Está en la página 1de 71

Acerca del Sendero

¿Existe un camino espiritual?


Antes de continuar,
contéstate…

¿Los seres humanos somos


perfectos o imperfectos?
¿Tú como te sientes?

No des la vuelta a la hoja hasta


que tengas tu respuesta y la
justifiques 2
Si respondíste que “somos perfectos”
Entonces, pregúntate:
-¿Por qué nos enfermamos? ¿Por qué nos morimos?
-¿Por qué cometemos errores? ¿Por qué mentimos? ¿Por qué
violamos principios?
- Un ser perfecto no sufriría por esas cosas o no haría tales
cosas.

3
Si respondíste que “somos imperfectos”
Entonces, pregúntate:
-¿Estamos mal hechos? ¿Somos defectuosos? ¿Quién nos
“fabricó” mal?

4
Quizá la pregunta tiene una trampa, como todas las cuestiones
bivalentes (blanco-negro, sí-no, uno-cero, etc.) porque la
realidad es multivalente, con muchos tonos de gris.
Una respuesta mejor es que somos “perfectibles”, ni perfectos,
ni imperfectos, sino que podemos avanzar, día a día, hacia la
perfección, sin quizá lograrla nunca, como una asíntota, pero
estando cada día más cerca de ella.

Perfección

5
Imperfectos Perfectibles Perfectos

Podemos avanzar hacia la perfección o hacia la


imperfección sin tocar nunca los extremos. Esa es
nuestra elección, esa es nuestra libertad, ese es nuestro
libre albedrío.

El yin es lo negro, el yang lo blanco, pero el yin


contiene al yang y viceversa.

www.viajoven.com
6
Lo peor que ha existido en este Planeta, lo más sucio, el peor
criminal, el más corrupto, el más tirano, el más prepotente, el más
injusto, el más malvado, el más cínico… ¡ha sido un ser
humano!… alguien como tú.

7
Pero también, lo más noble, lo más puro, lo más santo, lo más
desarrollado, lo más elevado que también ha existido en este
planeta ha sido un Ser Humano…alguien como tú.

8
Todos tenemos el mismo potencial para el bien y para el mal. Es
decir, que todos podemos ser el peor ser humano o el mejor ser
humano. Quizá nos quedamos en la medianía, en la mediocridad,
en el promedio, pero, como dicen, “¡no me provoques!”… por que
pueden sacar nuestro peor lado y también si nos alientan pueden
sacar lo mejor de nosotros.
Alguien dijo: dame 7 niños y te devolveré 7 criminales; dame 7
niños y te devolveré 7 santos. Depende de cómo los trate, de cómo
los eduque, de qué les enseñe.

"Trata a un hombre como es y seguirá


siendo así, trata a un hombre como
puede y debería ser y se convertirá en lo
que puede y debería ser"
Goethe
9
¿Somos esencialmente buenos o
malos?
¿Somos santos o perversos?
Somos Somos
Esencialmente Esencialmente
malos buenos

La otra gran pregunta es que sómos los seres


humanos: ¿somos en esencia un diablito o un
angelito? Hay gente que en cada ser humano ve
un potencial enemigo, un ser corrupto y otros que
ven, como Gandhi en cada ser humano un
potencial amigo, un ser noble y puro, en quien sí
se puede confiar. 11
A veces
buenos, a
Somos veces Somos
Esencialmente malos Esencialmente
malos buenos

Quizá la solución sea nuevamente el justo medio.


Ni somos un diablo ni somos un santo, sino algo
intermedio. A veces somos buenos y a veces
malos, depende de las circunstancias, de nuestro
estado de ánimo, de nuestros prejuicios del
momento, de cómo nos traten, de cómo nos
estimulen. 12
Como decíamos, no hay nada más corrupto en el mundo que un ser
humano. No hay nada más sucio, mas criminal, más egoísta, más
inhumano, más violador, más asesino, que un ser humano. Lo peor
que ha existido sobre este planeta es un ser humano. Nada le gana
en maldad, en crueldad, en insensibilidad, en causar daño y dolor a
otros seres humanos, a otras especies o a la naturaleza y al planeta
mismo. El ser humano es el peor enemigo de otro ser humano y
todo pareciera que busca estúpidamente su propia autodestrucción.
Sin embargo, del otro lado, no existe nada más noble que un ser
humano. No ha habido nada más santo en este planeta que un ser
humano. Los dioses asumen formas humanas, como iniciados, como
iluminados, como “representantes de Dios en la Tierra”. Nada hay
más sensible, más cariñoso, bondadoso y amoroso que un ser
humano. Los más honestos, los más íntegros, los más
comprensivos, los más justos, han sido los seres humanos. Nada le
gana en bondad, en sacrificarse por el bienestar de los demás, en
13
preocuparse por los demás antes de por sí mismo, en ayudar a los
animales y otras especies, en preocuparse por el planeta. El ser
humano que busca trascender en los demás y que sabe que no puede
trascender en sí mismo, sino que trascenderá sólo en tanto más bien
haga hacia los demás.
La realidad es que todos los seres humanos tenemos ese potencial
para el bien o para el mal. Como se dice coloquialmente “todos
llevamos un angelito y un demonio dentro”, sobre cada uno de
nuestros hombros, el primero invitándonos a portarnos bien, a ser
buenos con los demás y el segundo invitándonos a portarnos mal y a
salirnos con la nuestra pasando por encima de los demás, de los
principios y valores, de las leyes y de lo que sea.

14
Todos llevamos un angelito y un diablito dentro

Diablo: trashi.blogia.com
Diablita:
http://www.myspace.com/loosechange911
Angel con espada
:http://www1.ecxmall.com/stores/familyestore/
Imagen seres humanos: www.edufuturo.com catalog/angel%20at%20dawn.jpeg
15
Otro angel: www.internationalangelday.com
¿Cuál es nuestra verdadera
naturaleza?
¿Cuál es nuestra esencia?
¿Será, como dice Outspensky en Cuarto Camino que “somos una
especie mentirosa”? ¿Será esa nuestra verdadera esencia? ¿La
ignorancia, la estupidez, la ilusión, el miedo, el temor, la
preocupación, la frustración, los celos, la envidia, el rencor, la
soberbia, la vanidad, la arrogancia, la vergüenza, la ira, el odio, el
enojo?

17
¿O somos seres de amor y sabiduría, de comprensión,
inteligentes, sabios, bondadosos, nobles, espirituales, humanos,
honestos, sinceros, amorosos, limpios, puros?

18
¿Cuál es nuestra verdadera esencial, cuál es nuestra verdadera
naturaleza? ¿De qué estamos hechos?

19
¿Existe algo perfecto?

Si los Seres Humanos no lo somos


¿qué sí lo es?
Dicen que somos “a imagen y semejanza de Dios”. Pero Dios es
omnisciente y nosotros no somos tan sabios, aunque en nuestro
ego nos autobautizamos como Homo Sapiens Sapiens (doblemente
sabios). Dios es omnipotente y nosotros somos impotentes ante la
muerte, ante la enfermedad, ante la vejez, ante las emociones
perturbadas, ante los prejuicios…

Dios Padre creando al primer hombre.


Fresco de Miguel Angel en la Capilla Sixtina.

21
Dicen que Dios está en todas partes, en todo sitio y lugar.
Entonces también tendría que estar dentro de mí, porque de lo
contrario no estaría en todas partes… Pero, ¿en qué parte de mí
está? ¿En mi alma? ¿En mi mente? … Si Dios está dentro de mí,
esa sería la parte divina que existe en mi interior. Esa parte sí
sería pura, perfecta… en tanto que el resto de mí, mi cuerpo, mis
pensamientos, mi palabra, esos sí podrían ser imperfectos o
impuros, por eso tengo malos pensamientos, digo cosas que
lastiman y hago cosas indebidas… Sólo un ser perfectible es
pecador.

22
Meister Eckhardt aborda este tema con mayor profundidad
Si no hubiera una parte pura en mí jamás podría avanzar hacia la
perfección.
En el budismo se dice que todos tenemos un potencial búdico,
porque en esencia todos somos Budas. Es decir que existe algo
dentro de nosotros que es puro, inmaculado. Se dice que esa parte
es nuestra mente primigenia, Rigpa, que no puede ser rota,
manchada, contaminada. Que aún el peor criminal tiene esa
mente pura.
Eso es lo que nos da nuestro potencial búdico, nuestra posibilidad
de transformación.

23
Si tenemos un vaso de agua contaminada o sucia, lo podemos
purificar porque la esencia del agua es la pureza.
Si el agua no fuese pura en esencia, entonces jamás podríamos
purificarla.
Igualmente, si un ser humano no contuviera una parte pura dentro
de sí jamás podríamos purificarlo.
El cuerpo humano es impuro (es un costal lleno de pus, mocos,
excrementos, orina, etc.), al grado de que inmediatamente cuando
muere empieza la putrefacción. Pero nuestra mente primigenia,
Rigpa, es totalmente inmaculada. Es eso que algunos llaman
alma. Es nuestra parte divina. Es nuestra parte pura que existe
rodeada de impureza. Cuando eliminamos los pensamientos
impuros, las palabras impuras y los actos impuros, todo el karma
negativo, entonces, nos quedamos con la parte pura.
24
diamantes.com

Rigpa, la mente primigenia, es como un diamante,


totalmente puro, el cual no puede ser manchado,
roto…

25
En síntesis: no somos perfectos ni imperfectos, sino perfectibles.
Tenemos una parte impura (nuestros pensamientos, nuestra
palabra y nuestro cuerpo) en una parte pura (nuestra mente
primigenia o Rigpa o alma o espíritu).
Cuando logramos limpiar nuestra mente, nuestra palabra y
nuestro cuerpo, cuando logramos eliminar todo el karma negativo
acumulado en el pasado, entonces nos acercamos a la pureza, a la
perfección, nos convertimos en un ser Iluminado, Liberado y
Despierto, en un Buda, que sería lo más cercano a la pureza de
Dios. Pero un Buda no es un Dios. Un Dios es omnipresente y el
Buda no lo es. Un Dios es omnipotente y el Buda no. Pero un
Dios es omnisciente y el Buda también. Un Dios es un ser puro y
el Buda también lo es. El primero porque esa es su esencia, el
segundo porque se ha purificado.

26
Tabla Comparativa Dios, Buda, Ser Humano
Miguel Angel
Capilla
Sixtina,
Ciudad de
http://es.wikipedia.or
Vaticano
g/wiki/Homo_sapiens

No tenemos

Ser Buda Dios * la fuente de


la imagen
del Buda
Humano
Omnisciente (todo lo sabe) x √ √
Omnipotente x x √
(todopoderoso)
Perfección Ser perfectible Ha alcanzado la Ser perfecto de
perfección origen (la
perfección total o
suprema)
Omnitemporal o eterno Finito (tiene un Infinito una vez √
principio y un que logra ese
final) estado
Omnipresente x Su mente abarca Está en todo sitio
todo el espacio y lugar
* Dios coincibido de acuerdo al paradigma de las religiones teístas monistas (cristianismo, judaismo, islamismo), a diferencia de cómo
coinciben a Dios las religiones teístas dualistas (politeistas como las de pueblos aborígenes o el hinduismo). Hay otras religiones no teístas
como el budismo, el taoismo y el confusionismo. Por ejemplo en el budismo se habla de dioses, pero estos no son omniscientes ni omnipotentes. 27
La ciencia no niega ni afirma a Dios, igual que hizo el Buda.
¿Cómo purificarnos?

¿Cómo alcanzar la purificación? No


podemos convertirnos en Dios pero…
¿Podemos convertirnos en un Buda?
De eso se trata precisamente el camino espiritual, el sendero, de
cómo alcanzar la purificación.
El primer paso que tenemos que hacer es darnos cuenta, estar
atento, estar pendiente de nuestras acciones de cuerpo, palabra y
mente. Es decir, darnos cuenta de cuándo actuamos bien y
cuándo mal. Nosotros llevamos nuestro propio policía interior, al
cual no podemos engañar. Le podemos mentir a todo el mundo,
menos a nosotros. Nos podemos poner mil máscaras, pero como
alguién dijo, “siempre enseñamos nuestro verdadero rostro”.
El segundo paso es hacer el esfuerzo para alinearnos a principios,
para cultivar las virtudes, para llevar un comportamiento ético…
¿Y qué pasa con los malos pensamientos o actos que hicimos en
el pasado? Estos no se borran en automático, nuestra deuda
kármica no desaparece simplemente porque ahora decidamos ser
29
buenos y portarnos bien. Tenemos que purificar ese karma o
agostarlo o pagarlo.
Una manera de hacerlo es aplicando los 5 Poderes de Oposición
(ver presentación):
1. Admitir que nos hemos equivocado, que hemos cometido
errores, que hemos violado principios, que hemos tenido un mal
comportamiento, que hemos dañado a otros seres. Esto es lo más
difícil porque atenta contra nuestro ego, afecta nuestro orgullo,
nos demanda ser humildes y tememos ser humillados.
2. Ofrecer una disculpa, arrepentirnos.
3. Reparar la falta.
4. Tener un gesto de compensación.
5. Hacer el voto de no volverlo a hacer. Comprometernos.
30
¿Hay alguien que nos puede
salvar?
No se si existe o no Dios. Hay algunos privilegiados que tienen,
lo que Freud llamo el “sentimiento oceánico” y pueden “sentir a
Dios”. Yo no soy tan afortunado. Cuando le preguntaron al Buda
si existía Dios. El que era omnisciente, que lo sabía todo, ni lo
negó ni lo afirmó.
-Dijo que si lo afirmaba entonces la gente no iba a hacer nada por
su desarrollo espiritual porque iba a estar esperando que Dios lo
salvara y no hay nadie que lo salve a uno. Uno tiene que salvarse
a si mismo. Dios no hará nada por nosotros que nosotros no
hagamos por nosotros mismos. Como dice el dicho “ayúdame a
ayudarte”. Por eso no era constructivo afirmar la existencia de
Dios.
-Y dijo que si lo negaba, entonces la gente iba a caer en el
nihilismo, en la negación, y al pensar que nada existe, que no
habrá sanción para sus actos, entonces se iba a dedicar a una vida
32
disipada, inocua, hedonista o peor aun a violar principios
indiscriminadamente porque no tendría temor a ninguna sanción.
Lo cual tampoco era constructivo.
Asi que el Buda nos dejó con la duda, pero no solo ahí, sino que
nos enseñó el camino para el desarrollo espiritual, por eso le
estamos agradecidos. Al mismo tiempo nos dijo que no debíamos
gastar el tiempo en disquisiciones metafisicas o filosóficas o en
elucubraciones intelectuales que nunca llegan a nada, sino que
debíamos con diligencia ponernos a trabajar en nuestro desarrollo
espiritual (ver metafora de la flecha en la presentación Filosofía
Budista.ppt).

33
Todos somos iguales, pero todos
somos diferentes
No existe un solo camino espiritual…
pero existe un solo camino espiritual
Cada ser humano es único, distinto, especial… Pero al mismo
tiempo todos los seres humanos somos iguales, por eso podemos
desarrollar la empatía con cada uno de ellos.
Como cada quién es distinto, no existe un solo modelo espiritual,
un solo modelo de reingeniería personal, cada persona es su
propio camino, cada persona tiene su propio diagnóstico, sus
propios problemas, sus propias necesidades, sus propias
limitaciones, sus propios potenciales…
Pero existe un solo camino espiritual para todos:
1. El camino hacia la sabiduría, hacia una correcta percepción o
entendimiento de la realidad, de nosotros, de los demás.
2. El camino hacia la ética, el buen comportamiento, las virtudes,
la alineación a principios, la moral.
3. El camino del entrenamiento mental, de la introspección, de la
atención, de la retrocognición. 35
Ese es el Triple Entrenamiento que necesitamos para avanzar en
el sendero espiritual.
Cada religión, cada escuela, cada iglesia, cada comunidad
espiritual puede tener su propia manera de interpretar esos tres
caminos, de recorrerlos, todos son válidos, siempre y cuando te
acerquen hacia la verdad, hacia la ética y hacia el dominio de tu
mente.
Si el camino te funciona a ti, ese es el mejor camino.

36
Sabiduría (Prajna)
El Triple Sendero
Correcta visión, correcto entendimiento de la
realidad. Una percepción correcta de las cosas
como son. Una correcta visión de la realidad, de
nosotros mismos, de los demás, de lo espiritual.
En entendimiento de la vacuidad, del vacío
(sunyata). En entendimiento de las Tres Marcas
de la Existencia: a) nada tiene existencia
inherente, por sí mismo, desde su propio lado, b)
todo es producto de causas, todo es
interdependiente y c) todo es impermanente, nada
dura para siempre.
Meditación
(Samadhi) Etica (Shila)
Correcto esfuerzo. Correcto
Correcta atención. Estar despierto,
comportamiento. Correcto
alerta, atento. Darte cuenta que te
pensamiento, correcta palabra,
das cuenta. Ejercicios de
correcta acción y un correcto
introspección, de reflexión o de
modo de vivir (un correcto
conciencia. Se divide en dos
sustento). No pecar de
caminos:
pensamiento, palabra, obra u
1. Entrenar a la mente en la omisión. Tener un
atención unipuntual (Shamata) comportamiento virtuoso. No
tener visiones erróneas, no ser
2. Entrenar a la mente en “ver
malicioso ni codicioso, no tener
bien, o ver mejor” para que realice
palabras que ofenden, que dividen,
meditaciones de análisis de la
que mienten o que se reodean en
realidad, retrocogniciones,
la futilidad. No robar, no matar, no37
progniciones (Vipashana)
tener sexo que lastima.
El Sendero Budista

Un camino con Verdad y con


Corazón
El Sendero Budista no es el único, ni pretende serlo. Por el
contrario el budismo reconoce, por ejemplo que otros
senderos, como el Cristianismo ayudan a la gente a tener un
comportamiento ético, a llevar un desarrollo espiritual, a
desarrollar el amor y la compasión por su prójimo.
El Budismo no es proselitista ni intenta afiliar a nadie o
convertir a nadie… ¡y si lo hace entonces no es Budismo!. El
Budismo respeta todas las creencias y todas las posturas y
posiciones religiosas, siempre y cuando no dañen a otros
seres. El Budismo no anda de puerta en puerta tratando de
conseguir más adeptos. El Budismo es un camino duro,
difícil, como estudiar una carrera de filosofía o medicina. Si
alguien no tiene la vocación, el interés, el deseo, muy difícil
será que avance en esta senda.

39
La ventaja del budismo es que es un Sendero que alguien ya lo
recorrió, el Buda y demostró que si llega a la meta, al fruto, a su
destino. Es un camino probado.
Otros después del Buda lo han recorrido y han verificado que es
un camino confiable, que es un camino verdadero y con
corazón. Podemos entonces recorrerlo con confianza.
El Budismo nos da un método, paso a paso, que garantiza el
resultado. No tenemos que creer en nada, no tenemos que dejar
de creer en algo. No tenemos que abandonar nuestras creencias
e incluso nuestros dogmas y religión. Es un camino que lo
podemos probar y como dijo el Buda, si vemos que es de
utilidad para nosotros y para los demás, entonces seguir
avanzando en él. No es una cuestión de fe, sino de experimentar,
de probar, de cuestionar, de confrontar, de razonar. En el
budismo no sirve de nada saber algo si no lo experimentamos o
vivenciamos por nosotros mismos. No importa cuanto sabes 40
sino cuánto haz hecho… ¡¿cuánto, efectivamente haz
avanzado en el sendero?! ¿Cuántos kilómetros haz recorrido y
si eso te ha autotransformado o no? Si te has vuelto una mejor
persona y si eres de más ayuda a ti y a los demás.

41
El Buda no es un Dios. No se le reza o se le hace pleitesía o le
pedimos que haga nada por nosotros o que nos de nada.
Simplemente respetamos a un Buda como alguien más
avanzado que nosotros en el sendero, alguien que:
1. Nos enseñó nuestro potencial búdico.
2. Modelo con su ejemplo. El mismo recorrió el sendero.
3. Nos brindó su tutoría, su amor incondicional.
4. Nos legó sus enseñanzas.
5. Nos enseñó cómo organizarnos, en la comunidad espiritual,
en la Sangha.

42
Elaboración de Karma Wangchuk Sengue con la colaboración de Karma Yeshe Dorje Nirvana

El Sendero El Fruto Buda


Base, Sendero, Fruto Bodhisatva
Iluminación
La La Base
Bodhichita
Iluminación
Arhat
Motivo del Viaje Liberación
4
5 Coraje
Concentración 6
energia Sabiduría
2
3
Etica
Paciencia 1 6
Mejor Renunciante
Generosidad Paramitas
Renacimiento Despertar
Samadhi Shila
Prajna
El Sendero
Correcto
Sustento
Correcto
Mejor Actuar
Samsara Correcto

Correcto
Hablar
Boletos para el Viaje
Pensar
Correcta Correcta
Atención Correcto Visión Correcto
Esfuerzo Ayuno Paciencia Entendimiento
Practicantes Renuncia Espera de la
Realidad

Samsara
Motivación
Inquietud

Sufriendo con la Entretenidos con Violadores 43


Interés Gozando la vida
Motivo
Buscadores la vida mundana mundana de Principios
vida mundana
Consideramos a cinco tipos de seres humanos:
1. Los violadores de principios. Los que consideran que
pueden hacer lo que quieren, cuando quieren, como quieren,
pasando por encima de los demás, pensando sólo en su
beneficio personal, buscando ganancias fáciles y rápidas,
buscando su placer y satisfacción personal. Gente ignorante o
cínica, gente sin principios, sin moral, sin ética. Gente que no
se toca el corazón de matar a otro ser humano, de robar, de
mentir. Gente que es corrupta de naturaleza, que se engaña a
sí misma y a los demás. Gente que, como dice el
Cristianismo, “no tiene temor de Dios”. Quizá gente que no
cree en otra vida y mucho menos cree que exista una sanción,
que no teme al infierno. Gente que no cree que cada mala
acción que cometa tendrá un castigo, una sanción. Que lo
único que le preocupa es ser más listo que las autoridades,
que los demás, que la ley, que los policías. 44
Gente que quizá sólo ve en su beneficio inmediato, que no piensa
más allá y que mucho menos piensa en los demás. Gente que no
tiene capacidad de compadecerse por el daño que hace a sus
víctimas, a los que mata, a los que roba, a los que secuestra o ni
siquiera se le parte el corazón por las familias que lastima, que
daña. Son los peores exponentes del ser humano, lo peor de
nosotros, nuestro lado más bajo, más animal, más primitivo, más
irracional, más inhumano. Para ellos, la Guirnalda de los Relatos
de los Nacimientos les recomienda: “tú que no tienes fe, haz lo
que te plazca”. Los expertos que han trabajado con este tipo de
personas en las cárceles, señalan que han encontrado que estas
personas hacían daño porque no tenían capacidad de ponerse en
el lugar de sus víctimas, de imaginar el daño que les hacían a
éstas o a sus familias. Cuando lograban que se dieran cuenta de
ello, se echaban a llorar y se arrepentían. El problema es que no
se dan cuenta, son inconscientes del daño que hacen. Aunque
otros, aunque se dan cuenta, lo hacen por cínicos. 45
2. Luego tenemos a los que lo único que les interesa es gozar los
placeres mundanos, el hedonismo, pasársela bien, estar en
fiestas, en la diversión, en la pérdida de tiempo, en la futilidad,
en la inocuidad. No lastiman a nadie, pero su vida tiene como
único fin los placeres sensuales, el sexo, la comida, la bebida, las
drogas, los hobbies, los viajes. La vida es para gozarla. Vivir el
momento. Porque lo bailado, lo comido y lo gozado ya nadie me
lo quita. Tienen un buen karma pero este se agostará algún día y
están desaprovechando su valiosa vida humana para el trabajo
espiritual. No tiene nada de malo que disfruten la vida, pero por
muy bien que estén, por muy bien que les vaya, ese karma
positivo se va a acabar y tarde o temprano van a envejecer,
enfermar y a morir, o se van a morir sus amigos y sus seres
queridos y entonces van a sufrir. Quizá tarde en su vida sentirán
el vacío, el sin sentido de su vida, sentirán un hueco y entonces
quizá volteen la vista al trabajo espiritual.
46
3. Hay otros que están tan entretenidos con la vida mundana,
enajenados con su trabajo, con su empresa, con sus estudios que
no tienen tiempo para el trabajo espiritual. Quizá llevan una vida
ética y quizá tienen una religión o quizá creen en un Dios
energía, pero su máxima preocupación es hacer dinero u obtener
un ascenso o sacar un titulo o ser reconocidos o ser amados o
hacer un deporte o coleccionar estampitas. Su prioridad no es el
trabajo espiritual. Muchos están metidos a la ciencia o a la
política y consideran que con esos instrumentos se puede
cambiar al mundo y tener una vida mejor.
4. Otros están sufriendo con la vida mundana, ya sea porque
están enfermos, porque han tenido pérdidas de seres queridos o
han tenido pérdida de bienes, los han corrido del trabajo, la vida
ha dejado de tener sentido, han envejecido, se sienten
deprimidos, están cansados, no les gusta la sociedad en la que
viven, no están de acuerdo con la contaminación, con el
47
calentamiento global o con gobiernos injustos, corruptos,
hipócritas y cínicos. Sin embargo no saben qué hacer,
simplemente están insatisfechos e inconformes pero ya bajaron
la guardia.
5. Finalmente tenemos a los buscadores, los cuales creen que hay
algo más, que si hay una salvación, que sí hay un camino
espiritual, que sí hay algo que hacer. A estos los dividimos en
dos:
a) Los que están recorriendo el supermercado de productos
espirituales, buscando aquí y allá, probando un poco de todo o
mezclando de todo: un poco de cristianismo, algo de budismo,
algo de hinduismo, algo de taoísmo, algo de judaismo, algo de
esoterismo, algo de Cuarto Camino, algo de New Age, etc. Una
ensalada, un coctel. O pone en la licuadora un poco de todo y
saca su propia religión y se convierte él en el sacerdote de una
nueva secta. 48
b) Aquellos que han encontrado un sendero verdadero y con
corazón. Un sendero probado, que ha sido recorrido, que lleva
efectivamente al destino, a la meta, al fruto. El budismo no es el
único camino, ni sendero, pero sí es uno que ha sido probado,
verificado, experimentado y que por lo tanto es confiable. Pero
incluso dentro del budismo no hay un solo sendero o camino,
hay muchas escuelas, muchos caminos, muchos maestros. Pero
todos los caminos, en esencia, son los mismos y válidos, siempre
y cuando lleguen a la meta.

49
El Sendero

El Sendero que todos recorremos;


El Sendero que solo unos cuantos
recorren
Este es el Sendero que recorremos todos

El principio es la vida y el final es la muerte

51
Tenemos tres sustancias: mente, palabra y cuerpo, con las cuales
hacemos tres acciones: pensar, hablar y obrar. Algunas de esas
acciones son positivas, otras neutras y otras negativas, por lo
tanto generan un karma positivo, neutro y negativo,
respectivamente y de la misma manera generan o cosechan tres
tripos de resultados o frutos: positivos, neutros y negativos. Mas
simple no puede ser. 52
53
La complicacion empieza cuando en lugar de actuar sabiamente,
con prudencia, renuncia o ayuno y con paciencia, espera y
tolerancia, nos gana la ignorancia, la confusion y los engaños y
nos dejamos ir por los apegos, deseos, obsesiones y
aferramientos, o nos dejamos ir por la aversion, el rechazo, el
enojo, la ira y el odio, o por cualquiera de las 84 mil emociones
perturbadas que de ellas se derivan (celos, envidia, miedo,
lujuria, pereza, etc.) y entonces elejimos incorrectamente
nuestras acciones de pensamiento, palabra y cuerpo, lo que
genera al principio quiza una felicidad momentanea, pero luego
se convierte en sufrimiento para nosotros o para los demas.
En ese ciclo hemos estado infinitas vidas. El Sendero que pocos
recorren es el que los conduce a la salida del Samsara. Primero
tienen que despertar, luego liberarse de los prejuicios y de las
emociones perturbadas y finalmente iluminarse en la sabiduria y
en el amor. Asi de dificil y complicado. 54
55
El Triple Entrenamiento y los
Tres Estadíos
Prajna, Samadhi y Shila
Prajna

El Triple
Entrenamiento

Samadhi Shila

57
Los 3 Niveles Eticos
“Para entender más a fondo esta relación propondremos tres niveles de existencia moral.

- “El nivel más bajo es aquel en el que se sigue un conjunto de reglas y normas establecidas por una autoridad: el
Estado, un profeta, el jefe de la tribu o el padre de familia. Independientemente de quien genere las normas, en este
nivel todo lo que tiene que hacerse es conocerlas y observarlas. Un robot podría hacerlo, también un chimpancé
amaestrado siempre y cuando las reglas fueran lo suficientemente simples y se le castigara a palos cada vez que
transgrediese alguna. Tal nivel no requiere ninguna reflexión para operar todo lo que necesita son las reglas y
alguien que amenace con un palo para que se cumplan.

- “El segundo nivel consiste en la obediencia de las reglas aun en ausencia de la autoridad que amenaza con el
palo. Es decir, la persona obedece porque ha incorporado internamente esas reglas, y ella misma es la que se
castiga cuando rompe alguna. Este nivel requiere de un cierto control mental. Si el patrón de pensamiento es
caótico también el comportamiento lo será. El cultivo de la mente reduce el caos mental.

- “El tercer grado de comportamiento moral más bien debería llamarse ética. Está muy por encima de los dos
anteriores y se caracteriza por un cambio general de orientación. En este nivel de ética la persona no sigue las
estrictas y terminantes reglas dictadas por una autoridad sino que escoge su propio comportamiento de acuerdo
con las necesidades impuestas por la situación. Sortear todos los factores de una situación para actuar en ella a
través de una respuesta única, apropiada y creativa, requiere verdadera inteligencia y gran habilidad. Exige,
también, que antes de actuar así el individuo extirpe su propio y limitado punto de vista, que considere la situación
total desde un plano objetivo y otorgue la misma importancia a sus necesidades y a las de los demás. En otras
palabras, debe estar libre de egoísmo, aversión, odio, envidia y todas aquellas impurezas mentales que usualmente
le impiden ver los intereses y la situación de los otros. Solamente entonces podrá elegir las acciones precisas que
resulten ser las óptimas en cada momento”.

Henepola Gunaratana Nayaka Thera (El Cultivo de la Atención Plena. Ed. Bodhi
58
59
3 Niveles de Sabiduría

Conciencia primaria pura e inmaculada


Los 4 Inconmensurables: Sabiduría - Ecuanimidad, Amor, Bondad-Compasión,
Regocijo
4 nobles verdades
6 paramitas: generosidad, ética, paciencia, esfuerzo, meditación, sabiduría
7 factores de iluminación: atención, concentración, calma, energía,
investigación, alegría y ecuaimidad
Despertar, Liberación e Iluminación
Han sido dominados por completo los elementos secundarios negativos

Han sido dominados parcialmente los elementos secundarios negativos (la


agresividad, el resentimiento, la hipocrecía, la malicia, la envidia, la avaricia, el
engaño, el disimulo, la suficiencia, la violencia, la ausencia de vergüenza, la
falta de respeto hacia el otro, la inercia, la excitación, la falta de fe, la pereza, la
negligencia, el olvido, la falta de atención o de examen y la distracción.)

Los elementos secundarios negativos son más fuertes que los positivos
La persona no intenta ganar control de los elementos mentales secundarios
los elementos negativos han dominado la mente durante un incontable número
de vidas

60
Tu vida es tu causa potencial, es lo que te permite despertar, libertarte e iluminarte. Tu mayor causa
potencial es tu libertad y tu capacidad de elegir. Si no tuvieras libertad no podrías elegir. Si no puedes
elegir entonces no eres libre y sin libertad no puedes elegir. El binomio libertad-elección es inseparable,
no puede existir lo uno sin lo otro.
¿Pero qué es lo que puedes elegir con tu vida?
- Dedicarte a vivirla, a sacarle jugo, a disfrutarla, total lo bailado, lo gozado, lo comido y lo bebido, nadie te
lo quita. No cuestionarte porqué estás aquí, por qué estás vivo, para qué te trajeron a este mundo, porqué
estás vivo aquí y ahora, porqué eres conciente, porque tienes una mente que se da cuenta que te das
cuenta, por qué crees que eres un yo único, irrepetible.
- Buscar ser de utilidad para tí y los demás, buscar el despertar, la liberación y la iluminación. Reflexionar
sobre el sentido de la vida, la finalidad, el fin último.

Tienes una preciada vida humana. Es un hecho. Estás vivo. Tienes un cuerpo humano, una mente
humana, una forma humana de entender la vida y de comunicarte con otros seres humanos. Esto no se
pone en duda.

Es impermanente. Todos vamos a morir. No sabes cómo, cuándo, ni dónde. Lo único seguro es la
muerte, la cual puede llegar en cualquier momento, aquí y ahora. Nadie se ha escapado de esta ley.
Todos los que viven mueren, incluso la gente más poderosa o sabia. La gente más rica o atractiva.
Mueren ancianos, adultos, jóvenes, niños, bebés e incluso aquellos que apenas están en proceso de
gestación en el vientre de la madre. Ni Buda, ni Jesucristo, ni el Papa, ni Mahoma, ni la Madre Teresa
han escapado de la muerte. ¿Por qué crees que tú podrías escapar?

61
Está sujeta a causas, condiciones y circunstancias. Somos gente de nuestra época, estamos
condicionados socialmente, somos producto de los genes de nuestros padres. Formamos parte de una
nación, de una cultura. Dependemos de condiciones y circunstancias políticas, judiciales, económicas y
sociales. Estamos precondicionados por el lenguaje, por unas creencias o una religión, por una forma de
ser, de actuar, de pensar, por hábitos y costumbres. Seguimos patrones que nosotros no decidimos,
pautas. Estamos condicionados también por el karma, es decir por las acciones negativas o positivas
que hayamos realizado en el pasado. El pasado nos condiciona pero no nos determina. Podemos
liberarnos del karma, hacer que los efectos que podrían surgir no lo hagan.

Estamos en un subibaja de placer y dolor, de felicidad y sufrimiento. Esto es lo que llamamos Samsara. A
veces estamos sanos y otras enfermos, un tiempo somos jóvenes y luego viejos, a veces tenemos
ganancias y luego pérdidas, a veces nos sentimos bien y otras mal. Tenemos amigos y luego se mueren.
Tenemos una fiesta y luego una cruda por falta de sueño o por excesos en el alcohol. Tenemos un amor y
luego un rompimiento. No podemos escapar de este subibaja, de esta Montaña Rusa, donde a veces
vamos para arriba y luego para abajo y luego otra vez para arriba.

Pero por mucho que ganemos, por mucha felicidad que tengamos, siempre terminamos en pérdidas, en
envejecimiento, en enfermedades y en muerte. No hay manera de escapar de esta Primera Noble
Verdad: la vida termina en dolor y sufrimiento. Por muy poderosos que seamos o muy ricos, todos vamos
a morir, a envejecer y a enfermarnos. Mientras estemos en el Samsara somos víctimas de esa ley. Nadie
ha podido escapar de ella.

¿Cuál es la causa de esa ley? La ignorancia. La ignorancia es lo que causa el dolor y el sufrimiento. Pero
¿ignorancia de qué? De qué y quiénes somos, del sentido de la vida, del mundo, de los demás, de la
realidad, de lo espiritual. Tenemos una ignorancia prenatal, pasiva, con la que nacemos y tenemos una
ignorancia activa, proyectiva, cuando le imputamos a las cosas y o a las personas cualidades que no
poseen, como permanencia, independencia o inherencia. Y eso nos lleva a relacionarnos con ellas de
maneras poco constructivas y edificantes, causándoles daño a ellos y a nosotros mismos. La ignorancia
es la madre del apego y del deseo, así como del rechazo y la aversión, y generan un sin fin de
sentimientos y emociones: ego, orgullo, vanidad, preocupación, miedo, ira, odio, enojo, frustración, 62
tristeza, depresión, etc.
La ignorancia genera formaciones kármicas, las cuales generan nuestra conciencia, esta el nombre y la
forma, estos nuestros sentidos, estos el contacto, la sensación, la sed y el deseo, el apego, el devenir, el
nacimiento, el envejecimiento y la muerte. Estamos atrapados en esta cadena de los 12 eslabones
interdependientes. Mientras sigamos atrapados por esa cadena seremos presos del Samsara, eso nos
impedirá liberarnos. Podemos romper esta cadena si vencemos a la ignorancia o si vencemos el deseo, si
logramos la renuncia.

Si suprimimos la causa, suprimimos el efecto. No estamos precondicionados, nuestra vida no está escrita
y decidida, no existe el determinismo. Somos libres, podemos elegir. Esta vida humana es nuestra causa
potencial, lo que nos posibilita dar el salto, el brinco a un nuevo estadio. Existe la liberación. ¿De qué nos
liberamos? De estados mentales de baja calidad, de ideas equivocadas o prejucios, de emociones
perturbadas, del karma acumulado del pasado, es decir de causas que si las dejamos germinar generarán
efectos en el presente o en el futuro.

El Método para Liberarnos consiste en un Sendero de Ocho ramas, el Octuple Noble Sendero:

1. Correcta atención
2. Correcta visión
3. Correcto esfuerzo
4. Correcto pensamiento
5. Correcta palabra
6. Correcta acción
7. Correcto sustento
8. Correcta concentración

63
Hay varios senderos.
Uno que nos hace subir
y bajar en la existencia
condicionada, en el
Samsara, en un ciclo de
renacimientos en reinos
con sufrimiento.
Podemos escapar al
Mundo de la Forma y
alcanzar el nivel de un
Arhat.
O podemos escapar al
mundo sin Forma y
alcanzar el nivel de un
Buda o un Bodhisatva.
64
¿Qué era lo que tenía que hacer yo con mi vida?
Harold Kushner

65
Preguntémosle a cualquiera qué pretende la vida, y probablemente nos
responderá: “Lo único que quiero es ser feliz”. Y yo le creo. Creo que la
mayoría de la gente aspira a ser feliz, que todos se empeñan al máximo
para serlo. Compran libros, asisten a clases, cambian su estilo de vida en
un esfuerzo siempre constante por alcanzar ese bien tan difícil de definir
que es la felicidad. Pero a pesar de todo eso sospecho que la mayoría de
la gente, casi todo el tiempo, no lo es.
¿Porqué es tan ilusoria esa sensación de felicidad tanto para las personas
que encuentran lo que quieren en la vida como para las que no lo
hallan? ¿Por qué algunas personas, que tienen tantos motivos para ser
felices, sienten íntimamente que algo les falta? ¿Querer ser feliz es
pedirle demasiado a la vida? ¿No será que la felicidad, como la juventud
eterna o el movimiento perpetuo, es un fin inalcanzable por más que nos
esforcemos en alcanzarlo? ¿O acaso es posible que el hombre sea feliz
pero lo que sucede es que ha equivocado el camino?
Harold Kushner

66
EL AVANCE ESPIRITUAL, TEMA PARA REFLEXIONAR.

La humanidad actual dedica su tiempo y esfuerzos al trabajo, y lo hace tan


incesantemente en busca de que le reditúe en beneficios materiales. Espera
con ello lograr comodidades y hacer que su entorno complazca a sus
sentidos, mientras que su avance espiritual le tiene sin cuidado.

La humanidad actual cree que visitar el templo regularmente es una acción


espiritual, así como recitar algunas oraciones o escuchar un sermón…y con eso
se conforma; cree que eso es ser una persona espiritual. Pero las verdaderas
acciones espirituales son las mejoras que vamos haciendo en nuestro interior.

Si visitamos el templo, pero seguimos siendo egoístas; si seguimos cayendo


en estados intensos de ira; si seguimos dando prioridad a lo que complace a
nuestros sentidos; si ofendemos a los demás; si somos ventajosos y nos
aprovechamos de la debilidad de otras personas; si estamos llenos de malos
hábitos que dañan nuestro cuerpo; si vivimos esclavos a nuestros propios
apegos ( a las personas, al sexo, a la comida, a la ropa, a los paseos, a
nuestros enojos) aunque vivamos en el templo día y noche, haciendo
penitencia, no vamos a lograr ningún avance espiritual.

67
Si una vez que salimos del templo seguimos siendo los mismos envidiosos,
injuriosos, egoístas, groseros …si desdeñamos a los demás por considerarnos
superiores a ellos, si preferimos que nos atiendan en lugar de servir siendo
arrogantes y llenos de orgullo, incapaces de perdonar a quienes en la vida nos
han ofendido, invadidos por el rencor. Si somos incapaces de sentar a nuestra
mesa a las personas que consideramos inferiores, y además dejamos de
hablar a las personas que no concuerdan con nosotros, o si somos descorteses
con los demás, por supuesto que no hemos avanzado espiritualmente.

Lo que más nos ayudará en el momento de la muerte es avance espiritual que


hayamos logrado. Todas nuestras posesiones, a las que tanto tiempo y
energía les invertimos, no nos servirán de nada en esos momentos. De hecho,
las cosas materiales ya desde este momento presente son incapaces de
otorgarnos paz ni felicidad.

Nos va a servir el esfuerzo que pusimos en lograr controlar nuestros malos


hábitos; el esfuerzo en hacer cambios en nuestra forma incorrecta de pensar,
de reaccionar ante las cosas de la vida cotidiana. Nos va a ayudar el esfuerzo
que hicimos para dejar de ser dañino para otros. Nos servirá la meta de dejar
de criticar, juzgar y destruir a los demás con nuestras mordaces palabras. El
autocontrol que logramos al evitar pasar por encima de los demás para lograr
nuestros fines; el haber superado nuestra tendencia a la envidia, a los celos;
el superar el deseo enfermizo de tener cosas.

68
Si queremos saber cuánto hemos avanzado espiritualmente reflexionemos
sobre cuestiones tan simples como las siguientes:

¿En qué hemos cambiado?


¿Cuánto hemos transformado nuestra forma de actuar?
¿Nos Enojamos igual que antes?
¿Perdonamos más fácilmente?
¿Somos cada vez más corteses al dirigirnos a las personas que nos
caen mal?
¿Tenemos hábitos o vicios que no nos podamos quitar?
¿Ofendemos a los demás con nuestras palabras o nuestros pensamientos?
¿Somos impacientes o intolerantes?
¿Buscamos herir a los que nos rodean?
¿Sentimos envidia o celos?
¿Obligamos a los demás a hacer las cosas como nosotros deseamos?
¿Somos generosos?
¿Queremos que todos piensen como nosotros?
¿Somos incapaces de ver el punto de vista de los demás?
¿Queremos que los demás cambien conforme a nuestra opinión?
¿Guardamos fidelidad a nuestra pareja?
¿Decimos mentiras?
¿Somos concientes de cuidar la ecología y el medio ambiente?
¿Tomamos fácilmente las cosas que pertenecen a otras personas sin solicitarlo
o incluso sin pagar?
69
¿Hemos superado nuestros miedos?
¿No soportamos estar solos?
¿Nos angustia el silencio?
¿Toleramos con serenidad los olores desagradables?
¿Hay algo sin lo que no podamos vivir?
¿Nos frustramos intensamente cuando las cosas no salen como lo
esperábamos?
¿Somos muy suaves para juzgarnos a nosotros mismos pero a los demás no
les permitimos ni la más mínima falla?
¿Siempre tenemos un buen pretexto para nuestras fallas?
¿Podríamos permitir que los demás observaran nuestros pensamientos día y
noche?
¿Podríamos permitir que observaran todo lo que hacemos?
¿Hay algo que hacemos a escondidas?

Casa Tíbet México

70
Si quiere saber más sobre las enseñanzas de Siddartha
Gautama, consulte:

www.dharmavskarma.blogspot.com
http://www.slideshare.net/DharmavsKarma/slideshows

Por Karma Wangchuck Sengue (con la


colaboración de Karma Yeshe Dorje)
21 diciembre 2008
Correcciones y agregados 24 diciembre 2008

71