CAMBIOS EN LA FERTILIDAD DEL SUELO ASOCIADOS A CERO LABRANZA. M.L. Maturana y E. Acevedo., Laboratorio de Relación Suelo-AguaPlanta.

Facultad de Ciencias Agronómicas. Universidad de Chile.

1. INTRODUCCION

El uso de la labranza tradicional (LT) en agricultura ha generado una situación poco favorable desde el punto de vista de la conservación de los recursos productivos, implicando un especial deterioro del recurso suelo. Este ha estado expuesto a una explotación intensiva y a veces poco racional, teniendo como consecuencia directa un acelerado avance de la erosión, pérdida de tierras de cultivo, contaminación, desertificación y una significativa disminución de los rendimientos productivos. La labranza conservacionista surge como respuesta a la necesidad de preservar el recurso suelo y es parte importante de los sistemas de agricultura sustentable. Esta involucra un sistema de labranza en que la preparación de la cama de semillas es mínima y el control de malezas se realiza con herbicidas. Incluye una variedad de técnicas que van desde la mínima labranza a la cero labranza (CL)(Venegas, 1990). Actualmente, existen alrededor de 64 millones de hectáreas bajo CL a nivel mundial. En América Latina, desde 1987 al 2000, esta técnica ha experimentado un aumento de 670.000 ha a 29.176.000 ha, siendo Brasil, Argentina y Paraguay los

países en que ha alcanzado mayor difusión (Derpsch et al., 2000). En Chile, a 1994, se habían incorporado a este tipo de manejo 95.000 há. aproximadamente, sólo en las regiones VIII, IX y X (Rouanet, 1994), estimándose hoy en día 200.000 ha. (Acevedo y Silva, 2003). En CL prácticamente todo el rastrojo queda en la superficie con un mínimo de perturbación del suelo, lo que permite: • disminuir la erosión hídrica y eólica del suelo de una manera importante, mejorando sus propiedades físicas, como estructura y densidad aparente; • mejorar la capacidad de retención de agua, aumentando la infiltración, disminuyendo el escurrimiento superficial y la pérdida por evaporación; • aumentar el contenido de materia orgánica y algunos nutrientes, especialmente en el estrato superficial; • aumentar la actividad de microorganismos en la zona radicular. Logan, Lal y DicK (1991), establecen que la CL puede tener un gran efecto sobre las propiedades del suelo. Las respuestas observadas varían con el tipo de suelo, con la rotación cultural, con las condiciones climáticas y otros factores. Así, por ejemplo, los suelos de textura fina con drenaje restringido se comportan, en cuanto a los procesos físicos, químicos y biológicos, en forma diferente a los suelos de textura más gruesa y bien drenados. El conocimiento de estas diferencias en la respuesta del suelo a la labranza es importante para entender las implicancias de un cambio en los sistemas de labranza . En relación, al efecto de la CL sobre las características químicas del suelo pueden delinearse tres factores de manejo que influyen marcadamente: i) la falta de mezcla del suelo con los residuos orgánicos; ii) la aplicación superficial de los

2

fertilizantes y enmiendas; iii) los efectos de los rastrojos sobre la retención de humedad y la disminución de temperatura del suelo. Por otro lado, el manejo de los residuos de cosecha es especialmente importante puesto que la cantidad de nutrientes en tales residuos puede ser alta. Además, estos rastrojos son fuente de micronutrientes que, generalmente no se encuentran en fertilizantes tradicionales en base a N, P y K. Este estudio tiene como objetivo determinar como varía la disponibilidad de nutrientes en el suelo asociado al manejo de rastrojos en un sistema de CL.

2.DISPONIBILIDAD DE NUTRIENTES.

En la actualidad la mayoría de los agricultores practica la LT (Riquelme,1992). Esta consiste en remover el suelo e incorporar los residuos del cultivo anterior (Sierra, 1990). El arado corta e invierte total o parcialmente los primeros 15 cm. de suelo, permitiendo que éste se suelte, airee y mezcle, lo que facilita el ingreso del agua, la mineralización de nutrientes y la reducción de plagas y enfermedades en superficie (Riquelme, 1992). Con este sistema el suelo se deteriora por pérdida de elementos nutritivos, principalmente por erosión (Sierra, 1990), por compactación y por degradación de la materia orgánica (Figura 1; Riquelme, 1992). De este modo, la disponibilidad de nutrientes del suelo, entendida como la susceptibilidad de los nutrientes a ser absorbidos por las plantas, se ve afectada.

3

Figura Nº1: Consecuencias de la preparación del suelo sobre la degradación y pérdida de productividad así como efectos externos de la LT. PREPARACION DEL SUELO > MINERALIZACION DE MATERIA ORGANICA >Emisiones de CO2 Exposición del suelo desnudo Falta de cobertura del suelo Degradación del suelo > efecto invernadero Impacto de gotas= Selladura superficial Calentamiento del suelo Reducción de la estabilidad estructural Calentamiento global del planeta < infiltración > escurrimiento < humedad del del suelo (sequía) Compactación EROSION < actividad biológica Anegamiento Lixiviación nutrientes Monocultivo Quema de rastrojos DEGRADACION DEL SUELO Disminución de materia orgánica < volumen raíces Problemas de sequías 4 .

el cual en un año de labranza disminuye al nivel de un suelo arado durante varios años.< producción de biomasa < disponibilidad de nutrientes < productividad de cultivos < retorno económico > uso de fertilizantes < costo de producción Fuente: Adaptado de Derpsch. La disponibilidad de nutrientes en CL es inicialmente menor que en LT. Kolberg et al. et al. de suelo con un contenido total de elementos nutritivos menor. Chile. de manera que la diponibilidad total en el tiempo es proporcionalmente menor que la de los suelos bajo CL (Vidal... En LT se tiende a producir una distribución homogénea de los nutrientes en los primeros 20 cm. pudo comprobar que el cultivo del suelo por 30 o 40 años consecutivos disminuye su contenido de materia orgánica entre un 40 y 50%. 5 . 2002b). El primero de ellos es el elevado porcentaje de éste en los sustratos orgánicos de un suelo no arado. Sin embargo. En la precordillera de la VIII región. se determinó pérdidas de sedimentos y materia orgánica.5% (Derpsch.1997). 1997. disminuyendo significativamente para CL (458 Kg/ha/año) (Rodriguez. Sierra. 1988. En regiones de clima templado se pierde anualmente entre el 1 y 3% del humus estable mientras que en CL se descompone menos del 0. Borie (1994). Existen dos aspectos a considerar sobre la liberación de N de la materia orgánica. 1999)). y restringe la habilidad del suelo para inmovilizar y conservar el N mineral (Figura 2.831 Kg/ha/año. La disminución de la materia orgánica reduce el C y N potencialmente mineralizable. la disponibilidad en LT disminuye en el tiempo. 1990). El otro. indica que el contenido de materia orgánica disminuye progresivamente en un suelo que se remueve anualmente. en LT de 2. producto de una mayor pérdida por erosión (Follett y Peterson. 2000).

la cual se explica fundamentalmente por la intensa erosión de esos suelos (Sierra. en CL pueden cambiar las necesidades de fertilización del cultivo. Fuente: Sierra. Además. siendo los principales nitrógeno (N). La disminución de la biomasa microbiana. Fuente: adaptado de Sierra. fósforo (P) y potasio (K). 3.Figura N°2: Relación entre manejo del suelo y mineralización de nitrógeno a los 102 días de incubación. sino porque varía lo concerniente a la disponibilidad de nutrientes en el suelo.1990. ven afectada su disponibilidad para las plantas. 1990. Los parámetros tradicionales en nutrición cambian cuando el suelo deja de cultivarse y los rastrojos se integran al manejo productivo. boro y también fósforo orgánico. Un caso típico de este efecto es la respuesta al azufre y al boro detectado en suelos del secano de la VII y VIII regiones. 6 . producida por pérdidas de C orgánico en LT determina una disminución del suministro de N y su disponibilidad para las plantas (Figura 3). 1990). La mayoría de los cultivos requieren de fertilizantes. importante es considerar los aportes de nutrientes por residuo o bien “los rastrojos como fuente de nutrientes” (ver capítulo 8). como el azufre. Figura Nº3 : Equilibrio ecológico del C y N del suelo en la zona sur. CAMBIOS LABRANZA DE Y MANEJO SU ASOCIADOS A LA EN CERO LA POSIBLE EFECTO DISPONIBILIDAD DE NUTRIENTES. otros elementos nutritivos que integran el ciclo del carbono. no porque éste requiera de menos o más fertilizante. elementos químicos básicos en la nutrición vegetal. Sin embargo. De este modo.

P. La fertilización en suelos bajo el sistema de CL va cambiando. se puede señalar que se tiende a producir una redistribución de los nutrientes (N. K) en el perfil superficial. Además. y en consecuencia. 1990). En general. mientras que en LT generalmente se quema el rastrojo antes del proceso de arado y discado. En relación a la preparación de la siembra. La fertilización de presiembra. La materia orgánica es la fuente del 90 a 95% del N en suelos no fertilizados así como también de P. con lo que aumentan las cantidades de C y N potencialmente mineralizables. Referente a la aplicación de fertilizantes. Esta mejora la disponibilidad y asimibilidad de los nutrientes poco solubles (fósforo y manganeso) y suministra oligoelementos en forma adecuada (Zinc. Los residuos de cosecha de los cultivos dejados sobre la superficie del suelo normalmente persisten por más tiempo que los incorporados. picándolo y distribuyéndolo en forma homogénea sobre el suelo (incluye de 2-10 ton/ha). como magnesio y fierro (Raggi. lo que genera una disponibilidad diferencial de nutrientes. en especial del N. con una mayor concentración de elementos nutritivos en los primeros 5 cm de suelo (Sierra. después de algunos años en CL. cortándolo. 2002).La LT y la CL difieren respecto a las labores de preparación de suelo. molibdeno y otros). disminuye los fenómenos de antagonismo entre los elementos nutritivos abundantes. la CL prepara el rastrojo del cultivo anterior. debido al aporte de los rastrojos. Los rastrojos aportados al suelo en CL. azufre y microelementos que son liberados al medio cuando ésta se mineraliza. la filosofía de CL apunta a entregar al suelo materia orgánica (Riquelme. Reyes. se incrementa la actividad microbiana (por lo tanto. La materia orgánica se acumula en la superficie del suelo. lo que ocurre con la actividad de microorganismos. necesitan ser mineralizados para que el N y otros elementos se tornen disponibles. 1992. la disponibilidad de nutrientes inicialmente puede ser menor que la encontrada en LT). es menos exigiente. 7 . cobre. como el calcio. 1990). y aquellos que suelen ser minoritarios.

clades. permitiendo disminuir dosis de fertilización y probabilidad de lixiviación de éstos. 1985). En relación a la disponibilidad de nutrientes se puede mencionar que: 1) Cultivos con raíces más sanas (debido al mejor control de plagas y enfermedades). Chile). Del mismo modo. estas plantas pueden traer los nutrientes a la superficie. debido a un desarrollo radicular más profundo. situación ideal para su captación óptima. En los suelos de Chequén (Concepción. 4) Cultivos con raíces profundas (alfalfa) pueden utilizar nutrientes ubicados más profundamente en el perfil del suelo. volviéndolos disponibles para los cultivos de raíces más superficiales)(www. permite un uso más balanceado de los nutrientes. existe una mayor distribución de las raíces de la planta en especial en los primeros 5 cm del suelo (Phillips. logrado año a año por la rotación de cultivos que incluye canola y lupino (Crovetto. Hons y Zuberer (1995). en CL la rotación de cultivos se ha convertido en una herramienta importante debido a las ventajas comparativas que presenta en comparación al monocultivo. Etchevers y Fischer (1997) observaron que en un suelo vertisol bajo CL. En el proceso. en estudios realizados en sorgo contínuo y en sorgo después de trigo.org).dado que los requerimientos del suelo serán distintos de acuerdo a los niveles de materia orgánica logrados (Reyes. posiblemente como consecuencia de una mineralización más rápida de los rastrojos. 2002). por lo tanto. Franzluebbers. 2002). Los nutrientes se encuentran concentrados en este mismo volúmen del suelo. están en mejores condiciones para absorber nutrientes del suelo. En la rotación vicia-trigo se dio un efecto inveso. evitando desequilibrios químicos de importancia. aumenta su contenido hídrico. encontraron que el C mineralizado y el C de la biomasa microbial 8 . el C orgánico fue superior en rotaciones que incluyeron maíz como cultivo previo. 2) En relación a la fertilidad química de los suelos. se encontró mayor concentración de C en los 3 horizontes de suelo evaluados. especialmente durante los primeros estadíos de crecimiento de la planta. 3) Dado que la CL disminuye considerablemente la evaporación del agua del suelo en superficie y.

4. el tipo de vegetación y las características climáticas (Borie y Rubio. La materia orgánica consiste en residuos vegetales en diversas fases de descomposición y restos de organismos y microorganismos que viven en el suelo y sobre él (Bottner. 1982). La materia orgánica abiótica corresponde a la mayor parte de la materia orgánica y está constituída por una parte más lábil y disponible como fuente energética y nutriente (C lábil). 4. MATERIA ORGANICA DEL SUELO Y SU LIBERACION POTENCIAL DE NUTRIENTES. La materia orgánica biótica está constituída por organismos vivos presentes en el suelo (microfauna y microorganismos como bacterias. A pesar de representar menos del 1% de la materia orgánica es resposable de la bioactividad que da lugar a la disponibilidad de nutrientes. su manejo agronómico.alcanzaban un 18% más en rotación que en monocultivo. Esto debido probablemente a una mayor entrada de C a través de las raíces del cultivo y de los residuos de la rotación. El contenido y calidad de la materia orgánica. y una parte polimérica. compleja y más estable en el tiempo que corresponde al humus (C recalcitrante) (Aguilera. 2000). 9 . Principales componentes de la materia orgánica.1990). hongos y actinomicetes). Las sustancias húmicas del suelo o simplemente humus corresponden a sustancias orgánicas difícilmente clasificables. que varían de estables a muy estables.1. La materia orgánica se puede clasificar en biótica y abiótica. depende del tipo de suelo.

estas sustancias son heterogéneas. 1990. 1990).Estas son de color oscuro. 1993). 1980. poseen cantidades variables de N. El humus se encuentra en el suelo de distintas formas. La importancia del humus en el desarrollo de las plantas se debe principalmente a su elevada capacidad amortiguadora frente a cambios de pH. ácido húmico y humina (Figura 4). humus tipo Moder. P y S. amorfas. Aguilera. 2000). A pesar de mostrar propiedades afines. humus residual y humus de síntesis microbiana. y algunos metales. tanto por su origen como por su composición (Gallardo. Existen varios tipos de humus tales como: humus Mall o humus dulce. entre otros (Raggi. además de C. muy resistente al ataque microbiano y que presentan propiedades afines. retiene una gran cantidad de agua y tiene una elevada capacidad de intercambio catiónico (Aguilera. tiende a estabilizar la estructura del suelo. entre ellas están el ácido fúlvico. Estos polímeros. representan entre el 60 y 90% de la materia orgánica total del suelo (Raggi. humus ácido o Mor . Buckman. Todas se caracterizan por poseer una carga eléctrica negativa y se pueden clasificar de acuerdo a su peso molecular y a su reacción frente a compuestos ácidos. Figura N°4: Principales componentes de la materia orgánica MATERIA ORGANICA DEL SUELO SUSTANCIAS HUMICAS Soluble en álcalis Soluble en ácido Soluble en álcalis Insoluble en ácido Insoluble en álcalis Insoluble en ácido ACIDO FULVICO ACIDO HUMICO HUMINAS 10 . coloidales. 2000). ácido himatomelánico . alcalinos y alcohol.

ha permitido no sólo aumentar los niveles de materia orgánica sino consecuentemente mejorar las 11 .2. 4. Buckman. et al. Los ácidos húmicos son los que se encuentran en mayor abundancia. Las huminas son los componentes más estables del suelo y se unen fuertemente a las arcillas que éste contenga. que mejora significativamente la capacidad de intercambio catiónico del suelo.2.300.Aumento peso molecular ----------------------. El manejo de los rastrojos en suelos tratados bajo la técnica CL.. lo que permite disminuir la fijación de fosfatos por parte de éstos y sesquióxido de aluminio o de fierro.000 -----------------------------. Los ácidos himatomelánicos son una mezcla compleja de compuestos húmicos y de ácido húmico.000 45% -----------------------------. Su aporte es importante en el aumento de la capacidad de intercambio catiónico (Raggi.< 62% 5% 48% 500 --------------------------------. Cu++ y otros).1. Sus características físico químicas le permiten tener una gran capacidad de retención de agua y una fuerte carga negativa.Aumento contenido carbono ---------------------2% -----------------------------.Aumento contenido oxígeno ---------------------> --------------------------------. Al+++. 1990. Los ácidos fúlvicos forman complejos estables con cationes polivalentes (Fe+++. químicas y biológicas de los suelos. 1997. Los ácidos húmicos pueden formar sustancias complejas con iones metálicos y son responsables de la formación de la estructura del suelo y de la disponibilidad y mobilidad de determinados nutrientes.Aumento contenido nitrógeno --------------------30% ------------------------------.Aumenta acidez y CIC ----------------------------. 1993).400 Fuente : Adaptado de Collins. Influencia de la materia orgánica en las propiedades físicas.Contenido lignina -----------------------.

pero la diferencia tiende a disminuir con el aumento de la profundidad (Reyes. Existe un aumento de agua que infiltra en el suelo. 2000). permitiendo un uso más eficiente de la humedad aprovechable. El agua permanece almacenada por más tiempo en el perfil a disposición del cultivo. De este modo. permite mantener activa la población de organismos y microorganismos del suelo. 2002). Por otro lado.PMP) para CL y LT. El contenido de humedad aprovechable para las plantas presenta una tendencia a ser mayor en CL que en LT. en un suelo aluvial de la zona central de Chile. permite disponer de un mayor volumen o espacio. moderando las fluctuaciones a través de las estaciones de crecimiento (Phillips. se obtiene una descomposición más rápida de los rastrojos provenientes de los distintos cultivos. 1991. 1985).características físicas. Una temperatura más uniforme a lo largo del año. al dejar la totalidad de los rastrojos sobre la superficie. lo que aumenta la capacidad calórica del suelo e induce menores temperaturas en el suelo en comparación al sistema tradicional. un menor escurrimiento superficial y una menor evaporación superficial. Reyes. factor importante en la obtención de mayores rendimientos en los cultivos (Raggi. Las temperaturas en LT presentan una tendencia a ser mayores que en CL en todas las profundidades. Figura Nº 5: Valores de humedad aprovechable (CC . Derpsch. principalmente en 2-5 cm de profundidad (Figura 5. La CL.. el aumento de la materia orgánica y la consecuente disminución de la densidad aparente del suelo. 2002). almacenando más agua y reteniéndola por un tiempo más prolongado.1990). evitando períodos de latencia por bajas temperaturas como puede ocurrir en un sistema de LT. crea condiciones de mayor humedad. químicas y biológicas de estos mismos (Dalal et al. 12 .

La materia orgánica sobre el suelo evita el sellamiento superficial de las gotas de lluvia y da mayor estabilidad a los agregados. mezclando y creando galerías.1990). 13 . disminuir su densidad aparente (Raggi. 1998). las mejores condiciones de humedad. Smith y Thomas. aumentando así el espacio no ocupado por sólidos. 1985). sensibles a la erosión y al encostramiento (Blevins. 1990). que no son alterados por la acción de labores mecánicas de labranza. El uso de herramientas para labrar el suelo tiende a destruir su estructura. Para generar o recuperar la estructura. La materia orgánica durante su descomposición y mineralización produce un efecto agregante y contribuye directamente a tener una estructura más estable. en una relación inversa. lo que permite aumentar el espacio poroso del suelo y. se requiere de tiempo y manejo que favorezca la formación de sustancias agregantes (Ellies.El efecto de la materia orgánica sobre la densidad aparente ocurre en parte por el aumento de la actividad biológica que se logra con los aportes de ésta a través de los rastrojos (Crovetto. Esto se atribuye a un aumento en la materia orgánica que se encuentra en la superficie. al aumento de la actividad de las lombrices de tierra y a la mantención de la continuidad de los poros desde la superficie del suelo hasta los horizontes más profundos. Las lombrices. 1990). Simultaneamente. Como resultado se obtienen suelos polvorientos en períodos secos y compactados durante los períodos húmedos. Mientras en un suelo bajo LT el contenido de materia orgánica en los primeros 5 centímetros era de 1.95 g/cm3 (Crovetto.32% en tanto que la densidad aparente bajó a 0. el contenido de materia orgánica subió a 5.3 g/cm3 para el mismo suelo y profundidad después de 7 años de CL. La densidad aparente de los suelos está relacionada con el contenido de materia orgánica. con su capacidad de movimiento en el perfil.42% y densidad aparente de 1. La capacidad de infiltración aumenta luego de manejar un suelo bajo un sistema de CL. condicionan un mejor desarrollo de las raíces. inducen a la formación de poros.

1990. Fenómeno que también permite disminuir la erosión y sus consecuentes efectos negativos (Raggi. Follet y Peterson. 1990.En el caso de suelos con pendiente. fierro.. ya que los compuestos orgánicos forman complejos con el aluminio. de menor magnitud. Por otro lado. La acidificación producida por la materia orgánica y la lixiviación de bases es. Sadzawka. permitiendo su infiltración y acumulación en el espacio poroso. 1985. La acidificación real. 1990). en el sistema de CL éstos experimentan una disminución en su pH en los primeros 5-10 centímetros de profundidad. En relación a las propiedades químicas del suelo. está generalmente relacionada a la cantidad de nitrógeno aplicado como fertilizante amoniacal (Blevins. especialmente del nitrógeno (Sadzawka. La disminución del pH aumenta la disponibilidad de manganeso. et al. pudiendo provocar problemas de toxicidad para los cultivos (Sadzawka. 1996). zinc y boro. La acidificación por materia orgánica no necesariamente significa un aumento del aluminio intercambiable. este aumento de la infiltración del agua en el suelo. Venegas. 1994).. es conocido el efecto de acidificación del suelo provocado por la fijación biólógica de N. 1988. 1988. Follet y Peterson. aumenta la capacidad de intercambio de cationes (CIC) del suelo. debido al aumento en el contenido de materia orgánica (Venegas. Aguilera. 14 . Los rastrojos al descomponerse generan humus.. 1991. que son capaces de realizar las leguminosas. sin embargo. con lo cual disminuye su toxicidad para las plantas. 1994). Phillips. Dalal. teniendo como consecuencia directa un aumento significativo de la fertilidad de éste. aumenta la lixiviación de nutrientes. los rastrojos frenan el desplazamiento del agua. especialmente en los primeros 5 centímetros de la superficie del suelo (Raggi. al contribuir con coloides orgánicos. et al. La materia orgánica. 1990). Unger. Por otro lado. et al. 1985. 1991. el cual se caracteriza por tener carga eléctrica negativa capaz de retener cationes. 1994).

88 12. la pérdida de éstos por lixiviación.38 7.24 11 11 11 18 13 13 CIC Ca 4.00 7. además de la variación del complejo de cambio bajo dos sistemas de manejo: CL y LT.84 2.67 2. además de la variación del complejo de cambio bajo el sistema de CL y LT.50 4.00 7.32 0.02 2.32 2.61 0. Cuadro Nº1: Relación entre la CIC y el contenido de materia orgánica.06 0. el catión predominante es el calcio (Ca++).75 5.25 0.42 1. en los tres niveles de profundidad del suelo.00 5. en parte. Los resultados muestran que la CL presentó los valores más altos de materia orgánica y de capacidad de intercambio catiónico.27 76.24 0.58 9.23 75.25 7. En este caso. Na+ y el NH4+ (Crovetto.52 9. donde el 15 . se observó un alto porcentaje de saturación de bases.51 8.La presencia de materia orgánica favorece la creación de una reserva de bases.14 2.49 0.23 K Na Suma %SB Fuente: Adaptado de Crovetto.64 15. Profundidad MO Sistema de manejo Tradicional (5 años trigo) cm 0-5 5-10 10-20 Cero labranza 7 años Maíz – trigo 0-5 5-10 10-20 % 1.83 0.29 0. 2002). siendo capaz de intercambiarlos con la solución del suelo.47 0.24 1.45 86.02 2.27 0.78 68. K+. Como consecuencia.43 1. 1996. En el cuadro 1 se muestra la relación entre la CIC y el contenido de materia orgánica. el cual permanece adherido al coloide orgánico junto a otros cationes importantes como el Mg+.47 0. no sólo se potencia un suministro de nutrientes acorde con las necesidades de las plantas. Además. sino que se evita.56 73.45 0.00 Mg meq/100gr 2. 1992.18 69.

como también de materia orgánica de bajo peso molecular o disponible como fuente de energía para la microflora y actividad biológica. bacterias e individuos pertenecientes a la mesofauna (coprófagos. Suelos sometidos a sistema de CL. permiten aumentar la población microbiana en un 30 a 40% (Etchevers y Fischer. especialmente en los primeros 5 cm de suelo (Borie. que transforman la materia orgánica proveniente de rastrojos en humus. 1990). En relación a las propiedades biológicas. La función más importante la realiza la acción combinada e integrada de hongos. 1997). obtenido en un suelo aluvial de la zona central de Chile. obtenido en un suelo aluvial de la zona central de Chile. 1999). o al menos a su mantención (Sierra. También asegura la disponibilidad y transporte de nutrientes en la solución del suelo (Aguilera.3. actinomycetes.catión que predomina es el calcio. 4. Borie y Peirano. potasio y sodio (Crovetto. 1994). 16 . después de 4 años de CL. después de 4 años de CL. Figura Nº6: Contenido de materia orgánica para CL y LT. la microflora y/o microfauna del suelo aumenta con el aporte de materia orgánica a través de los rastrojos. Un buen nivel de materia orgánica estable implica una buena agregación. seguido por el magnesio. hervívoros. hidratación en la zona de la rizósfera y un reservorio importante de macro y micronutrientes. Un beneficio derivado de la conservación de los rastrojos sobre la superficie del suelo se refiere al aumento significativo en los niveles de materia orgánica. El comportamiento de la materia orgánica en un suelo sometido en CL. detritóvoros y otros). 1992). La figura 6 muestra el contenido de materia orgánica para CL y LT.

fueron los factores primordiales que influyeron en la mayor cantidad de nutrientes extractables del suelo. La materia orgánica acumulada en superficie. diferencia de pH resultado de la CL y la fertilización nitrogenada. Reyes. N. Dalal. pero fue disminuyendo con la profundidad. siendo el contenido de C orgánico. 1991). contienen una porción pequeña de C orgánico lábil. P y K en la superficie del suelo en campos bajo CL que en campos trabajados con LT (Unger. NO3 . 2002). donde se obtuvieron valores de 2.5 cm de suelo. Franzluebbers y Arshad (1996). obtuvieron mayores niveles de materia orgánica en comparación a LT. C orgánico y C de la biomasa microbiana. Sin embargo. En un suelo Pullman franco arcilloso. El mayor contenido de C activo y N total del suelo indican que suelos bajo CL. Follet y Peterson (1988). - se registraron mayores concentraciones promedio de materia orgánica. en comparación a LT. el N total y C total y activo del suelo era mayor en la superficie del suelo y disminuía en profundidad bajo los sistema de LT y CL. Por otro lado. pero una porción grande de N orgánico lábil. (Figura Nº2.La materia orgánica en CL obtuvo el valor más alto en los 0-2 cm de suelo (3. especialmente en los primeros 5 cm de suelo. Sin embargo. las diferencias no fueron significativas.55% para los 2-5 cm y 2.12 % para los 5-15 cm. existe una fuerte estratificación en profundidad de las propiedades del suelo. Henderson y Glasby (1991). observaron que en regiones semiáridas.64%). En los campos trabajados con LT. el suelo tratado con CL contenía cantidades similares de N inorgánico. concluyeron que siempre en un suelo bajo un sistema de CL con retención de residuos y aplicación de fertilizante. pero superiores a las concentraciones encontradas en LT. las concentraciones fueron relativamente constantes alrededor de la capa arable (0-10 17 . N total y biomasa microbiana mayor en los primeros 2.

las concentraciones en CL generalmente fueron mayores en la superficie del suelo (0-2. una disminución de la mineralización de la materia orgánica del suelo. trae como consecuencia directa una reducción en la tasa de descomposición de los rastrojos. 1992). y la disponibilidad de algunos nutrientes importantes para el desarrollo de los cultivos. En contraste.5 cm). 4. El humus y el carbono orgánico del suelo El carbono orgánico del suelo aumenta producto de la descomposición de los rastrojos. Este elemento permite el crecimiento y desarrollo de los organismos vivos del suelo y forma parte importante de la materia orgánica y en especial del humus.5 La cero labranza y sus efectos en el C orgánico del suelo. Los rastrojos sobre la superficie y el no mover el suelo. La entrada de rastrojos con alta concentración de lignina y la adición de N puede ser una opción de manejo que conduzca al incremento del C del suelo (Paustian. y un incremento de la estratificación de la materia orgánica en su distribución vertical a 18 . La CL introduce cambios importantes en la dinámica y balance de C en el suelo.4. et al. disminuyendo en profundidad. En un sistema agrícola las entradas de C están dadas por los rastrojos.cm). Es ampliamente aceptado que los productos de la degradación de la lignina y compuestos nitrogenados son los mayores constituyentes de la materia orgánica humificada y estable del suelo. mientras que las salidas corresponden a pérdidas por erosión y mineralización (C-CO2) (Figura 7). raíces y exudados radiculares. 4. La CL cambia la concentración y distribución de la materia orgánica del suelo. debido a una menor aireación y menor accesibilidad de los microorganismos a la misma. disminuyendo en profundidad.

con dos ciclos de esta rotación.favor de los primeros centímetros del suelo. debido a la capa de rastrojo que queda sobre la superficie del suelo (Martino. las que serían prácticamente evitadas en CL. hasta que se alcanza un nuevo equilibrio correspondiente al sistema de producción utilizado (20 ó más años). Ello implica una acumulación de aproximadamente 1 T C/ha/año durante ese período”. mostró que luego de 30 años de aplicación de tratamientos. el efecto de la CL en el balance de C orgánico es la tendencia a disminuir las pérdidas (Morón. En resumen. superiores. 4) reducción en la emisión de oxido nitroso (N2O). Una rotación lupino-trigo-avena que alcanzaría 153. La CL disminuiría entre 369 y 415 Gg la contaminación atmosférica con C. “Los datos obtenidos en La Estanzuela muestran que partiendo de un suelo con 3% de materia orgánica en los 20 cm. alfalfa) que producen importantes cantidades de biomasa subterránea. 2) disminución de la erosión hídrica y el consecuente arrastre de materia orgánica. 3) siembra de forrajeras perennes (gramíneas. Esto sucede durante un período de tiempo.5 T C/ha/año y mayores. considerando la quema de residuos postcosecha como única fuente de emisión de C.000 ha en la IX región. Martino (2001). el contenido de materia orgánica subió a 4% en 10 años. 2001). “En los sistemas con LT son comunes pérdidas por erosión de 0. el suelo bajo una rotación de cultivos y pasturas tenía entre 15 y 20 T C/ha más que bajo agricultura contínua”. que tiene una tasa de descomposición relativamente baja si se la compara con la biomasa aérea. “ El ensayo de rotaciones en La Estanzuela. señala a la CL como uno de los principales mecanismos en la agricultura capaz de secuestrar C atmosférico y/o reduccir las emisiones de gases con efecto invernadero (dióxido de C. el aporte de C al suelo al permanecer los rastrojos sobre la superficie podría aumentar de 6 a 23 Gg para el período de 3 años 19 . Este beneficio en CL es producto de: 1) una disminución en la tasa de mineralización de la materia orgánica. metano y clorofluorocarbonos). permite proyectar que al permanecer los rastrojos sobre la superficie del suelo existiría una menor emisión de C a la atmósfera cada año. 1996). Si un 60% del C de estos residuos retornan al suelo cada año y de esto el 10% es transformado en humus. Este efecto de la CL se visualiza mejor en una proyección de seis años.

obtuvieron los resultados de la figura 8: Figura Nº8: Distribución porcentual de las fracciones orgánicas en un andisol de la serie Santa Bárbara. C-AH : ácidos húmicos. 2002). Del Canto y Peirano.. correspondería a niveles del 30% del C-total como fracción de carbono más reactivo. (C-HC : hidratos de carbono. Análisis realizados del contenido y balance de C en suelos de Chequén.en las 153. En los estratos inferiores se observa el enriquecimiento de C-disponible. Esto es de gran importancia en el desarrollo de los procesos biológicos y en la solubilización y movilización de cationes. C-Humina : humina . sometidos a un sistema de CL por más de catorce años. El contenido de hidratos de carbono constituye el pool lábil del C-orgánico. El balance del C-orgánico corresponde a la sumatoria del aporte de las fracciones orgánicas. del Canto y Peirano. Un estudio realizado en suelos Santa Bárbara (Aguilera. 1999. C-AF : ácidos fúlvicos). Borie. Los resultados indican que a mayor profundidad menor es el contenido de compuestos húmicos. et al. para esos tres años. bajo el sistema de CL. en CL estos azúcares presentan un aumento en los niveles más profundos. En LT se ha detectado. En los estratos muestreados se observa el alto grado de humificación alcanzado por la materia orgánica.000 ha. 1996. indican que la rotación maíz riego-trigo secano en 20 años es la que más C fija en el suelo respecto de lupino-trigo en secano. Borie. El notable 20 . en comparación con CL que presenta un valor incremental de 0.0001% por ha (Rouanet. los ácidos fúlvicos. Si a ellos se suma la fracción más lábil del humus.005% por ha. Concepción. Fuente: Aguilera. A diferencia del suelo con LT. 1996). una disminución del contenido de C del suelo de 0. haciéndolos así más disponibles a la biomasa microbiana.

6 Relación carbono – nitrogeno (C/N). lo que indica que es necesario incluir lupino. Como resultado. indica con claridad que el maíz es el responsable de la notable diferencia que existe. Estas son incrementar el tiempo del suelo con vegetación. reducir o eliminar el laboreo. En los horizontes 5-10 cm el balance de C es superior en trigo-lupino. y en la selección de los cultivos incluir maíz y sorgo. Paustian (1997). los distintos usos y manejos no incidieron en una pérdida de materia orgánica como ocurre en otros tipos de labranza. los efectos de distintos usos y manejos del suelo bajo el sistema de no inversión (CL). indica que el alto contenido de C presente en los residuos del cultivo anterior (trigo) y también la controlada degradación u oxidación que presentan los residuos dejados sobre la superficie del suelo. soja o alguna planta de crecimiento radicular profundo en la rotación de modo de poder aprovechar el C disponible (Crovetto. aumentar la producción y retornar los rastrojos al suelo. al contrario se mantuvieron niveles altos de ella cercano al 11% de C para los primeros 30 cm. Reyes (2002). evaluaron el C orgánico y la bioactividad en un suelo andisol. sintetizó las medidas prácticas en el manejo de los rastrojos que tienen influencia positiva en el balance de C en el suelo. Borie. 21 . incluir gramineas perennes y leguminosas. las fracciones más activas de la materia orgánica. Rouanet y Peirano (1998). La calidad de dicha materia orgánica es muy estable.contenido de humina y ácido húmico en la rotación maíz-trigo respecto de trigolupino. 4. 2002). Aguilera. concluyeron que. necesaria para el desarrollo de los microorganismos. permiten que éstos sean utilizados como fuente de C. 70% corresponde a C húmico y ácidos húmicos mientras que un 30% corresponde a ácidos fúlvicos e hidratos de carbono.

07 para los 2 cm superficiales.. Si la relación C/N es muy amplia (relación C/N superiores a 25 o contenidos de N inferiores a 1. 1991). produciéndose un agotamiento en perjuicio de las siembras establecidas. Reyes (2002). 1994). 1997). 1990. Antes de cada siembra se debe agregar. puede afectar el resultado de la siembra (Venegas. disminuyendo suavemente con la profundidad hasta los 15 cm. es indispensable considerar el N adicional necesario para cubrir el desequilibrio (Venegas. 1997). El valor de la relación C/N en LT entre 0-15 cm (8. ya que se va a requerir de una fertilización nitrogenada adecuada. Si no existe suficiente N se retardarán los procesos de humificación y posterior mineralización de los residuos. De esta manera los cambios sólo se observaron en los primeros 2 cm de suelo. Este es un factor importante de considerar al momento de dejar los rastrojos sobre el suelo. los microorganismos deben extraer este elemento del suelo. 1990. sobre el rastrojo. manejado con CL por 4 años. Este fenómeno se llama comúnmente “Hambre de Nitrógeno” y. ya sea como nitrato de sodio. Crovetto. obteniéndose sólo diferencia significativa entre los niveles de 0-2 cm y 5-15 cm. y dependiendo de la relación que se encuentren en los rastrojos. La relación C/N de los rastrojos fluctúa entre 30/1 (leguminosas) y 80/1 (gramíneas). determinan su velocidad de descomposición. obtuvo un valor de 11. dependiendo directamente del cultivo en cuestión (Tisdale. nitrógeno nítrico. en un suelo aluvial de la zona central de Chile. La biodegradación de los rastrojos requiere de una cantidad suficiente de N. Por este motivo. A partir del cuarto al sexto año se puede disminuir las cantidades hasta llegar a cero (Crovetto. Este nitrógeno adicional es necesario los dos a tres primeros años de CL.5%).80) no tuvo diferencia significativa con el promedio ponderado de CL (9. En la mayoría de los suelos la relación C/N varía entre 10/1 y 12/1.Tanto el C como el N tienen una función importante en la dinámica del suelo. además de limitar la descomposición de los residuos. Borie. 22 . nitrato de calcio o nitrato de amonio.13).

El N en el suelo. 23 . El pool de N lábil y el pool de N estabilizado son mineralizados por los microorganismos con distintas tasas y pasan a incrementar el pool de N inorgánico. aproximadamente a un 30% del N total de los residuos de cosecha y entre un 1 y 2% del N total del suelo.1. Puede ser utilizado en su totalidad por los cultivos durante el transcurso del año. El pool de N orgánico estabilizado del suelo corresponde alrededor de un 70% del N total de los residuos de cosecha y entre un 10 y 20% del N total del suelo. En el pool de N pasivo se encuentra el pool de N orgánico o pool húmico (Figura 9). El pool de N orgánico lábil corresponde. NITROGENO 5. La contribución de éste depende de las condiciones dadas por el agroecosistema y por su manejo. el pool de N orgánico estabilizado y el pool de N inorgánico. en el suelo se distingue un pool de N activo y un pool de N pasivo. En el pool de N activo del suelo se encuentra el pool de N orgánico lábil. Desde el punto de vista de la nutrición de los cultivos. difícilmente atacable por los microorganismos del suelo. su participación en la nutrición de los cultivos es muy reducida. EL pool de N húmico conforma un material complejo. A pesar de que constituye entre el 80 y 90% del N total del suelo.5. debido a su lento proceso de degradación.

Figura Nº 9: Esquema del sistema del N en el suelo N exportado Cultivo N residuos de cosecha N fertilización ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------SUELO Biomasa Microbiana Productos microbiales Pool N Húmico Pool N orgánico Estabilizado Pool N orgánico Lábil Pool N inorgánico Inmovilización (20%) NH4+ NO3- 24 . satisfaciendo de este modo las necesidades de N del cultivo.El N es absorbido en forma de nitrato (NO3-) y amonio (NH4+) por las raíces de las plantas.

La mineralización es la transformación del N orgánico en amonio (N inorgánico). en suelos sometidos a un sistema de CL. inmovilización es el proceso contrario (N inorgánico mineralización Norgánico inmovilización NH4+ . La mineralización e inmovilización de N son procesos microbiológicos de importancia agronómica.Desnitrificación y volatilización Lixiviación Fuente: Adaptado de Rodriguez. Mineralización e inmovilización del N en CL. una menor tasa de mineralización (Phillips. 5. 1993. provoca la inmovilización del N y disminuye la actividad microbiana durante el proceso de 25 . retarda el proceso de amonificación. NO3- La disponibilidad de N. 1994) y/o un menor metabolismo oxidativo de los microorganismos. Sadzawka. en especial en paja de trigo o rastrojo de maíz).2. Existen varias razones que explican esta situación. entre ellas se pueden mencionar: La alta relación C/N de los rastrojos (mayor de 30. La N orgánico). mediante la acción de microorganismos del suelo. se ve a menudo disminuida producto de una mayor inmovilización. 1985.

inmovilizan más N debido a la alta eficiencia de conversión del C del sustrato en C microbiano. Los hongos a pesar de tener una concentración inferior de N que las bacterias. Esto se debe a que existe muy poco N para satisfacer las demandas de la flora fúngica. Estos pueden ser absorbidos por las plantas o nuevamente por otros microorganismos (Morón. llevándose a cabo la liberación luego de la muerte y descomposición de esos microorganismos. Con relaciones C/N entre 20 y 30 puede que no haya ni inmovilización ni liberación de N mineral. 1996). Existe una inducción a la inmovilización microbiológica del N en el suelo que rodea al rastrojo de baja calidad (Quemada y Cabrera. Figura Nº10: Tendencias generales en la descomposición de un rastrojo de alto cociente C/N y su relación con el medio. 1995).descomposición inicial. 80 SUELO Inmovilización Neta RELACIÒN C/N 40 20 0 Hambre de N Mineralización Neta 4 – 8 semanas %N Ganancia de NO3- Tasa de Liberación CO2 SUELO EN EQUILIBRIO NO3SUELO CANTIDAD Microorganismos Mineralización Inmovilización 26 Nutrientes Disponibles en el suelo (NO3-) . relaciones C/N menores de 20 se presenta una liberación de N al principio del proceso de descomposición (Figura 10).

que va acompañado por la liberación de N mineral. donde se produce una acumulación en el material orgánico disponible. El tiempo requerido para que este ciclo de descomposición se realice completamente depende de la cantidad de rastrojo añadido.Fuente: adaptado de Stevenson. 1986. Al ser la relación C/N amplia. acompañado por la producción de grandes cantidades de dióxido de C. Sin 27 . de la resistencia del material al ataque microbiano (en función de la cantidad de ligninas. Aplicaciones de N un 20% más altas se requieren para compensar esta lenta tasa de mineralización en etapas iniciales de crecimiento. con su consecuente inmovilización. habrá una inmovilización neta del N. como se muestra debajo de la curva superior. grasas y ceras presentes). 1991). Luego la relación C/N se hace más pequeña y el suministro de C (energía) disminuye. Una proporción de los microorganismos muere por causa de la disminución del alimento disponible. y se alcanza por último un nuevo equilibrio. Durante las etapas iniciales de la descomposición de los rastrojos existe un rápido aumento de los organismos heterótrofos. El abono nitrogenado suele aplicarse frecuentemente en la superficie del suelo. temperatura y niveles de humedad del suelo (Tisdale. de la dosis de fertilizante nitrogenado aplicada. El nivel final de N en el suelo (NO3-) puede ser mayor que el nivel original.

1995). a causa de residuos aplicados superficialmente en CL ( Phillips. Existe una descomposición de la materia orgánica más lenta. en comparación a un período de inmovilización más prolongado. aunque menos intenso. resaltan la importancia de conocer la magnitud de los cambios estacionales en la fracción C y N activo del terreno. la conversión de N orgánico en N inorgánico disponible para la planta es también más lenta. para ser sucedida por una liberación neta de éste. Franzluebbers. debido a que existen otros factores que también influyen en los resultados obtenidos. Sin embargo después de la cosecha de cada cultivo. producto de los rastrojos que quedan en la superficie (Sadzawka. para así comprender de qué manera se puede manejar de mejor forma los sistemas de cosecha a fin de minimizar las pérdidas de N inorgánico del suelo. Este fenómeno provoca una menor captación de N por parte de la planta. retarda la tasa de mineralización. la incorporación de residuos conlleva a la inmovilización del N durante sólo una o dos semanas. 1994). y las 28 . El momento en que tiene lugar las reacciones de mineralizacióninmovilización puede ser más importante que su magnitud. Hons y Zuberer (1995).embargo. En resultados obtenidos en monocultivo de trigo. 1990). et al. Venegas. en mediciones realizadas a través del cultivo. por lo tanto. 1973. Hay posibles pérdidas por lixiviación producidas por una mayor acumulación de agua en el suelo al disminuir la evaporación. En LT. No siempre hay una menor mineralización y una mayor inmovilización en suelos trabajados con CL. la mineralización de C aumentó a una velocidad mayor en LT. La disminución de la temperatura del suelo. 39 y 53% mayor bajo CL que bajo LT. se observó que la mineralización potencial de C fue de 35. La información disponible referente a estos procesos no es precisa. puede producirse un equilibrio bajo un laboreo conservacionista continuo (Philliops y Young. sorgo y poroto (Franzluebbers. especialmente a inicios de primavera. 1985).

mediante el cual el amonio se transforma primero en nitrito y éste en nitrato. La nitrificación corresponde a un proceso de oxidación enzimática. En tasas de 90 KgN/ha hubo 41% menos de acumulación de N en el trigo y 39% menos de rendimiento de grano en sistema de CL en comparación a LT. 5. La aparente deficiencia de N observada en trigo de invierno cultivado en sistema de CL y en rotación sorgo-trigo. El C orgánico del suelo y el C y N mineralizado se encontraban en mayor cantidad en una profundidad entre 0-5 cm bajo CL.+ 2H2O + 4H+ + energía 2NO3. 2NH4+ + 3O2 2NO2. calidad y frecuencia de raíces y residuos de cosecha. 1993. el rendimiento del grano y la absorción de N (trigo y sorgo) no fue significativamente diferente en CL y en LT. Las prácticas de cultivo pueden modificar estos cambios estacionales del C y N activos del terreno mediante la alteración del lugar donde se colocan los rastrojos y la distribución de cantidad.3. mediante la acción de bacterias aerobias del suelo (nitrobacterias). A pesar de la mayor producción de grano. en altas dosis aplicadas (135 KgN/ha).+ energía Nitrobacter 29 . se puede deber en parte a una reducida tasa de mineralización del N del suelo y/o a una inmovilización del N aplicado como fertilizante (producto de la descomposición del rastrojo). dependen de las estaciones. determinaron que en relación a la fertilización niotrogenada. la fertilización de N no afectó consistentemente la concentración total y la actividad de C y N del suelo (Franzleubbers. 1995). Knowless. Nitrificación y desnitrificación en CL. et al. et al. El tamaño y la actividad del pool de N y C lábil del suelo.+ O2 Nitrosomas 2NO2.diferencias entre los regímenes de cultivo se redujeron lo que causó una inmovilización en LT.

1985). en condiciones de mucha humedad en el suelo. como consecuencia de una mayor cantidad de materia orgánica en la superficie (Sadzawka. Este fenómeno se debe a que. Sin embargo. se puede pensar que las bajas concentraciones de nitrato (NO3-).más bajas. Algunas de las propiedades de los suelos en CL sugieren que las pérdidas por desnitrificación pueden ser mayores que en los suelos labrados. junto con la mayor humedad presente (de modo que se requiere de menos agua para alcanzar condiciones anaeróbicas de hidrosaturación) (Aulakh y Rennie. o bien aumenta la tasa de desnitrificación (Phillips. lo que indica que la tasa de nitrificación se ve deprimida. aunque el hecho no ha sido claramente establecido como efecto general del tipo de laboreo. que en condiciones de campo no se puede hacer con precisión. el menor pH en la superficie del suelo limitan la desnitrificación. que pasan a la atmósfera. Por otro lado. fuente energética para que se desarrolle este proceso. este fenómeno se debería a la acidificación de la superficie del suelo. Esto se explica debido a que en los experimentos realizados en laboratorio se pueden controlar variables. o bien que. la falta de oxígeno obliga a ciertos microorganismos a emplear nitrato en vez de oxígeno en su respiración. la menor aireación que pueden sufrir los suelos en CL. 1986). 1994). y a la sensibilidad que presentan las bacterias nitrificantes frente a ésta.La desnitrificación es la conversión del nitrato en N gaseoso o en óxidos de N. Otros factores que inciden en esto son la mayor compactación. Estudios realizados en nitrificación y desnitrificación en CL arrojan resultados contradictorios. tales como temperatura y humedad. los residuos vegetales enterrados se traducen en 30 . En suelos bajo CL se han encontrado concentraciones de NO3. por ende. Existen pruebas de que la nitrificación puede ser algo más lenta en estos suelos.

Aulakh y Rennie.condiciones anaeróbicas con más facilidad que aquellos que permanecen en superficie. Valores experimentales muestran que la tasa de desnitrificación biológica en núcleos de suelo sin remover guarda una relación lineal con su contenido hídrico. Residuos de cosecha dejados en superficie permiten doblar las pérdidas de N gaseoso. 1986). 1986).htm. Cfnavarra. Vale destacar. La población de éstos puede aumentar o mantenerse por crecimiento aeróbico o por desnitrificación. O bien. cabe esperar que la tasa de desnitrificación sea más alta que en suelos con LT.es/ agricultura/buenas/cap4. 31 . pero que. Las pérdidas acumulativas de N gaseoso (N2O y N2) variaba desde 1-7 KgN/ha/año para LT y 1216 KgN/ha/año para CL (Rice y Smith. en comparación a LT (Doran. que el recuento de bacterias desnitrificantes indica el potencial de desnitrificación. la mayor desnitrificación asociada puede llegar a ser un factor importante que limite la aplicación de esta práctica en suelos con mal drenaje (Cuadro 2). Contenido de materia orgánica Bueno Menos del 2% Entre el 2-5% 2-4 5-10 Drenaje Malo 10-30 20-50 Fuente : www. Dado que éste es más alto en suelos con CL y cobertura superficial. este efecto de la CL puede ser pequeño. 1980. En CL se ha detectado un aumento de entre seis a cuarenta y cuatro veces de las poblaciones de bacterias desnitrificantes. Según la humedad o clase de drenaje del suelo. Cuadro N°2: Pérdidas de N (%) por desnitrificación en función del contenido de materia orgánica y el tipo de drenaje. 1982). debido a dos factores que inciden: la humedad de suelo (factor primario) y la temperatura (factor secundario) (Aulakh y Rennie. las tasas reales de desnitrificación y el número de desnitrificadores pueden presentar una baja correlación.

Uno de los grupos más importantes de bacterias fijadoras de N atmosférico es el género Rhizobium. dependiendo de la especie y variedad (Cuadro 3). acidez y cantidad de calcio activo). Las leguminosas como fuente de N. principalmente bacterias que usan enzimas especiales. Las leguminosas entregan una cantidad importante de N al suelo. La cantidad de N fijado depende de varios factores.5. que forma nódulos en las raíces de las leguminosas. Cuando las plantas y animales mueren el N retorna al suelo. el clima y la condición del suelo (aireación. drenaje. temperatura. entre ellos. Cuadro Nº3 : Cantidad de N fijado por varias especies leguminosas. humedad. Especies Alfalfa Lotera Lupino Garbanzo Frijol común N fijado (Kg/ha/año) 70-198 44-100 150-316 21-75 1. tanto como nitrato o como amonio. los cuales pasan a los animales que las consumen. gracias a la acción de algunos microorganismos. pero la cantidad de N fijado es muy variable. aquellas en simbiosis con raíces de ciertas plantas (leguminosas) y las cianobacterias fotosintéticas (antiguas algas verde-azules) que viven libres en el agua. La fijación biológica de N consiste en la incorporación del N gaseoso de la atmósfera al suelo. Las plantas toman los nitratos y los convierten en aminoácidos. Entre estas bacterias se encuentran las que viven libres en el suelo. Las tres fijan N.8-192 32 .4. el sistema de manejo (momento de cosecha y métodos de labranza).

Clades. Se han obtenido mayores rendimientos de maíz después de incorporar vicia arando dos veces con un arado de discos. tanto durante el período de crecimiento del cultivo y mayor N residual al momento de la siembra. por lo general. como consecuencia de la incorporación de residuos en la rotación (Vidal. sin embargo. sin fertilizante nitrogenado adicional alguno. en mayores rendimientos y mejor abastecimiento de N para la planta. que incorpora mejor los rastrojos al suelo.Trebol encarnado Trebol rosado Soya Vicia vilosa Trebol blanco 57 61-101 20-276 99 114 Fuente: adaptado de www. o cuando la vicia fue exterminada mediante herbicidas. La cantidad de N fijado depende de la leguminosa y del sistema de manejo. Las leguminosas en la rotación se traducen.org/r4-2. Las rotaciones que incluyen leguminosas juegan un papel fundamental en el reciclaje de nutrientes. Los rastrojos de éstas pueden liberar N en forma más continua a lo largo del período de crecimiento que los fertilizantes. 33 .htm Los métodos de labranza influyen sobre la cantidad y disponibilidad del N fijado por las leguminosas. el N fijado por las leguminosas puede asegurar altos rendimientos de granos. La CL puede disminuir los niveles de N disponible para el cultivo subsiguiente en comparación con la LT. Las leguminosas en una rotación pueden integrar N atmosférico al suelo. Los rendimientos del maíz fueron menores cuando la vicia permaneció en pie durante todo el cultivo del maíz. Hay una mayor mineralización de N en el suelo. especialmente en la reposición de los niveles de N. 2002).

P exportación 34 . En general. Figura Nº11: Esquema del sistema del P en el suelo. Sus formas solubles se fijan con gran facilidad con la fase sólida del suelo. normalmente no es aprovechable por las plantas. Gran parte del P presente en los suelos. La disponibilidad del P se ve estimulada por la mineralización del N. FOSFORO 6.6. principalmente en suelos volcánicos. el P en el suelo se clasifica de la siguiente forma: P lábil. Los requerimientos por parte de éstas son diez veces más bajos que de N. Desde el punto de vista de la nutrición de los cultivos. es la segunda deficiencia más extendida. En Chile. encontrándose una mayor concentración de este elemento. El P en el suelo.1. su movimiento no supera los 20 mm (Tisdale. donde exista una mayor concentración de N. siendo incluso menor que de K. P no lábil y P de la solución (Figura 11). 1991). El P es un elemento esencial en el desarrollo de las plantas. siendo incluso su lixiviación nula o muy escasa (con excepción de suelos muy arenosos).

35 . Este índice extrae sólo entre un 0. En suelos calcáreos. mientras que los más bajos se encuentran en la zona sur (suelos trumaos.HPO4= P no lábil P lábil SUELO Fuente: Adaptado de Rodriguez 1993.P cultivo P rastrojos P fertilización P solución H2PO4. Suelos aluviales de la zona central presentan los promedios más altos. por lo tanto.8% del P lábil obtenido por dilución isotópica. Importante es reconocer que la variabilidad es grande en una misma serie de suelos. por lo tanto. Aquí el P del suelo puede pasar a formas inorgánicas insolubles. El P-Olsen es un índice de disponibilidad de P para los cultivos y. se encuentran fosfatos di y tricálcicos (Buckman. y a su vez. compartiendo un oxígeno. corresponde al pool de P lábil del suelo. En suelos rojo arcillosos y graníticos. El P lábil corresponde al P adsorbido por la superficie de la fase sólida del suelo (fracción inorgánica) que se encuentra en equilibrio con el P de la solución. se encuentran fosfatos de fierro y aluminio. En el caso de suelos ácidos. Este se puede encontrar adsorbido por arcillas formando una unión de ligando con el aluminio estructural de éstas. rojo arcillosos. 1993). el contenido de P lábil no depende de la agrupación o serie de suelos. ñadis). considerándose como nivel crítico 12 ppm. éstas pueden ser fuentes de P para la solución del suelo.5 y 0. la unión de ligandos se encuentra asociada también a los óxidos de fierro.

Incluye tasa de reducción resultante de la reacción lenta (P lábil a no lábil) y la extracción de P de los cultivos (Rodriguez.01M. en el interior de las partículas de arcillla o de los óxidos de fierro. El P de la solución del suelo corresponde al P que es directamente aprovechable por los cultivos. El P no lábil corresponde al anion fosfato que ha quedado adsorbido. cada vez menor. ¾ partes se encuentran en el rastrojo y se reciclan en el sistema. La efectividad residual del P lábil es la fracción del P aplicado que permanece en el tiempo.El factor que condiciona los niveles de P lábil es el manejo a través de la fertilización fosforada de los suelos. La efectividad residual real considera la fracción de P aplicado en la fertilización que queda lábil en el tiempo. donde el P es adsorbido por la superficie de los minerales arcillosos. con alta energía.006 y 0. En el caso del K .03 ppm extraída con agua con CaCl2 0. La aplicación de P no sólo tiene efecto durante el año. La Capacidad Buffer del suelo con respecto a P es un índice que determina la capacidad que tienen los suelos en entregar P a la solución para el crecimiento de 36 . del P en el primer año. alrededor de ¾ partes de este elemento se encuentran en el producto que sale del sistema. Este se encuentra en equilibrio instantáneo con el pool de P lábil. Pool pasivo que se encuentra en equilibrio con el pool lábil. La concentración de P de la solución es muy baja y oscila entre 0. reciben una proporción. Todos los suelos si no son fertilizados tienen un bajo contenido de P lábil y las variaciones que se observan sólo son consecuencia de un nivel de fertilización diferenciada. después de la reacción rápida inicial. 1993). sino que los cultivos de los años que siguen. En el caso el P. Las características de extracción del P de los cultivos es diferente a la del K.

algunos productos de descomposición orgánica. Además. El segundo factor determinante de la disponibilidad del P en el suelo tiene relación con la materia orgánica fresca y los microorganismos presentes en el suelo. suelos con un alto KPo presentan una baja capacidad tampón. El encalado en suelos ácidos ayuda a mantener un mayor nivel de fosfatos solubles. formando fosfatos hidroxidados.quedan fijados con el Fe. En soluciones muy ácidas se encuentra el PO4H2. Sin embargo. toman parte activa en la formación de 37 .2. Al igual de lo que ocurre con el N. La asimilación de los compuestos inorgánicos de P en el suelo está controlada por diversos factores. la rápida descomposición de los rastrojos. Suelos con una baja efectividad inicial del P aplicado (KPo) presentan una alta capacidad tampón.las plantas. conduce a una retención temporal de fosfatos inorgánicos. y su consecuente aprovechamiento.y PO4H=. en ciertos suelos esta relación viene complicada por la presencia o ausencia de otros compuestos o iones (iones de Fe. tales como ácidos orgánicos y humus. El pH del suelo determina la forma iónica en que se encuentra el P. En niveles intermedios de pH dos de los iones fosfatos pueden estar presente simultáneamente PO4H2. y el consecuente aumento de los microorganismos del suelo.mientras que en soluciones muy alcalinas se encuentra el PO4=. Indica la cantidad de Kg P/ha que debe agregarse o extraerse a un suelo para aumentar o disminuir en un ppm el P-Olsen del suelo. siendo el primero más aprovechable para la planta. 1993). En suelos alcalinos la precipitación de los fosfatos es producida por compuestos cálcicos. Al. Al o Mn. El máximo de aprovechamiento de fosfatos para las plantas se obtiene cuando el pH del suelo se mantiene entre 6 y 7. Factores que determinan la disponibilidad de P en el suelo. por el contrario. 6. También puede reaccionar y fijarse con óxidos hidratados (suelos ácidos)(Buckman. Mn o Ca). En suelos ácidos los iones PO4H2.

Otros factores determinantes de la disponibilidad del P en el suelo son el contenido de P en el suelo. aumenta la saturación de los sitios de fijación de P. microflora. La CL que deja los rastrojos sobre la superficie del suelo. De este total. Cero labranza y la disponibilidad de P en el suelo. permite un reciclaje de alrededor de un 30% del P absorbido por el cultivo. 6. 38 . aumentando la concentración y disponibilidad del P en el suelo superficial (Phillips. capacidad de absorción y exploración radicular). dejando un mayor porcentaje del P total disponible para reponer lo absorbido por las plantas. es que el aumento de materia orgánica puede disminuir la capacidad de fijación del P del suelo (Sadzawka. mientras que el segundo lo hace a una tasa más alta. en suelos con aluminio activo. La importancia exacta de este último efecto no ha sido aún totalmente evaluada (Buckman. Esta unión del Fe y Al reduce notablemente la fijación de los fosfatos inorgánicos. un 70% del P orgánico de los residuos de cosecha pasa al pool orgánico de P estabilizado y un 30% al pool de P lábil. La baja concentración de P en los residuos y la baja proporción que queda lábil determina que la mineralización del P orgánico no alcanza a ser significativa.complejos con los compuestos de Fe y Al. Otra razón válida. 1994). El primero se mineraliza con una tasa muy baja. la humedad del suelo (a mayor humedad mayor disponibilidad de P) y la habilidad específica de absorción de P por plantas (exudados.3. 1985). el tipo de arcilla con que los fosfatos son adsorbidos. Esto es producto de una menor mezcla y fijación. 1993). El constante uso del sistema de CL conduce a una mayor eficiencia del fertilizante fosfatado.

2 ppm P-Olsen).0 0. Cuadro N°4: P total y disponible en un suelo Santa Bárbara.0 39 . determinó que la mayor cantidad de P se encuentra en la superficie y decrece en profundidad. Esto se explica debido a que el P junto a otras bases intercambiables (K. Tipo de labranza Profundidad de suelos cm. al mismo tiempo se hacen más susceptibles al lavado y a pérdidas por viento. Vidal (2002). Xeric Palehumult). Del Canto y Peirano (1996). donde se puede constatar que la estrata superior de 0-10 cm (24. comprobaron un aumento de P total en suelos bajo CL y un aumento de P disponible sólo para CL (Cuadro 4).0 ppm P-Olsen vs 10. en comparación a cuando no se quemaron (17. En promedio. en suelos trumaos de la serie Santa Bárbara (mesic. muestran que las mayores concentraciones de P del suelo se encontraron en el horizonte 0-5 cm.417 1. lo que en algunos casos induce a un aumento de la actividad biológica.Resultados obtenidos por Follet y Peterson (1988) en CL. en un estudio realizado en diferentes predios de la VIII región manejados por más de 5 años con CL. Typic Dystrandept) y rojos arcillosos de la serie Collipulli (mesic.9 ppm P-Olsen). Mg y Ca) se acumulan en las cenizas que se depositan en el suelo donde posteriormente reaccionan con el agua pasando a formas iónicas.6 0. si bien se aumenta su disponibilidad.1 ppm P-Olsen) presenta el doble que la estrata 10-20 cm (11. el P disponible se incrementó en un 60% cuando se procedió a quemar los residuos. Labranza tradicional 0-5 5-10 10-20 P total mg/Kg 1. medial.190 Pdisponible mg/Kg 0. Esto se visualiza al expresar el contenido promedio de P por estrata de suelo. De este modo.910 1. fine.7 ppm P-Olsen) y el triple con respecto a la profundidad de 20-25 cm (8. las cenizas permiten un aumento del pH. Aguilera. A su vez. Simultáneamente se evaluó el efecto de la quema de rastrojos sobre el contenido de P-Olsen en la estrata 0-25 del suelo.

Importante es considerar que cuando ésta está por debajo de la temperatura crítica para el crecimiento y desarrollo de la plántula (por ejemplo. Peirano.3 0. 1985). 1996.939 1. permiten obtener suelos más húmedos. Aguilera y Borie. siendo orgánico en su mayor parte. Al igual que el N. El mejoramiento o preservación de la materia orgánica en suelos bajo sistema de CL. Los compuestos húmicos aseguran una mayor disponibilidad del anión fosfato monocálcico para las plantas. Del Canto. En general. para maíz 10ºC). 2002). en relación a LT. 6. 40 .0 1.8 Fuente: Aguilera.4. se mejora la velocidad de difusión del P hacia las raíces. permitiendo rescatar formas de P adsorbidos por sesquióxidos (Crovetto. Otro factor que incide sobre la absorción de P tiene relación con la temperatura media del suelo. 1985). la captación de P se ve inhibida (Phillips. con mayor contenido de agua. se ve acompañado de un mayor nivel de P total.312 2. tiene un grado de disponibilidad mayor ya que no se encuentra unido a las fracciones más insolubles.Cero labranza 0-5 5-10 10-20 2. las cuales proliferan en esa zona (Phillips.205 1. se une probablemente a formas orgánicas de mayor disponibilidad para los procesos edáficos (Peirano. Cero labranza y desarrollo de micorrizas vesículo-arbusculares en el suelo. en suelos con CL se registrarán temperaturas medias inferiores. Este P total. Los rastrojos. De este modo. 1999). al quedar sobre la superficie.

solubilizando estos fosfatos inorgánicos y dejándolos disponibles para las plantas.Los microorganismos desempeñan un rol fundamental en el movimiento del P en el suelo. 2002). liberación de fosfatasas al medio y asociación con microorganismos de vida libre o simbiontes (Micorrizas) (Raggi. ya que de ellos depende que el P no lábil pueda ser solubilizado y aprovechado por las plantas. Existen situaciones de deficiencia de este elemento. 1990). En general. donde las plantas son capaces de desarrollar mecanismos biológicos capaces de aliviar este problema. la planta suministra al hongo sustratos funcionales y energéticos conjuntamente con un nicho ecológico que lo protege del antagonismo microbiano. Existen dos grupos principales: las ectotróficas o micorrizas de manto (presentes en especies arbóreas) y las endotróficas (presentes en especies agrícolas). también se encuentran microorganismos capaces de transformar fosfatos orgánicos en inorgánicos disponibles para el crecimiento de la planta (Raggi. Las micorrizas son asociaciones simbióticas mutualísticas desarrolladas por las raíces de plantas superiores y ciertos hongos del suelo. Importante es destacar que existen bacterias y hongos (Aspergillus y Penicillum) que ejercen su acción sobre hidroxiapatita. Entre ellos se encuentra una posible extensión y desarrollo radicular. 1990). Dentro de las endotróficas. Borie y Rubio. Crovetto. propio de la rizósfera. Simultáneamente. 1990. 41 . encontrándose en el 90% de las especies conocidas de mayor interés agrícola e industrial (Raggi. exudación de sustancias ácidas y/o quelantes. fluoroapatita y fosfatos tricálcicos. y a su vez el hongo suministra a la planta agua y nutrientes (principalmente P). las más extendidas son las del tipo vesículo-arbusculares. 1990.

Plantas con raíces micorrizadas pueden absorber cuatro veces más P que las plantas no micorrizadas (Borie y Rubio. 1990. Químicamente evitan que patógenos se instalen en la raíz y aportan nutrientes. El sistema de CL presentó valores más altos en todos los parámetros medidos (Cuadro 5. Cuadro Nº5 : Nivel de micorrización y P disponible de un suelo ultisol. explorar un volumen de suelo mayor del que lo hacen las raíces no micorrizadas. El papel clave de las micorrizas radica en que las hifas del hongo extienden el campo de absorción de la raíz más allá de la zona de agotamiento de fosfato. En suelos del secano interior de la IX región (ultisol) manejados con el sistema de CL y LT. Crovetto. lo cual permite un aumento sustancial en la capacidad de absorber nutrientes. et al. mayor cantidad de micelios y mayor infección de raíces. constituída principalmente por ácidos fúlvicos y residuos carbonados fácilmente asimilables.. La red de hifas externas permite a la raíz aumentar su superficie de absorción (extendiendo la zona de captación en unos 7 cm. lo que permite mejorar la aireación. encontrándose un mayor número de esporas. 2002). En el caso de la CL. el desarrollo de los microorganismos del suelo y sus actividades enzimáticas (deshidrogenasa y fosfatasa) se ven favorecidas. conducen a un crecimiento y mayor desarrollo de actividades microbianas. Además. 42 . han logrado determinar que un cm de raíz infectada. 2002) . compactación. posee más de un metro de hifas. Rouanet. La materia orgánica que se obtiene.) y. intercambio de gases y disminuir pérdidas por erosión. se sabe que las raíces micorrizadas absorben más eficazmente que las no micorrizadas (Raggi. 1990). presentan una mayor infectividad por micorrizas vesículo-arbusculares.Las hifas de las micorrizas vesículo-arbusculares (MVA) mejoran la estructura del suelo. usando LT y CL en avena y lupino. Borie y Rubio (1986). se determinó su nivel de micorrización y de P disponible.Suelos sometidos a CL.

El K en el suelo El K es un catión monovalente.10 13. POTASIO 7.10 18.6 22. 7. capaz de desplazarse en el suelo por simple difusión.6 15.1 2482 2566 2317 2203 totales(m/g) activadas(%) CL avena lupino LT avena Lupino 13. 2002).38 15.80 16. se pudo constatar lo mismo.20 33.86 33. Se distingue el K no 43 . 2002. pero con una rotación de 5 años. Además se observó una movilización de P de formas menos lábiles a formas más lábiles y P diponible inorgánico al variar el manejo del suelo en los primeros 10 cm de profundidad (Rouanet. realizado en un suelo transicional de la localidad de Carillanca.15 11. con pequeño diámetro atómico hidratado.7 Fuente: adaptado de Rouanet.Sistema de manejo cultivo micorrizas micorrizas P disponible P total (mg/Kg) (mg/Kg) 21. et al.1.2 17. Los índices de micorrización fueron mayores en la medida que el suelo fue tratado con menos grado de inversión y los rastrojos fueron dejados sobre la superficie. En un experimento similar.

Figura Nº12: Esquema del K en el suelo.intercambiable. Se encuentra en equilibrio con el K de la solución. El K retenido por adsorción por los coloides del suelo o K intercambiable. Existe una estrecha relación entre el tipo de arcilla. El K no intercambiable es aquel retenido fuertemente por minerales primarios y arcillas micáceas. el contenido de arcilla y los valores de K intercambiable intercambiable. siendo éste de lenta disponibilidad. y no K exportación K absorbido por la planta K rastrojos K en la solución Kfertilizantes 44 . El tipo y la cantidad de arcilla determinan el contenido de K en posiciones de intercambio y la energía con que es retenido. El K de la solución es aquel que se encuentra como ion libre en la solución suelo y los cultivos lo utilizan directamente para satisfacer sus requerimientos nutritivos. aquel presente en los coloides del suelo o K intercambiable y el K de la solución del suelo (Figura 12). es capaz de neutralizar las cargas negativas de las arcillas e intercambiarse con otros cationes (pricipalmente Ca++).

y el segundo. Suelos con baja CTK deficiencia de K. La mayor reserva de K intercambiable se encuentra en los suelos aluviales de la zona Central y en los suelos graníticos del Secano de la Costa de la V. lacustres VII y VIII (arroceros). la reserva de K es muy baja (Ki <100ppm) ( Rodriguez. arenales. Un suelo con un valor alto de CTK permite una nutrición adecuada de los cultivos con una baja fertilización potásica. los valores de K no intercambiable comienzan a disminuir. rojo arcillosos. trumaos. La capacidad tampón es un índice de la labilidad del K intercambiable y de las características del equilibrio que se produce entre el Ki y el K de la solución. 1993. 1993).K no intercambiable (minerales primarios) K intercambiable Coloides del suelo K lentamente disponible SUELO K agua del suelo K lixiviado Fuente: Adaptado de Rodriguez. La capacidad tampón del K (CTK) está determinada por dos factores: el primero de ellos es la especificidad de los sitios de intercambio dada por el tipo de arcilla. VI. En los suelos del Valle Central a partir de la VI región. graníticos VIII y IX y terrazas recientes (arenosos). requieren dosis más altas de fertilizante para superar la 45 . es la cantidad de sitios dada por la CIC. VII y VIII región. En los suelos del sur del país. ñadis.

en comparación a LT. Follet y Peterson (1988). trabajado durante 4 años con CL . donde los niveles de K extraible fueron mayores en 0-5cm. sin embargo. Bajo condiciones de humedad la fijación ocurre en minerales derivados de la mica. el valor más alto de K disponible 46 . que tiende a hacer más solubles formas de K no disponibles. el comportamiento del K en el suelo con CL no es tan distinto a suelos con LT. 2001). tales como la illita (Buckman. En condiciones de CL el factor que más afecta la distribución de K es la falta de movimiento de suelo. Por otro lado. Tanto la mineralización del K orgánico contenido en los rastrojos y la mayor actividad biológica. Yibirin. Otro aspecto que parece influir en la disponibilidad de K es la rotación cultural. et al. conducen a encontrar las principales concentraciones de K en la superficie. estos iones son liberados a una velocidad bastante baja una vez que el suelo se humedece. El mecanismo con que el K es liberado o fijado en el suelo no se conoce con exactitud. Reyes (2002). Este resultado se debe probablemente a la liberación de K de los residuos de cosecha que no son incorporados. 1993. 1988. Contenido y disponibilidad del K en el suelo bajo un sistema de cero labranza. Entre ellos se pueden mencionar: efectos de los coloides. Suelos ricos en caolinita fijan poco K. determinó que en un suelo aluvial de la zona central de Chile. a menudo 3 ó 4 veces la del P e igual a la del N. Vyn y Janovicek. de la humedad y de la temperatura. se “incorpora” al suelo por difusión. ya que hay cultivos que absorben más K. arcillas del tipo 2:1 (montmorillonita e illita) fijan el K con mayor avidez y en grandes cantidades.2. fertilizantes y/o guanos. identificaron una estratificación del K en CL. disminuyendo en profundidad ( Follet y Peterson. 1993). A diferencia del N y el P. mientras que. existen varios factores o condiciones de los suelos que influyen en las cantidades fijadas. Sin embargo. la montmorillonita y minerales similares fijan este elemento sólo sobre terreno seco. El K proveniente tanto de rastrojos. La absorción de K por las plantas es elevada.7.

los primeros 0-7.33 ppm). contribuyen a las mayores concentraciones de K total extraído. cuando el suelo es trabajado anualmente. La distribución de raíces determina en el suelo la zona de agua y nutrientes disponibles para las plantas. observaron la estratificación de nutrientes inmóviles (P y K) en campos trabajados por largos períodos con CL. concluyendo que existe diferencia en el contenido de K disponible en CL hasta los primeros 5 cm de profundidad. en unión con el K extraído por las cosechas. Por otro lado. La mayor humedad del suelo resultado de dejar los rastrojos sobre la superficie. aumenta la difusión del K hacia las raíces. La estratificación del K es un fenómeno donde la falta de mezcla del suelo. existe la posibilidad de deficiencia de K aún en suelos donde este elemento se encuentra en niveles medios o elevados. las raíces se desarrollan más extensamente y con una ramificación más fina. dado a que el K se concentra cerca de la superficie donde el suelo puede que no esté suficientemente húmedo para la correcta función de las raíces. 47 . El promedio ponderado del K (165. En el caso del maíz. en comparación a la LT. han tenido como resultado una mayor concentración de K en la superficie (0-5 cm) y una menor concentración bajo los 10 cm.5 cm de suelo. se obtienen mayores rendimientos en maíz bajo CL (Yibirin. más el consecuente K liberado de los residuos de cosecha en superficie. La probabilidad de una inadecuada nutrición de este nutriente aumenta. en CL. Esta diferencia la atribuye al aporte de los primeros 5 cm de suelo.3 ppm) en CL era significativamente diferente comparado con LT (93. Así es como la morfología y la distribución de las raíces cambian de acuerdo al sistema de labranza. En condiciones de climas fríos y humedad con CL. A diferencia de la CL. posibilitando la extracción de éste. Esto podría afectar el potencial de producción en maíz durante años con largos períodos secos temprano en la temporada. Vyn y Janovicek (2001). Eckert. Johnson. 1993).se encontraba en los primeros 2 cm de suelo (250.7 ppm). De este modo.

Composición química de los rastrojos. Lignina: polímero de C.LOS RASTROJOS COMO FUENTE DE NUTRIENTES. Figura Nº13: Evolución de los principales componentes de gramíneas y leguminosas de acuerdo con su estado fenológico (Fuente: Blaser. puede variar de un 15 a un 60% del peso seco de los rastrojos. mientras que la lignina es la responsable de la formación de huminas. 1986). Vidal y Troncoso. Constituyente vegetal más importante. disminuyendo las fracciones solubles al agua y las proteínas (Figura 13. 48 . formado por unidades de glucosas unidas por enlaces β 1-4 en cadenas no ramificadas. ubicado en la pared celular de la célula vegetal. Ubicado en la pared celular. Azúcares simples. formado por unidades de fenilpropano. La celulosa es el principal compuesto generador de humus. Los constituyentes orgánicos de los vegetales pueden ser agrupados en seis grandes categorías: Celulosa: compuesto orgánico (C. a medida que la planta avanza en su estado fenológico. aminoácidos y ácidos alifáticos (Fracción soluble al agua). con estructura no uniforme y muy ramificada. los contenidos de celulosa y lignina aumentan. H y O.1. formado por pentosas. junto a la celulosa. Proteínas (Borie y Rubio. H . aceites. O). Corresponde entre un 5 y 30% del peso seco y se encuentra asociado a la celulosa en la pared celular. 1990). Hemicelulosa: polisacárido. hexosas y ácidos urónicos. La especie vegetal y el estado de desarrollo en que se encuentre. usualmente ramificado. polisacárido. determina el porcentaje en que se encuentra cada compuesto. el segundo compuesto orgánico en importancia después de la celulosa.8. 2000). En general. 8. Generalmente. Grasas. resinas y pigmentos (Fracción soluble en éter y alcohol).

P2O5. El N orgánico presente en los rastrojos es mineralizado por los microorganismos del suelo a distintas velocidades debido a que influyen tanto factores físicos como biológicos. K2O) alcanza las 113.2. contenido y disponibilidad de nutrientes de algunos rastrojos. En el cuadro 6 se puede apreciar los aportes de N orgánico de los residuos de cosecha de diferentes cultivos: 49 . maíz) se estiman en 4 millones de toneladas por año y la cantidad total de los principales nutrientes (N. Por otra parte. y resistente. El nivel de lignina presente en los residuos de cosecha determina su velocidad de descomposición (Buchanan y King. El contenido de N en los residuos de cosecha depende de los diferentes agroecosistemas que influyen directamente en los rendimientos alcanzados por los cultivos (biomasa total). los residuos producidos por los tres principales cereales sembrados (trigo. 1993). De acuerdo a ésto se ha podido determinar tres fracciones: muy lábil. avena. el 10% en la lábil y un 13% en la resistente. vinculada al contenido celular (protoplasma). Los rastrojos retornan al suelo una cantidad no despreciable de nutrientes minerales. En Chile. ligada a la celulosa y hemicelulosa. el 93% del N aparece en la fracción muy lábil. en la parte aérea del trebol rosado. En la paja del trigo. lábil.8. el 77% del N se encuentra en la fracción muy lábil. ligada al nivel de lignina presente en la pared celular.000 T/año (Vidal y Troncoso. Composición mineral. 1993). 4% en la lábil y sólo el 3% en la resistente (Rodriguez. 2002).

7 0. en suelos derivados de cenizas volcánicas (andisoles y ultisoles) arrojó los siguientes resultados (Cuadro 7): 50 .2 0. Destacan los aportes relativamente bajos de los cereales y leguminosas (20 – 40 KgN/ha) y los mayores aportes de las oleaginosas.2 0.aérea 1.2 0. Debe considerarse. aérea 20 100 20 20 100 50 100 Raíz –P.8 2.Cuadro Nº6: Aportes de N orgánico de rastrojos de diferentes cultivos. Cultivo Rdto Kg/ha Trigo Maravilla Cebada Maíz Maíz silo Raps Avena 7500 3000 6000 12000 18000 3500 12000 N residuos % Raíz . Un estudio acerca del efecto del factor de manejo de residuos.9 1. que no en todos los cultivos se incorpora el 100% de los rastrojos.aérea 35 16 22 33 34 28 118 15 43 9 17 27 50 28 50 59 31 50 61 78 46 Contenido Total -------KgN/ha---------- Fuente: adaptado de Rodriguez 1993. realizado por Vidal y Troncoso(2000) en la precordillera andina de la VIII región.5 0.2 0.P. los cultivos anuales aportan entre 40 y 80 KgN/ha a través de residuos de cosecha.7 1.7 0.3 15 15 15 15 15 15 15 Incorporación total del rastrojo % Raíz – P.7 1.8 0.9 1. En términos generales. debido a las diferentes prácticas de manejo que se realizan en particular.

1 0. 2000).8 0.1 4. 1996. Esto se visualiza en el caso de sorgo caña y trébol blanco. pudiendo existir más de diez veces de diferencia en el contenido de N entre diferentes rastrojos (Cuadro 8. Trigo Nitrógeno Fósforo Potasio Calcio Magnesio 5.8 Raps 7. los principales elementos que contienen los diferentes cultivos son K. 51 Kg de Ca/ha y 9 Kg de Mg/ha (Vidal y Troncoso. El contenido de N es altamente variable. Vidal y Troncoso.6 3. 4 Kg de P/ha. 2000). Los cereales se destacan por un mayor contenido de elementos monovalentes como K+.Cuadro Nº7 : Cantidad de nutrientes presentes en una tonelada de rastrojo de algunos cultivos (Kg/T rastrojo). 2000). 51 . 2002). En general.4 5. lo cual origina amplias variaciones en la relación C/N. Cuadro Nº8 : Composición química de la parte aérea de diferentes rastrojos. N y Ca. Aproximadamente el 50% del peso de los rastrojos es C.2 0. 1996).2 Lupino 7.4 6.5 13.8 10.0 1.9 Avena 5.2 0.4 Fuente: adaptado de Vidal y Troncoso. El contenido de C es bastante similar en los diferentes rastrojos y siempre cercano al 40%. Morón. De estos resultados. 2000. leguminosas como raps y lupino poseen mayor contenido de iones divalentes como Ca++ y Mg++ . 114 Kg de K/ha. Parte del valor de los rastrojos es la importante cantidad de C que éstos aportan al suelo (Crovetto.0 15.5 0. se puede inferir que 10 T/ha de rastrojo de trigo aportarían 58 Kg de N/ha. También se observan variaciones importantes en al contenido de P y fibra detergente neutra (Morón. Mientras que.4 11.3 15.8 0. Al dejar el rastrojo sobre el suelo se puede agregar alrededor de 400 Kg de C por tonelada de rastrojo (Vidal y Troncoso.

hemicelulosa.DESCOMPOSICION DE RASTROJOS Y SU DESTINO Cuando las condiciones ambientales son favorables.Especie Maíz-caña Maíz-hoja Sorgo-caña Sorgo-hoja T. FDA: fibra detergente ácida (excluye hemicelulosa).5 %FDA 30.25 0. se acepta que la velocidad de 52 .0 Fuente: adaptado de Morón.23 0. Los azúcares simples.15 0. 1996).5 137. como la celuosa o las proteínas. 1990).30 0.7 40.blanco %C 40.3 %N 0. Los materiales fácilmente biodegradables.85 0. FDN: fibra detergente neutra (contenido de celulosa. Mientras que las ligninas. son mineralizados rápidamente y constituyen la mineralización primaria.9 23. Los componentes vegetales más resistentes a la biodegradación.4 67. sustancias fenólicas y ceras se descomponen más lentamente (Morón.4 31. La energía liberada en este proceso es utilizada para la síntesis de la biomasa microbiana (Raggi.04 C/N 59.3 41. subsisten más o menos completos a la acción enzimática y constituyen el humus residual (Bottner.33 %FDN 60.29 0. como la lignina.5 35. son biodegradados rápidamente.93 3. lignina y sílice). 1982). 9.7 40.6 31.5 41.6 %P 0. 1996. Comienza la producción de enzimas extracelulares (ejemplo celulasa) que producen la división de grandes moléculas en sus constituyentes básicos o monómeros.9 69.68 1. proteínas. En general.6 22.0 43.3 13. ácidos alifáticos y algunos polisacáridos como la celulosa.2 69.6 39. los rastrojos son degradados por la mesofauna y los microorganismos heterótrofos presentes en el suelo.

los cuales son oxidados a quinonas. se polimerizan con otros fenoles.descomposición disminuye según el siguiente orden: azúcares y aminoácidos>proteínas>celulosa>lignina. Vidal y Troncoso. microflora y fauna del suelo. El proceso de descomposición de los rastrojos depende de factores del ambiente edáfico como temperatura. llegando finalmente a compuestos orgánicos oscuros. Schomber y Steiner. aminoácidos. 1990. la formación de sustancias húmicas (Figura 14). 1999. En forma extremadamente simple se presenta. 1998. los más importantes son las variables climáticas y la susceptibilidad de los residuos a ser colonizados por microorganismos (Borie y Rubio. de alto peso molecular (Borie y Rubio. factores inherentes al rastrojo como su relación C/N. humedad. en la secuencia adjunta. 2000). el tamaño de partícula y el lugar de descomposición (sobre o dentro del suelo). fosfolípidos y azúcares. 1990). contenido de lignina y carbohidratos solubles. 53 . quinonas ácidos fúlvicos Polímeros coloreados (oscuros) Fuente: adaptado de Ellies. En términos muy amplios se puede decir que a partir de las primeras etapas de descomposición de los materiales orgánicos se producen posteriormente compuestos del tipo fenoles por acción de los hongos. disponibilidad de nutrientes. Sin embargo. donde la actividad fúngica es preponderante (Ellies. y factores de manejo como la cantidad de rastrojo. 1998): Figura Nº14: Diagrama de formación de sustancias húmicas Residuo orgánico acidos húmicos fenoles huminas.

2000). de modo que cuando los rastrojos son pobres en este elemento (presentan una elevada relación C/N).. relación C/N y concentración de lignina). 54 . et al. sales solubles y fitotoxinas inhiben la descomposición de residuos de cosecha y la formación de humus. Tipos de microorganismos presentes en el suelo: bacterias anaeróbicas presentan las menores eficiencias en la descomposición de rastrojos.Existen diversos factores que afectan la velocidad de descomposición de rastrojos (materia orgánica) y la formación del humus. Selenio. mientras que condiciones de anaerobiosis frenan la mineralización y la síntesis microbiana (Borie y Rubio. Humedad: condiciones de suelo cercanas a capacidad de campo favorecen la formación de humus. Los microorganismos necesitan de N en su metabolismo.2% de N es producida fundamentalmente por bacterias. adquiriendo mayor relevancia la descomposición por hongos cuando los rastrojos tienen menos de 0. Dentro de los relacionados con las características del suelo destacan : Temperatura: variaciones en las temperaturas afectan directamente la velocidad de descomposición de la materia orgánica. bacterias aeróbicas presentan valores intermedios. y las eficiencias más altas se registran en los hongos.8% de N y alta proporción de lignina en sus tejidos (Collins. siendo su rango óptimo para su desarrollo entre 6 y 8 (Borie y Rubio. determina su tasa de descomposición. 1990). mientras que períodos calurosos ejercen el efecto contrario (Borie y Rubio. pH: la mayoría de los microorganismos no toleran un pH inferior a 4. Períodos fríos retardan la mineralización de la materia orgánica.1990).5 o superior 8.1990).5. La descomposición de rastrojos con más de 1. La calidad de los rastrojos que se dejan sobre el suelo (definida por su concentración de N. 1990). Manganeso. El régimen de humedad es importante al inicio del proceso de descomposición y más aún en aquellos rastrojos de baja relación C/N. la actividad de éstos se ve perjudicada y la síntesis de humus disminuye (Vidal y Troncoso. Niveles tóxicos de Aluminio. Cloro.

Residuos picados presentan una mayor velocidad de descomposición. mejorando el contacto con el suelo. Los rastrojos en superficie se encuentran en microambientes de descomposición más desfavorables que cuando son enterrados. 2000). y por lo tanto su permanencia en el suelo será menor. 2002). Respecto del manejo de los rastrojos. el tratamiento con picado presentó hasta 3 T/ha menos de rastrojo comparado con el rastrojo parado. el factor de mayor importancia que afecta la velocidad de descomposición corresponde a la accesibilidad de los residuos a la acción de los microorganismos. tal como tamaño de la partícula y localización (sobre la superficie o enterrado). Morón. Aquellas cortadas antes de llegar a su madurez fisiológica tienen una descomposición más rápida. 55 . Al cabo del segundo año de experimento. plantas que han completado su madurez fisiológica son más ricas en lignina. promoviendo altos niveles de inmovilización de N (Figura 15. tendiendo a favorecer relativamente el desarrollo de los hongos frente a las bacterias. Trozos más pequeños permiten un aumento del área superficial. Por el contrario. compuesto orgánico más estable y duradero en el tiempo(Crovetto. la cual afecta los procesos de inmovilización-mineralización. La velocidad de descomposición es más lenta. El método de aplicación. pueden proveer diferente grado de accesibilidad. lo que incrementa la susceptibilidad al ataque microbiano por reducción de las barreras de tejidos lignificados (Vidal y Troncoso. 1996).Importante es considerar el estado vegetativo de las plantas que se incorporan al sistema.

Figura Nº16 : Evolución de la concentración de N (%) en rastrojo de trigo. Esto se debe a que. En soja la proporción de N y el peso seco se redujeron en forma proporcional por lo que la cantidad de N inmovilizado en el rastrojo descendió durante todo el período (Figura 17). maíz y soja descomponiéndose sobre el suelo. Importante es considerar la velocidad de descomposición de los rastrojos sobre el suelo. Figura Nº17: Evolución de la cantidad de N inmovilizada en cada rastrojo expresada como un porcentaje de la cantidad de inicio del experimento. determinó la tasa de descomposición de tallos de maíz. ya que condiciona la secuencia de cultivos y la disponibilidad de nutrientes para éstos (Ernst. 56 . en un suelo brunosol éutrico. 2002). La proporción de N en el rastrojo aumentó con el tiempo en el rastrojo de maíz y trigo como consecuencia de un aumento en la cantidad de N inmovilizado (Figura 16). el N es liberado más lentamente que el C lo que produce un aumento en la concentración de N del residuo a medida que avanza el proceso. la cantidad y la duración del período de inmovilización dependerían directamente del tipo de rastrojo presente.6%). 1996. Betancur y Borges. Un ensayo realizado en Uruguay por Ernst.Figura N°15: Evolución del contenido de N en rastrojo de trigo enterrado y en superficie. Bentancur y Borges (2002). El comportamiento del rastrojo de soja se explica por su alta concentración de N inicial (1. La tasa de descomposición del rastrojo de soja fue 2. 2002. trigo y soja ubicados sobre la superficie del suelo y su posible modificación a través de la secuencia de cultivos (soja-trigo y maíz-trigo). lo que sería suficiente para mantener la actividad de microorganismos encargados de la descomposición.5 veces mayor que la de maíz y 25% superior a la de trigo. Por lo tanto. Fuente: Ernst. Fuente: Morón. Bentancur y Borges. durante la descomposición de rastrojos con alta relación C/N.

Para este caso. Bentancur y Borges. A los 248 días de descomposición de rastrojo de trigo sobre soja. La descomposición de trigo sobre rastrojo de soja fue más rápida que sobre rastrojo de maíz. En el complejo trigo-maíz el proceso de descomposición es más lento debido a que ambos rastrojos requieren N adicional. mientras que sobre maíz aún inmovilizaba el 100%. éste perdió el 30% del N inicial.8%) y la disponibilidad de NO3-. De 57 . que en trigo-maíz.Fuente: Ernst. El trigo es el único rastrojo que requiere N adicional el cual lo encuentra disponible en el rastrojo de soja. las diferencias en la velocidad de descomposición se atribuyeron a la modificación de la constitución química inicial del rastrojo a descomponer. El rastrojo de trigo sobre soja comenzó una pérdida neta de N a partir de los 100 días de descomposición producto de una mayor disponibilidad de N para los microorganismos en el complejo trigo-soja. dado el nivel de materia orgánica del suelo sobre el que se realizó el estudio (4. No existió diferencia en la cantidad de N inmovilizada sobre rastrojo de soja o maíz. Bentancur y Borges. La existencia de tasas de descomposición diferencial se asociaron a una constitución química inicial diferente o a niveles de disponibilidad de N en el suelo constrastantes. 2002. Fuente: Ernst. 2002. pero el tiempo de inmovilización de N fue significativamente mayor sobre soja (Figura 18). Figura Nº18: Evolución de la concentración de N (---) y cantidad de N (___) inmovilizados en el rastrojo de trigo descomponiéndose sobre rastrojo de maíz o soya.

16. 2002). N y P pero si afectó al K. El contenido final de los residuos. Schomberg y Steiner. de los remanentes de rastrojos fueron 6. Figura N°19: Cambios en el contenido de N en cinco rastrojos descomponiéndose en la superficie del suelo.este modo. En todos los rastrojos. maíz. la pérdida de materia seca no tuvo relación directa con la dinámica de los nutrientes. P. el N continúo perdiéndose en rastrojos de alfalfa. K y materia seca. debido probablemente a la lixiviación de éste. maíz y trigo de primavera. trigo de primavera e invierno respectivamente (Schomberg y Steiner. expresados en gN/Kg. 1999. La tasa de pérdida de P fue similar en alfalfa. el contenido de N disminuyó alredededor de un 50% durante los primeros 34 días en el campo. moderado y sin agua) en rastrojos dejados sobre la superficie (Alfalfa. 1999). 1999.15 y 11 para alfalfa. La investigación se llevó a cabo en un suelo pullman franco arcilloso en Bushland. Después de los 34 días. Los microorganismos inmovilizaron en mayor grado el N. Trigo de invierno tuvo la tasa de pérdida de N más rápida. Los cambios en la concentración de P fueron significativamente diferentes entre los distintos residuos (Figura 20). maíz. A su vez. asociada con los rastrojos de maíz y trigo de invierno 58 . Texas. Bentancur y Borges. investigaron acerca de los efectos de la disponibilidad de agua (riego frecuente. 12. Se observó una aparente inmovilización de P por la biomasa microbiana. sorgo y trigo de primavera e invierno) y su posible efecto en N. Los resultados obtenidos indican que el régimen hídrico no influyó en la dinámica de materia seca. en aquellos rastrojos con bajo contenido de este elemento (maíz. la secuencia de cultivos tiene más efecto sobre la magnitud y duración de la inmovilización de N que sobre la tasa de desaparición del rastrojo de trigo (Ernst. Fuente: Schomberg y Steiner. trigo)(Figura 19). se concluye que. sorgo. mientras que en otros residuos se acumulaba. sorgo.

La tasa de pérdida de K fue mayor para trigo de primavera que para trigo de invierno y sorgo. arveja y residuos de tallos y raíces de trébol rosado. ocurren mayores pérdidas iniciales de P que de C en la mayoría de los residuos. Fuente: Schomberg y Steiner. Las diferencias en la tasa de pérdida de C están relacionada con 59 . Las pérdidas más significativas (alfalfa y maíz) de K son producidas por lixiviación. La falta de correlación entre pérdidas de C y P se cree que se debe probablemente a la diferencia de contenido inicial de P inorgánico en cada uno de los rastrojos. El P inorgánico es lixiviado antes de la descomposición y mineralización del C. analizaron las pérdidas de C y P de los rastrojos de tallos de maíz. Las pérdidas de C y P fueron mayores y más rápidas cuando los residuos fueron enterrados que cuando se dejaron sobre la superficie del suelo. ya que éste no cumple un rol estructural en la planta (Figura 21). Fuente: Scomberg y Steiner. Los residuos de alfalfa presentaron pérdidas más rápidas en comparación a los otros. 1993. tanto en un sistema de LT como en un sistema de CL. 1999. Buchanan y King. trigo. Diferencias entre cosechas resultan probablemente por diferencias en el K extraído y morfología de las plantas. Figura N°21: Cambios en el contenido de K en alfalfa y maíz descomponiéndose sobre la superficie en tres regímenes de agua. Los tallos de trébol rosado perdieron C y P más rápidamente que los residuos de raíz. probablemente relacionado con la inmadurez fisiológica de la planta.Figura N°20: Cambios en el contenido de P en cinco residuos de cosecha descomponiéndose sobre la superficie del suelo. Generalmente. Las pérdidas de K fueron influenciadas por disponibilidad de agua en el tiempo. W3: sin riego. 1999. W1: riego frecuente. W2: la mitad de frecuencia de riego que W1.

casi el 95% del C inicial de los residuos de cosecha bajo LT. Mientras que en CL se perdió un 75% del C inicial en el mismo período. Fuente: Buchanan y King. 60 .efectos estacionales. En la figura 22 se observa que después de 100 semanas en el campo. 1993. Sin embargo. Un comportamiento similar se observa para trigo y arveja. B) C y P remanente en residuo de trigo y la relación C/P del rastrojo en un sistema de LTy CL. Esto confirma que después de varios años bajo el sistema de CL se acumula cantidades significativas de C y P en la superficie de residuos a lo largo del tiempo. se perdió. Figura N°22: A) C y P remanente en residuo de maíz y la relación C/P del rastrojo en un sistema de LT y CL. el contenido inicial de N y P y/o la cantidad proporcional de lignina presente en los rastrojos. las diferencias en pérdidas de C y P en residuos de trigo bajo LT y CL después de 72 semanas no fueron tan dramáticas como en maíz. Algo similar ocurrió con el P.

La aplicación de N no tuvo ningún efecto sobre la mineralización del C. debido a la falta de C disponible. El P tuvo un efecto altamente significativo a las dosis aplicadas pero transitorio sobre la mineralización del C. La adición de paja de trigo y luego la adición de P permitieron un aumento de la actividad respiratoria del suelo. sobre la mineralización de C y N (indicador de la tasa de descomposición de rastrojo de trigo) en condiciones de laboratorio (Zagal. siendo superior en 12 a 15% a los tratamientos con paja superficial (Figura 23). El suelo utilizado fue de origen volcánico.Se estudió el efecto de la adición de N y P. Longeri. con cuatro tratamientos de adición de paja. concentrándose su efecto las primeras dos semanas. cuando la paja de trigo se dejó sobre la superficie. Este efecto del P ocurre en suelos alofánicos donde la alta tasa de fijación de P hace que éste sea un factor limitante para la biodegradación de la materia orgánica. El tratamiento control (T1) no presenta respuesta al P. Los tratamientos que recibieron paja presentaron 3 a 4 veces mayor mineralización que el tratamiento control sin paja (T1). serie Santa Bárbara (Typic Haploxerand). El tratamiento con incorporación de paja alcanzó la mayor producción de C-CO2. Hoffman y González. Este tratamiento control (T1) tuvo una tasa de mineralización mínima y constante debido a una falta de fuente de C. La aplicación de P y N todo al suelo o al suelo y la paja. 1999). 61 . Vidal. dos niveles de N (0 y 100 mgN/Kg de suelo seco) y dos niveles de P (0 y 65 mgP/Kg de suelo seco). no tuvo efecto sobre la mineralización del C. siendo totalmente inmovilizado en las primeras horas o días de incubación. debido a la baja cantidad aplicada y a la alta relación C/N de la paja.

Fuente: Zagal et al. La mayor mineralización de C-CO2 en los tratamientos con incorporación de paja se observó preferentemente los primeros 30 días de evaluación. sin embargo la paja (incorporada o en superficie) causó una inmovilización de N altamente significativa hasta los 92 días. T3 = paja incorporada. fertilizante al suelo.Figura Nº23: Mineralización de C acumulado por tratamiento. 1999. T4 = paja sin incorporar. El N tuvo un efecto positivo sobre la mineralización del N. T1 = tratamiento sin paja. éste tuvo efectos significativos sobre la mineralización del N. Tratamientos como en Figura 23. 62 . producto de la descomposición de la fracción lábil de la paja (hidratos de C o sustancias solubles al agua) que produjo un aumento de la actividad biolágica del suelo (Figura 24). Figura Nº24: Tasa de mineralización diaria de C por tratamiento. 1999. Este efecto es producto de un aumento en la actividad respiratoria de los microorganismos del suelo y la baja capacidad que tiene la paja para satisfacer sus requerimientos y así alcanzar la relación C/N de equilibrio. T2 = paja sin incorporar. fertilizante aplicado al suelo. fertilizante aplicado al suelo y la paja. En relación al P. Fuente: Zagal et al. Después se observa una mineralización más lenta por la descomposición de lignina y compuestos fenólicos.

de antemano. se ha podido determinar que la descomposición de los rastrojos depende principalmente de la humedad del suelo y de la temperatura del aire..1 Modelo de Douglas y Rickmann. 1985) han llevado a conocer mejor la descomposición de los rastrojos bajo condiciones de laboratorio y condiciones de campo. Stroo. 1994. 1989 y Collins.et. La tasa de descomposición está relacionada con el contenido inicial de N. Entre ellos se destacan el modelo de Douglas y Rickmann y el modelo de Gregory (Ma. 1998). Varoney. Shaffer y Rojas. la temperatura ambiente y la condición de humedad promedio del suelo. Esta 63 . 1992. Ahuja. Varios modelos cuantifican la pérdida de peso de los residuos de cosecha bajo distintas condiciones. 1990. Así. al. El modelo de Douglas y Rickmann (1992) supone una descomposición de los residuos de cosecha sobre la superficie del suelo que es función de acumulación de días-grado. Varios estudios (Douglas y Rickman. et. Gregory. al. MODELOS DE DESCOMPOSICION DE RASTROJOS Las estimaciones correctas de los rastrojos dejados bajo diferentes sistemas de agricultura y en diferentes épocas del año es un requisito que.10.1989 y Steiner. se necesita para desarrollar mejores prácticas de manejo de residuos. Peterson. Sherrod. La relación C/N y contenido de N de los rastrojos afecta sólo la descomposición inicial (de 0-2 semanas). 10.

y K d es una constante de descomposición.570 + 0. fN yf W son factores de ajuste para los niveles iniciales de N de los residuos de cosecha y humedad del suelo. que se toma como la temperatura promedio sobre 0ºC. está representada por la siguiente ecuación: M t = M t -1 ( 1 – K d DGD t ) Donde.126 (N) Donde. 64 . K es un coeficiente .descomposición relacionada con los días-grado. DGD t son los días-grado para el día t. K d = K f Nf W Donde. y f N se calcula de la siguiente forma: f N = 0. • • • M t y M t –1 corresponden a la masa del rastrojo el día t y el día previo (Kg/ha).

T es el promedio diario de la temperatura del aire (ºC).(N) corresponde al contenido de N inicial de los residuos (gN/ha). f w = 0. las precipitaciones y la temperatura del aire.2 para residuos en superficie en campos cosechados. Este utiliza la relación C/N y un índice de humedad para calcular los días-grado ponderado.3 para residuos en superficie en campos barbechados. α coeficiente general de tasa de descomposición τ días-grado ponderados τ = ( Ta m)/ CNR Donde. CNR es la relación C/N de los residuos senescentes. La fórmula es la siguiente: M t = M t –1 (1 –ατ )2 Donde.8 para residuos enterrados en campos cosechados. f W = 0. 10. 65 . f W = O. Los valores descritos para f W son los siguientes: f W = 1.2 Modelo de Gregory El modelo de Gregory (1985) está basado en la naturaleza de los residuos.0 para residuos enterrados en campos ya barbechados. y am es un antecedente de índice de humedad (m).

sin considerar otros factores ambientales ni características de los residuos. P i corresponde a la precipitación en altura de un día determinado(m). Varoney (1989) y Collins (1990) asumen un grado de descomposición sólo como una función en el tiempo. asumiendo un 40% de C contenido en los residuos a la cosecha. el día previo el nº 2.a m = ∑5i=1 (Pi / i) Donde. la humedad del suelo y el contenido de N de los rastrojos en su tasa de descomposición.01 se fija en 0. Stroo (1989) y Steiner (1994) desarrollaron un concepto de días de descomposición que considera la temperatura mínima del aire y coeficientes efectivos de humedad del suelo. La relación C/N requerida por el modelo de Gregory se estima del contenido promedio de N inicial y la masa de los residuos. en Colorado (USA). Si el índice de humedad es mayor a 0.01 para disminuir el porcentaje de descomposición de los residuos de superficie durante períodos de fuertes precipitaciones. i es el número del día (siendo el presente día el nº 1. han señalado que el modelo de descomposición de residuos de cosecha de Douglas y 66 . Los modelos desarrollados por Gregory y Douglas y Rickmann utilizan el concepto de días-grado y consideran el efecto que tiene la temperatura ambiente. Por otro lado existen otros dos modelos de descomposición que permiten cuantificar las pérdidas de residuos de cosecha. y así sucesivamente). Los resultados de 13 años de investigación.

Un trabajo realizado en la región metropolitana y VIII región de Chile. 10. Para cada tratamiento (definidos por tres dosis de paja. Figura Nº25: Esquema del submodelo de descomposición de rastrojos dentro del modelo Cropsyst. 2002. 2002). Silva y Acevedo. de la temperatura (f(T)) y contenido de humedad (f(W)).3.Rickmann es mejor que el modelo de Gregory y superior a los modelos de Voroney & Collins y Stroo & Steiner. Evaluación de la descomposición de rastrojo de trigo usando el modelo predictivo (CropSyst). evaluó la tasa de descomposición de rastrojos superficiales de trigo bajo diferentes condiciones de humedad y temperatura (García de Cortázar. Silva y Acevedo. con cuatro tratamientos hídricos y seis tratamientos de temperatura) y localidad se hizo una simulación de la descomposición de los rastrojos sobre el suelo con un submodelo del modelo CropSyst. El modelo de Douglas y Rickmann se ajusta mejor a la descripción de la descomposición de residuos a largo plazo y tiene consistencia en los parámetros del modelo entre los sitios experimentales. pastoreo 67 . El submodelo de CropSyst (Figura 25) establece que la tasa de descomposición depende de la relación C/N del material (representado por una constante de tiempo). Fuente: adaptado de García de Cortázar. Aportes MATERIA SECA RASTROJO (T/ha) descomposición F(W) Quemas..

donde 0 indica que no hay descomposición y 1 corresponde a la máxima tasa de descomposición. existiendo una baja sensibilidad a la descomposición por parte de los rastrojos. de este modo 9 toneladas de rastrojo/ha retienen como máximo 27. encontrándose que éste responde más al número de eventos de lluvia que a la cantidad de agua aplicada. La tasa de descomposición se debe corregir en el caso de que las condiciones de temperatura y/o humedad no sean las óptimas. La cantidad descompuesta aumentó a medida de que aumentó la temperatura media a la que están sometidos los rastrojos. los tres primeros meses. La paja retiene un máximo de 3 Kg de agua de lluvia/Kg de paja seca. cualquier lluvia superior a esta cantidad no cambia el contenido de agua de la paja y que la paja se seca en uno o dos días con los niveles de en abrigo meteorológico y la humedad del rastrojo se determina mediante balance hídrico de la 68 .7 mm). La temperatura del rastrojo se asume igual a la temperatura media del aire cubierta de residuos. calculando un factor de corrección por temperatura f(T) y otro factor de corrección por humedad f(W). La temperatura a la que estuvo sometido el rastrojo de trigo tuvo un efecto estadísticamente significativo en la cantidad de rastrojo descompuesto. Los tratamientos hídricos no mostraron diferencias significativas.000 kg de agua/ha (2. En consecuencia se tiene que.Humedad del rastrojo Relación C/N representada por constante de tiempo: 60 días Temperatura F(T) La constante de tiempo representa el tiempo necesario para que la materia seca se reduzca a un 37% del valor original bajo condiciones óptimas (30ºC y máximo contenido de agua del rastrojo). Ambos con un rango entre 0 y 1. Lo mismo ocurrió con el submodelo CropSyst al realizar la simulación.

López-Bellido et al. 2000. fertilización). 2002. La fijación simbiótica (lupino) aportó un promedio de 42 KgN/ha/año para Santiago y 81 KgN/ha/año para Temuco.evapotranspiración esperables en ambas zonas. aportando un promedio de 39 KgN/ha/año para todas las simulaciones. pero no a cambiar las condiciones de descomposición del rastrojo superficial. reflejando el mayor efecto de la temperatura para la zona central. las predicciones del modelo arrojaron valores que se ajustan a resultados obtenidos en distintos ensayos (Pozo. y los diferentes niveles de agua aplicados contribuyeron a cambiar el balance hídrico del suelo. el submodelo de CropSyst a pesar que en algunos casos puede subestimar y/o sobreestimar valores. García de Cortázar. 1988. el proceso de descomposición respondería al agua sólo el día de la lluvia y quizás el siguiente. La cantidad total de N mineralizada es de 146 KgN/ha/año para Santiago y de 70 KgN/ha/año para Temuco. suelo. De este modo. Por lo tanto. con una tasa de descomposición inicial más alta que va decayendo en el tiempo generando curvas del tipo exponencial. 1994) y simuló la rotación trigo-lupino en dos situaciones climáticas contrastantes (región Metropolitana y IX región) bajo dos sistemas de manejo de residuos (quema y picado). utilizó el modelo Crop Syst (Stöckle et al. considerando las variables del caso (clima. permite aumentar la mineralización de éste. En relación al N se determinó que la presencia de residuos sobre el suelo. En relación a la materia seca de los rastrojos dejados sobre la superficie. los datos obtenidos mediante el submodelo de CropSyst tuvieron la misma tendencia que las observaciones reales del campo. permite obtener una aproximación adecuada del comportamiento promedio de rastrojos para ambas localidades (García de Cortázar. Sumando los aportes de N de fertilización (Trigo: 200 KgN/ha. lupino: sin 69 . 2002). Silva y Acevedo. En conlusión. e información recolectada en ensayos).

En la situación más extrema (riego. producto de la interacción cultivo-fertilizante y suelofertilizante. Si la demanda de nutrientes de la biomasa de los cultivos. especialmente en suelo delgado (franco arenoso). permite calcular dosis de fertilizante de una manera simple y eficaz. la presencia de residuos de cosecha se asoció a un aumento de 22 KgN/ha/año con respecto a la situación con quema (García de Cortázar. 11. debido a la mayor percolación profunda en los cultivos con residuo picado. 11. Establece. una eficiencia de fertilización de los cultivos en los diferentes agrosistemas. En términos de absorción de N por los cultivos. Cálculo de la fertilización nitrogenada El método racional. mineralización y fijación simbiótica. en especial N y P. además. El objetivo de la fertilización es satisfacer este déficit de forma de obtener la producción alcanzable del cultivo. 70 . Existió una mayor lixiviación de N. Santiago) las pérdidas representaron 33 KgN/ha/año equivalente a casi el 10% de la oferta. Establece que la biomasa del cultivo alcanzable en un determinado agroecosistema genera una demanda de nutrientes para satisfacer sus necesidades metabólicas.1.fertilización). la oferta anual de N en Santiago en condición de quema es de 264 KgN/ha/año y de 311 KgN/ha/año para cobertura con residuos. no es satisfecha con el suministro de nutrientes que es capaz de entregar el suelo se produce un déficit nutricional del cultivo. CALCULO DE DOSIS DE FERTILIZACION A TRAVES DE UN METODO RACIONAL Y SU APLICACIÓN A CERO LABRANZA. diseñado por Rodriguez (1993). 2002). los valores corresponden a 226 y 275 KgN/ha/año. Para Temuco.

En el caso del N. EFN = eficiencia de fertilización nitrogenada. FN = fertilización nitrogenada.15 biomasa aérea) : humedad del producto cosechado (%) RE : rendimiento esperado (qq/ha) 71 . debe ser superado por la fertilización nitrogenada. que se produce normalmente. b H : coeficiente radicular (1. y el suministro de N por los kilogramos de N absorbibles del suelo por el cultivo. DNC = demanda de N del cultivo. DN y SN se expresan en KgN/ha. FN. la fertilización nitrogenada se calcula de la siguiente forma: DNC – SNS FN = EFN (%) Donde. A) Demanda de N del Cultivo (DN) b * RE * ( 1 – H ) * RIN DN = IC Donde. SNS = suministro de N del suelo. La demanda de N está dada por los requerimientos de N de la biomasa total del cultivo. El déficit.

Hay ocasiones en que para CL se pueden encontrar cosechas superiores en un 10%. pero este punto no está tan claro y se debe seguir investigando.RIN : requerimiento interno de N (%) (Anexo 1) IC : índice de cosecha (%) (Anexo 1) El valor del rendimiento esperado se debe estimar. considerando las condiciones edafoclimáticas. tienen un RIN cercano al 1. El índice de cosecha se calcula de la siguiente forma : Kg materia seca producto cosechado IC = Biomasa aérea total El requerimiento interno de N (RIN) se define como la concentración crítica mínima de N en la biomasa total en la oportunidad de cosecha de plantas con una nutrición óptima.15F Donde. SN NR = Suministro de N del suelo (KgN/ha) = Contenido de N raíces (KgN/ha) NPA = Contenido de N parte aérea (KgN/ha) 72 . Todos los cultivos que alcanzan su senescencia en el momento de la cosecha.2% (Anexo 1). B) Suministro de N del suelo (SN) El Suministro de N del suelo (Anexo1) está determinado por la siguiente fórmula: SN = NPA + NR + 0. el manejo del cultivo y las experiencias obtenidas tanto para CL como para LT.

ACT-O = Absorción cultivo tratamiento óptimo ACT-T = Absorción cultivo tratamiento testigo KgfertilizanteT-O = Kg fertilizante tratamiento óptimo En una situación de bajo riesgo la eficiencia de fertilización se puede estimar de la siguiente forma: EFN = cL * cD * cI Donde.85. 15% de pérdida del fertilizante) cI = Coeficiente de inmovilización (0. 15% de pérdida del fertilizante) 73 . o sea. cL = Coeficiente de lixiviación (0.ACT-T EFN % = KgfertilizanteT-O Donde.15FN = N inmovilizado de la fertilización nitrogenada del cultivo anterior. Para el caso de la CL.2) C) Eficiencia de la fertilización nitrogenada (EFN) ACT-O . o sea.85. 5% de pérdida del fertilizante) cD = Coeficiente de desnitrificación (0.95.0. o sea. se debe considerar que el suministro de N por parte del suelo no va a ser el mismo que en LT. En CL el aporte de N por parte de los residuos de cosecha va a ser mayor (el NPA va a cambiar) (ver capítulo 8. donde el rastrojo permanece sobre la superficie del suelo.

su menor tasa de nitrificación y su aumento de pérdidas por lixiviación. 2002).0% y la caña de trigo 0. Aspectos a considerar para una fertilización nitrogenada en CL. donde existe una mayor desnitrificación e inmovilización. si las cosechas son idénticas. capaces de fijar N atmosférico.1.65. Por lo tanto las diferencias en abono nitrogenado provienen de las diferentes expectativas de cosecha y de las distintas reacciones del suelo en uno y otro sistema. su menor velocidad de mineralización.Como resultado de está fórmula se obtiene un valor de la eficiencia de la fertilización nitrogenada con mínimo riesgo de lixiviación de 0.7 a 1.6% de N.85. para poder realizar una fertilización nitrogenada suplementaria adecuada al inicio del sistema. 1985). los coeficientes cD y cI variarían modificando los valores establecidos para eficiencia de fertilización nitrogenada. el coeficiente alcanza un valor de 0. y la eficiencia de fertilización nitrogenada baja a 0. Aquellos rastrojos que contengan más de un 1% de N no requerirán de aplicaciones adicionales (Crovetto.2 a 0. En casos de mayor riesgo de lixiviación. para estos casos las necesidades de N aumentarían en igual medida.55. En el 74 . 11. En CL.2 a 1. Tanto en CL como en LT la captación de N por parte del cultivo es el mismo. Algunos de los principales problemas relacionados con el N en suelos no disturbados son el “hambre de N”. por lo tanto un rastrojo de trigo requerirá más N adicional que uno de maíz y que uno de porotos. En CL es importante considerar la diferencia que existe entre la relación C/N del suelo y la de los rastrojos (ver capítulo 4. tienen una relación C/N más estrecha en comparación a rastrojos de gramíneas.6%. Rastrojos de leguminosas. Frecuentemente. no existe diferencia alguna en las necesidades respectivas de N. Como consecuencia directa.1. en CL se puede encontrar cosechas superiores en un 10%.6). se requiere más N para obtener un rendimiento máximo de algunos cultivos desarrollados en CL (Phillips. Un rastrojo de porotos contiene 1. el maíz 0.

tenemos que al inicio del proceso de descomposición (Figura 10.cuadro 9 se puede ver las dosis de N recomendadas para rectificar la relación C/N en diferentes rastrojos: Cuadro Nº9: Dosis de N requerida para corregir la relación C/N en rastrojos sobre el suelo. donde la relación C/N del suelo es de 12/1 – 10/1. se calcula el N que se requiere de la siguiente forma: 75 . con una relación de C/N de 90/1. por ejemplo 7 T/ha. el N necesario al inicio del proceso es el siguiente: 7000 Ninicial 90 1 Ninicial = 78 Kg/ha. capítulo 5. Por lo tanto. = Al final del proceso. Rastrojo Rendimiento Rastrojo en superficie (14%humedad) T/ha Trigo Maíz Porotos 5-6 10-12 2-3 T/ha 5-7 10-12 1-1.5 T/ha 55-77 70-84 5-7.5 N Nitrato de amonio Calcio magnésico Kg/ha 203-290 259-310 18-27 Fuente: adaptado de Crovetto 2002.2) estamos incorporando 7000 Kg de C al suelo. Si se deja sobre la superficie del suelo un rastrojo de trigo.

Su uso está limitado a suelos ácidos y se recomienda agregar dos meses antes sobre la superficie carbonato de calcio para evitar problemas de acidificación. 2002). El fertilizante a aplicar debe ser en base a N nítrico (nitrato de sodio. = Finalmente. Dosis recomendada para paja de trigo y otros cereales menores es de 10 Kg o unidades de N / T de materia seca.7000 Nfinal = 10 1 Nfinal = 700 Kg/ha La diferencia entre el N inicial y el N final indica que se necesita 622 KgN/ha. Crovetto. 7000 Nfinal 20 1 Nfinal = 350 Kg/ha.20/1. y para maíz 7 Kg o unidades de N / T de materia seca (Crovetto. la diferencia entre N final y N inicial es de 272 Kg N/ha. Se debe agregar al voleo sobre la superficie en el rastrojo antes de la siembra (Phillips. 2002). 1992). Sin embargo.5. 76 . valor que no difiere de lo sugerido por Crovetto (2002) en el cuadro anterior (Cuadro 9). Por cada 100 Kg de urea se debe aplicar 160 Kg de carbonato de calcio (Crovetto. producto de las altas pérdidas de N por volatilización del amoniaco (Se puede aplicar urea siempre que el rastrojo se riegue o exista posibilidades de lluvia próximas a la aplicación). por lo tanto en el cálculo de N final en vez de considerar 10/1 se utiliza 20/1. se debe tener en cuenta que el período de Hambre de N termina en una relación C/N de 30/1 . nitrato de calcio y nitrato de amonio) o nítrico amónico. Urea (fertilizante bastante usado por razones de costo) y fertilizantes amónicos no deben aplicarse en suelos con pH superiores a 7. 1985.

del N total absorbido por un cultivo de trigo. donde en este caso las pérdidas de N-fertilizante en el sistema sueloplanta fueron de 13% para CL y 19% para LT. al permanecer sobre la superficie. pesentando así un potencial ahorro de fertilizantes nitrogenados. 2002). Cuadro Nº10: Balance global de N en un sistema suelo-planta para una rotación trigo-lupino-trigo en CL y LT. dosis inferior a la aplicada por otros agricultores (>200KgN/ha). 1992. 2002) ha podido constatar que la CL en un plazo de 4 a 6 años ha permitido un aumento de la eficiencia agronómica de uso de N. En suelos ultisoles y alfisoles del secano interior de la IX región de Chile. En CL. luego de estos se debe bajar la dosis hasta llegar a cero a partir del cuarto al sexto año (Crovetto. donde se invierte el suelo y se eliminan los rastrojos. Lo anterior se corrobora en el cuadro 10. et al. El sistema CL establecido por 6 años permitió obtener el máximo rendimiento “del agricultor” (8 T de trigo/ha) con una dosis de 150 KgN/ha. permite reciclar alrededor de 20 KgNtotal/ha y 9 Kg de N derivado del fertilizante por ha. Para LT. un grupo de investigadores (Rouanet. en un ultisol en Nueva Imperial. lo que implica un ahorro en aproximadamente 50 KgN/ha. aproximadamente un 40% proviene del N del fertilizante y un 60% proviene del N del suelo.Las aplicacines de N sólo son necesarias los dos a tres primeros años de CL. estas cifras se invierten. 1997-2000. CL INGRESOS DE N N fertilizantes aplicados (Kg/ha) Fijación de N por lupino (Kg/ha) TOTAL EGRESOS DE N N en granos (Kg/ha) 215 310 53 363 LT 310 93 403 260 77 . El rastrojo de trigo.

et al. 11.N en residuos (Kg/ha) TOTAL BALANCE DE N TOTAL (Kg/ha) Fuente: adaptado de Rouanet. para su cálculo. 335 27 101 439 -36 La dosis de fertilización se calcula por la siguiente ecuación: DP FP = EFP SP Donde. La ecuación. Cálculo de la fertilización fosforada.2. es la siguiente : RE DP = IC * (1-H) * RIP 78 . FP DP SP EFP = fertilización fosfórica (KgP/ha) = demanda de P del cultivo (KgP/ha) = suministro de P (kgP/ha) = eficiencia de fertilización aplicada (%) A) Demanda de P : La demanda de P está dada por los requerimientos de P de la biomasa total del cultivo. 2002.

Con la utilización de este parámetro es posible transformar el P disponible del suelo. expresado en P-Olsen. 79 . y así obtener el suministro de P. Análisis de suelo = eficiencia de absorción de P del cultivo (Kg P absorbibles/ppm P Olsen) Para conocer la cantidad de P absorbible por los cultivos debe determinarse la eficiencia con que son capaces de absorber el P disponible en el suelo. Como el requerimiento interno de P es muy semejante en los distintos cultivos y sus tasas de absorción de P por centímetro de raíz no difieren mayormente. Valor tabulado (Anexo 2). B) Suministro de P SP Donde. Valores tabulados.Donde. expresado como P-Olsen. SP Pex Ec = Pex * Ec = suministro de P (KgP/ha) = P extractable (P Olsen ppm). El RIP corresponde a la concentración crítica mínima de P en la biomasa total del cultivo con una nutrición fosforada óptima en el momento de la cosecha (óptimo económico). en Kg de P absorbibles por los cultivos. = índice de cosecha (Anexo 1). DP RE H RIP IC = demanda de P del cultivo (KgP/ha) = rendimiento esperado (qq/ha) = humedad del producto cosechado (%) = requerimiento interno de P (%).

En CL. las interrelaciones del cultivo con el agroecosistema pueden modificarla. Aunque Ec es un parámetro del cultivo dado por su morfología y fisiología. contar con cultivos con raíces más sanas (mejor control de plagas y enfermedades). Para CL existe una mayor eficiencia del fertilizante fosfatado. C) Eficiencia de la fertilización fosforada (EFP) : KPo * Ec EFP = 2da Donde. por lo tanto estos valores serían mayores. para papas es de 1. cuyo principal desarrollo se concentra en los primeros centímetros de suelo (0-5 cm) y mayor desarrollo de micorrizas vesículo-arbusculares permiten tener mejores condiciones para absorver nutrientes del suelo. en el caso de los cereales el Ec es de 1. Para LT. permitiendo disminuir la dosis de fertilización. El P y K.0 y para remolacha.la eficiencia de absorción dependen de la densidad de su sistema radicular. aún a niveles relativamente bajos de P en el suelo. raps y leguminosas de grano es de 1. Una alta densidad de las raíces permite obtener una adecuada absorción por un período más prolongado. nutrientes inmóviles.3. son alcanzados por las raíces a través de un proceso de difusión que tiene lugar a una distancia no superior a los 20 mm. KPo Ec P-Olsen) = efectividad inicial del P en el suelo (ppm/ppm) = eficiencia de absorción del cultivo (kgP/ha absorbibles/ppm 80 .7. la densidad radicular es la característica de los cultivos que determina la eficiencia de absorción de P. Por lo tanto.

En el caso del P. Se estima que las necesidades de P para una normal descomposición de los rastrojos es la mitad de lo requerido en N. Esto se debe a que en CL se encontró un aumento del tamaño de la biomasa microbiana asociado principalmente al aumento de bacterias del suelo. 2002). Para este caso se recomienda roca fosfórica (una forma de fosfato tricálcico) ya que es fácilmente degradada por la microbiología del suelo (Crovetto. densidad aparente y 2. Calculo de la fertilización potásica 81 . también se debe rectificar la relación C/P. ya que al igual de lo que ocurre con el N en el suelo.2da = coeficiente de transformación de ppm a Kg/ha. Una alta proporción de este P se encuentra asociado al ácido fúlvico y es fácilmente hidrolizable (Rouanet.86 * ( Alex )-0. Este hecho mostró una relación positiva con el aumento en la concentración de P total y disponible en la solución del suelo. El KPo del suelo se obtiene de la ecuación potencial que lo relaciona con la concentración de aluminio extractable (Alex) del suelo. KPo = 2.2. 2002). la descomposición de la materia orgánica también requiere de P por parte de los microorganismos.469 11.3. et al. Aspectos a considerar para una fertilización fosforada en CL. Distintas experiencia se están realizando para demostrar que en un futuro próximo se pueda mejorar la relación costo/beneficio.1. profundidad de 20 cm. 11. al rebajar la dosis de Pfertilizante a aplicar en el suelo.

RE H = rendimiento esperado (qq/ha) = % humedad del producto cosechado 82 . el análisis de K intercambiable (análisis de suelo) y el suelo en el cual se va a desarrollar el cultivo. = factor de corrección. Todos los demás valores son ya conocidos y se encuentran tabulados. A) Demanda de K del cultivo (DKC) RE * (1 –H) * RIK DKC = IC Donde. = suministro de K del suelo (KgK/ha).Para calcular la dosis de fertilización potásica sólo se requiere conocer tres antecedentes. FK SK 1. EFK = eficiencia de fertilización potásica (%).2 EFK Donde. La ecuación para el K es la siguiente: DKC FK = - SK * 1. el rendimiento esperado por el productor. DKC = demanda de K del cultivo (KgK/ha).2 = fertilización potásica (Kg K/ha).

1993). Ki EA = Kintercambiable (ppm) = eficiencia de absorción del cultivo según capacidad tampón del K del suelo (Kg K absorbible/ppmKi) (Anexo 3). al haber grandes cantidades presentes de éste. en comparación a sus necesidades. determinado por las condiciones del agroecosistema. A medida que el rendimiento máximo alcanzable. Importante es considerar que las plantas tienen a consumir cantidades superiores de K soluble. Bajas eficiencias se obtienen en papas en suelos de alta capacidad tampón. Las eficiencias más altas de absorción se obtienen en los suelos con baja capacidad tampón (trumaos) y cultivos con alta densidad radicual como los cereales. es más alto se requiere un mayor suministro de K para satisfacer la mayor absorción de K. ya que el exceso de K absorbido al parecer no aumenta BK EFK = * EA 83 . C) Eficiencia de fertilización potásica (EFK) Esta tendencia se denomina “consumo de lujo”.RIK IC = requerimiento interno de K (%) (Anexo 3) = índice de cosecha (Anexo 1) B) Suministro de K del suelo (SK) SK = Ki * EA Donde. la cosecha en ningún caso (Buckman.

de modo que el agricultor no experimente graves pérdidas de cosecha. sería en caso de condiciones frías y húmedas. La agricultura cada vez más se orienta a una economía global de mercado donde las exigencias para los agricultores han ido aumentando. y dónde éstos requieren producir a bajos costos.2da Donde. 2da = coeficiente de transformación de ppm a Kg/ha (densidad aparente del suelo a 0-20 cm.) 11. 12. permite preservar los recursos naturales. La CL surge como un sistema de producción conservacionista que junto con presentar ventajas económicas. El K no representa problema alguno para la CL.1. 84 . Aspectos a considerar para una fertilización potásica en CL.3. respetando normas ambientales. 1985). La única excepción a ésto. EA = eficiencia de absorción del cultivo (%) (Anexo 3). BK = fracción del K agregado que permanece disponible (Anexo 3). IMPLICACIONES ECONOMICAS. donde es probable considerar usar abono de K en pequeñas cantidades en las hileras del cultivo (Phillips. aunque aquellos suelos y zonas que requieran un aporte inicial y/o niveles altos de este elemento deben ser previamente definidos a través de un análisis de suelo.

y segundo por aumento en los rendimientos debido a las mejoras de suelo. K. Al dejar este material en el suelo. aumento de la vida silvestre. Ca. Existe un aumento en la productividad de los cultivos. de largo plazo. S y Mg) y considerar los fertilizantes más económicos del mercado. menor emisión de gas carbónico a la atmósfera y reducción de la polución del aire (Solar. al valorar el precio de algunos macronutrientes (N. El enfoque económico de largo plazo lo define como aquel que persigue obtener beneficios económicos a través del tiempo principalmente por dos aspectos: primero. 2002). se llega a una cifra de 90-100 US$/ha. Un mejoramiento en las características físicas. aumento de la fertilidad natural del suelo. de costo de oportunidad y de desarrollo de economías de escala. disminución de la erosión. 1985). Solar (2002) definió cuatro enfoques básicos que permiten evaluar este sistema: enfoque económico de corto plazo. En CL los costos de producción disminuyen sustancialmente. mejoramiento de la estructura del suelo. Para poder analizar la CL en términos económicos. aumento de la infiltración del agua en el suelo. mejoramiento de la calidad del agua superficial. químicas y biológicas permite que los rendimientos obtenidos con CL tiendan a ser iguales o incluso superiores hasta en un 10% en comparación a la LT (Venegas. oportunidad de siembra y otros (Solar. disminución de la compactación del suelo. reducción de costos por aumento de materia orgánica. aumento de la productividad a largo plazo. hasta en un 40% por mayor disponibilidad de nutrientes que permite disminuir el uso de fertilizantes y el costo que implica.Las principales economías que resultan de la CL son la menor necesidad de mano de obra. 2002). aumento de fertilidad natural del suelo y otros. mayor retención de humedad. economía de combustible. economía de tiempo. con un menor uso de fertilizantes y menor costo de producción (Solar. menor desgaste de la maquinaria. En el caso de trigo con rendimiento de 7 T/ha. junto con ahorrar una considerable cantidad en 85 . 2002).

se obtendría un aumento del margen bruto por hectárea. variando proporcionalmente los fertilizantes considerados. La mantención del rastrojo en CL. permite obtener un mejor margen bruto por hectárea. la cantidad de N aplicado varía de 200 a 300 KgN/ha. et al. permite además agregar casi 400 Kg de C por tonelada de rastrojo (Vidal y Troncoso.fertilizantes. Así es como para las temporadas 1997-1998. 46. Arias (2001) elaboró el siguiente cuadro: Cuadro Nº11: Costos estimados de la pérdida de nutrientes por la quema de rastrojo. lo cual significa mayor rendimiento económico para el agricultor con menor uso de mecanización y fertilizante (Rouanet. manteniendo constantes los demás costos y disminuyendo los rendimientos en un 6% (de acuerdo a la variación de la respuesta a N fertilizante). lupino) del secano interior de la IX región (suelos ultisoles). Si en situación agricultor se ajusta a 150 KgN/ha (cantidad usada en ensayos). estimó el impacto de la quema en la pérdida de nutrientes y valoró el costo adicional de la labor de quema en términos de kilos de nutrientes que se pierden y el costo que significaría comprar igual cantidad de nutrientes. El manejo adecuado de los fertilizantes en cantidad. presentó el margen bruto económico más alto de ganancia comparado a LT. Así se ha determinado que el rendimiento de equilibrio en el sistema de CL sea significativamente menor que en LT. Para producciones comerciales (trigo. avena. 1. 2002). 22 y 5. en desmedro de mejores rendimientos. especialmente en el año más seco. de la Universidad de Concepción. El beneficio adicional podría variar entre un 2% a un 32% dependiendo del sistema de labranza y las temporadas consideradas. en el año más seco.. se estimó para CL y LT un margen bruto incremental de 12. 86 . 1998-1999 y 19992000. 13 respectivamente (valores en M$/ha). Esto se debe probablemente a la mejor conservación del agua en el suelo. Con los resultados obtenidos. Vidal (1999). 2000). oportunidad y forma de aplicación en CL.

que permite su comercialización en el Mercado Global Ambiental (Mercado Internacional del C).110 por hectárea. GEMCo les paga a esos agricultores cerca de US$ 9/ha/año adquiriendo así los derechos de comercialización de los certificados de C que se generen en el futuro (Costa.2001) (ver capítulo 4.720 4.000 66. generando una moneda común: “Créditos de C”. La CL permite disminuir las emisiones de gases con efecto invernadero (Martino. Algunos de ellos serían capaces de reducir sus emisiones más alla de su obligación y generarían así un excedente de permisos que podrían ser comercializados a aquellos que no logren reducir sus emisiones o no estén dispuestos a hacerlo. siendo de mayor importancia para P y luego N. por el cual éstos se comprometen a practicar CL a efectos de acumular C en sus suelos.390 35. 87 .000 4.110 Fuente: Arias. Así es como. 2002).000 8. topes fijados voluntariamente por algunos países o empresas. Las reducciones certificadas de estos distintos gases son expresadas en sus equivalente en C. el consorcio de empresas energéticas canadienses GEMCo realizó un acuerdo con los productores agrícolas del estado de Iowa. por concepto de pérdidad de nutrientes producida por la quema de rastrojos. De este modo se observa una pérdida de $66.Nutrientes N P2O5 K2O CaO MgO TOTAL Cantidad contenida rastrojo (Kg/ha) 58 14 164 61 22 Valor unitario ($/kg) 254 314 213 66 364 Total ($/ha) 14.5). Este mercado se basa en la fijación de un tope a las emisiones de gases con efecto invernadero. 2001.

13. CONCLUSIONES
En la Facultad de Ciencias Agronómicas, de la Estación Experimental Antumapu de la Universidad de Chile, se ha llevado a cabo un estudio de casos de una rotación trigo-maíz bajo condiciones de CL, durante las temporadas agrícolas 1999-2000, 2000-2001, 2001-2002, 2002-2003. El predio consta de cuatro parcelaciones (cada una de 2500m2), una con trigo en CL, otra con maíz en CL, otra con trigo en LT y otra con maíz en LT. El sector de CL se encuentra a su vez subdividido en dos subsectores: uno con rastrojo de maíz y el otro con rastrojo de trigo. La metodología y los resultados de rendimiento que se obtuvieron de este estudio se presenta en el cuadro 12. Las dosis de fertilizante nitrogenado empleadas se decidió en base al análisis de suelo y los rendimientos esperados en cada uno de los cultivos. En el caso del P se determinó la cantidad de fertilizante en relación a los resultados del análisis de suelo. Para el K no existe deficiencia (Silva, 2003).

88

Cuadro Nº12: Estudio de casos de una rotación trigo-maíz bajo condiciones de CL en la Estación Experimental Antumapu.
Temporada Variedades Fertilización (Kg/ha) Rastrojo CL (T/ha) Rendimiento (qq/ha) CL LT
*

1999-2000
tigo candeal variedad llareta 100 UN (siembra) ,100UN (DC 30) 80 U P2O5 (siembra) maíz hibrido México se eliminó para CL 36

2000-2001
trigo candeal variedad llareta 100 UN (siembra),100UN (DC 30) 80 U P2O5 (siembra) maíz híbrido México 150 KgN (siembra),100KgN (8ª hoja) 60Kg P2O5 (siembra) 53 130 9 40 *

2001-2002
trigo candeal variedad llareta 100 UN (siembra),100UN (DC 30) 80 U P2O5 (siembra) 9 45 *

89

maíz dulce híbrido Butter Sweet

11

Maíz dulce

2002-2003
trigo candeal variedad llareta 60 KgN (siembra) ,90 KgN (macolla) 80 KgP2O5 (Siembra) 9/4/2002 10KgN/TMS de rastrojo de maíz en CL (60 KgN/ha) maíz híbrido México y México IMI 350KgN (siembra,250 KgN( 8ª hoja) 60KgP2O5 (siembra) 2 ** ** 9 47 71

Fuente: Silva, 2003. *: Fondecyt, ensayo de trigos harineros, 100 genotipos. **: cosecha en abril de este año. En el caso de trigo en CL (candeal variedad llareta) se observa un aumento en los rendimientos de 11.1, 12.5 y 4.4% por temporada. Sin embargo, éste no es comparable con trigo en LT para las temporadas 1999-2000, 2000-2001 y 2001-2002, ya que corresponde a un ensayo con trigos harineros donde se trabajó con 100 genotipos diferentes. Para la temporada 2002-2003 se observan rendimientos superiores en un 51% para LT. Los datos de rendimientos que se tienen de maíz no permiten sacar conclusiones en LT ni en CL. En la temporada 2000-2001 se observó una producción mayor en un 145% para LT en maíz híbrido México.

90

S. Agricultura Técnica.M. P.14. 1998.M. LITERATURA CITADA. S. p 77-85 In: Boletín Nº14. 1996. 58 (1): 32–46. DEL CANTO. Chile. Simiente AGUILERA. AGUILERA. BORIE. Contribución del sistema conservacionista cero labranza en los niveles de C. 56 (4): 250-254. y PEIRANO. S. y PEIRANO. 1999.. y PEIRANO. BORIE. Sistemas de Labranza y sustentebilidad agrícola en cultivos anuales. 2000. S..M. Santiago. P. Simposio Proyecto de Ley Protección de Suelo 2000. Agricultura Técnica. P y bioactividad de suelo Santa Bárbara.. G. P. G. P. P. DEL CANTO.. Evaluación de C orgánico y bioactividad de un andisol sometido a distintos manejos agronómicos. AGUILERA. En prensa. ACEVEDO. G. DEL CANTO. AGUILERA. Y SILVA. E. P. BORIE. Importancia de la protección de la materia orgánica del suelo... P. Dinámica 91 .

In: Informe de Avance Nº1. H.Chile. Chile. AULAKH.F. Frontera Agrícola. and RENNIE. ARIAS. avena y raps. Frontera Agrícola. R. y RUBIO. BORIE. BUCHANAN. and KING. Micorrizas vesículo-arbuscularesy otros organismos en la disponibilidad del fósforo. M. 1985. Concepción-U. Agronomy Journal. 2 (1).Noriega. 2001.A. SMITH. Ed.. 1990. 260 p. U. 1986.L. J. L. 92 . R. p 197–236. p 96–109.. Enero 2000-Marzo 2002. Microorganismos y Cero Labranza. F. 1993 Carbon and phosphorus losses from descomposing crop residues in no till and conventional till agroecosystems. Cambios en las propiedades del suelo con Laboreo nulo. Ed. M. M.S. Proyecto FONDEF 99I 1081. 590 p.. 5 (1y2): 33–43. Soil & Tillage Research. Bellatera. Canada. p 143-154. BORIE. In: Agricultura Sin Laboreo. F. Centro regional Carillanca. In: 1º Jornadas Binacionales de Cero Labranza. Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA). México D. BLEVINS. Naturaleza y Propiedades de los Suelos.del carbono en suelos con distintos sistemas de labranza. Temuco. Nitrogen transformations with special reference to gaseous N losses from zero tilled soils of Saskatchewan. 1994. Chile. 1993. 1990. 7: 157–171. BUCKMAN. Estudio económico de alternativas a la quema en condiciones de cero labranza con manejo de residuos de cosecha en la rotación de los cultivos trigo.S. 85: 631–638.W. D. y THOMAS. G.

. 56: 783–788. C. M. N.P.com. and PAPENDICK.L. Bolcereales. BEZDICECK. Agronomy Journal. Una Introducción a la Cero Labranza. P. Código de Buenas Prácticas Agrarias de Navarra.F.B..G. 2002. 93 .. Nace el comercio de créditos de carbono. LINDEMANN.W.. Chile. Ed. 2002 [En línea]. Crop rotation and residue management effects on soil carbon and microbial dynamics. D.. 1992 Rastrojos sobre el Suelo. Nitrogen and carbon dynamics in no till and stuble mulch tillage systems.cfnavarra. http://www.S. España. SALAZAR-SOSA. Tillage and crop residue effects on corn production in Quebec. http://www. 301 p. 1992.ar/carbono/archivos/BC-CarbonoB%C3%A1sico_parte5. Santiago.C. R. 86: 298–303. RASMUSSEN. Agronomy Journal.R.E. 2002... El mercado del carbono.A. and MADRAMOOTOO. ELLIOT.pdf.. MEHUYS. Descomposition and interactions among wheat residue components.R. CHRISTENSEN. 88: 792–797. H. 1990. Buenos Aires. BOLETIN OFICIAL DE NAVARRA. 54: 780–785. C. Dirección de Estudios Económicos.. Soil Science Society of America. C. L.es/agricultura/buenas/cap4. Disponible en el World Wide Web (Consultado el 1 de Noviembre de 2002).. Soil Science Society of America. and DOUGLAS.. 1994. R. 1996. E. COLLINS .P. and GILL. RICKMAN.L. W. Universitaria. Marzo.F. Disponible en el World Wide Web (Consultado el 8 Agosto de 2002). H.I.BURGUESS. Argentina.R. CROVETTO.htm. [en línea] Bolsa de Cereales de Buenos Aires. COLLINS.. COSTA.

Los Rastrojos. Mar del Plata . 88: 141–148. 1998. N. 2002. http://www. Tillage system and crop residue effects on surface compaction of a l´ateustoll. R. 225 p.rolfderpsch.. Valdivia.rolf-derpsch. Trama Impresores. DOUGLAS. DAO. C. HENDERSON.. P. [En línea] Proyecto Conservación de Suelos. La cero labranza. Cero Labranza.M. Disponible en el World Wide Web (Consultado el 10 de Septiembre de 2002).. 1997. http://www. C. Soil Biology and Biochemistry. 1991. FLORENTIN. DALAL.A..1996. and ROAGER. Chile. 1998. R..htm DERPSCH. C. Impoortancia de la siembra directa para alcanzar la sustentabilidad agrícola.C. DERPSCH. RASMUSSEN. Disponible en el World Wide Web (Consultado el 10 de Septiembre de 2002).. Importancia de la siembra directa para obtener la sustentabilidad agrícola de la producción agrícola. In: Seminario “Cero Labranza: Tecnología de Futuro”. CROVETTO.. R. 94 . el rastrojo y el carbono del suelo. Talcahuano. K. Paraguay. [En línea] V Congreso Nacional de Siembra Directa de AAPRESID. RAMIG. p 84–93.. R. 23 (5): 435–441.CROVETTO. la Nutrición del Suelo y su relación con la Fertilidad de las Plantas. J. y MORIYA. Chile. San Lorenzo. 2000. M. Agronomy Journal.com/siembradirecta. P. Paraguay. R. Organic matter and microbial biomass in a vertisol after 20 yr of zero tillage.com/siembradirecta. and GLASGY.H. T.htm. ALLMARAS.

53: 1091–1096. 52: 141–147. Chile. 26: 193-210.F. Effect of tillage practices on microbial biomass dynamics. FRANCIS. O. Soil Science Society of America Journal. Soil and Tillage Research. T. Soil Biology and Biochemistry. BENTANCUR. Wheat straw composition and placement effects on decomposition in dryland agriculture of the Pacific Northwest. 1993. Soil Science Society of America 44: 833-837. 95 . D. and no till corn development following in-row residue removal. 1998.S. soja y trigo después de maíz o de soja. 26 (11): 1469–1475.A. Descomposición de rastrojos de cultivos en siembra sin laboreo: trigo. R. G. and SCHIMEL. Agronomy Journal. FOLLETT. and PETERSON. 1994.F. D. G.C. Cambios estructurales producidos por la labranza mínima y la cero labranza. 1989. 85: 571–576. New Zealand. M. ELLIES. ERNST. R. FOLLETT. Surface soil nutrient distribution as affected by wheat-fallow tillage systems. HONS. soil water. 1998. R. In: Seminario “Cero Labranza: Tecnología de Futuro”.N. Agrociencia. maíz. Y BORGES. Soil Science Society of America Journal. 1988. 2002. FORTIN.J. Soil temperature.. FRANZLUEBBERS.S. and ZUBERER. A. A. O. F..1980. and KNIGHT.. p 60-79. Valdivia. Long-term effects of conventional and notillage on select soil properties and crop yields in Canterbury.A. VI (1): 20–26.M. 1993. Seasonal changes in soil microbial biomass and mineralizable C and N in Wheat management systems.

1995. In: Informe de Avance Nº1. F.FRANZLUEBBERS... and HONS. A. y ACEVEDO. 1995. and ARSHAD.M. and ZUBERER. HOWARD. V. Soil organic matter pools whith conventional and zero tillage in a cold. p 124-134. Agronomy Journal. Tillage and crop effects on seasonal soil carbon and nitrogen dynamics. D. A. 59: 460–466. 91: 266–269. FRANZLEUBBERS.J. ConcepciónU.Chile. 2002. 39 (1-2): 1-11. A.M. D.M. 1999.D. V. Análisis de manejo de rastrojos en sistemas de cero labranza con el simulador CropSyst. 1996. In: Informe de Avance Nº1. Soil and Tillage Research. Soil-profile distribution of primary and secondary plant-available nutrients under conventional and no-tillage.J. Chile. D.A.D.A. D. semiarid climate. Chile. 260 p. E. ConcepciónU. FRANZLUEBBERS.E.J. HONS.. ESSINGTON.. Vertical phosphorus and potassium stratification in no-till cotton soils.. 2002.A. F. Enero 2000-Marzo 2002.J. U. Soil and Tillage Research. Soil Science Society of America. GARCIA DE CORTAZAR. and ZUBERER. 260 p. 96 . M. and TYLER. Soil Science Society of America. F. A. U. 59: 1618–1624. Evaluación del modelo predictivo sobre el efecto de la temperatura y humedad en la descomposición de rastrojo de trigo.Chile. SILVA. Proyecto FONDEF 99I 1081. and mineralizable carbon and nitrogen in Sorghum. microbial biomass. p 105-123.. Enero 2000-Marzo 2002. 39: 229-239.. Proyecto FONDEF 99I 1081. HONS. 1996. Soil organic carbon. GARCIA DE CORTAZAR. FRANZLEUBBERS. M. P.

L. SHAFFER. Agronomy Journal. 1999. PETERSON. L. 85: 886–893.. 31: 149–167. SHERROD.. Decomposition of surface crop residues in long-term studies of dryland agroecosystems. 1996. Uruguay. http://www.org/r4-2. 1999.A. Generación de créditos de carbono por cambios en el uso de la tierra..W. KOLBERG. HIPP. D. E-mail: moronainia. K.ecampo. +Colonia. et al. http://www. and MARSHALL. P. 2001. Disponible en el World Wide Web (Consultado el 1 Agosto de 2002). G. KARLEN. 2002 [En línea].org. Crop residue efects on soil quality following 10 years of no-till.. D.. KNOWLESS.clades. B. L. AHUJA. GRAFF. Revista Nº4.S. Disponible en el World Wide Web (Consultado el 1 Agosto 2002). R. 91: 401–409.uy. MORON.S. [En línea] Revista e-campo.INVESTIGACION Y CIENCIA EN AGRICULTURA ALTERNATIVA. Soil and Science Society of America Journal. Agronomy Journal.R. 97 . MARTINO. T.C.L. 1994.G. and ROJAS. MA.. D. y PETERSON. M.htm. G. Nitrogen nutrition of rainfed winter wheat in tilled and no till sorghum and wheat residues.. A.J. [En línea] INIA La Estanzuela. D. El rol de los rastrojos en la fertilidad del suelo.com.php/uuid. L. Disponible en el World Wide Web (Consultado el 8 Agosto de 2002. 63: 129-134.A. WESTFALL..W. Influence of cropping and nitrogen fertilizer rates on in situ mineralization.com/sections/news/display. 1993.. Soil and Tillage Research.

QUEMADA. Balance de nitrógeno y fósforo en suelo en sistema de cero labranza. P. Temuco. R.M. Reiman.. 1996. M. FOLLET. PEIRANO. A. p 47–75. and YOUNG. PHILLIPS. CERES-N Model predictions of nitrogen mineralized from cover crop residues. Actas. 1992. PORTER.. Chile. J. 1999. p 69 – 89. G. 1973.M.L. utilization and conservation as affected by fallow tillage method. Soil and Tillage Research. 224 p. Fertilizer nitrogen recovery in a no till wheat-sorgum-fallo-wheat sequence.D.J. J. Centro regional Carillanca. y BORIE. and PERSSON. S. 1990. Agronomy Journal.E. Wisconsin. Nitrogen transformations. Bellatera. S.. 88: 750–757. In: Agricultura sin Laboreo. Importancia de la materia orgánica en las propiedades físicas. 98 .F. G. Humedad del suelo. H. 1995. M.K.A. AGUILERA. Soil Science Society of America. 1998.F. 49: 37– 47. Soil Science Society of America Journal. and CABRERA. 56: 476-488. POWER.H. W. 59: 1059–1065.PAUSTIAN. R. R. PARTON. Modeling soil organic matter in organic-amended and N-fertilized long-term lots. and PETERSON. 1990. 1985. PHILLIPS. Ed. 5 (1y2): 39–42. No Tillage Farming. RAGGI. In: 1º Jornadas Binacionales de Cero Labranza. Frontera Agrícola. Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA). and HALVORSON. K. químicas y biológicas de los suelos. L.

URIBE. 1994. and DAO. Seminario Sustentabilidad en Cultivos Anuales. J.avena y praderas en la precordillera andina de la región centro sur . S. 86: 833–837.C. S. 1996. IPA Quilamapu. Chile.L. L. Chile. y MERA. 99 . C. A. SCHULLER. Santiago.C. J. Santiago. Efecto de sistema de laboreo en las pérdidas de suelo por erosión en la rotación trigo. RODRIGUEZ. M. In: Jornadas de Fertilización de Suelos en Cero Labranza. Capacidad de intercambio catiónico y labranza de suelos. P. Central de publicaciones Facultad de Agronomía.M. Agrónomo) Santiago. ALVEAR. J. 291p. 88: 904–908. Jul-Sept. A. NARIO. 1991.RAO. RODRIGUEZ. 3 de Diciembre de 2003. INIA. Agronomy Journal. Agricultura Técnica. 2003. J. 60(3): 259-269. H. 85 p. Un Método Racional. Chile. 2002. Manejo integrado suelo-planta y desarrollo sustentable de la agricultura del sur de Chile. F. Universidad Mayor. RIQUELME.I. T. Chile. REYES. Agronomy Journal. RAO. N. Santiago. (51): 29–34. ROJAS. BARRIENTOS. p 67–81. BORIE. Straw quality of 10 wheat cultivars under conventional and no till systems. M. Efecto de cuatro temporadas de cero labranza y manejo de rastrojo en las condiciones físicas y químicas de un suelo aluvial de la zona central de Chile (Tesis Ing. La Fertilización de los Cultivos. PARADA. 53 Congreso Agronómico. P. ROUANET.C. Evaluation of nitrification inhibitors and urea placement in no tillage winter wheat. 1993.H. 2000. 1991. Manejo conservacionista del recurso suelo.U. I. PINO.. 1992.

Fertilidad de los suelos en cero labranza. 2002. 63: 607–613. SIERRA. Santiago.SADZAWKA. SCHOMBERG. 1993.D. J. WOLLENHAUPT. 85: 893–897..C. 1990. A. Soil Science Society of America Journal. In: 3º Jornadas Nacionales de CeroLlabranza..A.. In 1º Jornadas Binacionales de Cero Labranza. J. 3 de Diciembre de 2003.. N. Aplication placement and timing of nitrogen solution for no till corn. DOUGLAS.A. J. J. R. 100 .C.. D. STEINER. HANSON. H.L. Agronomy Journal. 85: 645–650. p 196–209. 1990. 1999. Standing stem persistence in no tillage small-grain fields. K. and STEINER.. Cero labranza y características químicas del suelo. D. B.L.. Chile. Agronomy Journal. STECKER. and McVAY.A.H. SOLAR . 1994. WOLLENHAUPT. C. 86: 76– 81. and McVAY.H. p 1–12. and BLACK A. H. BUCHHOLZ.D. C. STECKER. Temuco. K. Chile. Aspectos económicos de la cero labranza.G. HANSON.G. N. Seminario Sustentabilidad en Cultivos Anuales. Broadcast nitrogen sources for no till continuous corn and corn following soybean. 1993..L. Nutrient Dynamics of crop residues decomposing on a fallow no till soil surface.. Agronomy Journal. BUCHHOLZ.L. R. Concepción. Chile..A. 1994. 53 Congreso Agronómico. SCHOMBERG..

and pH distribution in no. 2002. In: Informe de Avance Nº1. P.THOMAS. S. G. de Chile. U. Chile. ETCHEVERS. de Concepción. I.W. 1991. R. VENEGAS. VIDAL. nutrient. I. U. Editorial Limusa.and conventional tillage semiarid soils. Abono y calcificación.U.. Ed. In: Informe de Avance Nº1. Proyecto FONDEF 99I 1081. Dinámica del nitrógeno bajo diferentes rotaciones. y FRYE. R. Biomasa microbiana en un suelo sometido a diferentes manejos de labranza y rotación.. y BUSTAMANTE. Enero 2000. y RIQUELME. Fertilidad de Suelos y Fertilizantes. Organic matter. 1990. IPA Carillanca. 9 (4): 3–10 VIDAL. 1990. In: Agricultura Sin Laboreo. de Concepción. I. p 54-63.Marzo 2002.Marzo 2002. In: 1º Jornadas Binacionales de Cero Labranza. Fuentes de nitrógeno y encalado en un suelo con riesgo de acidificación sembrado bajo siembra directa. Proyecto FONDEF 99I 1081.W. p 227–240. UNGER. 2002. P. 2002. VIDAL. México. TISDALE. sistema de labranza y manejo de residuos. Chile. 260 p. Agricultura Técnica. 1990. Enero 2000. 1991. DEL CANTO. I. J. J. Incidencia del muestreo sobre la determinación de fósforo disponible en suelos bajo cero labranza. 101 . 760 p. Chile. p 48-53. VIDAL. R. W. Análisis ecónómico comparativo de dos alternativas de labranza de suelo. Concepción. 83: 186–189. C. Agronomy Journal. VELASCO. 1997. Agricultura Técnica. 57(4): 272–281. Labranza conservacionista. p 91–129. y FISHER. 260 p. de Chile. 1985.U. Bellatera. 62 (1): 122–131.

T. and JANOVICEK. and WILLIS.Marzo 2002. Proyecto FONDEF 99I 1081. Influencia de la adición de N y P sobre la descomposición de paja de trigo en un suelo 102 . 1990. 1999.A. U. PETERSON. de Chile. P.VIDAL. Impacts of cropping intensity on carbon and nitrogen mineralization under no till dryland agroecosystems. 85: 639–644.. L. H. Enero 2000. H. WOLFE. H. Crop sequence and surface residue effects on the performance of no till corn grown on a poorly drained soil.. 224 p. WOOD. 83: 519–526.J. No till corn production as affected by mulch. WESTFALL. and ECKERT.J.G. R.G. Agronomy Journal. 260 p. 1993. I. J. Potassium placement and tillage system effects on corn response following long-term no-till. Wisconsin. G. p 2-28..C. D.J... I.M. Nitrogen balance and biomass production of newly established no till dryland agroecosystems. A. and soil exchangeable potassium. and BURKE.W. D. In: Informe de Avance Nº1. 1999. 2000.O. VIDAL. y TRONCOSO.W.. Chile.. Agronomy Journal.. 1973. potassium placement. E. K.. W.J.U. YOUNG. 91: 363–367. Quema y manejo de rastrojos en cultivos de la precordillera de la VIII región de Chile. G. Agronomy Journal. HOFFMAN y GONZALEZ. and ECKERT. C. PETERSON. YIBIRIN. C.. LONGERI. Agronomy Journal. 2001. and YOUNG. D. Agronomy Journal.. ZAGAL. VYN. de Concepción. Reiman. JOHNSON. D. 82: 1115–1120. WOOD.A. WESTFALL.W. 93: 487– 495. 1991. No Tillage Farming. I.

U.Marzo 2002.U. de Chile. Chile. p 29-47. de Concepción. 260 p. Enero 2000.de origen volcánico. In: Informe de Avance Nº1. 103 . Proyecto FONDEF 99I 1081.

Suministro de N del suelo de algunos cultivos a distintos porcentajes de su potencial productivo.35 0.33 0. Indice de cosecha pomedio de algunos cultivos.30 0. Requerimiento interno de N para distintos cultivos y su demanda de N a un 100% del requerimiento alcanzable.46 104 .30 0.ANEXO 1 Indice de cosecha promedio de algunos cultivos. incluyendo el 15% de su fertilización nitrogenada. Cultivos Raps Maravilla Frejoles Lentejas Maíz IC 0.

Cultivos Raps Maravilla Frejoles Lentejas Maíz Trigo Alfalfa Cebada Biomasa total (Kg/há) RIN(%) 15000 12500 9000 5400 32600 17800 6000 13300 1.Trigo Cebada Avena Fuente: Adaptado de Rodriguez.44 0. 0.0 1.5 1.44 Requerimiento interno de N (RIN) para distintos cultivos y su demanda de N a un 100% del requerimiento alcanzable.2 3. Cultivos 50% Raps Maravilla Frejoles 40 45 23 Suministro de N por el suelo 75% 60 67 32 100% 80 89 46 105 . incluyendo el 15% de su fertilización nitrogenada.42 0. 1993.3 2.3 2.2 1. Suministro de N del suelo de algunos cultivos a distintos porcentajes de su potencial productivo.5 1. 1993.3 Demanda de N (KgN/ha) 180 163 207 135 326 214 210 173 Fuente: Adaptado de Rodriguez.

1993.Lentejas Maíz Trigo Alfalfa Cebada 13 49 27 49 21 18 74 41 69 31 25 98 54 140 41 Fuente: Adaptado de Rodriguez. 106 .

ANEXO 2 Requerimiento interno de P para distintos cultivos. Requerimiento interno de P para distintos cultivos (RIP) Cultivo RIP (%) 107 .

17 Fuente: Adaptado de Rodriguez.Raps Maravilla Frejoles Lentejas Maíz Trigo Alfalfa Cebada 0.20 0.20 0.17 0.17 0.30 0. 108 .20 0.20 0. 1993.

42 IC Humedad (%) 10 15 15 15 15 RIK (%) 1. Fracción disponible del K agregado en suelos deficientes de K (BK).2 1.0 1. Requerimiento interno de K para distintos cultivos (RIK).8 1.25 0. Cultivo Raps Maravilla Frejoles Maíz Trigo Rendimiento (Kg/ha) 3500 4000 3000 15000 6500 0.20 0.46 0.33 0.ANEXO 3 Requerimiento interno de K para distintos cultivos (RIK).1 1.2 109 . Eficiencia de absorción (EA) de distintos grupos de cultivos en diferentes agrupaciones de suelo.

30 1. Agrupaciones de suelos Cereales Aluviales zona central Arenosos Francos Arcillosos Micáceos Graníticos de la costa Graníticos Micáceos Rojo arcillosos Pardo arcillosos Trumaos Fuente: Rodriguez.1 Fuente: Adaptado de Rodriguez.30 1. Agrupaciones de suelos Aluviales zona central BK 110 .50 1.50 1. Eficiencia de absorción (EA) de distintos grupos de cultivos en diferentes agrupaciones de suelo.80 EA(KgKabsrbibles/ppm de Ki) Remolacha.20 1.30 1.50 1.10 0. Leguminosas Papas Fracción disponible del K agregado en suelos deficientes de K (BK).85 0.40 1.00 1.50 0. raps. 1993.80 0.5 1.40 1.30 1.50 1.00 1.00 0.45 15 15 1. 1993. 1.30 1.Alfalfa Cebada 20000 6000 1.85 1.85 0.90 0.60 1.70 1.70 1.20 1.00 1.

95 0.90 0.50 0.90 0.90 0.90 0. 1993.Arenosos Franco Arcillosos Micáceos Graníticos de la costa Graníticos Micáceos Rojo arcillosos Pardo arcillosos Trumaos Ñadis Fuente: Rodriguez.70 0. 0.95 111 .50 0.85 0.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful