Lo sabía. ― ¿Estarás bien? ― No lo sé. Ricky mirando a su esposa. evitando que la lagrimas salieran – Sólo sé que tengo que hacerlo. pues sus ojos se estaban humedeciendo. Esta era la lucha de ella. molesto. David asintió.Escritoras Excomulgadas Nicole afirmó en silencio. Tú me has dado… tantas cosas. con su mirada chispeando fuego mortal. 301 Natalia Trujillo . aguantando las ganas de llorar. Sé que piensas. Optó por lo más inteligente. Ariana sonrió tenuemente. –David estaba empezando a retroceder. Vio que estaba siendo fuerte. Cuando doblaron por el último pasillo. Caminaron en silencio. y lo vio partir. pero Ariana lo detuvo –David. Es sólo que… con todos ahí. Y Josh mirándola fijamente.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . no me echaré para atrás. no creí poder aguantarme. espera… Pase lo que pase. Pero no lo haré. y se sentó al lado de Elizabeth. tanto que Nicole sintió un escalofrío. mirándola de frente. que quizás podría huir. ― Buena suerte. ― Hasta aquí está bien. para después ver las miradas de los demás: Elizabeth feliz y suspirando. David asintió. La espera. Le acarició la mejilla. y apartarme de ti. –Ariana respiraba por la boca. ― La necesitaré como no tienes idea. Ariana detuvo a David.

para después besarlo suavemente. ― Pero no eres una cobarde. pero te puedo decir con toda seguridad. Con su familia. su agarre de manera posesiva. lentamente. Siento tantas cosas. y vio como David regresaba con sus hermanos. que no sé por dónde empezar. Ahora ve. Sé que piensas todo eso. ― Es un hecho. ― Ahora. Sintió como David se aferraba a ella.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . Era amor. Unos cuantos pasos más. Un último beso. ― ¿Es una promesa? –dijo el divertido. era como un bálsamo para Ariana. anda con él. Tengo tanto miedo. Te estaré esperando. no te dejaré ir. y llegó a la habitación donde estaba su padre. Eso es amor. Y te amo por eso. David le besó la frente. pero alzó la mano –Espera tu turno. Ariana. Ariana negó. ― Gracias. se repetía Ariana. Se apartó de él. A veces lo olvido. ― Oh David. que por mi vida. Ariana asintió.Escritoras Excomulgadas No sé si te merezca ― Vio como David se preparaba para protestar. Volvió a respirar. Y emprendió el camino. ― Siempre estaré para recordártelo. Tomó el picaporte. Ariana vio cómo la mirada de David brillaba. y se recargó unos 302 Natalia Trujillo .

rezó. giró el picaporte. abrió los ojos. y la puerta se abrió. 303 Natalia Trujillo . Una pequeña oración. Y cuando dijo “Amén”. y reuniendo toda la fuerza posible.Escritoras Excomulgadas momentos en la puerta.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . Hacía tantos años que no rezaba. pero antes de entrar a la habitación.

Se sentó en una silla que estaba al lado de él. Aquel nudo en la garganta que había sentido tan sólo ayer. por ese segundo. Estuvieron un rato en silencio. en silencio. Ariana bajó la mirada.Escritoras Excomulgadas Capítulo 29 Gritos Del Alma Ariana se quedó parada. Alzó su cabeza. y tan blanco. en ese momento. había pasado una eternidad. comparado. ― Adelante –murmuró quedamente. y advirtió que la tez había dado paso a un color pálido. tratando de retardar cada segundo. se había borrado por completo. Ariana asintió. No sabía que decir. que bien se podría confundir con las sábanas de la cama. sin decir nada. cara a cara. no era nada. aunque bien para Ariana. Se volteó para verlo. con el que sentía por todo su cuerpo. Se quedaron mirando. cortando con la conexión. cualquier cosa que Natalia Trujillo . Ariana no podía aguantar más tiempo. ninguno decía nada. Sebastián fue el que habló. no había sabido que decir. mucho menos.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I hubiese planeado decir. ― ¿Por qué no tomas asiento? –dijo Sebastián con voz cansada Ariana contestó con movimientos de su cabeza. 304 . pues desde el umbral podía ver perfectamente a Sebastián. llevándose todo el tiempo posible en esa acción. y la puerta al fin se cerró. Sus movimientos eran autómatas. si el día de ayer. Todo era tan confuso para ella. Pero el tiempo pasa. Pero tenía que empezar por algún lado. y cerró la puerta con manos temblorosas. Todo pensamiento coherente. con la mano en el pasador. Todo era tan difícil.

no hacía sino aumentar su nerviosismo. ― Te lo agradezco. pero revivir esos viejos demonios. pero ahora. ― Y también que te habló de su pasado ― Si. así es –respondió Ariana. para ella. Tal vez no lo sepas. que las circunstancias eran otras. Claro. ― Si. Natalia Trujillo . ella se había ido… para siempre.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 305 . Siempre pensé. no fue nada fácil. eso le habría causado risa a Ariana. Se volvieron a sumir en el silencio. recordando como hacia unas horas. otra vez. que ya me había hecho la idea de este día no llegaría. En otro momento. No me veía botado en una cama de hospital… pero así con las cosas. peor las circunstancias no eran las que decían el sobre. –La miró a los ojos. Ariana deseaba decir algo. ― Nicole me dijo que te dio el sobre. Oyó como Sebastián respiraba profundamente. y le prometí no decir nada. y Ariana tuvo que hacer el esfuerzo de mirarlo también – Ese sobre tenía que haber llegado a tus manos hace años. ¿y de que servirá entregárselo ahora? ¿Ya para qué? No la podía traer de vuelta. y habló sin mirarla. ― Han pasado tantos años. Sebastián tomó la primera palabra. El día en que por fin te tendría a mi lado.Escritoras Excomulgadas ― Yo… ― Nic… Ambos hablaron al mismo tiempo. su mundo había cambiado por completo. tenía tantas dudas.

No podía. pues las lágrimas querían abrirse paso. y no se la había cumplido del todo. Era de su madre quien hablaba. Pero fue acompañada de otras más. o Nicole…? –Quizás te suene algo tonto o estúpido. Era un sueño. La primera rodó fácil y rápidamente por sus mejillas. ― ¿Mamá? –susurró Ariana. buscando un poco de aire en sus pulmones. Tanto como el día de su muerte. pensó. si alguno faltaba. tenía que dejar todo resuelto aquí.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 306 . y para cumplirle su promesa. pero a la vez. Entonces me dijo que tenía que regresar. Había llamado a otro hombre padre frente a aquel que le había dado la vida. ella me visitó –Ariana no entendía eso. mientras que Ariana no podía procesar nada. El recuerdo de su madre. ― ¿Mi papá te…? –Ariana calló. Tienes sus mismos rasgos. los sentía tan real. Siempre estuve al pendiente de ti. Steven fue de gran ayuda. ¿Acaso Margo. ella no sabía eso –Y sumido en ese oscuro lugar. –Ella se vino acercando a mí. Quedé en coma por unos días –Ariana se quedó helada. Parpadeó varias veces. Ella tenía razón. aún estaba presente. compensando la ausencia del otro. ― Y regresé por ti. y perdiendo la batalla contra esas lagrimas traicioneras. ella vino a mí. Además. yo le había hecho una promesa. no había sido del todo cumplida. “Ahora no”. Su vista se estaba empezando a empeñar. y su color de piel… ― la voz de Sebastián se cortó por unos segundos. su madre. para resolver todo. pero Ariana no deseaba eso. para hacerlas alejarse. Fue el día que tuve mi primer ataque. Pero entonces. Te pareces tanto a ella. su larga cabellera negra. Natalia Trujillo . ― No podía cambiar el pasado.Escritoras Excomulgadas Ariana sintió un vacío en su estómago. Aquello me dolió mucho. Habíamos prometido cuidar por nuestros hijos y siempre estar presentes en sus vidas. y me dijo que antes de reunirme con ella.

Era tan egoísta. Sí. ¿verdad? 307 . Se acordaba perfectamente de ese día. Sin embargo no volví a verte de nuevo. como toda una experta. Y le conté todo. quería que fuera un momento en el que yo pudiera abrazarte. Ari. ― Si. Estaba devastado. y compartir tu felicidad. ese momento de placidez se acabaría… por mi culpa. –Sebastián desvió su mirada – Deseaba tanto acercarme. Entonces. Especialmente a ti. Steven me ayudó mucho. Él era el único que sabía de la enfermedad de Marianne. Pero sabía que si lo hacía. y cuando terminaste. rodearte. Y lo había ganado.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I Steven quien siempre me platicaba acerca de tus logros. Pero como no podía. Pero no. esa fue la única ocasión que te volví a ver. Entonces un día Steven vino a mi casa para pedirme una buena razón por la que me podría dejar aproximarme a ti. ― ¿Tú… estabas ahí? –Ariana no podía creerlo. Sin embargo. pero Margot decía que no era oportuno. y cuando por fin lo oíste. Y él se había dado cuenta. fue Natalia Trujillo . ¿te acuerdas? Te veías tan radiante. la opresión y los nervios se habían ido. como saber que él era quien ocupaba mi puesto en tu vida. Al final del día. tú necesitabas oírlo. Después todo mundo se acercó para felicitarte. pero si volvía a verte. Verte era un dolor en el pecho. Pero eras mi hija. tan segura. Jamás me sentí tan agradecido. Había su primer concurso estatal de oratoria. ni a Margot. Recordaba que cuando oyó decir su nombre como ganadora. parada hablando del tema de la sociedad y la familia. cómo aquel concurso de oratoria que ganaste en la preparatoria. que abría viejas heridas.Escritoras Excomulgadas ― Está bien. el resto de la gente se paró para aplaudirte al igual que yo. y darte un beso en la mejilla. Eras indiscutiblemente la ganadora. ser uno de esas personas que se te acercaba y te felicitaba. así que decidí que era mejor quedarme. vi como tu cuerpo por fin se relajaba. nos sentíamos mejor. le hice prometer que no les diría una palabra ni a ti. Steven fue el único que sabía que estaba ahí. Trataba por todos los medios de acercarme a ti. Él era tu padre. Egoísta.

Natalia Trujillo . Después le dije a Margot que habíamos salido para descansar. así que nadie se enteró de eso. es la verdad. Marianne estaba muy enferma. ― El día del entierro. Soy un asesino” ― Si. la sedaron. No era necesario decirlo. yo estaba con tu madre. ya era demasiado tarde.Escritoras Excomulgadas Ariana no contestó nada. o a veces. la construcción de un nuevo edificio. y ella estaba en nuestra recamara. lo recuerdas tan bien como yo. Y para mí. Que ya no había nada que hacer. tantas cosas. Le pregunté a los doctores que íbamos a hacer. pero la mirada del médico confirmó mis peores sospechas. Y cuando la atendieron. sin llorar. que ya estaba consciente. tenía cambios de humor extraños. Cuando le detectaron el tumor. fue cuando te pude ver después de… ― Sebastián se calló unos segundos. gritando y llorando. Ambos sabían de que estaban hablando ― ¿Te acuerdas de lo que te dije? ― Si –contestó Ariana sin ser consciente de que su rostro estaba bañado por las lágrimas. y aunque le decía que fuera a ver al doctor. me acuerdo. Pues tu madre siempre se estaba quejando de sus dolores de cabeza. ¿Cómo podía ser egoísta ese sentimiento? Pero también tenía que entender que el cómo había quedado desde la última vez. Tu madre sólo tomo mi mano. y pálida. buscamos tratamientos y pero según los médicos. y pasé la noche en el hospital. no insistí. Para cuando me dijeron que tenía. no les dejaba otra alternativa que esa. Yo estaba con mis problemas. Muchos. sólo se aferró a mí. Fue uno de los peores momentos que pudimos haber pasado. Los recuerdos la asaltaban ― Te acercaste y me dijiste “Tienes razón. Entonces un día llegue del trabajo. bañada en sudor. y pensé que sólo eran esos dolores de cabeza. ese día.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 308 . Ari. Y yo sabía que era mi culpa. Ustedes estaban en casa de Margot. Le hicieron los estudios. La llevé al hospital rápidamente.

necesitaba moverse. para sus hijos era un duro mármol en cual apoyarse. Sin embargo. ― ¿Por qué no les dijeron nada a ellos en ese momento? –preguntó Ariana. Los dos estaban muy deprimidos. Además. y con ella. que reían. a su única hermana. era tan fuerte. Margot había tenido un aborto espontáneo.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 309 . tan decidida. no deje que se rindiera. Anhelaban tanto ese bebé. cuando tus hermanos y tú empezaron a pasar más y más tiempo con Margot y Steven. Necesitaba algo. Ariana se paró del asiento. Pero después de hablarme de sus puntos. Natalia Trujillo . Su madre. y se divertían. en una cama. ― Aun así. Pero ya había empezado a hablar. Pero ella. pero la convencí de ello. Y así queríamos que siguiera. eras nuestros pequeños. pero desgraciadamente. Fue entonces. envolviéndose con sus propios brazos. yo también. aun de espaldas.Escritoras Excomulgadas Ariana se mentalizó esa imagen que Sebastián le dibujaba. luchando por ella. y se fue hacia la ventana. no se pudo lograr el embarazo. Ella decidió no decírselos. Se abrazó a sí misma. Ustedes eran unos niños. Entonces. pero hay que aclarar todo. Tu madre fue perdiendo poco a poco la fe. Lo entendí. y le daba la espalda. Yo al principio me mostraba renuente a ello. sabiendo que los días de su vida estaban contados. ― Esto no es algo que deba de decir yo. encontramos un especialista en Nueva York. Tu madre ya había decido dejar de pelear. Y su padre. visitamos cada especialista de Chicago. Tu madre no quiso sumarle más dolor. eran inocentes que disfrutaban de la vida. tenía que terminar de contarle todo. Sebastián vio como Ariana se fue a la ventana. y ahora. aun cuando para mí era tan frágil. y ninguno optaba por hacerlo operable.

en verdad me herían. compañía. ― ¿Qué pasó en Nueva York? ― El doctor vio a tu madre. el tratar de no hacerle daño. muchos regalos… Ariana tenía que hablar con Margot después. pero cada vez duraban más. El tumor había afectado parte de su lóbulo frontal.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . sus hermanos. Para mí era también terrible. Según el neurocirujano. y la hacía decir cosas. era como si le quisieran decir algo. Su cerebro estaba recordando cosas que había olvidado por completo. y nos dio un poco de esperanza. Y yo… nos frustramos demasiado. en algunos casos llegaría a usar la fuerza. haciendo ruido. Y aquel día… yo… Ariana contuvo el aliento. Sus gritos eran cada vez más fuertes. Pero ahora deseaba saber más. y que probablemente. Margot y Steven los habían consentido como nunca. Ariana cerró los ojos fuertemente. ido a ferias. dejándolas sumidas en la oscuridad. Tu madre se horrorizó y lloró el primer día que nos peleamos. y las peleas. le dieron un tratamiento. su padre. esto era la causa de sus jaquecas. mientras tanto. 310 Natalia Trujillo . Ariana recordaba esa época. La medicación que le dieron era muy fuerte. ver todo el historial.Escritoras Excomulgadas para ellos. en algún rincón del olvido. y que ella no lo hiciera a ustedes. Marianne estaba triste. Quería antes que nada. Habían pasado. Su madre. era algo maravilloso. la casa en Chicago. pero más que nada. Nos aclaró que ella estaría irritable. Esa era la verdad que había estado esperando Los recuerdos empezaron a fulminar la mete de Ariana. Pero nos dijo que esos cambios de humor se verían completamente drásticos. que… aunque no lo quisiera decir. El doctor lo había advertido. y pesada. pero que ahora rugían por salir. tenerlos a todos ustedes dentro de la casa.

Después vino sobre de mí. De haber sabido que algo así pasaría. pero no era cierto – Ariana sintió el fuerte agarre de su padre –Para cuando vi que ella estaba a punto de tener uno. sin saber que decir. Era un llanto silencioso. entrelazó sus dedos. Había un aire de calma. sólo se veían las pequeñas gotas rodar por sus mejillas. cuando había entrado en la habitación –Después. después de dejar solos a sus hermanos. le dijo que hacer. Empezó a recordar todos esos detalles que su padre estaba hablando. Pensamos que el tratamiento estaba funcionando. era tarde para mandarlos a casa de Margot. Traté de detenerla. paz por todos esos días. Ariana se vio a sí misma. ustedes no hubiesen estado en la casa. y Ariana juntó sus dos manos sobre la suya. La desplumó por completo. Me empujó contra la lámpara de la cómoda. El susurro de una voz que no supo de donde vino. rota en el piso. la he revivido una y otra vez. Era increíble ver a ese hombre llorar. y Natalia Trujillo . y a gritar fuertemente. Sebastián le dio una sonrisa. y sentándose en la silla. Volteó para ver a su padre.Escritoras Excomulgadas . Cada día de mi vida. Se acercó a Sebastián. Marianne. Ariana tragó saliva. tomó una de las almohadas y trató de descargar su ira contra ella.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 311 . haciéndola trizas. Aun recuerdo esa noche como si fuera ayer. seguida de un ataque de rabia incontrolable. lo tomó de la mano. y no se había dado cuenta de cuando había empezado a hacerlo. quien estaba llorando. que fue a dar al suelo en añicos. ― Aquella noche de la tormenta. y siguió hablando. Pero tu madre había llevado varios días sin dolores. quedándose en silencio. Ella recordaba esa lámpara. pero ella seguía batallando contra mí. Pero no fue suficiente. tuvo la peor de todas sus jaquecas. ni nada. Sebastián la miró. como la niña que había ido a la habitación de sus padres. Empezó a discutir.

pero ella no me hacía caso. empezó con otra acometida Le quería dar una pastilla. que ya no quería eso. Ella solo dijo “Estoy bien”. pero ella no quiso. Tu madre empezó a llorar más al saber que ustedes estaban escuchándolo todo. Pero no me podía acercar a ella. y volteó para gritarme que no quería. Entonces. Ninguno de ustedes. y yo sólo quería que te fueras. Me exigió que le dijese de qué se trataba. me apresuré a ir al cuarto. y salió de la recamará. ― Si. y le grité que no podía decirme eso. todo pasó tan rápido. no sé en qué momento se me escapó de las Natalia Trujillo . entonces. ella se tranquilizó y entonces fui a verlos a sus cuartos. No sé cómo fue. Se había dado por vencida. Si algo que tu madre jamás hubiese querido fue que alguno de ustedes la viera así. Por eso te grité que salieras.Escritoras Excomulgadas entonces… se empezó a hacer daño a sí misma.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 312 . para que se calmara. pero sólo se me ocurrió eso. oírla decir eso. Por ella. y vi que no estaban. Por eso te grité Ari. Ella se quedó quieta. y empezó a llorar. Jamás en toda mi vida le había puesto un dedo encima a tu madre. Traté de pedirle perdón. no después de todo lo que habíamos peleado. Mi primer pensamiento era Margot. llegó al pie de la escalera. Fue cuando fui por ella. de acercarme. Yo le rogué que se quedará. Para cuando le dije que no estaban en la casa. Dije que no –completó Ariana. Pero ella seguía peleando. A continuación. e ir por las llaves. Entonces me vio. Dios sabe cuánto la amaba. teniendo otra vez una migraña. Más tarde. y creo que como una madre. A llorar sin reparo alguno. que prefería morir a seguir con esa agonía. no había más esperanzas. y la paré. Pero tú… ― Me negué. fue algo que no esperaba. en un susurro apenas audible. entonces vi que tu madre estaba acostada en la cama. Sabía que se habían ido con ella. dándole una cachetada. que salieras. Ella se quedó quita. se paró de la cama. Eso me enfureció. Fue entonces cuando tú entraste en la habitación. Pero al ver el tamaño de esa tormenta. pero ella no me dejaba. un instinto le dijo que era sobre ustedes por quienes estaba preocupado. La tomé entre mis manos.

― ¿Qué hiciste antes del día del entierro? ― Me la pase en la calle. pero cuando viene a ver. No tienes nada que sentirte culpable. ― Todos estos años. Ella se cayó. El día de mi última despedida. No veía a nadie. llegó el día del funeral. Ni a ustedes siquiera. Y bueno. yo me sentía en verdad culpable por ello. que era sentir eso –Entonces. y decirles que su madre había muerto –“No podía verlos a la cara. seré yo. No podía verles a la cara. Sebastián la tomó de la barbilla.Escritoras Excomulgadas manos. ella estaba cayendo. haciendo que levantará su rostro. y fuiste corriendo hacia tu madre. Ella sabía perfectamente.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 313 . Tú apareciste en la entrada principal. y el resto es historia. llorando. y entonces la vi ahí. todo lo que ha pasado… ― Si vamos a poner un culpable. Le llevaba la flor favorita de tu madre… ― Rosas blancas –dijeron ambos. Después. dichas a David hacía unas horas le vinieron a la mente. caminado. Para cuando reaccioné. pero tú no dejaste. recordando todo lo que le había dicho. Después llegaron Margot y Steven. yo fui hacia ti. se sentía tan mal. por las escaleras. Absolutamente nada. Tirada como una muñeca de trapo. una escoria. y decirles que mamá no iba a regresar”. Tú eras una niña Ari. No pude reaccionar rápido. Y después. y te dije todas esas cosas tan feas. y traté de acercarme. me encerraba en la casa. ― Tú no sabias la verdad. Soy yo quien cometió la falta de no contarles nada. Oh Dios… ― Ariana bajó la mirada. Ariana recordó lo que siguió después de su aparición –Después. las palabras de Ariana. así que no tenías ninguna responsabilidad sobre esto. totalmente empapada. Natalia Trujillo . todo dejó de existir.

estaban sanando al fin. Creo que mamá te trajo de vuelta. Ella sabía que si algo le pasaría a ella. Sebastián sintió un mar de emociones.Escritoras Excomulgadas Por segunda vez. para darle un beso en la mejilla a su padre. había sido como oír un canto divino. y lo tomó de las manos una vez más. ― He tardado tanto en regresar a casa. Lo siento tanto. Y creo que es hora de que los dejemos ir. creó que mamá quería darte esto –Ariana se levantó de la silla. Pero ya estoy aquí. ― ¿Sabes que creo? Creo que mamá lo que deseaba. Además. Oír decir esa palabra. los corazones solitarios y sufridos. esa única palabra de boca de su hija. Era lo que su madre le había pedido. Todo está bien. y que tú no tienes la culpa de nada. más que de haberla amado todos estos años. era que dejaras de sentirte culpable. Ariana escuchó la voz interior. papá. Ariana se sentó en la camilla. Ariana podía creerlo. mi princesa. que le estaba dictando que decirle a su padre en esos momentos. Creo que mamá quiere que tú sepas que ella es feliz. un último beso para su padre. hicieron contacto.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 314 . Ambas mejillas húmedas. y ahora estaba en paz. tengamos la paz que no hemos tenido en todos estos años. Aquellos gritos que su alma había guardado por tan largo tiempo. –Ariana alzó una mano para tocar la mejilla de Sebastián ― Tú y yo hemos cargado demasiados fantasmas sobre nuestros hombros. Al fin. para que tú y yo. al fin habían sido escuchados. La tomó entre sus brazos. Natalia Trujillo . tú haría exactamente eso. pero no sólo eso. de su parte. donde Ariana se aferró a llorar como una niña. ― Está bien. Todo iría bien.

Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . 315 Natalia Trujillo .Escritoras Excomulgadas Como Steven le había dicho una vez. había quitado la última piedra al fin. y ahora su manantial de vida fluía como debía ser. Había llegado a casa.

316 . ― Pues de ti cariño. Ariana se levantó de la cama. Ningún hombre le gusta ser observado llorar. Su padre hizo lo mismo. ― Eli. nos saturaban de estrés a Josh y a mí. limpiándose las lagrimas con el dorso de las manos. quien lo aceptó rápidamente. Ninguno de los dos se percató de que la puerta se abría y una pequeña multitud entraba a la habitación. Habían perdido tanto. ― Mi Dios. pero ella negó. Cariño. Nicole le dio un pañuelo Ariana. Ariana seguía Natalia Trujillo . se ve que todo está bien. rompes el encantó de la escena –Elizabeth miró a quien acaba de hablar seriamente. y yo que venía a rescatar a unos de ustedes –dijo una voz conocida por ambos. ¿y de que estaba preocupado? – preguntó Eli a Ricky. ― Bueno. Nicole y los demás se partieron de la risa del comentario de Elizabeth. rompes todo encanto. Aunque sea de su familia. y entre tú y Nicole. ― Josh. para que se lo diera a Sebastián. Estabas hecha un manojo de nervios. aunque levemente.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I sollozando. tú con tu sola presencia.Escritoras Excomulgadas Capitulo 30 Mary Ann Los minutos pasaron pero ninguno de ellos dijo algo o hizo el más mínimo movimiento para romper el hechizo.

No confío en ellos. David le acarició la mejilla. que tienes que hacerle de niñero oficial de esta pequeña nena. ― Sí. ― Una cena con Alex –contestó Nicole sonrojándose completamente. eh? –dijo Josh. –Elizabeth sentó a un costado de la cama. ― Sí. Incluso David. ― ¿Y qué te costó? –preguntó Ariana. tomándolo de las manos. ― Ya somos dos –respondió Sebastián con lagrimas en sus ojos. – Dijo acariciando su vientre y señaló con la cabeza a Josh y Ricky. Pero nos moríamos por venir. lo sé. fulminándola con la mirada. y contestó en voz baja. ― Digamos que use todas mis influencias. –contestó en igual tono frío y helado Nicole. Ella tomó la iniciativa y fue por él. Ni se te ocurra huir ahora.Escritoras Excomulgadas ― Ellos sólo nos utilizan de excusa –dijo Nicole. Ere como si la simple mirada de David le hiciera preguntas. depositando un beso en la corona de su cabello. 317 Natalia Trujillo . La aludida se puso roja cual carmín. que susto nos distes. ― Pregúntale a Nicole. una cena. ― ¿Una cena.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . y la abrazó. Era como una comunicación telepática que mantenían. Ariana vio que todos estaban ahí. quien la miraba solamente. ― Bueno. y ¿cómo lograron entrar todos? –le preguntó a David. Asintió lentamente con una sonrisa. sin que ninguna palabra o sonido saliera de sus labios. –Sebastián. del lado de opuesto de Ariana.

Pero antes de que nos vayamos. con una sonrisa en los labios. tengo alguien a quien presentarte. No tienes por qué volver a pasar por esto. necesitas salir. ― ¿Qué? El hecho de estar a dieta no impide ver el menú. haciendo que ésta. que es un gran hombre. Además. –Todo mundo se quedó callado al oír a Ariana.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . Tengo que algo que contarles –dijo Sebastián. ― Además. dándole en beso en la mejilla a Sebastián y parándose dificultosamente de la cama. –dijo Eli. El hecho de que se dirigiera a Sebastián como su padre fue sorpresa para todos. –Tú ya has hecho mucho hoy. ― Iba a decir. Elizabeth! –gimieron Ricky y Nicole cada uno por sus respectivas razones. –tosió fuertemente Ricky. pusiera los ojos en blancos. ― Creo que es mi turno. incómoda. con todas las molestias que se ha tomado con nosotros y con la familia. ― Seguro que es por nosotros –dijo sarcásticamente Josh en voz baja.Escritoras Excomulgadas ― Vaya. haciendo que su esposa lo voltease a mirara. ― Esto te saldrá caro cariño –dijo Ricky con una sonrisa pícara. ― Esperen. Alex es un… ― Ejem. guiñándole a Nicole. mirando a la pareja. ejem…. papá. ― ¡Dios. vaya –dijo Eli. tiene un gran trasero –agregó Elizabeth. –No podemos estar mucho tiempo. Sólo pasamos a desearte una buena noche. vaya. Al fin. y sonriendo para sus adentros –Que bien Nikky. Pero volviendo al punto –Se movió en la cama. –Tomó a 318 Natalia Trujillo . Ariana. David y Sebastián volvieran a reírse. ― Lo espero con ansias.

Sintió como su corazón se llenaba de amor hacía aquel único hombre que alguna vez había amado. ― Un placer. –Papá. Con lágrimas en los ojos. me harías el honor de ser mi esposa? Ariana se quedó helada. ― En realidad. No lo había esperado.Escritoras Excomulgadas David. ― Pues yo… ― Ariana no había pensado en eso. la cual me va a matar después de esto. y menos en ese preciso momento. éste supo que había dado su consentimiento. –comentó David. dejando la pregunta al aire. éste es David O’Connor. y cuando Sebastián estiró la mano hacia David. y del pantalón sacó una cajita de terciopelo negra y la abrió. ― ¿Y son…? –preguntó Sebastián. Y con la presencia de tu padre y hermanos y familia. haciéndola mirarlo. y se acercaron a Sebastián. aunque solo nos falte Margot. y después a su padre ― Digamos que es mi novio. Lamento que sean bajo estas circunstancias. ya que estamos todos reunidos. Y se dieron la mano. Ambos hombres se miraron en silencio. brillando ― ¿Ariana Mitchells. Lo miró primero a él. David la tomó de la mano. Un lustroso solitario estaba dentro de la caja. ― Sí –respondió entre sollozos ― Claro que sí. David. quisiera pedirte algo –Se hincó. pero no importa. Cada uno. ― Encantado. éste es mi padre. Él era David. 319 Natalia Trujillo . le dio la única respuesta posible. midiendo al otro. buscando espacio en ese reducido lugar.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I .

ya me acordé –dijo Ariana sonrojándose. La felicidad era inminente. pero esto… David le acarició el mentón. David. y algunos que estaban suspirando como las chicas. y se paró para tomarla en brazos y plantarle un beso húmedo. –Pues enhorabuena. ― Pues yo tengo una noticia más que dar –dijo dificultosamente Elizabeth. Creo que hoy es un gran día. Otros que no dejaban de gritar como Ricky. ― Estaba completamente decido a no dejarte ir. y lanzaba gritos de felicidad. y… ― Sí.Escritoras Excomulgadas David deslizó el anillo por el dedo anular.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 320 . Lo fui a buscar el día que me dijiste que venias hacia acá. pensó. Sentía como un dolor en la espalda. recuerdo que me dijiste que tenías que hacer algo primero. ― Bueno. Cuando me pediste que te acompañara a hacer maletas. lleno de pasión. ― Oh. ― Muchas felicidades a ambos. Todo mundo vitoreaba. Claro que recordaba ese día –Sí. David. ― ¿De dónde sacaste el anillo? –preguntó Ariana ― Lo traía conmigo desde que vine de San Francisco. Ariana y David se separaron con risas en sus labios. retorciéndose en su lugar. déjala respirar –dijo Eli. Algo pasajero. Natalia Trujillo . y de amor. como Josh o Sebastián. Muchas buenas noticias –comentó Nicole. Algunos mudos.

Ni siquiera lo pienses. ― No quería preocuparlos. ― Dios. y se volvió a acomodar en la cama. Sebastián estaba pálido sin saber que hacer mientras que Ricky estaba empalidecido. –Su rostro reflejaba la preocupación que ahogaba su corazón ― Nikky. ¿está bien? 321 . siéntate –le dijo Ariana. ― Eli. ― ¡OH DIABLOS! –gimió Eli. todavía faltaban unas semanas para que nazca. ven. Tenía razón. deberías de habernos dicho algo. un médico! ¡AHORA! –gritó Nicole. corriendo hacia Natalia Trujillo . Ricky salió de su letargo. cariño. siguiendo la orden de Nicole. Josh y David salieron corriendo. quien empezaba estaba parada. es que no puedes quedarte callada unos segundos.Escritoras Excomulgadas ― Por Dios Elizabeth. Totalmente níveo. Elizabeth. sin moverse. ¿porque no dijiste que sentías contracciones? –le gritó Nicole. ― ¿Qué sucede? –Ricky se alarmó y se acercó a ella y vio el charco de agua ¿Pero qué es eso? ¿No podría…? ― ¡Dios! ¡Llamar a alguien. no valía la pena enojarse con ella. Sebastián la miró. ― Cielo. Además. para correr por su esposa. Había tomado esas clases de pre-parto. ¿Qué iba a hacer? Había pensado que tendría más tiempo para prepararse. Pero ¿a quién iba a engañar? Estaba muerto de los nervios. No tienes nada… ― Josh se calló al verla pálida. y al ver que su padre estaba tratando de salir de la cama. lo miró –Ni se te ocurra.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I Eli.

― Elizabeth se ha puesto de parto –comunicó Nicole. ¡cállate! –Este se quedó mudo. –dijo David. pues jamás la había visto así ― En estos momentos no eres de mucha ayuda. al borde de la locura. ¿Dónde carajos estaba la ayuda? Ella no sabía qué hacer. ― ¡Ahhhhhhh! –respondió Eli. Natalia Trujillo . ― Nicole. ― Una enfermera dice que hay mucho ruido. Y un hombre. pero no veía ningunos guantes. Sin embargo. Una mujer sentada que estaba embarazada. ― ¡Oh! Nicole. no les dije que… ― Alex entró muy cabreado a la habitación pero se calló en seco. Ni siquiera era una enfermera titulada.Escritoras Excomulgadas Nicole no dijo nada. Sentaron a Elizabeth. estaba muy equivocada. simplemente le sonrió. necesitamos… ― pero se calló al ver a la los dos hombres que había visto en la sala de espera. No era médico para recibir al bebé. y le tomó sus signos vitales. Sebastián reclinado sobre la cama. Ricky no paraba de hacerle preguntas. que venían acompañados por otro doctor. Entones vio a la mujer sentada. si espera encontrar estabilidad en los demás. En realidad era por la Doctora Alice Evans. ― ¿Qué pasa aquí? Entró. Una mujer sentada en una de las sillas.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I ¿Están ambos bien? 322 . sin reposar. y al hacerlo. al ver el cuadro. ¿está bien? ¿Qué hago? ¿Llamó a alguien? Háblame ― Richard. haciéndola pasar. su zapato tocó un charco de agua. ― Aquí hay alguien. Nicole y la otra mujer sumamente nerviosas. Pensó en hacerle el tacto.

La doctora recién llegada hico que Eli abriera las piernas. respira –decía Ricky mientras hacia un simulacro de las respiraciones. dices eso porque no eres tú el que está sintiendo que se le va a partir el cuerpo en dos –dijo entre las bocanada de aire que tomaba. Alex sonrió.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 323 . Ricky se colocó a su lado. ― Si. Alex. Le voy a hacer en estos momentos un chequeo. porque no le estaba gustando mucho la idea de los partos. –entró en la habitación. La segunda. tomándola de la mano. Bueno. Evans que haga su trabajo. ― ¿Y qué coños crees que hago? ¿Cantar? –ladró Eli. Al menos eso había aprendido en el curso. así que no creo que sea tan Natalia Trujillo . ― Respira cariño. ― Señora Mitchells. Evans. el material necesario para ver su dilatación. ― ¿Es normal que ponga así? –preguntaron Ricky y Ariana en unísono. Me dijeron que acaba de romper aguas. vaya. Evans. vaya.Escritoras Excomulgadas ― Así que esta es la familia de tu novia. ― Mitchells –dijeron todos. y de uno de su bolsos de la bata sacó guantes y de uno de los buró. Los demás la rodearon. y se fue directamente sobre la pareja que estaba discutiendo. dejemos la Dra. soy la Dra. es normal. Colocaron a Elizabeth sobre la cama vacía continua a la de Sebastián. Todo saldrá bien. Vaya. El primero al ver que su linda esposa lo llamaba así. ― Señora… ― empezó la Dra. ― Si. ― Tranquila cariño.

Alex fue por más personal. o atrás de ella.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . Todo mundo se puso en marcha. y movieron la cortina para separar su cama de la Sebastián. Parece ser que esa personita quiere conocerlos. no me enojaría si nuestros intentos no han funcionado. Pero que esperaran en el pasillo. esperando a que Ricky terminara de contar. limpiando el sudor de su frente perlada. Creo que no me siento preparado para esto –le comentó David. A Elizabeth le cambiaron de ropa. De la mana gana. ― Si ellos se van. la doctora Evans comentó. Todos detrás de las cortinas. mientras que a otras horas e incluso días. Tal vez. pero Elizabeth había gritado gruñido y forrajeado para que se quedaran. ya que solo oían los gritos de Eli. tengamos que esperar… ― pero se calló al medir la dilatación de Eli. caminado. Ricky le gritaba palabras de aliento. Al parecer. no hay bebé –dijo con los dientes apretados. ― Sabes cariño. la doctora aceptó. Alex. y más gente llenó la habitación. 324 Natalia Trujillo . inmediatamente. Les pidieron salir de la habitación. llama a salita de enfermeras. angustiados. y respiros. No había tiempo para nada. ― ¡¡Ahhhhhhhhh!! ― Aunque no creo que eso sea mucho.Escritoras Excomulgadas rápido. Tengo un bebé que nacerá aquí y ahora. Ricky seguía consolando a Eli. para empezar de nuevo. y Elizabeth solo respondía con jadeos. Entonces empezó a pujar. y a pujar. Ariana estaba asombrada y maravillada ante la idea de la maravillosa vida que estaba por respirar en unos segundos más. algunas mujeres simplemente les llevaba minutos el labor.

. Natalia Trujillo . ― Creo que cuando le contemos a nuestros hijos y nietos sobre el día de tu pedida de mano.. ― Oh Ariana… ― En la casa cariño. David se quedó anonado. pero sin mirarlo. Parece como si la estuvieran matando. me quedo con esto –dijo David después de meditarlo unos segundo. Nicole tomó de la mano inconscientemente a Josh. ― No cambiaría esto por nada del mundo –corroboró Ariana con una sonrisa. ― Ni yo tampoco.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 325 . ― Bueno. el champagne. simplemente. porque cariño. sonrió y le acarició con el pulgar.Escritoras Excomulgadas ― ¡David! ― Es la verdad. tendremos que inventar la cena a luz de las velas. Josh no dijo nada. mi cuerpo me dice eso. la miró de reojo. Ambos sonrieron. no. creo que y es demasiado tarde para arrepentirse. ― No. ― Si. no nos lo van a creer. sólo lo había hecho automáticamente. escuchando las inhalaciones de Eli que iban al danzón de los conteos de Richard y la doctora. no queremos dar un espectáculo. ― ¿Estas segura? ― Si te refieres a una prueba. pues entonces hay que ponernos a practicar. Pero lo sé.

y se sonrieron. cortó del cordón umbilical que unía a madre e hija físicamente.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 326 . Pues de un momento a otro. Todos los que estaban detrás de la cortina. Eli era el mar de llantos y todos estaban felices. ― Parecidos. Todos emitieron saludos al nuevo miembro del clan Mitchells. un sollozo. dejando mudos a los demás. ― Son los adorables padres de niña. y tomando as tijeras.Escritoras Excomulgadas Después. en una sola fracción de segundo. sonrojada y con una leve mata de pelo rubio. Eli y el cruzaron sus miradas. colocando al pequeño retoño sobre el vientre de Elizabeth –Papá. La bebé dejó de llorar. Ahora di hola cariño. Sebastián estaba al borde de las lágrimas por segunda vez en el día. el tiempo perdió todo significado en esa habitación. –Dijo Eli a su bebé. eh? Ya hablaremos sobre eso después. ― ¿Así que tú eras la de las patadas. ¿haría los honores? Ricky tenía el rostro humedecido por las lágrimas. una voz nueva. y de la mujer que amaba por completo. Asintió. que cabía entre sus manos. la jalaron para conocer al dueño de esa voz. hermosa y saludable… ― dijo Alice. luchando por no hacerlo. una cosita arrugada. y los hombres. de la madre de sus hijos. Un único grito. Las mujeres llorando. les presento a Mary Ann Mitchells. Sabía de donde veía ese nombre. para mirar fijamente a su madre. y mirando a todos habló ― Familia. Después fue a plantarle un beso a Elizabeth. Los corazones se detuvieron por ese microsegundo. pero sin dejar de ser ella. Natalia Trujillo . hizo que ese tiempo se detuviera. el llanto de un nuevo ser fue todo lo que pudieron escuchar.

Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 327 . que sólo iban dirigidas a Sebastián. Pero el las comprendió al segundo. quiero más hijos. Y asintió mientras una solitaria lágrima se resbalaba. Natalia Trujillo . exigió la atención necesaria y empezó a llorar.Escritoras Excomulgadas Nadie entendía esas palabras de Elizabeth. ― Ricky. ― Cariño. Mary Ann Mitchells. Todos empezaron a reír. primero deja que me recupere de ésta. Y entonces. como hija de su madre.

Escritoras Excomulgadas Capítulo 31 Disculpas Y Olvido Después del regaño por parte del jefe de piso. Elizabeth había protestado diciendo que era más fácil para toda la Natalia Trujillo . cambiada y limpia. sabía que había aún. sonriendo a la bebé. Así que la única opción que todos tenían era ir al cubículo de maternidad. Pero Alex intervino recordándole que a Sebastián estaba a las puertas de una operación de corazón. Por órdenes de la doctora Evans. oyendo sus protestas. un punto que arreglar con la familia. La plática con sus hermanos. y visitar a la nueva miembro. y necesitaba calma y estabilidad. Sebastián había insistido en que lo dejaran solo. todos tuvieron que salir de la habitación. El orgulloso padre y todos los familiares estaban felices. Estaba bien. Ariana sentía un nudo en el estomago. que se dieron cuenta. Sobre todo las de Ariana. habían aceptado también dejar a la hermosa madre descansar un rato. 328 . y sabía que todo mundo deseaba ver a la pequeña Mary Ann. pues supo que había perdido. Elizabeth se calló. Elizabeth estaba en la cama. aunque estaba feliz. Así que los había despachado a cada uno de la habitación. quedaba en el mismo piso que la de Sebastián. que dividirse en dos. Pero le había dicho que ella podía regresar después de ver a su sobrina. Y también cansada. Así que la trasladaron a otra habitación. y sólo a unos cuantos pasos.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I familia estar en una misma habitación.

o quizás no sabían que decir. pero ellos seguían. Estaban impactados por la revelación de Ariana. pero yo sí.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I Ariana miró a sus hermanos. Y todo cambio. te vimos. Estaba celosa de ti. te vi. ― Nicole –David miró a Nicole. Y con extrema delicadeza le susurró al oído ― Ve por ellos. Y partió con Nicole. al ver como mamá te tomaba en sus brazos. 329 . Ni siquiera sabían si ella les hacía caso o no. Y nos robaste el corazón. Natalia Trujillo . y papá cargando a Josh. Eso le trajo recuerdos a Ariana. y asintió lentamente. Nadie dijo nada por unos segundos. haciendo pucheros a Mary Ann. Era impecable el hecho de que días tras hubiese estado en San Francisco. fue un día especial – Ariana vio como sus hermanos se quedan inmóviles. Nicole sonrió tímidamente a David. David le dio un beso a Ariana en la frente. con su vida monótona de siempre. Le parecía tan distante. esperó a que captara el mensaje – ¿Me acompañarías por unas tazas de café? Creo que necesitamos unas cuantas. varios pensamientos se le vinieron a la cabeza.Escritoras Excomulgadas Josh y Ricky estaban pegados en el ventanal transparente. tan lejano. así como también David y Nicole –Josh quizás no se acuerda de ello. Ellos nos llevaron a Joshua y a mí a tu habitación. y lanzándole una mirada. En segundos. y de puntas sobre la cuna. Pero entonces. y papá estaba tan atento de ti. con esos ojos pequeños ojos cafés. ― El día que llegaron papá y mamá a la casa contigo.

Es lo que se merece. y flacuchos. que siempre cargaba con sus muñecos favoritos. Ambos con una cabellera negra. De la misma altura. Además. y paz. quiero que Mary Ann –haciendo un movimiento con su cabeza. tiene que ser ahora. después de tantos años. una luz de sabiduría le llegó. Lo único que los diferenciaba era el color de ojos. grandes. desgarbados.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I padre. pero ahora me doy cuenta. no sólo en altura. ― Ariana. estaba frente a ellos. pues pensó que su última prueba estaba por concluir. y señalando los cuneros –viva rodeada de un ambiente de tranquilidad. eran tan parecidos. ― Han pasado tantos años. tenía frente a ella a dos hombres hechos y derechos. Ricky fue el primero en reaccionar. que habían crecido. ahí estaba ― Por no haber regresado todos estos años. Debo pedirles disculpas –Los hombres se quedaron sin aire.Escritoras Excomulgadas Y ahora. Se le vino a la mente el recuerdo de aquellos dos pequeños. que pensé que ya no valía la pena una explicación. pensó Ariana. quizás. oscura por completo. Ricky y Josh se quedaron mirando el uno al otro. que es lo mínimo que se merecen. incómodos ante la situación. Pero en ese momento. Y al fin. Sobrevivientes. y por no haberme puesto en contacto con ustedes siquiera. fuertes. Ricky. Josh siempre callado. reservado. pero aun pese a ese detalle. Incluso el más pequeño de ellos era Natalia Trujillo . no… ― No. Quiero dejar las cosas en paz. Increíble. sino en todo lo demás. al fin. ― Ari… 330 . y a un pequeño Ricky.

era una niña que no sabía eso. les dejé ahí. Pero no es sólo eso por lo que estaba pidiendo disculpas. Dado que papá estaba muy deprimido. Al principio creí que era una buena opción. Ricky con papá y yo… ― Con Margot –el tono frío de Josh molestó a Ariana. Entonces nuestros tíos se reunieron esa noche en el despacho de Steven. y no fue así. Que no reflexionaba sobre ello. ¿recuerdan? Así fue como tú Josh fuiste a parar a Dallas. Natalia Trujillo . y opté por callar y aceptarlo.. Pero las cosas no pasaron así. en la puerta. optaron por que cada uno de ellos se haría cargo de nosotros. Después de que mamá… ― Ariana sentía como su voz se quebraba a cada palabra que decía ― Al verlos en la playa. pensé “He fallado”. ¿Recuerdan esa noche? ― Cómo si fuera ayer –susurró Josh. Mamá murió. pues les había prometido que todo iba a ir bien.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 331 . para ver que hacían con nosotros. yo sentí que les había fallado. ― Cuando llegamos a casa de Margot. empapados bajo la lluvia. Y yo sentí que les debía algo. y les dije que todo iría bien. cómo lo han hecho ustedes. quien estaba de espaldas a Ariana.. Por no haber seguido en contacto. Ahora tal vez ya haya entendido que no es del todo mi culpa. después de que mamá murió. Así que no dije nada.Escritoras Excomulgadas ― No. Se los prometí. apoyado en la marquesina de la ventana. Yo sentía que cada vez que los veía mi corazón se desgarraba. ― Pero porqué tú con Margot y Steven. pero en ese entonces. con sus trajes. sentados. Ricky se limitó sólo a asentir. que después de que. ― Sí. sino también por haberlos abandonado. Yo había fallado. pero hizo caso omiso. es sólo que quiero que entiendan.

pero su corazón le dio la respuesta. cálmate –pidió Ricky ― No puedo creer que siquiera lo estés insinuando –una voz que todos sabían de quién era. ― David –susurró Ariana ― ¿Pero en qué momento? ¿Y tú gira? ― Después Ari. ¿Qué hacía ella ahí? ¿Y cómo se había enterado? ― David –dijo Margot mirando fijamente a Ariana. los congeló. para volverla a cerrar. contestando todas sus preguntas.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . ¿Qué hacía ahí? Pensó Ariana. No puedo creer que nadie me avisara. mientras que yo me tuve que largar a Texas con la tía Anne. –Se volvió hacia Josh ― ¿Acaso lo que quisiste decir es que nos quedamos con Ariana. 332 Natalia Trujillo . en informarme qué estaba pasando aquí.Escritoras Excomulgadas ― ¿Qué quieres decir. Joshua? –preguntó Ariana. y no contigo. ― Josh. por qué la amamos más a ella que a ti? ¿O qué a Richard? ¿Es eso? ― Sí –contestó Joshua. Fue caminado hacia ellos –Él fue el más sensato de todos ustedes. pero eso fue el colmo. ― Eso. Ariana abría la boca. desde el final del pasillo. primero quiero dejar esto bien claro. Siempre supe de su favoritismo contigo. tú jovencito –señalando a Josh –tenemos que dejar unas cosas bien claras. Margot se acercó a ellos. Fue como si leyera la mente. . que tú te quedaste con Margot. Y ahora.

Josh no dijo nada. Yo sé que para ti. la casa era grande. ― ¿Pero porque ella? ¿Por qué ella y no yo? –Josh peleaba por no derramar las lágrimas que amenazaban con caer.Escritoras Excomulgadas ― Pues bien. Fue algo que instintivamente hicimos. Pero entonces. ― Oh Josh. Me contaba que estabas callado –Josh la miró sorprendido –Oh. piensa.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I sino con los tres. Pero 333 . dijeron que lo mejor era que cada uno tuviera su espacio. y de Ricky. Steven y yo argumentamos que no era molestia. Quizás debimos de luchar más por ustedes. adaptarte a un nuevo ambiente. Pero ellos dijeron que no. Escúchame muy claramente. pero volteó a ver a Ariana. Natalia Trujillo . Steven y yo. Mi pequeño Josh. y nos necesitaba. Sólo puedo pedir tu perdón ante esa elección. Quizás ahora veo que fue la decisión más equivocada que pudimos haber tomado. así que Steven y yo ya habíamos tomado la decisión de que todos ustedes se quedaran con nosotros. Anne y los demás hermanos de tu padre. no sólo con Ariana. ¿Quién había descubierto a tu madre muerta? ¿Quién estaba peleada con Sebastián? ¿Sobre quien había caído la mayor responsabilidad de todo? ¿El dolor y el sufrimiento? Piensa hijo. Estaba muy mal. Cuando vimos que Sebastián estaba en verdad muy deprimido y abatido. pero el abrazó de Margot derrumbó sus barreras por completo. para después volverse a enfocar en Joshua –Pero ahora quiero que pienses en esto. claro que sí. de que no querían molestarnos a nosotros. Y nosotros los amábamos a los tres. Con los tres. Siempre estuve al tanto de ti. Jamás los dejé solos –dijo mirándolos a ambos. Anne me lo dijo. fue algo duro. peleamos por los tres. Nosotros. ― Ella estaba mal. decidimos darle tiempo. además. cuando nos reunimos en el despacho.

Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I Josh asintió. pues aquella tarde. no… ― Ariana no había pensado decírselo a sus hermanos. había sido en parte. Y ahora que lo pensaba bien. – Entonces.Escritoras Excomulgadas optamos por conformarnos. Se giró para ver a los ojos a Ariana. –Contestó Ricky. La última carta que le había escrito a Ariana. cuando recién llegaste a Dallas. Ella les quería decir por qué volvió a verlos. no sólo eso. pero que hizo que Ariana tomara esa dedición. se había sentido tan sólo. con Margot y Steven. no tienes nada que pedir perdón. ― Margot. ― Oh Ariana –Josh. Si vamos a decirlo todo. entonces todo será –dijo Margot. una que no sé que contenía. ― Margot. ― Niña. Aun así. Por fin. le mandabas a Ariana cartas. Y entonces. Así que había escrito esa carta. entendía al fin a Ariana. Porque nos hacían falta todos ustedes. Sin nadie con quien platicar. Se acordaba perfectamente. un poco de despecho. ¿te acuerdas? –Josh se quedó callado. ― Y ahora. había pensado en Ariana. que ya estaba llorando silenciosamente. no estábamos del todo felices. Y después miró a Margot. No quería que Josh se sintiera culpable. 334 . déjame. ¿Les vas a decir la verdad Ariana? ― No sé a qué te refieres. le mandaste una última carta. y volvió la mirada hacia Josh – ¿Te acuerdas de esa carta? Natalia Trujillo .

Ahora todo está bien. no del todo. No es culpa de nadie. –Acarició el rostro de Josh –Pensaste que nos habíamos olvidado de ti. Ariana. con el corazón en la mano. Josh.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 335 . y por qué nos había mentido. ― Joshua. Pero eso es porque ahora he descubierto cosas que antes no sabía. el hecho de que mamá muriera no fue tu culpa. –Ariana volteó a ver a los demás ― Tengo que hablarles acerca de otra cosa. Ella había prometido que todo iba a estar bien.Escritoras Excomulgadas ― Le pregunté a Ariana que por qué nos había abandonado. Aún falta dejar claro esto. así que usaste eso como arma. Verán. ― Está bien. Le dije que nos había mentido. ― ¿Te refieres a esto? –dijo Josh sacando un papel de sus pantalones. Josh. ¿cómo pudiste? –le preguntó Ricky. No es culpa. Su sexto sentido le dijo a Ariana que era la carta de su madre. Ricky. pero ya ha sido demasiado para él solo. y lo tomó de las manos. ― No. Papá trató de decírselos. y no había sido así. ― Ahora lo sé. ― ¿De dónde lo sacaste? Natalia Trujillo . mamá… ella…. Él tenía sus razones. ― Ari… Ariana se acercó a Josh. Pero Josh negó con la cabeza. ― Está bien.

La he tenido conmigo toso este tiempo. se vio a sí misma. ― Ariana. ― No importa Mamá. ― Tómenla. ― Ricky. cuando leyó la carta. En esa época. Ariana observó cómo leían detenidamente. Josh? ― Si Margot. hecho esta. antes de que vinieras al hospital.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 336 . ¿ya lo has habías leído? –Ariana asintió ante la pregunta de Margot – ¿Y tú. ― ¿Carta? ¿Qué pasa? ¿De qué hablan? –exigieron Margot y Richard.Escritoras Excomulgadas ― Eli me lo dio en la casa. Mamá… ― Ariana quería prepararlos. Ariana la tomó de la mano. Léanla –le dijo Josh. ― Espera Ariana. –dijo Ariana. Lo que Sebastián le había contado. lo hecho. cuando te encontramos en el despacho. –dijo Margot. nada. No tenemos que hablar de algo ya pasado. y con ella y Josh. Natalia Trujillo . ― Nicole me lo llevó hoy a la casa. Ariana sabía que se refería a su aborto. Margot y Ricky empezaron a intercambiar miradas entre ellos. yo… ― pero Margot no siguió hablando. pero ninguno le hizo caso. y cómo el semblante de ambos iba cambiando con cada letra que leían. ― ¡Oh Dios! –gimió Ricky ― Mamá… ¿y tú no sabías nada Margot? ― No. En cierta forma.

337 Natalia Trujillo . y los abrazó también. pensó Ariana. todo estaba bien. tu padre ha cargado con tantas cosas encima –Levantó la mano suelta. al fin juntos. todos estamos en paz. ― Ariana –Ariana volteó a ver a Josh. Sólo una sonrisa.Escritoras Excomulgadas ― Todos estos años. ― Pero al fin.― Creo que nunca te di la bienvenida a casa –y le dio una sonrisa. Todo está arreglado. Sentía un nudo el estomago. que para Ariana fue más que eso.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . al fin. donde su hermano la rodeó. Ricky se acercó a ellos. Los tres hermanos. Al fin. –dijo Ariana. Todos estaban llorando. mi pequeña. y acarició las mejillas bañadas de lagrimas de Ariana –Al igual que tú. Corrió a sus brazos.

Ya creía que su hermano estaría apenado. Margot también lo hizo. Mary Ann Mitchells. ― Esa de allí –Señaló a la pequeña Mary Ann. –Terminó el abrazó y le dio unas palmadas –Y ahora. poniendo su mejor cara. lo vas a sentir después. ― Y tú. –Margot lo soltó. 338 . quien estaba bien dormida. y empezaron a sonreír. Margot. imagina mi sorpresa –empezó Margot ― Al llegar al hospital. de todo. de felicidad. la puso frente al ventanal. Ariana vio cómo Richard se hinchaba de orgullo y tomando de la mano a Margot. ― Sí. para después carcajearse. No cabía duda de que era hija de su padre –Es mi hija. me hayan dicho las enfermeras que si también venía a ver a Elizabeth y a su bebé. ― ¡Ahhhh. lo siento. ― Sí. al principio levemente. preséntame al nuevo miembro.Escritoras Excomulgadas Capítulo 32 Buenas Nuevas Se separaron a los pocos minutos.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I jaló de la oreja. ¿Es que no pensabas decirme nada? ― Mamá. de vergüenza. suéltalo –le pidió Ariana. tía! –lloriqueó Ricky. pero al cabo de unos segundos. para después abrazarlo –Vale. y que al pedir informes de Sebastián. se acercó a Ricky y le Natalia Trujillo . suéltame.

Sólo faltaba… ― Veo que si diste con ellos –David venía con bandeja repleta de tazas de café. A su lado venía Nicole. ― Seguro. en frente de su sobrina. Natalia Trujillo . aun puedo hacer esto –y lo jaló de la oreja. no eres tan vieja –dijo Josh. sonriendo y bromeando con sus hermanos. ― Tú calla –dijo Ricky ― ¡Que ahora estoy salvado mi vida! ― ¡Ya basta niños! –Ariana le resultaba difícil creer que se encontraba ahí.Escritoras Excomulgadas Todos fueron conscientes del cambio en el rostro de Margot. cuando escuchó el nombre de la niña. Pues vieja o no. ― Mamá. Este la rodeó como pudo. ― Si –contestó el padre con una sonrisa de oreja a oreja. ― Creo que la escogió el nombre fue Eli –murmuró Josh. ― Claro. ― ¡Ahhh! Margot! –Y Margot lo soltó. Margot se giró a ver a Ricky. tratando de ahogar la risa. Reírse. ― ¡Oh Richard! –y lo envolvió en un fuerte abrazo. pues la bandeja no le permitía un buen acceso ― ¿Cómo estás? Al menos tú no te olvidaste de esta pobre vieja. y su rostro reflejaba mil emociones. ― ¿Mary Ann? –le susurró. tú no eres vieja –Ariana estaba harta de recordárselo. tomándose ya una. Ricky sólo puedo hacer lo más sensato.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 339 . y con su madre. por favor. ― ¡David! Cariño –Margot soltó a Ricky para abalanzarse sobre David.

pequeña. –Abrazó a la aludida. belleza. es que yo planifique la boda. bueno… ― Ariana miraba a David. ― ¿Cómo se te ocurrió hacer esto? –Rugió Margot a David –Y sin mi presencia – David fue a abrir la boca. y en un acto impulsivo. ― Nicole. para protestar. Bueno. Margot hacía miles de preguntas a cada palabra. 340 Natalia Trujillo . mientras Margot seguía con los saludos. ― Ya empezó –susurró Ricky a los demás. ― ¿Y esto qué? –Exigió Margot.Escritoras Excomulgadas Al igual que todos.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . tomando a Ariana de la mano – ¿No me lo pensaban decir? ― Si. Josh se seguía sobando su oreja. dándole un fuerte abrazo. pero Margot alzó la mano –No me digas nada. Después la abrazó de los hombros. pidiendo ayuda. Ahora. lo único que pueden hacer para devolverme el momento. me alegro tanto de verte. ¿De qué otra cosa me he perdido? En un breve resumen. Pero la magia se perdió cuando Margot emitió un chillido. y miró a los hermano Mitchells ― Y bueno. y después se colocó a un lado de Ariana. y ahora. le dieron la noticia a Margot acerca de la próxima operación de Sebastián. rodeándola por los hombros con su brazo. ¿Qué opinas de ver a estos tres en acción? ― Que juntos son pura dinamita –declaró Nicole. David se repartió los cafés a cada uno de los presentes. Ariana lo volteó a ver. y un beso en la mejilla. le acarició el rostro. ― ¿Y puedes decir eso después de sólo un par de días? Eres una mujer muy inteligente.

y hermosa. Natalia Trujillo . eso sería maravilloso. Eres una mujer joven.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 341 . Además. ― Sí. –exclamó Margot. ― Si. ¿Cuándo se darán cuenta de que están hechos el uno para el otro?. así que puedo esperar a mañana. Nicole le dirigió una mirada fría. –Interrumpió Margot ― Bueno. y a ustedes los veo en la sala de espera. una hermosa jovencita como tú. tan y cómo la que él le mandaba en esos momentos. que se está muchas molestias. ― Pero es que no es… ― No me tienes que dar explicaciones. Digamos que ya le dimos muchas impresiones a Sebastián para sólo un día. reconciliaciones –Margot suspiró fuertemente ― ¿Qué más podría desear? Bueno. Margot los miró uno al otro. Nikky.Escritoras Excomulgadas ― Una bebé. Eso no estaría mal. me alegro mucho de que tengas tan buenas amistades. puedo hablar con alguien y hacerte pasar. pero sé que la hora de visita se acabó. desearía ver a Sebastián y a Elizabeth. debe tener muchos pretendientes. No hay nada de malo en ello. la familia. ahora. ― Nikky. ― En realidad –habló Nicole ― si lo deseas ver. pensó. pero sólo a ti. pensó Josh. ― Oh. claro –“A otro con ese cuento”. ― No es mi novio –declaró mirando a Josh fijamente –Es un amigo. soltera. vamos por éste amigo. una boda. gracias a su novio –dijo secamente Josh.

Nicole los alcanzó al cabo de unos minutos. Sebastián les manda a decir que no tienen que quedarse esta noche aquí a pasar mala noche. 342 . Lo cual le daba miedo. eh. Al cabo de una hora. y se unió a la plática. No podía darle un nombre. ― Lo sé. Ariana sabía bien que era. –Todos aceptaron de mala gana. Bueno. Estuvieron un rato más contemplando a Mary Ann. váyanse. Natalia Trujillo . pero lo sabía. mi pequeña. pero Margot alzó la mano y elevó el tono de voz. así que él ha aceptado que yo sea la que se quede esta noche con él. todo será mejor –susurró Ariana.Escritoras Excomulgadas Y dicho esto se fue. ― Ahora. Eh. –No quiere que estés sola en la gran casa. y después se fueron a la salita. y se habían llevado de las mil maravillas. tomando a Nicole de un brazo. Se paró y fue a abrazar a su madre. Lo sé. y el resto. pero se veía distinta. Habían pasado rápidamente por la habitación de Elizabeth y después la había dejado en el cuarto de Sebastián. y a la espera. ― ¿No podemos pasar a despedirnos? –preguntó Ariana. Margot llegó con los ojos hinchados. Sintió como su madre le devolvía con gran fuerza el afecto. Así que ahora. Pero ese comentario se lo guardó para sí misma. ahora gente. se quedó esperando a Margot. –Ahora la que iba a rezongar era Nicole. Ricky prefirió irse y hacer compañía a Elizabeth. Esperen. Nadie podía contra Margot ― Y Ari. –Al ver que todos iban a discutir ― Sé que no lo quieren dejar sólo. tu padre pide que Nicole se quede con ustedes.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I Les contó cómo se habían encontrado con Alex.

― Shuu… Descansa.Escritoras Excomulgadas ― Hoy no cariño. David le hizo señas a todos para que no la despertaran. ― Está bien. ― Sí. con Nicole a un lado. Ni siquiera estaba despierta. y para cuando llegaron. ¿Y Ricky se quedará con Elizabeth? ― No creo que ningún poder supremo lo arranque de su lado. Tomándola en brazos. bájame. Llegaron exhaustos. y se fueron a casa. Puedo caminar –gruñó Ariana. ― Sí. la sacó del vehículo. lo sé. Se veía cansada. 343 Natalia Trujillo . Josh iba conduciendo. Ariana se había dormido sin darse cuenta. David y lo que quedaba de Ariana iban en la parte trasera. pero en tono ronco. –dijo David dándole un beso en la frente. pero todo era por llevarle la contraria. ― ¿Qué? ¿Ya llegamos? –preguntó somnolienta. sirve que así vamos practicando. La haría descansar –Vuelve a dormir ― David. Todos se despidieron de Margot. Es sólo que… ― Vengan mañana temprano. Todo el arrebato de ese día al fin estaba haciendo peso sobre ella.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . Él tiene que descansar. eso creo. ― Relájate Ari.

Un hombre así. Nicole observaba la escena con el corazón en la mano. Mitchells –respondió Nicole. Josh enarcó una ceja. Ariana había vuelto a caer en un sueño profundo. David subió con Ariana en brazos hasta su cuarto. Nicole miró a Josh. ― Te quedarás en la habitación de invitados –habló Josh ― la que está en el lado este. en ese caso. pensó. “Lo sé”.Escritoras Excomulgadas ― Si serás –Aunque por dentro. ― Que descase. ― Buenas noches. ― Bueno. Sr. Lo abrazó del cuello. Nicole sintió como sus entrañas se revolvía. Natalia Trujillo . despidiéndose de los demás. la habían dejado sola.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 344 . Ninguno de los dos decía nada. ― ¿Otra vez con lo de usted? –gruñó. y escondió su sonrisa. Buenas noches. con la peor compañía de este mundo. Está… ― Se cual es. –Volvió a decir Nicole. sin voltearse. al ver aquello que ella nunca podría tener jamás. siguiendo el vaivén de sus caderas al subir el camino. Nicole –le deseó. pensó Josh. Cada uno sentía la tensión en el ambiente. Ariana se sentía feliz de ir en los brazos de David. perdiéndose en el pasillo del piso. Es la que siempre utilizó cuando me quedo acá –y empezó a subir por las escaleras. Genial. que cuidaba a la mujer que amaba. antes de volver a caer en las sombras. Se veían tan… perfectos.

maldita” iba refunfuñando Josh mientras se iba a su cama.Escritoras Excomulgadas “Maldita mujer. maldita. 345 Natalia Trujillo .Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I .

su madre. para ir a ver su padre al hospital. No volteó ni hizo ningún movimiento hacia la voz. y antes de palpar. Tantas cosas en tan poco tiempo. Este fue a depositar un beso en su lóbulo de la oreja. Se sintió sola y abandonada. pensó Ariana. ― Piensas demasiado. que se filtraban por su ventana. Tenía que levantarse rápidamente. y acomodó su cabeza en el hueco de su cuello. Rodó por la cama. Margot. la carta. Era sorprendente. Mary Ann. ― Aja. Sebastián. buscando sintiendo que algo le faltaba. –Y la besó en el cuello. Era increíble cuanto se estaba acostumbrando a David. y la rodeó con sus fuertes brazos. ― Te duchaste –le dijo. Era un día precioso. en la cama. Ariana sintió la frialdad de su cuerpo. David. Se movió perezosamente en la cama. Se quedó donde estaba. Ariana sonrió. 346 . o más crítica.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I mano. supo que David no estaba en la cama. Se sentía en paz. y sintió como la cama cedía ante el peso de David. como nunca en muchos años. para mirar la mañana. ¡Dios! Así. Recapituló en lo sucedido el día anterior. Estiró la Natalia Trujillo . Las cortinas se movían al compás del viento que entraba a la habitación. Pero solo por unos segundos más quería quedarse ahí.Escritoras Excomulgadas Capítulo 33 Su primer beso Ariana despertó ante los rayos del sol. sus hermanos. No podía mantener las manos apartadas de ella.

― ¿Una ducha fría? –las miradas de ambos desprendían fuego. donde estaba el anillo de compromiso. Parecía que estaba discutiendo con alguien por el teléfono. ― Quería esperarte. y hacerle saber cuánto la amaba. Nada como una buena sesión de caricias íntimas y besos para comenzar el día. Ariana se giró entre sus brazos para mirarlo a los ojos. Aunque aun le dolían las piernas por el esfuerzo en la ducha. ― Muy caliente –susurró Ariana. pero te vi en verdad. David la tomó de la mano derecha. Su pelo ondeando en la cama. antes de que salgamos al hospital? ― ¿Qué tan caliente? –murmuró David. Pero valió la pena. segundos antes de apoderarse de sus labios. profundamente dormida que decidí mejor tomar mí ducha fría yo sólo. Ariana y David se quedaron en la entrada. Tuvo la enorme tentación de despertarla. Natalia Trujillo . suave como la seda. acercando su rostro al de ella. ― Te vas a enfermar así. El día anterior había sido un día impactante para ella. los reflejos del sol le habían dado una imagen que quedaría grabada para siempre en su memoria. Ambos sabían que esto era el preámbulo de lo inevitable. pero optó por la otra solución. Ariana estaba feliz. oyeron la voz exaltada de Josh. y le beso los nudillos. ¿Qué te parece una ducha caliente. Sus largas pestañas. ― Aja. y su cuerpo. Una hora después ambos bajaban a la cocina tomados de la mano.Escritoras Excomulgadas Cuando se había despertado. caía como cascada.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 347 . Al acercarse a la cocina.

Sin moverse. mar y tierra. –Una sombría pausa. –Un intercambio más de palabras. Ariana se acercó a él. el contacto con la naturaleza. pero en vez de estar rodeado de toda esa tecnología. Ariana se dio cuenta de algo en verdad sorprendente. No sabía en que trabajaban sus hermanos. y después se Natalia Trujillo . Ni siquiera sé en que trabajas o a que te dedicas. 348 . ― Ah. Además. bueno. Josh? ― Problemas en el trabajo. pero tú lo encuentras. Que tonta era. y quiero estar aquí. me siento como una estúpida. pues entre unos amigos y yo nos juntamos para crear un lugar de relajación. y él dijo que los atendería. ― Eso es grandioso. creemos que es mejor.Escritoras Excomulgadas ― ¿Cómo que no puedes encontrarlo? –Gritaba Josh ― Pues no sé. Algo así como un Spa. que puso un velo de preocupación en los ojos de Josh – ¿Y Sam que tiene que ver en todo esto? ¡Qué! ¡Oh vaya! –Josh sacó una de las sillas y se sentó ― Trata de comunicarte con él. A mi padre le van a operar del corazón. Josh se rió unos segundos. Pobre Ariana. estamos viendo algo de terapia equina. y apoyó su mano sobre la de él. A veces se preocupaba por todo. –Se pasaba las manos constantemente por el cabello ― Mark no nos puede dejar embarcados así. búscalo por cielo. ― ¿Qué pasa. Yo no puedo regresar ahora. sentado. Los prestamistas llegan mañana.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I despidió del otro comunicante ― Gracias Jackson Se quedó un rato así. ― Josh. Ni tu ni Ricky.

No hace mucho se acaba de graduar. Ari. nosotros nos… ― pero Josh ya estaba negando con la cabeza.Escritoras Excomulgadas ― ¿Lo crees? Bueno. y se fue a casa de papá a cambiarse. sufrió un aborto. y es arquitecto. La familia antes que cualquier cosa. su esposa. ― ¡Oh. ― La familia antes que cualquier cosa. después de este reporte matutino. esa era media verdad. Los prestamistas llegarán mañana. si quieres. Según Jackson. Bueno. Ricky siguió los pasos de papá. y yo. pero ahora. Dios! Josh. y Mark no contesta. Los caballos sobre todo. veamos. Bueno. lo sé. ― No. Confío en Jack. ¿Dónde está Nicole? ― Se levantó temprano esta mañana.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 349 349 . me quedo. Samantha. Natalia Trujillo . y nos iríamos juntos al hospital. ¿nos vamos? –Exclamó David. Pero me dijo que regresaría. estoy preocupado por Mark. ― Sí. Mark es el que se encarga de los asuntos comerciales. ― Bueno. Jackson está haciéndose cargo de eso por el momento. Son mi pasión. para después mirar alrededor –Aunque. ― Si bueno… Y de Richard. Trabaja para un grupo de remodelaciones. me encargo del rancho. esa es idea de Jackson. ― Se nota al hablar. ― Es increíble cómo todos ustedes tengan ya hechas sus vidas.

como tu padre quiso. ― Repito. y ahora me voy. Me quedé. ¿A dónde ibas? ― Pues voy a casa. Sólo te pregunte que hacía donde ibas –se acercó a ella. ― Yo no pretendía nada. y había ido por un vaso de agua cuando vio cómo iba caminando a hurtadillas por la sala. ― Tú no te vas a ningún lado –dijo seriamente Josh. ella retrocedía uno. Natalia Trujillo . Pero el espacio se le acabó a Nicole. en pijama. y ve como acabó –dijo Nicole. y se acercó a ella.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 350 . Sólo con pantalón de seda negra. eso le dijo el lobo a Caperucita Roja. ― Yo no tengo porque pedirte permiso para nada. Después se había puesto una mano sobre el corazón. ― ¿De qué tienes miedo? No muerdo –una sonrisa lobuna apareció en el rostro de Josh. ― ¿Y a dónde vas pequeña Nikky? ― ¿Qué pretendes con darme un susto así? ― Se había tapado la boca. ― Sólo digo gentilmente que tú no te vas a ningún lado. Josh se reía al recordar como Nicole pensó que le había hablado un fantasma o algo así. Había salido de la cama. y mirando en dirección a su cuarto. quedando acorralada.Escritoras Excomulgadas La otra era que prácticamente la había obligado a regresar. Josh colocó sus manos a un costado de su rostro. pero con cada paso que él daba. para no soltar un grito. ― Aléjate. ― Sí. Él no había podido dormir después de la forma en que se habían despedido el día anterior.

que Nicole estaba Natalia Trujillo . necesitando más. acercándolo hacia él. el ansia iba en aumento. ― Nicole… ― No. y Nicole sintió que sus piernas estaban a punto de fallarles. Pasó una mano por los cabellos de Josh. ― acercó su rostro hasta el de ella ― ¿Te gustaría? ― Aléjate. –Aunque su yo interior le decía que se acercará más. ― Yo creo que esto es lo que quieres.Escritoras Excomulgadas Nicole bufó. que los recuerdos atosigaban su mente.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I viendo por completo. 351 . y se alejó de él. pensó Nicole. necesitaba más. tomó posesión de esos labios carnosos. Era como una droga. Un beso. Fueron simplemente ligeros besos. ― Si. Su mirada estaba posada en los labios de Josh. buscando más. Sólo uno. ¿Cómo pude decir que eras fría? Y Nicole abrió los ojos súbitamente. ― Puedo pedirlo más gentil. Y en su esplendoroso cuerpo. Un amplio pecho. Sus lenguas danzaron al unísono. no podía apartar la mirada de él. un poco más. ― ¡Dios Nicole! –Susurró entre besos ― Cuan equivocado estaba. que conforme iba degustando cada uno. Era como un imán. que estaba bien trabajado. Y muy suavemente. al mismo tiempo. calla –Alzó la mano. Nicole abrió la boca. que gentil lo pides –dijo sarcásticamente. ¿Qué estaba haciendo? Empujó a Josh fuertemente y salió de sus garras. ― ¿En verdad quieres que me aleje? ― Yo… yo… ― pero no podía decir nada más.

Natalia Trujillo . no sé en qué pensaba. –Se dirigió hacia la puerta.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I ― ¡Hola! –Ariana pasaba la mano enfrente de la cara de Josh –Tierra llamando a Josh. pero contigo. sin importarle que Ariana o David la oyesen ― ¿Qué no soy fría. Y no volvió atrás en ningún momento. eh? Pues no. ― ¿Te llevo? –preguntó Josh. 352 . lo seré. Gracias por recordármelo. responda. ― Voy a la casa a cambiarme. pero Josh la tomó del brazo ― Suéltame ― No hasta que me digas que te pasa ― He dicho que me sueltes. te quedaste perdido por unos minutos. Pero Nicole ya estaba saliendo por la puerta. Mi padre dio órdenes de que te quedaras con nosotros.Escritoras Excomulgadas ― Nic… ― ¡He dicho que calles! –Gritó. ― Vas a regresar. Nicole bajo la mirada. ― ¿Qué te pasa?― demandó Josh. y luego regresaré. ― Lo siento. –Y luchando contra él. logro librarse. no lo soy. ― ¿Qué paso? ― Pues no sé tú. escondiéndola de Josh. Y si no haces por nosotros hazlo por él. ¿Qué rayos había hecho para que se pusiera así? ― Nada.

¿vamos a esperar a Nicole? La puerta de la cocina se abrió. y subieron. para hablar. me parece bien. entonces. aferrada a la plática con David. y Nicole entró resplandeciente. ¿te parece? ― Sí. pero sus miradas. Ni David ni Ariana fueron conscientes de la gran tensión que había entre el resto de los parejeros.Escritoras Excomulgadas ― Bueno. ― Hablando del rey de Roma… ― murmuró Josh ― Cállate –le regañó Ariana ― Hola Nikky. con un abrigo de cachemira verde bosque como sus ojos. ― Me alegro. Ninguno de los dos decía nada. –saludó a todos. –contestó mirando nuevamente a Ariana. y unos jeans. y nos vamos al hospital. ya que ella estaba huyendo de su mirada. sin darle tiempo a Josh de acercarse lo suficientemente a Nicole. ― Hola. lo contaban por sí sólo. ahora. ― Bien. buenos días a todos. Natalia Trujillo . Ambos estaban pensando en ese beso.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I Ariana subió y bajó rápidamente. sólo voy unas cosas. ¿Cómo amaneciste? Nicole volteó a ver a Joshua inmediatamente. Todos fueron al automóvil. 353 .

Sin embargo. Pasaron a ver primero a Eli. contemplando a sus dos mujeres. cuatro personas cargadas de flores y globos con listones. Nicole y ella se acercaron a ver a Mary Ann. han llegado –susurró Elizabeth. paradas en la puerta no pasan desapercibidas. ― Familia. todo el personal del hospital ya los conocías. Después de todo. Josh estuvo a punto de perder la vida cuando escogió un globo para Ricky que decía “No hay salida”. y los hombres a saludar – Te hemos traído un par de obsequios. no querían romper ese vínculo intangible. Natalia Trujillo . dejando que los rayos del sol se infiltraran por la habitación. ― ¿Un par? ¡Pero si han traído la florería entera! Gracias. porque que los dejaron pasar sin objetar. 354 . ― Hola papá y mamá –Ariana se acercó a ellos. y dándole un beso a cada uno de ellos. se dieron cuenta de su presencia.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I y demás. Josh se detuvo en una florería. Algunos que decían “Soy niña”. La ventana estaba abierta. y con Ricky a un costado. Llegaron al hospital y al parecer. dándoles a los tres un aspecto angelical. Nadie decía nada o se movía.Escritoras Excomulgadas Capítulo 34 A Corazón Abierto A petición de las mujeres. Compraron ramos de flores enormes y se pusieron a escoger globos. quien estaba amamantando a Mary Ann.

― Sí. Tenía os ojos abiertos. ― ¿Qué? ¿Yo? –Parecía que le habían pedido que matara a alguien. frágil y pequeña entre sus brazos. y se acercó más. Y entonces. ― ¿Qué sucede? ― Tómala. y si… ― ¡Dios! No cabe duda de que Richard y tú son hermanos. y después habló. Elizabeth asintió. viendo a la bebé ― y esta hermosa sobrina mía. Era una cosita nada. ― ¡Oh Dios! –susurró Ariana. Tendrían que haberlo visto –habló Elizabeth a los demás –Temblaba como una hoja. y las miró con los ojos inundados de lágrimas. y su sobrina le robó un pedazo de su corazón. sonriendo. Todos se reían mientras que Ariana miró a su sobrina. Ariana la tomó y la miró.Escritoras Excomulgadas ― Es lo mínimo que se merece esta hermosa madre. ― Ari. ― y después. Elizabeth se alarmó hasta que Ariana siguió ― ¡Está sonriéndome! Elizabeth se volvió a dejar caer en la cama. acércate. para que Eli la pudiese poner en sus brazos. El rostro de Ariana denotaba miedo puro. así es. ― Pero… es que es tan frágil. Natalia Trujillo . Tragó un poco de saliva. y la miraba a ella. Mary Ann le sonrió. fijamente.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 355 .

Lo miró unos segundos y el dio una cálida sonrisa. La cortina estaba cerrada y vieron a Margot dormida en el sillón.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . ― No susurres cariño. y entonces. Cuando los vio sonrió y les hizo señas que se acercaran. Siguieron platicando sobre más temas. estoy despierta –Ariana sonrió. Josh y Nicole entraron en la habitación. mientras todos se acercaron a Ariana ― ¡Que injusticia. y le dio un beso. uno de ellos la 356 Natalia Trujillo . Margot les comunicó que la familia de Elizabeth llegaría al rato. acercándose a su padre. Steven le había contado que él había pasado exactamente por lo mismo cuando ella había nacido. La habitación estaba en aún es oscuras. Pasados unos minutos. Además. Elizabeth se quería cambiar para recibir a sus padres. y dándole un beso en la mejilla. habían dicho. ― Buenos días –susurró Ariana. Ariana y David se fueron a ver a Sebastián. es cómo si ella supiera que todo está bien. a nosotros no nos hace nada! ― Richard. David saludó a su futura familia. Estuvieron otros minutos más. Ariana asintió levemente y se fue al lado de David. Ariana entonces sintió como una especie de dejá vú.Escritoras Excomulgadas ― ¿Qué? ― Ricky habló. Su corazón se inundó de amor infinito. que era la primera vez que Sebastián oía que ella llamaba “mamá” a Margot. ― Hola mamá –fue y se acercó a ella. Elizabeth. Estuvieron hablando de Mary Ann. leyendo un libro. Ariana se dio cuenta entonces. Era como si dijera “está bien”. deja de quejarte. Ariana asintió. Pasados esos segundos incómodos. Su padre estaba despierto del todo.

Escritoras Excomulgadas
boda. Ariana rogó a Dios por un ángel, que evitará esa conversación. Aún no estaba preparada para ello. Y entonces el Dr. González entró en la habitación. ― Buenos días a todos –saludó Alex, y fue por la bitácora de Sebastián que estaba en el pie de la cama. “Dios, gracias”, dijo mentalmente Ariana. ― Alex –dijo Margot. ― Margot, buenos días –y la saludó con un beso en la mejilla. ― ¿Margot? ¿Alex? ¿A qué viene tanta confianza? –exigió Josh. Si Margot lo llamaba por su nombre, eso no pintaba bien. Eso significaba que había recibido la aprobación de Margot. ― Deja de molestar niño. –contestó Ariana. ― Me alegra que todos estén aquí. Pero ahora, necesito hablar con Sebastián. A solas. –pidió Alex en tono serio. Eso puso en alarma a todos los de la habitación. ― ¿Qué sucede? –preguntó Ariana, acercándose hacia su padre. ― Primero necesito hablar con él, a solas –Alex miraba a todos, pidiendo cooperación pero nadie se movía. ― Lo que quieras decir, puedes decirlo sin reservas. Se van a enterar de una manera u otra. –dijo Sebastián, mientras apretaba la mano de Ariana
Natalia Trujillo - Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I

357

Escritoras Excomulgadas
― Hemos estado revisando su historial, y dado su historial médico, he consultado, y nuestra opción es una cirugía a corazón abierto…. –hizo una pausa antes de agregar ― Con usted despierto. ― ¡¿Qué!? –Todos gritaron, y empezaron a hablar a la vez. ― ¿Pero cómo? ¿Es arriesgado? ¿No hay otra forma? ¿Despierto? –Todas las preguntas caían sobre Alex, así que alzó las manos, pidiendo silencio. ― Sería anestesia parcial. Lo matearíamos despierto. Sin embargo, del cuello hacía abajo no sentiría nada. De esa manera, estaría fuera de contacto con la anestesia total. ― ¿Es seguro? ― Cómo cualquier cirugía, tienes sus probabilidades. Pero es nuestra mejor opción. Haríamos un parche en cuestión de horas, y sólo esperaríamos la recuperación. ― ¿Él estaría despierto? ¿Despierto? –Ariana no podía creer eso. ― Sí. ― ¿Escuchando todo lo que pasa? ― Sí. ― ¿Podría dejarme entrar? Todos se quedaron mirando a Ariana, como si estuviera loca, pero ella se mantenía firme, mirando solo a Alex.
Natalia Trujillo - Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I

358

Escritoras Excomulgadas
― Lo lamento, pero estaremos en un lugar esterilizado. Sólo el personal del hospital estaría… ― Escucha Alex –empezó Ariana ― Mi padre va a estar escuchando como lo abren, como utilizan sus instrumentos, va a oír todos sus términos clínicos, va a ver cómo ven su pecho abierto, expuesto a todo el mundo. Y va a estar más nervioso que nuca, ¿crees que se quedará quieto? David miró a Ariana con orgullo. No en balde era la mejor en su campo. Después vio a Alex, y en su mirada pudo ver que Ariana había ganado. ― Déjame ver qué puedo hacer, pero no prometo nada. Entonces Sebastián habló. ― Ella tiene que entrar, sino es así, no me operaré. ― No puedes objetarte, Sebastián. Los minutos corren. Si todo sale bien, la cirugía la podríamos programar para hoy. ― Pues sólo me dejaré tocar si ella está en la habitación ― No cabe duda que son familia. Son tan tercos y tozudos los dos. –murmuró Alex. –Bueno, está bien. Me van a colgar por esto, pero está bien. Mandaré a una enfermera para prepararte. –y salió de la habitación La familia se quedó callada unos segundos. ― Oigan, aún no hay ningún muerto aquí. Así que alégrense. ― Josh, no es muy gracioso –dijo Margot, mandándole una mirada asesina. ― Josh tiene razón. No ha pasado nada –dijo su padre tan tranquilo.
Natalia Trujillo - Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I

359

Escritoras Excomulgadas
― Aún –apuntó Ariana. ― Todos sabíamos que me iban a operar. Ahora ya sabemos cómo será. Así que ahora a esperar los resultados. Todos asintieron. Josh se había ido a avisar a Elizabeth y Ricky acerca de las cosas, mientras que a Margot la habían convencido de irse a la casa. Sólo Nicole, David y ella se quedaron con Sebastián, hablando de cosas banales. Entonces David se acercó a ella y le susurró. ― Quiero hablar contigo, vamos. Ariana asintió y dejando a Nicole con su padre, salieron. ― ¿Estas segura de esto? ― ¿De qué? –aunque ella sabía bien a que se refería. ― Pues a estar presente en la operación. El Dr. González está haciendo muchas concesiones con nosotros, pero eso no es el punto. El punto es sí estas segura de querer entrar al quirófano. ― Es mi padre. Claro que sí –le contestó con la voz fría. ― Ariana, que es muy peligroso. ― ¿Porque estas tan pesimista? –Necesitaba algo para descargar su miedo. Lo entendía, sabía a qué se refería, pero no quería ceder ― ¿No oíste lo que le dije a Alex? Él va a estar nervioso, va a estar… ― Espera –dijo David, tomándola de ambos brazos., sin hacerle daño, pero firme ― me preocupo por ti. Si algo llegase a salir mal en la operación… Sólo
Natalia Trujillo - Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I

360

Escritoras Excomulgadas
estoy suponiendo lo peor, pero si eso llegará a pasar, y tú estás adentro, sería un gran golpe. ― Lo sé, crees que no he pensando en eso –gimió bajando la mirada. ― Pero… ― Lo he recuperado después de tantos años David –susurró y lo miró a los ojos, que ya estaban brillosos –No puedo dejar… ― Él la abrazó y ella se dejo ― No
Natalia Trujillo - Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I

puedo dejar que se vaya. Quiero estar ahí. Es como un presentimiento, que me dice que tengo que estar ahí. Si algo llegara a suceder, sé que es fuerte, pero necesito estar ahí. No sólo quiero estar ahí, sino que debo. Han sido años, David, años perdidos, y… Ariana se rompió, y David, la abrazó, pasando su mano, delicadamente sobre su cabellera. ― Aunque no me gusta esto, te apoyaré. Ariana se deshizo del abrazo, y lo miró a los ojos. ― Gracias, en verdad significa mucho para mí. ― Bueno, regresemos. –Y antes de que Ariana emprendiera el paso, la tomó del codo ― Pero antes… ― y la besó. Necesitaba hacerlo, por él, por ella, por todo. Se deleitó por unos segundos con su boca, saboreando su dulce cavidad. No podía cansarse de ella, y odiaba el hecho de que se arriesgará psicológicamente al entrar a esa operación, pero por que la amaba, no pelearía con ella. Terminó el beso con suaves roces sobre su labio. Ariana trató de recuperar el aliento, y cuando lo hizo, pudo hablar.

361

Escritoras Excomulgadas
― ¿Y eso por qué? ― Porque te amo. Ariana lo besó rápidamente en los labios, y tomados de la mano, fueron a la habitación de Sebastián. Durante un momento, Ariana pudo conocer a los padres de Elizabeth, una pareja mayor, que rondaba por los sesentas. Susan y Noah Jenkins eran una
Natalia Trujillo - Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I

pareja dulce, que se veía, querían a su hija a morir, y por lo visto, el sentimiento se transmitía ahora a su nieta. A Ariana le causaron buena impresión, pero los dejó para regresar a la habitación de su padre. Las horas estaban pasando, y los minutos corrían. Todo mundo estaba poniéndose intranquilo. Margot llegó fresca como una lechuga, y repartiendo cafés a todos. Después siguieron esperando. Hasta que entonces, Alex llegó a la habitación junto con dos enfermeras. ― La operación ha sido programada para hoy. –Habló pausadamente, y después, con movimiento, una enfermera se puso a su lado ― Esta linda enfermera, te irá alistando. Les debo pedir a todos que se retiren a la sala –y mirando a Ariana ―, y tú, te vas con ella –señalando a la otra enfermera ―, para que te den lo necesario. Entrarás. Todos empezaron a salir, y a desearle buena suerte a Sebastián. Se llevaron a su padre primero, mientras que ella le dieron unos minutos más. Todo el valor que había demostrado antes, se estaba esfumando, entones David la tomó de la mano. ― Todo saldrá bien.

362

Escritoras Excomulgadas
― Eso espero. ― Ten fe. Fe. Ariana pensaba en esa palabra mientras caminaba siguiendo a la enfermera. Una chica agradable. Le explicó que Alex estaría junto con otros cirujanos, y como iban a realizar la operación. Ariana entró vestida con la ropa que le habían dado. Y se había lavado,
Natalia Trujillo - Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I

esterilizándose. Después había entrado, el olor del lugar era penetrante, a medicina, y a muerte. Sintió un escalofrío al pensar eso. Le colocaron un par de guantes, y después de haberse colocado el tapabocas, se acercó a Alex. ― ¿Dónde me pongo? ― Ponte en un lado de él, de frente, que te vea –le contestó. Ariana se colocó donde le decía, y una de las enfermeras le acercó una pequeña banca. Su padre la vio, y sonrió. ― ¿Listo? –susurró Ariana ― Ahora sí –contestó Sebastián. ― Bueno equipo, a trabajar –Y Ariana observó como Alex se trasformaba en el Dr. González. Uno de los cirujanos más joven del país. Centró su atención en el sólo unos segundos, antes de volver hacía su padre y acarició su cabello de su padre. ― Papá, ¿me oyes? –susurró. ― Sí. Aún sigo vivo.

363

su vida en la escuela. Su primer novio. la universidad. vale. pero ahora. No podía irse. Todo lo que pudo sobre Steven y Margot. el cansancio le estaba llegando. Sebastián oía cada palabra de su hija. Cada vez su voz se oía muy lejana. Si algo llega a pasar. ― ¿Sobre qué? ― Princesa. absorbiéndola como esponja. vio como su padre se estaba empezando a quedar inconsciente. ese concurso de oratoria que ella había ganado. No digas eso. Había cerrado los ojos. ― Déjame. Ya veo de dónde sacó ese sentido del humor Joshua. la muerte de Steven… cada momento que hubiese significado algo para ella. Natalia Trujillo . y esa sierra. si algo lleva a pasar… ― Calla. y Sebastián cerró los ojos para escuchar su relato. quería compartirlo con su padre. y de cómo la habían cuidado todos esos años. cualquier cosa es mejor que oír esos utensilios de metal chocar. en estos momentos. por favor nunca olviden tú y tus hermanos que los amo con todo mi corazón. Vio como todos los médicos y enfermeras se ponían en movimiento. sin embargo. ― Está bien. le costaba tanto abrirlos. ― Platícame algo.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 364 . Antes de que la máquina diera la alarma.Escritoras Excomulgadas ― Eso es no es gracioso. ― Ari. Y entonces lo sintió. Ariana le relató casi toda su infancia.

― Papá. acuérdate de Mary Ann. a nadie en particular. No. Y a todo lo demás. no me dejes. ― ¡Lo estamos perdiendo! ¡Su corazón no responde! Ritmo errático. y Ariana fue hacia su padre. Cosas que no entendía. no te vayas. Estaba mal. ― Más potencia –gritaban por allá. Por favor. y con lágrimas en los ojos le habló. ― Vamos papá. No ahora. por favor.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 365 . pero que a la vez. vendrán más nietos. regresa. Oía como se hablaban entre ellos. ― ¡He dicho que la saquen! –gritó Alex. Natalia Trujillo . le decía lo mismo. además. –Pero ella sólo oía el “bippp” de la máquina. pero la llevaban hacia afuera. ― ¡Y yo que me quedó! –La enfermera delgada fue empujada hacia un lado.Escritoras Excomulgadas ― ¿Qué sucede? ― ¡Sáquenla! –gritó Alex. Carguen las placas. batallando contra todos. no puedes irte ahora. por favor. no me dejes. no puedes irte ahora que todo está bien. y una enfermera fue por ella. Regresa a mi papá. –Por favor. ― ¡No! –siguió peleando. Te he tenido tan poco tiempo. ahora. pero ella se soltó. ― ¡Oh dios! –gimió y empezó a llorar. Pero solo escuchó el “bippp” de la máquina.

con la nariz roja. y la tomó de los hombros ― ¿En verdad quieres dar esa apariencia hoy? ¿Hoy? –haciendo énfasis en la última palabra. Y honestamente. pues hazlo ahora –le exigió Elizabeth ― No puedes estar triste ahora.Escritoras Excomulgadas Capítulo 35 Votos Y Promesas ― Ariana. ya que para ella era un logro el que las demás chicas la hubiesen convencido de maquillarse. por enésima vez. ― Además. Con los ojos hinchados y aparte. ― Ni yo. pero esta no se estaba quieta. –Jane estaba tratando de colocarle el velo a Ariana. ― Bueno. ― Elizabeth se plantó encima de ella. mientras le daba un pañuelo. no es este día. nos pondrá sentimentales a todas. ― Tú siempre tan buena. deja de llorar –gritaba una y otra vez Jane. el reno. Eli. vas a parecer Rodolfo. ― Ariana. Natalia Trujillo . –Ya cálmate. yo no quiero volver a maquillarme. ― Yo menos.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 366 . ― ¿Y cómo puedo dejar de llorar? –Ariana tomó el pañuelo que Jane le ofrecía y se sonó la nariz fuertemente. estás loca si piensas que dejaré que me vuelvan a poner las manos encima –afirmó Nicole.

Aún no les había dado a todos la noticia de su embarazo.Escritoras Excomulgadas ― ¿Y quién ha dicho que estoy triste? Este es el día más… maravilloso de toda mi vida. Margot se había tomando muy en serio su papel de organizadora de bodas. Todo iba “fríamente calculado” había dicho Elizabeth. Ariana se tranquilizó. Aunque había sido un verdadero reto. así como sus damas. y discusiones. Estaban todas las mujeres reunidas en el pequeño salón de la casa.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 367 . Malditas hormonas” pensó. aunque más bien habrían sido “El cuarteto pesadilla”. Aún estaban dándole retoques al maquillaje. así que nada de sencillo ni intimo. La ceremonia y todo. Dejó que le retocaran el maquillaje. después de todo. aunque la Natalia Trujillo . ― Bueno. Margot los había chantajeado para que la fuera todo lo que una madre quiere para sus hijos. Se sonó la nariz nuevamente. pensó Ari. El cuarteto maravilla. íntimo. pues si no dejas de llorar. Eli y Jane no habían dejado absolutamente nada al azar. Además. Quería que David lo supiera primero. – Con un suspiro. Aunque ellos ya lo esperaban. vas a arruinar tu maquillaje. Nicole. Margot. “Son las hormonas. se habían tomado muy en serio la tarea de convertirse en padres. y estaban peleando con el delicado velo de novia. Gracias a Dios ya se había puesto el vestido. San Francisco ahora se le hacía tan surrealista. y en Chicago. lo había resuelto Margot en tan sólo tres meses. y todos (porque TODOS opinan. Cerró los ojos y se encerró en sus pensamientos por un segundo. Ariana quería algo sencillo. Después de muchas ideas. tomó otro pañuelo. el ayudarla a hacerlo. ninguno de los dos tenía duda de cuando había sido. Tenemos que retocarte –Elizabeth se acercó mientras Nicole y Jane estaban con el velo. y para toda la ceremonia. Ariana había propuesto un lugar para la boda.

Pero eso significaba que la boda se haría en Chicago. Su pelo lo tenía alzado en un moño. y estaba marcado con las mismas piedras que el vestido. Tenía pequeñas piedras sobre su cabello como pasadores. le había dicho. Era el momento de dejar el pasado atrás. cuando comunicó su deseo. Jamás había pensando que era fea. cambiar sus recuerdos de esa casa. Por el contrario. porque guapa o no. Ariana quería que fuera ahí. y el vestido se cerraba por varios botones en escalera desde los omoplatos hasta la cadera. y él solo la había besado. como todo mundo esperaba. David se pondría furioso por eso. Pero al verse en el espejo quedó sorprendida. cuando ella le había Natalia Trujillo . varios de sus familiares entendieron el gesto.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 368 . Margot le había llevado varios modelos. era su vestido. Aunque David la hacía sentir así a cada segundo. y no en San Francisco. y seguir adelante.Escritoras Excomulgadas boda fuera de dos) aceptaron unánimemente. Lo había platicado con David. Ese recuerdo sería sustituido por uno que sería uno de los más importantes de su vida. “Algo con tiras. La casa sus padres. tenía un corsé drapeado hasta la cadera. te casas como estés. El velo era corto. y con el corte princesa. su vestido. pero en cuanto Ariana había posado los ojos en aquel. al anunciarles el lugar. Ariana se miró al espejo de cuerpo completo que estaba en la sala. Pero nadie objetó nada. La voz de Elizabeth la trajo de vuelta al presente. que se pueda desatar y estés desnuda en cinco segundos”. Y en la parte de atrás. ― Listo. colgaba una cola mediana. De color marfil. Y ni se te ocurra arruinarlo. Era lo único que ella en verdad había elegido. dándole así su consentimiento. Pero si algo tenía a Ariana enamorada. cubierto de pedrería y perlas pequeñas. supo que era el indicado. pero tampoco tan hermosa. pero con pequeños mechones cayendo sobre su rostro.

Pero también sabía que se excitaría. y aunque ya había hablado por teléfono meses antes con el resto del cuarteto maravilla. vestían cada una. Y Ariana lo aceptó. Solo de pensarlo. Era en verdad delgada. pero se había soltado a llorar entre sus brazos. Sonrió. sus trajes de madrinas. había recuperado la figura que Mary Ann había dejado. Suspiró nuevamente. parecía más bien una modelo. Aún recordaba su cara cuando le había pedido que fuera de su dama de honor. Ella sólo tenía cabeza para otras cosas. con las dos. calmándose y mirando alrededor. ninguno de los dos lo quería admitir. se había puesto como loca a controlar todo. hermoso rostro. Natalia Trujillo . Pero con un ángel rodeándola. Y el maquillaje. y no solo unos cuantos meses. Nicole y Elizabeth. Jane. sacada de Vogue. Parecía que había sido años atrás. Había notado que había chispa entre ellos. era caso perdido.Escritoras Excomulgadas pedido su opinión sobre el vestido. así que las había dejado a cargo a las cuatro. había hecho maravillas en su ya de por sí. Toda su tropa se estaba quedando en casa de Richard. Ariana sonrió. Elizabeth y ella habían hecho grandes migas instantáneamente. Josh se caería la baba de solo verla. había llegado de San Francisco solo cuatro días atrás. Miro ahora a Eli. de un color bronce. y después de unos meses. que era su dama de honor. Sus ojos verdes le daban un aspecto casi surrealista. Jane había exclamado “Ya estoy vieja para esas cosas”. y varios rizos le caigan por todo la cara.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 369 . Con una podía. Ellas querían la boda de sus sueños. Y cada una hermosa. a pesar de la diferencia de edad. pero cada uno de un estilo diferente. Ya habría tiempo para hacerla de casamentera. Jane. Llevaba su dorada cabellera suelta. La cabellera rojiza de Nicole estaba aguantada en un alto peinado. aunque al parecer.

Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 370 . a que Ariana se pudiera tranquilizar. en el día de su boda. se veía reluciente. Estoy bien. esperando la señal. Margot no nos dio opción de salir huyendo. pero Ariana empezó a respirar profundamente. Y ahí estaba ahora. Ahora a esperar… -pero una voz interrumpió lo que iba a decir continuación. en uno de los cuartos. y claro. pero podría apostar a que tenía idea. pero si pasaba de la media. Todas se movieron como locas buscando los pañuelos.Escritoras Excomulgadas No muy alta. ― ¿Y dónde crees que podríamos estar? –Dijo Nicole ― Además. Natalia Trujillo . en ese caso. ― Gracias a todas por estar aquí. estamos listas. agitando las manos. como si… ― ¡Oh Mierda! Va a llorar otra vez. ahora que la veía bien. –Ariana no estaba segura de quien habló. ― Bueno. ― No… no… Yo estoy bien. Y ahora estaban con ella. con su familia… Su mirada se volvió nublada. Con solo un prendedor en su cabello.

después de un minuto y cincuenta y ocho segundos de había vuelto a marcar los latidos de su corazón. papá. Le siguió hablando a su padre. Y entonces. estaba feliz. Ariana volteó a ver a su padre. Y sus ojos se volvieron a llenar de lágrimas. sólo abrazándola y este la había abrazado fuertemente. Sólo tres meses habían pasado desde que todo su mundo cambiara. había corrido a los brazos de David. En cuanto vio a todos reunidos. ― No me dejes. Por favor. Lloraba y le hablaba a su padre. sin preguntarle nada. Después de tranquilizarse les había dicho a los demás que Sebastián estaba bien. pero no había respuesta. no me dejes ahora. Natalia Trujillo . pero Ariana solo se quedaba mirando fijamente la pantalla de signos vitales. hasta que Ariana sintió que estaba de vuelta. Había regresado. había pedido a Alex y a una enfermera que la ayudaran a salir de quirófano. y conforme hablaba más y más. Así que después de asegurarse que todo estaba bien. y otro. Tres meses atrás. y eso era lo que Ariana necesitaba. Estaba vivo. Ariana llevaba grabado en su mente. Se acercó y acarició su rostro y acercando sus mejillas mojadas contra las suyas le susurró. Después otro. y otro más.Escritoras Excomulgadas ― Te ves hermosa. No había abierto los ojos. Se había quitado todo en la taquilla donde se había cambiado antes de entrar en la sala. y después había ido a la sala de espera. un sonido interrumpido sonó.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 371 . el momento preciso en la máquina de signos vitales. Ariana sólo oía el bippp de la máquina. pero Ariana. los sonidos se interrumpían cada vez más rápido. Todos habían esperado una mala noticia ante su reacción. y diera un giro radical. Los médicos se empezaron a mover rápidamente. y sólo una línea infinita mostraba el monitor. El ambiente se relajó cuando habían oído esas últimas palabras.

― ¿Qué? ― Yo… tenía intención de irme. se encontró a Ariana dormida al pie de su cama. Le apartó un mechó de su cabellera. ― Me dijo que los amaba con todo su corazón. Después de Natalia Trujillo . y… ― su voz se cortó. Además. Cuando Sebastián había despertado. Además de que Darrell había manejado excelentemente la pensión y el divorcio. Después de la operación. no me dejes”. me dijo que no me había llegado mi momento. pero al fin. condena en una prisión del estado por maltrato. papá. Ariana y David habían regresado a San Francisco para poner las cosas en orden. Ariana se alegró infinitamente cuando se enteró por medio de Jane que el tal Henry Diamond III estaba pagando una breve. David le había acariciado la mejilla donde Diamond la había golpeado y que ahora estaba completamente curada. Tres meses atrás. Ariana tomó sus manos y las entrelazó con las suyas. Ambos habían acordado en regalarle una gran botella de whisky a Darrell por eso. ― Mamá –Ariana se le encogió el corazón. ― Me alegra que te quedaras con nosotros. No ahora. ella me dijo que no era mi tiempo. y la rápida recuperación de su padre. se les habían hecho eternas. depositando un beso en ellas. Y entonces tú apareciste y me dijiste “No ahora. Ella se levantó rápidamente. ― Tú me trajiste de regreso –le dijo en voz baja Sebastián.Escritoras Excomulgadas Las horas de recuperación después de la operación.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 372 . y que tenías su bendición. Increíble. y sin saber cómo Ariana había caído dormida en un profundo sueño. Pero entonces. somnolienta y su sonrisa iluminó toda la habitación.

Había recobrado peso y se veía fuerte y reluciente. Estás… ― Otra. Entonces Margot asomó la cabeza. habían regresado a Chicago.Escritoras Excomulgadas ponerse al corriente con sus casos. ― Jane sacudió la cabeza y se acercó para darle un pañuelo a Margot ― Todas estamos felices. pero te juro que si la haces llorar otra vez. ― Estoy bien. estas hermosa. que ella tomó rápidamente. Y ahora estaba ahí. Así que límpiate y vamos. Me rehúso a ir caminando por el pasillo con el maquillaje corrido. Después de eso. Incluso El Diablo se había mostrado feliz de que su pareja dorada se convirtiera en marido y mujer. Ariana se sentía rebosante de felicidad. Y sintió como sus ojos se nublaban otra vez. No pienso retocar ese maquilla una vez más. Ariana volvió a ver otra vez a aquel hombre joven y sano que había sido antes. Natalia Trujillo . te ahorco. me caes bien. y la miró con orgullo. podremos llorar a pleno pulmón. Cuando habían regresado vieron con sorpresa que su padre estaba recuperándose a pasos agigantados. esta boda no se llevará acabo. ― Amén ― remató Eli.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 373 . ― Todos empezaron a reírse a carcajadas ante el comentario de Elizabeth. Sebastián. ― Mierda. ― ¿Pero qué pasa? Sus risas se oyen hasta… -Su voz se quebró y se quedó mirando fijamente a Ariana ― Mi pequeña. en el día de su boda. Lo más seguro era que los sonidos se oían hasta el patio. pero si no dejamos de llorar. y avisar a todo el mundo que se casaban (aunque en realidad fue Jane la que se encargó de eso). Sebastián se acercó y le tendió una mano a Ariana.

sólo pudo hacer una cosa: mirar a David. El patio de su casa estaba espectacular. sólo venía a decirles que ya estamos listos. tan feliz. Lo que hacía que su corazón se parara y acelerara a mil por hora era su mirada. Estaba mortalmente guapo. por pequeña que fuera esa incertidumbre. Natalia Trujillo . y las tres amigas empezaron a caminar lentamente. de su amor. así como la de ella. y tenía una rosa bien acomodaba en el bolsillo de su chaqueta. Ariana lo miró. Rosas blancas. ― Lo está papá. ― No sabes cuánto me gustaría que tu madre estuviera aquí. asintió y le dio un beso en su mejilla. Antes de salir. Los arreglos florares eran variados.Escritoras Excomulgadas ― Estoy bien. Su traje negro de etiqueta le quedaba perfectamente. Para cuando llegó ante él. mientras las luces blancas adornaban cada zona del lugar y de toda la casa. casi al compás de la música. Se veía ante él tan hermosa. Pero eso no fue lo que emocionó a Ariana. SI alguna vez había dudado. Y entonces hicieron su entrada. Las sillas blancas estaba acomodadas dejando espacio n el pasillo para que caminara. se la dio a David. La marcha nupcial empezó al fondo. Todos se pusieron en sus posiciones de ensayo. Ariana y Sebastián estaban esperando ahora su turno. Es sólo que este día es tan maravilloso. ahí estaba la prueba de ello. Y empezaron a salir. las favoritas de su madre. y se compuso ― Bueno. tan amada. lo está.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 374 . Su sonrisa irradiaba felicidad. Siempre lo ha estado. –Tomó una bocanada de aire. No había otra palabra para describirlo. y desde que Ariana puso un pie en el pasillo. su padre habló. su padre levantó el velo delicadamente y le dio un beso en la mejilla y tomando su mano.

― Y por el poder que se me ha concedido. bailando acompasadamente. Ariana conoció a uno de los asociados de Josh. Jackson. pero Ariana solo tenía ojos para el que en ese momento se convertiría en su esposo. Vio de nuevo a toda la familia que había dejado atrás. La comida iba y venía. mientras que Mark brillaba por su ausencia. Y también a la familia de acaba de adoptar. Y al final escucharon las palabras que estaban esperando oír. y principalmente sus almas y sus corazones.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I . Este iba acompañado de una encantadora jovencita. La música era rítmica y pegajosa. Ariana y David estaban en la pista rodeados por otras parejas. Intercambiaron los votos. los declaro marido y mujer. sus anillos. y que emitía amor a todos lados. aunque era inevitable no querer a los Mitchells. Ni dos veces tuvieron que esperar esas palabras cuando ambos se habían fundido en un beso ardiente. David deslizaba lentamente su mano por la línea de botones del vestido de Ariana. suave. Pasadas unas horas el ambiente se había tornado relajado. La fiesta estaba en su apogeo. 375 Natalia Trujillo . Este era su día. mientras que ella estaba completamente feliz. Isabella. la música del saxofón sonaba al fondo. Ambas familias habían hecho gran acoplo. que vivían en Seattle estaban ahí. El bullicio estaba por todos lados. Puede besar a la novia. Todo mundo estaba contento. Los padres de David. que resultó ser la hermana de Jack. Los familiares y amigos de todos estaban ahí. Después de eso Ariana vio que su cuarteto maravilla estaba llorando a pleno pulmón.Escritoras Excomulgadas Sus hermanos así como el esposo de Jane estaban a un lado de él. y estaban más que felices que tenerla por nuera.

― Y aquí estaré siempre. contigo. David detuvo el vals y la miró a los ojos. ― ¿Y qué clase de celebración tienes en mente? ― Una que nos involucra a ti.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 376 . David gritó fuertemente haciendo que todas las cabezas se enfocaran en ellos. los invitados aplaudían y vitoreaban fuertemente. –Ambos rieron ante la promesa implícita que había. ¿Te acuerdas de lo que me dijiste antes de entrar a la operación de tu padre? Natalia Trujillo . Ariana agachó la mirada por lo avergonzada que se sentía. Cuando la dejó en el piso. Y que hayamos pasado por todo eso juntos. Ariana se acercó a su oído y con una voz ronca y sensual le dijo “Felicidades. Ariana se estremeció ante el calor abrasador que la mirada de David le arrojaba. ― Esto merece una celebración. a mí. ¿Qué se siente ser la señora de David O’Connor? ― Lo mejor del mundo. y mis dedos expertos para desabrochar esos botones. -acarició su mejilla –estés aquí.Escritoras Excomulgadas ― Tardaré horas en quitarte esto de encima. Y que tú. Es donde siempre quise estar. ― Sabía que te iba a gustar. Aunque creo que me tendrás que compartir dentro de seis meses. ― Y bien. ya que estaban besándose apasionadamente en medio de la pista. Pero ellos no les prestaron atención. papá”. mientras la alzaba y giraba con ella. Aún no puedo creer que estemos aquí. entre mis brazos y con la promesa de que será para siempre ― Puedes aportar que así será.

Siempre juntos. La vida no podía ser mejor. pues desde ese momento el grito se había tornado en una dulce melodía de amor. no te dejaría ir. de promesas y de sueños.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I escuchados y ahora empezaba una nueva etapa. La vida les había dado una oportunidad.Escritoras Excomulgadas ― Que por mi vida. ― ¿Es una promesa? ― Es un hecho. Te amo. 377 . que sonaba cada vez más fuerte. Después de muchos años. Y se fundieron otra vez en un beso que revelaba cada uno de sus sentimientos. y ninguno de ellos estaba dispuesto a desaprovecharla. junto al hombre de su vida. los gritos de su alma habían sido Natalia Trujillo .

y todo eso. creo que es su jefe. ― dijo Jane. ― Creo que Ariana ya le dijo que está embarazada. ― agregó Margot mirando a Ariana y en una pareja que bailaba cerca de ellos. ― ¿Qué les pasa a esos dos. ya le eché el ojo a un guapo caballero que Ari me presentó. ― Era claro. todos menos las mujeres. Natalia Trujillo . muy pronto. a mi no me mires así. pero te recuerdo el viejo refrán que dice “Nunca digas de esta agua no he de beber jamás”. ― Eso dices ahora. Aunque dejamos creerle que no sabíamos nada. y creo que lo invitaré a bailar. Ahora si me disculpan. Yo digo que esta familia va a empezar a tener nuevos integrantes muy. y Joshua miraban a la pareja. Bueno. quieren hacerlo en medio de la pista? ― gimió Josh.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 378 . Los cambios de humor. no. y pasando su vista a Josh. Sólo eso. Yo no voy a caer. ― ¡¡¿QUEE?!! ― Todos quedaron con la boca abierta. ― Oh. Jane y Elizabeth sentadas con sus respectivos esposos.Escritoras Excomulgadas Epílogo El Ramo De Novia ― ¿Qué sucede? – preguntaron los hombres. Ellas ya se lo esperaban.

radiante. Dios. y sin embargo. fue muy tarde para levantarse. ― Es sólo para comprobar que me prestas atención. Pero entonces. ― Gracias. era tan guapo. ― Estas hermosa. Natalia Trujillo . No estaba acostumbrada a ello. ― ¿Te recuerdo que me debes una cena? ― Como olvidarlo. su cuerpo no reaccionaba ante él.Escritoras Excomulgadas Sin esperar. la vida no te daba todo lo que deseas. como lo hacía con… Agitó su cabeza. que se veía feliz. Nicole lo miró a los ojos. me lo recuerdas a cada momento. Después centró su atención en otra pareja. tenemos todo el tiempo del mundo. Nicole se sentía incomoda ante tanta atención por parte de Alex. y ahora estaba entre sus brazos. Nicole esperaba que en verdad le ayudara.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 379 . bailando al compás de una suave sinfonía. El en verdad quería tener algo como eso. Tenía que dejar de pensar en eso. se paró y se fue a la barra por una buena cerveza. Se había olvidado de que momento era. Terminaron la pieza y se fue a sentar a su mesa. que estaba cerca de ellos. Pero algunas veces. Tiempo. Y víctima de un arrebato. Margot se paró y se fue en busca de aquel caballero. Josh se quedó un rato mirando a su hermana. ― Además.

la presionaban al máximo. ― Yo. –dijo pausada y firmemente Nicole. ― Se podría decir. El golpe de Jane la sacó de sus pensamientos. Tomó un sorbo más de su copa de champagne. habían sido dinamita pura. ― Nicole. Había querido mirar hacia otro lado. –rogó Jane. ― Pues que tienes que ir –terminó Jane. Quiero. Tenía el cabello Natalia Trujillo . no se dormía para nada. Alex. que estaba hermosa con su mameluco blanco y sus zapatitos. Pero si mente estaba divagando por otro lado. por favor. Gabe. ― ¿O sea que yo soy la solterona del grupo? ― preguntó indignada Nicole. Desde que Jane y Elizabeth se habían conocido. No. Hazlo por Mary Ann ― Después miró a su nena. ― ¿Y? –Aunque ella ya sabía que querían decir. ― Déjanos vivir a través de ti. Nikky. Anda. A ella igual le caía muy bien.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 380 . el esposo de Jane. Pero juntas. –dijo Elizabeth ― Gracias –Nicole le lanzó una mirada gélida. mientras le daba su biberón a Mary Ann. y Sebastián y Jackson ― Pero tú sí. estaba junto a Richard.Escritoras Excomulgadas ― Ariana. aunque odiaba que fuera la verdad. pero su contemplación la llamaba como un imán. hazlo por nosotras. Eli y yo no podemos por razones obvias –dijo señalando con la cabeza a sus esposos. pero a Elizabeth Mitchells no había nada que la intimidara. Parecía ser que no se quería perder ningún momento de la fiesta. Esa pequeña era un diablito. Aún estaba recordando esa mirada y el escrutinio al que Josh la había sometido durante toda la ceremonia. va a tirar el ramo –le dijo Elizabeth a Nicole. ― Vamos.

–susurró de manera enigmática Alex.Escritoras Excomulgadas dorado como su madre. pero Nicole estaba sumida en sus pensamientos que no le prestó atención. Eli… ― Anda y deja de estar de aguafiestas –y entre Jane y Eli prácticamente la empujaron hacía la pista donde Ariana estaba parada. Nicole se dio cuenta de que el destino era macabro a veces. para lanzar el ramo. Natalia Trujillo . como los de un felino dispuesto a atacar. pero ella se había quedado de piedra. quien estaba con una cerveza en la mano. ― Esto nos da buena vibra para el futuro. Todo mundo empezó a vitorear. ― Por Dios. Era obvio que no quería estar ahí parada. Eso era demasiada coincidencia. verdad? ― La pequeña Mary Ann se empezó reír y agitar sus pequeñas manos ― Ya la viste. pasando por una lámpara y de un modo casi inverosímil. Alzó la mirada. Alex se acercó y tomándola del codo. ― Gracias –susurró aunque no estaba segura de por qué agradecía. y le habló con una voz completamente diferente ― ¿Verdad que quieres que la tía Nikky vaya por ese ramo? ¿A que sí. y lo primero que vio fueron unos ojos verdes. No podía apartar la mirada de Josh. Nicole se hizo a un lado. fue a parar a los brazos de Nicole. ― Eso creo. El ramo había ido a dar contra una de las sogas que sostenía las carpas del jardín. Y cuando Ariana lo aventó.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 381 . dice que sí. la guió hasta su mesa. pero había sacado los ojos marrones de Richard. Nicole. sacándola de aquella mirada. ― Felicidades.

pero antes de llegar. olvidándose de la mirada de Josh por unos minutos. ¿Por qué la miraba así? Pero tuvo que dejar esa idea.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I Fin . le dirigió una última mirada a Josh. que la seguía.Escritoras Excomulgadas Caminaron hacia la mesa. se enfrascó en la charla. y se fue a despedir a la feliz pareja. pues al llegar a la mesa. 382 Natalia Trujillo . donde Elizabeth y Jane gritaban de alegría.

Derechos en Ebook: El Club de las Excomulgadas. © 2011 Natalia Trujillo. Derechos Exclusivos: Natalia Trujillo.Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I 383 . Edición: Kiti08. Abril 2012. Todos los Derechos Reservados.Natalia Trujillo . Diseño de Portada: Natalia Trujillo.Escritoras Excomulgadas ©Titulo Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I. Distribución Gratuita.

com 384 Natalia Trujillo .Gritos del Alma – Serie Almas Perdidas I .Escritoras Excomulgadas Visítanos!!! Visítanos!!! http://elclubdelasexcomulgadas.bogspot.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful